Opinión

Escaño cero - Demasiadas prisas

08.11.17 | 08:42. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

Al César lo que es del César. Ciudadanos es un partido político que nació ante la insoportable actitud de los partidos independentistas en Cataluña y la inacción por parte de los que hasta ese momento deberían haber ejercido de oposición.
Porque todo hay que decirlo, lo que está pasando hoy en Cataluña no es nuevo. Hace años que el clima político comenzaba a ser asfixiante para quienes no comulgaban con el nacionalismo y mucho menos con el independentismo. Pero esa llamada mayoría silenciosa prefirió dejar hacer, no hacerse notar, no manifestar sus discrepancias, incluso muchos dejaron de votar. Y en eso llego Ciudadanos consiguiendo hacerse con un hueco importante en la política catalana y de paso en la del resto de España.
Sin embargo en mi opinión los políticos de Ciudadanos pisan demasiado el acelerador y terminan ahogando el motor. Por ejemplo resulta un error el empeño de los líderes de Ciudadanos de formar un "frente común" contra el independentismo. Pedir ahora que se llegue a un acuerdo sobre lo que se hará o no se hará el día después de las elecciones es cuanto menos un error táctico.
Menos mal que el PSC se está resistiendo. Incluso el PP.
Y es que no se trata de hacer "frentes" sino de hacer política. El 21 de diciembre los ciudadanos de Cataluña decidirán su futuro inmediato. Y dependiendo de lo que voten en las urnas será el momento de abordar acuerdos y poner en hora estrategias conjuntas.
Así que a mi manera de ver Albert Rivera e Inés Arrimadas así como otros líderes del partido naranja, se equivocan metiendo prisa al PSOE y al PP para que firmen un compromiso de que van a apoyar la lista más votada, partiendo de la premisa que esa lista puede ser la de Ciudadanos, o al menos en torno a ésta conformar una mayoría.
Hartos problemas tienen los dirigentes del PSC como para además aventurarse en la puesta en marcha de un "frente" con Ciudadanos y el PP.
El PSC se está desangrando porque una parte de sus dirigentes son independentistas y bastante tiene Miquel Iceta con poner parches para que no se le desangre su partido. Por eso las prisas y los requerimientos desde Ciudadanos lo único que van a lograr es incomodar aún más a ciertos sectores del PSC, amen de enrabietar a los del PP.
Los líderes de Ciudadanos deberían de ser un poco más comedidos a la hora de querer embarcar a otros en sus estrategias. Las encuestas les auguran un buen resultado en Cataluña. Lo menos que pueden hacer es esperar al 21 de diciembre y luego proponer lo que crean conveniente, pero hasta ese día más les valdría no colocar en posiciones imposibles e incómodas a sus posibles partenaires.


