Opinión

El mecenas del mal, Bill Gates, anuncia la muerte.

28.02.17 | 12:00. Archivado en Magdalena del Amo


Este invierno, aunque con los hospitales llenos, incluidos pasillos y urgencias, la gripe no nos había dado demasiados sustos. En el archivo duermen los protocolos de las gripes aviar y porcina, con toda la comparsa de vacunas obligadas para los grupos de riesgo e histéricos “tamiflús” programados, para enriquecimiento de una minoría de ambiciosos sin alma. Esto es literal. Estoy segura de que estos magnates de las farmacéuticas no tienen ese componente espiritual que incluso los asesinos en serie tienen. Ellos sí son una gran pandemia [los magnates], y más peligrosa que los virus.
Pero “¡qué poco dura la alegría en casa del pobre!”, dice el refrán. Esta tranquilidad momentánea, sabiendo que la amenaza pende como espada de Damocles, acaba de interrumpirla el nefasto y amoral multibillonario, Bill Gates, gran protagonista de la Conferencia de seguridad en Múnich. Ante la diplomacia mundial –y no precisamente entre lágrimas— anunció que “la comunidad internacional debe darse cuenta que tiene que prepararse para una pandemia mundial”. Un personaje así solo puede anunciar la muerte. ¡Como si no supiéramos el peligro que corremos en manos de los desalmados que rigen los destinos del mundo!; y no me refiero solo a los políticos, sino al poder económico que mueve los hilos desde la sombra. Estos son sus ayudantes necesarios y obedientes, de la misma calaña, claro está –si no, no habría trato—, que también sacan su tajada. Cuando los dos poderes se juntan, la política se aleja de sus principios y fines, y se convierte en pura mafia.
Haciendo análisis del enfoque de la prensa oficialista sobre el personaje Bill Gates, mecenas del mal y falso filántropo donde los haya, se nos revuelve todo por dentro. Hablar de Gates es hacerlo de Monsanto, de Syngenta, de las semillas Terminator, que están arruinando a los campesinos de todo el mundo, e intoxicándolos y asesinándolos con sus plaguicidas. Sin embargo, leyendo la entrevista, casi nos entran ganas de invitarlo a comer a casa el domingo. No es de extrañar que el ciudadano esté cada vez más errado –estuve por ponerle hache—y perdido en este mundo de mentiras al por mayor, que gira como una noria loca, mientras los maquinistas cavilan cómo estrellar contra el suelo las plácidas cabinas que suben y bajan, ajenas a todo. La sociedad no se imagina lo que ocurre tras bambalinas y cómo se amañan los tinglados.
En una entrevista de un importante medio, se nos presenta a un Bill Gates deseoso de acabar con el hambre en el mundo. Echaría una carcajada, si no fuera que la situación es para llorar. A este tipo lo que le interesa es controlar la población. Es un viejo sueño de la élite desde el siglo XIX. Ya su abuelo, Gates I, pertenecía a la Sociedad Eugenesista Americana. Los diseñadores del mundo no quieren pobres ni enfermos ni tullidos ni viejos. Por eso llevan años implementando políticas sobre la eugenesia y la eutanasia. Eso sí, gracias a la laxitud de nuestros legisladores, a la amoral institucionalizada y al proyecto de ingeniería social, puesto en marcha hace décadas a través de las Conferencias de las Naciones Unidas y sus organismos internacionales, la sociedad está macerada, anestesiada y atontada para recibir y aguantar lo que le echen. La sociedad apoya a estos falsos benefactores, adoptando la injusta eugenesia, el vergonzoso aborto y la abominable eutanasia. Un pack completo en forma de derecho. ¡Nunca en la historia se había dado esta circunstancia tan favorable para los malvados dispuestos a reducir los 7.0000 millones de personas a 500! Para ello han elaborado diferentes estrategias, que ya he expuesto en algunos de mis libros y en varios artículos. Incido ahora en las palabras sobre la pandemia, de este tipo impresentable. Su anuncio fue un adelanto para que nuestros sistemas de salud vayan rellenando los formularios de pedido de millones de dosis de vacunas y antivirales. Ha dicho que ya están preparadas. Llegado el momento, la Organización Mundial de la Salud –financiada en su mayor parte por laboratorios farmacéuticos y particulares, como el propio Gates—sacará las banderas rojas de pandemia y ¡ya está el show completo! Lo peor de todo es que las personas con un sistema inmunológico más endeble, morirán, sí o sí. ¡Justo lo que pretenden!
Ganar dinero y controlar la población, ¡that’s the question! Pero hay algo más. Que Bill Gates nos cite a los epidemiólogos sobre la rápida propagación de un patógeno transmitido por el aire, y la posibilidad de que pueda caer en manos de un terrorista está dentro de lo esperado. Pero cuando alude a la seguridad internacional esto nos lleva a pensar en más intervención por parte de los Estados, donde todo control estaría permitido y lo opcional se trocaría en obligatorio. Por otro lado, cuando menciona los virus de laboratorio, debería explicar quiénes son los dueños de los virus de nuevo cuño y de aquellos que aún no han “soltado”; que nos hable de la marca Rockefeller y su relación con el zica; y de los contactos de su Fundación Bill & Belinda Gates con los laboratorios biológicos del hospital Kenema (Sierra Leona), donde ¡oh, casualidad!, empezó el brote del ébola; o de las actividades de Soros en la financiación de armas biológicas; que nos diga si este le hizo alguna confidencia sobre el avión NH17 derribado en Ucrania, en el que ¡más casualidades!, viajaba el consultor de la OMS en Ginebra, experto en sida y en el virus del ébola. Y puestos a hablar de terrorismo… ¿Quién lo financia?, ¿quién surte a los terroristas de armamento? Pero este es otro tema.
A propósito de las epidemias del ébola y el zica escribí sendos artículos, “Qué se esconde detrás del virus del ébola” y “El zica, una nueva manipulación del sistema”, y por eso no voy a extenderme. Ya al fin, no quiero quedarme con las ganas de decir que toda esta gente: Bill Gates, Rockefeller, Soros, Kissinger, Rothschild, McNamara y demás tropa del mismo jaez, son los seres más despreciables del planeta, los grandes enemigos de la humanidad. Tenemos muchos datos que lo demuestran. ¡Qué tal si nos sacudimos el sopor y aprendemos a ver más allá de lo aparente! Hoy, la información está ahí. Conocerla y aprender a discernir nos hace más libres, menos manipulables. Hay que desenmascarar a esta gentuza que quiere nuestra destrucción, a costa de nuestra más pura esencia.

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.


Antonio Casado - Homs frente al Estado

28.02.17 | 08:16. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

El diputado de la amortizada CDC, Francesc Homs, declara sin anestesia que una respuesta penal al reto soberanista apadrinado por el nacionalismo catalán será el fin del Estado español. Toma nísperos, que decía el maestro Campmany. Lo dijo en vísperas de su paso por el Tribunal Supremo, ante el que responde por la presunta comisión de dos delitos, cuando era consejero de la Presidencia de la Generalitat:

Uno de desobediencia. Por ignorar la prohibición del Tribunal Constitucional respecto al "referéndum" del 9-N de 2014. Y otro de prevaricación. Por tomar decisiones a sabiendas de que eran injustas, en relación con dicha consulta.
Puede quedar inhabilitado durante 9 años para ejercer cargos públicos. Es la pena que solicita el fiscal. Pero él ha incurrido en la bufonada de erigirse en mártir de la Justicia por razones políticas. Por bien empleado lo da. Como si su sacrificio estuviera llamado a ser el último empujón en la demolición del Estado, a mayor gloria de la Cataluña grande y libre soñada por el independentismo.
Mientras especulábamos sobre la sustancia que alguien pudo añadir esa mañana al café del señor Homs, un periódico de tirada nacional informaba en su primera página de que Europa estaba dando la espalda al plan separatista de la Generalitat. Y de que su "ministro" de Exteriores, Raúl Romeva, solo había conseguido un contacto oficial durante su primer año en el cargo. Camboya, mon amour. Y punto.
El clamoroso desinterés internacional por el llamado "procès" es uno de los muchos y muy variados obstáculos del camino hacia la república independiente de Cataluña. Empezando por la propia fractura que la delirante propuesta soberanista ha producido en la sociedad. Y siguiendo por las diferencias de criterio entre sus valedores. Hasta las piedras ven que la Generalitat está sometida al gamberrismo de la CUP. Y que la sindicación de base, que responde al nombre de Junts pel si (ERC y la antigua CiU) está rota. Sus respectivos dirigentes, Oriol Junqueras y Artur Mas, ya no tienen los mismos intereses y reconocen que esa alianza no se repetirá en las próximas elecciones.
Por cierto, que el cambio de imagen en la CDC de Pujol, Mas, Puigdemont, Homs y compañía, no ha servido para enterrar los casos de financiación ilegal del partido y otras derivadas de la corrupción que no cesa en Cataluña ni en el resto de España. Más bien está sirviendo para que entre muchos ciudadanos de Cataluña esté calando la sensación de que los gobernantes nacionalistas les han estado robando durante muchos años.
Todo lo dicho contribuye a extender el cansancio de la sociedad catalana y su proverbial aversión a la inseguridad jurídica. Algo completamente lógico en una Comunidad amante del orden con el 80% de propietarios.


Escaño cero - Golferías

28.02.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

De todo lo que está pasando en Cataluña lo sorprendente no es que haya una parte de la población que sueña con la independencia, están en su derecho mientras defiendan ese sueño con las reglas de la democracia. Para mi lo más sorprendente es que muchos de quienes abogan por el independentismo no tengan empacho en cerrar los ojos ante la multitud de golferías perpetradas por algunos dirigentes de la antigua Convergencia hoy reconvertida en el Partido Demócrata de Cataluña. Que sigan ciegamente a esos dirigentes, que les aplaudan y avalen y estén dispuestos a creerse que cuando afloran los casos de corrupción en que están inmersos todo es una conspiración, es para que esta gente se lo haga mirar. Me asombra sí, la cerrazón de tantas personas, su negativa a pensar, a tomar distancia, a ser críticos, a no ser capaces de separar el trigo de la paja, a decir en voz alta que no se puede construir nada bajo la batuta de unos dirigentes sobre los que recae la sospecha de corruptos.
Los dioses ciegan a los hombres a los que quieren perder y me temo que hace tiempo que en Cataluña anda cegada buena parte de su sociedad a la que se ha vendido que la independencia es posible lo quiera o no el resto de España.
¿Es que los ciudadanos catalanes no tienen nada que decir sobre los negocios de la familia Pujol? ¿Tampoco sobre ese tres por ciento que al parecer se cobraba en la antigua Convergencia a quién quisiera contratar con la Administración catalana según denuncian algunos empresarios y se recoge en algún sumario?

¿De verdad no les importa a los militantes de la antigua Convergencia hoy Partido Demócrata si sus dirigentes han quebrantado la ley, han permitido el cobro de comisiones, se han enriquecido en algunos casos, y en definitiva han engañado a todos? ¿No habrá ninguna de voz de entre ellos pidiendo explicaciones y exigiendo responsabilidades?

Sí, esto es lo que me sorprende, esa pasividad de una parte importante de la sociedad catalana que prefiere mirar hacia otro lado y taparse la nariz ante el hedor de la corrupción convirtiendo en héroes a los que a lo mejor solo son villanos.
Es tal el cúmulo de golferías que vamos conociendo que cuesta creerlo.


Rafael Torres - París ya no es París

28.02.17 | 08:16. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

Un error lo tiene lo cualquiera, pero un acierto no está al alcance de todo el mundo. De Donald Trump, no, desde luego. Sin embargo, y contra todo pronóstico, el orate que rige el destino de los Estados Unidos procurando fastidiar todo lo posible el de sus habitantes, ha acertado. "París ya no es París", ha dicho. Conviene retener esa aseveración, esa frase, porque seguramente será la única puesta en razón que brote jamás de sus labios.
En efecto, París ya no es París, del mismo modo que Madrid ya no es Madrid, ni Barcelona ya no es Barcelona, ni Peñaranda de Bracamonte, ni Villarrubia de los Ojos, ni Sanlúcar de Barrameda, ni ninguno de nosotros somos ya lo que fuimos. Parece una obviedad, y lo es, pero una obviedad para Trump es mucho. Ni París a las cinco de la mañana es la que tan sabiamente nos describió Jacques Dutronc, ni el cielo de Madrid, que era el bello mar que el poblachón manchego tenía, es ya azul, ni Barcelona el trasunto de París, ni cada uno de nosotros las jóvenes criaturas a las que no les dolía nada. Trump ha sido capaz de ver eso y de nombrarlo, pero que nadie se haga ilusiones, pues no se volverá a dar en él, nunca, un alarde parecido de lucidez.
Ahora bien; hablamos de Trump. Que es tanto como decir que hasta cuando acierta, se equivoca. Su "París ya no es París" no se lo ha inspirado el hecho de que los gendarmes ya no lleven aquella capa corta, ni el de que las taquilleras del metro, abrigadas con toquillas, ya no hagan punto mientras trabajan, pues no quedan ni taquilleras, ni toquillas, ni taquillas, ni tampoco el hecho de que hasta en el peor cafetín ya no den de mañana el mejor croissant del mundo, sino el de que ya no pueden ir los turistas a causa del terrorismo, o más exactamente, siguiendo no sin un gran esfuerzo su discurso, de la cantidad de musulmanes, de inmigrantes, que hay.
El presidente Hollande y la alcaldesa de la ciudad, nuestra Anne Hidalgo, se han mosqueado con Trump. Con razón. Sin embargo, la circunstancia de que a ese tipo tan pueril, tan malo y tan desagradable no le guste ya París, obra un momentáneo milagro: que París vuelva a ser París.


Cayetano González - Siempre el victimismo

28.02.17 | 08:16. Archivado en Cayetano González


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

Los nacionalistas-independentistas catalanes son unos expertos en el victimismo, que es una versión más light del dicho popular que reza: "hacer de la necesidad virtud". Viven de eso, de ver siempre conspiraciones de los denominados poderes del Estado para desbaratar sus planes secesionistas. No es algo nuevo, porque ese mismo victimismo lo explotaron hace unos años los nacionalistas vascos del PNV. Todavía recuerdo al otro hora poderoso líder nacionalista Xabier Arzalluz decir sin ruborizarse que el grito "vascos sí, ETA no" que se coreó en muchas manifestaciones cuando el asesinato de Miguel Angel Blanco era obra de los Servicios de Inteligencia españoles. Lo de menos es si se cumple o no la ley, si las investigaciones o denuncias por casos de corrupción que afectan directamente a la antigua Convergencia Democrática de Cataluña, el partido de los Pujol, Mas y compañía son ciertas o no. Todo es una operación pilotada "desde Madrit" como les gusta decir a ellos, para ahogar sus anhelos independentistas. Además no tienen ningún empacho en montar los "aquelarres" a las puertas de los Tribunales de Justicia -este lunes el "numerito" lo organizaron ante el Tribunal Supremo donde declaró el portavoz de Convergencia, Francesc Homs- en lo que es una clara muestra de intentar presionar en la calle a los jueces. Contra ese victimismo que apela a los sentimientos y a las emociones, el mejor antídoto es la aplicación estricta de la ley, de toda la ley y de nada más que la ley. Eso es algo de lo que el Estado ha hecho dejación en varios periodos de nuestra historia reciente en las Comunidades Autónomas gobernadas por los nacionalistas, es decir, el País Vasco y Cataluña. Son numerosos los casos de incumplimiento de la ley en cuestiones que afectan, por ejemplo, al derecho a hablar y a recibir enseñanza en castellano en esas partes de España; al uso de la bandera nacional en edificios oficiales; a la desobediencia por parte de los poderes públicos de sentencias del Tribunal Constitucional o de los Tribunales de justicia. El desafío independentista planteado desde Cataluña es el principal problema político que tiene España y por ende sus instituciones. Se apela a la necesidad de diálogo y a que los problemas de índole política se resuelven mediante ese medio. Eso en teoría es verdad, pero en la práctica cuando lo que sucede es que una parte lo que realmente quiere es saltarse la ley, la Constitución, hacer volar por los aires las reglas que nos hemos dado entre todos, entonces el diálogo es metafísicamente imposible y el único camino es cumplir personalmente la ley y hacerla cumplir a quienes se la quieren saltar. Precisamente a eso es a lo que se comprometió el Presidente del Gobierno, el actual y los anteriores, cuando juraron su cargo ante el Rey.


Fermín Bocos - La hora de la verdad

28.02.17 | 08:16. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

En España la justicia es lenta. Jueces y fiscales se toman su tiempo pero al final el investigado acaba en el banquillo. Salvo excepciones, los encausados que son personajes del retablo de la política suelen amenizar las vísperas del juicio con declaraciones encaminadas a proclamar su inocencia o a intimidar al tribunal. El último caso que encaja como anillo al dedo en éste registro es el del diputado Francesc Homs, procesado por desobediencia al Tribunal Constitucional en razón de la convocatoria de la consulta ilegal del 9N, el conocido como "referéndum de cartón".
En la vigilia de su comparecencia ante el Supremo, tribunal que le juzga dada su condición de aforado (privilegio anacrónico a desterrar), en una clara demostración de falta de sentido del ridículo proclamó que si el tribunal le condenaba sería el "fin del Estado español". Nada menos. Ni siquiera Napoleón, que lo intentó, consiguió tamaña proeza.
En razón del fuste menor del personaje no deberíamos prestar atención a sus baladronadas pero su condición de portavoz de la antigua Convergencia en el Congreso otorga púlpito a sus palabras y sus manipulaciones y la última: defender que no hubo delito en la celebración de una consulta que había sido declarada ilegal por el TC, encuentran eco en la parroquia independentista. Eco que retroalimenta el victimismo que es la base del discurso de los nacionalistas.
Homs es un experto en lo que ahora se llama posverdad. Sabido que este concepto, como tal, da idea de que en el proceso de formación de la opinión pública los hechos objetivos influyen menos que los llamamientos a la emoción y a las creencias personales. Ni Donald Trump ni su asesor, Steve Bannon, son los inventores del concepto de posverdad.
Esta palabreja tiene antecedentes muy antiguos y bien conocidos por quienes llevamos años siguiendo el acontecer de la vida política catalana. Cuando Homs dice que el juicio al que está sometido es un "juicio político" entronca con aquél discurso de Jordi Pujol en el balcón de la "Generalitat" cuando intentó (y consiguió) ocultar el saqueo de Banca Catalana proclamando que el Gobierno central "había hecho una jugada indigna contra Cataluña".
Corría el año 1984. Después vinieron veinte años dedicados al 3%, pero esa es otra parte de la misma historia. Jordi Pujol nunca ha sido juzgado ni siquiera por los delitos de evasión fiscal que él mismo ha confesado. Todo se andará. De momento, sentado como está en el banquillo del Tribunal Supremo, es a Francesc Homs a quien le ha llegado la hora de la verdad.


Francisco Muro de Iscar - El vaciamiento de la democracia

27.02.17 | 08:16. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, (OTR/PRESS) "El desempleo es real, la violencia es real, la corrupción es real...", pero lo más preocupante es que "el vaciamiento de la democracia es real. La gangrena de un sistema no se puede maquillare eternamente porque tarde o temprano el hedor se siente". No lo ha dicho Donald Trump ni alguno de los populistas españoles o europeos que estos días siembran la alarma en la Europa de los Derechos y de las Libertades. Lo dijo hace unos días el Papa Francisco. El cóctel del terrorismo, del aumento de la desigualdad, del poder absoluto del dinero y la falta de liderazgos éticos está produciendo un vaciamiento de la democracia tal como la entendemos. Y eso está provocando el auge de movimientos ultranacionalistas y populistas que prometen soluciones sencillas a problemas complejos, pero que no encuentran respuesta adecuada en las instituciones democráticas. Se están sembrando dudas sobre la posibilidad de que la democracia sea capaz de auto regenerarse y esas dudas están calando en una buena parte de la sociedad, en esa que forman los que más sufren la desigualdad.
Sucede en toda Europa y en Estados Unidos, también en España. Hay dos procesos en marcha para acabar con esta democracia. Desde luego, el de los populismos de última hora de corte marxista-leninista, que tratan de volver a la más terrible política que ha sufrido la humanidad, pero también el de la propia clase política. Unos por mantener el poder al precio que sea y por tapar su corrupción y su desprecio a la ley a la que deben representar y defender más que nadie por obligación legal. La rueda de prensa de Francesc Homs en vísperas de su juicio por desobediencia al Tribunal Constitucional es buena muestra de ello. "Si hay penas por el 9-N, acaba de decir, será el fin del Estado español". Si no las hay, quedará abierta la veda para el desacato de cualquier ley en cualquier lugar de España, quedará legitimado el desprecio a la mitad de la población catalana y la corrupción será bendecida.
La última muestra de ese vaciamiento de la democracia es la política de asilo y refugio de toda la Unión Europea con las excepciones de Alemania, Grecia y algún otro país. Las fronteras y las vallas, los muros que separan y la falta de atención a los países de Africa, como el silencio ante las guerras de Siria, Libia y otros países son una muestra de la degradación de los países europeos. Si, además, está Trump en el horizonte, la democracia atraviesa, posiblemente, su peor momento.
Por eso, si los políticos españoles quieren salvar la democracia y acabar con el estado del malestar, tendrán que hacer algo más de lo que están haciendo: salir de la zona de confort donde se protegen unos a otros y actuar en serio contra los corruptos, sean del partido que sean, asumiendo, como ha propuesto Ciudadanos,, que los partidos respondan por la corrupción de los suyos; contra los que se saltan la ley, aplicándola sin miedo; contra los que limitan la independencia de la Justicia, aprobando leyes que lo persigan duramente; contra los que se han hecho abanderados de la demagogia, protegiendo la calidad de la democracia. Hay que sacar la política de las cloacas o éstas lo inundarán todo.


Carlos Carnicero - Corrupción e independencia

27.02.17 | 08:16. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 26 (OTR/PRESS)

Las últimas y comprometedoras pruebas sobre la trama de corrupción de la antigua Convergencia Democrática de Catalunya han cerrado el cerco sobre el partido de Artur Mas, demostrando que esa forma de financiación irregular ha sido una constante desde hace muchos años, en los que CiU ha gobernado con holgara la comunidad autónoma de Cataluña.
La reacción del ex presidente Artur Mas no ha sorprendido a nadie: "Quieren acabar con mi partido". Ni una sola explicación sobre pruebas que son difícilmente refutables y que demuestran el comportamiento mafioso de ese partido durante muchos años.
Ni los escándalos de Jordi Pujol y su familia, ni la trama del tres por ciento ha suscitado explicaciones en el independentismo catalán cuando se ha demostrado que una parte importante de su patriotismo estaba sustentada en sustraer fondos públicos.
El recurso a conspiraciones y enemigos de Cataluña es una constante para evitar dar explicaciones de una corrupción continua, sistémica y organizada.
El actual president Carles Puigdemont responde a las acciones de la Justicia aludiendo que actúa por motivaciones políticas. Justifica la desobediencia al Tribunal Constitucional y a las leyes con ese pretexto. Y amenaza con seguir su carrera imparable hacia un referéndum ilegal.
Lo que no es cierto es que esta trama del tres por cierto no haya hecho mella en la antigua Convergencia Democrática de Cataluña. El que fuera hegemónico durante la mayor parte de la transición ha tenido que cambiar de nombre para tratar de sobrevivir. ERC le ha dado un rotundo sorpasso y el partido de Artur Mas trata de camuflar su tragedia escondido en las siglas de Junts pel Si.
La tragedia de Artur Mas es que se ha quedado sin perspectivas de futuro y con un partido que es un juguete roto.
En Cataluña hay gente que todavía cree que la trama de corrupción no existe y que es una operación negra del estado contra el independentismo.
Pero la realidad es que Artur Mas ha llegado al final de la escapada.


La semana política que empieza - Conversación con el "optimismo rajoyano"

27.02.17 | 08:16. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

Junto con un compañero, con el que cada día comparto unos minutos radiofónicos, tuve la oportunidad de mantener este fin de semana una larga conversación con un miembro del Gobierno que en estos momentos desempeña una de las más importantes funciones en conexión estrecha con La Moncloa y el equipo económico. Yo diría que un resumen de este encuentro daría la impresión de que el "clan Rajoy" está en plena euforia: los escándalos de corrupción se alejan del PP y se centran, en cambio, en el estamento independentista catalán; la economía -inexplicablemente, reconocen nuestras fuentes, aunque traten de explicarlo: menudos están sectores como la hostelería y el automóvil_ va a crecer de nuevo más de lo previsto; habrá diálogo con la Generalitat, que evitará el peor "choque de trenes" y hasta es posible que se aprueben los Presupuestos Generales del Estado. Ahí queda eso.
La "euforia rajoyana" es palpable: nadie hay a la derecha y prácticamente nadie a la izquierda de un Mariano Rajoy que ve cómo se consumen los últimos rescoldos de la Gürtel, cómo los cadáveres de sus enemigos pasan sin cesar ante su puerta -yo diría que en el Gobierno hasta se divierten, a mi juicio algo irresponsablemente, viendo los volatines de Pedro Sánchez que tanto desesperan a sus "barones" correligionarios-, Europa que se rinde a sus pies... y las revelaciones que salpican al "padre de la independencia que no llegará", Artur Mas. "¿Qué tiene que ocurrir en Cataluña tras lo de los Pujol, lo de Mas, la casi dimisión de Puigdemont, para que los catalanes sensatos se rebelen contra este estado de cosas?", se preguntaba nuestro interlocutor. Pero, eso sí, ahora el Ejecutivo de Rajoy está dispuesto a hacer incluso algún guiño presupuestario a la Generalitat, léase al vicepresidente Oriol Junqueras, que es el interlocutor favorito del Gobierno central, "porque él sí que sabe de política".
Y ahora que hablamos de Presupuestos: desde luego, el equipo económico del PP confía en superar una enmienda a la totalidad -no necesita ni siquiera mayoría para superarla_ y luego, a la hora de las restantes enmiendas parciales, ya veremos. Por lo pronto, el Ejecutivo confía en que vascos y catalanes tengan que respaldar el decreto sobre la estiba, porque, si la huelga se mantuviese, adiós a la hegemonía de los puertos de Bilbao y Barcelona, por no hablar de Vigo o Algeciras: "¿qué diablos ha hecho que la presidenta andaluza, Susana Díaz, se pronuncie tan duramente contra el decreto gubernamental, cuando el principal puerto del sur corre tanto peligro?", se preguntaba nuestro interlocutor. Pero, al final, nos dijeron, el decreto saldrá adelante. Y eso puede ser un buen presagio para los Presupuestos: sin ellos, todo se paraliza, habría que dictar medidas presupuestarias que, si no salen adelante, detendrían el desarrollo económico y forzarían unas elecciones. Y entonces...
Entonces, el PP arrasaría en las urnas y se permitiría frenar sus compromisos "reformistas" con Ciudadanos, aunque adoptando algunas de esas medidas, las menos onerosas para el quietismo marianista. Entonces, el PSOE se hundiría irreversiblemente, Ciudadanos y Podemos quedarían en posiciones bastante más marginales y el partido que fundó Jordi Pujol, "Coalición o como se llame ahora", desaparecería, a favor de Esquerra. Eso, si hubiese elecciones allá por el mes de julio, una vez agotadas todas las posibilidades presupuestarias.
Bueno, ese es, en todo caso, un panorama que solamente se contempla "in extremis". Como pactar un "ligero choque de trenes" con los independentistas catalanes antes de ponerse ambas partes en serio a hacer concesiones. O como acompañar a Europa en un discreto distanciamiento de Trump, si el presidente americano insiste en su loca carrera hacia el abismo. De momento, esa calma chicha que ha presidido la actuación de Mariano Rajoy a lo largo de toda su carrera va a mantenerse, si no a incrementarse. Nada de espectacularidad: las cosas han rodado bien sin recurrir a las tácticas que tan caras les han costado a Pedro Sánchez y, en el fondo, también a Pablo Iglesias, "que ha acabado peleándose con su mejor amigo y colocando en su puesto a su novia; a saber lo que hubieran dicho de cualquier otro si se hubiese comportado así".
Ah, y por último pero no lo último: el "juicio Nóos" ha servido, cree nuestro interlocutor, ya en pleno arrebato de optimismo, para reforzar el papel de la Monarquía, "que ha sabido mantener la calma en medio de la tormenta: ya ha pasado lo peor y, en el fondo, no ha pasado nada". Así es como nuestro interlocutor resume la tempestad que ha afectado tanto a la estabilidad de la Justicia española y tantas añrensiones ha suscitado en La Zarzuela. Puede que en el fondo, nuestro interlocutor tenga razón: aquí pasan muchas cosas y, en el fondo, quizá no pase nada. País.


Victoria Lafora - ¡¡Basta ya!!

26.02.17 | 08:16. Archivado en Victoria Lafora


MADRID, (OTR/PRESS)

Este arranque de 2017 no ha podido ser más trágico: quince mujeres, más tres que se están investigando, han sido asesinadas por sus parejas. De forma vil, cruel, canalla. Una ha sido arrojada al vacío desde una ventana de su vivienda, otra acuchillada, otra aplastada por los escombros de una explosión intencionada...
¿Qué sociedad enferma puede convivir con esta realidad? ¿Cómo podemos conformarnos con una Ley de Violencia de Género que no protege a las víctimas? Mientras estos crímenes atroces se producían, con las consiguientes y sabidas muestras de condolencia de las autoridades locales que se reunían para el minuto de silencio en la puerta de sus Ayuntamientos, los partidos políticos, los que deben cambiar la legislación, andaban ensimismados en sus congresos.
El cinco de febrero, celebrando Ciudadanos su IV Asamblea, donde actualizaron liderazgos, estatutos e ideología, una mujer en silla de ruedas fue asesinada por su pareja a puñaladas delante de su hija de cinco años en Mora, Toledo.
Al siguiente fin de semana fueron el PP y Podemos los protagonistas de los telediarios. En el primer caso, Mariano Rajoy paseo su liderazgo por el escenario, sin debates ni polémicas. Los suyos, los mismos, siguieron en sus puestos. En Podemos Pablo Iglesias gano la sangrienta batalla interna, se hizo con el poder e inició la purga de los errejonistas condenándoles al ostracismo. En las páginas de sucesos de esos mismos días y el posterior, el del balance político, se dio cuenta de que en Seseña, al lado de Madrid, un guardia civil había asesinado a su pareja a tiros. El lunes, en Daimiel, Ciudad Real, un hombre asesinó a cuchilladas a su mujer y a la hija de esta de dieciocho años. En esos trágicos días los socialistas han visto a Pedro Sánchez volver a la carrera por la secretaria general y a Susana Díaz, también de gira pre electoral pero sin declararse candidata.
Enredados en sus polémicas internas ha faltado sensibilidad y condena y propósito de enmienda de una legislación que lleva demostrando desde hace tiempo que ni las denuncias ni las órdenes de alejamiento protegen a las mujeres de sus verdugos. Muchas de las víctimas de este atroz principio de año habían denunciado y el asesino tenía una orden de alejamiento que se saltó para quitarles la vida.
No vale lavarse la conciencia culpando a las víctimas de no denunciar. No vale mirar para otro lado. No vale integrarlo en las páginas de sucesos. No vale confundir los crímenes machistas con el paisaje social. No vale ignorar que los niños también son asesinados por los mismos que durante años maltrataron a sus madres. ¡¡Basta ya!!

Hay que legislar con la máxima dureza, hay que aplicar los mismos baremos penitenciarios que se aplican a los terroristas de ETA, hay que proteger a las mujeres que sufren maltrato como se protegió a los amenazados por el terrorismo. Hay que meter miedo a los cobardes que asesinan a sus parejas y a sus hijos.


A vueltas con España - Los vicios del Poder Judicial

26.02.17 | 08:16. Archivado en José Luis Gómez


MADRID, (OTR/PRESS)

Un exsecretario de Estado del Gobierno acaba de escribir en Mundiario que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) concentra los peores vicios del sistema político español. Lejos de ser una proclama radical en boca de un outsider de la política, es un análisis razonado. Como explica José Luis Méndez Romeu, los miembros del CGPJ son designados en muchos casos por los partidos políticos, en base a criterios de lealtad y no de idoneidad. Es su pecado original, pero hay más. También es verdad que no es el único caso, ya que no sucede nada distinto cuando se trata de los organismos reguladores -Competencia, Valores, Banco de España...- o del propio Tribunal Constitucional. Es, en general, un problema de calidad de la democracia. Del mismo modo que el país precisa recuperar el periodismo de calidad -con todo el respeto a las redes sociales-, necesita regenerar sus instituciones democráticas, empezando por la justicia.
El pecado original del Consejo General del Poder Judicial se ramifica en todo el sistema, ya que designa, a su vez, a los presidentes de los tribunales superiores autonómicos, a los presidentes de audiencias provinciales, magistrados del Tribunal Supremo y presidentes de sus salas, al tiempo que ejerce la potestad disciplinaria y dirige la formación de los futuros jueces. Peor aun es la situación de la Fiscalía, cuyo jefe es designado directamente por el Gobierno, que tiene en su mano controlar a su vez a todos los fiscales, con lo cual puede determinar el sesgo de cualquier investigación judicial o, como reconocía el anterior exministro del Interior, afinar ciertos asuntos. Es ya célebre la frase de Fernández Díaz: "Esto la Fiscalía te lo afina, hacemos una gestión", dirigida al entonces jefe de la Oficina Antifrau de Cataluña, en medio de una operación para destruir la carrera de políticos soberanistas catalanes y emprender investigaciones comprometedoras.
De un sistema judicial politizado, subordinado al Gobierno, y una fiscalía gubernamental difícilmente puede esperarse algo bueno y, en todo caso, no parece posible asegurar la división de poderes propia de un Estado de Derecho. Todo lo que estamos viendo estos días -sentencias controvertidas, designaciones de fiscales a medida...- son solo las consecuencias de un deficiente y viciado Poder Judicial. No solo se trata de que el Gobierno de Mariano Rajoy se haya pasado de la raya, sino de que como puede hacerlo -legalmente, además-, lo hace y se queda tan tranquilo. Otra prueba de que ha ido demasiado lejos es que, a propósito de los últimos nombramientos del Fiscal General del Estado, fiscales españoles dijeron a través de su asociación que han "entendido el mensaje", como si estuviéramos en uno de los capítulos de El Padrino. En realidad, llevamos así muchos años y si ahora llaman más la atención ciertas situaciones es porque determinados casos permiten ver lo que antes ya podía intuirse o sospecharse. Las cosas solo podrán cambiar si el poder legislativo así lo decide.


Carmen Tomás - Los estibadores paralizarán los puertos

26.02.17 | 08:16. Archivado en Carmen Tomás


MADRID (OTR/PRESS)

El Ministro de Fomento cumplió y el Gobierno aprobó el viernes el Real Decreto Ley que liberaliza el sector de la estiba. La norma deberá ahora ser convalidada en el Congreso de los Diputados para después de ser remitida a Bruselas en el plazo de 30 días, con el fin de evitar la multa de 21 millones de euros y los 134.000 euros diarios que amenazan con cobrarnos cada día que el decreto no entra en vigor. El gobierno necesita mayoría simple, es decir, bastaría con la abstención del PSOE. Cabe recordar que en 40 años nunca el Congreso ha echado atrás un Real Decreto Ley. Veremos. En líneas generales, la liberalización del sector adapta la normativa comunitaria y contempla tres años de periodo transitorio en el que progresivamente las empresas evitarán la obligación de tener que contratar trabajadores de las sociedades de gestión de estibadores portuarios, es decir en el plazo de tres años se podrá contratar libremente trabajadores. El ministro de Fomento, en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros, pidió responsabilidad a los partidos políticos cuando la norma llegue al Congreso y también a los estibadores, ya que estos siguen manteniendo las tres semanas de paros anunciados a partir del 6 de marzo. De La Serna exigió el cumplimiento de los servicios mínimos y la carga y descarga de productos perecederos o tóxicos.
Los sindicatos, por su parte, siguen hablando de chantaje. Creen que el Gobierno no ha hecho lo suficiente para negociar y le acusa de ser el responsable de que haya paros en los puertos de España. Por cierto que el representante de UGT lamentaba ayer en EsRadio que el gobierno de España no se hubiera comportado como lo habían hecho otros en Europa y ponía como ejemplo el proceso que se había llevado a cabo en Bélgica. Resulta que en este país se ha firmado un plan de modernización y liberalización de la estiba en idénticos términos que el Real Decreto aprobado el viernes tanto en el periodo transitorio como en lo demás. Es decir, que los trabajadores, sus representantes, siguen confundiendo a los ciudadanos, mienten si es preciso, para hacernos creer que Fomento no ha querido negociar y que se han visto obligados a mantener los paros.
No hay que olvidar que cada día de paro se pueden perder 50 millones de euros. Por los puertos españoles entran y salen mercancías por valor de más de 200.000 millones de euros, más del 20 por ciento del PIB y que el daño a las empresas puede ser cuantiosísimo, máxime si cumplen las amenazas de causar daños. Habrá que ver cómo se cumplen esos paros y si el gobierno está dispuesto a hacer algo más que fijar unos servicios mínimos en un sector estratégico para la economía. Unas 6.200 personas no pueden durante tres semanas secuestrar la economía de un país para mantener un monopolio trufado de privilegios, incluido el impresentable y rechazable de no permitir la entrada de mujeres en las labores de estiba.


Más que palabras - Efecto y gestos ejemplarizantes

25.02.17 | 08:16. Archivado en Esther Esteban


MADRID, 24 (OTR/PRESS)

La palabra ejemplarizante no está de moda, ni su significado tampoco. Con solo pronunciarla tiene el efecto inmediato de la controversia y eso que, tanto les molesta a algunos, a mí me parece un sano ejercicio de reflexión. Hace unas horas en una tertulia en televisión dije que la decisión de la Audiencia de Palma que deja en libertad provisional y sin fianza a Iñaki Urdangarin -al que condenó a seis años y tres meses de cárcel- no sé si es jurídicamente acertada, pero desde luego no tenía nada de ejemplarizante. Por no hablar de que socialmente produce una desconfianza evidente de los ciudadanos en el poder judicial al detectar una oscura sombra de sospecha y privilegios en todo lo que afecta a este tema.
He leído detenidamente la argumentación por la cual el marido de la infanta Cristina podrá esperar tranquilamente en Ginebra a la espera de lo que dictamine el Tribunal Supremo, y aún no habiendo riesgo de fuga ¡y eso es evidente! sigo sin entenderla. En el auto de medidas cautelares, las magistradas consideran que tanto él como su socio "disponen de arraigo suficiente" en España por su situación familiar, social y laboral y hacen especial mención a la situación de Urdangarin, "cuyas particulares circunstancias, sobradamente conocidas, nos eximen de un pormenorizado análisis". Las juezas señalan que, hasta el momento, la conducta de los acusados permite la adopción de medidas cautelares "menos gravosas" que las solicitadas por la fiscalía, que en la vista celebrada el pasado jueves había pedido prisión bajo fianza de 200.000 euros para Urdangarin y de 100.000 para Torres.
En resumen que por ser quien es o quienes son tienen un trato generoso hasta con las medidas cautelares y de hecho se desestimaron todas las más llamativas especialmente la petición del fiscal, respaldada por el Govern balear, de enviarle a prisión si no pagaba una fianza de 200.000 euros que evidentemente habría pagado en un suspiro.
He leído estos días unas declaraciones Baltasar Garzón reclamando "pedagogía" sobre esta sentencia y advirtiendo de que en este caso hay "un elemento distorsionante" porque "uno de los condenados es el cuñado del rey y por eso se disparan los supuestos favoritismos". Tiene razón el juez y ser yerno y cuñado de Reyes puede ser un arma de doble que al final perjudique más que beneficie, pero precisamente por eso no se debía dar la amarga sensación de que la vara de medir ha sido muy distinta con el marido de la infanta. De hecho, cualquier otro condenado a más de cinco años de prisión, seguramente ya estaría en la cárcel.
Por otra parte en el terreno judicial las cosas no estarán tan claras cuando el fiscal Horrach va a solicitar al Supremo más penas para los dos socios por malversación de caudales públicos y fraude documental.
Sea como fuere y más allá de la poca ejemplaridad y el inexistente efecto ejemplarizante que hemos visto en todo el caso Noos, sigo manteniendo que la infanta Cristina -que ha dado una imagen penosa presentándose como una mujer florero impropia de alguien de su estatus y por su puesto de su formación académica y profesional- no ha debido mantenerse aferrada a su eslabón en el orden a la sucesión al trono. Su falta de generosidad para la institución que representa obligó a su hermano a despojarla del título de Duquesa de Palma y a imponer una reorganización de la Familia Real para excluirla, en la que su hermana Elena resultó injustamente damnificada. A ella le ha faltado un gesto de grandeza que la Corona hubiera necesitado tras estos "annus horibilis" -que diría la reina Isabel II de Inglaterra- y esa no es una buena herencia para sus hijos .


Andrés Aberasturi - Despedida sin cierre

25.02.17 | 08:16. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 24 (OTR/PRESS)

Cuando este país vivía en blanco y negro -y creo que hasta en los principios del color en televisión- llegaba una hora en la que todo se apagaba: era la famosa "despedida y cierre" que dejaba en el aire un ondear de banderas, himnos y perfiles de los jefes de estado. Luego llegaba la carta de ajuste, que tenía mucha audiencia, y el silencio hasta un mañana al pluriempleo.
Hoy me toca a mí despedirme de la agencia Europa Press que en los últimos años me ha dado un cobijo generoso y, sobre todo, de los periódicos y los lectores que han tenido a bien publicar mis cosas y hasta leerme. Mención especial para el grupo "El Progreso" que tuvo la disparatada idea de premiarme con su Puro Cora.
Ultimamente cada viernes me sentaba frente al ordenador y la verdad es que casi nunca sabía sobre qué escribir: de esto escribirán todos, pensaba; y de esto otro... esto otro no le interesa a nadie. No cuesta escribir una columna, cuesta pensarla y saber que con los nuevos medios digitales te van a acusar de facha o de rojo según lo que digas aunque lo que digas sea sencillamente lo que piensas. Después de tantos años en este oficio sólo tengo clara una cosa: que no he podido escribir siempre de lo que hubiera querido pero que nunca he escrito lo que no quería escribir. Intentar mantener la coherencia por encima de ideologías personales, críticas y servidumbres, me parece importante en esta profesión que siempre está en el filo de un cierto dogmatismo.
Hoy escribo esta penúltima columna porque la vida me resulta ya muy complicada y nunca he tenido gestor, secretaria, representante, caché y otras lindezas hoy tan de moda. Y ahora me piden papeles para todo, burocracias que se obtienen con esa contradicción que las administraciones llaman "cita previa" como si hubiera posibilidad de lo contrario, como si una cita no tuviera, por definición que ser siempre previa. Pero esa es otra.
Dejo la cita (nada previa) consensuada de los viernes pero no cierro del todo el chiringuito porque mis jefes me han dado permiso para escribir de vez en cuando, cuando quiera, cuando me los pida el alma o el cabreo o la satisfacción o la necesidad que es, por otra parte, como se debería de escribir siempre.
Estoy seguro de que después de tantos años más de una vez habré sido injusto con alguien, que me habré equivocado muchas veces y que mi propio dedo me habrá impedido ver la luna. Pido perdón y aseguro que, en todo caso, han sido malas interpretaciones por mi parte pero nunca el deseo deliberado de utilizar la columna para fobia o filias personales.
Y eso es todo. Me voy, me voy... pero me quedo, que decía el poeta. No sé cuándo llamaré a la puerta del lector pero la visita ya no será puntual como la del cartero. Uno empieza en esto como meritorio y acaba trabajando a destajo, echando columnas como quien echa "peonás" hasta que un buen día te levantas y decides que lo de la cita previa te viene grande y que la obligación de los viernes resulta cada vez más costosa.
Nos leeremos, no sé cuándo pero esto es sólo una despedida sin cierre, una oportunidad para agradecer a todos, agencia, periódicos y lectores haberme aguantado tantos años. La verdad es que ha sido un placer.


Fernando Jáuregui - El exiliado

25.02.17 | 08:16. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 24 (OTR/PRESS)

Comprendería bien que muchos lectores, asomados al abismo de las decisiones e indecisiones que afectan al ámbito de nuestra justicia, confesasen que no entienden gran cosa de lo que está pasando. Yo, que allá en la lejanía de los tiempos estudié algo de Derecho y he tenido, en el desarrollo de mi vida profesional, que seguir informativamente no pocas peripecias togadas, reconozco que tampoco entiendo mucho, aun respetando profundamente a la Justicia española, lenta pero segura. No caeré en la pedantería de entrar, cuasi lego como soy, en los complicados meandros jurídicos que han llevado a unas juezas técnicamente, dicen, impecables, a decidir lo inédito: que un condenado a seis años de prisión pueda eludirla, de momento, sin fianza y residiendo en Suiza, ante cuya justicia deberá presentarse una vez al mes.
Bueno, es la culminación de un proceso, el del "caso Noos", que afecta a la infanta Cristina y a su marido, Iñaki Urdangarín, que ha estado lleno de irregularidades y polémicas: peleas públicas entre juez instructor y fiscal del caso, filtraciones de sumarios, acusación particular en manos de una asociación gansteril, cuyos dirigentes están hoy en la cárcel, denuncia del defensor de la hija y hermana de reyes contra estos "acusadores", revelando que ofrecieron retirar su querella a cambio de dinero... No seré yo quien critique la sentencia que absuelve penalmente -no de la "pena de telediario", obviamente- a la infanta, y condena a su marido, el ex deportista Iñaki Urdangarín, a seis años de prisión. Si es que, tras el recurso al Supremo, la sentencia, dentro de más o menos año y medio, se mantiene, claro.
Mientras tanto, los Urdangarín podrán continuar residiendo en Suiza, que es país de acogida benévola para quien tiene el dinero suficiente. Al fin y al cabo, Victoria Eugenia, la bisabuela de la infanta, la desdichada esposa de Alfonso XIII, murió a finales de los sesenta en una especie de exilio más o menos dorado en Lausana, que es localidad cercana a Ginebra y bendecida por los aires del lago Leman. No diría yo tanto como que el no haber acordado la prisión provisional para el señor Urdangarín sea una decisión judicial escandalosa: al fin y al cabo, todos estamos contra el excesivo uso de una prisión que tantas veces ha derivado en el encarcelamiento de inocentes, una vez que las sentencias se hicieron firmes. Pero no acabo de compartir el razonamiento judicial, que viene a decir que, si usted tiene medios de vida suficientes y es persona de importancia bastante, no hay riesgo de fuga ni de destrucción de pruebas. Si es usted un robagallinas inadaptado, a la cárcel de inmediato. Si no ahí se queda usted con su pasaporte, su bicicleta y su lago Leman.
Así que no me extraña que los "cartoonist" se sobren en sus sarcasmos, contraponiendo los "palacios de Justicia" a la "Justicia de Palacio". Sin duda, la libertad de Urdangarín será impecable técnicamente. Pero es piedra de escándalo en la opinión pública, como todos hemos podido comprobar en la barra de cualquier bar o asomándonos a las implacables redes sociales. Mal servicio a la causa monárquica, por más que todos estemos convencidos de que Felipe VI, un gran rey, ha permanecido exquisitamente neutral en el extraño proceso que atendió a las trapisondas de su cuñado y de su hermana.
No me sorprende, por tanto, que el peculiar Miguel Durán, abogado de Pablo Crespo, el procesado "número dos" por el "caso Gürtel, se haya atrevido a declarar: "yo quiero ser cuñado del Rey", pidiendo para su defendido el mismo trato extra-carcelario que Urdangarín. Y, claro, no faltarán defensores de los recién sentenciados por el mal uso de las "tarjetas black" que reclamen ahora que sus patrocinados eludan igualmente la cárcel, y así no tendríamos a un ex vicepresidente del Gobierno tras los barrotes. Al menos, hay que insistir, de momento.
Creo que deberíamos aprender algunas cosas tras la escandalera surgida estos días por ciertas decisiones judiciales, que claramente no son proporcionales las unas con las otras, así como por ciertos nombramientos fiscales -el PSOE ha llegado a hablar de "purga" por parte del fiscal general del Estado, nada menos--, por ciertas designaciones como "imputados" -o "investigados- contra algunos políticos... Sin duda, el papel del juez instructor y del Ministerio Fiscal, así como el de fiscalías especiales, como la anticorrupción, habrían de ser revisados. Lo mismo que la figura, exclusiva para España, de la acusación privada. Y, ya que estamos, convendría acaso, atar algunos cabos sueltos en relación con el Tribunal Constitucional, constantemente cuestionado y despreciado en círculos políticos, por ejemplo en Cataluña, donde se avecina, aviso, el "proceso del año", el que se seguirá contra la presidenta del Parlament, Carmen Forcadell. Todo eso, mientras los partidos mayoritarios discuten en secreto la composición de un TC sometido a demasiados vaivenes y componendas políticas: ¿quién lo presidirá, quién?

Demasiadas materias para una sola meditación. Y para un solo ministro de Justicia, claramente superado por todo lo que está ocurriendo, de Madrid a Murcia, pasando por Palma o Barcelona. Demasiadas cosas que no resulta fácil explicarse. Vivimos tiempos de carnaval, pero esto no es ninguna broma. Comprendo, ya digo, que muchos lectores digan que no entienden nada. Repito: yo tampoco, y compruebo que a muchos colegas, mucho más ilustres que yo, les ocurre lo mismo. Hasta puede que el señor Urdangarín tampoco entienda nada, y se esté felicitando por su inesperada buena suerte, que le convierte -ah, la tradición...-- en un exiliado peculiar y afortunado en la bella Suiza.


Fermín Bocos - Sentencias polémicas

25.02.17 | 08:16. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 24 (OTR/PRESS)

La libertad sin fianza de la que disfruta Iñaki Urdangarin por decisión del tribunal que le condenó a seis años y tres meses de prisión ha dado pie a una catarata de reacciones en las redes sociales. En general, negativas. El grueso de los comentarios recogidos a pie de página en los diarios digitales que dan cuenta de los pormenores del caso destilan indignación y en muchos casos, rabia. La sensación dominante es que la justicia no es igual para todos y que el sistema protege a los poderosos de las consecuencias punibles de sus actos.
El "caso Nóos" es asunto bien conocido por los ciudadanos de a pie tras tantos años de titulares de periódicos y extraordinarios despliegues televisivos. La absolución de la Infanta Cristina de Borbón ya levantó polémica. A ella se suman ahora las livianas medidas cautelares dictadas en el caso de su marido pese a estar condenado por delitos probados de malversación, prevaricación y falsedad en documento público. El tribunal que le sentenció le deja en libertad sin retirarle el pasaporte a condición de que se persone una vez al mes ante un juzgado de Ginebra, la ciudad suiza en la que vive. Considera relevante la puntualidad con la que el cuñado del Rey venía acudiendo a todas sus citas judiciales.
"Isabel Pantoja fue condenada a dos años y se los pasó en la cárcel. No hay justicia", decía con indignación una oyente en una emisora de radio. No hay dos caso iguales, ni es igual la naturaleza de los delitos (la tonadillera fue juzgada por blanqueo de capitales), pero la sensación que queda en el aire es que hay dos varas de medir a la hora de administrar justicia. Mal asunto porque este tipo de percepciones se extienden y fermentan. La corrupción que queda impune pudre la confianza en la democracia. Lo que está en juego en el "caso Urdangarin "es mucho y de rebote afecta al prestigio de la primera institución del Estado. La cortina de humo que algunos aduladores propagan a través de ciertos medios resulta patética y a la postre no puede ocultar la gravedad de un caso que remata con sentencias polémicas.


Charo Zarzalejos - El absurdo misterio de los contactos

24.02.17 | 08:16. Archivado en Charo Zarzalejos


MADRID, 23 (OTR/PRESS)

Por mucha transparencia que se instale en la política, es una evidencia que no puede haber retransmisión en directo de todo lo que ocurre. Es una pretensión muy banal querer tener información de la agenda diaria de nuestros responsables políticos. Es inherente a la política el que existan algo así como "zonas restringidas" que es, en realidad, en donde se trenzan acuerdos y desacuerdos con una pizca de fundamento. Las cuestiones decisivas, bien para un partido, bien para el conjunto del país se abordan siempre desde la discreción, entre otras razones porque los políticos, todos los políticos, tienen un punto de vulnerabilidad ante los medios de comunicación. Nuestra presencia o conocimiento, condiciona más de lo imaginable actitudes y gestos, palabras y silencios y ellos, los políticos, siempre han buscado "zonas restringidas" aunque al final, y esto también en una obviedad, afortunadamente se acaba sabiendo todo.
Entendiendo pues -la experiencia no deja lugar a ensoñaciones- que deben existir esas "zonas restringidas", lo que es difícil de entender que guste rodear de misterio conversaciones o contactos que forman parte, o deberían, de lo necesario y obligado. Y me refiero al laberinto que entre unos y otros han organizado en torno a los "contactos" con las autoridades catalanas. El delegado del Gobierno en Cataluña fue el primero en levantar la mano diciendo que había contactos discretos, desde la Generalitat se niega sin mover una ceja, Soraya Sáenz de Santamaría un día sí y otro también en Barcelona y el presidente del Gobierno responde que él siempre está dispuesto al diálogo, salvo para hablar del referéndum y Albiol, el hombre del PP en Cataluña, se ha quedado colgado de la brocha. La contundencia con que desmintió cualquier contacto no creo que fuera simulada, es que no tenía ni idea de casi nada porque nadie se lo había contado.
Después de todo este innecesario lío, resulta que Puigdemont ha estado en Moncloa. ¿Y qué?. ¿Qué hay de dramático, de espectacular, de innoble que ambos se reúnan?. Se me escapa cual ha sido el motivo último de tanto misterio inútil. Con todo, el laberinto creado por unos y otros ha sido un escenario perfecto para comprobar hasta que punto en política se puede disimular y simular, hasta qué punto hay que tomar con pinzas las palabras que escuchamos y hasta que punto los responsables políticos tienen resortes suficientes para provocar el mareo colectivo.
Este innecesario misterio no deja de provocar una cierta irritación, sobre todo cuando se sabe de antemano que por muchas reuniones que haya habido y pueda haber entre Rajoy y Puigdemont, el asunto de fondo -el referéndum- no va a quedar resuelto. A estas alturas no puede sorprender que Puigdemont, que esta de salida, renuncie a lo que se ha convertido en santo y seña de su tasado mandato y nadie puede poner en duda que cuando Rajoy dice que por ahí no va a pasar dice la verdad. Siendo ésta, la del referéndum, la cuestión central del desencuentro y conociendo de antemano la posición de las partes es casi infantil el dichoso e innecesario misterio.
Cuando se escriben estas líneas se conoce la decisión sobre la suerte inmediata de Iñaki Urdangarin y reconozco que si el misterio inútil me provoca cierta irritación, la gente congregada a la espera de la llegada y salida del marido de la Infanta cristina gritando "chorizo" y "sinvergüenza", me asusta un poco. ¡¡¡Que Dios nos libre a todos, también a los que gritan, de la justicia popular!!!


