Opinión

Francisco Muro de Iscar - Políticos y okupas

31.08.17 | 08:42. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, (OTR/PRESS)

Mientras los diputados hablaban en el Congreso, inútilmente por otra parte, y con escasas garantías de que el debate sobre la corrupción, a 30 de agosto, fuera a servir para algo, una inmensa mayoría de los ciudadanos opina, desea y espera que nuestros representantes se ocupen de otras cosas que nos afectan.
Puedo enumerar diez cuestiones que, hoy, aquí y ahora, les preocupan más a los españoles: lo que de verdad va a pasar en Cataluña y qué piensa hacer el Gobierno; si habrá referéndum; si se aplicará la ley a los políticos que la incumplen e invitan a la desobediencia civil; si falla o ha fallado la colaboración entre fuerzas y cuerpos de Seguridad en Cataluña; si podemos hacer algo más contra el terrorismo y para garantizar nuestra seguridad; si se va a lograr un acuerdo en los aeropuertos antes de que las huelgas los paralicen y el turismo pague los platos rotos; si se va a conseguir un acuerdo sobre salarios para evitar la anunciada conflictividad laboral del otoño; si se apeobarán medidas de apoyo a los parados de larga duración; si se conseguirá de una vez el pacto educativo, varado por la incapacidad de los políticos; si funcionará o no Lexnet para agilizar la Justicia y hacerla segura, que tanta falta nos hace... Hay muchas más, pero nuestros diputados parece que no se enteran.
Más que ocuparse de la política okupan la política. Y ese es otro de los temas sobre los que tendrían que hacer un pleno extraordinario. En Sevilla, el decano del Colegio de Abogados ha denunciado que tienen que designar cada día cuatro o cinco abogados de oficio ¡para defender a los okupas! que se han apropiado ilegalmente de una vivienda. Según la Memoria de la Fiscalía General del Estado, cada año se producen más de 12.000 okupaciones de viviendas y la tendencia es a más.
Es posible que dentro de unos días alguien le llame y le diga que su casa de la playa ha sido okupada y se enfrentará a un problema que puede tardar entre 12 y 36 meses en solucionarse porque no se puede solicitar el desalojo sin que haya juicio. Y entre tanto tendrá que seguir pagando todos los gastos de su casa que, cuando la recupere, puede haber sido saqueada y destrozada. O, como ha escrito el abogado José María Davó, puede haber servido, como ha sucedido en Alcanar, para montar una "fábrica" de explosivos para atentar en Barcelona y Cambrils, cuya explosión, que afectó a las viviendas colindantes y a sus ocupantes (sin k), pudo causar otra terrible tragedia.
Hay okupas de playa, de lujo, de primera residencia, tolerados por los ayuntamientos y hasta ensalzados por algunos políticos. Hay mafias organizadas que okupan, cambian las cerraduras, y "alquilan" los pisos para que todo funcione. Hay ciudadanos que se han encontrado sin casa y que no tiene donde ir. Esto sólo sucede en España y Portugal, pero nuestros políticos no tienen urgencia alguna en cambiar la legislación para que el derecho de propiedad, consagrado en la Constitución, sea un derecho real y judicialmente protegido. Hasta los okupas tienen derecho a la defensa, pero quienes deben estar amparados son los dueños legales. Millones de españoles lo apoyan, pero los políticos están a otras cosas. Al menos hasta que okupen alguna de sus casas.


Victoria Lafora - Consenso frente a un esperpento jurídico

31.08.17 | 08:42. Archivado en Victoria Lafora


MADRID, (OTR/PRESS)

Con las contradicciones y los desmentidos que últimamente caracterizan al PSOE, parece que esta vez sí va a primar el consenso con el Gobierno frente al texto de la Ley de Transitoriedad, calificada por la portavoz socialista Margarita Robles (magistrada) de "bodrio esperpéntico". Y es que el apoyo que Pedro Sánchez trasladó el lunes a Mariano Rajoy se corresponde con la gravedad que el nivel de amenaza de los independentistas ha alcanzado. La estrategia de estos pasa, seguramente, por llevar al rojo vivo el clima político, esperando una respuesta desmesurada por parte del Estado que haga subir la temperatura en las calles. Pero Rajoy sabe que ese sería el último error que puede cometer en el enfrentamiento con Cataluña y no lo va a hacer.
Así, mientras Junqueras prepara el día después del "no referéndum", buscando alianzas políticas que puedan sustituir al PDeCAT en un futuro gobierno presidido por el, los antisistema de la CUP obligan a forzar la máquina y protagonizan en exclusiva todos los actos de " desconexión".
Junqueras se reunió en secreto con Pablo Iglesias para sondearle sobre un acuerdo ERC, Podemos y Ada Colau, ante el cantado descalabro electoral que les auguran a los ex convergentes. Pero no conviene engañarse porque la habilidad para moverse en diez escenarios diferentes es uno de los signos de identidad del político republicano, capaz de ganarse a Soraya Sáenz de Santamaría, a Puigdemont, que anuncia que se retira después del 1 de octubre y quiere hacerlo con fuegos artificiales, o al mismo Pablo Iglesias quien, llevado de su fatuidad característica, ya ha diagnosticado que los dirigentes de Podemos son la clase de políticos que gustan en Cataluña.
Volviendo a la CUP. Han conseguido que la famosa norma de transitoriedad jurídica y fundacional de la república se registre en el Parlament, pensada para que entre en vigor tras la celebración del referéndum y con un resultado positivo aunque sea por un solo voto de más. La descripción de "esperpento o bodrio", así definida por juristas de reconocido prestigio, se debe a que en su articulado se contempla que el poder judicial dependerá de la Generalitat, al tiempo que se arrogarían las propiedades del Estado en Cataluña.
Tal desafuero, tal insulto a la democracia, ha llevado a los dirigentes de "Cataluña sí que es pot" a comparar la pretendida nueva constitución catalana con la aventura constituyente de Nicolás Maduro en Venezuela. No contentos con haberla registrado en el Parlament, los anticapitalistas de la CUP quieren que se apruebe la próxima semana en el pleno ordinario del 6 y 7 de septiembre, e incluso no descartan que, si hay dificultades, se apruebe como decreto- ley.
Ante este nuevo pulso no cabe más que la unidad de los demócratas. Que la ciudadanía de Cataluña que no quiere sumarse al "proces" sepa que los partidos que defienden la Constitución y la legalidad vigente no van a entrar a provocaciones pero no permitirán que se avasalle a los que quieren seguir juntos. Por eso Pedro Sánchez tiene que demostrar que el nuevo PSOE es un formación que defiende el estado de derecho frente a quien sea.


Rafael Torres - La cabeza, en otro sitio

31.08.17 | 08:42. Archivado en Rafael Torres


MADRID, (OTR/PRESS)

Un pleno del Congreso nunca puede ser inoportuno. Bien es verdad que mejor sería dedicar todos los plenos a la discusión y aprobación de leyes y normas tendentes a hacer a los españoles más felices, en vez de al escrutinio de los chanchullos e ilícitos del partido en el gobierno, pero también lo es que esos chanchullos y esos ilícitos, los englobados en la trama Gürtel de la que Rajoy insiste en decir que no sabe nada, contribuyeron poderosamente a hacer a los españoles más desgraciados, más pobres, más desconfiados de la política y, con toda la razón del mundo, de la probidad de sus servidores.
La circunstancia de que todos los actores del pleno del miércoles tuvieran la cabeza en otro sitio, en el reciente zarpazo del terrorismo, en el desafío independentista en Cataluña, en la Gota Fría o en la boda reciente, no significa, sino antes al contrario, que la dicha reunión plenaria en el Congreso para exigir a Rajoy responsabilidades por la Gürtel fuera extemporánea o inoportuna, cual se han cansado de repetir quienes no ven con buenos ojos que el presidente del PP y del Gobierno ofrezca, ni ahora ni nunca, explicaciones sobre la parte que le toca del saqueo de las arcas públicas y de la degradación de la política en manos de políticos venales.
Las cabezas de Sus Señorías, en ese 30 de agosto, estaban en otro sitio, y la mayoría, por lo visto y oído en la sesión, en ninguno, pero siempre es oportuno indagar, y mejor que en ningún otro sitio en el Congreso de los Diputados, sobre dónde está el dinero que se ha robado y sobre las consecuencias de que un partido concurra más dopado que los otros a las elecciones. Ya que no las cabezas, que ni la mayoría de ellas saben dónde están, averigüemos dónde está el dinero que iba a colegios, a Sanidad, a Pensiones, y que acabó quién sabe dónde.
También es verdad que la asonada de los secesionistas catalanes, el marrón que nos ha caído encima por su ocurrencia de apropiarse de un trozo de España, distorsiona la política y, en consecuencia, a las cabezas que de ella viven les cuesta estar donde deben, pero un pleno nunca es inoportuno. Margar, por el contrario, siempre lo es.


Isaías Lafuente - La Tomatina de Rajoy

31.08.17 | 08:42. Archivado en Isaías Lafuente


MADRID, (OTR/PRESS)

La comparecencia extraordinaria de Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados ha sido en realidad bastante ordinaria. La oposición, con distinta intensidad, le ha preguntado por la corrupción y el presidente, en su línea, cansado de haber respondido ya medio centenar de veces sobre el asunto -según sus datos- ha venido a decirles: "ustedes pregunten lo que quieran que yo responderé lo que me dé la gana". Los portavoces de PSOE y Podemos han sido los más duros. Margarita Robles le ha dicho a Rajoy que "es un presidente bajo sospecha" y le ha pedido que no caiga en la tentación de otros presidentes de "envolverse en las banderas para tapar la corrupción". Para Pablo Iglesias es muy difícil de creer que Rajoy no supiera nada de la corrupción que se cocía en el partido en el que siempre ha tenido altas responsabilidades, pero en el caso de que no lo supiera, de que no fuese un mentiroso, lo que sería es un incompetente. Rajoy ha soportado el chaparrón reglamentariamente cronometrado y les ha devuelto en bloque un órdago: pues muy bien, no hace falta que me pidan responsabilidades políticas, presenten una moción de censura.
Hoy había apuestas por saber si Rajoy iba a pronunciar en el debate la palabra Gürtel, aunque fuera usando el eufemismo de "ese asunto por el que usted me pregunta". No lo hizo en su primera intervención y, cuando las apuestas subían en la réplica, Rajoy desempolva Irán, Venezuela y el caso ¡Lasa y Zabala! Hay que tener mucho cuajo para driblar de esa manera a sus interpelantes. Imagino hoy a media España buscando en Google "Lasa y Zabala" y la relación de Margarita Robles con el asunto, aunque ya se ha ocupado ella misma de recordarle a Rajoy que gracias a su declaración como testigo en el juicio se pudo encarcelar a los culpables. A la misma hora en que se producía este surrealista y anacrónico rifirrafe entre Rajoy y Robles, en la localidad de Buñol comenzaba la Tomatina. Pero Mariano Rajoy, en la Carrera de San Jerónimo, ya se había anticipado a esa fiesta en la que la clave es que todo el mundo salga pringado hasta las cejas. Para no llamar la atención.
De todas las intervenciones que se han producido en este primer debate del curso político me quedo con la del portavoz de Compromis, Joan Baldoví, cuando ha reconocido con melancolía la evidencia de una oposición que suma suficientes votos como para obligar a Rajoy a comparecer para hablar de corrupción pero no para echarlo. "Parecemos extraterrestres si un partido imputado y que destruye pruebas sigue gobernando este país", ha dicho. Fin de la cita.


Fernando Jáuregui - La trampa

31.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

Dije en una televisión, tras concluir este miércoles el pleno en el Congreso dedicado, teóricamente, a debatir sobre el "caso Gürtel" y sus ramificaciones en el Partido Popular, que había sido Mariano Rajoy quien ganó el debate, que había sido planteado por la oposición como un método para desgastarle. El presidente, sin despeinarse, sin pronunciar siquiera las palabras "Gürtel" o "Bárcenas", que era sobre lo que se le interpelaba, vio cómo desde la propia oposición se admitía más tarde que la sesión no había servido para nada. Y es que la convocatoria, forzada por todos los partidos de la Cámara, menos Ciudadanos, que se abstuvo en la votación, contra el PP y su presidente "alentador de la corrupción", era una trampa. Primero, contra toda la oposición. Y, en segundo lugar, fue una trampa de una parte de la oposición, o sea Podemos, o sea Pablo Iglesias, contra otra parte, o sea Pedro Sánchez. Veamos:

Primero, el formato. El presidente tiene la posibilidad de lanzar su primer discurso sin límite de tiempo --los demás sí lo tienen-- y dispone de derecho de réplica aplicado como mejor le parezca. Segundo, además de sus intervenciones, puede apoyarse en las del portavoz del Grupo Popular, en este caso el pugnaz Rafael Hernando; ello facilita que el presidente se muestre elegante, con británica distancia sobre los temas terrenales, para que, luego, Hernando sea el encargado de poner sobre el tapete las cuestiones con mayor mordiente: la financiación de Podemos por Venezuela e Irán, o la cena de Podemos con Esquerra, invitados en la noche de la manifestación del sábado por un conocido magnate de la prensa, tal vez para tratar acerca de una moción de censura contra Rajoy. Así, este, una vez que Hernando le ha servido los platos fuertes, puede retomar esos temas en sus turnos de réplica, alegando que ha sido el portavoz popular quien los ha mencionado, no él. Y, así, el presidente del Gobierno habló bastante de mociones de censura, de Irán, de México, de la "conspiración de Barcelona", pero casi nada de las cuestiones para las que había sido convocado.
Y tenía, pienso, razón Rajoy en su argumentario principal: este miércoles, a treinta días de ese 1 de octubre que a todos nos llena de aprensiones, cuando todavía se debaten entre la vida y la muerte al menos cinco de los noventa heridos en el aún reciente atentado terrorista de Barcelona, resultaba impropio que el Parlamento comenzase el curso político hablando de algo que sin duda tendrá que tener su turno, las negligencias de Rajoy con la corrupción; pero de Gürtel han pasado diez años y, estando como está el panorama del país, nada justificaba una convocatoria parlamentaria urgente, en agosto, para hablar de eso.
Pero permítame ahora incidir en el segundo punto de mi argumentación, en el sentido de que esta convocatoria parlamentaria fue una trampa. Fue una trampa tendida, quizá involuntariamente, aunque lo dudo, por Pablo Iglesias a Pedro Sánchez. No siendo el secretario general socialista, porque renunció a ello, parlamentario, el papel principal de la oposición iba a recaer sobre el líder de Podemos. Y así hubiese sido si no ocurriese que la portavoz socialista, Margarita Robles, que ni siquiera es militante del PSOE, sacó genio y figura bastantes como para que Rajoy se enzarzase con ella, despreciando notoriamente a Iglesias, que se quedó visiblemente molesto ante el no-trato que el presidente, y eso sí que no fue casual, sino muy buscado, le dispensaba.
Debo resaltar, para completar una crónica de una sesión parlamentaria perfectamente prescindible, que las únicas aportaciones válidas en la sesión corrieron a cargo del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que anunció para la semana próxima una Proposición instando a Rajoy a cumplir sus compromisos con la formación naranja y asumir la limitación de mandatos presidenciales. Y eso es algo acera de lo que difícilmente podrían votar "no" los otros grupos de la oposición. Puede que el propio PP se vea forzado a aceptar la proposición de Ciudadanos, a la que se comprometió para lograr el apoyo de este grupo para la investidura de Rajoy. Y, entonces, el titular de la sesión parlamentaria con la que se inició el curso sería algo así como "Rajoy no será presidente a partir de 2019 por voluntad propia". Y puede que se vaya sin haber tenido que pronunciar la palabra "Gürtel". Y a ver quién es el guapo que le llama tramposo, cuando las trampas, en teoría, se las tienden a él.


No te va a gustar - ¿En qué vagón viaja Pedro Sánchez?

30.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

Urge que Pedro Sánchez hable. Su silencio es ya injustificable cuando en las próximas horas se celebrará el primer plenario del curso, extraordinario, para que Mariano Rajoy tenga que pronunciarse sobre la trayectoria del PP en el "caso Gürtel"; un plenario en el que Sánchez no estará presente, porque cometió el error de dimitir de su escaño tras el desastre para el PSOE del pasado 1 de octubre, que acabó con la secretaría general de Sánchez y que, paralelamente, le situó en el camino de regreso. Desde que ganó las primarias, en mayo, seguidas del congreso socialista de junio, la verdad es que Pedro Sánchez ha permanecido bastante silente: pocas ruedas de prensa, y estas poco definitivas y menos aclaratorias, sobre lo que piensa hacer en el futuro. Son siempre otros los que, en nombre del PSOE, salen a los micrófonos cuando hay que hablar de las cosas esenciales que ocurren en los diversos territorios que componen España. El secretario general se queda como de perfil: que hablen otros. Pero las vacaciones de verano acabaron.
Lo último que supimos de Sánchez es que se puso en contacto con Rajoy para, de nuevo, ofrecerse a encarar juntos el proceso secesionista, que es la principal amenaza a la tranquilidad política de los españoles. Es más: el portavoz del PSOE, que no Sánchez (que no salió), se permitió incluso elogiar la "proporcionalidad" con la que Rajoy está, desde el punto de vista legal, encarando todos los dislates jurídicos, sociales, políticos y diplomáticos con los que Generalitat está jalonando un "procés" que ya es demencial. No me parece bastante esta oferta, genérica, hecha dos días antes de que, este miércoles, se celebre una sesión parlamentaria que hoy es perfectamente innecesaria y en la que el presidente del Gobierno va a salir presuntamente lapidado: ya le llegará a Rajoy el momento de las explicaciones a fondo sobre tantos casos de corrupción en los que ha estado inmerso su partido.
Ahora, más que el enfrentamiento parlamentario a cuenta de un caso, Gürtel, que lleva rodando más de una década, lo urgente parece ser más bien el acuerdo entre las fuerzas políticas para enfrentarse al desafío planteado por Puigdemont y los suyos. Entre los cuales ya no estoy seguro de que se encuentre el vicepresidente Oriol Junqueras, que hace "juego subterráneo" cenando en secreto (bueno, ellos pretendían que fuese en secreto) con Pablo Iglesias y Xavier Doménech, a ver si entre todos arreglan una moción de censura contra Rajoy y un Govern de izquierdas, solo "moderadamente" independentista, para Catalunya. Y Sánchez y el PSC de Iceta, con los que todos, forzosamente, cuentan para esos planes, a por uvas. Hablan de ellos, pero, parece, no con ellos. Las conspiraciones nocturnas las hacen otros.
Veremos si es el propio Sánchez quien, la semana próxima, presenta los planes de su partido ante la deriva secesionista catalana, que acaba de dar a luz un inmenso bodrio jurídico, claramente inconstitucional y que atenta contra la seguridad jurídica del Estado, contra la separación de poderes y contra la igualdad de los ciudadanos. Me refiero, claro, a esa "Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República Catalana", presentada a medias por el PdeCat y... la CUP, que parece ser quien manda en este loquísimo "procés": ¿es este bodrio fruto de la inspiración del llamado "arquitecto jurídico de la independencia", el ex magistrado del Constitucional Carles Viver? Maaadre mía...
Hasta ahora, los planes socialistas para plantar cara a tanta insania se limitan, parece, a preconizar una reforma constitucional -que se concretaría en una subcomisión parlamentaria_, a negar el referéndum y a predicar un estatus federalista que no convence ni al nacionalismo catalán ni al vasco, y no digamos ya al separatismo. Por cierto, en su conversación con Rajoy ¿le explicó Sánchez lo que piensa contar a los medios la semana próxima? ¿Está Rajoy de acuerdo con esos planes, si los conoce? Si realmente desean una cooperación efectiva, ¿no ha llegado el momento de que las fuerzas constitucionalistas presenten conjuntamente sus proyectos para frenar la escalada del disparate y negocien juntos con los separatistas, cuando toque?

Confío que sí, que sea el propio secretario general, y no alguno de sus voceros, quien anuncie la panoplia de soluciones para arreglar las cañerías catalanas y, de paso, supongo, las de toda España. Lo digo porque son muchas las preguntas que, paralelamente, tienen los periodistas para Sánchez y no han hallado oportunidad propicia para formulárselas: ¿hay un Gobierno alternativo al de Rajoy en estos momentos? Y, si lo hay, ¿con quién lo compondría para llegar a tener la suficiente mayoría parlamentaria en una moción de censura? Y, ya que estamos, ¿encabezaría el PSOE una tal moción, acompañado de Unidos Podemos, de los nacionalistas y separatistas catalanes, de Bildu y, si acaso quisieran, los del PNV? ¿Seguro que ahora lo más urgente es desalojar a Rajoy de La Moncloa, estando como están las cosas en Cataluña y en el mundo?

Estoy deseando saber qué es lo que pretende hacer el líder -por sus méritos en las urnas internas, esa es la verdad_del segundo partido en importancia de nuestro país. Tanto en el plano nacional como en el que se refiere exclusivamente a Cataluña: cuando el PSOE explique sus "planes catalanes", quizá el martes de la semana próxima, quedarán apenas veintiséis días para el 1 de octubre. Menudo añito para Sánchez, de 1 de octubre de 2016, cuando hubo de abandonar Ferraz , a 1 de octubre de 2017, que será la fecha del ¿choque de trenes? Por cierto, ¿en cuál vagón, de primera, de segunda, en el asiento del conductor, viaja Pedro Sánchez?


Carmen Tomás - Las PYMES, motor de las afiliaciones

30.08.17 | 08:42. Archivado en Carmen Tomás


MADRID, (OTR/PRESS)

Las pequeñas y medianas empresas españolas han sido las que han generado más de 66 por ciento de las nuevas afiliaciones y lo han hecho sobre todo las que tienen menos de 50 empleados. Los sectores que han concentrado esta expansión han sido la hostelería, el comercio y la construcción. En el segundo trimestre de este año registraron 107.000 afiliaciones y en total, las microempresas son las responsables de la generación de 3,3 millones de puestos de trabajo. Se ha vuelto a instalar en un sector de la política y los sindicatos que España es un país de camareros mal pagados. Sin embargo, esto no es cierto. Sí lo es, que uno de los motores de la economía española es el turismo, una industria que ocupa a 2,2 millones de trabajadores, y genera unos ingresos que rondan los 80.000 millones de euros. Pero, como acabamos de ver no todos los puestos de trabajo generados por las PYMES lo son en la hostelería y tampoco lo son los casi 17 millones de trabajadores que trabajan en otras actividades.
Está claro que es otro de los bulos que a algunos le conviene lanzar a la sociedad. Primero no había recuperación, luego no se generaba empleo y después el que se crea es precario y temporal o la recuperación no llega a la sociedad. Mensajes que no deberían calar si la gente se informara. Hoy la confianza en el futuro está en máximos, crecen las ventas del comercio, las de vehículos, la concesión de hipotecas y créditos. Claro que aún hay 3 millones de parados y el 40 por ciento de las PYMES aún no tienen beneficios. Pero, la recuperación está llegando y se notaría más si se generara más empleo por la eliminación de trabas y la reducción de cargas.
En este sentido, estoy bastante de acuerdo con el ministro de Economía, Luis De Guindos, quien ha dicho recientemente que se inclina por que las empresas contraten más personal en lugar de subir los salarios. O, por lo menos, no hacerlo en porcentajes que impidan la creación de nuevos puestos de trabajo. En todo caso, no me cabe la menor duda de que este va a ser el caballo de batalla de los próximos meses y que avanza, como ya comenté en mi anterior artículo, un otoño caliente.


Más que palabras - República absolutista catalana

30.08.17 | 08:42. Archivado en Esther Esteban


MADRID, (OTR/PRESS)

Si hicieron saltar por los aires de forma vergonzosa la unidad que pedían los ciudadanos tras el atentado de Barcelona, y disenaron, minuciosamente, una repugnantemente utilizacion política de la manifestacion contra el terrorismo, cualquier cosa es posible en el camino hacia ninguna parte emprendido por los independentistas catalanes.
De ahí esa pantomima que denominan, ostentosamente, ley de transitoriedad con la que pretende dar cobijo a la desconexión con el resto de Espana si el "sí" gana en el referéndum ilegal independentista anunciado para el 1 de octubre, aunque mal que les pese nunca se celebrará. El proyecto normativo ya ha sido registrado en el Parlamento catalán y en el mismo conceden a su República absolutista catalana y de pacotilla, el derecho a asumir la titularidad de cualquier bien del Estado ubicado en Cataluña, de crear su propio Tribunal Supremo, de obligar a los jueces de tribunales españoles a concursar para obtener una plaza en la Administración de Justicia Catalana, de impagar la deuda si el Gobierno no acepta negociar su abono, o, incluso, de controlar su espacio aéreo, marítimo y terrestre. Aunque la Ley de Transitoriedad no lo precisa, el Ejército español deberá abandonar Cataluña si el "sí" ganara en el referéndum, al ser considerado una institución más del Estado, tal como recogían ampliamente ayer los periódicos.
La norma ficticia enseña, además la patita del absolutismo en una amplia parte de su articulado y fija una suerte de nacionalidad catalana por imposición para todas las personas que posean la nacionalidad española y estén empadronadas en un municipio catalán antes del 31 de diciembre de 2016 y no exige, pero si permite, renunciar a la nacionalidad española.
La ley, como punto previo a la Fundación de cualquier estado totalitario que se precie, solo necesitaría de mayoría absoluta para ser aprobada por el órgano que pretende suplantar al Parlament y entraría en vigor si la ciudadanía la respaldase en un nuevo referéndum, en el que tambien bastaría con un voto de diferencia a favor del "sí. Algunos la han llamado ley golpista porque está claro, que de entrar en vigor, cosa que no va a suceder de ninguna de las maneras, supondría una usurpación de la soberanía nacional, que recae en todo el pueblo español, al margen de cualquier legalidad nacional e internacional.
Pero al margen de todo esto no es baladi que sean los grupos antisistema quienes, al final, estén marcando el guion y marcando la pauta de todo este despropósito muy por encima y por delante del partido de Puigdemont que -aterrorizados como están por el futuro judicial que les espera y en un intento vano de protegerse- están dejando la iniciativa a los radicales. Por eso la primera decisión de ese nuevo poder judicial que dibujan será la de amnistiar a los procesados por el proces, una medida que afectaría a Mas, a los ex consellers Francesc Homs, Irene Rigau y Joana Ortega, y a Forcadell, presidenta del Parlament.
El presidente de Llibertats, entidad que agrupa a juristas catalanes contrarios al proceso independentista, ha asegurado que la Ley de Transitoriedad Juridica no pasa ningún filtro de los estándares de democracia europeos, por lo que es un golpe a la democracia y así es sin duda.
Lo único positivo de todo esto es que este órdago ha conseguido unir al Gobierno y PSOE, aunque ambos partidos tengan una visión diferente de cómo abordar en el futuro el tema catalán. En lo que están de acuerdo y ojalá que no sea solo un espejismo puntual, es en la defensa de la legalidad para frenar el referéndum del 1 de octubre y en que la respuesta al desafio separatista debe ser conjunta.
Los partidos constitucionalistas no pueden mostrar ni una mínima fisura cuando de lo que estamos hablando es de las cosas de comer, o lo he es lo mismo, del concepto y la unidad de España como nación.
Ojalá que estén a la altura de las circunstancias porque el tema no es ni mucho menos una nadería y sería un error político garrafal minusvalorar su trascendencia .


El rincón del soneto - DON PERICO SÁNCHEZ DE LOS PALOTES

29.08.17 | 10:00. Archivado en Salvador Freixedo


DON PERICO SÁNCHEZ DE LOS PALOTES

Don Perico Sánchez de los palotes
que con muy antipatriótica saña
está queriendo trocear a España
y dividirla en diez o veinte lotes.

Si tú amas a tu  patria, no lo votes
pues él a los que lo votan, engaña.
Su cerebrito es una telaraña,
y no da chispa por mucho que frotes.

Es tan obtuso, que en un periquete
tiró a su PSOE por el retrete.
Ahora está en amores con PabLenín,

peligroso comunista integral,
y se les ha metido en el magín
lo de la España plurinacional.

___________________
Por Salvador Freixedo
Último libro del autor:
«IGLESIA, ¡DESPIERTA!»
freixedo.autor@laregladeoroediciones.com
Suscripción gratuita


Luis del Val - La gilipollez se extiende

29.08.17 | 08:42. Archivado en Luis Del Val


MADRID, (OTR/PRESS)

Insensibles a los graves problemas que no queremos mirar, vivimos en unas sociedades que pueden dejar morir de hambre a cientos de miles de seres humanos, pero a la que un perro abandonado le puede impeler a movilizarse con ardor justiciero. En este desequilibrio, extravagante como una dama inglesa de principios del XX, en un cine de Memphis se ha retirado la exhibición de "Lo que el viento se llevó", una de las grandes películas de la historia cinematográfica, porque dicen que muestra de manera insensible la esclavitud. No, de manera insensible, no, la muestra tal como era en la época, y el 64% de la población de Memphis, que es negra, debería estar orgullosa de la larga lucha, aunque tengan ahora en desgracia a un presidente como Trump. Sí, en el siglo XIX había esclavos en Estados Unidos. Y por eso hubo una guerra de Secesión. Es más, después de derogarse la esclavitud a mediados del XIX todavía, hoy, hay casos de esclavitud enquistada, por ejemplo, en Brasil, y lo que hay que hacer es luchar contra ello y no quitar una película, rodada en 1939, basada en una novela que se publicó en 1936, y que forma parte de los libros más vendidos y leídos de Estados Unidos. ¿Quemamos los ejemplares? ¿Dejamos de ver las Pirámides de Egipto, porque las construyeron esclavos? ¿Anulamos cualquier viaje a Grecia porque en el Partenón también intervinieron esclavos? ¿Prohibimos las obras de Sócrates, Platón y Aristóteles, porque mientras ellos peroraban, filosofaban y escribían, había un segmento social, los ilotas, que eran auténticos esclavos? ¿Cabe algún gilipollas más en Memphis, en España y en el planeta Tierra? Si no se puede ver "Lo que el viento se llevó" me imagino que se prohibirá "El puente sobre el Río Kway", porque quedan muy mal los japoneses ¡Ah! Y que se quemen las películas del Oeste en la que quedan mal los indios, que son casi todas. ¡Somos tan sensibles! ¡Nos gusta tanto la gilipollez!


Rafael Torres - Los hijos de Juana Rivas

29.08.17 | 08:42. Archivado en Rafael Torres


MADRID, (OTR/PRESS)

Sabemos que en las separaciones enconadas y violentas, las parejas se abofetean en la cara de los hijos. De la brutal cosificación que sufren éstos cuando, en esas circunstancias, pasan a ser meros rehenes, objetos cuya posesión y propiedad se disputan los progenitores, poco se ha hablado en relación al caso de la sustracción de los hijos de Juana Rivas perpetrada por ella misma seguramente en compañía de otros, pese a que todo quisque ha añadido a su opinión la coletilla de que "lo importante son los niños".
Si lo más importante son los niños, la hipocresía social en éste caso ha llegado a los extremos más tóxicos y delirantes, particularmente de la mano de quienes han alentado, inducido, promovido y jaleado el secuestro de unas criaturas que, como todas, lo que necesitan en su entorno para su sano desarrollo es sosiego, armonía y, desde luego, la sujeción de sus mayores a las normas básicas de convivencia, al derecho, a la justicia y a la ley.
Proteger a los hijos de peligros imaginarios o reales no consiste en secuestrarlos, en burlarse de cuatro jueces y de sus correspondientes sentencias impecablemente fundamentadas, en romperles el alma a golpes de alienación parental hasta dejársela escindida, en arrancarles de su entorno y de su país de residencia, en esconderlos de la luz del día, en inscribir malamente sus nombres con caracteres indelebles en Internet, o, a lo último, ante el temor de acabar en la cárcel por semejantes delitos pese a la extrema indulgencia que con su comportamiento ha mostrado la Administración de Justicia, en entregarlos en la Comandancia de la Guardia Civil en vez de en uno de los puntos de encuentro familiar bien preparados para hacer más llevadero ese doloroso trance a las criaturas.
Pero aún se dice que el error de Rivas ha sido simplemente el de haber sido mal asesorada, como dando a entender que, con una asesoría más cuerda, el error de apropiarse de sus hijos por las bravas y el de retenerlos pese a las repetidas sentencias judiciales, no es un error. "Hay que ponerse en el lugar de la madre", soltó el mismo Rajoy como si todo pudiera despacharse con clichés y frases hechas. ¿Y los niños? ¿No eran lo más importante? ¿No había que ponerse principalmente en su lugar? ¿Y su derecho a ser niños, a que las bofetadas que se propinen los padres no les golpeen?


No te va a gustar - Rajoy ante el Parlamento: ahora no toca

29.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

Conste que, con esto que hoy escribo, no tengo la menor intención de echar una mano a Mariano Rajoy, si es que algo le importase el hecho de que yo quisiera ayudarle o lo contrario. Creo que en algún momento tenía que empezar a pasarle factura su empeño en mirar siempre hacia otro lado en los temas pegajosos y escurrirse como una anguila cuando se le interroga por algo que a él pueda resultarle molesto, bien sea la corrupción, bien el mero nombre de Bárcenas. El papel, uno de los papeles, del Parlamento es precisamente ese: procurar comparecencias "políticas" -que otra cosa son las judiciales_ y someter al Gobierno, o a los partidos, o a los diputados y senadores, a implacable fiscalización. Todo eso creo que es incuestionable. Y, sin embargo, me parece que la sesión plenaria de este miércoles para interrogar al presidente por los flecos de la Gürtel no toca. Ahora no toca, que decía el ex molt honorable Pujol cuando aún le respetábamos.
Y ¿por qué no toca? Pues porque estamos ante el momento más inoportuno para desgastar al presidente del Gobierno central, que es tanto como desgastar a todo el Gobierno central, cuando el país se enfrenta a uno de los desafíos, como nación, acaso más importantes del último medio siglo. Es un momento en el que se exigiría un mínimo -un máximo_ de unidad entre las formaciones políticas que buscan el respeto a la Constitución -a una Constitución reformada, si usted quiere_, fortaleciendo la autoridad negociadora del máximo representante del Ejecutivo. Y no me parece, en cambio, el momento de ponerse a practicar un juego de "tiro al Rajoy" del que nada va a salir sino mayor sensación de guerra entre unos partidos que, ya lo estamos viendo estos días, aprovechan para reunirse en la clandestinidad a ver cómo, de paso, plantean una moción de censura triunfante contra el inquilino de La Moncloa.
No, no es el momento de "tomar" La Moncloa, sino de procurar soluciones para evitar las consecuencias, quizá devastadoras, de un "procés" que no conducirá a la independencia, pero sí a posibles catástrofes: ¿dónde va a quedar la autoridad del Estado y sus instituciones cuando nada menos que el máximo representante del Estado en una autonomía se permite desafiar la legalidad, toda la legalidad y nada más que la legalidad? ¿No sería lógico que, incluso desde el punto de vista del sentido común y de evitar el ridículo general, ya que no se quieren considerar otras cosas más valiosas, todas las fuerzas que saben que la independencia es imposible, y que la marcha que se ha iniciado hacia ella es un disparate, se uniesen coyunturalmente para centrarse en solventar este magno problema?

Pues no señor: andan embarcados en censurar a quien muy probablemente lo merezca, pero, desde luego, no en estos momentos, en los que lo conveniente es no distraerse de lo fundamental. Y, si a Rajoy ha de llegarle la hora de comparecer ante ese foro de la máxima autoridad que es el poder Legislativo, la verdad es que ya se habían arbitrado medidas para que lo hiciese ante la comisión correspondiente, pactada con Ciudadanos, sin tanta urgencia -al fin y al cabo, ha pasado más de una década desde los hechos sobre los que se le quiere interrogar_ y buscando ocasión más propicia. Esta, definitivamente, no lo es. Y, siento decirlo, pero ahora me parece que lo urgente no es precisamente cambiar de titular en el principal despacho de la Presidencia del Gobierno. El asalto a los cielos, como a La Moncloa, bien puede esperar al menos esos treinta días que nos separan del potencial descarrilamiento. O del choque de trenes, sin más.


El rincón del soneto - DOÑA BOLARDA

28.08.17 | 11:00. Archivado en Salvador Freixedo


DOÑA BOLARDA

Manda en Barcelona doña Bolarda
que podría haber evitado muertes
si en haber puesto los contrafuertes
no hubiese sido tan lerda y tan tarda.

Si hablas con esta escrachera petarda
en cuanto comienza a hablar, ya tú adviertes
que sus mil fanatismos son muy fuertes
y ningún dispararte la acobarda.

Su ideario tan loco nos preocupa:
Les pone mil trabas a los turistas,
defiende los derechos del okupa,

y las viejas ideas comunistas,
a los hoteleros les hace pupa
y simpatiza con los islamistas.

___________________
Por Salvador Freixedo
Último libro del autor:
«IGLESIA, ¡DESPIERTA!»
freixedo.autor@laregladeoroediciones.com
Suscripción gratuita


Francisco Muro de Iscar - El potencial autodestructivo de la democracia

28.08.17 | 08:42. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, (OTR/PRESS)

"La democracia tiene un potencial autodestructivo. Si nos preocupa la democracia debemos intentar salvarla de sus debilidades, que son muchas en estos momentos" decía recientemente Adrian Wooldridge, editor jefe y columnista de The Economist. Lo estamos viendo casi todos los días con los espectáculos de corrupción, los juicios interminables, la incapacidad de los partidos para llegar a acuerdos, la ineficiencia para abordar las reformas estructurales que necesita el país... El desconcierto de las élites es mayúsculo, porque ninguno entiende lo que está ocurriendo y ninguno tiene la receta para encarar el futuro con sentido y con un mensaje en positivo. Hoy avanzan en una dirección, mañana en otra con absoluta inseguridad, que transmiten a los ciudadanos, aún más confundidos que ellos, pero apáticos, incapaces de hacer algo más que quejarse. La derecha gobierna en minoría y la izquierda está fragmentada, desorientada y sin proyecto. La división de poderes no se respeta en España, como se está viendo también cada día con políticos apoyando el incumplimiento de las leyes, que ellos mismos han redactado y aprobado. Y así un país no puede enfrentarse a sus problemas, lo que se aprovecha por los que quieren destruir esa frágil democracia, antes de que se destruya a sí misma.
Lo hemos visto este fin de semana en Cataluña. El dolor por el terrorismo ha servido casi siempre para unir a las víctimas con los ciudadanos y con los gobernantes. Y cuando alguien ha intentado aprovechar ese dolor, ese momento terrible en su provecho, la ciudadanía les ha castigado. El sábado en Barcelona, para miles de manifestantes, lo importante no era apoyar a las víctimas o a los terroristas el mensaje de que no vencerán, sino la protesta con "España, el Estado opresor". Lo que están en esa batalla perdida no desaprovechan ninguna oportunidad, aunque sea miserable. Las ofensas al Rey, las pancartas sobre la venta de armas, las esteladas que ayer separaban en lugar de unir, los insultos a las banderas españolas y al Gobierno de la nación sobraban el sábado, porque era un día de unidad de todos los demócratas frente al terrorismo. Cuando se confunde intencionadamente al "enemigo", se corre el riesgo de disparar contra los propios intereses. En lugar de atacar a las instituciones, lo que se está haciendo en Cataluña es institucionalizar la mentira y eso hay que neutralizarlo activamente desde el Gobierno y desde los partidos

En Barcelona los partidos más antidemocráticos ganaron el sábado la batalla y tal vez por eso faltaron muchos cientos de miles de ciudadanos. Pero la ausencia o el silencio son dos formas de dar la voz a los que quieren acabar con esta democracia. Se acaba el tiempo del silencio y del miedo o tendrán que atenerse a las consecuencias. "Un país incapaz de evitar una ruptura constitucional envía un pésimo mensaje. La democracia y el principio de legalidad son inseparables", ha dicho con razón Stéphane Dion, una autoridad reconocida en procesos de secesión y representante de Canadá ante la Unión Europea. Aquí se burla la legalidad, se falta al respeto a las instituciones y se pone en peligro la democracia. Nos autodestruimos.