Carmen Tomás - Más empleo y libertad económica

08.11.17 | 08:42. Archivado en Carmen Tomás


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

El Partido Socialista ha propuesto una reforma fiscal con el objetivo último de subir los impuestos. Los socialistas hablan nada más y nada menos que de pegar un hachazo impositivo de 30.000 millones y situar la presión fiscal en el 41 por ciento del PIB. La excusa es que España tiene un problema de ingresos y el caramelo es que de ningún modo la subida de impuestos afectaría directa o indirectamente a las clases medias y trabajadoras de España. Y aquí están como siempre las trampas.
España tiene un problema de ingresos o sigue gastando como si no tuviera un problema de ingresos que se agravó con la crisis, con la caída de la recaudación por partidas como el desempleo, los intereses de la deuda, y por el descenso brutal del consumo y el parón del sector inmobiliario. ¿Qué tal si solucionamos esta brecha recortando gastos en subvenciones, en estructuras paralelas y otras partidas que nadie se ha puesto a revisar? ¿Por qué no un presupuesto base cero? Cada año partimos de cero y revisamos partida a partida y se excluyen o suben lo justo y no se suben un tanto por ciento sin más como ocurre ahora.
Claro que este gobierno ha subido impuestos y ha recortado gasto, pero sigue sin hincarle el diente a numerosas partidas que se repiten año tras año y a las que nadie les sigue la pista. Ahora viene el PSOE con la cantinela de siempre, vamos a subir impuestos a la clase alta. No se lo crean. Las subidas de impuestos acaban afectando a todos. ¿Quién y dónde se pone el listón de la clase media? ¿Se van a quedar los ricos aquí esperando a ver cómo los esquilman o se llevarán legalmente su dinero a otros países o lo invertirán en instrumentos más rentables y menos agresivos tributariamente? Se ha vuelto a demostrar que lo mejor para aumentar los ingresos no es subir los impuestos sino crear empleo, facilitar la vida a los autónomos y empresas, aumentar la libertad económica. El PSOE demuestra una vez más que sigue parámetros trasnochados y podemitas.
Para ello, apuesta con una subida "de modo también selectivo a la convergencia de tratamiento entre rentas de capital y trabajo en el IRPF, al Impuesto de Sociedades, a la fiscalidad verde, aunque aminorada en sus efectos regresivos para las menores rentas, y a los impuestos de Patrimonio y Sucesiones -aunque estos últimos no son abordados en este documento-.
Además, según el plan presupuestario, el PSOE contempla que "más de la mitad de estos ingresos extras a ser recaudados a lo largo de los próximos años habrán de ser canalizados (mediante un reparto adecuado de impuestos, vía transferencias o mediante el fondo de nivelación) a las Comunidades Autónomas de modo que estas vayan resolviendo el problema crónico de insuficiencia financiera que tienen en la actualidad para hacer frente a la provisión de los servicios públicos en virtud de las competencias que tienen transferidas".
En total, el PSOE asegura que "los ingresos extraordinarios que proponemos en este documento, que ascienden a 12.500 millones de euros, servirían para emprender nuevas políticas complementando las partidas que consideramos prioritarias tanto en el gasto social como respecto al gasto en modernización del tejido productivo, de acuerdo con los tres elementos básicos de nuestro modelo económico alternativo".


Pedro Calvo Hernando - Un no al tema único

08.11.17 | 08:42. Archivado en Pedro Calvo Hernando


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

No podemos seguir por mucho tiempo, yo diría que ni un minuto más con el contencioso de Cataluña como único tema o como tema superdominante de la política y del quehacer público de España. Por ejemplo, estos días en el resto de los países europeos y de otras latitudes el gran problema del cambio climático se sitúa en primer lugar de las preocupaciones colectivas y de los Gobiernos. En España, prácticamente nada, gracias al gran monotema catalán, al que no trato de quitar importancia sino de evitar que siga siendo el gran acaparador de nuestra vida pública.
A muchos les viene muy bien todo el maremágnum de Cataluña para sacar del mapa a la corrupción o para conseguir que se sitúe en un segundo e intrascendente plano. Cualquier observador de la realidad puede verlo sin el menor esfuerzo.
Pienso y digo que tenemos todos el deber de no caer o no permanecer en la gran trampa, teniendo además en cuenta que lo cortés no quita lo valiente y que es posible y necesario atender simultáneamente a todos los grandes problemas, como son los que vengo mencionando. Sería casi suicida, por ejemplo, seguir hasta el 21 de diciembre, día de las elecciones catalanas, sin variar el rumbo o incluso engolfándonos cada vez más en la problemática de la crisis catalana. Es necesario valorarla y atenderla en su justa medida, pero no reducir todas nuestras preocupaciones a la entrada o salida de la cárcel de varios de sus protagonistas, a los planes de los partidos ante el reto electoral ya tan próximo, a las peleas internas o externas de los diversos partidos o a las perspectivas que presentan los cálculos demoscópicos.
Vamos al menos a sostener como tema de preocupación y debate las perspectivas poselectorales más allá del 21 de diciembre y haciendo propósitos de salir del pozo en que nos han situado entre todos los protagonistas.
Y ponernos en serio a atender con rigor a las otras grandes cuestiones que vengo mencionando. Como decía, destaca ostensiblemente el cambio climático y sus muy visibles y actuales consecuencias en la vida de todos los países y desde luego de España. Esos récords de sequías y temperaturas insoportables, no se producen por capricho de la casualidad. Hay que decir también que los medios de comunicación deben desempeñar un papel protagónico en la concienciación sobre este problema número uno y todavía dejan mucho que desear en ese vital cometido. Y bueno sería que todos nos convenciéramos de que la paralización de ese gran procesos destructor ha de convertirse en la tarea número uno de todos, incluso teniendo como soporte un argumento si se quiere egoísta como es el de la protección de las condiciones de vida que atañen a todos los habitantes del planeta.
Me gustaría que lo que hoy escribo contribuya un poquito a la inaplazable concienciación de esa problemática, para lo que no es necesario borrar ningún tema sino dar a cada uno el tratamiento que precisa y merece.