El Abanico - Letizia más reina que nunca.

24.02.17 | 08:16. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 23 (OTR/PRESS)

Por primera vez en mucho tiempo la prensa ha sido unánime al resaltar la elegancia de Doña Letizia, la sobriedad en el vestir, el acierto de lucir la diadema de la Flor de Lys -la joya emblemática de la corona de España que la Reina Victoria estrenó el día de su boda en 1906, y que pasa de generación en generación-, en la cena de gala ofrecida por los Reyes de España al presidente argentino Mauricio Macri y a su esposa.
Lo que demuestra que acertar o no a la hora de elegir un traje, una joya, no depende solo de lo segura que se sienta Letizia como representante de la corona española, también de las circunstancias, y en este caso está claro que la ocasión merecía la pena, ya que los Reyes querían demostrar lo importante que es para ambas partes que las relaciones entre España y Argentina funcionen, y funcionen bien. Sobre todo después de años de distanciamiento debido a los continuos cambios de estrategia política de la anterior mandataria Cristina Fernández, quién para justificar el fracaso de sus políticas utilizaba el mismo truco que utilizan la mayoría de los populistas. Buscar un enemigo exterior suele dar buenos resultados cuando en tu propio país te cuestionan. Lo que en modo alguno quiere decir que todos los argentinos estén de acuerdo con las medidas puestas en funcionamiento por el actual presidente.
Dicho lo cual, no puedo estar más de acuerdo con quienes han criticado el exceso de boato impuesto por la Casa Real, sobre todo cuando la crisis sigue siendo el mayor cáncer de nuestra sociedad, por más que algunos políticos se empeñen en resaltar las mejoras en el empleo, y en la vida de los españoles.
Que la llegada a Madrid de Macri y de su esposa, tuviera lugar el día antes de que la Audiencia de Palma decidiera si Iñaki Urdangarin iba o no a prisión, es algo que no se podía preveer porque estas visitas se preparan con meses de antelación, pero precisamente porque la gente está muy sensibilizada con el Caso "Nóos" es por lo que se podía haber evitado esa exhibición de poderío en la Plaza de la Armería del Palacio Real. Si lo decidieron para demostrar que la vida sigue y que corresponde a la justicia decidir sobre el futuro de su cuñado, acertaron a medias. La gente no se anda con tanta sutileza a la hora de criticar gestos que en otro momento hubieran sido muy aplaudidos pero que en las actuales circunstancias chirrían bastante. Sobre todo después de que se destapase esté desgraciado asunto, que obligó tanto al Rey como la Reina ha mantener un perfil bajo, sabedores de que el escándalo llegó en el peor de los momentos, cuando aún no ocupaban el trono y la imagen de Don Juan Carlos comenzaba a cuestionarse, lo que le obligó a abdicar, en un intento último por dar continuidad a una institución que hay que reconocer que ha sido garante de la llegada y asentamiento de la democracia a nuestro país. Por más que la moda sea cuestionar el pasado, sobre todo la Transición y a quienes la hicieron posible, sin darse cuenta de que fue gracias a la generosidad de los políticos de todo signo pero sobre todo del pueblo español que logramos hacer realidad el sueño de poder elegir a nuestros representantes, lo que implicaba que todos empujáramos en la misma dirección, con un proyecto común. Algo que nos había estado vetado y que disfrutaban en la mayor parte de los países de nuestro entorno. De ahí la necesidad de preservar todo lo bueno que hemos conseguido, pero también de vigilar que la ley sea igual para todos, sin distinción de razas ni credos.


Escaño Cero - El encuentro

24.02.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 23 (OTR/PRESS)

Pues ya sabemos que Mariano Rajoy ha movido ficha y de ahí su encuentro secreto con Carles Puigdemont. En realidad, Rajoy lleva moviendo ficha, aunque tan sigilosamente que no se nota, desde que comenzó la legislatura cuando encargó a Soraya Saenz de Santamaría que se dispusiera a pasara buena parte de su tiempo a desbloquear el problema catalán. Desde entonces la vicepresidente raparte su tiempo entre Barcelona y Madrid.
Al mismo tiempo se han multiplicado los contactos entre el Ejecutivo con la personas representativas de la sociedad catalana. Y a lo que cuentan los hombres de Unió, ya saben Duran Lleida, Jordi Casas, Joseph Sánchez Llibre, etc, discretísimamente están ayudando a ese acercamiento.
El problema de fondo es que los antiguos convergentes, que ahora ya saben que se autodenominan Partido Demócrata Catalán, no quieren hablar de nada que no sea el reférendum de autodeterminación. Así que esas declaraciones de Artur Mas apuntando que podía haber una vía intermedia entre el referéndum y el inmovilismo fueron poco más que un brindis al sol. Mas ahora se desdice de lo que dijo y no solo eso, según ha trascendido en el encuentro secreto entre Rajoy y Puigdemont quedó claro que para este último nada le importa salvo el referéndum.
Ya sabemos que a Rajoy no le gustan las estridencias ni estar todo el día dando explicaciones de lo que hace o deja de hacer, por eso mismo parece que no hace nada, lo que en el caso de Cataluña supone un déficit en su haber.
En mi opinión los ciudadanos tenemos derecho a saber que hace el Ejecutivo para resolver un problema tan preocupante como el desafío de los partidos independentistas catalanes. Mariano Rajoy cree que si actúa con discreción y cautela hay más posibilidades de éxito en el resultado final, pero lo cierto es que tanta cautela y discreción terminan pareciendo que el Gobierno no hace nada y su presidente se fuma un puro. Además en democracia los ciudadanos tenemos derecho a saber que hacen nuestros gobernantes.
Al Gobierno Rajoy le ha faltado, eso que dicen los modernos, un relato respecto a Cataluña pero sobre todo explicarnos a los ciudadanos que viene haciendo para resolver el problema.
Por lo pronto ya nos hemos enterado que al presidente de la Generalitat no le interesa hablar de sanidad, educación, infraestructuras, inversiones, etc, sino solo del referéndum del autodeterminación. Es bueno que sepamos donde esta cada cual para que nadie se lleve a engaño. De manera que hay que exigir a Mariano Rajoy que nos mantenga informados a los ciudadanos. Cuanta más información, mejor. Vamos, digo yo.


Luis del Val - PP y PSOE del brazo

24.02.17 | 08:16. Archivado en Luis Del Val


MADRID, 23 (OTR/PRESS)

No todas las iniciativas de Podemos, a través de sus diversas franquicias de tapas autonómicas y locales, son insensatas o utópicas. En el Senado han abordado una iniciativa sobre las diputaciones provinciales, pero se han encontrado con que el PP y el PSOE, matrimonio de conveniencia y de connivencia, han formado un tándem en el que ambos partidos están dispuestos incluso a llamar a la Legión, antes de que desaparezcan las diputaciones provinciales. No es cierto que las diputaciones provinciales sean innecesarias o inútiles, porque llevan a cabo una labor de coordinación y servicios para los municipios pequeños y medianos, que si no existiera habría que inventarlos, pero no es menos cierto que eso se podría llevar a cabo a través de una consejería autonómica, que coordinara ese trabajo en cada una de las provincias, sin necesidad de ese protocolo, antiguo y señorial, de presidentes, vicepresidentes, diputados provinciales, automóviles, maceros y demás guarnición. ¿De verdad es necesario un parlamento provincial para asfaltar una carretera o arreglar una acequia o aumentar los camiones de recogida de basuras? Y, además de los plenos ¿son imprescindibles las diversas comisiones, sobre educación, comunicación, medio ambiente y un largo etcétera? Está claro que no, pero si achicas las diputaciones provinciales, o las transforman en aras de una mayor eficacia, esa inmensa agencia de colocación que son los grandes partidos se quedarían con mucha menos tarea. Otrosí, hay autonomías que han descubierto la comarcalización, que viene a ser como una diputación de la señorita Pepis, vamos, que de comarca en comarca, cualquier día inventan las diputaciones provinciales, la autonomía y -¡quién sabe!- incluso el Estado.
Empiezo a sospechar que cuando la robótica haya sustituido a los taxistas, los empleados de Banca, los conductores de tren y el transporte de reparto, cuando se haya transformado profundamente la sociedad, si el PP y el PSOE sobreviven, pervivirán también, como una muestra arqueológica, las diputaciones provinciales.


El rincón del soneto - LA SANTA COMPAÑA

23.02.17 | 12:10. Archivado en Salvador Freixedo


LA SANTA COMPAÑA

Aquí tienen a la Santa Compaña:
Mariano Rajoy con sus sobrecitos
Perico Sánchez rey de los gallitos,
Pablo, cuyo programa es solo saña

y Riveret que a los suyos engaña.
Estos cuatro tipos son los cabritos
que con programas, que son solo mitos,
dicen que van a redimir a España.

Más una mujer en Andalucía,
que es bendita entre todas las mujeres,
pues conociendo el pufo de los ERES

no lo denunciaba y lo bendecía.
Si estos son los que nos van a salvar,
tendremos ya que empezar a llorar.

___________________
Por Salvador Freixedo
Último libro del autor:
«IGLESIA, ¡DESPIERTA!»
freixedo.autor@laregladeoroediciones.com
Suscripción gratuita


Todos sabíamos que la Infanta iba a ser absuelta, pero ni siquiera nos indignamos.

23.02.17 | 12:00. Archivado en Magdalena del Amo


No hubo sorpresas. Todo salió de acuerdo a lo esperado, a lo pactado en esos despachos siniestros, donde se conspira, se prevarica y se “argalla” la mentira para defender lo indefendible; donde los mohatreros venden la ética que nunca tuvieron, saltándose los principios jurídicos y la misma Constitución que hace a los españoles iguales ante la ley.
Lo peor de todo esto es que ya sabíamos el final de este cuento; un cuento que, desde luego, no es nada edificante; un cuento en el que todos son malos, y al final ganan. Conocíamos la sentencia antes de ser publicada porque, en el fondo, todos nos hemos vuelto algo cínicos y las cosas dejan de importarnos. Es casi como un dejarse llevar, un “tirar la toalla” y abandonar el maratón de la lucha, porque al final ¡qué más da! No hubo indignación ante la sentencia; como mucho, un “qué vergüenza” exhalado de manera casi automática. Y es que tanto bombardeo de información durante tanto tiempo nos ha hecho insensibles.
Los expertos en control de masas conocen muy bien esta particularidad del ser humano. Cuando su cerebro es estimulado de manera continuada con una determinada idea, se acostumbra y se hace insensible, perdiendo la capacidad de reacción. Eso nos ha ocurrido con el caso Infanta. Si el viernes cuando esperábamos la sentencia de Nóos nos hubieran sometido a una resonancia magnética funcional, nuestra respuesta cerebral al estímulo hubiera sido mucho más atenuada que lo que, por lógica, debiera ser. Pero así reaccionamos los humanos.
Los servicios secretos saben mucho de esto. Uno de los vectores del MK Ultra –programa inexistente para la oficialidad—, que trabaja en la sombra desde que, finalizada la Segunda Guerra Mundial, los científicos nazis fueron introducidos en Estados Unidos a través del proyecto Paperclip, es precisamente conseguir la insensibilización del sujeto para después hacer de él un muñeco, “rompiéndole” la estructura mental y creándole una personalidad distinta, o varias. La personalidad múltiple, tan estudiada ya en estos días, puede aparecer de manera espontánea o bien ser creada en laboratorio. Esto lo consiguen con el visionado de imágenes duras, tortura, sonidos estridentes con mensajes subliminales, aderezado con grandes dosis de drogas e hipnosis. “… Y de esta verdad [Sancho] te podría contar tantos ejemplos, que te cansaran”.
Los métodos de domesticación de la sociedad son muy similares, aunque, por fortuna, no se llevan a esos extremos. El efecto saturación es suficiente y funciona siempre. Lo de la Infanta es un ejemplo más. Tanto empacho de noticias a todas horas y en todas partes acabó por dejarnos insensibles incluso a la injusticia; y, sobre todo, con la sensación de estar hartos y no querer oír más del tema.
Yo me siento indignada, no por la sentencia, sino por todas las irregularidades durante el juicio: la persecución al juez Castro, las descafeinadas declaraciones de la imputada y las de sus abogados de logia masónica a la prensa, incluso la de Rajoy augurándole un buen final, y no digamos la del fiscal Horrach. En eso sí se ve que hay dos Españas, dos varas de medir, dos maneras de juzgar, dos maneras de hacer facturas falsas y de registrar fincas. ¡Será que no acabo de creerme que los reyes descienden de los dioses y por eso me indigno!
Hasta hace no mucho, de la monarquía no se hablaba, salvo de los temas NODO. Ni era de dominio público el tema de las amantes de Juan Carlos, con cargo a los presupuestos, es decir, a nosotros, ni se sabía de la inmensa fortuna amasada en comisiones por el crudo, o los negocios con los árabes, a base de maletines. Si la Infanta, ¡pobriña!, creció en un ambiente tan rastrero y amoral, es lógico que quisiera aplicar por su cuenta lo aprendido en casa. Todos lo hacemos. Yo tiendo la ropa como mi madre.
A mí, después de todo lo acontecido en los últimos tiempos, que el duque empalmado entre o no ahora en la cárcel, que recurra al Supremo y que se libre de las rejas porque ninguna de las penas acumuladas llega a los tres años, me da igual. No necesito más pistas para ver la podredumbre de la política y la justicia. El ciudadano se encuentra en un estado de indefensión comparable al de la época feudal. Esta gentuza que roba casi nunca pisa la cárcel, y si lo hace es por poco tiempo. A la salida, eso sí, les espera el alijo de millones, porque nunca se les exige que devuelvan lo robado. De vez en cuando, alguna Pantoja de turno es puesta en la picota a la salida del pueblo para que los que entran y salen vean que se imparte justicia. ¡Qué machos somos! ¡Qué vergüenza de gente!

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.


Isaías Lafuente - Es la mentira

23.02.17 | 08:16. Archivado en Isaías Lafuente


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

Mariano Rajoy y Carles Puigdemont se reunieron el día 11 de enero en la Moncloa. El runrún ha corrido en los últimos días por los mentideros y ha sido reiteradamente desmentido hasta que hoy lo ha desvelado La Vanguardia. El lunes, Pedro Piqueras le preguntó a Mariano Rajoy, en general, sobre hipotéticas conversaciones entre ambos gobiernos y el presidente negó. Aunque después, muy en su línea, afirmó que si esas conversaciones se hubiesen producido y eran discretas no sería él quien las desvelase en televisión.
El episodio evidencia algunas importantes rarezas. La primera, que una reunión entre el presidente del Gobierno español y el presidente de la Generalitat catalana alcance la categoría de noticia por su carácter excepcional. La segunda, que un encuentro entre dos mandatarios en el Palacio de la Moncloa se produzca sin que se anuncie previamente o trascienda posteriormente, sin que nadie dé una sola explicación. Y la tercera, la actitud de los entornos de los protagonistas empeñados en negar la evidencia cuando esta ya tomaba forma de noticia que sólo aguardaba una confirmación oficial. Una reacción que destila una actitud impropia de gobernantes serios, empeñados en tratar a sus conciudadanos como si fueran imbéciles que en contarles lo que merecen conocer.
Por si fuera poco, ilustres estrategas armados con argumentarios baratos nos explicarán a partir de hoy las diferencias semánticas entre lo secreto y lo discreto, entre una conversación y una negociación. Minimizarán el alcance del encuentro para concluir que reunión tan normal no merecía trascender. Y entonces entenderemos aún menos la situación, porque el enfrentamiento entre el gobierno catalán y central es tan grave que lo último que merece es un encuentro insustancial. Así que reúnanse y cuéntennos, que somos mayores , pagamos escrupulosamente -casi todos- nuestros impuestos. Y no nos merecemos que nos traten como si fuéramos bobos. Y recuerden lo que en su día dijo el respetado Tarradellas: en política se puede hacer de todo, menos el ridículo.


Victoria Lafora - Ciudadanos, en la cuerda floja

23.02.17 | 08:16. Archivado en Victoria Lafora


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

La poca energía con la que Albert Rivera está exigiendo al PP la dimisión inmediata del presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, por su imputación en el caso del auditorio de Puerto Lumbreras, pone en entredicho su lucha contra la corrupción.
Ciudadanos apareció en el panorama político en Cataluña con una muy eficaz labor de oposición a los nacionalistas excluyentes. Su salto a las listas en el ámbito nacional se basó en una oferta de regeneración de la vida pública, aplastada por los casos de corrupción. Este punto innegociable de su programa figuró en todos los pactos, tanto con el PP como con el PSOE, que permitieron alcanzar el poder autonómico a unos y otros.
El giro en lo económico, aprobado en su último congreso, que les acerca mucho más a los postulados del Partido Popular, el abandono paulatino y suave de veleidades socialdemócratas y el ninguneo de Rajoy y su Gobierno, despreciando su apoyo a la investidura e incumpliendo sistemáticamente las exigencias del pacto previo, les está haciendo daño en su imagen pública.
Solo faltaba que ahora rebajaran sus exigencias en la lucha contra la corrupción, como parece reflejar el proyecto de reforma presentado por Rivera en el Congreso en materia de lucha contra esa lacra de la vida pública. Después de defender con vehemencia que cualquier imputado (ahora investigado) debe abandonar de forma inmediata su cargo, ahora pretenden, como el PP, que sea apartado cuando se abra la vista oral.
El problema es que en el caso de Murcia el pacto es previo a ese viraje. Allí se obligó a firmar a Pedro Antonio Sánchez que, en caso de ser imputado, debería dimitir de forma inmediata. Y eso aunque no les guste al PP, ni a Ciudadanos ahora, se debe cumplir.
Los populares, que ha cerrado filas como acostumbran con el presidente murciano, ruegan que se espere a que este comparezca ante el juez el próximo día seis de marzo, sin acusación fiscal de por medio, para reclamar su dimisión. Pretende pasar por alto que dos fiscales del TSJM, desoyendo las instrucciones de sus superiores jerárquicos y ante la gravedad del caso, instaron su procesamiento. Que el ministro de Justicia, Catalá, se reunió con Pedro Antonio Sánchez aprovechando el congreso del PP y en mitad del escándalo. Que el Fiscal General del Estado, en la "limpia" que va a efectuar de responsables poco dúctiles, tiene en mente cambiar al fiscal anticorrupción de Murcia.
El argumentario oficial del partido y del Gobierno pasa por decir que Sánchez ya ha salido absuelto de otras quince imputaciones previas. Con los apoyos con los que cuenta lo raro hubiera sido su procesamiento. Pretenden también hacer creer que no es lo mismo llevarse los fondos públicos que equivocarse en la gestión. Olvidan que la prevaricación es un delito, no un error.
Ciudadanos, si quiere mantener su credibilidad, no puede prestarse a este juego de imposturas. Ni consentir que el PP les arrastre a la irrelevancia política.


Antonio Casado - Rajoy no prevaricará

23.02.17 | 08:16. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

A falta de novedades en la tormentosa relación entre Moncloa y los valedores del independentismo, nos enredamos en un debate gaseoso sobre si hubo o no hubo encuentro cara a cara entre el presidente del Gobierno de la Nación, Mariano Rajoy, y el de la Comunidad Autónoma de Cataluña, Carles Puigdemont, si hubo o no voluntad de mantenerlo en secreto, si la iniciativa fue del uno o del otro y, en su caso, quien lo filtró.
Ha sido la comidilla de las últimas horas en medios periodísticos y políticos. Sin embargo, hemos hablado poco o nada sobre si el encuentro, en caso de que se hubiera producido -parece que sí-, generó algún elemento capaz de alterar las posiciones de una y otra parte.
La respuesta es palmaria. No. No es no. Nada nuevo. Ningún cambio en las posiciones. Seguimos donde estábamos. Una parte que quiere negociar pero incluyendo la cuestión del referéndum y otra parte que quiere negociar pero excluyendo la cuestión del referéndum. A partir de ahí, tanto da si hubo o no hubo reunión o si fue más o menos discreta.
Ya sabemos que la hubo, el 11 de enero, en Moncloa, a petición del presidente del Gobierno, al objeto de persuadir a Puigdemont de que debía asistir a la Conferencia de Presidentes autonómicos convocada para seis días después. Y ya sabemos, en fin, que el president se negó en nombre del "hecho diferencial" y que, en definitiva, el encuentro sirvió para constatar la lejanía de ambas posiciones.
Ahí seguimos. Con una de las partes pidiendo al Gobierno que eche una mano en la demolición del Estado. Y con la otra diciéndole a los nacionalistas que su propuesta es absurda. Y que, como decía el torero sentencioso, lo que no puede ser no puede ser y además es imposible.
La razón está clara. Si el Gobierno Rajoy se prestase a pasar por el aro de la unilateral reivindicación soberanista, que no es de Cataluña, sino de una fuerza política concreta -ergo, discutida y discutible, por mucho que el nacionalismo se empeñe en confiscar la voluntad de todos los catalanes-, el Gobierno del Estado estaría perpetrando un agigantado acto de prevaricación.
Al fin y al cabo, se compadece con el argumento que a pequeña escala utilizaba el otro día la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, gran valedora del "dret a decidir", para oponerse a la consulta que reclaman los vecinos de Las Cortes respecto a la construcción de cierto edificio en el barrio. Alega que esa consulta es ilegal y, si la autorizase, estaría prevaricando.
A ver si la doctrina Colau se contagia a sus socios del Pacto por el Referéndum. A Puigdemont le sobraría decir que "la democracia española está enferma" si los jueces empapelan a Artur Mas. Y nos hubiéramos ahorrado el momento de sofocante vergüenza ajena que nos produjo esa senadora de ERC que acusó a Rajoy de haber creado un GAL contra Cataluña.


Francisco Muro de Iscar - La factura y la fractura

23.02.17 | 08:16. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea ha advertido a los británicos de que su salida de la Unión Europea comportará "una factura muy cara" y que se necesitarán años para rehacer los lazos y una nueva forma de relación con Europa. ¿Quién va a hacer esta misma reflexión a los políticos y a los ciudadanos catalanes? Tal vez habría que extremar más la reflexión porque en el Brexit manda, sobre todo, la economía, aunque los ingleses hayan disparado un tiro al corazón de la unidad europea. En el problema catalán lo afectado es la convivencia, la unidad, la política con mayúscula. Y en lo que se refiere a la economía, tanto a los británicos como a los catalanes les están diciendo que todos sus problemas se solucionarán abandonando Europa o España. Donde no hay dinero, crecerán los billetes; donde peligran las pensiones, habrá jubilaciones de oro; donde no hay para pagar a los proveedores, los árboles producirán euros. Donde no hay políticos de altura, surgirán los estadistas.
La disolución del contrato entre Europa y Gran Bretaña va a significar una factura muy importante, más para la economía británica que para la europea, pero también para ésta. Una posible independencia de Cataluña supondría una altísima factura económica imposible de asumir por Cataluña y España pagaría un alto precio en su fortaleza empresarial, su competitividad o su capacidad exportadora e innovadora. Pero ese impacto, en el marco de la Unión Europea, en el que no estaría Cataluña, sería más soportable.
Pero, en un uno y otro caso, la factura económica no es la más importante. Lo verdaderamente relevante es la fractura social y política. El Reino Unido está dividido, a pesar de que sus políticos han dado un paso al frente apoyando de forma irreversible el proceso de separación. Si Cataluña lo hace, con una sociedad fracturada, partida en dos, sin garantías de una mayoría social dispuesta a dar ese paso y, lo que es peor, sin la información suficiente de las consecuencias reales de la independencia, no sólo habrá una ruptura con el resto de España sino una profunda fractura interior que es la más difícil de curar. Y si se impone la legalidad por la fuerza, se tardarán décadas o siglos en curar la fractura.
No es sólo que un número importante de empresas se vaya del territorio catalán, que los catalanes dejen de ser ciudadanos de la Unión Europea o que nadie sepa cómo van a hacer sus gobernantes para pagar las deudas y las facturas que hoy cubre gracias a la ayuda generosa y sin intereses del Estado español. ¿Quién les va a prestar dinero y a qué interés? Lo grave, con serlo eso mucho, es que hay familias divididas y enfrentadas, empresas que dudan seguir allí, gobernantes que alardean de saltarse las leyes, inseguridad jurídica. Quienes nos están llevando hacia un callejón sin salida, y lo saben, son responsables de las consecuencias. Todavía hay que dar una oportunidad al diálogo sincero y discreto. A nadie le conviene el desacuerdo, pero menos que a nadie a los ciudadanos catalanes. Todo lo que no sea escuchar al otro y evitar la fractura será una victoria de la sinrazón.


Fernando Jáuregui - Cuerpo a tierra, que vienen los nuestros

23.02.17 | 08:16. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

La política es cruel. Bueno, supongo que como el periodismo o las grandes, medianas y pequeñas empresas. Vae victis, ay de los vencidos, que decían los romanos. Salgo del Senado con una compañera y encontramos a quien lo fue casi todo, o al menos mucho, en el Partido Popular; va tristísimo porque le han excluido de la "nueva" --bueno, no tan nueva-- ejecutiva en el reciente congreso del partido. "Con lo que yo he hecho por ellos", dice. Sí, ya habla de "ellos", aunque, cuando el coche oficial, era "nosotros". Se aleja en un taxi. Por la tarde, en la Cámara Baja, compruebo que a los derrotados en la asamblea de Vistalegre los han relegado en los escaños. Ya no está Errejón junto a Iglesias, palmeándose con cariño --o no-- el rostro; ahora, el puesto de Errejón lo ocupa la primera dama --así la llaman, palabra, algunos de sus compañeros--. Y Tania Sánchez, antaño estrella ascendente, ha sido enviada a la última fila. No hay generosidad, ni siquiera estética, para el perdedor.
En el PSOE es casi peor. Las distintas fracciones, antes tan hermanadas, dicen pestes las unas de las otras. Quienes hace un par de meses se alineaban en camaradería indisoluble hoy se odian, distanciados: se llaman "locos" o "traidores". Aseguran, y es verdad, que Pedro Sánchez ya no se habla con ninguno de los "barones" territoriales, comenzando, claro, por Susana Díaz, que propició su ascenso hace dos años y medio y ahora no le dirige la palabra, aunque sí le dedique no pocas invectivas: si gana el uno, que se vaya preparando el otro, porque no habrá piedad. Puede, sí, que, en cambio, haya ruptura en dos pedazos. Con lo unidos que parecían, recuerda usted, en los mítines de la última campaña electoral.
Me dice Miquel Iceta, el líder del socialismo catalán, que es una de las pocas personas que habla claro en este secarral político nuestro, lleno de disimulos y zancadillas, que España no es país de pactos, sino de treguas. Me comenta esta frase, que juzgo afortunada, tras un desayuno en el que congrega --acaso es el único que puede hacerlo a estas alturas-- a representantes de todas las familias socialistas, comenzando por el portavoz de la gestora, Mario Jiménez, que nos suelta un desplante a los periodistas: "No pienso hacer ninguna declaración". Justo lo que jamás debe decir un portavoz; esa es, señor Jiménez, una enorme contradicción: que un portavoz nos niegue la palabra. Pues ¿no le pagábamos para que nos diese, al menos, unas migajas verbales?

Pero, claro, si no son capaces de tratarse con cariño entre ellos mismos, ¿qué podemos esperar los ajenos? Con suerte, un silencio indiferente: qué molestos son estos periodistas;, pues ¿no pretenden que el portavoz hable?

Digo yo que la Nueva Política habría de consistir en dedicarle al menos una palmada --con la mano abierta y sin puñal, por favor-- al correligionario caído, y al menos algunas frases a quienes, como los chicos de la prensa, son intermediarios entre quienes se proclaman nuestros representantes y la opinión pública. Lo demás, que es lo de siempre, ya lo resumió en célebre frase creo que el canciller Schröder: "hay enemigos, enemigos a muerte y correligionarios". Y entonces, eso: a la última fila, con escarnio público, a quien tuvo la osadía de enfrentarse al líder. Que el que se mueve no sale en la foto y, como se porte mal, mucho menos será candidato a nada allá por 2019. A sumergirse, que vienen los emergentes.


Rafael Torres - Pedro, Susana y el extravío

23.02.17 | 08:16. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

Una cosa es estar perdido, y otra no querer encontrarse. Tal parece ser, esto último, lo que le ocurre al PSOE, que, alargando insensatamente los plazos de las primarias y del congreso, es decir, de su reconstrucción, de su reencuentro, ha terminado haciendo del extravío su "modus vivendi".
Como en los dilatados tiempos de la mal llamada Reconquista, cuando todo era un trajín de razias, golpes de mano, fronteras difusas y bandos intercambiables, Pedro y Susana se atizan el uno en el territorio del otro, el madrileño en Sevilla y la sevillana en Madrid, sin darse cuenta ninguno de los dos de que esas retaguardias del enemigo son, para lo que necesita un partido en la UCI, recuperar el pulso y al electorado, terreno baldío. Un Pedro Sánchez que perdió cuanto, en puridad, un político puede perder, elecciones, investiduras y la confianza del aparato, y una Susana Díaz que ignora que el mundo de Despeñaperros para arriba poco tiene que ver con el de Despeñaperros para abajo, mantienen al partido con las constantes vitales suspendidas mientras la vida, la vida política y la vida en general, rueda imparable.
Alguien tenía que decirlo: ni Pedro ni Susana están llamados a resucitar al Partido Socialista Obrero Español, por mucho que ambos estén convencidos, o quieran convencer a la gente, de que se les reclama a voces para tal menester. Lo que propone Pedro, muy en su línea, es absurdo, pues Podemos ya existe, y construido, además, con los materiales que le birló al PSOE, esos materiales llamados "del cambio" que no resisten, con la aluminosis del ejercicio del poder, el paso del tiempo. Y lo que propone Susana, muy en su línea también, es trasladar al conjunto de España lo que únicamente funciona en Andalucía, una manera de hablar y de hacer o de no hacer las cosas enteramente exóticas, desaclimatadas, fuera de allí.
Curiosamente, el tercero en discordia, Patxi López, es el único que habla de concordia, ese sutil mortero indispensable para construir. Subsumido en el marasmo cainita de las banderías, de los egos proyectados como para descalabrar al que se ponga delante, éste PSOE tumultuario y espectral no se toma muy en serio a Patxi, se supone que por hablar de concordia precisamente. Pero ni Pedro ni Susana parecen estar llamados a encarar un reto que desborda con mucho sus capacidades. Donde brillan ambos, que no en vano fueron en su día tan amigos, no es en la persecución del reencuentro, sino en el "modus vivendi" del extravío.


Fermín Bocos - Lo pactado obliga

23.02.17 | 08:16. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

"Pacta sunt servanda". Lo recuerda el aforismo clásico: lo pactado, obliga. En Murcia, el Partido Popular pactó con Ciudadanos una línea roja: la separación inmediata de sus cargos de aquellos políticos implicados en casos de corrupción así que los investigados --antes, imputados-- fueran llamados por algún tribunal. La citación por parte del Tribunal Superior de Justicia a Pedro Antonio Sánchez, presidente de aquella comunidad, en relación con investigaciones relacionadas con un episodio de presunta prevaricación, fraude, falsedad en documento oficial y malversación de caudales públicos (el "caso Auditorio"), pone a prueba la virtualidad del pacto. Doblemente a prueba porque fue el propio presidente de Murcia quien dio una vuelta de tuerca al acuerdo cuando hace unos días afirmó con solemne rotundidad que caso de ser imputado, dimitiría. Desde Madrid sus correligionarios (empezando por el presidente Mariano Rajoy y siguiendo por Rafael Catalá, el ministro de Justicia), interpretan el pacto diciendo que la línea roja que marcaría la dimisión es la apertura de juicio oral, no la imputación. Suena a música conocida y muy reiterada en las altas esferas del PP.
Es un nuevo escalón en la penosa escalera judicial que, salvando las distancias, recuerda casos similares: Luis Bárcenas, Ana Mato, Rita Barberá, etc. Casos en los que los dirigentes populares en un primer momento salieron en tromba a defender a quienes, poco después, dejaron abandonados a su suerte.
Al presidente de Murcia, al igual que al resto de los ciudadanos, le asiste la presunción de inocencia, pero ha sido él mismo quien al firmar el pacto con Ciudadanos trazó una raya que estrecha el margen de protección que otorga este principio, puesto que los firmantes se comprometieron a que cualquier cargo, público o de partido, imputados por corrupción política, debería ser separado de inmediato hasta la resolución del procedimiento judicial. Por eso, Juan Carlos Girauta, el portavoz en el Congreso de Ciudadanos, ha pedido la dimisión "ipso facto" de Pedro Antonio Sánchez. Lo pactado, obliga.


Escaño Cero - Susana sí, Susana no

23.02.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

Hace unos días escuché decir a Alfredo Pérez Rubalcaba en una entrevista que en su opinión algunos se han lanzado demasiado pronto a hacer campaña por las primarias. Como hasta ahora no hay más candidatos que Patxi López y Pedro Sánchez es evidente que se refería a ellos. Como, otra cosa no, pero como Pérez Rubalcaba es un "maestro" de la política, he reflexionado sobre sus palabras porque yo creía que precisamente por no haberse lanzado al ruedo a cara descubierta se estaban desinflando las posibilidades de Susana Díaz.
La verdad es que no he llegado a ninguna conclusión. Puede que quienes están ya en el campo de batalla puedan cometer errores o cansar al personal mientras que quien aún no ha salido de la retaguardia cuando lo haga logrará todos los focos y llegará con más frescura y fuerzas para dar la batalla en la recta final. O puede que no. Y es que tanto López como Sánchez llevan hecho un buen trecho del camino logrando que los militantes se vayan decantando y comprometiendo con cada uno de ellos. Así que puede que cuando Susana Díaz se lance a la piscina, si es que lo hace, ya no haya tanta agua. Pero, como digo, Pérez Rubalcaba es un "maestro" de la política y cuando él dice algo no es a humo de paja.
En todo caso, sí es notorio que cada día que pasa Susana Díaz está más desdibujada. Me explico. Pedro Sánchez se arrogado el papel de héroe que lucha contra el "poder", el de los "barones" de su partido y el "poder" de fuera de su partido, haciéndose con el santo y seña de la izquierda del PSOE.
Patxi López por su parte representa una tercera vía. La del socialismo clásico, equidistante con Sánchez y de paso con Susana Díaz pero sin hacer obvio la distancia con la presidenta andaluza.
Son muchos los militantes que ven a Patxi López como el dirigente que puede curar las heridas del PSOE. López es un socialista con una larga trayectoria a sus espaldas. Aprendió a ser socialista en su casa, siguiendo el ejemplo de su padre, el inolvidable Lalo López Albizu. Creció viendo cómo en su casa se celebraban reuniones clandestinas. Cuando era niño seguramente fue en la cocina de su casa la primera vez que vio a Felipe González.
Así que Patxi López representa el PSOE de siempre y es una persona querida y respetada por la gran mayoría de los militantes.
Por eso digo que Susana Díaz está cada día más desdibujada. No termina de definir un discurso, ni tampoco de decir dónde quiere situar al PSOE, cual será el rumbo en caso de que le toque gestionar a su partido. Amaga sin dar y eso produce cierto cansancio en las bases del partido y en la propia sociedad.
Por eso, y aunque ya digo que tengo muy en cuanta las palabras de Pérez Rubalcaba, no termino de comprender la estrategia de la presidenta andaluza. Pero doctores tiene la política, y Pérez Rubalcaba es uno de los principales.


El rincón del soneto - CRISTINA ABSUELTA

22.02.17 | 12:00. Archivado en Salvador Freixedo


CRISTINA ABSUELTA

Cristina de rositas se nos va
como todo el mundo lo presentía,
mas la triste verdad es que la tía
es tan sinvergüenza como el papá.

Nuestra justicia agonizante está.
Los jueces la matan a sangre fría,
la gente en ella apenas ya confía
por las sentencias injustas que da.

En España robar ya es tolerado,
pero es necesario saber hacerlo.
Urdangarín estaba tan confiado

que lo pillaron con el extraperlo.
Pero pronto lo veremos indultado
porque ya estamos cansados de verlo.

___________________
Por Salvador Freixedo
Último libro del autor:
«IGLESIA, ¡DESPIERTA!»
freixedo.autor@laregladeoroediciones.com
Suscripción gratuita


Más que palabras - El hemisferio izquierdo del PSOE

22.02.17 | 08:16. Archivado en Esther Esteban


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

En la calle, algunos que pasaban por allí preguntaban qué obra de teatro se representaba, o si había alguna película de estreno. La cola primero llegaba desde el Círculo de Bellas Artes en Madrid hasta la boca del metro de Sevilla, e incluso a mitad del acto algún espontáneo gritó que los militantes de base llegaban hasta la puerta del Sol. "Aquí está la fuerza de la militancia", añadió. En el teatro Fernando de Rojas, en pleno centro de la ciudad Pedro Sánchez fue recibido con su "No es No" por una militancia entusiasta que abarrotaba el lugar y sus aledaños arropado por una pequeño grupo de dirigentes felipistas y guerristas que conservan como en formol su inconformismo nostálgico de antaño.
El PSOE debe desarrollar "la unidad de acción" con los sindicatos y con las fuerzas políticas de izquierda, para recuperar en España derechos perdidos y "progresar en justicia social" dijo el ex secretario general del PSOE -hoy renacido como Pedro, sin aditivos- en la presentación de su proyecto donde, sin citarlo en ningún momento, tendió la mano a Podemos para reconquistar el poder perdido de la izquierda.
Todos los periodistas que estábamos en el acto nos lanzábamos miradas cómplices cuando dijo que ya no era el mismo porque, evidentemente, no lo es. Ni es el joven mediático y entusiasta que llegó a liderar el PSOE con la esperanza de que la socilademocracia española levantara la cabeza ni tampoco el que fue obligado a dimitir y salir por la puerta de atrás a trompicones tras negarse en rotundo a aupar a Rajoy a la Moncloa y a decir de algunos barones traicionar a los mandamases de Ferraz, pactando a la callandina con Pablo Iglesias. "Creo saber humildemente saber lo que necesita el PSOE y la izquierda para renacer y ser alternativa al Gobierno al PP, a la gran coalición y su fracaso en la UE", dijo.
Ante la atenta mirada de José Félix Tezanos, Manuel Escudero, Cristina Narbona y Margarita Robles, que le acompañaban en la mesa, Sánchez quiso poner el dedo en la llaga de los males que afectan a la socialdemocracia que viene cometiendo un error las ultimas décadas: no presentar una enmienda a la totalidad al sistema imperante, que es el neoliberal. "Nuestro adversario político es el neoliberalismo y conservadurismo que encarna el PP", insistió varias veces seguido con mayor o menor entusiasmo en el aplausómetro.
No fue un acto emotivo ni visceral ni tuvo un especial tono mitinero, más bien fue de tanteo y con un manual de estilo diferente y contraponiéndolo a la gestora la actual y las futuras cuyo poder él quiere limitar a 90 días. Se presentaba, según sus propias palabras, un proyecto abierto, un debate entre los militantes para elaborar como documento de cara a la ponencia política del 39 congreso federal del PSOE.
Lo más mediático, y controvertido de todo lo que se dijo allí fue la defensa de la plurinacionalidad del Estado estando a la vez en contra del derecho a decidir, lo cual hubiera requerido de una explicación más amplia, porque en los matices no se entró en absoluto y la hipérbole es sumantente complicada. Pedro Sánchez se presentó sin duda como el hemisferio, el lóbulo izquierdo del cerebro del PSOE, en su apuesta por crear una banca pública, una renta básica universal al igual que Podemos, un nuevo impuesto negativo de la renta para sufragarla y poner coto según dijo al poder abusivo de los oligopolios. Fue un discurso izquierdas, dirigido sin duda a crear una gran alianza de fuerzas progresistas que ponga fin al austericidio del PP, sin nostalgia alguna del bipartidismo porque "necesitamos el concurso de otras fuerzas y de otros colectivos".
En teoría lo que se vivió en el Círculo de Bellas Artes no era un acto a la militancia, que será más adelante, pero allí sí se pudo ver que Pedro, simplemente Pedro es una persona querida por las bases y odiada y rechazada de pleno por el aparato del partido. Ninguno de sus antiguos colaboradores hizo acto de presencia y tal vez por eso se palpaba con mayor intensidad la traición de ese puñado de leales que saltaron del barco cuando se hundía. Sánchez no tiene el poder pero se equivocan quienes minimicen el poder de las bases y su fuerza...


Julia Navarro - Sánchez dixit

22.02.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

Pedro Sánchez ha presentado su "programa" en un acto multitudinario en Madrid flanqueado por algunas de las personas que se han mantenido a su lado desde que dimitiera como secretario general del PSOE.
Lo más destacado del plan de Sánchez es su disposición a formar un "frente" de izquierdas en compañía de Podemos y de los sindicatos.
Un plan así ya lo intentó en su día Joaquín Almunia pactando con Izquierda Unida y el resultado en las urnas fue desolador lo que le llevó a dimitir como secretario general del PSOE y a hacer mutis por el foro.
En realidad el plan de Sánchez supone una falta de plan y un gran brindis al sol puesto que la solución que tiene para los problemas de España no son propuestas concretas elaboradas desde posiciones socialdemócratas sino que su respuesta es la unión de la izquierda como si sin esta unión la socialdemocracia estuviera coja y no tuviera recetas propias.
Por lo demás, Sánchez continúa haciendo méritos para convertirse en el líder del ala izquierda del PSOE, puesto que hacía mucho tiempo estaba vacante. Así que las circunstancias le han llevado, a él que antes formaba parte del sector más moderado del PSOE, a situarse en el ala izquierda, y todo eso sin despeinarse.
Puede que con su plan de pactar con Podemos, Sánchez le de una alegría a muchos militantes del PSOE pero está por ver cual sería la reacción de los votantes socialistas.
A estas alturas Pedro Sánchez debería de haber comprendido que el plan de Pablo Iglesias es que Podemos se convierta en la fuerza hegemónica de la izquierda y que hay muchos votantes socialistas que han abandonado al PSOE precisamente porque creen en la apuesta "podemita". Pretender que con una alianza con Podemos los antiguos votantes socialistas van a regresar al PSOE es como creer en los Reyes Magos. Si el plan de Sánchez es pactar con Podemos entonces mejor votar directamente a Podemos. Un PSOE subsidiario de Podemos perdería su identidad.
No diré que me asombra la impostura de Pedro Sánchez porque creo que en él hay más ambición que otra cosa, pero sí creo que un PSOE liderado por él terminaría siendo irrelevante.
Naturalmente son los militantes socialistas quienes deciden y los votantes socialistas quienes refrendarán o no esas decisiones.


Pedro Calvo Hernando - Pedro resucita con fuerza

22.02.17 | 08:16. Archivado en Pedro Calvo Hernando


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

A medida que avanza el nuevo año el devenir político se densifica cada vez más y da la impresión de que los españoles se embarcan con mayor ímpetu en ese movimiento general. La actualidad contribuye mucho a ello: la sentencia del caso Nóos, las consecuencias del congreso de Podemos y el arrinconamiento de Errejón, el fuerte resurgimiento de Pedro Sánchez como alternativa dentro del PSOE, el escándalo del presidente de la comunidad murciana, los atisbos de diálogo y negociación entre el Gobierno Rajoy y la Generalitat... Me quedo hoy con Pedro Sánchez y su giro vertiginoso a la izquierda "por una nueva socialdemocracia", que coloca al ex secretario general en una casi inesperada resurrección y a la posible tercera candidata a las primarias socialistas en una opción en declive, parecido caso al de Patxi López. Sánchez se rodea de figuras de prestigio de las últimas décadas de la historia socialista que sin duda pueden ayudarle mucho en la dramática contienda que se avecina, como son los casos de Félix Tezanos, Josep Borrell, Margarita Robles, Cristina Narbona o Manuel Escudero.
Estas novedades socialistas pueden ir cambiando la perspectiva de la izquierda desde un actual predominio de Podemos a una recuperación del protagonismo del PSOE, algo que puede favorecer a ambas formaciones y al conjunto de la izquierda en este país. No voy a repetir lo de que la izquierda no tiene más camino que el de la unidad... Con algún riesgo, como el del choque Pedro-Pablo, que tampoco se puede descartar. Lo que ahora se perfila también, en palabras de Sánchez, es una alianza de progreso con Podemos y los sindicatos, aunque por su nombre no cite al nuevo partido. A esos dos líderes se les supone escarmentados de los numerosos errores cometidos en el proceso de los dos últimos años. Pablo ha pecado de prepotencia y Pedro pecó de inseguridad y falta de firmeza. No será por falta de advertencias por parte de muchos que lo veíamos claro. Si se van confirmando estas impresiones, el panorama se iría clarificando. Si en las primarias socialistas gana Sánchez, adiós a la famosa "triple alianza", que alienta Javier Fernández, y hola a la unidad de la izquierda más o menos, que tampoco quiero exagerar.


Carmen Tomás - La "alianza de progreso" de Sánchez

22.02.17 | 08:16. Archivado en Carmen Tomás


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

El candidato a las primarias del PSOE, Pedro Sánchez, presentó el lunes en Madrid su programa. Dice el ex secretario general de los socialistas que quiere una nueva socialdemocracia, sin embargo leyendo su documento sus recetas en materia económica son antiguas, rancias y sobre todo fracasadas. Dejando al margen que su intención es crear una alianza con Podemos y los sindicatos, que ya es buscar aliados débiles o peligrosos para el futuro de este país. Una alianza que, por cierto, al menos en lo que se refiere a Podemos, ya su partido le dijo que no y tuvo que irse.
Pero volviendo a la materia económica, es increíble que con la que ha caído con las Cajas de Ahorros, la de millones de euros que le ha costado a los españoles su rescate, alguien en su sano juicio pida que se cree otra vez una banca pública dirigida por políticos afines, aunque se le llame banca cooperativa. ¿De qué se trata, de dar otra vez crédito a quien pueda o no pueda pagarlo? ¿A quién el político de turno le pida que se lo de? ¿Ha preguntado el señor Sánchez en el ICO a cuánto asciende la morosidad? ¿Vamos de nuevo todos los españoles a pagar los créditos de quien los pide y quien se los da a sabiendas de las dificultades para devolver lo solicitado? Creo que ya hemos tenido bastante de esto, tanto que ahora se quiere crear por estos mismos una comisión de investigación sobre el rescate al sistema financiero, básicamente Cajas de Ahorros presididas por políticos.
La otra idea de Sánchez es igualmente negativa. El ex secretario general del PSOE quiere solucionar el desempleo, el de ahora y el que generen los robots, trabajando menos horas y cobrando lo mismo. Aquí también debe creer que el dinero crece en los árboles. Habla de jornadas de 30 horas y para compensar a los que se queden desprotegidos algo parecido a una renta básica. Supongo que toda esta fiesta cree que la van a pagar los ricos con más impuestos, algo que ya está "archidemostrado" que no es así. Como le gusta decir a Daniel Lacalle, si creas un infierno fiscal, la gente intenta irse a un paraíso fiscal. No se queda para asistir a su machaque. Los ciudadanos se van, las empresas se van y hundes la economía, la inversión y el mercado laboral. Pero, esto no parece importarle a Sánchez que ha decidido volver para vendernos un programa fracasado y unas amistades peligrosas.


Fermín Bocos - La atracción del abismo

22.02.17 | 08:16. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

Siempre hubo una fracción izquierdista dentro del PSOE. Minoritaria, pero muy activa. Era algo así como una prolongación de las Juventudes Socialistas hasta que con honrosas excepciones esta agrupación dejó de ser cantera de líderes idealistas para transformarse en abrevadero de trepas. El caso de Javier de Paz ahorra cualquier comentario al respecto.
El fervor militante que rodeó a Pedro Sánchez en el acto político del Bellas Artes madrileño recreaba el ambiente que solían tener los mítines de Izquierda Socialista cuando Antonio García Santesmases y Carlos López Riaño hacían campaña a favor del "N0" a la OTAN cuando Felipe González había convocado ya el referéndum y defendía la permanencia en la Alianza Atlántica. Iban a la contra de la línea oficial del partido.
Y a la contra, en este caso de la Gestora y de quienes como Susana Díaz representan esa línea oficial, tiene planteada su estrategia Pedro Sánchez. Al proclamar que quiere aliarse con Podemos está repudiando la decisión adoptada en su día por el Comité Federal. Pese a que Patxi López también está en campaña, si Susana Díaz da el paso, la pugna será cosa de dos. Un duelo entre Sánchez y Díaz. Nadie sabe quién va a ganar las primarias aunque a juzgar por la marcha de los acontecimientos Sánchez tiene alguna posibilidad.
Traducido al escenario de la política nacional vendría a suponer que si vuelve a la secretaría general, el Grupo Parlamentario socialista pactaría con Podemos y con los independentistas catalanes y la legislatura se tornaría ingobernable. En ese punto, Mariano Rajoy se vería constreñido a convocar nuevas elecciones. Según las encuestas las expectativas electorales del PSOE son negativas. En todas sigue por debajo de Podemos. Al margen de los sondeos está la memoria de lo que le ha sucedido al partido cuando ha pactado con los comunistas. Lo hizo Joaquín Almunia en el 2.000 con la Izquierda Unida de Paco Frutos y se dieron un soberano tortazo en las urnas. El PP liderado por José María Aznar consiguió la mayoría absoluta, 183 diputados. Quienes sienten la atracción del abismo deberían reflexionar.


Cayetano González - Un país cainita

21.02.17 | 08:16. Archivado en Cayetano González


MADRID, 20 (OTR/PRESS)

La polémica suscitada tras conocerse la sentencia del Caso Nóos, con la absolución de la Infanta Cristina de Borbón y la condena a seis años y tres meses de cárcel de su marido, Iñaki Urdangarín, puede ser analizada desde varios prismas, uno de los cuales, y no es el menor, se circunscribe al carácter cainita de una parte de la sociedad española, que siempre quiere más castigo cuando se trata de personajes públicos. Y este caso reunía todos los ingredientes para que aflorara ese aspecto al estar implicados, nada más y nada menos, que una hija y yerno del Rey emérito, que también son hermana y cuñado del actual Jefe del Estado, aunque este, por pura prudencia, decidiera hace tiempo marcar distancias y enfriar esa relación familiar.
Uno de los pilares básicos de un Estado de Derecho es la Justicia, así, con mayúsculas. Se suele decir que ésta tiene que ser ejemplarizante, pero estaremos de acuerdo que antes de nada debe ser simplemente justa y si además consigue ese efecto ejemplarizante, bienvenido sea. La instrucción del Caso Nóos ha durado tiempo, se ha hecho con todas las garantías jurídicas y no hay ningún motivo para pensar que las tres magistradas que conformaban el tribunal no hayan sido absolutamente independientes a la hora de dictar la sentencia que han creído más justa ateniéndose a las diligencias practicadas, a las pruebas presentadas y a los testimonios y declaraciones realizados por los propios imputados y testigos durante el desarrollo del juicio.
Los ciudadanos pueden pensar que al tratarse de una hija del Rey se han podido producir injerencias por parte de ciertos poderes para conseguir la absolución de la Infanta. Algunos indicios puede haber al respecto, como por ejemplo la desafortunada declaración del actual Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, cuando en una entrevista televisiva hace un par de años dijo aquello de que "a la Infanta le va a ir bien". O la reunión celebrada en el Palacio de la Zarzuela, desvelada en un libro sobre el Caso Nóos, y no desmentida, en la que el entonces Rey Juan Carlos, Rajoy, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón y el Fiscal General del Estado, Eduardo Torres Dulce, al parecer trataron sobre la forma de lograr que el Caso Nóos salpicara lo menos posible a la Infanta Cristina.
Es evidente que siempre quedarán sombras de dudas y de sospechas sobre si los denominados poderes del Estado han conseguido influir en la sentencia. Personalmente no lo creo, porque precisamente quiero creer, aunque a veces cueste, en la independencia del poder judicial y porque no acabo de entender por qué tres magistradas a las que no se les conoce ninguna afiliación ideológica ni política se iban a jugar su prestigio profesional dejándose influir a la hora de dictar la sentencia que ellas consideraban más ajustada a los hechos probados.


Rafael Torres - La normalidad de Ginebra

21.02.17 | 08:16. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 20 (OTR/PRESS)

La Infanta Cristina ha regresado, al parecer, "a la normalidad de Ginebra". Así lo refieren los noticiarios. Absuelta por el Tribunal que la ha venido juzgando por dos delitos fiscales al sospechar complicidad, o cooperación necesaria, en las mangancias de su esposo, Cristina de Borbón recupera la normalidad de su vida helvética y muelle. En Ginebra eso, esa normalidad, puede parecer normal, pero aquí, a éstas alturas de la película, no.
Acusaciones como las que la llevaron al banquillo, relacionadas con la codicia, se sustancian muchas cada día en los tribunales españoles, pero no todos los acusados son los sextos en la línea de sucesión a la Corona, ni han representado oficialmente a España en innumerables actos por esos mundos, ni han ido de duques o de duquesas por la vida mientras pudieron, ni reciben el título de Alteza, ni guardan en la cómoda la chatarra de una buena porción de medallas y condecoraciones de gran aparato. O dicho de otro modo: no todos los acusados de dos delitos fiscales relacionados con el saqueo organizado de las arcas públicas, cual ocurrió con el Instituto Nóos del que la Infanta formaba parte, y desde la sociedad Aizoon de la que era co-propietaria, salen tan campantes de los Tribunales, en disposición de reintegrarse como si tal cosa a la normalidad de Ginebra.
Tres juezas han dirimido si Cristina de Borbón, licenciada universitaria, responsable de diversas áreas de una Fundación bancaria y co-propietaria de una empresa, sabía o no sabía algo de números y de sus obligaciones con Hacienda, y si tenía alguna idea de dónde salía el pastón que entraba a chorros en su casa palacial. Por lo visto, la tal ciudadana vivía en la inopia, hacía y firmaba, a ciegas, lo que le decía su marido, no se preguntaba nada, y las juezas la han creído. Sin duda, la sentencia se ajusta al Código y a la Ley, pero la mayoría de los españoles no parece que compartan semejante credulidad.
Muy normal, por tanto, no parece aquí la normalidad de Ginebra. En realidad, no parece normal nada de cuanto ha sucedido durante el largo proceso contra los desvalijadores que actuaban amparados en el tabú de la Familia Real. Ahora bien; bonito sí que es el lago Leman.