La semana política que empieza - El, pongamos por ejemplo, "caso Andrea Levy"

28.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

Minutos posteriores a la manifestación por la paz y contra el miedo en Barcelona. A Andrea Levy, vicesecretaria de Estudios y Programas del Partido Popular, los manifestantes, congregados alrededor del "set" de televisión donde la entrevistaban, apenas la dejaban expresarse: crispada, casi gritaba, como los propios presentadores del programa, en plena plaza de Catalunya, para hacerse entender. Los espectadores, como quien suscribe y otros cientos de miles, estábamos perplejos: tras el improvisado plató, manifestantes blandían banderas republicanas y alguna estelada. Menuda oportunidad de mostrar al mundo la "realidad alternativa" de esos cientos de vociferantes.
Dos minutos antes, Pablo Iglesias, que ocupó el set donde luego se sentaría la barcelonesa Levy, había sido aplaudido por esos mismos manifestantes. Que eran, sin duda, el núcleo duro de los que protagonizaron la mayor pitada contra el Rey que se recuerda contra un jefe del Estado en un acto dedicado, en teoría, a recordar a las víctimas de un atentado terrorista producido por la más terrible amenaza contra Occidente. Ahora, este lunes, hay que empezar a meditar sobre las consecuencias del "caso Levy", que puede ser el "caso Felipe de Borbón". O el caso "libertad de expresión", si usted quiere. O quizá "el caso de Catalunya versus Catalunya".
Dijo Puigdemont, el día siguiente del asesino atropello en las Ramblas, que era "miserable" mezclar el atentado terrorista con el "procés" que, dentro de treinta y tres días, estallará, en forma de ocho mil urnas, en toda Cataluña. No sé qué tendrá que decir el molt honorable president de la Generalitat acerca de lo que ocurrió en la manifestación del sábado. No seré yo quien lance la primera piedra de la acusación, pero había un tufillo de respaldo oficial, u oficioso, tras los carteles que acusaban al Rey por la venta de las armas que sirven al yihadismo para cometer sus crímenes (aunque en el caso de Barcelona el arma fue un automóvil), y tras el reparto de esteladas.
No, seguramente no fue directamente la Generalitat; ni el Govern, que para eso están las manos ejecutoras de organizaciones paraoficiales como la Assemblea. Fue, en todo caso, miserable no acordarse de las víctimas más que en el parlamento algo engolado de Rosa María Sardá o en las declaraciones "políticamente correctas" ante los micrófonos... y aprovechar en cambio la concentración de medio millón de personas (cifra a mi entender exagerada) para gritar a los medios extranjeros que seguían el acto que en Cataluña hay una inmensa movida contra el Rey, es decir, contra España, contra el Gobierno central y contra los presidentes de la docena de autonomías que allí estaban.
Digo yo que alguna responsabilidad, por acción o por omisión, tendrán la Generalitat y el Govern, uno de cuyos más importantes representantes, Oriol Junqueras, dice el diario "El Confidencial" que se reunió aquella noche, aprovechando la presencia en la manifestación de un político izquierdista destacado, como Pablo Iglesias, en una cena secreta que, por supuesto, mucho tendría que ver con conspiraciones políticas "paralelas" y nada con víctimas de atentados. Sospecho que el tema, al que se procuró nocturnidad clandestina, traerá cola en su momento, ya verá usted.
Estoy seguro de que la mayor parte de los manifestantes no compartía nada de eso. Ni tampoco la imprudente afirmación de un conocido locutor que, desde el plató de una televisión, la misma donde antes se había intentado entrevistar a Levy, pretendió hacerse cómplice con Xavier Doménech diciéndole que "el Rey tendría que habérselo pensado antes de venir a Barcelona" para evitarse los silbidos. Algún editorial, cierto que aislado, he leído este domingo en el mismo sentido. Mi opinión es la contraria: Felipe VI, el jefe del Estado en el que se produjo el atentado, tenía obligatoriamente que ir a Barcelona. Claro que sabía que le iban a pitar, como lo sabe siempre que acude a la final de la Copa del Rey. Creo que, aun a riesgo de que se nos llame "cortesanos" (¿?), somos muchos más los que aplaudimos su presencia en el acto, que teóricamente se dedicaba a homenajear a las víctimas, que los mal educados que silban siempre cuando, como decía Pujol cuando le respetábamos, no toca.
No suelo elogiar a Rajoy, que esta semana deberá comparecer en el Congreso para hablar de un tema distinto y distante, como la pasada corrupción en su partido, pero debo decir que estuvo, como el propio Rey, en su lugar. Serio, impasible ante la barahúnda. Contenido y sin echar campana alguna al vuelo. Sabiendo que la minoría silenciosa es eso mismo: la que no grita y, a veces, se escandaliza por los gritos. Yo creo que el presidente del Gobierno central, siempre impasible, atesora algunos datos que tal vez concurran a facilitar la desmovilización ante el 1 de octubre, que se acerca amenazante. Quizá los saque, pero cuando lo considere más conveniente, que sus "tempos" ya se sabe que son indescifrables y resulta difícil compartirlos. Pero, de momento, ya digo: tiene que ir, probablemente esta semana, al Congreso para muy otras cosas, que cada día tiene su afán.
Lo que es indudable es que todos, los del lado de acá y los del de allá, han de entender que la manifestación del histórico día 26 de agosto de 2017, a poco más de un mes del choque de trenes previsible, marca un antes y un después. Alguien, muchos, habrán, habremos, de reflexionar sobre lo que pasó y sobre lo que puede pasar. La situación es tan insostenible que ni un homenaje a los muertos y heridos en un atentado puede hacerse ya con normalidad. Tan increíble que algunos se permiten querer echar al jefe del Estado de una parte del territorio nacional. Desde luego, espero que nunca se repita algo como, pongamos, "el caso Andrea Levy", justificado por Pablo Iglesias como un acto "de libertad de expresión". Sí, libertad para todos, menos para Levy y para quienes, como quien suscribe, queríamos escucharla en la pequeña pantalla.


Carmen Tomás - Palos en la rueda

27.08.17 | 08:42. Archivado en Carmen Tomás


MADRID, (OTR/PRESS)

La economía española sigue como un tiro. El INE acaba de publicar los datos de PIB del segundo trimestre y arroja una cifra aún mayor de lo esperado. El crecimiento del PIB fue del 0,9 por ciento y además es equilibrado en todos sus componentes. Sube el consumo, pero también la inversión, sobre todo en bienes de quipo, la construcción, con el efecto arrastre que conlleva para otros subsectores y las exportaciones. La tasa interanual se sitúa ya en el 3,1 por ciento, sumando quince trimestres en positivo. Y el empleo aumenta a un ritmo del 2,8 por ciento. Las previsiones del gobierno, según el ministro De Guindos, se acercan ya al 3,5 por ciento para este año, así que no descarta volver a modificar al alza las previsiones.
El ministro también destaca, y así lo confirman los datos, que el crecimiento no sólo es equilibrado sino sano. Hay aportación importante del sector exterior, la balanza de pagos por cuenta corriente lleva cinco años en positivo... En definitiva, la economía va por un excelente camino. Pero, ahora vienen las dos preguntas que muchos se hacen. Una que tiene todo el sentido y que se refiere a si podríamos estar creciendo más si se hicieran más reformas. Y dos, la que le gusta a la izquierda, una vez que ya no se puede negar que hay más empleo y más riqueza, es si está llegando a los ciudadanos. Pregunta retórica, diría yo, que tiene más que ver con la necesidad de la izquierda de mantener el discurso catastrofista para seguir atrayendo a su parroquia. Es obvio que la recuperación está llegando a los españoles y se ve en los viajes, las casas, las hipotecas, las compras...
Tan obvio como que aún hay muchos desempleados y que si la legislatura acaba prácticamente en blanco para las reformas, el crecimiento y el empleo no podrían ir más deprisa. Parece que los tiros no van por ahí. Al contrario, la oposición está por poner palos en la rueda. El otoño puede ser calentito.


Victoria Lafora - A cuchilladas

27.08.17 | 08:42. Archivado en Victoria Lafora


MADRID, (OTR/PRESS)

Todavía conmocionados por el asesinato de quince personas a manos de los terroristas de Ripoll y mientras continúa la polémica sobre la responsabilidad en la investigación de la lucha contra el yihadismo y la explosión en la casa de Alcanar, los riesgos siguen ahí.
La primera lección que debíamos haber aprendido de la tragedia es que solo unidos nos protegeremos mejor de quienes han convertido a Europa en el campo de batalla de la lucha que pierden en Siria e Irak. La segunda lección pasa por convertir la complacencia con las monarquías del Golfo que financian a los clérigos wahabistas y, a su vez, adoctrinan a los jóvenes en las mezquitas europeas, en rechazo y condena.
Parece demostrado que los asesinos de Ripoll, con el imán a la cabeza, llevaban meses adquiriendo explosivos para un magno atentado. Que compraron ingentes cantidades de productos químicos y bombonas de butano sin que nadie se percatara y que solo un fallo en la manufactura evitó una tragedia mucho mayor. Pero lo más importantes es que los supervivientes de la explosión tenían un plan "b", ya ensayado antes en Londres y Berlín, de bajo coste, que consiste en atropellos masivos. Y es tan fácil matar que todavía hay una tercera alternativa: acuchillar a todo el que se cruce en el camino.
Era lo que pretendían los terroristas de Cambrils, lo que hicieron con una pobre mujer antes de ser abatidos, y lo que intentaron antes de ayer en Londres, otra vez, y en Bruselas. En el primer caso un hombre de 26 años hirió a dos policías con un cuchillo en las inmediaciones del palacio de Buckingham y en Bruselas fueron los militares los que abatieron a un individuo que en nombre de Ala los atacó mientras patrullaban por el centro de la ciudad.
Conviene, pues, aplicar la lógica y colegir la importancia de que los servicios de inteligencia europeos en una conexión sin fisuras, por los conductos oficiales, (no un policía belga que consulta a un conocido de los Mossos por un imán que pidió trabajo y que desapareció al pedirle los papeles) intercambien toda la información de que disponen y así poder detectar los preparativos de un nuevo atentado, detener a los integrantes de la célula y abortar el plan "b" y el plan "c", el de los cuchillos que parece ser el nuevo modus operandi.
Y mientras, también sería bueno que dejáramos de hacer de altavoz a los comunicados terroristas, que tienen su inmediata respuesta en las redes de Internet con "memes" burlescos, porque ese joven de agitadas barbas puede volver, afeitado, en cualquier momento a España, que fue donde se crió y, no reconquistar el califato o vengar la Inquisición, pero si pasar a cuchillo a otros inocentes. Por tanto, más bolardos, (los hay para el carril bus y no coartan la libertad) y más servicios de información al unísono y menos batallitas verbales entre quienes tienen el deber de protegernos.


A vueltas con España - La manipulación se agranda

27.08.17 | 08:42. Archivado en José Luis Gómez


MADRID, (OTR/PRESS)

Atentados como los de Barcelona y Cambrils (Tarragona), con tantas personas muertas y tantos heridos, víctimas del terrorismo basado en una visión extremista del islam, tiene tal impacto en la sociedad -una sociedad plural- que es lógico que desate tantas reacciones, a veces convergentes -caso de la multitudinaria manifestación de este sábado en Barcelona- y otras completamente divergentes. Es normal, ya que la gente es muy diversa, como la propia sociedad en su conjunto. Tal vez fue siempre así y la diferencia está en que ahora lo sabemos al instante, gracias a las redes sociales. El problema de que la gente -opinando- reaccione de maneras divergentes -incluso raras y extravagantes- no debería serlo en una sociedad que disfruta de la libertad de expresión, salvo que no aceptemos ese principio -¿universal?- del lingüista, filósofo, politólogo y activista estadounidense Noam Chomsky cuando nos recuerda que "si crees en la libertad de expresión entonces crees en la libertad de expresión para puntos de vista que te disgusten".
Desde una sociedad democrática, institucionalizada, el problema de las opiniones discrepantes -tirándose los trastos a la cabeza- está en la manipulación que hacen las instituciones, ya que éstas deben ser de todos y no de una parte. No debe pasar nada -ni pasa- cuando una persona suelta algo procedente o improcedente en su Twitter, pero sí debería pasar algo cuando una persona utiliza su cargo público para manipular a la sociedad, sea cual sea su intención. ¿Y si lo hace un periodista, que no es solo una persona de la calle ni un cargo público, incluso si trabaja para un medio público? En ese caso se supone que hay unas reglas profesionales que deben cumplirse -una ética periodística- y unas responsabilidades editoriales de sus jefes y editores.
Durante años hubo infinidad de acusaciones a los medios públicos por manipulación, cuyos críticos se iban relevando según las etapas de alternancia en el Gobierno. Salvo en la segunda legislatura de Rodríguez Zapatero, gracias a un pacto PSOE-PP para RTVE, en España ha habido escasa sensibilidad por implantar aquí las buenas prácticas de la BBC, pero ahora a este problema social -y no solo periodístico- se suma el uso que hacen no solo algunos medios públicos, sino también muchas instituciones públicas y ciertos partidos políticos de las tácticas de manipulación y burda propaganda importadas de ambientes conservadores de EE UU, radicalizados, que a menudo son puras réplicas de las malas prácticas de los propagandistas del nazismo. Curiosamente, en España, lo que en EE UU se hace casi siempre a la derecha, muy extrema, aquí puede suceder que se haga a derecha e izquierda, sin excluir al nacionalismo periférico.
El modelo, que algunos vinculan a la posverdad y palabras por el estilo inventadas sobre la marcha, está estrechamente ligado al populismo y tiene un hilo conductor de manual, basado en la insinuación, la presuposición y el sobrentendido, la falta de contexto y la inversión de la relevancia: los detalles frente al fondo de las cosas, lo que da pie a la llamada poscensura, que no es otra cosa que la inquisición popular que a veces domina las redes sociales. Dicho en otras palabras: en esta perversa manera de entender la comunicación, no hay nada más eficaz que un engaño basado en verdades, o envuelto sutilmente en ellas. La manipulación se agranda en España y el momento actual no es especialmente constructivo pero seguro que tiene arreglo con más cultura.


Siete días trepidantes - El "Rey normal" sale en manifestación

27.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

"Felipe VI de España, el Rey normal". Es el título de un libro, escrito por el periodista y especialista en temas españoles Jean Chalvidant, que estos días ha comenzado a circular por Francia y que ha alcanzado notables cotas de éxito. El Monarca español, presentado sin tintes hagiográficos, pero también como una figura de relieve y de indudable importancia, es visto crecientemente en Europa, creo, como un factor de unidad en un país, España, cuya estabilidad precisamente interesa mucho a la Unión Europea. Nuestro país está en el foco por muchos motivos. Será por eso por lo que más de ochocientos periodistas de ochenta países se acreditaron para estar presentes en la manifestación de este sábado por la tarde entre el Paseo de Gracia y la plaza de Cataluña, en Barcelona.
¿Ha sido la última manifestación de (relativa) unidad a treinta y cinco días de la mayor provocación al Estado desde el 23 de febrero de 1981? Puede que así sea, o puede que esta manifestación haya sido el comienzo de algo, porque allí todos entendían, a la vista de lo ocurrido durante toda la semana, en los últimos meses, en los últimos años, que-esto-no-puede-seguir-así. Y, claro, si alguien tenía que estar allí, centrando la atención de todos, le colocasen donde le colocasen, era el "Rey normal". El jefe del Estado del Reino de España, del que una parte, no creo que mayoritaria desde luego, de los asistentes a la manifestación quiere separarse.
Nunca, en la trayectoria de Juan Carlos I, ni siquiera en aquella noche de mensajes del 23-f, tuvo el jefe del Estado una responsabilidad semejante a la que le ha caído sobre los hombros al ciudadano Felipe de Borbón y Grecia, que sabe que el trono se gana día a día a base de aciertos y de no tener fallos. Tuvo la semana pasada el Rey una, a mi juicio, impecable actuación tanto en el "minuto de silencio" en la plaza de Catalunya por las víctimas de los atentados del día 17 en Barcelona y Cambrils, como en la visita a los heridos, que alguna autoridad independentista, pienso que equivocadamente, reprochó. Y es que todo han sido reproches soterrados procedentes de las instancias próximas a la Generalitat esta semana, dirigidos no tanto al Gobierno central o "a Madrid" cuanto al Estado, a España. Y en esos venablos habría que incluir la pasiva casi simpatía con la que desde esa Generalitat se acogían los ataques abruptos a la presencia del Rey por parte de una CUP que se ha erigido como el auténtico árbitro de lo que vaya a ocurrir en Cataluña en los próximos meses... a menos que alguien se lo impida, claro.
El éxito de los mossos a la hora de acabar con la célula yihadista que provocó catorce muertos y casi cien heridos ha provocado muchas, demasiadas, reacciones. Entre ellas, una desafortunada de algunos sindicatos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, quejándose de la falta de información por parte de la policía autónoma catalana. Creo que habrían hecho bien la SUP y la AUGC posponiendo sus quejas -y más aún por no haber sido condecorados por el Parlament- e imitando al Gobierno central, que ha estado en todo momento contenido, llegando incluso Mariano Rajoy a decir ante los micrófonos algo de lo que no estoy tan seguro: que la colaboración entre las policías autonómica y estatal ha sido ejemplar. Al tiempo, el molt honorableCarles Puigdemont se despachaba con unos ataques tremendos al Gobierno que Rajoy preside, relacionados con la seguridad de los ciudadanos, en el Financial Times, que es periódico que Puigdemont sabe que siempre tiene influencia en los titulares españoles. Una clara provocación en vísperas de la manifestación. Una bofetada a la mano tendida por el presidente del Gobierno central.
No faltaron cronistas que aventuraron que el Govern y la propia Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, iban a tratar de hacer una pre-Diada de esta manifestación, contemplada por el mundo entero; menuda oportunidad para mostrar la "realidad catalana" a los ojos de centenares de millones de personas, europeas en su mayoría. Luego, la cosa no sería para tanto, pero está claro que es ahora, una vez finalizado el acto de, repito, temo que falsa unidad, cuando se van a evidenciar las enormes grietas, que se harán más profundas a medida que se aproxime el 1 de octubre, fecha para la que, no olvidó Puigdemont decírselo al "Financial", la Generalitat ya tiene las urnas. A ver dónde y cómo las coloca.
Acabada la manifestación, va a quedar la imagen del Rey. Un Rey normal, prudente a veces hasta el exceso, que se enfrenta a circunstancias que son profundamente anormales, como se pudo ver ayer, como se ha podido ver a lo largo de toda la semana, tremenda, que hoy concluye.


El terrorismo como estrategia de manipulación.

26.08.17 | 11:00. Archivado en Magdalena del Amo

España y el mundo están de luto. Miles de velas encendidas secan las lágrimas derramadas por una sociedad sufriente, que aún no ha interiorizado que el mundo se ha convertido en un campo de minas, por donde, muy pronto, pasear será poco menos que cosa de valientes, sobre todo, en las grandes ciudades. Ahora le tocó a Barcelona. ¿Dónde será la próxima masacre? Para nuestra desgracia, el terrorismo marca actualmente la hoja de ruta de gobiernos y ciudadanos. Y al decir terroristas no solo me refiero a los fanáticos reales, que ponen bombas y asesinan, sino también a los que tras bambalinas mueven los hilos y se aprovechan de esta lacra para sus fines ocultos, cada vez más a la vista.

Los que colocan bombas, decapitan infieles, torturan, violan a mujeres o se autoinmolan haciendo volar por los aires a seres humanos inocentes, parecen locos de manicomio, pero no lo son, por mucho que nos quieran hacer interiorizar esta nueva idea lanzada desde las alturas. Es cierto que existe una gran confusión entre los términos árabe, islámico, islamista, yihadista o muyahidín, y es verdad que un árabe puede ser agnóstico, que un islamista puede ser pacífico, y así cuantas premisas se nos antoje plantear. Ahora bien, en medio de la confusión semántica, de algo sí podemos estar seguros, y es que estos “locos”, según la nueva nomenclatura, odian a Occidente, que ellos consideran terreno a conquistar. Refiriéndonos a nuestro país, no hay que olvidar que España es su al-Andalus, su paraíso perdido al que prometieron volver. Promesa cumplida, por cierto, con la anuencia de nuestros políticos, que ejecutan tratados internacionales de muy dudosa finalidad. En lo que a mí respecta, estoy completamente segura del complot para islamizar Europa, una islamización a través de leyes buenistas, que promueven e implementan eufemismos para que el pueblo trague sin masticar los siglos de atraso de la cultura de las mezquitas. Los fieles que escuchan las enseñanzas de Mahoma, de boca del imam de turno, seguro que no ponen bombas, pero contribuyen con su presencia a que las mujeres europeas, a no mucho tardar, tengamos que usar velo y dejarnos maltratar por nuestros hombres, porque parece que así damos gusto al profeta.

La islamización de Europa es ya un hecho. Nuestros políticos “malinchistas”, al servicio de oscuros intereses, pretenden convertir la cultura occidental en una mera anécdota histórica, mientras dan protagonismo a los seguidores de Mahoma. Los musulmanes vienen para quedarse, para imponer, para reconquistar lo que perdieron en la Reconquista, para destruir nuestras pinacotecas porque ofenden a Alá. Nos han creado un profundo complejo de culpa y no nos atrevemos a verbalizar lo que internamente pensamos, no vaya a ser que nos tachen de xenófobos y de insolidarios. La mordaza es total. Con esa ventaja juegan nuestros dirigentes al servicio del Gran Ojo que todo lo ve, desde la cúspide de la pirámide. La manipulación de los sentimientos es un arma poderosa y la están empleando contra los ciudadanos, porque una cosa es prestar ayuda a los necesitados –léase en este caso inmigrantes y refugiados—y otra muy distinta es que, bajo este disfraz y a través de las mafias, estén entrando miles de “soldados de la guerra santa”, dispuestos a inmolarse, y arsenales de armas para asesinar al infiel. Paradójicamente, salvamos a sus hijos para que asesinen a los nuestros. Duro, pero es la triste realidad.

No obstante, conviene tener presente que la precuela de esta novela bélica por entregas la escribió Estados Unidos, con el autoatentado a las Torres gemelas, pretexto para la invasión de Irak, tras el bulo de las armas de destrucción masiva, el bombardeo a Libia después, seguido del rosario de guerras y guerrillas donde se utilizan las armas vendidas desde Libia, Siria e Irak. De aquellos polvos vienen estos lodos. Esta idea va calando, y muchos ya han empezado a darse cuenta de que el análisis de los hechos hay que iniciarlo si no desde el origen, sí desde más atrás de lo que se está haciendo. El 11-S marca el principio de una nueva “Edad”, que bien podríamos llamar postcontemporánea, que se caracteriza por un estado de guerra crónica, sutil y medio silenciosa, de la que algunos aún no se han percatado. Estamos en guerra, otro tipo de guerra: de precaución y de miedo, de campo de minas que no se sabe dónde ni cuándo pueden activarse. Con el temor, además, de que las bombas clásicas, atómicas, de racimo e incluso bacteriológicas, penden sobre nuestras cabezas. Esta es la situación.

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.


Más que palabras - Un tiro en el pie

26.08.17 | 08:42. Archivado en Esther Esteban


MADRID, (OTR/PRESS)

Está totalmente confirmado que la policía belga alertó, en enero de 2016, a los Mossos d"Esquadra sobre el imam de Ripoll, Abdelbaki es Satty, líder de la célula terrorista que sembró Barcelona de sangre y dolor. Un agente municipal de Vilvoorde, localidad belga en la que Es Satty buscaba trabajo como imam, remitió un correo electrónico al número dos del servicio de información de los Mossos, al que había conocido unos meses antes, con una consulta, alertado por la radicalización del clérigo. La comunicación no siguió los cauces oficiales. *Quería pedirte si hay la posibilidad de indagar sobre una persona que quiere trabajar aquí, en Vilvoorde, como imam*, reza el correo electrónico remitido por el policía belga, al que tuvo acceso la agencia Efe.
Varios periódicos han editorializado estos días sobre que en el caso del imam de Ripoll, la cadena de fallos ha sido garrafal primero porque no se ejecutó, una orden de expulsión -porque el juez atendió a razones como unos supuestos esfuerzos de integración, al cuidado de su familia, que eran falsas-, pero, sobre todo en lo referido a la alerta no escuchada de la policia belga. El argumento esgrimido por el conseller catalán de Interior, Joaquim Forn de que la alerta fue una conversación informal entre polícias es absurdo. ¿O es que uno es mosso o no lo es dependiendo de las circunstancias? ¿Se puede obviar una cuestión de este tipo y darla por zanjada sin más? ¿O es que a estas alturas se necesita una póliza y un sello para un tema de esta gravedad? ¿Dónde está el límite de lo formal o no en cuestiones de terrorismo?

A lo que estamos asistiendo en este tema y en la forma en que se zanjó que la casa de Alcanar -la guarida de los,terroristas- saltara por los aires, es desgraciadamente a un asunto de mala praxis en la coordinación entre cuerpos policiales, y de ahí el cruce de acusaciones entre los Mossos, la Policía Nacional y la Guardia civil.
El Mundo publicaba ayer que en dos ocasiones los Mossos rechazaron la petición de los Tedax de la Guardia Civil para inspeccionar la casa, tras la información difundida sobre las dudas que la juez expresó de que hubiera sido una simple explosión por manipulación de elementos para fabricar drogas, como concluyó la policía autonómica. ¿Cómo puede rechazarse una colaboración entre cuerpos policiales para esclarecer un posible delito?

La Asociación Unificada de los Guardias Civiles y el Sindicato Unificado de Policía han emitido un durísimo comunicado en el que denuncian el "aislamiento a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la gestión del atentado de Barcelona. Según argumentan, su experiencia en la lucha antiterrorista ha sido "marginada de forma dolosa en la investigación con un único objetivo: el de transmitir una imagen al exterior de nuestras fronteras de un Estado catalán autosuficiente". Policías y guardias civiles acusan a los Mossos de falta de colaboración y señalan el afán de la policía autonómica de blindar las pesquisas a ambos cuerpos.
Si esto es así, estamos ante una utilización política de la seguridad, y eso no tendría un pase. "Una vez más, la debilidad de las instituciones y de los responsables políticos de nuestro país, ha provocado que la experiencia y la estructura a nivel nacional presentes en la Policía Nacional y en la Guardia Civil en el ámbito de la lucha antiterrorista, haya sido marginada de forma dolosa en la investigación, con un único objetivo: el de transmitir una imagen al exterior de nuestras fronteras de un Estado catalán autosuficiente, instrumentalizando para ello sin ningún tipo de reparo la seguridad pública, asumiendo por ende los errores y consecuencias que de esta praxis pudieran derivarse", se afirma en la nota de los sindicatos.
Todo lo que signifique descoordinación en el intercambio de información sensible al final es un agujero para la seguridad de los ciudadanos y eso es, desde cualquier puesto de vista, intolerable . La lucha contra el terrorismo yihadista no puede estar al albur de los políticos de turno y menos dar la impresión de que hay una instrumentalizacion ideológicamente y partidista de las policías autonómicas según el territorio español en el que ejerzan su función.
Si efectivamente se esta ocultando información para tapar posibles errores o fallos en la investigación o para complacer el discurso miope de algunos sería sencillamente intolerable, como darnos un tiro en el propio pie cuando estos asesinos nos quieren matar por defender la democracia y la libertad. Ellos no hacen distingos. ¡Todos somos objetivos y aquí entretenidos en trifulcas internas!


Fernando Jáuregui - Usted, claro está, estuvo allí. Y allí, y allí, y...

26.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

Me llamó una amiga, aún conmocionada por lo que había ocurrido en las Ramblas de Barcelona hace ocho días: "¡Yo he estado allí tantas veces! ¡Y en muchos otros sitios donde ha habido atentados!". Reflejaba perfectamente algo en lo que yo no había pensado: resulta que he estado, seguramente como usted, en casi todos los sitios donde luego asistimos a escenas de dolor y sangre relacionadas con la actividad de los fanáticos terroristas.
Una semana antes del espectacular atentado contra las Torres Gemelas, en Nueva York, estuve visitándolas con mis dos hijas, entonces aún pequeñas, pero que ahora no se despegan de la fotografía en la que, desde un barco en el Hudson, se ven los dos imponentes edificios ahora desaparecidos. Por supuesto, cientos de veces estuve en la estación de Atocha antes (y después, claro) del 11-m. Alguna vez acompañé a mi hija y a mi yerno, que viven en París, hasta la puerta de la sala Bataclan, que ellos frecuentaban. Las calles asoladas de Bruselas me son bien conocidas, lo mismo que el puente de Londres. O los alrededores del estadio de Manchester. Y más de una vez recorrí, arriba y abajo, el magnífico Paseo de los Ingleses de Niza. Y las calles de Berlín. O me bañé, ocasionalmente, en la playa de l"Esquirol, en Cambrils. O atravesé el puente de los Galatas, en Estambul...
En todos esos lugares, o en las cercanías, se produjeron atentados y yo, o usted, podríamos haber estado ahí. Son lugares comunes por los que la gente, turistas, viandantes, ciudadanos normales de la calle, como usted o como yo, paseamos, disfrutamos, vivimos. No íbamos allí para sufrir. Tampoco las víctimas, y dedico hoy un recuerdo muy especial a las diecisiete personas atropelladas por un asesino hace poco más de una semana que aún se debaten, en medio de insoportable dolor, entre la vida y la muerte. Y a los familiares que aún no saben explicarse cómo será su vida sin la persona amada que desapareció para siempre cuando estaba gozando de un rato de asueto.
Mi amiga, al llamar para contarme aquella sensación que la embargaba, y que sin duda usted y yo compartimos, estaba gritando la solidaridad y la hermandad que a todos debe llenarnos el corazón cuando, este sábado, nos manifestemos, desde donde sea, desde la fila que nos toque, en la plaza de Catalunya. Todos estamos igualados en la mente de los asesinos, todos podemos ser el próximo cuando paseemos por uno de esos lugares por los que tanta gente transita. Intentar dividir a las víctimas por su nacionalidad o sus creencias no es solamente miserable; es un tremendo error. Y sí, yo sí tengo miedo, yo sí tinc por, como, supongo, lo tendrán los que lleven la pancarta que dice lo contrario este sábado. Pero, si somos muchos los que plantamos cara al fanatismo asesino, y lo hacemos juntos, este miedo será menos. Hemos de vencerlos para quitarnos de encima la sensación de que pasear junto a la gente normal por las calles que significan convivencia puede un día costarnos muy caro.


Luis del Val - Impaciencias previsibles

25.08.17 | 08:42. Archivado en Luis Del Val


MADRID, (OTR/PRESS)

Han pasado ya cinco días desde que nos dimos de frente con el terrorismo en Barcelona, y desde hace 48 horas ya han comenzado a vislumbrarse las primeras muestras de impaciencia entre los nacionalistas más radicales, preocupados porque catorce muertos, o quince, vayan a empañar el "procés". "Estamos a setas o estamos rolex", que decía el del chiste vasco. Tras las luces de la exaltación a los mossos que, en conjunto, progresan adecuadamente, vinieron las sombras del menosprecio a las informaciones llegadas desde Bélgica, y de tomar la sensata hipótesis de la juez, ante las bombonas de butano, por una exageración. La mezquindad de galardonar a los Mossos, pero no al resto de las fuerzas policiales, ha sido deglutida con cortesía, aunque la maniobra de repudiar las fotografías de los Reyes con los niños, salió mal, porque contaban con los permisos de los padres. Y es que hay padres, que, aun estando Barcelona, vienen los Reyes a ver sus hijos heridos, y no les hacen ascos, ni les pitan, ni les pasean una estelada por delante de la cara. Hay gente para todo.
Pero ya han pasado cinco días y la inquietud y el desasosiego afloran entre la CUP y la ACN, alarmados ante tantos cantos de cooperación, y de imágenes de autoridades de España y de Cataluña, juntos y revueltos. ¿A dónde vamos parar? que decía una tía mía cuando apareció la minifalda. Pues vamos a parar a la preparación del 1-O el gran día de la independencia, salga lo que salga, y se haga lo que se haga. Por las filas de los más prudentes comienza a crecer alguna disidencia, y aquella UDS (Unidad de Destino en el Separatismo) tiene grietas, dudas, reticencias, y alguna medrosidad ante las consecuencias económicas y penales, porque una cosa es "no tinc por" y, otra, exponerte a que te embarguen la nómina. Por eso, hay impaciencias. Y nerviosismo, que es un mal consejero.


Charo Zarzalejos - Semana de luto

25.08.17 | 08:42. Archivado en Charo Zarzalejos


MADRID, (OTR/PRESS)

Por desgracia no es la primera vez ni será la última que España se sobresalta por la acción terrorista. En el País Vasco sabemos mucho, demasiado, de lo que supone un atentado, lo que impacta ver cuerpos destrozados y sabemos, sobre todo, que siempre los terroristas se confunden con el paisaje. Son siempre personas normales, cuando no estupendas. También sabemos todos los españoles que los lutos duran lo que duran y que una vez superados casi todo vuelve a estar donde estaba.
Ha sido esta una semana de luto. De luto en Cataluña y en el conjunto de España. Se han estremecido los catalanes, y todos los españoles y de manera especial las familias de las víctimas. La sinrazón ha destrozado vidas y proyectos y el alcance y dimensiones de la célula terrorista ha dejado a todos, incluidos los responsables policiales, sin palabras. ¿Quién iba a imaginar tanta ignorancia en un país como España admirado por su buen hacer policial y de inteligencia?. Pues ha ocurrido y todavía nos falta mucho por saber y cuando sepamos todo, si algún dia esto ocurre, nos quedaremos aún más sorprendidos.
En esta semana de luto, el eslogan ha sido "no tinc por", "no tenemos miedo". Pues somos muchos, muchísimos los que lo tenemos. ¿Cómo no tener miedo cuando personas normales, incluso encantadoras están dispuestas a matar a quien se le ponga por delante?. Los que sí tenemos miedo, no debemos avergonzarnos. El miedo es un atributo de los valientes que lo son porque hacen lo que deben a pesar del miedo. La cobardía es utilizar el argumento del miedo para dejar de hacer lo que se debe y nosotros, los que creemos que no se puede matar en nombre de Dios, ni en nombre de patria alguna, debemos seguir haciendo lo que hacíamos antes del terrible atentado.
El luto ya está dejando paso al clima político al que nos hemos venido acostumbrando. Los responsables políticos han hecho y harán durante un par de días más, todo un ejercicio de mostrar unidad. Nadie ha querido polémica alguna, salvo declaraciones contadas y tan extravagantes, tan fuera de lugar, que no merecen ni un línea. Pero esta unidad, obligada por los acontecimientos porque lo contrario hubiera sido algo más grave que un error, se acabará pronto. Si se trata de vivir con normalidad, nuestra normalidad política es más que convulsa. En nada volveremos a hablar de Cataluña, cuyo Gobierno no se ha planteado ni por un segundo desandar el camino que lleva a ninguna parte y menos después del atentado porque aun cuando lo prioritario sea la seguridad, desde el independentismo hay tal satisfacción por la actuación de los servicios policiales, médicos, de emergencia, etc... que, sin duda, a más de uno le habrá reafirmado en su objetivo independentista. Decirlo abiertamente seria una obscenidad pero que nadie dude de que esta lectura existe. En esta vuelta a la normalidad veremos a Rajoy volviendo hablar de la Gurtell en el pleno del Congreso porque el PNV no quiere cargar con el sambenito de ser muleta del PP. Veremos a un Gobierno que tendrá que tragarse en más de una ocasión su débil posición parlamentaria y a una oposición en la que el PSOE tratará de ser el líder incuestionable de la dispersa izquierda. Tras el luto, todos volveremos a ser lo que éramos. Todos, menos las víctimas y sus familias. Para ellos y solo para ellos _no hay que engañarse_ el atentado de La Rambla ha supuesto un antes y un después.


Fernando Jáuregui - El hombre más importante de Cataluña

25.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

El hombre más importante de Cataluña en este cuarto de hora no se apellida Puigdemont. Ni Junqueras. Ni es diputado de esa CUP que parece que, desde su exigua minoría en el Parlament, controla lo que hacen y no hacen la Generalitat y el Ajuntament de Barcelona, que ha decidido, porque la CUP lo exigía, poner este sábado al Rey en "segunda fila" en la manifestación de repudio contra el terrorismo. No; el hombre que en este cuarto de hora está en el centro de todas las polémicas, acapara todas las miradas y aprensiones de futuro, se ha convertido en una especie de héroe para muchos catalanes. Sus orígenes paternos están en Valladolid, es taciturno, severo con los periodistas, está en la cincuentena. Se llama Josep Lluis Trapero y es el "major" de los mossos d"esquadra, un pequeño ejército de diecisiete mil agentes, bien pertrechados y con medios más que suficientes, que han ejercido, aunque con algunos reparos, una encomiable labor en la detección y liquidación de la banda del terror islamista que el pasado jueves provocaba la muerte de catorce ciudadanos y dejaba herido a casi un centenar.
Como ponían de relieve algunos medios catalanes, los mossos han pasado del desprestigio -recuérdese aquel vergonzoso vídeo de torturas en una comisaría de la policía autonómica catalana- a la gloria. Justo es el elogio a lo que han hecho y a cómo los ha dirigido Trapero. Incluso, me atrevería a elogiar, también con alguna reticencia, el papel del conseller de Interior, Joaquim Forn. Y digo lo de las reticencias porque es cuestión de tiempo que el señor Forn, un fanático ultra independentista, meta una pata sonada. De momento, ya ha logrado que los sindicatos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil protesten por haber sido "ninguneados" -menuda barbaridad-- en las investigaciones de la célula yihadista. Y también porque el Parlament catalán, a la hora de repartir medallas y honores, se haya olvidado -menuda mezquindad-- de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, premiando solamente "a los autonómicos". Error tras error: esas sí que son actitudes sectarias criticables, mucho más todavía que el hecho de que el "número dos" de los mossos dejase de tomar en consideración una información clave llegada de Bélgica sobre el imam de Ripoll. Es fácil atacar, desde el sofá y a posteriori, las investigaciones que, al final, han dado buenos resultados.
Ahora, con este nuevo protagonismo de los mossos, que la verdad es que se la han jugado en su combate contra la mayor amenaza que pende sobre Occidente, vuelven las especulaciones acerca de qué harán cuando, dentro de cinco semanas y media, tengan que seguir los dictados de la Generalitat o del Gobierno central en lo tocante a impedir que se celebre el referéndum independentista... o facilitar que se celebre. Me dicen que Trapero, y con él la mayor parte de los responsables de la policía autonómica, guardan un impenetrable hermetismo: solo aseguran que "cumplirán la legalidad", sin especificar lo que ellos entienden por tal, si obediencia al poder central o al autonómico, que sin duda van a darles órdenes contradictorias.
Por eso, todas las miradas convergen ahora en Trapero, que se ha ganado un indudable prestigio, al margen de su aspecto algo hosco y de sus desplantes, que me duelen en lo personal, contra algún compañero extranjero que le pedía que hablase en castellano, porque no le entendía en catalán. Me cuentan que difícilmente podría considerarse al mayor de los mossos como un furibundo independentista. Tampoco busca, parece, más protagonismo político que el de la eficacia. Pero, me añaden, sus simpatías por el Gobierno central y sus representantes son más o menos las mismas que siente hacia esa Candidatura de Unidad Popular que acabará, temen en la Generalitat, cargándose, por exceso, el "procés".
Un "procés", el secesionista, que ahora está en buena parte en manos de los mossos. Quedan menos de cuarenta días para el potencial "choque de trenes" y todos, mossos incluidos, guardan silencio. De la irresponsabilidad política de estar dejando sobre los hombros de un cuerpo armado el futuro de un territorio y de sus habitantes es algo de lo que hablará la Historia. De Trapero, para bien o para mal, también hablarán, aunque, como decía Pujol cuando le respetábamos, no debería tocar, las páginas, buenas o malas, de la Historia; él tendrá que elegir. A eso hemos llegado.


