Opinión

Llamemos a las cosas por su nombre.

31.12.11 | 12:30. Archivado en Magdalena del Amo

Si este verano los políticos tuvieron que suspender las vacaciones y los periodistas nos hinchamos a trabajar a golpe de látigo de los mercados, estas Navidades, salvo por los turrones, los belenes y las fiestas de guardar –o como dicen en Galicia, los días santos—, no lo parecen. Las iluminaciones navideñas de villas y ciudades han bajado vatios por la crisis, excepto Madrid, que para eso es la capital de España y a Gallardón le da igual millón más o menos. Luces y motivos que pueden servir tanto para el día del orgullo gay como para el carnaval. Ni una sola alusión a lo que de verdad representa la Navidad: el nacimiento del Niño Dios en Belén. Ni la Sagrada Familia, ni los Reyes, ni ángeles, ni nada. Tampoco se oyen villancicos, no vaya a ser que molesten a los usuarios de las mezquitas o a causa de la contaminación acústica. Vaya subterfugio tan tonto. Pero a lo que iba, por las noticias, no parece que estemos en Navidad.

La información no puede ser más de primera página. La ovación de tres minutos al Rey en la X inauguración de las Cortes demuestra cómo está la cosa. En otro momento hubiera resultado demasiado cortesano, como diría Peñafiel, pero a tan solo unas horas de la imputación de su yerno Iñaki Urdangarín, había que demostrarle cariño, y nada mejor para la ocasión que una buena cesta de Navidad repleta de aplausos en señal de apoyo a la Monarquía que consiguieron que el Rey se emocionara. “Eso impresiona y dice mucho”, remarcó el Príncipe. Eso sí, nos llamó la atención su malestar hacia quienes interpretaron –casi todos los medios conservadores— que en su discurso de Nochebuena había una alusión expresa a la presunta corrupción de su yerno y pidió que no se personalizase. En mi artículo del día 25, Urdangarín y el discurso del Rey dejo claras mis impresiones.

Continuando con la Casa Real, los tiempos cambian. Hoy, por primera vez se han hecho públicas las cuentas del Rey. Se dice que partió de Zarzuela y que no existe causa efecto entre el tema Urdangarín y esto, pero está claro que sí hay relación. El debate político-social arde en la calle, y la sociedad, más contestataria que nunca, quiere transparencia, y si no fuera por “el caso” todo hubiera seguido como hasta ahora. Me decía un republicano hace unos días que le estaba muy agradecido a Urdangarín porque gracias a él estaba más cerca el fin de la Monarquía. No supe si hablaba en serio o en broma. En cuanto a los más de ocho millones y medio de euros y cómo los distribuyen, no tengo nada que decir, aunque no me sirven las comparaciones con otras monarquías y otras repúblicas. Yo sólo les pido que sean dignos y ejemplares, sobre todo ejemplares, y eso implica también no emborrachar osos antes de cazarlos. Debería implicar también no cazar osos ni animal de ningún tipo. Felipe IV y esos reyes cazadores aquejados de gota, inmortalizados con el pincel de Velázquez, son de otra época y su imitación resulta anacrónica. Es cuestión de detalles.

>> Sigue...


Rafael Torres - Al Margen - El velódromo y el futuro.

31.12.11 | 12:20. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 30 (OTR/PRESS)

Cuarenta y tres millones de euros, los presupuestados en principio para la construcción del Palma Arena, son muchos millones para un velódromo, que, como se sabe, es poco más que una pista peraltada para carreras ciclistas, pero ciento diez millones de euros, lo que acabó costando el innecesario equipamiento (tanto más en una ciudad con tan graves carencias en áreas esenciales), no es que sean muchos millones, sino muchos chorizos, muchos buitres planeando sobre el circuito de las bicicletas, sus comisiones, sus mordidas y sus pelotazos. Sólo una utilidad habría justificado semejante dispendio: el haber desviado a aquél velódromo, para que le dieran al pedal cuanto quisieran, a cuantos aficionados no tanto a la bicicleta como a fastidiar al prójimo invaden con sus vehículos las aceras, los parques y los paseos arrollando a las personas, como desquitándose malamente de las fatigas que les hacen pasar los automovilistas, si es que no son, cual delata su comportamiento brutal e incívico, automovilistas que en sus ratos libres se disfrazan y le dan a la bicicleta.

2011 se encamina fatalmente a su consunción, al término de la cual reposará para siempre en el cementerio de los años. El futuro ya no es ni incierto, sino una cosa de señoritos y criados, de amos y esclavos, de sumisión, de miedo, de atropellos institucionalizados a la dignidad del ser humano. Reducidos a la condición de consumidores, de consumidores convulsos, necesitados del "soma" que el acopio de lo necesario y de lo suplerfluo, pero sobre todo de lo suplerfluo, les suministraba el Sistema como un narcótico, los ciudadanos ya no saben, pues les han quitado la calderilla y el crédito que les daban para consumir a lo loco precisamente, qué son, pues nunca llegamos a ser plenamente, en puridad, ciudadanos. Tal es lo que se atisba del nuevo año, tal es la espantosa certidumbre con que se le espera. Oubiña sale, el estrecho de Ormuz se estrecha, el salario mínimo se minimiza más si cabe, y el duque habrá de explicar sus negocios cabe aquél velódromo que no ha servido ni para concentrar allí a los incontrolados de las dos ruedas.


Antonio Casado - Instinto de conservación.

31.12.11 | 12:20. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 30 (OTR/PRESS)

No se trata de juzgar a la Familia Real por el comportamiento de uno de sus miembros. Y mucho menos a la Corona. Hasta ahí podíamos llegar. Se trata de reconocer el impacto del caso Urdangarín en la imagen de la Familia Real y en el prestigio de la Corona, instituciones obligadas a ser ejemplares. Y es evidente que la llamada Operación Babel, expediente judicial abierto como pieza separa del Caso Palma Arena (corrupción en Mallorca), se le viene encima al Rey de España.

Se juzga a Urdangarín por sus irregulares trasvases de dinero público, de la caja común a sus bolsillos particulares, utilizando el carisma de la Familia Real y de la Corona. No se juzga a estas instituciones pero su imagen está en entredicho. Y más lo estará si el asunto no se gestiona bien desde el Palacio de la Zarzuela. Don Juan Carlos y su equipo de trabajo tendrán que medir muy bien sus pasos para evitar daños irreparables en la causa monárquica, de la que él es su cara visible.

Por ejemplo, la coincidencia en el tiempo de la imputación de Urdangarín y el destape contable de la Casa del Rey no ha sido, a mi juicio, una buena decisión. Zarzuela sabía perfectamente que el yerno del Rey iba a ser imputado y tenía margen sobrado para que ese inesperado ataque de transparencia se hubiera producido mucho antes. Que apenas hayan transcurrido veinticuatro horas entre la publicación de las cuentas y el empapelamiento de Urdangarín invita a sospechar que ese ejercicio de la virtud es un mero efecto de la necesidad y no del amor a la transparencia. A la fuerza ahorcan. Una cosa es el amor a la transparencia y otra el instinto de conservación.

Bienvenida sea la solemnización verbal de la igualdad ante la ley por parte del Rey don Juan Carlos. Por supuesto, pero no puede quedarse en el simple enunciado del viejo principio alumbrado en la Revolución Francesa. También hay que practicarlo. Por ejemplo, haciendo llegar a la opinión pública una explicación creíble y suficiente de la exculpación de la infanta Cristina en la referida causa judicial y en un comportamiento -el de su marido- calificado de "no ejemplar" por Zarzuela.

Conviene recordar a este respecto, sólo a título informativo, que la esposa de Iñaki Urdangarin fue vocal del Instituto Noos. Lo abandonó en 2006, cuando la Casa del Rey empezó a oler a podrido en aquella fundación "sin ánimo de lucro". Además, la infanta Cristina forma parte de Alzoon SL, una de las empresas instrumentales a las que Noos derivaba parte del dinero destinado a quehaceres más beneméritos.

De momento entiende el juez Castro que la infanta Cristina no ha participado en los hechos presuntamente delictivos. No obstante, por encima o al margen del ámbito judicial hay un ámbito ético y estético en el que puede y debe pronunciarse cualquier ciudadano.


Fernando Jáuregui - El año que fue prólogo de los grandes cambios.

31.12.11 | 12:20. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 30 (OTR/PRESS)

La nueva era, toc, toc, llama a nuestra puerta. Este de 2012 no va a ser, ciertamente, un año cualquiera. Muchos conceptos que nos regían se han quedado anticuados y el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy, pese a sus 56 años de media de edad, tendrá que afrontar situaciones por completo nuevas. No pienso que los recortes y las entiendo que aún tímidas reformas que se plantean basten para enfrentar lo que, aparentemente, nos viene. Entramos en los últimos días de ese 2011 que ha sido, en verdad, un "annus horribilis" por tantos conceptos. Mal año, diríamos, especialmente para los que no gustan del cambio. Porque, más que de "horribilis", hablaríamos de año en el que se iniciaron grandes cambios, desde en la vieja Europa hasta en el color de la política española, pasando por la Monarquía de nuestro país, según pudimos constatar analizando el trasfondo del mensaje de Su Majestad el Rey en la Nochebuena. Mudanzas que, en buena parte, se delimitarán y puede que incluso se concreten, en el 2012 que se nos echa encima, precursor de terremotos que tanto van a mudar la faz de tantas cosas.

Ojalá que el mensaje de Don Juan Carlos, que comenzaba hablando del adiós a un "año delicado" y concluía con un encendido elogio a la labor profesional de su hijo, el futuro Felipe VI, se complementase con esa rueda de prensa que entendemos que Mariano Rajoy tiene pendiente con la opinión pública, para explicarnos a fondo qué pretende hacer con el magnífico elenco que ha seleccionado para ser su primer Gobierno. Ambos mensajes, el del jefe del Estado y el del jefe del Ejecutivo, tienen mucho que ver con la fabricación del futuro.

Pero ya se sabe que Don Mariano es más bien tirando a lacónico y le cuesta mantener contactos con los informadores; parece, no obstante, que esta vez no le queda otro remedio que adentrarse en el fin de este 2011 calamitoso y en el comienzo de ese 2012 esperanzador (o no...) con una comparecencia ante los periodistas, intermediarios entre el poder enorme que hemos puesto en sus manos y la ciudadanía. ¿Cómo sancionar el fin del terrorismo etarra y cómo protegernos ante un eventual rebrote del terrorismo islamista? ¿Hasta qué punto piensa consensuar cosas como los recortes en el estado de bienestar, la política exterior, las necesarias reformas constitucionales? ¿Y el no menos necesario apoyo a la Corona, más allá del largo plauso a los Reyes en el Congreso de los Diputados?

--Virajes en la UE--

Hay muchas cosas que analizar en la despedida de 2011. Desde los virajes que ha impuesto en la Unión Europea, de la que tanto dependemos, hasta el fin casi oficial -casi- del terrorismo de ETA. Los resúmenes que la prensa hace de este año que se muere son apretados, intensos, extensos, porque muchas cosas han ocurrido en estos doce meses de elecciones, de despedidas y de bienvenidas. No nos toca ahora, ni habría lugar para ello, hacer este resumen ni en el plano nacional, ni en el internacional, ni en el económico, ni en el social. Ha habido mucho de todo, y nos resulta aún difícil analizar a fondo todo lo que ha ocurrido, desde ese tsunami social que ha sido la aparición del movimiento "indignado" hasta la reorientación que están experimentando la Casa del Rey y sus circunstancias. Eso, en el plano nacional. En el internacional, ya sea desde el punto de vista político o desde el económico, la "movida" ha sido, verdaderamente, tremenda, decisiva. Un nuevo orden mundial, que sustituya al de Bretón Woods, está a punto de irrumpir (y van Rompuy sin enterarse...).

Es el caso que, desde el ámbito laboral al jurídico, pasando por el financiero, se ha cerrado una época y una nueva, ya digo, llama a la puerta. Aún no está demasiado bien definida esta nueva era, sospecho, pero ahí está, exigiendo desde revolcones en las relaciones entre los partidos políticos y serios replanteamientos en el funcionamiento de estos partidos hasta nuevos conceptos en la diplomacia europea y puede que, incluso, empezar a pensar en una importante reforma constitucional. Nada menos, y probablemente mucho más.

Así que parece que no es ocioso pedir al hombre que ya ha empezado a gobernarnos a los españoles con la mayor capacidad de decisión conocida en un cuarto de siglo, que nos cuente qué piensa hacer a partir de sus iniciales aciertos -que hay que reconocerle- en los primeros nombramientos, que han hecho encender alguna tímida llamita de esperanza en tantos ánimos decaídos. Ya no cabe, pensamos, establecer "tempos" demorados, vacacionales. Hace dos días, tuve oportunidad de decirle a Rajoy, desde mi papel de periodista crítico, "no nos falles", como otros se lo dijeron, en su día, a Zapatero, que por cierto nos falló bastante. No nos podemos permitir el lujo de que Rajoy nos defraude, como no nos defraudó, a mí no, al menos, el mensaje real, agarrando el toro de los problemas por los cuernos... y diciéndolo así en voz alta. Porque en esta época de ajuste de cinturones conviene, eso sí, decirlo todo en voz alta, no solamente pedirnos sacrificios.


El rincón del soneto - ¿NO MIRAR ATRÁS?

31.12.11 | 12:20. Archivado en Salvador Freixedo

¿NO MIRAR ATRÁS?

Mariano nos dijo en la investidura
que él ya no quería mirar atrás,
pues parece que juzga por demás
pedir cuentas a tanto caradura.

Tal dicho nos parece una locura,
que se pueda largar sin más ni más
tanto ladrón y tanto barrabás
que saquearon el fisco sin mesura.

En otro tiempo el presidente Aznar,
por gobernar con tiento y con honor,
cometió el mismo desgraciado error

y más tarde lo tuvo que pagar.
Los políticos prevaricadores
son siempre muy desleales y traidores.

.
___________________
Por Salvador Freixedo
freixedo@terra.es
Suscripción gratuita
(29/12/2011)


Esther Esteban - Más que palabras - Adiós 2011 adiós.

31.12.11 | 12:20. Archivado en Esther Esteban


MADRID, 30 (OTR/PRESS)

Por fin acaba el 2011 y, como dice mi madre, tanta paz se lleve como nos deja. Este ha sido un año horrible, especialmente para los cinco millones de parados que han pasado los lunes al sol, y cuya desesperación se ha ido acrecentando a medida que avanzaban los meses. España está en la ruina y los españoles somos pobres, y estamos desesperanzados. En estos doce meses ha habido una sobreexposición de malas noticias que no solo han afectado a nuestros ya maltrechos bolsillos, sino al prestigio de nuestro País, de la clase política, de las instituciones y ¡como guinda final! al de la mismísima jefatura del Estado.

Este, tradicionalmente, es tiempo de hacer balance, de mirar atrás y recapitular para tomar impulso hacia los buenos propósitos y ojalá esta vez sea así. A estas alturas, una vez celebradas las elecciones, y con un nuevo inquilino en la Moncloa de nada vale volverse a lamentar por la leche derramada. De nada sirve recrearnos en que el gobierno de Zapatero nos ha dejado esto hecho unos zorros -aunque sea rigurosamente cierto- porque, aunque lo repitiéramos hasta la saciedad, no serviría para cambiar el rumbo de los acontecimientos. Los únicos que deben hacer autocrítica son los suyos y mucho tienen que cambiar las cosas, de aquí al Congreso de los socialistas que se celebrara en Febrero, para que acepten a nivel interno la derrota, entonen el mea culpa y sean capaces de fijarse más en la debacle ideológica y programática de estos años que en matarse por quien manda. Si el PSOE no afronta la refundación que piden algunos de sus secretarios regionales no habrá nada que hacer pero ¡allá ellos!

Ahora lo que toca para el resto de los ciudadanos es mirar al futuro y aunque ya sabemos que vamos a entrar en recesión debemos de salir de la depresión y el desánimo colectivo. Tengo algunos amigos que, por su actividad profesional, no se han visto afectados especialmente por la crisis pero se portan como si la hubieran padecido más que el resto de los mortales y han cambiado, completamente, sus hábitos de consumo cuando es precisamente eso, lo que puede hacer que mejoren las cosas.

El nuevo gobierno ya ha enseñado sus primeras cartas y en ese menú cargado de recortes y ajustes puede estar, paradójicamente, la clave de lo que nos espera en el 2012. Será sin duda un año malo, donde tendremos que seguir haciendo sacrificios pero estos se digerirán mejor primero si se nos dice la verdad y después si son equilibrados y justos. Ya sabemos que Rajoy nos va a subir temporalmente el IRPF, pero también sube las pensiones, prorroga la ayuda de 400 euros a quienes han concluido su prestación por desempleo y congela el sueldo a los funcionarios. Con un déficit disparado al 8 por ciento, el doble de lo permitido por Europa, y una deuda de infarto, no se pueden hacer malabarismos, pero si la única forma que tenemos de salir de esta es apretándonos el cinturón que se lo aprieten más los que mas tienen, para que no se perpetúen las injusticias.

Ya sabemos que nuestro presente es terrible, que está cargado de pesimismo, que el ambiente es espeso y la tristeza se palpa en las calles, que nos fiamos lo justo de los políticos, que las instituciones no están a la altura, que los brotes verdes no aparecen por ningún lado, pero como tenemos que seguir y no podemos ni debemos tirar la toalla, seguro que las cosas tarde o temprano mejorarán. FELIZ AÑO NUEVO.


Andrés Aberasturi - Dictadura hereditaria, sí.

31.12.11 | 12:20. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 30 (OTR/PRESS)

Como no daba mucho crédito a que las Juventudes Comunistas de Andalucía -las de Sevilla, creo- hubieran publicado una sentida y laudatoria necrológica ante la muerte del horrible, loco y peligroso dictador de Corea de Norte, acudí a la fuente y mi sorpresa fue mayúscula.

Porque no es que haya loas al tal Kim Jong-Il, autor como se sabe de 1500 libros sólo en el tiempo que estuvo en la Universidad, de 6 óperas en dos años, que fue recibido el día de su nacimiento por un doble arcoiris, que aprendió a caminar a las 3 semanas y a hablar a las 8 y que en 1994, jugó 18 hoyos de golf con 11 hoyos en uno y 38 bajo el par. Pues no sólo hay loas a un tipo así; se lamenta, claro, "profundamente" el fallecimiento del "camarada dirigente" Kim Jong Il, del que destacan su "labor titánica porque titánicas fueron las adversidades planteadas al pueblo y al gobierno coreano" pero además de tan sensata frase, todo lo que yo iba viendo/leyendo era como de aquella entrañable Radio Pirenaica que ninguno de estos jóvenes comunistas andaluces han llegado a oír. Claro, aquello, como se hablaba en aquella Radio España Independiente, era válido hace 50 ó 60 años, pero ahora resultaría pelín casposo.

En su página web, los jóvenes comunistas andaluces siguen celebrando la Revolución Cubana y lo que aun es más alucinante, creen que el corrupto y traidor Daniel Ortega es un verdadero revolucionario a seguir como, para ellos, lo es el "comandante" Hugo Chavez. Y estos chicos, que como mucha gente más, se cuestionan la monarquía española, no se cortan un pelo en desear al hijo y sucesor del dictador norcoreano "grandes victorias contra el imperialismo". O sea, que la sucesión en una monarquía parlamentaria y democrática en España y me imagino en Gran Bretaña es absolutamente reprobable, pero es fantástico que a Fidel Castro le suceda su hermano y a Kim Jong-il uno de sus hijos. Eso si, todos muy camaradas. Levantemos nuestros puños proletarios contra las monarquías hereditarias, pero deseemos a los dictadores herederos de dictadores grandes victorias y larga vida. De verdad...

Si es que así no hay forma de que salgamos adelante. Si el PSOE se ha convertido en otra cosa que no es la izquierda como dicen los de IU y el futuro de la izquierda digamos ortodoxa venera al impresentable coreano y sufre con su muerte y ni habla de sus asesinatos, de sus cárceles, de sus campos de trabajo, de nada de lo que denuncian el 99% de la ONGS del mundo (imagino que todas compradas por el imperialismo americano, incluida Amnistía Internacional), el futuro de la izquierda no parece mi optimista.


Fermín Bocos - El oportunismo de Rubalcaba.

31.12.11 | 12:20. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 30 (OTR/PRESS)

Parece que Alfredo Pérez Rubalcaba quiere seguir en la primera línea de la política haciendo bueno aquel sarcasmo atribuido a Winston Churchill según el cual el éxito consiste en ir de fracaso en fracaso ... sin perder el entusiasmo.

Tras liderar al PSOE en las últimas elecciones y perder más de cuatro millones y medio de votantes, pretende seguir como si la derrota no diera para una reflexión acerca no sólo de los errores cometidos, si no de una forma de hacer política claramente rechazada por los electores y simpatizantes socialistas. Quien ahora se presenta reclamando un "partido nacional", calló durante los últimos siete años ante las ocurrencias estatutarias de Zapatero y nada dijo tampoco de las patéticas sobreactuaciones catalanistas de Montilla. Nunca le oímos recordando que la esencia del socialismo democrático es la solidaridad e igualdad de los seres humanos sea cual sea el territorio donde hayan nacido o el idioma en el que se expresen. Tampoco hay memoria de declaraciones suyas recordando que quienes tienen derechos son los ciudadanos, no los pueblos.

En fin, nadie le recuerda criticando, como sí lo hicieron José Bono o Joaquín Leguina, al presidente de la "Generalitat"- cordobés de nacimiento- cuando en el Parlamento de Cataluña habló a través de un intérprete con Manuel Chávez, vicepresidente del Gobierno y andaluz como el propio Montilla. Ya digo, nada dijo entonces Rubalcaba; ni tampoco habló en las variadas ocasiones en las que los socios del PSC en el "tripartito" (con Carod Rovira a la cabeza) humillaban o preterían a los catalanes de expresión castellana. Venir ahora anunciando que quiere un partido "capaz de vertebrar España y decir lo mismo en todas partes" es un anuncio que llega tarde. Incluso suena a oportunismo o impostura. Un pellizco de monja para Carme Chacón, su presumible rival en la carrera del actual PSOE hacia no se sabe dónde.


Mabel Redondo - Entre Bambalinas - Bye, bye 2011 y a por el 2012

31.12.11 | 12:20. Archivado en Mabel Redondo


MADRID, 30 (OTR/PRESS)

Despedimos el 2011 con la maleta bien cargada de vivencias buenas y malas, acontecimientos y sorpresas que han marcado estos doce meses, esta conclusión nos la podríamos aplicar la humanidad pero será mejor fijar el punto de mira en los protagonistas de portadas. Noticias como la boda de la Duquesa de Alba y ahora la imputación de Iñaqui Urdangarín por presuntas irregularidades en el Instituto Noos han traspasado fronteras y numerosos diarios internacionales les han dedicado páginas en exclusiva.

Saltaron las alarmas entorno a esa conducta "poco ejemplar" del yerno del Rey y en los últimos dos meses el goteo de información sobre las gestiones supuestamente ilícitas de Urdangarín han ido calando profundamente en la opinión pública. Justo es reconocer que el diario "El Mundo" se aventuró en abrir una veda que parecía infranqueable al tratarse del marido de la Infanta Cristina.

Día a día veían la luz nuevas informaciones que no dejaban de sorprender. Las apuestas sobre si Urdangarín sería o no imputado estaban encima de la mesa, pero ahora no hay marcha atrás, el juez José Castro, instructor del caso Palma Arena, ha citado a declarar al Duque de Palma para el próximo seis de febrero. Urdangarín es acusado de presuntos delitos de malversación, fraude, falsedad documental y prevaricación. El yerno del Rey tendrá que declarar después de que la Fiscalía Anticorrupción de Baleares apuntara a un supuesto "entramado societario" tejido supuestamente por Urdangarin y su socio Diego Torres por el que se hicieron con fondos públicos y privados que recibió el instituto Nóos. El lunes seis de febrero ya está marcado en el calendario como un día clave en la vida de Iñaqui Urdangarín, sin duda, en su existencia ya hay un antes y un después tras ser imputado en el caso Nóos.

Como un antes y un después marcó la existencia de Ortega Cano tras sufrir aquél fatídico accidente de tráfico en el que perdió la vida Carlos Parra. Desde ese 28 de mayo la vida del torero es un calvario, operado de colon, pendiente de otras intervenciones quirúrgicas y con el estado de ánimo por los suelos el torero está viviendo las navidades más amargas de toda su vida. Seguro que al nuevo año le pide fuerzas para afrontar los cuatro años de cárcel que le pide la Fiscalía y el medio millón de euros que solicita la familia de la víctima.

De "Justicia" va hoy la cosa porque el 2012 también será decisivo para Isabel Pantoja, la tonadillera se sentará en el banquillo a partir del próximo 28 de junio. La Audiencia Provincial de Málaga promete ser un hervidero mediático para esa fecha, serán días muy intensos para la artista que tendrá que defenderse del delito de blanqueo de capitales que se le imputa.

A quien de momento no le ha ido nada mal este año, al menos en asuntos de justicia es a Rafa Camino, el torero le ha ganado de momento la batalla a su ex Natalia Alvárez, la asturiana llegó a denunciarle por presuntos malos tratos.

Por su parte Rafa ha rehecho su vida con Sandra con quien sale desde hace dos años, cuando le pregunto si volvería a casarse no se lo piensa dos veces: "ni loco vuelvo a repetir la experiencia del matrimonio"... ya veremos...

Y muy requetebién que vi esta semana a la Duquesa de Alba y a Alfonso Diez, la pareja acudió la noche del martes al Teatro Compact Gran Vía para ver "El Cascanueces". Me tocó en la misma fila que la pareja, por lo que me resultó inevitable echarles una miradita de vez en cuando para ver como calaba en ellos las notas de Chaikosvski. Algunos tímidos curiosos se acercaron para fotografiarse con la pareja. Alfonso estuvo pendiente de Cayetana y ella aguantó estoicamente sin moverse del sillón durante las dos horas de función, no se inmutó ni en el descanso entre actos. Siguieron atentamente el desenlace del cuento de Alejandro Dumas, como por enésima vez lo seguí yo misma, ver al Ballet Imperial Ruso es un lujo que en estas fechas navideñas se ha convertido en toda una tradición.

Y como broche a esta última columna del 2011 desearles a todos un feliz 2012 y que los próximos doce meses vengan cargados de sorpresas y vivencias que nos hagan inmensamente felices.


Detenidos por defender el derecho a la vida.

30.12.11 | 12:35. Archivado en Magdalena del Amo

El 28 de diciembre la sociedad tiene el punto de mira puesto en las inocentadas. Algunas cadenas de televisión preparan sus galas a base de bromas —algunas bastante pesadas— grabadas con cámaras ocultas, y los ciudadanos tratan de colar algún embuste mientras activan los cinco sentidos para no ser presa de alguna mentira bien urdida. Yo confieso que este año he sido víctima de la “primicia” de Periodista Digital: Alfonso Rojo nombrado presidente de RTVE. Qué bien, que nivelazo, al director del periódico donde escribo lo llamó el presidente Rajoy para dirigir el ente público. Lo leí a eso de la una de la madrugada y ni pensé que podía tratarse de una inocentada. Además, le había oído a él mismo decirlo en una tertulia. Sospeché al leer que ya se había puesto en contacto con Ana Pastor para decirle que contaba con ella para seguir con Los desayunos de TVE. Durante la noche pensé que podía ser un bulo del día los Inocentes, pero, ¿por qué no? Y me lo creí completamente. Estuve engañada hasta las seis de la tarde.

En la actualidad, esta sociedad laicista ya no recuerda que el día de los Santos Inocentes se conmemora la Matanza de los Inocentes, que podemos leer en el Evangelio de san Mateo, escena inmortalizada en el lienzo de Guido Reni. El rey de Judea, Herodes el Grande, como los Magos de Oriente no le precisaron el lugar exacto del nacimiento del “Rey de los judíos”, tras consultar a los escribas y sacerdotes del templo de Jerusalén que señalan a Belén como el lugar del nacimiento del Mesías, ordenó matar a todos los infantes menores de dos años. Esta es la fiesta que celebramos el 28 de diciembre.

En memoria de los más de 110.000 niños que mueren al año víctimas del aborto, hoy han tenido lugar en Madrid varios actos en pro de la vida. Pilar Gutiérrez, de Unidos por la Vida; Gador Joya, de Derecho a Vivir o la Asociación Provida salieron a la calle con sus pancartas y micrófonos. Estos últimos hicieron una sentada delante de la Clínica Dátor, en la calle Hermanos Gárate, uno de los centros más lucrativos de la industria del aborto, que además recibe subvenciones de la Comunidad de Madrid para sus intervenciones de muerte. Se pedía la derogación de la ley del aborto, una de las promesas electorales de Rajoy.

>> Sigue...


AUDIENCIA EN LA GASOLINERA, último thriller neoconsocialista.

30.12.11 | 12:25. Archivado en Roberto Malestar Rodríguez

Del Ministro de Fomento por todo el país murmuran las hablillas, unas más altisonantes, otras cabizbajas, la unísona sentencia de que Pepe Blanco lo tiene negro. Es un murmullo viscoso y transversal a cuya epigrafía ya sólo falta el contenido rítmico de una copla, como la de los tiempos de la República en torno a Lerroux y el escándalo del estraperlo; copla en cuartilla verde —recuerdo de mis abuelos— que, semiextraviada, conservo todavía en un caos abisal de libros y papeles del que, aunque sea con escafandra, procuraré rescatar.

Yo no sé si Pepe Blanco lo tiene negro, como en la hablillas del “Caso Campeón” se dice y se comenta. Pero sí sé, en cambio, que el porvenir de su vida pública constituye hoy un dilema de problemática interrogación: ¿negro sobre Blanco o Blanco sobre negro? Como también sé que, al margen del blanco, siempre fue el negro, con su gama de sectarios cromatismos, uno de los colores más obsesivos del rojerío hispano. Así el color negro-Durruti, el color negro-sotana e, incluso, el color negro-gótico (ZP black-family) que en USA puede lograr su intensidad máxima si se le acierta a combinar paradoxalmente con una pareja de negros de la Casa Blanca, hasta alcanzar el tono de la Alianza de Civilizaciones más perfecto y representativo del negro color de la crisis. Lo mismo que el color negro-Lerroux, para la sapiencia de los doctores y abogados del Frente Popular, el color característico del período centro-derechista de la Segunda República, “el bienio negro”, conocido así por obra y gracia de los cuelgarrótulos propagandísticos de aquella secta historiográfica. Claro que, si se mira bien, no tan negro como el cuajarón de sanguinolencias in crescendo que de antaño ennegrece la bandera —centenaria hasta las arcadas— del Partido Socialista Obrero Español; un partido cuyo devenir político describe el éxodo que, pasando por la socialdemocracia frustrada, arranca desde su propio Mar Rojo de acción directa y pistolerismos hasta alcanzar el presente y sórdido marasmo, quién sabe si ya irremisiblemente encallado y arrumbado para la eternidad política en la cianótica desembocadura del neoconsocialismo.

Ahora bien, si cierto es que por todo el país murmuran las hablillas, en honor a la verdad, hay que precisar que si así lo hacen es con la excepción de Pepunto; quizá por ser éste, más que un Pepunto y aparte, un Pepunto final, pues no menos cierto es que esta barbuda Raquel Meller del PSOE de las JONS, con la basculante prestidigitación de sus yuxtaposiciones manuales, hoy representa como nadie la suprema flor de loto del estanque nacional de las mentiras. No sólo, en efecto, no murmura Pepunto de Pepe Blanco sino que, prodigiosamente, ha convertido las murmuraciones en honra filial de los deshonrados padres del murmurado: «Tenéis un hijo honesto [José Blanco], que lo único que hace es trabajar por España y Galicia las 24 horas del día.» Es que Pepunto es la taumaturgia heróica y varonil, la alquimia a calva descubierta frente a los implantes insalubres de Salobre; la esperanza socialista de los calvos que no tienen un pelo de tonto y de los tontos reimplantados que los tienen todos. ¡Yo no soy tonto!: fue la única verdad no sucedánea que Pepunto liberó en su siniestra vida; en el Congreso de la Comedia, dónde si no: el gran circo de la mamandurria y de los codiciosos Pinitos del Oro. Sus restantes liberaciones fueron siempre faroles de tahúr; o como el insalubre calvo de Salobre —el pojtulante a la Guardia de Franco que preside aquel Congreso—, Pepe Bono, ha dicho: un engaño para perros. Perros que sin ser peperos también comienzan con “Pe”, igual que Pepe Blanco, Pepunto o el mismo dicente, Pepe Bono: «Os ha dicho Blanco que Alfredo [Pepunto] era liebre falsa, yo os digo que es liebre eléctrica. Es la liebre que engaña a los perros, que engaña a las otras liebres, finalmente para que corran.»

>> Sigue...


Francisco Muro de Iscar - Hoy, los recortes.

30.12.11 | 12:20. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, 29 (OTR/PRESS)

Habrá que esperar las primeras decisiones oficiales del Consejo de Ministros de Mariano Rajoy para ver qué de dónde corta. La primera medida anunciada ha sido la congelación del salario mínimo, que no es la mejor manera de empezar porque se vuelve a estrangular a los de abajo. Significa mucho para los que cobran poco y significa poco para el Estado porque el ahorro es mínimo, insignificante. Lo que cuenta es de dónde se sacan los 16.500 millones que hacen falta -seguramente muchos más, cuando se cierren las cuentas del 2011- y es más que posible que el Gobierno no se atreva a meter la tijera a fondo en este momento, aplace parte del recortazo para marzo y lo trate de equilibrar con otras subidas, aunque sean mínimas como la de las pensiones o con ayudas a determinados colectivos.

Pero no va a ser suficiente. Dieciséis mil millones, treinta mil o cuarenta mil, no son, si me lo permiten, nada, aunque puedan ahogar a muchos. Los problemas de fondo, las carencias de un modelo, los vaivenes de la economía hacen que se estén retirando los inversores internacionales de la economía española. Hace unos días, el copresidente de Banca Cívica, Enrique Goñi, alertaba de que desde abril, los inversores internacionales vienen reduciendo su posición en bonos y acciones en España "a un ritmo de 10.000 millones de euros mensuales", es decir 90.000 o 100.000 desde entonces. El vencimiento de la deuda en 2012 asciende a 280.000 millones -130.000 en deuda del Estado, 120.000 en deuda bancaria y 30.000 más de las comunidades autónomas- y el problema es que o se renueva esa deuda al precio que sea, pagando intereses desorbitados, o se cierra la tienda. Por eso, 16.500 millones, que son un mundo, son casi el chocolate del loro. Hacen falta más medidas y que se apliquen de verdad.

Hace un año, las autonomías se comprometieron con el Ministerio de Economía a suprimir 515 empresas y entes públicos, pero sólo han dado de baja 69. Y España es el único gran país europeo donde ha crecido el empleo público durante la crisis, un 12,8 por ciento entre 2008 y 2011 según un estudio de la Cámara de Comercio de Barcelona. En el conjunto de la UE bajó un 1,8 y en países como Francia hasta un 5,8 por ciento. Pero el lastre de tener 3,2 millones de funcionarios, la mayor parte en autonomías y ayuntamientos, y una Administración duplicada e ineficiente, es casi imposible de superar.

Sobre la ausencia de reformas de fondo, sobre datos como el de la Administración Pública y sobre nuestra elevada deuda gravita la desconfianza. Desconfianza en que se hagan las reformas necesarias, desconfianza en que España pueda salir de la crisis, desconfianza en el euro... Este Gobierno está condenado a tomar medidas con justicia y sin miedo y, sobre todo, a explicarlas bien. Cuanto más dilate lo que hay que hacer, más difícil será asumirlo.


Luis del Val - Embajadores y diplomáticos.

30.12.11 | 12:20. Archivado en Luis Del Val


MADRID, 29 (OTR/PRESS)

Algo he viajado fuera de nuestro país, y alguna que otra embajada he visitado, y mi experiencia es bastante positiva. Aquella definición de Antonio Lara, Tono, de que el diplomático era un señor que por la mañana NO trabajaba en su embajada y, por la tarde, se iba a otra, invitado a un cóctel, no corresponde con la realidad.

El personal diplomático vive relativamente cómodo en los países incómodos y lejanos, en los que es posible que hasta pueda permitirse la ayuda de una empleada doméstica, mientras en los países cómodos, y de alta renta per cápita, la suya queda bastante justa, rayando con la estrechez.

Si a ello sumamos el desarraigo de los hijos, que cuando son pequeños cursan estudios en tres continentes distintos, y los gastos que ocasionan, cuando su licenciatura exige su mantenimiento en España, tendremos un panorama al que habría que añadir un horario de trabajo que depende de las necesidades de servicio, y en el que las horas extraordinarias suelen ser tan cotidianas como las otras.

Naturalmente, a través de un buen trabajo, se llega a embajador, como en la Universidad se llega a catedrático, con la diferencia -hasta ahora- de que las embajadas más importantes y más brillantes no se concedían a los diplomáticos de carrera, sino a políticos, a veces como premio, a veces como excusa para tenerlos alejados y neutralizar una posible rivalidad.

La declaración del nuevo ministro de Asuntos Exteriores en la intención de que los embajadores sean diplomáticos de carrera, me parece una decisión justa para la Carrera -como se la conoce- y que ayudará a la eficacia, porque no todos los políticos poseen la experiencia, el tacto y la profesionalidad que atesoran los diplomáticos. Asimismo, el diplomático es un funcionario que, como todos, tendrá sus preferencias políticas, pero que no confunde con la naturaleza de su función, como un profesor o un médico lleva a cabo su trabajo con independencia de qué partido político esté al mando de la Administración.

Si esta atinada decisión del ministro Gargallo se proyectase sobre los directores generales de la Administración, contribuiríamos a estimular la función pública, muchas veces convertida en lotería de favores.


Fernando Jáuregui - Y luego viene la Pascua militar, y luego...

30.12.11 | 12:20. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 29 (OTR/PRESS)

La imputación de Iñaki Urdangarín, esperada, no es por ello menos impactante. Han ocurrido muchas cosas estos días en La Zarzuela, entre ellas, me dicen, una muy triste cena de Nochebuena. Pasan cosas que antes no sucedían en muchas familias españolas, porque ya nada es como era hace unos años, y la familia real no tiene por qué ser diferente. Lo que no puede ser es que ahora cada comparecencia del Rey sea analizada en función de si dice o no algo en clave que puede interpretarse como una alusión a las actividades de su yerno, de su hija o de cualquier otra institución o estamento que se encuentre bajo sospecha. Y, así, cuando Su Majestad intervenga en la Pascua militar, dentro de una semana, parecerá que, más que dirigirse a la familia castrense, está dirigiendo algún tipo de mensaje subterráneo en relación con el último episodio de la saga, por más que no sea esa su intención.

Algo está cambiando muy profundamente en la Monarquía española, y no solamente, desde luego, porque la Casa haga públicas sus cuentas, hasta ahora opacas sin ninguna razón para que eso fuese así, como se ha podido comprobar. La Jefatura del Estado es relativamente barata, y lo dice quien tantas veces se ha proclamado monárquico, es cierto, pero quien también tantas veces ha criticado algunos comportamientos económicos, éticos y estéticos que me parecían improcedentes.

Mi opinión es que estos cambios, de los cuales la transparencia presupuestaria no es sino un mero aperitivo, deben acelerarse y que el papel del Príncipe, tan elogiado por su padre en el discurso de la pasada Nochebuena, se incremente y se acentúe: al fin y al cabo, Don Felipe nada tiene que ver, patentemente, con cualquier negligencia "in vigilando" de las actividades de su cuñado, nada con historias del pasado de cualquier jaez, muy poco con viejas concepciones del Sistema. No estoy hablando, contra lo que algunas veces se me ha reprochado, de una abdicación pura y dura de Su Majestad: Don Juan Carlos de Borbón ha rendido enormes servicios a España, y su figura sigue siendo clave para la buena marcha de la Monarquía. Lo único que digo es que la larga sombra de Urdangarín, cuyo ducado de Palma debería cuestionarse, va a pesar durante bastante tiempo -ahora empieza el largo camino judicial- sobre cualquier actividad del Rey, y que esas actividades de representación de la Monarquía española, tan necesarias, no pueden resentirse por ello.

Los españoles tenemos la suerte de contar con un heredero lleno de cualidades para serlo. Hay que buscar soluciones imaginativas para que el futuro Felipe VI, que ha salido indemne de las habladurías y malevolencias que siempre, con razones o sin ellas, han querido salpicar a La Zarzuela, incremente de manera sensible su papel, y lo haga acercándose más a los españoles. El Trono de España no puede comportarse como el británico, ni como el sueco, el danés o el noruego, simplemente porque ni la situación es la misma ni es idéntica la implantación de la idea monárquica en el cuerpo social: aquí, el Monarca se tendrá que ganar el puesto cada día. Y Don Felipe de Borbón, me parece, lo sabe.


Julia Navarro - Escaño cero - Señora alcaldesa.

30.12.11 | 12:20. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 29 (OTR/PRESS)

Tiene su aquel el ser la primera alcaldesa de Madrid. Cuando un cargo público, o cualquier cargo relevante social, económico o político, es ocupado por primera vez por una mujer se convierte en noticia y no podía ser menos en el caso de la alcaldía de Madrid.

Ana Botella es ya alcaldesa de la capital culminando una trayectoria política construida peldaño a peldaño. Porque a la señora alcaldesa le apasiona la política desde siempre aunque no fue hasta hace unos años cuando dio el paso definitivo al invitarla Ruiz Gallardón a acompañarle en la lista madrileña para las elecciones municipales.

Algunos de sus adversarios apuntan que Ana Botella anda escasa de experiencia política para ser alcaldesa de Madrid. Yo no comparto esa apreciación. Botella pertenece a uno de los cuerpos de la Administración del Estado, sabe lo que es trabajar, y además ha tenido el privilegio de vivir el día a día de lo que significa gobernar el país nada menos que desde la atalaya del Palacio de la Moncloa. Además lleva ya unos cuantos años ejerciendo como concejal y se sabe la asignatura municipal. No será por falta de experiencia por lo que pueda ser calificada de mala o buena alcaldesa. Por su obras la conoceremos. Será en los próximos meses cuando podamos comprobar si realmente tiene la talla político que algunos de los suyos le suponen y que la oposición le niega. Además, después de algunas ministras y ministros que hemos padecido recientemente, poner "peros" a la experiencia política de Ana Botella, es como para que algunos se sonrojaran.

A mí me resulta curioso ver cómo a Ana Botella no solo la cuestiona la oposición, que al fin y al cabo están en su papel, sino cómo las críticas también salen de las filas de su propio partido. Puestos a criticarla algunos "pepes" creen que es un error haberla convertido en alcaldesa y que su partido debería ponerse a buscar cuanto antes un buen cartel para los próximos comicios municipales dando por hecho que fracasará en el cargo. Lo curioso es que muchos de los que en su partido la critican son los mismos que hace unos años la hacían la pelota descaradamente por ser la mujer del jefe y se cuadraban a su paso. Pero Aznar ya es pasado y por eso se sienten libres de arremeter contra el presente de Ana Botella. No, no lo va a tener fácil la nueva regidora porque hay mucha gente esperando que se equivoque, que meta la pata para así poder confirmar sus prejuicios contra ella.

Y Botella, si quiere salir airosa del trance que tendrá ser flexible y no olvidar que ahora nos representa a todos los madrileños y que somos miles los que no pensamos como ella peor vivimos en esta ciudad. Gobernar para todos no es fácil y la tentación de los políticos suele ser la de actuar como apisonadoras. Tendrá pues que nadar con pies de plomo procurando no herir suceptibilidades e intentando hacer de Madrid una ciudad más cómoda para quienes vivimos aquí. Yo la sugiero que desde la Alcaldía dejen de volvernos locos a los ciudadanos con prohibiciones caprichosas de no circular por determinadas calles y convirtiendo el llegar a nuestras casas en una aventura parecida a la de la búsqueda del tesoro. También le diría que piense en la necesidad de construir un carril bici que cruce la ciudad. O que no deje sin subvención a los centros de la Tercera Edad, donde cientos de nuestros mayores acuden cada día a pasar unas horas y hacer algunas actividades que han tenido que dejar porque el Ayuntamiento ha recortado el presupuesto. ¡Ah! y que revise sus ideas sobre el medio ambiente, porque lo acepte o no el calentamiento del planeta es un hecho y Madrid padece unos índices de contaminación que están haciendo mella en nuestra salud. O que sea rigurosa a la hora de aplicar la normativa contra el ruido. Y contra el botellón. Y que tienda la mano a colectivos con los que no comulga pero que son parte de la realidad social. Etc, etc, etc.

Madrid, dicen, se ha vuelto definitivamente conservadora al tener a Ana Botella como regidora. Yo no estoy segura de que sea así. Madrid es una ciudad abierta, moderna e integradora, con vida propia al margen de quien sea alcalde. A Madrid es difícil domeñarla, y eso, supongo que ya lo sabe Ana Botella.

Se juega mucho la señora alcaldesa. No solo la reelección sino demostrar a propios y extraños que es una política con luz propia. Su futuro político dependerá de lo que haga en Madrid, porque hay políticos a los que solo se les da una oportunidad, y la de Ana es ésta, no le van a dar ni una más. De manera que suerte y al toro.


Rosa Villacastín - El Abanico - El Rey Juan Carlos, la mejor marca de España.

30.12.11 | 12:20. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 28 (OTR/PRESS)

No es peloteo, ni servilismo palaciego, es una realidad que el Rey Juan Carlos es hoy por hoy la personalidad con más prestigio del panorama nacional. De ahí que en la última sesión parlamentaria recibiera el mayor aplauso que se le puede dar a un Jefe de Estado, por parte de los representantes del pueblo español. Un gesto que emocionó al monarca en su año "horribilis", en el que se han puesto de manifiesto sus debilidades físicas y también familiares.

La edad no perdona y los Borbones -él lo es por los cuatro costados-, se caracterizan por padecer de los huesos, especialmente de los de la cadera, y extremidades inferiores, lo que le ha obligado a entrar en el quirófano en varias ocasiones. Operaciones de las que ha salido muy recuperado por cierto. Peor es lo del yerno, sus negocios al frente de una institución sin ánimo de lucro, que por lo que parece era algo así como la cueva de Ali baba. Un caso que ha estado a punto de llevarse por delante una institución, la monarquía, que ha gozado de la confianza de la mayor parte de los españoles debido al papel desempeñado por el Rey desde su llegada al Trono hasta que empezaron a publicarse los chanchullos económicos del duque de Palma. Negocios que habrá que demostrar en los juzgados si son fraudulentos o no, pero que de momento se han cobrado una pieza de mucho valor, la de Iñaki Urdangarin, que tiene a maltraer al Rey y al Príncipe Felipe, quién junto a su hermana Elena son los damnificados colaterales de una historia que todavía está por escribir.

No así al Rey Juan Carlos que como se ha demostrado sigue gozando de la simpatía y el respeto, no solo de los españoles, también de los grandes mandatarios extranjeros, como bien se ha podido ver en las Cumbres Iberoamericanas, pero también en su relación con el Rey de la Arabía Saudí, de Jordania, y por supuesto de Marruecos, por considerarle el padre de la Transición española. Una época que muchos están intentando cuestionar, cuando lo cierto es que ha sido un ejemplo para todos aquellos países que después de salir de un régimen dictatorial para convertirlos en una democracia. Algo que en España se pudo hacer gracias también a la altura de miras de unos políticos que tuvieron la grandeza de renunciar a muchos de sus postulados ideológicos con tal de vivir en un país en paz.

Una Paz que si las cosas no se tuercen, y espero que no, se habrá conseguido gracias al comportamiento de los familiares de las víctimas de ETA, ejemplar siempre y desde sus inicios, gracias a la policía, a la Guardia Civil, a los políticos, a los jueces, y al pueblo español que ha sufrido en silencio la sangría humana de muchos de sus conciudadanos.


Carlos Carnicero - Urdangarín, sin secreto.

30.12.11 | 12:20. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 29 (OTR/PRESS)

La imputación es una situación procesal que presupone indicios de culpabilidad, presunción de inocencia y posibilidades de defenderse. Pero la citación es obligatoria bajo amenaza de ser conducido a la fuera ante el juez. Un mal trago previo al procesamiento y, en su caso, al juicio oral y a la sentencia. Todo un calvario.

Es cierto que una parte del "caso Urdangarín" está amortizada. Al final, la filtración paulatina del sumario ha permitido una estrategia inteligente de la Casa Real para anestesiar, en parte, el impacto de este asunto en la opinión pública. Utilizando el lenguaje bursátil, el asunto Urdangarín ya está descontado. Quedan momentos álgidos, como el instante en el que el Duque de Palma acuda a declarar y la posibilidad teórica de que el juez, después de tomarle declaración, decida aplicar medidas cautelares. Y después, el juicio y la sentencia.

El Rey ha reaccionado con talento y graduando su respuesta. La primera declaración de la Casa Real, hablando de "conductas no ejemplares" allanó el camino para el discurso real de la Nochebuena. Aplicando el adagio cubano de que "lo que sucede, conviene", podría decirse que el Rey se ha fortalecido por la contundencia de su respuesta ante la primera crisis seria de la monarquía parlamentaria. Su firmeza ha afianzado su posición.

El 2012 amenaza ser una pesadilla para el marido de la Infanta Cristina. El sistema judicial español es muy garantista pero ofrece un espectáculo mediático que es casi una condena anticipada para el procesado.

Las revistas del corazón afilan sus dientes. Carnaza para época de crisis. Pero lo que resulta innegable es que la lectura del auto en que se cita e imputa a Iñaki Urdangarín es demoledor para él. Urdangarín no es víctima del secreto sumarial, pero lo conocido es muy grave.


Los ministros de Rajoy: oro, plata y calamina.

29.12.11 | 12:33. Archivado en Magdalena del Amo

El confidente ha venido a pasar las Navidades y como estamos puerta con puerta podemos cotillear como hacían antiguamente las marías antes de que se inventara el chat. Así, apoyados en las jambas, lejos de la formalidad de los despachos vamos cortando trajes a cada actor de la recién estrenada obra Los ministros de Rajoy. Pero mi confidente es un aguafiestas y quiere que me baje del guindo. No entiende que yo haya elogiado a Morenés en mi análisis sobre el nuevo gabinete, cuando es sabido que ocupó cargos ejecutivos en empresas que fabrican misiles y armas mortíferas capaces de causar grandes masacres, como son las bombas de racimo. Lo sé, y precisamente por su experiencia en Defensa juzgo que puede restituirle a las Fuerzas Armadas la categoría que Bono y Chacón consiguieron rebajarle, convirtiéndolas en ejércitos de “clicks de Famobil”. Las guerras, las armas y los ejércitos son realidades que por mucho que nos disgusten, están ahí. Y las armas no brotan de la tierra; se construyen en fábricas que hay que gestionar y dirigir. Es triste sí, y hay que luchar por un mundo mejor donde los ejércitos no tengan cabida, salvo para desfilar por la Castellana. Pero no seamos hipócritas; los soldados no llevan pistolas de agua bendita o de jabón, patinadas con betún negro al estilo de la de Virgil Starkwell, personaje encarnado por Woody Allen en Toma el dinero y corre. Ojalá que, como en la película, las armas se trocaran en racimos de pompas bajo la lluvia. Pero el mundo real es como es, y la verbalización del pensamiento Alicia –desarrollado por Gustavo Bueno—, que dibuja un mundo feliz y pacífico a petición, sin armas y guerras, porque así se desea aunque no se disponga ningún plan viable para conseguirlo, no deja de ser un arrebato de infantilismo.

El confidente está decepcionado con Rajoy porque no entiende las loas de despedida a Zapatero; lo mismo que con el ministro del Interior, que contra todo pronóstico, se deshace en elogios hacia Camacho y Rubalcaba. Es cierto que esta manera de proceder resulta chocante para quien haya seguido día a día los casi ocho años de gobierno socialista y oído de labios de Gil Lázaro semana tras semana las incisivas preguntas a Rubalcaba sobre el Faisán. No se entiende que de repente, haber perdido las elecciones haya redimido a quien la propia Soraya le dijo que debería ser inhabilitado como candidato. Pero quizá haya que entenderlo en clave de Estado. Yo creo que el Presidente estuvo bien y que actuó elegantemente y con clase. A ver, había llegado a la meta y estaba todo ganado. Confieso que yo, fiel a mi línea de lo políticamente incorrecto, los hubiera cogido a todos por banda, nacionalistas incluidos y les hubiera restregado lo del Tinell, el cordón sanitario, el Estatut, los pactos con ETA, el Valle de los Caídos, la ley del aborto, la de muerte digna, la de trato, la alianza de civilizaciones, la crisis y más; pero ni me dedico a la política ni practico el arte de la diplomacia. Los socialistas, tras haberse pegado el gran batacazo, estaban “cautivos y desarmados”, y encima divididos; vaya, como para que les dieran una limosna. Y los populares, que hay que reconocer que tienen cierta tendencia a la amnesia por la vía rápida –recuérdese Aznar con los papeles del CESID y otras cosas—, se la dieron en forma de buenas palabras. No era momento para hurgar en la herida o hacer leña del árbol caído.

>> Sigue...


Fernando Jáuregui - Rubalcaba eterno.

29.12.11 | 12:25. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 28 (OTR/PRESS)

Venciendo, parece, algunas dudas, Alfredo Pérez Rubalcaba se lanza nuevamente a la "melee". Es decir, a ser elegido, o no, en el congreso que el PSOE celebrará a comienzos de febrero en Sevilla, como secretario general y controlador máximo de un partido que ahora aparece desgarrado, exhausto por casi ocho años en el poder en medio de una etapa nacional e internacional especialmente difícil, con pocas ideas y con escasa gente dispuesta a lanzarse al ruedo. Han sido muchos los errores que los socialistas han cometido, como Gobierno y como partido. Entre ellos, entiendo, no haber celebrado antes estas "primarias" entre Rubalcaba y Carmen Chacón. Ya sé que un congreso no es exactamente lo mismo que unas elecciones primarias, pero los "contendientes" serán los mismos y la falta de programas diferenciados, idéntica.

Contemplo un PSOE desencantado, entristecido al comprobar que la sociedad le ha dado la espalda y sospechando, me parece, que el partido también ha dado la espalda a la sociedad en algunos momentos. Esas facturas, lo mismo que las de la división interna -y esa división empieza a ser palpable, incluso en los absurdos comunicados que unos y otros se entrecruzan--, se pagan durante bastante tiempo: pronosticar ocho años de travesía del desierto no parece, hoy, demasiado arriesgado.

Si hablamos de personas, pienso que Rubalcaba, que tanta carne ha puesto en el asador, pero que tanto se ha equivocado en el planteamiento de su campaña y, ahora, en el precongresual, ya no es la solución de futuro que el socialismo y la izquierda necesitan: está desinflado y es una lástima, porque enormes cualidades -junto con algunos defectos_le adornan. Puede que gane el congreso a Chacón, si es que ella finalmente, como parece, se decide a anunciar que aspira a la secretaría general, pero quienes se alinean con unas tesis socialdemócratas, quienes quisieran una alternativa al actual emergente poder absoluto, seguirán buscando nuevos rostros con menos cicatrices, y poco se habrá solucionado de cara a un futuro estable y constructivo. Tiene que surgir el Rodríguez Zapatero (mejorado, si es posible) de 2012, o de 2013...¿o el de 2020?