Fermín Bocos - El bucle melancólico

08.11.17 | 08:42. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

¿De qué hablaremos cuando dejemos de hablar de la "cuestión catalana"? ¿Sucede algo más que el desafío secesionista? ¿Alguien tiene un minuto para escuchar que en España están pasando otras cosas? Debería tenerlo porque pasan o se anuncian expectativas precedidas de un cierto grado de incertidumbre.
Un ejemplo: ¿cuánto va a durar la legislatura? Conocida la renuencia sobrevenida del PNV -disconforme como está con la aplicación del 155-, ¿podrá el Gobierno que preside Mariano Rajoy aprobar los Presupuestos del 2018? ¿Optará por una prórroga con todo lo que comportaría de ajustes en las partidas generales de gastos e inversión? No son cuestiones menores.
La estabilidad de los gobiernos es la clave del progreso. En una economía globalizada en la que todos observan a todos, el dinero de los inversores huye de allí dónde hay inestabilidad. No es el caso de España. O no lo será mientras la política no se torne muy desapacible.
El PP cuenta con el apoyo de Ciudadanos en casi todo pero con el PSOE sólo puede contar en unas pocas cuestiones. Aquellas que, como es el caso del desafío separatista, ponen en riesgo la unidad de España. Pero poco más porque con Podemos mordiéndole el flanco izquierdo el PSOE necesita distanciarse a toda máquina del PP al que a la sazón está unido en el llamado bloque constitucionalista.
Nadie sabe qué va a salir de las urnas del 21 de Diciembre. Rajoy hizo lo que debía (aplicar el Artículo 155 y restablecer el marco constitucional y estatutario), pero ha sido una apuesta arriesgada. Si la suma de votos y escaños de Ciudadanos, PSC y PP fuera superior a la conseguida por los partidos secesionistas, habrá ganado el pulso, el PP subirá en expectativa de voto en el resto de España y a Rajoy le dará fuerza para afrontar el futuro. Sólo o en unión de otros. Incluso podría anticipar las elecciones legislativas. Cosa otra sería si los secesionistas ganan la partida en las urnas y vuelven con la matraca renovada del "procés". En ése caso la política española se instalaría definitivamente en un bucle abiertamente melancólico.