El Abanico - Aumenta el turismo internacional en la Costa del Sol

25.08.17 | 08:42. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, (OTR/PRESS)

Los datos facilitados por la oficina de Turismo Costa del Sol y el Instituto Nacional de Estadística (INE) no pueden ser más alentadores tanto para los hoteleros como para los restauradores y, por supuesto, para los 170.000 empleados que gracias a la avalancha de extranjeros han conseguido un trabajo durante los meses de verano. Sorprende sin embargo el descenso de los visitantes nacionales que puede deberse a que, animados por la recuperación de la que tanto alardea el gobierno, hayan optado por viajar a otros lugares fuera de nuestro país o simplemente se hayan quedado en su casa, en sus segundas residencias, o bien hayan alquilado pisos o apartamentos turísticos que al no estar declarados no hay manera de saber el número de personas que se aprovechan de estas ofertas.
Una cosa sí es cierta: la gente se mueve con más alegría que otros años, algo que se palpa en el ambiente, en las terrazas, en los restaurantes, en los supermercados y en los lugares de copas, llenos hasta la bandera, algo menos en las tiendas de ropa, seguramente porque hay demasiada oferta y mercadillos a precio de coste, y porque entre comprarte un vestido, teniendo como tenemos los armarios llenos a rebosar, o pasar un día con los amigos en el chiringuito más cercano, la mayoría de los españoles opta por la segunda opción.
Está claro que la crisis, la larga crisis de la que todavía no ha salido una parte importante de los españoles y que ha hecho estragos entre los más débiles y la clase media, nos ha obligado a ponernos las pilas y a cambiar el orden de nuestras prioridades, obsesionados como estábamos por consumir, consumir y consumir.
Ojalá que las administraciones implicadas encuentren la manera de reordenar esta avalancha de turistas que inunda nuestro país, y que según algunos datos pueden llegar a los 84 millones este 2017, lo que dificulta la no solo la convivencia en determinadas zonas de grandes ciudades como Barcelona, Málaga o Madrid, por poner solo un ejemplo, también porque hay que evitar el colapso de los servicios sociales: hospitales y centros de salud, consumo de agua, saneamientos, etc. Y claro está el tema de la limpieza de nuestras calles, que todos queremos tener como los chorros del oro de limpias, pero sin que eso les suponga aplicarse las mínimas normas de conducta: no tirar basura al suelo, recoger la mierda de los chuchos, etc.etc.
Los presupuestos de los Ayuntamientos son los que son y no se pueden estirar como los chicles, y la realidad es que todos andan justos de dinero, atendiendo las necesidades de sus conciudadanos, que son muchas, y muchas más las que les exigimos, sin darnos cuenta que atenderlas todas requiere subir impuestos, bastante abultados ya y contar con el consentimiento del señor Montoro, a quien no le gusta que los ayuntamientos gasten más de lo que él presupuesta para cumplir con el déficit. Problemas todos de difícil solución que habrá que abordar entre todos si no queremos morir de éxito.


El rincón del soneto - RAJOY MARIANO NO QUIERE GOBERNAR

23.08.17 | 12:00. Archivado en Salvador Freixedo


RAJOY MARIANO NO QUIERE GOBERNAR

Rajoy Mariano no quiere gobernar,
y a Zapatero le sigue la corriente,
porque no quiere que diga la gente
que a don Mariano lo han visto trabajar.

A Mariano le gustaría continuar
pero Pedro ya se ve de presidente,
y con el chulo coleta delincuente
a la península quieren trocear.

No no no no no podemos tolerar
que una gentuza tan impertinente
amenace a toda España impunemente,

y que no exista quien los pueda ahuyentar.
Solo falta que Carmena se presente
para acabarlo todo de fastidiar.

___________________
Por Salvador Freixedo
Último libro del autor:
«IGLESIA, ¡DESPIERTA!»
freixedo.autor@laregladeoroediciones.com
Suscripción gratuita


Pedro Calvo Hernando - Lo mejor y lo peor del ser humano

23.08.17 | 08:42. Archivado en Pedro Calvo Hernando


MADRID, (OTR/PRESS)

Desde los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils los perfiles políticos de España han ido cambiando de manera muy notable, hasta el punto de presentar un panorama inédito en los últimos años. Lo que digo se refiere de modo muy especial al clima de relaciones entre los partidos políticos de todos los colores, que proyectan un desconocido sentimiento de unidad que nunca habríamos imaginado. Solo pequeñas excepciones se han salido de la regla, como es el caso de la CUP y su oposición a asistir a la manifestación antiterrorista del sábado en Barcelona, o la actitud islamófoba de pequeñas minorías de extrema derecha. Los partidos, incluidos PP y Podemos, con todo el sentido de responsabilidad y dando de lado a discrepancias normales en otras ocasiones. Los medios de comunicación, bastante más sensatos de lo normal. La sociedad en general, también, si se exceptúan disparates como los de algún cura en un templo madrileño. Quiero decir que la ejemplaridad ha sido la nota dominante en todos los ambientes, y eso es motivo para mirar hacia el futuro con algo más de confianza y esperanza que hasta ahora,

Lo mismo hay que decir de la población inmigrante musulmana sobre todo en Cataluña, a la que se ha visto especialmente dolorida por los sucesos terroristas y preocupada a la vez por el temor a malentendidos que siempre anidan en el alma de personas sin juicio y sin cultura democrática. Pero lo más destacable desde la vertiente de los sentimientos, estos días ha sido el espectáculo televisivo de las gentes, los políticos y las personas normales, que han pasado ante los ojos de todos los españoles como depositarios de unas virtudes que solamente se perciben en situaciones como las que estamos viviendo, pero no confundamos las cosas pensando que los grandes problemas de otra índole van a desparecer. Me refiero,claro, al problema del insependentismo catalán, que va aseguir ahí. Pero seguramente lo hará en otro clima distinto. Esta nueva experiencia de colaboración, unidad e incluso confraternización sin duda va a ser muy útil para ayudar a todos a ver el problema con otros ojos... O al menos así lo deseo yo fervientemente.
Lo mejor y lo peor del ser humano ha estado en escena. No me cabe duda de que todo lo sucedido es imposible que pase sin que hayamos aprendido a mirar las cosas desde las otras perspectivas. Ah, y el lector que piense que soy un ingenuo, pues muy bien, igual tiene razón pero eso no perjudica.


Rafael Torres - La gloria del psicópata

22.08.17 | 08:42. Archivado en Rafael Torres


MADRID, (OTR/PRESS)

Podemos darle todas las vueltas que queramos, unas mejor y otras peor dadas, pero lo cierto es que el mundo está lleno de psicópatas y que hay quien los recluta, o se reclutan ellos solos, con el cebo de la realización personal. La realización personal del psicópata, esto es, carta blanca para sembrar el dolor y la muerte, para encontrarse y reconocerse a sí mismos en el mal que hacen, el único espacio, ese del mal, donde los psicópatas desalmados, los sádicos, pueden encontrarse y reconocerse.
Por las pesquisas que se van haciendo en relación a los crímenes cometidos en Barcelona por esa célula de psicópatas, se va descubriendo que sus componentes no eran otra cosa que criaturas perdidas, ayunas de espiritualidad y de cualquier vestigio de sentimiento religioso. Como la mayoría de los que antes sembraron el terror en Bruselas, en París, en Berlín, en Londres, en Madrid o en Manchester, y de los que siguen sembrándolo cotidianamente en Siria, Pakistán, Irak o Afganistán, asesinando sin piedad a musulmanes, no eran sino hampones en ciernes, carne de merodeo y de presidio, tipos deconstruidos sin oficio ni beneficio. Hasta que alguien les dijo que servían para algo, algo enteramente al alcance de sus severas carencias y de sus posibilidades: para matar, para matar cuanto pudieran. Tal es el paraíso, el Dorado, la gloria, la máxima realización, desde que el mundo es mundo, de los psicópatas.
Podemos darle todas las vueltas que queramos al sindiós de unos jóvenes reventando a niños, ancianos, turistas, transeúntes, y unas vueltas, las del análisis racional, riguroso y desprejuiciado de las causas, estarán bien dadas, y otras, las inspiradas por el racismo, la visceralidad, la ignorancia o la xenofobia, pésimamente dadas, como anexos del mareo y la náusea que producen las propias masacres, pero lo cierto no es sólo que el mundo está lleno de psicópatas, sino que, de una parte, abundan los empleos para ellos y las empresas diabólicas que se los ofrecen, y, de otra, que muchas criaturas que pasan por normales, derivan, llegado a sus vidas un momento de brutal vacío, en psicópatas.
El mundo, pues, no es sólo un territorio siniestramente esmaltado, aquí y allá, de psicópatas, sino una formidable fábrica de ellos, una fábrica con una producción incesante. La locura es su combustible, y esa no falta.


El rincón del soneto - LOS MUHAYDINES

21.08.17 | 12:00. Archivado en Salvador Freixedo


LOS MUHAYDINES

Se dice que un muhaydín es un loco,
o un desequilibrado, o un obseso,
pero yo no estoy de acuerdo con eso,
y el que tal diga los conoce poco.

Yo el problema de otro modo lo enfoco,
yo veo a un muhaydín como a un poseso
a quien Satán tiene invadido y preso,
y para liberarlo, a Dios invoco.

Un muhaydín es ya un ser satánico
poseído por un espíritu del mal,
y por eso es del todo natural

que sus obras nos produzcan pánico.
Un muhaydín ya no es un ser humano,
es un ser con mucho de reptiliano.

___________________
Por Salvador Freixedo
Último libro del autor:
«IGLESIA, ¡DESPIERTA!»
freixedo.autor@laregladeoroediciones.com
Suscripción gratuita


Francisco Muro de Iscar - Responsabilidad y concordia

21.08.17 | 08:42. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, (OTR/PRESS)

Es posible que no haya soluciones al terror islamista y que tengamos que acostumbrarnos a vivir con él, a esperar que estos atentados sucedan en cualquier lugar, en cualquier momento, salvo que estemos dispuestos a limitar de forma severa nuestras libertades y a poner en cuarentena los derechos humanos. Espero que nunca caigamos en esa tentación, a pesar de los atentados, porque sería una irresponsabilidad y nos llevaría al final de la democracia. Y, sobre todo, porque así tampoco es seguro que ganáramos la batalla al peor de los fanatismos. Habrá que seguir luchando con las armas que nos ofrece la ley y que seguir presionando a los países donde se mueven los hilos de ese terrorismo. Europa y Estados Unidos tienen un deber moral ineludible y tienen que decidir si priman los derechos humanos o los intereses económicos. Habrá también que fortalecer los mecanismos de investigación y tener la mejor información posible sobre los movimientos terroristas. Para eso es también imprescindible la cooperación internacional y ésta es todavía manifiestamente mejorable.
En todo caso, la respuesta a los sucesos de Barcelona ha sido de una excelente responsabilidad institucional y la coordinación entre los gobiernos de España y de Cataluña y de las fuerzas y cuerpos de seguridad entre sí ha sido buena. Tengo, sin embargo, más dudas acerca de si esa unidad de acción servirá para algo más que para atender a las víctimas y para detener, encarcelar y juzgar a los asesinos. Esta debería ser la gran oportunidad para una inflexión del proceso independentista catalán. Una gran oportunidad para dialogar y buscar puntos de entendimiento. Las víctimas de este salvaje crimen merecen algo más que un simple y olvidadizo recuerdo. Pero, en apenas unas semanas, los políticos olvidarán la tragedia que se ha abatido sobre Cataluña y volverán a una batalla inútil y estéril, en lugar de afrontar los problemas de fondo que sigue teniendo la sociedad catalana, absolutamente coincidentes con los que tiene el resto de la sociedad española. Ayer en la misa funeral celebrada en la catedral de Barcelona, presidida por los Reyes de España, el cardenal arzobispo de Barcelona llamaba a la convivencia, la concordia y al diálogo: "la unión nos hace fuertes; la división nos corroe y nos destruye", dijo. ¿Le harán algún caso? Alguien debería dar el primer paso.
Hay un par de ejemplos de personas que no han estado a la altura de los hechos y de los gestos. El consejero de Interior de la Generalitat se refirió a "dos víctimas catalanas y otras dos españolas" y el jefe de prensa de Puigdemont tuiteó el "éxito internacional de Romeva" que había recibido en su despacho a los ministros de Exteriores de Francia y de Alemania, cuando la realidad es que lo que hubo fue un saludo en la recepción organizada por el Gobierno español en la sala de autoridades del Aeropuerto del Prat. ¿Impericia o mala intención? Cosas de políticos dispuestos a lo que sea por sus intereses. Peridis ha confesado que "me habría gustado ser político, pero no se acuchillar a mis amigos". Algunos no distinguen entre verdad y mentira ni entre amigos y enemigos a la hora de apuñalar al adversario.


La semana política que empieza - Cada cual, en su papel, sin pasarse

21.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

"Cuando una catástrofe se produce, lo más importante es que cada cual se mantenga en su papel, sin interferir en la labor de otros, sin buscar protagonismos ni holgazanear en la tarea que le corresponda". Quien habla conmigo es un experto en inteligencia militar y, para lo que valga, me ha soltado la frase que antecede. Me ha parecido muy conveniente: ahora, en esta coyuntura tan difícil y con algún riesgo de descoordinación en las primeras horas tras el criminal atentado del jueves en Barcelona, lo esencial es eso, que cada cual, cada Administración, cada personaje, desarrolle con dignidad y eficacia el papel que le toca jugar. Comenzando, claro, por el Rey, que me parece que ha estado plenamente a la altura que de él se esperaba. Y concluyendo por el conseller de Interior de la Generalitat, de quien lo menos que se puede decir es que es cuestión de días, o de horas, que meta una pata estrepitosa si alguien -Puigdemont, Junqueras_ no se lo impide.
Ignoro, desde luego, lo que saldrá de la reunión del llamado pacto antiterrorista, convocado para este lunes con la urgencia con la que podía hacerse. No estoy seguro de que, dados los antecedentes, vaya a resultar muy eficaz, y, en cambio, estoy casi convencido de que alguno de los representantes políticos, tan ansiosos siempre de protagonismo -el papel que no les corresponde, y menos ahora-, no podrá evitar participar en la carrera de demasías verbales y despropósitos. Confío en no acertar en esta predicción.
Pero, en fin, justo es decir que, desde luego, el Rey, que ha vuelto a ganarse el cargo este fin de semana, lo mismo que Rajoy, sobrio y contenido, y el president Puigdemont, que ofreció una sensación dialogante y abierta, cumplieron, hasta ahora -hasta ahora_ con el rol que les cabía. Hasta Oriol Junqueras -enemigo natural de esta prenda- se colocó una corbata oscura para asistir, este domingo, a la misa de réquiem en la Sagrada Familia, dando al acto la solemnidad que tenía, que la solemnidad también es, ahora, un arma para luchar contra el terror fanático.
Se han cuidado hasta los repartos de protagonismo televisivo a los personajes a los que la desgracia ha juntado, ya que no les juntaba el necesario diálogo político, y me refiero, claro, sobre todo a Rajoy y Puigdemont, y a los otros líderes políticos. Faltaría más, desde luego. Lo importante ahora es que se sepa mantener el espíritu que, de manera más o menos forzada, ha reinado este fin de semana en la plaza de Catalunya, en los templos de toda España y creo que también en muchas mezquitas sobre las que he procurado recabar algo de información.
No crea usted que traigo a colación a las mezquitas de manera casual y de pasada. No: he leído y escuchado demasiadas insensateces -al menos, a mi juicio_ cargadas de islamofobia, y hasta de hispanofobia, casi de supremacismo, como para no hacer constar mi alarma ante un clima de intolerancia que nada tiene que ver con la imprescindible firmeza para combatir el terror del que cualquiera que pasee por las calles puede ser víctima, sea cual sea su religión, su credo, su raza. Es más: este naciente espíritu de "reconquista", de nuevas cruzadas -literal_ que se ha extendido por la parte más flamígera de nuestras redes sociales puede resultar altamente contraproducente en esa lucha contra los asesinos fanatizados, que en ocasiones, y eso me preocupa especialmente, son tan jóvenes.
Hay que buscar dónde están las raíces que siembran tal irracionalidad cruel en chicos que, hayan nacido donde hayan nacido, conviven con nosotros, con nuestras costumbres, en las ciudades que habitamos, compartiendo tantas veces su educación con nuestros hijos. Inducir a un rechazo general de todos cuantos practican una determinada religión, creernos superiores a ellos, que constituyen casi una quinta parte de la población europea, sería un descomunal error, como lo sería aminorar la vigilancia. Y lo peor es que a los anónimos en ciento cuarenta caracteres se unen, a la hora del rechazo generalizado -por decir lo menos- , voces con proyección mediática en ciertos sectores de nuestra sociedad. Y quisiera recordar que también nosotros, los medios de comunicación, tenemos el deber, moral y profesional, de atenernos a nuestro papel, grande e importante, pero humilde, lejos de la tentación predicadora. Eso también me lo decía el citado experto con quien compartía ayer estas reflexiones: puede que, de todos los papeles a desempeñar ahora, el de los medios de comunicación sea el más importante. Así, como suena.


A vueltas con España - Demasiadas dudas ante el ISIS

20.08.17 | 08:42. Archivado en José Luis Gómez


MADRID, (OTR/PRESS)

El escritor y columnista venezolano Moisés Naím suele decir que la guerra ya no es lo que era porque con nuevas armas y formas de combate, los actos bélicos ya no son monopolio de los Estados. No solo un comando, sino incluso un lobo solitario, puede hacer la guerra. Y en esta nueva guerra que libra el mundo vale más un lobo solitario que toda una división del ejército, como concluye el escritor y periodista Julio Llamazares.
Tras los atentados de París, Francia se declaró en guerra porque había sido atacada. En realidad, lo ha sido varias veces, más incluso que España. Cualquier país que es atacado sabe que habrá más ataques y que la amenaza del yihadismo -no confundir con el islamismo- continúa. Aun siendo cierto que el yihadismo y su brazo armado, el ISIS, son una versión ultraortodoxa del islam, carece de todo fundamento considerar que el islam sea terrorista.
Tras los ataques en Cataluña son muchas, tal vez demasiadas, las dudas que surgen. ¿Debe declararse también España en guerra, como hizo Francia? ¿Basta con que lo hagan sus socios: Francia, el Reino Unido, EE UU, etcétera? ¿Debe propiciar una gran coalición, a la que sumarse, sin liderarla? ¿O cabe replantear la estrategia belicista inspirada hace años por Bush desde EE UU y secundada por sus socios de la OTAN? Dicho en otras palabras: ¿es posible cambiar el rumbo mediante un nuevo enfoque de seguridad, que supere la estrategia Guerra contra el Terror, apadrinada por Washington? Sea cual sea la respuesta, Mariano Rajoy debe tener una alternativa inteligente. La simple condena y la coordinación política interna no bastan.
Hay analistas que prefieren no recurrir a la dialéctica de la guerra y se centran en los aspectos económicos y políticos -léase también diplomáticos- del problema. Si este es el camino habrá que empezar por saber quién paga todo esto y quién o quiénes financian los ataques a Occidente. Se sabe que el llamado Estado Islámico -también conocido como el ISIS o el Daesh- obtiene dinero de los secuestros, el contrabando de armas y materias primas, y del tráfico de refugiados que propicia la guerra en Siria y el éxodo de inmigrantes. Pero se sabe mucho menos de cuál es la respuesta exacta de Occidente ante ese estado de cosas. Y menos aún de cómo maneja sus relaciones con ciertos gobiernos sospechosos y corruptos.
Los ataques terroristas en Barcelona y Cambrils mantienen abiertos los interrogantes sobre lo que está por venir. El ya fallecido escritor e intelectual español Juan Goytisolo dejó centrado el asunto: nos hallamos frente a una guerra global entre Occidente y sus aliados árabes y un grupo terrorista. A la clase política le corresponde centrar la respuesta. Si Occidente cortase la financiación del ISIS, estrangulando su existencia, y buscase algún remedio social a su propia fábrica de terroristas jóvenes, tal vez las cosas empezarían a cambiar, sin renunciar a la legalidad democrática. Porque el ISIS no ha cambiado sus planes de siempre. Como advierte Fernando Reinares, investigador principal y director del Programa sobre Terrorismo Global del Real Instituto Elcano, el ISIS solo ha comenzado a ponerlos en marcha también en Occidente.


Victoria Lafora - Autocomplacencia

20.08.17 | 08:42. Archivado en Victoria Lafora


MADRID, (OTR/PRESS)

Vaya por delante que no hay riesgo cero frente al terrorismo islámico. Que el riesgo alto de que vuelva a cometerse un nuevo atentado existe y va para largo. Que posiblemente no se ha subido el nivel de alerta a cinco, el máximo, porque implica la participación del ejército en tareas de vigilancia y no está el clima político, con los independentistas a la espera de una provocación, para cometer errores.
Pero tampoco podemos caer en la aucomplacencia. Dado el número de terroristas implicados, el nivel de preparación del magno atentado que tenían previsto, el explosivo almacenado en una casa "okupada" en Tarragona, la posibilidad a de que el iman de Ripoll sea uno de los muertos en la deflagración de las numerosas bombonas de butano que almacenaban, algo ha fallado en la investigación antiterrorista.
No era un lobo solitario, no eran tres jóvenes radicalizados en internet, era una célula que llevaba meses preparando un atentado con el que pensaban volar objetivos en la ciudad condal. ¿Qué ha fallado?. El CNI, el servicio de información de la Guardia Civil, y el resto de cuerpos policiales tienen que hacer una reflexión sobre la tragedia que ha segado la vida de catorce inocentes que podían haber sido muchos más sin la sangre fría de un Mosso que disparo contra los ocupantes del coche de Cambrils.
Cuando se produjeron los atentados de París hubo una crítica generalizada hacia la policía belga que tenía a los terroristas viviendo en el barrio de Molenbeek y, pese a las advertencias del gobierno turco, no investigó a los hermanos retornados de Siria, responsables de las matanzas.
Es verdad que desde el 11M los cuerpos y fuerzas de seguridad se han especializado en terrorismo islamista y que nuestro país era un ejemplo para el resto de Europa por la eficacia de sus servicios de información que permitían, a base de detenciones preventivas, cortar los adoctrinamientos tanto en internet como en las mezquitas. Sobre todo en Cataluña y Madrid raro ha sido el mes sin algún radical saliendo esposado tras un registro en su vivienda.
No se puede bajar la guardia ni disminuir la cooperación entre las distintas policías, sea cual sea el clima político de enfrentamiento como el que ha producido "él Proces". Cuando todavía no se habían identificado los cadáveres de las víctimas, ni había aparecido un niño desde la tarde funesta del jueves, no era necesario que él President Puigdemont, asegurara que el referéndum sigue adelante. No era el momento, ni era necesario.
La sociedad catalana, una vez más, dio un ejemplo de coraje y entereza al concentrarse para gritar que no tiene miedo y aplaudir a todos los allí presentes que habían acudido, desde el Rey a Rajoy, para mostrar solidaridad.
Porque los catalanes deben saber que todos nos sentimos concernidos por su dolor y que ahora, más que nunca, todos somos catalanes.


Siete días trepidantes - Pues no, no es miserable hablar del "procés" ahora

20.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

Ahora, aunque el corazón esté hecho pedazos, no queda otro remedio que pensar en el futuro. En concreto, en cómo se gestionan los cuarenta días que quedan hasta que, el 1 de octubre, Puigdemont lleve adelante, contra viento y marea, su proyectado referéndum. Tras el atentado de este jueves, y tras los errores iniciales -dos gabinetes de crisis, el estatal y el catalán, imagen de escasa unidad, pese a las proclamas en contrario--, hay que reconocer que, el viernes, las cosas se recondujeron bien, a partir de la imagen de "todos juntos" en la plaza de Cataluña.
Una imagen indiscutiblemente encabezada por el Rey, en medio entre Rajoy y el president de la Generalitat, rostros serios, vestimenta oscura. Allí estaban Soraya Sáenz de Santamaría, y Oriol Junqueras, y Romeva y todos los consellers, y el ministro del Interior y, en segundo plano, por allá andaban Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Rivera... y cien mil personas entristecidas. Todos, de una u otra manera, estábamos allí, al menos en espíritu, preguntándonos "y ahora, qué". Luego, los dos presidentes, el del Gobierno central y el del Gobierno autonómico que más quebraderos de cabeza ha proporcionado al Estado en décadas, se dieron la mano, hubo una bandera de España junto a la enseña catalana en el Palau de la Generalitat e hicieron, ellos y sus equipos, como que van a trabajar conjuntamente en pro de la seguridad de la ciudadanía. Bien. Lástima que...
Lástima que el molt honorable president de la Generalitat calificase, a preguntas de un colega, de "miserables" las opiniones en el sentido de que lo que ahora se impondría sería un cambio de rumbo, hacer realidad esa foto de unidad, dejando en un segundo plano un "procés" que va a significar un choque de trenes dentro de cuarenta días, como si no hubiese habido ya choque bastante. Y es que voces de la Generalitat y de lo que significa Junts pel Sí consideran que "nada tiene que ver" el terrible atentado del jueves con el "procés"; no hay que mezclar una cosa con otra, te dicen.
Pero me temo que sí, que hay que mezclarlas. Los mensajes de condolencia y apoyo de todo el mundo llegaban a España, a Rajoy, al Rey; algo deberían estos mensajes hacer meditar a Puigdemont y Junqueras, cabezas de la partida independentista. Cuando los servicios de inteligencia del Estado, las fuerzas de Seguridad estatales, las instituciones, la Justicia (estatal) hacen posible, junto con los mecanismos autonómicos, una lucha más rápida contra el terror, la detección de los culpables, no se puede decir que nada tiene que ver una cosa y otra. Los terroristas serán probablemente detenidos o, en su caso, abatidos, o juzgados, con la colaboración de todos, incluyendo las potencias extranjeras: ellos son el principal objetivo ahora. Y garantizar la seguridad ciudadana, sin distracciones de ningún otro género, es lo que importa. Las divisiones, ahora, distraen de esa tarea.
En medio del gran espectáculo de la Plaza de Catalunya --costó más de veinte horas la imagen de Puigdemont y Rajoy hablando, bajo el paraguas del Rey, que es otro elemento primordial a considerar en estos cuarenta días hasta el 1-o--, ahora el mejor homenaje a las víctimas sería hacer útil su sacrificio. Atisbé algunas polémicas absurdas -que si debe o no intervenir el Ejército, que si unos se culpaban a otros de las fallas de seguridad_ que ahora de poco servirían: es al Estado, en primer lugar, y luego a Barcelona, y luego a Cataluña, pero siempre a todos nosotros, a quien se amenaza. Y esa es la escala de las responsabilidades.
Es, por tanto, el Estado quien debe dirigir la contraofensiva que se inicia ya este lunes con la reunión del pacto antiterrorista. Hay ocasiones, me parece, en las que el ciudadano de a pie, que somos todos, no entendería otra cosa que no fuese la eficacia contra el terror que pretenden ejercer contra nosotros. Y la eficacia no viene de fuerzas de seguridad recelosas unas con otras, de direcciones políticas cuarteadas y enfrentadas. Ni de proclamas islamófobas como las que hemos visto, algunas, ay, con nombres bien conocidos, en las redes.
Nada puede ser igual tras el 17 de julio. Ninguna hoja de ruta puede quedar inalterada. Ni hoy, ni dentro de cuarenta días. Y si por decir esto, alguien, desde un atril muy alto, me llama miserable, allá él. Aquí, y en muchos otros escritos, con voces muy plurales, queda dicho. Recuerde Puigdemont lo que ocurrió políticamente tras el horrible atentado del 11 de marzo de 2004, cuando alguien no entendió ni atendió las voces que pedían "unidad, unidad".


Más que palabras - No tenemos miedo

19.08.17 | 08:42. Archivado en Esther Esteban


MADRID, 18 Ago. (OTR/PRESS)

Palabras para combatir el terror. El "grito de guerra" que ayer se oyó en Barcelona fue "no tengo miedo" un grito espontáneo que se abrió camino nada más concluir un minuto de silencio "atronador" donde todos, desde el Rey al presidente del Gobierno y el de la Generalitat, arropados por todas las instituciones dieron una imagen de unidad a la altura de lo que reclamábamos los ciudadanos.
El Estado Islámico ha golpeado a nuestro país tras años señalando a España como objetivo. Podía suceder y ha pasado. Una vez más, hace tan solo dos semanas, una cuenta de estos asesinos amenazaba con "reconquistar Al Andalus" y con un "ataque inminente en España". No era la primera vez ni será la última en la que los especialistas en la lucha contra el terrorismo islámico rastrean cuentas donde ponen a nuestro país en la diana. Los periódicos de todo el mundo recogían ayer, con la sangre aún caliente de los muertos, como el júbilo estalló en los canales de comunicación de la órbita del Estado Islámico pocos minutos después de empezar la pesadilla en las Ramblas. "A todos los españoles", reclamaba una cuenta anónima en uno de los servicios de mensajería utilizados por los simpatizantes del yihadismo, "ahora es el tiempo de pagar por todo lo que vuestro gobierno a hecho a nuestros inocentes en nuestros países".
La reivindicación del grupo yihadista del atentado que, de momento, ha costado la vida a catorce personas y dejado un centenar de heridos, llenando de sangre y dolor las ramblas de Barcelona, llegó después en un comunicado, emitido por su medio propagandístico Amaq: "Soldados del Estado Islámico llevaron a cabo la operación, bajo órdenes del Califato contra países de la Coalición" afirmaron sintiéndose repugnantemente orgullosos de la barbarie.
Ana tenía cierta prisa. Debía acudir al trabajo cuando, a las cinco de la tarde, pasaba por La Rambla, a la altura del mercado de la Boquería. "Le decía a Gabriel, mi hijo: "Vamos". Pero él se quedó mirando un momento a un chico que hacía una caricatura. Si no nos hubiéramos parado, la furgoneta nos habría cogido", explicó la mujer a la emisora Rac1. "Después sólo escuché gritos. No sabía lo que pasaba. Lancé a mi hijo al suelo. Me tiré sobre él para salvarlo. La furgoneta paró sólo a cinco metros. A mi lado. Frente a mí. Fue horrible", contó Ana, que prosiguió: "Vi a gente caer. Sangre por todos los sitios. Un hombre gritaba y pedía ayuda. No sabía lo que pasaba. Después llegó un policía, y nos dijo que nos tumbáramos". Ana no entendía nada porque es difícil de entender que caigan inocentes por un puñado de fanaticos. Lo ocurrido en Barcelona lo hemos visto en otros lugares en Berlín, Londres o Niza donde otro "camión de la muerte" mató a 80 personas y dejó malheridas a un centenar.
Sabemos que los teóricos de la yihad vienen recomentando a su acólitos como la mejor manera de evitar la filtración de sus macabros planes, el uso de lobos solitarios o "grupos autónomos muy pequeños" que pusieran en marcha "una yihad individual" pero en las ramblas todo ha sido minuciosamente elegido y preparado. El Estado Islámico quería una orgía de sangre y dolor en nuestro país y sus acólitos han seguido fielmente las instrucciones de "usar todo lo que se tenga a mano para causar terror".
La imagen de esta furgoneta de la muerte -que se ha llevado por delante la vida de 14 personas- desgraciadamente no nos es ajena. Muchos inocentes fueron asesinados a manos de ETA con sus mortíferos coches bomba y dejaron también en nuestro país un sombrío paisaje de terror, sangre, y desolación. Da igual que utilicen como excusa la política o la religión ¡qué más da!, es solo eso: una miserable excusa para captar a incautos o malvados.
Las ramblas de Barcelona, el mercadillo navideño de Berlín o paseo de los ingleses en Niza, o los centros de Londres, París o Estocolmo, no eran un campo de batalla sino lugares de encuentro turístico multiculturales y multirraciales. Quieren golpear a todos los "infieles" y da igual el país, la raza, la nacionalidad o la edad porque lo que quieren destruir es nuestro concepto de libertad y democracia y hay que decirles que no tenemos miedo. Si uno de nosotros cae otro cogerá el testigo de la libertad.
Esta fórmula terrorífica del atropello como ataque no es algo novedoso, apareció ya en la revista Inspire en el año 2010, antes de que el IS le hiciera sombra a la organización que por aquel entonces lideraba Osama Bin Laden. "Le damos a nuestros lectores sugerencias de como llevar a cabo la yihad individual. Aquí una idea de como un musulmán podría hacerla. Es una idea sencilla y no requiere mucha preparación. Todo lo que se necesita es la voluntad de dar la vida por Alá", reseñaba el artículo del que se hacían eco hace algún tiempo los periódicos españoles. "La idea es usar una camioneta como si fuera una cortadora de césped, no para segar la hierba sino para acribillar a los enemigos de Alá", apunta el texto que recomiendaba elegir "los lugares más concurridos" y llevar armas si se tienen al alcance porque "hay algunos espacios que son cerrados a los vehículos en determinados momentos por la concentración de personas", subrayaba el texto.
A medida que avance la investigación tendremos respuestas a nuestras preguntas, pero lo cierto, como he comentado en otras ocasiones, es que estamos en una guerra cruenta muy difícil de batallar porque no tiene fronteras, ni ejércitos, ni objetivos precisos y porque todos somos enemigos de unos asesinos que se regocijan matando en nombre de un Dios inexistente y despiadado que es en realidad una excusa para la sumisión y el adoctrinamiento de gente pusilánime, para llevar a un grado máximo la maldad humana.
Lo de Cataluña ha sido un escenario dantesco que lo que pretende, una vez más, es el amedrentamiento, sembrar el miedo y que ese miedo nos paralice. No es casual que el objetivo tenga que ver con un icono del turismo porque el objetivo es Europa, occidente y todo lo que nuestra cultura representa. Son asesinos, fanáticos que han vuelto a provocar una carnicería. Nadie está a salvo y por eso aunque nos tiemblen las piernas y se nos rompa el corazón por lo vivido y sufrido, no podemos hacer dejación en la defensa de nuestros valores de libertad, igualdad y solidaridad, esos que hemos sabido construir a lo largo de la historia y debemos defender cueste lo que cueste. Si unos caen otros cogeremos el testigo porque estamos unidos y ni nos arrodillamos. ¡No os tenemos miedo!.


Fernando Jáuregui - Dos comités de crisis, dos

19.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 18 Ago. (OTR/PRESS)

"Ojalá la política les honre". Escuché este comentario a un respetable colega, barcelonés de toda la vida, lógicamente conmocionado por lo que, en esos momentos, acababa de conocer. Quería el autor de esta frase significar muchas cosas: que esas víctimas inocentes merecen que, al menos, un cambio radical de política vuelva a respetar los derechos de los ciudadanos a la mejor gestión posible de su seguridad. Alguna vez, con motivo de los atentados en Manchester y Londres, dije que, cuando un país se distrae, todos los males caen sobre las cabezas de ese país, de su gente. Quizá, con cuánto dolor he de decirlo, porque sé que no es lo políticamente correcto ahora, la abarrotada Barcelona de la polémica sobre el turismo, la Cataluña ensimismada en su "procés", andaban demasiado distraídas como para prestar toda su atención a lo fundamental: el servicio a la gente.
Lamenté, por tanto, ver que había dos comités de crisis en Barcelona, uno presidido por Carles Puigdemont, el otro por Mariano Rajoy. No se hicieron una foto juntos. Y, si uno se ponía a ello, pudo apreciar en los discursos del president de la Generalitat y en el de la alcaldesa de la Ciudad Condal, Ada Colau, un disimulado intento de minimizar el papel de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a la hora de echar una mano e investigar la autoría del monstruoso atentado que causó, cuando esto escribo, quizá ya catorce muertos y un centenar de heridos. Y no sabe usted cuánto lamento comenzar este comentario con las apreciaciones que anteceden, porque sé que, como decía Pujol cuando le respetábamos, ahora no toca. No debería tocar, pero tampoco tocan las conductas miserables o sectarias, si se dieren. Las autoridades que dicen representarnos tienen que tener, en estas horas, una especial sensibilidad sobre lo que hacen, dicen y hasta piensan.
Al Estado le va a corresponder jugar un papel primordial en la persecución de los asesinos. También a la hora de juzgarlos. Y el Govern catalán tendrá que comprender que el apoyo de los servicios secretos, de las fuerzas de seguridad del Estado, de los diversos departamentos relacionados con el Gobierno central y con las instituciones que puedan prestar su ayuda para paliar tanto dolor, es imprescindible. También habrá de comprender que las muestras de condolencia que llegaron de los mandatarios de todo el mundo, incluyendo alguna demasía tuitera del presidente de los Estados Unidos, iban dirigidas a España y a las máximas autoridades españolas, esas que se apresuraron a viajar a la capital de Cataluña para estar ahí y para estar este viernes de dolor en la concentración silenciosa en la plaza de Cataluña, junto con los máximos responsables de la política catalana.
No sé si Puigdemont lo entenderá o no: esperemos a ver qué ocurre ahora, en los días de la imposible convalecencia. Desde luego, estoy seguro de que, al menos, lo va a entender la opinión pública catalana. Y la española, en general. Entre las docenas de reacciones que escuché en radios y televisiones, la que más me interesó fue la del presidente de la patronal catalana, Joan Rosell, destacando que, cuando la tragedia humana se produce, nada importa la pequeña política. Creo que no hubiese tenido sentido ahora echar en falta alguna condena, buscar doble sentido en los discursos de Puigdemont o de Ada Colau, o de cualquier otro. O lamentar que Rajoy y Puigdemont no apareciesen juntos en el primer momento, en la tarde-noche de ese jueves negro que quedará en la historia de la infamia terrorista. Pero ocurrió, y uno considera que no debe callarlo.
Creo que este atentado, y esto quizá esto sea también políticamente incorrecto en estos momentos, debería tener eso: consecuencias políticas. No es tiempo de fraccionamientos. En la Plaza de Cataluña quisieron estar todos. Hay que dejar para mejor ocasión esa pequeña política de la que hablaba Rosell, porque lo esencial es garantizar la seguridad y el mayor bienestar posible del ciudadano. Y eso, parece mentira que haya que reiterarlo ahora, solamente lo puede hacer un país grande, con medios, con relaciones internacionales. La España unida, que tiene que hacer la gran política, codo con codo con Cataluña. Ojalá esto que escribo ahora, con el corazón encogido, como usted que me lee, como todas las personas de bien, no quede solamente en bellas palabras que se lleva el viento.