Debo, en todo caso, rendir un homenaje personal a Alfredo Pérez Rubalcaba, que ha arrastrado un enorme desgaste y se ha lanzado con valor a una pelea electoral, la del 20-n, que ya estaba perdida de antemano, y él lo sabía. Es algo que debe reconocérsele. Lamento desconocer los nombres de los otros candidatos, si es que los hubiere -y solamente falta un mes para el congreso--, y eso me impide comentar otras opciones. Todo lo cual nos habla de una lamentable improvisación, de que son muchas las cosas que se ¡cocinan" fuera de la vista de los militantes de base, de los votantes y de los ciudadanos; y siento decir que en esto el eterno Rubalcaba también tiene algo que ver, aunque no sea solamente él el responsable, ni mucho menos.


Al Margen - Rafael Torres - Ana, la heredera.

29.12.11 | 12:25. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 28 (OTR/PRESS)

La herencia seguramente es, como se cansaron de proclamar los teóricos anarquistas, el orígen de casi todos los males sociales, y, desde luego, del de la desigualdad. Pero la herencia tira, tira mucho, que hasta los comunistas, bien que en su variante norcoreana, se pasan el Poder de padres a hijos con una naturalidad pasmosa aunque tinta en sangre y en hambrunas del pueblo, al que, encima, se le obliga a llorar en masa. Diríase, por el contrario, que la democracia dispone de mecanismos para limitar, en incluso abolir, la tentación hereditaria del poder, pero entre que se pretende, con largos aplausos incluidos, que la monarquía, ese pedazo de herencia, y la democracia pueden convivir tranquilamente, y que algunos políticos se las arreglan para pasarse uno a otros los cargos y el poder sin someterse al engorroso dictamen de las urnas, la democracia se queda, francamente, en nada.

Ahí tenemos a doña Ana Botella, flamante alcaldesa de Madrid sin que un solo madrileño la haya votado para semejante cargo. Ha heredado el poder municipal y espeso, sin más, de un amiguete, o coleguilla, o correligionario, o jefe, o como se le quiera llamar a Alberto Ruiz Gallardón, que vuela a destinos más altos. Podría la señora esposa de Aznar aducir, a fin de presentar la enormidad algo más liviana, sus méritos en la concejalía de Medio Ambiente de la que emerge, pero esos méritos no se ven por ninguna parte, pues la impenetrable niebla de contaminación que cubre la ciudad y mata a los niños y a los asmáticos lo impide. Para que Ana Botella se hiciera con la vara de corregidora bastó un ardid que no por legal deja de ser ardid: poniéndola en el segundo puesto de la lista municipal del PP en vísperas del triunfo, más que cantado, de éste en las generales, y del consiguiente paso, cantadísimo también, de Gallardón a un ministerio. Y ya está: los madrileños tienen una alcaldesa que no han elegido, aunque, eso sí, no la han elegido en el curso de una no-elección impecablemente democrática.


Julia Navarro - Escaño cero - Una propuesta valiente.

29.12.11 | 12:20. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 28 (OTR/PRESS)

Aún no salgo de mi asombro: el nuevo ministro de Educación, Cultura y Deportes ha anunciado sin titubear que quiere poner coto a las descargas ilegales. Por mucho menos Angeles González Sinde cayó en desgracia y sufrió el acoso de los internautas "piratas", amén de recibir más de un reproche de algunos compañeros del Consejo de Ministros.

Yo no sé si José Ignacio Wert no sabe en qué lío se ha metido o es que sabiéndolo ha decidido que la Justicia ha de ser igual para todos y que lo que no se puede robar en unos grandes almacenes o en la tienda de la esquina tampoco se puede robar en la Red.

Que Internet es un espacio de libertad es innegable, pero la libertad nada tiene que ver con el robo de la propiedad intelectual, y es en ese punto donde vienen chocando quienes defienden que libros, discos, películas, ensayos, etc, no pueden ser "gratis total" en la Red.

Naturalmente que deben ser más baratos que en la tienda, pero sin olvidar que quien pasa años escribiendo un libro, o una canción, o invierte su dinero en una película, tiene derecho a cobrar por ello.

Desgraciadamente los autores del género que sean, cine, libros, tv, teatro, etc, tienen las mismas necesidades que el resto de los mortales: pagar la letra de la casa, el colegio de los niños, el recibo de la luz, el pan... De manera que no pueden regalar su trabajo que es lo que pretenden quienes comportándose como unos desaprensivos cuelgan la sobras en la Red poniéndolas al alcance de todos sin pagar un euro. El "gratis total" es un signo de incivilización que no se puede justificar en ningún caso.

Si José Ignacio Wert logra acabar con las descargas ilegales y que a los creadores no les roben su propiedad intelectual habrá justificado con creces su función como ministro, demostrando además una valentía notable teniendo en cuenta que hasta ahora los políticos suelen arrugarse ante las rebeliones que por este asunto se suceden en la Red.

Yo sinceramente no termino de comprender cómo personas inteligentes y sensibles pueden defender las descargas ilegales. Yo conozco a gente, demasiada, que no tiene ningún sentimiento de culpa cuando se descarga ilegalmente un libro o una película. Creen que tienen derecho a ello. Naturalmente son personas incapaces de ir a unos grandes almacenes y llevarse sin pagar ese mismo libro o esa misma película en vídeo. De manera que no entiendo el resorte mental que les lleva a robar en Internet y a no hacerlo en un supermercado.

Para cualquier autor es estupendo que su obra esté disponible en la Red, pero eso sí, disponible significa que quien quiera acceder a esa obra pague previamente a descargarsela.

Hace unos días hemos visto cómo en Estados Unidos no se andan con bromas en lo que al robo en la Red se refiere, y un joven español que había accedido ilegalmente al nuevo disco de Madonna se ha visto ante la Justicia.

Ojalá José Ignacio Wert sea capaz de poner en marcha unas medidas claras y disuasorias y acabar con el problema que supone el robo de la propiedad intelectual. Un país moderno y democrático no puede aparecer entre los primeros del ranking de los países que más roban en la RED. Es sencillamente vergonzoso y habla mal de nuestros país o por ser justo, habla de nuestros poderes públicos, de los gobernantes que han mirado hacia otro lado por cobardía e incapacidad para hacer frente a un problema de este cariz.

De manera que bienvenido señor Wert, y ya digo, ¡ojalá! sea capaz de mantener lo que ha dicho que va a hacer.


Fermín Bocos - Wert, sí se atreve con los piratas.

29.12.11 | 12:20. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 28 (OTR/PRESS)

José Ignacio Wert, el nuevo ministro de Educación, Cultura y Deporte ha entrado en el gran juego del poder, arriesgando. Visto que el mar de Internet está infestado de piratas habituados a las descargas ilegales - una cofradía que defiende con descaro que se puede tomar un bien ajeno sin pagar por él y que se rebota cada vez que alguien intenta regular ése tránsito ilegal-, el flamante ministro podía haberse tomado su tiempo antes de decirle al personal que piensa acabar con éste fraude. Porque robo es apropiarse ilegalmente de contenidos que tienen dueño y precio y están protegidos por la ley en todos los países del mundo. En todos menos en España. Aquí hay quien sigue apostando por ser diferentes. Hay quien no sólo no se avergüenza de apropiarse -sin pagar- de músicas, libros, películas, juegos, etc, si no que ,encima, defiende éste tipo de actos piráticos. Incluso con descalificaciones, insultos y hasta amenazas anónimas en los foros de la Red. Obvio es decir que un país que no protege la propiedad intelectual está optando por la marginación.

A eso se refería Wert al decir que nadie respetará la cultura de un país líder del "ranking" de descargas ilegales". Wert inicia su camino ministerial por donde González Sinde, la ministra saliente, no se atrevió a dar el paso definitivo. La presión de los modernos filibusteros de la Red y los contínuos cambios de criterio de Zapatero la dejaron en la estacada. En asuntos ungidos por el sentido común, gobernar es tomar decisiones auque no contentan a todos. Wert se atreve. No es mal principio. Ya solo falta que complete la apuesta suprimiendo el canon digital. Lo uno, por lo otro.


Victoria Lafora - Nepotismo sin complejos.

29.12.11 | 12:20. Archivado en Victoria Lafora


MADRID, 28 (OTR/PRESS)

Que el ex presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, tiene un poder omnímodo en el PP provincial es un hecho sabido y comprobado. Pero que ese poder llegue al extremo de "colocar" a su compañera sentimental como vicepresidenta de la institución, desborda todos los limites.

Sin complejos, sin cortarse un ápice, ha presionado al actual responsable de la Diputación, Javier Moliner, para que Esther Pallardó ocupara la vacante que Vicent Aparici deja al tener que incorporarse a su escaño en el Senado. Cuenta la cadena SER que la "imposición" ha provocado una marea de cambios de responsabilidades para hacer un hueco a la novia de Fabra.

El puesto es un caramelo. Va a cobrar cuatro mil quinientos euros al mes, además de coche oficial y otras prebendas. La pregunta es si, en tiempos de crisis y recortes, era preciso mantener en la Diputación de Castellón cuatro vicepresidentes con semejantes emolumentos. Precisamente ahora, que se han cuestionado en campaña electoral las funciones y cometidos de las Diputaciones; que el PSOE propuso su desaparición dado que resultan muy costosas al erario público y que los gobiernos autonómicos podían ejercer sus competencias. Ahora se mantienen cargos para las "amistades".

No será porque Carlos Fabra tenga problemas económicos: le ha vuelto a tocar la lotería de Navidad y, además, suma los sueldos de secretario general de la Cámara de Comercio y presidente del fantasmagórico aeropuerto de Castellón, donde todavía no ha aterrizado ningún avión.

La ligereza con la que se juega con el dinero de todos, en vísperas de conocer el alcance de las "medidas de austeridad", con un ahorro en el gasto de cuatro mil euros, debería provocar una llamada de atención del nuevo gobierno cuyos ministros experimentan el arte de meter la tijera a sus presupuestos. Parece, una vez más, que Carlos Fabra sigue siendo intocable.

Para quien ya no es tan intocable es para la Justicia. Pese a que amenaza con presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional, contra la sentencia del Supremo que revocó el archivo de cuatro delitos fiscales, próximamente tendrá que sentarse en el banquillo de los acusados, como su amigo Francisco Camps, acusado de cohecho , tráfico de influencias y delitos contra la Hacienda Pública. Tan acostumbrado está a sortear las imputaciones que no duda en afirmar que este juicio también lo va a ganar.

Por si acaso ha dejado a Esther Pallardó bien colocada, sin que nadie de su partido ponga el grito en el cielo ante este penúltimo acto de nepotismo.


Antonio Casado - El aplauso.

29.12.11 | 12:10. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 28 (OTR/PRESS)

La solemne inauguración de un tiempo político nuevo (nuevo por decisión de los españoles), brinda un pretexto de renovación de fe en el sistema y la oportunidad de hacer unas cuantas proclamaciones de apoyo al Estado de Derecho. Al tradicional acto venía asistiendo cada año la Familia Real al completo, siendo sus oficiantes principales el presidente de las Cortes Generales y el Rey de España con sendos discursos, seguidos de un pequeño desfile militar y los consabidos parabienes del posterior vino español.

Esta vez no faltaron los oficiantes pero estuvieron ausentes las infantas. Además, todo ese ceremonial quedó mediáticamente absorbido por el larguísimo aplauso que unos quinientos diputados y senadores presentes en el acto, celebrado el pasado martes en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo, dedicaron al Rey de España cuando estaba entrando en el hemiciclo para ocupar la presidencia.

Se podría decir que se trataba de un sentido reconocimiento a la labor de la Corona en su papel de "símbolo de la unidad y permanencia del Estado", según la Constitución Española, a lo largo de los 36 años transcurridos desde la muerte del general Franco. Las apariencias engañan. No se trataba de eso. Era una manifestación del instinto de supervivencia de los políticos frente a los problemas que se han acumulado sobre la imagen de la Familia Real a causa de los negocios privados del marido de la infanta Cristina, Iñaki Urdangarín.

El largo y solidario aplauso de la clase política al Rey respondió a una especie de pacto tácito de socorro mutuo entre dos instituciones en horas bajas. Tanto la clase política como la Corona son descendentes en las escalas de valoración de los ciudadanos. Con una salvedad: si cae el clavo del abanico, el abanico se deshace. Así que un eventual desplome de la Corona gravitaría inmediatamente sobre el resto del sistema. Habría que volverlo a poner en pie y me parece que los tiempos no están como para meterse en mudanzas de mayor cuantía respecto a nuestra arquitectura institucional.

No digo que eso pueda ocurrir. Afortunadamente no hay razones serias para temer semejante contratiempo institucional. Sin embargo, todos esos fantasmas deben estar rondando estos días a la clase política. Así se explican los dos homenajes que ha dedicado a la figura del Rey durante los últimos días. Uno, en la cascada de reacciones tan favorables al mensaje navideño de don Juan Carlos, que tradicionalmente suele ser un genérico enunciado de buenas intenciones que no comprometen a nada. Y otro, con este desacostumbrado aplauso del pasado martes, que venía a expresar más o menos lo mismo: el prestigio de la Corona está en peligro y la clase política acude interesadamente en su auxilio.


Pedro Calvo Hernando - La justicia es igual para todos.

28.12.11 | 12:20. Archivado en Pedro Calvo Hernando


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

Hay quien dice con razón que los políticos no nos dejan vivir durante todo el año y que llegan las Navidades y nos hacen lo mismo. A ver qué necesidad teníamos en plenas fiestas de discursos profundos del Rey, de inauguraciones solemnes de la nueva legislatura y de Ana Botella como alcaldesa de Madrid, tras el trago de la investidura y del nombramiento de los nuevos ministros. Pero casi lo daría todo por bueno al comprobar cómo el Rey Juan Carlos ha demostrado ser el más sensible y el más fiable de todos los prebostes de la clase política española. Es el único que ha dejado al margen todos los disimulos, las ambigüedades y los engaños. Confieso que no me lo podía creer, ni siquiera dando por buena la discutible teoría de que él es el más obligado a hacer gala de ese comportamiento virtuoso. Yo creo que desde la transición o desde el intento de golpe de Estado no lo había mirado con tanto respeto como ahora mismo con su discurso de Navidad. Si no anduvo listo para salir al paso en su momento de las actividades de su yerno, lo ha estado ahora en el momento de la verdad.

Fíjense los lectores en la coincidencia de todo esto con el juicio contra el valenciano Francisco Camps y los silencios de sus amigos y protectores ahora, tras los aplausos de hace bien poco. Eran sus amigos, pero en el caso del Rey es su yerno Urdangarín, el marido de su hija la infanta Cristina, el padre de varios de sus nietos, y sin embargo no ha dudado en coger el toro por los cuernos y tomarse la botella del aceite de ricino de la vergüenza, sobre todo con el rotundo "la justicia es igual para todos", que ya me habría gustado escuchar de labios de Rajoy refiriéndose a Camps, Matas, Fabra y las docenas de implicados en corrupción de su partido, muchos cuando estaban en cargos muy relevantes. No, mejor sumergirse y embriagarse en los fastos del poder casi absoluto concedido por unos electores nada exigentes primero en la parcela territorial, luego en la nacional. Navidades amargas para los Reyes por una reconocida conducta "no ejemplar". Navidades felices y desbordantes para los otros. Qué país.


Rafael Martínez-Simancas - Sin Etiqueta - Tomelloso en el recuerdo.

28.12.11 | 12:20. Archivado en Rafael Martínez-Simancas


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

A pesar de que esta Navidad se presenta despejada de nubes los hay que no pueden evitar la querencia por meter ambos pies en un charco, y si no hay charco se derrama una botella de agua mineral. Carme Chacón, irreductible a pesar del fracaso tanto en primarias como en las elecciones, permanece instalada en el mensaje de "la renovación soy yo", y fuera de mí el abismo y el ocaso. Cuándo la prudencia llevaría a esperar al comienzo del trigésimo octavo Congreso del PSOE en el que se solventará el sucesor de Zapatero al frente de la secretaría general, y cuándo los tiempos indican que toca hacer oposición al Partido Popular en el Gobierno, (y hacerla bien), Chacón no desaprovecha para lanzar mensajes de aquí estoy yo. Y puede que le pase, de nuevo, que por adelantada se quede fuera de sitio; Bono que algo intuía de todo esto ya creó la metáfora de la liebre eléctrica como versión adaptada al rock de una fábula de Samaniego.

Sostiene la gran esperanza blanca del socialismo, (de forma algo aventurada tal y cómo están las cosas), que el PSOE ganará de nuevo en Andalucía, un aserto que pasma y deja la sangre fría. Puede que Chacón se vea aún influida por aquel espíritu de "Salones Epílogo" en Tomelloso cuándo viéndose en tal lugar sólo se le ocurrió decir que "no era epílogo si no el principio de cosas maravillosas", (que efectivamente las vimos después, el 20-N). Pero como diría el gran filósofo "Chiquito de la Calzada": "una mala tarde la tiene cualquiera". Y aún con Zapatero de cuerpo presente, de secretario general en activo habría que guardar las formas hasta que toque el momento de enseñar las cartas. Sería altamente recomendable que Chacón viera la última película del director José Luís García Sánchez que, a su vez, se ocupa de un guión magistral que dejó inédito el talento de Rafael Azcona. En "Los muertos no se tocan, nene", se cuentan las andanzas de una familia que está empeñada en que casque el abuelito para seguir haciendo sus planes.

Es verdad que cada uno juega sus bazas cuándo toca pero el papel de Rubalcaba hasta el Congreso es peliagudo, por un lado ha de sostener la moral para ejercer de oposición al Gobierno, y por otro ha de tener un ojo puesto en el partido en el que hay más "quejíos" que palmas, y al tiempo cuidar del flanco débil para que nadie pasado de entusiasmo pueda aguar el proyecto. En este momento lo fácil es ser Zapatero que se marcha y lo deja, lo difícil es ser Rubalcaba que en Carmen Chacón tiene su principal enemigo. Y, tampoco estaría mal preguntar a Griñán si el llamado "espíritu de Tomelloso" le conviene en las elecciones andaluzas dónde pase lo que pase en el Congreso de febrero las consecuencias se extenderán, sobre todo las rencillas.

Los hay, (en este caso las hay), con una notable capacidad de hacer amigos sin necesidad, pero de nuevo podemos volver al "espíritu de Tomelloso" sobre las conciencias, o a ese don de la oportunidad, o a cualquier otra calamidad que se pueda atribuir bien al cambio climático, a la ingesta de productos transgénicos... o a los guiones de Rafael Azcona que supo retratar España como nadie, y de esa forma salimos cada uno en la foto.


Fermín Bocos - El desconcierto del PSOE.

28.12.11 | 12:20. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

El PSOE está destrozado por dentro. La organización atraviesa por un momento de gran desconcierto. Gramsci diría que vive una tragedia política donde lo nuevo no acaba de nacer porque lo viejo se resiste a morir. Tras las derrotas sufridas en las dos últimas elecciones está claro qué es lo viejo: el zapaterismo y quienes, con Rubalcaba a la cabeza, quisieron hacer de sus últimos compases un punto y seguido para controlar la organización tras la marcha de un Rodríguez Zapatero a quien nadie se atrevió a criticar mientras estuvo en el poder. En cierto modo también Carme Chacon, ministra como Rubalcaba en los gobiernos de ZP, forma parte de la lista de quienes deberían haber asumido que para explicar el porqué de la debacle electoral había que pensar en algo más que en la crisis económica. El 20 N cuatro millones y medio de electores le dieron la espalda a una forma extravagante de gobernar pero algunos todavía no se han dado por enterados. Lo viejo se resiste a abandonar el escenario, asumiendo el precio de la derrota ,mientras que lo nuevo amaga, pero no asoma la cabeza.

Sería el caso del canario Juan Fernando López Aguilar que pide primarias para elegir al secretario general, pero no se decide a presentar su propia candidatura; otro tanto parece querer insinuar en todas sus declaraciones Emiliano García-Page, alcalde de Toledo y aparente pupilo de José Bono. También el extremeño Fernández Vara juega sus cartas pensando más en Madrid que en Mérida, pero, al igual que sus posibles competidores, sigue deshojando la margarita. En un momento tan depresivo como el que atraviesa el partido se echan de menos voces como las de Felipe González, José Bono o Javier Solana. La voz de los pocos dirigentes que le quedan al partido con autoridad para poner un poco de orden en medio de tanta mediocridad y tanto desconcierto como deja en herencia el zapaterismo. Hablo de voces con liderazgo político y moral, no de candidatos a la secretaria general.


Fernando Jáuregui - No te va a gustar - Tres minutos de ovación cerrada.

28.12.11 | 12:20. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

Asistí, por décima vez, a la inauguración de una Legislatura: excitación en los nuevos que llegaban, plácemes a los nuevos ministros. Y la presencia de los Reyes y de los Príncipes de Asturias. Nunca se había producido, antes de su intervención, una ovación tan cerrada a la asistencia del Rey en el hemiciclo del Congreso: casi tres minutos, conté, con diputados y senadores puestos en pie y escasas excepciones (IU, PNV) que mantenían las manos quietas. Claramente, aquel aplauso verdaderamente atronador, y perdón por el tópico, en este caso imprescindible, era todo un signo de apoyo al Monarca que pasa por una prueba familiar de fuego, el "caso Urdangarín". Serio, muy serio, Don Juan Carlos recibió el homenaje; no me pareció que diera signos de emocionarse. Luego, a diversos corrillos no periodísticos, les comentaría que se había quedado "impactado" ante la recepción que encontró en el Legislativo, que le mostraba no solamente su respaldo, sino su afecto. Que a la sesión inaugural faltasen los representantes de Amaiur y de Esquerra Republicana de Catalunya no significa más de lo que significa. Que no aplaudiesen ni Cayo Lara ni algunos representantes del nacionalismo vasco tampoco significa mucho más. El caso es que al Rey le aplaudieron ayer los representantes de más de veinticinco millones de votos.

No sé si España es un país monárquico, aunque dudo que pudiera aplicarse a la nación tal calificativo. Sí sé que el Rey, que pronunció su segundo discurso importante en pocos días, que en estas horas ha decidido desvelar en qué se gasta el Presupuesto que le asigna el Patrimonio, que acaba de partir su corazón rompiendo, a su vez, con el marido de su hija, sigue siendo un personaje popular, clave en el sistema democrático que nos hemos dado. Tres minutos de ovación cerrada lo certifican.


Carlos Carnicero - Rajoy, San Francisco y los lobos.

28.12.11 | 12:20. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

Está de moda hablar bien del gobierno entrante. Muchos que practican esta actitud esperan favores, situarse en el universo que va a sustituir al que instaló Zapatero con mano de hierro. El mundo mediático de Zapatero se extingue. Están por conocerse nombramientos importantes de la nueva administración. El presidente de la Agencia EFE, el embajador en la UNESCO, la presidencia de Televisión Española. Candidatos no faltan para tan golosos puestos.

Pero al margen de las adulaciones de rigor es cierto que hemos asistido a la transmutación de un presidente de Gobierno que como líder de la oposición fue correoso. Hay que tener memoria de la posición del PP con el proceso de negociación con ETA, con la agitación de las víctimas del terrorismo o con su escasa disposición a colaborar en la salida de la crisis con el ex presidente Zapatero. Ahora Rajoy no tiene contestación. También por sus nuevos modos y los de sus ministros. José Ignacio Wertz ha tenido el coraje de situarse frente a la piratería de forma inteligente: perseguirá a los corsarios que asaltan la propiedad para lucrarse. Difícil no estar de acuerdo. El nuevo ministro de Economía ha empezado a hablar claro de una catástrofe que como se percibe ya ha asustado antes de formularse. Ana Pastor tiene acreditado talante y talento.

Vendrán tiempos peores y florecerán las guadañas. Pero de momento el nuevo presidente del Gobierno se parece mucho a San Francisco de Asís. Y los lobos parecen corderos.


Francisco Muro de Iscar - Salir de la recesión.

28.12.11 | 12:20. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

Ha sido nombrar "la bicha" y abrir todos los telediarios y las portadas de los periódicos. ¡Vaya manera de estrenarse la de Luis de Guindos poniéndoselos de corbata a los españoles! Pero uno de los problemas de nuestro tiempo es que leemos poco y olvidamos rápido. Cualquiera que siga o maneje los datos macroeconómicos no se habrá escandalizado por la afirmación del ministro de Economía y Competitividad de que España entra en recesión y va a seguir así buena parte de 2012. Recesión es, por si alguno no lo sabe, la disminución generalizada de la actividad económica de un país o región, medida a través de la bajada, en tasa anual, del PIB real, durante un periodo de tiempo suficientemente prolongado que los expertos fijan en dos o más trimestres consecutivos. Luis de Guindos ha hablado de "crecimiento negativo", que sigue siendo un término al uso, que no tiene ningún sentido. O crecemos o no crecemos, pero esa es otra cosa.

Digo que nadie se habrá sorprendido porque este mismo mes de diciembre, por ejemplo, el Informe de Coyuntura del Instituto de Estudios Económicos señalaba con todo tipo de detalles una "España abocada de nuevo a la recesión". El diagnóstico es rotundo: el PIB estancado, sólo disimulado por el alza de las exportaciones, que ahora también van a sufrir por la caída de la demanda exterior; una factura energética que supone el 91 por ciento del déficit comercial; cuatro años de declive prácticamente ininterrumpido de la demanda nacional; el consumo de los hogares constreñido por el incremento imparable del desempleo, que seguirá aún durante meses, la caída de la renta de los hogares, la pérdida de poder adquisitivo y el proceso de desapalancamiento de los hogares; un sector inmobiliario en desplome y sin recuperarse; el altísimo incremento de los pagos al exterior por intereses de la deuda externa; la dificultad de cumplir con el déficit... ¿A quién le sorprende que digamos que estamos en recesión?

Por eso, lo importante es qué medidas hay que tomar para que tengamos un modelo productivo diferente, una economía competitiva y un déficit fiscal y una deuda externa asumibles. Y esas medidas pasan, sin duda, por la austeridad en el gasto corriente de las Administraciones, por reformas estructurales serias y ambiciosas -la laboral, la del sistema financiero, la educativa- la consolidación fiscal, la bajada de las cotizaciones sociales para agilizar la creación de empleo y, posiblemente, la subida del IVA que parece que va a ser imprescindible, aunque el Gobierno no quiera. Es tiempo ya de concretar todo eso en medidas reales. No hay cien días, llevamos demasiado tiempo perdido. El Gobierno tiene que tomar medidas y explicarlas bien. De la recesión a la depresión sólo hay un paso.


Julia Navarro - Escaño cero - Palabras de Rey.

28.12.11 | 12:20. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

Serio y circunspecto, el Rey ha inaugurado la Legislatura. En los últimos días la preocupación aflora en el rostro del Rey a cuenta de la crisis provocada por el caso Urgandarin.

Tampoco traslucían alegría los rostros de la Reina y del Príncipe de Asturias. Apenas alguna leve sonrisa se dibujaba en los labios de doña Sofía.

Si en su discurso navideño don Juan Carlos hizo una alusión explícita al problema que le aqueja, reafirmando que la ley es igual para todos y también expresaba su preocupación por las críticas que reciben las instituciones, en el discurso ante las Cámaras volvía a referirse a esta última cuestión instando a sus señorías a defender la dignidad de las instituciones.

Las palabras del Rey en ambos discursos han sido, en esta ocasión más que en las anteriores, diseccionadas intentando entrever su real estado de ánimo. Pero como la cara es el reflejo del alma más allá del contenido de los discursos solo hay que mirar al Rey para comprobar la evidencia de su preocupación. Tiene motivos para ello. En las últimas encuestas, incluso antes de que estallara el caso Urgandarin, comenzara a percibirse un cierto desafecto, aún leve, hacía la Monarquía.

Y es que la Monarquía es un anacronismo que solo puede justificarse si es útil al país. Hasta ahora lo ha sido. Uno de los pilares de la Transición fue la Corona, o más concretamente la figura de don Juan Carlos. Pero vivimos tiempos nuevos y es lógico que las nuevas generaciones se pregunten para qué sirve la Monarquía y el Rey ha dado respuesta en sus dos discursos señalando el papel integrador de la Corona, su función de representar al Estado y a todos los ciudadanos, y de anteponer los intereses generales a cualquier interés partidario.

Hasta hoy don Juan Carlos y doña Sofía han cumplido con profesionalidad y entrega esta misión y quizá por eso todos coincidimos que el nuestro no es un país monárquico pero si "donjuancarlista". Y ahí está el quid de la cuestión.

Para sobrevivir la Monarquía tiene que ser ejemplar. Lo tienen que ser todos sus miembros y desde la Casa del Rey se ha calificado de poco ejemplar el comportamiento del yerno real. Comportamiento que está pesando como una losa en la Familia Real y que ha provocado que la ausencia de las infantas Elena y Cristina en la inauguración de la Legislatura se haya convertido en una noticia indeseada.

En los últimos días el Rey está volviendo a dar muestras de su instinto político a través de las palabras bien calibradas que ha pronunciado en sus dos discursos y también con la decisión de hacer públicas las cuentas de su Casa.

Es la manera de volver a responder a una pregunta que se hacen muchos ciudadanos: ¿Para qué sirve la Monarquía?, y que solo se justifica desde el comportamiento ejemplar, desde al servicio a la nación y a los ciudadanos. Eso es lo que el Rey ha querido recordar en estos días, lo que parece dolerle que se pueda cuestionar a cuenta de la falta de ejemplaridad de uno de los miembros de su familia.

La Monarquía tendrá sentido y será posible siempre que sea ejemplar y útil. El Rey lo sabe mejor que nadie, de ahí el gesto de preocupación que no logra, o a lo mejor no quiere, disimular. Mientras tanto la Legislatura ha quedado inaugurada en un acto solemne, sin demasiada alegría y más corto que en ocasiones anteriores. El país no está para fiestas, la Familia Real tampoco.


Esther Esteban - Más que palabras - El Rey y las circunstancias.

28.12.11 | 12:20. Archivado en Esther Esteban


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

Se esperaba que el rey estuviera a la altura de las circunstancias y lo ha estado, tanto en su discurso navideño como en la apertura de la X legislatura, el jefe del estado no ha dudado en poner el dedo en la llaga y, sin tapujos, al hablar abiertamente de la corrupción, de la propia: la de su familia, encarnada en el yerno desleal Iñaki Urdangarin y la otra: que afecta a todos los partidos y mina las instituciones democráticas.

Don Juan Carlos ha dado la talla y ha superado, con éxito, una de las pruebas más difíciles a las que se ha enfrentado en su reinado. Aunque el calvario ni ha terminado, ni se le podrá poner punto final a este espinoso asunto hasta que la justicia dé su veredicto, además de palabras ha habido gestos que ponen en valor la decisión del monarca de no consentir sombras de sospecha. Tenía otras opciones como la de aferrarse a la siempre socorrida apelación a la presunción de inocencia para proteger al Duque de Palma o, simplemente, esperar a que la tempestad amainara pero su silencio hubiera sido interpretado como cómplice y optó, sabiamente, por situarse del lado de los ciudadanos que exigen que la acción de quienes tienen responsabilidades públicas sea ejemplar y ejemplarizante. Optó por el que "quien la hace la pague" y escuchar eso en su boca ha sido un alivio.

Fue absolutamente tajante al hablar de "ejemplaridad "y valiente al afirmar que no basta con que los responsables públicos se ajunten a la legalidad sino que sus hechos deben regirse también por un comportamiento ético. "Cuando se producen conductas irregulares, que no se ajustan a la legalidad o a la ética es natural que la sociedad reaccione", dijo. Y así ha sido. La sociedad, que contempla escandalizada los presuntos enjuagues y chanchullos de un miembro de la Casa Real, ha reaccionado complacida viendo que el Rey no se esconde y da la cara cuando vienen mal dadas.

Tal vez sea verdad eso de que bien está lo que bien acaba ¡qué se yo! y aunque esto no ha terminado- ni mucho menos- este puñetazo en la mesa de su majestad enmienda el despropósito de la política de comunicación de su casa que, con mensajes cada cual mas confuso, estaba minando a marchas forzadas el prestigio de la monarquía.

Es verdad que ayer mismo, una vez concluido el solemne acto de apertura de la legislatura, lamentó en una conversación con los periodistas que las palabras de su mensaje navideño se hayan personalizado en la figura de su yerno, pero se le puede permitir tal lamento, humanamente comprensible en tales circunstancias. Lo de menos es el pequeño desahogo y lo de más la potencia de su discurso en este "annus horribilis" para la Familia Real Española, que algunos han equiparado al que, en el 92 pasó Isabel II y la casa de Windsor, aunque para mí lo ocurrido en España es aun más grave.

Sea como fuere, ahí está el Príncipe de Asturias, digno sucesor de su padre que, tal como él mismo dijo, le acompaña con rigor y acierto en el servicio a España y los españoles. Precisamente por eso estuvo bien que le hiciera un guiño, a modo de muro de contención por lo que pueda pasar.


Urdangarín y el discurso del Rey.

26.12.11 | 12:33. Archivado en Magdalena del Amo

El discurso del Rey cada 24 de diciembre es ya un ritual que precede el aperitivo de la cena de Nochebuena en todos los hogares españoles. La intensidad de la atención depende de los hechos político-sociales acontecidos a lo largo del año, que suelen marcar la pauta discursiva de cada punto y cambio de plano. Dos clásicos del texto en los últimos años son, por desgracia, el terrorismo y el paro. En esta ocasión era fácil columbrar que el desempleo y la crisis serían dos de los temas centrales, adornados, claro está, con adecuadas guirnaldas de paternalismo, no en vano es el patriarca de todos los españoles incluso de los republicanos, “por imperativo legal” como dicen los del disenso. Sin embargo, a decir verdad, poco importaba este año lo que Su Majestad pudiera decir de estos temas, a una sociedad tan inmersa en la noticia política y económica a través de tertulias, debates, diarios digitales y redes sociales. Esta Nochebuena el tema, muy a su pesar, era su yerno amado en quien había puesto toda su complacencia. ¿De qué nos hablará el Rey? ¿Hablará don Juan Carlos de su yerno? Preguntas de este tenor circulaban las últimas semanas en los corrillos de ateneo, entre los columnistas y analistas políticos y en las tertulias televisivas.

Con estos preliminares, dos horas antes de nacer el Niño Dios, comparece nuestro Rey en el escenario habitual del palacio de la Zarzuela, flanqueado a su derecha por el árbol de Navidad y el Misterio, liberado ya –esperamos—de todo compromiso laicista por mor de no molestar a los eliminadores de cruces, belenes, villancicos y cualquier tradición que ponga de relieve nuestra esencia cristiana. El maquillaje y el corrector de ojeras no consiguieron difuminar la tristeza profunda que invade su alma en los últimos tiempos. Es un palo, un marronazo, como dicen los usuarios del slang urbano. Y se desveló el enigma. Lo dijo. “Necesitamos rigor, seriedad y ejemplaridad en todos los sentidos […] las personas con responsabilidades públicas tenemos el deber de observar un comportamiento adecuado, un comportamiento ejemplar. Cuando se producen conductas irregulares que no se ajustan a la legalidad o a la ética, es natural que la sociedad reaccione. Afortunadamente, vivimos en un Estado de Derecho, y cualquier actuación censurable deberá ser juzgada y sancionada con arreglo a la ley. La Justicia es igual para todos”. Y añadió que ciertos “comportamientos individuales” no deben generalizarse para no dañar a “instituciones y organizaciones necesarias para la vertebración de nuestra sociedad”. En efecto, está claro que está pidiendo que no se juzgue a la monarquía por los hechos de su yerno Iñaki Urdangarín, separado ya del universo familiar y eliminado de los actos protocolarios. Pero hay que estar muy en el ajo para entender el mensaje. Particularmente, lo encontramos poco concreto y demasiado velado; fue un lo digo y no lo digo para mantenerse en la línea de lo políticamente correcto. Nadar y guardar la ropa.

>> Sigue...


Francisco Muro de Iscar - Feliz Navidad.

26.12.11 | 12:20. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, 25 (OTR/PRESS)

Dos voces se escuchan con altavoz estos días, la del Rey y la del Papa. Don Juan Carlos ha estado claro y directo. Ha centrado el gran problema de España hoy, el "inaceptable" paro, y ha pedido que todos trabajemos para paliar la gravísima situación que sufren cinco millones de españoles. Sin el colchón de las familias, uno de los valores esenciales de nuestra sociedad, ahora en la Navidad más presente, España no habría podido resistir el embate de la crisis. El llamamiento del Rey al esfuerzo de todos -políticos, empresarios sindicatos, ciudadanos-, necesita una respuesta unida, generosa y urgente. Ya está bien de defender pequeños intereses, de no poner todo encima de la mesa para encontrar soluciones urgentes, reales, al problema número uno. Patronal y sindicatos, si son capaces, y si no, el Gobierno, deben dar mensajes claros de esperanza. Hay que proteger, también lo reclamó Don Juan Carlos, a los que han perdido su trabajo, pero sobre todo hay que darles un empleo.

Hay que ser valientes. Decía Ortega en "Vieja y Nueva Política" que "todo español está muy obligado a ser mañana más inteligente que hoy, a avergonzarse de sus prejuicios, de sus tópicos, de sus cegueras, de sus angosturas morales". Añade Ortega que cuando España tuvo peso, fue "una España mundial" y cuando no, fue un "aldeón torpe y oscuro que Europa arrastraba en uno de sus bordes", la "España-villorrio que no nos interesa". La prioridad es el empleo y también la educación, una educación de excelencia para tener un capital humano adecuadamente formado, no como hoy, donde al lado de gente mejor preparada que nunca tenemos el peor índice de fracaso escolar, de abandono, de jóvenes sin titulación alguna, incapaces de conseguir un empleo.

El Rey habló también de ETA y pidió "que entreguen las armas asesinas". Esa es la frontera entre ellos y la democracia. Y puso el énfasis en las víctimas de ETA que deben ser el verdadero centro de cualquier salida al conflicto. También se refirió a la imprescindible ejemplaridad de las conductas -una referencia indudable a su yerno, aunque no sólo a él- y dijo que la justicia y la ley son iguales para todos. Ese es el otro gran valor de la democracia. También lo debe ser la pisoteada presunción de inocencia: nadie es culpable hasta que lo dicte un juez.

Y oportuno siempre el discurso de Benedicto XVI haciendo una llamada a la solidaridad con los que pasan hambre en el Cuerno de Africa, al final de la violencia en Siria, al diálogo como forma de resolver los conflictos, a la búsqueda de la paz. El 25 de diciembre se conmemora el nacimiento del Dios Amor, del Dios de todos, del Dios que sostiene que todos somos hermanos. No habrá hermandad entre los hombres mientras las riquezas y la paz sean de unos pocos y el hambre, la miseria y la violencia afecten a tantos. Feliz Navidad y que no nos quiten la esperanza.


José Luis Gómez - A vueltas con España - La salida del PSOE.

26.12.11 | 12:20. Archivado en José Luis Gómez


MADRID, 25 (OTR/PRESS)

Los congresos del PSOE solían convocarse con al menos seis meses de antelación, de modo que hubiera tiempo para el debate sosegado. Esta vez no, por eso ni siquiera en Navidad bajan tranquilas las aguas hacia Ferraz. Los villancicos con letras de Chacón y Rubalcaba son más propios de las tensiones habituales de primavera o del otoño que de estas fechas donde ya solo el Rey intenta ser entrañable, a pesar del toque de atención a Urdangarín para que sea igual que todos ante la ley.

Como dice Javier Solana, a donde debe girar el PSOE es a la realidad y dar respuestas a la realidad, teniendo en cuenta que la de hoy no es la de ayer. Pero eso requiere tiempo y debate a fondo, es decir, no reiterar tantas veces que hay que debatir, sino debatir y llegar a conclusiones sobre ideas y personas. En una interesante entrevista que le hizo Miguel Angel Noceda en El País, a los pocos días de la derrota socialista, evocaba precisamente Solana una poesía de José Angel Valente -"lo peor es pensar que tenemos razón por haberla tenido, la razón se gana"- y es lo que toca ahora en el PSOE: ganar la razón. Lo demás es tontería, como también advertía Solana viendo como se mueve el paisaje que ayudó a crear, junto a Felipe González, una figura que se agiganta, no sin cierta melancolía.

Es Navidad, unos y otros de los que estuvieron allí se cruzan más reproches que propuestas, pero es tanto lo que les queda por hacer que no hay tiempo que perder. Por muy deteriorada que parezca ahora su marca, el PSOE es el gran partido de la democracia en España y, en buena lógica, volverá a serlo, a menos que unos y otros se enreden al margen de la realidad. En Alemania y Francia, el SPD y el PS siempre acaban remontando el vuelo. Será que son más realistas que los socialistas de Italia, donde la gente todavía se pregunta que fue de ellos. Se nota que Solana tiene mucho mundo.


Fernando Jáuregui - Algo, mucho, cambió en el mensaje de Don Juan Carlos.

26.12.11 | 12:20. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 25 (OTR/PRESS)

La expectación quedó justificada. Esta vez, el discurso de Nochebuena del Rey fue, como se preveía, diferente. La clásica enumeración de temas, igual cada año, fue sustituida por una esperada alusión de condena a las "conductas irregulares" que no se ajusten a la ley o a la ética, especialmente cuando estas conductas provienen de gentes conectadas con las instituciones. No es preciso ser un genio para darse cuenta de que Don Juan Carlos, al pedir que no se generalice a todo el sector público ni a todos los empresarios la lógica condena de la sociedad a estas conductas, estaba hablando del escándalo en el que se ha visto envuelto su yerno, Iñaki Urdangarín, al que, por supuesto, no citó expresamente. Pero no olvidó decir que cualquier actuación censurable, provenga de quien provenga, debe ser tratada de acuerdo con la ley. Más claro, imposible.

Serio, muy serio, sin una sola fotografía familiar en el marco elegido del palacio de La Zarzuela -escogió una imagen del propio Monarca entre Zapatero y Rajoy, para simbolizar su llamada a la unidad política--, el jefe del Estado comenzó sus diecisiete minutos de mensaje reconociendo que este ha sido "un año difícil y complicado para todos". "Hay que reconocer con humildad los comportamientos en los que hayamos podido equivocarnos", fue una frase en la que pueden atisbarse algunos indicios de autocrítica.

Este año, el discurso real fue mucho más comprometido, mucho menos rutinario. Cada frase estaba muy, muy pensada -no ha habido intervención del Gobierno en el texto- y escondía mensajes comprensibles, pero no explicitados. Habló de la crisis, de los parados, como no podía ser de otra forma. Y, como siempre, de la necesaria unidad entre las fuerzas políticas. Pero también admitió que le preocupa la naciente desconfianza de los ciudadanos "respecto al prestigio y credibilidad de algunas instituciones", que son, agregó luego, necesarias para la buena marcha del país.

Yo diría, sin innecesarios juegos de palabras, que, en su mensaje, el Rey dio a entender que él sí ha entendido el mensaje, y habló de la disponibilidad de la Corona al servicio de los españoles, sin olvidar -no siempre lo ha hecho de manera tan clara- elogiar la labor del Príncipe en este servicio: no había fotografías de Don Felipe, pero sí una mención contundente y pienso que muy significativa al heredero del trono.

Sí, algo está cambiando muy profundamente en la Monarquía española, la institución más sólida con que cuenta el país. Y el mensaje de este año del Rey, que solamente se complació algo en el fin del terrorismo, aunque señalando que ETA no puede darse por oficialmente desaparecida, certificó que sí, que algo tiene que cambiar para que la necesaria pervivencia de esa Monarquía siga libre de sobresaltos.


José Luis Gómez - A vueltas con España - Las dudas sobre De Guindos.

26.12.11 | 12:20. Archivado en José Luis Gómez


MADRID, 25 (OTR/PRESS)

El saneamiento financiero que debe acelerar el ministro Luis de Guindos es uno de los tres grandes objetivos de la llamada agenda alemana para España, que también comprende la reforma del mercado laboral y la reducción del déficit público. Como admitió la vicepresidenta y portavoz, Soraya Sáenz de Santamaría, el Gobierno está reclamando la colaboración del sistema financiero para acometer su saneamiento y posterior reestructuración en el primer semestre de 2012, un plazo que quizá se alargue un poco más.

Las recapitalizaciones de bancos y cajas no solo son necesarias por los problemas ya conocidos -digestión del ladrillo, alto apalancamiento, dificultades de financiación en el exterior...-, sino también por las previsibles caídas de los precios de los inmuebles, muchos de ellos propiedad de bancos y cajas, y la consiguiente repercusión que tendrá su venta en sus ya débiles balances. Hasta que llegue ese día, la banca no volverá a abrir el grifo del crédito en España, condición indispensable para que se recupere la actividad y sea posible crear empleo neto.

Rajoy habla de más fusiones. También De Guindos. Pero si todo se reduce a cargarse las cajas de ahorros, para privatizarlas, y a hacer más fusiones, podemos encontrarnos con entidades más grandes pero no necesariamente más saneadas. Juntar a dos enfermos en una sola camilla no sana a ninguno de ellos. Lo esencial para que fluya el crédito a las empresas y las familias es que haya bancos con balances saneados, sean grandes o medianos. Al menos en banca, el tamaño no siempre importa, salvo el tamaño de los activos inmobiliarios dañados...

De Guindos conoce bien el sector financiero y eso le puede ayudar a gestionar mejor. Lástima que a sus habilidades sume el borrón de su paso por Lehman Brothers --la entidad cuyo tóxico colapso está en el origen de la crisis-- y alguna cosa más: por ejemplo, ¿desde su salida del Gobierno de Aznar, del que había sido secretario de Estado, cuánto tiempo estuvo sin colaborar con la firma financiera Nmas1? ¿Se había acabado su período de incompatibilidad?


Carmen Tomás. Desde el parqué - La bolsa y España, respiran.

26.12.11 | 12:20. Archivado en Carmen Tomás


MADRID, 25 (OTR/PRESS)

Tenemos gobierno y tenemos un plan para salir de la crisis. Rajoy eligió a su equipo económico que coordinará directamente y que el próximo día 30 tomará las primeras medidas. La sociedad española respira un tanto más tranquila. Todos son profesionales de peso, que vienen enseñados de casa y que han demostrado que saben lo que hay que hacer. En este ambiente, la bolsa española se ha dado el gustazo de avanzar más de un 4 por ciento y poner al IBEX en los 8.500 puntos. Puede que el volumen no pueda ser considerado abultado, pero hay ganas y fundamentos para seguir esta tónica. No cabe duda de que muchos datos positivos, sobre todo procedentes de Estados Unidos, han animado a los inversores, pero la incógnita despejada de que en manos dejaba Rajoy los asuntos económicos nos ha tranquilizado a todos. Los primeros espadas y sus hombres de confianza. Hay una hoja de ruta y aunque las dificultades son enormes y las tensiones brutales, pocos dudan de que España va a salir del abismo y no en mucho tiempo.

Para los expertos bursátiles, la bolsa está haciendo suelo y las perspectivas para los próximos meses son bastante mejores. La prima de riesgo se ha relajado -ya nos ponen de ejemplo en algo- y la barra libre del BCE a los bancos contribuirá a aliviar tensiones en el sistema financiero. Si los bancos se tranquilizan porque ya saben con qué van a hacer frente a sus deudas, dedicarán dinero a su negocio que es dar crédito. Vamos a ver, pero la reestructuración del sistema financiero se pondrá en marcha de la mano del nuevo ministro de Economía. De Guindos tiene seis meses y sabe cómo abordarla. También Montoro sabrá cómo abordar el presupuesto y cómo dialogar con las Comunidades Autónomas para que se ajusten al guión de la austeridad. Además, veremos a Soria, el ministro de la Industria y la Energía, abordar los delicados asuntos que le da dejado encima de la mesa su antecesor, lo primero el recibo de la luz.

En todo caso, habrá que esperar a la auditoría que se hará a las cuentas de todos y cada uno de los ministerios para ir tomando las decisiones correctas. Las primeras medidas urgentes se tomaran el 30 de diciembre y muchas más en los siguientes consejos de ministros. España está en marcha, los que nos dirigen saben lo que hay que hacer y la confianza en que eso es así se ha logrado transmitir a los españoles y a nuestros socios. Saldremos de ésta con la ayuda de todos, pero bien dirigidos. Sobre esto no hay ninguna duda. Habrá que seguir ajustándose y sufriremos más parados y más recortes, pero el esfuerzo no será baldío.


Charo Zarzalejos - Navidad que no lo parece.

26.12.11 | 12:20. Archivado en Charo Zarzalejos


MADRID, 25 (OTR/PRESS)

Lo dijo la supervicepresidenta del Gobierno, Soraya Saenz de Santamaría: con tanto trabajo se nos ha olvidado que estamos en Navidad. Tiene toda la razón. No creo que en lo que llevamos de democracia hayamos vivido una Navidad que parezca tan poco una Navidad. La investidura, el nuevo Gobierno, los primeros nombramientos y las brechas del PSOE apenas han dejado aliento para otra cosa que no sea el seguir de cerca la actualidad.

Pero si, estamos en Navidad. El común de los mortales, cuando estas líneas aparezcan, ya habremos superado la prueba de la cena del sábado, día 24 y ya mismo en revistas, reportajes y publicidades nos aconsejarán como salir del año 2011 con éxito; es decir, nos sugerirán que ropa ponernos, que cotillones a los que acudir a divertirse por obligación y como saldar la cena con el menor esfuerzo posible. En este punto, nada nuevo. Todos los años igual.

Sin embargo esta es una Navidad que no lo parece sobre todo para quienes desde hace unos días tienen sobre sus espaldas la responsabilidad de sacar al país del atolladero y atonía en el que se encuentra. Entre plato y plato ultimarán sus equipos y antes de coger el móvil se lo pensaran dos veces porque nunca faltan amigos sobrevenidos como por arte de magia.

En esta Navidad que no lo parece, España inicia una nueva andadura con un nuevo Gobierno que en sus primeros días está viviendo la placidez de la general buena acogida. Son sus propios integrantes los primeros que saben que estas jornadas de vino y rosas son días contados. Tan contados que dan por descontado que comenzarán el año con las primeras críticas o reticencias, una vez que se conozcan las medidas que se van a adoptar el próximo día 30. Montoro habla de reformas que no de recortes y los más creemos que habrá reformas y que habrá recortes.

Como aún quedan unos días para llegar al 30 y aunque sólo sea a modo de terapia, concedámonos unos días de Navidad de manera que podamos ejercer una pizca de solidaridad con quienes menos tienen, escuchar en silencio un buen concierto, releer ese libro que guardamos y que en su día nos apasionó, hacer realidad esa cita pendiente desde hace meses. Acariciemos, en fin, estos últimos días del 2011 con la mirada puesta en el 2013 porque tengo para mi que en el 2012 nos vamos a enterar.


El rincón del soneto - SE FUERON

24.12.11 | 12:30. Archivado en Salvador Freixedo

SE FUERON

Por suerte para todos, ya se fueron,
pero a España temblando la dejaron
pues sus instituciones destrozaron
y la convivencia la destruyeron.

Cumplieron las leyes como quisieron,
lo que estaba a su alcance lo robaron
los ministerios los desprestigiaron
y a sus amigos los enriquecieron.

Pero ya se largaron de una vez
después de haber sembrado tanta inquina.
Su gobierno fue pura insensatez

improvisando leyes por rutina.
Se llevaron “cien años de honradez”
y dejaron mil años de ruina.

.
___________________
Por Salvador Freixedo
freixedo@terra.es
Suscripción gratuita
(22/12/2011)


Rafael Torres - Al margen - Soraya y sus espías.

24.12.11 | 12:20. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 23 (OTR/PRESS)

La noticia, inquietante en verdad, de que Soraya Sáenz de Santamaría se hace con el control del Centro Nacional de Inteligencia, exhuma un dato medio traspapelado en la memoria, el de que tenemos ¡3.500 espías! Cáspita. ¿Y qué? ¿Espían mucho? No preguntará uno qué espían, que eso es secreto profesional, pero, ¿no son muchos espías? ¿No podríamos apañarnos en estos tiempos de recortes salvajes con, por ejemplo, mil espías? Colocándolos bien, y convenientemente disfrazados, mil espías podrían dar muchísimo juego. Pero, ¿a quién?

Porque toda vez que en España el Estado prácticamente no existe, sino que el gobierno de turno lo suplanta, ese viaje del CNI desde el Ministerio de Defensa, que sí remite un poco a la idea de Estado, al de Presidencia, que no remite en absoluto al Estado, sino al Gobierno, clarifica a quién podrían dar ese juego los espías, al Gobierno precisamente. Claro que siendo este un gobierno sustentado sobre una mayoría absolutísima, y de un partido tan sectario de suyo, tanto que lo primero que ha hecho en el Congreso es quitar de su sitio el busto de don Manuel Azaña, presidente que fue de un Estado español verdadero, solo queda encomendarse a la Patrona de los Imposibles para que ilumine a Soraya y no le deje usar del CNI a su libre albedrío. Porque, ¿qué controles democráticos, suprapartidarios, tendrá eso en Presidencia, en las exclusivas manos de su titular?

Soraya Sáenz de Santamaría, en efecto, amasa un poder enorme, sin precedentes, y nada induce a pensar que vaya a amasarlo adecuadamente. En España, ya se sabe, dar mucho poder a alguien es lo peor, lo más suicida, que puede hacerse. Pero aún queda otra cuestión: ¿Qué sabe Soraya de espías, ni de espionaje, ni de contraespionaje, ni de nada de eso? ¿Leyó muchas novelas del género, vio películas, hará un cursillo acelerado? Lástima de no disponer la sociedad de unos cuantos espías propios para que husmeen en el ignoto mundo de sus conocimientos.


Fermín Bocos - Pinta bien.

24.12.11 | 12:20. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 23 (OTR/PRESS)

Pinta bien. El nuevo Gobierno, pinta bien, pero ya se sabe que solo la mar dice cuando un barco es bueno, así que habrá que esperar. En este caso, esperar a los resultados del tratamiento económico para hacer frente a los tres principales problemas que tiene planteados España: el paro (cinco millones de desempleados),la deuda (solo en intereses este año hemos pagado 21.000 millones de euros) y el déficit (6 por ciento).