No te va a gustar - Manoloescobar manía

08.11.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

Manolo Escobar como arma arrojadiza "contra los catalanes". Pocas veces se habrá concebido mayor barbaridad que la utilización del carro que le robaron al inocente y racial cantante almeriense (y universal, si usted quiere) como arma arrojadiza contra los separatistas de la Generalitat y, de paso, contra todo lo que pudiera representar el catalanismo. "Esgrimir el "soy espaaañool, españoool, españool" como forma de chinchar a los habitantes, o a una parte de ellos, de un trozo de España, me parece una muestra de carpetovetonismo digna de aquel célebre "Celtiberia Show" que con tanta ironía y compasivo amor escribía mi maestro Luis Carandell. Y, además, es una falta de educación y de tolerancia.
Obviamente, ir a molestar a su celda en Estremera o en Soto del Real a uno de los reclusos independentistas catalanes portando la bandera bicolor puede resultar más o menos gracioso para quienes escuchamos la anécdota, que me imagino que es apócrifa. Pero tanto eso como la "manoloescobarmanía" denota un muy escaso afán de concordia. Y una cosa son los memes que proliferan, más o menos chistosos, por las ondas -yo mismo los estoy coleccionando: algunos, simplemente geniales- y otra utilizar como ariete contra "el separatismo" a un coplero andaluz que se había convertido en todo un símbolo cuando acudimos muchos a festejar la victoria de la "roja" en el Campeonato Mundial de Fútbol, con jugadores catalanes incluidos, faltaría más.
Ahora, ya ve usted, y ahora que hablamos de fútbol: además de todo, y por si fuera poco la que tenemos encima, la gran polémica del ser nacional se centra en si una franja de la (espantosa, por cierto, a mi humilde parecer) camiseta "roja" de la selección lleva una franja de color azul o si, en realidad, es morado, lo que evocaría reminiscencias republicanas tricolores. Maaadre mía...
Pocos países hay que frivolicen tanto como este, alegre y despreocupado, en el que tenemos la suerte de vivir, o eso pensamos algunos, al menos. Bueno, pues lo que son las cosas: ahora, al Manolo Escobar de las rumbas, pasodobles, coplas, fandangos y hasta villancicos, a ese que amenizaba los últimos bailes, ya cargados, en las bodas, le han metido, al pobre, en una especie de guerra de Gila contra lo que representan las esteladas; sería cómico, si el fondo del asunto no fuera trágico y si, bien mirado, no fuese una muestra más de la mala uva nacional, esa que hace que numerosos tuiteros hispanos -catalanes incluidos, faltaría más- se hallen entre los más crueles y zafios del mundo.
A mí, desde luego, y espero que sepan perdonarme los sin duda muchos con parecer contrario, me hacen muy poca gracia algunas parodias "flamencas" -vivan los juegos de palabras ingeniosos- que enloquecen a los "trending topics". Ni me arrancan una sola sonrisa de complicidad las gracietas sobre el flequillo de Puigdemont. Creo que el problema es, lamentablemente, mucho más serio que todo eso, y las culpas del ex molt honorable ex president de la Generalitat van mucho más allá de los descuidos capilares o de si ha contratado un abogado flamenco, que no es de los de faralaes. Lo dicho: maaadre mía, nivelazo...


Más que palabras - Adoctrinamiento televisado

08.11.17 | 08:42. Archivado en Esther Esteban


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

Ayer algunos periódicos recogían, como una forma más de adoctrinamiento, la forma en que la televisión pública catalana, TV3, utiliza sus informativos infantiles para explicar a los niños el proceso independentista "según el prisma ideológico y el libro de estilo de la televisión pública de la Generalitat."