El rincón del soneto - SER PATRIOTA EN EL PSOE ES PECADO

18.08.17 | 10:00. Archivado en Salvador Freixedo


SER PATRIOTA EN EL PSOE ES PECADO

Ser patriota en el PSOE es un pecado.
La patria para ellos es cosa extraña.
La desprecian o la tratan con saña
como si fuese cosa del pasado.

A la patria el PSOE ya la ha olvidado
y ahora tienen con Podemos campaña
por ver si pueden dividir a España
y hacer de ella un país fraccionado.

En otro tiempo, al PSOE yo voté
pues lo veía muy prometedor,
mas de sus siglas se cayó la E

y se hizo muy odioso y traidor.
Parecido mal es el del PP
que ya no tiene valores ni honor.

___________________
Por Salvador Freixedo
Último libro del autor:
«IGLESIA, ¡DESPIERTA!»
freixedo.autor@laregladeoroediciones.com
Suscripción gratuita


El Abanico - Banderas: No quiero ni un euro de dinero público

18.08.17 | 08:42. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 17 Ago. (OTR/PRESS)

Antonio Banderas, quien en unas semanas comenzará el rodaje en Italia de una nueva película, volvió a Marbella como cada verano para celebrar su cumpleaños y para participar en la gala de Starlite, de la que es el anfitrión estrella junto con Sandra García San Juan. Como ya es tradición, antes de la gala tiene un encuentro con la prensa en el que suele hablar a calzón quitado. En esta ocasión, sobre dos aspectos importantes y de plena actualidad.
El primero, sobre la posibilidad de que Starlite se vaya de Marbella por disparidad de criterios sobre su uso con algunos miembros del actual equipo de gobierno del Ayuntamiento, lo que en opinión de Antonio seria una pérdida muy importante para una ciudad que ha recuperado su prestigio de cara al exterior: "Una ciudad que vive del turismo no puede perder un festival por el que pasan los mejores cantantes. De ahí la necesidad de que encuentren una buena solución para todos".
El segundo, sobre lo decepcionado que está de la política o mejor dicho, de los políticos al uso. Que esto lo diga un actor que lleva años comprometido con Andalucía, promocionando el nombre de España, de Málaga y de Marbella por el mundo, debería hacer reflexionar a quienes solo buscan el titular inmediato en las redes o en la prensa diaria.
Si hay alguien merecedor del premio Marca España este es el malagueño. No solo porque durante el tiempo que vivió en Los Angeles su casa siempre estuvo abierta a los actores y actrices españoles que llegaban en busca de una oportunidad, también porque por allí desfilaron grandes personajes como el matrimonio Obama o el matrimonio Clinton, a quienes agasajaba cocinando él mismo una paella o una buena tortilla de patatas como platos típicamente españoles.
Antonio sabe que hay gente que le da patadas en su culo porque no se las pueden a dar a otros con más poder político, de ahí que no le duelen prendas cuando dice que: "No quiero un euro público porque siempre viene envenenado". Y tiene razón. De ahí que creara su propia Fundación "Lágrimas y favores", entre cuyos objetivos está ayudar a la cultura y la educación, así como becar a aquellos alumnos de la Universidad de Málaga para que puedan estudiar durante un cuatrimestre en distintas universidades de Canadá y Estados Unidos.
Una obra que le reconforta, sobre todo cuando, paseando por Londres, se le acercó uno de esos jóvenes para agradecerle lo que ha hecho por ellos. Una labor filantrópica a la que se han sumado otros destacados personajes como Miguel Poveda, Dani García, Simeone o Sara Baras, cada uno con un objetivo distinto, pero todos con una causa común: ayudar a que los jóvenes que no disponen de medios económicos puedan salir adelante y encontrar su camino.


Luis del Val - Malala en Oxford

18.08.17 | 08:42. Archivado en Luis Del Val


MADRID, 17 Ago. (OTR/PRESS)

En medio del espeso charco de vulgaridad y egoísmos, frivolidad y vanidades, que suelen componer las purulentas aguas de la noticia, viene un destello brillante y esperanzador, cuando nos enteramos de que Malala va a estudiar a Oxford. Malala fue aquella criatura de once años que se enfrentó a los talibanes para defender el derecho a estudiar de las niñas. La que, a los quince, en el interior de un autobús fue requerida por su nombre y apellido Malala Yousafzai, y una vez identificada, le dispararon varios tiros que, por fortuna, no le costaron la vida, a pesar de que dos de ellos le dieron en la cara. Después de fallar, los talibanes la siguen condenando a muerte, y la asesinarán en cuanto puedan. A los diecisiete años Malala Yousafzai recibió el Premio Nobel de la Paz, que la convirtió en el Premio Nobel más joven de la historia, pero siguió dedicando su vida a defender el derecho de las niñas, en Pakistán y en todo el mundo, a estudiar, a adquirir conocimientos, a formarse.
Es cierto que su padre es un educador, y que dirige varias escuelas, pero el coraje de esta niña que a los 11 años decide enfrentarse a un sistema hostil y agresivo, representa uno de esos cuentos de hadas que, alguna vez se hacen realidad gracias, por cierto, al New York Times, la BBC, y muchos otros medios que se hicieron eco de la desigual lucha de Malala.
Malala habla pastún e inglés, pero el ingreso en la Universidad no ha sido sencillo, porque ha tenido que someterse a rigurosas entrevistas, como cualquier otra aspirante. Y comenzará a estudiar donde lo hicieron grandes personalidades del mundo de las humanidades y la Política. Aquella chica de 11 años que se atrevió a alzar la voz contra la discriminación, y a los quince estuvo a punto de morir asesinada, va comenzar a estudiar en la Universidad de Oxford. Hay días en que noticias como esta te impelen a creer que la vida no es tan injusta.


Charo Zarzalejos - Juana no está en mi casa

18.08.17 | 08:42. Archivado en Charo Zarzalejos


MADRID, 17 Ago. (OTR/PRESS)

Soy madre y nada me resulta más difícil que imaginar lo que se puede sentir cuando ves que te puedes quedar sin tus hijos. El dolor ante semejante circunstancia debe ser tan inmenso que quizás no haya palabras suficientes para describirlo. Por ello, entiendo las lágrimas de Juana Rivas, máxime si por medio ha habido malos tratos hacia ella por parte del padre.
Si Juana Rivas me hubiera pedido auxilio, reconozco que no hubiera tenido valor para negárselo. Le hubiera dejado estar en mi casa. ¿Cómo decir que no a una madre angustiada con dos hijos menores?. No le hubiera dicho que no pero una vez en mi casa, de ninguna de las maneras le hubiera aconsejado que siguiera escondida, huida de la justicia porque, entre otras cosas, tarde o temprano, la Justicia te alcanza y, además, nunca olvida.
El caso de Juana Rivas, como tantos otros, hay que conocerlo a fondo, muy a fondo para tener una opinión bien fijada y, sobre todo, hay que tener conocimiento preciso de los vericuetos judiciales, plazos e instancias porque en la Justicia, los plazos y las formas son tan importantes como el fondo.
Pero llegados a este punto en el que el Constitucional no le ha otorgado el amparo que solicitaba, después de que varios jueces tampoco hayan satisfecho sus pretensiones, nada más sensato que abandonar la aventura que ha emprendido en compañía, nada menos, que de dos menores, sus hijos. Debería saber o deberían decirle que el camino que ha emprendido no da más de si, que apelar a Estrasburgo supone, de entrada meses y meses de "desaparición" que a medida que pase el tiempo le comenzará a pesar como una losa.
Se que desde fuera se habla fácil, pero obviar la realidad, hacer caso omiso a los tribunales es meterse en un laberinto de difícil y siempre dolorosa salida. Debería entregarse hoy mejor que mañana, someterse a la Justicia y una vez que la Justicia se pronuncie de manera definitiva buscar el mejor acuerdo posible. La situación no es fácil, pero no está escrito en ningún sitio que la vida sea fácil, sobre todo si previamente se ha sido víctima de un trato indigno y cruel pero alguien debería decirle a Juana Rivas que lo que está haciendo no soluciona el pasado ni facilita el futuro que ella desea y al que no debe renunciar pero no a base de emprender batallas que le pueden hacer perder la guerra.
Juana Rivas no está en mi casa pero, insisto, la hubiera acogido pero no le hubiera alentado a que se pertrechara en una situación que ni es buena para ella y menos para sus hijos. La misma determinación que ha tenido para sortear las decisiones de los tribunales debería tenerla ahora para acabar con esta situación que si a alguien perjudica de manera especial es a ella misma.
Ignoro que estarán pensando sus abogados y sus asesoras pero ellos, más que la propia Juana Rivas, tienen una especial obligación de realismo. Alentarle para que no abandone su postura de resistencia es una forma de condenarle a una vida que no es vida. No siempre lo políticamente correcto es garantía de acierto y en este caso se acumulan días y días de una situación insostenible. Se pueden perder batallas si lo que se pretende es ganar la guerra.


El rincón del soneto - NO SOY DE IZQUIERDAS

17.08.17 | 12:00. Archivado en Salvador Freixedo


NO SOY DE IZQUIERDAS

No soy de izquierdas porque no soy necio.
El ser de izquierdas requiere ignorancia,
un elevado grado de jactancia
y una inteligencia de paramecio.

No le tienen a nuestra historia aprecio,
la izquierda es solo hueca petulancia,
un odio y rebeldía sin sustancia
y mirar a las creencias con desprecio.

Ser de izquierdas es no tener memoria
y desconocer del todo la historia.
Mas tampoco entonaré unas endechas

a los santurrones de las derechas
que ni siquiera son antiabortistas
porque son cobardones y egoístas.

___________________
Por Salvador Freixedo
Último libro del autor:
«IGLESIA, ¡DESPIERTA!»
freixedo.autor@laregladeoroediciones.com
Suscripción gratuita


Rafael Torres - Machado, embestido

17.08.17 | 08:42. Archivado en Rafael Torres


MADRID, (OTR/PRESS)

"De diez cabezas, nueve embisten y una piensa. Nunca extrañeis que un bruto se descuerne luchando por la idea". Lo escribió don Antonio Machado en sus Proverbios y Cantares, y he aquí que el Ayuntamiento de Sabadell ha ido a encargar un informe sobre la nomenclatura de las calles del municipio al brutal poseedor de una de esas nueve cabezas de ciega embestida que, al descornarse por la idea, se llevan por delante la razón, matándola o dejándola gravemente herida.
Según ese conspicuo representante del club de las nueve cabezas, el "historiador" independentista al que el consistorio de Sabadell encargó la relación de calles cuyos nombres debieran ser objeto de purga por su aroma franquista, don Antonio Machado, el poeta, el maestro, el republicano, el hombre que desobedeció la orden de evacuar de Madrid a los intelectuales cuando la ciudad amenazaba caer en noviembre del 36 y se le encontró al cabo, tan mayor, en una cola donde se repartían viejos fusiles para defenderla de la horda invasora, don Antonio Machado, digo, amigo del pueblo, hijo y hermano de poetas, símbolo máximo de la tragedia del exilio, amante del pensamiento y novio de la libertad, fue, según el que se descornó en su informe erradicador, algo peor que un franquista: "Españolista y hostil a la lengua catalana".
El alcalde de Sabadell se ha desmarcado de ese "pogromo" contra lo más preclaro de España y de la Humanidad, Machado, Lorca, Garcilaso, Calderón, Quevedo, Larra..., cuyos nombres deberían borrarse, si dependiera del historiador-inquisidor que se descuerna por la "idea", de las humildes calles y plazas de la ciudad que a ellos están dedicadas, pero fue él, el alcalde o alguno de los suyos, el que eligió para redactar el informe a una cabeza de las que embisten, y no a una de las que piensan, que escasean, pero que alguna hay.
La pobre Ley de la Memoria Histórica, bajo cuyo manto parece querer ampararse semejante desafuero, debería incluir en su articulado severísimas sanciones contra los munícipes o sus amiguetes que confunden arteramente, o con ignorancia supina, la velocidad con el tocino, el culo con las témporas y el arte, la música o la literatura de calidad, esto es, útil al disfrute y a la elevación de la sociedad, con el carnet político o el ADN nacional de sus creadores.
De diez cabezas, nueve embisten y una piensa. En Sabadell, como ya ocurrió en algunos otros sitios a la hora de discernir la gloria o la toxicidad de los nombres de las calles, no encontraron, no buscaron más bien, la que piensa.


Francisco Muro de Iscar - Universidades sin prestigio

17.08.17 | 08:42. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, (OTR/PRESS)

No debe haber motivos de preocupación por el hecho de que no haya ninguna Universidad Española entre las 238 primeras del mundo, sólo 3 entre las primeras trescientas, ocho más antes del puesto 500 y otras 15 -26 en total- ¡antes del puesto 800! Los datos son del ranking que elabora anualmente la Universidad de Jiao Tong de Shanghai y que sirve para medir la excelencia universitaria con criterios de investigación, especialización, calidad del profesorado, etc. Tampoco debe ser motivo de preocupación que los puestos que ocupan las Universidades españolas que están a la cabeza del ranking -la primera, la catalana Pompeu Fabra ¡en el puesto 239!- sean, en general, peores que el año anterior. Ni tampoco que prácticamente el 66 por ciento de las Universidades españolas ni aparezcan entre esas "primeras" 800 Universidades. Las privadas, por cierto, incluso peor que las públicas.
No debe ser preocupante porque ninguno de los rectores de las más de 70 Universidades españolas ha salido al paso de los datos ni ha hecho la más mínima autocrítica. Y cuando hablen, si lo hacen, ya verán ustedes cómo se quejarán de la falta de medios económicos, del carácter generalista de las Universidades españolas, de la imposibilidad de compararse con otras -aunque tengan menor presupuesto- de la falta de autonomía corporativa, etc. Pero ninguno dirá ni se fijará en cuál es la razón de que tengamos escuelas de negocios líderes mundiales y cómo han sido capaces de llegar a la cima trabajando mucho y bien.
Los rectores no les dirán a los ciudadanos - que sufragan el 85 por ciento del coste de los estudios universitarios- por qué sigue existiendo una total endogamia en la Universidad de manera que o formas parte del "equipo" o no tienes ningún futuro, porqué hay grados -centenares- que no tienen más de 10 o 15 alumnos en total o porqué hay Facultades repetidas y "tripitidas" en una misma ciudad o en varias Universidades distantes entre sí 50 o 100 kilómetros. No escucharán a ningún rector ni a ningún representante político decir que nos sobran Universidades, bastantes, que las que hay están mal gestionadas -con excepciones, claro- y que el nivel de exigencia es cada año más bajo o que el tiempo medio para aprobar una carrera está cerca del doble de lo marcado. O que, incluso, el presupuesto de que se dota a los Departamentos en alguna Universidad, está en función del número de aprobados: a más aprobados, más dinero o, lo que es lo mismo que el aprobado general lleva al cielo presupuestario

La Universidad no se pronunciará porque lleva décadas viviendo de espaldas a la sociedad. Ha perdido su prestigio, no forma profesionales de calidad, elude mirar al mundo laboral, que es lo que se van a encontrar los graduados en breve, multiplica el número de máster -muchos de ellos repetitivos de lo que enseñaron en el grado- para alargar la estancia de los alumnos y multiplicar los ingresos, sigue viviendo encerrada en sí misma, sin atender a los problemas sociales, sin especializarse, sin buscar líneas de investigación con las empresas de su entorno y manteniendo el falso mensaje de que una carrera universitaria garantiza un futuro mejor. Que se lo pregunten a tantos licenciados de baja calidad que ni siquiera encuentran un empleo de ínfima calidad. Ya verán ustedes como hasta el ministro de Educación respalda a nuestras Universidades y no se atreve a ponerlas en el observatorio de la crítica. Olviden los rankings. Olviden a nuestras Universidades.


Victoria Lafora - Burricie nacionalista

16.08.17 | 08:42. Archivado en Victoria Lafora


MADRID, (OTR/PRESS)

Alguien que considere a Antonio Machado, quien murió en Colliure huyendo de la barbarie franquista, un "españolista" es un analfabeto intelectual. Pero si ese alguien es el ayuntamiento de Sabadell, que con semejante argumento quiere quitarle su nombre a una plaza de la localidad; si además el informe sobre la aplicación de la Ley de Memoria Histórica se ha encomendado a un erudito local, próximo a entidades soberanistas, al que se ha pagado seiscientos euros de dinero público, el tema pasa a mayores.
No por la cantidad sino porque el memorable informe, que se ha trasladado a las asociaciones vecinales para su beneplácito, dictamina que también deben ser retirados los nombres de Garcilaso de la Vega, Calderón de la Barca, Gongora o Francisco de Goya, productos, a su juicio, de un modelo cultural franquista que debe ser corregido.
Precisamente Sabadell es una de las localidades catalanas donde el mestizaje, producto de la masiva emigración de la posguerra, fue más notable. La industria textil necesitaba mano de obra y allí acudieron andaluces, extremeños, gallegos e incluso los ahora detestados castellanos. Entre todos hicieron desaparecer las cuevas, primeras viviendas de los recién llegados y levantaron una ciudad que hoy es la tercera de Cataluña en población y tamaño. Los hijos de esa emigración hablan catalán, se sienten de la tierra de acogida y algunos, incluso, apoyarán el "proces". Lo que ya no vale para los nuevos inquisidores es el legado cultural común que nos conformó como sociedad y desprecian, por ignorancia, a los que iluminaron, en tiempos de obscuridad histórica como el franquismo o el despotismo de Fernando VII, una tierra que también es suya.
Se puede reescribir la historia pero será siempre mentira. Los nacionalismos desbocados son el origen del fascismo y como tales empiezan por los símbolos y acaban llevándose a la gente por delante. Se empieza quitando la placa a Antonio Machado y se puede acabar fomentando la denuncia del vecino que no es afecto a la causa del la independencia. La historia del siglo XX es un buen ejemplo de lo dicho.
Ahora que la CUP se ha hecho con el mando en la comunicación y la propaganda del "proces", y muestran orgullosos unos carteles en los que barren de los "países catalanes" ( con la anexión, por supuesto, de Valencia y Baleares) a españoles varios y algunos propios, vamos a vivir el paroxismo teatral de una ruptura de traca.
Si los catalanes fueran capaces de cortar las alas a quienes han confundido la administración pública con la reivindicación folklórica de su ideología; si exigieran que, como partícipes del Govern que son, se dedicaran sus energías a recuperar los derechos sociales que se llevó por delante la crisis, se acabaría tanta soflama. Solo unas nuevas elecciones puede devolver la cordura a una sociedad que no se merece esto.


Pedro Calvo Hernando - Lo que diga el Parlamento

16.08.17 | 08:42. Archivado en Pedro Calvo Hernando


MADRID, (OTR/PRESS)

Junto al problema independentista de Cataluña, la otra cuestion principal de fondo es la perspectiva o posibilidad de un Gobierno de coalición para España entre PSOE y Podemos, especialmente desde el pacto en Castilla-La Mancha. Está claro que una vez dado ese paso, los obstáculos para avanzar por ese camino han pasado claramente a segundo término. Ya solo es cierto que habría que contar con la voluntad de los militantes de ambas fuerzas en los territorios concretos, y por supuesto en el elconjunto de España cuando se tratase de formar un Gobierno para todo el Estado. Si en la autonomía presidida por García-Page la cosa ha ido adelante, quiere decirse que no existe obstáculo insalvable para repetirlo en cualquier otro territorio. De manera que más vale que se dejen en ambos partidos de debates estériles y que decidan proseguir la senda marcada, Y que dejen meridianamente claro ante el conjunto del electorado que aceptan que no hay otro camino que conduzca al poder en manos de la izquierda y a la retirada del PP, que ambas cosas son equivalentes.
Tendrían que convencer a Ciudadanos o bien de que votasen junto a los dos de la izquierda o bien que se abstuvieran, recordándoles que lo contrario supone perpetuar al PP en el poder, algo incompatible con las frecuentes afirmaciones de los de Rivera contrarias a aspectos básicos de la política del Gobierno popular. Y en cuanto al obstáculo exhibido del voto de los nacionalistas para que prospere la operación, pienso yo que si no se les pide el voto y ellos lo conceden por las buenas, sería absurdo e imposible rechazarlo, por lo que no habría motivo ni posibilidad de obligarles a que no voten a quien les dé la real gana. El Parlamento es la sede del poder del pueblo y este decide como tiene por conveniente en cada ocasión lo que vota a favor, en contra o con abstención. Me gustaría saber con qué argumentos iba el PP a poner el grito en el cielo si el resultado les perjudicaba, además de que muy recientemente ellos mismos han aceptado el voto nacionalista si les favorecía.
Y no voy a descalificar a la derecha, como a veces se hace, con absurdas afirmaciones sobre sus condiciones mentales o culturales, que respeto y sitúo en la normalidad. Vamos a ser todos muy respetuosos con todos y vamos a dejarnos de inventos absurdos que a nada conducen si no es a la esquizofrenia, muy mala enemiga de la claridad de juicio y de la búsqueda de los caminos para llegar al esclareciento de culquier cuestión. Estamos.


Luis Del Val - Supremacistas con diploma

15.08.17 | 08:42. Archivado en Luis Del Val


MADRID, (OTR/PRESS)

Debe ser bastante tranquilizador y relajante, levantarte por las mañanas, y nada más tener consciencia de que existes, saber que perteneces a una raza superior: la raza blanca. Y que todos los inconvenientes y fracasos que haya en tu biografía es por culpa de esos jodidos chinos, amerindio, negros y judíos, porque los supremacistas están convencidos de que los judíos no son lo suficientemente blancos.
Entre los supremacistas están los públicos, los delincuentes y los vergonzantes. Los públicos son ciudadanos a los que no les cuesta reconocer que se consideran superiores a las otras razas, e incluso se manifiestan a cara descubierta. Luego, están los delincuentes que van encapuchados, porque alguna vez se les va la mano y asan a algún negro o le pegan un tiro. Y, por fin, están los vergonzantes, como Donald Trump, que asumen su superioridad con orgullo, pero por razones del cargo o con el fin de no turbar el raciocinio de los demás no lo dicen a las claras.
Aunque los supremacistas tienen fracasos, igual que todo el mundo, no se duelen por ello, ni se turban en exceso, porque sus errores son una consecuencia de la presencia de chinos, negros, judíos y amerindios y demás razas inferiores. En cuanto los despachen, todos serán brillantes hombres de negocios, aunque los que barran las aceras, que tendrán que ser blancos, no sé a quién le echarán la culpa.
Los supremacistas abundan en el mundo anglosajón, que fue el último en derogar la esclavitud, aunque haya españoles que se empeñen en la leyenda negra por ignorancia y estupidez. Aquí tenemos una versión cateta del supremacismo, que se llama secesionismo, y donde también las frustraciones se achacan a los inferiores, que son tan inferiores que les roban y les tienen dominados, y les torturan con la falta de libertad. ¡Qué raro! Pero no les afecta, porque tienen su diploma de superioridad.


Rafael Torres - Fronteras S.A. y Franco S.L.

15.08.17 | 08:42. Archivado en Rafael Torres


MADRID, (OTR/PRESS)

En el disparate no cabe el más ni el menos, de modo que resulta imposible establecer qué es más disparatado, si dejar una parte del control de las fronteras nacionales aeorportuarias en manos de una empresa privada, o la conversión del Pazo de Meirás, antaño guarida del sátrapa, en un monumento, como el Valle de los Caídos, de exaltación fascista.
Lo primero, la cesión del control de las fronteras a una empresa que, encima, paga salarios de hambre a los trabajadores que, sin serlo, hacen las veces de agentes aduaneros, de guardias civiles o de carabineros, no sólo es brutal, sino sólo propio de un país al que sus gobernantes han puesto en almoneda. La compañía beneficiaria de semejante atentado privatizador podría llamarse tranquilamente Fronteras S.A.
Lo segundo, y pues se pretende que sea la Fundación Francisco Franco la que gestione las visitas al alucinante pazo que el "comandantín" pilló de aquella manera, resulta, pues todo queda en casa, como más Sociedad Limitada. Siendo también brutal como el primer disparate objeto de ésta columna, ese de encargar la seguridad de las fronteras a particulares, éste segundo, el de las apologéticas visitas guidas al pazo, imagino que brazo en alto e impasible el ademán, supone además un escarnio intolerable para las víctimas de aquél psicópata y para España, su mayor víctima, en general.
Los acontecimientos del aeropuerto barcelonés de El Prat han recordado, además de lo mucho que trabajan y lo poco que ganan los seguratas de la concesionaria, el sindiós que supuso, que supone, la privatización de ese servicio estratégico que no puede bajo ningún concepto enajenarse de la gestión pública, y cuyo retorno a ésta, en consecuencia, es un asunto urgente y de esos a los que se alude como de interés general.
De otra parte, la resolución activa y firme del consistorio de Sada, en cuyo término se halla el pazo de Meirás, señala racionalmente la actitud institucional que debería oponerse a la pretensión de crear o reforzar en dicho pazo un emporio de exaltación del personaje que marcó el período más tenebroso y criminal de nuestra historia reciente.
Fronteras S.A., Franco S.L. No, gracias.


Francisco Muro de Iscar - El norte se mueve (para bien)

14.08.17 | 08:42. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, (OTR/PRESS)

Más que verano, climatológicamente hablando, en el Cantábrico estamos teniendo un invierno suave. Pero culturalmente, de Santander a Bilbao la nota es sobresaliente. En Santander, el recién abierto Centro Botín va a suponer una transformación radical de la ciudad y, como ha dicho el pintor Eduardo Gruber "hará que el invierno no sea tan invierno". Hay muchas ciudades de España que se llenan de vida en verano y que, luego, sufren un letargo. Es verdad que ya no hay que ir a Madrid o a Barcelona para ver buen teatro, excelentes museos o, incluso, ópera de calidad. En Santander, como en Bilbao, lo han superado o están camino de ello.
La capital cántabra tiene un verano cultural de escándalo. La Universidad Internacional Menéndez y Pelayo, pilotada extraordinariamente por su rector César Nombela, trae a la ciudad a los mejores pensadores y expertos en disciplinas que van de la ciencia a lo jurídico, de la literatura a la filosofía. Abre y ofrece a la sociedad el debate que la Universidad clásica ha arrinconado. La verdad es que es la Universidad la que se ha arrinconado ignorando a la sociedad de la que vive y a la que debería liderar. Durante el mes de julio y parte de agosto, la UIMP pone a Santander en vanguardia. Luego viene el Festival Internacional, el FIS, y por allí pasan las mejores orquestas, los mejores ballets y los mejores cantantes. Hay buen teatro y muchos conciertos en las principales ciudades cántabras. Hay lugares, como Laredo, donde hay tres corales de alto nivel, entre ellas la Coral Salvé, y una orquesta sinfónica. Ahora el espectacular Centro Botín, obra de Renzo Piano, pero, sobre todo, de la Fundación Botín, va a poner a Santander en el espejo nacional e internacional que mira el mundo de la cultura durante todo el año. Es un punto de encuentro y un espacio para la creatividad.
En Bilbao tienen el Guggenheim y eso es una tarjeta de visita para millones de turistas, una marca que ha puesto a la ciudad en el mapa mundial del arte. Pero hay otro excelente museo que había quedado oculto por el brillo del Guggenheim, el de Bellas Artes. El regreso de Miguel Zugaza, tras dejar el Museo del Prado al mejor nivel de su historia, se ha iniciado con una exposición descomunal, la colección de Alicia Koplovitz, ochenta y nueve obras que van de Goya a Picasso, Modigliani, Rothko, Zurbarán, Madrazo, Van Gogh, Gauguin, Antonio López, Juan Muñoz, Tapies, Gris, Calder... La lista es interminable y fantástica. A partir de ahora, este Museo va a rivalizar en interés con el Guggenheim y va a obligar a todos los que vayan por Bilbao a visitarlo.
Es bueno que las ciudades españolas -Madrid es un icono mundial, Barcelona o Málaga son un lujo cultural- destaquen por la cultura que une y que es universal. Si el Estado apoyara más estas iniciativas y las autonomías primaran el arte y nuestros grandes monumentos, seguramente estaríamos cambiando el modelo turístico español y, además de sol y playa, y de una cada vez más excelente cocina, nos visitarían más y mejores turistas todo el año. Más política cultural y menos política barriobajera y estúpida. Aunque siempre cabe la posibilidad de que venga alguno de ellos y expropie a Botines y Koplovitz. La cultura, como la libertad, siempre es peligrosa.


La semana política que empieza - Un Gobierno que ignora lo que hace un Govern

14.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

Cuesta entenderlo, pero todos los indicios muestran que es así: el Gobierno central no tiene ni idea, a estas alturas, cuando faltan cuarenta y siete días para lo que sea que acabe ocurriendo en la jornada del referéndum catalán, acerca de qué piensa hacer el Govern que preside Puigdemont. Ni idea. Las miradas gubernamentales, que están mucho más atentas de lo que en principio pudiera pensarse dada la época y los silencios que nos abruman, se angustian: ¿qué se prepara en el Parlament a partir de este miércoles? ¿Habrá por fin una sorpresa y la Mesa aceptará a trámite esa ley del referéndum que, en estos momentos, no figura en el orden del día? Todo puede ser, porque todo indica que la Generalitat juega al despiste "con Madrid".
Estamos, en el "puente" menos laborioso quizá del año, e inmersos en muchos silencios. Desde luego, está claro que los ministros o tienen instrucciones, o tienen muy pocas ganas, de hacer declaraciones a los medios; y, así, apenas vemos al titular de Fomento hablando sobre el conflicto de El Prat, que ha sido un problema puntual, pero muy preocupante, agravado porque ha ocurrido en Barcelona. Y desde la Generalitat, lo mismo: sabemos que andan en frenéticos preparativos, pero es, como siempre, la CUP la que da las exclusivas: ya hay urnas y censo, han proclamado, sin que, ya digo, "en Madrid" se hubiesen enterado. Aunque se dude, eso sí, de la veracidad de los anuncios de la formación extra-sistema.
Resulta, así, difícil precisar el calendario para las próximas seis semanas y media, que es lo que nos separa de ese potencial "choque de trenes", o de lo que sea, si Puigdemont lleva adelante su promesa -que tendrá que llevarla, aunque sabe que la cosa acabará mal_ de ir a las urnas para que los catalanes digan si quieren o no separarse de España. Lo que ocurre es que hay indicios de que él también está muy preocupado: ignora lo que piensa hacer al respecto, en concreto y más allá de acudir al Tribunal Constitucional, el Gobierno central. Me dicen que Puigdemont, como mucha más gente, cree que Rajoy tiene un as secreto en la manga: no es difícil tenerlo, dada la cantidad de irregularidades, corruptelas, violaciones de la legalidad y trampas de toda suerte que caracterizan el camino del "procés" y de muchas otras situaciones previas al proceso independentista. Y Rajoy sabe manejar la información, como quedó evidente en el "caso Pujol". ¿Hay dossieres explosivos flotando por el aire? Y si los hay, ¿servirán para hundir el referéndum? Forzosamente lo tenemos que ver pronto.
Así, en este ambiente, muy peligroso, de mutuo ignorarse, transcurren días cruciales en los preparativos de ese referéndum ilegal que, curiosamente, tan poco parece interesar a la opinión pública del resto de España. La sensación, insisto, es la de que cualquier cosa puede pasar con un Govern y un Parlament catalanes que hasta esconden el verdadero alcance y propósitos de las leyes de desconexión que forzosamente habrán de tramitarse en la Cámara legislativa autonómica, sin que se sepa cuándo.
Claro, de esta forma, pretender hacer un calendario político en Cataluña para el próximo mes y medio es imposible, más allá de los anuncios de que habrá un encuentro entre Puigdemont y el máximo representante del PP en aquella Comunidad, García Albiol u otros encuentros puntuales y temo que no muy trascendentales. Por no saber, ni siquiera sabemos cuándo podría ser llamada la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, a declarar por su presunta desobediencia a los dictámenes del Constitucional, y ese día sí que se va a registrar una movilización independentista importante en las calles de Barcelona y frente a los Juzgados; no será la Diada, dicen en el PDeCat, pero casi... Y, por cierto, puestos a hacer calendarios, para la Diada ya no falta ni un mes. ¿Es esto significativo?

Lo significativo es que Cataluña cada día se endeuda más, que el ambiente político no puede estar más enrarecido y que hay que constatar el fracaso de aquella "operación Diálogo", que tan ilusionados nos hizo sentirnos a algunos. ¿Qué pasó de esta "operación Diálogo"? Pues eso: silencios que indican que nadie quiere enterrarla, pero que también evidencian que, si aún existe, solamente un débil hilillo de vida corre por sus atrofiadas venas. No hay interlocución entre las dos partes, y conste que no equiparo a una, la que tiene que hacer cumplir la legalidad y los deseos de la inmensa mayoría de los españoles, con la otra, la que incumple la legalidad y quiere imponer sus dictámenes fantasma quién sabe si basándose en la voluntad de una minoría de los catalanes.
Ya saben: el día 16 de este mes, miércoles, superado el super-puente festivo, entramos en la recta final. Cuarenta y cinco días nos separarán de una meta a la que, sospecho, nadie quiere llegar, pero qué remedio.


Carmen Tomás - ¿Marbella, un caso aislado?

13.08.17 | 08:42. Archivado en Carmen Tomás


MADRID,(OTR/PRESS)

Lo saben en muchos consistorios donde o bien gobiernan con apoyos o donde apoyan gobiernos. Podemos y sus confluencias son una pésima influencia para la gestión o directamente pésimos gestores. En unos días parece que se va a materializar el desalojo de la coalición de gobierno del ayuntamiento de Marbella. Los independientes que estaban con sus dos concejales permitiendo el gobierno de PSOE, IU y Podemos se han hartado. El Partido Independiente Opción Sampedreña ha anunciado que va a apoyar a los 13 concejales del PP para que éste recupere la alcaldía. La razón de este movimiento es que las injerencias de Podemos impiden gobernar.
Casos de estos hay desgraciadamente muchos en España, aunque aún los independientes o los socialistas no han dado pasos. Por ejemplo, en el ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes, la oposición está harta de improvisaciones, ocurrencias y sobre todo mala gestión. Cabe recordar que el anterior consistorio, con Manuel Angel Fernández al frente, dejó más de 15 millones de euros de superávit en la caja. Hoy, el ayuntamiento está en manos de Hacienda por incumplimiento flagrante de las reglas.
Lo que va a ocurrir en Marbella es muy importante y si otros grupos independientes o incluso los socialistas se dieran cuenta de la ruina y el despropósito de la gestión de Podemos, les echarían de muchos más ayuntamientos. De momento, el PSOE ha tomado el camino contrario en Castilla-La Mancha donde van a tener la "oportunidad" de experimentar ser gobernados por Podemos. La primera ha sido saltarse las reglas para perpetuarse como funcionarios y subirse los sueldos La realidad es que en ningún sitio han cumplido sus promesas, ni siquiera la de bajarse los sueldos, y sí han gastado y mucho en amiguetes, asesores y propaganda. Qué tomen nota los ciudadanos.


Victoria Lafora - Bravuconadas de un payaso

13.08.17 | 08:42. Archivado en Victoria Lafora


MADRID, (OTR/PRESS)

Desde el campo de golf donde pasa sus vacaciones, el insomne Donald Trump sigue amenazando a diestro y siniestro desde las redes sociales. Si esta pertinaz afición a escribir sandeces la ejerciera un adolescente no tendría mayor interés ni repercusión. Pero cuando el autor es el presidente de Estados Unidos y los destinatarios son dos almas gemelas como el venezolano Maduro o el norcoreano Kim Jong-un, las repercusiones llegan a los mercados internacionales y las bolsas se resienten.
Pero lo peor es jugar con fuego con alguien a quien la comunidad internacional no se ha tomado lo suficientemente en serio, pese a tener un arsenal nuclear, como es el pequeño dictador asiático. Corea del Norte ha sido, desde la instauración de la dinastía Jong-un, un pueblo sometido al terror medieval de las ejecuciones sumarias, los castigos más atroces y los asesinatos selectivos de cuánto colaborador no doblara el espinazo en tiempo reglamentario.
Y con ese siniestro personaje, Donald Trump, otro payaso, se recrea en el incremento de las amenazas verbales a ver quién llega más lejos.
Ha tenido que ser el presidente chino Xi Jinping quien medie en la trifulca de dos descerebrados jugando con el botón nuclear. China, y conviene recordarlo, a la que Trump acusó de ser la responsable de las pérdidas de puestos de trabajo en la industria norteamericana y advirtió con cerrar sus exportaciones, intenta poner cordura en este juego de dos necios.
Las democracias occidentales no pueden vivir, en un momento de recuperación económica, después de la dura recesión de los últimos años, sumidas en el miedo a que un misil alcance la isla de Guam y se produzca un conflicto mundial.
Y, por el lado venezolano, una sociedad sometida a la burla de sus instituciones con la oposición que ganó las elecciones expulsada del parlamento, con heridos y muertos en las manifestaciones contra el régimen, en una situación de absoluta carestía de productos básicos y medicamentos, necesita ayuda internacional, no bravuconadas de un insomne, desmentido por sus jefes militares horas después.
Los dirigentes de los países del Cono Sur, a los que Trump tanto desprecia, están haciendo con el aislamiento económico al que han sometido al régimen de Maduro, más por la democracia que la primera potencia mundial. Venezuela necesita una operación conjunta auspiciada por Naciones Unidas para poner freno a la deriva dictatorial del régimen.
Las relaciones internacionales, en plena globalización, son materia de alto riesgo para dejar en manos de liderazgos irresponsables, ególatras e ignorantes.
Si el comportamiento del presidente norteamericano en su decisiones de orden interno han echado por tierra el prestigio democrático de Estados Unidos, no ha habido ninguna actuación internacional que se salve del estupor y la burla. Es difícil que se pueda aguantar de esta guisa cuatro años.


¿Es Podemos un buen socio? - A vueltas con España

13.08.17 | 08:42. Archivado en José Luis Gómez


MADRID, (OTR/PRESS)

Un pacto autonómico entre el PSOE y Podemos en Castilla - La Mancha ha desatado un sinfín de especulaciones sobre la posibilidad de un pacto de Gobierno en España entre esas dos formaciones políticas. Lo único cierto, a día de hoy, es que el PSOE, con Pedro Sánchez al frente, solo llegó a firmar un embrión de pacto de Gobierno con Ciudadanos, algo que jamás fue posible con Podemos. Albert Rivera exageró tanto el valor de aquel pacto que vio en él la ensoñación de una nueva Transición "para otros 40 años".
Más allá de las especulaciones y de los dimes y diretes, los hechos demuestran que solo Pedro Sánchez y Albert Rivera han demostrado tener capacidad política para desbloquear situaciones complejas. Otra cosa es que -juntos- sumen lo suficiente, que fue lo único que les impidió gobernar en España para mayor gloria de Mariano Rajoy, ante la ausencia de compromiso con el cambio de Pablo Iglesias.
Desde la recuperación de la democracia, los pactos autonómicos y locales del PSOE comprenden prácticamente a todas las fuerzas políticas, desde la izquierda hasta la derecha, incluidas las formaciones nacionalistas e independentistas de distintos signos ideológicos. En cambio, sus pactos de Gobierno en España han privilegiado siempre a las formaciones nacionalistas. Un pacto de Gobierno PSOE - Podemos sería, pues, una novedad de gran alcance para la cultura política de los socialistas y de sus votantes.
¿Es Podemos un buen socio para los socialdemócratas? ¿Serán Pablo Iglesias y Pedro Sánchez complementarios? En general, el PSOE siempre ha estado cómodo en sus pactos con los nacionalistas, ya fuese en Cataluña, el País Vasco o Galicia, o en el conjunto del Estado. En cambio, tuvo muchas dificultades para gobernar con Izquierda Unida, que sería la formación política más parecida a Podemos. Incluso cuando las dimensiones políticas de unos y de otros concedían una clara ventaja a los socialistas frente a los comunistas.
Es posible que el futuro depare novedades en ese sentido, pero lo que no es descabellado es pensar que traerá consigo muchas tensiones. No hay peor astilla que la de la misma madera.