La travesía es infernal. A los lectores de los clásicos les recordará a Cerbero, el mitológico can de tres cabezas que guardaba las puertas del Hades. Rajoy, cuando todavía no era presidente del Gobierno, muy pegado a la retranca gallega que prodiga, no pedía los cien días de espera de costumbre: "Me conformo -decía- con 20 minutos". El futuro se avizora "recio", por decirlo en palabras de Jorge Fernández, flamante ministro del Interior. Volviendo al asunto de fondo, para ponderar la solvencia del nuevo Gabinete a partir de las biografías de los nuevos ministros lo primero que salta a la vista es el peso, el crédito profesional y político de la mayoría de los nombrados. Desde luego, en el cotejo con el último Ejecutivo de Zapatero salen ganando. Rajoy se ha rodeado de personas competentes. La mayoría tienen una o dos carreras y han superado oposiciones para ingresar en algunos de los cuerpos de elite del Estado. Tener una carrera no garantiza el buen juicio -hay ejemplos notables de tontos que parlotean en tres o cuatro idiomas-, pero remite a un universo personal de voluntad de saber, de autoexigencia, de oposiciones culminadas con éxito a base de hincar los codos. Un universo, en definitiva, alejado de la indigencia intelectual de alguno de los miembros y "miembras" que poblaron el anterior Gobierno. Lo dicho: solo la mar dice cuando un barco es bueno. Que empiecen a navegar. Después, habrá que observar la maniobra con ojos críticos y opinar.


Antonio Casado - La economía manda.

24.12.11 | 12:20. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 23 (OTR/PRESS)

Solo en el número de departamentos y en algún nombramiento de segundo nivel sorprendió Mariano Rajoy. Tanto se había hablado de recortar la fronda administrativa y tanto se había filtrado que su Gobierno no tendría más de diez ministerios ("once, como mucho", le oí decir cuarenta y ocho horas antes a uno de los elegidos), que hemos de tomar como una sorpresa este incumplimiento de los anunciados recortes en el funcionamiento de la Administración Central.

El segundo apunte es el de la previsibilidad. Un rasgo propio del nuevo presidente del Gobierno, como él se encarga de resaltar. Buena noticia. Aunque hizo bandera de la discreción en los nombramientos, finalmente no jugó a sorprendernos sino a formar un equipo solvente. La solvencia combinada con la lealtad a un proyecto y a un líder es un bien escaso. Si añadimos que Rajoy no es hombre propenso a la extravagancia, tampoco podían equivocarse tanto las quinielas previas.

No se equivocaron en lo principal. Soraya de número dos en el organigrama y Guindos de hombre fuerte como clave de bóveda. Soraya para coordinar el quehacer de los ministros y la iniciativa legislativa del Gobierno. De Guindos y Montoro para afrontar los retos de la economía, que constituyen el 80 ó el 90 por ciento del programa presentado por Rajoy ante el Congreso en su reciente debate de investidura.

Prácticamente toda la acción política del nuevo Ejecutivo cuelga de los consabidos desafíos: crecimiento, empleo, contención presupuestaria, austeridad, etc. En ese sentido puede decirse que, de Rajoy abajo, Soraya se queda nominalmente con el arma política de la primacía entre iguales. Correcto. Pero la potencia de fuego es para el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos. En tándem con el de Hacienda, Cristóbal Montoro, que será el severo vigilante de la playa en materia presupuestaria.

En esa clave ha de interpretarse la futura gestión del resto de los ministros. En algunos, es de cajón, como Fomento (Pastor), Industria (Soria), Agricultura (Cañete) o Empleo (Báñez). No olvidemos que, además del poder inversor del Estado, está el poder gastador del Estado. Se localiza éste en todos los ministerios, en unos por su propia naturaleza, como los responsables de la Seguridad Social y los servicios sociales (Báñez y Mato), y en otros porque lo mandan las circunstancias. Por ejemplo, el Ministerio de Asuntos Exteriores (García Margallo) será de hecho, aunque no en el organigrama, un brazo más del Ministerio de Economía en la restauración de la marca España en el exterior. O el Ministerio de Defensa (Morenés), que ya no está pensado para defendernos de una invasión exterior sino para crear riqueza en el sector industrial, y por eso se ha nombrado a un hombre relacionado con el sector de la seguridad y la fabricación de armamento.


Andrés Aberasturi - Los líos del PSOE

24.12.11 | 12:20. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 23 (OTR/PRESS)

Menos mal que el nuevo Gobierno está por la labor de empezar rápido a dar titulares y disgustos porque si no el PSOE iba a acaparar demasiadas primeras páginas y no precisamente para bien. Ha comenzado la guerra de los manifiestos y el personal se tira a dar donde más duele. Lo mejor de todo es que, al final, veremos abajofirmantes que aparecerán en todas las listas; son los eternos supervivientes capaces de navegar bajo cualquier bandera y hacia cualquier destino. Renuncio a dar nombres.

Ya llevamos dos escritos y un oral. El primero llevaba por título "Mucho PSOE por hacer" y se atribuye, naturalmente, a Carmen Chacón y los suyos. Paso de reflexionar sobre lo que allí se decía porque es tema ya muy trillado pero si me llamó la atención la rapidez en hacerse público cuando el cadáver político de ZP aun estaba de cuerpo presente. A esta autocrítica-intento-de-desmarque, le siguió un articulo en "El País" con un titulo esclarecedor y punzante: "Sí estuvimos allí" y daban un repaso a los del "mucho PSOE por hacer" asumiendo colectiva y solidariamente la responsabilidad de la era Zapateril; hablan de orgullo y honor y terminan con una afirmación lapidaria: "A los que hemos tenido responsabilidades en los últimos años nos corresponde ahora ejercer la autocrítica en primera persona del singular" Una respuesta así de contundente merecía el contraataque de los "chaconistas" (dicho sea para abreviar) pero esta vez el comunicado no se hizo por escrito sino por oral, como los exámenes antiguos y a todos los que querían oír les decían que no van a admitir lecciones de lealtad de nadie y menos aun de quienes ocultaron a ZP durante toda la campaña hasta el fracaso final.

Un lío. Un lío porque ni Chacón asume aun el chaconismo ni Rubalcaba aparece al frente de los que "sí estuvieron allí" que, por cierto fueron todos, unos y otros. Y si en apenas una semana ha pasado todo esto, ni les cuento lo que nos queda por oír de aquí a febrero que es cuando está previsto el Congreso de los socialistas. ¿Resulta preocupante esta más que probable disputa? En absoluto. Si algo se echa de menos en esta izquierda de ahora es la falta de dialéctica y el exceso de pensamiento único. El único problema que podría haber aquí es la interlocución con el Gobierno hasta que las cosas queden claras en el primer partido de la oposición porque su coherencia y su consenso deberían ser fundamentales en las medidas a tomar en las próximas semanas. ¿Quién va a ser el responsable del PSOE en las negociaciones con el Ejecutivo y qué autonomía y poder moral va a tener cuando nadie sabe qué tendencia va a triunfar en el Congreso?

La mayoría absoluta es siempre peligrosa, pero si encima la oposición está más preocupada en sus líos internos que en su papel de oposición, la cosa se pone realmente peliaguda.

a.aberasturi


EPÍSTOLA A DANI, el agnóstico de la laicidad (I).

24.12.11 | 12:00. Archivado en Roberto Malestar Rodríguez

Véase «Epístola a Dani, el agnóstico de la laicidad (II)
.
INTROITO DE SITUACIÓN
Mientras en su patio de monipodio el jefe del clan mixtíforo de la vida y la muerte, ZP el Hechizado (el hechicero hechizado), practica cínicamente la bíblica oración:

«No explotarás al jornalero pobre y necesitado, ya sea uno de tus compatriotas o un extranjero que vive en alguna de las ciudades de tu país. Págale su jornal ese mismo día antes que se ponga el sol, porque está necesitado y su vida depende de su jornal»...,

...simultáneamente, desde la tumba de Discépolo, unas escasas pero sublevadas cenizas filosóficas claman al cielo:

«Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclado la vida,
y herida por un sable sin remaches
ve llorar la Biblia
junto a un calefón.»
.
PARA LA METÁFORA SUFICIENTE DE LA IMBECILIDAD CELTIBÉRICA
Después de leer sus comentarios al artículo «Fuera Papa, fuera cruces, fuera católicos. El acoso de la izquierda» —de Magdalena del Amo—, le escribo a usted, Dani Quienquieraquesea, por considerarle metáfora suficiente de cierta ultramontana y capitidisminuida actitud laicista con punto neurálgico en la incorregible imbecilidad celtibérica. Incorregible y paradoxal, pues que yo sepa, en todo el Universo, sólo existe un pueblo capaz de arrojar piedras contra su propio tejado. Y formando como forma usted parte de la primera línea de sus jenízaros, ya bien sabrá a qué pueblo y etnia me refiero.

Porque el hecho es que, desde un inocultable cartesianismo perdonavidas, sintetiza usted con sorprendente perfección a cuantos rechazan las personas que no acatan ni juran los principios de la cruzada propia; acusándoles por encima, perversamente, de pretender imponerse “con sectarias y subjetivas apreciaciones personales”, tal como asegura cierto botarate de alias Libertché, quien por el estilo y contenido de su comentario a propósito de dicho artículo, bien pudiera sin desdoro llamarse Jorge Verstrynge: aquel neofascista que por obra y gracia de don Manuel Fraga —entre cuyos aciertos inolvidables también debemos contar la entrega de la Vicepresidencia de la Xunta de Galicia al más inefable de los traidores gallegos: Xosé Luis Barreiro— llegó a ser Secretario General de Alianza Popular, y por méritos de propia cara dura, socialista del PSOE de las JONS después; además de marxista, turiferario de Ahmadineyad y, no sin pingüe beneficio a costa del hoy enajenado pueblo venezolano, asesor marcial de gorilas rojos —que uno retorna siempre a sus orígenes. El mismo a quien los de «La noria» de Telecinco acostumbran a sentar a la siniestra de su peculiarísimo Anticristo —y como verruga cósmica de prostibulario estilo— María Antonia ¡Iglesias! Válgame Dios, que como dice la milonga: las cosas que hay que aguantar...

Mas se preguntará usted por qué tildo de botarate al tal Libertché. Pues bien: la Filosofía, señor, cuya congruencia obliga a no dar puntadas sin hilo, me sugiere que botarate es quien, por íntimo alboroto y privación de juicio, cree poder imputar su personal y consuetudinaria aberración a cuantos rechazan hacerle coro. Stricto sensu, constituye una cuestión de creencias, y como tal, en política, el botarate sectario es aquél que se cree con legitimidad suficiente como para calificar de sectario a quien sin embargo no lo es; como en su caso, el botarate antidemócrata, con legitimidad para calificar de antidemócrata a quien nunca en efecto lo ha sido; o también, tras su máscara de aparente racionalidad, el botarate irracional, autoinvestido de legitimidad suficiente para descalificar de irracional a quien razona tan bien como él las menos de las veces y, por ventura, harto mejor las más.

>> Sigue...


Fernando Jáuregui - ¿Qué nos dirá el Rey?

24.12.11 | 12:00. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 23 (OTR/PRESS)

Difícil papeleta la del Rey en su mensaje de esta Nochebuena. Es la culminación de un "annus horribilis" en el que el Monarca ha padecido lesiones, incomprensiones, alejamientos familiares y, desde luego, el estallido de un escándalo, el protagonizado por su yerno, Iñaki Urdangarín, que no por conocido está resultando menos dañino para la Monarquía. El Rey no puede, este año, lanzar a los españoles un mensaje similar al del año pasado, que era, a su vez, parecido al del año antepasado y, desde luego, casi idéntico al del año anterior. ¿Qué dirá, qué puede decir, el jefe del Estado en esta ocasión tan delicada para él?

Si tuviese que apostar, apostaría por que Don Juan Carlos no eludirá, aunque sin citar de manera explícita al marido de su hija Cristina, el espinoso "caso Urdangarín". Desconozco, por supuesto, el tenor exacto del mensaje real, pero me consta que al Rey le han aconsejado -y conste que en esta ocasión el Gobierno no ha tenido participación alguna en la elaboración del texto- referirse a la necesidad de que la Corona sea transparente y de que su trayectoria discurra de acuerdo con unos parámetros de rectitud.

Tengo la impresión de que el listado de temas que ya son rutina en los discursos reales va a ser sustituido esta vez por algo más contundente; el Rey, que es un profesional en lo suyo y que tiene tras de sí una trayectoria en la que tantas cosas han ocurrido, sabe, sospecho, que ha llegado el momento de poner toda la carne en el asador por el bien de una Institución que a mí me sigue pareciendo esencial para un futuro prometedor del Estado español. La expectación, esta vez, está justificada: me parece que estamos ante un viraje en algunos temas que parecían inamovibles en La Zarzuela; esa sería, y lo digo desde mi perspectiva de monárquico, una buena señal.

fjauregui@diariocritico.com


Mabel Redondo - Entre Bambalinas - Espartaco ya ha saldado cuentas con Patricia Rato.

24.12.11 | 12:00. Archivado en Mabel Redondo


MADRID, 23 (OTR/PRESS)

Se cumple un año del divorcio de Espartaco y Patricia Rato y continúa coleando el reparto de bienes gananciales. Fueron diecinueve años de relación y tres hijos en común, tras la ruptura reinó la tensión entre ellos, fueron meses muy duros con comunicados de por medio. La reconciliación era impensable, como lo sigue siendo actualmente, todo a pesar de los intentos de Alejandra por unir a sus padres. La primogénita insiste en que todo vuelva a ser como antes, pero eso es pedir un "imposible", no hay ni habrá "marcha atrás". Tras la separación la hija mayor de la pareja fue el principal apoyo de Patricia, llegó a distanciarse de su padre e incluso las visitas se espaciaron en el tiempo.

Espartaco y Patricia llegaron por fin a un acuerdo económico, el torero se comprometía a abonar a su exmujer seiscientos mil euros, cantidad que aportaría en dos pagos, el primero lo hizo en el momento del acuerdo y según me aseguran personas muy ligadas al entorno de Espartaco el segundo pago se acaba de realizar en esta misma semana, ya que el compromiso inicial era que lo finiquitase antes de que terminara el año. El paso del tiempo ayuda, a veces, a limar asperezas y últimamente Espartaco y Patricia tenían ya una comunicación más fluida. Será por eso que en una conversación telefónica que mantuvo Patricia con el torero ella le tranquilizó diciendo que si no le venía bien hacer el pago que no se preocupase porque podría posponerlo, ya que ella no tenía prisa en cobrar. Sin embargo, Espartaco se quedó boquiabierto cuando al recoger a su hijo pequeño en el AVE la señora del servicio le espetó un mensaje de parte de Patricia: "Dice su exmujer que lo que tiene que hacer es pagarle todo lo que le debe", un buen amigo del torero así me lo confirma. Espartaco ya ha saldado cuentas con su exmujer y es puntual en el pago de los nueve mil euros mensuales que acordó para la manutención de los hijos de la pareja. A pesar de los rumores que les relacionaban con otras personas, ni uno ni la otra han rehecho a día de hoy su vida sentimental.

El Auditorio Nacional de Música de Madrid ha vibrado con fuerza esta semana, sus puertas se abrían para acoger a las casi tres mil personas que no quisieron perderse el "Concierto de Navidad" y cuya recaudación se destinará a la "Fundación Padre Arrupe". Gracias a estas aportaciones es posible que más de mil ochocientos niños de El Salvador puedan estudiar en un colegio que se puso en marcha hace tiempo. Durante casi dos horas los presentes nos pudimos deleitar con un repertorio típicamente navideño en el que no faltaron la "Polka Francaise" de Strauss ni la "Noche de Paz", ni por supuesto un maravilloso coro de Gospel que brilló con "Jesús oh what a wonderful child". Como colofón resonaron los aplausos de un público encantado especialmente con Inma Shara, una mujer brillante que despunta como una de las mejores directoras de orquesta de Europa.


El gabinete de Rajoy, bien, con algunas reservas.

23.12.11 | 12:30. Archivado en Magdalena del Amo

El flamante gobierno del Partido Popular es estos días el nuevo alimento periodístico, muy palatable además y de mejor digestión que algunas comidas y cenas navideñas. Aunque es una tentación hablar y escribir de perfiles, sólo voy a dar unas pinceladas de trazo grueso sobre algunos de los estrenados. La izquierda está que trina por la paridad. Que esto sea tema con la que está cayendo me parece, cuando menos, frívolo y propio de quien se toma la política a broma o como mero pasatiempo social. Un titular de prensa cataloga el gabinete como “sobradamente preparados”. La aclaración, aunque obvia, no sobra, máxime acostumbrados como estamos a las sorpresas de infarto de Zapatero, con sus Pajines, Aídos y Chacones. Sí, ya sé que estoy criticando a tres féminas y que también hubo varones nefastos en el gobierno socialista, pero lo de estas tres ministras rebasó todos los límites admitidos. Que Rajoy se rodee de gente de su confianza es lógico. Es inteligente además que arrope a quienes le demostraron fidelidad y entrega absoluta a lo largo de su éxodo hacia la tierra prometida. Tierra prometida y alcanzada quizá porque supo tener paciencia y tesón, tragarse muchos sapos y no estrellar las tablas de la ley contra el becerro de oro, escena magistral y sublime de Charlton Heston encarnando a Moisés en la película de Cecil B. DeMille. Lo de Mariano no es enfadarse, ni siquiera ofender de palabra, salvo alguna frase escapada como aquella famosa “bobo de solemnidad” lanzada a Zapatero y poco más. Lo de “hombre tranquilo” es una calificación que define su perfil y talante, y es nuestro deseo que no sea merecedor de otras que la desbanquen.

La comparecencia de Rajoy en el salón de tapices del Consejo de Ministros fue un hito histórico que todos esperábamos, pero supo a poco. Demasiado escueto el acto y ¡oh!, sin preguntas, al estilo Zapatero, todo hay que decirlo. Esperemos que la mala e irrespetuosa costumbre impuesta en la legislatura pasada, y adoptada por otros políticos –el efecto contagio es terrible—de convocar sólo a los informadores gráficos, no sea adoptada por nuestro recién estrenado gobierno.

En cuanto a los ministros, pongo mi esperanza en el de Defensa, Pedro Morenés, porque sé que devolverá al ejército español, tan ninguneado y humillado en las dos últimas legislaturas socialistas, el lugar y el papel que por historia y tradición le corresponde.

Aunque Luis de Guindos estuvo siempre en las quinielas, queríamos creer que para la cartera de Economía se optaría por alguien que no tuviera un pasado tan en entredicho como el suyo. Soñábamos con Pizarro, hombre cabal, moral y competente; ideal para un periodo de crisis en el que hay que conjugar tantos parámetros. ¿O quizá se buscaba ese “ogro” financiero, capaz de llevar a cabo las reformas estructurales y acometer las medidas extremas que exige la UE? No hay que olvidar que Luis de Guindos, si bien es considerado como un profesional brillante con gran proyección internacional, fue consejero asesor para Europa del Lehman Brothers, y hablar de tal entidad es hacerlo del inicio del desmorone financiero internacional. Que es un duro de la economía, sí y que no le hacen cosquillas ni las lisonjas ni los amores, también. Sólo cabe esperar que haga el milagro y se redima entre los escépticos.

>> Sigue...


Cayetano González - A imagen y semejanza de Rajoy.

23.12.11 | 12:20. Archivado en Cayetano González


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

Es lógico que Mariano Rajoy haya hecho un Gobierno a su medida o, como dirían los clásicos, a su imagen y semejanza. Eso ha pasado, en mayor o menor medida, con todos los presidentes del Gobierno anteriores. Rajoy ha nombrado ministros a amigos personales suyos -caso de Jorge Fernández, Ana Pastor, José Manuel García Margallo, José Ignacio Wert-; a algunos de los que le han acompañado en la travesía del desierto desde que perdió no tanto las primeras elecciones del 2004, sino sobre todo las del 2008 -Soraya Sáenz de Santamaría, Ana Mato, Cristóbal Montoro, Miguel Arias Cañete, Fátima Bañez, José Manuel Soria-; a personas que sin ser afiliadas al PP han ocupado cargos importantes en los gobiernos de Aznar -Luis de Guindos, Pedro Morenés- y a un verso suelto lleno de ambición por el que Rajoy siente una especial debilidad: Alberto Ruiz Gallardón.

Pero junto a estos rasgos de amistad y/o lealtad de los nombrados hacia quien les nombra, es de justicia subrayar también el alto grado de competencia y preparación que tienen muchos de los nuevos ministros del presidente Rajoy. Aunque como dice el refrán, "todas las comparaciones son odiosas", sería bueno que al Consejo de Ministros no volvieran a acceder nunca más personas -como ha sucedido en los Gobiernos de Zapatero- donde su nivel de preparación intelectual y profesional era manifiestamente mejorable. No hace falta concretar nombres que, por otra parte, están en la mente y en el recuerdo de todos.

Parece obvio que Rajoy ha depositado en Soraya Sáenz de Santamaría grandes dosis de poder, al nombrarla única vicepresidenta del Gobierno -Zapatero llegó a tener hasta tres vices- el Ministerio de la Presidencia y la portavocía del ejecutivo. Por si todo esto fuera poco, el Centro Nacional de Inteligencia, dejará de estar en la órbita del Ministerio de Defensa y pasará a depender también de la nueva vicepresidenta. En cuanto al núcleo económico, siendo muy bueno y competente el tándem que formarán De Guindos y Montoro, Rajoy ha querido mandar también un mensaje muy claro a todos: será él en persona quien presida la Comisión Delegada de Asuntos Económicos y por lo tanto, quien estará muy encima de la toma de decisiones importantes y urgentes que van a hacer falta adoptar para sacar a nuestro país de la crisis.

España ha estado con un gobierno en funciones, fuera de cobertura, en los últimos seis meses desde que en junio Zapatero anunció el adelanto electoral para el mes de noviembre. Los usos democráticos siempre han concedido cien días de gracia a los nuevos gobiernos. En este caso, no van a tener ni uno. Los nuevos ministros, después de tomar el turrón en la Nochebuena, tendrán que empezar a trabajar ya, sin demoras. Fundamentalmente los del área económica, pero no solo. La situación de España no admite más demoras. Nos jugamos mucho.


Julia Navarro - Escaño Cero - La experiencia es un grado.

23.12.11 | 12:20. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

Permítame decir que están de moda los Gobiernos integrados por técnicos. Si echamos un vistazo a lo que se lleva en Europa vemos que los países con dificultades, Italia, Grecia, Portugal, y ahora España, se decantan por políticos con un perfil claramente técnico. Y en mi opinión Mariano Rajoy se va a rodear de un grupo de hombres y mujeres que, la mayor parte de ellos, tienen experiencia política pero al mismo tiempo tienen currículum. Muchos de ellos han pasado por el trance de oposiciones al Estado. Con eso está todo dicho.

Los Gobiernos, como los barcos, se conocen en la mar unos y en el día a día los otros, de manera que habrá que esperar a que los nuevos ministros tomen decisiones antes de hacer un juicio contundente. Rajoy ha rescatado a tres ministros de Aznar, que naturalmente son personas de su entera confianza, tanto Montoro como Arias Cañete y Ana Pastor.

Con el núcleo fuerte del equipo económico no nos ha sorprendido, es decir, ha confirmado lo previsible: Montoro a Hacienda y De Guindos a Economía. Bueno, en el caso de Ana Pastor, al frente de Fomento, habrá que reconocer que ningún analista la situaba en este ministerio, sin duda capital en el momento económico de crisis. Y ha cambiado el nombre al Ministerio de Trabajo, modernizándole con el de Empleo y nombrando ministra a una mujer de su confianza, Fátima Bañez, que ella sí se estrena en las cosas de la alta política y es quizá la única que carece de la experiencia del resto del Gabinete. Bueno, quizá en este apartado también habría que incluir a Ana Mato, a la que ha premiado por su lealtad, y a José Manuel Soria, que nunca ha estado en primera línea política.

¡Ah! y ha hecho un guiño al "centro" con los nombramientos de García Margallo y José Ignacio Wert, ya que ambos provienen de UCD. En el caso de García Margallo ha apostado por lo seguro, por un sólido conocedor de la política internacional que tendrá que volver a embridar la política exterior española.

Quizá las únicas sorpresas han sido la de Pedro Morenés, en Defensa, que no aparecía en ninguna de las quinielas, y José Ignacio Wert, que se hará cargo de una "tri cartera", Cultura, Educación y Deportes. Vaya por delante que me parece un acierto que el nuevo presidente al final no haya suprimido la cartera de Cultura. Un país con un patrimonio tan impresionante como el nuestro necesita de unas líneas maestras de actuación y coordinación entre las comunidades autónomas.

Alberto Ruíz Gallardón ¡por fin! es ministro y nada menos que de Justicia, y el cargo le viene como anillo al dedo porque al fin y al cabo es fiscal. En cuanto a Jorge Díez, le ha premiado con el Ministerio de Interior, un puesto clave en cualquier Gobierno y que siempre ocupa alguien de la entera confianza del presidente de turno. A Arias Cañete le vuelve a enviar a Agricultura, asignatura que se sabe al dedillo. Con este nombramiento también apuesta por lo seguro.

Y, por supuesto, la gran estrella del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, una política inteligente, con una gran capacidad de trabajo, excelentemente preparada, y con ganas de balón, es decir de hacer política con letras mayúsculas.

Tiempo habrá para seguir haciendo un análisis del nuevo Gobierno pero parece evidente que Mariano Rajoy ha nombrado un Consejo de Ministros integrado sobre por todo por técnicos, por políticos que se saben su asignatura, que no son nuevos en el oficio, que tienen experiencia y desde luego todos son de la más estricta confianza del presidente.

Este Gobierno tiene que encarar una de las situaciones más difíciles de nuestra historia reciente: una crisis económica sin precedentes, con más de cinco millones de parados. En cuanto al cariz ideológico del nuevo Consejo de Ministros, es obvio que este es un Gabinete de centro-derecha pero con un perfil moderado.

Todos los Gobiernos cuentan con cien días de gracia, yo no sé si los ciudadanos le van a dar a este Gobierno esos cien días habida cuenta de la gravedad de la crisis, de manera que tendrán que empezar a tomar decisiones desde ahora mismo. Por el bien de todos esperemos que acierten.


Francisco Muro de Iscar - Confianza.

23.12.11 | 12:20. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

No van a tener cien días, ni siquiera la mitad, pero la primera impresión del nuevo Gobierno, con los ministros ya sentados en su despacho, es que parece sólido y transmite confianza. Responde, también, a la prudencia de quien lo ha nombrado pero eso sólo puede durar unas horas. La prudencia tiene que dejar paso a las medidas y éstas no pueden ser ni timoratas ni equivocadas, porque entonces se pierde la confianza. Aristóteles decía que "los discursos inspiran menos confianza que las acciones" y ya ha pasado el tiempo de los discursos y de los propósitos, incluso de los que no han sido explicitados pero están en el pensamiento del presidente y sus ministros.

Los que desde la oposición -especialmente los sindicatos- han sido prudentes en la valoración del nuevo Gobierno, empezarán a darle caña a las primeras de cambio. Fernández Toxo, el líder de Comisiones Obreras ya ha pedido reunión urgente con Rajoy para que el presidente se moje y, además, que convoque la mesa del diálogo social. No me parece que esa reunión se vaya a producir en los próximos días, entre otras cosas porque el presidente ya les ha dicho a los agentes sociales que acudan a verle antes de Reyes con propuestas concretas, realistas y que sirvan de verdad para reformar el mercado laboral.

Aunque no basta con eso, algunas cosas parece que las tienen claras. Luis de Guindos, el nuevo ministro de Economía y Competitividad, y también de Innovación, -un acierto el nombre porque marca un objetivo básico- ha dicho que el objetivo número uno es la creación de empleo. El primero, el segundo y el tercero porque o frenamos la destrucción de empleo o nunca volverá la prosperidad. Luis de Guindos es un economista bien amueblado, sensato, sólido, y aunque algunos le han recordado que era el hombre de Lehman Brothers en España ni fue responsable del desmán de sus jefes americanos ni esa es su única experiencia. Ha acreditado solidez, sensatez y transparencia. No es poco. Dos técnicos comerciales - él y José Manuel Soria- en un Gobierno aseguran rigor y capacidad técnica. Soraya aporta trabajo y constancia; Gallardón, frescura, como José Ignacio Wert, Ana Mato o Fátima Báñez. Ana Pastor, Cristóbal Montoso, Jorge Fernández, García Margallo o Arias Cañete, experiencia y solidez. Pero lo tienen que volver a demostrar y tienen que ser un equipo. Algunos ministros con caché han tardado en perderlo el tiempo en que han dado su primera entrevista. Por el bien de todos, hay que esperar que no sea así.

Victoria Camps dice que sin "la construcción" de la confianza no puede haber una auténtica democracia. El nuevo Gobierno tiene que aprovechar esa confianza mayoritaria que ha recibido y el hecho de que su oposición está buscándose por las esquinas. Lo primero le va a durar poco y hay muchos agentes sociales esperando a ver dónde aprietan o en qué se equivocan. Lo segundo no depende de ellos, pero parece que va para más largo. La crisis nos toca a todos. francisco.muro@planalfa.es


Rosa Villacastín - Rajoy vuelve a Moncloa por Navidad.

23.12.11 | 12:20. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

Dicen quienes le conocen que Mariano Rajoy es un político socarrón, previsible, al que le gusta marcar los tiempos de su agenda al ritmo que él considera más oportuno, algo que ha demostrado a lo largo de su carrera política, pero muy especialmente en las dos últimas semanas, cuando después de ganar las elecciones generales se encerró en su despacho para pensar, para trabajar decían, y también para hacerse una idea de la magnitud del problema que se le venía encima.

No sé si en esos días ya tenía diseñado su futuro gobierno, creo que sí. Un gobierno marca de la casa como hemos podido comprobar después y donde las sorpresas han sido las mínimas, pues todos forman parte de su circulo de colaboradores más cercanos, los mismos que en estos ocho años crearon un cordón sanitario a su alrededor lo suficientemente sólido como para que nadie se interpusiera en su camino a la Moncloa.

Hoy Rajoy ya es presidente, y Soraya Sáenz de Santamaría, la que más poder tiene de su gabinete, lo que dice mucho a favor del ascenso de la mujer en política, pese a que el número de ellas haya descendido considerablemente en un ejecutivo que a priori no tiene el relumbrón que se esperaba, pero si la ardua tarea de devolver a los españoles una chispa de la esperanza perdida.

A Ana Pastor, Mariano le ha entregado uno de los ministerios más poderosos siempre que la economía vaya bien, y el más difícil ahora que tiene que evitar la quiebra de las autopistas, la de la red de ferrocarriles y de todas las infraestructuras que han convertido en nuestro país en uno de los más modernos de Europa.

Conociendo a Soraya y a Ana Pastor estoy segura de que no solo harán bien su tarea, sino que practicarán algo de lo que estamos muy necesitados: la mano tendida al adversario que no al enemigo, porque al final lo importante es cumplir con lo que el pueblo español les ha encomendado: sacar a España de la crisis, sin sectarismos, y entre todos, porque todos van a hacer falta para llevar a buen puerto una economía que hace aguas por todas partes, preservando siempre el bienestar de los que menos tienen, de los que más necesitan están de las ayudas públicas. Si lo consiguen, y ojalá que sí, Mariano habrá ganado la batalla al desencanto, pero también a los políticos que como Camps y Matas han derrochado el dinero del contribuyente en obras faraónicas, en proyectos que nunca se llevaron a cabo, en favorecer a los aduladores profesionales, en fin, a todos los que se han aprovechado de nuestro esfuerzo y trabajo sin que por eso se les caiga la cara de vergüenza.


Charo Zarzalejos - Rajoy, más uno, más doce

23.12.11 | 12:20. Archivado en Charo Zarzalejos


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

En la cúspide, como es natural, el Presidente Mariano Rajoy. Inmediatamente después, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, porque el poder que acumula es punto y aparte. Luego y, solo luego, los doce miembros del nuevo Ejecutivo unidos todos por ser de la máxima confianza del responsable último del Gobierno. El equipo económico- Guindos y Montoro en el que habría que incluir a Fátima Báñez- es un equipo solvente, con experiencia y que sabe de antemano lo que va a tener entre manos. Nada más fácil que recordar que Guindos fue director de Lehman Brothers para España y Portugal , como si ese capítulo fuera lo único que ha hecho en su vida. Luis de Guindos tiene discurso, experiencia, conoce los fantasmagóricos mercados y sale de una confortable vida profesional para adentrarse en la aventura de ser el malo de la película lo cual tiene su mérito. Montoro es bien conocido por propios y extraños. En el 96 vivió circunstancias de extrema dificultad y salió vivo de la aventura y además contribuyó de manera decisiva a modificar el nefasto rumbo que atenazaba a España. Fátima Báñez es una mujer seria, preparada, rigurosa, discreta y tenaz. Es un buen fichaje.

Realmente en estas personas estarán puestos todos los ojos y más después de que el Presidente haya decidido ser también vicepresidente económico. Dárselo a Soraya Sáenz de Santamaría hubiera sido demasiado.

Las demás carteras son importantes. En todas ellas hay grandes asuntos pendientes. Desde Exteriores hasta Agricultura, pasando por Cultura y Educación tienen el objetivo de coadyudar a la salida de la crisis, a generar eso que algunos llaman "energías positivas". Más al margen de la obligada responsabilidad de afrontar con éxito la crisis y el desempleo quedan Defensa , Interior y Justicia. Defensa se ha convertido en una cartera que podría calificarse de "maría", una vez que el CNI pasa a la abultada cartera de Sáenz de Santamaría. La cartera de Interior, siempre considerado como un ministerio "de Estado" será dirigida por un hombre, Fernández Díaz, sin experiencia alguna en la materia -que es mucha e imbrincada- en momentos ciertamente delicados. La clase política vasca, en general no oculta su sorpresa por lo que creen es "perfil político muy bajo" y los populares vascos, también sorprendidos pero disciplinadamente callados, lo único que saben es que es de "toda confianza" del Presidente. No le conocen. Por fin, Justicia. Bien gestionada puede ayudar a rentabilizar mejor los escasos recursos con los que Gallardón va a tener que trabajar. A los seis meses de ser elegido alcalde, abandona el cargo para el que fue elegido. Ha sido llegar y besar el santo y así Ana Botella se va a convertir en alcaldesa de Madrid. Todo un poco precipitado, dicen algunos. Casi tanto como la comparecencia de Rajoy para anunciar su Gobierno. Un minuto y algunos segundos ante un buen numero de periodistas que se trasladaron a Moncloa para enterarse de lo mismo que se hubieran estado confortablemente en su mesa de trabajo. Eso no está bien.


Isaías Lafuente - Se dio el gustazo

23.12.11 | 12:20. Archivado en Isaías Lafuente


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

La formación del nuevo gobierno, que Mariano Rajoy dio a conocer en un minuto, culmina un proceso que convendría guardar como precedente para el futuro. A pesar de que algunos apostaron por forzar la letra de la ley para reducir los plazos y tranquilizar a los mercados -el propio ministro Miguel Arias Cañete defendió esta tesis-, Rajoy se ha esforzado por respetar el procedimiento y, con la colaboración del gobierno en funciones, llenar de contenido la espera. Ha sido impecable el traspaso de poderes, asistimos a un debate de investidura intenso pero civilizado y constructivo y ha logrado preservar de filtraciones la nómina de sus ministros sin hacer ostentación de su cuaderno azul.

La lista del nuevo ejecutivo deja patente la autoridad que Rajoy ha acumulado en el seno del PP. Ha hecho un gobierno a su medida, sin sentirse obligado por cuotas territoriales ni por equilibrios dentro de su partido. Se ha permitido rodearse de fieles, premiar trayectorias, dar proyección a personas que no aparecieron en ninguna quiniela y descartar a otras que parecían tener plaza fija en el ejecutivo.

La reducción de ministerios tampoco ha sido para tanto y la paridad ha pasado a mejor vida. Esto no parece una buena noticia: sin tener que llegar al 50%, la imagen de diez hombres frente a cuatro mujeres no refleja ni la realidad social de nuestro país ni la del propio partido de gobierno que celebró su victoria electoral en el balcón de Génova con una secretaria general, una portavoz parlamentaria y una directora de campaña imagen de la presencia crucial de las mujeres en el PP durante la pasada legislatura.

Otro de los elementos sorprendentes del gobierno es el perfil del ministro de Economía. Luis de Guindos acumula un contundente currículum en la administración y en la empresa privada sólo empañado por un borrón: pertenecía al comité ejecutivo mundial de Lehman Brothers y dirigía su filial en nuestro país cuando estalló el escándalo de las subprime, origen del terremoto que ha hecho temblar los cimientos de la economía mundial. Con la misma legitimidad se podría subrayar la inconveniencia de poner a la zorra a cuidar del gallinero, como valorar la jugada de encomendar la solución a quien mejor conoce los orígenes del problema. Le daremos al menos cien días para despejar el dilema. Y para animarnos recordaremos nuestra historia. Quién nos iba a decir que un príncipe que juró los principios y un presidente de Gobierno que dirigió el Movimiento nos iban a llevar a la democracia. Y aquí estamos, aguardando los primeros pasos de su sexto presidente.


Luis del Val - La patata Werth.

23.12.11 | 12:20. Archivado en Luis Del Val


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

Puede parecer el nombre de un guiso, aunque el nuevo ministro de Educación, Cultura y Deporte, está más acostumbrado a preparar platos demoscópicos que de cocina tradicional o nueva cocina.

La patata no es suya, aunque la tiene que guisar, y se la ha pasado la anterior ministra, a una temperatura bastante alta para su deglución, por lo que parece que lo primero que se va a hacer con la patata, también conocida como Ley Sinde, es enfriarla, no sabemos si al baño maría o, simplemente, siguiendo la costumbre tradicional en estas fechas, que consiste en colocar el producto en el alero de la ventana, bien tapado, porque hay mucho pájaro suelto, y más refiriéndonos a Internet.

Hay dos problemas bastantes graves que están incidiendo en la llamada red: uno, la facilidad con la que se estafa a través de las tarjetas de crédito, o la sencillez con que se calumnia sin que sea posible una rápida localización del delincuente, y, otra, la mala formación que tenemos los internautas, y la costumbre de creer que todo lo que está en la red es gratuito y de libre acceso.

Los discos y las películas, y los libros y las prendas, están al alcance de la mano de cualquier visitante en unos grandes almacenes, pero a nadie se le ocurre cogerlos y marcharse sin pagarlos. En Internet hay también toda clase de productos, pero no todos son gratuitos, y habrá que fijar unas reglas que regulen, y una vigilancia constante como, por otra parte, existe en las grandes superficies, incluso un control de salida.

Pertenecemos a las primeras generaciones en las que la oferta tecnológica va por delante de la demanda, y ello nos pilla a todos desprevenidos, lo que no quiere decir que determinadas conductas no se pueden prever. Veremos que hace el ministro con la patata de Internet, pero las patatas si se enfrían demasiado, se ponen duras.


Fernando Jáuregui - Bien, Rajoy, bien. Pero...

23.12.11 | 12:20. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

Numerosas emisoras de radio, no solamente españolas, me han llamado en las últimas horas para preguntarme mi opinión sobre el nuevo Gobierno. A todas he respondido que me parece un buen equipo, veterano -lo cual, para mí, es una ventaja y no un inconveniente--, con títulos para ejercer de ministros, salvo en un par de casos. Me siento bastante identificado con este elenco, al que, sin embargo, no estoy dispuesto a dar más voto de confianza que el del respiro de alivio porque no hay en el equipo ningún talibán, apenas ningún premio de consolación, pocos elementos mal situados -sigo sin entender a Ruiz Gallardón colocado en justicia, la verdad-. La confianza definitiva se la tendrán que ganar con sus actuaciones ulteriores y cuando Rajoy tenga a bien explicar qué piensa hacer con este buen elenco ministerial.

Porque si hay un error que debo achacarle al presidente del Gobierno en su por lo demás bastante afortunada andadura inicial es la manera como presentó a su flamante Gobierno: noventa y cuatro segundos para leer la lista de ministros, ni una pregunta concedida a los informadores y una ligera coña marinera para (no) responder a la curiosidad extemporánea de una periodista. Este gran equipo, del que, como ciudadano español, me enorgullezco, merecía una presentación más florida. A menos que Rajoy nos reserve una sorpresa para las próximas horas y comparezca para decirnos qué pretende hacer con este Ejecutivo.

Por ejemplo, con los dos superministros económicos. A mí, la designación de Luis de Guindos, a quien desde la oposición le achacan haber sido cabeza ibérica de Leman Brothers, me parece más bien un acierto que otra cosa: ¿quién mejor que él puede conocer las causas que motivaron la crisis global? Pero ¿por dónde va a ir la pareja De Guindos-Montoro? Y ¿cómo se va a desempeñar la nueva ministra de Empleo en la reforma laboral? O también ¿qué lecciones a seguir o a evitar aprenderá la nueva ministra de Sanidad, Ana Mato, de lo que acaba de ocurrir en Portugal, donde han decidido cobrar -y cómo_por las consultas médicas? Más aún, ¿cómo enfila el nuevo titular de Interior la recta final hacia la desaparición segura de ETA? Incluso: ¿cómo coordinará la superministra-vicepresidenta-portavoz las reclamaciones de reformas profundas en la Constitución y en la normativa electoral? Y así, un largo etcétera.

Porque, a mi entender, no bastan los nombres conocidos, los rostros fiables: es preciso saber a qué se van a aplicar las trayectorias académicas de tanto opositor brillante, de tanto talante amable, de tanto barniz centrista. Y eso no lo puede explicar la nueva vicepresidenta, ni ningún otro ministro cuando hable del futuro de su Departamento: lo tiene que hacer Rajoy, que parece haber contraído alguna extraña alergia a las ruedas de prensa con preguntas. Será entonces, cuando haya comprobado que los "segundos escalones" siguen la pauta favorable de los primeros y cuando el primer ministro-presidente nos amplíe la fría enumeración de una lista con trece nombres, cuando yo empiece a aplaudir. O no, que diría la fuente de todo poder.

fjauregui@diariocritico.com


Carlos Carnicero - Rajoy, el hombre que susurraba a las personas.

23.12.11 | 12:00. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

No es partidario ni de un roto ni de un descosido; prefiere que las telas se desgasten por el uso. Diera la impresión de que se ha encontrado consigo mismo después de que agotara a sus enemigos. En el partido y en los medios de comunicación. Como pasa siempre en la vida, ahora todos quieren ser amigos del presidente del Gobierno. Estamos en fase ascendente: todos le ven virtudes, probablemente más aquellos que le denostaban.

El nunca perdió el tiempo en acabar con sus adversarios. Ha dejado que se acomodaran en un lugar en el que no perjudican sus intereses. Por ejemplo, Gustavo de Arístegui está fuera de circulación política y Jaime Mayor Oreja languidece en Bruselas. Y Esperanza Aguirre ahora se ha hecho amiga de Rajoy.

Se ha rodeado de los suyos pero sobre todo de gente que él considera eficaz aunque no todos lo sean. Y a los demás les ha dejado en el camino sin pestañear. Pero siempre sí afectaciones. Ahora, pasito a pasito, las malas noticias caerán los viernes después de cada consejo de ministros y la encargada de trasladarlas a los ciudadanos será Soraya Sáez de Santamaría que tiene la voz y el rostro sereno, dulce pero firmes.

Rajoy tiene cien días de gracia y algunos más. España está construido sobre un sustrato de cobardía que sólo se abandona para firmar algunos episodios nacionales; épicos desde la desesperación. Aquí, los que opinan y los que actúan están acomodados y sólo atacan cuando huelen la sangre de un poder herido.

De momento Mariano se ha envuelto en ese aire provinciano de quien no levanta la voz y hace lo que él quiere. De momento está susurrando a las personas, sin aspavientos. Solo se enfadará el nuevo presidente del Gobierno, y no es fácil, cuando le convenga tanto que no le quede otro remedio. Incluso con Amaiur. En esos susurros, el nuevo presidente del Gobierno es, sobre todo, partidario de que el tiempo haga su trabajo por él.


Un giro de 360 grados en el PSOE

22.12.11 | 12:26. Archivado en Aitor Yuste

Recientemente Carme Chacón y otras figuras del partido socialista han aventado un documento titulado “Mucho PSOE por hacer” en el que, tras desarrollar un análisis bastante certero de la actual situación de su partido y de las causas que le han conducido a ella, proponen una serie de medidas para enderezar su rumbo y evitar el negro futuro que se le presenta. Negrísimo de hecho, a poco que se vean confirmadas en marzo las previsiones que apuntan a una aplastante mayoría del Partido Popular en Andalucía.

Unas medidas que pasan por reconocer los errores del pasado, recuperar la credibilidad entre sus simpatizantes en concreto y la ciudadanía en general, fomentar la participación y la democracia interna y, por último, acabar con los personalismos dentro del PSOE. Ahí es nada lo del ojo, que lo lleva en la mano, que decía mi abuela.

Sin embargo, una cosa son las palabras y otra los hechos, y si bien es cierto que este programa de cambios debería provocar un viraje de 180 grados en la estrategia que ha conducido al PSOE ha perder millones de votos, basta con leer los nombres de los firmantes para colegir que si se produce un giro, éste será de 360 perfectos grados. Es decir, todo se moverá mucho, pero para terminar forzosamente en el mismo punto de partida.

Y es que, no es sólo que nada de lo que se defiende en este programa con aires de valiente denuncia innovadora no sea algo que no se haya venido diciendo desde hace años entre la militancia de base del PSOE, sino que quienes ahora se han intitulado como sus paladines, los antedichos firmantes de este documento, han trabajado durante años precisamente como bomberos a sueldo de la directiva del partido para ir apagando cualquier foco de disensión interna provocado por aquellos mismos que decían esto.

¿Un arrepentimiento a tiempo, tal vez? Tampoco. Basta con poner el ejemplo del camaleónico Roberto Jiménez Alli de Navarra para observar que todo esto que se refleja en el documento no se cumple ni de lejos en su partido, el Partido Socialista de Navarra, donde sus bases llevan años amordazadas, cansadas de ver como todo intento de abrir una línea de debate interna es radicalmente laminado por parte de los cuadros del partido.

Siempre he creído que predicar con el ejemplo era la mejor manera de demostrar el compromiso con unas ideas. Dar lecciones desde las alturas de unas poltronas a las que se ha llegado a dedazo limpio sin pararse a preguntar a las bases, podrá ser una versión “dos punto cero” del despotismo ilustrado, pero nunca podrá engañar a mucha gente. Sí tal vez durante unas semanas, teniendo en cuenta que la situación en el PSOE es tan mala que alguno se agarraría a un clavo ardiendo con tal de salvar los muebles, incluso unos meses tal vez, pero no más allá de un par de años.

>> Sigue...


Fernando Jáuregui - Un buen Gobierno.

22.12.11 | 12:20. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

Un buen Gobierno, en mi opinión. Gente preparada, en general veterana -algunos repiten cartera y uno, el titular de Defensa, ya fue subsecretario en ese Departamento--, de talante moderado. Era lo esperado en algunos casos -Economía con Luis de Guindos, Hacienda con Cristóbal Montoro, o la propia vicepresidencia, única, en manos de Soraya Sáenz de Santamaría--. También Miguel Arias en Agricultura, segunda vez que desempeña el puesto, estaba en muchas quinielas, lo mismo que el canario José Manuel Soria en Industria. Me llama la atención la presencia de Ana Pastor en Fomento, la de Ruiz Gallardón en Justicia (¿?) y la de Ana Mato en Sanidad, pero es, acaso, lo único sorprendente en un elenco compacto, militante pero no en los extremismos, y previsible, como dijo Rajoy que sería.

Rajoy no ha querido, afortunadamente, atender a criterios de representación territorial ni a absurdas paridades de sexos; se trataba de nombrar a los más competentes y, en general, debo decir que así me lo parecen, y conozco bien a todos ellos (dos, Arias Cañete y Wert, incluso son compañeros míos de curso; al resto, los periodistas en general hemos podido tratarlos abundantemente). Se trata ahora de saber si Rajoy logrará coordinar adecuadamente a este elenco, compuesto por gente de su absoluta confianza: Sáenz de Santamaría, a sus 41 años, tiene ante sí un brillante futuro político... si algunas ambiciones ajenas no lo impiden; Ana Pastor lleva una trayectoria larga de cargos junto a Rajoy; Ana Mato ha pasado por momentos buenos y malos, pero siempre apoyada por varias instancias del PP en general y por el propio Rajoy en particular... Otros cargos son de la confianza de la nueva vicepresidenta: por ejemplo, Fátima Báñez, eficaz en el grupo parlamentario y otra de las figuras jóvenes en un elenco de edad media más bien elevada.

Cierto que el nombre del valenciano José Manuel García Margallo sonaba menos que otros como posible titular de Exteriores, pero no menos verdad es que se le daba como posible, o probable, secretario de Estado para Europa, por su profundo conocimiento de los vericuetos de la UE. No menos cierto que muchas quinielas apostaron por Esteban González Pons como portavoz gubernamental, pero seguramente Rajoy tiene reservados importantes destinos para persona que con tanto denuedo se desempeñó en la campaña electoral. Y parece obvio que las dos personas que más acompañaron al presidente del Gobierno en los últimos tiempos, la periodista Carmen Martínez de Castro y el diplomático Jorge Moragas, tendrán responsabilidades destacadas en La Moncloa. Jorge Fernández Díaz, miembro de una dinastía catalana de políticos, hombre que pasa por ser ultracatólico en lo religioso, pero tolerante en lo político, tendrá ante sí la enorme tarea de consolidar el fin de ETA. Es pragmático, realista y no perderá el tiempo, aseguran quienes bien le conocen, en aspavientos.

Escucho por las radios las primeras reacciones al nuevo elenco ministerial. Entusiasmo en las propias filas -no podía ser de otra manera- y contención en las declaraciones de la oposición, que ya se ve que no quiere hacer sangre -todavía- con los recién nombrados.

En lo personal, y como periodista no me queda sino lamentar el laconismo con el que Rajoy ha venido desarrollando tanto la labor de preparación de la lista de sus ministros como el anuncio oficial de la misma. Creo que el nuevo presidente, que ha acertado en lo principal, debería rectificar en sus parámetros de comunicación, que tampoco puede decirse que sea lo secundario.

Ahora, en fin, toca esperar, como dijeron prudentemente en la tarde de este miércoles muchos de los políticos de la oposición consultados acerca del nuevo Gobierno. El nombramiento de los "segundos escalones", para los que, por supuesto, se barajan ya decenas de nombres, consolidará o no las primeras impresiones favorables en esta primera andadura de Rajoy, que no quiso explicar las bondades del organigrama de su Gobierno ni los propósitos que tiene para cada cartera. En fin, genio y figura...


Julia Navarro - Escaño Cero - Más vale tarde.

22.12.11 | 12:20. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

Dice el refrán que más vale tarde que nunca, de manera que bienvenida sea la tímida autocrítica hecha pública en un documento por unos cuantos dirigentes socialistas. Efectivamente, tal y como reconocen estos dirigentes, el PSOE no ha perdido las elecciones exclusivamente por la crisis económica sino por otras muchas causas, la principal que se alejaron, incluso yo añado que traicionaron, a su electorado.

Pero hay más. Por ejemplo, el hecho de que Zapatero y su Gobierno crearan problemas donde no los había en unos casos, y en otros atizaran el fuego. Amen de que a Zapatero le faltó "talante" y decidió gobernar para una parte de la sociedad pero no para toda la sociedad.

El abrir el Estado autonómico en canal, está en el "debe" de Zapatero y de los suyos, por supuesto de sus ministros, algunos de los cuales firman ahora el manifiesto de autocrítica. O promulgar leyes para las que no había demanda social y, sin embargo, provocaban una fuerte controversia, por ejemplo, el que las niñas puedan abortar a los dieciséis años sin que sus padres se enteren.

No, no solo han perdido las elecciones por, primero negar la crisis, y luego gestionarla mal, sino por cómo han gobernado. Y el culpable no es solo Zapatero. Es fácil echarle a él la culpa del desastre. Responsables son todos, los que se sentaban con él en el Consejo de Ministros sin replicar, defendiendo políticas que chocaban contra los ciudadanos, y los "dirigentes" del PSOE que, igualmente, callaban defendiendo la acción del Gobierno que cada día les alejaba de sus votantes. En cuanto a los "notables" y "ex" también son corresponsables puesto que no fueron capaces de alzar la voz y provocar al menos un debate en el seno de su partido porque todos ellos padecen del mal llamado "patriotismo de partido".

Es evidente que el PSOE necesita un nuevo proyecto, y cuanto más alejado este ese proyecto del proyecto Zapatero mejor. Los socialistas tienen que recuperar el proyecto socialdemócrata, adaptado eso sí a las necesidades y carencias de nuestra sociedad. En cuanto a los nombres es evidente que los proyectos van unidos a las personas y que por tanto son creíbles en la medida de que ese proyecto lo represente una u otra persona. No basta decir que se ha cambiado, sino que tiene que ser creíble ese cambio.

No sé por qué ese empeño de buscar el futuro del PSOE en los dirigentes actuales. Los socialistas tienen, afortunadamente, en sus filas a muchas personas valiosas que no han estado en primera fila y que son profesional y políticamente consistentes. Porque si algo necesita el PSOE es consistencia ideológica y política.

Saben, pienso en todas aquellas personas que desde la afinidad unos, la militancia otros, se atrevieron a decir en voz alta a Zapatero y a sus Gobiernos que habían emprendido el camino equivocado fueron condenados al ostracismo. Pero así es la política y así son los políticos, primero se comportan de manera sectaria y arremeten sin piedad contra quien disiente de ellos, luego cuando las urnas les ponen en su sitio entonan el "mea culpa", pero, mientras, han dejado en la cuneta a gente valiosa.

Termino como empezaba: más vale tarde que nunca, aunque comprenderán que no les va a ser fácil que los ciudadanos se vuelvan a fiar de ellos. A veces, las travesías por el desierto son purificadoras.


Rafael Torres - Al margen - Terror en el funcionariado.

22.12.11 | 12:20. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

El asunto de los funcionarios, el de la reducción de su número excesivo, no debería haberse dejado para tiempos de crisis, en los que lo único que cabe, al parecer, es la consunción o el despido. Lo que requiere este asunto es, más bien, su racionalización, como, por lo demás, la del propio Estado que les emplea, un Estado convertido en un país dentro del país, ajeno en gran parte a su función amparadora, cohesionadora y de servicio a la sociedad. Del mismo modo que hay que irse de los sitios cuando se está bien, se tendría que haber resuelto esto cuando el funcionariado sobrante podría haber encontrado acomodo laboral y profesional en otro sitio, y no ahora, cuando fuera de ese Estado y de sus franquicias caen chuzos de punta, se come mal y se duerme al raso.

De manera ambigua, como él es, Rajoy dejó caer algo sobre el particular en la sesión de su investidura como nuevo presidente del Gobierno, pero eso ha bastado para que el terror se haya apoderado no ya de los actuales funcionarios del Estado, que son las únicas criaturas humanas que aún creen que las cosas y los empleos duran para siempre, sino, sobre todo, de los que aspiraban a serlo algún día, costara las oposiciones que costara, ora para maestros, ora para bedeles, ora para oficinistas. Que España tenga el mismo número de funcionarios que Japón, un país con muchísima más gente y que, al contrario que el nuestro, funciona, también es terrorífico, y no de ahora, sino de toda la vida, pero aquí también se percibe esa duplicidad de Españas que, al ser dos, siente terrores distintos: los tres millones largos de funcionarios de la España-estado a ver alterado su "modus vivendi" y reducidos sus privilegios, y los particulares de la España-país a seguir padeciendo, y pagando a un precio muy alto, un Estado que no funciona, o que no lo hace, cuando menos, en su favor y beneficio.

