Opinión

El rincón del soneto - MATARON AL FISCAL MAZA

20.11.17 | 12:00. Archivado en Salvador Freixedo


MATARON AL FISCAL MAZA

Mataron al fiscal Maza
de repente en Argentina,
y esto huele a chamusquina,
pues tiene toda la traza
que fue objeto de una caza,
y víctima de una treta,
y el fiscal era una meta
pues Maza mucho sabía,
y eso no les convenía
a los dueños del planeta.

___________________
Por Salvador Freixedo
Último libro del autor:
«IGLESIA, ¡DESPIERTA!»
freixedo.autor@laregladeoroediciones.com
Suscripción gratuita


Francisco Muro de Iscar - Una gran nación

20.11.17 | 08:42. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, (OTR/PRESS) Uno de los objetivos principales de los nacionalismos y de los populismos para alcanzar el poder, por la vía que sea, es desacreditar las instituciones democráticas: las del Estado del que forman parte, en un caso; las esenciales de la democracia representativa, en el otro. En ese camino, unos y otros tratan de destruir los pilares de los Estados democráticos. Esos que en Europa y en España han conseguido, por primera vez en la historia, más de siete décadas de paz, unos estándares de libertad y de ejercicio de los derechos democráticos sin precedentes y la práctica desaparición de la miseria o con unos factores correctores que palían el abandono en el que vivían las clases más desfavorecidas hasta hace poco. Es evidente que hay muchos problemas, muchas cosas que corregir -corrupción intolerable, desempleo, brechas económicas y sociales- pero el nivel de vida medio ha pasado en muchos casos de la indigencia y el desprecio a un nivel soportable. Europa es un paraíso al que tratan de llegar los marginados del mundo, dispuestos a arriesgar su vida por conseguirlo.
De España podemos decir lo mismo. Hay muchos problemas sociales y políticos por resolver. En algunos casos nos siguen conociendo fuera más por los tópicos que por la realidad. Aunque millones de personas nos visitan cada día y conocen nuestro sistema de vida, muchos medios de comunicación internacionales acaban hablando de cosas que dejaron de existir hace décadas, el franquismo incluido. Siempre es más fácil recurrir al tópico que profundizar en la realidad. Sobre todo si no invertimos en contar fuera lo que hacemos dentro. Y si son algunos de los políticos "nacionales" los que impulsan estas mentiras, conscientes de que lo son, es más fácil el contagio. Bélgica pidió recientemente "garantías de nuestras prisiones y del trato que reciben los presos". Nuestras prisiones son mucho mejores que las belgas, nuestro sistema judicial tan garantista o más que el belga y nuestros jueces al menos tan independientes como los belgas.
Tenemos una educación universal, obligatoria y gratuita, aún con grandes defectos, que llega casi hasta la Universidad. Una sanidad pública envidiable y envidiada con profesionales de excelencia formados en el MIR y que tratan de quitarnos los países de nuestro entorno. Una Organización Nacional de Trasplantes, que copian y elogian todos los países del mundo, un sistema de Justicia Gratuita que defiende los derechos de los más desfavorecidos con eficiencia y que no existe así en ningún país de Europa. Algunas de las principales multinacionales españolas son líderes en el mundo y ayudan a que estemos entre las diez potencias económicas más importantes del mundo y la cuarta o quinta de Europa. Nuestra democracia, con todos sus defectos, permite que cualquier ideología, incluso las que quieren acabar con el sistema, puedan actuar libremente y con apoyos económicos del propio Estado. Nunca han tenido más libertad ni más derechos los ciudadanos españoles. Es cierto que algunos políticos, con sus excesos, o con su permanente intención de destruir la democracia y de romper el proyecto común, están contribuyendo a que creamos que no somos esa gran nación, moderna, libre y democrática. Pero lo somos. Y es responsabilidad de cada ciudadano contribuir a mejorarla, haciendo nuestro trabajo, denunciando los posibles delitos y apartando del camino a los que quieren romper lo alcanzado. Somos muchos los que hemos construido esta España y necesitamos a todos para hacer una nación mejor.