Antonio Casado - Sánchez actúa en Madrid

21.02.17 | 08:16. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 20 (OTR/PRESS)

De Sudáfrica a Madrid pasando por Valladolid. La caravana de Pedro Sánchez pasa este lunes por el Círculo de Bellas Artes de la capital de España, donde presentará su proyecto político como aspirante a la Secretaría General del PSOE, de la que ya fue desalojado de aquella manera tras los lamentable Comité Federal del 1 de octubre.
No se trata de una convocatoria más de militantes como fuerza de choque de una candidatura reñida con las elites del partido. Será un acto abierto (o lo habrá sido cuando se lea este comentario) a ciudadanos interesados en saber cómo explica, por ejemplo, su apuesta por un PSOE "diferenciado de la derecha" y no un PSOE "cada vez más parecido al PP".
Esa línea de pensamiento escandaliza a los dirigentes socialistas. En sentido contrario, estos descalifican el peligroso acercamiento del candidato a Podemos y los nacionalistas. Al tiempo, defienden la política de "oposición útil" al Gobierno Rajoy que ejerce la ejecutiva interina al mando de Javier Fernández.
Reanimado por su reciente paso por Ciudad del Cabo (Sudáfrica), donde visitó la cárcel donde Nelson Mandela estuvo recluido durante 18 años y donde alternó con correligionarios europeos hablando de "Globalización y Socialismo", el ex secretario general deberá argumentar sus reproches a la comisión gestora. La acusa de haber dejado al PSOE "en tierra de nadie". Y le sigue reprochando haber permitido la investidura de Mariano Rajoy con la abstención de los diputados socialistas (todos menos los quince aferrados al "no es no" sanchista).
Pero es bien sabido que la gestora ha propiciado una coalición de "facto" con el Gobierno Rajoy. Y que esa complicidad PSOE-PP está funcionando como clave de la estabilidad política de España en la Europa de las incertidumbres.
En esas circunstancias, hemos de sumar a los análisis de situación un argumento tóxico para la causa de Sánchez. Me refiero a que su irrupción en las primarias, como presagio de un eventual retorno al sillón de Ferraz, es presentado por sus enemigos de dentro y de fuera como un factor de inestabilidad institucional. Lo cual agranda el frente antisanchista y reduce su causa a los dos o tres mil militantes (en un colectivo de unos 180.000), que van sobrados para cubrir aforos en distintos lugares: Dos Hermanas, Xirivella, Zaragoza, Valladolid...
Ahora toca Madrid, donde explicará como piensa conseguir un PSOE "de izquierdas, autónomo, libre de injerencias, diverso, plural, coherente, creíble, feminista, ecologista, federalista y laico". Le hubiera gustado añadir: "y ganador". Pero esa idea se la ha pisado Susana Díaz. También le hubiera gustado ofrecerse de "integrador" de las dos banderías enfrentadas en octubre. Pero esa bandera se la ha quedado Patxi López.


Escaño Cero - Tercera vía

21.02.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 20 (OTR/PRESS)

Bienvenida sea esa "tercera vía" propuesta por Artur Mas para resolver el conflicto entre Cataluña y el resto de España.
Lo increíble es que el hombre que creo ese conflicto y que le ha venido echando leña durante estos años sea ahora quién haya dicho que puede haber un camino intermedio entre "la independencia y el inmovilismo".
La realidad es que ese camino intermedio siempre fue una posibilidad que a poco que Artur Mas hubiese querido habría podido salir adelante como en tantas otras ocasiones la antigua Convergencia sabía negociar con Madrid obteniendo los mejores réditos para Cataluña.
Pero Artuir Mas entonces presidente de la Generalitat echó un órdago al Estado que sabía que no podía ganar aunque ha conseguido lo peor: dividir a la sociedad catalana, culpabilizar al resto de España de los problemas económicos de Cataluña que sobre todo tienen que ver con una mala gestión de la propia Generalitat y alimentar a la CUP hasta hacerse deudo de ella.
Aún así, ya digo que hay que dar la bienvenida a esa tercera vía de la que habla de Mas y no se podrá decir que el Gobierno no ha recogido el guante. Nada más conocerse que Artur Mas había hecho esa propuesta desde el Gobierno se dijo que iban a explorar es posibilidad y ya ha trascendido que están dispuestos a cumplimentar 45 de las reivindicaciones de la Generalitat amen de muchas otras cuestiones que les puedan satisfacer y que tienen que ver con asuntos culturales y de representación institucional.
En cuanto a esas 45 reivindicaciones la verdad sea dicha el Gobierno ya se había mostrado dispuesto a negociar, pero es hora de que además de hablar, haga porque es desesperante su inmovilismo.
Está por ver si ahora el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont es capaz de dejar de ser un rehén de la CUP y da un paso adelante en la dirección marcada por Artur Mas. Por lo pronto Puigdemont ha dicho que está dispuesto a hablar sobre propuestas concretas.
Ahora solo falta que los contendientes no jueguen de farol. Si la Generalitat quiere desatascar realmente la situación entonces tendrá que sentarse en la mesa de la negociación sabiendo que todo es susceptible de acuerdo menos la convocatoria de un referéndum independentista. Y Mariano Rajoy tendrá también que mover ficha demostrando cintura política e imaginación para encontrar esa tercera vía que permita a Cataluña sentirse a gusto con el resto de España y sobre todo volver a la normalidad.
Esperemos que en esta ocasión los protagonistas estén a la altura del papel que les toca interpretar.


Fermín Bocos - El nudo gordiano

21.02.17 | 08:16. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 20 (OTR/PRESS)

Es sabido que todo esfuerzo inútil conduce a la melancolía. Salvo que medie un milagro ese se parecer ser el destino de la ronda de contactos que impulsa el Gobierno con políticos, empresarios y personalidades del mundo cultural catalán. "Se puede hablar de todo, menos del referéndum" -tiene dicho Mariano Rajoy-. "Habrá referéndum, sí o sí"- replica Carles Puigdemont desde la "Generalitat".
El referéndum es el nudo gordiano. La piedra de toque de todo este desgraciado proceso que impulsado por los independentistas de Esquerra Republicana y por los conversos de la antigua Convergencia han inoculado en la sociedad catalana el peligroso germen de la división. División que se fomenta con todo tipo de actos de deslealtad institucional por cuenta del actual gobierno de la "Generalitat" y del anterior, el presidido por Artur Mas. El último y más sonado fue ceder el Palau Sant Jordi, sede de la "Generalitat", para una rueda de prensa en la que Mas, imputado en la causa judicial que investiga la convocatoria ilegal de la consulta del 9N (2014), cuestionó la legitimidad del tribunal que le juzga.
Antes de que sendas sentencias del Tribunal Constitucional declararan ilegales tanto el ensayo del 9N (el "referéndum de cartón"), como la llamada "hoja de ruta de la desconexión" aprobada por el "Parlament", desde la "Generalitat" han sido frecuentes las proclamas orientadas a crear un clima de opinión pública negacionista respecto de los vínculos históricos entre Cataluña y el resto de España. Un discurso orientado a construir una alegato acerca de supuestos agravios ("España nos roba") que justificarían la proclama separatista. Y que, de paso, se constituye en cortina de humo que pretende diluir la ineficiencia de los últimos gobiernos de la "Generalitat" a la hora de afrontar los problemas reales de los ciudadanos que viven en Cataluña: elevada tasa de paro, recortes en los servicios sanitarios, infraestructuras sin mantenimiento, retrasos en los pagos a proveedores, pérdida del cosmopolitismo cultural, etc.
España es el Estado unido más antiguo de Europa y ese legado que nos transmite la Historia solo podría ser cambiado por obra de la voluntad del pueblo español. De todo el pueblo, no de una parte. En ese registro fundamenta nuestra Constitución la legitimidad que ampara el rechazo a una consulta unilateral como la que reclaman los partidos separatistas catalanes.
No hace falta ser profeta para decir que la iniciativa de diálogo del Gobierno no cambiará los planes de quienes desafían la legalidad vigente soñando con superar el nudo gordiano que para ellos supone la Constitución vigente. Buscan la confrontación porque viven del conflicto. Conocido su juego, sería ingenuo hacerse ilusiones acerca del recorrido que puedan tener las ofertas de diálogo que excluyen cualquier referencia al referéndum.


Luis del Val - Esto no es un cuento

21.02.17 | 08:16. Archivado en Luis Del Val


MADRID, 20 (OTR/PRESS)

Vivimos en una finca bastante amplia, que proviene de principios del siglo XVI, y nuestros antepasados siempre vivieron expuestos a los ataques vecinos. Ultimamente hemos colocado una vallas algo más altas para que contribuyan a la disuasión de los que quieren asaltar la finca, pero incluso en el seno de la familia ha habido discusiones por colocar en lo alto elementos cortantes que puedan hacer daño y producir heridas entre los salteadores. Este tipo de discusiones son las más me desmoralizan porque, en ocasiones, me produce la impresión de que el enemigo está dentro. A pesar de las vallas, hemos contratado los servicios de una empresa de seguridad, que vigila día y noche para evitar que alguien salte la valla. Si alguien lo hace, los empleados del servicio de seguridad deben de tener mucho cuidado, porque si en el forcejeo uno de los asaltantes es herido, aunque sea levemente, podría ser sancionado, lo que explica, en parte, que tras producirse ataques multitudinarios haya más heridos entre los guardas que entre los asediadores.
Todo este servicio de seguridad nos cuesta bastante dinero y, sobre todo, retrae elementos que podrían estar trabajando en vigilar la infiltración de terroristas, uno de los aspectos que más nos preocupa, tanto a nosotros como a los habitantes de las fincas de alrededor.
Pero con ser esto un grave inconveniente, lo peor, lo que me produce una sensación de impotencia y me hace contemplar lo que sucede como si se tratara de un absurdo, es que, cuando los asaltantes logran burlar a los guardas y penetran en le interior de la finca, no nos dejan despacharlos. Más aún, nos obligan a ofrecerles un lugar en el que residir y alimentarlos, hecho que es conocido por los que intentan diariamente saltar la valla de la finca, y que los envalentona para lograr sus propósitos, porque saben que la entrada con violencia en una propiedad ajena -algo que está castigado en todos los países democráticos- aquí se convierte en un premio. ¡Ah! Se me olvidaba contarles que la finca de la que les hablo se llama Ceuta.


La semana política que empieza - Mirando hacia atrás sin (demasiada) ira...

20.02.17 | 08:16. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

Se me ocurrió este comentario al asomarme ayer a la ventana y comprobar que al almendro que desde ella se contempla empiezan a brotarle las hojas, como un anuncio prematuro de la primavera. Esta frase, "los almendros florecen en febrero", fue una de las consignas empleadas por los golpistas civiles, nunca juzgados, que el 23 de febrero de 1981 quisieron arrebatar las libertades a los españoles tras tomar el Congreso de los Diputados. Treinta y seis años hace de eso, y si traigo aquí el aniversario de aquella acción execrable, ocurrida precisamente el día en el que, tras la dimisión de Suárez, el Parlamento intentaba investir al también ucedista Leopoldo Calvo-Sotelo, es para resaltar las profundas diferencias entre aquella España y esta, en la que el peligro de cualquier intentona militar está tan descartado. Aunque, mirando hacia atrás, caben, claro, otras reflexiones...
Pienso en la verdad de la frase que afirma que "cuando peor estemos, que estemos como ahora", porque, sin duda, ahora estamos mejor que entonces, cuando había capitanes generales levantiscos y un terrorismo que mataba casi cada día; pero no todas las transformaciones se han completado de manera satisfactoria. Y constatamos que nos queda mucha democracia por mejorar y bastante territorio por estabilizar.
Por ejemplo, los partidos de entonces no son los de ahora: ni existe la antaño gobernante UCD, nacida sin duda para morir pronto, ni aquella Alianza Popular de Fraga es el Partido Popular que hoy nos gobierna, ni este PSOE convulso es el del Felipe González que iba a llegar, vía urnas, a La Moncloa año y medio después de aquel golpe de opereta, ni, obviamente, aquel Partido Comunista de Carrillo tiene mucho que ver con el que, desde Izquierda Unida, se ha aliado con el Podemos "de Pablo Iglesias", quien en aquellas fechas contaba tres años de edad. El hombre que representaba al nacionalismo catalán en aquel Parlamento es hoy, desde un bufete millonario, el defensor en el banquillo de la hija y hermana del Rey, y quien en mayo de 1980 se alzó con la presidencia de la Generalitat catalana es ahora un hombre desprestigiado, equiparable casi a un delincuente. Claro que ni aquella Europa, cuajada de políticos de peso, era la actual desconcertada UE, ni los Estados Unidos, donde Ronald Reagan acababa de tomar posesión de la Casa Blanca, eran, aunque algunos quieran ver lo contrario, los del estrafalario Trump.
Cierto que en España se han solucionado males que parecían casi endémicos, como las tentaciones golpistas -hoy, los militares españoles han recuperado todo su prestigio y constituyen un colectivo verdaderamente ejemplar_ o el terrorismo: ETA está liquidada, por más que algunos se resistan a considerarlo así hasta que no haya una declaración formal de disolución por parte de una banda a la que únicamente le quedan los asesinos y secuestradores presos. Nuestro país ya no es una nación aislada, carcomida por el desprestigio acarreado por la dictadura, que murió con Franco poco más de cinco años antes de que el ex coronel Tejero -¿Tejero? ¿Qué fue de Tejero?_ se lanzase a su loca intentona en el Congreso. Pero persisten en España la inestabilidad partidaria, las desigualdades sociales y las tentaciones separatistas: treinta y seis años después, España, una democracia asentada, mantiene desequilibrios e insuficiencias que estamos ante una oportunidad histórica de superar. Y por eso, en una efímera y modesta lección de Historia, me lanzo, contemplando los vestigios de la primavera, a recordar aquellos tiempos.
La debilidad de un Partido Socialista al que Pedro Sánchez, que este mismo lunes trata de recuperar el protagonismo perdido, llevó hasta una situación desesperada es, a mi juicio, el factor clave del irregular funcionamiento de nuestra democracia, basada, como es natural, en lo que debería ser la buena marcha de los partidos y en un gran pacto reformista que afecte a la Constitución. Sánchez quiere recuperar el poder cuando se celebren las primarias socialistas, y lo hace no contando con los apoyos ni de los medios de comunicación -esa asignatura en la que siempre han suspendido él y los otros candidatos socialistas_, ni de los propios "barones" del PSOE, ni de los veteranos, comenzando, claro, por el propio Felipe González. Ahora, Sánchez, que presenta un programa "apoyado por las bases", según dice, trata de atraer a su "fila cero" a notables periodistas o a famosos de toda laya, pero lo cierto es que cosecha más rechazos que complicidades. Y sus oponentes internos permanecen divididos... o demasiado silentes.
Lo cierto es que el hombre que prometió "enviar a Mariano Rajoy a la oposición", ha consolidado en la presidencia al gallego que quizá -quién lo sabe, tratándose de él_ se sentiría orgulloso encarnando los valores de Reagan, o de la señora Thatcher, en aquellos ya lejanos tiempos primera ministra del Reino Unido, e imitada por la actual "premier" de ese país, como Trump quisiera copiar las actitudes del Reagan "cowboy". Y hoy, el PP, que, en rivalidad con Ciudadanos, es lo más parecido, sin parecerse demasiado, a aquel centro-derecha que fue la UCD, se diferencia del partido fundado por Suárez en que este PP es más bien alérgico al reformismo. Entre 1976 y 1977, cuarenta años ya, Adolfo Suárez fue capaz de dar la vuelta al Estado como un calcetín. Algunos, pasadas cuatro décadas, pensamos que nos hallamos ante una segunda transición, susceptible de acoger otra etapa regeneracionista. Pero ¿cómo hacerlo cuando los partidos se ensimisman mirándose el ombligo y las disputas programáticas se solventan, como ha ocurrido en Podemos con Errejón, con promesas de puestos confortables allá por 2019? ¿Qué afán regeneracionista puede esperarse de quienes centran sus aspiraciones en ocupar, u okupar, un sillón?

Y aquí seguimos, con la principal amenaza para la estabilidad del país, que ya lo era en 1934, Cataluña, provocando insomnios, pero no soluciones. Ponemos la esperanza en las ideas que se le ocurran a un gobernante, fiándolo, como siempre, todo al "piove, porco Governo", y no en un pacto activo entre nuestros representantes, que son los partidos que llegaron al Parlamento, y la sociedad civil, casi tan débil ahora como hace cuarenta años. Los partidos siguen tan impermeables a la transparencia interna como entonces, lo mismo que los sindicatos, que algunas instituciones o que ciertos estamentos relacionados con las fuerzas de Seguridad. Volvemos la vista atrás, sin demasiada nostalgia y con solamente un poco de ira, y comprobamos que, en bastantes sentidos, estamos donde estábamos. Y ahí, precisamente ahí, es donde conviene actuar, avanzar, recordando las lecciones de la Historia que nos empeñamos en desconocer. En fin: lo eterno, lo verdaderamente perdurable, es que los almendros retornan siempre, hermosos, por mucho que haya quien quiera alterar las primaveras y corromper las democracias.


Francisco Muro de Iscar - La democracia aristocrática

20.02.17 | 08:16. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, (OTR/PRESS) Nadie discute que la democracia, tal como la conocemos, está en crisis y que necesita una reforma profunda que la vitalice e impida su demolición. El problema es cómo se hace eso. Mientras los partidos clásicos se agostan y se duermen, incapaces de encontrar fórmulas para conectar con el pueblo sin perder poder, en toda Europa están surgiendo partidos que quieren acabar con la esencia de la democracia europea tal como la conocemos. La amenaza de la ultraderecha en Francia, Holanda, Alemania o Austria es una pésima noticia para quienes defendemos la Europa de las libertades, de los derechos humanos y de la paz. Y, por el otro lado, el surgimiento de movimientos de corte marxista-leninista, como Podemos en España, tan viejo, tan antiguo y tan dañino como la ultraderecha, o como el nacionalismo cerril de Donald Trump en Estados Unidos son malas noticias para una democracia enferma que si se nos cae, nos puede llevar a situaciones peligrosas. Si en Francia gana Le Pen, la democracia europea no estaría enferma sino, posiblemente moribunda. No pocos, sostienen que la democracia ha llegado al límite y que hay que buscar otras fórmulas. De momento, casi todas son viejas y no hay ideas innovadoras ni revolucionarias. Frente a esta democracia de las élites, una forma de oligarquía matizada por elecciones cada cuatro años pero dirigidas férreamente desde los aparatos de los partidos, algunos oponen la democracia asamblearia, también vieja, quizás más antigua que la mayoría, pero imposible realmente en sociedades tan masificadas como ésta. Además, en España estamos asistiendo al fenómeno de que los movimientos asamblearios se convierten inmediatamente en dictaduras del liderazgo, aunque éste se someta a refrendos democráticos, que, inmediatamente, eliminan cualquier divergencia y, además, se refuerzan con un círculo cerrado y de la absoluta confianza del líder.
Entre los pocos que apuntan fórmulas nuevas, o casi, está el profesor e historiador belga, David Van Reybrouck, quien defiende "una democracia aristocrática, pero por sorteo". Hay que explicar la ocurrencia que no creo que tenga éxito, pero que encierra alguna reflexión positiva. Dice el profesor que la democracia tal como la conocemos está muerta, que los referendos conducen a decisiones más impulsadas por los sentimientos que por la reflexión, y que por eso, cuando se tengan que tomar decisiones de calado, habría que elegir una pequeña muestra representativa de ciudadanos, elegida aleatoriamente, que durante un tiempo -un mes, seis meses, ocho meses- estudiara al problema, escuchara a las partes, preguntara a los expertos y, luego, presentara su propuesta informada, que sería votada por todos los ciudadanos. Es la alternativa a esas Comisiones parlamentarias o reales, que hubo alguna vez y en la que un grupo de sabios reflexionaba sobre el problema antes de que los políticos decidieran con el carné en la boca o los ciudadanos votaran con las entrañas. No sé si este cambio es el que necesitamos, pero el mundo está cambiando y tenemos que cargar de peso a la democracia para que no la destruyan los antidemócratas desde dentro o desde fuera.


Carlos Carnicero - Respetar a una Justicia que se respete

20.02.17 | 08:16. Archivado en Carlos Carnicero


Madrid, 19 Feb. (OTR/PRESS)

El llamado caso Noós ha tenido una sentencia acorde con la ley, que como era de esperar ha sido polémica. Era imposible que no lo fuera cuando por primera vez en la historia de España se sienta en el banquillo una hermana y un cuñado del Rey.
La sentencia es un prolijo documento de 741 páginas en donde se desmenuzan los hechos y se establecen los criterios acordes al código penal que se ven reflejados en la sentencia.
Lo más impresentable de este asunto son las manifestaciones inmediatas del juez instructor del caso, José Castro y del fiscal, Pedro Horrach, que ya habían dado sobradas muestras de falta de responsabilidad en sus comportamientos públicos durante el proceso.
Algunas perlas:

El juez Castro determina que la sentencia ha dado por bueno que la "infanta era una mujer florero".
Añade el juez: que "se le pregunte" a otras personas que han sido juzgadas como "Isabel Pantoja" a ver si consideran que han recibido el mismo trato que la Infanta.
Por último, el magistrado considera que la sentencia debe convencer a toda la ciudadanía con su argumentación. Las sentencias no tienen que convencer a nadie porque su única servidumbre es aplicar la ley.
Quizá lo más interesante es que, por confesión del propio juez, en el momento de hacer estas declaraciones no había leído el texto de la sentencia.
Por su parte el fiscal del caso, Pedro Horrach, también a bote pronto a indicado a los medios que "la gravedad de las penas ya implica un cierto riesgo, con lo que se deben adoptar la medida necesaria para minimizar este riesgo".
Quizá hubara sido más propio y prudente reflexionar detalladamente sobre la sentencia y meditar antes de anunciar sus intenciones.
En la mayor parte de los países que son estado de derecho, es insólito que los jueces y fiscales hagan declaraciones públicas sobre los sumarios en los que intervienen. Es una larga tradición no escrita que estos funcionarios públicos deben limitar sus pronunciamientos a los que realicen en los actos jurídicos que les son propios, es decir autos judiciales, diligencias y sentencias.
Todas las sentencias de los tribunales están sometidas a crítica pública, pero en esos pronunciamientos deber guardarse algunos límites.
En primer lugar, los jueces no son libres y arbitrarios para aplicar la justicia que está sometida a la ley. Y la ley, sobre todo en los sistemas en los que el código penal tipifica los delitos y la escala de penas que les corresponde en función de atenuantes y agravantes. Poco margen tienen ateniéndose a estos criterios.
Pero lo que resulta intolerante es que jueces, fiscales, políticos y periodistas, es decir gente a la que se supone formada mínimamente sobre la forma en que opera la Justicia, se atrevan a descalificar actos jurídicos asumiendo que los jueces y demás funcionarios públicos redactan sus resoluciones en función de intereses políticos o personales. Es decir, en los casos que critican con esos criterios, afirman que esos jueces son prevaricadores sin aportar ninguna prueba.
Cuando además jueces como el señor Castro, no se contienen en sus descalificaciones públicas sobre sumarios en los que han intervenido, no es de extrañar que en España se tenga tan poco respeto por la Justicia.
Con estos comportamientos se abona la idea de que las resoluciones del Tribunal Constitucional no hay por que acatarlas.


Carmen Tomás - Y ahora, la plusvalía municipal

19.02.17 | 08:16. Archivado en Carmen Tomás


MADRID, (OTR/PRESS)

El Tribunal Constitucional por unanimidad, ha estimado parcialmente la cuestión de inconstitucionalidad planteada por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Donostia, en relación con varios artículos de la Norma Foral 16/1989, de 5 de julio, del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana del Territorio Histórico de Guipúzcoa. En la práctica y según todos los expertos consultados, el TC ha anulado el gravamen que pesa sobre la revalorización de los inmuebles al ser vendidos, pero que en la práctica se paga siempre, aunque el inmueble o solar se venda por debajo del precio de compra. El Ayuntamiento a la hora de reclamar el impuesto no tiene en cuenta si ha habido o no revalorización en la transacción. Siempre la hay y siempre sale a pagar. En todo caso, las reclamaciones deberán ser individuales y previamente es aconsejable enterarse primero de si compensa iniciar un proceso judicial para reclamar lo cobrado de más.
Eran muchos los expertos del sector y abogados que venían insistiendo en que los ayuntamientos estaban cobrando indebidamente este impuesto en muchos casos. El pinchazo de la burbuja inmobiliaria y el desempleo han hecho que muchos miles de españoles se hayan visto obligados a vender sus casas por debajo claramente del precio pagado en su compra. En muchos casos, las bajadas de los precios de los inmuebles han sido del 50 por ciento. Y, sin embargo, los ayuntamientos, no han modificado a la baja los parámetros para calcular la base sobre la que se aplica la plusvalía municipal en la venta de un inmueble. "Usted lo ha vendido por esta cantidad porque lo digo yo y punto".
No hay que olvidar que los ayuntamientos durante la burbuja nadaban en la abundancia. Los ingresos no paraban de llegar a las arcas municipales y que el fin de la fiesta del ladrillo les produjo una merma de los ingresos de en torno al 70 por ciento. Así que no iban también a reducir los parámetros sobre los que se aplica el impuesto del que hablamos. Ahora, con todos los datos y números en la mano y con ayuda de expertos es imprescindible hacer cuentas y comprobar que realmente podemos hacer la reclamación y si compensa económicamente. Y es de esperar que los ayuntamientos con esta sentencia en la mano se dispongan "motu proprio" a reconsiderar las bases de cálculo y a partir de ahora ahorren a los ciudadanos los gastos de reclamar judicialmente. Tengo mis dudas de que esto vaya a ser así. Pero, visto lo ocurrido con las preferentes o las clausulas suelo, por qué no pensar que en este caso a los ayuntamientos se les vaya a instar al mismo comportamiento que a los bancos. Veremos


Victoria Lafora - La libertad del fiscal

19.02.17 | 08:16. Archivado en Victoria Lafora


MADRID, (OTR/PRESS)

La absolución de la Infanta Cristina, con el apoyo sostenido y enérgico de instituciones como la Fiscalía, la abogacía del Estado, la propia Hacienda, y la negativa de las fiscales de Murcia a firmar el acta que exculpa al presidente de la Comunidad, ponen, otra vez, en entredicho la libertad de los fiscales, obligados por la dependencia jerárquica.
¿Tenían otra vía que no fuera la absolución las tres magistradas de Palma, ante los vibrantes alegatos en su defensa del fiscal Horrach? El abogado defensor, el padre de la Constitución, Roca Junyent, que afirmó sentirse "levitando" al conocer la sentencia, tuvo un colaborador inestimable en quien debía haber ejercido la función de acusación pública. Si, además, durante la vista, se descubre que la acusación particular era una organización de chantajistas que acabaron con sus huesos en la cárcel, el papel del tribunal ha sido impecable.
Cabe preguntarse en qué momento del larguísimo proceso el fiscal Horrach se separó de las tesis del juez Castro, cuando habían llevado mano a mano la instrucción del caso Noos, y sus discrepancias llegaron hasta el punto de verter sospechas de prevaricación en un escrito contra el magistrado instructor y, hasta entonces, amigo personal.
La sospecha de que la dependencia jerárquica estuvo detrás de ese cambio de criterio ha calado en la opinión pública y aún más tras conocer lo sucedido esta semana con los rapapolvos a las dos fiscales de Murcia por parte, incluso, del ministro de Justicia, Catalá, quien recordó que "en casos de especial relevancia" la dependencia jerárquica es de obligado cumplimiento.
Esta ambigüedad entre la libertad del fiscal que, con las pruebas de la investigación en la mano, plantea una acusación basada en hechos, y la obligación de acatar la orden de su superior, que no conoce la causa o la conoce menos, cuestiona el principio de que la Justicia es igual para todos. Sobre todo en casos de "especial relevancia" como afirmó el ministro sin despeinarse.
Si se le añade el dato de que un día antes de que la Fiscalía General del Estado impusiera a las fiscales de Murcia no investigar al presidente Pedro Antonio Sánchez, por presuntos delitos de cohecho, fraude y revelación de información reservada, este se habría reunido en el congreso del PP con el ministro Catalá, todo empieza a oler mal.
El ministro y portavoz, Iñigo Méndez de Vigo, aclaró ante el escándalo, que los fiscales "actúan siempre en salvaguarda de la ley y están sometidos a dos principios el de independencia y el de jerarquía". La clave es averiguar cuál de los dos principios considera el Gobierno que debe primar. Da la impresión, por lo menos en los casos de la Infanta y del presidente de Murcia, por citar solo los dos últimos, de que la "obediencia debida" se impone a la independencia.


Siete días trepidantes - Quedan motivos, tras la sentencia, para el optimismo

19.02.17 | 08:16. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

Ahora solo falta, nos vino a decir el que fuera juez instructor de la "causa del siglo", el veredicto de la ciudadanía: cuánto desgaste han sufrido la Justicia y la forma monárquica del Estado con el lance Cristina-Urdangarín. Me cuentan que ya se han puesto en marcha, privada y semipúblicamente, al menos dos grandes encuestas para conocer en profundidad si, en efecto, este desgaste se ha producido y cuánto. Hemos escrito todos tanto, y en ocasiones tan vanamente, acerca de la "sentencia del año", la que condenó a Urdangarín y absolvió penalmente -solo penalmente- a su esposa, la aún infanta, que ya solo cabe hablar de sus posibles consecuencias a medio y largo plazo. ¿Estamos ante un terremoto o se aquieta la tormenta? Apostaría más por lo segundo que por lo primero. Creo que, en todos los contenciosos de fondo que tenemos abiertos, cabe vislumbrar algunos rayos de esperanza: confiemos en que nuevos nubarrones no los oculten otra vez, agostando las briznas de optimismo.
La semana, a mi juicio, ha estado presidida por los titulares en torno a la sentencia del "caso Nóos". Pero no puedo olvidar, en este resumen, otro titular que, como esta sentencia, me induce a confiar en que algunos de nuestros grandes males podrían, si todos mantenemos la cabeza fría y el juicio sensato, tener remedio. Me refiero a la siguiente apertura de un periódico el pasado viernes: "Mas afirma en Madrid que hay alternativa a la independencia". Luego paso a comentar también este importante factor de nuestra actualidad, relacionado igualmente con la estabilidad del Estado y sus instituciones.
Contraviniendo algunas opiniones, sin duda de tanto valor como esta, que he venido leyendo y escuchando, me atrevería de decir que la sentencia, la más traída y llevada, y acaso la menos leída, de nuestra historia reciente, quizá sirva para cimentar la idea de que nuestra Monarquía puede regenerarse. Veremos qué nos dicen, si llegamos a conocerlos en su totalidad, esos sondeos. Y lo mismo podría especular sobre si se va abriendo paso en nuestra opinión pública la sensación de que, al fin y al cabo, la Justicia es, en nuestro país, bastante más sólida de lo que algunos, incluyendo ciertos políticos, se empeñan en proclamar.
Indudablemente, el "juicio Nóos" era necesario; era precisa esta sentencia, a mi poco especializado entender equilibrada, tras un proceso en el que han abundando las trapisondas. ¿Cómo cimentar en los españoles la idea de que la Justicia funciona bien en medio de las trifulcas públicas entre un juez que se siente estrella y que no ha sabido superar el morir de éxito y un fiscal empeñado en "su" verdad, mientras la defensa de la hija y hermana de reyes desvelaba que la acusación, ejercida por un grupo gansteril, se atrevió a exigir dinero a cambio de retirar su demanda, que era la única existente contra la esposa de Urdangarín, al parecer siempre ignorante de las trapisondas de su marido?

Quizá, escribía yo en las últimas horas en un periódico digital de reciente aparición y que lleva por mancheta el del histórico "El Debate de hoy", quizá resulte que la sentencia ha venido a poner algunas cosas en su sitio. Se requería más valor para tomar la decisión de no condenar penalmente a la Infanta que para enviarla a prisión, como se enviará sin duda a su esposo, apelaciones al margen. Y, con las excepciones que preveíamos, las reacciones de la clase política en este sentido han sido moderadas, incluso positivas para la causa judicial. En España, aunque demasiado tarde, porque la Justicia bate records de lentitud, quien la hace, la paga. Y paga en su justa medida, sin excepciones, aunque a veces con demasiadas estridencias y, claro, con algunas equivocaciones.
Otro aspecto crucial, me parece, es averiguar cómo sale de este enojoso lance lo que podríamos denominar la "causa monárquica". El hecho de que, poco antes de producirse esta sentencia, se hubiesen filtrado algunas cosas sin duda negativas para la imagen de Juan Carlos I, me hace pensar en que el eterno debate subyacente bajo la piel política del país, Monarquía-República, se estaba avivando de manera no precisamente casual: hay muchos indicios en este sentido. La digna reacción que Felipe VI está sabiendo mostrar ante la conducta de su hermana, que no ha querido, hasta el momento, renunciar a sus derechos dinásticos, juega a favor del Monarca, que sabe que tiene que ganarse el trono día a día y que no puede cometer algunos errores que sí cometió su padre. Y entiendo que también hay otros muchos factores, entre ellos el de la búsqueda nacional de una estabilidad política, al margen de la ejemplaridad del actual jefe del Estado, que inclinan la balanza en favor de la idea ignaciana de que, en tiempos de crisis, no debe hacerse mudanza. Y menos en tema tan capital como el que nos ocupa.
Ya digo: veremos lo que dicen las encuestas, cuando empiecen a publicarse, pero tengo la sensación de que una aplastante mayoría de ciudadanos no quiere embarcarse ahora en aventuras acerca de la forma del Estado. Sobre todo, recordando un año en el que la llamada clase política ha mostrado una inquietante incapacidad para resolver por sí sola, en base a un gran consenso, los problemas que esa misma clase planteó.
Quisiera creer que, con la provisionalidad que todo lo impregna en España, la solvencia de las dos instituciones citadas ha quedado, hasta cierto punto, y con los claroscuros de siempre, consolidada. Ha llegado el momento ver cómo sobrepasan la Justicia, y la propia Jefatura del Estado, otras pruebas, me parece que de mayor envergadura y peligro que la del juicio contra doña Cristina de Borbón y don Iñaki Urdangarían. Hablo, por ejemplo, de la deriva secesionista catalana, a la que Mas, en una comparecencia universitaria, parece encontrar salidas pactadas, consciente como es de la imposibilidad de que una parte de España se segregue de ella. Y claro que las hay, me refiero a las salidas. Ahí está, por ejemplo, el artículo 152 de la Constitución, aplicable a un referéndum tras una reforma consensuada del Estatut.
Pero el desarrollo puntual de esta última idea exigiría, acaso, un nuevo comentario, pues no quisiera sobrepasar los ya excesivos límites de este. Gracias, en todo caso, lector, por su interés hasta aquí. Y mantengamos el optimismo... y los dedos cruzados.


A vueltas con España - Desconfianza en la justicia

19.02.17 | 08:16. Archivado en José Luis Gómez


MADRID, (OTR/PRESS)

La sentencia de la Audiencia Provincial de Palma por el caso Nóos vuelve a dividir a los españoles o, si se prefiere, a los medios de comunicación con los que de alguna manera la gente se siente más identificada. Lo que para unos -los más afines a la monarquía- es una sentencia justa, además de razonable, para otros -los más situados a la izquierda- premia la confianza de la infanta Cristina de Borbón, hermana del rey Felipe VI, en un marido delincuente. Casi nadie ha dicho lo que debería decirse: si confiamos en la justicia, hay que respetar la sentencia, que es recurrible. Pero, por lo que se ve, al menos una parte de los españoles no cree en la justicia, sobre todo en sus más altos estamentos, que serían aquellos con más riesgo de politización.
No es una buena señal no confiar en la justicia, lo cual abre otro debate: ¿debe revisarse el actual modelo de la justicia en España y el gobierno de los jueces? Se supone que una democracia madura debería saber resolver ese problema, del mismo modo que ha sabido recuperar la imagen del Ejército, de la policía o de la Guardia Civil, estamentos en su día connotados con la dictadura franquista, en los que hoy en día puede haber ovejas negras, como en cualquier otra faceta de la vida, pero no hay sospechas que acrediten razones de desconfianza generalizada.
Si los españoles confían en la justicia que imputa a la infanta pero no en la justicia que la absuelve, tanto los españoles como la justicia tienen un problema grave. No querer verlo, ni menos aún resolverlo, no hará más que perseverar en ese túnel de inmensa oscuridad. Lo sano es que un país crea en la justicia, del mismo modo que cree en los médicos o en los enfermeros.
Cuando la Infanta fue imputada por el juez, a pesar de los obstáculos de la Fiscalía, la abogacía del Estado y Hacienda, se puso en valor que había funcionado el Estado de derecho y que nadie estaba ya por encima de la ley. Ahora que ha sido condenado su marido pero no ella, se dice que era cómplice y coartada, escudo y arma de su marido, Iñaki Urdangarín. Obviamente, ambas cosas no pueden ser ciertas a la vez.
Salvando todas las distancias, con esto de la justicia también puede estar pasando algo parecido a lo del fútbol. Todos llevamos un entrenador dentro y sabemos quiénes deben jugar y quiénes deben ser sustituidos. A veces incluso tenemos razón, pero resulta que los entrenadores toman otras decisiones porque ellos saben cosas que nosotros no sabemos, como los estados de salud y de ánimo de ciertos futbolistas. Seguramente la Audiencia Provincial de Palma sabe mucho más que nadie del caso Nóos; puede que sepa incluso más de lo que resume en la sentencia, a pesar de tener un millar de folios. Y si no es así, y resulta que ha hecho una sentencia a medida, como insinúan algunos, el problema no es la Audiencia de Palma, sino todo el sistema judicial español y el propio Estado.
La conclusión parece evidente: o los españoles confían -confiamos- en la justicia o deben -debemos- cambiarla cuanto antes. Pero un país no puede tener seguridad -ni futuro- si siempre está diciendo lo que se dice estos días de la sentencia de la infanta, a quien por cierto, si es inocente, habrá que devolverle su estatus. ¿O no?


Más que palabras - El relato, la sentencia y la monarquía

18.02.17 | 08:16. Archivado en Esther Esteban


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

El relato que vienen contando desde hace años todos los periódicos comenzaba en septiembre de 2003, "Iñaki Urdangarin se vistió de corto en Marivent para disputar un partido de pádel en la pista privada de la residencia estival de su suegro, el Rey de España. Entre los jugadores que se dieron cita destacaba un invitado especial: el flamante presidente del gobierno balear y ex ministro Jaume Matas. Allí, entre revés y revés, se fraguó el inicio de una relación crematística que permitió al duque de Palma ingresar en sus empresas y en la supuesta ONG que controlaba con el profesor de Esade Diego Torres, el famoso Instituto Nóos, más de 2,5 millones de euros públicos otorgados por el Govern balear a dedo. Un negocio que a la postre le llevó al banquillo de los acusados, donde el año pasado afrontó una petición de 19 años y medio de cárcel de la Fiscalía Anticorrupción en un juicio que duró seis meses. Han pasado 14 años y esa simbólica partida de pádel toca a su fin".
Este es un fragmento de la crónica que mi colega Eduardo Colom firmaba en El Mundo poniendo en situación los orígenes de un caso de corrupción que se leerá en la historia de España, y que ha tenido unas consecuencias evidentes para la Monarquía.
Este viernes a las doce de la mañana supimos que un yerno del Rey Juan Carlos, el cuñado de Felipe VI va a entrar en prisión por haber cometido graves delitos. El marido de la infanta Cristina, exduque de Palma, estaba acusado de tráfico de influencias, malversación, prevaricación, fraude, estafa, falsedad, contra Hacienda y blanqueo de capitales. La Fiscalía pedía para él una condena de 19,5 años de reclusión y Manos Limpias solicitó 26,5 años y al final después de una tensa deliberación la sección primera de la Audiencia Provincial de Palma le ha condenado a 6 años y 3 meses de cárcel.
En cuanto a la Infanta Cristina de Borbón, hija y hermana de reyes, para quien el sindicato Manos Limpias reclamaba 8 años de cárcel por dos delitos fiscales finalmente ha sido exonerada pero su imagen ha quedado para siempre dañada y ha estado a punto con su negativa a renunciar a los derechos dinásticos, de llevarse a la institución por delante.
Once años y un día después de que el diputado socialista Antoni Diéguez pidiera explicaciones por elevado coste de un foro sobre turismo -1,2 millones de euros- organizado para el gobierno balear por Iñaki Urdangarin hay una sentencia que no deja lugar a dudas sobre las prácticas corruptas de todos los personajes que han intervenido en la trama.
La sentencia tenía que ser ejemplar y ejemplarizante -aunque para muchos no lo ha sido- porque si es cierto aunque yo lo dudo que en este país "quien la hace la paga", con el yerno del rey y una infanta de España no sería tolerable hacer una excepción. Este caso ha sido, desde siempre, una cuestión de Estado porque la posible cobertura que habría proporcionado la casa Real a los negocios ilícitos del "yernisimo" ponía en riesgo a ojos de muchos uno de los pilares del estado de derecho establecido por la Constitucion del 78: la monarquía. De hecho el juicio ha puesto a la jefatura del Estado en una situación delicadísima. El rey Juan Carlos, por mucho que se haya querido vender su abdicación como un relevo generacional, se marchó por el profundo desgaste que a la institución le suponía este caso, que además coincidió en el tiempo con el deterioro de su imagen tras conocerse su relación con Corinna y el accidente, cuando se encontraba cazando elefantes en Botsuana.
Han sido unos tiempos difíciles, coincidiendo además con la crisis económica más dura desde la transición, donde ha parecido que el sistema se derrumbaba porque está claro que la supervivencia de la monarquía, que basa su autoridad en la ejemplaridad es absolutamente incompatible con la corrupción. Y ahí es donde el Rey Felipe VI ha acertado, primero desvinculándose por completo y rompiendo relaciones con su hermana y después manteniéndose firme pese a tratarse de su hermana su cuñado y sus sobrinos.
Ese lacónico "respetamos la actuación de la justicia" que ha sido el mantra de la Casa del Rey durante todas las decisiones judiciales, esconde una realidad muy dura nivel personal y como jefe del Estado. Es el Rey y sabe de sus responsabilidades que no son pocas. Haber cometido algún error a modo de injerencia hubiera sido letal para la institución. La monarquía, no nos engañemos siempre está y estará en el punto de mira.


Andrés Aberasturi - La banca

18.02.17 | 08:16. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

Vaya por delante que comprendo que la banca, así, en general, es un negocio y no una ONG; pero una vez aclarado eso déjenme que les diga que no todos los negocios son iguales. Y el de la banca, para qué nos vamos a engañar, es uno de los más impresentables o al menos lo han convertido en eso a lo largo de los años. Lo suyo es la herencia puesta al día de los antiguos usureros, es la usura legalizada y legitimada, un tinglado que nunca pierde y cuando pierde por la mala gestión de los que la dirigen con sueldos inmorales y retiros escandalosos, no pasa nada: cuando los bancos pierden los rescatamos entre todos con una lluvia de millones que buena falta harían, por ejemplo, en la hucha de las pensiones de la Seguridad Social.
Y las banqueras y los banqueros (que no los bancarios) no son inocentes, no nos engañemos; puede que sean necesarios, incluso puede que sean imprescindibles y mucho más en un mundo globalizado y controlado por un sistema capitalista que, según creemos muchos, se ha pasado de la raya. Y no son inocentes porque abusan de su poder, porque imponen unas reglas de juego que, como se ha visto, son inmorales y además ilegales; pero son tan grandes, mandan tanto, se han hecho con tantísimos "clientes" que resulta más peligroso perseguir sus desmanes que cambiar esas regulaciones que deberían hacer del negocio algo transparente y limpio, bueno para todos. Tenemos ejemplos lejos y cerca: cuando el imperio del actual presidente de los EEUU entró en quiebra se discutió qué hacer y fue preferible sostenerlo a base de millones a dejar que cayese. Aquí cerca conocemos esa historia porque es lo que pasó con las cajas y algunos bancos.
Estos días estamos asistiendo aturdidos al sinfín de inmoralidades que se han ido cometiendo con la mayor impunidad en el sector financiero y ahora parece que empiezan a ser delictivas. ¿Y saben una cosa terrible? Temo que la Justicia les apriete las tuercas porque al final seremos todos quienes paguemos sus multas gracias a nuevas cobros -ya no sé si queda alguno- por sacar nuestro dinero y hasta por ingresarlo. Los bancos nos cobran ya hasta los sellos que no usan. Cláusulas suelo, preferentes, engaño del Indice de Referencia de Préstamos Hipotecarios, fraudes en la contabilidad bancaria, cobro de dietas, bonos, indemnizaciones, jubilaciones y planes de pensiones radicalmente inmorales por los directivos, las famosas tarjetas opacas. ¿Les suena todo esto?

Si al menos tantos escándalos sirvieran para hacerles reflexionar pero va a ser que no: lo que les quiten por un lado nos lo van a cobrar por otro y debe ser el único negocio que cuando va mal en lugar de bajar los precios y dar facilidades, los sube y se encierran en su fortín. Hay tanta demanda que las ofertas las fijan ellos manejando un dinero que, encima, es el nuestro.


Fermín Bocos - Incertidumbre política

18.02.17 | 08:16. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

A Mariano Rajoy le preocupa la estabilidad política de España. Esa inquietud recorre sus palabras en dos recientes entrevistas. Al perder el PP la mayoría parlamentaria, con 134 diputados, todos sus pasos en el Congreso están supeditados a pactos con otras fuerzas. Hasta la fecha el firmado con Ciudadanos y el apoyo ocasional del PSOE le ha facilitado una hoja de ruta llevadera, pero eso puede cambiar. Cambiar en razón de los desafíos de Podemos y, sobre todo, del resultado de las primarias del Partido Socialista.
Es pronto para concluir si la estrategia de confrontación -dentro y fuera del Parlamento-, elegida por la dirección de Podemos va a radicalizar la vida política nacional devolviéndonos a los días que se contaban por manifestaciones y choques con la policía en las calles de las grandes ciudades. Para que dicha orientación de la lucha política pudiera alcanzar lo que llamaríamos "masa crítica", el movimiento que encabeza Pablo Iglesias necesitaría el concurso del PSOE.
No habría que descartarlo visto que el proceso de primarias en el que los socialistas elegirán a su nuevo líder es de pronóstico incierto. De los tres candidatos posibles, dos: Patxi López y Pedro Sánchez, ya están en la carretera. Falta saber si Susana Díaz entrará, por fin, en la liza. Pedro Sánchez que tras su traumática defenestración respira por la herida, tiene dicho que sí recupera la secretaría general se acercará a Podemos.
El resultado de estos comicios es impredecible. Las primarias son procesos de desahogo de los afiliados y en el caso de los socialistas la militancia está polarizada. Dividida entre quienes apoyaron el relevo de Sánchez inducido por los barones regionales y quienes lo interpretaron como un golpe contrario a los usos del partido. Polarización y crispación que hemos visto en los primeros mítines de Sánchez en los que sus seguidores cargaban contra Susana Díaz, contra los dirigentes de la Gestora e incluso contra Felipe González. Nada de lo que sucede estos días en España contiene tantos elementos de incertidumbre como las primarias del PSOE. De su resultado depende el futuro de este partido centenario y, lo que pensando en los intereses de los españoles, todavía es más importante. Hablo de la estabilidad política del país. En ese registro hay que situar la preocupación expresada por el presidente del Gobierno.


Antonio Casado - Absuelta, no ejemplar

18.02.17 | 08:16. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

Si alguien quiere ser principal ha de ser ejemplar. Es una regla no escrita que nos remite al clásico "Nobleza obliga". Principios de conducta que no brillaron precisamente en el caso de Iñaki Urdangarín y su esposa, la infanta Cristina, sexta en la línea de sucesión a la Corona de España.
Al margen de su diferente valoración judicial (ella absuelta, él condenado a seis años y tres meses de prisión), a la espera de los consabidos recursos, ya hace tiempo que el matrimonio y sus hijos empezaron a penar. No en los términos prescritos en la sentencia del caso Nóos (pieza separada número 26 del caso Palma Arena), sino en soledades, horas de sueño, desgarros familiares, sufrimiento personal, estigmatización pública, pena de telediario, etc, etc.
De eso no redime a la infanta la sentencia que el viernes la dejó libre de cargos con todos los pronunciamientos favorables. Queda en paz con la justicia. Pero ya ha pagado con creces esa victoria técnica. Y me temo que seguirá pagando por haber olvidado que la ejemplaridad es la servidumbre de la púrpura. Si su marido y ella lo hubieran tenido en cuenta, tal vez nos habríamos ahorrado ciertas teorías conspirativas, como que había una conjura contra la Corona. O que la infanta estaba siendo tratada desigualmente, pero en su perjuicio y no en su beneficio.
No es una rareza que la infanta tuviera que responder por un delito fiscal en grado de colaboración. A ella le debió parecer un agravio tener que pagar la pena de telediario y sentarse en un banquillo, si nos atenemos a sus excursiones por los cerros de Ubeda cuando tuvo que comparecer, primero ante el juez Castro y luego ante el tribunal juzgador.
La infanta evasiva ("no sé", "no me consta", "no me acuerdo") queda en mala situación para defender su inocencia después de su absolución técnica. Tiene difícil hacerlo en nombre de la ejemplaridad y la transparencia pregonadas por su hermano, el rey de España, Felipe VI.
A la espera de los recursos que puedan presentar las partes, dos sombras planean aún sobre el escándalo. Una era la duda de si se habrá respetado el principio de igualdad ante la ley. Y otra, si el proceso indagatorio se habrá ocupado de rastrear el grado de consentimiento de la Casa Real por la utilización del carisma de la Corona en practicas delictivas.
En mi opinión, la primera de las dudas se ha desvanecido. Especialmente desde que el tribunal se negó a aplicar la llamada doctrina Botín (absolución inmediata por falta de acusación del fiscal). No está tan claro que se haya despejado la segunda de las dudas. Me refiero al grado de complicidad que pudo haber en la Casa Real en relación con el desvío de dinero público hacia bolsillos privados por trabajos de dudosa utilidad. Nunca lo sabremos a ciencia cierta.


Escaño cero - Paso atrás

17.02.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

Lo que queda de la visita de Benjamín Netanyahu a Estados Unidos son malas noticias. Y es que Donald Trump ha decidido lavarse las manos dejando que israelitas y palestinos arreglen solos sus asuntos.
En la rueda de prensa conjunta de Trump y Benjamín Natanyahu hemos visto a dos líderes que se entienden y que no se van a llevar la contraria haga lo que haga el uno u el otro.
Trump ha dejado claro que por lo que a él respecta son los israelitas y los palestinos los que tienen que buscar una solución a sus problemas, pero eso sí dejando claro sus simpatías por lo primeros y por tanto dejando a la intemperie a los segundos.
Es verdad que Estados Unidos, como el resto de la comunidad internacional venían fracasando en el empeño de lograr un acuerdo definitivo en Oriente Medio, pero también es verdad que hasta ahora Israel no ha ido aún más lejos en algunas de sus políticas precisamente porque sabía del rechazo que provocaban en el ámbito internacional aunque aparentemente no le importara.
Pero ahora Trump ha dado carta blanca a Netanyahu para que haga y deshaga a su antojo diciendo que el no se va a meter en el conflicto que enfrenta a Israel con los palestinos, de manera que nos podemos poner en lo peor.
Si la política de asentamientos en territorio palestino viene siendo una constante ahora con la carta blanca de Trump las cosas pueden ir a peor provocando nuevos enfrentamientos entre las dos comunidades.
El problema es que si Estados Unidos se ausenta de Oriente Medio nadie podrá ocupar ese vacío teniendo en cuenta que la Unión Europea viene siendo incapaz de tener una política exterior común. Es en situaciones como esta donde afloran y es más visible la falta de peso específico de la UE.
Se impone pues apelar a israelitas y palestinos, a los ciudadanos más templados y responsables de ambas comunidades para que influyan en sus dirigentes obligándoles a buscar un camino realista para la paz.
Desgraciadamente en los últimos años el entendimiento ha sido imposible habida cuenta del predominio de Hamas, es decir de los islamistas radicales en el campo palestino y del Likud, es decir de los israelitas radicales extremistas en el campo de Israel.
Los extremos se tocan y se retroalimentan y es lo que han hecho Hamas y el Likud meter en un espiral endiablada a sus conciudadanos con el objetivo de hacer imposible cualquier acercamiento.
Por eso solo queda que sean los ciudadanos de a pie de ambas comunidades los que alcen su voz y digan basta, sabiendo eso sí, que el camino de la paz está lleno de renuncias y que pocas veces los términos de la paz son realmente justos.


El Abanico - Paco Arango: Lo que de verdad importa

17.02.17 | 08:16. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

Con los años, trato de evitar todo lo que me pueda alterar, incluso las películas violentas, cuyos protagonistas son gente sin escrúpulos, en las que el tema suele abordar el lado más oscuro del ser humano. Quizá me he vuelto más selectiva, o más ñoña, puede ser, lo cierto es que ahora busco películas de las que cuando salgo de la sala lo hago con una sonrisa, contenta y feliz. Un estado de ánimo que me permita enfrentarme a los problemas cotidianos con optimismo.
Supongo que es lo que le ocurre a la mayoría de la gente, por eso cuando el otro día me metí en el cine atraída por el título de la última del productor Paco Arango titulada "Lo que de verdad importa", sabía de antemano que me iba a gustar, como todo lo que él hace, teniendo en cuenta que lleva años, diez creo recordar, ayudando a miles de niños enfermos de cáncer.
No exagero si digo que "Lo que de verdad importa" es una gran película, en la que la enfermedad se trata con delicadeza y optimismo, casi de forma tangencial para que el público no se sienta incómodo en sus butacas, y en la que la palabra maldita ha sido sustituida por "regaliz", con el fin de que no traumatice a los más pequeños y el público pueda centrar la atención en otros aspectos más positivos de la película: lo guapo que es el actor principal Oliver Jackson Cohen o la actriz Camila Luddington, lo verde que es el paisaje, lo tranquila que es la vida en Nueva Escocia, un pueblo pequeño de Canadá. Un chute de esperanza, de la que tan necesitados estamos.
El film se estrena oficialmente el día 17. De que tenga éxito o no dependerá la salud y el futuro de muchos niños, algunos de los cuáles están gravemente enfermos, ya que el 100% de lo que se recaude irá a parar a los campamentos internacionales que fundó el actor Paul Newman y con los que colabora habitualmente la Fundación Aladina que preside Arango, quién ha hecho posible que muchos hospitales españoles hayan logrado mejorar sus servicios de oncología infantil. Así, por ejemplo, con la recaudación que obtuvo con su primera película "Maktub" construyó un centro de transplantes de médula ósea para niños. Lo que demuestra hasta qué punto es importante su implicación en facilitar la vida de todos aquellos niños y adolescentes que padecen cáncer, pues como bien le gusta decir: "la planta de oncología es un lugar alegre, lleno de vida" .
Un ambiente que se consigue gracias a la labor que llevan a cabo los médicos, los cirujanos, las enfermeras, y por supuesto los padres, pero también con personas que pudiendo vivir a cuerpo de rey como Paco Arango, dedica todo su tiempo y su dinero a paliar las necesidades de quienes más lo necesitan. En este caso los niños, muchos de los cuales le han robado el corazón.
El, que nació en México de padres españoles, que se crió a caballo entre Madrid y Estados Unidos, Licenciado en Arte Dramático y Filología Inglesa, que llegó a grabar cinco discos, ha encontrado la felicidad moviéndose por los pasillos del hospital Niño Jesús de Madrid, entre batas blancas, caras de desaliento, niños de todas las edades, para quienes este hombre en se ha convertido en su ángel de la guarda.