La pena es que ahora el hueco que dejen los funcionarios nonatos se rellenará con amigos, parientes, paisanos, asesores y enchufados. Y sin oposiciones ni nada.


Fermín Bocos - ¡Ay, de los vencidos!

22.12.11 | 12:20. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

El poder viste, la oposición desnuda. Quien tenga dudas sobre este aspecto de la condición -o de la miseria humana-, que hable con Rubalcaba. Ni un día han aguardado sus desafectos políticos para hacer oír su voz, recordándole -la primera en la frente- que la candidatura que encabezaba ha sido aplastada en las urnas. "La mayor derrota sufrida por el PSOE desde la Transición", dicen en un manifiesto. Algunos de los que se sentaron con él en el Consejo de Ministros presidido por Rodríguez Zapatero (Chacón, Caamaño, López Aguilar o el ex presidente del Senado, Javier Rojo) firman una proclama en la que recuerdan lo evidente: que la derrota no es consecuencia únicamente de la crisis. No señalan a nadie, pero se les entiende todo. Se nota que habían estado mucho tiempo sin leer más prensa que la que aplaudía las ocurrencias de ZP, pero se han puesto al día tras los últimos batacazos electorales sufridos. Un Zapatero al que, curiosamente, en un alarde de exégesis surrealista, algunos analistas han querido ver detrás del mencionado manifiesto como un acto más de revancha contra Rubalcaba que de apoyo a la eventual candidatura de Carme Chacón a la Secretaría General del partido.

El manifiesto, como digo, aporta un diagnóstico que no imputa en exclusiva a la crisis de las sucesivas derrotas (municipales, autonómicas y legislativas) sufridas por los socialistas. No lo dicen explícitamente, pero quien lo lea concluirá que denuncian una forma extravagante de gobernar que olvidó las raíces socialdemócratas para perderse en experimentos sociológicos más propios de un partido radical a la italiana. El diagnóstico parece correcto, lo llamativo del caso es que algunos de los firmantes, como decía, son los mismos que han acompañado a Zapatero -unos en silencio y otros con entusiasmo- en la deconstrucción del Partido Socialista. Visto desde fuera, el mencionado manifiesto parece la bola de nieve destinada a provocar el alud capaz de sepultar políticamente a Pérez Rubalcaba haciéndole responsable único del fracaso de todos. Así es la vida. "¡Vae victis!".


Antonio Casado - La raya roja del PSOE.

22.12.11 | 12:20. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

Comenzó Rajoy su discurso de investidura con una alusión de "respeto y consideración" al Gobierno de Zapatero. Y terminó con la felicitación del que se va al que viene, inmediatamente después del recuento que otorgó la confianza de la Cámara al presidenciable y a su programa. La imagen ha sido profusamente difundida en los medios de comunicación.

Un leve ejercicio de la memoria nos puede llevar al estupor si recordamos anteriores lances políticos y parlamentarios en los que Rajoy y Zapatero parecían a punto de sacarse los ojos. Y sin embargo en estos últimos treinta días hemos visto algo muy parecido a un Gobierno de concentración nacional PP-PSOE, con frecuentes referencias al "modélico" traspaso de poderes y la fluida comunicación entre sucesor y sucedido.

En el debate de investidura fue evidente el trato de guante blanco que se dispensaron mutuamente el presidenciable y el portavoz del PSOE, Pérez Rubalcaba. No hay precedente de debates de esta naturaleza en los que se haya escuchado tantas veces el "estoy de acuerdo con usted", en boca de los dos actores principales del acontecimiento parlamentario.

Tiene su explicación. El señor Rubalcaba, como exvicepresidente de un Gobierno achicharrado por la crisis económica y sus propios errores, no tenía fuerza moral para impugnar las propuestas de Rajoy. Y, por otro lado, éste venía con un pan debajo del brazo después de su barrida electoral del 20-N. En las actuales circunstancias nadie le puede discutir las buenas intenciones ni regatearle el deseo de que sus propuestas resulten acertadas. Por la cuenta que nos trae a todos.

En esa clave fluyó el discurso de Rubalcaba y su ofrecimiento de hacer una oposición "responsable y constructiva". Es verdad que volvió a lamentar el hecho de que, con los papeles cambiados, el PP no hubiera hecho lo mismo en estos últimos siete años. Pero fue un pellizco de monja porque inmediatamente se remitió a aquello de que "es el pasado y pasado está".

Este jueves, su primer día de titular en Moncloa, Rajoy empieza a hacerse cargo del "dramatismo de la situación". Son sus propias palabras. Tal vez también empiece a entender la soledad de Zapatero al reclamar tantas veces sin éxito el apoyo del principal partido de la oposición para librar a España de la suspensión de pagos, como ocurrió en mayo de 2010, cuando Rajoy votó en contra del llamado "tijeretazo" por razones políticas. Esperaba derribar al Gobierno con aquella votación pero lo impidió la abstención de CiU).

De todos modos, no será el abajo firmante quien anuncie una permanente luna de miel del PSOE con el Gobierno durante los próximos cuatro años. Rubalcaba ya trazó la línea roja de su beligerancia: desmantelamiento del Estado del Bienestar y recorte de derechos. Lo que pasa es que la raya se mueve en función de la estrategia.


Victoria Lafora - El documento.

22.12.11 | 12:20. Archivado en Victoria Lafora


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

Un grupo de destacados socialistas, entre ellos varios exministros de gobiernos de Zapatero, sorprendieron ayer a la militancia presentando un documento para el debate con una liviana autocrítica. Casualmente, algunos de los firmantes no han descartado figurar en el congreso de febrero como candidatos a dirigir el PSOE.

Su análisis de las razones del batacazo electoral, su reconocimiento de que la organización se ha alejado de la sociedad, suena más a auto justificación que a un razonamiento crítico sincero. En el arranque del texto, que tiene vocación de prologo, ya que se irán desgranando en los próximos días más propuestas sectoriales, se menciona como un gran error el no haber llamado a la crisis económica por su nombre. Ni una palabra, y mucho menos de los que se sentaban en el Consejo de Ministros, de los cambios de rumbo permanentes, de los errores de determinadas políticas de estímulo planteadas como campañas de imagen, de las improvisaciones, o de las ocurrencias con cargo al erario público.

Puede ser verdad que no se atrevieran a alzar la voz por una mal entendida lealtad al jefe, pero es complicado no pensar que también hubo un interés personal por preservar los altos cargos que ocupaban. Porque siempre se puede dimitir en desacuerdo con determinadas medidas económicas, por ejemplo la desgravación de los cuatrocientos euros a ricos y pobres como anzuelo electoral, el gasto sin control del llamado "Plan E", u otras apuestas que lejos de crear puestos de trabajo no hicieron sino incrementar el déficit.

Es cierto que las duras medidas de ajuste que obligó a tomar Bruselas en mayo de 2010 cabrearon a gran parte del electorado socialista, pero la decepción venía de atrás. Sobre todo de la falta de rigor y de solvencia con la que se abordó una de las peores crisis económicas que se recuerdan en el mundo occidental. No es que no se reconociera la crisis, que también, es que, cuando se reconoció no se supo gestionar.

Ninguno de los firmantes hizo un gesto de solidaridad o de respaldo, ni mucho menos siguió los pasos del responsable de Economía, Pedro Solbes, quien harto de ser desautorizado por Zapatero, en su esfuerzo por controlar el gasto público, abandonó el Gobierno discrepando de las ocurrencias de los "asesores" del presidente. Unos asesores a los que prestaba mayor atención que al hombre que había puesto al frente de las finanzas.

Es verdad que el Partido Socialista tiene que recuperar la credibilidad perdida. Pero no se va a lograr ese empeño con frases grandilocuentes en las que se reclama la vuelta a la socialdemocracia. La credibilidad en política se gana con propuestas solventes, serias, rigurosas y hechas por gente competente no proclive a dar bandazos.

Por cierto, ¿alguno le enseñó el documento a Rubalcaba antes de hacerlo público? ¿O esta es la primera escaramuza de la batalla por el liderazgo?


TROBEIROS DE COMPOSTELA pide cantar «Cuando salí de Cuba» por la libertad de Cuba.

20.12.11 | 19:30. Archivado en Miguel Cancio

José Martí El Maestro (La Habana-Cuba 1853-1895 Dos Rios-Cuba. Gran líder y referente del bien para Cuba. Filosofo, periodista, poeta y político liberal humanista-humanitario, en cuyos versos, en sus obra Versos sencillos se basa la gran canción popular cubana Guantanamera compuesta musicalmente por Joseíto Fernández): - La música es la más bella forma de lo bello; la música tiene cielo. Lo verdadero es lo que no termina y la música está perpetuamente palpitando en el espacio -; Mi trabajo es cantar todo lo bello, encender el entusiasmo por todo lo noble, admirar y hacer admirar todo lo grande; La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla; La crítica es el ejercicio del criterio: destruye los ídolos falsos, pero conserva en todo su fulgor a los dioses verdaderos; Sólo el amor engendra melodías; La libertad no puede ser fecunda para los pueblos que tienen la frente manchada de sangre; Los bárbaros que todo lo confían a la fuerza y a la violencia, nada construyen, porque sus simientes son de odio; El verso, por donde quiera que se quiebre, ha de dar luz y perfume; No son inútiles la verdad, el amor, la ternura

Trobeiros de Compostela (Trovadores de Compostela) es un programa televisivo: de reflexión, invitados, champán y, si cuadra, unhas necoriñas (nécoras), andariquiñas (cigalas), camaronciños (camarones), centoliñas (centollas) e outros manxares da terriña (y otros manjares de la tierrina o tierruca); de alegría, poesía, canciones, amor enamorado y/o de juego limpio; para promover, a ser posible, con humildad, humor, rigor, pasión y creatividad, todo lo bueno, alegre y positivo de Santiago de Compostela, Galicia, España y el mundo; y para luchar contra/ criticar de forma honrada, fundada, firme y permanente todo lo malo.

A partir de Demócrito, Burke, Martí y Larico da Veiga: Cuando los malos, los dogmáticos, los extremistas, los fundamentalistas, los demagogos, los engatusadores, los oportunistas, los trepas, los tajadistas, los narcisistas (cuando son patológicos, y hay muchos así había cuenta que la herida narcisista hace estragos en la política, los partidos, los movimientos, las redes sociales de ayer y hoy, la economía, la universidad, la ciencia, la técnica, la intelectualidad, el mundo cultural, artístico, de los medios de comunicación, el espectáculo, el ocio, la moda y otros campos sociales; como decíamos, los narcisistas patológicos, presentes en la política, la información y comunicación, la cultura, en múltiples campos sociales, pueden ser muy peligrosos y dispuestos a lo peor de lo peor para alimentar su ego insaciable), los carreristas sin escrúpulos sirven de ejemplo y los buenos sirven de burla, son tomados por tontos e ingenuos que no tienen nada que hacer tal como esta a cousiña-la cosa; en estas condiciones, todo esta perdido salvo que los buenos, individual, grupal y socialmente, en lo público, privado y eclesial, local, nacional y global-internacionalmente, arriesguen y se movilicen por el bien, la libertad responsable, el juego limpio y creativo, la critica y justicia justas y la verdad, sin olvidar, en su caso, si cuadra/ se cadra, el buen humor y el canto, la buena poesía, alegría, ironía y belleza, la buena filosofía.

>> Sigue...


Fernando Jáuregui - No te va a gustar - El mejor Rajoy, hoy (¿y mañana?).

20.12.11 | 12:20. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

Al final, va a resultar que Mariano Rajoy va a tener suerte; nadie se le opone frontalmente, porque todos, oposición, sindicatos, patronal, ciudadanos en general, hemos visto las orejas del lobo. Todos creemos que sus cifras son verdad, que, cuando dice que nada volverá a ser como antes, habla en serio -porque todos lo sospechábamos de antemano--. Y que las medidas que propone son realistas, nos gusten o no. Pero, claro, nos falta por saber muchas cosas: de aquí a marzo, ha prometido una producción legislativa muy importante, que supondrá una revolución en materia laboral, de techo de gasto autonómico, local y central y hasta educativa. Rajoy propone tres meses de intenso trabajo en materia de fabricación de leyes. Pero, más importante aún, propone una apertura a acuerdos de gran calado con la oposición y, seguramente, con la sociedad española. Una propuesta que, por cierto, encontró buena acogida en el portavoz socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba. Lástima que todo esto llegue tres años tarde, al menos...

De momento, no estoy dispuesto a mostrar entusiasmo alguno -ah, pero ¿cabe el entusiasmo, con la que está cayendo?- ante la llegada de Rajoy. Me resisto a ser un entusiasta de propuesta política alguna hasta comprobar exactamente de qué estamos hablando. Este lunes, Rajoy delineó las generales de la ley, pero hace falta conocer la letra pequeña. A mí, sinceramente, ajustar el déficit, enfriar la economía, contener el consumo, suprimir funcionarios y gasto público, me suena a aumentar el desempleo, al menos a corto plazo. Y de eso hablamos, y habla Rajoy: de propuestas de pasos inmediatos para salir del atolladero; de -supongo-- contratos "mini jobs", polémicos pero quizá necesarios. De quién sabe qué recortes inevitables al estado de bienestar, para así poder mantenerlo.

Caminar, a estas alturas, con etiquetas "liberales" o "socialdemócratas" carece de sentido. Con puntería, Rajoy nos dijo, repito, que la España que conocimos hasta ahora terminó, y no volverá, o será difícil que vuelva a medio plazo. Yo ya no sé dónde me sitúo ideológicamente, y no abono la muerte de las ideologías que nos legaron Fukuyama y compañeros mártires, pero sí creo en el fin de los dogmas. Estamos en la tesis de la supervivencia, andamos tratando de evitar la caída del imperio romano. Y quien crea que exagero que repase los tres primeros minutos de la intervención inicial de Rajoy: aquí ya nadie piensa que basten los analgésicos para curarnos el dolor de cabeza, porque el dolor tiene causas más profundas. Es casi una pesadilla.

Este lunes, Rajoy estuvo bien; los demás, también. Yo no salí del Congreso de los Diputados contento, pero sí algo más tranquilizado. O quizá resignado. Lo que me preocupa es si el inminente presidente podrá seguir en la misma línea mañana.


Andrés Aberasturi - Estoy de acuerdo con usted.

20.12.11 | 12:20. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

Hasta donde pude oír -las columnas se tambalean frente al cierre cada vez más urgente de los periódicos- el debate de investidura de Rajoy en su primera jornada sólo me pareció esperanzador oyendo la réplica de Rubalcaba. Yo creo que es la primera vez en la que un aspirante a presidente y el líder -provisional- de la oposición dicen tantas veces "estoy de acuerdo con usted". ¿Significa eso algo? Realmente no, claro, porque se puede estar de acuerdo en el diagnóstico de los problemas y diferir absolutamente en su solución, pero hay dos cosas importantes: que la crisis ha hecho mella en el PSOE y que Rubalcaba no es Rodríguez Zapatero. Cayendo la que está cayendo, ni el futuro presidente ni el presunto líder de la oposición tienen la menor intención de pasara a La Historia como los protagonistas de la segunda transición o los impulsores globales de una más que discutible alianza de civilizaciones. Aquí y ahora de lo que se trata es mucho más cercano y brutal: crear empleo, que el crédito vuelva a existir y equilibrar el déficit porque al otro lado de esas tres realidades, está el abismo negro del desastre, la vuelta a la segunda división de un país que nunca debió llegar a estar tan cerca del descenso.

Y esto, se quiera o no, lo sabe Rubalcaba de una forma tan meridiana como lo desconocía Zapatero. Es así y por muy zorro que sea don Alfredo -dicho sea con todos los respetos- la realidad es terca, evidente y terrible. En tiempos de penuria no hay jugarretas política ni hábiles maniobras sino trabajar juntos en todo lo que se pueda y en lo que no -que naturalmente habrá acuerdos imposibles- enfrentarse desde la lealtad.

Aunque da mucho por debate por delante, mucho nombramiento de gobierno nuevo y muchos partidos que podrían sumarse o no a ese esfuerzo colectivo. Y naturalmente queda el peligro de la mayoría absoluta del PP y la permanente tentación de usar el botón del si matemático antes que la reunión y la flexibilidad con el resto de los grupos. El tiempo dará o quitara razones a quienes en la primera jornada se hartaron de decir "estoy de acuerdo con usted", una frase que, en esta España nuestra, no es de uso muy común.


Luis del Val - Tautología, continuismo y novedades.

20.12.11 | 12:20. Archivado en Luis Del Val


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

Hubo algún momento, durante el discurso de Mariano Rajoy, que tuve la desagradable impresión de que estábamos en febrero de este año, y que Mariano Rajoy le estaba diciendo al presidente Zapatero, lo que él iba a hacer cuando un día ganara las elecciones y llegara a ser presidente del Gobierno. Luego, enseguida, me he percatado de que la desasosegante impresión procedía de que algunas de las medidas que desgranaba se las había escuchado ya al señor Rajoy unas cuantas veces. Además de este efecto tautológico se observa que la intención del presidente investido va a ser un continuismo en la política económica, pero sin vacilaciones ni dudas, sin disimulos de cara a una galería que desde el primer momento le pondrá cara de perro, y que votará en contra, como ya ha anunciado, a pesar de esa revalorización de las pensiones. Luego, algunas novedades, como la ampliación del bachillerato un curso más para ver si logramos que los universitarios escriban sin faltas de ortografía, y la efectividad del mercado único, esa barbaridad de que una empresa española pueda exportar sus productos a cualquier país de la UE, sin ninguna dificultad, pero no pueda hacerlo a determinadas comunidades autónomas de España.

Creo que el PSOE se abstendrá, porque si vota en contra parece que vota en contra de la política económica llevada a cabo por su secretario general, y que lo mismo hará CiU por la razón de que no le ha sabido a suficiente vasallaje el anuncio de la negociación con las autonomías, entidades que están reconocidas en la Constitución, pero que componen la cristalización de la mosca cojonera en cualquier intento de desburocratizar y racionalizar la Administración. Si a Durán y Lleida el discurso le ha parecido demasiado centralista, algunos lo hemos encontrado excesivamente comprensivo. No hay que ser oráculo para prever que IU votará en contra. Lo que haga el grupo mixto, incluido Amaiur, me parece irrelevante.


Fermín Bocos - Buen discurso, pocas medidas concretas.

20.12.11 | 12:20. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

"Previsible" es la palabra que más se escuchó tras culminar Mariano Rajoy su discurso de investidura. En ese sentido no decepcionó a nadie porque, si bien insistió, con datos, en la gravedad de la situación económica por la que atraviesa España, no se prodigó dando a conocer el tratamiento para la enfermedad. Deja la concreción de las medidas de choque para el Consejo de Ministros del próximo día 30 de diciembre. Como orador parlamentario, Rajoy no es Churchill, pero tampoco es Zapatero y eso consta en acta a su favor. No quiso hacer el discurso de su vida ni una imitación de Castelar ni una recopilación de frases tomadas del diario de un idealista adolescente. Fue, ya digo, previsible.

Con todo avanzó algunas ideas que, en principio, parecen asistidas por el sentido común. Un ejemplo: volver a llamar al Ministerio de Agricultura por su nombre- ahora tiene otro nombre y otros apellidos-; también anunció que los lunes serán el día de la semana al que irán a parar las fiestas que ahora, a veces, forman largos puentes que aparejan grandes pérdidas económicas. Al anunciar que subirá las pensiones (actualizar sería la palabra), la Cámara estalló en el primer aplauso.

Hubo otros, por ejemplo al anunciar que el futuro Gobierno tiene intención de garantizar unas enseñanzas comunes en todo el territorio nacional. También habló de armonizar algunas normas que ahora son discrecionales de las comunidades autonómicas. Este anuncio, bien quizá por su falta de concreción no pareció perturbar a ninguno de los presidentes (Cospedal, Aguirre, Monago, Frabra) que asistieron al debate, ni tampoco provocó emoción o gesto delator en Pío García Escudero, presidente del Senado y hombre llamado a convencer al personal -previa cuadratura de círculo- de la utilidad de la Cámara Alta. Dijo Rajoy a la Cámara y la Cámara aplaudió tras superar el segundo de vacilación que precede al estupor, que la Administración de Justicia se maneja con ocho sistemas informáticos... ¡y los ocho son incompatibles entre sí! En fin, el dato permite entender el porqué de algunas excarcelaciones escadalosas.

En fin, a la salida le preguntamos todos a Cristóbal Montoro sí sería él el encargado de concretar las medidas para atajar la crisis -era la forma de saber si le había llamado ya Rajoy- , pero Montoro que, por cierto, ha cambiado de gafas y ahora usa unas con antenas de color verde, dijo que sólo el "jefe", por Rajoy, sabe lo que piensa Rajoy.

Por lo demás, a los ministros del Gobierno saliente, en sus dos últimos días de banco azul, se les vio siguiendo con resignado interés el discurso del futuro presdiente; todos menos la ministra de Cultura, González Sinde, se tiró media sesión leyendo el periódico. A mi lado, en la tribuna de prensa, uno de los cronistas veteranos explicó por qué: como en las dos últimas semanas ha estado dando la vuelta al mundo, ahora trata de ponerse al día. Será eso.


Julia Navarro - Escaño Cero - Diálogo, justicia, verdad.

20.12.11 | 12:20. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

El mismo lo ha dicho en alguna ocasión: "soy previsible", y tiene razón, lo es, lo ha sido en el discurso seguramente más importante de su vida, en el de investidura como presidente de Gobierno.

Verán, en todas las legislaturas la sesión de investidura tiene un algo de fiesta. Los diputados nuevos se sientan muy estirados en sus escaños y miran con curiosidad cuanto acontece en el hemiciclo, en las tribunas de invitados suele estar la familia del candidato, y en esta ocasión también, allí estaba la esposa de Mariano Rajoy, Elvira Fernández, flanqueada por Dolores de Cospedal y por la principal adversaria de su marido dentro del PP, Esperanza Aguirre. Los hermanos de Rajoy, los embajadores de Estados Unidos, Francia, el Rieno Unido, etc. Y a las doce en punto, a mediodía, sin que pasara un segundo de más Mariano Rajoy subió a la tribuna. A mí me llamó la atención cuando una vez en la tribuna se quitó el reloj, lo colocó junto al vaso de agua y comenzó su discurso de investidura.

Un discurso cuya primera virtud fue el de la elegancia. Sí, el candidato fue elegante y si me apuran generoso con su antecesor en el cargo, Rodríguez Zapatero. Es más, hizo todo un alarde de talante haciendo un llamamiento al diálogo, y al concurso de todos los ciudadanos para afrontar los problemas de España. ¡Ah! y a lo largo de su intervención dejó claro que hay cuestiones para las que buscará el consenso con las fuerzas parlamentarias pero muy especialmente con el PSOE que es el principal partido de la oposición.

Vayamos a lo concreto, Mariano Rajoy hizo un diagnóstico certero y profundo de la situación económica pero sin caer en el reproche y enseguida dejó dicho cuales serán sus grandes líneas de actuación: generar empleo y asegurar un lugar preeminente de España en el mundo. El de Rajoy ha sido un discurso de investidura encajado en el marco de la economía, de la crisis y de las recetas que va a poner en marcha: restructuración del sistema financiero, reformas estructurales, acabar con la duplicidad en el Sector Público, actualización de las pensiones, fijar un techo de gasto en las Administraciones Públicas, poner en marcha nuevos modelos de gestión de las TV públicas.... Si me apuran casi parecía el programa de un super ministro de Economía y no lo digo como una crítica. Mariano Rajoy es consciente de que la principal preocupación de los ciudadanos no es otra que la crisis que ya se ha cobrado más de cinco millones de víctimas, porque éste es el número de parados, y por tanto lo que los españoles esperan es que les diga qué va a hacer para sacar a nuestro país del hoyo.

También me parece relevante su decisión de que nuestro país vuelva a homogeneizarse al menos en cuanto a educación y sanidad se refiere. En la enseñanza habrá unos contenidos para todos, se viva en la Comunidad Autónoma que se vida, lo que me parece un acierto, otra cosa será saber en qué va a consistir la homogeinización en la sanidad. Vaya por delante que me parece imprescindible que todos los ciudadanos sepamos que si nos rompemos la cadera, pongo por caso, nos va a tratar igual en un hospital de La Rioja que en uno de Málaga, pero aquí sí que me atrevo a expresar un temor: que la homogeinización no sea de mínimos.

Pero si por una parte se puede decir que el discurso de Rajoy era previsible, también se puede decir que alguna pequeña sorpresa dio. Por ejemplo su falta de referencias al problema vasco. Ni una palabra. Nada. En realidad Mariano Rajoy se dejó las cosas de la política para las réplicas, sabiendo que los portavoces le llevarían al terreno de lo concreto, aunque él no es muy dado a concretar, seguramente porque no quiere comprometerse a nada que no esté seguro de cumplir.

De manera que Rajoy eligió las cosas de comer, o sea de la economía, para estructurar su discurso de investidura sabiendo que los ciudadanos en estos momentos no tienen mayor preocupación que salir de la crisis, dejando para las réplicas la política, si es que se puede decir que la gestión económica no es eminentemente política, porque a la postre los gobiernos reflejan su color a través del Presupuesto que presentan a las Cortes.

Por decirlo de alguna manera la "música" del discurso de investidura no suena mal, ahora falta saber con qué "letra" la van a acompañar. Lo veremos a partir del viernes cuando se reúna el primer Consejo de Ministros. Por lo pronto el nuevo presidente se ha comprometido a que las señas de identidad de su legislatura sea el diálogo, la justicia y la verdad. Pues eso.


El rincón del soneto - CAYO LARA

19.12.11 | 13:00. Archivado en Salvador Freixedo

El rincón del soneto

.

CAYO LARA

Para hablar, le dan cuerda a Cayo Lara,
y en cuanto arranca dice: no me callo
y habla y más habla el hombre sin desmayo
como si todo el mundo le escuchara.

Pero querido Cayo, ¿con qué cara,
hablando sin parar, cual papagayo,
tú pretendes hacerme a mí vasallo
de tu manera de pensar tan rara?

Cayo tiene una mente muy confusa,
sus contradicciones no tienen fin.
Odia el capitalismo de los USA

que emplea siempre como comodín.
Tiene en mente la “democracia” rusa
y a sus jefes Stalin y Lenín.

.
___________________
Por Salvador Freixedo
freixedo@terra.es
Suscripción gratuita
(18/12/2011)


Fernando Jáuregui - La semana política que empieza - Animo, Rajoy, que puede que esto no sea tan malo.

19.12.11 | 12:20. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 18 (OTR/PRESS)

Los que dicen haber hablado a fondo estos últimos días con Mariano Rajoy, que tengo la impresión de que son muchos menos de los que presumen de haberlo hecho, aseguran que el inminente presidente del Gobierno "es muy consciente de lo que se le viene encima". Hay como un fatalismo de desempleo y recesión en el ambiente y se traslada al político galaico la voluntad de aceptar ese "fatum" que implicará recortes en nuestro estado de bienestar, en nuestros ingresos y en nuestras expectativas de una vida mejor. De manera que todos esperamos, con el paraguas abierto y el gesto sereno, el chaparrón que puede suponer la declaración de intenciones del discurso de investidura de este lunes.

Pocas veces en mi vida de mirón profesional he visto un país más resignado ante lo que pueda venirle en un año, este 2012, del que todos esperamos las peores cosas. En muy escasas ocasiones, en mi trayectoria de comentarista, he constatado tal pesimismo emanado de las tripas de las encuestas. Creo que los españoles hemos perdido una buena parte de nuestra capacidad de análisis crítico ante la avalancha de informaciones que, literalmente, van cambiando nuestra vida día a día: 2011 fue el año de las grandes -y penosas- mudanzas, pero también de las nuevas esperanzas surgidas del derrumbe de un orden viejo. Desde el norte de Africa hasta Bruselas, todo se ha tambaleado y era lógico que muchas estructuras de la nación que está en medio de ambos parámetros geográficos también temblasen: es que algo nuevo está naciendo, aunque aún no sabemos muy bien lo que el parto, doloroso como todos los partos, dará de sí.

Aunque no con Rajoy, sí he hablado estos días con algunos de los que, con fundamento o sin él -nadie sabe nada, dicen los que podrían saber-, suenan como "ministrables" de Rajoy; y he constatado la misma impasibilidad ante lo que se juzga inevitable. Toman el timón del Estado en sus manos sabiendo que la galerna ya ha comenzado. Pero sí debo añadir que muchos de ellos creen que, tras la tempestad, ha de venir la calma. Quién sabe, eso sí, con cuántos ahogados por el camino. Pero si la prudencia es la receta, la audacia también conviene en estos momentos, y esa mezcla, sabia, es la que me gustaría escuchar en boca de Mariano Rajoy a mediodía de este lunes, cuando -¡al fin!- nos cuente qué diablos piensa hacer con este país y con los que lo habitamos.

Así que, en esta hora, no cabe sino la expectativa, y armarse de confianza -qué remedio- en quienes van a dirigir nuestros destinos. Hemos entregado una muy considerable dosis de poder a Mariano Rajoy, el hombre a quien muchos han querido influir en estas últimas jornadas, tratando de imponerle tal ministro o de disuadirle de que pueda nombrar a tal otro; creo que una de las virtudes de Rajoy es su independencia, y sospecho que algo de eso comprobaremos cuando lance su discurso programático. Este lunes puede ser, será, un día histórico. Uno más en este final de una era.


Francisco Muro de Iscar - Los derechos de las víctimas.

19.12.11 | 12:20. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, 18 (OTR/PRESS)

"Habrá un día en que todos, al levantar la vista, veremos un país llamado Libertad". Lo decía Labordeta y, afortunadamente un día nos levantamos en España y vimos ese país. Con sus imperfecciones, lo vemos todos los días. Somos afortunados porque hay muchos ciudadanos del mundo que no disfrutan de esa libertad. Y hay un lugar de España donde todavía esa libertad no es plena, donde decenas de miles de ciudadanos han tenido que huir en las últimas décadas y no han podido regresar, donde aún los asesinos de casi mil víctimas no han pedido perdón, donde a pesar de la tregua de ETA, se sigue sintiendo el miedo y donde muchos no pueden defender sus ideas ni manifestarlas en voz alta. Un territorio donde las armas siguen escondidas y en disposición de ser usadas. Un lugar donde los defensores de ETA ocupan ayuntamientos. Un país donde los que todavía no han condenado la violencia inútil y sin sentido de ETA se van a sentar en el Parlamento nacional. Ese lugar es el País Vasco y ese país es España.

La izquierda abertzale acaba de pedir perdón a las víctimas, pero con un pequeño matiz: ha equiparado a las víctimas de ETA y a las de "las estrategias represivas y de guerra sucia de los Estados español y francés". Para ellos todas las víctimas son iguales y deben ser tratadas igual. Es una pura desvergüenza intolerable, a pesar de que algunos incluso desde las filas del propio Gobierno vasco estén aplaudiendo esta "incorporación" de los antiespañoles y de los violentos a las instituciones nacionales y democráticas que el último Gobierno favoreció. Sin entregar las armas, sin pedir perdón a las únicas víctimas y a sus familias que tanto han sufrido, que nunca recuperarán lo que les quitaron para nada.

¿Hasta dónde tienen que llegar? El Parlamento vasco aprobó en 2008 una Ley de reconocimiento y reparación a las víctimas del terrorismo en la que, en su Exposición de motivos, se promete a las víctimas "el sentido homenaje que merece el sufrimiento padecido... tres pilares básicos a saber: derecho a la verdad, derecho a la justicia y derecho a la reparación...". Las víctimas son las de ETA. Víctimas a las que se negó hasta el derecho a un funeral, víctimas que siguen sin salir de casa, víctimas todas inocentes, víctimas niños, víctimas todas sin ninguna razón.

Es un escarnio que alguien trate de igualar a los que murieron a manos de los asesinos con éstos mismos. Es un escarnio que quienes han tratado de dinamitar el Estado y han dejado esa estela de sangre, sin devolver las armas, sin pedir perdón a las víctimas, sin pagar el daño causado y sin repararlo, exijan contrapartidas. Si hay un solo resquicio legal para que Amaiur no obtenga ventajas que no merece, los políticos demócratas deben impedirlo. Se lo deben a la dignidad de las víctimas, a ese grupo vulnerable sumido en la violencia como todo el país por un puñado de terroristas sin conciencia.


José Luis Gómez - A vueltas con España - La solución, en Europa.

19.12.11 | 12:20. Archivado en José Luis Gómez


MADRID, 18 (OTR/PRESS)

La situación de España, a la vista de sus datos socioeconómicos (paro, déficit, endeudamiento...) y de lo que dicen los ciudadanos en las encuestas, tiene tintes de desesperanza, que en algunos casos se vuelven dramáticos. Un 96% constata que la situación económica es mala, un 94% cree que falta aún mucho para salir de la crisis y un 74% teme que todavía no se tocó fondo, según revela una encuesta de "El País", que interpreta que este último dato explica el desasosiego. A punto de debutar como presidente, Mariano Rajoy no solo tiene un amplio apoyo electoral, sino que sabe por esta encuesta que la mitad de los españoles están dispuestos a realizar más sacrificios y que apoyan mayores poderes para Bruselas, una señal clara de que mucha gente asume que la solución a los problemas está en España pero también en la UE.

Todo tiene su explicación. España tuvo su etapa imperial pero no por ello consiguió el bienestar que hoy se conoce. Hubo etapas de mayor acumulación de riqueza pero nunca un reparto de la misma como el que ahora se disfruta. Pueden buscarse muchas explicaciones y seguramente no habrá un solo factor que lo justifique. Pero si en algo es posible coincidir es en que los mejores años de la historia de España se han vivido estando en Europa, es decir, compartiendo unas mínimas reglas con otros países del entorno natural de España. No sólo se trata de que hayan llegado millones y millones en forma de fondos estructurales y de cohesión, sino de que el país se modernizó al tener que competir.

En una España aislada como la de Franco, la generación de la Transición buscó en Europa los símbolos de la libertad y la democracia, y se terminó encontrando no sólo eso, sino también el bienestar. El liderazgo de Felipe González fue, en ese sentido, decisivo, hasta el punto de que a medida que pasa el tiempo puede valorarse mejor la dimensión de su obra política, por mucho que al final se viese empañada por una más que lamentable corrupción y prácticas ilegales en la lucha antiterrorista. Esa Europa en la que España logró engancharse a la modernidad y el bienestar está ahora en fase de cambio, centrada en unirse para salir de la crisis. No existe la ilusión de otros momentos, ni en España ni en Europa, pero nadie tiene una alternativa mejor. Ni siquiera los llamados "euroescépticos" se atreven a cuestionar las políticas comunes. Pero no parece que la ciudadanía se contente con eso. La salvación del euro, la libre circulación o proyectos como Erasmus podrían ir dando paso a otras iniciativas que sigan acercando a la gente -y sobre todo a los jóvenes- al proyecto europeo. Europa necesita liderazgo en el mundo y a España se le exige competir mejor. Es lo que toca.


Carlos Carnicero - Sobredosis de Urdangarín.

19.12.11 | 12:20. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 18 (OTR/PRESS)

Las filtraciones de sumarios siempre tienen una finalidad: benefician y perjudican respectivamente a algunas de las partes implicadas en esos asuntos judicializados.

La dosificación de la información tiene la tecnología de las novelas por entregas del siglo XIX. Se suspende cada capítulo en un momento estelar que deja al público expectante hasta la próxima sesión informativa. Eso hace que el daño que sin duda se persigue siga in crescendo ante cada nueva información.

Quienes manejan y administran los datos del sumario saben cómo hacerlo. Y además, con toda certeza, manipulan lo que saben: dan prioridad y amplifican lo que conviene a sus objetivos y ocultan o amortizan lo que les dificulta sus objetivos.

Ahora hemos sabido que hubo un asesor del Rey que puso encima de la mesa al menos una parte de lo que hoy se va sabiendo. La actividad de esa enigmática fundación quedó en suspenso y el Duque de Palma y la infanta Cristina se trasladaron con su familia a Estados Unidos para cambiar los aires por otros menos contaminados.

Si eso fue así, la pregunta es por qué no se deshicieron los movimientos equivocados, se devolvió el dinero que pudo ser mal habido y se dejaron las cosas como antes de iniciar esas actividades.

La monarquía está enfocada ahora por un microscopio electrónico en el que los ciudadanos empiezan a observar los detalles que antes no eran percibidos.

Lo mejor que podría hacer la Justicia es acelerar todo este proceso porque las entregas hacen mucho más daño a la Corona que el conocimiento completo de la verdad. Tenemos sobredosis de Urdangarín y cada día que pasa hace más daño a nuestro organismo democrático. Por lo menos en lo que tiene relación con la Corona.


Charo Zarzalejos - El discurso.

18.12.11 | 12:20. Archivado en Charo Zarzalejos


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

Mañana lunes, cuando Mariano Rajoy suba a la tribuna del Congreso, atrás habrá dejado el sabor de la derrota, el trajín de injustas críticas y golpes fallidos. Sube muy baqueteado, como él mismo reconoce, y llega al poder "llorado". Esta experiencia acumulada es un buen equipaje para tomar las riendas de un país, España, acosado por las incertidumbres, cansado de tanta crisis y que contempla atónito e incrédulo al hundimiento de lo que creíamos conquistado.

Mariano Rajoy es sabedor de todo ello y por eso prepara en estas horas "el discurso". Un discurso que se ha preparado con minuciosidad, con la intención de no dejar fuera nada que preocupe a los ciudadanos y en el que, es seguro, anunciará medidas que quizás nos hagan temblar. Será un discurso que para algunos resultará insuficiente, para otros poco acertado o bien poco concreto. Así ha ocurrido siempre.

El discurso estará impregnado de economía y de desempleo, pero las tareas van más allá de estos dos grandísimos problemas... En Europa estamos ausentes y España se merece, necesita, ocupar espacio allí donde se toman decisiones y ello sin desatender a nuestros vecinos como Marruecos y a los millones de ciudadanos con los que compartimos historia e idioma al otro lado del Atlántico.

Las disfunciones de nuestro modelo de Estado merecen atención, así como los más desfavorecidos de la sociedad. La ejemplaridad en la acción política y de los políticos es tarea urgente para que la política y los políticos recuperen el prestigio que merecen. Las reivindicaciones nacionalistas, siempre presentes, deberán ser analizadas con inteligencia pero sin agobios... El listado de tareas es inmenso y el rostro de Rajoy, poco a poco, va adquiriendo un gesto de seriedad más que comprensible. Los españoles necesitamos esperanza pero sabemos que el sacrificio será inevitable, por ello, el discurso tendrá más de un llamamiento al consenso, de todo punto necesario, porque la política y más en tiempos difíciles, no se dirime solo con la aritmética parlamentaria. El discurso es esperado con expectación y aunque se pronuncia en el Congreso, delante de todos los grupos de Oposición, Rajoy no puede olvidar que es "su discurso" a todos los españoles y ya se sabe que la mayoría entiende bien los mensajes cuando se utiliza sujeto, verbo y predicado. Ni Tardá ni Errekondo, por poner un ejemplo, van a estar de acuerdo pero le va en el sueldo. Lo importante es que "el discurso" sea entendido por los españoles de manera que ya el mismo lunes sepamos todos lo que nos espera.


Victoria Lafora - Compañeros de viaje.

18.12.11 | 12:20. Archivado en Victoria Lafora


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

Izquierda Unida de Extremadura ha vuelto a salvar al presidente de esta comunidad, del PP, al apoyar en el último minuto los presupuestos para 2012. Lo que está ocurriendo en Mérida desde las elecciones de mayo, donde una formación política de izquierdas apoya a la derecha para que gobierne, da para un tratado de componendas políticas y viejos rencores.

Sin el apoyo de la dirección de Madrid, por libre y sin complejos, el coordinador general de IU en Extremadura se ha convertido en el mejor compañero de viaje del popular José Antonio Monago. Bien es verdad que cada acuerdo supone una "dura" negociación, por lo menos de cara a la galería, pero Pedro Escobar, al final, se convence con poco.

En el caso concreto de los presupuestos se ha conformado con la promesa de que el Ejecutivo va a consignar 140 millones más para gasto social pero, y aquí está el truco, solo si el Gobierno central les paga la "deuda histórica" y vendiendo patrimonio público.

Dice el refrán popular que más vale pájaro en mano que ciento volando. Pues aquí hay que constatar que el máximo responsable de IU en Extremadura, Pedro Escobar, lo que tiene es una bandada de pájaros volando. Porque la pretensión de cobrar la deuda histórica en semejante momento, en que Rajoy no hace más que amagar con unos recortes "duros" pero que no precisa, es casi un imposible.

Si finalmente, Rajoy, "empujado" por Europa y los mercados, se tiene que desdecir de su principal promesa electoral a los pensionistas, la reclamación extremeña de una deuda, y además "histórica", va a seguir durmiendo el sueño de los justos. Esto lo saben Monago y Escobar. El primero, porque no se ha pillado los dedos con una contraprestación en firme y el segundo porque ya se está excusando de un apoyo a cambio de nada.

Los votantes progresistas de Cáceres y Badajoz, que estaban cansados de dar su confianza a los socialistas, después de tantos años en el poder, y que convirtieron a Izquierda Unida en la fuerza decisiva para inclinar la balanza hacia una política conservadora u otra socialdemócrata, no deben dar crédito a lo que sucede en el parlamento de Mérida.

Escobar y los suyos pretenden apuntarse el tanto de que en su tierra no se están llevando a cabo los dramáticos recortes en derechos sociales de Cospedal en Castilla-La Mancha. Se olvidan de añadir que Monago no es Cospedal y que la situación de déficit tampoco es la misma.

A Monago, con o sin IU, no se le habría ocurrido retirar las subvenciones a las casas de acogida de mujeres maltratadas. Unos centros que han permitido, sin lugar a dudas, salvar el destino de muchas víctimas amenazadas de muerte por sus parejas. Con los casos flagrantes que están ocurriendo en las últimas fechas, y que demuestran que la violencia machista es un drama sin resolver, a Cospedal no le ha temblado el pulso a la hora de recortar, también, en una partida a la que debería ser especialmente sensible.

Sin llegar a tanto, IU va a tener dificultades para justificar los recortes que se van a producir en Extremadura merced a unos presupuestos que han salvado con sus únicos votos.


Fernando Jáuregui - Siete días trepidantes - Zapatero abandona este domingo La Moncloa.

18.12.11 | 12:20. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

Entre todas las fotografías que han marcado una semana llena de acontecimientos -encuentro del Rey con Amaiur, Camps en el banquillo, Urdangarín, pese a todo, en las felicitaciones de La Zarzuela-, yo seleccionaría una, tranquila y hasta apacible: la del último encuentro entre el presidente Zapatero y su seguro sucesor dentro de tres días, Mariano Rajoy, en La Moncloa. La imagen de un traspaso de poderes que, finalmente, ha sido cordial, como cordial ha sido la relación en los cuatro últimos meses entre el jefe del Ejecutivo socialista y quien con toda probabilidad iba a serlo representando al Partido Popular. Ahora, Zapatero que este domingo se marcha con su familia del palacio de estucos y falsos mármoles que ha sido su hogar durante siete años y ocho meses, queda en manos de la Historia; muchas veces hemos dicho algunos que esta será más benévola con él que el presente. Ya le pasó a Adolfo Suárez, aunque las distancias sean considerables.

Cuenta Leopoldo Calvo-Sotelo en sus memorias que, cuando al llegar a La Moncloa sucediendo a Adolfo Suárez, abrió la caja fuerte de los secretos oficiales, en medio de la natural expectación, solamente encontró en ella un papel: la combinación para abrir esa caja fuerte. Supongo que la anécdota, contada con gracia y talento, es exagerada, pero "si non é vero, é ben trovatto": los traspasos de poderes de presidente a presidente, aunque fuesen correligionarios, han distado bastante de ser modélicos. Felipe González, a quien pude visitar en sus últimas horas monclovitas, se quejó de la poca información que le dejo el presidente con UCD. Aznar se lamentó de lo mismo con respecto a González, y, al llegar Zapatero, funcionario nuevo hubo que puso el grito en el cielo diciendo que los aznaristas se habían llevado hasta la memoria de los ordenadores.

Yo creo que, con su elegante cesión del paso a Rajoy, Zapatero se ha ganado no pocas simpatías. Ha cometido errores de libro en economía, ingenuidades sin cuento en política, hizo cosas que nadie le pedía que hiciera y no hizo otras que sí le reclamaban todos. Ha dejado su partido destrozado y la imagen exterior de España bajó unos cuantos puntos en este tiempo. Pero, a la vez, se establecieron nuevas formas de convivencia ciudadana, la lucha contra ETA experimentó una indudable mejoría, si es que no se ha solucionado ya definitivamente la pesadilla que acongojó a los españoles durante cuarenta años, y se avanzó, aunque la polémica las persiga, en algunas leyes sociales.

Zapatero no ha sido, pienso, un buen presidente. No es un estadista. Carecía, a mi juicio, de la formación necesaria, y se le ha notado. Todo ello es cierto, y espero que Rajoy, que también tiene sus carencias, llenará algunos huecos que dejó el "zapaterato". Sus primeros nombramientos han sido más bien tranquilizadores, tanto por lo que respecta a la presidencia del Congreso y el Senado como a las respectivas portavocías, ha extremado -quizá excediéndose, a mi modo de ver- la prudencia en las declaraciones y ha visto cómo los mercados se calmaban algo a su llegada. Me parece que ha sido generoso en la victoria, aunque no ha podido evitar sentirse atado por el entorno, que, entre otras cosas, le exigía que algún umbral no por secundario menos significativo, como permitir que la coalición Amaiur tuviese grupo parlamentario, no fuese en modo alguno traspasado.

Pero la crítica global a las dos legislaturas de Zapatero no puede olvidar ni su honradez, ni su buena voluntad, ni el valor con el que consumó, en mayo de 2010, el sacrificio de sus ideas personales -algo utópicas, por lo demás- para plegarse a las exigencias de los "socios", o más bien patronos, europeos. Yo me quedo, en suma, con una sensación agridulce tras el "huracán Zapatero", que no ha sobrevivido ni a sus propios errores, ni al eurocaos -a ver qué va a ocurrir en el zigzag de la UE-, ni a las nuevas exigencias que el mundo se plantea, y de las que el 2011 que concluye ha sido una trepidante muestra. Hay quien dice que ZP, que llegó con tanto impulso, con tanta ínfula, será un mejor expresidente que presidente, como Rajoy será mejor presidente que líder de la oposición. Así lo deseo, así lo espero, porque llegan, dicen todos, tiempos de grandes incertidumbres.


Carlos Carnicero - Amaiur y el Estado de Derecho.

18.12.11 | 12:20. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

Amaiur es una coalición legal que ha conseguido representación parlamentaria con un importante número de votos en las tres circunscripciones de Euskadi y también en Navarra.

La posibilidad de concurrir a las elecciones fue una recuperación de la normalidad al establecer el Tribunal Constitucional -corrigiendo una sentencia anterior del Tribunal Supremo- que Bildu, antecedente de Amaiur, cumplía los requisitos establecidos en la llamada Ley de Partidos.

Así pues, frente a una sentencia del Tribunal Constitucional, queda poco por hacer. Al que no le guste Amaiur, por supuesto no le vote -si está censado en una circunscripción en donde se presente Amaiur-, que no le siga la corriente y que le deje en paz.

Si alguna institución entiende que hay motivos de recusar y promover la ilegalidad de Amaiur y tiene personalidad jurídica para ello, que inste a los tribunales.

La vieja costumbre española de hacer que cada sentencia, para que sea respetable, tiene que adecuarse a los deseos de quien la enjuicia, revela el pobre talante democrático de muchas instancias de la vida pública española.

A Amaiur hay que aplicarle grandes dosis de normalidad. Hay que dejarle en su sitio, con su fuerza y el espacio que sea capaz de ocupar.

La victimización de Amaiur es su factor de crecimiento. Quienes están obsesionados con la presencia de esta coalición en el Parlamento debieran pensar en las causas profundas de su arraigo popular y su presencia electoral.

Jugar al populismo con la demonización permanente de la coalición abertzale es la peor de las iniciativas. Primero porque la democracia y el Estado de Derecho tiene reglas que no se pueden vulnerar.

Segundo, porque si hay algún problema es la radicalización de una parte del electorado vasco. Y eso no se resuelve colocando a Amaiur en el centro del escenario.


José Luis Gómez - A vueltas con España - El nuevo PSC.

18.12.11 | 12:20. Archivado en José Luis Gómez


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

El PSC ha elegido nuevo líder, con lo que pone fin a la era Montilla, genuino representante del área metropolitana de Barcelona, al igual que Carme Chacón. Llega, pues, Pere Navarro, alcalde de Terrassa, tras derrotar por amplia mayoría al obiolista Joan Ignasi Elena, más afín al sector catalanista barcelonés. Esta vez, la capital catalana y el Baix Llobregat han dado paso a un líder de una ciudad industrial de la comarca del Vallés Occidental, donde gobierna el PSC desde 1979. Navarro, premiado por ser un ganador entre derrotados, es consciente del gran reto que supone revitalizar el PSC tras sus últimos reveses electorales, tanto en autonómicas, como en municipales y generales, lo cual explica su discurso integrador. Parte de muy abajo, ya que el PSC no solo perdió el gobierno de la Generalitat, sino también la alcaldía de Barcelona e incluso su condición histórica de primera fuerza política en las generales, ante el empuje de CiU, su verdadero adversario en Cataluña, donde el PP sigue siendo un partido pequeño.

El debate interno del PSC ha estado muy centrado en los recelos del sector catalanista con el socialismo del área metropolitana barcelonesa, para entendernos más "español", debido al peso de cientos de miles de emigrantes de comunidades como Andalucía o Extremadura; el propio Montilla es cordobés de nacimiento. Ahora ese debate permanece abierto, para contener las críticas de CiU de que el PSC es un partido sucursalista del PSOE, pero Pere Navarro precisa ir más allá. De hecho, este alcalde habituado a ganar en su ciudad ha pedido que el PSC se dote de un discurso ecologista y represente a las clases medias, las mujeres y los jóvenes, sin renunciar a una encendida -y calculada- defensa del catalanismo.

Fuera de Cataluña, incluso en el propio PSOE, cuesta admitirlo pero la realidad es que el PSC es un partido autónomo del PSOE, con el que tiene una estrecha relación ahora objeto de revisión; de ahí los intentos de algunos de que los diputados del PSC en Madrid tengan su propio estatus. Lo ha resumido bien el columnista Albert Sáez en "El Periódico de Catalunya", el diario más afín a este partido: "El PSC tiene posibilidades de éxito si es el partido de los que en Cataluña no quieren sacar réditos políticos a los conflictos con España pero también de los que no quieren construir España contra Cataluña".


Nombramientos, trajes y duques.

17.12.11 | 12:20. Archivado en Magdalena del Amo

Creo que por primera vez el año y la legislatura coinciden en el arranque de sus primeros pasos y sus incipientes balbuceos. Poco a poco se van colmando nuestras ansias y vamos conociendo los nombres y perfiles de quienes van a ocupar un lugar en nuestras vidas, casi en nuestras mesas, en el sentido más literal: nuestros dirigentes políticos.

Al recién estrenado presidente del Congreso, Jesús Posada ya le han colocado el sambenito de político de “perfil bajo”. Como es un hombre tranquilo, muy al estilo de Mariano Rajoy, nada dicharachero y tampoco un piquito de oro, hala, a llamarle soso y poca cosa. Parece que estamos demasiado acostumbrados a la estridencia, a la sobreactuación, al discurso aprendido y a la locuacidad incontenida. Paciencia, capacidad de diálogo y empatía son cualidades que debe tener un presidente de la Cámara Baja —aunque no todos hayan cumplido el requisito—, y el señor Posada pasa de notable. Dicen que la intención del líder popular estaba puesta en Jorge Fernández Díaz, dirigente del PP de Cataluña y amigo personal de Rajoy, pero que CIU presionó para que un catalán no estuviera por delante de Artur Más en el protocolo del Estado. Hay quien compara esta situación con lo que sucedió hace 15 años, cuando Aznar inmoló en la pira a Vidal Cuadras, pero los casos son muy diferentes.

Si la cotización de los políticos está tan a la baja que se ha convertido en la tercera preocupación de los ciudadanos, parece que el relativismo ha invadido el hemiciclo. La toma de posesión tuvo, cuando menos, tintes surrealistas llegando a rayar el esperpento. Tanta risita y tanta morcilla de cosecha propia estuvo fuera de lugar. Y no es cuestión de purismos, sino de querer respetar lo respetable. Sabemos de sobra que Cayo Lara no renuncia a sus convicciones y no hacía falta que las cámaras del Congreso inmortalizasen su apostilla para la posteridad. Ni las del resto. Por una vez estamos de acuerdo con Rubalcaba cuando dice que dan la nota para tener su minuto de gloria.

Aunque suponemos que no está mucho para visitas —y no precisamente por el talón de Aquiles o el golpe en el ojo— el Rey fue recibiendo a los diferentes portavoces de los partidos para preparar la investidura del Presidente. En su visita protocolaria, CIU le prometió colaborar con Rajoy aunque descarte un acuerdo estable. Cayo Lara, muy en su línea, aunque sea ante el Monarca, prometió plantar cara a los recortes. Hay que reconocer que todos estuvimos —y seguimos— pendientes de Amaiur desde el primer momento. Xabier Errekorde le manifestó a don Juan Carlos que estaba encantado de estar allí; vamos, casi arrobado. Le preguntó por Urdangarín —compañero en el equipo de balonmano—, su yerno preferido aunque ahora esté apartado de la familia y del Museo de Cera, ese horror bajo la abeja de Rumasa, al más puro estilo de la película de Vincent Price, pero sin Juana de Arco.

>> Sigue...


Esther Esteban - Más que palabras - El extraño comienzo de legislatura.

17.12.11 | 12:20. Archivado en Esther Esteban


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

Ha sido un arranque de legislatura raro y extraño. Primero la presencia en el Congreso, 18 años después, de BATASUNA, travestida de AMAIUR. Después la forma variopinta con la que más de una veintena de diputados han jurado o prometido su cargo y, por último, la polémica sobre quienes podían formar o no grupo parlamentario. Estos días en el Congreso se respira un aire extraño. La galbana habitual de las dos últimas legislaturas ha dado paso a un nerviosismo palpable, espeso y hasta tenso en algunos momentos.

Todos andan desconcertados, como perdidos, en sus particulares circunstancias. Los que dejan el gobierno no pueden disimular el vértigo que les produce su incierto futuro. ¡Es el mundo al revés!. Los ministros buscan miradas cómplices de los periodistas -de los que hasta ahora huían como de la peste-, mientras nosotros, los plumillas, nos interesamos mucho mas por los ministrables, que a su vez se esconden por los rincones, sabedores de que salir en algunas quinielas es mas perjudicial que beneficioso para estar, finalmente, entre los elegidos.

