Opinión

Las feministas radicales se sienten discriminadas en los aseos públicos.

08.05.19 | 09:31. Archivado en Magdalena del Amo

“Los aseos segregados no solo dificultan el acceso y el uso por parte de algunas personas TRANS y por parte de aquellas que se alejan de las construcciones binarias de SEXOGÉNERO, su segregación, además, privilegia a los hombres en su construcción más normativa”. Aunque parezca increíble o suene a broma esto va en serio. Las feministas de género y todo el tropel de gente que engloba el colectivo LGTBI, creo que ahora hay que añadir la “Q” de queer, este movimiento extravagante que lleva como bandera la transgresión, y cuyo gurú e ideólogo Foucault, un pobre diablo desquiciado e insaciable ante todo tipo de perversión, tuvo una muerte más amarga que dulce. Como decía, estos grupos, antaño marginales, que ahora nos quieren dar lecciones de todo, incluso de antropología, están preocupados por los aseos públicos y el clásico “ladies”, “men”, “hombres”, “mujeres”. Resulta que estos colectivos se sienten agredidos por estas diferencias al nominar los excusados y ha sido motivo de un estudio para visibilizar ante la sociedad esta injusticia milenaria, porque la culpa de todo la tiene el patriarcado. Es la matraca de los ociosos, resabios del Estado del bienestar que, con todo casi resuelto, se enreda en menudencias magnificadas y llevadas a dogmas de la doctrina laicista. La cosa esta de los aseos públicos es el tema de una tesis que publica la Universidad de Granada –hay que ver en que se gastan el dinero público los progres— que lleva por título: “Aseos públicos y ficciones de sexogénero: prácticas artísticas para el análisis y la transformación del discurso espacial”. Oihana Cordero Rodríguez es su autora, licenciada en Bellas Artes y artista, es decir, hace cosas y las expone, aunque nada que ver con Leonardo, Juan de Juanes o Sorolla. Es una artista cuasi religiosa de los colectivos aludidos en la que yo destacaría un gran componente freudiano. Sus “obras” se refieren a inodoros y su relación con los genitales y el espacio. Parece ser que esta sociedad patriarcal nuestra no ha sabido dar con el punto de sensibilidad para satisfacer estas modernas necesidades fisiológicas.

Las obras de un artista denotan no solo su estado de ánimo sino su salud mental. Por poner un ejemplo, el cuadro “El grito” no dice nada bueno de las interioridades mentales de Munch, como tampoco lo hacen muchas de las obras que cada año sufrimos en Arco, firmadas por los seudoartistas de la sociedad alocada y frívola del momento que representan la prostitución del arte y el culto a lo feo. La autora del estudio siente debilidad por los aseos públicos; por eso, durante diez años, se ha dedicado a fotografiarlos.

En un redactado sobre su trabajo leemos: “… a través del análisis de las prácticas artísticas [propias y ajenas] y de textos y normativas arquitectónicas, desvela las relaciones del aseo con el cuerpo, con la historia de sus posturas, con la sexualidad, con el miedo, el asco, la diversidad funcional, la raza y la clase, entre otras facetas”. Y establece que “los aseos segregados no sólo dificultan el acceso y el uso por parte de algunas personas trans y por parte de aquellas que se alejan de las construcciones binarias de sexogénero, ‘su segregación, además, privilegia a los hombres en su construcción más normativa. Esto puede parecer extraño para aquellas personas que nunca hayan visitado ambos aseos [les animo a hacerlo]: los hombres tienen más espacios para orinar que las mujeres [esto está incluso regulado por ley]”. Pues nada, el próximo tour lo dedicaremos a visitar aseos, eso sí, bien provistos de cámara de fotos para tomar todos los detalles.

Mira que hay problemas a dónde dirigir nuestra mirada y nuestro esfuerzo para hacer un mundo mejor. Sin embargo, esta gente rara está preocupada por los urinarios públicos como objeto de discriminación. Lo de rara lo digo más bien por el tema que les quita el sueño. Y no solo eso, sino que filosofando, filosofando han descubierto que la brecha salarial no es nada comparada con la llamémosla “brecha urinaria”. Una vez más, los varones, esos seres repelentes que nos pegan porque son maltratadores de nacimiento, y antes incluso, porque llevan el gen del maltrato impreso, nos discriminan porque sus urinarios –palabra de honor— son más grandes y más cómodos.

Pero hay más perlas: “Debemos señalar que en otros ámbitos [universitarios, institucionales, etc.] también se están empezando a generar aseos que buscan superar el discurso heteropatriarcal y cisexista que encierra la segregación espacial. Sin embargo, hemos visto cómo estos nuevos espacios recaen en estrategias propias del sistema que se pretende confrontar. Es decir, lejos de eliminar las segregaciones identitarias, están generando una nueva segregación: Ellos, ellas y todo lo demás”.

Referente a la discriminación dice que “la más obvia es aquella que tiene que ver con las personas que no responden al binarismo de sexogénero: si no eres o no te defines como hombre o como mujer, no tienes un aseo al que acudir. […] Eliminar las segregaciones de los aseos y hacerlos multigénero o mejor aún, aseos a secas, es imprescindible para que aquellas personas que no encajan (o que no queremos encajar) en el sistema binario de sexogénero puedan y podamos ir al baño sin necesidad de exponer nuestros cuerpos, nuestras formas de sentir o de vivir cada vez que queramos orinar. Ir al baño debería de ser algo sencillo al alcance de todas las personas, no una batalla. Las personas que usan los aseos accesibles también saben mucho de ello”.

No puedo creer que alguien en su sano juicio pueda decir tanta insensatez Llevar el acto de hacer el clásico pis rápido cuando estamos fuera de casa a rango casi de problema de Estado, me parece propio de cabezas muy intoxicadas, producto del gran indoctrinamiento que está degenerando las mentes de una parte de la sociedad. Pero es lo que hay. Y un acto tan íntimo como hacer pis, lo quieren convertir en un tema político, desde que desde determinadas cúpulas han dicho que lo privado es público. No compro el cuento.

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 18 de junio

    BUSCAR

    Hemeroteca

    Junio 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930