Fernando Jáuregui - "Pides mi cese porque me quieres", me dijo el fiscal Maza

20.11.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

Apreciaba mucho al fiscal general del Estado, José Manuel Maza. Incluso jugué, en el pasado, alguna partida de mus con él; era persona con la que siempre pasabas un buen rato, por su trato afable y su extraordinario sentido del humor. Se nos fue para siempre y se abre un hueco inmenso en las estructuras del Estado, incluso a la hora de tratar judicialmente el "procés".
Pese a mi reconocido afecto por Maza, un día, hace no muchos meses, pedí en una radio su dimisión o cese, por su apoyo al juzgaba yo impresentable fiscal jefe de Anticorrupción, Manuel Moix, que acabaría marchándose al poco. Sabía yo que, tras mi comentario en el programa de Carlos Herrera, Maza iba a ser entrevistado. Así que se lo dije en antena: "acabo de pedir tu cese, aunque sabes que te aprecio". "Fíjate si sé que me aprecias, que ahora pides mi dimisión de este cargo, que te consta que abrasa a cualquiera". Y echó una carcajada. Ese era su talante. Luego nos vimos algunas veces y nos prometimos reanudar los combates de mus en cuanto él pudiera. Y vino lo que vino: cuando se fue Moix, tuve al menos ocasión de rectificar y decir que Maza era un gran fiscal, independiente en lo posible, riguroso en lo necesario, justo en lo esencial. Y ahora, con su muerte, ¿qué?

Yo creo que el fiscal general puso en un brete al Gobierno cuando dictaminó medidas rigurosas contra los principales impulsores del "procés", el Govern y la Mesa del Parlament, así como los "jordis" responsables de la Assemblea y de Omnium. Seguramente, en Moncloa pusieron cara de disgusto al comprobar que la cárcel era el destino del vicepresidente, de los "consellers" y de los mentados "jordis", y la huida la meta de Puigdemont y sus incondicionales. Pero ni una palabra de protesta salió, aseguran, de la boca de Rajoy en sus conversaciones con Maza, que puso en marcha el procedimiento que nos ha llevado hasta donde nos ha llevado: el fiscal cumplió con lo que creía su deber, una vez que el Gobierno decidió acudir a la vía judicial, más que a la política, para combatir el peligroso brote secesionista impulsado por la Genealitat de Puigdemont/Junqueras.
Admiré el valor solitario de Maza, al que seguramente las múltiples tensiones acumuladas en el ejercicio de su cargo en este año le precipitaron dolencias quizá latentes. Murió en el peor momento: este lunes iba a reunirse con los fiscales del Supremo para decidir la acumulación de todo el "caso 1 de octubre", es decir, el "procés" independentista, en manos del juez del supremo Llarena, que esta semana tendrá que revisar la situación de Carme Forcadell y los otros miembros de la Mesa del Legislativo catalán. Se apartará así del caso a la juez Carmen Lamela, de la Audiencia Nacional, que decretó el encarcelamiento de Oriol Junqueras y los otros miembros del Govern -excepto Santi Vila, curiosamente "desaparecido", por mor del photoshop, del álbum de fotos de la Generalitat_ que no huyeron a Bélgica con Puigdemont.
Y, así, es de suponer que sea probable que Junqueras y compañía abandonen pronto sus prisiones para, aunque con la espada de Damocles del 155 sobre sus cabezas, incorporarse a la campaña electoral, añadiendo así unos gramos de normalidad a la total imprevisibilidad de un proceso político tan inédito como indeseable.
Pero todo eso se hará ahora, claro, sin Maza sobrevolando la tempestad jurídica y judicial. El Ejecutivo de Rajoy habrá de buscar en apenas unas horas un sustituto para el cargo más difícil, más ingrato, que pueda corresponder a magistrado alguno, a cualquiera con vocación de fisca, a un jurista que se apasione, como Maza, por eso: por la Justicia. Sea quien sea el sustituto -a la hora en que esto escribo ya han comenzado a circular algunas "quinielas", como era de suponer--, no le arriendo la ganancia. Tendrá que tener la gallardía y el buen humor de Maza para sobrellevar la carga que le aguarda.


Sábado, 16 de diciembre

BUSCAR

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930