Los nuevos diputados, algunos novatos, pero otros muchos con amplia experiencia de gestión en ayuntamientos y comunidades autónomas están clarísimamente, fuera de su ambiente. Apenas se mezclan, salvo con los afines, y mucho menos se prestan a hacer los habituales corrillos políticos o mediáticos. Eso sí, hay notables diferencias entres ganadores y perdedores. Los primeros están contentos, y ni pueden ni quieren ocultarlo, mientras los segundos apenas pueden disimular la cicatriz de la derrota, sabedores del frío helador que se siente en la oposición, y más cuando el adversario obtiene mayoría absoluta.

El aislamiento es total en el caso de AMAIUR. Están solos por lo que son y representan. Lo saben y les importa un pito. No hay miradas de cortesía, ni apretones de manos ni cercanía de ningún tipo por parte del resto de sus señorías. La única excepción puede ser la de Rafael Larreina, (EA) que intenta, como puede, darle cierta normalidad a su presencia anómala con tales compañeros de viaje. Al paso de estos diputados el silencio es espeso y la incomodidad de todos evidente. Las urnas han hablado y la grandeza de nuestra Constitución permite que estén dentro de ella quienes la quieren dinamitar y hacer una interpretación torticera poniendo en su camino, siempre que puedan, bombas lapa. Es la ley y todos la acatan, pero concesiones a la galería ni una, al menos hasta que sus amigos se quiten la capucha, entreguen las armas y pidan perdón a las víctimas de su orgía de sangre y dolor. "Entonces ... ya veremos" dicen algunos en voz baja.

El desconcierto es general y no solo entre sus señorías. Los servicios de prensa, policías, ujieres y el resto de los trabajadores se esmeran mas que nunca en controlar quien entra y sale del edificio de la Carrera de San Jerónimo. Salvo que se identifiquen como diputados muchos de ellos son desconocidos lo cual da lugar a escenas propias del camarote de los hermanos Marx. Y por si fuera poco las fechas no ayudan. Es Navidad pero muchos no se comerán el turrón en sus cargos y otros no podrán celebrarlo por aquello del qué dirán. Todo es extraño, muy extraño. Los únicos que permanecen imperturbables en la Camara Baja son los leones.


Fernando Jáuregui - Maniobras ministrables en la oscuridad.

17.12.11 | 12:20. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

Hay momentos en los que uno no sabe muy bien si lo que circula responde a sucesos reales, a especulaciones irreales o a maniobras orquestales en la oscuridad, en este caso yo diría maniobras ministrables en la oscuridad. El largo parto del nuevo Gobierno y el silencio obsesivo de Rajoy hasta que anuncie "urbi et orbi" su nuevo elenco ministerial propician descaradas autopromociones, conspiraciones subterráneas y puñaladas traperas de la peor especie de enemigos, como dijo, creo, Helmut Schmidt, es decir, los correligionarios.

Tengo para mí que algo de esto último está ocurriendo con algunos de quienes han sido hombres y mujeres de confianza de Mariano Rajoy y que parecen llamados a muy o bastante altos vuelos. Quien tiene enemigos "internos" y está a punto de ser dotado de un considerable poder experimenta ahora el ataque solapado de quienes no quisieran verle encumbrado y de quienes temen los rayos iracundos del inminente poderoso. Se filtran cosas diversas, se exageran acontecimientos, se relacionan peras con manzanas para que Rajoy tome nota a la hora de la designación. Se hacen declaraciones de doble sentido y a las redacciones de algunos medios llegan exclusivas que acaso no lo sean tanto, o que depende de cómo se presenten, ya se sabe. El caso es descabalgar a quien puede resultar incómodo.

Hace tiempo que defiendo que los periodistas encuentran sus exclusivas en fuentes poco ortodoxas: amantes despechadas, contables a los que no se ha pagado, "vendettas" largamente acariciadas o rivalidades comerciales hacen que algunos de los grandes "scoops" informativos lleguen hasta los titulares. La principal misión del periodista radica, entonces, no en analizar la mayor o menor pureza de la fuente, que eso es irrelevante, sino en comprobar la veracidad de lo que se lanza contra alguno o algunos.

Tengo para mí que desvelar ahora, como se ha hecho, que un ministrable -o similar- firmó o no un contrato con Iñaki Urdangarín para que el yernísimo promocionase la realización de un evento deportivo en Valencia nada tiene que ver ni con el "caso Gürtel" -lo que es obvio- ni con las actividades abusivas del aún duque de Palma. Ni, menos, con la integridad de quien firmó. Pero, claro, se trata de lanzar un dardo contra González Pons, en este caso el firmante desde la Generalitat de un contrato con el duque, porque ha sido una de las estrellas fulgurantes de la actividad del PP en los últimos meses: si se frena su carrera política, mejor para algunos, que parece que le consideran un peligro para sus carreras.

Conozco a González Pons desde hace tiempo. Incluso firmé con él, en su día, un convenio para realizar un congreso de periodismo en Valencia (espero no ser incluido en ninguna trama por ello). Siempre le he tenido por persona comprometida con el auge de su tierra e incapaz de venderse por plato de lentejas alguno: simplemente, eso es algo que no le interesa. De hecho, mientras fue "conseller", la Comunidad Valenciana gozó de una imagen que luego, parcialmente, creo que ha perdido; las circunstancias eran otras y el carisma de este político no es fácil de igualar.

Comprendo que resulta difícil salir indemne de los diversos tiroteos a los que el destino de ser una estrella rutilante está sometido; ya sabemos que quien aprieta el gatillo y quien pone la bala no es el periodista que firma una información. Pero yo no quisiera, ni por acción ni por omisión, dejar de defender a quien pienso que es un enorme político y una persona honrada. Entre otras muchas sobre las que, más o menos sutilmente, cae ahora el fuego graneado de quienes se escudan falsamente en la lucha contra la corrupción y lo que hacen es precisamente lo contrario.


Antonio Casado - Amaiur, sin privilegios.

17.12.11 | 12:20. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

Hay buenas razones políticas para frenar a los amigos de Eta en sus tóxicas aspiraciones segregacionistas. Van contra el Estado y el Estado se defiende. Lógica política pura. Se entiende bajo esa luz la decisión del PP, con mayoría absoluta en la Mesa del Congreso, de impedir que Amaiur forme grupo parlamentario propio. Pero patinaremos si buscamos el encaje jurídico de la decisión. Ahí la cosa no está tan clara.

No sólo la política. También el sentido común señala el camino. Sería incongruente que los gestores del sistema dieran facilidades a sus enemigos. En este caso, el gobernante utiliza la mayoría absoluta conseguida en las urnas para impedir que Amaiur tenga las ventajas de un grupo parlamentario propio: más dinero, más presencia, más tiempo en los debates y acceso a secretos oficiales del Estado. Parece razonable el marcaje o la discriminación de los enemigos del Estado a la hora de los privilegios.

Todo eso se comprende pero tiene difícil acomodo en la letra y el espíritu de la norma, a la luz del Reglamento del Congreso, así como los antecedentes, la costumbre y la jurisprudencia en lo referido a la interpretación. El Reglamento impide formar grupo a la fuerza política que, sin implantación en toda España, no haya alcanzado el 15% de los votos en las circunscripciones donde se haya presentado. Amaiur no cumple ese requisito en Navarra. Tampoco puede formarlo la fuerza que, habiéndose presentado en todas las provincias, no haya conseguido al menos el 5% de los votos a escala nacional. UPyD no lo consiguió.

Sin embargo, UPyD tendrá grupo y Amauir no, por la desigual aplicación de los antecedentes y la jurisprudencia en la flexible aplicación del Reglamento. En anteriores Legislaturas se aceptó el préstamo de otros grupos en diputados o porcentaje. Así va a formar grupo propio el partido de Rosa Díez, sumando el porcentaje del diputado de FAC). Amaiur quería formarlo restando lo que le sobraba (su diputado navarro). Y de eso no había precedentes, aunque fuera sobrado con los seis diputados obtenidos en las tres circunscripciones vascas. Con la suma del navarro también supera con creces el 15% en el conjunto de las cuatro circunscripciones.

Puestos a flexibilizar la interpretación del Reglamento, como tantas veces ha ocurrido, el aceptarlo hubiera forzado la norma menos que en otras ocasiones. Ahora lo lógico es que Amauir pida porcentaje prestado a Geroa Bai (1 diputado) para completar el 15% que le faltó a su diputado navarro. Exactamente lo mismo que ha hecho UPyD con el porcentaje prestado por Alvarez Cascos en Asturias.

Pero me temo que si los argumentos políticos siguen prevaleciendo sobre los jurídicos, Amauir seguirá sin tener grupo propio porque así lo ha decidido el PP, que tiene mayoría absoluta en el gobierno de las Cámaras. Y en el otro, claro.


Fermín Bocos - La retirada de Irak.

17.12.11 | 12:20. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

Los Estados Unidos se retiran de Irak con más pena que gloria. La invasión de aquel país árabe deja para la Historia, en el "debe" de Washington, un balance terrible: 150.000 iraquíes y 4.500 soldados norteamericanos muertos. Víctimas de una guerra generada tras la invasión y ocupación del país bajo el pretexto de que Sadam Hussein, el dictador local, antiguo aliado de los norteamericanos en la pugna contra el Irán de los "ayatollajs", disponía de "armas de destrucción masiva".

Tras la cruel experiencia de la guerra y posterior ocupación de Irak por tropas norteamericanas y británicas, la región ni es más segura ni políticamente es más estable. Irak se ha llevado la peor parte, pero también el pueblo americano ha sufrido el zarpazo de la guerra; no así los políticos - Bush ,Cheney, Rumsfeld, Powell, Rice,- que les embarcaron en aquella cruel aventura. Todos ellos se han ido de rosita. A los familiares de los muertos ni siquiera les queda el consuelo de que quienes mintieron para justificar la guerra puedan acabar ante un tribunal capaz de juzgar las responsabilidades contraídas. Dado que los Estados Unidos no reconocen la jurisdicción del Tribunal Penal de La Haya, difícilmente podría prosperar una iniciativa encaminada a sentar en el banquillo a quienes decidieron la guerra a sabiendas de que la razón aducida para bombardear Bagdad y Basora e invadir Irak -las famosas armas de destrucción masiva que nunca fueron halladas-, era una mentira, un pretexto.

A la vista del sombrío panorama por el que atraviesa la región de la antigua Mesopotamia, bien podríamos incluir la herida abierta que deja la guerra como una historia más en la muy universal historia de la infamia que aparejan todas las guerras relacionadas con la pugna por controlar los yacimientos de petróleo de aquella región. Ni el presidente Barak Obama ni su secretario de Defensa, León Panetta, han justificado la guerra. Intentan pasar página con discreción y actos de bajo perfil porque saben, como todos, que nadie devolverá la vida a las decenas de miles de personas sacrificadas en Irak al dios del petróleo que protege a Arabia Saudita.


Pedro Calvo - Contra la equidad y el sentido común.

17.12.11 | 12:20. Archivado en Agustín Jiménez


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

Si les digo la verdad, yo pensaba que no se cometería la obscenidad de negar a Amaiur el grupo parlamentario propio. Y lo pensaba porque confiaba en el sentido común de todos y en el sentido de la equidad también de todos. Lo sucedido, con el voto mayoritario del PP y la abstención incomprensible de PSOE e IU, es una gravísima zancadilla en el camino de la tan cacareada y reclamada normalización y pacificación de Euskadi. Es como poner argumentos en manos de la violencia cuando ésta ha decidido quitarse de en medio, es como invitarla a reconsiderar su decisión, sí, nadie se eche las manos a la cabeza ni sea hipócrita, porque todo el mundo lo piensa así, se decida o no a decirlo en voz alta. Es como si desde la derecha no se desease de verdad la definitiva desaparición del terrorismo, seguramente presionada por la otra derecha, la extrema, que está viendo desparecer una de las fundamentales razones de su supervivencia. Pero que PSOE y CiU no lo hayan entendido, eso me entristece y me descorazona bastante más, y además me declaro incapaz de entenderlo.

Pero hay también un gravísimo atentado contra la equidad, bastando con recordar que en el pasado se ha interpretado el reglamento mil veces de forma flexible, incluso en casos mucho más peliagudos que éste, con préstamos de diputados de ida y vuelta y otras cosas por el estilo, ante lo que se hacía la vista gorda o se convenía en que no había que pararse en formalismos y punto. Ahora no: ahora la aplicación de la ley summa lex summa injuria, poniendo un gordo peñasco en la ruta de la paz, incluso si los abertzales se muestran dispuestos a reclamar el reconocimiento del daño infligido a las víctimas del terrorismo y la reparación de ese daño. Incluso en el caso de que pidieran perdón y todo lo que hubiera que pedir, estoy seguro de que no cambiaría nada. Porque lo que de verdad se quiere no son esos reconocimientos ni esos perdones sino la perpetuación de un conflicto por intereses quizá nada confesables. Nada parecido a las complacencias con los verdugos de otras víctimas: las del terrorismo franquista.


Rafael Torres - Al Margen - La amiga del PP.

17.12.11 | 12:20. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

Mal empieza Rajoy aún antes de empezar: su partido usa de la mayoría absoluta para desvirtuar la propia composición de la Cámara beneficiando a los amigos y perjudicando a los adversarios. A Rosa Díez se le permite la alianza con un afín ideológico y político, Alvarez Cascos, para entrambos disponer de grupo parlamentario, en tanto a Amaiur, que obtuvo en el País Vasco seis escaños irreprochables desde el punto de vista del reglamento, se le niega el derecho a hacer lo propio en base a un pretendido informe jurídico que, si bien no puede negarlo abiertamente, lo desaconseja. Así, lo que habría de ser un trámite rutinario, protocolario, automático casi, el de la formación de los grupos parlamentarios para la mejor defensa de sus respectivas posiciones políticas, deriva a lo judicial, situando, de alguna manera, el mundo de las instituciones al revés, por no hablar del arma del victimismo que se regala graciosamente a una formación que tan buen uso sabe hacer, y más cuando lleva razón, de ella.

La Cortesía, la facilidad, el espíritu de colaboración, las perspectivas del bien común y del interés general, el respeto a los electores, son ingredientes esenciales para elaborar lo que en el Congreso de los Diputados se cocina, nada menos que las leyes, pero Rajoy y su Partido Popular creen poder prescindir de ellos sin que de su escamoteamiento resulte un estofado indigerible. Mal empieza la cosa si donde debe regir la generosidad empieza dominando lo mezquino, y si la Cámara, que debe ser un referente moral, ejemplar, se entrega a esos enjuagues legalistas que esconden, sin conseguirlo, un abuso de poder. De semejante disparatamiento, muy en la onda dura del PP, emerge, no obstante, un hecho positivo: el de la clarificación. Para que ya nadie, ni el más despistado, pueda llamarse a engaño, Rosa Díez se sitúa nítidamente en su lugar: la derecha auxiliar del PP. Y compartiendo grupo con quien, como ella, sólo mira, consternando al espejo, por su persona.


Andrés Aberasturi - Un dique para la crisis.

17.12.11 | 12:20. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

Cuando más evidente se hace la crisis, menos parecen darse cuenta los que podrían hacer algo para combatirla. No se entiende, pero es así. Tal como yo lo veo en 2011 una inmensa mayoría de españoles tuvo contacto con el drama de una u otra forma: con cinco millones de parados es difícil que no tengas a uno cerca; si eres funcionario, ya sabes lo que te ha pasado y si recibes una pensión también. Nos han subido el IVA y la gasofa está por las nubes. Ni se nos ocurre pedir un crédito y todos sabemos de alguien que ha vivido esa experiencia imagino que dolorosísima de un desahucio. Pues todo lo dicho no es más que el anuncio leve y hasta suave de lo que se nos viene encima. Hay que prepararse para 2012.

El próximo año va a ser verdaderamente duro y la crisis la vamos a vivir todos de una forma muchísimo más directa: la deuda de las comunidades resulta que es abrumadora y miles de autónomos y PYMES que aun podían sostenerse haciendo toda clase de equilibrios y sacrificios, se verán obligadas a echar el cierre porque no sólo no cobran lo que las administraciones les deben, sino que tienen que adelantar el IVA de lo que no han cobrado y la banca y las cajas cierran del todo el hilillo que aun quedaba de los créditos. El tema de las cajas es de juzgado de guardia en el sentido literal: no se entiende como la fiscalía anticorrupción no tiene nada que decir de lo que es un formidable escándalo económico y social y del que habría que pedir cuentas y responsabilidades incluso al Banco de España. Pues no pasa nada. Montamos el número con los trajes de Camps pero el robo continuado de tantos en tantas cajas de ahorros parece que no le preocupa a nadie. España no es Grecia. ¿Seguro?

Y cuando todo está a punto de cambiar y lo peor de la crisis a punto de llegar, sindicatos y patronal se alejan más que nunca y sólo nos queda la esperanza de que PSOE y PP, con CIU, sean capaces de apoyar medidas que nos van a doler a todos. No sé si Rajoy sabe lo que va a hacer Rajoy, pero si yo fuera presidente, que diría el llorado Tola, lo primero que suprimía era esa barbaridad de euros que se entregan graciosamente a partidos políticos, organizaciones empresariales y algunos (dos) sindicatos. Eso de entrada y para dar ejemplo.

Con todo lo que se ha publicado, con muchas de las cosas que ha propuesto UPyD (y no soy militante) y una pizca de sentido común y la verdad por delante, estoy seguro que se empezaría a construir el dique de contención de la crisis. Y si empiezas llevando tú los sacos de arena y el personal te ve sudar, es posible y más fácil que muchos más se vayan animando; si en el Congreso se vuelve a oír el "me opongo" por sistema y el "y tu más", este país terminará malvendiendo lo poco que le queda de soberanía. Y los sindicatos a ver si miran el calendario y se enteran de que estamos en el siglo XXI.


Mabel Redondo -Entre Bambalinas - Guti se marcha de España y asegura:"A Romina no la voy a dejar aquí".

17.12.11 | 12:10. Archivado en Mabel Redondo


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

La relación de Guti y Romina va "viento en popa a toda vela", al menos de momento y hasta que la distancia les separe ya que el futbolista decidirá la próxima semana si ficha por Shangai o por Dubai, lo que tiene claro es que no quiere jugar ni con un equipo español ni con uno europeo.

Cuando Guti se marchó a Estambul para jugar con el Besiktas negoció muy requetebién los tres millones de euros que finalmente ha cobrado por un año y medio de fichaje, todo a pesar de sus continuas quejas porque pasaba más tiempo en el banquillo que en el campo de juego, sus malos rollos con el entrenador le pasaron factura, él quería jugar pero se lo ponían muy difícil.

Sin embargo ese capítulo queda atrás porque actualmente Guti ya negocia con el que será su nuevo equipo y también negociará con Romina cómo llevarán el hilo de su relación.

Guti mostró su cara más solidaria en "Espejo Público", el futbolista donó dos de sus camisetas al "Arbol Solidario" de la Fundación de Antena3, una de ellas era la primera con la que jugó en el Madrid, y la otra, con la última con la que ha jugado en el Besiktas. Por la primera, él mismo pujó hasta 1.000 euros: "Es una camiseta muy especial para mi madre y me gustaría que siguiese conservándola", dijo.

El momento más álgido de la entrevista que le hizo Susanna Griso llegó cuando le preguntó que pasaría con Romina cuando él tenga que marcharse fuera de España: "Tengo dos ofertas, una en Shangai donde estaría diez meses y otra en Dubai donde me quedaría solo cinco, esta segunda me la estoy pensando más porque Dubai está más cerca y podría pasar el verano con mis hijos. Me iría en enero. Pero lo que tengo claro es que a Romina no la voy a dejar aquí". En ese instante Romina Belusccio casi se derritió de gusto. Si va a durar o no la relación nadie lo sabe, algunos apuestan a que la distancia pondrá punto y final a este noviazgo apasionadamente acelerado, y los más románticos opinan que ella le seguirá allá a donde vaya porque "el corazón tiene razones que la razón no entiende".

Justo es reconocer que últimamente vemos a un Guti que habla de sus sentimientos sin reparo, un Guti más transparente y menos hermético que antaño cuando estaba casado con Arantxa de Benito. El mismo reconoce que: "Desde que estoy con Romina me siento más tranquilo, soy más feliz".

Guti está tan seguro de su amor a Romina que no dudó en reconocer que le gustaría tener más hijos, a lo que la miss Argentina respondió: "A mí también me gustaría ser madre y tener varios hijos, claro que sí...".

El excentrocampista del Madrid se ha soltado "el pelo", luce un liso exagerado, posiblemente aderezado con una buena plancha, y un color rubio que hace juego con una prominente barba. Guti, siempre fashion, no consigue estar del todo favorecido, yo me quedo con el look de antes pero con el Guti de ahora, mucho más cercano y conciliador.

Muy especial fue la presentación de la serie de cuentos de "Valentina" que se celebró en el Club Financiero de Génova, en Madrid y cuya maestra de ceremonias fue la entrañable Paloma Gómez Borrero. El autor italiano Angelo Petrosino no pudo venir a España por problemas familiares, pero la periodista estuvo muy bien arropada por Carmen Magallón, Belinda Washington, Ana García Lozano, Javier de Montini, Albert Castillón, una servidora que soy yo y por un centenar de personas que admiran y quieren a Paloma y que apoyan incondicionalmente la literatura infantil y juvenil, como también lo demostraron los organizadores de la presentación Alberto Maeso, José Manuel García y Beatriz Palop.

Paloma estuvo divertida y se metió al público en el bolsillo contando anécdotas de juventud, contó que cuando tenía 11 años un chico le rozó la mejilla y que ella era tan sumamente inocente que inmediatamente después acudió a confesarse con el cura porque pensó que estaba embarazada, lógicamente el párroco se destornilló de la risa y años más tarde... nosotros también. ¡Que brava es Paloma!.


Luis del Val - Abierto 24 horas.

16.12.11 | 12:20. Archivado en Luis Del Val


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

Me contaba José María Carrascal, que hace muchos, muchísimos años, cuando llegó por primera vez a Nueva York, lo primero que le preocupó, nada más encontrar un apartamento, fue contratar un teléfono. Venía de una España en la que solicitabas una línea y podían tardar entre cuatro y ocho meses en concedértela, y se angustiaba de pensar que tendría que envíar las crónicas desde algún teléfono público. Cuando le dieron el teléfono de una de las compañías y realizó la llamada por la mañana, le preguntaron de qué color quería el aparato, y si podían pasar a última hora de esa mañana o a primera de la tarde para instalárselo.

Bastantes años después, la primera vez que fui a Nueva York, lo que más me llamaba la atención eran las fruterías de los pakistaníes abiertas a todas horas, o los gimnasios funcionando de manera ininterrumpida.

La presidenta de la Comunidad de Madrid parece que quiere instalar la libertad de horarios. En la mayoría de las comunidades, los parlamentarios se reúnen con mucha gravedad para determinar asuntos de tanto calado como a qué hora abren y cierran las mercerías. Soy hijo de pequeño comerciante, y me consta que la libertad de horario produce pavor, pero es un miedo a la libertad que no tiene por qué favorecer siempre a las grandes superficies. Más aún: las grandes superficies están experimentando un retroceso en todo el comercio occidental, mientras el consumidor comienza a descubrir que la tienda más barata es la que está más cerca de su casa.

Eso sí, algunos de los pequeños comercios que no se dedican a los artículos de primera necesidad y consumo diario deben comenzar a pensar en la especialización. Poner una tienda para vender un bolso, un paraguas o unos pendientes es algo que no tiene futuro, porque tampoco tiene presente.

Me contaba el profesor Fuentes Quintana que el ideal del negocio de muchos españoles era regentar un estanco: algo sin competencia. Estamos en el siglo XXI. Madrid es una gran ciudad por la que pasan cientos de miles de visitantes. Y habrá fruterías -regidas por pakistaníes, por chinos o por aborígenes- que abrirán las horas que crean conveniente. Como hace ya tantos, tantísimos años, sucede en Nueva York.


Isaías Lafuente - Tretas.

16.12.11 | 12:20. Archivado en Isaías Lafuente


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

Amaiur y UPyD quieren formar grupo parlamentario propio. Tuvieron unos excelentes resultados electorales, consiguieron siete y cinco escaños respectivamente, pero a la luz del reglamento del Congreso de los Diputados les faltan unas décimas para cumplir los estrictos requisitos establecidos. Poco importa que un escaño de UPyD cueste, en número de electores, cuatro veces más que uno del PP o del PSOE. Se desprecia la paradoja de que Amaiur, con dos diputados más que el PNV, se vea obligado a habitar un superpoblado grupo mixto mientras el segundo tendrá grupo propio en la cámara. Seguramente si el problema sólo se hubiera planteado con el partido de Rosa Díez la resolución habría sido más sencilla. Pero cuando quienes hoy tienen el control de la Mesa del Congreso siguen sosteniendo que Amaiur es una extensión de ETA, resulta complicado que faciliten las cosas si el reglamento así se lo permite.

En estas circunstancias, cada uno se espabila como puede. Rosa Díez, que en la pasada legislatura clamó contra la asociación ERC, IU-ICV y BNG debido a su intención "instrumental", se ha buscado el apoyo del único diputado de Foro Asturias, el partido del ex popular Francisco Alvarez Cascos, para cumplir con las exigencias reglamentarias. Y Amaiur ha aplazado la promesa de su diputado por Navarra, la única circunscripción en la que no consiguió el 15% requerido, para formar grupo parlamentario con los otros seis. Así de absurda es la cosa. Son tretas que bordean el fraude de ley, aunque la primera, la de la donación temporal de diputados como si fueran jugadores de fútbol cedidos, ya ha sido utilizada antes por otros grupos con el consentimiento de la cámara y el visto bueno del Tribunal Constitucional. La cuestión que se plantea es si no sería más práctico que la mesa del Congreso flexibilizara su criterio para facilitar las cosas sin tener que hacer triquiñuelas. Si esto no fuera posible, quizás lo que habría que hacer es retocar la norma, que al fin y al cabo solo es un reglamento.


Charo Zarzalejos - Encuentros en Zarzuela.

16.12.11 | 12:20. Archivado en Charo Zarzalejos


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

La experiencia, evidentemente, es un grado y el saber estar una virtud no fácil de encontrar. Esto se ha podido comprobar en las comparecencias posteriores de los responsables políticos a sus encuentros en Zarzuela. Como el Rey tiene oficio es seguro que no movió una ceja ante la multitud de sugerencias, preocupaciones y reivindicaciones que unos y otros le hicieron.

De todos los que por Zarzuela han pasado, y al margen de Rubalcaba y Rajoy, ha sido el nacionalista Josu Erkoreka el único que, con buen criterio, recordó el motivo de estos encuentros que no es otro que el encargo de formar Gobierno. Erkoreka dijo que la mayoría del PP es tan apabullante que el trámite ha sido sencillo. Como es natural hablaron de otras cosas de las que el portavoz nacionalista dio cuenta, pero el PNV, que ya es perro viejo, eludió plantear preocupaciones localistas.

Es verdad que al PNV la situación de Amaiur ni le va ni le viene. Ellos cumplen todos los requisitos y no parece que estén dispuestos a organizar drama alguno si al final no tuvieran grupo propio. Todos los demás, incluido el republicano e independentista catalán Bosch, ha querido meter al Rey en charcos que no le corresponde pisar y en esta pretensión, el representante de Amaiur se ha llevado la palma. De sus palabras, al término del encuentro con el jefe del Estado, se podía concluir que el Rey compartía que tuvieran grupo propio e incluso _así lo dijo Errekondo_ se lo iba a decir a Rajoy. Se podía deducir también que el Rey estaba de acuerdo con la formula propuesta por Amaiur para la paz definitiva. Si no conociéramos al Rey no conociéramos a Amaiur se podría concluir que el encuentro con Errekondo ha sido el más comprometido de todos los celebrados. Pero no, el Rey sabe de sus obligaciones y de sus limitaciones constitucionales; otra cosa es el espejismo que quizás Zarzuela haya causado en el representante de Amaiur. De las escasas imágenes que hemos recibido del encuentro ha sido obvio el gesto austero del Rey y nuestro Rey que se caracteriza, entre otras cosas, por su afabilidad se ha limitado en esta ocasión a la mera corrección. Amaiur ni se merece ni debe esperar otra cosa.

Pisando fuerte Rosa Díez que en el tema de Amaiur se ha propuesto marcar de cerca al PP, sabedora de que es un punto sensible, y bien sensible en un amplio sector de su electorado. Aquí nadie da puntada sin hilo.


Al Qaeda, la escisión imposible.

15.12.11 | 15:51. Archivado en Aitor Yuste

Desde su fundación a finales de los años ochenta, Al Qaeda tuvo muy claro cuál era su objetivo: crear una gran comunidad musulmana por encima de naciones y fronteras que abrazase una sola fe y se rigiese por una única ley: la Ley Islámica. O para ser más exactos, más que “crear”, “retornar”, pues su ideal de futuro busca recrear su ideal de pasado, el de los primeros días del Profeta Mahoma. Su versión de los mismos, naturalmente.

Identificado su norte, sus dirigentes pasaron a definir los obstáculos que les separaban de él, es decir, los líderes de las naciones musulmanas y quienes les apoyaban. Era simple: sin esos líderes no habría naciones, y sin naciones toda la comunidad musulmana sería una. ¿Pero por qué existían esos líderes? Pues, siguiendo sus vesánicas conjeturas, por culpa por una parte de una nebulosa llamada “Occidente” –y que incluía a los “cruzados”, a los judíos, a los indios politeístas, a los chinos comunistas…- y por otra a los “herejes” musulmanes: socialistas, liberales, agnósticos o ateos, homosexuales, feministas…

Este es el resumen conciso de unas ideas de una simpleza espeluznante, las mismas sin embargo que han costado en las últimas dos décadas varias decenas de miles de muertes. Muchas de ellas en Occidente como bien sabemos todos, pero muchas más, y a ritmo diario, en los países árabes y musulmanes. En todo caso, un reguero de caos y destrucción que llevó hace tiempo a nuestras autoridades a definir a Al Qaeda como un grupo terrorista. Un acierto a medias.

Es evidente que son terroristas, y de los de la peor ralea, lo que ya es mucho más discutible es que formen un “grupo”. Al Qaeda es un concepto, una franquicia, pero ni son, ni pueden, ni quieren ser un grupo. No pueden porque el control absoluto de las comunicaciones por parte de los EEUU les hace, si no imposible, sí muy arriesgado mantener contactos a nivel global entre ellos. Y no quieren serlo tampoco porque les es mucho más útil para sus objetivos no ser un grupo terrorista al uso, con una estructura y un líder reconocible.

Así, y al contrario que en los grupos terroristas “tradicionales”, basta con querer pertenecer a Al Qaeda para entrar formar parte de la misma. No hay que pedir permiso a nadie, únicamente hay que buscar sus mismos objetivos. Claro que si no hay ninguna selección para ingresar, ni tampoco ningún grupo jerarquizado… ¿cómo puede uno escindirse de algo así? No puede. Puede ser que un grupo se escinda de otro, ya por problemas internos, ya por necesidades tácticas –nada más peligroso para los terroristas que formar un grupo numeroso-, pero siempre seguirán siendo Al Qaeda. O dejarán de ser. No hay término medio.

>> Sigue...


El rincón del soneto - URDANGARÍN.

15.12.11 | 12:25. Archivado en Salvador Freixedo

.

Revisando las dos legislaturas socialistas
.

URDANGARÍN

Nos ha salido rana Urdangarín
y si no rana, un poquitillo manta
porque aprovechándose de la infanta
exageró sus fuerzas un pelín.

El no hacer nada le produce esplín
y al no tener problemas de Carpanta
su aburrimiento y tedio lo suplanta
mediando en proyectazos de postín.

Fue deportista bueno en balón mano,
pero Urdangarín lo ha sustituido
por el deporte del talón en mano

que tiene mucho más de distinguido.
Esto al yerno le da abundantes pelas,
pero al suegro le da dolor de muelas.

.
___________________
Por Salvador Freixedo
freixedo@terra.es
Suscripción gratuita
(10/12/2011)


Fernando Jáuregui - Amaiur, el primer test importante.

15.12.11 | 12:20. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 14 (OTR/PRESS)

He hablado algunas veces con el nuevo portavoz parlamentario del grupo Popular, Alfonso Alonso. En un programa de televisión que compartimos, le pregunté el martes cuáles eran las instrucciones que Mariano Rajoy le había dado al encomendarle el importantísimo puesto de responsable de un grupo con mayoría absoluta en la Cámara Baja. Reconozco que me gustó la respuesta: Alonso habló de grandes consensos, de grandes pactos y de reformas en profundidad. No rechazó las insinuaciones de que sería conveniente acordar las reformas laboral, financiera, judicial, electoral y, por supuesto, la constitucional. Sin olvidar, claro está, seguir adelante con ese precedente que, personalmente, me alegró el fin de semana: ir con una sola voz a Europa.

Admito ser parco en el elogio, aunque a veces me deje llevar por un excesivo optimismo. Pero no puedo silenciar que me gustan los primeros pasos del victorioso Rajoy, por más que siempre haya que recelar de las mayorías absolutas, máxime si lo son en los tres niveles de la Administración, local, autonómica y central. No ha habido descalificación ni escarnio del contrario, hay muchas voces -me falta oir en profundidad la del propio Rajoy_ pidiendo concordia y caminar en una misma dirección, y los primeros nombramientos se caracterizan, entre otras cosas, por el talante conciliador de los designados.

Ahora queda ver cómo se aplica ese talante pragmático en la práctica. Hablo del primer test: de lo que pueda suceder con Amaiur. Lo sabremos en horas. Personalmente, pienso que se debería facilitar la formación de la mayor parte de grupos parlamentarios que fuese posible, para ordenar los trabajos de la Cámara y no formar un grupo mixto "inviable". Nos guste o no -y a mí, la verdad, bien poco--, la coalición que mejor entiende a ETA está a apenas décimas legales de poder constituir su grupo. La UPyD de Rosa Díez, también, dentro del complicadísimo galimatías reglamentista que permite que una formación con mayor votación que otra tenga casi la mitad de escaños. Pienso que el Partido Popular y su grupo parlamentario no deberían encerrarse en tecnicismos y dejar actuar a la política, facilitando el nacimiento de nuevos grupos, que es como decir de una mayor pluralidad política.

Pienso que Amaiur -conste que no quiero establecer ninguna comparación entre ellos y otros- acabará siendo una pesadilla para cualquier presidente del Congreso o del Senado; creo que nos enredará a todos en polémicas indeseables, en las que ellos tendrán la menor parte de la razón, según mi criterio. Pero ya basta de fomentar su victimismo; estoy seguro de que, en cualquier otra circunstancia, en la que el afectado fuese de otro signo, el grupo mayoritario admitiría en la Mesa de las cámaras hacer la vista gorda para que quien por poco no llega, llegue. No me creo una palabra sobre la "conversión a la verdad" de los integrantes de Amaiur, y eso que es un conglomerado en el que conviven gentes y tendencias políticas y hasta religiosas muy diversas; ocurre, empero, que, al margen de las barbaridades que propicia la normativa electoral, tienen votos suficientes para estar ahí, y ciego sería negarlo por principio.

Desde luego, no sería yo quien criticase que se permita a la coalición "abertzale" agruparse, sin necesidad de que acudan a argucias de leguleyos, en las que ellos, por cierto, tienen buenos maestros. Si muestran su voluntad de acatar las reglas y si han prometido la Constitución, por mucho que sea "por imperativo legal" y en euskera, deben quedar homologados, y, entonces, la eterna protesta de los que se dicen sojuzgados no encontrará, esta vez, pretexto.

Las grandes reformas habrán de hacerse. Pero yo, en este trance, empezaría, aunque sea por la vía de los hechos, por las menos trascendentes. La de los reglamentos de las cámaras legislativas, que van necesitando una buena mano de pintura, podría ser la primera. Ya hemos cometido bastantes errores regalando publicidad gratis a esta gente: ahora, facilitémosles que demuestren que son capaces de regirse por las reglas democráticas.

fjauregui@diariocritico.com


Victoria Lafora - Un cierto desmadre.

15.12.11 | 12:20. Archivado en Victoria Lafora


MADRID, 14 (OTR/PRESS)

En la sesión constitutiva del Congreso de los Diputados se vivió un cierto desmadre con las fórmulas elegidas para prometer o jurar la Constitución. Cada grupo, e incluso cada diputado, añadió a su antojo la coletilla que le vino en gana sin que el recién nombrado presidente de la Cámara levantará una ceja.

Jesús Posada, un hombre dialogante y tranquilo, corre el riesgo de que un hemiciclo tan plural, y con un grupo mixto que va a ser el más amplio que se recuerda si UPyD no consigue grupo parlamentario propio, se convierta en un gallinero de ocurrencias.

En su toma de posesión, Jesús Posada, hizo un llamamiento al diálogo y la colaboración de todos los partidos, intervención oportuna después de la bronca legislatura anterior. Pero una cosa es el diálogo y otra muy distinta que se jure en euskera sin traductor en la sala.

El concurso, protagonizado ayer por numerosos parlamentarios para demostrar quién era el más ocurrente en la fórmula, retrata las verdaderas preocupaciones de determinadas señorías que no parecen darse cuenta de que los millones de parados y la crisis económica siguen siendo las principales preocupaciones de los ciudadanos a quienes representan.

Como en los arranques de curso escolar, tras las presentaciones en el aula, el profesor expone a los alumnos cuáles son sus exigencias de orden y respeto para poder ejercer su docencia. Si el primer día cada uno actúa a su antojo, imponer la autoridad se volverá una tarea harto difícil.

El martes a Posadas le faltó una consulta a los servicios jurídicos que le acompañan en el estrado para saber que la única forma aceptada por el Tribunal Constitucional, al margen del juro o prometo de rigor, es la de "por imperativo legal", lo demás sobra.

Con el duro año que se avecina y los recortes en derechos sociales que va a imponer el acuerdo sobre el límite de déficit, seguramente a los españoles les importa una higa que Cayo Lara prometa sin renunciar a sus convicciones republicanas. Nadie se lo había pedido ni preguntado.

Que los abertzales de Amaiur acataran la Constitución por imperativo legal era algo previsible y esperado, fueron sus primos de Herri Batasuna, hace ya muchos años, los que impusieron esa adenda. Pero que, siguiendo su estela, lo hicieran también los del PNV demostró la carrera entre ambos grupos para conseguir el favor del nacionalismo y como van a pelear por el mismo espacio político en las próximas autonómicas vascas.

Los diputados de ERC, que llevan ocho años intentando expresarse en catalán, sin conseguirlo, lo lograron en su acatamiento, que no solo realizaron en su lengua materna sino que, al imperativo legal uno de ellos, el que será su portavoz, Alfred Bosch, añadió: "Acató la Carta Magna a la espera de que llegue nuestra propia Constitución". En fin, solo le faltó escribir una carta a los Reyes Magos.

Esperemos que estas "ocurrencias" sean producto de la emoción del primer día porque lo cierto es que a los españoles les preocupan otras cosas más graves.


Antonio Casado - Urdangarín, el yerno.

15.12.11 | 12:20. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 14 (OTR/PRESS)

El abogado y portavoz de Urdangarín, Mario Pascual, discrepa del diagnóstico emitido por la Casa de Su Majestad el Rey a través del jefe de la misma, Rafael Spottorno. Dijo éste para general conocimiento de los españoles que el comportamiento del marido de la infanta Cristina no es "ejemplar". Y replicó el susodicho letrado que "la ejemplaridad la marca le ley", remitiéndonos así a lo que decidan los tribunales y no a las opiniones de la Zarzuela o los medios de comunicación.

Craso error. Interesado pero insostenible amontonamiento de los planos ético, estético y judicial, como muy bien saben Urdangarín y su portavoz. Efectivamente los jueces dirán si se han vulnerado los códigos: el penal, el administrativo, el mercantil, etc. Y en eso no se ha metido ni se meterá nunca el señor Spottorno, y menos hablando en nombre del Rey.

Lo que ha hecho la Casa del Rey es calificar una conducta en el plano moral. Con todo el derecho. Entre otras cosas, porque es parte interesada, a causa de la utilización del prestigio de la Corona y la imagen de la Familia Real para hacer lucrativos negocios privados. Eso, de momento, es una aberración ética y estética. Sin perjuicio de que posteriormente los tribunales dictaminen sobre el eventual carácter ilegal o delictivo de tales comportamientos. Y en ese punto, sólo cabe la estricta aplicación de las leyes en régimen de igualdad para todos los ciudadanos, pertenezcan o no a la Familia Real.

Eso incluye el respeto a la presunción de inocencia. Por supuesto. Pero, insistamos, en el terreno judicial. Ahí se impone un protocolo de obligado cumplimiento cuya norma principal exige el uso de la palabra "presunto" al delito o la falta que podría haberse cometido. Es el recurso habitual en los medios de comunicación. Pero de ninguna manera los medios pueden ver bloqueada su función crítica. Se informa y también se opina, faltaría más. Sobre todo a la hora de entender sobre el grado de ejemplaridad de tal o cual personaje público.

La Casa del Rey entiende que el comportamiento de Iñaki Urdangarín, el marido de la infanta Cristina, no es ejemplar. Y por eso le ha retirado de la circulación en lo referido a presencias de la Familia Real en actos oficiales. Semejante decisión sí que es ejemplar. Sobre todo para esos partidos políticos que se resisten a tomar medidas contra dirigentes bajo sospecha de conductas reprobables mientras apelan a la presunción de inocencia y braman contra los llamados juicios paralelos. Como si la espera de una sentencia definitiva de los tribunales pudiera bloquear la capacidad de entender cuando un personaje público es poco ejemplar o, al menos, deja de parecer ejemplar.

En el caso de Urdangarín, la propia Casa del Real general se ha pronunciado. En términos morales, no judiciales. Quede claro.


Fermín Bocos - En la despedida de Zapatero.

15.12.11 | 12:20. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 14 (OTR/PRESS)

No diré que vaya a generar nostalgia entre los cronistas de la cosa pública, pero hay que reconocer que con el adiós del Zapatero los columnistas perdemos de vista a un actor que, al margen de sus errores (los más) y sus aciertos (contados), ha dado mucho juego. Juego en el gran juego de la política que tanto le debe al teatro. Teatro que en el caso de Zapatero fue, sobre todo, televisión quien inició su recorrido aceptando un tratamiento mediático similar al de una marca comercial -con el "ZP" como logo de campaña ganó sus primeras elecciones-, ha concluido su mandato ajustando sus intervenciones a los patrones televisivos al uso. Tengo por cierto que sin el concurso de la televisión, ni Zapatero habría llegado a dónde llegó ni, como digo, sería posible explicar muchas de sus actuaciones políticas sin tener en cuenta que fueron pensadas para ser dichas frente a una cámara.

Adolfo Suárez, que había dirigido RTVE y conocía los trucos que garantizan una puesta en escena favorecedora, y Felipe González, que era de natural telegénico, se apoyaron en la televisión pero no vivieron pendientes de ella. No sometieron sus intervenciones a las servidumbres y simplificaciones a las que aboca un medio que vende mejor las emociones que los razonamientos. Zapatero, sí. La televisión le convirtió en un personaje del retablo de famosos cuyas obras y cuitas consumen las audiencias. Hasta hace un par de días lo fue todo en los telediarios y en las tertulias... pero, llegada la hora del adiós, ha dejado de interesar.

Ejemplo de cuanto digo es la escasa expectación informativa que despertó el almuerzo celebrado en el Palacio Real con el que el Rey se despidió de Zapatero y de los restantes miembros del Gobierno. En la Plaza de Oriente de Madrid no hubo el acostumbrado revuelo de curiosos que aparejan los actos que allí se celebran. La curiosidad, el interés que los personajes públicos despiertan en los ciudadanos de a pie es un indicador para medir su grado de popularidad. A juzgar por lo acontecido antes y después del mencionado almuerzo, Zapatero ya está fuera de foco, es historia. "Sic transit".


Julia Navarro - Escaño Cero - El dilema.

15.12.11 | 12:20. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 14 (OTR/PRESS)

Grupo parlamentario para Amaiur sí, grupo parlamentario para Amaiur no..... el PP deshoja la margarita bajo la mirada atenta del resto de los grupos parlamentarios que también tienen mucho que decir respecto a si se permite a Amaiur formar grupo propio en el Congreso.

Una aplicación estricta de la ley no permitiría al grupo abertzale tener grupo propio, y lo mismo le sucede a Unión, Progreso y Democracia. No obstante, hay precedentes de que en ocasiones la Mesa del Congreso ha optado por la interpretación generosa para permitir la formación de grupo parlamentario a quien no cumplía al cien por cien con todos los requisitos exigidos por la ley. Y es que, como le he escuchado en ocasiones a profesionales del Derecho, la ley da para lo mismo y lo contrario.

La cuestión de fondo es que Amaiur se ha presentado a las elecciones, porque se lo ha permitido el Gobierno Zapatero y el Tribunal Constitucional, y ahora están en el Parlamento guste más o guste menos. Si forman grupo parlamentario su presencia será más evidente, si no lo forman igualmente se escuchará su voz. Pero no nos engañemos, con la ley en la mano la Mesa del Congreso tomará una decisión política en uno u otro sentido que provocará reacciones a favor o en contra durante unos días y poco más.

En cuanto a Amaiur tiene dos caminos, o trabajar en el Parlamento como un grupo más imprimiendo seriedad a lo que hagan o caer en el histrionismo que más pronto que tarde les convertiría en irrelevantes. No se puede negar que hay expectación por escuchar las primeras intervenciones de los diputados de Amaiur y que durante las primeras semanas todos estaremos atentos a cuanto digan, pero precisamente lo que digan y como lo digan es lo que hará que se les tome en serio o no.

Independientemente de la decisión que adopte la Mesa del Congreso, por el momento el nuevo presidente de la Cámara, Jesús Posada, está tratando a los diputados de Amaiur como al resto, ni mejor ni peor, y a mi juicio esa es una postura inteligente. Nada sería más contraproducente, amen de un error, que el presidente del Congreso manifestara la más leve animadversión hacia los parlamentarios abertzales. Por lo pronto, Jesús Posada ha dejado dicho ante el pleno del Congreso que defenderá a todos los diputados por igual.

A mi juicio, lo mejor que pueden hacer los partidos democráticos es tratar a Amaiur como a un grupo más, y que sus parlamentarios se integren en el quehacer de la Cámara como el resto. Por decirlo claramente, lo que hay que aplicar a Amaiur es normalidad, es lo mejor para todos. Veremos cómo resuelve la Mesa del Congreso el dilema.


Carlos Carnicero - El puñetazo del Rey

14.12.11 | 12:20. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 13 (OTR/PRESS)

Muy enfadado tiene que estar el Rey para decir que su yerno no ha tenido un comportamiento ejemplar. Y muy consciente del peligro que los escándalos de corrupción tienen para la monarquía. El Rey ha pegado un puñetazo encima de la mesa porque es consciente de lo que se juega.

Primera pregunta: ¿quién en el seno de la Familia Real conocía las actividades económicas del Duque de Palma? Los beneficios que obtenía en esa extraña fundación por no hacer nada lo eran en función de la adscripción de Iñaki Urdangarín a la Casa Real, de una u otra forma. Se paga por no hacer nada a quien puede influir. A nadie más.

Segunda pregunta: ¿Nadie en el entorno del Rey conocía las actividades de quien ahora se condena con la frase que "no ha tenido una conducta ejemplar?

Tercera pregunta: ¿Fue el conocimiento de esas actividades lo que llevó a los Duques de Palma a residir en Estados Unidos?

El panorama se adivina negro. Todavía no hay ni siquiera imputación, pero lo que se deduce del actual conocimiento de los hechos no es muy esperanzador para el marido de una de las hijas de los Reyes de España.

La posibilidad, que se abre camino a marchas forzadas, de un miembro de la Casa Real -que lo era hasta el punto de que ahora ha sido apartado- en el banquillo de los acusados es muy poco prometedora para la monarquía.

Si era complicada la transición entre el Rey de España y su hijo Felipe, el asunto Urdangarín la convierte en espinosa.

El puñetazo del Rey es una conducción de Urdangarín a la picota. Porque el Rey sabe, por lo que le ocurrió a su abuelo, Alfonso XIII, que la monarquía en España está siempre pendiente de un hilo. Ahora tiene más posibilidades que nunca de que ese hilo se rompa.


Francisco Muro de Iscar - La ética de los comportamientos

14.12.11 | 12:20. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, 13 (OTR/PRESS)

Estamos llenos estos días de ejemplos sobre la (in)moralidad o la (falta de) ética en algunos comportamientos de personajes públicos. Hay quien aún no está ni siquiera imputado -un término jurídico o que debería ser cambiado lo antes posible porque se entiende como culpable, aunque no lo sea-, pero ya ha sido condenado públicamente y repudiado familiarmente por un comportamiento "poco ejemplar", mientras él se muestra "indignado" por los comentarios en los medios, pero no defiende su inocencia, tal vez porque no puede.

Hay, al mismo tiempo, juicios abiertos en los que no importa tanto la cuantía del presunto delito como la mentira y la inmunidad-impunidad en que se colocan los supuestos delincuentes o en la que les coloca su poder. Se ha denunciado hasta la saciedad la ocultación, el engaño y la corrupción en las Administraciones públicas, pero, me da la sensación de que somos más dados a la condena de las personas -la envidia- que de las instituciones, como si éstas fueran algo que no es de nadie, como si el dinero "público" llegara de ningún sitio y no estuvieran manejadas por personas concretas. Quienes han dejado las arcas públicas vacías, aunque sea por incompetencia, quienes no han pagado sus deudas ni han cumplido sus compromisos o han gastado desaforadamente no están obligados a rendir cuentas a nadie y no son responsables política o penalmente de nada. Aunque su gestión haya llevado a la ruina a muchas personas.

La corrupción y la falta de transparencia de los ciudadanos públicos y de las instituciones es hoy algo que los ciudadanos asumen con naturalidad. "Todos son iguales". No es verdad y, en todo caso, ninguna corrupción debería ser aceptada, tolerada o exculpada. Pero es que el enfrentamiento con la corrupción es, como casi todo hoy, superficial, inmediato, pasajero. Vicente Verdú habla de la "cultura del relámpago", en la que no se requiere profundidad ni reflexión. Victoria Camps lo hace del "culto a la emoción": se crean necesidades y se producen deseos y emociones que los satisfagan de inmediato". Y se olvida todo lo demás. Para siempre. Los medios de comunicación sacan una noticia en portada o abren los telediarios con algo "trascendental" que olvidan en unas horas o en unos días. El "caso Faisán" ha pasado a mejor vida porque han pasado las elecciones, Camps interesa en tanto en cuanto se busque acabar con el PP o sostenerlo como sea, Urdangarín será moneda de tráfico para debilitar la Monarquía, el "caso Campeón" y sus colaterales han bajado abruptamente sus decibelios, porque José Blanco es un cadáver político.

No puede haber una democracia efectiva, social y creíble si no se persiguen los comportamientos inmorales, La ejemplaridad no está en las leyes sino en los comportamientos. Si los símbolos pierden su simbolismo, si pervertimos el lenguaje, si hacemos una ética a la medida de cada uno, si no denunciamos y perseguimos los abusos, esta sociedad seguirá caminando en busca de la felicidad del relámpago. francisco.muro@planalfa.es


Fernando Jáuregui - No te va a gustar - ...y van diez.

14.12.11 | 12:20. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 13 (OTR/PRESS)

Asisto a la apertura de la X Legislatura, con la constitución de la Cámara Baja y la toma de posesión de los diputados (y senadores en la Cámara Alta). Llegan los "nuevos" y se echan en falta algunas caras históricas. Creo que todos los que deambulamos por los pasillos del Congreso tenemos la sensación de que se está inaugurando, más que otra Legislatura, un período que será histórico, o al menos es la impresión que detecto: pocas veces en todos mis años de paseante en Cortes -y por allí he andado desde las constituyentes de 1977- me he quedado, como este martes, con la imprecisa idea de que allí se estaba empezando a escribir un nuevo capítulo de la Historia, con mayúsculas. Un capítulo que tendrá poco de repetición con respecto a los anteriores.

Si tuviera que hacer una crónica del estado anímico de las Señorías que entraban a la Cámara, diría que el ambiente no era precisamente de euforia: de las bolsas llegaban noticias contradictorias, Moody"s seguía haciendo de las suyas y todos estaban al cabo de la calle, me parece, de que allí se inauguraba algo así como una segunda transición. Todo va a estar en tela de juicio y no basta la presencia siempre apacible del nuevo presidente de la Cámara, Jesús Posada, para aplacar a las fieras domésticas y exteriores. Ni basta la aparente normalidad con la que se recibió a los componentes de Amaiur -que, tras prometer la Constitución en euskera y "por imperativo legal", acabarán teniendo grupo parlamentario propio, sin una oposición más que de boquilla por parte de otros grupos- para despejar la creencia generalizada de que el curso va a ser de todo menos fácil.

Pero, en fin, todos querían remansar las aguas. Y las personalidades a las que Rajoy ha querido poner al frente de las dos cámaras legislativas -Jesús Posada y Pío García-Escudero en el Senado- no serán, precisamente, quienes desencadenen tormentas: creo que son dos temperamentos dialogantes que, pese a su perfil poco dinámico, contribuirán a generar protagonismo para la vida parlamentaria, lo cual siempre será positivo.

Han sido días de enorme tensión política, económica, social. Creo que todos, los que se iban, los que se quedan y los que vienen, sabían que no está el horno para crispaciones, ataques mutuos y descalificaciones: todo llegará, me temo, y será más bien pronto que tarde, tal vez ya en la sesión de investidura, que yo presumo más bien dura y quizá hasta algo bronca, porque Rubalcaba tiene que ir preparando su congreso del PSOE de febrero. Pero pienso que cometerá un error quien primero desentierre el hacha de la guerra dialéctica, cuando los ciudadanos parecen haberse contagiado del ambiente de acercamiento imperante estos días entre las dos principales formaciones políticas. De momento, la jornada de este martes fue, diría yo, hasta apacible, ojalá no con esa bonanza que precede a las tempestades.


Rafael Martínez-Simancas - Sin etiqueta - Vaya tela.

14.12.11 | 12:20. Archivado en Rafael Martínez-Simancas


MADRID, 13 (OTR/PRESS)

Hay veces en las que el calendario juega una mala pasada a aquellos que han cometido el error de no solucionar sus problemas a tiempo. El lunes, a la misma hora en la que sus ex compañeros de dirección del PP se reunían en la calle Génova para apoyar la nueva etapa de Rajoy, Francisco Camps hacía el paseíllo de los juzgados en Valencia. Sin duda que a Camps le hubiera gustado estar en la ejecutiva del PP en lugar de pasar por el arco de seguridad que da acceso a los tribunales.