Siete días trepidantes - Estamos a punto de perder un mes precioso. Este mes

13.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

A veces, es en agosto donde se producen las movidas políticas que luego serán trascendentes. Con tiempo por delante, los políticos -que se aburren en el ocio-, lejos de miradas indiscretas y de controles del "aparato", perpetran ocurrencias que luego se consolidan o no. Por ejemplo, el pacto de gobierno autonómico entre PSOE y Podemos en Castilla-La Mancha. Que, a pesar de la general indiferencia agosteña, está provocando ríos de controversia: ¿debe a o no debe este pacto regional convertirse, en un futuro cercano, en un pacto nacional? Unos, en el PSOE, dicen que sí; otros, que no. Lo mismo, por cierto, que en Podemos.
Estoy seguro de que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias algo se habrán hablado telefónicamente estos días, y sin duda que también habrán quedado para septiembre. Mientras, guardan un vacacional silencio, dejando que sean los "segundos escalones" quienes dictaminen, debatan pros y contras, pontifiquen. Ya llegará el otoño. Y facilitando también que algunas voces mediáticas extremadas, desde una derecha excesivamente "dura", que nada tiene que ver con las cautelas de Rajoy, se lancen a hablar de frentespopulares y de que vienen los rojos. Menuda barahúnda. La insoportable levedad del ser.
Miramos preocupados hacia Cataluña, hacia el 1 de octubre, hacia los excesos sindicales y las incapacidades gubernamentales y empresariales en El Prat, y andamos, así, distraídos mientras en Castilla-La Mancha, donde aparentemente nunca pasa nada, Emiliano García-Page mete en su Gobierno a un vicepresidente de Podemos. Y, de paso, deja pasar una enmienda parlamentaria que pretende consolidar privilegios de por vida a los funcionarios "políticos" en la región. Sin que, claro, ni Sánchez ni Iglesias digan nada. Como nada dicen sobre otros temas, como la perversa dinámica en ese territorio que Puigdemont considera su feudo.
Si España necesita algo es que izquierda, derecha y centro se aclaren, se reinventen. Que la izquierda defina sus límites -no puede ser que la CUP difamadora pueda seguir considerándose izquierda, no puede ser que algunos aquí sigan considerando a Maduro progresista-. Que nos digan los de Podemos por fin si apoyarán o no el referéndum secesionista catalán, y cómo piensan, en su caso, evitarlo. O propiciarlo. Que nos diga el PSOE si en 2019 tendremos un acuerdo general entre socialistas y "morados", con qué programa y fines, más allá de desalojar a Rajoy de La Moncloa. No se puede mantener mucho tiempo una situación en la que, dentro de cada partido, unos dicen unas cosas, otros otras y los más, nada. Ni es posible pretender representar a los ciudadanos sin informarles, de verdad, con transparencia, de lo que pretenden esos "representantes" hacer. No les escucho hablar de Venezuela, ni de Aena, ni de esa "enmienda" parlamentaria que ha encendido al personal en Castilla-La Mancha tras el "nuevo pacto de Toledo". Ni de los carteles de la "barrida" de la CUP, ni de Trump. Ni del nuevo "pacto de Toledo". De nada.
Dirán que están tomando fuerzas para la gran movida del otoño. Y, en efecto, sospecho que septiembre, pongamos ya los finales de este mes de agosto, será tiempo de grandes declaraciones, cuando reaparezcan los que hoy se mantienen callados y permitiendo la escandalera de voces bajo sus pies dirigentes. Entonces será cuando surjan Sánchez e Iglesias anunciando su acuerdo no sé si para intentar gobernarnos en 2020, pero sí, al menos, para "solucionar" el tema catalán; un acuerdo del que estos días hablan, creo, pero entre ellos y por teléfono, ya digo. Y tal vez incluso aparezca Rajoy para decirnos que sí, que tiene un "plan B" -con que hubiese un "plan A" ya me daría por satisfecho_ para contener las ínfulas independentistas del molt honorable president de la Generalitat.
Pero para entonces, claro, ya habremos perdido un mes. Un mes precioso. Porque, recuerde, nos quedan cuarenta y ocho días, apenas cuarenta y ocho días, menos de siete semanas, para ese choque de trenes que antes todos consideraban imposible y que ahora todos admiten que, de una u otra manera, se va a producir. Y entonces... ¿qué? Ahí queda la pregunta para los grandes silentes.


Merecida Plaza en Cee para JM Otero Lastres, insigne jurista gallego y español. ¡Hala Madrid! y ¡Viva el Juego Limpio!

12.08.17 | 19:01. Archivado en Miguel Cancio

MERECIDA PLAZA EN CEE PARA J. M. OTERO LASTRES, INSIGNE JURISTA GALLEGO Y ESPAÑOL. ¡HALA MADRID! Y ¡VIVA EL JUEGO LIMPIO!

POR LA SELECCIÓN, PROMOCION Y CONTROL, JUSTOS, DE LOS MEJORES PARA EL DESARROLLO DEONTOLÓGICO, DE JUEGO LIMPIO, DE GALICIA, ESPAÑA, HISPANO-IBEROAMERICA, ETC., Y DE SU GRAN POTENCIAL, PARA SU MEJOR EMPLEO, CRECIMIENTO, PRESENCIA E INFLUENCIA INTERNACIONAL

El martes 09 agosto 2017, a las 18,30 horas, tuve el placer de acudir a la celebración del Trofeo Nº 34 “Manuel Martín Gómez”, en el estadio Riazor de La Coruña (Galicia-España), entre los equipos del “Castilla-Real Madrid Club de Fútbol” y “Real Club Deportivo de La Coruña-Fabril”, cuyo saque de honor realizó el gran Arsenio Iglesias (exjugador del Deportivo, exentrenador del SuperDepor y también exentrenador del Real Madrid) y por lo que fue muy, merecidamente, ovacionado.

Este trofeo, que viene llevando a cabo, desde hace 34 y con fines humanitarios, el gran muxían, el abogado y profesor, el amigo Manuel Martín Gómez; en este caso, lo recaudado se destina a restaurar el “Santuario de Nosa Señora da Barca” de Muxía (La Coruña), patrona de Galicia y de España; santuario que se destruyó, en buena parte, por el incendio que sufrió debido a un rayo que le cayó en la Navidad de 2013; este trofeo Nº 34 “Manuel Martín Gómez” por el Santuario de la Virgen de la Barca de Muxía, fue posible:

- Gracias al presidente del Deportivo, al empresario de la empresa consultora Altia (que va muy bien), al coruñés Constantino Fernández Pico. Al que tuve el placer de darle clases de “Sociología” en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Santiago de Compostela (Galicia), donde se licenció en Ciencias Económicas.

Al presidente del Deportivo, Constantino Fernández, lo felicité muy efusivamente, en la presentación de este “34 Trofeo Manuel Martín” en “El Corte Inglés” de La Coruña, por haber salvado, tras una muy negativa, lamentable, criticable, rechazable, etc. gestión económica, al Deportivo de La Coruña y por lo bien que se va su empresa, pues, en Galicia y España necesitamos empresarios emprendedores como él y que, además, se preocupen por la buena dinamización, acción social, por medio, entre otras cosas, del deporte, del fútbol, etc., y que, siempre, deben ser, al igual que la economía y resto de campos sociales; deben ser de, por y para el juego, competencia y cooperación limpios, para el mejor desarrollo deontológico a escala local, regional, nacional e internacional, global.

El concepto de juego limpio, lo tomé del deporte y, mas en concreto, del fútbol. Jugué, entre otros equipos de fútbol, en infantil, juvenil y titular, en el equipo de mi pueblo Vegadeo (Asturias-España), el “Vegadeo Fútbol Club” de segunda categoría regional; fui accionista del equipo del fútbol de Santiago de Compostela, la “Sociedad Deportiva Compostela”, interviniendo en sus asambleas de accionistas y participé, como jugador, atleta, promotor, etc., en otros deportes. Sobre teoría y practica del juego limpio, aplicada a todos los campos sociales, a los campos políticos, públicos, privados, eclesiales, creyentes y no creyentes, vengo trabajando, desde hace tiempo, y sobre lo que he publicado bastantes trabajos, intervenido en jornadas científicas, empresariales, profesionales, sociales, etc. en Galicia, España y otras naciones.

- Y Gracias al gran jurista español, directivo del Real Madrid, al gallego de Cee, al ceense José Manuel Otero Lastres. El cual, por sus buenos oficios, consiguió que el Real Madrid, por medio del “Castilla” y de otros equipos, venga participando en el “Trofeo Manuel Martín Gómez”.

El Real Madrid, Equipo Global, Primera Potencia Mundial de Fútbol, Imagen de Marca de Excelencia de España, del mas alto valor mundial, que prestigia, con el mayor nivel, a España, la gran nación española (recordemos que España fue la primera potencia mundial en el siglo XVI y XVII, y que, de nuevo y por su potencial, debe aspirar a ser una de las primeras potencias del mundo. Sobre ello, volveremos más adelante); como decía, el Real Madrid, Equipo Global, Primera Potencia Mundial de Fútbol, Imagen de Marca de Excelencia de España, etc., entre otras muchas cosas, por medio de diferentes iniciativas, de sus escuelas, etc., viene haciendo una gran labor social, humanitaria-solidaria, dinamizadora, etc. a escala local, regional, nacional e internacional, global.

Quiso la casualidad que el martes, 7 de agosto 2017, se celebrasen, en la ciudad de La Coruña, el “Trofeo Manuel Martín Gómez” y, en la ciudad de Skopie capital de la nación Macedonia, la SuperCopa de fútbol de Europa, entre el Manchester United (Manchester-Inglaterra) y el Real Madrid (Madrid-España), y, ambos trofeos, fueron ganados por el Real Madrid.

Con este nuevo gran trofeo internacional de la Supercopa de Europa, este es el palmarés del Real Madrid, del cual, bajo la presidencia del gran empresario español y uno de los mas importantes, no solo de Europa, sino del mundo, en su gran empresa “Grupo ACS” (“Actividades de Construcción y Servicios, Sociedad Anónima”, del sector de la construcción e ingeniería), el ingeniero de Caminos por la Universidad Politécnica de Madrid, el madrileño Florentino Pérez Rodríguez; como estaba diciendo, este es el palmarés del Real Madrid, entre otras copas, trofeos, distinciones nacionales e internacionales: Trofeo FIFA al mejor club del Siglo XX; 3 Copas Intercontinentales; 2 Mundiales de Clubes; 4 Supercopas de Europa; 12 Copas de Europa; 2 Copas de la UEFA; 33 Ligas españolas; 19 Copas del Rey de España; y 9 Supercopas de España.

El palmarés del Real Madrid convierte al club madrileño, con mucha diferencia del resto, en el mejor club de fútbol del mundo y en una excelente imagen de marca de España, de la gran nación española y que, como el Real Madrid y por su buen hacer, por su competitividad y valores, la nación española, debe aspirar, de nuevo, a ser una de las primeras potencias internacionales, del mundo, un gran referente de lo mejor y por lo mejor.

PLAZA PARA JOSE MANUEL OTERO LASTRES EN LA BELLA VILLA DE CEE Y EN UN ACTO “COMME IL FAUT”

El viernes 14 de julio 2017, en la bella villa coruñesa de Cee, a las 17,30 horas, se celebró el acto de la inauguración de la “Plaza José Manuel Otero Lastres”, en el centro de esta muy bonita y cuidada villa gallega (una de las mas cuidadas, por lo que he podido comprobar en toda Galicia. Nuestra querida tierra gallega, requiere mucho mas esmero, atención, cuidado, responsabilidad, respeto y civismo, mucha deontología a escala rural, urbana, paisajística, social, institucional, etc.; y también España en todas y cada una de sus partes), en el que intervinieron, de corbata y en un acto bien organizado, bajo la presentación de la Concejal de Cultura Carmola Díaz Freire, en un estrado con las banderas de Galicia, España y la Unión Europea, el exalcalde de La Coruña y exembajador de España en el Vaticano, Francisco Vázquez Vázquez, el alcalde de Cee, Ramón Vigo Sambade, y el homenajeado, José Manuel Otero Lastres.

José Manuel Otero Lastres nació en Cee (La Coruña-Galicia/España), en 1947, y el Ayuntamiento de Cee, su corporación, por iniciativa popular, le concedió, a este Ilustre ceense y en virtud de sus muy destacados méritos, una atractiva, linda Plaza de su villa y que desde dicho día, lleva su nombre.

He dicho que el acto de inauguración de la “Plaza José Manuel Otero Lastres”, en el hermoso centro de Cee, ha estado muy bien organizado, “comme il faut”, con pulcritud en las formas y el fondo. Y lo he dicho, así, porque, de un tiempo para acá, en Galicia y España, se impone lo desastrado, zarrapastroso, se están perdiendo las formas, el saber ser, estar, saber, presentarse, representarse, comportarse, respetarse, respetar a los demás…

Y, sin embargo, es muy importante, valioso y necesario, mantener, recuperar, encarnar, socializar y transmitir, a las generaciones actuales y a las próximas, las mejores referencias y modelos, los mejores hábitos individuales y sociales, el saber ser, estar, comportarse…, en la realidad-practica real, con deontología, honradez, humildad, dignidad, responsabilidad, respeto, nobleza y elegancia, con comportamiento, trabajo, cultura, critica, justicia, etc. justos, positivos, competentes, eficientes, rentables económica, social, humanamente…, con ejemplaridad. Ejemplaridad que debe empezar por uno mismo y los grupos, medios, instancias, campos sociales a los que uno pertenece. Creo que la primera exigencia, inversión, condición fundamental, “conditio sine qua non”, para que las cosas vayan bien, funcionen bien y como es debido, como debe ser, para que se consigan, con justicia justa, los mejores resultados, objetivos, el mejor desarrollo; la primera exigencia, inversión, condición fundamental, es la de la deontología, la honradez, la humildad y el buen trabajo. Todo ello debidamente medido, evaluado, seguido y controlado, individual, grupal y socialmente. Pues, lo que se puede medir, evaluar, seguir y controlar, de forma deontológico, honrada, humilde, continua y con el máximo rigor y precisión, es lo que, mas y mejor, se puede mejorar por el mejor desarrollo, la justicia justa, el bien, la belleza, la verdad…Y por lo que debemos luchar con todos los medios a nuestro alcance, poner las medidas necesarias para ello, local, regional, nacional, internacional y globalmente, a todos los niveles, en todos los campos.

EL CEENSE JOSE MANUEL OTERO LASTRES

José Manuel Otero Lastres es un insigne ceense, gallego y español, que ha hecho, con excelencia, en la Universidad de Santiago de Compostela, la carrera de derecho con el premio extraordinario de licenciatura en Derecho, el Premio extraordinario del Doctorado y el Premio de investigación “Castro Canosa” a la mejor obra publicada en la Facultad de Derecho de la Universidad de Santiago en 1977.

Entre otras becas, ha sido becario del muy prestigioso Instituto Max-Plack de Derecho Industrial de Munich (Alemania). Posteriormente, se hizo catedrático de derecho mercantil y fue decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de León. En la actualidad, es catedrático de derecho mercantil de Universidad de Alcalá de Henares (Madrid-España), con una importante obra científica publicada en varios idiomas (alemán, francés, italiano, inglés, portugués, además de español) y viene dando conferencias en España y otras naciones (Europa; Hispanoamérica; etc.).

De su excelente y amplio Currículum Vitae, señalamos, entre otras cosas, que, José Manuel Otero Lastres, es uno de los principales expertos internacionales en propiedad intelectual, etc. Entre otros cargos, es árbitro de la Corte Española de Arbitraje y de la Cámara de Comercio Internacional (CCI), preside la Sección sexta del Jurado de Autocontrol de la Publicidad, es miembro correspondiente del “Institut of International Business Law and Practice”/“Institut du droit et des Pratiques des Affaires Internacionales” (Paris-Francia) y miembro fundador de la “International Association for de Advencement of Teaching and Research in Intellectual Property” (Ginebra-Suiza).

Entre otras distinciones, ha sido condecorado con la “Cruz al Mérito en el Servicio de la Abogacía” y con la “Cruz de Honor de San Raimundo Peñafort”.

José Manuel Otero Lastres es también autor de varias novelas y cuentos, y colabora habitualmente en los medios de comunicación con sus brillantes y rigurosos artículos, como los del gran diario español, Abc, donde viene haciendo una gran labor, desde que accedió, en 2010, al cargo de director, el periodista y profesor universitario, el gallego de Cedeira (La Coruña), Bieito Rubido Ramonde.

Bieito Rubido y su equipo vienen haciendo, en el gran diario español Abc, una gran labor en la defensa de la nación española y de los valores liberal-conservadores; lo que algunos venimos tratando de defender, aplicar y promover, en la realidad-practica real, en lo que llamamos el reformista Liberalismo Humanista (cristiano; creyente y no creyente), de Juego Limpio, por la Dignidad Ciudadana y Social, por las Buenas Creencias y Obras.

JOSE MANUEL OTERO LASTRES, SECRETARIO GENERAL Y DIRECTIVO DEL REAL MADRID (RM): EL MEJOR CLUB DEL MUNDO, EL RM Y EL DESARROLLO DE LAS NACIONES HERMANAS HISPANO-IBEROAMERICANAS, HISPANO-LUSAS

José Manuel Otero Lastres ha destacado, también y entre otras cosas, como miembro de la Junta Directiva de la “Institución Benéfico Social Padre Rubinos” y como Secretario General y Directivo (lo que sigue siendo en la actualidad) del mejor equipo de fútbol del mundo, con mucha diferencia del resto, el Real Madrid, verdadero y gran patrimonio, marca referencial, no solo de Madrid y España, la gran nación española, sino también de Europa y el mundo, auténtico Patrimonio de la Humanidad en su campo.

En el mundo, 550 millones de personas hablan español y mas de 250 hablan gallego-portugués-brasileiro, en las queridas naciones hermanas hispano-iberoamericanas, hispanas y lusas: el español y el gallego-portugués-brasileiro son iguales en un 89%, según estudios científicos y al tener en el mundo mas de 800 millones que hablan están lenguas, muy iguales y fáciles de aprender desde pequeños, ello debe significar un gran potencial que debe ser muy bien aprovechado para la mejora de su empleo y crecimiento, de dichas naciones, para su mejor desarrollo democrático, de juego, competencia y cooperación limpios, con seguridad y garantías, y, todo ello, debidamente medido.

En Estados Unidos, hay 60 millones de hispanos y en ascenso en todos los órdenes; en Brasil hay 30 millones de personas que hablan español y esta nación esta rodeada de naciones que hablan español; en el mundo, cada año, 20 millones de personas aprenden español y serían muchos más si España, como hicieron las naciones anglosajonas y angloamericanas, mejorase la política del aprendizaje, en España, por parte de ciudadanos de otros países, de la lengua española y su cultura. El español, tras el inglés y fuera de la nación de origen, es la segunda lengua mas hablada del mundo y, según diferentes informes, superará al inglés a partir del año 2050; también, tras el inglés, el español es la segunda lengua mas usada en las transacciones económicas y la tercera, tras el inglés y el chino, mas usada en Internet.

Creo que el Real Madrid (RM), gran equipo español, Gran Marca Referencial de España, con el mejor palmarés y prestigio internacional, etc.; el RM, en las queridas naciones Hispano-Iberoamericanas, hispanas y lusas, donde ya tiene decenas de millones de seguidores; creo que el RM debe de contribuir, por medio de diferentes iniciativas, al desarrollo del gran potencial socioeconómico, cultural, artístico, deportivo, etc., que suponen, en todo el mundo, los mas de 800 millones de personas hispano-iberoamericanas, hispanas y lusas. La Unión Europea, en 2017 y con el Reino Unido, tiene 511,8 millones de habitantes.

El Real Madrid, por medio de su siempre recordado, su gran presidente, Santiago Bernabeu de Yeste (presidente del Real Madrid entre 1943-1978) “Don Santiago”, pone en marcha, en 1944, su gran Estadio, que en la actualidad lleva su nombre y que, en 1947, Don Santiago, inaugura con el nombre “Estadio Real Madrid Club de Fútbol” y que fue conocido como “Nuevo Estadio Chamartin” o como “Chamartin”.

Este gran estadio, en su inauguración el 14 de diciembre de 1947 con el equipo “Os Belenenses” de Portugal, tenía una capacidad de 75.145 espectadores y se convirtió en uno de los mas importantes, referenciales del mundo y que daría lugar, gracias a la capacidad creativa y visionaria de Santiago Bernabeu, de “Don Santiago” y a sus excelentes equipos dentro y fuera del campo, al mejor club de fútbol de Europa y el mundo. El Real Madrid fue un gran, un excelente embajador de España, en el mundo, en dicha época. Don Santiago, en 1953, fichó a Alfredo Di Stéfano, el mejor jugador de todos los tiempos, seguido de Cristiano Ronaldo, fichado por Florentino el año 2009 y cuya presentación, en el estadio Santiago Bernabeu, fue seguida por 80.000 personas. Don Santiago también contó en su equipo directivo con el gran Raimundo Saporta y que, con el Real Madrid de baloncesto, consiguió un equipo y palmarés excelentes, nacional e internacionalmente, y que sigue dando mucha gloria, prestigio y títulos al Real Madrid.

Con iniciativas como la de Santiago Bernabeu, la creación del Gran Chamartin, la conversión del Real Madrid en el mejor club de Europa y del mundo, con el mejor jugador de todos los tiempos como Di Stéfano y otras muy grandes jugadores españoles y de otras naciones; con este tipo de iniciativas, muy grandes emprendimientos y otros en la misma línea dinamizadora, económica, empresarial, profesional, socialmente, etc., como la puesta en marcha de importantes empresas en España, en los años 40 y 50 (el Barcelona fichó al gran jugador húngaro Kubala en 1950), como la apertura al turismo, al exterior (incluida la emigración), al mercado, a la mejor competencia internacional y en todos los campos sociales; como la puesta en marcha de centros como la Universidad Laboral de Gijón y formaciones como las de los bachilleres, aprendices, oficiales, maestros y técnicos laborales, industriales, peritos, profesionales, trabajadores, etc., que convirtieron a España, a finales de los años 60, en la 8ª-9ª potencial industrial del mundo; en estas condiciones, se produce un dato de gran importancia y trascendencia para España y su desarrollo democrático, y que es muy poco conocido y divulgado, a saber: España, la nación española, fue la nación del mundo que mas creció entre 1950 y 1975, tal y como ponen de manifiesto, entre otros, los rigurosos trabajos de los prestigiosos historiadores económicos, el catedrático universitario de historia económica, doctor por la Universidad de Oxford, etc., Leandro Prado de la Escosura y el catedrático de historia económica Jordi Moluquer de Motes, pero también el gran libro colectivo de la Fundación BBVA “Estadísticas históricas de España: siglos XIX y XX”, coordinado por Albert Carreras y Xavier Tafunell.

Este gran crecimiento de España de 1950 a 1975, el mayor de su historia y el mayor del mundo, dio lugar, entre otras cosas, a la gran creación de las clases medias españolas (y también, entre otras cosas, a fenómenos como la “Movida madrileña”, que tuvo un gran impacto internacional. Empero, en España, desde finales de los años 50 y en los 60, ya hubo, entre otras cosas, numerosos agentes grupos, conjuntos, musicales, culturales, artísticos, profesionales, empresariales, etc., muy creativos y que, incluso en pueblos muy pequeños, estaban al tanto de todo lo mejor que se hacía en el mundo y trataban de ponerlo al servicio de todos los españoles, etc. Creo que es muy necesario, en toda España y en el exterior, hacer una historia científica deontológica, rigurosa, verdadera, bien medida, y no “Memorias Históricas”, etc., contaminadoras, manipuladoras, mentirosas, engañadoras, falsas, fraudulentas, estafadoras, guerracivilistas, etc. Recuerdo que, hasta mediados de los 60, los de mi pueblo, Vegadeo, nos desplazábamos a Tapia de Casariego-Asturias, etc., a ver, por la televisión, los partidos mas importantes del Real Madrid, habida cuenta que la tele se veía muy mal en mi pueblo por estar en un valle entre montañas y recibir muy mal la señal televisiva desde las montañas de Penouta, La Bobia en Boal-Asturias… El Real Madrid nos dio muchísimas y muy buenas alegrías, al igual que a muchos españoles de mi pueblo y de otras muchas partes de España, y que se vieron obligados a emigrar y en el extranjero pudieron/pueden presumir y emocionarse con el RM, el mejor equipo del mundo).

Este gran desarrollo de España de 1950 a 1975, el mayor de su historia y del mundo, que, entre otras cosas, dio lugar a la gran creación de las clases medias españolas; este gran desarrollo de España de 1950 a 1975, fue fundamental, entre otras cosas, para la puesta en marcha de la democracia española, pero ¡OJO! gracias a la ejemplar transición política española a la democracia; ejemplar transición de la reconciliación, el dialogo, el pacto, el acuerdo y la concordia, que dieron lugar a la “Ley para la Reforma Política” de 1976 (y que, de la ley a la ley, continuaba el Referéndum que tuvo lugar en 1966 y la designación por las Cortes, en 1969, de Juan Carlos I como “Príncipe de Asturias” y “Sucesor en la Jefatura del Estado español”), a las primeras elecciones democráticas generales españolas de 1977, a los Pactos de la Moncloa y a la Constitución democrática española de 1978.

Lamentable, algunos, muy contaminados, manipulados por la Leyenda Negra contra España, con su nacionalismo antiespañol y anticonstitucional, con su extremismo, demagogia, guerracivilismo, generación de todo tipo de contaminaciones, exclusiones, divisiones, crispaciones, enfrentamientos, envidias, odios, revanchismos, y la encarnación y socialización de la Leyenda Negra contra España, la gran nación española; con su obsesión por el poder todo-vale, a cualquier precio, con su fundamentalismo totalitario de querer desprestigiar, deslegitimar, ningunear y liquidar-linchar a sus principales adversarios, competidores y críticos, a los que convierten en los peores enemigos y contra los, por tanto, que vale lo peor de lo peor, etc.; algunos, bastantes, quieren volver a las andadas mas sangrientas, destructivas y negativas de España, cargadas de los peores odios, venganzas, exclusiones, deslegitimaciones, linchamientos, violencias, etc.

La ejemplar transición política a la democracia española ha sido seguida, entre otras naciones, por Sudáfrica y Túnez, y ello ha dado lugar que, a sus principales protagonistas, les hayan concedido el Premio Nóbel de la Paz.

Como estábamos diciendo, el Real Madrid, como propuso el muy grande, su presidente Santiago Bernabeu, y mantiene el no menos grande, Florentino Pérez, gran empresario español e internacional; (el Real Madrid) debe destacar, no solo por ser el numero uno de España y el mundo, sino por los mejores valores que debe transmitir el fútbol, el deporte, a saber, el gran señorío, el señorío ejemplar, el juego limpio, la capacidad permanente y ejemplar de superación, de luchar hasta el final sin dar un balón por perdido, el de convertirse en una de las mejores referencias, no solo de España, de la gran nación española, sino de todo el mundo, por saber competir de la mejor manera, por saber ganar y perder, y también por saber estar cerca de los que sufren, por saber ser competitivo, cooperativo y humanitario-solidario, por saber transmitir, como hemos dicho, los mejores valores (debidamente medidos y controlados) que deben transmitir el fútbol, el deporte, en el marco del resto de las instancias de encarnación y socialización de actitudes y comportamientos, de representaciones e imaginarios, de principios, de valores.

Como vengo diciendo, discutiendo, debatiendo, escribiendo, analizando, investigando, etc., creo que es fundamental, absolutamente prioritario, la selección, promoción y control, con critica y justicia justas debidamente medidas, pues, como hemos dicho pero conviene repetirlo y tenerlo muy presente, lo que se puede medir, evaluar, seguir y controlar, con deontología, honradez, humildad, continuidad y máximo rigor y precisión, es lo que, más y mejor, se puede mejorar por el mejor desarrollo deontológico, democrático, la justicia justa, el bien, la belleza, la verdad…; como decía, creo que es fundamental la selección, promoción y control, con crítica y justicia justas, en lo político, publico, privado, eclesial, creyente y no creyente, de los mejores deontológicos, honrados, humildes, mas competentes, positivos, rigurosos, eficientes, rentables, creativos, honda, profundamente humanos, humanistas, etc.

Lamentablemente, en España, no se ha impuesto como debiera la meritocracia de juego limpio, la selección, promoción y control justos, de los mejores-honrados, deontológicos, mas competentes, etc., en base a sus méritos y capacidades, de juego limpio, bien medidos y controlados.

Como decían, entre otros, nuestros grandes clásicos: Miguel de Cervantes y Saavedra “¡Oh envidia, raíz de infinitos males y carcoma de las virtudes!; Miguel de Unamuno y Jugo: “La envidia es mil veces mas terrible que el hambre porque es hambre espiritual”. Y el clásico francés Pierre Corneille: “Un envidioso jamás perdona el mérito”.

Desde hace tiempo, en mis trabajos sobre teoría y practica del juego, competencia y cooperación limpios en los diferentes campos sociales, vengo desarrollando la hipótesis de que la peor contaminación es la contaminación del alimento y medios inmateriales, espirituales y que da lugar a las peores contaminaciones, mentiras, engaños, falsedades, fraudes, estafas, descalificaciones, desprestigios, deslegitimaciones, ninguneos, envidias, odios, persecuciones, linchamientos…, como los de la Leyenda Negra de los principales competidores exteriores contra España y que, a partir del siglo XIX, XX y hasta hoy (agosto 2017), fue, ha sido asumida por una parte de España, de ahí que España tenga, fuera de España y por parte de los extranjeros, una valoración de ocho y dentro de España, por parte de los españoles, una valoración de cuatro.

Sin embargo, España, entre otros grandes méritos, ha sido declarada, por el “World Economic Forum-Foro Económico Mundial”, la nación mas competitiva del mundo en turismo en los años 2015 y 2016. España, ha batido, en 2016, el record de turistas que nos visitaron, 75,3 millones de turistas y que aportaron 77.000 millones de euros. Este año, 2017, España esta batiendo de nuevo su record de turistas que nos visitan. Es muy grave y totalmente inadmisible, que fuerzas extremistas, izquierdistas, nacionalistas, antisistema, antiespañolas y anticonstitución española, vengan atacando violentamente, en el verano 2017, el turismo que llega a España, que es una gran riqueza económica y social, y que como, el resto de los sectores sociales y venimos señalando en este escrito, debe ser de juego limpio, sostenible-responsable-respetuoso.

Como estábamos diciendo, la peor contaminación es la del alimento y medios espirituales e inmateriales, y que da lugar a las peores mentiras, engaños, falsedades, contaminaciones, dominaciones, manipulaciones, sujeciones, narcisismos individuales y de grupo, demagogias, populismos, extremismos, nacionalismos, fundamentalismos, totalitarismos, corrupciones, juegos sucios, abusos, chantajes, amenazas, maltratos, violencias, terrorismos, etc.

España, debe luchar contra la contaminación, la envidia, el odio, el revanchismo, la corrupción, el juego sucio, etc., y promover, a todos los niveles, la libertad responsable, el comportamiento, trabajo, critica y justicia justos, el juego, competencia y cooperación limpios, la selección, promoción y control, justos, de los mejores…

Creo que el insigne ceense, gallego y español José Manuel Otero Lastres, forma parte de los mejores, por eso, me parece muy bien que, en vida (como dijo muy bien Francisco Vázquez en su muy humanista, brillante y rigurosa intervención en Cee), y a pesar de las muchas y muy negativas contaminaciones, manipulaciones, envidias, odios, corrupciones, juegos sucios, etc., que algunos quieren seguir imponiendo en España; como decíamos, me parece muy bien que, en vida y en su villa natal Cee, su ayuntamiento, el de Cee, que representa democráticamente a todo el pueblo, le haya concedido a Juan Manuel Otero Lastres, muy justamente y por iniciativa popular, una muy bonita plaza, la “Plaza Juan Manuel Otero Lastres”.

Enhorabuena a José Manuel Lastres y a la bella villa de Cee.

Aprovecho la ocasión para desearlea Cee las mejores fiestas, “Festas da Virxe da Xunqueira” y que tienen lugar, en la villa ceense, del 12 al 16 de agosto 2017: ¡Felices Fiestas!. Parafraseando al alcalde de Cee, Ramón Vigo Sambade, de su “Bando-Saludo” del 11-08-17 sobre las “Festas Xunqueira 2017”: “Buenos tiempos para la lírica festiva ceense!.

Fdo. Miguel Cancio (Vegadeo-Asturias-España), Economista y sociólogo, profesor jubilado de Sociología (40 años de profesor) de la Universidad de Santiago de Compostela; Página web: miguelcancio.com; Blog: miguelcancio.blogspot.com; Santiago de Compostela (Galicia-España) 12-08-17

Currículum Vitae de Miguel Angel Cancio Álvarez Mon González de Vegadeo:

- Economista (Universidad de Santiago de Compostela/USC) y Sociólogo (Universidad Paris VIII-Vincennes; Ecole Pratique de Hautes Etudes/Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales; Collège de France: centros universitarios e investigación de Paris-Francia. En París asistí, entre otros, a los cursos de: Raymond Aron; Roland Barthes; Pierre Bourdieu y su equipo; Michel Debeauvais; Michel Foucault; Nicolas Herpin, Paul de Gaudemar; George Lapassade; Michael Löwy; Jean Claude Passeron; Nicos Poulantzas; Alain Touraine; etc. Gracias a ellos, especialmente a Pierre Bourdieu, Michel Debeauvais, Nicolas Herpin, Paul de Gaudemar y Jean Claude Passeron; gracias a su ayuda, cartas de presentación, acceso y apoyo en sus seminarios y cursos, en el tratamiento de datos, facilitación gratis de materiales, etc., pude tener una beca de Tercer Ciclo que me concedió el Gobierno francés y que, entre otras cosas, me permitió residir en la “Ciudad Internacional Universitaria de Paris”. Mi exesposa donostiarra y el que suscribe, nos fuimos a ampliar estudios a París, en 1975, gracias a un lectorado que le dieron a ella en “lengua y literatura española” en un liceo-instituto francés de la “banlieu”-los alrededores de Paris, y que nos daba para vivir muy, muy justo, pero teníamos mucho entusiasmo en formarnos lo mejor posible y seguir luchando, pacífica y muy activamente, por las libertades democráticas para España, etc., por los derechos de los emigrantes gallegos, españoles en Paris, en Francia, etc. etc. Nos fuimos en moto a Paris, saliendo de San Sebastián, de donde era y vivía la familia de mi exesposa. Al año siguiente, conseguimos, los dos, en París, una beca de Tercer Ciclo concedida por el Gobierno francés).
- Profesor jubilado (40 años de profesor) en la Facultad de Ciencias Económicas y E.mpresariales de Santiago de Compostela (Galicia) y en la Facultad de Administración y Dirección de Empresas (ADE) de Lugo (Galicia), ambos centros de la Universidad de Santiago de Compostela/USC (Galicia-España); profesor de las asignaturas “Sociología”, “Sociología de la empresa”, “Sociología económica” y “Socioeconomía del desarrollo y los movimientos sociales”. Esta ultima asignatura, la creé, en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Santiago de Compostela, a partir de lo que se hacía en centros universitarios y de investigación de gran prestigio internacional, y buscando hacer posible, con la mejor formación, educación, investigación, profesionalidad (deontología profesional, ciudadana, etc.), basadas en el trabajo duro, la cultura del esfuerzo y sacrificio constante para mejorar desde la honradez, humildad, competencia, el máximo rigor y creatividad, y no tirando nunca la toalla ante los errores y fracasos propios y ajenos, y de los que se puede y debe aprender mucho; buscando hacer posible el mejor desarrollo, el desarrollo democrático deontológico, honrado-de juego limpio (la deontología, el cumplimiento honrado y riguroso del deber, la honradez/juego limpio, junto a la fuerza de voluntad, son las normas, exigencias, condiciones esenciales, conditio sine qua non, para luchar permanentemente, pues, el bien, la verdad, la felicidad, etc. no se alcanzan todas, ni nunca y no batirse por ello conduce a lo peor; para hacer posible la vida y el mundo con libertad honrada, responsable y respetuosa, con dignidad, trabajo, critica y justicia justos, positivos, competentes, eficientes y rentables-enriquecedores humana, económica, social y medio-ambientalmente, el bien individual, familiar, grupal y social, en lo político, público, privado, eclesial, creyente y no creyente, etc.); buscando hacer posible el desarrollo deontológico, honrado, de, por y para el juego limpio, responsable-respetuoso-sostenible, el desarrollo con derechos e ineludibles deberes (dar y exigir a cada uno, persona individual y jurídica, lo que le corresponde en justicia justa, todo ello bien medido, evaluado, supervisado, inspeccionado, controlado de forma permanente, pues, lo que se puede medir, con honradez, humildad, continuidad y el máximo rigor, es lo que, mas y mejor, se puede mejorar por la justicia justa, el bien, la belleza, la verdad…), desde la rectitud, humildad, positividad, fuerza de voluntad, buen trabajo y rigor, con seguridad, garantías y buenos principios (bien definidos, controlados, evaluados, inspeccionados, supervisados, medidos), es decir y como hemos dicho, buscando hacer posible el desarrollo enriquecedor deontológico-honrado-de juego limpio (desarrollo bien definido, controlado, evaluado, inspeccionado, supervisado y medido, a escala individual, familiar, grupal, social local, regional, nacional e internacional-global, para poder pedir y rendir cuentas a los agentes, grupos, instancias, medios, etc. varios, a las villas, ciudades, regiones, naciones, instituciones locales, regionales, nacionales e internacionales, etc.); buscando hacer posible, como estábamos diciendo, el desarrollo democrático enriquecedor socioeconómica, socioempresarial, profesional, laboral, medioambiental, crítica, cultural, artística, deportiva, humana, espiritual, ética, estética, moral y trascendentemente.
- Autor-responsable individual de 15 libros y de 35 libros colectivos de varios autores; autor de 50 artículos científicos y de 50 ponencias.
- Investigador en proyectos de investigación que han contribuido a la financiación de Universidades españolas y que han dado lugar a libros, ponencias, artículos científicos, etc.
- Evaluador de proyectos de investigación nacionales e internacionales, por medio de una Agencia Nacional española de Evaluación.
- Creador y coordinador del primer Foro de la USC y organizador, en el marco de las asignaturas que impartí en la USC, de un Ciclo anual universitario, interdisciplinario de Conferencias-coloquio, Ponencias y Debates, abierto al público en general, en el que intervinieron, como invitados, mas de 250 importantes expertos, investigadores, científicos, empresarios, profesionales, pensadores, artistas, deportistas, creadores, dinamizadores, responsables públicos, privados y eclesiales de Galicia, España y otras naciones, y también los asistentes a dichos ciclos de conferencias y que se presentaron y me hicieron propuestas de trabajos, conferencias, etc., y los alumnos que, en el curso anterior, defendieron, ante la clase, el profesor y presentaron en plazo, forma y fondo, los mejores trabajos universitarios de critica de las preguntas, hipótesis existentes y de creación, elaboración de otras nuevas, etc., con el fin de generar el mejor valor añadido de juego limpio, una formación-enseñanza superior digna de tal nombre, deontológica, competitiva al mayor nivel, creativa, etc.
- Creador y presentador del programa de radio, “Superestructuras, lutte symbolique, hiperrealismo e boa salsa da boa, ay namá, ei carballeira e veña lume, egurra e veña Swing”; programa de una hora de duración, de música y comentarios filo-psico-socioeconómicos, teórico-prácticos, sobre la realidad próxima y lejana, la búsqueda, crítica y positiva, de la alegría, la ironía, el buen trabajo, el bien, la amistad, el amor, la belleza, la verdad y la lucha contra el mal, los malos y los que le hacen el juego; programa de radio creado en la frecuencia modulada, cuando esta empezó a emitirse, temporada 1979-1980, en Radio Galicia-Cadena SER (Sociedad Española de Radiodifusión) de Santiago de Compostela (Galicia-España).
- Asesor y colaborador del programa “Tiempo de Universidad” de Radio 3 de Radio Nacional de España (RNE), dirigido y creado por Fernando Segundo, en el que colaboraron profesionales, periodistas que, posteriormente, destacaron, llegaron a ocupar importantes puestos en Radio Nacional de España, etc.
- Creador, con el médico, doctor, catedrático, músico, poeta y artista, el gran amigo José Luís Mari Solera “Licho”, y gracias a la periodista Susana López Carbia de Correo TV y al director de este medio Luís Pérez; creador del programa semanal, de una hora de duración en Correo TV del grupo mediático de Santiago de Compostela El Correo Gallego-Grupo Correo Gallego; creador, junto a Licho, del programa de televisión “Trobeiros de Faladoiro-Trobeiros de Compostela”, de una hora de duración y que estuvo nueve años seguidos en antena, de 2007 a 2016, con gran éxito y repercusión social. Antes, Licho y el que suscribe, habíamos estado, también y con gran éxito, en la cadena de televisión “Localia” (Santiago de Compostela), pero dejamos de hacerlo por censura política de su director y a pesar de que los profesionales, con el que hacíamos nuestro programa filo-psico-socioeconómico/Behavioral Socioeconomic, poético, irónico, positivo, alegre, musical, cantarín, humanista, etc., sobre la actualidad próxima y lejana, el mas acá y más allá, estaban muy contentos por el éxito e impacto social del mismo.
- Promotor, miembro, colaborador de instancias y publicaciones científicas, profesionales, mediáticas, culturales y sociales.
- Colaborador en medios de comunicación (prensa, radio, televisión, agencias, Internet, documentales, etc.) de Galicia, otras partes de la nación española, de España (medios de tirada, audiencia nacional) y de otras naciones; colaborador en medios, cadenas locales, provinciales, autonómicas, nacionales e internacionales, públicos y privados.
- Conferenciante, participante en congresos, simposios, cursos, jornadas, coloquios, debates, ONGs, fundaciones, foros, ateneos, etc.
- Participante muy activo, a escala rural y urbana, en el mar, la costa y la montaña, las instituciones y la calle, real, mediática y virtual, material e inmaterialmente, etc., en viejos y nuevos movimientos, redes sociales, en instancias de encarnación y socialización de actitudes, comportamientos, representaciones, valores, etc. en Galicia, España y otras naciones. Creador de instancias, medios, programas, etc. de comunicación, sociales, para tratar de defender, aplicar y promover, en la realidad-practica real y no solo de boquilla, para la galería, para las apariencias; de defender, aplicar y promover la deontología, el juego limpio, el buen trabajo, el saber saber, el saber ser, estar, hacer, tener…, en lo político, público, privado, eclesial, creyente, no creyente, la libertad honrada, humilde, responsable, respetuosa y creativa, la fuerza de voluntad, el trabajo, critica y justicia justos, positivos, competentes, eficientes, rentables y enriquecedores, y para tratar de buscar el mejor desarrollo, el bien, la belleza, la verdad…
- Etc.
- Tfo.: 610-971117; Dirección: Miguel Cancio, C/ Atenas 3-I, 1º C, 15.707 Santiago de Compostela (Galicia-España); CE: miguelcancio.usc@gmail.com; Página web: miguelcancio.com; Blog: miguelcancio.blogspot.com (este Currículum Vitae pueden verse, mucho mas ampliado, en mi página web, blog, el programa de mis asignaturas, en las bibliotecas universitarias donde fui profesor, en Internet, etc. Mi Bibliografía-publicaciones, pueden consultarse poniendo “Bibliografía miguel cancio” en: Internet; Página web: miguelcancio.com; Blog: miguelcancio.blogspot.com; en buscadores científicos como Dialnet, Google Académico, etc.; en las bibliotecas universitarias de la Universidad de Santiago de Compostela, Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Santiago de Compostela y Facultad de Administración y Dirección de Empresas/ADE de Lugo; ambos centros donde di clases).