Charo Zarzalejos - A la espera del PSOE

17.02.17 | 08:16. Archivado en Charo Zarzalejos


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

Superado el plácido Congreso del Partido Popular y la convulsa cita de Podemos en Vista Alegre, ahora sólo queda esperar al PSOE. Lo que ocurra en este Partido trasciende con mucho a sus propios tabiques. Puede resultar exagerado pero creo que tiene mucho de eso que se titula "cuestión de Estado".
Mientras Pedro Sánchez y Patxi López se han lanzado al ruedo de las primarias, sólo queda que Susana Díaz haga pública y de manera oficial su decisión de entrar en la competición. Tras la cita del pasado domingo en Madrid, todo indica que, finalmente, se ha decidido a competir. En su caso, es comprensible que se lo piense y que se lo piense mucho porque de los tres en liza es, con diferencia, la que más arriesga. Todo lo que no sea ganar por goleada seria para la presidenta de la Junta de Andalucía un mal y complejo resultado. Cualquiera que gane tiene por delante una ardua tarea como es la de unir a un partido absolutamente maltrecho, carente de puentes entre unos y otros y que aún no ha acabado de digerir la estupefacción por lo que "nos ha ocurrido".
En el caso de Susana Díaz, además de unir al Partido, tendría delante de sí el inmenso reto de mejorar sustancialmente los resultados electorales obtenidos por Pedro Sánchez. Ella que siempre ha salido a ganar no tiene más remedio que ganar. Y el PSOE, también porque si tras las próximas elecciones generales no logra tocar poder, el socialismo español quedaría más jibarizado de lo que ya está.
A lo largo de la campaña que les espera por delante, tanto López como Sánchez harán saber que si ganan su objetivo no es "romper la legislatura" pero si gestionarla de otra manera, de manera que no quede ni sombra de duda que el PSOE no va de muleta del PP. Ambos, con mayor o menor énfasis, discrepan de la posición de la gestora que es tanto como discrepar de Susana Díaz, pero ¿dónde está escrito que la lideresa andaluza vaya a ser especialmente complaciente con el PP?. Cualquiera que gane va a necesitar tiempo, de ahí que ninguno vaya a caer en la tentación, vaya a correr el riesgo de romper la legislatura. La duda es por cuanto tiempo.
Rajoy, amigo de respetar los tiempos, no miente cuando dice que no pretende adelantar elecciones pero para que esta pretensión sea realidad será necesario el concurso del PSOE. Ahora están encima de la mesa los presupuestos que a día de hoy no cuentan con el apoyo suficiente. No hay que descartar que , en caso extremo, se prorroguen. La prueba definitiva será el techo de gasto para el 2018. Para la aprobación del mismo hay tiempo y la decisión que el PSOE adopte al respecto será una decisión que, con toda seguridad, adoptará la nueva dirección. Será quizás la primera gran decisión que deba tomar.
La campaña para las primarias, que va a dar mucho de sí, va a coincidir con los sucesivos congresos regionales del PP que son, en realidad, la segunda parte y no menos importante que el plácido congreso celebrado en La Caja Mágica y veremos también como Pablo Iglesias gestiona su triunfo de Vista Alegre. En las próximas semanas-meses van a coincidir una serie de circunstancias y decisiones que serán, todas ellas, las que nos permitan establecer una aproximación cierta a lo que será lo que pueda quedar de legislatura. En este puzzlle, el PSOE es una pieza clave. No es un partido que ha llegado para quedarse. Es que ya estaba y debe seguir estando.


Luis del Val - Justicia inconstitucional

17.02.17 | 08:16. Archivado en Luis Del Val


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

En España estamos poniendo las bases para derribar el Estado de Derecho. Por un lado, hay jueces que han descubierto la "Justicia Ejemplar", una Justicia con apellido y todo, cuando yo creía que la Justicia, como la Democracia, no necesitaba adjetivos y, por otro, uno de los pilares de las naciones libres, que es la presunción de inocencia, ya está abolida de manera definitiva, gracias al entusiasmo de Ciudadanos y a la sumisión de los demás partidos políticos, que están convencidos de que este grave retroceso en las libertades individuales es lo que ellos denominan muy progresista.
Y, cuando se han dado cuenta del disparate de condenar a las personas antes de ser juzgadas, en lugar de rectificar se han puesto, con el entusiasmo que distingue a los tontos contemporáneos, a intentar aliviar el destrozo recurriendo al eufemismo, y cambiando el nombre de imputado por el de investigado, que es como llamar al portero empleado de finca urbana.
Ahora mismo, en España, acusas a una persona de un delito falso, y como el juez sea un entusiasta de la justicia "Ejemplar", y el denunciado ocupe un cargo político, puede ser imputado, o investigado, da lo mismo, y ahí están los entusiastas torquemadas, pidiendo la dimisión inmediata del delincuente, aunque luego se descubra la falsedad y resulte más puro que el agua destilada.
Ahora mismo, en España, hay un juez, que ocupó un alto cargo en la Junta de Andalucía, dictando autos que afectan a esa Junta de Andalucía, sin que nadie, ni siquiera él mismo, haya advertido la gruesa viga de la incompatibilidad.
Ahora mismo, en España, hay jueces que por el cobro de comisiones que no se han declarado a Hacienda, condenan a los autores a 13 años de cárcel, mientras puedes matar a un niño en un paso de peatones, y con un buen abogado salir por la mitad, seis o siete años, aduciendo una distracción accidental.
Ahora mismo, en España, nadie o casi nadie condenado a dos años, y sin antecedentes penales, entra en la cárcel, salvo si se llama Isabel Pantoja. O sea, la Justicia Inconstitucional, donde NO todos somos iguales ante la Ley.


Misa en la Catedral de Santiago por José Luís Mari Solera "Licho": un gran gallego, español y ciudadano universal

16.02.17 | 15:11. Archivado en Miguel Cancio

MISA EN LA CATEDRAL DE SANTIAGO POR JOSE LUIS MARI SOLERA “LICHO”: UN GRAN GALLEGO, ESPAÑOL Y CIUDADANO UNIVERSAL

El sábado, 18 de febrero 2017, coincidiendo con el tercer aniversario de la muerte, a los 63 años, de nuestro muy querido amigo José Luís Mari Solera “Licho”, que tuvo lugar ese día, en 2014; el próximo sábado, 18-02-17, se celebrara, en la Catedral de Santiago de Compostela (Galicia-España), a las 19,30 horas (7,30 de la tarde) una misa por su alma.

Han pasado 3 años, de la muerte de nuestro muy querido amigo, el médico, doctor, catedrático, conferenciante, poeta, músico y artista, ferrolano, compostelano y gallego, español y universal, José Luís Mari Solera “Licho”, muy conocido y querido en Santiago de Compostela, donde vivía y ejercía su profesión de catedrático de Procesos Sanitarios en Formación Profesional, doctor y profesor universitario de la Universidad de Santiago de Compostela en el Master de Geriatría y Cuarto Ciclo (donde fue muy valorado y apreciado por los alumnos).

El doctor y catedrático José Luís Mari Solera “Licho”, fue un gran defensor de la Formación Profesional, como un medio fundamental para contribuir al mejor desarrollo gallego, español, europeo, hispano-ibero-americano, etc. En este sentido, defendió los mejores modelos internacionales de Formación Profesional y, desde el primer momento, hizo posible que sus alumnos expusiesen, en sus clases, sus trabajos (debidamente supervisados y controlados) y, también, fuera de sus clases, en jornadas que él organizaba y en las que participaron, dichos alumnos, con la exposición de sus trabajos y junto a las exposiciones de expertos universitarios, profesionales, empresarios y también sabios, como el gran sabio español, el catedrático en lenguas clásicas, el gran pensador, escritor, poeta, traductor de los grandes clásicos, gran conferenciante, el zamorano Agustín García Calvo (Zamora/España, 1926-2012), muy amigo de José Luís Mari Solera “Licho” y nuestro, al que invitamos, en muchas ocasiones y con gran éxito, muy positivos resultados, a los “Ciclos de Conferencias-coloquio, Ponencias y Debates”, que organizamos, cada curso universitario, en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Santiago de Compostela, en la Facultad de Administración y Dirección de Empresas/ADE de Lugo/Galicia, en la Universidad de Santiago de Compostela, etc. Ciclos de Conferencias-coloquio, etc., en los que, siempre, participó muy activamente, primero, como asistente y, después, como excelente conferenciante, José Luís Mari Solera “Licho”. Fue uno de los conferenciantes mejor valorado por los alumnos, de los mas de 250 conferenciantes que participaron en dichos Ciclos y procedentes de Galicia, España y otros naciones.

Con el gran sabio español Agustín García Calvo, comíamos y tertuliábamos, José Luís Mari Solera “Licho”, el que suscribe y otros amigos, en el muy famoso y desaparecido Restaurante “El Asesino” (en la “Plaza de la Universidad” de Santiago de Compostela; restaurante que lleva tiempo cerrado y que no debería perderse dado su gran valor histórico, cultural, referencial, convivencial…) de las hermanas Neyra, a saber, de Maruja, Concha, Isaura y Lola (todas han fallecido). Aprovechamos la ocasión para recordar a estos queridos amigos y que también han fallecido: Agustín García Calvo y las hermanas Neyra, Maruja, Concha, Isaura y Lola. José Luís Mari Solera “Licho” cuidó, en los últimos tiempos, a su gran amiga Maruja Neyra, que fue la última de las hermanas en fallecer y llevar “El Asesino”.

José Luís Mari Solera “Licho” fue, también, un gran y muy activo defensor de la nación española y de los buenos valores del humanismo cristiano, de la moral, ética, estética y belleza cristianas, que España contribuyó a llevar a buena parte del mundo y para bien (casi dos terceras partes de Estados Unidos formaron parte de España. Una hermana de Licho, Julita, esta casada en los Estados Unidos).

José Luís Mari Solera “Licho” contribuyo, también y muy activamente, con su sabia filosofía, ciencia, formación y dialéctica, con su gran arte poético y musical (tocaba la gaita y ocarina) y con su brillantez, positividad y alegría; contribuyó, muy activamente, a la defensa, divulgación y promoción, por el mundo, del Camino de Santiago, sobre lo que creo su obra múltiple, auto sacramental “Jaruleiro-Peregrino-Camino de Santiago”; contribuyó a la defensa, divulgación y promoción de lo español, de lo hispano-ibérico, del saber y la cultura gallega, española e hispano-ibero-americana… Ochocientos (800) millones de personas, en el mundo, hablan español y gallego-portugués-brasileiro (el rey español Alfonso X el Sabio escribió , en galaico-portugués y a mediados del Siglo XIII-1284, las “Cantigas de Santa María”), es decir, 550 millones hablan español y mas de 250 millones hablan gallego-portugués-brasileiro. Un estudio científico acaba de demostrar que el español y portugués son lenguas similares en un 89% y suponen, con el bilingüismo español y portugués/brasileiro y como tercera lengua de aprendizaje el inglés, un gran, inmenso potencial de riqueza, de empleo, crecimiento y desarrollo socioeconómico, empresarial, cultural, artístico, musical, vital-convivencial, humanitario, etc., para la Península Ibérica, para Hispano-Ibero-América, para las naciones hispanas y lusas, etc.

Han pasado tres años de la muerte de nuestro muy querido amigo José Luís Mari Solera “Licho” y cada vez, cada año que pasa, su vida y obra, sus múltiples, muy creativas y siempre positivas aportaciones, se hacen muy presentes, hacen que nuestro "Licho Lichiño Licheiro", "Gran Trobeiro, Jaruleiro de Santiago de Compostela y sus Caminos" por la buena filosofía, ciencia, poesía y alegría, por el amor enamorado (en lo que fue un experto y sobre lo que teorizó, conferenció, publicó, recitó, tocó, cantó, etc.), la belleza, la felicidad, la verdad…, por el Bien Superior y Trascendente, siga siempre presente y vivo en nosotros, en nuestras vidas, siga iluminándonos, encantándonos, asombrándonos, velando por nosotros con sus “Lichismos”, “Trobeiranas” y Jaruleiranas” del Más Acá y Más Allá. De ahí, que nunca debemos perder la oportunidad para honrarlo, recordarlo y homenajearlo como merece.

Por tanto, tenemos una oportunidad de honrarlo y recordarlo, en la Catedral de Santiago de Compostela, en una misa por su alma, por el alma de nuestro muy querido amigo José Luís Mari Solera “Licho” (que sigue vivo en nosotros, que continua en el cielo su gran obra y que sigue inspirándonos y motivándonos muy positivamente en la tierra); misa que tendrá lugar: el sábado, 18 de febrero 2017, a las 19,30 horas-7,30 horas de la tarde, en la Catedral del Apóstol Santiago, Santiago de Compostela (Galicia-España), oficiada por el canónigo Elisardo Temperan, al que le damos muchas gracias.

Fdo. Miguel Cancio, Economista y sociólogo, profesor jubilado de Sociología (40 años de profesor) de la Universidad de Santiago de Compostela; Santiago de Compostela (Galicia-España)


Misa en la Catedral de Santiago por José Luís Mari Solera "Licho": un gran gallego, español y ciudadano universal

16.02.17 | 15:03. Archivado en Miguel Cancio

Queridos amigos de Licho: por favor, dar cuenta de la misa por nuestro muy querido amigo Licho, allí donde podáis.
MISA EN LA CATEDRAL DE SANTIAGO POR JOSE LUIS MARI SOLERA “LICHO”: UN GRAN GALLEGO, ESPAÑOL Y CIUDADANO UNIVERSAL

El sábado, 18 de febrero 2017, coincidiendo con el tercer aniversario de la muerte, a los 63 años, de nuestro muy querido amigo José Luís Mari Solera “Licho”, que tuvo lugar ese día, en 2014; el próximo sábado, 18-02-17, se celebrara, en la Catedral de Santiago de Compostela (Galicia-España), a las 19,30 horas (7,30 de la tarde) una misa por su alma.

Han pasado 3 años, de la muerte de nuestro muy querido amigo, el médico, doctor, catedrático, conferenciante, poeta, músico y artista, ferrolano, compostelano y gallego, español y universal, José Luís Mari Solera “Licho”, muy conocido y querido en Santiago de Compostela, donde vivía y ejercía su profesión de catedrático de Procesos Sanitarios en Formación Profesional, doctor y profesor universitario de la Universidad de Santiago de Compostela en el Master de Geriatría y Cuarto Ciclo (donde fue muy valorado y apreciado por los alumnos).

El doctor y catedrático José Luís Mari Solera “Licho”, fue un gran defensor de la Formación Profesional, como un medio fundamental para contribuir al mejor desarrollo gallego, español, europeo, hispano-ibero-americano, etc. En este sentido, defendió los mejores modelos internacionales de Formación Profesional y, desde el primer momento, hizo posible que sus alumnos expusiesen, en sus clases, sus trabajos (debidamente supervisados y controlados) y, también, fuera de sus clases, en jornadas que él organizaba y en las que participaron, dichos alumnos, con la exposición de sus trabajos y junto a las exposiciones de expertos universitarios, profesionales, empresarios y también sabios, como el gran sabio español, el catedrático en lenguas clásicas, el gran pensador, escritor, poeta, traductor de los grandes clásicos, gran conferenciante, el zamorano Agustín García Calvo (Zamora/España, 1926-2012), muy amigo de José Luís Mari Solera “Licho” y nuestro, al que invitamos, en muchas ocasiones y con gran éxito, muy positivos resultados, a los “Ciclos de Conferencias-coloquio, Ponencias y Debates”, que organizamos, cada curso universitario, en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Santiago de Compostela, en la Facultad de Administración y Dirección de Empresas/ADE de Lugo/Galicia, en la Universidad de Santiago de Compostela, etc. Ciclos de Conferencias-coloquio, etc., en los que, siempre, participó muy activamente, primero, como asistente y, después, como excelente conferenciante, José Luís Mari Solera “Licho”. Fue uno de los conferenciantes mejor valorado por los alumnos, de los mas de 250 conferenciantes que participaron en dichos Ciclos y procedentes de Galicia, España y otros naciones.

Con el gran sabio español Agustín García Calvo, comíamos y tertuliábamos, José Luís Mari Solera “Licho”, el que suscribe y otros amigos, en el muy famoso y desaparecido Restaurante “El Asesino” (en la “Plaza de la Universidad” de Santiago de Compostela; restaurante que lleva tiempo cerrado y que no debería perderse dado su gran valor histórico, cultural, referencial, convivencial…) de las hermanas Neyra, a saber, de Maruja, Concha, Isaura y Lola (todas han fallecido). Aprovechamos la ocasión para recordar a estos queridos amigos y que también han fallecido: Agustín García Calvo y las hermanas Neyra, Maruja, Concha, Isaura y Lola. José Luís Mari Solera “Licho” cuidó, en los últimos tiempos, a su gran amiga Maruja Neyra, que fue la última de las hermanas en fallecer y llevar “El Asesino”.

José Luís Mari Solera “Licho” fue, también, un gran y muy activo defensor de la nación española y de los buenos valores del humanismo cristiano, de la moral, ética, estética y belleza cristianas, que España contribuyó a llevar a buena parte del mundo y para bien (casi dos terceras partes de Estados Unidos formaron parte de España. Una hermana de Licho, Julita, esta casada en los Estados Unidos).

José Luís Mari Solera “Licho” contribuyo, también y muy activamente, con su sabia filosofía, ciencia, formación y dialéctica, con su gran arte poético y musical (tocaba la gaita y ocarina) y con su brillantez, positividad y alegría; contribuyó, muy activamente, a la defensa, divulgación y promoción, por el mundo, del Camino de Santiago, sobre lo que creo su obra múltiple, auto sacramental “Jaruleiro-Peregrino-Camino de Santiago”; contribuyó a la defensa, divulgación y promoción de lo español, de lo hispano-ibérico, del saber y la cultura gallega, española e hispano-ibero-americana… Ochocientos (800) millones de personas, en el mundo, hablan español y gallego-portugués-brasileiro (el rey español Alfonso X el Sabio escribió , en galaico-portugués y a mediados del Siglo XIII-1284, las “Cantigas de Santa María”), es decir, 550 millones hablan español y mas de 250 millones hablan gallego-portugués-brasileiro. Un estudio científico acaba de demostrar que el español y portugués son lenguas similares en un 89% y suponen, con el bilingüismo español y portugués/brasileiro y como tercera lengua de aprendizaje el inglés, un gran, inmenso potencial de riqueza, de empleo, crecimiento y desarrollo socioeconómico, empresarial, cultural, artístico, musical, vital-convivencial, humanitario, etc., para la Península Ibérica, para Hispano-Ibero-América, para las naciones hispanas y lusas, etc.

Han pasado tres años de la muerte de nuestro muy querido amigo José Luís Mari Solera “Licho” y cada vez, cada año que pasa, su vida y obra, sus múltiples, muy creativas y siempre positivas aportaciones, se hacen muy presentes, hacen que nuestro "Licho Lichiño Licheiro", "Gran Trobeiro, Jaruleiro de Santiago de Compostela y sus Caminos" por la buena filosofía, ciencia, poesía y alegría, por el amor enamorado (en lo que fue un experto y sobre lo que teorizó, conferenció, publicó, recitó, tocó, cantó, etc.), la belleza, la felicidad, la verdad…, por el Bien Superior y Trascendente, siga siempre presente y vivo en nosotros, en nuestras vidas, siga iluminándonos, encantándonos, asombrándonos, velando por nosotros con sus “Lichismos”, “Trobeiranas” y Jaruleiranas” del Más Acá y Más Allá. De ahí, que nunca debemos perder la oportunidad para honrarlo, recordarlo y homenajearlo como merece.

Por tanto, tenemos una oportunidad de honrarlo y recordarlo, en la Catedral de Santiago de Compostela, en una misa por su alma, por el alma de nuestro muy querido amigo José Luís Mari Solera “Licho” (que sigue vivo en nosotros, que continua en el cielo su gran obra y que sigue inspirándonos y motivándonos muy positivamente en la tierra); misa que tendrá lugar: el sábado, 18 de febrero 2017, a las 19,30 horas-7,30 horas de la tarde, en la Catedral del Apóstol Santiago, Santiago de Compostela (Galicia-España), oficiada por el canónigo Elisardo Temperan, al que le damos muchas gracias.

Fdo. Miguel Cancio, Economista y sociólogo, profesor jubilado de Sociología (40 años de profesor) de la Universidad de Santiago de Compostela; Santiago de Compostela (Galicia-España) ; jueves, 16 febrero 2017


Misa en la Catedral de Santiago por José Luís Mari Solera "Licho": un gran gallego, español y ciudadano universal

16.02.17 | 15:02. Archivado en Miguel Cancio

Queridos amigos de Licho: por favor, dar cuenta de la misa por nuestro muy querido amigo Licho, allí donde podáis.
MISA EN LA CATEDRAL DE SANTIAGO POR JOSE LUIS MARI SOLERA “LICHO”: UN GRAN GALLEGO, ESPAÑOL Y CIUDADANO UNIVERSAL

El sábado, 18 de febrero 2017, coincidiendo con el tercer aniversario de la muerte, a los 63 años, de nuestro muy querido amigo José Luís Mari Solera “Licho”, que tuvo lugar ese día, en 2014; el próximo sábado, 18-02-17, se celebrara, en la Catedral de Santiago de Compostela (Galicia-España), a las 19,30 horas (7,30 de la tarde) una misa por su alma.

Han pasado 3 años, de la muerte de nuestro muy querido amigo, el médico, doctor, catedrático, conferenciante, poeta, músico y artista, ferrolano, compostelano y gallego, español y universal, José Luís Mari Solera “Licho”, muy conocido y querido en Santiago de Compostela, donde vivía y ejercía su profesión de catedrático de Procesos Sanitarios en Formación Profesional, doctor y profesor universitario de la Universidad de Santiago de Compostela en el Master de Geriatría y Cuarto Ciclo (donde fue muy valorado y apreciado por los alumnos).

El doctor y catedrático José Luís Mari Solera “Licho”, fue un gran defensor de la Formación Profesional, como un medio fundamental para contribuir al mejor desarrollo gallego, español, europeo, hispano-ibero-americano, etc. En este sentido, defendió los mejores modelos internacionales de Formación Profesional y, desde el primer momento, hizo posible que sus alumnos expusiesen, en sus clases, sus trabajos (debidamente supervisados y controlados) y, también, fuera de sus clases, en jornadas que él organizaba y en las que participaron, dichos alumnos, con la exposición de sus trabajos y junto a las exposiciones de expertos universitarios, profesionales, empresarios y también sabios, como el gran sabio español, el catedrático en lenguas clásicas, el gran pensador, escritor, poeta, traductor de los grandes clásicos, gran conferenciante, el zamorano Agustín García Calvo (Zamora/España, 1926-2012), muy amigo de José Luís Mari Solera “Licho” y nuestro, al que invitamos, en muchas ocasiones y con gran éxito, muy positivos resultados, a los “Ciclos de Conferencias-coloquio, Ponencias y Debates”, que organizamos, cada curso universitario, en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Santiago de Compostela, en la Facultad de Administración y Dirección de Empresas/ADE de Lugo/Galicia, en la Universidad de Santiago de Compostela, etc. Ciclos de Conferencias-coloquio, etc., en los que, siempre, participó muy activamente, primero, como asistente y, después, como excelente conferenciante, José Luís Mari Solera “Licho”. Fue uno de los conferenciantes mejor valorado por los alumnos, de los mas de 250 conferenciantes que participaron en dichos Ciclos y procedentes de Galicia, España y otros naciones.

Con el gran sabio español Agustín García Calvo, comíamos y tertuliábamos, José Luís Mari Solera “Licho”, el que suscribe y otros amigos, en el muy famoso y desaparecido Restaurante “El Asesino” (en la “Plaza de la Universidad” de Santiago de Compostela; restaurante que lleva tiempo cerrado y que no debería perderse dado su gran valor histórico, cultural, referencial, convivencial…) de las hermanas Neyra, a saber, de Maruja, Concha, Isaura y Lola (todas han fallecido). Aprovechamos la ocasión para recordar a estos queridos amigos y que también han fallecido: Agustín García Calvo y las hermanas Neyra, Maruja, Concha, Isaura y Lola. José Luís Mari Solera “Licho” cuidó, en los últimos tiempos, a su gran amiga Maruja Neyra, que fue la última de las hermanas en fallecer y llevar “El Asesino”.

José Luís Mari Solera “Licho” fue, también, un gran y muy activo defensor de la nación española y de los buenos valores del humanismo cristiano, de la moral, ética, estética y belleza cristianas, que España contribuyó a llevar a buena parte del mundo y para bien (casi dos terceras partes de Estados Unidos formaron parte de España. Una hermana de Licho, Julita, esta casada en los Estados Unidos).

José Luís Mari Solera “Licho” contribuyo, también y muy activamente, con su sabia filosofía, ciencia, formación y dialéctica, con su gran arte poético y musical (tocaba la gaita y ocarina) y con su brillantez, positividad y alegría; contribuyó, muy activamente, a la defensa, divulgación y promoción, por el mundo, del Camino de Santiago, sobre lo que creo su obra múltiple, auto sacramental “Jaruleiro-Peregrino-Camino de Santiago”; contribuyó a la defensa, divulgación y promoción de lo español, de lo hispano-ibérico, del saber y la cultura gallega, española e hispano-ibero-americana… Ochocientos (800) millones de personas, en el mundo, hablan español y gallego-portugués-brasileiro (el rey español Alfonso X el Sabio escribió , en galaico-portugués y a mediados del Siglo XIII-1284, las “Cantigas de Santa María”), es decir, 550 millones hablan español y mas de 250 millones hablan gallego-portugués-brasileiro. Un estudio científico acaba de demostrar que el español y portugués son lenguas similares en un 89% y suponen, con el bilingüismo español y portugués/brasileiro y como tercera lengua de aprendizaje el inglés, un gran, inmenso potencial de riqueza, de empleo, crecimiento y desarrollo socioeconómico, empresarial, cultural, artístico, musical, vital-convivencial, humanitario, etc., para la Península Ibérica, para Hispano-Ibero-América, para las naciones hispanas y lusas, etc.

Han pasado tres años de la muerte de nuestro muy querido amigo José Luís Mari Solera “Licho” y cada vez, cada año que pasa, su vida y obra, sus múltiples, muy creativas y siempre positivas aportaciones, se hacen muy presentes, hacen que nuestro "Licho Lichiño Licheiro", "Gran Trobeiro, Jaruleiro de Santiago de Compostela y sus Caminos" por la buena filosofía, ciencia, poesía y alegría, por el amor enamorado (en lo que fue un experto y sobre lo que teorizó, conferenció, publicó, recitó, tocó, cantó, etc.), la belleza, la felicidad, la verdad…, por el Bien Superior y Trascendente, siga siempre presente y vivo en nosotros, en nuestras vidas, siga iluminándonos, encantándonos, asombrándonos, velando por nosotros con sus “Lichismos”, “Trobeiranas” y Jaruleiranas” del Más Acá y Más Allá. De ahí, que nunca debemos perder la oportunidad para honrarlo, recordarlo y homenajearlo como merece.

Por tanto, tenemos una oportunidad de honrarlo y recordarlo, en la Catedral de Santiago de Compostela, en una misa por su alma, por el alma de nuestro muy querido amigo José Luís Mari Solera “Licho” (que sigue vivo en nosotros, que continua en el cielo su gran obra y que sigue inspirándonos y motivándonos muy positivamente en la tierra); misa que tendrá lugar: el sábado, 18 de febrero 2017, a las 19,30 horas-7,30 horas de la tarde, en la Catedral del Apóstol Santiago, Santiago de Compostela (Galicia-España), oficiada por el canónigo Elisardo Temperan, al que le damos muchas gracias.

Fdo. Miguel Cancio, Economista y sociólogo, profesor jubilado de Sociología (40 años de profesor) de la Universidad de Santiago de Compostela; Santiago de Compostela (Galicia-España) ; jueves, 16 febrero 2017


Misa en la Catedral de Santiago por José Luís Mari Solera "Licho": un gran gallego, español y ciudadano universal

16.02.17 | 15:01. Archivado en Miguel Cancio

Queridos amigos de Licho: por favor, dar cuenta de la misa por nuestro muy querido amigo Licho, allí donde podáis.
MISA EN LA CATEDRAL DE SANTIAGO POR JOSE LUIS MARI SOLERA “LICHO”: UN GRAN GALLEGO, ESPAÑOL Y CIUDADANO UNIVERSAL

El sábado, 18 de febrero 2017, coincidiendo con el tercer aniversario de la muerte, a los 63 años, de nuestro muy querido amigo José Luís Mari Solera “Licho”, que tuvo lugar ese día, en 2014; el próximo sábado, 18-02-17, se celebrara, en la Catedral de Santiago de Compostela (Galicia-España), a las 19,30 horas (7,30 de la tarde) una misa por su alma.

Han pasado 3 años, de la muerte de nuestro muy querido amigo, el médico, doctor, catedrático, conferenciante, poeta, músico y artista, ferrolano, compostelano y gallego, español y universal, José Luís Mari Solera “Licho”, muy conocido y querido en Santiago de Compostela, donde vivía y ejercía su profesión de catedrático de Procesos Sanitarios en Formación Profesional, doctor y profesor universitario de la Universidad de Santiago de Compostela en el Master de Geriatría y Cuarto Ciclo (donde fue muy valorado y apreciado por los alumnos).

El doctor y catedrático José Luís Mari Solera “Licho”, fue un gran defensor de la Formación Profesional, como un medio fundamental para contribuir al mejor desarrollo gallego, español, europeo, hispano-ibero-americano, etc. En este sentido, defendió los mejores modelos internacionales de Formación Profesional y, desde el primer momento, hizo posible que sus alumnos expusiesen, en sus clases, sus trabajos (debidamente supervisados y controlados) y, también, fuera de sus clases, en jornadas que él organizaba y en las que participaron, dichos alumnos, con la exposición de sus trabajos y junto a las exposiciones de expertos universitarios, profesionales, empresarios y también sabios, como el gran sabio español, el catedrático en lenguas clásicas, el gran pensador, escritor, poeta, traductor de los grandes clásicos, gran conferenciante, el zamorano Agustín García Calvo (Zamora/España, 1926-2012), muy amigo de José Luís Mari Solera “Licho” y nuestro, al que invitamos, en muchas ocasiones y con gran éxito, muy positivos resultados, a los “Ciclos de Conferencias-coloquio, Ponencias y Debates”, que organizamos, cada curso universitario, en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Santiago de Compostela, en la Facultad de Administración y Dirección de Empresas/ADE de Lugo/Galicia, en la Universidad de Santiago de Compostela, etc. Ciclos de Conferencias-coloquio, etc., en los que, siempre, participó muy activamente, primero, como asistente y, después, como excelente conferenciante, José Luís Mari Solera “Licho”. Fue uno de los conferenciantes mejor valorado por los alumnos, de los mas de 250 conferenciantes que participaron en dichos Ciclos y procedentes de Galicia, España y otros naciones.

Con el gran sabio español Agustín García Calvo, comíamos y tertuliábamos, José Luís Mari Solera “Licho”, el que suscribe y otros amigos, en el muy famoso y desaparecido Restaurante “El Asesino” (en la “Plaza de la Universidad” de Santiago de Compostela; restaurante que lleva tiempo cerrado y que no debería perderse dado su gran valor histórico, cultural, referencial, convivencial…) de las hermanas Neyra, a saber, de Maruja, Concha, Isaura y Lola (todas han fallecido). Aprovechamos la ocasión para recordar a estos queridos amigos y que también han fallecido: Agustín García Calvo y las hermanas Neyra, Maruja, Concha, Isaura y Lola. José Luís Mari Solera “Licho” cuidó, en los últimos tiempos, a su gran amiga Maruja Neyra, que fue la última de las hermanas en fallecer y llevar “El Asesino”.

José Luís Mari Solera “Licho” fue, también, un gran y muy activo defensor de la nación española y de los buenos valores del humanismo cristiano, de la moral, ética, estética y belleza cristianas, que España contribuyó a llevar a buena parte del mundo y para bien (casi dos terceras partes de Estados Unidos formaron parte de España. Una hermana de Licho, Julita, esta casada en los Estados Unidos).

José Luís Mari Solera “Licho” contribuyo, también y muy activamente, con su sabia filosofía, ciencia, formación y dialéctica, con su gran arte poético y musical (tocaba la gaita y ocarina) y con su brillantez, positividad y alegría; contribuyó, muy activamente, a la defensa, divulgación y promoción, por el mundo, del Camino de Santiago, sobre lo que creo su obra múltiple, auto sacramental “Jaruleiro-Peregrino-Camino de Santiago”; contribuyó a la defensa, divulgación y promoción de lo español, de lo hispano-ibérico, del saber y la cultura gallega, española e hispano-ibero-americana… Ochocientos (800) millones de personas, en el mundo, hablan español y gallego-portugués-brasileiro (el rey español Alfonso X el Sabio escribió , en galaico-portugués y a mediados del Siglo XIII-1284, las “Cantigas de Santa María”), es decir, 550 millones hablan español y mas de 250 millones hablan gallego-portugués-brasileiro. Un estudio científico acaba de demostrar que el español y portugués son lenguas similares en un 89% y suponen, con el bilingüismo español y portugués/brasileiro y como tercera lengua de aprendizaje el inglés, un gran, inmenso potencial de riqueza, de empleo, crecimiento y desarrollo socioeconómico, empresarial, cultural, artístico, musical, vital-convivencial, humanitario, etc., para la Península Ibérica, para Hispano-Ibero-América, para las naciones hispanas y lusas, etc.

Han pasado tres años de la muerte de nuestro muy querido amigo José Luís Mari Solera “Licho” y cada vez, cada año que pasa, su vida y obra, sus múltiples, muy creativas y siempre positivas aportaciones, se hacen muy presentes, hacen que nuestro "Licho Lichiño Licheiro", "Gran Trobeiro, Jaruleiro de Santiago de Compostela y sus Caminos" por la buena filosofía, ciencia, poesía y alegría, por el amor enamorado (en lo que fue un experto y sobre lo que teorizó, conferenció, publicó, recitó, tocó, cantó, etc.), la belleza, la felicidad, la verdad…, por el Bien Superior y Trascendente, siga siempre presente y vivo en nosotros, en nuestras vidas, siga iluminándonos, encantándonos, asombrándonos, velando por nosotros con sus “Lichismos”, “Trobeiranas” y Jaruleiranas” del Más Acá y Más Allá. De ahí, que nunca debemos perder la oportunidad para honrarlo, recordarlo y homenajearlo como merece.

Por tanto, tenemos una oportunidad de honrarlo y recordarlo, en la Catedral de Santiago de Compostela, en una misa por su alma, por el alma de nuestro muy querido amigo José Luís Mari Solera “Licho” (que sigue vivo en nosotros, que continua en el cielo su gran obra y que sigue inspirándonos y motivándonos muy positivamente en la tierra); misa que tendrá lugar: el sábado, 18 de febrero 2017, a las 19,30 horas-7,30 horas de la tarde, en la Catedral del Apóstol Santiago, Santiago de Compostela (Galicia-España), oficiada por el canónigo Elisardo Temperan, al que le damos muchas gracias.

Fdo. Miguel Cancio, Economista y sociólogo, profesor jubilado de Sociología (40 años de profesor) de la Universidad de Santiago de Compostela; Santiago de Compostela (Galicia-España) ; jueves, 16 febrero 2017


Rafael Torres - Bankia: tarde es nunca

16.02.17 | 08:16. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

La innegable sabiduría y precisión del refranero falla un poco en el "más vale tarde que nunca". Para muchas cosas, tarde es nunca. El reciente empapelamiento judicial de los responsables del Banco de España y de la Comisión Nacional del Mercado de Valores que tuvieron que ver, pero que no vieron nada, en la estafa de la salida a bolsa de Bankia, llega tarde, y la Comisión de Investigación que en el Congreso quiere ocuparse ahora de desentrañar los pormenores de la dicha estafa, su génesis, sus autores y sus consecuencias, también llega tarde. Para los españoles, que han sufrido y aún sufren daños irreparables en sus haciendas y en sus vidas por la debacle del banco zombi, tarde es nunca.
Va para cinco años que el juez Andreu lleva instruyendo la causa, las causas, de aquél brutal despojo al pueblo español que supuso no ya la quiebra de Bankia, sino su propia creación como monstruo succionador de la riqueza nacional. Pocos le han ayudado en su labor en todo éste tiempo, y nada, desde luego, los partidos políticos, la patronal y los sindicatos que mangonearon en la siete Cajas componentes del engendro bancario y que las desvalijaron a conciencia. Pero entre esas pocas instancias que, contra el viento de la política cleptocrática y la marea del conchabamiento, ayudaron a la Justicia, esto es, a las víctimas del monumental atraco, hay que señalar, cuando menos, a tres: a los preferentistas, a los inspectores probos del Banco de España y a Andrés Herzog.
Los primeros, trabajadores y jubilados estafados por las Preferentes con las que los Blesa y Rato quisieron huir hacia adelante, con su heroica lucha en las calles y en los juzgados, más solos que la una. Los segundos, procurando como peritos que prevaleciera la verdad de lo sucedido aun a riesgo de sus carreras. Y el último, el abogado Herzog, primero con UPyD y ahora con la Intersindical de Crédito, no dejándose vencer por los fantasmas de la impunidad, perseverando hasta mucho más allá de lo que en España se suele, y siguiendo y revitalizando el procedimiento judicial como mosca cojonera inasequible al desaliento.
Bankia, su creación con materiales muertos y su cadavérica salida a bolsa, hundió el sistema financiero español. Para quienes quedaron sepultados, la mayoría de los españoles al cabo, tarde es, bajo los escombros, nunca.


Isaías Lafuente - El fervorín investigador

16.02.17 | 08:16. Archivado en Isaías Lafuente


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

Cinco años después de la nacionalización de Bankia, el Congreso de los Diputados se plantea abrir una comisión de investigación sobre el proceso de su salida a Bolsa a pesar de la situación precaria de la entidad que estalló poco después como bomba de relojería. La orden de la Audiencia Nacional al juez que instruye la causa para que llame en calidad de imputados al exgobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, y al expresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Julio Segura, ha sido el detonante. Los magistrados argumentan este giro en la investigación en que estas instituciones supervisoras pudieron permitir la salida a Bolsa de Bankia pese a las "reiteradas y demoledoras advertencias de la inviabilidad del grupo". Algo que resultó gravoso para accionistas, preferentistas y contribuyentes, que estamos pagando el monumental rescate bancario. Nuestra capacidad de sorpresa ya no da más de sí, pero estremece que la Audiencia Nacional tenga la mera sospecha de que las instituciones pudieron contribuir a la estafa con una especie de inacción informada.
No es la primera vez que se pide una comisión de investigación sobre la crisis del sistema financiero, en general, y sobre Bankia, en concreto. UPyD ya la reclamó en la Asamblea de Madrid y en el Congreso de los Diputados poco después de producirse la nacionalización de Bankia. Y tiene algo de justicia poética que el portavoz de aquel partido, Andrés Herzog, sea ahora el abogado de la Confederación Intersindical de Crédito, la acusación que ha conseguido que los antiguos responsables de los organismos supervisores sean imputados ahora en la causa. Aquellas peticiones, como otra posterior del PSOE, cayeron en saco roto por la oposición del PP. Ahora, sin el soberbio poder bloqueante que imprime la mayoría absoluta, el PP transigirá. Pero su inefable portavoz, Rafael Hernando, se ha referido despectivamente a la petición criticando el "fervorín investigador" de la oposición.
Es triste que tengamos que recordar a personaje tan principal que el "fervorín investigador" está consagrado en nuestra Constitución, la primera de nuestra historia que contempla las comisiones de investigación parlamentarias. Y que lo que resulta increíble es que con lo que ha sucedido en este país en los últimos años, lo último que ha investigado el parlamento español sea el 11M. Desde entonces, nada. Así que lo grave no es el "fervorín" investigador sino el "fervorón" bloqueador demostrado por el partido político al que representa Hernando para no investigar el fiasco de Bankia, pieza angular de un monumental rescate que estamos pagando a escote. En cualquier estafa saber quién, cómo y por qué es el mínimo resarcimiento que merece el engañado.


Francisco Muro de Iscar - Cuando la Justicia funciona

16.02.17 | 08:16. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

La Justicia que tenemos está tan necesitada de reformas y de medios como de ese gran Pacto que ponga fin a la utilización partidista de uno de los poderes del Estado. Queda mucho por hacer para que deje de ser tan lenta y para que las sentencias se cumplan en su totalidad y no, como sucede en algunos órdenes jurisdiccionales, sólo al sesenta por ciento. La Justicia lenta y la Justicia que no se cumple no son Justicia. Son otra cosa. Pero en la Justicia real, la que aplican los jueces, en su inmensa mayoría independientes, hay, de vez en cuando buenas noticias que deberían hacernos pensar que, con todos los problemas, la Justicia funciona y que muchas veces, los ciudadanos son bastante iguales ante la ley.
Los cabecillas de Gürtel ya están en la cárcel con prisión provisional comunicada sin fianza y hay otros políticos que en las próximas horas cambiarán su casa por el hotel penitenciario en el que la Justicia ha dicho que deben estar. Al mismo tiempo, el ex presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, el ex gobernador del Banco de España y otros muy altos directivos del banco central están siendo investigados por el juez por la salida a bolsa de Bankia y han dejado sus cargos. Es cierto que el corporativismo ha rebrotado -nunca dejó de estar presente en aquella exclusiva casa-, que la Comisión Ejecutiva ha mostrado su apoyo a los que el juez pone bajo sospecha y que hasta se han recogido firmas de apoyo para los funcionarios investigados. Pero la Justicia no se detiene y sigue su marcha. Lenta, ya lo he dicho antes, pero con consecuencias. Aunque debe funcionar la presunción de inocencia hasta que el juez diga otra cosa, durante mucho tiempo los que debían ser responsables ignoraron las señales de alarma y de alerta que venían de dentro y de fuera y miraron para otro lado. Aunque como dicen algunos, actuaron "según la ley y por la estabilidad financiera", no por ello dejan de ser responsables del daño causado a muchos accionistas y a todos los ciudadanos que hemos tenido que pagar esos errores. Y, sobre todo, lo son de no haber cumplido con rigor la vigilancia debida y haber permitido que unos pocos estafaran a todos. La Justicia decidirá. Por otro lado, está el asunto catalán. El Tribunal Constitucional ha anulado el plan del ilegal referéndum soberanista y ha abierto la vía penal contra la presidenta del Parlament y otros cuatro miembros de la mesa de la cámara, al margen de las actuaciones judiciales ya emprendidas contra Más, Homs y compañía. Las amenazas a la fiscal jefe de Barcelona, las afirmaciones de la consellera de Presidencia Neus Munté de que "ninguna resolución de ningún tribunal alterará nuestra voluntad" y, lo que es más grave, la del presidente Puigdemont de que "la democracia española está enferma" son graves e irresponsables, pero no van a frenar a la Justicia. Y esa, repito, es una buena noticia. El respeto a la ley es fundamental en un Estado de Derecho. Y si se la saltan los que deben velar que todos los ciudadanos la cumplan, no hay otro final que enfrentarse con la Justicia.


Escaño Cero - El futuro de Errejón

16.02.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

¡Que estrés! Parece que la política española está paralizada a la espera de que Pablo Iglesias decida que futuro le depara a Iñigo Errejón.
Y es que ahora mismo todo son especulaciones sobre que van a decidir Iglesias y los suyos en el próximo Comité Ciudadano que se va a celebrar el sábado. Los hay que auguran que Errejón será relevado como portavoz en el Congreso, otros de que además se va a suprimir la secretaria política, los de más allá intuyen que no le queda ya mucho recorrido político dentro de Podemos, que Iglesias lo va a laminar, e incluso hay quienes auguran que más pronto que tarde saldrá de filas podemitas.
A mi me parece que aún siendo verdad que Errejón perdió en Vista Alegre y que Pablo Iglesias tiene la sartén, todas las sartenes podemitas, por el mango, no es menos cierto que casi un cuarenta por ciento voto a favor de las tesis errejonistas. Es decir que Podemos no es tan uniforme como parece. La prueba es que en el famoso Comité Ciudadano Iglesias cuenta con 37 puestos pero Errejón con 23 lo que tampoco es moco de pavo y le supone un margen suficiente para seguir haciendo política dentro de Podemos. Otra cosa es Pablo Iglesias haya consolidado absolutamente su liderazgo y que mayoritariamente en Podemos le avalen como líder. Esto es indiscutible y le confiere un poder extraordinario. La cuestión es como va a gestionar Iglesias ese apoyo casi incondicional que ha recibido y si además de haber entendido el supuesto mensaje de "unidad y humildad" entiende que Podemos no es uniforme y sí una organización tan compleja como plural. Y su primera prueba del algodón será precisamente que le va a deparar a Iñigo Errejón.
Desde luego a Errejón se le ha puesto cara de funeral y me parece a mi que con lo listo que parece debería de haber previsto que era casi imposible que pudiera derrotar a Pablo Iglesias en Vista Alegre.
Iglesias tiene algo de lo que Errejón carece y es ese toque carismático que tienen algunos políticos independientemente de la bondad, o desastre, de sus ideas.
Ahora a esperar si el número 1 de Podemos manda al furgón de cola al que hasta ahora ha sido su número 2. La solución el sábado.


No te va a gustar - Amar a los animales, sí. Pero sin pasarse

16.02.17 | 08:16. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

Nos perecemos por lo efímero, por lo casual, de manera que de lo intrascendente pasamos a las grandes cuestiones vía ejemplo forzado, como si la anécdota configurase siempre la categoría. España es el país donde se presentan proposiciones de ley pidiendo que se trate a las mascotas como a seres humanos y donde se organiza un lío considerable porque los defensores de los derechos de los animales quieren que los circos se limiten a payasos, trapecistas y acróbatas, pero nada de domadores de tigres o elefantes, por citar dos ejemplos.
Así que el GDN (Gran Debate Nacional) no hay manera de que se centre en los enormes problemas que España, como país, tiene planteados, desde la inseguridad jurídica y la desigualdad crónica hasta el siempre presente peligro de ruptura territorial: de hecho, es muy difícil que los discursos oficiales pronuncien siquiera la palabra ¿Cataluña", como antes no se pronunciaba la palabra "Bárcenas". Menos mal que el presidente Rajoy, en un gesto encomiable, ha reparado ambas carencias, la última vez en un muy estimable discurso ante los congresistas de su partido, donde agarró, creo que con bastante más claridad que acierto, los cuernos del toro catalán, con perdón .
Están pasando cosas muy importantes bajo la superficie de este secarral político con forma de piel de toro en el que vivimos. Vaya por Dios: vuelvo a citar a los morlacos. Y es que hablamos más de toros -entre defensores y detractores, que si el de la Vega o los de Lorca- que de la piel de una nación insensible a las grandes cuestiones que le afectan. Soy, cómo no, un gran amante de los animales, de veras: albergo mascotas de procedencias varias y he tenido que sufrir a una cuidadora de perros que, traída por mi hija, llegó a mi casa para adoctrinarme acerca de cómo comportarme con una perra que se albergamos en adopción, procedente de una guardería canina y que, siempre asustada, sin duda fue objeto de maltratos en un pasado que desconocemos. Pero me indigno ante el espectáculo de quienes muestran mucho más amor ante un animal que por los seres humanos. Y, así, dan su piedad, su caricia, su pan y hasta su alojamiento a un can lastimado en la calle que a un mendigo. O a un refugiado sirio, digamos.
Estoy deseando, en suma, que alguien pregunte al Gobierno, o a quien sea, en el Congreso de los Diputados, o donde sea, qué ha ocurrido con aquella promesa de traernos al paraíso español a unos cuantos -pocos, en el fondo- miles de esos refugiados del horror y del terror impuesto por seres crueles. Y a mí, la verdad, llámeme desalmado si quiere, pero el circo me sigue gustando... con sus elefantes, sus tigres y esos domadores de grandes mostachos que meten su cabeza en la boca del león, que siempre me pareció más amigo del hombre que algunos hombres, que merecen aquella maldición hobbesiana de "homo, homini lupus". Porque ¿qué es un circo, excepto el del soleil, que es otra cosa, sin animales?

Siento decirlo, pero ya está bien de darnos la pelma con algunas versiones de Pacma, esos defensores de los animales que a veces se pasan de frenada. Y ya está bien de agredirnos, a quienes pensamos que el medio ambiente es lo primero, con máximas ultra-ecologistas que van mucho más allá de lo razonable. Y me temo que ya está bien de perder el tiempo, y los titulares, en actividades parlamentarias que restan espacio a otras tareas legislativas que me parecen mucho, pero mucho, más urgentes.


Antonio Casado - Efecto Bankia

16.02.17 | 08:16. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

El Banco de España no hizo sus deberes en los sucesivos procesos de fusión (Cajamadrid y seis cajas más) y salida a bolsa de la nueva entidad en 2011. Ya era una verdad periodística. Seis años después, la Audiencia Nacional la convierte en verdad judicial. O, como mínimo, pone bajo sospecha la diligencia supervisora del Banco.
De ese modo, la sala de lo penal enmienda la plana al juez Andréu y a la Fiscalía al detectar "bastantes, múltiples y concurrentes" indicios de criminalidad, a la vista de datos oficiales y extraoficiales recibidos en el órgano supervisor del sistema financiero, dirigido entonces por Miguel Angel Fernández Ordóñez. Datos suministrados por sus propios inspectores, que desaconsejaban la operación por la mala situación patrimonial de Bankia.
Al prosperar el recurso de la acusación particular (CIC), se revoca el archivo de la causa (noviembre 2016), en línea con la posición del fiscal, y se decide investigar a las cúpulas del BE y la Comisión Nacional del Mercado de Valores, que en su día dieron luz verde a las fusiones y a la posterior salida a bolsa de la entidad presidida entonces por el exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, con otras cuentas pendientes con la Justicia.
Se reprocha que la AN valore ciertos correos electrónicos por no ser documentos oficiales. Pero forman criterio. Y no es cierto que el engaño a cientos de miles de inversores solo se acredite en esos mails que desaconsejaban la salida a bolsa y denunciaban el desastroso estado patrimonial y contable de la entidad.
Aunque a balón pasado (diciembre de 2014) dos peritos del BE designados a petición del juez Andréu, emitieron un informe que cuestiona la validez de las cuentas presentadas y la limpieza del proceso. Se denuncia que Bankia salió a bolsa con cuentas maquilladas. Y se explica como inversores institucionales, grupos financieros y empresas ligadas a Bankia participaron en la compra de acciones para lograr un efecto llamada, pero se retiraron inmediatamente, dejando a los pies de los caballos a más de 300.000 pequeños inversores.
Sería lamentable que ese atropello quedase judicialmente impune.


Fermín Bocos - El sacrificio de Errejón

16.02.17 | 08:16. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

El sectarismo es la filoxera de los partidos políticos. Hasta hace poco, entre los seguidores de Podemos, el joven diputado Iñigo Errejón era un intocable. Un dios sentado a la derecha de Pablo Iglesias en el Olimpo del movimiento morado. Ahora que sus tesis acerca de la estrategia a seguir para allegar los objetivos de poder del partido han salido derrotadas tras la Asamblea de Vistalegre II, está siendo declarado poco menos que un paria por los mismos que hasta hace dos telediarios se lo disputaban para conseguir un "selfie". Pese a que en la mencionada Asamblea los militantes pedían unidad y en apariencia Pablo Iglesias se hizo eco de esa reclamación lo cierto es que todo indica que se dispone a prescindir políticamente de quien era su gran amigo y más cercano colaborador.
Que vaya a ser relevado como portavoz del Grupo Parlamentario y que esa encomienda recaiga en Irene Montero, persona tan próxima a Iglesias, ahorra palabras acerca del escaso talante del líder de Podemos para aceptar la discrepancia. Quizá Iglesias no se haya percatado de que hay mucha gente atenta, pendiente, observando cómo piensa administrar la victoria en Vistalegre II para establecer criterio acerca de su persona visto que se postula nada menos que para gobernar España. Se trata de saber si es un ciudadano equilibrado y magnánimo en la victoria o por, el contrario, es un político más. Uno más de los que no toleran la discrepancia, se rodean de aduladores (la "camarilla" que señalaba el filósofo Luis Alegre, cofundador de Podemos) y solo están preparados para que les den la razón.
No hay que elevar la mirada hacia la historia del movimiento comunista para evocar las purgas de disidentes que jalonan el relato de la vida interna de los partidos comunistas que en el mundo han sido para avizorar que la defenestración de Iñigo Errejón -la presenten como la presenten- se va a convertir en un test. Hacia dentro y fuera de esta organización. Para los cargos de Podemos: un aviso a navegantes. Fuera de éste partido en la prueba para comprobar la compatibilidad de sus actuales dirigentes con un aspecto esencial de la democracia: el respeto al discrepante. Pronto saldremos de dudas.


El rincón del soneto - CEBRIÁN

15.02.17 | 12:00. Archivado en Salvador Freixedo


CEBRIÁN

Con un turbio mundo reporteril,
encaramado ya en la plutocracia,
mina las bases de la democracia
como han hecho siempre los del mandil.

Contra el rey se muestra bastante hostil,
y como su padre cayó en desgracia,
Cebrián lo aprovecha con contumacia
para que Felipe vuelva a Estoril.

Con un escritillo de pacotilla
ingresó en la Academia de la Lengua,
aunque con la presencia del plumilla

el valor de la Academia se mengua.
Ahora en el País ya no tiene atranco
porque ya se libró de los Polanco.