A esa hora temprana del pasado lunes Camps había dejado de ser un problema para Rajoy y se había convertido en un problema para sí mismo. Todo un error de bulto que debió calcular a tiempo, quizá admitiendo que le regalaron los trajes y pagándolos como hicieron otros dos acusados en la trama. A falta de lo que diga el jurado cuando acabe la vista, la foto de Camps junto a Costa no deja de ser un fogonazo del pasado que en el PP nadie quiere ni mentar. Fue Rajoy el que pidió una nueva manera de gobernar en la que nadie hiciera cosas de las que luego pudiera arrepentirse.

Puede que Camps, como muchos otros, tuvieran la visión de que "el partido soy yo", un ramalazo a lo Luis XIV que tan propio es de políticos que confunden aparato con propiedad privada. Es verdad que el PP valenciano con Camps fue de un gran apoyo para Rajoy pero también lo ha sido sin él, que por cierto se perdió el último mitin en la Plaza de Toros dónde Rajoy se permitió por primera vez en toda la campaña decir que iban a ganar. Camps no era el PP de Valencia aunque se considerara la última coca-cola en el desierto, y bien apartado fue para que no salpicara con sus penas el camino de Rajoy hacia La Moncloa.

Las palabras de Rajoy de gobernar en adelante sin tener que avergonzarse por lo hecho son la antítesis del desfile de "innobles" de la trama Gürtel que veremos pasar por el juzgado. Entre ellos Correa del que sólo existe una grabación lejana dentro de un coche y al que de nuevo vamos a poder ver, y escuchar. Esa la peor parte de todo lo que tiene Camps por delante, por su culpa revivirán los fantasmas de la trama Gürtel que tanto le costaron a Rajoy quitarse de encima (también Camps al que defendió como persona pero luego apartó como político porque no le gustaba lo que estaba viendo).

Ambos: Camps y Costa en el banquillo son la imagen del pasado imperfecto. Lo deseable es que puedan demostrar su inocencia pero mas les va a costar demostrar que actuaron de buena fe, y eso les descarta en un futuro político que Rajoy quiere llevar por un camino muy diferente a trajes y confecciones varias.


Julia Navarro - Escaño Cero - Un hombre tranquilo.

14.12.11 | 12:20. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 13 (OTR/PRESS)

Me tropiezo con Federico Trillo y le pregunto si va a ser de nuevo ministro. Se ríe y me hace una broma "sí, voy a ser ministro de Literatura". Le pregunto por la elección de Jesús Posada como presidente del Congreso y a esta pregunta sí que me responde. "Es un político muy sólido, un hombre tranquilo con mano izquierda, dialogante, es una buena elección, a mí no me ha sorprendido", me dice glosando al nuevo presidente del Congreso.

Lo cierto es que aunque Jesús Posada apareció en alguna "quiniela" su designación por Mariano Rajoy ha sido una sorpresa. Claro que otros dirán que Rajoy es previsible, como le gusta decir a él de si mismo, y que por previsible ha elegido un hombre con un perfil moderado, sin grandes aristas y capaz de hablar con todo el mundo en busca del consenso.

Lo que es evidente es que Mariano Rajoy ha apostado sobre seguro. Posada es un hombre de su confianza, un hombre con una carrera política hecha, con un perfil conciliador.

La primera sesión parlamentaria de la nueva legislatura ha sido para elegir a los miembros de las Mesas de ambas Cámaras. En el caso del Congreso se pueden imaginar cómo estaban los "pasillos". Hay algunos dirigentes del PP, tan simpáticos hace unas semanas, que empiezan a tener síntomas de ponerse a levitar. Es lo que pasa cuando se tiene y se toca el poder, y aunque cuentan que Mariano Rajoy ha pedido a los suyos que no se muestren exultantes de alegría por haber obtenido la mayoría absoluta en las urnas y tocarles por tanto gobernar, lo cierto es que a algunos les cuesta disimular.

Es un síntoma que suelen padecer muchos de los que forman parte de los partidos gobernantes, sean éstos del color que sean. De manera que algunos "pepes" caminan ya mirando al frente, a punto de levitar y con cara de convertirse en ministros, aunque, como me decía Trillo "nadie sabe nada", y le creo. Habrá que esperar a la próxima semana para que se desvele el misterio.

El caso es que la historia se repite, los que van a gobernar comienzan a hacerse los interesantes y a marcar sutiles distancias, ya no están en posición de merecer, ahora mandan. Y los que van a dejar de mandar se vuelven parlanchines y la más de simpáticos. He visto en los "pasillos" a algunos ministros socialistas la más de dicharacheros cuando semanas atrás entraban a toda velocidad en el hemiciclo evitando a los periodistas. Ahora son ellos los que están en situación de merecer. Es lo de siempre. ¡Ah! y me cuentan algunos colegas que Rubalcaba se muestra demasiado esquivo.

Hablo con un par de diputados socialistas y me piden que no escriba sus nombres pero que les parece un acierto la elección de Posada. Yo creo que Mariano Rajoy al elegir a Jesús Posada está poniendo de manifiesto su deseo de tender puentes con la oposición, o al menos con ciertos partidos de la oposición.

También hay que destacar la "generosidad" de Rajoy al ceder a CiU puestos en la Mesa del Congreso y en la Presidencia de un par de comisiones. Generosidad que no ha tenido el PSOE con IU. Pero claro, no está el PSOE en disposición de compartir lo poco que le queda. Lo cierto es que la composición de la Mesa no refleja la pluralidad de la Cámara. Izquierda Unida cuenta con 11 escaños y es un partido de carácter estatal, que representa a los ciudadanos de toda España y no es comprensible que no haya obtenido representación institucional. En este punto, tanto PP como el PSOE se han equivocado, aunque el PP esgrime que ellos ya han cedido alguno de sus puestos a CiU.

Pero vuelvo al perfil político de Jesús Posada que es un reflejo de la necesidad de Rajoy de contar con un hombre capaz de apaciguar una legislatura, que por la composición de los grupos parlamentarios, puede resultar más que agitada. Ahora, una vez constituida la Cámara, sus señorías ya tienen la palabra.


Pedro Calvo Hernando - Panorama desconocido desde tiempo inmemorial.

14.12.11 | 12:20. Archivado en Pedro Calvo Hernando


MADRID, 13 (OTR/PRESS)

La apertura de las Cámaras para la nueva legislatura tiene lugar coincidiendo con el comienzo del juicio contra Francisco Camps, con las primeras reacciones de la Casa Real ante la gravísima situación creada por las actividades de Iñaki Urdangarín y con las consecuencias de la cumbre europea del pasado fin de semana. Solo el enunciado sucinto de la actualidad política y económica nos presenta un panorama que no se recuerda desde tiempo inmemorial. Las nuevas Cortes se abren con una mayoría superabsoluta del partido tocado por tramas de corrupción oceánica y masiva, como es la Gürtel, del partido que nada hizo por echar una mano para paliar los males de la terrible crisis económica y que ahora recibe el pleno apoyo del partido que sufrió ese abandono absoluto y el brutal vilipendio de su líder y presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero. Algo más injusto y contrario a la lógica política es imposible de imaginar. Sólo falta ahora que el Gobierno de Mariano Rajoy profundice mucho más en la política de recortes que tanto condenó cuando la hicieron sus antecesores.

Qué casualidad que las presuntas o reales conductas "no ejemplares" del yerno del monarca tuvieran como soporte y colchón sustancial a dos Gobiernos autonómicos del mismo partido que ahora comienza su andadura en el poder del Estado. Me refiero a las comunidades balear y valenciana, nidos de la corrupción política y económica más atroz de las conocidas en este desgraciado país. Un país mayoritariamente insensible a esa corrupción, como acaba de demostrar en las elecciones de mayo y de noviembre. Me esfuerzo sin conseguirlo en imaginar cómo el Rey y la Casa Real van a resolver el imposible problema del yerno y de la infanta. Y tomo un poco de aire con la única noticia positiva que encuentro: la designación de Jesús Posada para presidir el Congreso de los Diputados, un hombre que se parece poquísimo -por no decir nada- al modelo de la mayoría de los líderes de su formación. Un hombre moderado con un alto grado de independencia personal y de claridad de ideas. Pero tomado el aire, vuelvo a lo mío.


Carmen Tomás - Segunda lectura.

14.12.11 | 12:20. Archivado en Carmen Tomás


MADRID, 13 (OTR/PRESS)

El Euribor diario ha caído, el Tesoro español ha colocado mejor las letras y la bolsa se ha alegrado un poco en el segundo día de resaca, de relectura de los acuerdos adoptados en la Cumbre Europea del fin de semana en Bruselas. No fue la "purga de Benito" está claro, pero sí se sentaron las bases para la mayor coordinación de los países a medio y largo plazo. Muchos, sobre todo las agencias de calificación y los que operan con deuda pública, demandaban unos acuerdos más agresivos para el corto plazo. Lo que en realidad buscaban y buscan son decisiones más contundentes sobre el papel del BCE, quizá que éste le diera a la máquina de fabricar billetes. Puede que si las cosas no se enderezan del todo, Merkel ceda algo en ese sentido o en alguno parecido. Pero, habrá que ir paso a paso. Y tiene sentido. A los países que peor lo están haciendo y que tienen ahora los mayores problemas hay que convencerles de que hay que seguir la senda de cambios estructurales que conduzcan a una reducción significativa del déficit público y que el camino es la mayor coordinación presupuestaria y fiscal. Quizás no la alineación total, pero casi.

Italia ya ha puesto encima de la mesa de sus medidas. España lo hará en breve, en cuanto Mariano Rajoy pueda tomar posesión. Ya queda menos para ese momento. Será en la sesión de investidura cuándo el nuevo presidente adelante su plan de gobierno. Por lo que vamos sabiendo, el plan es abordar la reforma del mercado laboral y del sistema financiero. Además del desarrollo del artículo de la Constitución que fija el tope de déficit. Después vendrán todas las medidas anunciadas de mejora de la competitividad. En definitiva, una acción de gobierno que llevará a cabo con consenso o sin él y que ponga al país en la pista de despegue. Claro que no va a ser tarea fácil, ni de cuatro días. Ya nos anuncian recesión para los próximos meses y más paro. Sin embargo, se pondrán las bases para el despegue que quizás llegue hacia la segunda mitad del año próximo. Sólo falta que de verdad el traspaso se haya hecho bien y las cuentas estén claras, algo sobre lo que hay más dudas. En fin, que se acabe ya este calvario en el que por cierto Zapatero y su gobierno en funciones no han dejado de otorgar subvenciones a los amigos. Y, lo peor, aún queda otro consejo de ministros.


Fermín Bocos - Los primeros nombramientos.

14.12.11 | 12:20. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 13 (OTR/PRESS)

En términos políticos, el 2012 no empezará el día 1 de enero, sino el 30 de diciembre. Ese día, viernes, Mariano Rajoy, ya presidente del Gobierno, tiene previsto anunciar las principales medidas de choque para hacer frente a los tres problemas más acuciantes que tiene planteados España: el paro (cinco millones de desempleados), la deuda y el déficit. Para hacer frente al primero se habla abiertamente de la reforma laboral. Es decir: facilitar los despidos abaratando los costes y cambio de la normativa en materia de convenios. Para afrontar los otros dos (la deuda y el déficit), más allá de las proclamas genéricas de austeridad, los expertos afines al PP todavía no han despejado las dudas respecto de qué hacer con los activos tóxicos que lastran a las cajas y bancos del país. El agua que desplazan las especulaciones es mucha y tiene nombres y apellidos entre los ministrables. Hay quien dice que habría que estudiar la creación de un "banco malo" para agrupar todos los activos bancarios de difícil o imposible cobro (Luis de Guindos) y quien se opone a esta iniciativa por entender que la opinión pública no entendería el recurso al dinero público para paliar los desastres causados por los errores y ambiciones fallidas de los ejecutivos bancarios.

En el medio, como partidario de la creación de un banco-sanatorio, pero con limitaciones a la hora del respaldo estatal, se encuentra Cristóbal Montoro, exministro de Economía con Aznar y no improbable candidato a repetir cartera ministerial. Rajoy gusta de presentarse como un hombre previsible. En relación con las cúpulas parlamentarias lo ha sido al cincuenta por ciento. No fue sorpresa la designación de Pío García Escudero para el Senado y sí lo fue, a medias, la de Jesús Posada en el caso del Congreso. Puesto que lo seguro no encierra misterio, estos primeros nombramientos invitan a pensar que de Rajoy no todo está escrito. Lo único cierto es que ha comenzado un tiempo nuevo en el que habrá que juzgar a los políticos por sus políticas, no en función de prejuicios o clichés ideológicos.


Hasta la vista, Mister Marshall

13.12.11 | 17:11. Archivado en Aitor Yuste

El 2 de abril de 1917 los Estados Unidos de América declararon formalmente la guerra a Alemania. La Primera Guerra Mundial, la Gran Guerra o “la guerra que acabará con todas las guerras” entraba así a formar parte de las vidas de millones de seres humanos que hasta esa fecha se habían logrado mantener al margen de la misma. Muchas fueron las razones que les llevaron a tomar esa decisión: la guerra submarina total de los alemanes que no hacía distingos entre buques enemigos o neutrales, un patoso telegrama incitando a los mexicanos a unirse a su bando a cambio de el sur de los EEUU o, no conviene olvidarlo, las cada vez mayores probabilidades de que los alemanes acabasen ganando la guerra.

No es que los ciudadanos de los EEUU tuviesen una especial simpatía por los británicos entonces, sobre todo si tenemos en cuenta que en ese momento las dos minorías más importantes de su población eran la irlandesa y la alemana. Pero los británicos eran los dueños de los mares por lo que sólo a ellos les podían vender sus productos. La también neutral España se vio en una situación muy similar. Los negocios son los negocios y en aquella salvaje guerra los neutrales se llenaban cada día los bolsillos de dinero o de pagarés. Y por eso mismo, el hundimiento de los aliados de la Entente (Reino Unido, Francia, Bélgica, Rusia, Serbia…) hubiese significado una catástrofe monumental para las economías neutrales en general y la norteamericana en particular.

Cuento todo esto para hacer hincapié en el hecho de que en abril de 1917, por tanto, no sólo los EEUU declararon la guerra a Alemania, sino que además lo hicieron con urgencia porque cada mes podía ser el último. Aún así, únicamente desde mediados de 1918, es decir todo un año después, se puede hablar de que su aportación en hombres y materiales comenzó a ser significativa primero y decisiva después. Pese a las prisas, se tardó nada menos que doce meses en movilizar un ejército en condiciones.

Conviene retener este dato a la hora de tratar de explicar la reciente decisión del Presidente Obama de formalizar la total retirada de las tropas norteamericanas de Irak, sobre todo si a continuación nos preguntamos si no se nos estará ocultando algo de ese tratado de mutua colaboración entre EEUU e Irak, si se tratará de una retirada de verdad como dicen o sólo de mentirijillas.

Pues es lo primero… y también es lo segundo. Es lo primero porque las tropas de EEUU llevan años estando de más en el país y sacarlas era algo que debía haberse hecho incluso antes. Ni eran útiles en el combate casa por casa en que derivó el conflicto tras la caída de Sadam Husein ni fueron empleadas en labores de reconstrucción masivas con las que se hubieran podido ganar el corazón de los iraquíes. Tanto es así que en los últimos años el único aporte norteamericano realmente eficaz ha sido el helicóptero de combate y sus satélites espías. Dicho tanto por fuentes norteamericanas como iraquíes.

>> Sigue...


El rincón del soneto - LAS SIETE PLAGAS DE SUDAMÉRICA.

13.12.11 | 13:23. Archivado en Salvador Freixedo

El rincón del soneto

Si Egipto tuvo que padecer siete plagas, a Sudamérica le han caído otras siete que no la dejan respirar. Plagas que tienen nombres de personas: Cristina Kirchner, Dilma Russeff, Rafael Correa, Hugo Chávez, Daniel Ortega, los hermanos Castro y el PRI mexicano que últimamente ha retoñado convertido en narcotráfico. Entre todos tienen a la pobre Sudamérica pidiendo agua por señas. ¡Qué bien podría recitar hoy Rubén Darío aquellos versos suyos de hace cien años!:

Desgraciado Almirante, tu pobre América,
tu india virgen y bella de sangre cálida,
ha sido maltratada y yace histérica
con fuertes convulsiones y frente pálida. […]
Duelos, guerras, ladrones, fiebre constante
puso en nuestro camino la suerte triste,
¡Cristóforo Colombo, pobre almirante,
ruega a Dios por el mundo que descubriste!

La brasileña va de demócrata y populista pero acaba de tener que dimir el enésimo de sus colaboradores acusado de malversación de fondos; al ecuatoriano habría que amarrarlo con su propio apellido; el nicaragüense, en la ultima conferencia sudamericana se desahogó con una tal soflama antiespañola que el rey Juan Carlos tuvo que abandonar abruptamente el salón para no seguir oyéndolo; el alucinado Gorila Rojo tiene secuestrada a la pobre Venezuela; los Castro orgullosos batiendo el record de haber tenido “castrada” a Cuba durante medio siglo; y los narcotraficantes mexicanos, brotados del longevo estercolero del PRI, asesinando muy machos a sus compatriotas y sembrando el caos en su país.

Como este lugar pasa por el ser el Rincón del Soneto, le dedico éste a la Kichner recién reinstaurada de presidenta:

¡La Kirchner presidenta de Argentina!
¡Cómo los engaña, cómo les miente!
¡Qué gran tragedia para tanta gente
que sea presidenta una tal mezquina!

Según nos dicen, se llama Cristina,
viuda de un buscón que fue presidente
que hizo con ella pareja indecente
pues gobernaron de forma cochina.

La Kirchner piensa que es la nueva Evita
pero el pueblo piensa que es la gran cuita.
En Argentina abundan los doctores,

porque todos son psicólogos natos.
¿Cómo han tenido tantos regidores
tan criminales o tan mentecatos?

.
___________________
Por Salvador Freixedo
freixedo@terra.es
Suscripción gratuita
(12/12/2011)


Luis del Val - Posada en el camino

13.12.11 | 12:20. Archivado en Luis Del Val


MADRID, 12 (OTR/PRESS)

Conocí a Jesús Posada, el futuro presidente del Congreso de los diputados, al final del decenio de los setenta, cuando Rodolfo Martín Villa, siguiendo la lógica de que el funcionario no tiene patria, consideró oportuno que un soriano fuera gobernador civil de Huelva.

Más tarde lo volví a encontrar de presidente interino de Castilla y León, y digo lo de interino, porque creo que fue el término empleado por él mismo, en un cometido en el que, si tuvo intención de perpetuarse, sería una intención tan íntima que nadie lo notó. Es más, creo que como ingeniero de caminos, estaba más contento como consejero de Fomento, con Aznar, que como presidente de una comunidad que ha sido tradicionalmente del PP, como Extremadura, hasta no hace mucho, lo fue del PSOE.

Hace mucho que ni le veo, ni le escucho, pero recuerdo que corresponde al sector de sorianos con sentido del humor, aunque su condición o su cargo no sean proclives a demostrarlo. Prudente, fajador, con altas responsabilidades desde los treinta años, me imagino que tanto su experiencia como ministros en dos ocasiones, como su formación científica y económica, le bastarán para desempeñar un trabajo que nunca es fácil.

Su vicepresidenta, Celia Villalobos, ha sido uno de esos nombramientos que descubren la habilidad galaica de Mariano Rajoy. Es un cargo de mucho copete, de jerarquía indiscutible, pero que le libra al futuro presidente del Gobierno de incorporarla al Consejo de ministros, y no porque nadie dude de la valía de doña Celia, sino porque se le teme tanto como se le quiere, y su casticismo produce cierto pavor en las almas comedidas del PP, que no son pocas. En tiempos Navidad, hemos encontrado Posada en el camino de los nombramientos, y menos lobos para la polémica.


Andrés Aberasturi - ¿Avaricia o estupidez?

13.12.11 | 12:20. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 12 (OTR/PRESS)

Respetando, naturalmente, la obligada presunción de inocencia del señor Urdangarín que de alguna forma ha cuestionado la propia Casa Real al apartarle de los actos oficiales cuando aun ni siquiera está imputado en nada, respetando, digo, esa presunción de inocencia, hay una pregunta que desde hace mucho tiempo me vengo haciendo como creo que la mayoría de los seres humanos: ¿qué lleva al hombre o a la mujer que ya tienen mucho a querer más por los medios que sean? y la respuesta que me da casi todo el mundo es la misma: la avaricia. Pero no creo que sea siempre así.

En una obra de Benavente, el señorito quiere recompensar a uno de sus empleados en el campo y le pregunta qué quiere: la respuesta del trabajador es, para mi, desoladora pero al parecer muy real: "Quiero mando, señorito". Parece que a la gente le gusta el poder y una clase de poder -bastante despreciable para muchos de nosotros- es el que otorga el dinero, el poder entendido no como autoridad moral sino como una fuerza amenazadora coercitiva, chantajista.

Y pienso en Urdangarín porque es lo que ahora está saliendo y no doy crédito a lo que leo. Si es verdad todo o buena parte de lo que se dice, ¿qué le impulsa a casi un chaval con un pasado glorioso en el deporte, una situación económica desahogada para los restos, una vida social que puede llegar casi hasta donde él quiera a -presuntamente- participar en esa movida absurda para disponer, sencillamente, de más y más dinero? ¿Para qué más dinero? ¿Qué puede comprar alguien como él con más dinero? No lo entiendo y ya no sé si confío en que cuando todo esto se destape de verdad, pueda ofrecernos Urdangarín las explicaciones que nos debe a todos.

Y si nos vamos al cohecho-impropio-pasivo de Camps, vuelve a ser más de lo mismo pero en cutre. ¿Cómo es posible que el presidente de una comunidad se deje regalar ¡unos trajes!? Cómo se puede llegar a terminar una carrera política por culpa de unos miserables calzones y una americanas compradas en una tienda de clase media. Es que no das crédito.

¿Es avaricia lo que mueve a estas situaciones o sencillamente estupidez? Es que acaso pensaban -insisto en que sigo presumiendo su inocencia- que de ser verdad lo que se viene publicando nunca se iba a saber porque ser ellos quienes eran? Qué de recovecos tiene alma humana y qué difícil es a veces entender a la gente.


Antonio Casado - No salimos de pobres.

13.12.11 | 12:20. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 12 (OTR/PRESS)

Remonta la prima de riesgo y cunde el temor a que la deuda española vuelva a ser penalizada en los mercados (este martes, venta de letras a 12 y 18 meses, y emisión de obligaciones el jueves), a la vista del precedente italiano. Todo ello después de los acuerdos de Bruselas en la Cumbre de la UE pilotada por Alemania y Francia el viernes pasado.

Malas noticias. Nos recuerdan que el pacto fiscal y de coordinación de políticas económicas entre los 17 países del euro, y los que quieran apuntarse, ha quedado un poco cojo. Se suponía que debía cubrirse el doble requerimiento entre lo urgente, que es la inyección masiva de liquidez en los mercados, y lo importante, que es efectivamente el avance hacia cotas de mayor integración entre los socios europeos. En consecuencia, una especie de pacto: mayor integración fiscal con cesión de soberanía a cambio de arropamiento financiero.

Pero si no se evita el colapso financiero en los países más expuestos a la crisis de la deuda soberana, España entre ellos, que es lo apremiante, de poco servirá la reforma de los tratados que garanticen en el futuro el equilibrio presupuestario por mandato constitucional y dispongan el consiguiente proceso sancionador a quienes rebasen el famoso umbral del 3 por ciento. Es el peligro que nos acecha, el del colapso, si las autoridades de Bruselas y el FMI no doblan el brazo a los especuladores.

En esas coordenadas, no basta depositar la confianza en nuestro flamante ganador de las elecciones generales. No digo que no lo merezca. Digo que su margen de maniobra para ser decisivo a escala nacional está muy limitado por el marco economicista europeo en el que estamos insertados. Este lunes nos volvió a recordar su hoja de ruta en los mismos términos genéricos y voluntaristas que ya lo había hecho anteriormente. A saber: control del déficit público, reforma laboral, reforma financiera, volver a estar presentes en los centros de decisión y recabar la colaboración de todos para gobernar con grandes consensos siempre que eso sea posible.

Pero, insisto, la capacidad de maniobra de Mariano Rajoy está muy limitada. Esto no va a ser tan sencillo como designar a quien le apetezca para llevar la voz cantante del PP en el Congreso y el Senado, que es lo que hizo este lunes después de la Junta Directiva. Para empezar, en esa especie de pacto europeo entre la parte rica y la parte pobre de la zona euro, o entre la parte sana y la parte enferma, si se prefiere, España no está en el mejor de los bandos. Si el fondo de rescate no se amplia (ahora se disfraza de Mecanismo Europeo de Estabilidad, hasta 750.000 millones), si el Banco Central Europeo no es prestamista de último recurso y si de los eurobonos nunca más se supo, me temo que España, sin crecimiento y a dieta de adelgazamiento, seguirá estando en el pelotón de los torpes.


Julia Navarro - Escaño Cero - Punto de partida.

13.12.11 | 12:20. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 12 (OTR/PRESS)

Bueno pues ya está la legislatura en marcha. En los "pasillos" del Congreso vuelven a cruzarse sus señorías camino de sus despachos. Algunos son veteranos, otros, los menos, nuevos.

Imaginarán ustedes que en el Congreso estos días todo son novedades, desde la entrada de los nuevos parlamentarios bajo las siglas de Amaiur, a los nuevos diputados de IU y UPyD, grupos políticos que van a tener un papel relevante en la nueva legislatura.

Y tal como se había anunciado desde el PP, su líder, y ya casi presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha mantenido hasta el último momento el secreto sobre quiénes van a ser los presidentes del Congreso y del Senado.

La discreción es parte del estilo político de Rajoy, pero tanta discreción tiene en ascuas a sus propios compañeros de filas que vienen aguardando impacientes quiénes van a ocupar puestos en el Gobierno.

Pero más allá de los nombres, cuando comienza una legislatura todo tiene sabor a nuevo, sobre todo si como en esta ocasión se produce un relevo en los colores del partido gobernante.

Mientras los populares pisan fuerte disfrutando del poder que les ha otorgado las urnas, en el principal partido de la oposición, el Grupo Socialista, todo es provisional. Desde el presidente del grupo al portavoz, y eso ,sin duda, les resta fuerza.

Para el PP, a pesar de su mayoría absoluta, no va a ser una legislatura fácil. Sí, podrá sacar adelante cuantas leyes quiera porque dispone de escaños suficientes para ello, pero no están las cosas en nuestro país para imponer, sino para convencer, sobre todo teniendo en cuenta que nos esperan tiempos difíciles hasta superar la crisis. De manera que desde ahora mismo veremos si efectivamente Rajoy va a imponer una línea política encaminada a gobernar convenciendo, o simplemente a imponer por la fuerza de los votos, que los tiene.

Sí, todo parece nuevo aunque nada lo es porque el PP ya ha gobernador, pero cada presidente imprime su propio estilo, su manera de hacer las cosas.

No sé, pero creo que esta legislatura será especial por ese tinte dramático que confiere la crisis a todo lo que sucede. Pero tiempo al tiempo, por ahora las puertas del Congreso y del Senado se están abriendo para que dé comienzo la gran puesta en escena de la democracia: atentos todos, la legislatura comienza.


Cayetano González - Los presos de ETA.

13.12.11 | 12:20. Archivado en Cayetano González


MADRID, 12 (OTR/PRESS)

Una de las herencias mas envenenadas que recibe el nuevo presidente del Gobierno de su antecesor en el cargo es, aparte de la grave crisis económica, todo lo referido a la banda terrorista ETA con la que Zapatero -como claramente ha puesto de manifiesto el libro escrito por el presidente de los socialistas vascos, Jesús Eguiguren- negoció políticamente no solo durante la primera legislatura, sino durante los casi ocho años que ha estado en la Moncloa. Incluso el texto aprobado en la ignominiosa "Conferencia Internacional de Paz" celebrada el pasado mes de octubre en San Sebastián fue objeto de negociación entre el Gobierno y ETA a través de los "conseguidores" internacionales.

Tras el anuncio de la banda de cese definitivo de su actividad terrorista hecho público el pasado 20 de octubre, todos los esfuerzos de eso que se llama la izquierda abertzale así como del PNV y del propio PSE con el lehendakari López a la cabeza están centrados en que el nuevo Gobierno del PP mueva rápidamente ficha en todo los referido a los presos de ETA, un colectivo que en la actualidad está compuesto por unos 700 reclusos. Unos piden el acercamiento a las cárceles vascas; otros van mas allá y solicitan beneficios penitenciarios y los más osados se atreven incluso a pedir una amnistía para todos los presos -"la vuelta a casa" lo llaman eufemísticamente- cuando de sobra saben que esa posibilidad no está contemplada en la Constitución, aunque bastante poco importa esto a quienes nunca la han aceptado.

Convendría recordar para algún desmemoriado que la banda terrorista ETA, a día de hoy, ni se ha disuelto ni ha entregado las armas y aunque lo hiciera, convendría recordar que había un consenso bastante amplio entre los dos grandes partidos nacionales y en la mayoría de la opinión pública que no era ni moral ni democráticamente aceptable dar un premio a la banda porque dejara de matar. Convendría recordar que la mayor parte de los presos de ETA que están en la cárcel no es por haber robado un kilo de manzanas en el supermercado de su pueblo, sino por haber asesinado o haber colaborado a hacerlo a un total de 858 personas, todas inocentes o haber participado en la denominada "violencia callejera".

No se sabe a qué compromisos ha podido llegar el Gobierno de Zapatero con ETA y si los mismos eran conocidos o compartidos por el PP. Pero la obligación moral de Rajoy -y eso es lo que ha reiterado el nuevo presidente del Gobierno durante la campaña electoral- es que para acabar y conseguir el fin definitivo de ETA empleará dos instrumentos: la ley y el Estado de Derecho. La memoria de las víctimas del terrorismo y su petición de que se haga justicia con los asesinos de sus seres queridos, tendrán que pesar muchísimo mas que las presiones que va a tener el nuevo inquilino de la Moncloa para ser "generoso" con los presos de la banda terrorista.


Fernando Jáuregui - No te va a gustar - "Annus horribilis" para el Rey.

13.12.11 | 12:20. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 12 (OTR/PRESS)

Temo que el "caso Urdangarín", del que no estamos sino ante la punta de un pringoso iceberg, no haya sido el único asunto que ha amargado el año al Rey Juan Carlos, ni las huellas visibles de lesiones en el rostro y la pierna del jefe del Estado sean las únicas secuelas -me refiero, claro está, a las morales_ que un "annus horribilis" (la reina británica dixit) que el Monarca arrastre. Este 2011, que ha sido tremendo en tantas cosas, que tantas cosas ha cambiado, ha impactado severamente también en la Corona española, asediada por rumores y errores estratégicos. Y se nota. Algo más deberá hacer la institución, que sigue suscitando un respeto popular mayoritario, que detallar las cuentas del Presupuesto de la Casa si quiere mantenerse, como institución, a la cabeza del aprecio ciudadano. Personalmente, este año estaré especialmente pendiente del mensaje de Su Majestad el día de Nochebuena: pienso que forzosamente tendrá que contener claves que no estaban en los mensajes anteriores.

Siempre me he declarado monárquico, por encima de accidentalismos y juancarlismos; creo que la Monarquía es el sistema capaz de aunar a las tierras y pueblos de una España que tantas veces olvida que es un Estado moderno, en el que los localismos aldeanos no deberían caber, y ojo que con eso no me estoy refiriendo a los legítimos, y además inevitables, sentimientos nacionalistas: el nacionalismo es más un estado de espíritu que una doctrina política. Pero la Corona es también un principio de superación del cainismo que parece haberse instalado -con la afortunada excepción precisamente de estos días de traspaso de poderes- en la política española. Imagine usted a un primer ministro socialista y al presidente de la República militante del Partido Popular...

Parafraseando a Indalecio Prieto, a fuer de monárquico me siento un crítico de algunas actuaciones de la Monarquía. Creo que el "affaire Urdangarín", acabe en lo que acabe -y debemos ser tremendamente respetuosos con la presunción de inocencia de todos, como tantas veces he repetido con el "caso Camps", con el "Faisán" o con el "Campeón"-, ha revelado una excesiva tolerancia con las actividades privadas de los miembros de la Casa. Lo cual, añadido a la negligencia "in vigilando" y a la opacidad que siempre ha caracteriza los asuntos económicos de La Zarzuela, ha dado un resultado nefasto para la causa monárquica en la que, perdón por la insistencia, yo sigo creyendo.

Me duele profundamente que los cascotes del cuñado presuntamente aprovechado puedan caer sobre la cabeza del Príncipe de Asturias, persona por la que siento un enorme respeto y un gran aprecio: merece llegar con bien a ser Felipe VI, y sé que será un gran Rey. Algunas veces he expresado mi opinión, por supuesto personal e intransferible, en el sentido de que don Juan Carlos, que tan buenos servicios ha prestado al país, debería ir pensando en una progresiva y tranquila abdicación: Felipe de Borbón está perfectamente preparado para asumir la Jefatura del Estado, y no serían precisas demasiadas reformas legales -hay quien las pide, incluyendo esa nunca concretada Ley orgánica de la casa del Rey- para que este paso, prudente y que garantice que Juan Carlos de Borbón proyecta su carisma y sus consejos sobre su hijo, pudiera hacerse pronto realidad. Solamente una visión muy estrecha del concepto persona-Rey, como si el Monarca no tuviese que ganarse el puesto cada día, dificulta una decisión que sé que muchos, en el ámbito cercano a La Zarzuela, apoyarían.


Fermín Bocos - La ceguera de Urdangarín.

13.12.11 | 12:20. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 12 (OTR/PRESS)

Dejó dicho Homero que los dioses, cuando quieren perder a los hombres, les vuelven ciegos. Ciegos de meollo, no de vista. En esa fase parece estar el Duque de Palma a juzgar por el comunicado de prensa en el que dice lamentar profundamente -por el daño que están inflingiendo a la Casa Real- los comentarios e informaciones aparecidas en la prensa al hilo de la deriva judicial que investiga sus negocios y andanzas fiscales. Iñaki Urdangarín "lamenta los comentarios", no sus actuaciones (en busca de generosos patrocinadores y suculentos patrocinios) que son la base de las informaciones periodísticas publicadas a raíz de las investigaciones del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma de Mallorca. Como ciudadano de quien se publican noticias que incluyen la conjetura de una posible imputación por presuntos delitos relacionados con sus actividades empresariales y fiscales tiene derecho a reclamar justicia y a conocer oficialmente de qué se le acusa y si lo publicado -filtraciones de un sumario que, sobre el papel, debería ser secreto-, se ajusta al contenido de la indagatoria judicial.

Al igual que al resto de los españoles, le asiste la presunción de inocencia. Pero a nadie se le escapa que en este caso hay algo más. El ciudadano Urdangarín es yerno del Rey, está casado con la Infanta Cristina y, en consecuencia, su conducta en tanto en la vida pública como en la privada está sometida al escrutinio de la opinión pública. En el siglo XXI y en el marco de una Monarquía Parlamentaria en la que el Rey reina, pero no gobierna, más que en la Historia y en la Constitución, los privilegios y prebendas de los miembros de la Familia Real se sustentan en la ejemplaridad. Si desmerecen en el plano de lo simbólico, dañan su razón de ser y arruinan uno de los fundamentos sobre los que se justifica la existencia misma de la Institución. Eso es lo que parece no haber comprendido el ciudadano Iñaki Urdangarín. A eso me refería, al hablar de ceguera.


Rafael Torres - Al margen - El duque, al merme.

13.12.11 | 12:20. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 12 (OTR/PRESS)

Llama la atención la suma facilidad con que las Familias Reales meten o sacan a la gente de su seno. Las demás familias, las normales, son las que son y se componen de quienes se componen merced a las ineludibles leyes del parentesco, de suerte que si la abuela se pone ciega de ajenjo, si el cuñado se juega las pestañas en el Casino o si el yerno es un truhán, lo más que pueden hacer las familias normales es retirarles el saludo, pero no, en ningún caso, despojarles de su condición familiar. En la Familia Real Española, por lo visto, las cosas funcionan de otra manera, y uno de sus últimos fichajes, el ex jugador de balonmano Urdangarin, está en un tris de ser despedido de la misma. Muerto el perro, dicho sea ésto sin ánimo de ofender, se acabó la rabia.

Pero la rabia es probable que no se acabe con el despido del advenedizo que, de confirmarse las sospechas de la fiscalía, del juez, de los investigadores, de Hacienda y del público en general, podría haberse dedicado a usar su condición familiar y el título de duque anexo como gancho para enriquecimiento ilícito a base de pillar, a cambio de nada y por procedimientos irregulares, dinero público, mucho dinero público, unos mil millones de pesetas sólo entre Valencia y Baleares. La rabia, consecutiva al inicial pasmo, empezó a manifestarse en la gente al conocer el tren de vida de esa Familia Real, las mansiones que se construían a cuenta del Erario y los regalos que recibían, que si un Porsche, que si una Harley, que si un yate de 3.000 millones... Que, por cierto, en ésto del yate andaban también, si mal no recuerdo, Jaume Matas, confeso benefactor del señor duque y sus fórums deportivos.

Sea cual fuere el reproche judicial y penal que se haga en su día, si se hace, a Urdangarin, y sea cual fuere la resolución y la sentencia, la rabia está ahí, en el ambiente, ante semejante escándalo. Ya lo es que unos seres humanos se eleven sobre los demás porque sí, acumulando privilegios, pero si alguno de ellos, encima, va al merme, al merme, al merme del dinero público, que diría José Mota, eso ya no hay quien lo aguante.


((Sustituye a la anterior con el mismo titular)).

13.12.11 | 12:10. Archivado en Agustín Jiménez


- Antonio Pérez Henares.- El conseguidor.

MADRID, 12 (OTR/PRESS)

El yerno del rey es un señor que puede trabajar en muchas cosas. Es más, que debe trabajar como cada hijo de vecino. Puede hacerlo de lo que quiera y en aquello para lo que esté capacitado. De ingeniero o de fresador, de lo que le dé la gana y pueda. Pero una de las cosas de las que no puede trabajar un yerno del rey es de conseguidor. Precisamente porque es el yerno del rey. Y eso es lo que ha hecho Iñaki Urdangarín.

Las hermanas del Rey, doña Pilar y doña Margarita llevan muchos años casadas con dos señores que desde siempre han trabajado en lo suyo, uno de médico y el otro de abogado. Y no han dado que hablar por ello ni media palabra. Tienen los hombres su oficio y con él se ganan la vida. Quizás el problema es que Iñaki Urdangarin era jugador de balonmano. Y muy bueno por cierto. Pero de vida profesional corta. Y claro luego viene el después.

Los negocios del yerno, no sé que es más peligroso si un yerno, un primo o un cuñado, están resultando venenosos para la Casa Real Española. Porque más allá de su licitud y legalidad, que eso habrá de resolverlo la justicia, está el hecho evidente de que se hacían y conseguían por "ser vos quien sois". O sea, el yerno. Y ello no resulta ni ético ni estético. Que el tufo de favor y de tráfico de influencias tira para atrás, vamos.

Hasta ahora la Monarquía y sus aledaños habían sido el último tabú periodístico de España. No se cuentan las frivolidades de tacones o los chismorreos de pamela. Hubo algún apunte crítico en tiempos sobre algunas amistades no muy recomendables y que devinieron en peligrosas de don Juan Carlos. Pero tuvo aquello corto recorrido y tupido velo. Ahora se ha rasgado la cortina. Los negocios del Duque de Palma han calado en la conversación cotidiana de las gentes del común. Y en un tiempo de crisis, angustia y preocupación generalizada provocan rechazo y enfado. Un malestar que toca a la puerta de la institución y le urge a dar una respuesta. Y la que han dado sirve de momento como cortafuegos, pero no creo que apague la hoguera, como no la apaga tampoco ese comunicado del afectado imposible de creer a la luz de los hechos y del mínimo sentido común. Si le daban los contratos a precio de oro era precisamente por ser quien era. Y por eso lo único que no puede ser el yerno del Rey es un conseguidor.


Día de los Derechos Humanos.

12.12.11 | 12:32. Archivado en Magdalena del Amo

Acabamos de celebrar el Día de los Derechos Humanos. Algunos teóricos sostienen que la Iglesia no se ocupó de los derechos humanos, que éstos llegaron con la Ilustración, y se hicieron oficiales en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de 1948. Eso es faltar a la verdad. El cristianismo siempre defendió los derechos humanos frente a la barbarie, y los sigue defendiendo hoy incluso contra la propia ONU. No se hablaba de “derechos humanos” explícitamente porque en el cristianismo están contenidos todos los derechos del hombre, cuya dignidad está fundada en su semejanza con Dios desde su creación y no como producto de una reivindicación. Los derechos humanos forman parte del derecho natural, que emana directamente del Creador. Benedicto XVI, cuando aún era el cardenal Ratzinger asegura que los derechos humanos no nacen sólo de la Ilustración, sino del pensamiento cristiano, y argumenta que la Iglesia acepta la herencia de la Ilustración “desde el momento en que es capaz de salvar el verdadero y profundo mensaje de liberación del hombre. Ratzinger ve en el binomio Iglesia Estado característico del cristianismo europeo “el comienzo y el fundamento persistente de la idea occidental de libertad. […] Puesto que desde entonces existen dos comunidades recíprocamente ordenadas, pero no idénticas, ninguna de las cuales tienen el carácter de la totalidad”. (J. Ratzinger, Iglesia, ecumenismo y política, Nuevos ensayos de Eclesiología, BAC, Madrid, 2005). Otra corriente de pensamiento sostiene que los derechos humanos son consecuencia del derecho positivo y, por tanto, sujetos a cambio.

El papa Pío XI en su encíclica de 1937, Divini Redemptoris dice que “el hombre, en cuanto persona, posee derechos dados por Dios, que deben ser defendidos de todo atentado de la comunidad que tuviese como objetivo negarlos, abolirlos o impedir su ejercicio”. Faltaban once años para que se firmara la declaración de principios de la ONU, pero ya el término “derechos humanos” era empleado en la encíclica.

Aun reconociendo los grandes méritos de la Ilustración, Brian Tierney, uno de los grandes expertos en Derecho Canónico, defiende las tesis sobre el origen cristiano de las modernas teorías sobre los derechos humanos: “La idea de los derechos naturales se desarrolló –quizá al comienzo habría podido desarrollarse sola—dentro de una cultura religiosa que integraba la argumentación racional sobre la naturaleza humana con una fe en la que los hombres eran vistos como hijos de un Dios amoroso”.

Las palabras de Juan Pablo II pronunciadas en 1979 en la ONU no deberían dejar ninguna duda al respecto: “El fundamento de los derechos humanos es la dignidad de la persona humana”.

Medio siglo después estamos en mejores condiciones de analizar más a fondo las fisuras de la Declaración de los Derechos Humanos así como la intencionalidad de sus postulados laicos.

>> Sigue...


Francisco Muro de Iscar - El problema es la educación.

12.12.11 | 12:20. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, 11 (OTR/PRESS)

Cuando Rajoy presente de una vez su programa tendrá que decir qué va a hacer para cambiar la (mala) educación de este país. El corto plazo de España es preocupante, pero el medio y el largo serán mucho más difíciles si no se actúa sobre la calidad de la educación. Hay muchos datos que lo avalan. El principal problema es el altísimo fracaso escolar, pero hay muchos más. España es, por ejemplo, el país de la Unión Europea con más trabajadores sobrecualificados, es decir aquellos que tienen un título universitario o de FP de grado superior, pero ocupan un empleo por debajo de ese nivel. Nada menos que el 31 por ciento frente al 19 de media europea. Eso indica falta de puestos de alta cualificación y un modelo productivo erróneo, pero también un desperdicio de recursos muy grave porque formar a un universitario es muy caro -y lo pagamos todos con nuestros impuestos- pero subemplearlos es mucho más caro, además de frustrante para los afectados. También indica que nuestras Universidades no son competitivas, están al margen del mercado laboral y de las necesidades del país y ofrecen una formación de baja calidad en muchos casos.

Nos sobran universitarios y nos faltan estudiantes de FP. Según un estudio del Ministerio de Educación habría que crear 200.000 nuevas plazas de FP en esta legislatura para atender a las necesidades. Desconfíen de que se vaya a hacer porque la desatención hacia la FP ha sido histórica con independencia de quien haya gobernado. Aunque en el presente curso la matrícula en FP ha crecido un 5,6 por ciento y ya tenemos 611.000 alumnos -poco más de un tercio que estudiantes universitarios, un disparate- es también la tasa más baja de la Unión Europea: un 24 por ciento frente al 47 por ciento de ésta. Eso explica también el fracaso de nuestros modelos educativo y productivo. En 2020 necesitaríamos el doble de titulados en FP de lo que hemos formado hasta ahora. Imposible.

Y un tercer apunte que hace Fernando Becker -un nombre a seguir- en el interesante número 2 de la Revista del Instituto de Estudios Económicos. En España, dice, aproximadamente el 20 por ciento de los estudiantes obtiene calificaciones del nivel más bajo, muy lejos del 8 por ciento de países como Finlandia o Corea del Sur, mientras que sólo un 3 por ciento obtiene las máximas calificaciones, frente al 15 por ciento de esos dos países. Y si hablamos de estudiantes repetidores a la edad de 15 años, en España el porcentaje es del 36 por ciento y en Finlandia del 5. Muchos ya habrán dicho: el dinero, la inversión en educación. Pues tampoco. El nivel de gasto de Finlandia en educación es similar o algo inferior que el de España. El dinero influye, pero debe haber otros factores que influyan en una educación de calidad. Desde Preescolar a la Universidad, y después, la educación en España exige pactos, estabilidad, rigor y exigencia. Veremos que si lo conseguimos alguna vez.


José Luis Gómez - A vueltas con España - El mal ejemplo de Sinde.

12.12.11 | 12:20. Archivado en José Luis Gómez


MADRID, 11 (OTR/PRESS)

La preocupación por la clase política ha batido su récord histórico, con lo que ya supera la marca de mediados de los noventa, los años de la crispación. El CIS atribuye a los partidos la nota más baja (2,76) de cuantas concede y sitúa el problema de la clase política como el tercero, tras el paro y la crisis.

El juez Alfonso Villagómez, que también ejerce como analista político, dice refiriéndose al PSOE -el partido más castigado en las urnas el 20-N- que hay demasiados dirigentes sin biografía laboral propia que entienden la política como un oficio y viven desconectados de la realidad. A su vez, el catedrático Roberto Blanco-Valdés, experto en derecho constitucional, le pone nombre y apellidos a esta situación y sostiene, no sin fina ironía, que la ministra Angeles González-Sinde podría rodar sobre el tema una película y, para rematar su faena, podría financiarla con una subvención de Cultura. El "tema", en el caso de Sinde, no solo sería la mala valoración general de los políticos, sino también la vuelta al mundo que ha dado -Japón, Francia, México, Estados Unidos y Rusia-, a cuenta de todos los españoles, con las elecciones ya convocadas.

Seguramente Villagómez y Blanco-Valdés tienen razón por separado, pero no por ello deja de suscitarse una contradicción al enlazar sus argumentos: Angeles González-Sinde no es precisamente una persona sin oficio: es guionista y directora de cine, estudió Filología, realizó un máster, trabajó como traductora e incluso fue promotora de conciertos. Traducido: los malos políticos no serían malos solo por su biografía, sino más bien por su personalidad. Es más, el peor problema de los políticos, aun siendo gravísimo, no es que algunos se alojen en hoteles de mil euros la noche y acepten regalos indecorosos a cambio de favores. Lo peor es que muchos encima gobiernan mal y convierten sus fechorías en una pérdida de confianza en el conjunto de una clase política donde, a pesar de todo, son mayoría las personas decentes. ¿Solución? No hay otra que revisar a fondo la financiación de los partidos y apartar a los políticos indecentes, porque, por muy mal que esté la clase política, que lo está, la democracia es el mejor sistema político conocido.


Fernando Jáuregui - La semana política que empieza - Los ministros/as que nos vienen.

12.12.11 | 12:20. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 11 (OTR/PRESS)

De entre las muchas cosas que van a ocurrir esta semana que comienza, en la que se acelera (más aún) la vida política española, me voy a permitir seleccionar un tema: las quinielas de "ministrables" que circulan con profusión por cenáculos y mentideros de la Villa y Corte, pocas veces tan agitada por rumores, ambiciones y ansiedades como ahora. Siento decepcionarle, lector, si espera de mí que recoja aquí una lista de esos nombres que circulan, autopropulsados unos, impulsados por terceros otros, fruto de especulaciones y conjeturas los más. Porque algunos de esos nombres a los que conozco bastante bien me han asegurado, y no tengo por qué no creerles, que nada les ha dicho la única fuente de poder autorizada para hacerlo; hablan de ellos, pero no con ellos.

Supongo que esta semana iremos conociendo datos fiables que nos permitan intuir con mayor fundamento quiénes se sentarán en los sillones más importantes del Consejo de Ministros. Cuando se descarten las personas que ocuparán las presidencias de las dos cámaras legislativas y las portavocías parlamentarias correspondientes, tendremos sin duda, aunque solamente sea por descarte, algunos indicios. Y tampoco creo, la verdad, que vayamos a tener tremendas sorpresas en relación con las listas que ahora se hacen circular: Mariano Rajoy ya ha dicho que él es un tipo previsible, y ha insinuado que el elenco de sus ministros también lo será.

Más que los nombres concretos, me interesa la fotografía del conjunto. El último Gobierno de Zapatero era, en ese retrato global, perfectamente mejorable, por decirlo en términos piadosos. Y eso que tenía individualidades altamente estimables, como Gabilondo, Jáuregui o la propia Elena Salgado, entre otros. Zapatero se dejó enredar en experimentos, pagos de favores, paridades absurdas, favoritismos sin causa y precipitaciones que llevaron a lo que llevaron, incluyendo esa última pirueta moscovita de una ministra de Cultura que jamás debió serlo.

Tengo la sensación de que Rajoy evitará todas esas tentaciones, aunque, habiendo seguido su trayectoria, también me surge el temor de que el inminente presidente del Gobierno se encierre en el círculo de su entorno de confianza, de esos hombres y mujeres que le han acompañado en la travesía del desierto y que ahora, legítimamente, esperan la recompensa, y no hablo solamente de ministerios, claro está: a Mariano Rajoy le hemos entregado los españoles una considerable dosis de poder, y ahora tiene que estudiar bien cómo repartirlo de manera equilibrada, de manera que favorezca al máximo los consensos.

Es su primer gran desafío: no dejarse llevar solamente por el pago a los leales, sino rodearse de los mejores, que falta le/nos va a hacer. Me atrevo a decir que el resto de la Legislatura va a estar marcado por estas decisiones iniciales.


Carlos Carnicero - Urdangarín, la guillotina y La Bastilla.

12.12.11 | 12:20. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 11 (OTR/PRESS)

La monarquía como institución no resiste las pruebas del laboratorio de la democracia. Es un residuo de épocas predemocráticas prendido de un hilo fino de los ordenamientos constitucionales que todavía la mantienen. Pero siempre está en cuestión. Sobrevive en la medida de que sus miembros sean ejemplares.

Cualquier brizna de hierba desestabiliza su equilibrio interno y la pone en observación de los ciudadanos que pueden llegar a cuestionarse cómo la vía de la sangre sirve para trasmitir el poder, aunque sea atenuado por los límites parlamentarios.

Cada vez que un escándalo estalla cerca de la institución hay que vigilar las cuadernas y los soportes de la Corona. Porque la mínima compensación por tantos privilegios debe ser la ejemplaridad.

Iñaki Urdangarín ha metido a la monarquía en el laboratorio de pruebas porque ha tenido comportamientos que presuntamente no se le permiten ni a los hombres comunes. El está casado con una hija de los Reyes de España, y a lo que parece, ha utilizado su posición para hacer negocios que pueden llegar a ser ilegales.

El duque ha hecho un comunicado lamentando las informaciones vertidas; ese no es el problema. Lo verdaderamente importante son los hechos en sí mismos, y no su conocimiento.

Hay algunas reglas que debieran ser el corolario de una institución que se mantiene sobre los privilegios de la sangre y del matrimonio. No se puede ser de la Casa Real para los beneficios y quitarse de en medio cuando la posición es molesta.

Las fotos felices de familia se han quedado en la retina de los ciudadanos. Días de amor y rosas en Marivent, en la nieve o navegando. Y días amargos en la puerta de los juzgados.

Iñaki Urdangarín, con el derecho a la presunción de inocencia, ha metido a la Monarquía en un buen lío. Y es tan mayor que debiera conocer las consecuencias de sus actos. Si alguien le daba dinero por no hacer nada debiera haberse preguntado si lo hacían por ser el yerno del Rey. Y la respuesta no puede ser más que una. ¿No sabía lo que estaba haciendo?

Ahora tiene que poner el cuello debajo de la guillotina, porque cuando se pierde el respeto a una institución que no está claro para que sirve, es mejor una cabeza de turco que un asalto a La Bastilla.


Charo Zarzalejos - Martes y trece, inicio del "marianismo".

11.12.11 | 12:20. Archivado en Charo Zarzalejos


MADRID, 10 (OTR/PRESS)

Estas tres semanas que van desde el 20N al próximo martes, día 13, se están haciendo eternas. Es verdad que el traspaso de poderes ha sido modélico y que lleva su tiempo y que Rajoy ha conseguido, con su extraordinaria gestión del silencio, que hasta se haya desistido del tradicional juego de quinielas. Muchos de los que han aparecido lo han hecho a iniciativa propia; es decir brujuleando por ahí, dejando caer a algún próximo que "tal y como están las cosas no me atrevo a hacer planes de Navidad" por si Rajoy le llama, claro está.

Rajoy todavía no ha llamado a nadie y es probable que sea en las próximas horas, quizás hoy mismo, cuando se ponga en contacto con los por él designados para ocupar las presidencias del Congreso y Senado. Y esto será así porque el martes, día 13, con la constitución de las Cortes comienza, de manera ya oficial, el "marianismo". Y es posible que ya desde el mismo inicio Rajoy nos sorprenda. No es un hombre dado a la extravagancia, pero si miramos un poco para atrás no es descabellado pensar que puede sorprendernos. Lo veremos en cuestión de horas, cuando comprobemos los primeros nombramientos con las quinielas que han circulado. ¿Alguien pensó en algún momento en Soraya Saénz de Santamaría como jefa del grupo parlamentario?. Recuerdo con precisión la sorpresa que causó en las filas populares. Mas de uno pensó y verbalizó que ese nombramiento "es un experimento arriesgado" pero Rajoy ya advirtió "dadle tiempo y veréis". Y ahí la vemos, con mando en plaza y bebé en casa y todo- muy al estilo Rajoy- sin mover una ceja.

El martes, día 13, comienza la cuenta atrás de este tiempo de espera, de este no tener a donde mirar, de este tiempo de misterio que está precediendo al "marianismo" que llegará, con nombres y apellidos, casi al mismo tiempo del inicio oficial del invierno que es, en realidad, lo que nos espera. Un duro y largo invierno.


Victoria Lafora - Vidas rotas.