Fernando Jáuregui - Si Lenin levantara la cabeza... ¿se haría de la CUP?

12.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 11 Ago. (OTR/PRESS)

Hice la preceptiva cola en la Plaza Roja de Moscú para ver la momia de Lenin, en los estertores de la Unión Soviética. Comenté a mi acompañante, un ex alto cargo de un partido de izquierda en España, que no estaba seguro de que el camarada Vladimir Ilich Uliánov, cuya reproducción cerúlea contemplábamos, se hubiese sumado entusiasta a lo que luego ocurrió en la URSS, que ahora es "esta" Rusia de Putin. Hoy, a la vista de la utilización que la CUP catalana hace del célebre cartel de la revolución de octubre, la barrida de capitalistas, eclesiásticos y demás "traidores a la clase obrera", me pregunto qué haría Lenin si levantase la cabeza y viese esa versión cupera de su cartel: ¿se afiliaría Lenin a la CUP? ¿Se haría de Arran para barrer, además de al Rey, a Rajoy, al torero Padilla, a Florentino Pérez, también a los turistas?

Claro, los tiempos de los zares no son los de esta Europa "burguesa", ni las "libertades" que se vivían antes de Lenin (y después de Lenin, desde luego) son las mismas de las que hoy gozamos, también quienes se colocan del otro lado del sistema, atribuyéndose el liderazgo de la izquierda, aprovechando la confusión que la izquierda vive en toda Europa, pero me parece que hoy, sobre todo, en España. Y más aún en Cataluña, que es territorio que, naturalmente, se incluye en España, guste o no a la CUP.
Yo no estoy muy seguro de que el proyecto primigenio de Lenin hubiese evolucionado con los tiempos, como, al final, lo hizo, al margen del camarada Vladimir, el concepto de comunismo, de socialismo y, sobre todo, de socialdemocracia: el caso es que lo bueno que hubiese podido tener -que algo era, pero ni mucho menos todo_ el primer pensamiento de Lenin, se estancó y pervirtió con Stalin. Pero de lo que sí estoy bastante convencido es de que el camarada Ilich Uliánov no estaría pinchando bicicletas, ni pintando carteles con turistas como diana; me parece que un concepto, ya digo que adaptado a los tiempos y superando tentaciones leninistas, de lo que ha de ser la izquierda, tampoco incluiría la prohibición de los toros. O el aplauso a Nicolás Maduro. O considerar "casta" despreciable a quien no piensa como nosotros.
Y, ya que estamos, ¿es el independentismo patrimonio de la izquierda, cuando quienes lo promueven proceden de un muy burgués y conservador pensamiento? No sé yo si el referéndum secesionista hubiese sido muy aplaudido por el internacionalismo del "agrupémonos todos", no sé. O, regresando a la cosa urbana, ¿es el furor antiautomóvil de algun@s regidor@s municipales un distintivo de progresismo sin contaminar? ¿izquierda es procurar que los viajeros hagan colas interminables en un aeropuerto y hala, que se chinchen?

He puesto algunos ejemplos que me vienen, desordenados, a la cabeza, como desordenadas están las figuras a las que la CUP pretende barrer no de España, sino exclusivamente de Cataluña. Ya lo hizo Podemos con su famoso, efímero y hoy a Dios gracias olvidado autobús: el dazibao ambulante mezclaba figuras de conducta reprobable con otras que son, simplemente, representación de las instituciones, o de la voluntad de las urnas. Ellos se convierten en jueces y parte de quién es bueno o malo, y los ponen, a quienes ellos deciden que son "malos", en la picota. Y aquí nadie, ni en la izquierda, ni en la derecha, ni en el centro, pone el grito en el cielo ante el abuso de la libertad de expresión que practican esos juzgadores implacables, que lapidan alzándose con la exclusiva de la verdad y la ética.
Me parece que una de las cosas urgentes que tenemos que solventar en este país es el deslinde entre unas izquierdas, otras y otras. Clarificar, vamos. Así, en Castilla-La Mancha se ha dado un acuerdo, que algunos interpretan como un primer hito para ampliarlo a escala nacional, entre el PSOE de García-Page (digo bien; hay otros PSOE"s) y el Podemos castellano manchego (creo que también hago bien en precisar al respecto). Y no he escuchado un análisis coherente, claro, inequívoco, ni por parte de la dirección de Ferraz, ni por la de Podemos (Echenique ha dicho una cosa; otros, otras) de lo que ese paso tan importante, dado con agostidad, puede significar.
Claro que también me faltan voces sobre lo que está ocurriendo en Venezuela. O en El Prat. Y añoro algunas reacciones sobre lo de la escoba de la señora Gabriel, más allá del cabreo de los de Puigdemont* solo porque en el cartel se incluye, entre los barridos, a Artur Mas. Me parece importante escuchar a Pedro Sánchez dando su opinión, que por su cargo causa estado, sobre muchas cosas: pero anda como ausente. Y creo que desde Podemos tienen que fijar líneas divisorias, para desmarcarse de los excesos antiturísticos, antitaurinos, anti casi todo, de unos grupúsculos instalados en la "gran barrida", de momento limitada a acciones en Cataluña y, en menor medida (hasta Otegi se ha distanciado de la loca oleada contra el turismo), en Euskadi.
Pero, si nadie con voz sensata lo impide, el incendio de la locura acabará extendiéndose a otras comunidades, a otras capas que abominan del "statu quo", haciendo una enmienda de totalidad a este sistema. Que, ya digo, no es precisamente el zarismo. Claro que tampoco los pensadores de Arran tienen exactamente el cerebro de Lenin (antes de la momificación, desde luego). Retrotraerse, a la hora de equiparar cartelería, a lo que ocurría hace cien años (se cumplen, por cierto, en noviembre, que es cuando ocurrió la revolución de octubre), es, simplemente, una demencialidad más. Y si la izquierda-sensata no sabe diferenciarse con suficiente rotundidad de esa otra sedicente izquierda-extremada, lo que hará será reforzar a la derecha, que se presentará como garantía de lo establecido, del orden, de lo previsible. Y ello, aunque algunas voces de esa derecha, provocando accesos de tos en sus filas, se proclamen ahora "revolucionarias", contribuyendo, desde luego, a la enorme ceremonia de la confusión que padecemos.
Ya digo: si Lenin, figura controvertida en la Historia donde las haya, levantara la cabeza, sospecho que preferiría volver a su estado momificado, allá en su mausoleo, monumento que ahora el nuevo zar de todas las Rusias estudia, me dicen, ubicar en otro lugar menos notable y transitado, porque sic transit gloria mundi. Incluyendo la gloria del líder bolchevique que quiso controlar el mundo.


Más que palabras - El precio del pacto

12.08.17 | 08:42. Archivado en Esther Esteban


MADRID, 11 Ago. (OTR/PRESS)

Así que se trataba de eso. Tanto hablar de privilegios, prebendas, derroche del,dinero público y resulta que bajo cuerda -con la calorina sofocante de Agosto y el despiste general porque Castilla-La Mancha se haya convertido en un campo de pruebas para un futuro gobierno del PSOE y Podemos- en el fondo lo que se estaban garantizando los nuevos consejeros de la formación morada era su pensión . Emiliano García Page y José Molina, aprovechando el lío del gobierno de coalición, han disimulado una reforma en el proyecto de ley que regirá la gestión de la Administración para acceder por,la vía rápida a las mejores posiciones en su categoría de funcionarios cuando abandonen sus puestos y una mejora sustancial en las pensiones.
José García Molina es ya vicepresidente segundo de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha e Inmaculada Herranz consejera, gracias a un pacto no exento de polémica y de lecturas contradictorias, tanto en el seno del PSOE como de la formación morada. Creíamos que su incorporación era el precio a pagar por los socialistas para que se desbloquearan los presupuestos, una actuación desesperada, ni extremis ante la paralización de cualquier actuación de la Junta en lo que va de año, pero había sorpresa final .
Lo que no sabíamos es que el caramelo del poder estaba relleno y que ademas de una subida sustancial en el sueldo, el coche oficial, el despacho, las secretarías y otras fruslerías, se había negociado bajo cuerda una mejora en las retribuciones para cuando abandonen el cargo político y vuelvan a su anterior trabajo en la administración. No sabíamos que ademas, a partir de ahora, podrán optar a cargos a los que no podrían aspirar sólo por su cualificación y también garantizarse la pensión máxima. La norma no solo es ad hoc para los nuevos consejeros ya que tiene carácter retroactivo y a ella podrían acogerse todos los cargos que reingresen a su anterior ocupación, siempre que lo hayan hecho después de la creación de la autonomía, en 1983.
Este privilegio puede que no sea ilegal pero es inmoral, como han denunciado los sindicatos y también la oposición. *Mediante formación y antigüedad sólo se puede llegar al nivel 25, y del nivel 25 al 30 sólo se llega mediante libre designación o a través de carrera política. Con esta medida, se consolidarán dos niveles cada dos años. Y, además, cuando regresen a sus puestos públicos, lo harán con el nivel consolidado. Esto supone una *paga de productividad vitalicia por los servicios prestados*, que en el caso de los trabajadores públicos de mayor nivel pueden suponer hasta 6.000 euros más al año declaró a los periodistas Victoria Ortiz representante del CSIF de Castilla la Mancha y tiene razón.
Hace unos meses entrevisté a Pablo Iglesias para El Economista cuando acababa de salir una encuesta donde no salía bien parado en la valoración de los ciudadanos que desconfiaban de su gestión en caso de gobernar. Le pregunté por qué se teme un gobierno de Podemos y hoy, con la conformación del primer gobierno de coalición entre los dos partidos, vienen muy al caso sus respuestas.
P.- Oiga, ¿usted es consciente de que algunos les tienen miedo? ¿No preferirían que les respetasen a que les temiesen?

R.- Si damos miedo a alguien es a una minoría de privilegiados, a la "trama" y esos desde luego tienen motivos para temernos, por eso nos espían las cloacas del estado y hacen juego sucio. Lo que da miedo a la gente no es Podemos. Es quedarse sin trabajo, que les desahucien, no tener asegurado un futuro para sus hijos, ni sus pensiones. Nosotros hemos venido para gobernar y cambiar las cosas. Somos una fuerza política de gobierno, que hemos demostrado que somos capaces de gobernar administraciones muy difíciles como las principales capitales españolas, y por eso nos respetan, no nos temen.
P.- ¿ Como se definiría ideológicamente?, porque le han llamado comunista, marxista, leninista y de todo...
R.- Yo diría que me identifico mucho con el socialismo de Allende. Aunque me quieran poner algunas etiquetas que tienen mucho que ver con la historia del siglo XX, y que yo respeto enormemente, ahora no tiene nada que ver con el programa que planteamos. Quieren asustar a la gente como se hacía en el franquismo, pero tenemos una sociedad más moderna, con unas nuevas generaciones que no han crecido en el miedo, y no se dejan aterrorizar por cuentos de la bruja, ni con demonios con cuernos.
Ya veremos como termina, al final, el experimento de Castilla la Mancha pero si de verdad Podemos quiere normalizar la relación de su partido con los ciudadanos, y que les vean como una opción de gobierno a medio plazo, no pueden dar la sensación de que el precio del pacto son privilegios. Eso de "consejos vendo para mí no tengo" no cuela ni con ellos ni con los socialistas de Page que se han hinchado a descalificar a quienes ahora han convertido en sus socios..


Charo Zarzalejos - El ánimo de Rajoy

11.08.17 | 08:42. Archivado en Charo Zarzalejos


MADRID, 10 Ago. (OTR/PRESS)

Hace algunos meses, Mariano Rajoy aseguraba que no había pensado en si iba a ser o no candidato para las próximas elecciones generales. Sin embargo, tras su vivista al Rey en el palacio de Marivent mostró su buen ánimo, su disposición para repetir como aspirante a La Moncloa en unos comicios que "vamos a ganar".
Nada más arriesgado que especular sobre qué hará Rajoy, cuál será su decisión final y, según sus propias palabras, nos enteraremos "al día siguiente de que haya tomado la decisión". En su partido nadie rechista y si quiere volver a presentar no es previsible que se produzca resistencia interna alguna.
Sin embargo, en política no basta con el buen ánimo personal, ni con la disposición a repetir experiencias. Son otros muchos factores, otras muchas circunstancias las que, en un momento determinado, pueden aconsejar una cosa o su contraria y Rajoy, que de tonto no tiene un pelo y que se entera más de lo que cabe imaginar, no va a ser insensible al momento político que se viva cuando llegue el turno de tomar decisiones.
Ignoro que hará finalmente el Presidente. Solo lo sabe él y hasta es posible que en el momento actual no tenga tomada una decisión definitiva. Lo que si parece claro es que ante los momentos convulsos, ante las incertidumbres que están en el horizonte más próximo y ante la batalla parlamentaria, que ya se pergeña para el nuevo período de sesiones, lo que no hará será esconderse. Rajoy, en solitario o en compañía de otros, tomará las decisiones que crea oportunas en relación a Cataluña. Si, como se especula, con no demasiado fundamente, con una nueva moción de censura, volverá de nuevo a tomar la palabra y protagonizar casi en solitario ese debate que Podemos desea pero que no acaba de cuajar y, sin duda, acudirá a la Comisión de investigación del Congreso, en donde sabe que le van a crujir. Todo indica que estos acontecimientos irán acompañados de buenos datos económicos.
Si algo ha pretendido Rajoy, además de su obsesión más que justificada por sacar a España de la crisis, ha sido preservar a su Partido. Por esta razón, el pacto con Ciudadanos se firmó entre grupos parlamentarios, sin gaviotas por medio. Por ello se echó a la espalda la moción de censura planteada por Podemos y por ello acudirá a la Comisión de investigación cómo si el PP hubiera nacido el mismo día que él.
A Rajoy no le falta ánimo. Es todo lo contrario a un hombre "quejica"; pero, insisto, el buen ánimo es necesario pero no suficiente para ganar unas elecciones, que dudo mucho se celebren en 2020. Tiene razón Pablo Iglesias cuando dice que Rajoy no se va ni con agua caliente. Precisamente el agua caliente, lanzada desde de la Oposición, es el argumento más determinante para que, efectivamente no se vaya. Pero, ¿saben?, tengo que ver que Rajoy repita*


Fernando Jáuregui - El noble arte de insultar

11.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 10 Ago. (OTR/PRESS)

Líbreme Dios, por supuesto, de predicar el insulto. Como periodista, me estomaga escuchar cómo, desde algunas tribunas y tribunos, se ofende al que no piensa como el orador o el escribiente de turno. Quizá figuremos entre los países más intolerantes con quienes discrepan de nosotros. Bueno, los hay peores, claro: aquí, al menos, te insultan, incluso por las redes sociales, y no pasa nada, más allá del cabreo que coges. En la Turquía de Erdogan, insultar al presidente, o decir del presidente lo que el señor presidente toma por un insulto, te lleva a la cárcel, como al periodista Hamza Yalçin, retenido ahora en España por uno de esos vericuetos de extradiciones que parece que un juez, aunque sea tan demócrata como el que ha intervenido en este caso, no puede saltarse a la torera. O sea, que en España, donde no existe, laus Deo, el delito de opinión, tenemos a un periodista turco, que en realidad es sueco, en la cárcel por insultar, o lo que sea, a Erdogan.
Déjeme que le diga que, en mi concepto de lo que es libertad de expresión, el insulto es una cosa muy fea cuando se dirige, en lugar de argumentos, al que piensa o actúa de otra manera. Pero, en cambio, puede estar admitida alguna forma de crítica severa cuando el destinatario de tal crítica, o del insulto sin más, es alguien como Erdogan, qué quiere que le diga. Es ese señor golpista que tiene a cientos de mis compañeros periodistas encarcelados, dice él que por apología del terrorismo, lo que, traducido al castellano, significa discrepar de su régimen tiránico. ¿Y ese individuo quiere ingresar en la UE? ¿Y ese personaje es merecedor del respeto de quienes, como los periodistas, están obligados a ejercer un trabajo crítico, no turiferario?

A uno, la verdad, le entran a veces ganas de agarrarse al ordenador y lanzar unos cuantos insultos contra esos personajes que hacen más miserable la vida de los demás. Y pienso, para que no se me acuse de irme por las ramas, en Nicolás Maduro, por ejemplo. O en el impresentable-entre-los-impresentables Kim. O, si me fuerza usted, en Trump, a quien estoy a punto de equiparar con una catástrofe ambulante con corbata y botón nuclear rojos. O, claro, pienso en alguien como Erdogan, que tanto hace sufrir, y lo he comprobado no hace mucho "in situ", a quienes pretenden informar con veracidad, sin mordazas ni aplausos. Lo que es por mí, dése el señor Erdogan por insultado. Y confío en que el Consejo de Ministros de mi país, que es un país demócrata y a veces hasta templado, niegue la extradición del señor Yalçin a Tiranoladia. Faltaría más.


El Abanico - Juan Carlos y Marta Gayá: historia de una fuerte amistad

11.08.17 | 08:42. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 10 Ago. (OTR/PRESS)

Las fotos publicadas por OK Diario en las que aparece el Rey Juan Carlos con Marta Gayá, en la inauguración de una exposición celebrada en Irlanda, son sin duda alguna una gran exclusiva, que ha originado todo tipo de comentarios. Muchos de ellos, sorprendidos de que después de tantos años separados, se vuelvan a ver. Cuando la realidad es que nunca dejaron de hacerlo y quién sabe si de viajar juntos, al menos después de que el rey emérito se viera obligado a cortar su relación con Corinna.
Que el rey busque refugio y compañía en la mujer más discreta de cuantas han pasado por su vida, es normal teniendo en cuenta que fue uno de sus grandes amores. Una historia que acabó por miedo de que saliera en prensa, cuando lo cierto es que la mayoría de los periodistas de esa época conocíamos el romance. Que no se publicara en grandes titulares no demuestra más que la "discreción" con la que llevaron y llevamos la relación, así como el respeto que los editores de los grandes medios tenían por el Jefe del Estado y por la Reina Sofía, la gran sufridora de la pareja.
No sé si, como dicen, el rey emérito y Marta Gayá han retomado la relación en el punto que la dejaron. Me cuesta creerlo por varias razones: porque ha pasado el tiempo suficiente como para que aquel amor se haya convertido en una sincera y fuerte amistad, que puede ser la antesala de algo más profundo o simplemente la continuación de lo que pudo llegar a ser y no fue. Ello no les impediría encontrarse de vez en cuando, ahora que Don Juan Carlos tiene tiempo libre y la libertad suficiente como para aceptar la invitación de un amigo, en este caso del mexicano Sanginés-Krause, para viajar hasta Irlanda en donde se ha quedado unos días disfrutando del clima y de la tranquilidad que le da saber que quienes le acompañan no correrán a ningún programa o revista a contar las incidencias de la jornada.
Reconozco la simpatía y el afecto que siento por Juan Carlos y el reconocimiento por todo lo que ha hecho por nuestro país, más ahora que todo el mundo le critica y pone en tela de juicio el papel que desempeñó tras la muerte de Franco, que nos ha permitido celebrar los 40 años de las primeras elecciones democráticas a bombo y platillo. Que se ha equivocado, y ¿quién no?. Miedo me dan esas gentes que se creen que están siempre en posesión de la verdad.
Imagino el dolor del rey al ver que no le han invitado a los actos conmemorativos de aquella fecha histórica, como tampoco a la festividad del 12 de octubre, pero más al ver que quienes más tenían que agradecerle su posicionamiento a favor de las libertades en momentos muy difíciles y complicados, hoy le rehúyen.


Luis del Val - El IVM se ha quedado corto

11.08.17 | 08:42. Archivado en Luis Del Val


MADRID, 10 Ago. (OTR/PRESS)

Hay que reconocer la valentía del Instituto Vasco de la Mujer, recuperando la censura en las letras de las canciones, que me ha rejuvenecido, y que me ha llevado a aquellos años, donde la administración franquista quitaba de un plumazo aquellas letras de canciones que le parecían que no casaban con los ideales del Glorioso Movimiento Nacional. Según el IVM la letra de "Despacito" es machista, y es cierto, y recomienda que no se interprete, ni se radie, ni se difunda. Nada que objetar. El problema es que el IVM pretende neutralizar todo aquello que incida en la desigualdad de la mujer y que "no favorecen las relaciones igualitarias, sino que, al contrario, cosifican a la mujer". ¡Ingente tarea! ¡Descomunal propósito! Si los objetivos del IVM son serios -y no tengo información contraria- debe abordar algo más que las letras de una simples canciones de moda, y recomendar que no se represente "Otelo", de Shakespeare, ni se lea "La Dama de las Camelias", de Dumas, ni, por supuesto, se publique en el el País Vasco o se pueda adquirir en las librerías "Memoria de mis putas tristes", de García Márquez, o muchas de las obras de Camilo José Cela, y, por supuesto, casi todas de Henry Miller. Si el IVM va en serio, y no se queda en el postureo de unas cancioncillas que pasarán de moda, debe enfrentarse con el escandaloso machismo que aparece en el 60% de las óperas, y, sobre todo, debe combatir a la gran obra machista por excelencia, que es la Biblia, y, ya, en una segunda división, el Corán. Puede que el IVM se tenga que enfrentar con el judaísmo, el catolicismo, el protestantismo y el islamismo, pero suponemos que el IVM no es de esas entidades frívolas amantes de los gestos banales, y que va en serio. Animo, y a demostrar el rigor, y que no se van a quedar en la gilipollez de corto alcance.


Rafael Torres - La hora del bocadillo, kaput

10.08.17 | 08:42. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 9 Ago. (OTR/PRESS)

Los patronos quieren acabar con la hora del bocadillo, y eso que el bocadillo lo ponen los trabajadores. La hora del bocadillo, que no es una hora, sino el rato que emplean los asalariados en tomarse un tentempié a media mañana, cuando la gusa y el desfallecimiento se hacen patentes, no era, cual suponíamos, una conquista laboral, sino una merced producto, según acaba de sugerir el Tribunal Supremo, de la longanimidad, la bonhomía y la tolerancia de los empresarios.
Esos veinte minutos que los trabajadores usan para poder seguir trabajando en condiciones, y más en el régimen de neoesclavitud en que se halla hoy el mundo del trabajo, va a resultar que eran una dádiva, y no una inversión. La realidad, empero, contradice al Supremo, pues ¿qué ser humano no reducido estrictamente a trabajos forzados y al látigo de cómitre puede aguantar ocho horas seguidas sin tomar un poco de aliento y rellenar someramente el depósito?

El patrono invierte veinte minutos para garantizarse el rendimiento y las ocho horas de plusvalías que le proporciona cada uno de sus trabajadores, más las extras que muchos ya ni pagan. No es, era, mala inversión, pero se ve que la tradicional renuencia de nuestros empresarios a invertir y a reinvertir se ha exasperado, o se ha venido arriba con la permisividad de la Reforma Laboral del PP en lo tocante a la explotación, y los patronos prefieren que sean los trabajadores los que paguen enteramente esa inversión, esto es, la hora del bocadillo, y el bocadillo.
Otra cosa sería, ciertamente, si lo que se pretendiera, incluso también con el aval del Supremo, fuera introducir alguna racionalidad en la "hora del café" en la que parecen instalarse durante más de una hora, y de dos, esos funcionarios públicos y esos directivos de empresas y de bancos que cuando son requeridos por los usuarios están casi siempre, en consecuencia, tomando café en su maravillosa hora del café.
Pero en el país de la desigualdad, no todas las horas son iguales. La del café, tan fina, tan aromática, tan muelle, tan cercana a la dirección, se respeta, en tanto que la hora del bocadillo, la humilde, la de los currantes, podemos decir que tiene las horas contadas. Otras sentencias del Tribunal Supremo hemos visto como más puestas en razón.


Francisco Muro - La cobardía de la humanidad

10.08.17 | 08:42. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, 9 Ago. (OTR/PRESS)

Basta leer o escuchar las noticias para comprobar que solo es verano en algunas partes y que para millones de personas no hay vacaciones sino dolor y miedo. La ex fiscal de la ONU especializada en la lucha contra crímenes de guerra, Carla del Ponte, ha abandonado la comisión de investigación de la ONU para Siria manifestando que es imposible llegar a acuerdos porque nadie de los implicados los quiere. "Somos impotentes. No hay justicia para Siria", ha dicho. Y eso a pesar de que, como añade Del Ponte, "los crímenes terribles cometidos en Siria no los vi ni en Ruanda ni en la ex Yugoslavia. En Siria todo el mundo es malo. El Gobierno de Assad ha cometido terribles crímenes contra la humanidad usando armas químicas y la oposición está compuesta sólo de extremistas y terroristas". Después de más de cinco años de guerra civil, el balance es de más de 250.000 muertos y millón y medio de heridos, más de un millón y medio de sirios huidos a Europa y muchos millones más de desplazados en otros países, así como seis mil cadáveres en el Mediterráneo. Algunos sirios que tratan de volver a sus territorios de origen, pura devastación, se enfrentan a todo tipo de peligros y amenazas. Y los países "civilizados y democráticos", los defensores de los derechos humanos compiten no para restaurar la paz sino por sus intereses económicos o geoestratégicos.
Mientras esto sucede patrulleras libias, pagadas con dinero europeo, abren fuego contra las embarcaciones de las ONGs que se juegan la vida para salvar a los que huyen del terror y la muerte. Y un barco de una organización xenófoba europea navega con libertad con el objetivo de hundir todas las pateras que se encuentre por el camino. Italia ha confiscado el barco de una ONG que se negó a firmar el nuevo código de conducta en el apoyo a las víctimas, pero nadie paraliza al barco asesino. En Libia -otro conflicto del que los europeos nos hemos olvidado aunque la tragedia sigue viva- los inmigrantes son tratados como esclavos, maltratados, extorsionados, vendidos o intercambiados entre mafias en campos de refugiados oficiales o "irregulares". Y Europa mira para otro lado.
En La República Centroafricana, el misionero español Juan José Aguirre, obispo de Bangassou, la única voz que nos llega de esa zona, acaba de denunciar que cincuenta personas han sido degolladas o asesinadas en la misión de Gambo y que las luchas entre los selekas y los antibalaka auguran que las matanzas indiscriminadas de cristianos o musulmanes pueden ser terribles. La labor de las fuerzas de Naciones Unidas allí desplegadas es difícil, pero manifiestamente mejorable. Casi siempre llegan cuando ya ha sucedido lo peor y se van cuando la amenaza es mayor. Nadie confía en ellos. Los centroafricanos y sus sacerdotes o imanes, que caminan de la mano frente a la violencia, están a merced de la peor violencia.
Los Estados Unidos de Trump han dado un paso atrás en la defensa de los derechos humanos, pero Europa no le va a la zaga. Y de Rusia, mejor no hablar. El negocio millonario del control de fronteras o el de la misma guerra les interesan más que la paz. Tiene razón el activista chino Ai Weiwei cuando dice que "la humanidad es cada día más cobarde". Pero la "humanidad" es sólo una palabra que esconde que somos cada uno de nosotros.


No te va a gustar - Lo confieso: soy Juana, y turista y...

09.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

Lo confieso: acabo de decir en una televisión que yo también escondo en mi casa a Juana Díaz. Lo hice tras conocer la decisión del juez ordenando la detención de la infortunada madre, en paradero desconocido para hurtar a sus hijos de la convivencia con el hombre que la maltrató. También confieso sentirme, y ser, cuando puedo, turista, y confieso igualmente que en esta declaración coincido con la hecha por un personaje con el que suelo identificarme bien poco, como Arnaldo Otegi. Pero la "turismofobia" decretada por un grupo de insensatos en Barcelona, en Palma y quién sabe dónde más, es capaz de unirnos, a la hora del mínimo sentido común, a gentes tan distintas y distantes como el señor Otegi y yo mismo. Y ya, puestos a confesar, confieso ser también pasajero en El Prat. O catalán disidente de los dictados de la Generalitat. O...
Sí, lo confieso: me parece que si la gente actuase un poco más activa y menos vindicativa y envidiosamente de lo que suele, tal vez este sería un país más habitable. Y no se darían casos como el de Juana, víctima propiciatoria de la máxima "summa lex, summa iniuria" (compadezco, por cierto, al juez al que le ha tocado el caso). O quizá una sindicalista de pacotilla no se atrevería a decir que lo bueno es forzar a los pasajeros/rehenes a hacer largas, desesperantes, colas. O puede hasta que los máximos responsables de la Generalitat no se atreviesen a hacer de su capa un sayo, dándoseles una higa que acaso más del cincuenta por ciento de los ciudadanos a los que ellos dicen representar no quieren ser independientes de España. Y, a lo mejor, esos cafres que amenazan al pobre turista -o sea, usted, yo, cualquiera_ con pasarlos por las armas porque expolian al pueblo, se quedarían en su casas haciendo algo más útil y, desde luego, más racional y menos nocivo.
Lamento mucho que la sociedad civil tenga presencia tan escasa, tan poco valiente, en el acontecer de este país nuestro. Y que solo se manifieste, en forma de populacho, cuando se trata de linchar a alguien a la puerta de algún juzgado, no de defenderlo. Estamos los españoles cada día más insensibles ante los desmanes, a veces surrealistas, desigualdades e injusticias con los que nos acometen. Así que, qué quiere que le diga, yo también, sin el menor ánimo de desacato, Señoría, escondo, o escondí, a Juana en mi casa. Que me registren.


Pedro Calvo Hernando - Vaya veranito

09.08.17 | 08:42. Archivado en Pedro Calvo Hernando


MADRID, (OTR/PRESS)

No sé si los lectores tendrán la misma impresión, pero a mí se me antoja que este verano que estamos viviendo es algo así como una proyección meteorológico-política de la vieja cámara de los horrores con la que se nos atormentaba en nuestra infancia. De momento, las insufribles olas de calor, por no decir la ola permanente, no se parecen a nada del reciente pasado. Por supuesto que el primer pensamiento se planta en la convicción de que las causas residen en el maldito cambio climático en el que no cree ese ser llamado Donald Trump o no creía ese otro llamado Aznar o incluso Rajoy porque se lo había contado su primo. Hombre, un poquito de memoria ya tenemos, qué le vamos a hacer.
Lo universal y ontológicamente increíble es que el conjunto de los Gobiernos y de las instituciones internacionales no se planteen de manera inmediata salir ya al paso de forma contundente y firme de ese sideral asesinato del planeta que se viene perpetrando desde hace muchos años. Los Gobiernos se apresuran a aplicar en otros ámbitos sus extraños Códigos penales sin poner en funcionamiento el Código que más falta nos hace. Pero lo increible es también que tantos millones de ciudadanos tampoco parecen ser conscientes de la bíblica catástrofe que se aproxima y que al menos no piensen en sus hijos y en sus nietos. Le doy muchas vueltas a esa inconsciencia pero tengo que confesarles que no soy capaz de penetrar en el misterio.
La crueldad de este veranito se complementa con la abrumadora presión sobre todo del 1 de Octubre sobre nuestras pobres cabezas sin que se encuentre la forma de salir del infernal laberinto creado por la parte independentista como respuesta a la presión horrible de los cinco o seis años anteriores desde el Gobierno y el Partido Popular. Antes el separatismo era cosa de muy pocos y tuvo que actuar la intolerancia del centralismo para liar las cosas y colocarnos en la presente situación en la que un a salida digna y sensata cada vez se borra más en el horizonte. Este país tiene muchos problemas, pero ninguno puede compararse con este.
Yo me hago cruces ante la imagen horrenda de las dos partes enquistadas en su locura y encima sin que haya una reacción de la mayoría social que creo percibir como no prestando apoyatura a lo se nos avecina. Son ya muchas las veces que he intentado llegar a la inteligencia de las dos partes enfrentadas, como tantos otros, sin conseguir nada, como les sucede a los demás ciudadanos de buena voluntad. Faltan solo dos meses escasos. Todavía hay tiempo pero cada vez menos. Lanzo al aire esta nueva llamada con la ilusión de que la oigan y cambien las hostilidades por el diálogo. Yo les aseguro que mi pensamiento viene respaldado por una mayoría de millones de ciudadanos de España y de Cataluña. Aún estamos a tiempo.


Carmen Tomás - Rehenes en el aeropuerto de El Prat

09.08.17 | 08:42. Archivado en Carmen Tomás


MADRID, (OTR/PRESS)

Los problemas laborales entre la empresa encargada de los controles de seguridad del aeropuerto barcelonés de El Prat y los trabajadores tienen "secuestrada" la libertad de los viajeros. No es de recibo que los pasajeros tengan que llegar al aeropuerto con horas de antelación a la salida de su vuelo lo que les supone perder horas de sus vacaciones. Cómo es posible que nadie hubiera previsto que en agosto se iba a producir un aumento del número de pasajeros y a nadie se le ocurriera reforzar las plantillas. Los directivos de AENA, responsable de los aeropuertos, pretenden lavarse las manos. Pero, es obvio que no pueden ni deben. Tampoco el gobierno. Parece que en las últimas horas se confirma que hay contactos entre Fomento e Interior para parar el descrédito que para la imagen de España está suponiendo el espectáculo diario en El Prat.
Por supuesto, que los trabajadores tienen derecho a exigir mejoras en sus condiciones laborales, pero estamos hablando de que ello no debe suponer al mismo tiempo un perjuicio grave para miles y miles de personas que cada día se agolpan en colas interminables en el aeropuerto. Es cierto que no está habiendo problemas en otros aeropuertos, con otros miles y miles de trabajadores. Pero en Barcelona ya empieza a llover sobre mojado. La imagen es penosa y los daños pueden ser irreparables. Así que no me parece mal que el Gobierno, al igual que se hizo durante la huelga de los controladores en la etapa de ministro de José Blanco, se esté pensando reforzar el servicio con agentes de la Guardia Civil.
Hay que desear que se llegue a un acuerdo, pero la amenaza de los trabajadores de hacer una huelga indefinida, no se debe consentir. Los viajeros, con sus niños y sus abuelos, no deberían pagar el pato de un conflicto laboral. Y menos ser rehenes de maniobras políticas como pretenden los soberanistas. Parecería que algunos se han conjurado para hacer de Barcelona una ciudad irrespirable y una amenaza para el turista, cuando es una fuente de riqueza y empleo para la ciudad y para la comunidad entera. Unos cuantos miles de pisos turísticos "ilegales" no pueden ser la causa ni la coartada para matar la gallina de los huevos de oro.