___________________
Por Salvador Freixedo
Último libro del autor:
«IGLESIA, ¡DESPIERTA!»
freixedo.autor@laregladeoroediciones.com
Suscripción gratuita


La stevia de Pamiés cura, pero está prohibido decirlo.

15.02.17 | 12:00. Archivado en Magdalena del Amo


Yo andaba por los tres años cuando recogía pequeños ramilletes de “maxixa”; así le llamaba a la mazanilla en mi lengua de trapo. En casa había un libro de tapa dura granate, de Pío Arias-Carvajal, titulado Plantas que curan y plantas que matan. No era una lectura infantil precisamente, pero a mí me gustaba leerlo. De alguna manera, era como entrar en los insondables secretos de la naturaleza. Así que, cuando años después conocí el Dioscórides, ya tenía una idea acerca de los tesoros del mundo vegetal.
La stevia la conocí hace pocos años, gracias a Josep Pamiés, su gran divulgador y defensor, uno de los mártires modernos. Es una de las plantas milagrosas que la naturaleza nos regala para mantener y restablecer nuestro equilibrio físico, energético, mental y espiritual, porque la salud solo se puede entender desde un paradigma holístico. De hecho, el término ‘medicina integrativa’ ya va siendo de uso corriente entre los profesionales de las llamadas alternativas o complementarias. Sin embargo, mis esperanzas de alcanzar una integración total con la medicina alopática son pocas, porque en ese terreno –y hay que decirlo— no se prioriza el mantenimiento de la salud o su restablecimiento, sino las cuentas corrientes de los accionistas de los grandes emporios farmacéuticos. Los médicos son puros peones, víctimas de políticos, lobbies, think tanks y demás patulea de psicópatas. Ese es el quid de todo y vamos a hablar de ello enseguida.
Sé que el titular del artículo va contra lo establecido en la ley del medicamento y la regulación de la venta de plantas con fines terapéuticos, pero no me importa. La labor de un periodista –aunque eso lo hayamos borrado de nuestro código deontológico—no es servir al sistema, sino a la sociedad. Por otro lado, los que llevamos tantos años intentando sacarle los colores a un sistema corrupto, que nos estrangula, nos miente y manipula, ya tenemos cierto callo y no nos dejamos intimidar por leyes injustas, tan alejadas del derecho natural, ¡ojo!, muy anterior al derecho positivo y a cualquier normativa humana. Muy al contrario, creo que hacemos un servicio a la humanidad denunciando e incluso vulnerando leyes injustas, que lejos de suponer un avance, son frenos impuestos por los suprapoderes, que se han erigido en dueños del mundo.
Un político de la transición dijo aquella frase, que habría de ser citada en años venideros, a la luz de la evidencia: “Montesquieu ha muerto”. En efecto, del ilustrado Barón apenas queda el recuerdo, pero conviene recordar que no murió de muerte natural, sino asesinado por los mohatreros de turno, precursores del decadente estado actual de las cosas.
Hace muchos años que están intentando matar a Hipócrates. No lo han conseguido, porque son muchos los que día a día lo mantienen vivo a través de sus enseñanzas y axiomas. Pero la oficialidad lo ha desterrado de la Medicina. Hoy, el juramento hipocrático es algo obsoleto, políticamente incorrecto, una anécdota tan anacrónica como el código de Hammurabi.
En medio de esta maraña de sinrazones, la stevia sigue levantando sus hojas verdes al cielo, esperando, como el arpa del poeta, la mano del necesitado de salud, del jardinero, del agricultor, del regalador de panaceas; la mano de todos los que buscan el bien y lo bueno. Pero como todos los cuentos tienen un malo, el ogro de esta historia es el sistema, un sistema que arremete contra los que osan salir de la cueva y contar que hay un sol que brilla más que los candiles.
Decía que Josep Pamiés es uno de los mártires de nuestros días porque desde que descubrió la stevia y tras comprobar que realmente funcionaba, regulando los valores de triglicéridos, colesterol, insulina o hipertensión y que ayudaba a la desaparición de las células tumorales, empezó a distribuirla. Esperemos que la batalla que han emprendido contra él se quede solo en los comentarios de internet en su contra y no alcance los extremos de otros, como los doctores Hammer y Burzynski o tantos que han dado con sus huesos en la cárcel por atreverse a decir que EL CÁNCER SE PUEDE CURAR. Me viene a la memoria uno de mis iconos: el dos veces Premio Nobel, doctor Lynus Pauling, un hombre, aparte de genio, con una conciencia extraordinaria. Lynus Pauling fue galardonado con el Nobel de Química en 1954, por su descubrimiento sobre los enlaces químicos de los cristales y las proteínas. Después inició una campaña de denuncia contra las pruebas nucleares que se estaban llevando a cabo, con el consiguiente perjuicio para la cadena alimentaria, pues el estroncio 90 resultante –altamente radiactivo— era sintetizado por la hierba de los pastos como si fuera calcio, y después pasaba a los tejidos del animal y a leche que consumían los humanos. Por denunciar esto, el gobierno de Estados Unidos le retiró el pasaporte y cuando en 1962 le concedieron el Premio Nobel de la Paz, no pudo viajar a Suecia a recogerlo.
Curiosamente, los que prohíben vender stevia son los mismos que se enriquecen comercializando medicamentos con gravísimos efectos secundarios, como infartos cerebrales e incluso muerte; con los tratamientos contra el cáncer, gravosos para la sanidad y penosos para el paciente; los que promueven las campañas de vacunación antigripal o contra el papiloma humano, causante, cuando menos, de megadosis hormonales en las adolescentes, aparte de muertes; los que promueven bajar los valores de glucosa, colesterol, etcétera, para tener a toda la sociedad medicada crónicamente con los fármacos que fabrican; los que han inventado las enfermedades de la menopausia, para tratar con estrógenos a las mujeres; los que se han sacado de la manga la moda de las densimetrías, y un sinfín de etcéteras que darían para varios tomos. Esta gente es la que le prohíbe a Pamiés comercializar la stevia. ¡Qué vergüenza!
He agotado el espacio sin hablar de las propiedades de la stevia y también de otras plantas milagrosas que la naturaleza pone a nuestra disposición, como las kalanchoes. Todo un regalo digno de agradecer. Hablaremos de manera pormenorizada en el próximo artículo.

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.


Fermín Bocos - El fin de la farsa

15.02.17 | 08:16. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 14 (OTR/PRESS)

Todavía hay jueces en España. Las presuntas irregularidades cometidas en la salida a Bolsa de Bankia, julio del 2011, van a ser investigadas. Por decisión de la Audiencia Nacional van a ser imputados ("investigados" en el eufemismo al uso), los máximos responsables de los dos organismos encargados del control del sistema bancario: el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores.
La imputación del ex gobernador, Miguel Angel Fernández Ordóñez, junto a varios de sus colaboradores en la cúpula del banco, y también la del ex presidente de la CNMV, Julio Segura, en relación con la salida a Bolsa de Bankia (Rodrigo Rato), nos ha devuelto el olor acre de aquellos días en los que quienes regían los destinos de nuestro país en la economía y en la política se sabían intocables. Actuaban por encima de las leyes y a salvo de control respecto de las consecuencias de sus actos.
En plena crisis, enero del 2010, cuando Rodrigo Rato fue nombrado presidente de Caja Madrid (Bankia), los medios daban cuenta de la cruenta batalla librada en el seno del PP madrileño entre Esperanza Aguirre, presidenta de la CAM, y Alberto Ruiz Gallardón, el alcalde de la capital. Aguirre quería la presidencia de Caja Madrid para Ignacio González, su delfín. Gallardón y Mariano Rajoy acabaron imponiendo a Rato con el beneplácito del entonces presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero. Rato sustituía a Miguel Blesa que había sido nombrado por José María Aznar, su antiguo "compañero de pupitre". Hoy sabemos que durante los 16 años que Blesa estuvo al frente de Caja Madrid la entidad pasó de la solvencia a las puertas de la quiebra. Pese a ello, al recoger el testigo -¡maldita hemeroteca¡- Rato proclamó que "Caja Madrid está preparada para hacer frente a los retos derivados del complejo entorno económico, así como para aprovechar las oportunidades que se derivan del mismo". Blesa le legó una casa en ruinas y el pufo de las tarjetas "black". Después vino la salida a Bolsa a sabiendas de que la entidad estaba quebrada. Más tarde el hundimiento. Y posteriormente, el rescate. Oficialmente: 22.429 millones de euros. Más del doble (46.000 millones) según los peritos del Banco de España que investigan el caso. Los mismos peritos que califican la salida a Bolsa de Bankia como "una farsa de Rodrigo Rato y su equipo con la colaboración de la auditora Deloitte y los órganos supervisores". La actuación de quienes estaban al frente de esos órganos supervisores es la que, por fin, está en manos del juez. Todo estaba publicado, pero hacían como que no sabían nada. De uno u otro modo, todos se beneficiaban de la farsa.


Más que palabras - Las vergüenzas de Bankia

15.02.17 | 08:16. Archivado en Esther Esteban


MADRID, 14 (OTR/PRESS)

Miguel Angel Fernández Ordóñez, ex gobernador del Banco de España; Fernando Restoy, ex subgobernador; Julio Segura, ex presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), junto con otros directivos del supervisor bancario tendrán que declarar como investigados en la Audiencia Nacional, en el proceso que se sigue por el presunto fraude en la salida a Bolsa de Bankia, en julio de 2011. Esa era la noticia de hace apenas una horas aunque era una secreto a voces que en este fiasco de Bankia quienes debían haber vigilado miraron hacia otro lado y tal vez fueron cómplices.
Pero es que además tres de los investigados permanecían en el Banco de España, entre ellos el director general de Supervisión, y ahora ¡cuando ya no les cabía otra e in extremis renunciaron a sus cargos, para no dañar más la imagen de la entidad ¡A buenas horas mangas verdes! Se ha escrito estos días y yo lo comparto que es un hecho grave y sin precedentes que dos instituciones clave para la vida económica del país, estén implicadas en un procedimiento penal y sus responsables de aquellos años hayan sido imputados formalmente por sus actuaciones.
Muchos creen que no es cierto, que en este país, aunque tarde, quien "la hace la paga" y tal vez durante mucho tiempo algunos se han creído "intocables" bien por lo que eran o bien por lo que representaban, pero después de todo lo que hemos vivido eso ya no cuela. Estaba meridianamente claro que era una anomalía sin sentido que los responsables de la supervisión y la inspección de Bankia pasaran por este juicio como espectadores, como si no hubieran tenido nada que ver en una operación nefasta, que supuso un quebrando de 22.400 millones al erario público y cuantiosas pérdidas a cientos de miles de inversores.
Por otro lado es justo reconocer que muchas de las cosas que estamos viendo se deben a la constancia de algunos y en eso hay que poner en valor la labor de Andrés Herzog el exdirigente de la UPyD y el abogado que batalló contra la cúpula de Bankia, que ha estado años sin desfallecer denunciando que la responsabilidad del Banco de España no era pasiva sino activa porque impulsó decisiones importantes. "Lo de Bankia fue algo político y después de todo este tiempo es una buena noticia que los responsables del Banco de España y de la CNMV tengan que dar explicaciones y estén todos en el juicio", señaló ayer tras insistir en que "el problema es que todos obedecían la voz de su amo" poniendo el dedo en la llaga de la politización de las instituciones.
Precisamente por lo que se refiere a la política todo parece indicar que, finalmente el Congreso de los Diputados dará luz verde a la puesta en marcha de una comisión de investigación y ahí hemos visto curiosos cambios de actitud, en tiempo récord, como ha ocurrido con el PSOE que unos días se mostraba a favor otros en contra y otros simplemente se ponía de perfil. ¿Por qué? Pues porque no se trata solo de Bankia sino de todas las cajas de ahorro que se convirtieron en el botín de guerra del partido ganador de las elecciones y ahí entraron todos porque todos querían un trozo del pastel. Se tapaban y se amparaban para ocultar las vergüenzas de unos y otros ¡daba igual el color político! Y solo así se entiende este periodo negro de nuestro país. Quien lo ha hecho por acción o por omisión que lo pague y en eso no debe haber distingos.


Escaño Cero - Rajoy en paz

15.02.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 14 (OTR/PRESS)

La noticia en el PP es que no hay noticias. Ni siquiera durante la celebración de su congreso paso nada que tuviera relevancia.
Mariano Rajoy ha conseguido a la chita callando ir desplazando y jubilando a todos sus adversarios de dentro del partido. Ya no hay aznaristas y los que había, modelo Javier Arenas, hace tiempo que se han convertido en fervorosos "marianistas".
Así que pese a los escándalos de corrupción que salpican a diario al PP, nada parece suceder dentro de las filas populares.
Ni siquiera la llegada de un grupo de jóvenes a la dirección ha cambiado el partido. Los Maillos, Levy, Casado, etc, llevan meses interpretando los deseos de Rajoy a la perfección sin salirse del carril marcado. Su fuerza dentro de filas populares es escasa y tampoco parece animarles el más mínimo signo de rebeldía. Están a lo que mande el jefe.
Así pues Mariano Rajoy ha logrado un PP a su imagen y semejanza donde nadie parece cuestionar nada. Sin duda esta quietud va a favorecer al PP, porque ya se sabe que a los votantes no les gustan las peleas en los partios y suelen castigar a quienes no tienen paz interna.
La paz del PP lleva el sello de Rajoy y sin duda es todo un desafío intentar desentrañar su personalidad. Su cautela, su aversión a los medios, su impertubabilidad aparente (y seguramente real), ejercer de "gallego", no mojarse, y dejar que entre sus colaboradores haya un cierto grado de enfrentamiento (Soraya-Cospedal) para que nadie se sienta seguro del todo, son algunas de las características con las que Rajoy se mueve en la política española lo que han hecho de él un superviviente exitoso a pesar de no tener cualidades de liderazgo.
Por increíble que parezca hasta ahora todas sus estrategias le han dado resultado. Rajoy está en paz y ha impuesto la paz en sus filas donde ya no queda ni una leve brisa de disidencia. Y lo ha hecho como si no hiciera nada. ¡Uff!.


Pedro Calvo Hernando - Humildes y temerosos de Dios

15.02.17 | 08:16. Archivado en Pedro Calvo Hernando


MADRID, 14 (OTR/PRESS)

Los congresos de los dos principales partidos marcan una raya divisoria, un antes y un después en la política española y una primera gran ocasión para examinar de verdad lo que sucede en este país en el nivel de los poderes y de la pugna por el Poder. Ahora ya sabemos de forma casi definitiva cuál es y cómo va a ser la pugna en los próximos tiempos. Ya sabemos que son el PP y Podemos los grandes representantes de la España bipolar, con un par de realidades adláteres y complementarias -PSOE y Ciudadanos- que solo van a ser damas de compañía en el espectro representativo del ruedo ibérico. Y sabemos que gobernará la izquierda si el PSOE apoya a Podemos y que gobernará la derecha si Cs apoya al PP. Lo que no significa que en un futuro más largo eso no se convierta en un bipartidismo de nuevo cuño que seguramente no sería muy positivo para la gobernanza española. No es, de momento, muy fácilmente modificable el cuadro, cuando acabamos de ver que el PP aparece con fuerza recobrada y muy inmune a la corrupción que protagoniza y a la presión del primer juicio Gürtel y de la prisión de Correa-Crespo-Bigotes.
En cuanto a Podemos y su congreso, dan la impresión de un cierto esfuerzo por Iglesias y sus fieles de suavizar la guerra de las semanas anteriores y del camino hacia la disolución de un personaje de la valía de Errejón. Eso sería un cambio importante en la trayectoria pablista que sin duda tendría consecuencias favorables para el movimiento-partido, sobre todo para limar la animadversión desde el centro y la derecha hacia la nueva izquierda heredera del 15-M. Lo que ya dudo un poco más es que sean capaces los podemitas de sobreponerse a su impulso congénito hacia el predominio en sus espacios propios y aledaños de ese instinto acaparador que les ha venido caracterizando. Tal situación solo podrán superarla si se aplican importantes dosis de humildad dentro de la unidad, en el sentido proclamado por Pablo Iglesias en la clausura de Vistalegre II. El consejo de la humildad es bueno para ellos y también para sus adversarios del resto del espectro político. Si se pasan otra vez de la raya -unos y otros- malos tiempos se acercan. Con que ya lo sabéis todos: sed humildes y temerosos de Dios.


Carmen Tomás - MAFO y Segura, ante la justicia

15.02.17 | 08:16. Archivado en Carmen Tomás


MADRID, 14 (OTR/PRESS)

La sección tercera de la Audiencia Nacional ha decidido que el juez del caso Bankia cite como investigados al ex gobernador del Banco de España, al ex presidente de la CNMV y otros altos cargos de estas dos instituciones. Por cuatro veces la principal acusación lo había solicitado y se le había denegado. El auto de la Audiencia es implacable al hablar de indicios múltiples de criminalidad en su actuación y relata los diversos informes de la Inspección y correos que, por ejemplo, Miguel Angel Fernández Ordóñez recibió y que desaconsejaban claramente la salida a bolsa de la entidad financiera. Uno de esos correos alertaba sobre la posibilidad más que palmaria de que si realizaba la operación el final sería el rescate, como así sucedió. Además, el Congreso ha aprobado una comisión de investigación sobre el caso Bankia, a petición de Podemos y PSOE, que está claro que ha dejado a Fernández Ordoñez a su suerte. Otros grupos como Ciudadanos va a solicitar que la comisión se extienda a otras operaciones con Cajas de Ahorro, como la de Cataluña Caixa, presidida por el ex vicepresidente del gobierno con Felipe González, Narcís Serra, y cuyo rescate le costó a los españoles proporcionalmente más dinero que la propia Bankia.
Lo que por fin parece que va quedando claro es que tanto MAFO como Segura no hicieron bien su papel de reguladores, desoyeron las recomendaciones y permitieron una operación que costó a los contribuyentes más de 22.400 millones de euros. Su papel fue evidente. Digamos que por lo menos hicieron oídos sordos a sus servicios de inspección, a sus funcionarios y que permitieron un enorme quebranto al Estado, pero también a los accionistas que confiaron en que la salida a bolsa contaba con todas las bendiciones para ser exitosa.
En todo caso, en esta operación falta el papel de un peón fundamental que fue el gobierno de Zapatero y más concretamente de la responsable de Economía, Elena Salgado. Se sabe que fueron muchas las empresas del IBEX 35 que recibieron llamadas "invitando" a participar en la salida de Bankia al mercado. El gobierno quería que la operación fuera exitosa y no dudó en "presionar". Muchas de esas "peticiones" no se contestaron. Por ejemplo, BBVA declinó participar en esa operación. Es de suponer que conoció y estudió a fondo los libros de Bankia y los informes que existían sobre su escasa viabilidad. No hay que olvidar que hasta responsables de la auditora están también siendo investigados por la justicia.
Vamos a ver si de estos pasos judiciales y de esta comisión parlamentaria sale luz y sobre todo si por el Congreso van a pasar todos los que realmente tuvieron algo que ver y que en su momento no hicieron bien su trabajo o incluso, como el gobierno de Zapatero, se empeñó en que la operación saliera a pesar de los múltiples informes que lo desaconsejaban o qué ocurrió con esas presiones que algunos presidentes de grandes compañías recibieron. Con cinco años de retraso, pero se abre una ventana para despejar todas las dudas sobre este asunto en el que Rato tocó la campana en el parqué madrileño, pero porque otros muchos lo permitieron cometiendo un delito o no, eso lo dirán los jueces.


Antonio Casado - Todo el poder para el jefe

14.02.17 | 08:16. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 13 (OTR/PRESS)

En Vistalegre II (segundo conclave general de Podemos) barrió la apuesta por la radicalidad encabezada por Pablo Manuel Iglesias. Mala noticia para los desheredados, la gente, las capas sociales más desprotegidas, los parias de la tierra, los de abajo.
Ganó la apuesta por la calle y no por las instituciones. Y ganó la doctrina de todo el poder para el jefe. Todo eso complace a la militancia (155.000 papeletas, algo más del 33% de las bases). Pero no está claro que complazca a los votantes (más de cinco millones de ciudadanos), porque viene a ratificar el confinamiento político y parlamentario de Podemos.
Por tanto, buena noticia para los de arriba, pues deja a Podemos en la irrelevancia, sin poder influir en la agenda institucional de las decisiones que afectan a los ciudadanos. Según los ganadores de Vistalegre II, lo prioritario es seguir dando miedo a los de arriba y no calentar el sillón en el Parlamento. Además, reclaman plenos poderes para que el secretario general pueda combatir a la "triple alianza" (PP-PSOE-Ciudadanos) con todos los medios al alcance de un partido "coral, femenino y fraterno".
No parece esa una buena fábrica de decisiones encaminadas a inquietar a los poderosos y favorecer a las capas más vulnerables de la sociedad. Tampoco parece ser la mejor forma de integrar al 37% de los simpatizantes de Podemos que votaron por las tesis de Iñigo Errejón.
Una de esas tesis era precisamente la de que no se trata tanto de cantar las cuarenta a los poderosos sino de "enseñarles el camino de salida". Tesis rendida ante el empuje de los seguidores de Iglesias, cuya reciente victoria les permite apelar al principio de la obediencia debida, en línea con la doctrina Monedero, que hace unos días, cuando las espadas aun estaban en alto entre el numero uno y el numero dos, reñía a Errejón y a Tania Sánchez de esta guisa: "Joder, tío, o sea, Pablo no es vuestro colega, es vuestro secretario general".
Insisto: todo el poder para el jefe, como en el PP, como en la CEDA de Gil Robles, bajo el doble principio de unidad de criterio y dependencia jerárquica, como en la Fiscalía, como en el Ejército. Nada nuevo entre quienes se reclaman de la nueva política.
En esas circunstancias el futuro político de Errejon está en el aire. Antes era el número dos de Iglesias, pero ahora se ha convertido en el jefe de filas de una corriente interna de Podemos. Así que quedamos a la espera de saber hasta qué punto se dará por aludido Iglesias en el mandato de unidad y humildad salido de Vistalegre II, mientas el perdedor reclama también un mandato de pluralidad. Iglesias le ha tenido una mano, pero nadie sabe si en la otra lleva o no lleva el piolet.


Fermín Bocos - Vuelve la pinza

14.02.17 | 08:16. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 13 (OTR/PRESS)

De la calle vienen y la calle añoran. A juzgar por la victoria de las tesis de Pablo Iglesias (60%) sobre las defendidas por Iñigo Errejón (38%), Podemos está y seguirá en el Congreso, pero al grueso de sus militantes y a buena parte de sus diputados el Parlamento les viene grande. O, según se mire, pequeño. Los seguidores de Pablo Iglesias parecen sentir nostalgia de las acampadas del 15M y de las asambleas de la Facultad de Políticas. Solo así se explica el triunfo de los documentos que abogan por la confrontación con el sistema (Iglesias) frente a los que postulaban la transformación del sistema desde dentro de las instituciones (Errejón).
La victoria de Pablo Iglesias -cantada desde el primer momento puesto que era el único candidato relevante a ocupar la secretaría general- confirma que Podemos más que un partido, sigue siendo un movimiento. Utópico en algunos de sus objetivos, ingenuo en muchos de sus enunciados y confuso en orden a los medios que propone para acceder al poder. Para "asaltar los cielos", por decirlo cediendo a la retórica de Pablo Iglesias. El triunfo de sus postulados permite pronosticar una etapa de confrontación dentro y fuera del Parlamento. Confrontación que le vendrá muy bien a Mariano Rajoy, recién reelegido líder del PP.
Su antagonismo de manual con Iglesias nos deparará grandes mañanas de titulares los miércoles en las sesiones de control al Gobierno. Se retroalimentan. Sin decirlo abiertamente, comparten objetivo: debilitar, erosionar, laminar y si la cosa les saliera bien, acabar con el PSOE. O dejarlo reducido a una expresión testimonial, como el PASOK en Grecia. Estamos ante Versión 2:0 de la "pinza" de Julio Anguita, el padre putativo de Podemos.
La vida nos enseña que cuando una puerta se cierra suele quedar abierta una ventana. Tarea del PSOE sería aprovechar la polarización de la vida política española entre Podemos y el PP para recuperar el centro izquierda y comparecer ante la opinión ciudadana como un partido de gobierno. Un partido capaz de actuar como valedor de los excluidos por la crisis y de las clases medias maltratadas por las reformas laborales y fiscales introducidas por el PP en la pasada legislatura. Para ello, en primer lugar, deberían decidir cuanto antes qué quieren ser y a quien confían el timón de la nave. No lo tienen fácil.


Cayetano González - El dúo Rajoy-Iglesias

14.02.17 | 08:16. Archivado en Cayetano González


MADRID, 13 (OTR/PRESS)

No forman el "dúo dinámico", pero si han salido de los Congresos de su partidos celebrados este pasado fin de semana como líderes indiscutibles. Uno, Rajoy, no tenía rival y por lo que se vio en el Congreso del PP, puede que no lo tenga en bastantes años. Otro, Iglesias, sí lo tenía, Iñigo Errejón, al que ganó de forma aplastante tanto en la composición del órgano de gobierno de Podemos, el Consejo Ciudadano, como en los documentos políticos y organizativos que marcarán el rumbo de la formación morada. Rajoy e Iglesias, a primera vista, no tienen nada que ver en ningún aspecto personal ni político. Digo a primera vista, porque si se escarba un poco, se pueden encontrar algunas semejanzas. Por ejemplo, el afán de poder de ambos. Rajoy ya no disimula su intención de seguir al frente del PP y, si los electores así lo deciden, al frente del Gobierno de España más allá de lo que duré la actual legislatura, algo que está exclusivamente en sus manos, porque es el Presidente del ejecutivo el que tiene la facultad constitucional de adelantar o no las elecciones generales.
En cuanto a Iglesias, ese afán de poder se le vio de manera patente cuando tras las elecciones de diciembre de 2015 convocó una rueda de prensa para nombrarse a sí mismo vicepresidente de un hipotético Gobierno liderado por Pedro Sánchez, pero en el que además exigía el control de Interior, es decir, de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, del Centro Nacional de Inteligencia, Defensa y RTVE entre otras Instituciones. Luego, con el paso de las semanas cometió el error estratégico de no abstenerse o votar a favor de la investidura de Sánchez, lo que llevó a unas nuevas elecciones en junio del pasado año que desembocaron en la investidura de Rajoy gracias a la abstención del PSOE. Para completar el tablero político falta una pieza fundamental: quien será el nuevo líder del PSOE. Porque a los efectos de un posible entendimiento de la izquierda, no es lo mismo que el próximo secretario general de los socialistas vuelva a ser Pedro Sánchez o que por el contrario se haga con el liderazgo del partido la andaluza Susana Díaz, que por otra parte sigue a día de hoy sin confirmar oficialmente que se presentará a las primarias. Con Sánchez, la alianza PSOE-Podemos y si fuera necesario los partidos independentistas de Cataluña sería algo más que una especulación. De hecho, el defenestrado secretario general de los socialistas ya lo intentó después del pasado verano y estuvo a punto de conseguirlo. Mientras, en el otro lado de la orilla, Rajoy contempla con su calma chicha la crisis que ha vivido Podemos y que está todavía por resolver del todo, y en la que todavía está instalado el PSOE. El político gallego va a lo suyo: nadie en su partido le discute el liderazgo y muchos coinciden en que hay Rajoy para rato, con perdón.


Rafael Torres - Los secretos de la desconexión

14.02.17 | 08:16. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 13 (OTR/PRESS)

Miquel Iceta, en nombre del grupo socialista catalán, ha solicitado amparo al Parlament para que el gobierno de la Generalitat desvele los secretos de la llamada "desconexión" en un plazo de 15 días, esto es, memoria documental, pormenorizada, de los diferentes aspectos de la conspiración secesionista que pretende apoderarse de una porción de España y de cuanto contiene. Iceta, con sólo esa iniciativa testimonial, pues el Parlament no le brindará amparo ninguno al estar dominado por los secesionistas precisamente, ya ha hecho más, en relación al conflicto, que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.
No hacer nada puede dar buenos resultados en el seno del PP, donde cualquier acción o movimiento puede afectar a la inmutabilidad de su esencia empresarial y política, pero no hacer nada, nada de nada, cuando unos señores anuncian que se van a apropiar de Cataluña como si ésta fuera una finca enajenable, e incluso ponen fecha para dicha exacción, es un disparate de unas proporciones sólo al alcance de un Rajoy. Le puso un despacho a Soraya Sáenz de Santamaría en Barcelona para que la vicepresidenta se dejara ver un poco por allí, y con eso cree haber cubierto el expediente.
Iceta quiere que se hagan públicos los papeles de la desconexión, del cortocircuito, de la amputación sin otra anestesia que la charlatanería de los patriotas iluminados, valga el pleonasmo. Pide los documentos, los oficios, los programas, los proyectos, las órdenes cursadas para preparar y ejecutar la movida, y lo pide porque Santiago Vidal, el juez lenguaraz e independentista cuyo sueldo de senador salía del bolsillo de todos los españoles, se vino arriba y dijo que todo lo tenían ya niquelado.
Se supone que el CNI no estará, como Rajoy, mano sobre mano, y que estará al corriente de los planes de Junts Pel Sí y de la CUP para la descomunal apropiación indebida, pero Iceta, que es un político y no un espía, quiere que todos tengamos conocimiento de ellos. Porque con espías sólo, y con un presidente que no sabe qué hacer con lo que van espiando, lo llevamos crudo.


No te va a gustar - Urge: se busca alternativa a Rajoy

14.02.17 | 08:16. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 13 (OTR/PRESS)

Pablo Iglesias ha comprobado algo que, tras la asamblea de Vistalegre II, resulta innegable: la mayoría de los cinco millones que un día obtuvo Podemos es un voto de la izquierda "dura", que no busca componendas ni aproximaciones a lo establecido. El "kerenskiano" Errejón pierde frente al "leninista" Iglesias, en un congreso que, hay que admitirlo, ha registrado una notable transparencia y democracia interna. Pero también reconozco mi temor ante lo que ahora pueda hacer el muy poco previsible secretario general de Podemos. Y admitamos todos nuestra inexperiencia ante la deriva que pueda adquirir la formación morada. Pero, ahora menos que nunca, puede ser una opción de gobierno: a estas alturas, ya no sé siquiera si Pablo Iglesias lo pretende. Así que hay que buscar una alternativa al parece que imparable Rajoy, que no puede quedarse solo con el poder y en el poder. Porque una democracia necesita, obviamente, alternativas.
O sea, es la hora del PSOE. Han terminado los congresos "de reajuste", y el del PP no ha sido sino el de la continuidad, que tan bien le va a alguien que, tan contrario en todo a Iglesias, es previsible como Mariano Rajoy. No es bueno que alguien gobierne con mayoría absoluta, máxime cuando ni siquiera tiene mayoría absoluta, porque eso significa que, sin convencer del todo al electorado, no hay nadie que pueda disputarle la victoria. Un páramo político.
Ciudadanos ya celebró su congreso, prometiendo entrar en los gobiernos (autonómicos y municipales) tan tarde como en 2019. Se equivocó a mi juicio Rivera, que tan certeros diagnósticos hace, no buscando entrar ahora en el Ejecutivo de Rajoy, tal vez como vicepresidente de lo que debería haber sido un Gobierno mucho más reformista de lo que ahora nos aparece. El PP ha pasado una página, exactamente igual a la anterior y muy parecida a la que antecedía a esta; así le va bien. Podemos se ha decantado por ser una formación crítica todo el tiempo, en casi todo y frente a todos: es más fácil jugar a la contra que administrar el éxito. Desde luego, hay que olvidar a aquel Iglesias que, el 22 de enero de 2016, se ofrecía para ser vicepresidente, responsable de los servicios secretos, de los medios públicos incluyendo RTVE, de Interior, de Defensa... permitiendo graciosamente la presidencia para el socialista Sánchez, que a punto estuvo de morder el cebo, un cebo que significaba casi un "golpe a la venezolana".
Iglesias no es una opción de gobierno; Errejón quizá pudo serlo algún día, aliado con un PSOE que no estuviese liderado por Sánchez, que sobradamente ha evidenciado su incapacidad para montar una opción de poder político. Y tal vez por ello acabe, paradójicamente, encontrando el apoyo de unas bases que ya han demostrado, en todas las formaciones, estar más radicalizadas que quienes dirigen los partidos. Tal vez esa alianza, de los "errejonistas", que a medio plazo no pueden esperar sino apartamiento y desdén por parte de Iglesias, con un socialismo pragmático, que nunca podría ser el de Sánchez, sea la alternativa posible al centro-derecha de Rajoy. Algún día. Tal vez. Ahora, sin embargo, le toca a Rajoy. Sin alternativas, al menos hasta el mes de junio. Cuando el PSOE decante a su principal dirigente, cuando el partido que fundó Pablo Iglesias (Posse), hace casi ciento cuarenta años, vuelva a tener cabeza y voz: se llamará Susana Díaz, o Patxi López, o habrá un "pacto del Betis" entre ambos.
Pero con Sánchez esa operación no será posible. Con Sánchez, el PSOE se romperá ineludiblemente, porque el ex secretario general simplemente no se habla con la mayor parte de los "barones" territoriales, ni con los que fueron sus lugartenientes, ni con la mayoría de los veteranos a los que arrinconó. Puede que entonces Sánchez, que tendría que crear un "nuevo" PSOE, liberado del comité federal, intente aglutinar una oposición con Pablo Iglesias (Turrión), con algunos nacionalistas, quizá acompañados por Bildu... Un desastre, pienso. Esa, claro, no es una alternativa a ese Rajoy al que Sánchez e Iglesias, cada uno a su modo, han contribuido a fortalecer. Tenemos Rajoy, ya ve usted, para rato. Sea para bien o incluso para mal, que tampoco será para tanto. A ver qué diablos hacen en el PSOE de aquí a su congreso de junio.


Escaño Cero - "Una oportunidad"

14.02.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 13 (OTR/PRESS)

En el PSOE están de enhorabuena. A poco que sean listos y sepan cerrar heridas en el próximo congreso amen de elegir a la persona adecuada para dirigir el partido, podrán recuperar muchos de los votantes que se les escaparon a Podemos y a Ciudadanos.
Con el partido de Albert Rivera declarándose liberal y Podemos apostando por "el asalto a los cielos" el PSOE puede volver a recuperar a los votantes de izquierda que ni quieren ser liberales ni quieren tampoco decantarse por escorarse a la extrema izquierda.
Eso sí, el PSOE se equivocará si cree que porque en Podemos ha ganado Pablo Iglesias y en Ciudadanos el liberalismo tienen ya el terreno conquistado. Y no es así, porque de lo que se trata es de que vuelvan a ser socialdemócratas en la teoría y en la practica y por tanto presenten un proyecto encaminado a afrontar los problemas reales de la inmensa mayoría de los ciudadanos, algo que habían dejado de hacer en los últimos tiempos.
Lo cierto es que la derrota de Iñigo Errejón supone para Podemos ni siquiera explorar la vía de hacer un partido transversal capaz de aglutinar el voto de muchos ciudadanos de centro-izquierda y sobre todo de influir en la política con acuerdos y entendimiento con otros partidos. Si las tesis de Iñigo Errejón hubieran salido adelante entonces el PSOE sí que tendría un problema. Y es que como vienen repitiendo los sociólogos las elecciones se ganan en el "centro".
Hasta ahora el paso de Podemos por las instituciones, principalmente por el Congreso de los Diputados, está resultando sin pena ni gloria, más allá de algunos números propagandísticos que no tienen ningún recorrido político y que desde luego no conllevan resolver los problemas reales de la sociedad. Aún queda mucha legislatura por delante pero está por ver que la oposición que hace Podemos sea realmente útil.
Así que el PSOE se ha encontrado con una oportunidad que, si la sabe aprovechar y deja de desangrase en querellas internas, podrá recuperar la hegemonía de la izquierda y sobre todo volver a ser una opción creíble de gobierno. Para eso también debe de dejar de hacer políticas periféricas que es lo que ha venido haciendo como porque había dado por hecho que el Estado del bienestar en líneas generales funcionaba y más o menos era así hasta que llegó la crisis.
A los socialistas solo les queda acertar a la hora de elegir quién gestionara el partido. Y si me apuran su futuro dependerá en buena medida de esa decisión.


Carmen Tomás - Los estibadores en pie de guerra

13.02.17 | 08:16. Archivado en Carmen Tomás


MADRID, 12 Ene. (OTR/PRESS)

Varias sentencias de los tribunales europeos han puesto en los últimos meses patas arriba algunas normas españolas. Asuntos relacionados con los consumidores, como las cláusulas abusivas, entre ellas la suelo de las hipotecas; las condiciones laborales de los interinos, y la última conocida por los ciudadanos, que no publicada, sobre el sector de la estiba. Hace unos días Manuel Llamas en Libertad Digital publicaba las condiciones laborales, el convenio, que rige la vida laboral de los 6.150 estibadores y donde quedan de manifiesto los privilegios de este colectivo. Un monopolio donde para empezar las empresas no pueden contratar a quien quieran, no hay mujeres, muchos puestos se pasan de padres a hijos y los sueldos oscilan entre los 100.000 y los 70.000 euros al año.
El sector, en huelga encubierta, es fundamental para el desarrollo de la economía. En España, pasan por los puertos la mayoría de los productos que importamos y más de la mitad de los que exportamos. Dadas las condiciones laborales de que disfruta este colectivo, contrario a la legislación europea y a la libertad de mercado, los costes son mayores que en los países de nuestro entorno y los daños de la paralización de los trabajos de carga y descarga se miden por cientos de miles de euros. De hecho, no haber atajado desde 2014 el modus operandi de la estiba le ha costado al Estado, o sea a todos los españoles, más de 20 millones de euros. El gobierno se reunió el viernes con los representantes del sector y no se llegó a un acuerdo. Volverán a reunirse el martes. Sin embargo, los trabajadores llevan a cabo ya en varios puertos paros encubiertos y en las asambleas se ha llamado a la violencia y a tres días de huelga total. Ya, de momento, se han visto imágenes de decenas de coches nuevos destrozados, cuyo valor ronda los 200.000 euros.
No enfrentamos en este caso a un pequeño colectivo de trabajadores que se niega a perder privilegios en un sector sin competencia y que les cuesta a los españoles un dineral. La pregunta es si será capaz el gobierno de poner orden y de hacer cumplir la legislación europea con idéntica diligencia a la que se ha puesto en otros asuntos. La realidad es que no queda más remedio que hacerlo para cumplir con la legislación europea y porque, según estudios realizados, la apertura a la competencia de los trabajos de estiba supondría la contratación de 18.000 nuevos trabajadores y un aumento de la actividad que rondaría los 2.800 millones de euros.


Francisco Muro de Iscar - La desunión uniforme

13.02.17 | 08:16. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, (OTR/PRESS) Asegura Rita Maestre que lo que tiene el PP de Mariano Rajoy es "la unidad uniforme". Lo que, dados los resultados se ha visto en Podemos, será, entonces, la "desunión uniforme", mientras en el PSOE lo que hay debe ser "la unidad desuniforme", trufada de promesas de Susana Díaz que no acaban de concretarse, de amagos de Pedro Sánchez y de una cierta desesperación de Patxi López que tiene que combatir al que apoyaba antes porque no puede atacar a la que aún no se ha presentado.
Lo del PP ha sido la crónica de una victoria anunciada, a la búlgara, pero con un Rajoy que amenaza con seguir mucho tiempo más. No se vislumbra relevo por dos razones. Porque los que pueden instarlo, Alberto Núñez Feijóo y Cristina Cifuentes entre otros, saben que no es el momento y porque la guardia pretoriana de Rajoy es monolítica. Que en un Congreso como éste, tranquilo, pacífico, el partido no se atreva a hacer ningún giro, por leve que sea, que no haya hecho ninguna autocrítica sobre la corrupción y que no ponga en marcha ni la más mínima renovación, con otra gente que aporte frescura, significa que sigue instalado en la autocomplacencia y que mira más hacia adentro que hacia la calle.
Lo mismo se puede decir del PSOE, instalado en no se sabe dónde, sin discutir de ideas para la renovación, que es lo que necesita de forma inmediata, sino de nombres. Y de nombres "viejos", los de siempre. Es llamativo ver cómo la división por el líder, o por la lideresa, enmascara y esconde el verdadero problema de la socialdemocracia española: no saber qué camino tomar, qué principios defender, qué papel jugar en la política de grandes compromisos y de cercanía a la sociedad que dicen representar.
Y, finalmente, el otro protagonista del fin de semana, Podemos, el partido de Pablo Iglesias del que, posiblemente, acaben saliendo Iñigo Errejón y los suyos. No ahora, no en el corto plazo, pero más pronto que tarde. Lo que no se sabe es si será por autoexclusión o por eliminación. La victoria de Pablo Iglesias, amplia, rotunda, indica por dónde quieren ir Iglesias y los suyos. Ese camino, propio del marxismo-leninismo vestido de populismo y falsa modernidad, está más en la calle que en el Parlamento, en el poder asambleario controlado que en la defensa constitucional. Pero, eso sí, con el poder absoluto, real en manos del gran líder, es decir de Pablo Iglesias. Vistalegre 2017 ha sido una pura y simple lucha por el poder, sin enmascaramientos. Ninguno de los dos líderes quería la unidad que reclamaban los compromisarios. Veremos lo que tarda Iglesias en laminar a Errejón y los suyos o lo que tardan éstos en convencerse de que el camino no conduce a ninguna parte. Lo que en España urge y lo que han demandado los ciudadanos a todos los partidos es una verdadera regeneración moral. Parecía que Podemos podía forzar a los otros partidos a emprender ese camino. No es así. No existe esa voluntad. Y el propio Podemos ha convertido el aire fresco en una pura lucha por el poder absoluto, sin rivales ni discrepancias, incluso dentro del propio partido.


Fernando Jáuregui - Mariano y Pablo, condenados, claro está, a no entenderse

13.02.17 | 08:16. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 12 Ene. (OTR/PRESS)

Los dos, Mariano Rajoy y Pablo Iglesias, salieron reforzados de sus respectivos congresos; bueno, en realidad, Mariano Rajoy no necesitaba grandes refuerzos. Iglesias sí tenía que demostrar que "las bases" estaban tras él y no apoyando a Iñigo Errejón. Los dos pidieron "unidad" e Iglesias, además, "humildad", cualidad que, como le ocurre a Rajoy con el "diálogo", que también pidió en su discurso de clausura, no es su fuerte. Pero ahí están ambos, brillando en sus respectivos, paralelos, incapaces de acercarse, universos; y es una lástima -o una suerte, quién lo sabe-- que, en determinados asuntos, por ejemplo en la defensa de la unidad territorial, ese entendimiento sea imposible. Pero ahí están ambos, reinando en sus respectivos ámbitos: Rajoy no tiene rivales en el centro-derecha ni en el centro-centro. Sospecho que, hoy por hoy, Iglesias tampoco lo tiene en un PSOE que ha salido este fin de semana, merced al acto-mítin protagonizado por Susana Díaz en Madrid el sábado, aún más dividido de lo que ya lo estaba.
Rajoy e Iglesias están, desde luego, condenados -bendecidos, dirán ellos-- a no entenderse. Sus proyectos, sus lenguajes, sus actitudes ante la vida, se hallan a mucha mayor distancia de los siete kilómetros que los periodistas hubimos de recorrer varias veces entre viernes y domingo para poder vislumbrar presencialmente algo de los dos congresos, el del PP y la segunda Asamblea de Vistalegre, que Iglesias quiso, a mi juicio equivocándose, que coincidiera con el cónclave de los "populares".
Confieso que no esperaba ninguna sorpresa surgida de la "previsibilidad" que caracteriza a Mariano Rajoy;. No la hubo, excepto en un punto: en su discurso habló larga y claramente sobre Cataluña, el gran tema intencionadamente olvidado por unos y por otros, porque ni unos, ni otros, ni los de más allá, parecen tener claras las soluciones, aparte del "no pasarán", interpretado de manera diferente desde cada lado de la barrera, por supuesto. Tampoco, lo confieso, me sorprendió demasiado la victoria, dicen que aplastante pero no tanto en realidad, de Pablo Iglesias sobre un Iñigo Errejón al que los partidos "convencionales" presentaban como el "mal menor" para que los cambios se hagan con sordina y con prudencia.
Pero la democracia interna, que sin duda ha brillado bastante en estas Asamblea de Podemos, ha querido el "mal mayor". A ver ahora cómo gestiona Iglesias su victoria, a ver si es cierto que tiende la mano al vencido, que modera sus ambiciones y sus excesos verbales, a ver si finalmente asume que vive en las instituciones, entre ellas el Parlamento, mucho más que en la calle. En principio, no me parece que el "errejonismo" vaya a ejercer una gran influencia en él ni en los más duros de los suyos, comenzando por su "número dos" y compañera, Irene Montero, que encandiló a los asambleístas con su verbo "a lo Pasionaria". Y, por otro lado, a ver cómo gestiona el PSOE del futuro esta victoria de un Pablo Iglesias mucho más proclive a entenderse con los sectores más "duros" de la izquierda que con lo que representa, por ejemplo, la actual gestora socialista.
Y, lo que es mucho más importante: a ver cómo gestiona Rajoy ese "tenemos Rajoy para diez años" que más de uno, por ejemplo el presidente gallego Núñez Feijoo, salió casi gritando del congreso "popular". No me dio la impresión de que, más allá de atreverse a hablar de Cataluña -aunque sin aportar pasos concretos para la solución del principal conflicto que los españoles tienen ahora planteado-- , Rajoy vaya a dejarse embriagar precisamente por el afán reformista. No: está claro que, como le va bien, y está convencido de que con él le va bien así también a España, no piensa en grandes cambios, ni en la secretaría general del PP ni en casi nada. Así que adiós, hasta el próximo congreso... aunque él, usted y yo sabemos que van a pasar muchas cosas hasta entonces. En la izquierda y en la derecha.


Victoria Lafora - Gavoiota o charranes

12.02.17 | 08:16. Archivado en Victoria Lafora


MADRID, (OTR/PRESS)

Con la que les está cayendo encima -primeras y fortísimas condenas de la Gürtel, declaración de nueve empresarios valencianos, afirmando, a cambio de una reducción de condena, que financiaron ilegalmente al Partido Popular de Francisco Camps (aquel señor de quien Mariano Rajoy afirmó su profunda amistad y una inquebrantable decisión de estar siempre con él, junto a él o detrás de él), citación para declarar , el próximo lunes, de la ex ministra Mato, esposa de Jesús Sepúlveda, de Gema Matamoros, esposa del ex alcalde de Majadahonda, Guillermo Ortega , y del propio partido, acusados de lucrarse con las dádivas emanantes también de la Gürtel- el PP prepara la apertura de su congreso con el interesantísimo y trascendental debate sobre si el pájaro que ilustra su logotipo es una gaviota o un charrán.
Así de tranquilas están las aguas de este partido que, a pesar de los pequeños avatares descritos, mantiene la calma y la sonrisa, frente a una izquierda que, a trompicones, entre atropellos y con toda suerte de puñaladas traperas, se enfrenta también a sus congresos; el de Podemos coincidente y el del PSOE, aplazado, pero con unas perspectivas no menos convulsas.
Solo esa coyuntura ha permitido al Partido Popular, y sobre todo a su presidente, afrontar este fin de semana sobre unas ruedas que, en otras circunstancias y en otro país, con un sentimiento democrático más consolidado, serían unas ruedas muy desgastadas y probablemente pinchadas. La histórica desunión y los sempiternos conflictos que han convulsionado a la izquierda, no solo se plantean en España a nivel genérico, sino que afectan a todas y cada una de sus formaciones. En Podemos va a ser muy difícil evitar el choque de trenes en la lucha por el poder que mantienen los "pablistas" y los "errejonistas". Los primeros en defensa de un concepto claramente dictatorial disfrazado de plebiscitario, y los segundos en defensa de un mayor juego institucional. Hoy asistiremos a un desenlace que, previsiblemente, acabará como el rosario de la aurora. Tiempo al tiempo.
En el PSOE la batalla no parece tan cruenta. Sin duda, también va a dejar mucho herido y mucha baja, pero cabe esperar que, la experiencia de este partido centenario, les insufle la cordura suficiente con que superar el maremágnum en el que, unos y otras, le han sumido. En fin, que entre el alboroto general, el PP sale casi indemne, preocupado en decidir la clase de pájaro que les representa: o una gaviota, ave carroñera donde las haya, o un charrán que, también es sinónimo de pillo, tunante y ladronzuelo.


Siete días trepidantes - Las tres Españas y la cuarta que está fuera

12.02.17 | 08:16. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

La crónica política de este sábado, fuertemente lluvioso en Madrid, era algo agobiante: hacia mediodía, en la Caja Mágica, donde el PP celebra su congreso, se rumoreaba que Rajoy podría abrir su boca silenciosa y decir algo, unas migajas de declaración antes de su discurso triunfal(ista) este domingo. Y, de hecho, cierto es que Rajoy, el gran ganador oficial de este fin de semana, algo, poco, dijo: más del mismo mensaje de siempre. Mientras, en la ex plaza de toros de Vistalegre, Pablo Iglesias iniciaba su intervención en "su" Asamblea y, luego lo hizo Errejón, entre mutuos aplausos y proclamas de unidad, tal vez para diluir otras imágenes menos amables de los últimos días. Y en un local de la Organización de Ciegos, un complejo donde figura el palacete en el que se instaló Pepe Botella cuando "gobernó" la España napoleónica, todos esperaban en vano saber si Susana Díaz confirmaría, o no, que se lanzará al ruedo de las primarias en el PSOE frente a Patxi López y Pedro Sánchez.
En total, calculemos, unas catorce mil personas, congregadas básicamente para aplaudir, entre los tres actos. Y, fuera de allí, cuarenta y cuatro millones de ciudadanos, que se muestran, en su mayoría, me parece, bastante ajenos a lo que se cocinaba en los tres cónclaves, tan distintos y probablemente tan distantes, pero coincidentes en algo: su frialdad ante esos cuarenta y cuatro millones de personas, que van por su cuenta y sin tener demasiado en cuenta a los dueños de los micrófonos.
Sí, hay una cuarta España, que para mí es la primera, ajena a lo que hacen las otras, que son, estas últimas, las que viven inmersas en una política de confrontaciones por el poder o del mantenimiento del mismo: no veo a las masas apasionadas por si Dolores de Cospedal iba, o no, a seguir en la secretaría general del PP. Ni siquiera veo expectación máxima por saber cómo compondrán Pablo Iglesias e Iñigo Errejón sus maltrechas relaciones. Y sí, es cierto que, si Susana Díaz hubiese anunciado su entrada en la liza de las primarias, los titulares hubiesen anulado lo de la Caja Mágica y Vistalegre. Pero, la verdad, tampoco percibo que la gente se eche a la calle para apoyar a alguno de los posiblemente tres candidatos a ocupar la secretaría general del PSOE. Y mira que se ha traído y llevado en torno a este "mítin de la Once el día 11", de alcaldes socialistas congregados en Madrid por Abel Caballero en torno a la presidenta andaluza: incluso se ha tratado de elevar al escándalo el hecho de que el alquiler del local haya costado ¡ocho mil euros!: no se cansan algunos de echar basura sobre la vida política, aunque sea esgrimiendo una cantidad ínfima por el alquiler de un local. A muchos les apasiona el detalle, la anécdota, y olvidan la categoría.
Lo que quiero decir es que los problemas y expectativas de la nación seguramente pasan por algunos temas que quedaron silenciados en estos actos, lo mismo que en el congreso que recientemente celebró Ciudadanos. Porque esta semana política registraba titulares sobre las sentencias del "caso Gúrtel", que, eso sí que es un escándalo, llevaba casi ocho años instruyéndose. O sobre la comparecencia de Artur Mas para ser juzgado por su presunta desobediencia a los dictados del Tribunal Constitucional organizando (insisto: presuntamente) la votación de aquel 9 de noviembre de 2014. Para no hablar, claro, de lo que dicen las páginas de información internacional, que apasionan crecientemente a los interesados por una actualidad que no hay ya quien la entienda ni la embride.
Y ahí está, a mi entender, el quid de la cuestión: ni la corrupción pasada -afortunadamente no presente-, ni lo que ocurre y va a ocurrir en Cataluña, ni un análisis valiente de por dónde va a ir el mundo, ni otras cuestiones de importancia para el futuro, han sido apenas objeto de atención en estos cónclaves políticos de quienes dicen representarnos y aspiran a seguir haciéndolo.
Estamos en la "era Trump", con viento huracanado de cambio y cambios, y aquí nos demoramos en analizar si son charranes o gaviotas, errejonistas o pablistas, susanistas o pedristas. Luchas -bueno, escaramuzas- por el poder y poco programa-programa-programa. Los partidos españoles tienen que acabar de consolidarse, darse a sí mismos unas estructuras y una dinámica acordes con los nuevos tiempos. Algo tiene que cambiar para que comience el Cambio: en la vecina Francia sin ir más lejos, millones de personas han participado en las primarias de la derecha y de la izquierda, involucrándose directamente en el proceso de las inminentes elecciones presidenciales.
Y mira que, aparentemente, han virado tantas cosas en España en el último año y medio, digamos en los últimos dos años... Sin que, en realidad, se haya producido la gran mudanza, la de las mentes de esa "clase política", la de los catorce, veinte mil, que sigue sobrevolando sobre el resto de los españoles, no sé si como charranes, gaviotas o albatros, con estilos diferentes, sin duda, pero con el mismo lenguaje lejano. Hacerse con la ciudadanía, todo por la ciudadanía... pero sin que la ciudadanía participe. Porque la "España de los catorce mil" cada vez representa menos a la de los cuarenta y cuatro millones.
A falta de saber cómo concluyen, este domingo, los congresos en marcha -bueno, el del PP presenta escasas incógnitas, claro-, yo ya me proclamo decepcionado. Han ganado, como era de prever, las mayorías silenciosas, la España fuera de los cónclaves: el viernes, tras haber pasado por uno de los dos congresos que he tenido que visitar este fin de semana, cenaba con un grupo de amigos, todos ajenos al periodismo y a la política. En ningún momento de la cena, llena de planes de futuro, risas y confidencias profesionales y personales, se habló ni del PP, ni de Podemos, ni de lo de Susana Díaz. Hay, me da la impresión, cansancio de todo esto; no han logrado que la "otra España" se interese por lo que ellos, los de las otras tres Españas, hablan desde los atriles.