Se ponía como ejemplo una pieza para aclarar a los menores "qué es un preso político" y por qué se considera que los miembros del Govern y los presidentes de la ANC y Òmnium lo son. "Un preso político es una persona que está en la cárcel pos sus ideas políticas, por pensar y actuar diferente que las personas que gobiernan un país", explica la presentadora del informativo en un tono didáctico. "En el caso de estas personas, hay quien cree que las han encarcelado por ser independentistas, es decir que son presos políticos y que no es justo que estén en la cárcel, pero también hay mucha gente que cree que no, que en España no hay presos políticos. Además en la información se añadía que "Los políticos catalanes dicen que eso no es lo que han hecho, porque de violencia no ha habido nada, que todo se ha organizado de forma pacífica. En cambio, una parte de la Justicia española considera que sí. Ha enviado a los políticos catalanes a prisión", indica la presentadora del programa mientras se emiten imágenes de niños acudiendo a las manifestaciones independentistas celebradas en Barcelona.
En el programa infantil también se precisa que "no todos los políticos del Govern están en prisión". "Los hay que se han ido a Bélgica, como el president Carles Puigdemont". "Consideran que en España el juicio no sería justo", enfatiza sin aclarar, por supuesto, la condición de expresidente del fugado.
Está claro que los independentista han visto en la educación y también en la televisión su caldo de cultivo y llevan años de adoctrinamiento que ha cuajado en los sectores más jóvenes. En alguna ocasión he comentado en esta misma columna que la manipulación de los libros de texto denunciada por editores y sindicatos de profesores, o la exclusión del castellano en las aulas que tantas veces hemos criticado, han sido posibles porque los sucesivos gobiernos de la Nación miraron hacia otro lado cuando no mercadearon con las competencias. Pero una cosa similar es lo que han hecho y siguen haciendo utilizando los medios de comunicación de la Generalitat como una forma de adoctrinamiento independentista en programas infantiles, lo cual es realmente vergonzoso. Esto no es algo de hoy ni de los últimos tiempos, se lleva haciendo años, mientras todos los gobiernos de la democracia han mirado hacia otro lado porque les interesaba el disputado voto de los nacionalistas para sacar adelante sus proyectos y además a todos les resulta "molesto" que se les acuse de perpetrar un atentado a la libertad de expresión cuando, en este caso lo cierto es que esa libertad se manosea y utiliza con fines espúreos.
A riesgo de repetirme digo lo de siempre: ¡Los niños, siempre los niños! El sector más vulnerable al adoctrinamiento y también los más desamparados frente a la bota opresora de algunos adultos, que les utilizan para volcar sus frustraciones. Todos coincidimos en señalar que la educación es un arma de futuro pero algunos, especialmente los más sectarios, la utilizan para el combate cuerpo a cuerpo contra sus adversarios. Un niño al que se alecciona puede terminar convertido en cualquier cosa y sólo mirar los horrores de los niños/soldados o las niñas convertidas en esclavas sexuales para hacernos una idea de cómo el odio es capaz de anidar en los corazones más inocentes, si unos despiadados cogen a los más pequeños como rehenes de su fanatismo. Hay muchas formas de utilizar a los niños pero las peores son las que llegan como la gota fina e impregnan su día a día travestidas de cotidianeidad.
"Apreciados padres: como ya sabréis, nos encontramos en medio de una situación política y social delicada. Durante estos últimos meses, nos han estado pisando, a nosotros y a nuestros derechos. Actualmente no se trata tanto de independencia, sino de democracia y de los derechos que nos han privado. Los últimos hechos relacionados con el 1-O no nos han dejado indiferentes, por lo que hemos decidido organizarnos y movilizarnos desde las aulas". Así comenzaba la carta que los institutos de Olot, en Girona, enviaron a las familias de sus alumnos para informarles sobre la manifestación que se llevó a cabo en el municipio, "en defensa de la democracia y la libertad". De esta forma los centros públicos, como si se tratase de una a una actividad extra escolar o una excursión festiva, pidieron a los padres que autorizaran a sus hijos a faltar a clase y acudir a la concentración . Ahí está la trampa en que es mejor hacerlo así, de forma vergonzante, que dar la cara y por eso lo vendieron y venden todo como de un acto festivo.
Pero el adoctrinamiento en ocasiones se convierte en algo más como el caso de incitación al odio de ese profesor que paró la clase que estaba dando para explicar cómo la Guardia Civil está "oprimiendo al pueblo catalán". "Mi hijo de 12 años llegó a casa llorando porque en clase pararon para explicar cómo la Guardia Civil estaba oprimiendo al pueblo y el profesor le preguntó explícitamente si su padre era guardia civil". Si eso es lo que están haciendo en las escuelas y en es lo que ven los chicos en la tele ¿nos podemos extrañar ahora de lo que ocurre? ¡O esto cambia o no hay nada que hacer!


Sábado, 18 de noviembre

BUSCAR

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930