Más que palabras - Madres coraje

09.08.17 | 08:42. Archivado en Esther Esteban


MADRID, (OTR/PRESS)

El caso de Juana Rivas, la madre de un pueblo de Granada obligada a entregar a sus dos hijos al padre, acusado de malos tratos, ha causado alarma en la opinión pública y se ha convertido en motivo de controversia en los medios de comunicación y las redes sociales. Soy madre y haría lo que fuera por proteger a mis hijos de un padre maltratador y, desde ese punto de vista, comprendo lo que hacen esas madres coraje dispuestas a todo para que nadie ponga a sus hijos las manos encima.
La huida de Juana empezó en mayo de 2016 cuando viajó con sus dos hijos de 11 y 3 años desde Italia, donde vivían con su expareja y padre de los menores hasta el pueblo granadino de Maracena. Le dijo que se iba de vacaciones, salió del país con el consentimiento de su marido Francesco Arcuri y no ha vuelto. Se ha ocultado para no tener que entregar a sus hijos -tal como,había decretado una sentencia en Italia- y ayer mismo tras no acudir al juzgado para dirimir si ha incurrido en un delito de retención ilícita de menores el juez dictó orden de detención contra ella.
En todo este asunto es fundamental valorar que en el 2009 Francesco fue condenado a tres meses de cárcel y se dictó una orden de alejamiento por un delito de violencia machista, y el hecho de que años después la pareja retomará la relación y se fueran a Italia no significa absolutamente nada.
Los detractores de Juana, insisten en que un maltratador no tiene porque cargar toda la vida con ese calificativo, que la justicia tiene como fin último la rehabilitación y afirman que la carga de la prueba esta en que ella misma le perdonó y tuvo un segundo hijo con él. ¿Y qué? Hay muchos casos donde existe una reconciliación y eso no significa que se acaben los malos tratos físicos o psicológicos, cuyas secuelas son casi peores. Querer criminalizar a las mujeres maltratadas que regresan con sus parejas por haberlo hecho es una manera muy burda de defender a los maltratadores e incriminar gratuita y doblemente a las víctimas. ¿O es que porque haya una equivocada reconciliación debes de aguantar lo que haga falta hasta que te maten a ti o a tus hijos?

Juana esperó a volver a nuestro país para denunciar a su pareja nuevamente por malos tratos y esa causa lleva paralizada meses, lo que choca con la celeridad con la que un juzgado de Granada atendió la reclamación del padre, y ha ordenado a la madre a que le entregue a los niños con el argumento de que se violó el convenio internacional sobre traslado ilícito de menores al traerlos a España sin consentimiento paterno, podía leerse estos días en algunos periódicos y así es. Vaya por delante que pienso que Juana debe respetar al ley, como debemos hacer todos, pero lo que está haciendo simplemente es ganar tiempo para que la Justicia actue rápido, cosa que debería hacer y no solo por la alarma social que ha levantado este caso sino por los niños que deben ser protegidos de todo este ruido mediático.
Desde luego la entrega de los pequeños no debería producirse hasta que haya una resolución definitiva sobre la causa de los malos tratos porque consentir, sin más, que vuelvan a Italia con su padre, puede tener efectos perversos.
¿Tiene derecho un padre condenado por lesiones a estar con sus hijos una vez cumplida la condena o se le debe prohibir cualquier contacto de por vida? ¿Un maltratador debe perder para siempre la patria potestad? Se preguntan con énfasis quienes defienden a Francesco y la respuesta está en que los menores son el bien a proteger y todo lo demás es secundario. Por lo tanto se debe esperar a que se agoten todas las opciones judiciales y luego proceder.
Juana Rivas con su actitud se arriesga, como mínimo, a una pena de dos a cuatro años de cárcel por el delito sustracción de menores y también a la inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de patria potestad por un tiempo de cuatro a diez años, entre otras cuestiones. Sus abogados lo saben, ella también y lo sabe el padre que no está dispuesto a volver a su país con las manos vacías, aunque, pensándolo bien ya las debe de tener llenas, tras haberse paseado por distintos platos de televisión. Ahora resulta que o "Todas somos Juana" o "Todos somos Francesco" pero,nadie se ha puesto en la piel de los niños, que en todo este enredo es lo único que de verdad importa. Proteger a los más débiles es una obligación de cualquier sociedad, un deber irrenunciable que, desgraciadamente, se convierte en una cuestión secundaria en este tipo de conflictos.


No te va a gustar - Rajoy, al fin y al cabo, es humano, vaya por Dios

08.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

Nos dijeron que Mariano Rajoy llegaba tarde a su cita con el Rey en Marivent porque... sufría un ataque de lumbago. Y las fuentes oficiales especificaban aún más: le dio de pronto, al concluir su trote cotidiano por la ruta da pedra e auga, en su provincia pontevedresa. Me gustó saber que Rajoy es, al fin y al cabo, mortal; estaba a punto de dudarlo. Y que, ya que no tiene, como los aurigas vencedores en Roma, quien vaya recordándoselo, haya tenido que ser el doloroso acceso quien le baje de las nubes y de la columna: "recuerda, Mariano, que eres mortal".
Más de una vez me he pasmado de la buena forma física de Rajoy, que tampoco, contra lo que hacía Aznar con sus famosas flexiones, o Pedro Sánchez en sus posados veraniegos, presume mucho de ella. He conocido los difíciles vericuetos de la ruta que él frecuenta, e incluso me encontré, prendido en una rama, un mensaje que un niño le dirigía: "Sálvanos", decía el papel de bloc que aún conservo y que, obviamente, no llegó a manos del presidente, que me consta que sí ha recogido otros papeles similares en su ascenso montaraz. Un ascenso que, mis piernas pueden atestiguarlo, es difícil y cansino. Por eso sé de la buena forma de Rajoy.
Otra cosa es que, a los sesentaytantos, nos dediquemos a galopar colegialmente por los pedriscos, agotando, como hacía el predecesor de Rajoy en el PP, con sus carreras por tierra y nieve, incluso a los escoltas. El entrenamiento físico no puede llegar a nublar, por cansancio, nuestro cerebro, y a Rajoy le necesitamos, en este cuarto de hora de prueba para la patria, como dirían los antiguos parlamentarios castelarinos, vivo y coleando, no doliente, para explicarle al jefe del Estado si tiene o no un "plan B" para el referéndum independentista ilegal en Cataluña.
En todo caso, estoy seguro de que, lumbálgico o no, lo que Rajoy habló con Felipe VI tuvo mucha más enjundia que lo que luego nos transmitieron. O eso espero, al menos. Porque uno, en su ingenuidad incurable, sigue confiando en un as en la manga presidencial, que no es, por la información que contiene, una manga cualquiera.
Solo le queda a uno, que ha padecido la crueldad de estos dolores, desearle al presidente una pronta mejoría, y que, hombre de Dios, dosifique estos esfuerzos, que le necesitamos para otras cosas.


Rafael Torres - Turismo: Pan y hambre

08.08.17 | 08:42. Archivado en Rafael Torres


MADRID, (OTR/PRESS)

No son los vandalismos de los chicos de la CUP los que ponen en peligro el turismo, sino el modelo actual del propio turismo, que se caracteriza por no sujetarse a modelo ninguno, salvo, en todo caso, al de matar a la gallina de los huevos de oro, ese que se inspira, a su vez, en el de pan para hoy, y hambre para mañana.
Playas maravillosas, paisajes de ensueño, monumentos fabulosos, ciudades bellísimas, gastronomía variada y deliciosa o paisanaje en general amable y hospitalario con el viajero, hemos tenido siempre, y también un número crecido de extranjeros rulando por aquí en pos de todo ello, o de una parte de ello, pero ésto de las turbas cruceriles, de las masas ávidas de desparrame y de las multitudes erráticas llenándolo todo, desvirtuándolo todo, liquidando por su desproporcionado número la maravilla, el ensueño, lo fabuloso, la belleza, la gastronomía y hasta, en consecuencia, la mansa hospitalidad, nada tiene que ver con el turismo, y sí con la más desasosegante y brutal exacción.
Instalados, pues, en el modelo de la gallina y del pan para hoy, momento es de darnos cuenta de que cuando ésto se acabe, y buena parte de los 85 millones de turistas se vayan a otro sitio, el pan que produjeron se lo habrán llevado los especuladores, los caseros piratas, los fondos de inversión, los propietarios de las cadenas hoteleras y de restauración, en tanto que el hambre se quedará, para repartirla, entre los trabajadores que hoy son explotados sin piedad en la industria turística a cambio de plato y catre, y en Ibiza ni catre.
Pero aunque los beneficios económicos de ese despojo, de esa degradación de la vida ordinaria, estuvieran algo más y mejor repartidos, ¿desde cuándo los españoles hemos puesto en almoneda la propiedad y el uso de nuestra casa común? ¿Desde cuando de señores, bien que pobres, hemos devenido en criados? ¿Desde cuándo nos aherroja el contrato por el que nuestros hijos o se suman a la servidumbre del turista, o han de emigrar en busca de empleos y vidas de más aire? No sé desde cuándo todo eso, pero hoy es así.
Eso que se ha dado en llamar turismofobia no es, a falta de racionalidad política, sino un síntoma del instinto colectivo de conservación: el pan de hoy tiene un gusto amargo, insoportable, a hambre de mañana.


Francisco Muro de Iscar - Malas compañías

07.08.17 | 08:42. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, (OTR/PRESS) Se han propuesto acabar con el turismo en España. Como sea. Atacando los hoteles o los buses turísticos, poniendo en dificultades a los que nos visitan para ver si desisten de venir. Especialmente en aquellos sitios, como por ejemplo Barcelona, que es hoy lo que es, en buena medida gracias a las Olimpiadas de 1992 que la pusieron en el mapa de todas las miradas. No digo yo que Barcelona viva hoy del turismo, pero no podría tener el nivel que disfruta si no fuera por los millones de visitantes que cada año se dejan muchos millones de euros en sus hoteles, en sus tiendas, en sus museos... El turismo es la primera industria nacional y la que nos ha servido durante muchas décadas, casi desde los años 70, para paliar las deficiencias estructurales de nuestra economía y, también para crear varias cadenas multinacionales que son líderes hoy en el sector a nivel mundial.
Entiendo que a los anticapitalistas del entorno de la CUP y a los abertzales de la ribera izquierda de Sortu les moleste el turismo por muchas razones: porque en España llegó con el franquismo y porque todo lo que sea viajar o que lleguen al país personas con otras culturas, contamina los "procesos" de independencia y los "valores" nacionalistas. Yo decía, afortunadamente hace muchos años, que a los comunistas españoles había que enviarles a pasar una temporada en la Rumania de Ceacescu o en la Rusia de Jruschov. Que vivieran a fondo el "progreso imparable" del comunismo y "los derechos y las libertades" que disfrutaban allí todos los ciudadanos... y luego volvieran a España. Y al revés: cuánto más turismo tuviéramos en España, más nos contagiaríamos de lo que se vivía en la Europa democrática y más cerca estarían la libertad y la democracia. Las comparaciones son inevitables.
Por eso hay que tener cuidado con las compañías. Con las malas compañías. Quien se acuesta con la CUP o, incluso, hace factible que ésta y sus acólitos, aún más a la izquierda, tomen el protagonismo de cualquier movimiento, acabará fagocitado por ellos. Y lo peligrosos no es que Junts pel Sí desaparezca a manos de un grupúsculo antiguo y tercermundista, sino que la sociedad catalana, sus autoridades, sus empresarios, los trabajadores del sector turístico permitan este chantaje que puede acabar con su economía. Lo mismo sucede en Baleares y en Valencia y en San Sebastián, la cuna del abertzalismo, donde los ataques al turismo y a la libertad son sólo un símbolo de donde nos quieren llevar una vez consumada la derrota de ETA. Aunque allí aún tienen la desfachatez de homenajear a etarras asesinos como Kepa del Hoyo, muerto por un infarto en la prisión donde pagaba sus crímenes contra inocentes. O como en la navarra Etxarri Aranaz donde un juez ha permitido el "Tiro al facha" que consiste en arrojar piedras a fotos de la Guardia Civil, la Policía, partidos político, la Iglesia o la Casa Real. Es nuestra libertad y nuestra democracia las que les permiten estas acciones y las que nunca nosotros podríamos hacer si gobernaran ellos. Como en Venezuela. Hay que mirar a quién se vota y las posibles alianzas. Por eso miramos tanto al PSOE. Por sus posibles compañías.


La semana política que empieza - Voces que faltan en la España del silencio

07.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

Entiéndame: no es que todo el mundo esté silencioso en la España-vacacional-como-si-nada-pasase. Es que los que deberían hablar, comunicarnos cosas a los ciudadanos, guardan tenaz silencio en este cuarto de hora. Mientras que otros, que tal vez no tienen cosas de gran interés que decir, andan todo el día frente a micros, cenáculos y mentideros, aprovechando los huecos para expresar opiniones de mejorable calidad democrática y técnica. Así que paso a enumerar cuáles son las voces que echo de menos en mayor medida en estos momentos. Y lo hago en un día como este, en el que desde despachos de guardia se cuentan las horas que faltan para que uno de los que, ay, no están silenciosos, el president Puigdemont, nos anuncie si va o no -yo creo que será no_ a convocar elecciones para el mismo día fatídico del referéndum, el 1 de octubre, cincuenta y cinco días nos separan apenas de esa fecha.
Por supuesto, estoy, como todos, pendiente de Puigdemont. Este lunes se le acaba el plazo legal, para lo que le valga, si quiere convocar unas elecciones autonómicas el 1 de octubre, haciendo coincidir las urnas de cartón, o de lo que sean, del referéndum separatista ilegal con las muy legales urnas electorales. Yo creo que en La Moncloa, en Ferraz, en todas partes, piensan que Puigdemont no quiere consumar la locura dando este paso, que invalidaría también las propias elecciones. Pero, ya que estamos, me gustaría que el presidente del Gobierno central abandonase por unos minutos su retiro de pedra e auga para ilustrarnos a los españoles acerca de qué piensa hacer, al margen de utilizar el Constitucional y la normativa vigente, para frenar la locura del president de la Generalitat y adláteres, que no son pocos.
Soy de los que creen que la tranquilidad de Rajoy se basa en que tiene mejor información que los demás. Faltaría más; todos los jefes de Gobierno la tienen. Unas la utilizan mejor, otros peor. Rajoy, que no se precipita, es la verdad, la utilizó en su momento para que Jordi Pujol lanzase su primera confesión de corrupto, desatando todos los rayos del cielo. Ignoro, claro, qué as tiene en la manga, qué bomba informativa atesora, pero seguro -bueno, espero que así sea_ que algo de eso hay. Y lo veremos pronto... Por cierto, que estamos en vísperas del encuentro "tradicional" del jefe del Gobierno con el jefe del Estado, en esa ciudad desnortada y abarrotada por el denostado turismo que es Palma de Mallorca. Nunca menos tradicional, menos rutinario, ese encuentro que ahora, cuando hay asuntos muy serios sobre la mesa.
Bueno, en realidad, en el espinoso tema catalán, que, según el CIS, tan poco preocupa a los españoles (¿?), me faltan muchas voces, desde la de la alcaldesa Ada Colau, que menudos momentos para irse de vacaciones, hasta las de tantos empresarios, banqueros, artistas, gente corriente y moliente, empeñados en ser la mayoría silenciosa y sufriente de los desmanes de sus dirigentes, a los que han votado... o no, como ocurre con la CUP, que, con una mínima representación parlamentaria, es la que manda en el ejército de Pancho Villa.
Bueno, y ando a la espera de que Pedro Sánchez salga también a la palestra y se enfrente a este morlaco catalán, valga la contradicción, narrándonos qué diablos piensa hacer. Anda tan tímido el secretario general socialista a la hora de comparecer ante los medios que ni siquiera sale en persona a festejar los resultados de la encuesta del CIS: ¿qué está pasando ahí?

Otro tímido verbal -es una manera de hablar, usted me entiende_ que anda por ahí, creo que por Gredos, vacacionando es el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que menudo lío tiene en Cataluña con el "delegado" allí, Albano Dante Fachín. Claro que Iglesias también tiene lío en Venezuela, y seguimos esperando una declaración de condena de la formación morada sobre lo que en el país hermano está ocurriendo, que es extremadamente grave y puede acabar muy, pero que muy, mal. Y, puestos a aguardar alguna declaración, ahora que hablamos de Venezuela, me atrevería a pedirle una al mediador José Luis Rodríguez Zapatero: una declaración de condena inequívoca a los desmanes antidemocráticos de Nicolás Maduro. Ya nada tiene que ver lo que hace el presidente bolivariano con la derecha o con la izquierda, y sería un error seguir considerando que Maduro es un progresista y la oposición unos ultraderechistas; hablamos de supervivencia del pueblo venezolano, nada menos.
Ya ve usted que nos faltan muchas, demasiadas, voces en el panorama informativo-político-social veraniego. Sospecho que algunos de los citados en este comentario van a hablar pronto. A ver si dicen cosas con las que podamos, los espectadores ansiosos, identificarnos.


La marihuana, otra planta prohibida que cura.

06.08.17 | 12:00. Archivado en Magdalena del Amo

El cannabis está clasificado en botánica como perteneciente a la familia de las cannabáceas, a la que pertenecen tres especies: cannabis sativa, índica y ruderalis. Es conocida popularmente como marihuana, y anteriormente como cáñamo. La planta se empezó a utilizar hace más de diez mil años en Asia, y fue utilizada por civilizaciones como la china, la egipcia, la griega, la romana y los culturas americanas. Con sus derivados se manufacturaban productos diversos, como cuerdas, papel, así como aceites y preparados de uso terapéutico.

Con la marihuana se ha llevado a cabo una campaña de ingeniería social tan efectiva que en el imaginario colectivo, aún hoy, la popular hoja verde palmeada es uno de los símbolos del mal. A mí me ocurrió lo mismo que al resto de la sociedad. Solemos identificar la marihuana con los drogadictos, los porreros deambulantes, con la delincuencia y sobre todo con la sustancia previa que lleva a las drogas duras.

Actualmente, aunque no reclamo su legalización total, dada la dinámica, sobre todo entre los jóvenes, de probar cualquier cosa que proporcione bienestares ficticios y efímeros, sí estoy de acuerdo en su consumo moderado o esporádico –en adultos—, y más en su uso para curar y aliviar muchas dolencias que nuestra moderna sociedad enferma padece.

No hace mucho que descubrí la auténtica conspiración y la habilidad con la que hemos sido manipulados desde que hace ahora ochenta años fuera declarada ilegal. De ser una planta de cultivo intensivo, con un sinfín de usos, pasó, de la noche a la mañana, a estar prohibida. Y, como siempre ocurren estas cosas, por intereses económicos. La entradilla de un artículo de Doug Yurchey, traducido por J. F. Jaramillo, dice así: “La verdadera razón por la cual fuera proscrita la marihuana, no tiene nada que ver con sus efectos en la mente y el cuerpo humanos. Más bien se trata de una de las mayores conspiraciones de toda la historia”. Vamos a dar unas pinceladas sobre el desarrollo de los hechos:

Antes del año 1937 su cultivo era masivo en todo el mundo durante cientos de años. En Estados Unidos se cultivaban grandes extensiones e incluso estaba mal visto no producir cáñamo, una industria que movía centenares de miles de dólares al año, pues era la principal materia prima de la industria textil. Pero, de la noche a la mañana, una campaña de desprestigio muy bien dirigida, en la que confluyeron varios factores, dio un vuelco a la industria y a la manera de concebir el cannabis, en Estados Unidos y en el resto del mundo. Así de manipulable es el ser humano.

>> Sigue...


A vueltas con España - El valor de la democracia

06.08.17 | 08:42. Archivado en José Luis Gómez


MADRID, (OTR/PRESS)

"La democracia -solía decir Winston Churchill- es el sistema político en el cual cuando alguien llama a la puerta de la calle a la seis de la mañana, se sabe que es el lechero". Bajo esa atinada premisa del gran estadista británico, Venezuela ya no es una democracia, porque de madrugada puede llamar un carcelero de Nicolás Maduro. Pero a la extrema izquierda española, al menos a una parte de ese sector político, parece que le gustan más otro tipo de metáforas de lo que es la democracia. Tanto, que algunos líderes de la extrema izquierda española y nacionalista han expresado públicamente su apoyo al chavismo.
No se trata de simplificar ni de exagerar las cosas, pero llegados a este punto tiene toda la lógica preguntarse si estas personas gobernarían España al estilo de Maduro. O sea, si esta gente gobernase, ¿podría ser posible y plausible que te lleven preso de madrugada sin orden judicial? ¿O que haya presos políticos como en el franquismo? ¿O que suspendan el Parlamento, como quiso hacer Tejero?

¿Podrían operar paramilitares armados para agredir y/o matar a la gente? ¿Estaría bien visto falsear el recuento de votos en unas elecciones viciadas? ¿Podría inhabilitarse a otros adversarios, incluidos los líderes de la Oposición? ¿Sería considerada una buena gestión que no haya medicinas con la excusa del imperialismo? ¿Habría hiperinflación pero se le atribuiría a la derecha económica? ¿Podría gobernar un tirano hortera? ¿Sería posible entender la democracia como una mera herramienta para tomar el poder y apropiárselo de manera indefinida?

Algún líder que no vale la pena mencionar habló de legitimar "elecciones limpias" en Venezuela, cuando no se atienen a la propia Constitución venezolana, chavista por cierto, y plantean una representación gremial, como las Cortes franquistas, de carácter estamental. Además, ¿en qué cabeza cabe plantear una reforma constitucional -léase cambiar las reglas de la política- sin contar con la Oposición?

Todo parece indicar que hay gente que confunde la defensa de los valores de la extrema izquierda con las fechorías de gente que se declara de izquierdas pero a saber lo que será. Pasa un poco lo mismo con esto de la turismofobia. Una cosa son los defectos del turismo y otra los excesos -violencia incluida- de sus detractores.
A la izquierda del PSOE, tanto en el conjunto de España como en algunas de sus nacionalidades, hay políticos que están perdiendo la cabeza y, de paso, la oportunidad de derrotar a la derecha corrupta con posiciones democráticas. Una mala noticia para democracia española.


Carmen Tomás - Ahora, contra el turismo

06.08.17 | 08:42. Archivado en Carmen Tomás


MADRID, (OTR/PRESS)

Turismofobia me parece un término bastante suave para lo que está pasando en Cataluña, Valencia, Baleares y San Sebastián con los grupos radicales que están atacando intereses turísticos. Resulta inconcebible que se ataque a una industria que aporta al PIB nacional un 11 por ciento y 2,2 millones de empleos. De hecho, este año si las previsiones se cumplen, España podría ponerse en el número uno del podio, por delante de Francia. La excusa para estos actos de vandalismo que quieren sembrar el terror y el miedo en los turistas es la masificación. Aluden a grupos de turistas jóvenes que, por ejemplo en el centro de Barcelona, se emborrachan y no dejan dormir a los vecinos. Y encuentran la solución en echar al turista en lugar de entenderlo como lo que es, un asunto de orden público. Pongamos el foco en Baleares, donde los radicales han arremetido contra barcos en el muelle o restaurantes. Aquí no parece que la cuestión sea el llamado turismo de borrachera, aquí sencillamente es dañar el turismo.
Lo peor del asunto es que desde algunos ayuntamientos se ha calentado el ambiente. Desde que llegaron a los gobiernos municipales su obsesión han sido intereses turísticos: los pisos, los hoteles... Sin embargo, en la web del ayuntamiento de Barcelona, por ejemplo, hay colgada una encuesta que asegura que más del 80 por ciento de los barceloneses sabe que el turismo es una fuente de riqueza y que la convivencia con el turista es buena o muy buena para una mayoría muy cualificada. Sin embargo, unos pocos miles de ciudadanos de esa ciudad están marcando el paso del ayuntamiento. Ayuda, por supuesto, la impunidad con la que se mueven, aunque parece que el gobierno Rajoy va a tomar cartas en el asunto ante la pasividad de la policía autonómica. Y esa es la clave para acabar con este despropósito. La prensa extranjera empieza a hacerse eco por lo que hay que denunciarlo y atajarlo. No debe ser tan difícil cuando ellos mismos cuelgan los vídeos en la red. Y, muy importante, que paguen los daños causados y no se les de cobertura desde algunos consistorios.


Siete días trepidantes - Pues no, no acabo de creerme el "efecto Sánchez"

06.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

Debo reconocer que tengo algunas reticencias sobre ese "efecto Sánchez" casi unánimemente admitido por los comentaristas tras haberse conocido la encuesta del CIS del pasado viernes, que concede un importante aumento en la intención de voto al PSOE. Bueno, en primer lugar, al margen de que una encuesta es una encuesta, y solo eso, basta echar un vistazo en profundidad a algunos aspectos de la misma para poner en entredicho que, en el mejor de los casos, este "efecto Pedro Sánchez" vaya a ser perdurable. Lo que sí se repite sondeo tras sondeo -para lo que valgan, insisto_ es que ocho de cada diez españoles desconfían algo o mucho de la gestión de Sánchez; claro que lo patético es que son aún más los que siente la misma desconfianza por la gestión de Rajoy. Estamos apañados.
Toda encuesta revela muchas contradicciones en esa veleta que es la opinión pública. Así, mientras los preguntados -se percibe una cierta desproporción en favor de las personas mayores de sesenta años- se declaran mayoritariamente felices, al tiempo manifiestan una inquietud por el futuro político y económico y un desapego muy notable por los políticos en general. Lo que hoy es apoyo, mañana se tornará en hostilidad: con decirle a usted que el personaje más popular es el diputado de Compromís Joan Baldoví, que, al tiempo, es desconocido para el 77 por ciento de los sondeados...
Creo que va siendo hora de pedir a los sabios del CIS -no figuro entre quienes piensan que la "cocina" de las encuestas tenga una intención premeditada de hundir o apoyar a nadie, claro_ una metodología diferente. Otras preguntas, otras inquietudes -imposible creer que el tema de Cataluña no figure entre las principales causas de preocupación de los españoles; si así fuera, habría que alarmarse tanto casi como ante la aparente pasividad de Rajoy al respecto-. Así que no me ha convencido la encuesta más comentada del año, no. Como no me convencieron otras realizadas anteriormente: aprecio demasiados puntos flacos que puede que no sea esta la ocasión de detallar.
Pero, más que dar lecciones, que no me corresponden, a los reconozco que sin duda competentes funcionarios del Centro de Investigaciones Sociológicas, me cabe aquí expresar algún comentario sobre esa aparente bondad de Sánchez a la hora de recuperar voto para su partido. Que, dicho sea de paso, ha dado -el partido, digo- una lección de democracia y transparencia interna con su proceso de primarias a todas las escalas. Otra cosa es que uno piense que Sánchez fuese la mejor elección de los militantes, y que esas primarias serían mucho más convincentes y completas si, como ocurre en Francia, participasen en ellas también los simpatizantes del partido de que se trate. Puede que ese proceso de "hacer partido" a través de movilizar a todo el PSOE, a todos los niveles, en las primarias, tenga un efecto beneficioso en la movilización de la opinión pública y, por tanto, en esos marcadores de una tendencia coyuntural -ojo, coyuntural- que son las encuestas.
No he visto en Pedro Sánchez, cuya llegada a la secretaría general, hace tres años, saludé alborozado como un positivo elemento potencial para un cambio necesario en tantos aspectos, una reacción acorde a su triunfo de junio tras su defenestración (auto-defenestración) el pasado octubre. No he escuchado verdaderas soluciones para los verdaderos problemas (hablo, sí, de Cataluña, pero no solo), no se entiende qué reforma constitucional preconiza (y conste que es muy necesaria), ni qué federalismo, ni cuál plurinacionalidad (que no condeno "a priori", también conste). No ha habido verdadera integración con los sectores del partido derrotados, más allá de la buena cara que al mal tiempo han puesto los "barones". Y, en cuanto a la relación con algunas instituciones en general y con la prensa en particular... Bueno, lo menos que se puede decir es que son mejorables.
Junto a auténticas nulidades políticas, tiene gente estimable en su equipo, destacando el secretario de Organización, José Luis Abalos, que, sin embargo, a veces se deja llevar por el entusiasmo: tras la encuesta del CIS, comentó el viernes que, con esos resultados, Rajoy no puede seguir más tiempo en La Moncloa. No puede olvidarse que, con todos sus fallos y carencias, Rajoy, el hombre que se entrevistará con Trump el mes próximo, sigue representando al Estado y que el partido que preside, aunque en descenso, sigue en cabeza, por delante del PSOE, en intención de voto. El peor "efecto" que este sondeo podría producir, es hacer que el "sanchismo" en general y el titular de este nombre en particular, vuelvan a la desmesura, a la imprudencia, al "trepismo" hacia Moncloa de la mano de quien sea, al afán de vendetta y al desprecio por los periodistas que ya caracterizaron su anterior, a mi juicio pésima, etapa.
No sé si Pedro Sánchez habrá entendido el mensaje que muchos le envían. Aunque esta encuesta del CIS, en mi opinión, no figure entre estos benéficos mensajeros, sino que, al contrario, va a servir para despistarle. Con lo necesario que sería que ahora, con la que nos viene, mantenga la cabeza fría, el pulso templado y el sentido común en alto.


Más que palabras - Pactos y asesinos

05.08.17 | 08:42. Archivado en Esther Esteban


MADRID, 4 Ago. (OTR/PRESS)

En las últimas 48 horas otras dos mujeres han sido brutalmente asesinadas en nuestro país a manos de sus parejas, con lo que la cifra negra de la vergüenza en lo que va de año asciende a 37. La única novedad es que estos hechos se producen después de que nuestros políticos se hayan puesto de acuerdo ¡por fin! para dar luz verde a un gran pacto contra la,violencia machista que incluye cerca de doscientas medidas para hacer frente a este nuevo tipo de terrorismo.
El pacto contempla la creación de protocolos en la atención primaria sanitaria y en las urgencias para que los médicos contribuyan a detectar a posibles víctimas cuando se produzcan los primeros abusos. Sin embargo la detección, en ocasiones, no es suficiente o al menos no lo ha sido para esa pequeña de cuatro años que ha muerto tras recibir una brutal paliza y con signos de abusos sexuales, después de que los médicos que la atendieron por otra paliza denunciaran el tema. ¿Qué clase de monstruo despiadado puede cortar de cuajo la vida y la infancia de un ser inocente?, y ¿qué clase de madre puede no hacer nada frente a un hecho así? nos preguntamos ahora, pero además en este caso han fallado todos los protocolos, y de haber funcionado las alarmas en su ciudad y también entre los vecinos, tal vez la pequeña ahora estaría a salvo. Por eso es importante esa modificación anunciada de la ley de régimen local para que los Ayuntamientos recuperen las competencias en promoción de la igualdad entre mujeres y hombres y en materia de violencia de género y se creen además unidades de apoyo local interdisciplinares para acompañar, ayudar y proteger a las victimas.
Este año, 2017 se esta convirtiendo en el más sangriento en violencia machista desde que existen estas estadísticas y como he comentado en alguna ocasión, las cifras de esta nueva forma de terrorismo reflejan una realidad evidente que las mujeres siguen muriendo a palos en la intimidad del hogar, son acuchilladas en plena calle, ahogadas e incluso quemadas vivas, mientras nosotros seguimos entretenidos en el debate de si este tipo de hechos tiene un efecto dominó, de imitación o si debemos dar eco informativo o no este tipo de crímenes.
Lo importante no es eso sino ¿por qué?. ¿Qué pasa para las cosas sigan igual incluso peor? Hemos hecho leyes, formado a jueces y policías especializados en este tipo de delitos, roto silencios y miedos, pero algo estamos haciendo mal para que los agresores sigan campando a sus anchas y repitiendo estereotipos de siempre. Y lo peor de todo es que cada día las víctimas son más jóvenes y la impotencia cada vez mayor. Sabemos detectar los síntomas porque los parámetros son idénticos: primero los insultos, luego un empujón, la bofetada, la humillación, el ir minando poco a poco la autoestima, la amenaza con llevarse a los hijos... y el infierno en la intimidad y la soledad del hogar. Cuando ocurre lo peor... nadie ha oído nada, ni ha intuido nada. Y otra vez el silencio vergonzante de una sociedad incapaz de señalar como apestados a los cobardes. No son hombres corrientes sino asesinos de la peor especie y no es un calentón sino un arma letal capaz de arrasar con todo lo que debería cuidar y proteger.
Paco "El disecao", como lo llamaban en el barrio por su enjuto aspecto, pasó las últimas horas de la tarde del lunes enfrente de su casa, en el parque de San Isidro de Getafe. Al lado de la fuente, junto a algunos vecinos que lo conocían, enseñaba una pistola mientras gritaba: *¡Que la mato, que la mato!*. Aunque todavía quedaban unas horas para que cometiese el crimen en el que finalmente no utilizó ese arma de fuego.
En la madrugada del martes, Francisco, de 71 años, degolló en su domicilio a la que había sido su pareja sentimental durante una década, María Raquel, de 63 años. Más de 24 horas después, pasadas las 5 de la mañana del miércoles, se entregó a la Policía reconociendo el crimen. La autopsia dictaminó que la causa de la muerte fue la herida que tenía en la cuello. También presentaba puñaladas en el costado del cuerpo.
Esta es la crónica publicada en los periódicos del asesinato cometido en Getafe en los últimos días, en el que se repiten esquemas de sobra conocidos como que la víctima había sido atacada en múltiples ocasíones por su maltratador y éste tenía alguna condena a sus espaldas por violencia machista. La diferencia ahora es que tras el pacto se suprime la atenuante de confesión en delitos de violencia de género con lo que el "disecao" verá aumentada su condena por el crimen y eso al menos es algo.
Prevenir y atajar a violencia contra la mujer a través de la educación es otra de las prioridades del pacto. Con este objetivo, se reforzará y ampliará en todos los niveles educativos el fomento de los valores igualitarios y la prevención del machismo y conductas violentas, trabajando de forma especial con niños y varones adolescentes y se dará formación al profesorado. Estoy convencida que si hay algo que puede acabar con esta lacra es la educación porque solo inoculando en las generaciones futuras conceptos como igualdad y respeto podremos contar con un arma eficaz para acorralar a estos monstruos. Espero y deseo que este nuevo pacto sirva para no tener que escribir un día sí y otro también sobre un tema tan repugnante que debería avergonzarnos a todos. ¡Ni Una Más!.


Charo Zarzalejos - La indecencia de Maduro

04.08.17 | 08:42. Archivado en Charo Zarzalejos


MADRID, 3 Ago. (OTR/PRESS)

Es difícil imaginar mayor indecencia. No le avergüenza que sus ciudadanos no puedan disponer de lo básico para comer o curar sus enfermedades. No le altera comprobar como miles de ellos hacen cola para entrar en Colombia para adquirir en el país vecino lo que no encuentran en el suyo y, por supuesto, no le quita ni medio minuto de sueño el tener en la cárcel a 500 presos políticos. Nada le avergüenza. Nicolás Maduro, además de un dictador, tiene tics de perturbado que le llevan a condenar a un país, rico y grande, al más absoluto de los abismos.
A estas alturas y después de los buenos oficios llevados a cabos tanto por el expresidente Zapatero como por otras personas, no debe quedar la más mínima duda de quien es y como es este personaje. Nunca lo admitirá, pero Nicolás Maduro no contaba con la determinación de cientos de miles, incluso millones, de venezolanos, que han puesto pie en pared para recuperar algo tan básico como es la libertad y el cumplimiento de su propia Constitución. Su perseverancia es digna de admiración.
Creíamos que lo habíamos visto todo, hasta que, de nuevo López y Ledezma fueron arrancados de sus domicilios con modos y maneras mafiosos bajo la absurda acusación de que pretendían huir. ¿Huir?. Y ahí están, detenidos, encarcelados y carentes de cualquier garantía jurídica que el propio Maduro se ha encargado de laminar. ¿Cabe otro calificativo que no sea la de dictador?.
La indecencia de Maduro no tiene límites. La empresa encargada del recuento _nacida al amparo del chavismo_ ha denunciado la manipulación absoluta de los resultados que según el dictador han avalado la ilegitima Asamblea Constituyente. Lo han tenido que hacer desde Londres porque hoy Venezuela es territorio comanche. En cualquier momento te conviertes en "desaparecido".
La comunidad internacional tiene ante si un reto que no puede afrontar con miedo. Con inteligencia, sí, pero con miedo, con contemplaciones, no. Si algo hay que descartar es cualquier medida que dificulte o empobrezca aún más a la población, pero se debería encontrar el margen suficiente de actuación para que todos aquellos responsables de la actual situación tengan muy claro que sus vidas se van a complicar. España debe estar a la cabeza de la respuesta.
Y no nos equivoquemos. En buena medida, si en Venezuela se ha llegado a este punto es porque se ha creído que con un personaje como Maduro era posible el diálogo, el acuerdo razonable que era irracional desde el minuto uno. Con 500 presos políticos por medio no cabía diálogo alguno. Primero, libertad para todos y luego ya veríamos.
Venezuela y los venezolanos caminan sobre el abismo, con el riesgo cierto de enfrentamiento civil. Maduro tiene la fuerza. Tiene el Ejército y ese siniestro cuerpo policial que asalta domicilios. No hay más esperanza que su círculo se vaya resquebrajando, que se produzcan fugas y más fugas, que sienta en sus carnes la más absoluta soledad y si esto no ocurre lo que para muchos es ya fase terminal puede convertirse puede convertirse_ya lo es_en una lenta, lentísima y muy dolorosa agonía. Con los indecentes de cualquier clase, condición, ideología, raza o religión ni media palabra.)


El abanico - El descanso hay que trabajarlo

04.08.17 | 08:42. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 3 Ago. (OTR/PRESS)

Nunca he entendido a quienes se van de vacaciones y no paran de correr, de cruzar ríos y montañas o de sumergirse en lugares donde las colas son kilométricas para tomarte una simple hamburguesa. Quizá porque para mí el descanso es otra cosa, es hacer aquello que el trabajo y las obligaciones familiares no te permiten dedicarle el tiempo preciso que se necesita para mirar detenidamente a las musarañas. Por ejemplo, ¿acaso hay mayor placer que tumbarte en la arena o en la hamaca de la playa con un buen libro, darte un chapuzón de vez en cuando, comer un pescaíto o una langosta si tu economía te lo permite, olvidándote de que las horas pasan irremediablemente?. Creo sinceramente que no, por eso soy partidaria de dejar las preocupaciones laborales o de cualquier otro tipo para la vuelta del verano.
Desconectar de las inclemencias de lo cotidiano requiere tiempo y ganas, muchas ganas quizá porque, acostumbrados como estamos a circular por la autopista de la vida a 250 por hora, nos cuesta trabajo reducir el nivel de estrés y por supuesto de velocidad. Hace unos días me encontré en el centro comercial de Guadalmina en Marbella, con Dolores de Cospedal, ministra de Defensa, secretaria general del PP y no sé cuantas cosas más. Le pregunté si venía dispuesta a desconectar del mundo, me dijo que sí, lo necesitaba. La comprendí divinamente porque hay un momento que no hacer nada se convierte en lo prioritario. Me la volví a encontrar de nuevo unos días después en el restaurante El Ancla, de donde es asidua, y ya tenía otra cara, más relajada, más en sintonía con el ambiente. También andan por allí del Bosque, preocupado por el futuro inmediato de su buen amigo Villar, y José María Aznar, que según me comentan ha cambiado mucho, en el sentido de que está más simpático, más atento con quienes se acercan a saludarle, pero igual de activo que siempre lo que le permite mantener un tono muscular que es la envidia de todos aquellos que se matan corriendo y no consiguen eliminar la tripita.
Cuenta Bernardino Lombao, que fue su entrenador y el que le metió el gusanillo de hacer deporte en el cuerpo, que Aznar ha conseguido esa tableta que solo los grandes deportistas lucen, a base de mucha constancia. Fue la condición que le puso el día que le llamó por teléfono siendo presidente del Gobierno para preguntarle si se animaba a entrenarle. Le dijo que sí con una condición, que no se saltara las clases. No lo hizo ni entonces ni ahora, y doy fe que es así porque le veo pasar todas las mañanas frente a mi casa corriendo como un galgo. Con la misma velocidad y ligereza de siempre para desesperación de sus escoltas que le siguen.
Para mí en cambio el mejor ejercicio es tirarme a la bartola en el sofá de mi casa y darle al mando de la tele hasta encontrar un programa, una serie que me atrape. Ahora estoy enganchada a una francesa "La Riviera" que tiene todos los ingredientes de las novelas de Agatha Christie: acción, intriga, amor y lujo. El coctel perfecto para una tarde de verano.