A vueltas con España - Corrupción, economía y política

12.02.17 | 08:16. Archivado en José Luis Gómez


MADRID, (OTR/PRESS)

Hay un cierto paralelismo entre el rescate de la banca y la corrupción en España: en uno y otro caso, no terminó en la cárcel ningún número uno. Entre rejas acabaron personas que, salvo excepciones como Rodrigo Rato, no pasaron de segundones en la vida pública española. Si cogemos la lista de los que fueron a prisión por la corrupción o los líos de las cajas, vemos que muchos de ellos se hicieron famosos una vez investigados, ya que hasta entonces nadie había reparado en esas personas.
También hay un cierto paralelismo entre la financiación de los partidos tradicionales: casi todos ingresaron alguna vez dinero de empresarios adjudicatarios de obras o concesionarios de servicios de la Administración pública. Las diferencias estarían en lo que se quedó en manos de los intermediarios de un circuito formado, esencialmente, por el político que concede prebendas y el beneficiario que le recompensa por el favor. Todo lo demás, el reparto del dinero de la mordida entre un partido, un intermediario o un político, no se daría sin el acuerdo de los dos primeros personajes.
En ambos escenarios, el financiero y el político, hay mucho interés en pasar página cuanto antes, pero visto con perspectiva -con las luces largas-, podríamos preguntarnos: ¿realmente han ido al banquillo y a la cárcel los principales responsables de la crisis financiera y de la corrupción en España? ¿Se ha resuelto ya el grave problema político que entraña la financiación de los partidos?

Por momentos, da la sensación de que en España alguien quiere hacernos creer que hubo unas cuantas personas que se pusieron a robar o a malgastar en sus organizaciones sin que nadie se diese cuenta durante años y años. Y que cuando la justicia se enteró, resultó que esas personas habían robado contra las indicaciones de sus jefes, que al ser hombres de bien terminaron no menos escandalizados que la gente de la calle.
Una versión tan edulcorada de lo sucedido en España hubiera sido creíble si se tratase de un caso aislado, pero resulta que los modus operandi son muy similares en casi todos los casos, que son centenares, puede que incluso miles. ¿Podemos pasar página creyéndonos que todos los números uno no se enteraron de nada mientras algunos de sus mandos intermedios robaron a manos llenas? ¿Es eso lo que pasó en España?


Andrés Aberasturi - Y el PP viendo pasar el tiempo

11.02.17 | 08:16. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 10 (OTR/PRESS)

Que el mayor problema en el Congreso del PP sea si Cospedal puede o no ser ministra y secretaria general a la vez, no deja de ser irónico, contradictorio y tristemente cierto. En España pasan cosas pintorescas y seguimos siendo muy nuestros para esto de la política. Naturalmente que es más gracioso que el presidente del mayor imperio de mundo, Donald Trump, se preocupe públicamente por las tiendas que no venden los modelos diseñados por su hija, pero a eso le acompañan otra serie de medidas que no por prometidas en son menos disparatadas y nada graciosas. Pero a lo nuestro.
Ciudadanos deciden cambiar de apellidos y dejar de ser un partido socialdemócrata en su ideario para hacerlo como una formación liberal-progresista. Ellos sabrán, porque yo no termino de entenderlo, pero vale. En definitiva no creo que cambie nada.
En el PSOE ya vemos lo que está pasando y resulta que, según las encuestas, el líder mejor valorado es el único que juega de suplente y casi por obligación, el presidente de la gestora y del Principado de Asturias, Javier Fernández, un hombre serio sin afán de protagonismo liderando por obligación un partido que atraviesa el peor momento quizás de su historia reciente.
Podemos puede acabar roto de Vistalegre o al menos con tales heridas que su curación no va a ser cosa de días si es que tiene curación y no escisión. Y por seguir con términos un poco médicos, lo que parece evidente es que, gane quien gane, habrá amputación de miembros, antes llamada purgas.
Y en el centro de esta vorágine, llega el PP con la única duda señalada: el pluriempleo de Cospedal. Ahí está, ahí está viendo pasar el tiempo este PP de Rajoy con no sé cuántos juicios rozándoles los dedos, con sentencias condenatorias por corrupción en Valencia a destacados líderes de su grupo, con un gobierno en minoría, con Bárcenas a la espera, con su presidente -que es el nuestro- ofreciéndose a intermediar con Tump, abriendo despacho en Barcelona para la vicepresidenta sin que hasta ahora parezca que se haya logrado mucho, con Aguirre y Cifuentes, una por un lado y otra por el otro, como los únicos versos sueltos sin ninguna posibilidad de lograr -no sé ni si lo van a plantear- nada en el Congreso. Ah: ¡y subiendo en la encuestas!

Así es este país en pleno Siglo XXI. Donde debería haber zozobra reina la calma y los que aun deberían estar celebrando su triunfo andan a palos. No es fácil entenderlo, pero es lo que hay para bien y para mal.


Antonio Casado - El fango bajo sus pies

11.02.17 | 08:16. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 10 (OTR/PRESS)

Puertas adentro de Podemos se habla del poder "monárquico" de Pablo Manuel Iglesias. Sobre todo en organizaciones territoriales, donde se lleva muy cuesta arriba que el gran líder se reserve la facultad de disolver esas organizaciones o bien cambiar el sentido de las medidas tomadas en las mismas.
Se rompió el amor entre los cinco del clan fundacional (Iglesias, Monedero, Errejon, Bescansa y Alegre). Y ya se habla sin tapujos del hiperliderazgo como uno de los factores que están frenando el avance de la izquierda mochilera. No solo porque un partido tenga tan alto nivel de dependencia del número uno, sino también por las características personales de Iglesias, un ejemplo bien acabado de todos los sinónimos cosidos al pecado de soberbia (arrogancia, altanería, altivez, petulancia, engreimiento).
Uno de los padres fundadores, Juan Carlos Monedero, que dimitió de la cúpula dirigente en 2015, pero no para de enredar, siempre en clave pablista, ha llegado a declarar públicamente que "si cae Pablo". Más claro, agua. Se llama bonapartismo. O caudillismo. Como ustedes quieran llamar lo que supone admitir que Podemos es un partido con pies de barro, pues asume la inseguridad que le crea un escrutinio democrático donde, como es lógico, las bases tienen el poder de revocar al secretario general.
Una forma de condicionar ese poder asambleario es anunciar los siete males si se ejerce para cambiar de líder. Por supuesto, Iglesias comulga con esa doctrina de Monedero, como demuestra al chantajear a los simpatizantes con la eventual renuncia a seguir dirigiendo el partido, aunque nadie lo haya puesto formalmente en cuestión, si las bases se pronuncian mayoritariamente a favor del proyecto defendido por el errejonismo.
Todo eso está impregnando el debate de este segundo congreso nacional, más conocido como "Vistalegre II", que llega marcado por el enfrentamiento entre las dos formas de ver el futuro de la organización. La de Iglesias, más radical. Y la de Errejón, más moderada. Al que pierda le va a caer una "autocrítica" (perdón por el viejo chiste comunista) de no olvidar. Puede devenir en "tomatina" (Carlos Alsina dixit), en caza de brujas, en purgas internas. O en ruptura del partido, a la vista de unos precedentes inmediatos que han venido a demostrar una cosa: el fango estaba bajo sus pies y no la malicia de quienes, según Iglesias, "envidian la belleza de nuestro proyecto".
Entre los propios fundadores han volado los puñales. Y el caso es que todos tienen razón. Cortesanos, conspiradores, frustrados, traidores, por sillones y no por ideas, te equivocas compañero, así no, los que no van de frente, los que están sedientos de poder...
A nadie sorprendería que en este Vistalegre II errejonistas y pablistas llevasen camuflado en la mochila un piolet para ajusticiar verbal y políticamente a los del bando que resulte perdedor.


Fermín Bocos - Congreso triunfal

11.02.17 | 08:16. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 10 (OTR/PRESS)

El Partido Popular se apresta a celebrar un congreso (tres mil compromisarios, tres mil invitados), que se presenta como un paseo triunfal. Nada perturbará el ánimo de Mariano Rajoy, el jefe llamado sin oposición ni crítica a seguir al frente del partido. Resulta muy llamativa la ausencia de debate político real. Es tan plácido el panorama que tal vez con ánimo de disimular han tenido que improvisar una presunta discrepancia interna acerca de la naturaleza del animal escogido como tótem del partido ¡Que sí gaviota, que sí charrán¡ Tremendo dilema. Trascendente duda cuyo discernimiento, con toda probabilidad, permitirá dormir tranquilos a los españoles. De no ser verdad, parecería broma. Pero como diría un castizo: es lo que hay.
Todo en el congreso está concebido a mayor tranquilidad del único candidato a seguir dirigiendo el partido: Mariano Rajoy. Nadie le critica, nadie le discute. Hace un año perdieron cincuenta diputados, pero en los siguientes comicios sus electores les indultaron de los casos de corrupción y el PP sigue siendo el partido más votado por los españoles pese a estar encausado bajo acusación de presunta financiación ilegal.
Rajoy no entusiasma, pero sabe resistir la tempestad y maneja bien los tiempos aprovechando la debilidad de sus contrarios para mantenerse en el poder. Eso, en política, es oro. Aunque sigue de reojo la crisis del Partido Socialista, hoy por hoy, nada le perturba. Dentro del partido ya no tiene enemigos. Han ido desapareciendo uno detrás de otro. ¿Qué fue de José María Aznar o de Esperanza Aguirre tradicionales animadores de titulares críticos en las vísperas de los congresos?

Hay que reconocer, a su favor, que Rajoy no ha instaurado lo que tradicionalmente se conoce como culto a la personalidad del líder. Lo suyo ha sido generar una suerte de jefatura líquida de la que nadie espera ni un discurso memorable ni un rumbo innovador pero en la que todos confían porque con él al frente, saben que mantendrán el puesto. Rajoy es reacio a los cambios. Fuera de algún ministro sustituido en reciente relevo en razón de su avanzado estado de combustión, los pocos cambios que hemos visto fueron obligados por la pérdida de la mayoría absoluta en el Congreso y solo afectó a diputados porque en el Senado todo sigue prácticamente igual.
Como igual seguirá la tríada de encomiendas que acumula la "número dos "del partido, María Dolores de Cospedal. Si las cosas funcionan, ¿para qué cambiar? Ese parece ser el lema que inspira la hoja de ruta de este hombre al que nada parece perturbar y de quien en el fondo tan poco sabemos pese a que lleva ya más treinta años circulando en coche oficial por la política española.


Escaño Cero - Hablar ¿y qué más?

10.02.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

Una de las cosas que más me ha llamando la atención del juicio que se sigue contra Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau es la desfachatez y cinismo de éstos queriendo convertir un juicio por desobediencia al Tribunal Constitucional en un juicio por defender sus ideas independentistas. Lo menos que podían ser es más valientes y mostrar un poco de gallardía y no descargar la responsabilidad de la consulta en los "voluntarios". Ahora resulta que los "voluntarios" tenían potestad y medios para abrir colegios electorales, distribuir urnas, hacer recuentos, organizar autobuses, etc, etc.
España es un Estado democrático y de derecho en el que todos podemos defender nuestras ideas dentro de los cauces de la ley. Lo que no podemos es imponerlas por la fuerza o a través de triquiñuelas. De manera que el problema no es que Mas quiera la independencia de Cataluña sino que se salte la legalidad para conseguirla.
Y lo que no se puede es excusar a un político que se salta la ley con el argumento de que se la salta porque hay un "problema político" y ese "problema político" tiene que tener una respuesta política.
Pues mire usted lo primero es que ese político cumpla con la ley y lo segundo es buscar las vías políticas dentro de la legalidad para abordar ese problema. Si los políticos se pueden saltar la ley con la excusa de que lo hacen porque hay un problema político los ciudadanos también nos la podríamos saltar alegando cualquier razón incluso más solvente.
Así que ahora viene la segunda parte y es que hay voces que defienden que la convocatoria ilegal de un referéndum y la desobediencia al Tribunal Constitucional no debe de ser sancionado porque es un problema "político". Bueno pues si eso es así habría que revisar el por qué a los ciudadanos normales se nos caería el pelo si nos atreveríamos a hacer oídos sordos a un requerimiento de un tribunal.
Y luego está la cuestión de fondo y es el desafío a la legalidad por parte de los independentistas catalanes. No dicen que van a trabajar para que se cambien las leyes democráticamente sino que nos anuncian que van a hacer un referéndum para separarse del resto de España porque Cataluña es suya, de su exclusividad. Y se quedan tan anchos.
Bueno pues ante eso, se podrá exigir, y hay que hacerlo, que el presidente Rajoy llame al presidente de la Generalitat Carles Puigdemont y hablen todo lo que haya que hablar, pero convendrán conmigo que si por mucho que hablen la Generalitat y sus socios continúan empeñados en convocar y convocan el referéndum habrá que aplicarles la ley como a cualesquiera otros ciudadanos. Lo que no puede haber es una ley para los políticos, y otra para los ciudadanos. En democracia todos, absolutamente todos somos iguales ante la ley y el que la incumple sabe que se arriesga a una penalización. Así de simple y así de claro.


Charo Zarzalejos - A vueltas con los vientres... de alquiler

10.02.17 | 08:16. Archivado en Charo Zarzalejos


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

Este fin de semana se presenta con una intensa actividad política. Hay congresos, campañas internas y otras citas como la de Ciudadanos que una vez celebrado su congreso que ha pasado como la luz por el cristal, han optado por convertirse en abanderados de la maternidad subrogada; es decir de los vientres de alquiler solo que la primera expresión suena "menos dura". Rivera, que tiene muchas cualidades políticas y una sana y legítima ambición por cambiar muchas cosas que, efectivamente deben cambiar, se ha comprometido a hacer llegar al Congreso este controvertido asunto. Abogan desde Ciudadanos por esta opción siempre y cuando no haya contraprestación; es decir, siempre y cuando la mujer en cuestión no reciba dinero por asumir el embarazo de un bebe al que nunca va a conocer.
Quienes defienden el uso de vientres ajenos apelan al deseo de muchos hombres y mujeres de tener hijos. Ni qué decir que semejante deseo merece todo respeto y que además es bien comprensible pero ¿dónde está escrito que un deseo deba convertirse en derecho?. Si de algo estamos sobrados los humanos es de deseos. ¿Quién no desea no sufrir o ver que sus hijos crecen sanos y fuertes?. ¿Quién no desea tener un trabajo digno o ver satisfechas sus legitimas expectativas?. ¿Quién no desea, en fin, ser feliz o por lo menos alcanzar aquello que cree le va a hacer feliz?. Si se regula el derecho a ser padre o madre no se con qué criterio no habría que regular otros deseos no menos dignos y no menos respetables. Otro argumento para defender la posición de la que muchos discrepamos es que es "algo que está en la calle". El argumento no puede ser más endeble. ¡¡Hay tantas cosas en la calle!!.
Pueden tener la seguridad de que quienes nos manifestamos en contra de los vientres de alquiler o "gratuitos" no somos insensibles a situaciones que son duras de sobrellevar. ¿Cómo no conmoverse ante una mujer que por un cáncer no puede ser madre?. Somos muchos los que vivimos con el corazón encogido por el sufrimiento ajeno y muchos, yo diría que millones, los que a lo largo de la vida no vemos satisfechos nuestros legítimos y respetables deseos y aquí estamos, asumiendo que en la vida surgen montañas que te permiten tocar el cielo y de repente te ves hundida en un áspero valle que te obliga a caminar a gatas.
Somos, muchísimos de toda clase y condición, con creencias y sin ellas, de derechas o de izquierda los que estamos en contra, radicalmente en contra, de la utilización del cuerpo femenino en cualquiera de sus versiones o formatos y, por tanto, en contra de acudir a vientres ajenos para satisfacer un deseo que en ningún lugar del mundo está escrito que sea un derecho. El Parlamento europeo ha sido tajante en contra de los vientres de alquiler y pensar que este "servicio" vaya a ser gratuito es casi, casi una broma. ¿Alguien conoce a una sola mujer que por filantropía o generosidad esté dispuesta a asumir un embarazo de un hijo ajeno?. Se pone como ejemplo a Canadá pero resulta que las voluntarias, al final cobran en "negro".
Los vientres de alquiler o maternidad subrogada es exactamente lo mismo y es en sí mismo un negocio impresentable en el que los intermediarios y las clínicas se hacen de oro. Como bien es sabido, California es la cuna de oro de esta práctica. Clínicas estupendas, mujeres que ya han tenido uno o dos hijos, es decir, que valen para ello y que además no son pobres. La factura supera con creces los 100.000 dólares a lo que hay que sumar viajes, estancias y demás circunstancias propias del caso. No obstante hay presupuestos más baratos. No hace falta ir a la India, aquí mismo, en algunos países europeos en donde la pobreza femenina es más que lacerante las tarifas americanas quedan reducidas a más de la mitad. Los vientres de las mujeres necesitadas son más asequibles.
Durante el embarazo las gestantes de hijos ajenos no pueden ver las ecografías de seguimiento para que de ningún modo se encariñen con el bebe que llevan dentro y, naturalmente, el parto es siempre programado bajo anestesia para que la mujer no conozca a quien ha dado a luz. Es más que seguro que mi condición de madre me impida contemplar el asunto con la frialdad necesaria en su aspecto emocional y psíquico, pero como soy mujer antes que madre, apoyo y apoyaré siempre a aquellos que se muestren radicalmente en contra. Con el mismo énfasis hay que defender los derechos de los niños nacidos por este método. No es justo que quienes les quieren se vean sometidos a numerosas trabas administrativas o a problemas burocráticos a la hora de la afiliación. Los derechos de los niños sí que están bien delimitado. Los deseos son otra cosa.
Este debate sí que es transversal pero en cualquier caso, a la hora de defender la dignidad humana, porque de eso se trata, creo que no habría avergonzarse de las coincidencias ni temer a las discrepancias.


Luis del Val - 15.000 millones de euros

10.02.17 | 08:16. Archivado en Luis Del Val


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

Para poder pagar las pensiones habrá que implementar 15.000 millones de euros que, desde el punto de vista coloquial, viene a ser una barbaridad, aproximadamente. Pero que nadie se preocupe, que nadie se alarme, porque nuestra clase política está dispuesta a realizar un gran esfuerzo, y ya existe un puñado de tontos contemporáneos pidiendo la jornada de 35 horas semanales, otro puñado de lilas comienzan a proponer que cada español, por el mero hecho de serlo, nada más cumplir la mayoría de edad tenga un sueldo, con independencia de sus saberes, sus méritos y su posición económica, amén de esa noble intención de aumentar las subvenciones al cine, al teatro, a la danza, a la música sinfónica, a la papiroflexia y al carril bici. Ya de paso, en algunos ayuntamientos piensan poner más tranvías, si los tienen, o aumentar las líneas de los que existen, porque una ciudad sin tranvía viene a ser como una ciudad del tercer mundo, sin olvidar, claro, los títeres para niños y las jubilaciones anticipadas para empresas en crisis, con cargo al erario público, con lo que, dentro de poco, los 15.000 millones de euros que nos faltan para pagar las pensiones se convertirán en 16.000 o 18.000. Pero que no cunda el espanto, porque todos los lilas de babor y estribor, repiten la obviedad más gilipollas de cualquier programa electoral: "que paguen más, los que más tienen". En España, en Alemania, en Francia o en Estados Unidos, en Suecia o en Australia ya pagan más los que más tienen. Lo que pasa que en España los ministros de Hacienda se piensan que cualquiera que se acerque a los 5.000 euros mensuales, por su categoría profesional, por su esfuerzo o por sus méritos, en un peligroso capitalista al que hay que evitar que se eche al vicio. Desde el más modesto trabajador hasta el alto ejecutivo, no hay ciudadano en España que, entre el IRPF y los numerosísimos impuestos indirectos, empezando por el IVA, no le sustraigan más de la mitad de lo que gana. Pero a lo que íbamos al principio. ¿Cómo pagaremos las pensiones y el carril bici? Está claro: subiendo los impuestos a los de siempre, o sea, a usted y a mi. A ver si usted se cree que los políticos son tontos.


El Abanico - Pablo e Iñigo: dos hombres y un destino

10.02.17 | 08:16. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

Se hacen apuestas sobre quien será el vencedor de la guerra fraticida que mantienen Pablo Iglesias e Iñigo Errejón. Una batalla cruenta que ha sacado a la superficie lo peor de ambos bandos. Ellos, que llegaron a la política para desbancar a la casta, para demostrar que las cosas en política se podían hacer de otra manera, han caído en su propia trampa. Lo que demuestra, mal que nos pese a quienes aplaudimos la llegada de estos chicos por considerar que lo hacían cargados de ilusiones, de buenas intenciones, de mejores proyectos, que el poder corrompe hasta el punto de jugarse su futuro y las ilusiones de tantos jóvenes y menos jóvenes como les votaron convencidos de que con ellos sí era posible el cambio. Un cambio en la forma de gestionar la cosa pública, la forma de relacionarse con los ciudadanos, de comprender y solucionar sus problemas más acuciantes después de una crisis económica que ha puesto el país patas arriba y dejado en la cuneta a miles de personas, de familias que nunca en su vida pensaron que esto pudiera ocurrirles a ellos. Una crisis que se ha llevado por delante a buena parte de la clase media española, y que tiene visos de ir a más ahora que se desconocen las intenciones de Donald Trump en temas tan decisivos e importantes como la política exterior, la emigración, el comercio o el cambio climático, lo que podría agravar más si cabe la ligera recuperación de los países del sur de Europa, entre los que nos encontramos.
Que la guerra de Pablo y de Iñigo se libre en las redes sociales y ante las cámaras de televisión, demuestra que el discurso de cada uno de ellos ha calado entre los internautas tan hondamente que sorprende el grado de crispación y ruptura que se respira en Podemos a pocas horas de que de comienzo el congreso que tendrá lugar en Vistalegre este fin de semana. Un escenario que fue testigo de su triunfo y que lo será de sus diferencias, irreconciliables por lo que parece después de oír sus mensajes, que llevan a cabo por tierra, mar y aire, con tanta crudeza. De ahí que me extrañaría mucho que la victoria de cualquiera de ellos pudiera restañar lo que su ansia de poder ha provocado.
Para quienes no entiendan lo que ocurre en Podemos les remitiría al documental de Fernando León de Aranoa titulado "Manual de instrucciones" sobre las luces y sombras que acompañaron al nacimiento de Podemos, y en el que se pueden ver lo diferentes que son Pablo e Iñigo, el concepto tan distinto que tienen de la política y de sus fines. Un documento imprescindible para todos aquellos que habiéndoles votado no entienden la situación en la que se encuentran estos dos hombres que tantas ilusiones y expectativas generaron, en un momento en que el bipartidismo hacía aguas por sus cuatro costados y que los políticos profesionales habían defraudado a la mayoría de sus incondicionales.
De lo que ocurra este fin de semana en Vista Alegre dependerá no solo el futuro de Podemos, de Iñigo o de Pablo, también el futuro inmediato de la democracia, tan castigada por la corrupción, por la falta de políticos de peso, justo cuando más necesitados estamos de gente dispuesta a hacer frente a los muchos retos que tenemos por delante y que están poniendo a prueba la solidez de nuestras instituciones: la independencia de Cataluña, el endeudamiento del sector público, las desigualdades, la bajada de las pensiones, el paro, los sueldos miserables que impiden que los que trabajan puedan mirar el futuro inmediato con esperanza. Un panorama desolador que se agrava por la grave crisis que atraviesan los partidos de izquierda, especialmente PSOE y Podemos, en el momento que más se les necesita para conseguir el equilibrio necesario entre las fuerzas de la derecha y de la izquierda.


Fernando Jáuregui - O sea, que somos lacayos del imperialismo trumpista...

10.02.17 | 08:16. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

Un personaje algo demencial, que militó en filas cercanas al terrorismo y ahora se dedica a glosar a Franco en libros surrealistas -pero, paradojas de este país, se venden...-- me acusó hace poco en una red social, a veces tan absurda como quien impulsó la tecla, de ser un "lacayo del imperialismo". Mi culpa, haber utilizado en un "tuit" una palabra en inglés. Ya sé que es una anécdota muy menor, pero me sirve para ilustrar un poco la insoportable levedad declarativa -y conceptual- en que se mueve nuestra vida política, al borde de un fin de semana de congresos y mítines vacuos de contenido real. Y así, en plena faena, cuando muchos como quien suscribe tendrán que clonarse para ir de congreso en congreso, va el portavoz de la gestora del PSOE, que a mí me parece personaje menor, con perdón, y nos viene a adensar el panorama informativo diciendo lo que me parece, siento decirlo, una sandez: sin encomendarse ni a Dios ni a Trump, acusa a Mariano Rajoy de ser un "mayordomo" del presidente americano porque, al parecer, en la conversación telefónica de quince minutos con intérprete que el presidente español mantuvo con el mandatario yanqui, el primero se ofreció a mediar entre los Estados Unidos y Europa y América Latina, si preciso fuera.
Hombre, no sé a qué mediaciones aplicaría Rajoy sus buenos y galaicos oficios, ni en qué berenjenal internacional nos metería ejerciendo tales oficios, pero, la verdad, no veo yo al circunspecto jefe del Ejecutivo español dejándose poner la zarpa trumpiana sobre el hombro, como Aznar lo permitió, gozoso, con el peor Bush embarcado en la guerra de Irak.
Personalmente, reconozco que no me parece nada desdeñable el papel de mediador, de lo que sea con quien sea. Es mejor que zambullirse de hoz y coz en la majadería de pelos naranja y bravatas contra los vecinos del sur. Si España se lograse consolidar como foro de paz entre la necedad del nuevo amo del mundo y los agravios de aquellos a los que agravia e insulta, pienso que el papel internacional de nuestro país se vería acrecentado. Lo que jamás es un mediador es un mayordomo, y menos un lacayo, sino un señor que presta servicios porque tiene autoridad moral para prestarlos. Y lo menos que podría esperarse de una formación tan seria -ahora- como el PSOE gestionado por Javier Fernández sería que respaldase esta oportunidad histórica que España tiene de crecer diplomáticamente precisamente cuando la "era Trump" nos anuncia nubarrones sin cuento.
No sé por qué me da que la metedura de pata del portavoz Don Mario Jiménez, que de política internacional aún tiene mucho que aprender, no ha de haber gustado mucho en el Principado de Asturias, donde mora a ratos el prudente presidente de la gestora. Ni, ya que estamos, tampoco imagino entusiasmada a la presidenta andaluza, Susana Díaz, que prepara su "aterrizaje" en Madrid, bastante controvertido en las filas del PSOE, de la mano de algunos de los alcaldes socialistas más prestigiosos.
Y anda que no hay otros motivos de crítica a este Rajoy precongresual, que no utiliza la "cumbre" del PP para aproximarse a los jóvenes reformistas, ni para enunciar soluciones de diálogo -los demás tampoco lo hacen, es la verdad-- con Cataluña, que por cierto, mantiene un frenesí político que comparte la demencia general de nuestra política. Y no hablo ya, en este marco deprimente, de lo que está sucediendo, también en vísperas de su congreso, en Podemos: aquello parece un "duelo al sol en OK Corral", en el que se nos advierte que solamente quedará vivo uno de los duelistas. Bueno, al fin y al cabo la conversación de Trump con Rajoy, cuyo contenido Don Mario Jiménez desconoce, tuvo lugar mientras el gran manitú americano asistía a una convención de "sheriffs", con estrella y pistola. Todo muy ambientado.
Bueno, volviendo a lo de los congresos y las declaraciones curiosas: me parece que lo que ocurre es que piensan poco en nosotros, porque han perdido el sentido del ridículo. Ellos son lo que importa, si son galgos o podencos, charranes o gaviotas, y a los ciudadanos, que nos vayan dando morcilla. Ya lo dice, desde su patente magistratura de politólogo, el alcalde gaditano, nominado Kichi: "Si se "hooliganiza" el debate por arriba, se "hooliganizan" las bases". Ya digo: básico.


Fermín Bocos - La llamada

09.02.17 | 08:16. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 8 (OTR/PRESS)

¡Hay que ver lo que está dando de sí la conversación telefónica entre Donald Trump y Mariano Rajoy! Pocas veces quince minutos -con interpretes por medio- han generado tanta exégesis y, por qué no decirlo, tanta guasa. Guasa, en este caso, a cuenta de la opuesta personalidad de los interlocutores. Sabido que el presidente de los EE.UU. es hombre colérico de reacciones imprevisibles, incluso bruscas -le colgó el teléfono a Malcolm Turnbull, el primer ministro australiano-, hay quien dio por buena la llamada tras saber por los respectivos comunicados de prensa que fue cordial y sin sobresaltos.
La verdad es que conociendo la personalidad de nuestro presidente del Gobierno que no es precisamente un cruce entre la pugnacidad de Clemenceau (le apodaban "El Tigre") y la fogosidad de Winston Churchill, la posibilidad de un encontronazo verbal era a todas luces descartable.
En este caso, todo hay que decirlo, en beneficio de las deseables buenas relaciones políticas y diplomáticas entre España y los Estados Unidos. Compartimos intereses. Sin ir más lejos somos socios en la Alianza Atlántica y en España se asientan dos de las bases militares norteamericanas (Rota y Morón) que son la llave en la estrategia de defensa del flanco Sur de Europa en días en los que los terroristas del llamado Estado islámico tienen franquicias repartidas por Libia y el Sahel. Cuestionar dicha alianza remite al infantilismo político. Quienes lo de hacen exhiben viejos prejuicios anti norteamericanos que, paradójicamente, comparten la extrema derecha y los comunistas. En un caso como última secuela del 98 y en otro por ser rescoldo de la Guerra Fría.
Volviendo a la llamada telefónica, habría que añadir que no siendo esta la ocasión (un cuarto de hora, interpretes mediante, da poco de sí), lo que uno espera de Mariano Rajoy es que haciéndose portavoz de un sentir muy extendido, en el próximo encuentro con Mr. Trump (Cumbre de la OTAN, en Bruselas, a finales de junio), en nombre de España haga valer la posición europea a favor de respetar los Derechos Humanos. Derechos que amparan a los refugiados que huyen de la guerra, protegen a los emigrantes que escapan de la miseria y obligan a no discriminar a nadie en función de su raza, origen o religión. Por no hablar de la necesaria erradicación de la tortura como infame procedimiento para obtener información. Confío que no sea esperar demasiado de Mariano Rajoy.


Antonio Casado - El telefonazo

09.02.17 | 08:16. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 8 (OTR/PRESS)

El telefonazo Trump-Rajoy duró quince minutos, cinco menos de lo previsto. Casi mejor. Una charla prolongada hubiera tenido riesgos. Antes o después se hubieran abordado aquellos asuntos donde la vergüenza torera obliga a posponer los intereses a favor de los principios. Sabiendo que el veneno está en la dosis, tanto mejor si se evita el trance de fijar el punto a partir del cual los intereses de un país deben ceder frente a decisiones reñidas con la declaración universal de los derechos humanos.
Así que el tiempo de la conversación telefónica fue más que suficiente, contando el tiempo de los traductores, para constatar que las cosas van bien entre España y los Estados Unidos y que ambas partes desean que sigan yendo bien. Las bases militares siguen en su sitio (Morón y Rota), ochocientas empresas españolas crean puestos de trabajo en EE UU y el acreditadísimo compromiso de España en la lucha contra el terrorismo yihadista está fuera de toda duda.
Doctrina marianista. No hagamos olas en las relaciones bilaterales hispano-norteamericanas, inauguradas por Franco a finales de los años cincuenta del siglo pasado y mantenidas contra pronóstico en la operación modernizadora llevada a cabo por los socialistas de Felipe González tras su barrida electoral de 1982.
Tampoco queda mal la parte española en la resultante mediática del telefonazo. Prácticamente todos los medios de comunicación coinciden en destacar que nuestro país se ofrece como interlocutor en la Unión Europea, Latinoamérica y el norte de Africa. Lógico y previsible, si entendemos que el oficio de interlocutor no es exactamente el mismo que el de socio o aliado. El tamaño importa en la política internacional. Y el nuestro no es precisamente el de una gran potencia capaz de determinar las relaciones de poder a escala global.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se limitó a reproducir nuestro manual diplomático en política exterior. A saber: pertenencia europea, vocación latinoamericana y cercanía africana. Por ese orden. Y siempre sobre nuestra inexcusable condición de integrantes de la UE. Por ahí justamente hemos podido rastrear el único elemento de implícita discrepancia de criterio en las posiciones de Trump y Rajoy. Me refiero a las ideas del extravagante presidente norteamericano sobre el futuro de la UE. Trump lo ve negro y Rajoy todo lo contrario.
El presidente español no comparte en absoluto la visión negativa de Trump respecto a una Europa recostada en la generosidad estadounidense, que escurre el bulto a la hora de compartir los gastos de la defensa transatlántica y que abre los brazos a las oleadas de inmigrantes culturalmente hostiles al llamado mundo civilizado. Según el nuevo inquilino de la Casa Blanca, se entiende. Rajoy no solo no lo comparte. Incluso aseguró que hará todo lo posible lo posible por reforzar a la UE y su carácter integrador.


Francisco Muro de Iscar - Esto sí que es importante

09.02.17 | 08:16. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, 8 (OTR/PRESS)

En España hay cada año entre 40.000 y 50.000 mujeres que son víctimas de trata. Vienen engañadas con falsas promesas, coaccionadas o amenazadas, de los países del Este de Europa, del Africa subsahariana o de Iberoamérica. También hay españolas en este enorme cajón desastre. Muchas de esas mujeres están embarazadas, en ocasiones por los propios traficantes. Una vez que llegan, sus bebés son invisibles en pisos controlados por las mafias. Otras muchas son niñas menores de edad, aunque sus papeles estén falsificados y pongan otra cosa. Unicef presentó ayer un informe -"Son niños y niñas, son Víctimas"- hecho por un equipo de la Universidad de Comillas que pone los pelos de punta. Los bebés garantizan que la madre no es devuelta a su país de origen y sirven para chantajearla y asegurarse que cumple "el trato". Muchos de ellos "desaparecen" cuando son detectados. Las mafias tienen infiltrados o confidentes en los propios centros de acogida que informan sobre los movimientos de otras posibles víctimas. Los menores son personas en situación de extrema vulnerabilidad. Las autoridades españolas y todas las instituciones afectadas tienen que tratar las consecuencias, sociales y jurídicas que implica este problema, pero sobre todo las humanas. Es un problema terrible, donde hay víctimas, culpables y responsables. Las víctimas están claras y son cientos de miles de personas. Insisto, muchas de ellas menores de edad, bebés incluso que nunca tendrán oportunidades de salir de ese agujero negro o que ellos mismos serán carne para la venta.
Culpables son los traficantes, las mafias que mueven este enorme tráfico de seres humanos, una de las grandes pandemias del siglo XXI, amparados en esa situación inhumana que son las guerras y la miseria. Pero también son culpables los que se aprovechan de esas personas que vienen a Europa buscando vivir en paz y son explotadas en las calles de nuestras ciudades. Son esos empresarios que contratan gente sin papeles y les pagan una miseria, sin derechos de ningún tipo. Los que explotan a estas personas para la mendicidad, los que reparten por la mañana a personas descalzas para que pidan en la calle o en los semáforos. Los que traen a niñas para ofrecerlas en matrimonios forzados. Lo son, especialmente, esos "puteros", en muchos casos personas "respetables", que buscan carne joven en la calle o en los clubs de carretera, que pagan y violan a esas niñas o esos niños (denuncian que crece el tráfico masculino de niños brasileños en zonas como la Costa del Sol), sin reparos morales de ningún tipo. Responsables son los gobernantes, que deberían proteger activamente a estas personas, especialmente a los menores y a los hijos de las víctimas, que también deben ser considerados legalmente menores y víctimas de trata, y ofrecer lugares donde atenderles con profesionales formados específicamente y con recursos para que queden al margen de los traficantes. También las fuerzas de seguridad a la que habría que pedirle que sean inflexibles con el tráfico de mujeres para la prostitución. Pero responsables, de verdad, de fondo, somos todos nosotros que callamos y miramos a otro lado ante uno de los problemas más importantes de esta sociedad actual.


Victoria Lafora - El CIS avisa

09.02.17 | 08:16. Archivado en Victoria Lafora


MADRID, 8 (OTR/PRESS)

La primera encuesta, a poco más de cien días de la confirmación de Rajoy en el Gobierno, tiene un valor simbólico que no conviene despreciar. Es verdad que, de aprobarse los presupuestos, falta mucho para las próximas elecciones, pero también es cierto que se describen tendencias que en medio de las luchas intestinas de algunos partidos pueden definir la legislatura.
El PP, que este fin de semana va a celebrar, nunca mejor aplicado el término, un congreso de aclamación al líder y de unanimidad total, se ha quedado estancado, e incluso baja un poco, en estimación de voto. Es como si los suyos, conseguido el objetivo de revalidar el poder, dejaran de arrimar el hombro. Su cambio de estrategia y de talante, ante la evidencia de la falta de mayoría absoluta, no le da réditos. Sigue dependiendo de Ciudadanos y, aún así, no llega.
El PSOE parece que deja de perder apoyos y, aún sin liderazgo, frena el castigo por las batallas internas. La oposición práctica, sensata y posibilista en el Congreso recibe el apoyo de los votantes que, tímidamente, vuelven a las siglas. Salvo que los militantes recuperen a Pedro Sánchez en primarias, la encuesta señala que acierta la gestora.
Ciudadanos, pese al coste de su apoyo permanente al PP, a los desplantes sufridos, a las dificultades para hacer que Rajoy cumpla los pactos, resisten pero no suben. Queda por ver si el giro al liberalismo de su congreso del pasado fin de semana les va a dar votos.
Pero la sorpresa del CIS es la posición de Podemos. Bien es verdad que en los días en que se realizó la encuesta todavía los dos sectores, pablistas y errejonistas, no habían llegado a las descalificaciones actuales. Era el momento de los: "Iñigo así no". Ahora estamos en el: o tú o yo y el que pierda al infierno. Decía Errejón ayer mismo que las declaraciones de desencanto de personas con talento como Luis Alegre o Jiménez Villarejo, que acompañaron a Podemos en sus inicios y que ahora se han alejado, son un síntoma de error en la estrategia.
La pregunta es: ¿Si se confirma la fractura de la organización, si se ratifica el poder absoluto de Pablo Iglesias, el líder peor valorado de todo el panorama político, si se produce la purga interna que ocurrió en Madrid, los votantes de talento van a seguir confiando en Podemos?.
Cuidado con los avisos del CIS.


Fernando Jáuregui - Marian Beitia... ¿qué?

09.02.17 | 08:16. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 8 (OTR/PRESS)

Lejos de mi ánimo la falta de respeto a las minorías. Y más lejos aún cualquier vestigio de desprecio a formaciones minoritarias, sean de izquierda o de derecha. Pero que en la encuesta del CIS aparecida este martes una señora llamada Marian Beitialarrangoitia ocupe un índice de popularidad y aceptación superior al del presidente del Gobierno -que nunca sale muy favorecido en estas fotografías demoscópicas, claro--, muy superior a la de Pablo Iglesias -que se ha convertido en el farolillo rojo de estos sondeos, él reflexionará por qué- y casi igual que la de Albert Rivera, me resulta preocupante. Porque, salvo excepciones muy honrosas, usted, lo mismo que yo hasta que me puse a buscar el nombre en Wikipedia, probablemente no tenía la menor idea de quién era esa señora, que resulta que es diputada en el Congreso por Bildu y fue, hace seis años, alcaldesa de Hernani.
Bueno, pues sucede que, según la encuesta del CIS, dos mil quinientas respuestas en total en toda España, recolectadas entre el 2 y el 12 de enero pasados, la señora Beitia... de la que los cronistas parlamentarios tampoco guardamos eterna memoria, la verdad, disfruta de un bastante alto índice de popularidad entre los españoles. Aunque ya se sabe que ningún político, excepto Joan Baldoví y Xavier Doménech, de quienes, sin duda, usted, amable lector, tampoco tendrá en su cabeza sus brillantes trayectorias políticas, es verdaderamente querido y admirado en España. O eso es lo que dice la encuesta.
Bueno, lo que obviamente quiero decir es que seguramente el método empleado por los técnicos -competentísimos, no me cabe duda, ni tengo derecho ni, acaso, conocimientos, para poner su profesionalidad en tela de juicio- del Centro de Investigaciones Sociológicas a la hora de elaborar, con nuestro dinero, esta encuesta, puede ser mejorable. O muy mejorable. Comenzando por el enunciado de esta lista de popularidad de nuestros políticos, y conste que nada tengo ni contra Baldoví, a quien sí conozco y goza de mis simpatías, ni contra Doménech, a quien ocasionalmente, y lamentablemente poco, también he tratado. Claro que tampoco tomo partido contra los que están a la cola de la tabla, como Rajoy, porque gobernar desgasta, e Iglesias, que se mete en todos los fregados a su alcance, sin duda por voluntad propia y para mayor gozo de su ego.
Lo primero que se me ocurre en relación con esta encuesta del CIS, que tanto ha gustado en el PSOE, que experimenta una muy ligera subida, y tanto ha disgustado en el PP, que registra una ligera bajada dentro de su liderazgo, es que ha sido realizada en el peor momento. Porque lo que ocurre entre el 2 y el 12 de enero es que la mayoría de los españoles vive en un ambiente vacacional, alejado del seguimiento de la actualidad y centrado, en cambio, en la familia y la gastronomía propia de la época. Turrón, champán, niños fuera del colegio y visita de encuestador/a son cosas que casan poco y mal. Y, así, por ejemplo, la encuesta deja fuera de la consideración de los consultados el anuncio de Pedro Sánchez de que volverá a concurrir a la secretaría general del PSOE, que perdió. Ni contempla el último clima precongresual entre "errejonistas" y "pablistas" (por Errejón, por cierto, la encuesta parece que no pregunta. Ni por Sánchez. Eso es oficialismo y lo demás son gaitas).
En fin, que me parece que, al margen de que los resultados coincidan genéricamente con otros trabajos demoscópicos, la encuesta no vale. Y seguramente nos ha costado un pastón. No soy un experto, pero sigo estas cosas desde hace tiempo, y ello me autoriza a afirmar, digo yo, que los trabajos del CIS podían hacerse más flexibles en el tiempo -nunca en vacaciones y con el Parlamento cerrado- y mejor organizados en las preguntas. Y entonces, tal vez, Marian Beitialarrangoitia, señora sin duda meritísima, o no esté en la tabla o figure donde debe estar con toda lógica, es decir, por ahí, perdida entre los ignotos. Porque no es justo que, por ejemplo, yo hoy tenga que estar hablando de ella, con la cantidad de personajes maléficos a los que tendría que estar criticando.


Rafael Torres - Un francés nos imita

09.02.17 | 08:16. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 8 (OTR/PRESS)

El "performer" francés Abraham Poincheval quiere emular durante una semana la vida de los trabajadores españoles: introducido en un cubículo, sólo dispondrá de un poco de agua y comida, un pequeño tubo para respirar lo justo para no morirse, y un teléfono móvil. La prensa internacional, tan fantasiosa, vende la "performance" de monsieur Poincheval como una acción para experimentar "la temporalidad del reino mineral", pues el cubículo es una oquedad practicada en el centro de una gran roca, pero lo que de verdad va a experimentar la criatura es cómo viven hoy en España las personas honradas que ofrecen su trabajo, su esfuerzo, su salud, sus destrezas, sus madrugones, a cambio de un mísero salario, cada vez más mísero por cierto.
Una vivienda angosta, un poco de agua y de comida, un respiradero (alguna mínima expansión de vez en cuando) y un teléfono móvil, tales son las cosas de las que disfrutan los asalariados españoles, y los autónomos, ni eso. ¿Soportará el "performer" una semana experimentando la temporalidad de la gente? Puede que sí, pues el tipo ya aguantó trece días dentro de un oso disecado para experimentar, supongo, la temporalidad de la taxidermia, pero si no aguanta, no se agobiará como aquellos a los que emula, pues podrá usar el teléfono móvil no para atiborrarlo de aplicaciones majaderas, ni de escalofriantes grupos de "whatsapp", ni de llamadas vacuas, sino para pedir a los de fuera que le saquen inmediatamente del pedrolo al mínimo indicio de ansiedad.
Para reponerse de semejante experimento, Abraham Poincheval ya tiene ideado el próximo, mucho más muelle e indulgente: pasará tres o cuatro semanas incubando huevos de gallina, y luego, cuando nazcan los pollitos, los adoptará. Como lo oyen. Si a los trabajadores españoles, y no digamos a los parados o a los autónomos, les diera por incubar huevos de gallina, no podrían, se los comerían, pero si pudieran, si pudiéramos, lo que nos comeríamos sería a los pollos. Y es que lo de Poincheval está muy bien como experimentos, pero a ver a quién telefonean los honrados trabajadores españoles para que les saquen del agobio, para que les saquen de aquí.


Escaño Cero - El devenir de Ciudadanos

09.02.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 8 (OTR/PRESS)

Ciudadanos se ha reestrenado ahora esta por ver el efecto de ese lavado de cara que sus dirigentes le han dado al partido en su recién celebrado congreso.
Hay opiniones para todos los gustos. Los hay que creen que Ciudadanos ha enseñado su verdadera naturaleza, es decir la de hermano pequeño del PP pero sin mancha alguna puesto que aún carece de suficiente pasado. Los hay también quiénes saludan que Ciudadanos apueste por un perfil liberal-centrista, y que eso les convertirá en el partido bisagra y por tanto entenderse a derecha e izquierda. Y también están los que creen que Ciudadanos va a perder un montón de votantes al renunciar a su definición como partido socialdemócrata y que esto le va a pasar factura sobre todo en Cataluña.
El caso es que Ciudadanos es un partido inspirado por personas que en su día militaron o estuvieron cerca de la izquierda, pero igual de cierto es que desde que comenzó su andadura, o mejor dicho desde que Albert Rivera se consolidó como su líder indiscutido, el partido ha pujado por mantenerse en el centro manteniendo una posición equidistante con PSOE y PP pero no tanto como para no poder llegar a acuerdos con el uno y con el otro.
Ahora lo que queda por ver es como va a actuar Rivera y su ejecutiva después de proclamarse sin ningún tapujo como liberales.
No sé, pero me parece a mi que ya hace tiempo que en Ciudadanos pesa sobremanera esa concepción liberal en asuntos económicos. Al fin y al cabo su "gurú" en temas económicos es Luis Garicano, y no es por molestar pero cuando se escucha a Garicano a veces sorprende que lo que defiende está más a la derecha incluso que lo que defiende el propio Luis de Guindos. Pero además en estos primeros meses de legislatura se ha evidenciado que Ciudadanos se suele alinear con el PP cuando este partido se ha negado a dar luz verde a medidas de carácter social.
Que Ciudadanos se defina como liberal es una buena noticia para el PSOE porque ha habido muchos votantes socialistas enfadados que en los comicios anteriores votaron por el partido naranja. Eso ya difícilmente se repetirá.
En cualquier caso lo mejor es que a partir de ahora ya no caben engaños sobre Ciudadanos. Ahora solo queda por saber el efecto electoral que tendrá para Rivera y los suyos haberse bautizado como liberales en su recién celebrado congreso. Las suerte que tienen es que aún falta tiempo para ir a las urnas, tiempo que pueden aprovechar en demostrara su utilidad...


Pedro Calvo Hernando - El diálogo como única salida

08.02.17 | 08:16. Archivado en Pedro Calvo Hernando


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

Contemplar la masa humana que acompañaba a Artur Mas y dos exconsejeras poco antes de comenzar el juicio de Barcelona me parecía algo más, mucho más y distinto, que el "numerito" como calificativo del ministro de Justicia a lo que estaba sucediendo. Sin duda creo que la marea independentista es con mucho lo mas grave que nos sucede y lo que debería concentrar todos los esfuerzos de los políticos y del Gobierno para salir al paso de lo que podría desembocar en desastre.
Todavía no puedo creerme que al tiempo que todo esto sucede, la atención pública se centre tanto en los enfrentamientos internos de Podemos, que era el partido en que teóricamente se habrían depositado tantas esperanzas para la transformación pacifica y democrática de las estructuras de este país.
No quiero restar importancia a lo que sucede en el partido de Pablo Iglesias, solamente darle la que realmente tiene, sobre todo en comparación con el tema central del independentismo catalán. Podemos, el Gobierno y todas las demás fuerzas tienen que concentrarse en lo más importante y lo más urgente. Estoy del todo convencido.
Los cuatro o cinco últimos años han conocido una sucesión siniestra de errores y disparates por parte de todos los sectores relacionados. Pero ya tengo escrito alguna vez que la mayor culpa hay que atribuirla al partido de Rajoy, cuando no era y cuando era detentador del Gobierno de la nación. Aquel destrozo del nuevo Estatut que el Constitucional se cargó, como respuesta al recurso de los de Rajoy. Aquellas campañas de los mismos que ya merecieron el justo calificativo de anticatalanas. Y ahora Artur Mas tenia razón días atrás al tildar la acción del gobierno como "un acelerador del soberanismo". Y es que pocos años atrás los independentistas eran mas bien poquitos, pero la aceleración se creció con los disparates del Gobierno y el partido de la derecha.
Hay que colocar el problema en el lugar central que merece. Como parecía que había comenzado la vicepresidenta Santamaría, hay que acelerar el diálogo. Convertirlo en lo que es: la única salida posible y sensata para la solución del problema número uno de este país. No queda mucho tiempo.


No te va a gustar - Colgar las botas

08.02.17 | 08:16. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

Me sorprenden -como si a uno le quedase capacidad de sorpresa- dos titulares: uno corresponde a Pedro Sánchez, el ex secretario general del PSOE, que prosigue su "road show" en pos de recuperar el cargo, el mando y las llaves de la sede de Ferraz, de donde emana todo poder. Dice Sánchez que, si no gana las primarias de su partido, se retirará de la política; "cuelgo las botas", dice. La otra noticia que me conmueve asegura que Pablo Iglesias ofreció a su amigo/rival en Podemos, Iñigo Errejón, la alcaldía de Madrid, se supone que a cambio de que el segundo deje de incordiar al primero ante el congreso de Vistalegre II que se celebra este fin de semana. No se ha recibido confirmación, pero tampoco desmentido suficientemente tajante, ante la publicación por varios medios de este ofrecimiento, que, por otra parte, tampoco entiendo mucho: ¿puede realmente Iglesias lanzar oferta tal? ¿Está en sus manos poner y quitar al alcalde de la Villa et Corte?

Y mi comentario, en todo caso, ante ambas noticias es el mismo: pero ¿no estábamos haciendo una Nueva Política? Porque esto de marcharte del partido si no te dan el poder, esto de comprar silencios o adhesiones a cambio de cargos, es, más bien, cosa de la Vieja Política, ¿no?. Y más: pero ¿no tenía el señor Sánchez la voluntad de construir el partido, reforzarlo, estuviese donde estuviese? Eso se lo he oído yo mismo decir en no pocas ocasiones, y ahora resulta que, o le dan la secretaría general -que perdió, por cierto, a causa de sus numerosos errores- o cuelga las botas. A eso se llama aferrarse al poder... perdido.
Y lo de Podemos, pues lo mismo; yo pensé que en el partido morado todo se hacía a base de elecciones primarias, que cada cargo había que ganárselo con los votos militantes, no merced -nunca mejor dicho- al dedo amigo, o al menos benefactor, aunque ya no sea tan amigo. A mí, elector ingenuo, me gustaría pensar que mi alcalde también lo elijo yo, con mi sufragio, y no que me viene designado desde las cúpulas partidarias, que es, más o menos, lo que ha venido siempre sucediendo.
Hombre, así, ¿qué le vamos a pedir al señor Rajoy? Pues eso: que, ante el congreso del PP, simultáneo al de Podemos -qué trajín de fin de semana para el pobre comentarista-- siga designando a su voluntad a la ejecutiva de su partido, que los otros ya se ve que hacen lo mismo. Qué país, madre.


Carmen Tomás - Interinos y temporales

08.02.17 | 08:16. Archivado en Carmen Tomás


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

No se ponen de acuerdo. El grupo de expertos creado por el Ministerio de Empleo, los sindicatos UGT y Comisiones Obreras y las patronales CEOE y Cepyme tenía como misión analizar la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo que ordenaba a España equiparar la indemnización de los trabajadores interinos con la que reciben los que tienen un contrato indefinido. Sin embargo, después de los trabajos y reuniones realizadas se ha constatado que no coinciden en algunos puntos. Sí en uno que en mi opinión es clave y que se refiere a la duración máxima que deberían tener este tipo de contratos de interinidad. No se puede olvidar que estos contratos pueden durar meses o años. Incluso décadas. Así es muy difícil que una persona pueda tener un proyecto de vida más o menos estable. Y, además, si alguien lleva años en un puesto de trabajo, puede deducirse que ese puesto es necesario y que la persona que lo ocupa es la adecuada. Los expertos también se han puesto de acuerdo que en la indemnización por despido en este tipo de contratos de interinidad sea de 12 días por año trabajado. Es decir, equipararla a los trabajadores con contrato temporal. La decisión final es otro cantar.
En su momento, la sentencia se interpretó por muchos en el sentido de que el Tribunal Europeo exigía a España modificar estos contratos e incluso que instaba a aprobar un contrato único equiparando así a los interinos con los temporales. Desde el Ministerio de Empleo se dijo que de ninguna manera podía interpretarse así el fallo del tribunal y de hecho puso en marcha la comisión de expertos de la que ahora hemos sabido algunas de sus conclusiones. La principal que no hay unanimidad a la hora de abordar este asunto de los interinos excepto en los puntos que acabamos de comentar.
Es obvio que el mercado laboral en España sigue teniendo aspectos claramente mejorables. La reforma laboral ha logrado éxitos evidentes, pero aún el camino hacia la excelencia no ha concluido. Por ejemplo, la temporalidad sigue siendo alta, a pesar de que ya es menor de lo que suponía en los años de la burbuja. De hecho, el año pasado los contratos temporales que se convirtieron en fijos aumentaron un 21,6 por ciento. También los aumentos de empleos están ya superando niveles anuales anteriores a la crisis. Habrá que esperar a las numerosas negociaciones que sobre distintos asuntos están abiertas de la mano de Fátima Báñez para ir viendo con algo mayor de nitidez que ocurre con el mercado laboral, la formación o las pensiones, asuntos todos fundamentales y que dependen en su mayoría de la voluntad negociadora de patronal, sindicatos y partidos políticos.