11.12.11 | 12:20. Archivado en Victoria Lafora


MADRID, 10 (OTR/PRESS)

La crisis del euro, la recesión, la prima de riesgo, tienen a los ciudadanos acongojados y asustados ante el futuro. Parece como si el pesimismo ante las dificultades económicas desviará la mirada de otros dramas sociales con la excusa de ¡bastante tenemos ya!. Pero conviene no olvidar, ahora que se acerca la Navidad, tan entrañable para mucha gente, las vidas rotas que el machismo sigue dejando como un reguero de sangre y muerte.

Las hijas de cinco y seis años de una mujer magrebí, que ahora están en un centro de la Comunidad de Madrid, vieron como su padre asesinaba a cuchilladas a su madre, recién parida, y las dejaba en plena noche, solas, junto al cadáver y las ventanas abiertas. Toda la familia sabía del maltrato, del infierno en que vivía la víctima, pero nadie lo denunció. ¿Qué destino espera ahora a estas tres criaturas, dos de las cuales fueron perfectamente conscientes del horror de un crimen? Conviene preguntarse si las dos niñas y el recién nacido suscitarían más solidaridad en caso de haber sido sus padres asesinados en un atentado terrorista. Porque de ser la respuesta afirmativa, algo muy grave nos está pasando como sociedad.

Otra historia tenebrosa, es la de los dos hermanos desaparecidos en Córdoba. Si la policía o el progenitor, en la cárcel desde hace más de un mes y que guarda el secreto sobre el destino de sus vidas como un chantaje lacerante a su exmujer, no lo remedian, no volverán a casa por Navidad. Cuando su mujer le dijo que quería separarse, este hombre, exsoldado en Bosnia, no optó por amenazarla de muerte, que suele ser lo habitual en los maltratadores, hizo algo peor: se llevó a los niños y solo él sabe si están muertos o vivos. Dicen los psicólogos que le atienden en la prisión que es frío, calculador, metódico y que lo planifica todo hasta el más mínimo detalle. Así debió planificar la venganza contra la que había sido su compañera y unos niños que se convirtieron en objetos de trueque.

Por último, y como una evidencia más de que hay algo en nuestra organización social o en nuestras leyes que no funciona en el caso de la violencia contra las mujeres, la historia que se ha conocido también esta semana. La del asesino confeso de su mujer que lleva cobrando la pensión de viudedad de su víctima desde la cárcel ya que la solicitó nada más cometer el crimen y a nadie en la administración se le ocurrió comprobar las causas del fallecimiento de la esposa. ¡Con lo rácanos que son a veces y la cantidad de impresos que hay que aportar para cobrar una pensión en derecho!

Que esto siga ocurriendo, día sí y día también, es que algo está fallando gravemente en la Ley de Violencia de Género. Demasiadas vidas rotas.


José Luis Gómez - A vueltas con España - El euro tiene un precio.

11.12.11 | 12:20. Archivado en José Luis Gómez


MADRID, 10 (OTR/PRESS)

La cumbre del euro se ha saldado con más control presupuestario en la UE y la autoexclusión del Reino Unido, cuyo solitario primer ministro ha eximido a la todopoderosa City londinense de la regulación financiera comunitaria. España se suma así a un nuevo tratado sobre disciplina fiscal que puede tener su eficacia en un contexto de política neoliberal, pero que no aclara cómo eludir la recesión ni la falta de crecimiento, algo indispensable para un país con una elevada tasa de paro. Mientras se aguarda del BCE que siga adoptando medidas como su inyección de liquidez a la banca, ya ha quedado claro que cualquier país con déficit superior al 3% del PIB será "intervenido" y sancionado automáticamente. El euro tiene un precio: la supervisión estricta del gasto.

La decisión europea, secundada por España, se presenta como la manera de evitar el colapso, sin dejar de ser una medida insuficiente. La hoja de ruta de Alemania para España ya la conocemos, con nuevos ajustes en tres frentes: el financiero, en busca de la liquidez con recapitalizaciones y fusiones; el laboral, con salarios a la baja y contratos más flexibles, y el del gasto, con recortes para cumplir el objetivo de déficit. ¿Pero bastan los recortes actuales del sector público para resolver los despilfarros del pasado? Economistas como el premio Nobel Joseph E. Stiglitz creen que no.

En la práctica, Europa da rienda suelta al BCE para la compra de bonos a cambio de un acuerdo fiscal, que obliga a hacer severos ajustes. Pongámonos, pues, en ese caso. ¿Hay riesgo de recesiones más profundas con tantos recortes? Sin medidas de acompañamiento, todo indica que sí, lo cual es negativo para España, donde es fundamental el crecimiento, debido a su elevado nivel de desempleo.

Mediante una cesión de soberanía fiscal se tiende a preservar la unión monetaria, pero está por verse que con eso baste para que la UE se mantenga como una gran potencia económica, comercial y monetaria. Porque la verdad es que algunos países de la eurozona, entre ellos España, están ante una crisis de balanza de pagos. En España, por ejemplo, el problema más grave no es el déficit, ni la deuda pública, lo es la deuda privada y generar menos ingresos que pagos al exterior. Dicho en pocas palabras, el país tiene desequilibrio comercial y financiero. Y todo lo demás es una consecuencia. Sin crecimiento no hay futuro.


Fernando Jáuregui - Siete días trepidantes - Qué hace falta para ser un gran presidente.

11.12.11 | 12:20. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 10 (OTR/PRESS)

Contra lo que pudiera parecer, a Mariano Rajoy, acaso por primera en su vida, el viento le sopla a favor. Cuanto más ardua la tarea que se presenta ante uno, cuanto más forzado te veas a asumir funciones de las que muchos huirían, mayor comprensión encontrarás incluso entre los críticos. Nunca fui un entusiasta de Rajoy -ni de casi ningún político, lo confieso: demasiados años mirando-, pero ahora creo que puede realizar un buen papel y llegar a ser un gran presidente. Para ello, pienso que tiene que transformar la célebre frase de la que se apropió Clinton, "¡es la economía, estúpido!", en su contraria: "¡no todo es economía, estúpido!". Y es que son muchas las tareas internas que le aguardan tras un primer lance europeo que probablemente haya hecho que los mercados se aquieten por un tiempo, dejando a los mandatarios de la UE posibilidades de respirar... y de gobernar, aunque sea con poderes limitados.

A Mariano Rajoy todos le consideran ya, dentro y fuera de España, como el presidente del Gobierno. Al fin y al cabo, aunque por persona interpuesta, Zapatero, fue el ganador de las pasadas elecciones quien manejó la posición española en la decisiva "cumbre", que, en principio, tanto nos ha aliviado: una lástima que, al estar mudando el Parlamento, nadie vaya a acudir a explicar al poder legislativo los intríngulis de un encuentro del que me parece que nos quedan bastantes flecos por conocer. Personalmente, espero con ansia la comparecencia de Rajoy en la sesión de investidura, que será, dado que presumiblemente no se explayará antes, cuando nos cuente con cierta profundidad cómo ve el mundo -hasta las relaciones con Gibraltar pudieran cambiar-, la "nueva" Europa y, claro, también la "nueva" España.

Porque no todo van a ser decisiones adoptadas en Bruselas (o en Berlín, o en París. Depende, como el propio Rajoy diría). El perfil de un gobernante se muestra en su talante, en sus primeras decisiones, en su manera de hacer frente a la corrupción -y no le van a faltar ocasiones de mostrarlo: ahí está el "caso Camps", que este lunes reanuda su Via Crucis. O el "caso Urdangarín". Y ¿qué pasó del "Faisán" o del de José Blanco, que tanto ruido hicieron en campaña?-. Rajoy hizo, a mi entender, un muy buen discurso en la noche electoral, tendiendo la mano a diestra y siniestra: tiene que acertar en los nombramientos, pero no solamente en los de los principales ministros, sino en esos muy significativos "segundos escalones" que dan el tono de un gobernante: designaciones sectarias en la judicatura, en la fiscalía, en el área de la comunicación, en cultura o en educación producirían, sin duda, una primera decepción difícil de borrar luego.

También contra lo que pudiera parecer, a Rajoy no le beneficia la casi inexistencia de una oposición: el Partido Socialista tardará en recuperarse del desgaste sufrido en la "era Zapatero", que le ha dejado casi en coma. Las formaciones intermedias, aunque han crecido, carecen del peso y el equilibrio suficientes, y los nacionalistas seguirán yendo a lo suyo, como es natural, pero no ejerciendo, cosa casi imposible por su propia naturaleza, las funciones de una oposición nacional. Así, me atrevería a pronosticar que Rajoy, en este minuto en el apogeo de su gloria, podría encontrarse a no muy largo plazo con los brotes de una cierta oposición interna, quizá de perfiles más conservadores, que cuestionen su talante centrista o sus características como gobernante.

Rajoy no puede, entiendo, recostarse ni justificarse en lo que se decida en las instancias europeas, bastante más lejanas de lo que pudiera pensarse. El cambio ha suscitado demasiadas esperanzas como para defraudarlas; puede que no haya muchas oportunidades más de unir a un país en torno a ese cambio. Que no nos falle.


Carmen Tomás - Desde el parqué - Rigor y disciplina.

11.12.11 | 12:20. Archivado en Carmen Tomás


MADRID, 10 (OTR/PRESS)

La Unión Europea por fin parió. Veremos si es la última refundación o no de la zona. Tenía que haberse decidido mucho antes, pero al fin lo hicieron. El acuerdo impuesto por Merkel y Sarkozy, con la exclusión voluntaria del Reino Unido, pretende una Europa con más disciplina presupuestaria y económica. De hecho, el compromiso pasa porque el déficit estructural anual no exceda del 0,5 por ciento del PIB nominal. El endeudamiento no superará el 60 por ciento del PIB y habrá sanciones para los que incumplan lo pactado. Además, el Fondo de Estabilidad podrá prestar hasta 500.000 millones de euros y se dotará con 200.000 millones al FMI para que preste a los países que necesiten dinero, para los que estén en apuros. España no tendrá derecho de veto en las decisiones del fondo de rescate permanente. El papel del BCE será el de gestor para las operaciones de mercado e intervendrá en los mercados de deuda por un máximo semanal de 20.000 millones de euros.

En definitiva, casos como el de Grecia no volverán a darse. Una y no más. Los mercados acogieron bien el viernes, sobre todo en el tramo en el que coincidieron con el final de la cumbre. Pero, ahora queda aún la prueba de fuego que será el lunes. En las bolsas y en las primas de riesgo. Y queda lo más importante, sobre todo para algunos como España y Grecia, ajustes duros e intentar crecer para generar puestos de trabajo.

El Ibex ha subido en la semana un 1 por ciento, después de un rally importante en las jornadas anteriores. También el acuerdo europeo logró rebajar las tensiones sobre la prima de riesgo. Continúa, por tanto, el rebote. El viernes subió el selectivo español casi un 2,25 por ciento y se acercó a los 8.700 puntos. A día de hoy, la caída en lo que va de año se ha limado hasta un 12,2 por ciento, aunque los expertos siguen recomendando cautela. Ha habido acuerdo, pero aún quedan muchos flecos y dudas que podrían lastrar a la renta variable. Los hay, sin embargo, convencidos de que esta vez sí la Unión Europea se ha mojado y eso se tiene que notar en las bolsas.

En España, debemos estar más tranquilos. Rajoy se ha desenvuelto por Europa con aplomo y con las ideas muy claras. Ahora ya solo falta que llegue el día de la toma de posesión y de las primeras decisiones. Primero, explicaciones sobre cuál es la situación real en la que estamos y después mucha pedagogía sobre las medidas a tomar. La confianza empieza a generarse y tendrá sus frutos en los próximos meses. Esto es lo más importante.


Andrés Aberasturi - Aquellos euro-escépticos...

10.12.11 | 12:20. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

Hace un millón de años nos llamaban euro escépticos y nos acusaban de casi todo tan sólo porque defendíamos que la idea mítica de una Europa unida no podía empezar a construirse sobre cimientos únicamente económicos, mercantiles, monetarios. Pero tratar de ir más allá -y esa era mi visión personal- iba a ser muy difícil porque el pasado, tan glorioso como infame, nos pesaba demasiado individualmente y el presente era excesivamente desigual. Para que España entrara en el distinguido club, se nos pidieron garantías y condiciones que con el sacrificio de todos cumplimos. Y nos fue bien. Luego se abrió la veda y de la mano de Alemania entraron muchos países del Este tal vez de forma apresurada. Teníamos un moneda única pero ahí se acababa el invento porque ni los salarios, ni las pensiones, ni la fiscalidad ni nada del entramado económico-social que rodea al símbolo que es en definitiva la moneda, era igual para todos y hasta la Gran Bretaña había hecho valer su poder para que se le consintieran tal vez demasiadas cosas.

Se supone que aquellos vientos convirtieron en tempestad la crisis que ahora vivimos y que obliga a "reinventarse" contra reloj esta desigual Unión Europea. El problema es el tsunami de la crisis, claro, pero como siempre ocurre con estas desgracias, lo que ha puesto al descubierto es la débil realidad de los cimientos de la Unión. ¿Qué hubiera pasado si esa Unión no hubiera existido? Seguramente los más débiles hubiéramos sufrido mucho más, pero la pregunta que habría que hacerse no es esa sino la contraria: ¿qué hubiera pasado si la Unión Europea se hubiera levantado sobre realidades sociales y no sólo sobre intereses mercantiles? Pues tal vez los vientos no golpearían tan fuertes.

Pero esas hipótesis son ya absurdas. Estamos donde estamos y hay que enfrentarse a la realidad y tal vez esa necesidad de "reinventar" la Unión sea una oportunidad para hacer las cosas mejor. La Gran Bretaña, dicen en el Continente, se vuelve a aislar de Europa mientras que los británicos opinan que es el Continente el que se ha aislado de la Gran Bretaña mientras el alcalde de Londres clama por salirse definitivamente de todo lo que huela a Europa. Allá ellos, pero yo no les pondría muchos impedimentos. Ahora de lo que se trata es de confeccionar otro traje para todos y no de remendar uno que ya no sirve. ¿Seremos capaces? ¿Tendrán los gobiernos de los países más fuertes la altura de miras de pensar en alguien más que en ellos? Impresiona que la inteligente y atractiva directora del Financial Times en su edición norteamericana, Gillian Tett, afirme rotunda que espera que "España se haya preparado para volver a la peseta". Dios la confunda, porque eso si que sería un desastre para todos a.aberasturi


Fermín Bocos - El fútbol como religión.

10.12.11 | 12:20. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

Con más circo que pan, pero seguimos en Roma, en la Roma del "panem et circenses". Antaño fueron los combates de gladiadores, ogaño el fútbol. Hay cinco millones de personas en el paro -más de un millón no reciben ya ni un euro de ayuda-, pero de eso ya no se habla en las tertulias. Ahora lo que buena parte del personal se lleva a la boca son comentarios acerca del derby; del partido que disputarán el Real Madrid y el Barça. Todo es fútbol. Hasta extremos de empacho. El mismo día que en Bruselas se decide acerca del futuro política y económico de Europa y, por lo tanto, de España -la cosa oscila entre la cesión de soberanía fiscal o la desaparición del euro-, hay cadenas de radio que encabezan sus boletines con el verdadero notición de la jornada: "Mourinho no asistirá a una rueda de prensa anunciada para antes del encuentro, enviará a un sustituto". ¡Que paren las rotativas! ¡Qué notición! Hacía mucho tiempo que la entronización de lo banal se había convertido en uno de los rasgos más acusados de nuestra época, lo que no habíamos previsto es que esta patología social fuera a más. En el caso del fútbol, hasta tornarse poco menos que en religión y, de paso, en idolatría. La combinación de este fenómeno con la crisis económica (con más que probable recesión), más un índice de paro superior al 20 por ciento (más de la mitad de los parados son jóvenes), resulta chocante. En términos de masas mueve más el fútbol que la precariedad laboral o los dramas hipotecarios. El fútbol y su potenciación hasta niveles de paroxismo por la televisión y la radio es un fenómeno digno de estudio. De estudio y de preocupación, si lo analizamos desde el punto de vista de la salud y prioridades de la sociedad española.


Fernando Jáuregui - Europa no estalla, pero se resquebraja.

10.12.11 | 12:20. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

Todos dicen, en tono cada día más apocalíptico, que el partido que se juega ahora en Europa es decisivo. O más Europa, o Europa estalla. O se refuerza el euro, o adiós a la moneda única, con todo lo que puede pasar si volvemos a los esquemas de los años noventa, y vaya usted a saber qué es lo que puede pasar, que en eso tampoco hay consenso. El problema es ese: que los dos "grandes" quieren imponer a los otros -y no hablamos solamente de los miembros del "club UE,- integrantes del Viejo Continente una disciplina que es "la" disciplina franco-germana. Una política tranquila, pero terriblemente tozuda, y un descreído ambicioso se han convertido en los nuevos amos del Sacro Imperio, han decidido demoler los cimientos que impuso el Tratado de Lisboa -bien precario y efímero Tratado, por cierto- y establecer un orden nuevo, que a ellos les beneficia y con el que todos los demás debemos conformarnos para evitar males mayores. Y, claro, ya se han producido las primeras disensiones: especialmente la de Gran Bretaña, que ha vuelto a su "espléndido aislamiento", o tal vez jamás lo abandonó.

Pero a la mayoría, y desde luego a España, puede que no nos quede otro remedio que ser vagones de la locomotora. Espléndido panorama, es de temer, para incrementar el euroescepticismo ya rampante en tantas otras instancias. Pero, aquí y ahora, no creo que sea conveniente incidir en cualquier postura antieuropeísta, porque creo, al contrario, que Europa es necesaria para España, aunque no sea, no deba ser, la única solución para evitar la vuelta a una autarquía suicida: hay que abrirse a otras opciones no alternativas, pero sí complementarias, como la de la comunidad iberoamericana.

Cierto que la Unión Europea está aquejada no de una crisis económica, sino de una enorme crisis política, que es, sobre todo, la que propicia la mala situación económica. Aquellos grandes líderes de la Comunidad Económica Europea de hace veinte años han sido sustituidos por políticos endebles. Y por burócratas incapaces que han sido colocados en sus puestos por aquellos políticos endebles: ¿qué títulos tiene Herman van Rompuy, por ejemplo, para pretender presidir, nada menos, la UE? No han sabido gestionar una crisis forjada en los Estados Unidos y de la que Norteamérica poco a poco se va librando, tras habérnosla exportado, por decirlo en términos simples. Tampoco han sabido vencer las perfidias de esas instancias supranacionales, de esas agencias de calificación que se amparan en el término inaprehensible "mercados", para marcar su propio ritmo. Por no saber, no han sabido ni hacer la guerra al régimen injusto de Libia, ni ayudar a las nacientes democracias en el norte de Africa, esa vecina que de pronto se nos ha vuelto islamista, con todo lo que ello va a significar.

En la "cumbre" de los conservadores (que gobiernan en casi todo el Viejo Continente) de Marsella, no hemos escuchado más que lamentos, crujir de dientes y admoniciones, destinados más bien a atemorizar a los "disidentes" que se resisten a admitir los duros términos del "merkozyrato" que a describir una situación de manera objetiva. No hemos escuchado demasiadas ideas, la verdad. En el campo socialdemócrata, ahora más bien condenado a la oposición, solo silencios. Nadie sabe, parece, diagnosticar certeramente los motivos y progresos de esta crisis, ni cómo salir de ella si no es imponiendo estrictísimas reglas de control presupuestario y austeridad que van a causar aún más desempleo, y no solamente, por cierto, en España. Es la primera conclusión que se saca de la sesión inicial -una larguísima cena, que concluyó a las cinco de la mañana- de la decisiva "cumbre" de Bruselas, una "cumbre" que se va a prolongar, parece, durante el fin de semana.

Pero, en fin, es Europa, la Europa que tenemos y no, seguramente, la que soñaron aquellos padres fundadores Adenauer, Monnet, Schuman, De Gasperi, cuyos esfuerzos culminaron en el Tratado de Roma, en 1957. Desde entonces, mucha agua ha corrido bajo los puentes y la unidad europea ha experimentado adhesiones, momentos de gloria... y de enorme peligro, como el de ahora. Los españoles, que tanto sufrimos hasta ser admitidos en el club, hemos dejado pasar varias ocasiones de tener una voz que se escuche en el Viejo Continente, como hemos perdido la oportunidad de jugar más a fondo la baza latinoamericana, que ahí estaba y sigue estando. Una política exterior que ha ido degradándose, que no ha sabido irse acomodando a las circunstancias cambiantes de un mundo que entraba en una nueva era, nos ha ido colocando en el rincón: ¿cómo ha sido posible una Trinidad Jiménez en el Ministerio de Exteriores? ¿Cómo esta falta de iniciativas, este empequeñecimiento ante sus colegas europeos de José Luis Rodríguez Zapatero? ¿Cómo esta desidia de la oposición en los temas internacionales?

Tremenda la oportunidad y el reto que ante si tiene Mariano Rajoy. Hay que reconocer que, al menos ahora, ha sabido coger el toro por los cuernos, se ha plantado, al fin, donde se tenía que plantar -cuántos berrinches se ha llevado el secretario general del PPE, López Istúriz, ante la galvana de Rajoy a la hora de contactar con los líderes europeos de su propia franja ideológica- y se ha puesto, qué remedio, a las órdenes de quien se tenía que poner, mientras que a quien le toca asistir a la "cumbre" de Bruselas en representación de España, Zapatero, qué remedio también, se le cuadraba. Hora era ya de ese acoplamiento, de ese pacto nacional, ante los peligros que vienen de fuera... y de dentro.

Pero, claro está, el reto va mucho más allá de la frontera pirenaica; a los españoles ya no nos cabe seguir mirándonos el ombligo, como si fuésemos los únicos responsables de lo que nos ocurre. Veremos qué acaba pasando este fin de semana en Bruselas, una capital que ha dejado de ser, excepto en lo simbólico, el centro de Europa. Ahora, las cosas se cuecen en París y en Berlín. No, desde luego, en Londres ni, menos aún, claro está, en Roma o en Madrid. O en los países nórdicos, felices y ajenos a todo protagonismo en su fría lejanía. Pero será en Bruselas donde la pareja de moda imponga, ya mismo, su ley. Que acabará imponiéndola, porque nadie tiene iniciativas, ganas, fuerza o influencia para otra cosa. Tras este "annus horribilis" 2011, que ahora los comentaristas empezarán a diseccionar como el último en el que fuimos los confortables, bonachones, bon vivants, despistados, miembros del club, nada va a volver a ser como antes. Eso es, me parece, lo único que hoy por hoy está claro.

Solo cabe esperar, crucemos los dedos ante lo que este fin de semana ha comenzado, que lo que se nos echa encima, sea o no por nuestra culpa, no sea demasiado malo: algunos, sin duda exageradamente, hablan ya de Cuarto Reich, aunque, y encima suspiran con alivio, sin botas, ni bigotillo, ni esvásticas. Otros piensan, quizá con mayor tino, que se ha acelerado la caída del Imperio Romano, tras el cual, no olvidemos, vino esa Edad Media bárbara, empobrecida y convulsa. No seamos, en fin, demasiado apocalípticos y confiemos en que, aunque sea a trancas y barrancas, los mediocres que gobiernan a esos europeos que hace un año, solamente un año, aún se sentían los amos del mundo, encuentren un camino de supervivencia. Sí, de supervivencia. Ni más ni menos.


Rafael Torres - Al margen - Un banco malo.

10.12.11 | 12:20. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

Mariano Rajoy, seguramente a instancias de los banqueros, se propone crear un "banco malo". ¿Un banco malo? Pero, ¿hay alguno bueno? Porque un banco puede ser muchas cosas, pequeño, grande, mediano, solvente, insolvente, moderno, anticuado, atrevido, prudente... Pero bueno, lo que se dice bueno, nunca podrá ser un banco. Y éste del señor Rajoy, concretamente, tiene toda la pinta de ser particularmente malísimo, lo cual, por muy extraño que parezca, es lo que el incipiente gobierno y los banqueros con los que hace tan buenas migas pretenden.

Se ha dado en llamar "banco malo", haciendo abstracción de lo malo que son todos, a aquél cuya función es la de servir de cloaca, de retrete, para la excrecencias o "activos tóxicos" de los demás, a fin de que éstos, soltado ese lastre mefítico, respiren aliviados y vuelvan a gozar de tranquilos, abundantes y saneados beneficios. Los "activos tóxicos", innecesario es decirlo, son sobre todo aquellos relacionados con el estallido de la burbuja inmobiliaria y sus rastro de inversiones y créditos de imposible recuperación. Hasta aquí, todo muy bonito, sobre todo para los bancos, que de ese modo eluden las consecuencias de sus gravísimas culpas en relación a la crisis actual, pero a partir de aquí, todo es aún más bonito..., para los bancos también, desde luego: ese banco malo lo "compraría" el Estado, o sea, que nos venderían a los españoles esa desbordante fosa séptica, que pagaríamos con títulos de la Deuda Pública. De ese modo, los bancos cambiarían sus créditos de imposible cobro por bonos y letras del Tesoro, que se cobran siempre. Los ciudadanos, al emitir y vender más Deuda, nos endeudaríamos más si cabe, mientras que los bancos dispondrían, en su renovada condición de potentes acreedores del Estado, de un arma formidable para influir en la política, por no decir para dictarla a tenor de sus intereses.

A semejante cosa es a lo que anda dando vueltas el Señor de las Mayorías Absolutas: un banco malo. Lo que faltaba. Otro.


Antonio Casado - Madrid-Barcelona.

10.12.11 | 12:20. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

Es la fiebre del sábado noche sobre la chepa del fútbol, una rivalidad clásica ampliamente desbordada por la globalización. Lo que empezó siendo una pugna de ciudades por ser primeros en todo a nivel nacional -a eso que ustedes llaman "nacional", que diría Durán i Lleida-, ahora divide a dos barrios de Tánger, tapa las vergüenzas de los niños del Tercer Mundo y reclama la atención televisiva de millones de chinos.

En clave doméstica, afortunadamente han ido cayendo los sambenitos políticos que durante muchos años les fuimos colgando al Real Madrid, por un lado, como el supuesto equipo del poder español ("Españolista", se diría en Cataluña), y el Barcelona, por otro, como el supuesto equipo del poderío catalán ("Separatista", dirían los seguidores del Madrid). Pero, insisto, esos son tópicos en retirada desde que el fervor por uno de ellos desbordó las fronteras del mundo.

Sin embargo, nunca se han podido articular razonamientos serios, de fondo, para acreditar aquella cercanía al franquismo que se le endosó al Real Madrid de don Santiago Bernabéu. Y mucho menos se puede sostener con un mínimo de rigor el catalanismo fundacional del Barcelona.

Lo de Barcelona es curioso. Resulta que sus colores, azul y grana, nada tienen que ver con Cataluña. Son los del Cantón de Berna y se deben a la pulsión sentimental de su fundador, el suizo Hans Gamper, mientras que los verdaderos colores catalanistas serían los del Español, blanco y azul, los del estandarte de Roger de Lluria, un héroe de la expansión medieval de Cataluña (Corona de Aragón, claro) por el Mediterráneo.

Es verdad que con el paso del tiempo y la deriva de algunos presidentes claramente nacionalistas, como el reciente caso de Joan Laporta, en el Barcelona se siguieron dado motivos para favorecer la asociación mental entre ese equipo y el nacionalismo. Pero en todo caso yo diría que el nacionalismo del equipo que hoy entrena Pep Guardiola no es genético sino biográfico.

Sea como sea, hoy día se dan todas las condiciones para que, por suerte, la rivalidad se pueda trasladar al hecho meramente deportivo. Lo digo porque, además de la supuesta pugna por la primacía de las dos principales ciudades españolas, y los restos aldeanistas que sobrevivan en algunas mentes poco viajadas, el Real Madrid y el Barcelona C. de F. representan antes que nada dos estilos, dos formas de jugar al fútbol, perfectamente diferenciadas y diferenciables. Pero ambas bordeando la excelencia.

Y el espectáculo del sábado va a consistir precisamente en ver cuál de las dos se alza con el triunfo. La del Madrid, rapidez y eficacia, es el fútbol vertical, que busca el camino más corto para llegar a la portería contraria. La del Barcelona, precisión y arte, es el fútbol de los orfebres. Un canto a la creatividad. Servidor, del Barça, naturalmente.


Mabel Redondo - Entre Bambalinas - Ortega Cano: "Asumo lo que ha pasado y soy consciente de todo".

10.12.11 | 12:00. Archivado en Mabel Redondo


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

Si José Ortega Cano va o no a la cárcel está por ver. De momento la Fiscalía de Sevilla ha pedido cuatro años de prisión por un delito de homicidio imprudente, por conducción temeraria y por conducir bajo los efectos del alcohol, y seis años de retirada del carné de conducir por el accidente que, el pasado mes de mayo, le costó la vida a Carlos Parra.

La noticia no le ha pillado desprevenido al torero, es de suponer que se está preparando psicológicamente para la que se le viene encima. José está mentalizado y sabe que tendrá que asumir la pena y la correspondiente multa que dictamine el juez.

Lidiar con su recuperación física es otra cosa que también le está afectando al estado de ánimo, este macropuente lo ha pasado en Hierbabuena "muy tranquilo". Ortega está muy desanimado y verdaderamente triste, así lo pude constatar cuando le llamé para preguntarle cómo había procesado lo que le pide la Fiscalía.

Lejos de no responder a la llamada, contestó a mi pregunta de forma tranquila y muy pausada: "No puedo decir nada con respecto a lo que dice la Fiscalía, son mis abogados quienes se encargan absolutamente de todo esto".

Cuando le insistí en que me diese al menos alguna impresión, José me respondió: "No es que yo me mantenga al margen, porque asumo lo que ha pasado, soy consciente de todo, pero no puedo opinar, es eso lo que quiero decir".

José Ortega Cano no va a evadir su supuesta culpabilidad, dentro de unos días se cumplirán siete meses del accidente y los datos de la investigación han ido saliendo a la luz casi con cuentagotas, datos que objetivamente no dejan en buen lugar al torero por lo que su defensa no es del todo fácil. Según el fiscal, Ortega circulaba "en ese momento a 125km/h en una vía donde la velocidad está limitada a 90 kilómetros y tenía una tasa de alcohol en sangre de 1,26 gramos por litro".

La indemnización económica es otro frente que tendrá que asumir el diestro, de momento la Fiscalía le pide 170.000 euros para los familiares del fallecido. Por otra parte y según han manifestado los abogados de la familia de Carlos Parra, ellos están de acuerdo con lo que solicita la Fiscalía. No obstante, aún queda mucho por escribir a falta de que se celebre el juicio y ver lo que finalmente dictamina el juez.

A punto estamos de despedir el año y ¿quién le iba a decir a Ortega que terminaría así el 2011? El torero vive ahora prácticamente enclaustrado en su finca de Hierbabuena, esas paredes que le han cobijado en momentos tan felices de su vida como fue su matrimonio con Rocío Jurado, le albergan ahora en el dolor físico y emocional que está atravesando y del que le costará un tiempo superarlo. Ortega casi nunca sale de casa, tan sólo para visitar a su médico, el fisioterapeuta que le ayuda en su rehabilitación se desplaza a Hierbabuena para evitar que el torero salga. Las alarmas resuenan en la familia de Ortega cuando, de vez en cuando, al torero le sube la fiebre y no encuentran respuesta por parte de los especialistas, nadie sabe "por qué", sólo que son periódicas, eso y la brutal pérdida de peso que ha tenido en los últimos meses les preocupa enormemente.

El torero también responde sin tapujos cuando se le pregunta por ese "supuesto enfrentamiento con sus cuñados" y asegura que es absolutamente mentira que esté enfadado con Amador Mohedano y con Rosa Benito.

Al margen de estos "dimes y diretes familiares", ahora lo más importante es la pronta recuperación de Ortega Cano y que la familia del fallecido encuentre la paz y la serenidad que se merecen, es de suponer que la tendrán cuando todo esto termine, aunque ellos nunca olvidarán lo injusta que fue la muerte de Carlos Parra.


Rajoy, una pieza más del ajedrez.

09.12.11 | 12:40. Archivado en Magdalena del Amo

Barroso, Merkel, Sarkozy, Katainem, Rompuy o Geithner son algunos de los alfiles y caballos de este inmenso tablero de ajedrez, interlocutores de Rajoy en esta partida global cuyo desenlace aún está por ver. Corre peligro el euro, los 27 de la Unión versus los 17 de la Eurozona, Leonetti contra las agencias de calificación, y todos al borde de un ataque de nervios. Ni siquiera quienes dirigen la partida conocen el final con precisión porque hay que contar con los imponderables e imprevistos que pueden aparecer cuando menos se espere y aguar los objetivos. Lo cierto es que Mariano Rajoy está hecho un jabato compartiendo desgracias con otros mandatarios –tan perdidos como él en esta jungla salvaje de mercados—, defendiendo a España frente a los conquistadores económicos. Con la armadura del Cid y la espada de Gonzalo Fernández de Córdoba llegó Rajoy a los campos de Europa, dispuesto a batirse por el euro y que España no ceda soberanía frente a la voracidad del dios Mammon. Pero los Tercios españoles, otrora tan poderosos, solo existen en el recuerdo de los nostálgicos, y España, según el decir de algunos, vive momentos de liquidación y cierre, aunque prefiero mantener viva la esperanza.

Merkel es la más poderosa, quizá una reina en este tablero, pero reina o torre también se sacrifican si el jugador lo juzga oportuno. Standard and Poors no sólo se atreve con los débiles, sino que osó amenazar con rebajar la calificación a la poderosa Alemania, y Merkel tuvo que explicar a los suyos que estos de las agencias se estaban pasando. Claro, no es de extrañar que “la rubia de acero” no se levante de la silla hasta que no encuentre apoyo para sacar adelante propuestas como un sistema fiscal global, el compromiso de déficit y otras medidas dignas de provocar el llanto, no ya de ministras, sino de todos. Pero, ¿quién manda entonces en Europa? Pues mandan los de siempre; los que desde la sombra han colocado sus peones para ir diseñando el mundo de acuerdo a su plan estratégico. Sus nombres los encontramos asociados a acciones filantrópicas y fundaciones de doble faz, que actúan al más puro estilo del doctor Jekyll y el señor Hyde: por un lado, matan a niños de hambre, y por otra les regalan cartones de leche. Así se escribe la historia.

La historia del clan Rockefeller es tenebrosa. Llevan varias generaciones diseñando el exterminio de las razas inferiores, pagando proyectos para desprestigiar a la Iglesia católica y los valores tradicionales, y tratando de esclavizar a la humanidad creándole necesidades artificiales. Otra de las familias asociadas al dominio de la humanidad es el clan Rothschild. Ambos –con otras familias económicamente fuertes—forman parte de la Trilateral, el Club de Roma, los Bilderberg, y de varios think tanks encargados de restar influencia a la doctrina social de la Iglesia y de imponer ideologías de tenor masónico-iluminista. Muy bien pagados y como servidores fieles, los grandes tecnócratas realizan sus trabajos sucios, como son organización de guerras, masacres, genocidios o hundimientos de economías. Pero no es éste el momento de entrar en detalles. Sólo decir que “ellos” son los constituyentes de la denominada “sinarquía iluminista” y los que gobiernan los designios del mundo.

Hace un tiempo, cuando desde algunas líneas de pensamiento decíamos que a los presidentes no los pone ni los quita el pueblo, sino un poder oculto, que está detrás, que es quien realmente gobierna, se oía por parte de los seguidores de la oficialidad, como algo curioso cuando no excéntrico. Sin embargo, hoy ya va calando que las cosas no son como nos las cuentan.

>> Sigue...


Carlos Carnicero - ¿Tiene razón Alemania?.

09.12.11 | 12:20. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 08 (OTR/PRESS)

Antes de que apareciera la crisis, España tenía un superávit mayor del tres por ciento. Eso ocurría hace menos de tres años. Es cierto que el superávit se esfumó rápidamente ante una valoración equivocada e irresponsable de la situación económica. Aquellas alegrías del regalo fiscal de cuatrocientos euros. Aquella terca pretensión de que esto era una desaceleración económica.

También es cierto que Alemania y Francia fueron los primeros en salirse de la disciplina fiscal de Maastricht. Entonces no hubo sanciones; sencillamente nos tuvimos que conformar con el anticipo del matonismo franco-alemán que ahora se muestra con toda desnudez.

El excanciller Helmut Schmidt lo dijo hace unos días en el congreso del SPD alemán. Cada vez que Alemania ha querido imponer sus tesis en Europa ha habido un cataclismo; el veterano y venerado político alemán recordó la historia de la fundación de la Unión Europea y el papel que Alemania, hasta la llegada de la canciller Angela Merkel, ha jugado en la construcción de Europa: cooperación, solidaridad y convencimiento.

Lo peor del directorio franco alemán es que ni siquiera se molesta en intentar disimulos para fingir voluntad de entendimiento y de pacto. El trágala alemán con el papel de Sarkozy como monaguillo de esa ceremonia es difícilmente soportable desde el espíritu democrático europeo. Es un actitud autoritaria y prepotente, ofensiva desde el desprecio hacia el sur.

El tiempo ha borrado los efectos telúricos del plan Marshall. Entonces la política y la economía no castigaba a los pueblos en función de los errores de sus gobernantes. A los alemanes de la posguerra no se les declaró herederos universales de las calamidades del nazismo. Sencillamente se responsabilizó a los nazis por la tragedia generalizada de Europa y se ayudó a los supervivientes a reconstruir Alemania. Y, desde luego, aprovecharon la oportunidad.

Ahora, decretados como vagos los habitantes del Sur, que se han dejado las muelas en el camino de su intento de progreso, se somete a sus ciudadanos a una purga de Benito sin siquiera permitirles disimular la humillación de ser gobernados desde Berlín sin ningún miramiento. Nuestra esperanza es que nos dejen sacrificarnos lo suficiente para ser admitidos de nuevo en la Europa de la primera velocidad.

Y el miedo ha hecho el resto del trabajo. Estamos todos tan asustados que agradecemos los tormentos si nos perdonan la vida. Es una especie de exorcismo de que pagando las culpas podremos ser admitidos de nuevo en la primera división. El miedo se masca en la calle. La desmovilización ciudadana ha sido tan eficaz que aplaudimos que no se proteste cada nuevo recorte que ni siquiera tiene la garantía de que será suficiente.

Alemania no tiene razón, ni siquiera pretende tenerla porque no necesita que se le reconozca. Sinceramente está recuperando su posición histórica de pretender mandar en Europa sin necesidad de convencer. Ahora no hacen falta acciones militares: se ha quedado con el control del Euro y estaría dispuesta a volver al Marco si le hiciera falta. El proyecto europeo agoniza en la medida que Angela Merkel renueva los sueños de grandeza alemana.


Francisco Muro de Iscar - La huelga de Iberia y la crisis.

09.12.11 | 12:20. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, 08 (OTR/PRESS)

¿De verdad se justifica una huelga de los pilotos de Iberia en plena Navidad y que nos "vendan" que han tratado de "perjudicar lo menos posible" a los ciudadanos y al turismo, una de nuestras principales fuentes de recursos en estos momentos de grave crisis económica? Una huelga, además, preventiva -protestan por la creación de una línea de bajo coste por Iberia y sus futuros y posibles efectos- y que, según la compañía no va a afectar a los actuales pilotos y a sus excelentes condiciones de trabajo, muy superiores a las de la mayoría de los ciudadanos, y que, además, creará 500 nuevos puestos de trabajo. Antes fueron los controladores, ahora los pilotos.

Izquierda Unida, en otro terreno, está avisando ya de las movilizaciones que vendrán si el nuevo Gobierno aprueba recortes sociales. Y algún sector del PSOE también se quiere apuntar a lo mismo, olvidando sus responsabilidades pasadas. Lo grave del asunto de la huelga de Iberia -y eso está también en muchas de nuestras empresas- es que los costes de esa nueva compañía serán similares a los de otras compañías competidoras, pero tres veces más bajos que los de actual Iberia. Lo mismo les sucede a muchos empresarios que quieren competir fuera de nuestras fronteras.

El problema de la economía española, también posiblemente el de Iberia, es la competitividad. No somos competitivos y sobre eso es sobre lo que tendrá que actuar a fondo y rápidamente Mariano Rajoy. O cambiamos el sistema o cerramos la tienda, como la están cerrando miles de comerciantes, ahogados por unos gastos que les impiden competir con los demás.

Es el reflejo de un modelo productivo sustentado en sectores de escaso valor añadido y baja productividad. Un modelo que ha producido pingües beneficios en tiempos de bonanza pero que ha dejado la economía española como un erial. Y que, además, por culpa de una regulación laboral ineficiente y de una regulación inadecuada de la negociación colectiva, es una máquina de generar parados en tiempos de crisis.

Sumen a todo eso la demostrada ineficacia del INEM para ayudar a los parados a encontrar trabajo, ya sea mediante una mejor formación, ya mediante una incentivación de la creación de empleo o la búsqueda de éste, y tendrán un panorama desalentador.

Esa es la tarea que tendrá que afrontar el nuevo Gobierno. Esa y muchas más. Con la ayuda inestimable de colectivos como los pilotos de Iberia, seguro que todo funciona mucho mejor.

No se puede ir ante Europa a pedir ayuda y tiempo con unos dirigentes políticos y económicos que no hacen sus deberes, que siguen viviendo del dinero público, y con una sociedad que se puede permitir un acueducto en medio de la crisis. Alemania hizo su reunificación con muchos sacrificios. Aquí no queremos ni oír hablar de ellos. Preferimos irnos de puente.


Rosa Villacastín - El Abanico - Primeras bajas en la cena de Nochebuena en Zarzuela

09.12.11 | 12:20. Archivado en Rosa Villacastín

MADRID, 08 (OTR/PRESS)

No hay que ser un prestigioso psicólogo para imaginar el mal trago que está atravesando la Familia Real, debido al continuo goteo de noticias que sobre los negocios de Iñaki Urdangarin se publican a diario en la prensa española. Una situación que empañará las fiestas navideñas, pero sobre todo reuniones familiares tan emblemáticas como la Nochebuena, que cada año se encargaba de organizar la Reina Sofía en Zarzuela y a la que acudían, además del Rey como es lógico, sus tres hijos, con sus respectivas parejas, sus nietos, su hermana la Princesa Irene y la familia al completo de los Borbón-Zurita.

Un encuentro que forma parte de la tradición y que, como es lógico, ha transcurrido en buena armonía, al menos hasta este mes de diciembre, que será recordado como uno de los más dolorosos para unos padres -los Reyes lo son por más que a veces tengan que disimular sus sentimientos en público-, que ven como de la noche a la mañana empieza a cuartearse la unión familiar.

Fuentes de toda solvencia me comentan que la primera en desmarcarse de la cena familiar ha sido la Infanta Elena y sus dos hijos Victoria y Felipe, que este año, al contrario de lo que ha ocurrido en otras ocasiones, la pasaran con su padre y la familia de este. Los otros que han optado por hacer mutis por el foro son la Infanta Doña Margarita, Carlos Zurita, su marido y sus dos hijos, que celebrarán tan señalada noche con Doña Pilar de Borbón, su hermana, a la que hace tiempo que no se la ve por Zarzuela.

Ahora falta por saber qué harán los Príncipes de Asturias y las Infantas Leonor y Sofía, aunque es muy posible que la pasen en su residencia, en compañía de la familia de Letizia.

De momento, no se espera la llegada a España de los Duques de Palma por razones que todo el mundo conoce o intuye, por lo que no sería de extrañar que la Reina Sofía se desplazará a Washington para paliar la soledad de su hija y sus nietos, y por supuesto de Iñaki Urdangarin. Algo que no se le puede criticar porque una madre es una madre, por encima de cualquier otro análisis que se pueda hacer de una situación que, si bien ha disparado las alarmas en la Casa del Rey, nada parece que vaya a cambiar respecto al estatus del que disfrutan las Infantas Elena y Cristina, para evitar que fuegos como el desencadenado por el duque de Palma puedan ocasionar el derrumbe de una institución que ha gozado de un gran prestigio, pero que ahora empieza a ser vista por los muy jóvenes como innecesaria.

La pregunta qué me hago es ¿qué hará el Rey si Doña Sofía decide cruzar el charco? No lo sé, pero es muy posible que después oír y ver su discurso, se ponga a meditar sobre por qué se ha llegado a esta situación, y si no se podría haber hecho algo para evitarla.


Fernando Jaurégui - Standard&Fool's y otros locos

09.12.11 | 12:20. Archivado en Agustín Jiménez


MADRID, 08 (OTR/PRESS)

Entonces llegó un señor anónimo, hablando en nombre del Gobierno alemán, y dijo que Merkel no veía demasiado claras las perspectivas de acuerdo en la "cumbre" de este fin de semana. Inmediatamente, las bolsas se pegaron un eurobatacazo, la prima de riesgo subió como una flecha y todos comenzamos, de nuevo, la peregrinación de las angustias. Luego, todos, los reunidos en el cónclave conservador de Marsella y los que no estaban allí, pusieron el énfasis en asegurar que no, que todo irá bien en el Consejo Europeo que se presenta como casi el más decisivo en la Historia de la UE, antes CEE. Las cosas se normalizaron momentáneamente. Hasta la próxima vez que alguien ose toser a destiempo y se enfaden Sus Excelencias los Analistas, que ahora vivimos en una dictadura de los mercados.

Sí, porque, entretanto, nos llegaba la advertencia de Standard&Poor"s, prometiendo el Apocalipsis si no hay euroacuerdo hecho a la medida de sus deseos. De locos: ¿quiénes son ellos que tanta irresponsabilidad se permiten?. Será por eso que algunos hablan de "Standard&Fool"s", los nuevos matones que intervienen en nombre de eso que llaman mercados para hundir economías y hacer caer gobiernos al margen de las urnas. Lo que se deben reír esos "expertos" con el juego que se traen entre manos: "pórtese usted bien, no vaya a bajarle la calificación".

Causa cierta conmiseración ver a los líderes europeos, tan aparentemente poderosos, mirar con aprensión hacia el horizonte por donde, cada día con mayor frecuencia, aparecen las consideraciones con las que tienen a bien amenazarnos las agencias de "rating". Antes era indiscutible lo que decían los cabezas de huevo del Fondo Monetario Internacional; hasta que descubrimos que erraban en dos de cada tres valoraciones.

Ahora, el reinado es de la mentada Standard, de Moody"s, de Fitch. No se conforman, claro, con asustar a Madrid, al País Vasco o a Navarra, comunidades a las que ahora advierten con bajar un escalón en los índices de apreciación si no se andan con cuidado: han llegado a amenazar a toda Europa, incluyendo a los "motores" Alemania y Francia. Hasta Sarkozy parecía este jueves, en Marsella, impresionado: "si las cosas no salen bien este viernes, no habrá una segunda oportunidad para Europa", decía, mientras otros hablaban del riesgo del "estallido" del euro. Congoja general.

A esta Europa amedrentada es a la que llega, por última vez en su cargo oficial, Zapatero. O Zapajoy. O Rajatero, que, por esta única y memorable vez, tanto monta: los dos líderes llevan una sola voz, un solo cerebro, una sola ambición. Hablará Zapatero con la voz de Rajoy. Ya era hora, y puede que sea tarde.

Porque jamás se ha visto, desde que cayó el muro de Berlín en 1989, tal euroconfusión. Pero entonces, Europa estaba regida por estadistas de enorme talla. Hoy eso no ocurre, y los burócratas como Van Rompoy, a los que Alemania y Francia han encumbrado para que digan "sí a todo", ofrecen una lamentable imagen de debilidad, precisamente frente a las chulescas amenazas de las agencias de "rating".

Y es que no puede ser que, por ejemplo, los impagos de un país pequeño de la UE, como Grecia, hagan temblar a todo el edificio de la Unión. Parece obvio que el Tratado de Lisboa no sirve, como no sirven para el mundo los esquemas de Breton Woods. Todavía no se han dado cuenta de que hay que refundar la UE y de que, más allá, es preciso cambiar las bases de la economía mundial. Hoy, los "fools" que se enriquecen con la miseria de las naciones son los que mandan en este eurocaos. ¿Se atreverán a decir esto Merkozy o Zapajoy?


Charo Zarzalejos - Ordenen la casa.

09.12.11 | 12:20. Archivado en Charo Zarzalejos


MADRID, 08 (OTR/PRESS)

El asunto Urdangarín forma ya parte del paisaje informativo. Desde el punto de vista jurídico, no hay condena alguna, de manera que a día de hoy, el Duque de Palma es tan inocente como antes de que se conocieran todas sus andanzas.

La presunción de inocencia le acompaña, pero en la vida pública no todo se dirime entre lo ilegal y lo legal, entre lo legítimo y lo ilegítimo. En la vida pública la ética y la estética son tan exigibles como el estar limpio desde el punto de vista penal.

Muchos nos preguntamos cómo se ha podido llegar a esto. Como ha podido fallar de manera tan estrepitosa un mínimo control sobre los quehaceres de quienes tienen una especial obligación ante los ciudadanos. Tienen, los que pertenecen a la Casa Real, la obligación de la ejemplaridad, la sobriedad, el saber estar y tener claros los límites que nunca deben sobrepasarse.

El asunto Urdangarín, social e institucionalmente hablando, es desde todo punto de vista inasumible; imposible de contemplar sin un punto de perplejidad y sin una pizca de disgusto porque, por mucho que se quieran poner barreras y marcar distancias, Iñaki Urdangarín no deja de ser yerno del Rey.

Vistos los acontecimientos, la Casa del Rey, o sea, el Rey ha tomado la decisión de poner orden en la Casa y acotar el concepto de Familia Real a los herederos y a sus dos hijas, Leonor y Sofía. Así, una vez garantizada la sucesión, todo es más controlable. Las agendas de las Infantas Elena y Cristina, muy escuetas en los últimos tiempos, se verán aún más restringidas y solo los Príncipes de Asturias, como es natural, estarán en primera línea.

En este contexto, ha llamado la atención, no que la Reina viaje a estar con su hija Cristina, sino que la propia Reina haya dado el visto bueno para la publicación del correspondiente reportaje. Resulta llamativo, al menos para los legos en materia de Casa Real, que el Rey se haya encargado de hacer saber de su distanciamiento, no de su hija, pero sí de su yerno y al mismo tiempo la Reina haya querido que se sepa su cercanía a su hija, cosa bien lógica sobre todo en momentos duros, y a su propio yerno. Pudiendo alojarse en un hotel como ha hecho en otras ocasiones, ahora lo ha hecho en el domicilio de los Urdangarín. Pudiendo pasar unos días con su hija en Nueva York, ha estado cinco también con su yerno. Pudiendo evitar el reportaje en cuestión no lo haya hecho.

Es arriesgado hacer juicios. Solo digo que no acabo de entender este deseo explicito de mostrar apoyo a su yerno_así se ha entendido por tirios y troyanos_cuando el Rey, con extraordinario buen criterio, ha optado por poner orden en su Casa.

En España no sobran los problemas ni las incertidumbres. La Monarquía es una institución de primer orden, es la punta del abanico que nos une y en todas las democracias para que de verdad sean democracias serias y fuertes, algo, por intangible que resulte, por obsoleto que sea percibido por algunos, debe quedar fuera del debate y de los dimes y diretes. Los servicios del Rey a España han sido numerosos y algunos definitivos para que hoy España sea un espacio de libertad y cuando lo que nos rodea sólo nos transmite inquietud e incertidumbre, la Monarquía, la Jefatura del Estado es el único bastión seguro. Que nadie lo estropee porque ya tenemos bastante con lo que tenemos.


Julia Navarro - Escaño cero - Fiestas de guardar.

09.12.11 | 12:20. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 08 (OTR/PRESS)

Pues no, no estoy de acuerdo con esa propuesta de la CEOE para que, de ahora en adelante, los días festivos se trasladen a los lunes. Dicen que así mejoraría nuestra economía y que es un escándalo el más que "puente", el "acueducto", de esta semana de diciembre.

La CEOE pretende que el día de Reyes no se celebre el 6 de enero, sino que se traslade a cualquier lunes de enero, y que el Jueves Santo pase a celebrarse el siguiente lunes de cuando toque, y que el 1 de mayo se celebre cualquier domingo de mayo aunque no sea 1, y así sucesivamente.

Supongo que con la Constitución proponen lo mismo, celebrarla otro lunes de diciembre, y lo mismo con Nochebuena y Noche Vieja. Total, ya puestos a implementar un disparate, que sea total.

Puestos así, lo mismo un día de estos desde la CEOE dan un paso más y deciden dejar de disimular proponiendo directamente que supriman las fiestas. Es más, que impongan un calendario laboral donde no haya siquiera descanso semanal, incluso pueden suprimir las vacaciones de verano.

Al parecer los españoles no somos competitivos y tenemos que trabajar más. Claro que según todos los estudios europeos a pesar de los "puentes" y vacaciones resulta que los españoles somos los que más horas trabajamos al cabo del año, de lo que se deduce que el problema no está en "cuánto" trabajamos sino en "cómo" trabajamos.

Celebrar el día de Reyes pongo por caso el 11 de enero no tiene ningún sentido. Como no lo tendría conmemorar la Constitución el 15 de diciembre o el 1 de mayo celebrarlo el 5. Es más, creo que aunque así se hiciera no serviría de nada e incluso nuestra economía iría a peor.

Además parece que cuando hay "puentes" el país se para y no es verdad, al contrario, hay sectores de nuestra economía que viven gracias a los "puentes", "acueducto" y festivos. Son días en que la gente aprovecha para viajar, lo que incide positivamente en el sector turismo y en el sector servicios. Hoteles, restaurantes, bares, tiendas, transportes, cines, teatros, auditorios, etc. se benefician de quienes descansan los días festivos.

Al mismo tiempo supone que no haya paro en estos sectores. O sea, que lejos de ser una rémora los días festivos, lo que general es empleo y riqueza y no veo porque tenemos que celebrar fechas emblemáticas en lunes.

Otra cosa es que tengamos que trabajar mejor, que no más. Pero grave error los que piensan que trabajar mejor consiste en calentar sillas. Las empresas más dinámicas y modernas saben que los empleados que más rinden son quienes gozan de flexibilidad en los horarios, porque lo importante es que hagan el trabajo, no que pasen horas y horas pareciendo que trabajan. La CEOE se equivoca planteando esos cambios en los festivos y más se equivocarán los sindicatos si entran al trapo.


Luis del Val - Socializar las pérdidas.

09.12.11 | 12:20. Archivado en Luis Del Val


MADRID, 08 (OTR/PRESS)

Los banqueros son expertos en socializar las pérdidas. Deberían ser diestros en rentabilidad financiera, pero si la rentabilidad les falla, entonces acuden al Estado, el Estado les da dinero y se arregla el problema. El dinero que les da el Estado es de los contribuyentes, de todos nosotros, por lo que a través de la Administración somos, sin que nadie nos pida permiso, benefactores de los consejos de Administración.

Es más fácil ser banquero que tener una tienda de zapatos. Si la tienda de zapatos te va mal, tienes que cerrar y soportar las pérdidas, pero si el banco entra en pérdidas, nunca se cierra, ahí estamos nosotros para echarle una mano, aunque en contra de nuestra voluntad.