Fernando Jáuregui - Carta muy abierta a un ex cónsul

04.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 3 Ago. (OTR/PRESS)

Que dice el señor Don Enrique Sardá Valls, hasta recientemente cónsul de España en Washington, o sea usted, ex excelentísimo señor, que en este país (España, no Estados Unidos) no hay ni libertad de expresión ni sentido del humor. Total, porque el ministro de Exteriores le ha cesado a usted después de sus bromas sin gracia sobre la presidenta andaluza, olvidando, señor ex cónsul, que usted es un funcionario público y que no se puede tolerar que alguien con un cargo de representatividad tenga un comportamiento tan zafio en las redes sociales. Que ya se sabe que retratan mucho más fielmente de lo que parece a los que las usan sin freno ni marcha atrás.
Me alegro, en suma, de la marcha del señor ex cónsul, o sea, usted, que bien ganada tiene una prejubilación, más aún con sus declaraciones posteriores al dislate de tuitero adolescente. Si no le hubiesen cesado por lo de la mofa contra doña Susana Díaz, habría que haberlo hecho por esas manifestaciones tan raras a una televisión, como si usted se sintiese un héroe de las libertades y del espíritu deportivo, que piensa usted que nos faltan a los pobres españoles.
Pero no voy a eso, a la prejubilación del señor diplomático que se cree por encima de todo, sino a lo de la libertad de expresión y el sentido del humor. Que, según usted, señor Sardá, no existen en España. Hombre, estoy a punto de darle parcialmente la razón, si no fuese porque generalizar es una costumbre estúpida que, lamentablemente, todos practicamos demasiado. Si cesar a un representante público al que todos pagamos por hacer bromitas molestas en Facebook o Twitter, significa atentar contra la libertad de expresión, o contra el sentido del humor, pues que acaben la una y el otro, porque ya digo que me parece que bien ha hecho el ministros Dastis cargándose al cargante.
Pero, claro, señor Valls, libertad de expresión y sentido del humor no son eso. Seamos, por un rato, serios. Contra la libertad de expresión se atenta cuando se exige a los medios de una Comunidad (Cataluña, por ejemplo) publicar o no publicar determinadas cosas, so pena de sanciones económicas en las ayudas "oficiales". O poner en los estatutos de tu partido que se sancionarán las "filtraciones indebidas" de los militantes a la prensa. O cuando pides una entrevista a un dirigente y no te la dan porque has sido crítico con el político, o futbolista, o empresario de que se trate. Y, por cierto, señor Valls, abusar de las facultades que te dan las redes sociales para hacer-lo-que-te-da-la-gana, incluyendo el insulto, la difamación o la injuria, también va, a mi entender, contra la libertad de expresión. O sea, que de acuerdo con usted: tenemos una imperfecta libertad de expresión, pero esa imperfección no incluye que le hayan cesado a usted.
En cuanto al sentido del humor... A veces, cuando una presidenta autonómica se enfada con un necio que la llama, vía las dichosas redes, "guapi", estoy a punto de volver a coincidir con usted, señor Sardá. Lo que más distancia a los seres humanos es su diferente "approach" -usted que tanto sabe de idiomas, seguro que me entiende_ a eso que viene llamándose "sentido del humor". Nunca se case usted con alguien que usted considere que no tiene sentido del humor, o con quien no comparte unos parámetros semejantes en este sentido.
España, que sigue siendo una nación con demasiadas envidias y hectolitros de mala leche, por lo demás, me parece un país festivalero, un punto hortera incluso en este sentido, gritón y algo pachanguero, sobre todo en verano; pero es verdad que humor, lo que se dice humor en el mejor sentido británico, solamente lo practicamos de verdad en el surrealismo de algunas, muchas, demasiadas, situaciones. Porque no me digan que no es sentido del humor aguantar algunas ocurrencias municipales, algunas salidas épicas de la Generalitat catalana y muchas bobadas de munícipes, líderes autonómicos y hasta representantes del poder central. Ja, me río yo con eso de que no tenemos sentido del humor, qué risa, jua, jua.
Y sepa usted que le digo todas estas cosas, que a algunos gustarán tan poco, en el ejercicio pleno y consciente de mi libertad de expresión, en lo que me dejan. Saludos, ex. Y tómeselo con humor, hombre.


Luis del Val - Borroka a la catalana

04.08.17 | 08:42. Archivado en Luis Del Val


MADRID, 3 Ago. (OTR/PRESS)

La borroka catalana ha venido, todo el mundo sabe como ha sido: incitación al odio, mentiras y delirios de diferencia. También sabe todo el mundo que irá a más por dos razones: porque los gamberros, como los atletas, tienden a superar su propia marca, y por la benevolencia con que son juzgados, calificando sus violentas acciones pandilleras de actos simbólicos. Es el mismo estilo con el que el PNV alcanzó sus más altas cotas de miseria moral, refiriéndose a los asesinos de ETA como "los chicos", con aire falsamente consternado y cogiéndose el pene de la pena con papel de fumar, no sea que fueran a mancharse siendo demasiados severos. En Cataluña, los senior justifican las gamberradas con ese tropo cateto de "acto simbólico", como si el susto, la violencia y el impedir la libertad de los demás fueran una bella metáfora, o, los que quieren pasar por sensatos dicen que no están de acuerdo, o sea, como ese PNV que tampoco estaba de acuerdo en que se le pegara un tiro en la nuca a funcionarios, políticos o periodista. No estaban de acuerdo en las formas, pero pasado el mal trago acudían presurosos a recoger las nueces que podían haber caído, tras la sacudida del nogal a manos de "los chicos". La borroka a la catalana ya tiene también sus chicos -todos mayores de edad- que ahora se limitan a a meter miedo a los clientes de los restaurantes, pero que, al no ser denunciados, pasarán a la cocina a mearse en los pucheros, eso sí, como un acto simbólico que joderá la caldereta de langosta.
La kale borroka se neutralizó como el el exceso de velocidad: a base de multas. No hay nada mejor para apaciguar los actos simbólicos que las multas concretas. Y, a medida tuvieron que rascarse el bolsillo, fueron decreciendo. En Cataluña va a ser más difícil, porque el incipiente y soñado estado totalitario catalán no está por la denuncia, ni por la identificación. Otra señal identitaria.


Rafael Torres - ¿Secuestro? ¿Maltrato? ¿Ligereza?

03.08.17 | 08:42. Archivado en Rafael Torres


MADRID, (OTR/PRESS)

Nada es pecado, salvo la ligereza, escribió Oscar Wilde con su agudísimo instinto para desnudar la verdad, para despojarla de cuanto la falsifica. Pues bien; para ligereza, la de confundir alegremente un asunto de conflictivo fracaso matrimonial que deviene en el secuestro materno de unos menores, con un caso arquetípico de violencia machista contra la mujer, cual está sucediendo con el que protagoniza Juana Rivas, bien que instrumentalizado por otros/as, ávidos/as de reconocimiento y afán de notoriedad.
Confundir con obscena ligereza el maltrato a las mujeres, esa lacra ancestral que hoy se sustancia de mil maneras, desde el feminicidio a la discriminación salarial, pasando por la tortura doméstica, la trata de blancas, la violación, la cosificación y hasta por la agresión del en apariencia inocuo piropo callejero, con los episodios sórdidos que jalonan un divorcio mal llevado y peor aconsejado, equivale a confundir radicalmente las fórmulas para combatir vencer ese fenómeno monstruoso que lastima, aherroja y mata, de una u otra manera, a la mitad de la Humanidad.
Según se van conociendo los extremos y los detalles de ese caso, que nunca debió salir de los templados, garantistas y ecuánimes territorios de la Justicia, muchos, por fortuna, van entendiendo que no se trata de una película de buenos y malos (buena y malo, más exactamente), que no es oro todo lo que reluce y que lo que está en juego es, ni más ni menos, que el bienestar y los derechos de unos niños de 3 y 10 años, víctimas de la relación malhadada de sus progenitores y, a lo último, de un secuestro que no puede sino afectarles gravísimamente.
Cuando se montó el Fuenteovejuna de Maracena ("Juana está en mi casa") para impedir la resolución judicial que dictaba la devolución al padre de los niños retenidos ilegalmente por la madre, la mayoría de quienes lo secundaron lo hicieron de buena fe, creyendo que su testimonial posicionamiento contribuía a la cruzada contra el maltrato, y no, cual en realidad sucedía, al desquiciamiento de una situación que, inabordable e irresoluble desde el encono personal o de género, no podía sino agravarse lejos de su espacio adecuado, la Justicia.
Algo más de reflexión y de información están permitiendo, bien que para horror de los malos/as consejeros/as, una visión más respetuosa con la realidad, liberada del pecado de la ligereza.


Fernando Jáuregui - Aquellas buenas, inocentes, serpientes de verano

03.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

Hubo épocas en las que los meses de agosto eran la nada informativa. Ni siquiera había "boom" turístico. Los periodistas apenas teníamos a Franco jugando al golf, presa de tembleques que la televisión oficial se esforzaba en disimular, en el pazo de Meirás, ese sitio que quieren convertir en centro de peregrinación para magnificar las bondades del dictador. Ahora, claro, nada es lo mismo. Ya no hacen falta serpientes de verano para animar los titulares; ni siquiera el enfado de la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, porque un miembro chuleta de la oposición le haya llamado "guapi", ha dado de sí más que la flor de un día. Y es que ya no hay que buscar en el baúl de la insoportable levedad del ser, o en el trasiego de los futbolistas por los juzgados, el gran tema informativo.
Quiero decir que lo que está ocurriendo en Cataluña -un mes menos dos días, tic, tac, para el choque de trenes que ahora ya todos admiten como probable_ para nada me parece una serpiente de verano, de esas que desaparecen en otoño; más bien al contrario, la serpiente, que es una especie de boa constrictor, crece y crece y en el otoño se puede engullir muchas cosas. Dicen ahora que Rajoy tiene un "plan B" para evitar ese referéndum ilegal y peligroso, pero que solo lo pondrá en marcha tras los previsibles sucesos del 1 de octubre. O sea, después de que mucha gente haya votado en urnas de cartón, después de que Puigdemont haya consumado todos sus desafíos y puede que después de que la muchachada kaleborrokista de Arran haya incendiado unos cuantos autobuses de turistas, pinchado las ruedas de unos centenares de bicicletas y quizá tirado algún coctel Molotov al mobiliario urbano. Es entonces, te dicen, cuando el caminante de la ruta da pedra e auga pondrá en marcha su "plan B".
No sé si la verdadera serpiente de verano es ese "plan B" que todos dicen que tienen -Esquerra Republicana de Catalunya anda presumiendo de tener uno para garantizar que la gente que quiera hacerlo vaya a votar; no sé si también hay otro plan para los que no quieran acudir a las urnas de cartón en medio de tan escasas garantías-. Lo que sí sé es que lo de Arran es más bien víbora que pacífica culebra. Hay que tomárselos en serio, no como Ada Colau, que mira hacia otro lado. O como algún medio, que simplemente ha decidido ignorarlos. No quiero magnificar esa absurda "lucha callejera" de jóvenes de pantalón corto y verbo desarrapado, pero tampoco quisiera minimizarla; al fin y al cabo, quién nos iba a decir, quién le iba a decir a Artur Mas hace apenas un par de años, que un grupo antisistema, casi anti-todo, como la CUP, reclamándose como la verdadera izquierda (¿?), acabaría siendo el árbitro de la política "oficial" catalana.
No quiero decir, porque no lo pienso, que todo tiempo pasado fue mejor: los silencios periodísticos impuestos por la dictadura -a ver quién era el "guapi" que decía, cuando lo del golf en La Zapateira, que al "generalísimo" le quedaban meses_ eran, en el fondo, lo que nos obligaba a los medios a sacar del ostracismo a esas serpientes de verano que nadie lograba fotografiar, básicamente porque no existían. Pero a veces uno casi siente nostalgia por aquellas pobres serpientes fantasma: eran mucho menos dañinas que estos gusanos de Arran, que más de un disgusto van a darnos en nuestra (relativa) satisfecha placidez agosteña. Placidez oficial y casi, casi social. Porque ¿es que no ha visto usted las buenas cifras del paro? Pues eso: como el lord inglés al que se le quemó la fábrica el sábado, que exclamó "menudo disgusto me voy a llevar el lunes", algunos por aquí, viendo destrozar los autobuses, dicen: menudo disgusto me voy a llevar en septiembre. Y en eso andamos: en postergar el disgusto, tic-tac.


Francisco Muro de Iscar - Despedir a Maduro ya

03.08.17 | 08:42. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, (OTR/PRESS) Decía Orwell que "no se establece una dictadura para salvaguardar la revolución, se hace la revolución para establecer una dictadura". Venezuela, 2017. Más de 100 muertos en las últimas semanas, más de 5.000 detenidos, líderes opositores secuestrados y encerrados en las cárceles de la dictadura junto con centenares de presos políticos, desabastecimiento y carencia de los alimentos más básicos, miedo al dictador, confusión de poderes, una Justicia al servicio de la represión, violencia en las calles como única forma de protesta ante unas elecciones constituyentes fraudulentas... Y al frente de todo esto un dictador que trata de sobrevivir, aunque seguramente ya sabe que sus días al frente de Venezuela están contados. Ya veremos si le acogen en la Cuba castrista, como pago a los servicios prestados o tiene que pagar por sus desmanes como sería de justicia. De momento, como el animal que sabe que está acorralado, está haciendo todo el daño posible.
Maduro es otro de los símbolos del viejo socialismo que mueren derrotados por su propia incapacidad para dar hoy una respuesta los problemas fundamentales de los ciudadanos: la libertad, la democracia y el bienestar. Venezuela no es hoy una democracia -tampoco lo fue con Chávez, un iluminado al que Maduro no le llega a la suela de los zapatos aunque se crea su reencarnación- y está gobernando contra su pueblo, contra una sociedad que ha decidido poner freno definitivo a la represión, aunque tenga que pagar un alto precio. Decía Jardiel Poncela que una dictadura "es un sistema de gobierno en el que lo que no está prohibido es obligatorio". Maduro quiere un pueblo amordazado, sin libertades y con todo el que opina de otra manera en la cárcel. Si le dejamos, lo hará.
Es hora ya de que la comunidad internacional, la Unión Europea, España también, actúen sin reparos. No se puede consentir más el sufrimiento de los venezolanos. En 2012, cuando Maduro llegó al poder, España recibió 28 solicitudes de asilo de venezolanos. Entre 2016 y lo que va de 2017, las solicitudes son casi 7.000. Una cuarta parte de las peticiones de asilo en España son de venezolanos. Más que las de sirios y prácticamente sin respuesta del Gobierno español. Desde la llegada de Hugo Chávez el número de venezolanos residentes en España ha pasado de 46.000 a 200.000. Los datos hablan por sí solos.

Es inaudito que todavía un partido como Podemos no haya sido capaz de reprobar la represión de Maduro y ponerse del lado de los ciudadanos. Prefiere al dictador, defiende las cárceles para los opositores. Es su modelo. Se necesita oír la voz de Rodríguez Zapatero, mediador fracasado con el Gobierno venezolano, exigiendo a Maduro la libertad de todos los presos políticos. Se necesita la voz unida de todos los partidos democráticos españoles exigiendo la marcha de Maduro, elecciones libres y libertad para todos. Son los últimos días de Maduro. Alberto Moravia dijo que "una dictadura es un Estado en el que todos temen a uno y uno teme a todos". Maduro debe temer a los demócratas de todo el mundo y los ciudadanos venezolanos no deben tener miedo a nada ni a nadie.


No te va a gustar - La Scaramuzzimanía

02.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

Si no fuese porque Trump lleva ya seis meses desordenando cuanto encuentra a su paso, uno diría que lo que está ocurriendo cuando algunos atrapan un micrófono, o una red social, es cosa del verano. Pero no: la patada -algunos tratan de decirnos que dimisión_ al director de comunicación de la Casa Blanca, el, ejem, peculiar Anthony Scaramucci, diez días después de haber sido contratado, no es cosa de los calores estivales. Y lo peor es que las desmesuras de Trump, del que Scaramucci no era más que un portavoz al fin y al cabo, empiezan a extenderse por el mundo. Yo diría que ya hay un "síndrome Scaramucci", una "scaramuzzimanía" en tantas escaramuzas que llevan estos días portavoces incorporados. Y ello, me temo, ocurre, ay, aquí, en España, con mayor frecuencia e intensidad aún que en otros de los llamados países de nuestro entorno.
Se llama escaramuza, dice el diccionario, a una batalla, disputa o contienda de poca importancia entre las avanzadillas de los ejércitos. Pues menudo veranito nos están dando algunas avanzadillas, con sus peculiares interpretaciones legales (o ilegales) de lo que hacen o no hacen en Cataluña. Y no digamos ya sobre las voces que he podido escuchar en las ondas radiofónicas, que se las lleva el viento pero aquí quedan, comparando Cataluña con Venezuela, menuda desmesura. Salen ahora desvergonzados e incapaces dialécticos por todas las esquinas, y lo mismo acogen los micros a "portavoces" de la CUP, o de su rama más loca, Arran -la que quema los autobuses turísticos, sí-, que a Arnaldo Otegi calificando de asesinato la muerte por infarto en la cárcel de un preso etarra.
También se pueblan las ondas de opiniones, "oficiales" u oficiosas, tintadas con insoportable levedad; de obviedades simplistas; de mentiras históricas --¿de verdad hubo "torturas contra independentistas" en los Juegos Olímpicos del 92?--; de bobadas verbeneras, ahora que estamos de fiesta campestre. Es lo malo que tiene esta época, que yo quisiera limitar al mes vacacional, pero no: dura ya demasiado. Y peor aún es constatar que, literalmente, escaramuza es eso: el incidente previo a la batalla que, por ejemplo, podría tener lugar en octubre, dentro de dos meses menos un día, tic-tac, el reloj avanza imparablemente hacia un otoño quizá laboralmente tranquilo, pero políticamente tórrido.
Sí, ilustres sandeces pueblan el éter. Y no, no da lo mismo, porque la perversión semántica suele ser preludio de desmesuras contables. "No hay caos en la Casa Blanca", dice un Trumptuit del sembrador del caos. Y, entonces, va y echa al de las escaramuzas, quizá porque, tras la escaramuza, se acerca la verdadera contienda, allí también. Quizá por eso, los que saben, o intuyen, son los que guardan silencio, o disipan las palabras. O encargan a otros y otras que hablen por ellos, que se desgasten ellos/as.


Carmen Tomás - Un país de microempresas

02.08.17 | 08:42. Archivado en Carmen Tomás


MADRID, (OTR/PRESS)

El próximo mes de septiembre el gobierno, tras presentar en el Congreso una iniciativa, se ha comprometido a iniciar un debate público sobre lo que se puede hacer y que medidas habría que tomar para que España cuente con empresas más grandes. Hoy, la radiografía empresarial española nos muestra que el 55 por ciento del total no tiene asalariados. De hecho, casi el 83 por ciento de las empresas tiene dos o menos asalariados. Básicamente son microempresas y mayoritariamente del sector servicios.
Hace unos días, las Cámaras de Comercio de España celebraron una cumbre, que inauguró el presidente del Gobierno, precisamente para abordar este asunto: el tamaño de las empresas. La conclusión en esas jornadas fue que hay que hacer todo lo posible para que España aumente el tamaño de sus empresas. En esa reunión se aludió a un informe que se está elaborando en coordinación con el Ministerio de Economía en el que se recogen numerosas medidas que se podrían poner en marcha para lograr ese objetivo. Una de ellas es obviamente la eliminación de las trabas para que ello suceda. Decenas de trabas administrativas que impiden o dificultan la consecución de ese objetivo: ganar tamaño para competir en un mundo muy competitivo.
En este momento de la economía mundial, el tamaño de las empresas sí importa y mucho. Además, por supuesto es básica la digitalización de las mismas. Hay que competir en un mundo globalizado y es necesario contar con ventajas o al menos no dificultades para ganar mercados, contratar trabajadores, acceso a la financiación o posibilidades y ayudas para exportar. Son algunas de las ventajas que las pequeñas empresas españolas tendrían para competir en mejores condiciones. En los documentos previos que maneja el gobierno y que provienen de muchas fuentes además de las Cámaras de Comercio, de El Círculo de Empresarios y otras organizaciones nacionales e internacionales, se habla de al menos 130 regulaciones actuales en la legislación española que lastran el aumento del tamaño de las empresas. Hay que recordar que ya hablaba de este asunto como una prioridad el ya extinto Consejo Empresarial para la Competitividad.


Más que palabras - Venezuela y el dictador

02.08.17 | 08:42. Archivado en Esther Esteban


MADRID, (OTR/PRESS)

@liliantintori: #URGENTE se acaban de llevar a Leopoldo de la casa. No sabemos donde está ni a dónde lo llevan. Maduro es responsable si algo le pasa.
De este modo la mujer de Leopoldo López, Lilian Tintori, denunciaba, a primera hora de la mañana del martes, que varias personas entraron en su casa de madrugada y se llevaron al dirigente opositor venezolano. Agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) entraron a las 00.27 de la noche (hora local) en casa de López y le sacaron de su habitación para llevárselo detenido sin dar ninguna explicación a su familia. Posteriormente se supo que habría sido llevado a la prisión de Ramo Verde, la cárcel donde estuvo preso tres años y medio y de la que salió el pasado 8 de julio por orden del Tribunal Supremo de Justicia "por motivos de salud". Todos los medios de comunicación se temieron los peor cuando, horas antes de la detención, el chavismo había asegurado que el líder de VP había faltado a su palabra de "llamar a la paz", algo a lo que supuestamente se había comprometido ante una Comisión de la Verdad que gestionó su salida de la celda y que, de seguro como todo lo un procede del entorno del dictador, será falso.
Coincidiendo en el tiempo también fue detenido el alcalde Antonio Ledezma. Varios representantes de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) difundieron en Twitter un vídeo que muestra cómo Ledezma fue sacado en pijama de su residencia, donde estaba bajo arresto domiciliario desde 2015, por funcionarios del Sebin que se lo llevaron en una camioneta. Horas antes, el líder de ABP había rechazado el reto planteado por el presidente Maduro a la oposición para que se presentase a las elecciones regionales, previstas para finales de años tras dos aplazamientos. "Yo no me imagino a nadie que sea leal a la lucha que ha dado el pueblo inscribiéndose, haciendo una fila india para inscribirse en ese Consejo Nacional Electoral (CNE); bastante que le aguantamos a este CNE, que protagonizó este domingo una de las estafas más burdas", dijo el alcalde en un vídeo difundido en redes sociales.
Estas dos detenciones de líderes de la oposición son, sin duda, una medida más de amedrentamiento de Nicolás Maduro que está llenando de sangre, caos y miedo las calles de Venezuela y fulminando la poca democracia que todavía podía tener ese país. El régimen, como suele ocurrir con todas las dictaduras, esta endureciéndose a medida que se siente débil y acorralado. Por eso está consumado un autogolpe de Estado, con la votación para la Asamblea Nacional Constituyente, que pretende liquidar el Parlamento, que desde las elecciones de 2015 cuenta con mayoría opositora, el último reducto de contrapoder que ha quedado en ese país. No satisfecho con haber acabado con la separación real de poderes, Maduro quiere que se redacte una nueva Constitución para arrogarse de atribuciones casi omnímodas y perpetuarse en el poder. Y, tan lejos ha ido en su pretensión totalitaria que, por primera vez desde el triunfo de la llamada revolución bolivariana hace casi dos décadas, prácticamente toda la comunidad internacional le ha dado la espalda. La mayoría de los países latinoamericanos, España o EEUU, al igual que instituciones como el Parlamento Europeo, se apresuraron a advertir que no reconocerán el resultado de la votación, lo que puede anticipar la ruptura de relaciones diplomáticas y comerciales, lo que supondría un serio golpe a la ya maltrecha economía venezolana" se podía leer ayer en el editorial de "El Mundo", que comparto.
Nicolás Maduro es, como la mayoría de los dictadores, mediocre, lenguaraz y faltón, pretende suplir con insultos a sus adversarios su falta de argumentos y de fórmacion tanto académica como política. Es un acomplejado a quien su mentor utilizó siempre como un faldero, un estómago agradecido al que no perdía ocasión de humillar en público cuantas veces hacía falta. Alguna vez he recordado la displicencia con la que Hugo Chávez solía tratar a Nicolás Maduro, que fue conductor de autobuses, sindicalista y guardaespaldas del propio Comandante: "Miren allí a Maduro, guapo con su traje, que ya no conducirá nunca más un autobús", dijo en 2006, cuando el todavía presidente era ministro de Asuntos Exteriores. ¿Porqué le eligió como sucesor se preguntaron muchos? Pues porque era su perrito fiel, un hombre que no tenía la más mínima iniciativa propia, pero que era capaz de asumir y defender a muerte cualquier capricho del líder. ¿Cómo olvidar aquellas alocución nada más fallecer el hombre que le hizo un hombre para la política donde dijo que se le aparecía en forma de pajarillo trino, trino?

Pero Maduro ya no defiende lo que le decía el pajarillo trino trino, ni ningún legado ideológico o político se amarra al poder y mata a su pueblo para defender sus negocios y los de su familia. Uno de los episodios más escandalosos se destapó hace unos meses cuando en una operación de la DEA en Haití dos jóvenes venezolanos fueron detenidos y trasladados a Nueva York. Efraín Campo Flores (29 años) y Franqui Flores (30), sobrinos de la esposa de Maduro fueron acusados de asociación delictiva para introducir 800 kilos de cocaína desde Honduras a Estados Unidos y no es el único episodio del clan.
Que se pueda tirar del hilo de los negocios familiares, descubrir los paraísos fiscales donde tienen cuentas opacas todos ellos mientras los venezolanos pasan hambre no es ajeno, en absoluto, a este enrocamienfo del régimen. Saben que van a caer y en su huida hacia adelante harán todo el daño que puedan. ¡Basta ya! .


Fernando Jáuregui - No te va a gustar- Ya solo quedan dos meses exactos para la guerra de las galaxias

01.08.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 31 (OTR/PRESS)

Entramos en el agosto más preocupante y, a la vez, feliz y despreocupado que recuerdo. Se nos han ido todos, políticos, jueces, incluso nosotros, los periodistas --menos los de guardia--, a compartir esas vacaciones con los millones de personas que abarrotan los hoteles, los casas rurales, cualquier cosa, haciendo feliz, a esa sí de verdad feliz, a la hostelería. Y a la economía, de paso, claro. No quisiera actuar como ave de mal agüero, ni como esa conciencia pelmaza que insiste en ver las botellas medio vacías, pero insisto: es un agosto en el fondo preocupante, que uno, desde su mesa de trabajo, afronta con algo de inquietud, con bastante inquietud: ¿es que alguien está haciendo algo para que no pase lo que todo indica que podría pasar, algo que ya tiene fecha fija y es dentro de dos meses exactamente?

Llamémosle, si usted quiere, tormenta perfecta. O choque de trenes. Prefiero guerra de las galaxias, porque a veces parece una película de extraterrestres. Alguien cuya insania se empeña en lanzar a sus conciudadanos --hablo, para que nadie me acuse de parabólico, de Puigdemont-- hacia los abismos del desastre ha creado una situación casi imposible para el Estado: desobediencia --desafío-- a las instituciones, toma del Parlament pasando por encima de las minorías, que probablemente en la calle sean mayorías, desconexión unilateral, brusca, forzada, del resto del país. Toda una actitud sediciosa, todo un proyecto de golpe ya en marcha y acelerando.
Lo malo es que enfrente nos encontramos con un Parlamento nacional desactivado, y no ahora, sino desde hace casi dos años; un Tribunal Constitucional con las manos atadas; unas fuerzas políticas desunidas, mostrado una desesperante calma chicha una de ellas y evidenciando una evidente descoordinación en sus propuestas las restantes. Se diría que los procesos contra la corrupción preocupan más a los unos que la marcha del Estado, y que los otros andan ocupándose en sus rencillas y diferencias internas mucho más que en los asuntos que nos afectan a los ciudadanos.
Tenemos, sí, un jefe del Estado digno, limitado en su actitud y actitudes por la Constitución y por la propia, quizá excesiva, prudencia de su entorno; y eso cuando no nos recuerdan, con los desplantes de las fuerzas antisistema que gobiernan algún territorio, que la Corona ha dejado de ser algo vigente para estos políticos, mucho más poderosos en sus cantones de lo que en principio podría creerse. ¿Cómo no pensar que el desequilibrado que mora en la Plaza de Sant Jaume, y que aspira a mártir, estará feliz ante tanta incuria veraniega (y no solo, ay, veraniega)?

Me cuesta creer que, en este contexto, alguien sensato y con sentido común, como sin duda es Mariano Rajoy, insista todavía en su vieja táctica --¿o será estrategia?-- de repetir machaconamente que vivimos en un país envidiable, maravilloso, próspero, mientras minimiza al máximo la parte problemática, casi como si no existiera. Y también me resulta difícil soportar la idea de que el principal partido de oposición, y el que le sigue en el espectro de la izquierda, mantengan serios desacuerdos internos sobre la estrategia a seguir, negándose a consensuar un plan con quien, merced a los votos, gobierna.
Y lo peor, ya digo, es que se acentúa, en esta sociedad civil nuestra, la tentación fuguista. Huir hacia la playa, hacia la montaña, al extranjero, lejos, olvidando el latazo que nos dan quienes deberían solucionar los problemas en lugar de crearlos. Y, así, concluimos donde empezamos: habrá marcianos que nos visiten dentro de dos meses y no entenderán nada de lo que esté pasando. Y muchos terrícolas, divididos también como estamos sobre qué hacer, tampoco lo entenderemos.


Luis del Val - Aragón y los chulos

01.08.17 | 08:42. Archivado en Luis Del Val


MADRID, 31 (OTR/PRESS)

La diferencia entre un catalán normal y un catalán secesionista es la misma que existe entre el cliente cotidiano del bar y el cliente fanfarrón, que habla en voz más alta que los demás, y parece que intenta retar al resto de la tranquila clientela, que no le suele hacer caso. Esa falta de eco la interpreta el chulo como el triunfo de su supuesta gallardía, y sale del establecimiento convencido de que ha acojonado a todos los que se han quedado dentro, mientras en el interior mueven la cabeza con una mezcla de lástima y alivio, al comprobar que se ha marchado el gilipollas.
Los secesionistas catalanes no parecen dispuestos a cumplir una sentencia judicial, que les obliga a devolver a los aragoneses las obras de arte que se llevaron del monasterio de Sijena. En Aragón hay una molestia leve, de momento, pero le recordaría al secesionista catalán, ayer súbdito de la Corona de Aragón, que cuando esta gente se enfada es capaz de llenar Zaragoza con 800.000 personas para protestar por un trasvase, cosa que sorprendió al propio Aznar, porque en todo el territorio no suman más de 1.200.000 habitantes. Son pocos, pero no les arredran los chulos. Y puede que les cueste arrancarse, pero cuando se arrancan revolotea el espíritu de Manuela Sancho y Agustina, y resultan difíciles de parar.
De momento, no se dan por chuleados, pero bastarían un par de voces incendiarias para que se presentaran en Lérida tres trenes aves seguidos, llenos de indignados, un centenar de autocares, y un par de miles de automóviles para que se originara un problema de orden público que nunca se sabe cómo acaba. Y que sería responsabilidad de los chulos, que parecen redactar todos los días un capítulo más del bonito manual "Como hacerse antipático a todos los vecinos, e irritar a los del mismo rellano".


Fermín Bocos - El desconcierto

01.08.17 | 08:42. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 31 (OTR/PRESS)

No hay un solo PSOE. Más allá de las proclamas oficiales de unidad, los hechos demuestran que hay dos corrientes dentro del partido y están enfrentadas en una materia trascendental: el modelo territorial. Cuestión clave para afrontar la crisis catalana y la deriva secesionista.
El congreso de los socialistas andaluces ha sido el escaparate en el que toda España ha podido ver que Susana Díaz y Pedro Sánchez tienen una idea muy diferente, incompatible, sobre cómo abordar y en qué dirección la eventual reforma de la Constitución.
Sánchez sigue defendiendo a modo de mantra su idea de la "España plurinacional" aunque sin aclarar cómo resolvería la inevitable desigualdad en la que desembocaría un modelo que parte de la asimetría entre territorios.
Frente a esta propuesta, ajena a la ideología socialista, Susana Díaz, presidenta de Andalucía y del partido en aquella comunidad, enarboló la bandera clásica de la izquierda recordando que los socialistas no son nacionalistas. Afirmación que completó recordando que no se puede anteponer los territorios a las personas. Díaz que no ha incluido a un solo "sanchista" en la nueva ejecutiva del PSOE andaluz apoya su discurso en la Declaración de Granada (2013) que insta a una reforma de la Constitución para establecer un modelo federal solidario. Lo acordado en Granada es anterior a lo aprobado en el 39 Congreso una de cuya resoluciones sí habla de "plurinacionalidad". Andalucía, la federación más numerosa del partido, se mantiene fiel a la línea tradicional en una cuestión de tanta trascendencia como es el modelo de Estado y se aparta de la línea trazada por el secretario general. Pedro Sánchez parece haber rescatado la idea de España como "nación de naciones" de la obra de Anselmo Carretero, un militante socialista que nació en Segovia a principios del siglo pasado y murió exiliado en Méjico.
Es una idea a la que Sánchez nunca se había referido durante su primera etapa al frente del partido. Tras ser defenestrado, dio con ella con la inestimable ayuda de Miquel Iceta, la cabeza inquieta del PSC quien a su vez la había escuchado en boca de Pasqual Maragall. Así empezó Zapatero. Con el resultado de todos conocido en relación con la cuestión catalana.


Julia Navarro - Escaño Cero: No es un agosto más

01.08.17 | 08:42. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 31 (OTR/PRESS)

Es a partir del uno de agosto cuando comienzan las vacaciones de la mayoría de los ciudadanos. Las mías también. Pero este año a diferencia de tantos otros, agosto puede que deje de ser ese mes en que nunca pasa nada.
Y es que en agosto el Parlamento suele cerrar sus puertas para que sus señorías también dispongan de unos días de vacaciones, aunque siempre está de "guardia" la Comisión Permanente. Lo mismo sucede con los Tribunales de Justicia.
En agosto el presidente y sus ministros también se escapan de Madrid y en general todas las instituciones ponen simbólicamente el cartel de cerrado por vacaciones.
Pero me temo que este agosto vamos a estar todos pendientes de lo que se le ocurra al Presidente Puigdemont de manera, que ni Mariano Rajoy y su Gobierno, ni el Parlamento, ni el Tribunal Constitucional, ni los principales dirigentes políticos van a poder descansar plenamente en agosto.
Tampoco los ciudadanos de a pie podremos sustraernos del problema catalán. De manera que este no será un agosto mas.
La realidad, por más que a algunos les escandalice la palabra, es que Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, y el resto del ejecutivo catalán, junto con la CUP, están preparando un "golpe" contra la legalidad, es decir un "golpe" contra el Estado democrático en el que vivimos.
Que el señor Puigdmeont alardee de que no piensa obedecer al Tribunal Constitucional no es que sea gravísimo es que está anunciando que se niega a aceptar la ley.
Lo cierto es que no hay día en que desde la Generalitat no se de un paso hacía la convocatoria del referéndum independentista y es evidente de que en esa carrera desenfrenada no van a pararse para veranear, es decir para las vacaciones de agosto.
La pregunta que se siguen haciendo los ciudadanos de a pie es qué se puede hacer. Y la respuesta sigue siendo la misma: aplicar la Ley. Ni más ni menos.
En democracia todos los ciudadanos estamos sometidos a las leyes de las que nos hemos dotado libremente. Si alguien quiebra las leyes la respuesta es desde la propia Ley.
En fin me temo, como ya he dicho, que este mes de agosto no va a ser como los demás, aunque ojalá me equivoque y aprovechando la pausa veraniega se busque la manera de que Puigdemont y los suyos den marcha atrás.
En cualquier caso: feliz agosto.


Rafael Torres - El Fuenteovejuna de los niños secuestrados

01.08.17 | 08:42. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 31 (OTR/PRESS)

Las leyes para la protección de los menores se han dictado para impedir, por ejemplo, que sus progenitores, cualquiera de ellos, les secuestren. Y los jueces están para discernir, cuando el caso lo requiere por los motivos que sean, sobre si la responsabilidad de la custodia o de la patria potestad de los niños ha de recaer sobre el padre, sobre la madre, sobre ambos o sobre ninguno de los dos. Sin embargo, en el caso de Juana Rivas, ni las leyes, ni los tribunales, ni el padre, ni ella, han sabido respetar ni garantizar los derechos más elementales de esas criaturas que se hallan en paradero desconocido, secuestrados por su madre precisamente.
La exclusiva toma en consideración de la circunstancia de que hace 8 años el padre italiano de esos niños fue condenado a tres meses de prisión por maltrato, desestimando cualquier otra consideración sobre el sinfín de circunstancias que rodean el caso, y desde luego cualquier clase de reflexión y de razonamiento ponderado en base al interés superior de los niños, ha generado una especie de Fuenteovejuna que defiende el rapto de esos menores por su madre, que no quiso devolverlos al padre, su ex-marido, pese a los requerimientos judiciales para que lo hiciera.
La leyes, y no sólo en el contencioso con Cataluña, están para cumplirlas, y los ciudadanos, sus usuarios, obligados a recurrir a ellas en caso de conflicto, olvidándose de actuar por las bravas, y mucho menos habiendo niños por medio. El ex-marido de Juana Rivas, el padre de los menores sacados ilegalmente de su país de residencia por la madre, no ha sido despojado del derecho y el deber de custodia y de tutela de sus hijos, no habiendo iniciado la madre procedimiento legal alguno reclamando ese derecho y ese deber para sí sola. No hace falta señalar, pues, que si hay algún motivo para retirar al padre la custodia de sus hijos, ha de ser la Justicia la que lo establezca, así como los términos de su cumplimiento.
En el caos generado entre unos y otros, entre los juzgados italianos y españoles de una parte, y de unos padres desatentados de otra, parece que va a poner un poco de cordura el juzgado de Granada que ha citado a ambos a declarar la semana que viene. Solo ese careo, prescindiendo de autos incumplidos, Fuenteovejunas y ruido, puede promover el principio del fin del calvario de esos menores.
Flaco favor le hace a la lucha contra el feminicidio, esa pavorosa lacra machista que en España se cobra la vida de tantas mujeres, el Fuenteovejuna montado en torno a un caso en el que, por lo ininteligible sin la información y la reflexión necesarias, solo pueden entender los tribunales de Justicia.


Domingo, 17 de diciembre

BUSCAR

Síguenos