Escaño Cero - Pusilánimes

08.02.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

Mientras Donald Trump continúa asombrando al mundo con sus salidas de tono y su pulso a los jueces de su país en Europa, los jefes de la Unión Europea no terminan de saber que hacer en esta nueva etapa ante un presidente estadounidense tan peculiar.
No sé a ustedes pero a mi me ha parecido decepcionante el resultado de la última "cumbre" celebrada por los jefes de gobierno de los países miembros de la UE. Es más, habida cuenta del resultado y lo que nos cuesta a los contribuyentes esas "cumbres", más valdría que la hubieran solventado por videoconferencia. Y es que reunirse en Malta para no adoptar ninguna decisión respecto a lo que supone la "era Trump" es cuanto menos incomprensible.
Salvo el presidente de Francia, Francois Holland que puso encima de la mesa, y lo explico públicamente, que Europa es una gran potencia económica y que nada de dejarnos amilanar por la nueva Administración Trump que ya ha sentenciado a la UE. El resto de los jefes de gobierno, incluidos los "mandamases" de la UE hicieron un ejercicio de retórica hueca como si temieran decir una palabra de más que pudiera llegar a oídos de Donald Trump y desencadenar alguna de sus reacciones iracundas.
En realidad los "jefes europeos" se han comportado como pusilánimes en vez de hacer valer precisamente lo que significa la Unión Europea económica y políticamente en el concierto mundial. Si uno no se pone en valor el adversario no le va a reconocer ese valor.
Que a Trump y a su "guardia de corps" no les gusta la UE no es una novedad, lo vienen diciendo por activa y por pasiva y lo peor es que la embestida norteamericana llega en un momento de incertidumbre en la propia Unión Europea.
A estas alturas es una evidencia que las "recetas" de la UE, dictadas por Alemania, durante los años de la crisis, lo que han provocado es amen de desafectos entre los ciudadanos hacia la propia UE, también el haber dejado a muchos ciudadanos en los márgenes de la sociedad.
También es hora de abordar el déficit democrático en el funcionamiento de la UE donde en sus centros de poder se toman decisiones de las que los ciudadanos se sienten ajenos. Por no hablar de que la UE continua sin ser capaz de tener una sola voz en política exterior y a la hora de la verdad priman los intereses de cada Estado que la forman.
De manera que la Unión Europea está en un momento crucial en el que sus dirigentes tienen que afrontar la situación y revitalizar la idea de la Europa Unida en torno a unos valores además de la economía.
Pero si hay algo que la Unión Europea no puede hacer es dejarse achantar por el nuevo presidente norteamericano, es más debe de coger la antorcha y hacer valer su poder económico y político en un momento en que Estados Unidos se está replegando dentro de sus fronteras.
Hay quienes defienden que el bajo perfil adoptado por los líderes de la UE en la "cumbre" de Malta responde al deseo de preservar las relaciones con Estados Unidos. Pero digo yo que es evidente que nadie quiere dinamitar esas relaciones, aunque eso sí, a los amigos, a veces hay que decirles las verdades de frente y en este caso al amigo americano hay que decirle que está muy bien que defienda sus intereses y pase de los demás pero que se le tratará con la misma moneda. Vamos digo yo.


Fermín Bocos - Guerra civil en Podemos

08.02.17 | 08:16. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

Revueltas bajan las aguas de Podemos. En la estela de tantos partidos de izquierdas como en el mundo han sido, se cumple en ellos el "fatum" de la división. La tentación cainita. Con aires ya de guerra abierta entre facciones y descalificaciones personales subidas de tono. La eterna disputa por el poder. Por ganar posiciones o por retenerlas. Así que pasaron de la calle a la moqueta del Congreso y los ayuntamientos, la fraternidad de los primeros días dio paso a las ambiciones personales. Hay amistades de años que han quedado arruinadas. Lo advirtió Cioran cuando escribió que la primera preocupación de quien se adueña del poder es hacer desaparecer a sus amigos y a quienes han recorrido a su lado el mismo camino.
El nombre de Pablo Iglesias está en boca de todos, pero ha cedido en el corazón de muchos. El de Iñigo Errejón recibe puñaladas de pícaro de emboscados en el anonimato de las redes. Todo destila el aroma acre de las purgas en ciernes. A Errejón, Iglesias le había ofrecido ser el candidato de Podemos a la alcaldía de Madrid en las elecciones del 2019 sustituyendo a Manuela Carmena. Algunos de los fundadores del movimiento (Carolina Bescansa, Nacho Alvarez) han dado un paso a un lado. Otros (Luis Alegre) han denunciado con palabras de dureza extrema a la camarilla que según su decir tiene secuestrado al jefe a quien hasta ahora nadie discutía.
Podemos, que en la campaña de las pasadas elecciones eligió un corazón como expresión de fraternidad, se ha transformado en foso de gladiadores. Nadie habla bien de nadie. Lo que uno de ellos ha descrito como la "máquina del fango" funciona a tope pero esta vez la hormigonera no procede de medios de comunicación hostiles. Esta vez vomita desde dentro y hacia dentro del partido.
El mal rollo entre dirigentes lo impregna todo. Hasta tal punto que alguno de ellos (Antonio Montiel), líder de Podemos en Valencia, ha llegado a comparar a Pablo Iglesias nada menos que con Franco y Sadam Hussein. Leída, negro sobre blanco, tamaña barbaridad, Montiel ha rectificado, pero el daño está hecho y describe la tensión de vísperas que precede al congreso. Un Vistalegre II que va camino de ser Vistatriste I.


El rincón del soneto - LA INMUNDICIA DEL VIENTRE DE ALQUILER

07.02.17 | 13:00. Archivado en Salvador Freixedo


LA INMUNDICIA DEL VIENTRE DE ALQUILER

La inmundicia del vientre de alquiler
tiene dos caras, la de la indecencia,
y la de una tristísima impotencia
ante los encantos de una mujer.

Ciertas gentes nos quieren convencer
de que esa tan repugnante experiencia
nada tiene que ver con la conciencia
y que a nadie le tiene que ofender.

Es una bárbara muestra de egoísmo
que al mismísimo cielo clamando está,
que por procurarse un gusto a sí mismo

se le robe a un chiquillo su mamá.
Lo que haya de nacer, no tendrá madre,
y un ser algo extraño será su padre.

___________________
Por Salvador Freixedo
Último libro del autor:
«IGLESIA, ¡DESPIERTA!»
freixedo.autor@laregladeoroediciones.com
Suscripción gratuita


Donald Trump pone en marcha su plan de gobierno.

07.02.17 | 12:00. Archivado en Magdalena del Amo


No cabe duda que es el personaje de moda, aunque esto suene a frivolidad por todo lo que lleva aparejado el ser presidente de la nación más poderosa del mundo. Donald Trump es tema de debate en las tertulias políticas, en las del corazón e incluso en la peluquería. Y es que sus exabruptos y su flequillo son un filón. Y no digamos nada sus mujeres con sus modelitos, dignos de comentario. Así, entre Álvaro Muñoz Escasi y las queridas del rey, no pueden faltar calificativos y opiniones sobre el personaje del momento.

Recién elegido escribí “No me gusta Donald Trump, pero antes que Hillary Clinton, cualquiera”. Cuando vi que la maquinaria de la oposición le daba tralla sin cuartel en claro “feedback”con los medios de comunicación, y los de la zeja de allá, tan progres y sectarios como los de acá, mi balanza se inclinó incondicionalmente de su parte y no me he arrepentido. Eso no quiere decir que esté de acuerdo con él en todo, como tampoco lo estoy con el partido al que voto, o con el Papa.

Trump ni es un “zumbao” ni un payaso ni todas esas cosas que dicen algunos periodistas del sistema. Trump es empresario y rico y, equivocado o no, tiene un plan para Estados Unidos, que ha empezado a poner en práctica. Que un presidente nada más ser investido se ponga el mono de faena y empiece a currar en sus propuestas de campaña, sí llama la atención, sobre todo en España, donde ya hemos interiorizado que las promesas electorales se hacen para no cumplirlas; un mensaje cínico de aquel viejo alcalde de Madrid, que invitaba a los jóvenes a colocarse y a estar al loro. ¿De aquellos polvos vienes estos lodos? Pues claro; no les quepa duda.

El presidente ha prescindido de los funcionarios, burócratas y políticos profesionales y se ha rodeado de un equipo de gente de empresa, formado por expertos en economía y mercados. Pero además, está presente el componente moral, tan pisoteado y olvidado por casi todos los gobiernos democráticos desde hace décadas. Cuando en medio de sus déspotas discursos le oí decir que “defendería” la vida de los no nacidos, pensé: “Caramba, eso sí que es ser antisistema”. En efecto, eso era volver al sentimiento de América, antes de que los masones-illuminati lo contaminaran todo con su cultura de la muerte. Pues bien, Trump ya le ha suspendido las ayudas estatales a la asesina organización y mayor promotora de abortos del mundo, la IPPF. Recuerden los escándalos de este verano cuando su directora y Hillary Clinton salían de ganchete y esta le prometía su apoyo para seguir cortando bebés en gestación y venderlos enteros o por piezas. Es tal cual; si creen que exagero vayan a los totales de youtube. Trump suspendió además las ayudas a México para apoyar el aborto. Es de suponer que esta política se hará extensible al resto de países. A esto hay que añadir que hace unos días, a la 44 edición de la “Marcha por la Vida” en Washington, asistió el vicepresidente primero, Mike Pence.“La vida está ganando nuevamente en Estados Unidos”, dijo. Trump envió el siguiente twit: “La Marcha por la Vida es importantísima. Todas aquellas que vais a manifestaros... ¡tenéis mi pleno apoyo!” .Lo vi en streaming y fue muy emocionante. Eso fue un todo un hito que, sin duda, tendrá un efecto espejo en el resto del mundo. Ojalá pueda enderezarse la dinámica abortista de las tres últimas décadas.

Otra de las medidas que no se dejaron esperar es la abolición del tan discutido y demagógico programa de salud, conocido como “Obama care”, para gusto de unos y disgusto de otros. Lo que sí es coreado por todos es la reducción de impuestos a las empresas fabricantes nacionales y a la clase media, de forma masiva. Curiosamente, todo lo contrario que en España. Rajoy prometió, pero hizo todo lo contrario, y sigue.

>> Sigue...


Antonio Casado - El todo o nada de Sánchez

07.02.17 | 08:16. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 6 (OTR/PRESS)

Nunca imaginé que la supuesta podemización de Pedro Sánchez llegase a tanto. Me refiero a esa estética del plebiscito que consiste en el todo o nada dentro de una organización política. "Si pierdo, me voy". Eso dice Pablo Manuel Iglesias en vísperas de su Vistalegre II. Y eso dice Pedro Sánchez, en vísperas de unas primarias a la Secretaria General del PSOE.
Tal para cual. Importa poco en el caso de la izquierda mochilera, hoy por hoy irrelevante en la agenda política nacional. Con su pan se lo coman. El asunto es más grave en el caso del PSOE porque ocupa el pilar izquierdo de la centralidad del sistema. No se puede permitir dirigentes de tan frágil compromiso con su vocación de servicio público, en nombre de unas ideas y un partido histórico determinante en la gobernabilidad.
Me refiero al titular aparecido en un diario madrileño como síntesis de la primera entrevista concedida por el ex secretario general después de anunciar que intentará recuperar el liderazgo socialista. A saber: "Si pierdo, no seguiré en política, y mi puerta migratoria es mi hogar".
Ese titular contiene la segunda ruptura del Sánchez con su partido. La primera fue su famosa entrevista con Evole, donde describió un PSOE rendido al PP y entregado a los poderes fácticos. Ahora se autorretrata como un aspirante a recuperar el liderazgo so pena de ahí os quedáis. Está reconociendo que su compromiso con el partido no llega a tanto como para quedarse en simple militante de base.
Qué error, qué inmenso error, como diría el otro. Me parece de una torpeza estratégica sin límites decir a los votantes de las primarias (unos 180.000 militantes) que o le eligen para repetir como secretario general o se va a su casa. Y en ese punto es lógico que la familia socialista ponga en duda la firmeza del compromiso de Sánchez con sus ideas.
Ni él ni nadie de su equipo parece haber reparado en que el mensaje (o me elegís o no quiero saber nada más de vosotros) es una forma de hacerse el haraquiri electoral en el proceso de primarias-congreso federal donde la familia socialista ahoga sus males. Y en ese contexto Sánchez ha banalizado su atadura a los militantes, los votantes del PSOE y, en general, a los ciudadanos. Hasta el punto de la vulgar espantada si no resulta el ganador del proceso, frente a Patxi López y Susana Díaz.
Evoquemos a Felipe González cuando pedía ser "socialista antes que marxista". A Sánchez le cuadraría que hay que ser socialista antes que secretario general. No parece que se haya aplicado el cuento desde que, ya en la etapa final de su reinado en Ferraz, antepuso la razón de partido (por no decir la de su propia supervivencia) a la razón de Estado, confundiendo el desbloqueo de las instituciones con una declaración de amor al PP.


Rafael Torres - Los duendes de la camarilla

07.02.17 | 08:16. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 6 (OTR/PRESS)

Según Iñigo Errejón, aspirante a que no le echen de Podemos, el "nuevo entorno" de Pablo Iglesias no le puede ver ni en pintura. Político al fin, aunque en ciernes, a Errejón le salen los eufemismos con naturalidad, pero lo que quiere decir es que el líder carismático, el incontrovertible, el insoslayable, el supremo, se ha rodeado últimamente de una cuadrilla chunga de cortesanos que, si no espabila, pueden acabar arrastrándole por el fango de la irrelevancia, y al partido también.
De esos "duendes de la camarilla" que diría don Benito Pérez Galdós, de esa cuerda de intrigantes y "parvenús", ha escrito también en los últimos días Luis Alegre, uno de los cinco fundadores de Podemos que salía mucho en las fotos y ya no. Alegre, que no parece estarlo mucho con la deriva del partido que ayudó a crear, se alejó del mismo y de las mezquindades internas en su día, lo que le permite, al contrario que al Errejón que aún se aferra, expresarse sin mayores ocultaciones ni circunloquios sobre el particular, y nombra por su nombre al "nuevo entorno": Irene Montero, Pablo Mayoral, un tal Juanma, Pablo Echenique y alguno más. Lo que no precisa es quién sería Sor Patrocinio, "la monja de las llagas", la rasputina que le sorbía el seso a Isabel II, y cuya réplica se lo estaría sorbiendo hoy, en éste juego de niños y de tronos, a Pablo Iglesias.
Pero en algo más coinciden Errejón y Alegre al denunciar el contubernio de la camarilla cortesana: en que Pablo, el gran Pablo, no se entera, y que por eso pasa lo que pasa. El líder vive absorto en los grandes asuntos del Estado, de la Revolución, de la Política, de la Filosofía, y no repara en las intrigas de su nueva corte trepa y pelotillera. A uno le recuerda ésto lo que los incondicionales decían de Fidel Castro y de Franco cuando se hablaba de los escándalos, los abusos y las corrupciones en sus regímenes a la vista de todos, que ellos no lo sabían, y que si se enteraran, ¡madre mía si se enteraran!, acabarían radicalmente, de un tajo, con eso. Qué estúpido es, cuando se pone, el ser humano.
Y así están las cosas en vísperas del Vistalegre, o del Vistatriste según los pintan sus propios actores: Podemos al pairo, y el Supremo, supremeando.


Luis del Val - Rutas para Puigdemont

07.02.17 | 08:16. Archivado en Luis Del Val


MADRID, 6 (OTR/PRESS)

Una vez comprobado que en Bruselas nadie le hace caso -excepto algún subalterno de un negociado, con padre nacido en Sabadell- Pugidemont debería ensayar nuevas rutas con mayores probabilidades, no ya de éxito, pero al menos que no conlleven la derrota envuelta en el ridículo.
Puigdemont no es tonto, y por eso ha tenido la listeza de renunciar a encabezar la lista que va a ser la menos votada de la historia de la, de soltera llamada Convergencia, y que ahora ya no sé si se llama Antonia o María Asunción. Porque ese es otro de los logros de Mas y Cia: que sus votantes, antes de entrar en el colegio electoral, se preguntarán unos a otros: "Oye ¿cómo se llama ahora nuestro partido?".
Prescindiría de Marinne Le Pen, aunque el desplazamiento sería de los más baratos, porque en estos momentos un español, aunque sea catalán, le debe parecer a la ultra derechista un peligroso musulmán, ya que ha vuelto al principio de que "Africa comienza en los Pirineos", y optaría por May y su Brexit. Es cierto que teniendo a Irlanda del Norte y Escocia jugando en casa Mrs May tampoco se puede poner a tirar cohetes de alegría, pero como se irá quedando sola gracias al éxito del Brexit, nada mejor que una relación de esas bilaterales, que no le arreglan nada, pero que pueden molestar a Bruselas. Otrosí, debería intentarlo con algún secretario de Estado de Trump. Con Trump, no, porque se ponen a explicarle eso de Cataluña, España, y tal, y dados sus profundos conocimientos geopolíticos podría llegar a la conclusión de que Cataluña es una provincia de Italia o un pueblo de Méjico. Mejor un secretario de Estado, al que se les podría mostrar la lista elaborada de jueces lanudos y obedientes, porque los Trump`s Boys se ve que odian a los jueces. Y mentarles lo del 3%, un poco más elevado, porque no le vas a dar la misma comisión a un contratista de obras de Vich que a una multinacional, filial de las empresas Trump. Luego, de paso, podría irse la comitiva a ver un musical o a Radio City, que es lo que solemos hacer todos los catetos las dos o tres primeras veces que vamos a Nueva York. Si consigue la foto, teniendo en cuenta que él no ha sido el único enterrador de la de soltera llamada Convergencia, podría poner un punto final menos triste.


Escaño Cero - El libro de Jonás

07.02.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 6 (OTR/PRESS)

Menos mal que los libros nos salvan del ruido cotidiano. La semana ha comenzado con Artus Mas, Joana Ortega e Irene Rigau declarando ante el juez por la convocatoria ilegal de un remedo de referéndum. A los populares debatiendo sobre la conveniencia o no de la continuidad de Dolores de Cospedal como secretaria general del PP. Albert Rivera encantado de haberse conocido después del congreso de Ciudadanos, Iglesias y Errejón preparándose cada uno por su cuenta para el asalto final de Podemos. Sánchez, Pedro haciendo de las suyas y diciendo sandeces como que él es como aquel Felipe González que dimitió como secretario general a cuenta del marxismo pero al revés. Ya le gustaría a Sánchez, ya, parecerse en algo a González del derecho o del revés. Por no olvidarnos de Donald Trump culpando a los jueces por adelantado en caso de que haya algún atentado terrorista. ¡Qué fuerte!

O sea más o menos lo de estos últimos días, semanas, meses. Por eso digo que los libros, las buenas lecturas sirven para reconfortarnos el alma y poner un punto de serenidad, de reflexión e incluso de magia en la cotidianeidad.
De manera que me van a permitir que les recomiende encarecidamente la lectura de un libro a mi juicio muy especial: "El libro de Jonás". Una novela firmada por Ramón Pernas en la que desde la primera línea nos atrapa para sumergirnos en una historia sobre la amistad, sobre como hasta en la vejez puede haber una segunda oportunidad.
Es un libro lleno de magia que va envolviendo al lector hasta arrancarle de su realidad para trasladarle a otra realidad. Un libro donde la melancolía se pasea por todas sus páginas, una melancolía fruto de la lucidez que da el haber vivido.
Ramón Pernas nos traslada a su Galicia natal para desde allí coger de la mano al lector y ayudarle a emprender un apasionante viaje a lugares lejanos pero también a un viaje más sutil, ese viaje interior que a veces aplazamos por las prisas de la vida cotidiana.
Así que mientras la vida sigue al ritmo de la actualidad El Viaje de Jonás nos permite una parada en el camino para incluso poder tener una mirada más pausada, más serena y si me apuran incluso más sabia sobre lo que acontece a nuestro alrededor. Se lo recomiendo encarecidamente es un libro que le sabrá a poco, que lamentará llegar a la última página, que disfrutará de ese "realismo mágico gallego" del que Ramón Pernas es un maestro.


Fermín Bocos - El viraje de Ciudadanos

07.02.17 | 08:16. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 6 (OTR/PRESS)

Al proclamarse seguidores de las doctrinas liberales, el partido político Ciudadanos rompe con la línea ideológica que le había procurado apoyos entre electores de centro derecha y de centro izquierda. Liberal es la receta económica que defiende la reforma laboral del PP que ha propiciada el despido de miles de trabajadores con retribuciones demediadas respecto de lo que venía siendo norma en España antes de la entrada en vigor de la mencionada ley-tijera. Al reivindicarse liberales en materia de política económica se alinean con la línea dura del Partido Popular dándoles la razón a quienes tildaban al partido que dirige Albert Rivera como la "marca blanca" del partido de Rajoy.
Al proclamarse liberales hacen suya la doctrina que llevó a rescatar las cajas de ahorro quebradas (por obra de la pésima y en algunas casos delictiva gestión de sus responsables), al tiempo que les empujó a votar con el PP en el Congreso en contra de la implantación de una prestación de 426 euros para las familias sin recursos (alrededor de millón y medio) que no perciben ningún otro tipo de ayuda del Estado. Dicha iniciativa legislativa popular promovida por 700.000 firmas, impulsada por CC.OO y UGT y llevada al Pleno del Congreso por el PSOE fue aprobada por los demás partidos.
Visto el desarrollo de la Asamblea de Ciudadanos en la que la lista de Rivera ha sido canonizada, es fácil avizorar que en el giro ideológico que asume el ideario del partido la figura de Luis Garicano adquiere un relieve definitivo. Este economista liberal de quien en su día se publico que había sido "tentado" para colaborar con el PP pasa por tener buenas relaciones con algunos de los tecnócratas del equipo que preside el ministro de Economía Luis de Guindos. Rivera habla del 2019 como fecha y horizonte para coronar la ambición de ser un partido de gobierno. En la actualidad ya lo es en el ámbito autonómico y municipal con acuerdos a dos bandos unas veces con el PP (Madrid) otras con el PSOE (Andalucía).
Tras el giro a la derecha -esa es la ubicación del liberalismo en política- es probable que se haya cerrado unas cuantas puertas. Cerrado puertas y alejado apoyos. Entre el original (el PP) y la copia (Ciudadanos) no sería de extrañar que el viraje de Rivera haya hipotecado su futuro político y el de su partido.


Cayetano González - Aquelarre nacionalista

07.02.17 | 08:16. Archivado en Cayetano González


MADRID, 6 (OTR/PRESS)

La definición que el diccionario ideológico de la lengua española de la Real Academia otorga al término aquelarre: "conciliábulo de hechiceras", sirve para describir bastante bien lo que ha sucedido en la mañana del lunes 6 de febrero con motivo de la declaración ante los tribunales de justicia del ex-Presidente de la Generalitat, Artur Mas, y otros dos miembros de su Gobierno, Joana Ortega e Irene Rigau, por la convocatoria ilegal por parte de la Generalitat del referéndum que se llevó a cabo el 9 de noviembre de 2014.
Lo primero que llama la atención es que el juicio haya comenzado con media hora de retraso, no porque los miembros del tribunal hubiesen llegado tarde o se hubiera producido algún tipo de problema técnico en la Sala. No, el juicio no ha empezado a su hora porque el baño de masas que se ha dado Artur Más y sus acompañantes se ha ido alargando y ha durado más de lo previsto. ¿Qué le pasaría a un ciudadano de a pie si llega media hora tarde a una cita con el juez? Ya se ve que hasta en estos pequeños o no tan pequeños detalles no es verdad que todos seamos iguales ante la ley.
El aquelarre que ha acompañado a Mas hasta las puertas del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña es lisa y llanamente una forma de querer influir en los jueces que tienen que juzgar al ex-Presidente de la Generalitat y a los otros dos miembros de su Gobierno por dos delitos: el de desobediencia al Tribunal Constitucional y el de prevaricación. ¿Quién ha pagado la parafernalia que ha supuesto traer hasta Barcelona y sacar a la calle a las cerca de 40.000 personas que según la Guardia Urbana han estado arropando a Mas?

Es evidente que los nacionalistas son unos maestros en organizar este tipo de montajes, donde se mezcla todo: el sentimentalismo, el victimismo, la bandera, el concepto de democracia, los eslóganes. Pero al final consiguen que la atención se centre en ellos y que no se hable de otra cosa al menos durante un cierto tiempo. Lo de menos es si se cometió un delito, si un cargo público como era Artur Mas prevaricó a conciencia que lo hacía al convocar una consulta que había sido prohibida por el Tribunal Constitucional. Y además habrá que recordar que el Presidente de la Generalitat es el máximo representante del Estado en su Comunidad. El pulso que los independentistas catalanes lanzaron hace ya cuatro años a ese Estado al que más tenía que defender sigue vivo y lo sucedido este lunes en Barcelona no hace más que confirmarlo. ¿Qué hará el Gobierno de España para pararlo? De momento, Rajoy sigue ofreciendo diálogo dentro de la ley. ¿Diálogo con alguien que no quiere saber nada de ti? Los independentistas están muertos de la risa y el resto de los españoles pagando de nuestros bolsillos sus gracias.


Francisco Muro de Iscar - Los Goya, el cine, la cultura

06.02.17 | 08:16. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, (OTR/PRESS) Hay que apoyar el cine español y ya se debería haber bajado el IVA que soporta. Y hay que apoyar a los directores y actores españoles. Sin duda. Cada año, la ceremonia de los Goya nos lo recuerda y cada año, los actores y los directores sacan su vena reivindicativa. También, sobre todo, la ideológica, siempre en la izquierda, siempre con trajes de altísima moda, siempre frente al Gobierno, sobre todo si es de derechas. Los Goya son la denuncia permanente del "desprecio oficial por la cultura" Y seguramente tienen algo de razón, porque ni los Gobiernos ni una gran mayoría de los españoles aprecian la cultura, nunca la han apreciado. Y en tiempos de mediocridad, todavía más. Hay creo que un 40 por ciento der españoles que no compran ni leen un libro al año, pero ni los escritores, los editores y los libreros exigen al Gobierno que les subvencione, que haga grandes campañas de promoción de la lectura y, desde luego, no acusan al Gobierno de que los españoles no lean.
La música es otra forma de cultura esencial. La clásica y la popular. Y quien decide dedicarse a la música, salvo unos pocos elegidos, después de muchos años de enorme sacrificio, viven en la precariedad laboral y económica. Tenemos grandes pianistas, grandes directores, grandes cantantes de ópera... que se tienen que buscar la vida por el mundo, demostrando lo que valen. Y, además, con el problema de la piratería. Lo mismo podemos decir de los escritores. ¿Cuántos viven, bien o mal, de la literatura? En el teatro, que vive un momento fantástico de calidad y cantidad, casi todas las compañías son privadas, cuentan con menos apoyo que el cine y asumen un riesgo inmenso, sin red de ningún tipo. Y el ballet, y el circo, ahora sufriendo un último y tal vez definitivo ataque, y muchas más actividades culturales. Casi todas.
Se denuncia que solo un ocho por ciento de los actores viven del cine. ¿Cuántos músicos, cantantes, autores, pero también cuántos arquitectos, periodistas y otros excelentes profesionales viven dignamente de sus profesiones? ¿Qué apoyo oficial tienen? Televisión Española programó el año pasado nada menos que 629 películas españolas. Dos al día. Sumen las que dieron otras cadenas y todas las series españolas que se emiten, y que se venden con éxito a otros países, y a lo mejor empiezan a entender el problema del cine español. El año pasado, cien millones de recaudación, un 20 por ciento de cuota de pantalla y, sin embargo sólo dos de las cinco cintas aspirantes a ganar el Goya recaudaron más de lo que invirtieron. En otro punto sí que estoy de acuerdo. El papel de la mujer en el cine sigue siendo menor en todos los terrenos. Como en el resto de la sociedad o incluso peor. En lugar de denunciarlo, que lo cambien ellos. Hay que apoyar la cultura. Y también la investigación, que es la que va a permitir que este país tenga futuro y no sólo un presente regular. Pero los investigadores se tienen que ir fuera de España. Seguramente hay que llorar menos, trabajar más y mejor, ganarse el respeto de todos y no estar siempre pidiendo que el dinero de todos sirva para salvar a unos cuantos. La cultura no es patrimonio de los actores. La cultura es de todos.


La semana política que empieza - La sociedad civil, estancada

06.02.17 | 08:16. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

Muchas veces repito que no sé qué tiene que ocurrir en Cataluña para que la parte de los catalanes que simplemente no quieren que siga este estado de cosas estalle. No sé si son el cincuenta y uno por ciento, o el cuarenta y ocho, que esto de las encuestas ya se sabe que es, como las veletas, cambiante en función de la coyuntura: solo sé que, hace apenas cinco o seis años, el porcentaje de independentistas no pasaba del 15 por ciento y que a un servidor Artur Mas le vino a decir, no hace ni una década, que el independentismo era "retrógrado", creo que puedo citar textualmente. Y ahora, el líder de la "independencia to be", Artur Mas, se enfrenta a los tribunales por haber presuntamente organizado aquella consulta secesionista del 9 de noviembre de 2014. Y allí estará, este lunes, en los juzgados, arropado por miles de personas que lanzarán gritos contra "la justicia de Madrid" y, claro, a favor de la independencia: habrá entre los manifestantes funcionarios que ese día hagan "moscosos", profesores absentistas de sus puestos de trabajo y estudiantes universitarios huidos de las aulas.
Lo que no habrá, en la acera de enfrente, serán contramanifestantes que pidan, al menos, una cierta normalización de la vida política en esa Cataluña que, oportunismos judiciales o no, tan sujeta ha estado a la corrupción oficial desde los tiempos del primer Pujol en la oposición al franquismo hasta prácticamente ayer mismo.
Quienes me conocen saben que estoy en contra de la judicialización de la vida política, a favor de un trato especial autonomía por autonomía, reforma constitucional para declarar a Cataluña "nación dentro de la nación española" e incluso la celebración de un referéndum, constitucional por supuesto, dentro de lo que significa el artículo 152.2 de la Constitución que, desde luego, no es un referéndum independencia sí-independencia no. La verdad es que cada día estoy menos seguro de que los negociadores Soraya Sáenz de Santamaría y Oriol Junqueras puedan encaminarse en algún momento por esta vía "intermedia", que tan poco gusta tanto en los ambientes más "duros" de Madrid -hay que ver cómo están las redes sociales- como en los más "irredentos" de Barcelona. Pero es lo que hay, y me resisto a certificar el fracaso de la "operación diálogo", que ni siquiera ha comenzado de veras. Porque si esta operación fracasa, el choque de trenes, tan anunciado desde hace un par de años, se producirá sin remedio. Y con todos nosotros, a uno y otro lado del Ebro, en los vagones de uno de los dos "aves", que se dirigen a toda velocidad uno contra otro.
No acabo de entender cómo es posible que los partidos nacionales, que llegan como llegan -y no todos llegan del mismo modo, claro_ a sus respectivos congresos, no han lanzado ya un programa coherente y coordinado de actuación en Cataluña. Más bien, se trata de poner sordina al tema catalán, como ya ocurriera en la pasada Conferencia de presidentes autonómicos. De Cataluña, mejor no hablar, al menos oficialmente: basta con apelaciones genéricas a la unidad, al sentido común, a la obediencia a lo que diga el Tribunal Constitucional o a la aplicación de ese artículo 155 que, si usted lo lee bien, no dice nada con sustancia.
Y así estamos certificando el cada día mayor alejamiento de los catalanes-manifestantes de los catalanes-mayoría silenciosa, que buscan alguna señal inteligente "desde Madrid" a la que poder aferrarse. Y estamos ahondando, haciendo intransitables, claro, los seiscientos kilómetros de distancia entre la plaza de Sant Jaume y la Puerta del Sol. Gravísimo. Solamente la sociedad civil, esa que pretende organizarse en grupos mínimos entre los catalanes disconformes con la deriva loca de la Generalitat, podría solucionar esta situación. Pero son grupos, ya digo, mínimos: hay miedo. Los medios, los intelectuales, los colectivos profesionales, el mundo de la economía, esos catedráticos con los que uno hablaba hace dos semanas y le expresaban sus aprensiones ante lo que viene, han de levantarse y hablar. Y encontrar comprensión en los cenáculos y mentideros madrileños, que no entienden que nada puede volver a ser como en los momentos en los que Tarradellas regresaba, con Adolfo Suárez en Madrid, a la Ciudad Condal desde el exilio. Se han cometido errores de bulto por ambos lados y han sido errores que llevan casi cuarenta años prolongándose.
Lo de este 6 de febrero a la puerta de los juzgados no puede repetirse. Estuve en Barcelona aquel 9 de noviembre, recorriendo las colas para depositar una papeleta inútil en urnas de cartón y escuchando a la gente que quiso hablarme, que fue mucha. Luego, Rajoy dijo que "apenas" dos millones y medio habían acudido a esas urnas falsas, y apeló a que la mayoría silenciosa, los otros tres millones y pico que no habían votado, estaba con las tesis del Gobierno central. No lo sé, quién podría saberlo. Lo que sí sé es que, ahora mismo, ni a los independentistas ni a quienes no quieren serlo, ni a los indiferentes mas pasivos, les gusta esta situación.
Un ex presidente al que admiré me dijo un día que daba gusto gobernar a los españoles, que todo lo aceptan... hasta que estallan, y entonces, me decía aquel presidente, ya fallecido, se producen las grandes tragedias. Aquel presidente, Adolfo Suárez, fue capaz de llevar adelante con realismo el desafío que significaba el regreso de Tararadellas y cuanto eso comportaba.
Claro que ahora no están ni Suárez, ni Tarradellas, ni González, ni Carrillo, ni Fraga. Y todavía hay quien quiere cargarse la memoria de aquella transición, de la mejor transición. Solo nos queda, ya digo, la sociedad civil, que se levante y proteste. Antes de que todo, tren contra tren, se haya consumado.


Carlos Carnicero - Trump derrotado por un juez federal

06.02.17 | 08:16. Archivado en Carlos Carnicero


Madrid, 5 Feb. (OTR/PRESS)

Hace diez días, el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva o decreto presidencial que suspendía los visados de siete países de mayoría musulmana (Irán, Irak, Yemen, Siria, Libia, Somalia y Sudán) e indefinidamente la acogida de refugiados sirios. La puesta en vigor de la medida causó caos en los principales aeropuertos de Estados Unidos y afectó inmediatamente a trabajadores de varias multinacionales. Días después, el presidente norteamericano llegó a colgar el teléfono al primer ministro de Australia en su conversación sobre el compromiso de Estados Unidos de acoger a 1200 refugiados sirios residentes en Australia.
La orden presidencial fue denunciada en varios estados ante jueces federales. El viernes, el juez federal James Robart, del estado de Washington, concedió la medida cautelar de suspender completamente y en todo el país la aplicación de la orden de la Casa Blanca mientras no se resuelva la demanda.
La reacción del presidente estuvo en su línea. Tachó al magistrado de "supuesto juez" y a la medida de "ridicula". El recurso presentado por la presidencia de Estados Unidos ha sido rechazado por el tribunal de apelaciones número nueve del mismo estado que confirma la paralización de los efectos del decreto presidencial.
Ahora el asunto deberá resolverlo el Tribunal Supremo de Estados Unidos, pero mientras tanto la medida ha quedado sin efecto.
Es la primera derrota del presidente en la sucesión de órdenes presidenciales firmadas durante los quince días desde su toma de posesión.
Lo relevante de este asunto es que una vez más se han puesto a prueba los mecanismos de garantías del estado de derecho en Estados Unidos. Es un aviso para el presidente, que pretende gobernar a golpe de decreto y, como se ha visto, lastimando derechos fundamentales.
La Constitución norteamericana tiene un delicado equilibrio de poderes y contrapoderes que consagran garantías de los derechos que están contemplados en la Carta Magna.
En España, con un funcionamiento en muchos casos lento del sistema judicial, llama la atención como un juez federal de un Estado puede paralizar en todo el país una orden presidencial pocas horas de producirse su firma.
Nos espera un interesante duelo entre las pulsiones autoritarias del nuevo presidente, el matonismo con el que ejecuta sus decisiones y los controles constitucionales a los que se tendrá que enfrentar.
En España, sobre todo con el desafío independentista catalán, tenemos que observar con admiración la determinación de las instituciones norteamericanas al hacer frente a cualquier incumplimiento de la ley aunque proceda del propio presidente.


A vueltas con España - Liberales progresistas

05.02.17 | 08:16. Archivado en José Luis Gómez


MADRID, (OTR/PRESS)

Albert Rivera se vuelve decimonónico. Está propiciando que Ciudadanos elimine de su ideario la referencia al socialismo democrático como una de sus fuentes ideológicas para poner el acento en el liberalismo progresista. Parece haber asumido que camuflándose como socialdemócrata solo puede confundir a la gente, que por lo general asocia esa definición política con el PSOE. Rivera viaja, pues, del centroizquierda al centroderecha con el liberalismo, pero -por si acaso- también se lleva el calificativo progresista, el mismo que utilizan los socialistas cuando buscan el voto moderado y no quieren llamarse socialistas.
El líder de Ciudadanos tendrá así un nexo con el Partido Popular, donde también hay liberales, y con el PSOE, donde es evidente que hay progresistas. Tiene encauzada de esa manera su vocación de partido bisagra que pacta a derecha e izquierda, pero es más dudoso que resuelva así su propia definición: a fin de cuentas, el liberalismo progresista es una etiqueta política atribuida a muchas fuerzas políticas desde mediados del siglo XIX, y como idea de futuro, liberalismo progresista no parece del todo convincente.
Al ser progresista -expresión acuñada por Salustiano Olózaga en 1836-, Albert Rivera suaviza la faz del liberalismo, que -salvo en Estados Unidos- también tiene connotaciones conservadoras. Visto desde Europa podría decirse que será, pues, un político social liberal, y si alguien reparase en él desde Estados Unidos tal vez diría que es un liberal demócrata. Se entiende lo que quiere ser, pero definiéndose así lo dice a medias.
La historia no siempre le acompaña: ni la decimonónica ni la más contemporánea. En el siglo XIX los liberales progresistas quedaron connotados con pronunciamientos militares y estos últimos años la líder liberal progresista más conocida en España fue Rosa Díaz. Tal vez Albert Rivera prefiere aferrarse a otros referentes liberales y progresistas, como el catedrático Eugenio Montero Ríos -fundador del periódico de ideas avanzadas La Opinión Pública-, el escritor Benito Pérez Galdós, los estadistas Manuel Azaña o Adolfo Suárez, los pensadores José Ortega y Gasset, Salvador de Madariaga y Fernando Savater o políticos como Antonio Garrigues Walker o Eduard Punset. Pero casi todos ellos arriesgaron más y se protegieron menos. Además de liberalismo y progresismo, a Albert Rivera le falta audacia y determinación.


Siete días trepidantes - Lo que haría una democracia sana

05.02.17 | 08:16. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, (OTR/PRESS)

Ya sé, ya sé, que vivimos en democracia. Pero uno a veces siente la tentación de pensar que hay demasiadas perversiones en ese engranaje democrático como para poder pensar que esto rueda bien. Se me agolpan en la cabeza los ejemplos de lo que-no-debe-ser, y muchos de ellos ocurrieron esta semana, que resumo sin acudir a demasiadas citas de nombres concretos. Para qué, si quien me lea sabe de sobra a qué me refiero.
Una democracia sana, consolidada, crearía de inmediato una comisión parlamentaria que, en serio -en serio_ investigara el fundamento de las pesquisas que los servicios especializados policiales llevan a cabo sobre presuntas prácticas de corrupción de muchos de los dirigentes, actuales o pasados, de la política territorial. Pero, claro, ¿quién integraría esa comisión parlamentaria? ¿Exclusivamente la oposición, que nada pudo tener que ver con los manejos financieros de los capitostes? Resulta, claro, más fácil extender la sospecha de que las investigaciones judiciales y policiales están instigadas "por el enemigo". O que los manifestantes que osan salir en contra de la doctrina oficial están "pagados" (lo acaba de decir nada menos que el máximo mandatario del mundo mundial, para mí un ejemplo de erróneo entendimiento de lo que es una democracia sana).
Una democracia sana, consolidada, permitiría que los disidentes de la doctrina oficial -pongamos que se trata de separar un territorio de otro_ se manifestasen abiertamente, sin temor a represalias o a silencios en los medios. Máxime cuando parece que la disidencia superaría el cincuenta por ciento de la población, reducida a eso que se llama "mayoría silenciosa" por mor de miedos y acomodos que adoptan formas variadas, a veces hasta sutiles. Y eso, que la gente no se atreva a expresarse libremente, no puede ser sano.
Una democracia sana, consolidada, deja trabajar sin trabas a los medios de comunicación, sin coacciones, premios -acicates, "incentivos"_ o castigos.
Una democracia sana fomenta la separación de poderes, no enmendando la plana al viejo Montesquieu como si ya estuviera desfasado y el Ejecutivo, paternalmente, fuese quien debe encargarse de todo en bien de los súbditos. Esa democracia sana hace, pues, trabajar al Legislativo, respeta al llamado "cuarto poder" y, sobre todo, procura preservar el buen nombre del judicial, sin acusarle, por cierto sin mayores pruebas, de estar actuando en connivencia con los rivales. Justo lo contrario de lo que está ocurriendo en estas horas, en las que se acusa a un magistrado de haber iniciado una "operación limpieza" contra la corrupción oficial justo en vísperas de que un ex dirigente político tenga que comparecer en el Juzgado.
Por cierto que una democracia sana no organiza desde estamentos oficiales manifestaciones políticas de apoyo ante los juzgados, y menos aún las califica luego de espontáneas. Y eso, independientemente de qué lado del debate se encuentre la razón, que yo tampoco creo que una democracia sana deba judicializar continuamente la vida política.
Una democracia sana es dialogante con el de enfrente, busca soluciones consensuadas, no se aferra al "no es no" ni a los maximalismos, que acaban, como casi todo lo malo, en "ismo". Como separatismo, por ejemplo. O centralismo. O autoritarismo. O borreguismo.
Una democracia sana hace que sus dirigentes se expresen claramente, que sean transparentes, autocríticos, abiertos. Que en el frontispicio de su ideario esté el servicio a la ciudadanía, cueste lo que cueste. Sin trucos para dorar la píldora a los ciudadanos antes de darles gato por liebre, ni tampoco los halaga con demagogias y promesas incumplibles.
Una democracia sana es la que no está todo el día en batallitas de poder intrapartidistas, que si López contra Sánchez, Díaz contra Pérez, Iglesias contra... Ni una idea verdaderamente regeneracionista, ni un programa digno de tal nombre en esta pugna.
Puede que usted, lector, encuentre algunos paralelismos en lo que he escrito, por supuesto con ánimo de molestar a alguno, así, genéricamente. Y es que, en efecto, hay demasiados paralelismos, a demasiadas escalas, en los momentos en los que nos encontramos inmersos. Porque ahora muy en serio y muy en concreto: me niego a que con mis impuestos, con mi silencio, se siga en la tropelía. ¿Qué diablos tiene que ocurrir en Cataluña para que la buena gente se levante, pida explicaciones a fondo, no vaya a ser que alguien piense que toda la sociedad es cómplice de los patentes abusos de sus dirigentes, envueltos en la bandera del "España nos roba"? ¿Qué diablos tiene que ocurrir en Europa para que eleve un poco más la voz frente a quien, cada vez más patentemente, pretende destruirla? ¿Qué tiene que ocurrir en el mundo para que no tengamos que sufrir la humillación y el terror ante la mala educación y la amenaza, costumbres recién instauradas, pero que se prolongan ya demasiados días?

A veces, lo admito, uno se siente un poco hormiga. Nos hacen sentirnos un poco hormigas. Así me siento, yo al menos, a la hora de ponerme a ponerme a hacer este resumen de lo que creo que ha sido una semana lamentable: demasiadas cosas tristes que reseñar. No, no vivimos en la democracia aburrida, tolerante, pactista, moderada, justa, que a mí me gustaría. El mundo de las hormigas, definitivamente, debe de ser muy poco democrático.


Carmen Tomás - Cronificar la pobreza

05.02.17 | 08:16. Archivado en Carmen Tomás


MADRID, 4 (OTR/PRESS)

La actividad en el Congreso de los Diputados y en el Gobierno ha sido frenética esta semana. Cierto que muchas de las proposiciones que se van aprobando por los grupos políticos van a tener una viabilidad muy reducida o incluso en algún caso nula. Pero ciertamente se van tomando decisiones algunas importantes y que afectan a los ciudadanos de una forma directa, como el decreto que desvincula la inflación de los precios y tasas de los servicios públicos. Se trata de que los precios suban por coste y no por el IPC. Los cálculos de la administración hablan de un ahorro en torno a los 700 millones de euros. Estamos hablando de peajes, billetes de transporte, alquileres no ligados por contrato al IPC, contratos, arrendamientos o mano de obra de contratas públicas.
En el Congreso el jueves hubo pleno y se aprobaron varias proposiciones. Por ejemplo se tomó en consideración la que pretende instaurar la jornada laboral hasta las 18,00 horas para funcionarios y empleados públicos. También la de estudiar la puesta en marcha de una renta mínima de inserción. Asunto controvertido, ya que como hemos contado ya aquí en alguna ocasión, a gran escala y sin condicionamientos de tiempo y formación puede desincentivar la búsqueda de empleo y acabar cronificando la situación de pobreza que se pretende erradicar y aumentando la economía sumergida. Además, no queda claro a qué número de personas podría afectar, así que los cálculos de su coste van desde los 15.000 a los 40.000 millones de euros, razón por la cual, el gobierno hará valer su veto y no saldrá adelante. La medida hace saltar por los aires el techo de gasto aprobado y no hay una contrapartida de ingresos.
Pero, y es lo más importante, los que han realizado esta propuesta, incluidos los sindicatos mayoritarios, sorprendentemente son los mismos a los que les parece indigno que una persona tenga un trabajo a media jornada de 400 o 500 euros, pero les parece bien que reciba el mismo dinero pero sin hacer nada y lo que es peor sin formarse para poder entrar en el mercado laboral e ir progresando desde esos primeros bajos salarios. Se diría que buscan otra cosa. Quizás que esos miles y miles de personas a los que supuestamente están ayudando tengan claro quién es su "benefactor" a la hora de cualquier proceso electoral. Todo esto sin olvidar que ya existe el Plan Prepara para personas sin trabajo y sin ninguna prestación y la renta mínima de inserción que dan las Comunidades Autónomas. Ayudas dispersas y sin mucho control, pero que han servido de colchón a muchas familias en riesgo de pobreza y que serán mucho más eficaces cuando se implante la tarjeta social que el gobierno prepara desde la celebración de la reunión de presidentes.


Victoria Lafora - Uno de los nuestros

05.02.17 | 08:16. Archivado en Victoria Lafora


MADRID, (OTR/PRESS)

Como personajes de una película de Martin Escorsese, el comisario jubilado, José Manuel Villarejo, junto a un grupo de policías y periodistas afines, ha emprendido una cruzada para amedrentar a quienes tratan de procesarle en una de las piezas separadas del caso Nicolás.
No es la primera vez que este comisario se ve envuelto en turbios tejemanejes; recordemos, por ejemplo, su relación con la ex novia de Jordi Pujol Ferrusola, Victoria Alvarez Martín, o el más que oscuro asunto de la dermatóloga Elisa Pinto, que acusó a Villarejo de amenazas y agresión, incluso de apuñalarla ante su hijo, para que cejase en sus denuncias de acoso sexual a quien, supuestamente, le contrató, Javier López Madrid, yerno del empresario Villar Mir. Asunto este que quedó archivado por un juzgado de Madrid pero que está pendiente del recurso ante la Audiencia Provincial. Y es que Villarejo, hasta ahora, ha sabido esquivar hábilmente las diversas denuncias que han aflorado contra sus supuestas turbias andanzas por las alcantarillas del Estado y sus propias alcantarillas, pero hoy se enfrenta a la firmeza del magistrado Arturo Zamarriego, nada dispuesto a dejarse intimidar por las presiones que parecen acosarle desde altas instancias.
La lectura del artículo de Javier Ayuso, publicada el viernes pasado por El País, no solo produce un profundo bochorno, sino que logra aterrorizar a aquellos ciudadanos de buena fe que confían plenamente en las instituciones, al comprobar hasta que punto puede instalarse en nuestra sociedad un tinglado con tintes claramente mafiosos que, supuestamente, implicaría a policías, empresarios, políticos, periodistas, fiscales y magistrados. Una red de favores que no solo facilitaría el lucro y la impunidad a sus integrantes, sino que torpedearía el derecho a la justicia de quienes pudieran verse atropellados por sus intereses.
Al parecer, según fuentes judiciales, las filtraciones de antiguos asuntos que relacionan al anterior Jefe del Estado con la vedette de Totana Marita García García (de nombre artístico, Bárbara Rey) y el CNI, son la punta de lanza de esa cruzada con la que Villarejo y otros policías de su cuerda, tratarían de presionar al Gobierno y a la justicia, para que le eximieran del procesamiento. Un asunto viejo del que, al parecer, quedan muchos capítulos por contar. Sobre todo, los relacionados con extorsiones de la artista y, supuestos, importantísimos pagos con dinero público.
El ex ministro del interior, Jorge Fernández Díaz, fue uno de los mayores valedores de Villarejo. No en vano era "uno de los suyos" y le defendió a capa y espada, justificando lo injustificable de este personaje sobre el que Nicholas Pileggi y Escorsese podrían, sin duda, componer un magistral guión cinematográfico.


Fernando Jáuregui - Hora era de que Rivera se decidiera

04.02.17 | 08:16. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

Ciudadanos es el primero de los principales partidos nacionales en celebrar, este fin de semana, su congreso. Es, probablemente, el que menos morbo informativo suscita, por cuanto ni existen importantes luchas por el poder interno ni se trata de una formación con expectativas inmediatas de gobierno. Rivera es el líder indiscutido e indiscutible de una formación que abomina de cualquier tentación socialdemócrata, reclamándose demócrata-liberal. Y que abandona su condición de "partido catalán", con la que nació, para expandir su auto-clasificación como "nacional". Y, encima, para quitarle aún más acicate informativo a lo que van a hacer este fin de semana, te dicen que, para conocer a fondo la estrategia de gobierno del partido, habrá que esperar a las próximas elecciones municipales y autonómicas, es decir, a 2019.
Creo en suma, que Rivera ha escogido celebrar esta "cumbre" de su partido, que tiene ya década y media de vida, aunque una proyección estatal de apenas tres años, en un clima de serenidad y casi hasta de aburrimiento: nada de trompetería, nada de luchas de personalidades, nada de peleas con terceros. No diré que esté equivocando la estrategia, porque ruido hay ya mucho, especialmente en los campos de Podemos y del PSOE, del que mucho hablaremos hasta que celebre su congreso, allá por junio. Pero sí pienso que Ciudadanos ha perdido fuelle, que es tanto como decir eficacia, en los últimos meses: de Rivera fueron las mejores ideas y soluciones para desatascar la situación política que el país ha vivido en el último año; gracias a él, Rajoy pudo hacerse fuerte en La Moncloa, ganando la investidura; y de su iniciativa salieron esas ciento cincuenta condiciones que el PP habrá --¿habría?-- de cumplir como contraprestación al "apoyo crítico" que Ciudadanos dio al partido en el poder para que pudiera seguir estando ahí.
Y, sin embargo, Ciudadanos ha pasado a estar como en un segundo plano, poco acorde con el papel que ha representado y que aún puede, en un futuro no lejano, representar. Creo que, por exceso de prudencia, o por no mirar con lago alcance, Rivera declinó entrar como vicepresidente en el Gobierno de Rajoy; hubiese podido hacerlo, porque el PP le necesitaba para lograr la mayoría en la investidura, pero Rivera, porque empezaban los grandes juicios contra la corrupción del PP, o porque, simplemente, Rajoy no le gusta, se mantuvo fuera del Gobierno. Un error, porque probablemente ahora se estarían acelerando algunas transformaciones, cambios y rectificaciones que el presidente Rajoy acomete con ritmo elefantiásico, con falta de ganas y exceso de marrullería.
Muchas veces he opinado que, frente al desafío secesionista catalán, para ser más fuerte frente a la debilidad crónica de Europa y para acometer con seguridad las reformas legales (empezando por las constitucionales) que el país necesita, hubiese sido muy conveniente esa gran coalición aceptada, qué remedio, por Rajoy, entre "populares", socialistas y Ciudadanos. El "no y no porque no" de Pedro Sánchez, el cadáver que se resiste a desaparecer, dio al traste con esa gran coalición, mal vista, en cualquier caso, en las filas del socialismo en general. Y de ahí se han derivado muchos de nuestros males en el políticamente nefasto 2016.
Y, ya que el PSOE se negaba, bien podría, al menos, Rivera haber ocupado parcelas de poder en el Gobierno, pensando menos en las posibilidades futuras a largo plazo de su partido y más en esa ciudadanía a la que él quiere representar: creo que le falló la estrategia, lo que es un mal asunto.
Ahora parece que ha variado ese rumbo, pero aplazando sus decisiones a 2019, que es cuando él espera que tengan lugar los comicios autonómicos y municipales, si es que nada ocurre antes en este torbellino político en el que vivimos. Es decir, Rivera plantea ya entrar en gobiernos autonómicos y municipales, pero no en el gobierno central. Así se las ponían a Fernando VII y a Rajoy I: eso le permite al presidente del Gobierno y del PP actuar con un margen de autonomía con el que hace apenas tres mees ni se permitía soñar.
Creo que Rivera, que sobrevaloró su papel, ahora lo minusvalora. Ignoro qué tono empleará en las proclamas desde su congreso, pero se ha jugado casi que le consideren como el líder de una formación que está en segunda división. Y ni lo merece ni a los ciudadanos, con minúscula, nos conviene: la formación naranja, que encarna la idea de centro que todos quieren ocupar, es, hoy por hoy, la mejor garantía de que en España se pondrán en marcha una serie de reformas cautas, quizá demasiado cautas, pero reformas al fin. Y de eso Rivera no puede ya abdicar, por muy duro que le parezca el camino que tiene ante sí.


