Opinión

Fermín Bocos - La profecía del ministro.

03.01.13 | 12:20. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 2 (OTR/PRESS)

Luis de Guindos, ministro de Economía, ha cedido a la tentación de la profecía. Ha dicho que empezaremos a salir de la recesión antes de que termine el año. Allí donde tantos otros hablan de un 2013 en el que se seguirá destruyendo empleo -pudiendo llegar a seis los millones de ciudadanos en paro-, el pronóstico del ministro parece un poco aventurado.

No se le puede culpar por intentar transmitir un poco de esperanza en un momento en el que en las conversaciones de la gente se detecta pesadumbre y hasta tristeza y las encuestas dicen que tres de cada cuatro españoles opinan que en este año que estrenamos las cosas irán igual o peor que en el 2012. Los sondeos dicen más. Dicen que conservar el puesto de trabajo, aún a costa de aceptar congelaciones o recortes de sueldo, es la máxima aspiración de quienes tienen un empleo y encontrar uno es el sueño de todos cuantos lo han perdido o no consiguen su primer trabajo.

La emigración hacia países como Alemania o Chile es el paso que han dado ya un buen número de profesionales. Jóvenes y no tan jóvenes. Y no se van por falta de fe en las palabras del ministro de Guindos, la razón es más profunda. No acaban de ver cómo puede producirse el milagro de la reactivación de nuestra economía -con la consecuente creación de puestos de trabajo- cuando resulta que, de momento, el único fruto constatable de la reforma laboral aprobada por el Gobierno es que está siendo la palanca para que cientos de empresas se deshagan de miles de trabajadores aprovechando los nuevos ( y más bajos ) costes de indemnización por despido.

El Gobierno Zapatero dejó cerca de cinco millones de parados. En el año que dejamos atrás, gobernando ya el PP de Mariano Rajoy, la cifra supera los cinco millones y medio. Si, pese al rescate multimillonario de las cajas con cargo a fondos europeos sigue sin fluir el crédito para las pymes, si uno de cada cuatro españoles en edad de trabajar está en el paro, si han subido los impuestos y también el precio de casi todos los servicios (desde la luz al peaje de las autopistas), ¿dé dónde extrae el ministro de Guindos el optimismo que le lleva a pronosticar que a final de año va a cambiar el ciclo? Ojalá que acierte, pero tengo para mí que su profecía es fruto del voluntarismo ante la desazón que le invade al reflexionar acerca de la ingrata tarea que tiene por delante: anunciar más recortes y más impuestos a una sociedad que está harta de sacrificios y esperaba otra cosa, otras políticas, cuando hace una año decidió cambiar el color de los gestores de la cosa pública.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 11 de diciembre

    BUSCAR

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031