Andrés Aberasturi - La responsabilidad de la izquierda

04.02.17 | 08:16. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

Se está repitiendo hasta la saciedad que los desbarajustes "desorden y confusión" según la RAE) que hoy vive Podemos -y el propio PSOE- es un problema de simple liderazgo personal, de nombres y no de ideas, de celos, de traiciones, de bisoñez, esas cosas que pasan cuando uno atraviesa en un abrir y cerrar de ojos la inquietante y delicada frontera que separa la infancia y de la adolescencia. Y todo puede ser verdad, pero no creo que sea sólo eso. En Podemos, desde siempre ha habido un problema de fondo que, en parte, puede que venga derivado de sus propios orígenes, el aula de una facultad con una pizarra en la que todo es posible. Por decirlo de otra manera: el proyecto -más que el programa- de Podemos es como esas "conjeturas matemáticas" que afirman algo y esperan que alguien las resuelva. Apasionante pero complicado para afrontarlo en la vida real. Podemos traía la frescura de la justa indignación frente a la vergüenza de los Gürtel, los ERES o los 3%; traía la teoría de una sociedad más justa que se podía demostrar en la pizarra del aula de Políticas contra un mundo dramáticamente desigual bajo el imperio de un capitalismo salvaje; Podemos se sabía la teórica de memoria pero nunca ha sido capaz de explicarnos de verdad cómo hacer realidad esa teoría: persiguiendo el fraude fiscal, haciendo que los ricos paguen más, una sociedad sin castas, sin vencedores ni vencidos. No voy a hablar de Venezuela como ejemplo porque sé que les molesta y es otra historia, pero ahí están las recetas de Tsipras que iban a cambiar la Unión Europea y los resultados, El que quiera mirar, que mire. El caso es que estaban inundados de entusiasmo cuando llegaron al poder en ayuntamientos -solo o acompañados- y ocuparon escaños en el Congreso y su primera batalla fue la visibilidad; el gallinero que lo ocupen los parias, nosotros queremos que se nos vea. Y tenían razón, pero no deja de ser un síntoma. Engulleron a IU, que ya no pinta nada, y los que les acompañaron en la aventura empezaron a exigir independencia a la hora de decidir y gestionar. Luego llegó el capítulo de la cal viva -menos baladí de lo que parece- y lo que hoy seguramente es el problema de fondo aunque lo encarnen dos personalidades: Podemos tiene que elegir entre estar en la calle con la gente que rodea el Congreso o estar en el Congreso rodeados por parte de la gente que les ha votado. Porque la vida es así de rara y no se puede estar en los dos sitios a la vez; se intenta, claro, pero o terminan llamándote traidor o pierdes la credibilidad de muchos millones que quieren cambios pero no violencia. ¿Y cómo participar en la gobernación de un sistema junto a unos que lo que quieren es, claramente, cargarse ese sistema pero sin ofreceré alternativas serias? En resumen, al margen de la guerra de nombres, la cuestión es -simplificando mucho, claro- si lo que conviene es dar miedo (Iglesias) o dar amor (Errejón), estar fuera o estar dentro.
Pero que nadie de derechas se congratule de esta situación. Esa izquierda que hoy se encuentra en un laberinto de muy difícil salida -tanto PSOE como Podemos- desangrándose cada día más y cada día con un peor pronóstico para su recuperación, no sólo es importante en una democracia sino absolutamente necesaria. Ahí está la Historia para demostrarlo y tarde o temprano Europa y el capitalismo tocarán fondo. Es ahí donde una izquierda nueva, limpia y posible debe emerger otra vez para evitar las tentaciones extremistas. Ojalá se dieran cuenta los nombres que por encima de ellos están los pueblos, está el futuro de todos y no la gloria efímera y engañosa de unas primarias o de un congreso.


Más que palabras - El cine... cosa de hombres

04.02.17 | 08:16. Archivado en Esther Esteban


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

Un colega mío, Luis Martínez, hacía días atrás un reportaje de cara a los premios Goya donde sostenía que las mujeres mandan en la producción aunque siguen siendo minoría en la dirección de películas españolas. Deciden ellos pero ejecutan ellas como suele ocurrir en casi todos los sectores profesionales.
El compañero empezaba la información con esta frase de Sharon Stone: "En Hollywood no tengo ninguna rival. Al contrario, allí reinan los hombres" y relataba que la industria de la que hablaba la actriz allá en los 90, poco después de protagonizar "Instinto básico", no hacía más que reflejar con una precisión muy cerca de la parodia el estado de la cuestión. Así era entonces y así ha sido siempre.
¿Qué futuro tendría Stone en una industria como la española?, se preguntaba el periodista, para añadir que probablemente el mismo. Según un informe publicado por CIMA (Asociación de mujeres cineastas) en 2015, la producción ejecutiva del cine español está en manos de, en efecto, ellos. Sólo una mujer por cada tres hombres (24% frente al 76%) decide qué historias se cuentan. Sin embargo, pase lo que pase, gane quien gane de las cinco películas nominadas, quien recogerá la estatuilla será una mujer. Todos los directores son hombres, pero, cuidado, mandan ellas. O casi. Mercedes Gamero, por Atresmedia, es responsable de "El hombre de las mil caras" y de "Que dios nos perdone"; Esther García, como representante de "El Deseo", acude por Julieta; Beatriz Bodegas aspira al título de mujer del año gracias a "Tarde para la ira", y Belén Atienza es quien está detrás de cada uno de los éxitos de Juan Antonio Bayona, incluido, obviamente, "Un monstruo viene a verme".
Me ha gustado mucho el planteamiento del reportaje porque aunque da la sensación de que hay sectores donde la igualdad es mayor por la visibilidad de las actrices o por el renombre de algunas directoras, lo cierto es que como en todo también en el cine el poder se escribe en masculino casi siempre. Es verdad que cada vez hay más mujeres productoras pero su techo de cristal es el mismo que en la mayoría de profesiones. Lo más difícil es romper el techo y llegar a los niveles de máxima responsabilidad.
Dicen algunos que el siglo XXI será sin ninguna duda el siglo de la mujer. Sin embargo pensar en la igualdad, en la no discriminación en razón de sexo, parece aun una cuestión más cercana a la utopía que a la realidad. Dicen -aunque yo cada día lo dudo más- que los últimos años las mujeres hemos realizado una auténtica revolución silenciosa, imparable y efectiva, pero de ser así, desde luego ni ésta puede darse por concluida ni debemos pensar que las conquistas, por importantes que hayan sido no tienen marcha atrás. Es fácil, facilísimo, retroceder un día lo que ha costado años de trabajo y si se trata de defender cosas intangibles, como la dignidad o la igualdad, aún más.
Desde hace años ¡qué pereza! tenemos un intenso debate sobre si la fórmula para conseguir la igualdad debe ser el sistema de cuotas que lleve a una verdadera democracia paritaria, tal como sostienen las mujeres socialistas, o la política efectiva de igualdad que lleve a las mejores a ocupar los mas altos puestos de responsabilidad. A mi, personalmente, me da igual. He defendido y defiendo el sistema de cuotas y también el de méritos propios porque si el fin es la igualdad me importa un pimiento el medio que se utilice para conseguirlo. El problema de verdad es que llevamos demasiado tiempo dando vueltas al mismo molino y los resultados son más bien escasos.
La mayoría de las mujeres prefiere minimizar los aspectos ideológicos que nos pueden separar y poner el acento en las muchas cosas que nos unen. ¿Qué mujer no es solidaria con el repugnante tema de la violencia machista que estos días ha tenido como protagonista al futbolista del Atlético Lucas Hernández, detenido por maltrato a su pareja?. ¿Qué mujer no se siente dolorida, humillada, maltratada y vejada cuando contempla la imagen de las Afganas y otras tantas mujeres llevando un Burka, lapidadas por delitos que jamás cometieron o cruelmente mutiladas por la ablación?. Lo cierto es que las mujeres seguimos siendo objeto de discriminación o abuso y el machismo está en todos los partidos políticos y trufa todas las ideologías.
La realidad es que el techo de cristal sigue siendo demasiado grande y demasiado pesado, que parece transparente y fácil de romper pero se torna de una dureza extrema en el día a día de todas nosotras. Lo dicho por Sharon Stone: "En Hollywood no tengo ninguna rival. Al contrario, allí reinan los hombres" y en España también, añado yo.


Antonio Casado - La Diada del 6-F

04.02.17 | 08:16. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

Moncloa pone en circulación el nuevo argumentario frente al reto del independentismo: "La respuesta será proporcional". A saber: si la Generalitat va a más en la amenaza, el Gobierno irá a más en la respuesta. Eso define el juego de miradas entre los valedores del separatismo, en nombre de la Cataluña como unidad de destino en lo universal, y el Gobierno de la Nación, en nombre de la ley y el principio de soberanía única e indivisible consagrada en la Constitución Española.
El minuto y resultado de la actualidad nos pone frente a las dos últimas novedades del pulso. Por un lado, la nueva operación policial contra la corrupción en el seno de CDC (Convergencia Democrática de Cataluña), el partido de Jordi Pujol que acaba de cambiar de nombre. Por otro, la inminente movilización popular de arropamiento a tres de sus dirigentes políticos (Artur Mas, Joanna Ortega e Irene Rigau), que serán juzgados en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña a partir del lunes por su actuación institucional (desobediencia y prevaricación) en el ilegal "referéndum" del 9 de noviembre de 2014.
La operación policial la ordenó un juez de El Vendrell, tras el trabajo indagatorio de la Fiscalía Anticorrupción. Un paso más en la dilatada investigación judicial por el caso del famoso 3% (donaciones privadas a CDC a cambio de contratos públicos). Y reverdece el argumento de que, en contra de la doctrina oficial de los partidarios de la desconexión, quien roba a Cataluña no es España sino los propios dirigentes nacionalistas.
En cuanto a las movilizaciones de apoyo a Mas, Ortega y Rigau, es evidente que la Generalitat quiere adelantar la Diada del 11-S al lunes 6 de febrero y, llegado el caso, usar su eventual éxito de critica y público para adelantar la convocatoria del "referéndum" sobre la independencia de Cataluña. Según ANC (una de las organizaciones civiles de apoyo al separatismo), ya hay no se cuantos miles de inscritos para la manifestación y no se cuantos cientos de autobuses estelados que concluirán en Barcelona procedentes de todos los rincones de Cataluña.
Y ahí estamos. En vísperas de todo o en vísperas de nada, respecto al opresivo asunto que agobia a los catalanes y, en general a todos los españoles, desde hace cinco años. Hace tiempo que desbordó los márgenes de la razón y ya se presenta como un problema de difícil manejo a causa de sus componentes virtuales. Es agotador un debate que obliga a hablar en condicional y se retroalimenta no con hechos sino con procesos de intención a la contraparte.
En esas circunstancias, la amenaza de los partidos nacionalistas catalanes, ahora en el Govern, ha devenido, absurdo, surrealista, cansino, agobiante, pesado, a veces dramático, a veces cómico, que cursa como el elemento desestabilizador del Estado y de la política nacional.


Fermín Bocos - La política como negocio

04.02.17 | 08:16. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

Visto el panorama político catalán es difícil sustraerse a la melancolía. Poco o nada queda de aquella ponderación o sensatez a la hora de abordar los problemas -el famoso "seny"- que era tenido por seña de identidad, incluso clave de bóveda, de la forma propia de ser de las gentes del país. Abducidos por la pasión que a tantos reclutó para la aventura independentista, es la "rauxa" -el arrebato, el furor- el dios menor que parece haberse hecho con el timón de la política. En esa clave toda desmesura encuentra asiento y también la la impostura de algunos de sus principales dirigentes políticos.
En vísperas de que el ex presidente de la "Generalitat" Artur Mas y dos de sus consejeras se sienten en el banquillo acusados de varios presuntos delitos relacionados con la convocatoria y organización del "referéndum de cartón" del 9N (2014), son varios los miles de ciudadanos que dicen estar dispuestos a manifestarse frente a la sede del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Si la anunciada concentración frente al tribunal se lleva a término estaríamos ante un supuesto de coacción a los jueces. Hecho inadmisible en un Estado de Derecho.
Los dirigentes políticos de la antigua Convergencia se envuelven en la bandera -antes la "senyera" ahora la" estelada"- para intentar tapar sus responsabilidades penales. El Artur Mas que va a ser juzgado el próximo lunes era presidente de la "Generalitat "cuando amparó el simulacro de referéndum a sabiendas de que era ilegal. Pero también era el líder de Convergencia (CDC), la formación disuelta deprisa y corriendo con el fin de ocultar la conexión con el escándalo de la financiación irregular del partido fundado por Jordi Pujol. El famoso "3%" que en su día señaló Pasqual Maragall aludiendo a la "mordida" cobrada por conceder obra pública. El mismo entramado cuya investigación judicial culminó esta semana con 18 detenciones y una veintena de registros.
Los ciudadanos a quienes se manipula creen actuar por sí mismos, pero en realidad secundan el programa de quienes detentan el poder. Están siendo utilizados por los mismos que durante años han hecho de la política un gran negocio. Causa asombro, por una parte tanto descaro y por la otra, tanta ceguera.


Luis del Val - La España injusta y desigual

03.02.17 | 08:16. Archivado en Luis Del Val


MADRID, 2 (OTR/PRESS)

Hace una semana, mi amiga y compañera Cristina López Schlichting entrevistaba a unas mujeres de etnia gitana, algunas de ellas analfabetas, pero que han interpretado en el teatro a Lorca y a Lope de Vega, con notable éxito. Cuando la periodista les preguntaba sobre la opinión de sus maridos, una de ellas respondió que su marido estaba en la cárcel. Siguió la entrevista y yo, contaminado por el prejuicio, pensé que estaría encarcelado a consecuencia de algún trapicheo con la droga. Me acuso de ser injusto y mal pensado. Al cabo de un tiempo, la gitana explicó que su marido era chatarrero y analfabeto como ella. Conducía muy bien, pero a causa de esta carencia no se había podido sacar el carnet. La primera vez que le pillaron sin carnet le pusieron una multa, pero a la segunda ocasión un juez lo envió a la cárcel. Un hombre honrado, que no roba, que no maltrata, que no trafica con drogas, que no estafa, pero que está en la cárcel por no saber leer, ni escribir. Y por haber cometido una falta administrativa.
Y, enseguida, estalló dentro de mí una indignación sorda y profunda, un enfado difuso contra esta sociedad en la que hay personas a las que la suerte les ha concedido, no ya la capacidad de leer y escribir, sino de estudiar en las mejores universidades, y de aprender idiomas, y de crecer inmersos en un rico ambiente cultural, que roban, delinquen, engañan y estafan, y que envuelven su codicia y su ambición en la bandera de una región o en las siglas de un partido, y que están libres, mientras el humilde y honrado gitano está en la cárcel. Y es entonces cuando la pasividad de los jueces, y la cachaza del Gobierno, y la indiferencia de todos, me produce la molesta impresión de que vivo en un país injusto y desigual, es decir en un país de mierda, aunque nos creamos en el primer mundo.


Charo Zarzalejos - Iñigo y Pablo o la devastación del poder

03.02.17 | 08:16. Archivado en Charo Zarzalejos


MADRID, 2 (OTR/PRESS)

Comienzo reconociendo que conozco a pocos dirigentes de Podemos y aunque en más de una ocasión sus debates me han producido un cierto cansancio, los he seguido con sumo interés. Una fuerza política que ha logrado sumar cinco millones de votos no es ninguna broma, de ahí el seguimiento de todos sus avatares que no han sido pocos.
Hace ya algún tiempo un veterano político del extinto PCE me dijo que gestionar un partido era más difícil que estar al frente de un ministerio. "Las pasiones -me dijo- se desatan, corren por los pasillos y a veces hasta pillan asiento". En el caso de Podemos se está produciendo desde hace mucho tiempo una seria y profunda confrontación no tanto de ideas como de estrategia. Iñigo Errejón quiere un partido abierto que vaya vas más allá de los ya convencidos y hacerlo visible y útil en las instituciones. Pablo Iglesias está más en la llamada "resistencia". Cree que Podemos no puede "perder la calle". Y todo ello con una dialéctica, tanto por parte de Errejón como de Iglesias, muy academicista, alambicada y al mismo tiempo absolutamente simple. "Somos el partido de la gente" y afinando más también son "el partido de los de abajo".
Como la experiencia nos aconseja no fiarnos de lo previsible, mejor esperar al resultado final de Vista Alegre II. También en esta cita puede pasar cualquier cosa. Cualquier resultado es posible.
Mientras el resultado llega, lo cierto es que el espectáculo vivido es digno de mención. Iñigo y Pablo se declaran amigos, un sector y otro apostaron en su momento por la vía epistolar, además, naturalmente, de multitud de tweets que se ha convertido en una herramienta tan peligrosa como eficaz, a juzgar por el uso y abuso que casi todos hacen de ella. Entre ambos sectores ha habido descalificaciones públicas y en privado palabras muy gruesas y el desencuentro se ha instalado en Podemos.
Y este desencuentro se ha llevado por delante, aunque digan lo contrario, viejos afectos y antiguas complicidades y es aquí en donde se produce el efecto devastador de la política y de poder. Se da la paradoja de que la política es un "oficio", una dedicación bien digna además de necesaria que, en principio, debería sacar lo mejor que cada uno lleva dentro, pero resulta que la política es capaz de producir estragos en quienes la ejercen. Los que llevamos muchos años en este oficio del periodismo podemos dar fe de cómo el ejercicio de la política es capaz de transmutar a las personas y cuando al ejercicio de la política se suma el legítimo afán de poder se produce, en ocasiones, la tormenta perfecta. Es entonces cuando viene el efecto devastador y todo se convierte en pequeñas pero muy duras historias de traiciones.
No me atrevo a afirmar que en las discrepancias entre los dos sectores de Podemos haya historias de traiciones, pero lo que sí parece obvio es que han sido incapaces del debate sereno y discreto, de poner a salvo viejos afectos. Al contrario. La dureza del enfrentamiento ha sido, de acuerdo con algunos testimonios de ambas partes, "muy cruel".
Cuando se convocó Vista Alegre II, el PP ya había convocado su Congreso. Iglesias quiso hace coincidir las fechas para que España pudiera comparar dos modelos antagónicos. La jugada no le ha salido bien porque por mucho que se empeñen ya es tarde para que los ciudadanos perciban algo más o algo distinto a un durísimo enfrentamiento entre dos personas que a su vez representan dos formas de entender el partido. Al final, lo que va a quedar es quien es el ganador pasando a segundo plano las propuestas concretas. El pugilato entre "dos amigos" ha sido espectacular. Oficialmente se dirá que todo esto forma parte del debate político, de la confrontación de ideas y lo malo es que a lo mejor tienen razón, que, en demasiadas ocasiones, el debate se convierte en lucha de gladiadores y cuando los gladiadores luchaban solo ganaba uno. Carolina Bescansa ha dado un paso atrás para, luego, atender al herido.
Tenía razón el veterano político del PCE: en los partidos, las pasiones corren por los pasillos.


El Abanico - La guerra de las copias ilegales llega a los Goya

03.02.17 | 08:16. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 2 (OTR/PRESS)

Cuando el sábado dé comienzo el desfile de famosos por la alfombra roja de los Goya, pocos espectadores sabrán de la guerra abierta entre la Academia de las Ciencias Cinematográficas y algunos de los grupos más potentes de la perfumería española, al negarse los primeros a retirar a su patrocinador y sponsor oficial, la firma Saphir, sobre la que pesa una condena del Tribunal Supremo por infracción de marca y competencia desleal al grupo Puig, uno de los más potentes del mundo de la perfumería.
Que sea precisamente la Academia del cine, que tanto ha luchado contra la piratería, contra las copias ilegales, la que se niegue a retirar a su patrocinador, incumpliendo las condenas impuestas por los distintos estamentos judiciales, no deja de ser preocupante. Un mal ejemplo que deberían subsanar lo antes posible, tal y como ha hecho Mediaset al negarse a dar cobertura en sus canales a lo que ocurra en la gala de los Goya. Así lo han hecho otras firmas de prestigio al negarse a prestar sus trajes, sus joyas, a algunas de nuestras grandes actrices, ante la exigencia de que estas tengan que posar con el logo de Saphir a sus espaldas. Un quebranto y una mala imagen que afecta tantos a actores, actrices, directores, productores, como a todas las gentes del mundo del espectáculo que llevan años luchando por situar nuestro cine en el lugar que le corresponde.
Defender unos principios éticos debería ser lo prioritario para la presidenta de la Academia, Yvonne Blake y su junta directiva ya que, de hacerlo, evitarían que cuando sean algunos de sus colectivos los damnificados no se les pueda argumentar nada en su contra, mucho menos actitudes contra las que tanto quebranto económico han causado a la industria cinematográfica y musical de nuestro país.
Esta es una historia que se remonta a varios años atrás, cuando siendo director de la Academia Enrique González Macho firmó un acuerdo con la marca Saphir para patrocinar los Goya, sin tener en cuenta la condena que les había impuesto el juzgado de Marca Comunitaria número 2 de Alicante, tras una demanda del grupo Puig, que les condenaba al cese en el uso de las marcas de la compañía demandante que no son otras que Carolina Herrera, Nina Ricci y Paco Rabanne. Sentencia que fue ratificada ese mismo año por la Audiencia Provincial de Alicante y Stampa, la patronal de la perfumería y la estética que ya había expulsado a Saphir de la citada asociación. Así como por el Tribunal Supremo en sentencia del 14 de diciembre pasado.
Del compromiso de la industria del perfume y la cosmética con el cine español da fe su apoyo a festivales de tanto prestigio como el de Málaga, los Premios Gaudí y los Feroz, así como su apoyo para que nuestras actrices y actores luzcan con sus mejores galas en unas ceremonias cuyo principal objetivo es dar a conocer una industria que tiene que competir con otras tan potentes como la norteamericana, también para que se valore el talento de nuestros artistas, en todas las ramas, y eso se consigue no solo haciendo buenas películas, también con una enorme proyección mediática. De ahí lo importante que es evitar problemas que nada tienen que ver con el trabajo de nuestros artistas y sí con la cerrazón de quienes están obligados a cumplir las sentencias judiciales.


Escaño Cero - La pesadilla

03.02.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 2 (OTR/PRESS)

El auge de los movimientos populistas se está convirtiendo en una autentica pesadilla sobre todo porque el "gran jefe populista" es nada menos que el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump.
Pero no basta con lamentarnos, no basta con criticar y escandalizarnos ante las medidas enloquecidas que viene adoptando Trump como la prohibición de que entren en Estados Unidos ciudadanos provenientes de países de algunos países musulmanes.
Me parece a mi que lo urgente es que tanto los políticos más templados de Estados Unidos así como los líderes europeos, los políticos que han hecho posible la Europa de los últimos cincuenta, sesenta años, la Europa del bienestar, reflexionen sobre las causas de la aparición del fenómeno populista. Porque este es un fenómeno que no ha surgido de un día para otro sino que es consecuencia de los errores cometidos por los políticos tradicionales.
Seguramente, por lo menos en Europa, pensábamos que como lo fundamental se había conseguido y lo dábamos por asentado para siempre, podíamos prestar atención a asuntos más periféricos. Pero resulta que la crisis económica ha tenido un resultado tan devastador que de repente los cimientos del Estado de bienestar se tambalearon y miles de personas se quedaron a la intemperie. Lo peor es que los dirigentes políticos han venido dando a la crisis económica ha sido la de una estricta austeridad que ha agravado aún más la situación de desamparo de quienes se vieron fuera del sistema.
Esta es una de las causas del desafecto creciente hacia la idea de Europa y hacia los partidos que hicieron Europa lo que es hoy. Pero hay muchas más causas que nadie quiere siquiera enumerar. El fracaso de la política de Estados Unidos y de la UE en la guerra de Siria, el entusiasmo infantil por las llamadas "primaveras árabes" que han terminado siendo un fiasco, las consecuencias de la invasión de Iraq, etc, etc. Por no hablar de la mala gestión en la crisis de los refugiados en que Europa ha dejado a la intemperie a miles de personas desesperadas que huían de la guerra. Amen de todos aquellos inmigrantes que se atraviesan medio Africa huyendo a su vez de la miseria.
El populismo es una lacra que hay que combatir pero para hacerlo hay que reflexionar sobre por qué tantos millones de ciudadanos se han desencantado de los partidos clásicos y han vuelto la mirada a las opciones populistas. Solo con un buen diagnóstico se podrá poner remedio a la enfermedad.


Fernando Jáuregui - Debates ideológicos en los partidos (si los hay...)

03.02.17 | 08:16. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 2 (OTR/PRESS)

Los congresos de los partidos políticos españoles, y no solo de los españoles, consisten más bien en una confrontación de poderes e influencias dentro de la propia formación, y en una muestra de fuerza de cara a la galería, más que en un reajuste de programas e ideologías. Son, más bien, rearmes ante la que se les pueda venir encima a sus "aparatos" que actos de reflexión, por muchas ponencias programáticas que se organicen en estas "cumbres", que antes daban en llamarse congresos y ahora, respondiendo a la galopada de los tiempos, se van denominando asambleas.
Con todo, y resaltando el clima de frivolidad en el que suelen celebrarse estos congresos/asambleas, tengo claro que el Partido Popular tratará de desembarazarse de adherencias excesivamente a la derecha, pese a que su militancia es claramente más conservadora que la mayor parte de sus dirigentes y quisiera mantener el "humanismo cristiano" en la denominación oficial; las polémicas en torno a la ponencias de la "maternidad subrogada" (no les gusta nada la expresión, por cierto horrible, "vientres de alquiler"), como antes la de la extensión del aborto, o los matrimonios homosexuales, muestran cuánto les cuesta en el PP cambiar sus tradicionales pautas de comportamiento social.
Con todo, en el PP tienen un sólido anclaje internacional (el Partido Popular Europeo, que comanda "Tono" López Istúriz) y representan, sin duda, los valores conservadores y "maduros" en términos generales, aun dejando un espacio a su derecha para la formación futura de algún grupúsculo que les reste unos miles de votos.
También en Ciudadanos, que es el partido que primero celebrará su congreso, ya este fin de semana, hay bastante movimiento ideológico de fondo, aunque se evidencia poco al observador a primera vista. Especialmente, porque la formación de Albert Rivera se "descatalaniza", pasando a ser un partido de ámbito estatal, con todo lo que ellos supone, y también porque abandona cualquier pretensión socialdemócrata: "somos liberal-demócratas", se dirá, más o menos, en el cónclave, donde Rivera quiere equipararse al francés Macron, al belga Trudeau o, claro, al belga Guy Verhofstadt, líder de los Liberales y Demócratas por Europa. No hay apenas trasvase de los desencantados del PSOE hacia Ciudadanos; tampoco del PP, aunque sí de jóvenes que se incorporan a la vida política.
Pero donde verdaderamente empiezan las dificultades es el debate ideológico de la izquierda. El PSOE, de momento, ha renunciado hasta a valorar oficialmente -claro: ¿quién iba a hacerlo?-- los resultados de las primarias del socialismo francés; es un barco a la deriva en busca de timonel (dicen que Susana Díaz podría anunciar en un acto en Madrid la semana próxima que concurrirá a las primarias; yo ya no lo tengo tan seguro), y dependerá de quién sea el líder finalmente el sesgo ideológico que se dé al partido que Pablo Iglesias (Posse) fundó en 1879. El partido más histórico de España es el último que celebrará su congreso, en junio. Para entonces, forzosamente se tendrá que haber aclarado todo, o mucho, en relación de hacia dónde va el que aún es el segundo emporio partidario de España.
Y luego está, claro, Podemos. Pablo Iglesias, con sus tesis frentistas, fue la solución a la hora de crear este partido, y ahora puede que sea el problema, al menos frente a las tesis más transversales de su ya rival Errejón. La verdad es que Podemos, que tiene cinco millones de votantes detrás, hacia los que los dirigentes deberían mostrar un mayor respeto, se ha convertido en una máquina de lucha por el poder, de tacticismos, de candidaturas de novias, amigos y compañeros de Facultad: será la nueva Política, pero es muy poco profesional. Y, desde luego, anula lo que podría ser una auténtica oportunidad para debatir, en este Vistalegre II, lo que debería ser una auténtica política de izquierdas "a la española", aquí y ahora. Pero parece que tampoco en el partido que nació como más ideologizado prima ya la ideología: ¿cuál es el modelo europeo de Podemos?

Pues eso: ¿son las formaciones españolas líderes, modelos, para Europa? Cada vez menos. Y cada vez menos también son referentes para los ciudadanos a los que dicen representar; ni siquiera se han atrevido a plantarle cara a lo que Trump ya evidencia...


Fermín Bocos - Tiempo de eufemismos

02.02.17 | 08:16. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

¡Qué sería de nuestros políticos sin los eufemismos¡ Son pocos los que se atreven a decir con claridad lo que piensan sin buscar refugio en las fórmulas ambiguas que ofrece el lenguaje para disimular cuando a uno no le conviene mojarse. Sí uno escucha al presidente del Gobierno cuando dice que no le gustan "ni las fronteras ni los muros", podría pensar que se encontraba de viaje en Berlín y hablaba del famoso Muro. Sin embargo, Mariano Rajoy, a su manera y en su estilo, tan dado a atenuar las ideas no se sabe sí para no ofender o para rendir tributo a Metis, la diosa de la prudencia, en realidad contestaba a una pregunta sobre las polémicas órdenes ejecutivas de Donald Trump que afectan a los refugiados.
El señor Rajoy no está solo en el culto al eufemismo. Sin ir más lejos, Artur Mas, en capilla ante los tribunales (6 de febrero) sigue reclamando el "derecho a decidir", expresión ideada para intentar atenuar la idea que cobija: el "derecho de autodeterminación", figura legal reconocida en el Derecho internacional y en los tratados de las Naciones Unidas a los pueblos en vías de descolonización. Que no es el caso de Cataluña. En la misma estela de búsqueda de una cortina de humo tras la que ocultar la transgresión del ordenamiento jurídico actual hablan de "consulta participativa" para referirse al referéndum ilegal desarrollado el día 9 de Noviembre de 2014 por el que será juzgado el mencionado Artur Mas y dos de sus consejeras. El eufemismo forma parte del arte del disimulo. Las batallas también se dan en el lenguaje.
Por aludir a otro precio en el que se constata el naufragio del habla coloquial, volvemos a Mariano Rajoy para escucharle decir que hace suyas las palabras de la ministra de Defensa (Dolores de Cospedal) cuando dijo aquello de que "pedía perdón en nombre del "Estado" a los familiares de las víctimas del Yak-42. Está claro que cuando aludió al Estado, eludió hablar del "Gobierno". El Estado como sinónimo de país o de nación o de comunidad social con una organización política y un territorio común, refiere y concierne a todos los españoles. Gobierno solo era el que presidía el señor José María Aznar cuando acaeció aquella tragedia que es opinión generalizada que pudo ser evitada. Y por la que debieron pedir perdón. Con humildad y claridad. Sin eufemismos.


Francisco Muro de Iscar - Elogio de los mayores (Aznavour)

02.02.17 | 08:16. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

Esta sociedad esquizofrénica no trata a los mayores como se merecen, como se han ganado, pero, al mismo tiempo, intenta que todos vivamos más años, incluso sin límites. La eterna juventud es un imposible, al menos por ahora, pero algunos quieren excluir a los viejos, cuando muchos de ellos saben más que toda una generación de jóvenes indocumentados. En las viejas tribus de Africa el viejo, el más viejo, era casi siempre el más sabio, y los demás miembros de la tribu le cuidaban hasta que se moría, escuchaban lo que decía y gracias a él se salvaba el legado humano de esa sociedad. Ahora les arrinconamos y les impedimos trabajar. La veteranía no es un grado sino un peso que algunos no son capaces de soportar. En Madrid ha dado un concierto Charles Aznavour, con el viejo Palacio de los Deportes, ahora llamado Wizik Center por eso de la publicidad, y aunque estuvo cantando más de una hora y media, si fuera por los que le escuchábamos, habría seguido toda la noche. Más de seis mil personas y algunos buscando inútilmente entradas en la reventa.
El matiz, importante, es que Aznavour, el de "Venecia sin ti", "Morir de amor", "La Boheme" y tantas otras canciones inolvidables, el que fue compositor de Edith Piaf o Juliette Greco, ya ha cumplido ¡los 92 años! y lleva setenta o más subido a los escenarios de los que no quiere bajarse, para fortuna de sus seguidores. Sus críticos franceses dijeron de él que ya no podía cantar, porque tiene 92 años; que no puede componer, tal vez porque no le funciona ya la cabeza y que era un disparate que saliera de gira "a su edad". Pero allí estaba, capaz de llenar el escenario, de emocionar a todos, de arrastrar su voz inconfundible y hacer que todos nos olvidáramos de que tiene 92 años y que, tal vez, dentro de otros dos años, volverá a cantar en Madrid. "A muchos críticos no les gustaba mi voz y ahora están muertos", dice Aznavour. Comenzó el concierto con una canción inolvidable y otra vez, siempre actual, "Les emigrants": ¿Cómo crees que vienen?/ Con los bolsillos vacíos y las manos desnudas./ Para trabajara en cadenas humanas/ y roturar un suelo ingrato". "¿Cómo crees que acaban?/ Dejando un poco de su genio en lo que el hombre de todos los tiempos/ hizo más bello y más grande./ Los emigrantes". El sabe bien lo que es eso. Sus padres llegaron desde Armenia a Francia en los años 20 esperando un visado para Estados Unidos que nunca llegó. Como puede pasar en este febrero de 2017, con la barrera amenazante de Donald Trump.
Después de haber vendido 180.millones de discos y de cumplir 92 años, Aznavour sigue siendo necesario. Como tantos mayores a los que arrinconamos, a los que dejamos solos porque ya no sirven. Aznavour demuestra que sólo hay dos tipos de música, la buena y la mala; dos tipos de cantantes, los que emocionan y los que aburren. Y dos tipos de razas: la de los que ríen y la de los que no son capaces de sonreír y de beberse la vida hasta el último sorbo. Gracias, maestro.


Isaías Lafuente - Os pido eso que ha pedido esa

02.02.17 | 08:16. Archivado en Isaías Lafuente


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

5000 días después del accidente del Yak 42, que acabó con la vida de 62 militares españoles, Mariano Rajoy se ha reunido con los familiares de las víctimas y ha esbozado en el Congreso de los Diputados un sucedáneo de perdón. Es la guinda de un proceso en el que estas personas, después de años de sufrimiento y de desprecio por parte de quien tenía la responsabilidad de proteger la vida de sus deudos, han sido por fin resarcidos por el informe del Consejo de Estado, por la actual ministra de Defensa, que les pidió perdón en nombre del Estado, y por el propio Rajoy, que era vicepresidente del Gobierno cuando se produjo el accidente.
Lo que no podemos comprender es por qué a Rajoy le cuesta tanto pronunciar la palabra perdón. Por qué se ha acogido a tan enrevesada fórmula -"quiero reiterar y asumir como propias las palabras que hace escasas fechas pronunció en la cámara la ministra de Defensa, hago mías sus palabras porque creo que es de justicia"-, una treintena de palabras para eludir la que todos esperaban, sobre todo los familiares de las víctimas: perdón. Tan fácil, presidente, perdón... No tendría que ser necesario, pero alguien debería explicar a persona tan principal que la circunvalación abarata la disculpa y hace mella en la credibilidad de quien la pide.
No es nuevo, desde luego. En su caso es una vuelta de tuerca más en el estilo de la elusión. No diré Bárcenas, diré ese señor del que usted me habla. Como el aludido llamó a la Caja B del PP contabilidad extracontable. Muy al estilo pantojiano, el que exhibió Isabel esta misma semana en El Hormiguero al evitar pronunciar la palabra cárcel hablando de "ese lugar donde estaba, ese lugar de cuyo nombre no quiero acordarme", intentando blanquear con una manita de victimismo quijotesco el delito cometido y por el que fue condenada en sentencia firme. La diferencia es que la cantante, con cosas así, alimenta el espectáculo, que es de lo que vive. Lo que no acabamos de saber es qué es lo que pretende alimentar el presidente con cosas así.


Escaño Cero - El buen socialista

02.02.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

No me extraña que el secretario de organización de los socialistas andaluces, Juan Cornejo, estallará hace un par de días ante las constantes y ofensivas declaraciones de Pedro Sánchez para con todos los socialistas que no están con él.
Según Pedro Sánchez los malos socialistas son los que se abstuvieron en la investidura de Mariano Rajoy, son los que no se oponen a la Gestora, son los que en definitiva no son de su "cuerda". Naturalmente los "buenos socialistas" son los que le avalan, los que le siguen sin rechistar, los que le consideran un mártir, los que claman por votar en primarias ya.
El mensaje de Sánchez simple que cala. Pero lo peor no es que cale sino que muchos de los que le siguen se comportan de manera sectaria y con un poco de fanatismo.
Nadie ha secuestrado la voz de los militantes socialistas. Bueno, en realidad era Pedro Sánchez quién quería hacer una pequeña trampa convocando unas "primarias" a las que nadie se podía presentar salvo él puesto que no habría tiempo para nada ya que contaba que con su "no es no" Rajoy no tendría más remedio que convocar elecciones.
Lo cierto es que la "campaña" de Sánchez contratas vivamente con la de Patxi López. Y no digo con la de Susana Díaz porque la presidenta andaluza todavía no ha anunciado su candidatura, pero aún así hay que reconocer que su discurso, al igual que el de Patxi López, es una llamada continua a la unidad, a la necesidad de defender un proyecto político que haga que los ciudadanos vuelvan a confiar en el PSOE.
Frente a las descalificaciones y actitudes "tartufas" de Pedro Sánchez de la boca de Patxi López y de Susana Díaz no sale ni una descalificación, ni un reproche, ni una critica hacia el ex secretario general. Cuando se refieren a él lo hacen con consideración y respeto defendiendo el derecho de todos los militantes a defender sus posiciones y proyectos.
Es evidente que Pedro Sánchez está demasiado resentido como para poder volver a gestionar un partido en el que tiene seguidores, si, pero también una fuerte contestación interna.
Creo que Pedro Sánchez se equivoca en su estrategia de dividir a los socialistas en "buenos" y "malos", en hacer gala de tanto resentimiento, en no ser capaz de hacer un discurso conciliador y templado, respetuoso para los demás candidatos.
También creo que Pedro Sánchez suele equivocarse a la hora de elegir "guardia de corps".
Pero sobre todo me parece evidente que alguien que lleva en la mochila la manzana de la discordia y del rencor no es la persona más adecuada para gestionar un viejo partido como el PSOE que esta necesitado de un nuevo proyecto y de un liderazgo que no tenga fisuras.


Rafael Torres - No somos holandeses

02.02.17 | 08:16. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

Pablo Iglesias justificó su agarrada verbal con su compañero Iñigo Errejón en el Congreso apelando al hecho, cierto sin duda, de que ninguno de los dos son holandeses. Se ve que el todavía líder carismático de "la gente" y de "la mayoría social" cree que los holandeses no discuten. Ahora bien; dejando a un lado el pueril episodio y la no menos pueril explicación del mismo, la verdad es que, si bien aquí nadie es holandés-holandés, los propios holandeses puede que estén en riesgo de dejar de serlo.
En éste mundo Trump-Putin-Le Pen que se cierne sobre la humanidad, amenazando con aplastar los escasos valores, libertades y derechos que conservaba en algunos sitios, nadie va a poder ser holandés, si es que entendemos que tal cosa alude, cual presume Iglesias, a la criatura humana civilizada, contenida y pacífica con la que soñaron cuantas utopías en la historia han sido. Difícil, si no imposible, va a ser conservarse holandés en un mundo aherrojado por gárrulos y patanes. Los canadienses, que eran, o son aún, como holandeses, esto es, la antítesis de sus broncos vecinos del sur, acaban de probar amargamente en qué consiste ese nuevo diseño, o anti-diseño, del mundo.
Alexandre Bissonnette, el joven que el otro día asesinó a seis personas en Quebec, la ciudad más francesa, u holandesa, que viene a ser lo mismo, de Canadá, es un rendido admirador de Trump y de Le Pen, con quienes comparte, particularmente, la islamofobia. El geólogo, el informático, el farmacéutico, el contable y el profesor universitario que mató Alexandre eran musulmanes e iban o venían de rezar en su mezquita. Por eso les asesinó, simplemente.
Errejón e Iglesias nunca han sido holandeses, ni canadienses, gente poco dada, como se sabe, a tomar cielo ninguno por asalto. Pero quienes sí lo han sido o han aspirado a serlo en sentido figurado, las personas mansas, tolerantes, instruidas y pacíficas, lo llevan crudo. No digamos los geólogos, los informáticos, los farmacéuticos, los contables y los profesores que gustan de orar en las mezquitas.


Antonio Casado - Se buscan valientes

02.02.17 | 08:16. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

En los desayunos de Europa Press Javier Vila preguntó este martes al ministro portavoz, Méndez de Vigo por la posición del Gobierno español frente a las controvertidas decisiones del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. La respuesta, tibia, diplomática, descomprometida, de esperar y ver, me trajo a la memoria el rap de Juan Manuel Montilla ("El Langui") contra el acoso escolar: "Se buscan valientes".
Se buscan valientes que den la cara contra los matones. En los patios de colegio o en las relaciones internacionales. Tanto da, si se trata de frenar al bravucón. O de achantarlo, como dice El Langui, cuando actúa como si el patio fuera suyo. O el mundo. "Se buscan valientes que den la cara", "se buscan valientes que apoyen y defiendan al más débil", "se buscan valientes que expresen lo que sienten".
No es el caso del ministro Méndez de Vigo ni, al parecer, de su Gobierno, interesados en preservar las "magníficas relaciones que tenemos con la Administración norteamericana y queremos seguir teniendo". Es razonable, siempre que no curse como pretexto de una mirada distraída a supuestos reñidos con la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El ministro miró hacia otro lado. Y no pasó de ratificar la profesión de fe del Gobierno de España en los principios del libre mercado.
Pero el libre comercio, o el proteccionismo en su caso, solo son modelos más o menos acertados, más o menos eficientes, en el intercambio de bienes. O sea, materia discutida y discutible. Pero no es opinable ni discutible el reconocimiento de la dignidad humana, cuyo primer mandamiento es el de que todos nacemos libres e iguales en dignidad y derechos, "sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición" (articulo 2).
O sea, que la fuerza del valiente "está en el corazón", dice El Langui. Porque eso es lo que hace falta para denunciar que Trump se pasa por el arco del triunfo esos dogmas básicos del mundo civilizado. Tal y como quedaron proclamados por las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948, una vez sabido que "el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la Humanidad" (preámbulo de la Declaración).
Al terminar el desayuno de Europa Press, el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, apostó igualmente por seguir manteniendo unas relaciones "excelentes" con Estados Unidos aunque precisando que "entre amigos hay que decirse las cosas claras y eso es lo que vamos a hacer". Pues están tardando. Y no nos gustaría que España fuera cono el chico que pasa de largo ante las bravatas del matón del patio que acosa a los más débiles.


No te va a gustar - Ya no damos pie con bola

01.02.17 | 08:16. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 31 (OTR/PRESS)

Perdone la incursión en territorio personal de este cronista, pero la verdad es que se está poniendo muy complicado esto de escribir sobre la actualidad política. Hablaba yo ayer con un amigo británico, corresponsal en Europa de un importante diario londinense, y me consolaba diciendo que a él le ocurría lo mismo, "y no digamos ya a muchos colegas norteamericanos". Hemos sido superados por la realidad. Por esa realidad que nos han creado millones de votantes imprevisibles y actos no menos increíbles protagonizados por eso que ha dado en llamarse clase política, y también por esa realidad paralela que se aloja, y a veces se esconde, en las redes sociales.
Confieso -y sigo con la galopada personal- que me equivoqué profetizando solemnemente, en alguna tertulia televisiva, que Pedro Sánchez acabaría por no presentarse a las primarias de su partido; antes había acertado en algunos de sus pasos anteriores, pero eso, para el tuitero que te despelleja, no cuenta. Claro, también consideré imposible la victoria de Trump y, antes, la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. ¿Cómo imaginar que todo ello podría pasar, o que el candidato más radicalmente a la izquierda del socialismo francés sería quien acabase enfrentándose a un ya no tan impoluto finalista en las primarias de la derecha?

Ahora, todo se nos va en una pura conjetura sobre lo que ocurrirá a continuación, si en Francia Le Pen podrá ser frenada, si el hombre más poderoso del mundo se volverá o no razonable, si Mariano Rajoy cederá a las pretensiones de quienes ya le susurran que anticipe unas nuevas elecciones y que se fastidien quienes no quieren apoyarle los Presupuestos; o si en Cataluña será antes el caos del referéndum ilegal o el de las elecciones autonómicas, que colocarían al independentista republicano -ah, pero ¿Puigdemont no lo era?-- a Oriol Junqueras en la presidencia de la Generalitat.
Imposible acertar en todo. Uno, llevado por la buena voluntad y el irreparable optimismo, cree que la peor opción -la evidentemente peor opción- es siempre la última posibilidad, y resulta que hemos entrado en tiempos en los que, por el contrario, ya es la primera. Para chinchar a encuestadores y periodistas, sin duda pero también, de paso, al resto de la ciudadanía. Así no hay quien acierte en las predicciones. Excepto, claro, todos esos seres más o menos anónimos que, desde los ciento cuarenta caracteres, juegan siempre a caballo ganador y a comentarista perdedor en sus arriesgados vaticinios. Con lo cual no crea usted que esos anónimos, no siempre bien intencionados ni del todo libres en sus opiniones, dejan de tener alguna, bastante, influencia. Porque a ver quién no se deprime con las barbaridades que algunos dicen de uno.
Y le voy a decir la verdad: lo más agotador de mi trabajo consiste en seguir siendo un adicto a esas redes sociales desde las que me bombardean. Menos mal que algo parecido, aunque con menos crueldad que en el caso español, les sucede a mis colegas británicos y americanos, o franceses. Ellos tampoco dan ya pie con bola, en este mundo que se nos ha vuelto loco, loco, loco.


Carmen Tomás - Por la boca muere el pez

01.02.17 | 08:16. Archivado en Carmen Tomás


MADRID, 31 (OTR/PRESS)

Los sindicatos mayoritarios nos tienen acostumbrados a ejercicios de cinismo y de escasa transparencia. Hay dificultades para conocer el número exacto de liberados sindicales que existen o de afiliados y de éstos cuántos pagan sus cuotas. Les hemos visto metidos en asuntos turbios como los ERE de Andalucía, los cursos de formación. Incluso en cooperativas de viviendas que acaban como el rosario de la aurora, sin dinero y sin pisos.
El lunes en un ejercicio de demagogia y falsedad, el secretario general de UGT no tomaba el pelo a todos los españoles a cuenta de su financiación. Alvarez se permitía el lujo de calificar de leyenda urbana las subvenciones que del Presupuesto General del Estado reciben los sindicatos. Es más, dijo que muy al contrario, son los afiliados de las organizaciones los que subvencionan con sus cuotas las necesidades de asesoramiento y defensa del resto de trabajadores. Pepe Alvarez ha contado que UGT tiene 800.000 afiliados que abonan más de 90 millones de euros en cuotas y que la mitad de esa cantidad se dedica a trabajos para todos los trabajadores, sean afiliados o no.
Es cierto que los agentes sociales están consagrados en la Constitución. Tan cierto como que reciben dinero público de los PGE en función de su tamaño, que se mide por el número de afiliados. Tan cierto como que existen muchas dificultades, como decía antes, para recabar esa información. Un informe del Banco de España aseguró que la afiliación a los sindicatos no superaba el 10 por ciento del total de los trabajadores. Increíble que a día de hoy sigamos sin tener buena información sobre el tamaño real de UGT o CC.OO. Precisamente, estas subvenciones públicas que reciben están, en mi opinión, en el origen de los problemas más que soluciones que nos han dado los sindicatos en los últimos años. La actualización de sus mensajes es nula y su modernización está pendiente. Quizás el día que no dependan de la subvención veamos unos sindicatos útiles que se interesen por "todos" los trabajadores, por la situación de las empresas que son las que invierten y dan trabajo, y menos por los liberados y las cúpulas. Se ha demostrado la utilidad y la responsabilidad de los trabajadores, por ejemplo de las empresas automovilísticas en las que sí están los sindicatos, pero dentro de la empresa y no en despachos.


Escaño cero - Tiempo de congresos

01.02.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 31 (OTR/PRESS)

El ministro Portavoz del Gobierno, Méndez de Vigo, ha ofrecido a la oposición llegar a acuerdos como se llegaron durante la Transición. La realidad es que el Gobierno no tiene otra opción que intentar consensuar con la oposición porque no tiene mayoría suficiente para hacer de su capa un sayo. En realidad lo que más preocupa al Ejecutivo es sacar adelante los Presupuestos. Esa será su prueba del 9 y sobre todo el punto de inflexión para que la legislatura siga adelante o, si no se aprueban los Presupuestos, se convoquen elecciones.
Quizá el principal escollo al que se enfrenta el Gobierno es que tanto PSOE como Podemos están en pleno proceso congresual. El PP también, pero ese es otro cantar porque la realidad es que no se esperan grandes tensiones, por no decir que ninguna, en el congreso de los populares.
Es más yo me imagino a Mariano Rajoy (siempre le imagino así) fumándose un puro mientras Pablo Iglesias e Iñigo Errejón disputan sobre el modelo político de Podemos y Sánchez, Pedro, vuelve a saltar a la "arena" anunciando que se presentará a las "primarias" presentándose como el "buen socialista" y descalificando de paso a la Gestora de su partido.
En cuanto a Ciudadanos tal y como se esperaba Albert Rivera se ha vuelto a hacer con el santo y seña del partido en su recién celebrado congreso aunque el reto que tiene por delante es consolidar el partido. Y es que según se afianza el PP se tambalean los cimientos de Ciudadanos, pero hay algo más se percibe en la formación naranja una perdida de "encanto" de "frescura". Están envejeciendo a paso agigantados desde que decidieron instalarse en el centro-derecha.
Lo cierto es que ahora mismo el partido que goza de mayor estabilidad es el PP. Los jóvenes del PP no terminan de ser capaces de imponer una nueva línea política que modernice su partido. Los pasos que se van a dar en su congreso son más bien tibios, un maquillaje ligero, de manera que, salvo sorpresas, todo seguirá igual que hasta ahora con Rajoy sin contestación interna.
Y es que no hay argamasa más fuerte y que una más que el poder.
Se diría que el único partido de los de ámbito nacional que realmente no tiene problemas es el PP. Y si me apuran se podría decir también que solo hay otro partido, el PNV que forma un bloque sólido. En el resto todos tienen sus más y sus menos.
La ausencia de gobierno durante tantos meses con el añadido del sicodrama del PSOE y la virulencia de PODEMOS, mas la crisis en Cataluña, parecían haber puesto nuestro país al borde del abismo. Por ahora estamos en un período de tranquilidad aunque no sepamos por cuanto tiempo, seguramente el que se tarde en Podemos en dilucidar si el tandem Iglesias y Errejón puede seguir funcionando, y que en el PSOE elijan a un nuevo líder, que si resulta ser Pedro Sánchez volverá a poner todo del revés.
Ya digo, parecemos instalados en una calma chicha que nunca se sabe si es preludio de un tormentón.


Fermín Bocos - Ordenes ejecutivas

01.02.17 | 08:16. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 31 (OTR/PRESS)

En los once días que lleva Donald Trump, como presidente de los EE.UU., ha sembrado el mayor desconcierto político de los últimos años. Por su número y afluencia de personas las manifestaciones de rechazo a sus primeras órdenes ejecutivas recuerdan las movilizaciones que en su día provocó la invasión de Iraq decretada por Georges W. Bush.
La fulminante destitución de la Fiscal General del Estado (Sally Yates) por pedir al Departamento de Justicia que no acatara la orden que impide la entrada a los EE.U.U. a ciudadanos con pasaporte de países de mayoría musulmana como Siria, Iraq, Irán, Somalia, Sudán, Yemen y Libia, y que también suspende la entrada de todos los refugiados durante los próximos tres meses e indefinidamente los procedentes de Siria, da idea de que Trump aplastará a cuantos se le opongan. Tiene ya a medio mundo en contra. Dentro y fuera de los Estados Unidos.
Ningún presidente norteamericano había concitado tanto rechazo en tan poco tiempo. Un rechazo que se explica por su excentricidad respecto de los usos diplomáticos que rigen las relaciones internacionales. Trump cuenta con el apoyo de quienes le votaron (60 millones en un país de 324), pero fuera de los Estados Unidos sus actos solo encuentran eco entre formaciones políticas de extrema derecha tipo el Frente Nacional en Francia o grupos xenófobos como el alemán AfG (Alternativa para Alemania ) o la Liga Norte en Italia. Es tal el desorden que ha introducido en el sistema de las relaciones políticas entre países que hasta su potencial aliada Theresa May, la primera ministra británica, se ha visto obligada a mostrar su desacuerdo con las medidas aislacionistas dictadas por Trump en materia de emigración. François Hollande, presidente de Francia y la canciller alemana Angela Merkel han criticado con dureza las medidas. Y también el Papa Francisco.
Y, a todo esto, se preguntará el amable lector de estas líneas, ¿qué ha dicho nuestro Gobierno? ¿Alguien le ha oído decir algo al presidente Mariano Rajoy? Todavía está a tiempo.


Pedro Calvo Hernando - No hay más camino que la unidad de la izquierda

01.02.17 | 08:16. Archivado en Pedro Calvo Hernando


MADRID, 31 (OTR/PRESS)

Yo comprendo que desde dentro de la izquierda no vean las cosas como las vemos quienes somos independientes de todo partidismo. Pero un esfuercillo sí podían hacer todos ellos, en lugar de pasarse la vida haciendo algo así como el ganso y regalarles en bandeja toda la gobernación a la derecha, con esa historia de las divisiones internas, tanto dentro del PSOE como de Podemos y allegados. Luego se hartan de proclamar que ellos lo que desean de verdad es la unidad como camino, entre otras cosas, para conseguir una España que responda a los postulados ideológicos y a las reformas sociales conectadas con esa ideología. La verdad es que se harta uno de tanta palabrería y tan poca sustancia. Vi las entrevistas a Iglesias y Errejón en La Sexta y sin discutir la calidad de su discurso, afirmo que no han dado un paso adelante en la clarificación de sus posiciones ni en el avance hacia la proclamada meta de la unidad dentro de la pluralidad de posiciones en los detalles. Pronto han de hacer frente al Vistalegre 2 y eso no parece conmoverlos ni conducirlos a modificar sustancialmente sus estrategias. Pues qué bien.
Y en cuanto al PSOE, me parece que todavía peor, pues ni siquiera se esfuerzan casi nada en crear alrededor la sensación de que de verdad aspiran a la recuperación para el partido de la fuerza de otros tiempos no tan lejanos. No sé si en los próximos minutos Susana Díaz pondrá fin a esa incomprensible actitud de indecisión sobre su candidatura a las primarias cuando lo que puede parecer es que ha perdido el tren tras las decisiones positivas de Patxi López y Pedro Sánchez. Pero sea como sea, y respetando la libertad de cada cual a equivocarse, lo que digo es que no dan un paso en el camino de arreglar los destrozos que entre todos vienen ocasionando a su partido centenario. No voy a recordar otra vez sus errores de los meses anteriores, sobre todo los que les llevaron a hacer fracasar las expectativas de un Gobierno de unidad de la izquierda, me da igual de quién sea la mayor culpa. Unos y otros saben de sobra que ni había ni hay otro camino para llegar al poder que no pase irremisiblemente por la unidad de la izquierda. Todo lo demás son tonterías. Y que me perdonen si esto que digo les resulta demasiado crudo. Es lo que hay.


Domingo, 9 de diciembre

BUSCAR

Síguenos

Hemeroteca