Si el banquero es inteligente y buen gestor y el banco entra en ganancias, se reparten los dividendos entre los accionistas, pero jamás se bajan las comisiones de los clientes, ni se dan las gracias por las penurias pasadas.

El Banco de Sabadell ha adquirido la Caja de Ahorros del Mediterráneo por un euro, y me ha quitado la ilusión de toda mi vida, que es comprarme una Caja. Es un regalo envenenado, pero el veneno va envuelto en el dinero que aportaremos los contribuyentes. Al final, el Banco de Sabadell tapará los agujeros de la CAM con el Fondo de Garantía y otros chollos estatales (hasta 24.000 millones de euros se habla) y se quedará con los inmuebles y con los clientes. Negocio redondo.

Para ejercer de banquero no hace falta ninguna habilidad especial, Más aún, yo he conocido a algún banquero mediocre tirando a tonto. Ahora, eso sí, para llegar a banquero, hay que ser listísimo o ser hijo de un listísimo que en su día lo consiguió.


Isaías Lafuente - Recortes reales.

09.12.11 | 12:20. Archivado en Isaías Lafuente


MADRID, 08 (OTR/PRESS)

Los responsables de comunicación de La Zarzuela deben de andar preocupados ultimando los detalles del discurso de navidad del Rey y preparando el tarjetón con el que la familia felicitará este año las fiestas. No ha sido un buen año para la monarquía. Si en octubre supo don Juan Carlos que la institución que encarna recibía por primera vez un suspenso en la valoración de los ciudadanos, según el último barómetro del CIS; los detalles sobre la posible implicación de su yerno en una trama de presunto enriquecimiento a costa de fondos públicos han sido la puntilla moral para un hombre ya tocado físicamente.

Fuentes de la Casa del Rey afirman que el monarca estaría planteándose hacer recortes domésticos, de tal manera que las infantas y sus familias fueran transferidas de la nómina de la Familia Real a la familia del Rey. Es una sutileza que justificaría, sin tener que dar más explicaciones, su apartamiento de los actos en los que Elena, Cristina y su consorte ejercen una representación oficial. Se nos cuenta que es un viejo proyecto del Rey, pergeñado cuando el príncipe Felipe contrajo matrimonio y engendró la descendencia capaz de garantizar la sucesión a la Corona. Pero los ciudadanos hace tiempo que abandonamos la edad de la inocencia.

El asunto que ahora se plantea presenta un problema fundamental y es que parece paradójico que las infantas abandonen la Familia Real pero sigan ostentando su condición constitucional de herederas al Trono. También es discutible si en una monarquía parlamentaria una reforma de tal envergadura corresponde al monarca o al parlamento.

Como estos cambios requerirán tiempo, el Rey podría aplicarse en algo más práctico e inmediato. Por ejemplo, en recuperar para el próximo día 24 aquel párrafo de su discurso navideño de 1995 en el que cargó contra las "conductas corruptas intolerables" que suscitan "preocupación colectiva" y "producen particular desánimo y desmoralización en la sociedad" y que "deben ser denunciadas, corregidas y sancionadas de acuerdo con la ley". Aunque nos duela realmente, podría añadir.


Cayetano González - Rajoy en Europa.

09.12.11 | 12:20. Archivado en Cayetano González


MADRID, 08 (OTR/PRESS)

El Presidente del Gobierno electo -urge una reforma de la ley electoral para acortar los plazos entre el día de las elecciones y la sesión de investidura- ha dedicado la fiesta de la Inmaculada a celebrar en Marsella una serie de reuniones muy importantes para el futuro de España. Por un lado, Rajoy se ha visto con los dos líderes que ahora mandan en Europa: el Presidente de Francia, Nicolás Sarkozy y la canciller alemana, Angela Merkel y por otro, con el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner.

A sus interlocutores, Rajoy les ha mandado el mismo mensaje: España es un país serio que está dispuesto a hacer todos los esfuerzos necesarios y a tomar todas las medidas que sean precisas para cumplir sus compromisos, especialmente el de un déficit máximo del 4,4% a finales del año 2012.

Para conseguirlo, Rajoy ya ha anunciado que la primera ley que aprobará su Gobierno -el primer Consejo de Ministros está previsto que se celebre en la víspera de la Nochebuena- será la que desarrolle el principio de estabilidad presupuestaria tras la reforma-exprés pactada por el PSOE y el PP a finales del pasado verano del artículo 135 de la Constitución: "nos proponemos no gastar lo que no tenemos, el control del déficit público y una deuda razonable" dijo el Presidente electo el pasado martes durante los actos conmemorativos del trigésimo tercer aniversario de la aprobación de la Constitución.

Asimismo, Rajoy, cuyo margen de maniobra es muy estrecho, se ha sumado a la "hoja de ruta" aprobada el pasado lunes en París por Merkel y Sarkozy y que conlleva una reforma de los Tratados de la Unión Europa que tiene como principales objetivos: diseñar una política económica común para los 27 países que conforman el Tratado, una fiscalidad armonizada y un blindaje del euro.

Hace bien Rajoy en sumarse a ese carro, que es en definitiva quien tira de Europa, y no enredarse con el debate de si son necesarios o no los eurobonos para afrontar esta crisis, tal y como defiende por ejemplo el Presidente francés pero que sin embargo ha tenido que aparcar esa exigencia ante la oposición a la misma de Angela Merkel.

La confianza que puede transmitir un gobernante a los mercados internacionales, a los líderes de otros Países, es un intangible que por su misma definición es muy difícil de medir. Pero lo que parece evidente es que la que podía tener el Presidente saliente estaba absolutamente agotada. Zapatero la dilapidó cuando primero negó la crisis y luego cuando tardó una eternidad en empezar a tomar las medidas que todo el mundo le pedía. En ese sentido, Rajoy, aunque con una situación económica muy delicada, parte de una posición más favorable. Como le deseó el Presidente del Congreso, José Bono, ¡ojalá! acierte en sus decisiones, porque de ello dependerá no sólo su suerte sino la de todos los españoles.


Fernando Jáuregui - El "pacto de la cañita".

08.12.11 | 12:20. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

Decían que en España las grandes transacciones se realizaban en cacerías, en partidos de golf o en el palco de los estadios y, en cambio, las amistades más sólidas se consolidan "tomando una cañita" (que no un cafelito, que nos suscita otras connotaciones mucho menos positivas). La fotografía, que dio la vuelta a España, de Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero, departiendo sonrientes ante dos vasos de cerveza en el acto de aniversario de la Constitución, me ha parecido alentadora. Con la nueva era ha llegado también el fin de las hostilidades, a lo que ha ayudado no poco el apabullante resultado de las elecciones; a Rajoy le toca gobernar, y a Zapatero, retirarse por el foro, pero asegurando una colaboración de su partido en las tareas de la gobernación. Ya ha empezado esta dinámica, como no podía ser de otro modo. Y así, con una identidad de pareceres, se presentará dentro de unas horas el aún presidente del Ejecutivo español ante Europa para tener una voz más potente ante una "cumbre" presumiblemente histórica.

Lo único que queda es lamentar, y no para llorar sobre la leche derramada, sino para aprender para el futuro, que este espíritu de colaboración, de pacto, de acuerdo, de Gobierno de gran coalición de hecho, ya que no de derecho, no se haya dado antes. Muchos llevamos años pidiéndolo. Perdón por la autocita, pero, en un libro que publiqué en la temprana fecha de enero de 2008, llamado "La Decepción", se decía lo siguiente: "no sé si podremos llamar a lo que nos viene segunda transición, nueva era o un capítulo más. Sí sé que no puede ser una etapa meramente continuista; gane quien gane, tendrá que poner en marcha grandes reformas estructurales y de fondo, y eso no podrá hacerse sin un amplio consenso entre los dos "grandes" y, ojalá que fuera factible, con la participación de los nacionalistas moderados".

La verdad es que releo aquellos párrafos, y otros en los que también se hablaba de la necesidad de reformar la Constitución, sobre todo en el Título VIII, la normativa electoral y el funcionamiento del Tribunal Constitucional, y siento tener que decir que lo mismo podría redactarse hoy: no hemos avanzado nada. Más bien, yo diría que hemos retrocedido, con tanto hostigamiento innecesario, tanto "pacto del Tinell", tanta descalificación mutua, que poco tienen que ver con el normal y fértil funcionamiento del esquema Gobierno-oposición. Prefiero el "pacto de la cañita", la verdad.

La diferencia entre enero de 2008 y diciembre de 2011 es que, ahora sí, ha estallado una situación económica que estaba larvada entonces, Que Europa ha pasado al primer plano. Que el signo político del poder ha cambiado y que la que será, dentro de dos semanas, leal oposición ha quedado desarbolada y ahora tiene que iniciar una dura reconstrucción interna. La diferencia, también, tras esta Legislatura de infarto, es que los españoles no aguantan más el vuelo de bajura de una clase política que parece haber entendido -y lo digo por casi todos, porque hay excepciones: lamentable, por ejemplo, el desplante de un Cayo Lara al Parlamento el día de la Constitución_ el mensaje de las urnas, el siempre volátil de los mercados y el que nos están mandando desde Europa. Ojalá que los hechos no demuestren que me equivoco.

Pienso que en Berlín y en París ignoran el valor que en este país nuestro tiene tomarse una cañas junto con alguien. Puede que este fin de semana empiecen a comprenderlo. Dios me oiga.


Victoria Lafora - Con el IVA en los talones.

08.12.11 | 12:20. Archivado en Victoria Lafora


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

Más temprano que tarde Mariano Rajoy, ya en la Moncloa, subirá el IVA. Ese impuesto al que él y su partido habían demonizado porque frenaba el consumo y empobrecía a las familias. En el primer festivo de esta semana de largo puente, casi acueducto, los políticos se reunieron en el Congreso con motivo de la celebración de la Constitución. Allí los periodistas le preguntaron al todavía líder de la oposición si era cierto que estaban haciendo cálculos sobre una subida del Impuesto sobre el Valor Añadido. La respuesta evanescente confirmó lo peor.

No solamente su voluntad flaquea en el tema del IVA, también la contundencia con la que, en campaña electoral (hace menos de un mes), defendía la bajada de impuestos para los emprendedores se ha tornado ahora en un ambiguo "las medidas se anunciarán en su día".

Y es que, lamentablemente, no es lo mismo predicar que dar trigo. Posiblemente ahora no querrá recordar, ni siquiera que le recuerden, que en marzo de 2010, es decir el año pasado, se sumó a la iniciativa de la aguerrida presidenta de la Comunidad de Madrid: una campaña de "rebelión fiscal "contra la subida de este impuesto puesta en marcha por Zapatero.

El Partido Popular no solo votó en contra de este incremento en el Congreso, sino que Mariano Rajoy, como diputado por Madrid, se mostró dispuesto a firmar en una de las muchas mesas colocadas en las calles madrileñas pidiendo la suspensión de la subida. Incluso que hubiera tipos más reducidos. Dejar sin efecto la subida del IVA era, por aquel entonces, para Mariano Rajoy "el estandarte del PP".

También el Día de la Constitución se les vio charlando amigablemente al saliente y al entrante. Es decir, a Zapatero y a Rajoy. Este último lo fía todo a los datos de déficit que encuentre a su llegada al Gobierno. Dado que el traspaso de papeles se está haciendo, según ambos, con normalidad democrática y se da por terminado, le va a resultar muy difícil al nuevo presidente del Gobierno acusar a su predecesor de haberle engañado con las cuentas.

Se puede, pues, concluir que Rajoy sabe ya perfectamente qué medidas va a tener que tomar y cuando. También sabe cuantas de sus promesas electorales van a dormir el sueño de los justos. Veremos si, entre otras, la revalorización de las pensiones.

Gobernar nunca es fácil, pero en estas condiciones, y con Francia y Alemania marcando de forma inexorable la ruta del déficit, el cargo es poco envidiable. Pasadas las Navidades el líder del PP descubrirá que la Moncloa es lo más parecido a un tostadero de café donde uno tiene muchas posibilidades de salir abrasado.


Julia Navarro - Escaño cero - Cuando conducir es pecado.

08.12.11 | 12:20. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

Yo no sé ustedes, pero en mi caso tuve que leer un par de veces la noticia firmada por Angeles Espinosa que daba cuenta de que en Arabia Saudita la autoridad religiosa, el Consejo de los Ulemas, ha dictaminado que permitir a las mujeres conducir causaría un aumento de la prostitución, la pornografía, la homosexualidad y el divorcio.

Ya digo que tuve que leer el texto un par de veces porque me parecía tan disparatado que me costaba entender que lo que leía pudiera tener que ver con la realidad. Pero ahí estaba la crónica de la corresponsal de El País, una periodista seria y rigurosa donde las haya.

Lo que en mí empezó siendo asombro terminó en indignación y rabia. Porque no es para tomarse a broma la opinión de esos ulemas decididos a seguir considerando a las mujeres menos que personas.

Verán yo creo que en vez de gastarnos el dinero en la famosa iniciativa de Zapatero de la Alianza de Civilizaciones, deberíamos invertir en enviar un buen número de psiquiatras a Arabia Saudí y otros países donde los guardianes de la moral deciden que conducir es pecado, amén de violar sistemáticamente los derechos humanos más elementales de las mujeres.

Ya lo he planteado en alguna ocasión en otros artículos y es que me resulta imposible comprender por qué odian a las mujeres en países como Arabia Saudí, Afganistán, Pakistán, Kuwait, amén de otros emiratos, Estados africanos de confesión musulmana, etc. Porque solo desde un odio profundo se puede tratar a las mujeres como las tratan, encerrándolas en esas cárceles de telas que son los burkas, los niqas u otros atuendos que esconden el cuerpo femenino como si del mismo demonio se tratase.

Pero ya el colmo del disparate es anunciar a los cuatro vientos que si las mujeres conducen el país se va a quedar sin "vírgenes" y que aumentaría la prostitución, la homosexualidad, o la pornografía. Solo una mente enferma pueda llegar a esa conclusión enloquecida.

Lo cierto es que desde hace unos meses algunas mujeres están desafiando el poder de los ulemas atreviéndose a conducir, aún sabiendo que se juegan ser castigadas con unos cuantos latigazos y otras lindezas. Muchas lo hacen acompañadas de sus hermanos, o sus maridos, pero aún así a lo que se ve corren el riesgo de perder la virginidad o convertirse en prostitutas.

Si no fuera un asunto que afecta a la dignidad y a la libertad de millones de mujeres sería como para echarse a reír y eso sí, pedir que alguien ponga coto a quienes deliran estableciendo esa relación entre conducción y prostitución. En realidad lo que algunos temen es sencillamente la libertad y para ellos no dudan en pisotear esos derechos fundamentales que tenemos todos los seres humanos.

Las mujeres saudíes no solo sufren un régimen medieval donde ni siquiera los hombres tienen demasiados derechos ciudadanos, sino que ellas constituyen el último eslabón de la sociedad.

Siempre me ha parecido que es mejor el dialogo y la búsqueda de entendimiento que la confrontación, pero convendrán conmigo que es difícil mantener que es posible lo de la Alianza de Civilizaciones cuando el modelo que algunos defienden pasa por considerar que conducir lleva directamente a la prostitución.

Vuelvo a preguntarme ¿por qué odian tanto a las mujeres? Solo personalidades débiles, con complejos e inseguridades, además de una buena dosis de crueldad, son capaces de mantener a las mujeres poco menos que si fueran esclavas.

Pero eso sí, nuestros queridos gobernantes occidentales miran hacia otro lado y no dicen nada. ¡Faltaría más! Les conviene más hacer la vista gorda y no enfadar a gobiernos integristas cuyo poder estriba en que bajo sus pies hay ríos de petróleo. Así de cínicos son los gobernantes occidentales, que no han dicho ni palabra.


Rafael Torres - Al margen - Tanto puente.

08.12.11 | 12:20. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

Cómo andarán las cosas que la mayoría de los españoles reconoce que sí, que a lo mejor nos hemos pasado un poco con los "puentes", y que lo mismo convendría trasladar unas cuantas fiestas a los lunes, a fin, más que nada, de disponer de algún que otro día laborable y que nos cunda algo. Esto de los "puentes" a la española, que a quienes hemos trabajado todos los días mientras podíamos nos sulfuraba enormemente porque todo alrededor se moría, y que para quienes se empleaban en labores ingratas eran oasis de libertad y fuentes de salud, choca hoy, en cualquier caso, con la terrible realidad de los cinco millones de compatriotas que pasan los lunes al sol, cuando hay sol, forzados a cogerse "puentes" de lunes a lunes, y vuelta a empezar.

A los adultos nos queda, entre unas cosas y otras, poco margen para trazar nuestro destino, pero a los niños, ninguno, y la verdad es que con los "puentes" a troche y moche, y con las vacaciones interminables, les estamos haciendo un poco desgraciados para el futuro. Los mayores ya veremos, con permiso de la CEOE, qué hacemos con los "puentes" de tres, cuatro o cinco ojos, pero los críos, pobrecillos, seguirán haciendo lo que se les diga, y si se les sigue diciendo que entre los tres meses de vacaciones de verano, las dos semanas largas de Navidad, la semana santa, la de la nieve, los festivos (pilares de "puente" en potencia todos ellos) nacionales, los autonómicos, los locales, los religiosos y los laicos no les va a quedar ningún espacio razonable de tiempo para darle alguna continuidad a su aprendizaje, lo que les decimos es, en realidad, que estudiar para qué, que qué bobada.

Hay algo ominoso, en verdad, en tanto "puente", y no digamos cuando un encadenamiento de ellos como el actual deriva, por las fechas, en un desolador paisaje de familias vagabundeando por los centros comerciales de las afueras, o montando tórpidamente en bicicleta. Se trata de la más peligrosa excrecencia de los "puentes": el ocio a toda pastilla. Ahora ya no, pero antes se sabía que el ocio, o sea, el aburrimiento, era la madre de todos los vicios.


Fermín Bocos - ¡Que solos se quedan los náufragos!

08.12.11 | 12:20. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

El Nóbel gallego Camilo José Cela escogió como lema de vida y marquesado una frase tan clásica como lapidaria: resistir es vencer. Podría ser, también, el lema de su paisano Mariano Rajoy. Para muestra, el "besamanos" espontáneo que se organizó a su alrededor en el Congreso en la recepción del Día de la Constitución. Fue el hombre del día. Si hubiera cobrado un euro por cada apretón de manos habría recolectado lo suficiente como para empezar a bajar el déficit y hacer frente a parte de los intereses de la deuda. Es la erótica del poder. Unos (los próximos), porque están al quite, pendientes de "qué hay de lo mío"; otros (los náufragos del PSOE) porque empiezan a padecer los primeros síntomas del síndrome de sumisión que apareja la derrota. A los todavía ministros y a los futuros ex de las secretarías de Estado se les ha puesto cara de alumnos en puertas de examen: temerosos, por sabedores de que lo que hay debajo de las alfombras.

El ciudadano Mariano Rajoy, el personaje por el que hace cuatro años, en términos políticos, casi nadie daba un euro, era, como digo, el protagonista de la jornada. Y su asistente más cercano parecía ser Rodríguez Zapatero, el presidente en funciones. El mismo que durante los últimos tres años en las sesiones de control de los miércoles con ánimo de mortificar al entonces jefe de la oposición, recordaba una y otra vez que la única pericia acreditada por el político gallego consistía en perder elecciones. Y, qué decir, de la dialéctica empleada en ese mismo registro durante la campaña electoral por Pérez Rubalcaba, el candidato socialista y gran náufrago del 20-N.

La primera lección de lo ocurrido el 20-N es que las elecciones no se ganan; que más que por los aciertos ajenos se pierden por los errores propios. La segunda es que la derrota clarea las filas de supuestos amigos y conocidos y abre el camino de la soledad. Los náufragos se quedan solos. Muy solos, como se pudo ver en el Congreso el Día de la Constitución.


Antonio Casado - La pelota está en el aire.

08.12.11 | 12:20. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

La celebración del 33 aniversario de la Constitución, un tanto deslucido por las ausencias, al menos ha servido para escenificar la complicidad del presidente del Gobierno que viene y el presidente del Gobierno que se va, Rajoy y Zapatero, respecto a una cuestión de Estado que no puede esperar a la toma de posesión del nuevo en el Palacio de la Moncloa. La cuestión de Estado es, por supuesto, el desenlace definitivo de la crisis europea que a partir de la noche del jueves y a lo largo del viernes -si es que no se alarga la reunión-, se va a cocinar en una decisiva Cumbre de altos mandatarios de la UE.

Se nos ha dicho que Zapatero y Rajoy han consensuado la posición que el primero, como presidente en funciones, llevará a la Cumbre. Se nos ha dicho que la posición consensuada consiste en apoyar las reformas propuestas por el tándem Merkel-Sarkozy. Pero, más allá de las filtraciones, no se nos ha dicho de forma terminante cuáles son esas propuestas, cuya presentación en la Cumbre correrá a cargo del presidente permanente, Van Rompuy, y cuyo destino final dependerá del consenso entre los 27 del mercado único, o solo entre los 17 del euro.

En consecuencia, es hablar por hablar referirse al contenido de las reformas y al método para llevarlas a cabo, sin esperar al cierre de la Cumbre el viernes por la noche o, en su caso, al tiempo de prolongación, si fuera necesario. Sí podemos cantar por anticipado la buena sintonía Zapatero-Rajoy respecto a lo que conviene a España, aunque eso no quite ni ponga demasiado al hecho de que nuestra condición de potencia media no da para condicionar el desenlace.

Lejos, muy lejos, quedan los tiempos en que el destino de Europa se jugaba en España. Ahora es al revés. Con unos cuantos siglos por medio, los españoles hablan del paro ante unas cañas de cerveza, como Zapatero y Rajoy en el Congreso el día de la Constitución, o se van de puente mientras los grandes acuerdos se cocinan en las dos principales cancillerías de la UE, la alemana de Merkel y la francesa de Sarkozy.

Entretanto el lobo enseña las orejas de una UE que puede reventar o un euro que puede desaparecer. Solo las orejas. No es tan fiero el lobo a juzgar por lo que dicen los analistas sobre la necesidad como inductora de la virtud. La necesidad es la agobiante crisis de la deuda y la virtud sería el alumbramiento de una Europa más integrada.

Lo urgente es combatir la desconfianza con inyecciones masivas de liquidez en el sistema financiero, de modo que vuelva a fluir el crédito sobre la economía real a cambio de estrictos programas de ajuste. Lo importante es generar políticas comunes, además de la monetaria, mediante la consiguiente reforma de los tratados que, al parecer, ya ha sido pactada por Merkel y Sarkozy. La pelota todavía está en el aire.


¿QUIÉN TIENE LA CULPA?

07.12.11 | 12:30. Archivado en Salvador Freixedo

Revisando las dos legislaturas socialistas

Últimamente oímos por todas partes que la culpa la tienen los banqueros, los mercados, las bolsas, Wall Street, los políticos, los Estados Unidos... ¡No! La culpa la tenemos nosotros, el pueblo, esta sociedad aborregada, entontecida, egoísta e irresponsable. Nuestra condición humana no es diferente a la de los poderosos. Somos tan irresponsables como ellos, tan egoístas, tan faltos de principios, tan cobardes, tan tacaños.

Si estuviésemos en la posición de los banqueros, de los políticos o de los inversores, haríamos exactamente igual que ellos, porque ellos salieron de entre nosotros y son como nosotros: egoístas, irresponsables, faltos de principios y valores, y su única meta es su propio bienestar y su enriquecimiento. Los banqueros y los poderosos no son extraterrestres; han salido del pueblo y conservan los mismos defectos de la masa.

La culpa es nuestra porque nosotros también hacemos trampa en nuestros impuestos, en el cumplimiento de las leyes, en el trato con nuestros semejantes y hasta en el amor. Nosotros, el pueblo, tan alabado por los políticos demagogos, somos los que hemos renunciado a nuestra razón y a nuestra dignidad y nos hemos dejado embaucar con las ideas “progresistas” que nos dicen que lo importante es disfrutar de la vida al precio que sea, aun a costa de traicionar a los demás e incluso a nuestras más íntimas convicciones. Nosotros somos los que nos hemos aborregado y acudimos multitudinariamente, como un rebaño, a espectáculos, a ceremonias, a mítines, y a conciertos en los que un grupo de frikis, con frecuencia cargados de pastillas, berrean sus frustraciones y su desprecio a las tradiciones, y aplaudimos con los brazos alzados balanceándonos como zombis cuando ellos en sus letras se ríen de la religión, de las tradiciones, de la ley, de las autoridades y hasta de la buena educación.

La culpa la tenemos nosotros, que hemos hecho del uso de las drogas algo consustancial con nuestra cultura. Leíamos ayer sobre el robo de varias toneladas de cocaína. ¿Quién consume esa enorme cantidad de droga? ¿Los banqueros? No, nosotros. Nuestros hijos, nuestros hermanos, nuestros padres, nosotros, el pueblo, tan inocente, tan responsable y ¡pobrecito!, tan abusado por los mercados y por Wall Street.

La culpa la tenemos nosotros, que hemos convertido la prostitución y la pornografía en negocios normales y multimillonarios. Millones de jóvenes de los dos sexos dedicados a la prostitución y millones de consumidores de todas las edades.

La culpa la tienen nuestros hijos, que como borregos y borregas, tan modernos ellos y ellas, van los fines de semana en manada a sus botellones a atascarse de alcohol, dejando el lugar como si por allí hubiese pasado una piara.

>> Sigue...


Fernando Jáuregui - ¿Cuándo conoció usted el término "hashtag"?.

07.12.11 | 12:20. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 06 (OTR/PRESS)

Celebración de la fiesta aniversario de la Constitución, en el Congreso de los Diputados. Han venido siete --seis más uno-- presidentes autonómicos, ningún ex presidente del Gobierno, algunos alcaldes, tres padres de la Constitución, un presidente del Gobierno en funciones, otro "in pectore" --por cierto, que, por fin, Mariano Rajoy habló algo acerca de lo que piensa hacer--...Gran discurso de José Bono, corrillos en torno a Zapatero, Rubalcaba, Rajoy... Ausencia de los nacionalistas y, claro, de los "abertzales", presencia "limitada" de Izquierda Unida, descontenta con la última --y segunda-- modificación constitucional. Y lo que te rondaré, morena.

Más o menos, con las variantes propias de la coyuntura, lo de siempre, aunque esta vez todo era diferente: primera vez en treinta y tres años que el Parlamento estaba oficialmente cerrado, el Ejecutivo en funciones, las dos principales formaciones políticas a escala nacional de acuerdo en presentar la misma cara ante una Europa exigente, que, a partir de hoy, nos va a examinar aún más que hasta ayer.

Llevo treinta y dos años asistiendo a estas conmemoraciones: jamás percibí, como ahora, una sensación de nueva era, de que todo va a ser diferente. Y de que esta Constitución de 1978 va a experimentar unos cambios que irán mucho más allá de lo que preveían algunos programas electorales que jamás se cumplieron.

Hablo largo rato con uno de los "padres" de la Constitución. Me sugiere vagamente que algunos cambios "menores" ya se van imponiendo en nuestro texto legal fundamental. Le pregunto cuándo oyó hablar, por primera vez, del término "hashtag". Reconoce que jamás había escuchado la palabra hasta hace ocho o nueve meses, cuando ardía el norte de Africa merced a las redes sociales, cuando nacía el movimiento de los "indignados".

"Pues con el hashtag ha empezado a cambiar el mundo", le digo. Y es que esta Constitución de 1978 no contempla ni a esa Europa que nos exige, nos agobia y nos condiciona, ni contempla la revolución de Internet, ni el euro y los teléfonos móviles, o la de los avances tecnológicos. O la confusión de la marcha del "Estado de las Autonomías", o las injusticias de la normativa electoral, ni los desequilibrios de una estructura económica que tampoco --y tan poco-- nos sirve ya.

No, mi interlocutor no es un experto en redes sociales, su nieto más pequeño domina el teléfono móvil y sus interminables secretos mucho mejor que él y, para colmo, se siente profundamente desconcertado ante la que nos viene, una parte de lo cual está, en esos momentos, siendo difusamente anticipado por Rajoy a una nube de periodistas que le asedian, circunstancia para la que el inminente presidente del Gobierno estaba, obviamente, preparado, lo mismo que su jefa de prensa. Todos estaban preparados para asumir el rol que este martes les tocaba: Rajoy, Zapatero, Rubalcaba.

Sabían lo que los periodistas les íbamos a preguntar y estaban perfectamente preparados para no responder con la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. No saben qué contestarnos; cómo saberlo cuando el mundo cambia cada día, cuando la Unión Europea se enfrenta cada lunes y cada martes con declaraciones diferentes de la Merkel, con retos distintos a asumir hoy en Marsella, mañana en Bruselas.

Cuando ninguno de los líderes europeos tenía la más puñetera idea, hace ocho meses --ponga usted diez, si quiere-- del significado del término "hashtag", que ha modificado la vida de tantas personas, que ha impuesto tantas coyunturas difíciles en tantas partes del mundo. Qué quiere que le diga: hemos entrado de cabeza en un mundo que desconocemos, así que más vale tomarlo con calma, pero sin pausas, como decía Goethe.


Pedro Calvo Hernando - 33 años después.

07.12.11 | 12:20. Archivado en Pedro Calvo Hernando


MADRID, 06 (OTR/PRESS)

Entre todos hemos devaluado la Constitución y algunos la han vilipendiado descaradamente, sobre todo en estos últimos tiempos, incluso cerca de este 33º aniversario que yo no me atrevo a celebrar, pese a haber sido uno de los millones de defensores de la Carta Magna desde su aprobación. Estoy entre los que propugnan una reforma profunda del texto legislativo fundamental, incluso poniendo en tela de juicio algunos de sus contenidos si no básicos, al menos esenciales.

Creo que los resultados de las elecciones son muy respetables, ya que exponen la voluntad de la gente. Creo también que esa voluntad entre todos la hemos mareado y la hemos condicionado de tal manera que hay una exigencia de modificación de condiciones que la hagan más auténtica y más cercana a la real voluntad profunda y meditada de las gentes de España.

Lo mismo me da el partido que ahora o hace unos años ganase las elecciones. Esta Constitución fue del todo válida hace 33 años. Hoy lo es mucho menos, especialmente en los modos de reflejar lo que de verdad quieren los españoles.

Además, estoy seguro de que unos meses después de la consumación del cambio de titular en los poderes del Estado asistiremos a una puesta en cuestión de todo el entramado institucional y legal, cualquiera que sea la evolución de la crisis económica y por supuesto de los resultados de la cumbre europea de este fin de semana. El movimiento 15-M, que nació con las elecciones municipales y autonómicas, sólo ha sido el anticipo del gran cambio que se vislumbra en el horizonte, cuando a Rajoy y su partido se les haya pasado el efecto de las burbujas del triunfo y de la conquista del poder del Estado.

Cuando al Partido Socialista se le haya pasado el efecto maligno de su gran derrota y de su miedo a afrontar el futuro con un decisionismo mucho mayor que el que tuvo tras sus triunfos de 1982 y de 2004.

Cuando Izquierda Unida y la izquierda en general pierdan el complejo de conformarse con la acción en la calle como manera de cambiar la sociedad. Cuando el movimiento 15-M lo inspire todo.


Carlos Carnicero - Lágrimas italianas.

07.12.11 | 12:20. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 06 (OTR/PRESS)

Las lágrimas de la ministra italiana de trabajo, Elsa Fornero, son una radiografía sincera de la tragedia europea. Esta profesora de economía, ajena al mundo de la política, no pudo contener el llanto al dar cuenta de los recortes que aplica el gobierno italiano en cumplimiento de los mandatos de la Unión Europea; es decir, de la señora Angela Merkel.

Son lágrimas que vaticinan las que derramaremos en unos días en España cuando se conozca el alcance de las reformas que aplicará Mariano Rajoy. Los voceros de la derecha están crecidos con los latigazos que aplican al imaginario colectivo de los trabajadores españoles.

La moda de declararnos a nosotros mismos vagos de solemnidad -hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, proclaman como un mantra de obligado cumplimiento- es la preparación del clímax en el que se anuncie lo "que nos merecemos" en concordancia con nuestros pecados. La obsesión católica con la culpa y la pena.

Los que han vivido por encima de nuestras posibilidades lo siguen haciendo. Se siguen publicando noticias sobre las indemnizaciones obscenas de empleados de lujo de las cajas de ahorro.

Las lágrimas de la ministra italiana son la demostración de un enorme fracaso colectivo en el que la Unión Europea, o lo que queda de ella, se está liquidando pero al mismo tiempo acabando con la condiciones de dignidad en los países que se han declarado estigmatizados.

La ausencia de líderes para los reclamos de estos tiempos es evidente. Lágrimas de civiles ajenos a la política que no tienen todavía la perversión del poder. Lagrimas que no son de cocodrilo pero que podían evitarse sólo con que se racionalizara el orden que se impone en nuestras cuentas. Lloramos pero todavía estamos vivos. Esa es nuestra esperanza: que estas lagrimas se conviertan en rebeldía.


Andrés Aberasturi - Gobierno, oposición y sindicatos ante una responsabilidad histórica

06.12.11 | 12:20. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 5 (OTR/PRESS)

No es fácil entender que todos estemos en el mismo barco sorteando un iceberg tras otro y que la hipocresía siga siendo el denominador común de nuestra clase política. Cada debate sobre el estado de la nación desde que se instituyó la democracia culmina con la mano extendida del que ostenta el poder hacia la oposición para hacer el camino juntos. Igual ocurre en cada nueva investidura y en cada cambio de signo político del que llega a la gobernación del estado. Pero nada se hace después. ZP se equivocó creyendo que podía aislar al PP (el famoso "cordón sanitario") como se equivocará el PP si cree que con la mayoría absoluta puede prescindir del resto, como se equivocará el resto si cree que debe oponerse en la calle y agitar a la ciudadanía contra unas medidas que van a ser duras.

Los anuncios no presagian nada bueno. Por una parte la ministra de los dineros, la señora Salgado tiene el valor de afirmar que "dejamos una economía mas autosuficiente y sostenible" y lo dice cuando sabe mejor que nadie que la caja de la Seguridad Social está al borde de la quiebra, que hemos estado, como país, al menos tres veces rescatados bajo cuerda de la bancarrota y que tenemos cinco millones de parados. Si con esas cifras y otras que irán saliendo, se van convencidos de que han dejado una buena herencia, lo mejor que podría pasar en el Congreso del PSOE es que se planteen serenamente la cordura de sus líderes.

Pero es que por otra parte la izquierda de Cayo Lara y la de buena parte del propio PSOE y, naturalmente, los dos sindicatos que no han abierto la boca en estos años de desastre, están dispuestos a inflamar la calle ahora contra Cospedal y luego contra los presumibles recortes de Rajoy. Lo han anunciado/amenazado. Y volvemos a lo de siempre: ¿nos operamos nosotros mismos con la poca anestesia que nos queda o preferimos que nos mutilen por lo sano? Y sobre todo: ¿quién ha dejado que la gangrena se extendiera por buena parte del cuerpos social? Si es que parece que Cospedal, con la que no me une ni amistad personal ni afinidad ideológica, es la responsable del desastre económico de Castilla- La Mancha. Seamos un poco coherentes, intentemos al menos un ejercicio de cierta independencia crítica y reconozcamos que en casi todas las autonomías se ha gastado más de la cuenta pero en algunas se ha derrochado hasta la insensatez dejando una deuda verdaderamente insoportable; reconozcamos que desde 2010, al Gobierno de ZP le entró el pánico y no entendía nada y fue un verdadero desastre inactivo y contradictorio al que ahora o nos enfrentamos todos o nos lo van arreglar a lo bruto y sin miramientos desde fuera.

No sé como acabará el Congreso del PSOE y si será Rubalcaba el elegido. Seguramente sí. Tampoco sé cuales serán los recortes con los que Rajoy tomará posesión como responsable del Gobierno. Lo que si sé es que si uno no cuenta con el otro y los sindicatos no entienden la crítica situación de todos, terminaremos malviviendo nosotros y dejando una herencia maldita por lo menos a dos generaciones. Tienen todos ellos una responsabilidad histórica y sólo queda esperar que ellos, todos, así lo entiendan y sean capaces de asumir sus responsabilidades. Pero qué poca fe le queda a uno de que eso ocurra*


Luis del Val - El desorden sanitario.

06.12.11 | 12:20. Archivado en Luis Del Val


MADRID, 5 (OTR/PRESS)

Casi todos los días aflora un problema sanitario, pero no relacionado con los excelentes profesionales de Medicina, Cirugía y Enfermería, sino con la cataplasma burocrática de los 17 reinos de taifas sanitarios.

En la comunidad catalana les parece bien que un jubilata aragonés se compre un apartamento, y pague el Impuesto de Bienes Inmuebles, y no desgaste las aceras, ni use el servicio de recogida de basuras, porque solo lo habita un par de meses al año, aunque el IBI se lo cobren por los 365 días anuales, pero le parece muy mal que vaya a la farmacia catalana a que le den una receta, y le recomienda que se vuelva a Zaragoza, y la consiga de una farmacia aragonesa. A los vascos que están en la Rioja no los quieren atender, no porque los vascos tengan enfermedades rarísimas, sino porque las autoridades sanitarias castellanas prefieren que se pongan enfermos en el lugar en que están empadronados; y los hospitales vascos son partidarios de que un enfermo de Miranda se muera camino de Burgos, antes que atenderlo en Vitoria.

La Comunidad de Castilla-León ha firmado siete convenios con otras tantas comunidades autónomas, que es algo así como si Renfe tuviera que firmar convenios con cada comunidad para que les permita que pase el tren. Me imagino las reuniones, los coches oficiales en la puerta, los consejeros, sus directores generales, la rueda de Prensa convocadas por los diversos directores de comunicación, y me entra la risa de no ser porque el asunto es de llorar.

Hay que detener este disparate de soberbias provincianas y devolver la competencia al Estado, de donde no debió jamás de salir. ¡Si hasta las vacunas las hemos comprado más caras porque cada reino taifa las adquiría por su cuenta!

Hay que terminar de una vez por todas con esta inmensa gilipollez burocrática, con tanto consejero de postín, con tanta falsa burocracia, con tanta soberbia pueblerina, que se olvida de cuidar al enfermo antes que renunciar a un privilegio, porque para estos badulaques de la partición nombrar gerentes de clínicas les parece más sugestivo que sanar al que ha perdido la salud. Si la cesión de competencias vuelve el servicio incompetente, volvamos al principio, y devolvamos la Sanidad al Estado, si es que de verdad los ciudadanos les importan algo que más que su voto.


Julia Navarro - Escaño Cero - Altos vuelos.

06.12.11 | 12:20. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 5 (OTR/PRESS)

Puede que estas Navidades miles de ciudadanos vean trastocadas sus vacaciones o viajes de trabajo a causa de una huelga de pilotos de Iberia. La compañía asegura que están dispuestos a negociar con los pilotos, y es de esperar que sea así y sobre todo que la negociación lleve a buen puerto.

En cuanto a los motivos de la huelga, permítanme decir que en mi opinión son más que razonables los argumentos de los pilotos, o mejor dicho sus temores, de que Iberia termine convertida en una línea aérea menor. Y es que, al parecer, la compañía quiere crear una línea aérea de bajo costo que llamarían Iberia Express. Temen los pilotos, y con razón, que al final Iberia termine siendo desnaturalizada y se quede como una compañía aérea auxiliar o, como dicen ellos mismos, en una especie de hermano menor del holding IAG, donde quien saldría beneficiado sería Britis Airways que crecería en el largo radio a costa de Iberia.

Desde la compañía se asegura que los pilotos no se verán afectados en cuanto a sus sueldos, pero me parece a mí que el quid de la cuestión no son solo los sueldos o las condiciones laborales, sino el futuro de Iberia, de qué clase de compañía aérea será Iberia. No digo yo que las fusiones no puedan resultar beneficiosas, pero estoy con los pilotos en que esa fusión con Britis Airways lo que no puede es llevarse por delante a la que ha sido nuestra compañía de bandera.

Verán mi compañía aérea favorita es Iberia. Es de la que más me fío. Pero esa confianza nace de la profesionalidad del personal de la compañía. Por ejemplo, los pilotos. Creo que los pilotos de Iberia están entre los mejores del mundo, de la misma manera que el personal de cabina siempre suele ser correcto y amable, dispuestos a hacer los vuelos lo más cómodos posible.

La seguridad que me transmite volar en Iberia hace que siempre prefiera un vuelo de esta compañía aunque el horario me venga peor que el de otra, y no son pocas las veces que yo misma me digo que es absurda esa fidelidad que le tengo a Iberia. Sí, ya se que en ocasiones peca de impuntual, y que no suelen dar información sobre la verdadera razón del retraso de un vuelo, pero pese a este y a otros inconvenientes yo continúo prefiriendo a la compañía aérea española. Eso sí, me produce una irritación profunda comprar un billete de Iberia y encontrarme que ese vuelo lo "opera" otra compañía. El pasado verano, sin ir más lejos, me enfade de lo lindo cuando me vi camino de Palma de Mallorca en un vuelo de Vueling cuando yo lo que había comprado era un billete a Iberia.

De manera que estoy entre los usuarios de Iberia que siente cierta inquietud ante la posibilidad de que deje de ser esa compañía que ofrecía unos servicios determinados a quienes viajaban para convertirla en una línea de bajo coste. Si uno quiere un vuelo de bajo coste lo busca, pero si se compra un billete de Iberia es que se está buscando otra cosa, es decir, se está buscando viajar con cierta comodidad, atención y, sobre todo, seguridad. Una línea de bajo coste es una cosa, nuestra Iberia tal y como la hemos conocido y aún es, pues es otra.

Confío en que los actuales responsables de la compañía no terminen convirtiéndola en lo que no es y por tanto escuchen a los pilotos, negocien y sean capaces entre todos de consensuar una solución que sobre todo beneficie a los usuarios.


Rafael Torres - Al margen - Las no lágrimas de Cospedal.

06.12.11 | 12:20. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 5 (OTR/PRESS)

La ministra de Trabajo y Política Social del Gobierno italiano, Elsa Fornero, rompió a llorar cuando anunciaba que la inflación se va a ir comiendo inexorablemente las pensiones, pues uno de los "recortes" del "plan de ajuste" italiano consiste en dejar de adecuarlas anualmente al incremento del coste de la vida. Elsa Fornero, que al parecer conserva algún adarme de sensibilidad pese a ser economista en estos tiempos, debió sentir como muy injustas y lesivas sus palabras mientras las iba pronunciando, pero sus lágrimas brotaron también porque, a resultas de la despiadada y avasalladora Revolución de los Ricos, su cargo, desde el que habría de laborar por el bienestar de la gente, particularmente de la más vulnerable, se desnudaba de todo sentido: anunciaba pobreza y malestar.

Las comparaciones son odiosas, sobre todo para los que salen malparados de ellas, de suerte que no es cosa de comparar a Elsa Fornero con María Dolores de Cospedal, ni el sentimiento, resuelto en lágrimas amargas, de la una, con la aparente carencia de resonancia emocional de la manchega al anunciar que retiraba las pensiones de 400 euros a treinta y tantas mil viudas de su región, uno de los "recortes" a ejecutar por su guillotina. Para comparar, en todo caso, habría que saber, y no sabemos, por ejemplo, cuáles son los ingresos y los bienes de fortuna de la ministra italiana, a fin de conocer si sus lágrimas son o no de cocodrilo, pero sí sabemos, publicado está, que Cospedal ha ido en los últimos tiempos sumando sueldos y remuneraciones hasta levantarse, sin contar otras rentas, cuarenta millones de pesetas al año, como también sabemos, si las informaciones que lo detallan se ajustan a la verdad, que anda haciéndose un cigarral, una suntuosa casa de campo, por valor de dos millones y medio de euros.

Hay que tener mucho valor, o muy poco de otras cosas, para empobrecer a los demás mientras uno se enriquece, aunque en eso consiste precisamente, para algunos, la "crisis" actual. Pero las comparaciones son, además de odiosas, absurdas: a lo mejor Fornero tenía motivos para llorar, y Cospedal, no.


Fermín Bocos - Con el culo al aire.

06.12.11 | 12:20. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 5 (OTR/PRESS)

Jesús Eguiguren, presidente del Partido Socialista de Euskadi, ha dejado con el culo al aire a cuantos en el Gobierno -desde Zapatero a Rubalcaba, pasando por Blanco- se han tirado meses y meses negando que el Ejecutivo mantuvieran abierta una vía de contacto con la dirección de la banda terrorista ETA. El propio Eguiguren, doblado de correo del Zar, cuenta en un libro que saldrá estos días cómo, cuándo, dónde, con quién y cuántas veces se reunieron los enviados del Gobierno con los etarras. Aunque negado cien veces, no era un secreto que con una determinación rayana en la obscenidad, a instancias de Zapatero, los contactos con la banda prosiguieron pese al atentado mortal de la T4 en Barajas, atentado en el que la explosión de un coche-bomba cizalló la vida de dos inmigrantes ecuatorianos. La mentira, como la impostura, forma parte del bagaje de algunos políticos. De los malos políticos.

En ese sentido, las revelaciones de Eguiguren no constituyen una sorpresa, aunque, dada la biografía de alguno de los personajes de este retablo, la cosa se presta a la ironía. Me viene a la cabeza aquella enfática declaración de Alfredo Pérez Rubalcaba en ocasión de los atentados del 11 M: "España se merece un Gobierno que no mienta a los españoles". ¡Que sarcasmo! El mismo ciudadano que aseguró en el Congreso que tras los asesinatos de la T-4 "el proceso estaba roto, liquidado y acabado". O el Rodríguez Zapatero que tras la bomba de Barajas -él habló de "accidente"- dijo haber ordenado "suspender todas las iniciativas para desarrollar el diálogo".

Visto lo que cuenta Eguiguren y dada su condición de testigo y actor en alguno de esos contactos sobre los que tanto nos han mentido, tengo para mí que todos estos señores, antes de abandonar el escenario, nos deben una explicación. Y disculpas, por habernos mentido.


Cayetano González - Treinta y tres años.

06.12.11 | 12:20. Archivado en Cayetano González


MADRID, 5 (OTR/PRESS)

Este 6 de diciembre se cumplirá el trigésimo tercer aniversario de la aprobación en referéndum por el pueblo español de la Constitución que sirvió para sellar jurídica y políticamente el cambio de régimen político a la muerte de Franco. Nuestra Carta Magna fue aprobada por una inmensa mayoría, el 88,54 por ciento, de los ciudadanos que acudieron a votar mientras que sólo el 7,89 lo hizo en contra. La abstención fue del 32,89. Este nuevo aniversario se celebrará con más pena que gloria, limitándose a los consabidos actos institucionales, en unos momentos en que la preocupación mayoritaria de los españoles está centrada en la grave crisis económica que padecemos. También coincide este aniversario con un cambio de gobierno tras las elecciones del pasado día 20-N, pero que todavía no ha tomado posesión debido a los largos plazos que la legislación electoral contempla.

¿Cómo está España treinta y tres años después de haberse aprobado la Constitución? Pues muy bien, gracias, podría ser la respuesta de un castizo. Pero cualquier observador de nuestra realidad política, económica y social sabe que no es así. No hace falta insistir mucho en la delicadísima situación económica que padecemos con una cifra de cinco millones de parados, con cerca de un millón y medio de familias en donde ninguno de sus miembros tiene trabajo y con unas perspectivas -lo dicen todos los expertos- de cara al nuevo año que se avecina nada halagüeñas.

Más allá de la crisis económica que obviamente es la primera preocupación de los ciudadanos, España sufre también una crisis institucional que se manifiesta fundamentalmente en una quiebra del modelo consagrado en la Constitución de 1978. La España de las autonomías hace aguas por muchas partes, pero fundamentalmente por dos: por la vía la de los nacionalismos y por la de la inviabilidad en las circunstancias actuales de un sistema que aparte de ser tremendamente caro, en muchos casos ha caído en el derroche y en gastar lo que no tenía. Centrándonos en el primero, habría que subrayar la falta de lealtad que los nacionalismos, sobre todo el vasco y el catalán, han demostrado a lo largo de todos estos años con la Constitución. Se han aprovechado de las bondades de ella pero solo cuando les venía bien a sus cortos y particulares intereses territoriales, poniéndolos siempre por encima de los intereses generales de España.

Por no hablar de la crisis de credibilidad y confianza que sufren otras instituciones del Estado, como es la justicia o la propia clase política, que encuesta tras encuesta se muestra como la segunda preocupación de los españoles tras la crisis económica. Por todo ello, este trigésimo tercer aniversario de la Constitución no será precisamente un día ni para celebraciones ni para tirar cohetes, sino más bien para pensar que es lo que hay que corregir y cambiar.


Antonio Casado - España, capital Bruselas.

06.12.11 | 12:20. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 5 (OTR/PRESS)

Mientras los españoles se van de puente, el destino de España se juega en Bruselas. O mejor, en la discreta cocina europea con dos cocineros principales: la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de la República Francesa, Nicolás Sarkozy. Paciencia y barajar. Nuestra condición de potencia media no da para estar en los centros de decisión.

Para colmo, la situación política de nuestro país, en proceso de informal traspaso de poderes, nos encontramos con un presidente de Gobierno en funciones, Rodríguez Zapatero, que de hecho ya no ejerce, y un presidente del Gobierno "in pectore" que de ni de hecho ni de derecho puede tomar decisiones.

De modo que a estas alturas, en vísperas de la decisiva Cumbre Europa del 8-9 de diciembre, no sabemos exactamente en qué posición está España respecto a la presunta refundación europea en base a cesión de soberanía por arropamiento financiero. Según Merkel, aplicación del binomio solidaridad-responsabilidad, tal y como lo expuso el viernes 2 ante el Parlamento de su país, poniendo el énfasis en la responsabilidad.

Es la idea-fuerza en torno a la que girarán los mandatarios de la UE: cesión de soberanía para forjar una unión fiscal, además de la monetaria que ya existe, con un severo corsé de vigilancia presupuestaria y durísimas sanciones a los incumplidores. Piensa Merkel que quien presta arriesga y, por lo tanto, quien arriesga tiene derecho a controlar.

El otro cocinero principal, Nicolás Sarkozy, se dirigía a los franceses el mismo viernes 2, desde Tolon, para secundar el llamamiento a la refundación de la Unión Europea de la mano de Alemania. Pero poniendo el énfasis en el segundo término del binomio. Es decir, en la solidaridad. Por ejemplo, apelando a la necesidad de convertir el BCE en prestamista de último recurso como antídoto ideal contra los especuladores.

Merkel y Sarkozy, reunidos este lunes en Paris, siguen dándole vueltas al susodicho binomio solidaridad-responsabilidad. Y cuando hayan consensuado sus respectivas posiciones, las entregarán en Bruselas a Van Rompuy, presidente permanente, para que éste las lleve a la Eurocumbre como iniciativas del Consejo Europeo, una vez puestas en relación con las que habrán entregado ya otros Estados, España entre ellos.

Se moverán entre lo urgente (liquidez) y lo importante (reinvención). Y no sólo para resolver los problemas actuales sino para afrontar los que vienen. Una recesión que arrastra a 23 millones de parados y una Europa políticamente cuarteada. La que sigue a Merkel, la que sigue a Sarkozy, la que no sigue a ninguno de los dos, la de los 27 del mercado único, la de los 17 de la monea única, la de los 10 que no están en el Euro pero si en el mercado único. Y los rescatados (casi proscritos), como Grecia, Portugal e Irlanda. Casi nada para ese "patrimonio de la Humanidad" que es el Viejo Continente, según expresión de Lula da Silva, ex presidente de Brasil.


Ni para cenas, ni para nada.

05.12.11 | 12:40. Archivado en Magdalena del Amo

Claro que no está esto para cenas. Que se lo pregunten a Cáritas, a Cruz Roja y a otras entidades benéficas que gestionan locales y casas de comidas para indigentes a donde acuden diariamente cientos de personas que no tienen un plato de sopa que llevarse a la boca o un mal techo donde guarecerse. Han tenido que morir tres mendigos para que los medios de comunicación gallegos y la sociedad en general se haya enterado de que nuestra sociedad padece, más que la crisis del euro –que también—la crisis de la vergüenza, de la indignidad, de la falta de valores y de las desigualdades sociales. No es de extrañar que Rajoy diga que no celebra la victoria con los militantes como lo hiciera en el 2008, porque “no está esto para cenas”, frase genial, acuñada en Pontevedra, que pasará a la historia. A ver si crea escuela y el resto de los peperos interioriza que lo de ir de nuevos ricos se acabó, por ética y por estética, aunque algunos lo sean de cuna, cosa que me consta. De momento, en Galicia –como ya hizo Cospedal en Castilla-La Mancha—no habrá coche y chófer para los altos cargos. A agruparse de a tres o a conducir se ha dicho. Se ahorran así unos miles de euros que se pueden gastar en sopa calentita.

El presidente in péctore se había hecho esperar. La visita a su tierra natal fue la noticia más comentada del día y suscitó un titular común: “Rajoy da señales de vida”. Como si hubiera estado perdido en la selva. Compareció con Alberto Núñez y Ana Pastor, que no pierde ocasión ni foto. Me dice el confidente que quiere volver a ser ministra de Sanidad, pero que cuenta con la opinión desfavorable de algunas de las mujeres allegadas al líder. En cualquier caso, no dudamos que algo habrá para ella en esta nueva etapa. Su tesón lo merece.

Todos alaban la prudencia de Rajoy. Se dice que estuvo muy bien asesorado sobre la gestión del silencio. Tenía muy claro que no podía hacer declaraciones públicas ni pronunciarse en nada hasta ver el estado de las cuentas. En Europa parece que han valorado esta prudencia, el Ibex ha experimentado la mayor subida en tres años y la prima de riesgo bajó hasta colocarse en 354 puntos básicos.

Ahora le toca reunirse con Merkel y Sarkozy. Le invitarán a unirse a la Europa de la Alta Velocidad –y no por el ave—sino por el euro. A costa de lo que sea. Llegados hasta aquí, hay que tener confianza, sí, pero el confidente, que es un poco aguafiestas, me insiste en que tiene sus dudas, no por Rajoy, que es un buen gestor, si le dejan, y un hombre honrado y sin doble cara, sino por los condenados mercados y los reyezuelos que van poniendo –o imponiendo—al frente de las naciones que previamente han hundido. Y me pone como ejemplo Grecia, y me dice que Papademos, aparte de miembro de la Comisión Trilateral, fue Gobernador del Banco Central de Grecia y que con la ayuda de Goldman Sachs falseó las cuentas de déficit público del país, una de las causas de su hundimiento económico. De Mario Monti –impuesto en Italia por los mercados tras la dimisión obligada de Berlusconi—me dice que también está relacionado con la Trilateral y con el Club Bilderberg. Y si seguimos con el sustituto de Jean Claude Trichet como presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, fue vicepresidente para Europa de Goldman Sachs durante el periodo en el que se falsearon las cuentas griegas. Hay que recordar que Goldman Sachs es uno de los mayores bancos de inversión mundial, corresponsable con la agencia de calificación Moody´s y otras organizaciones de la crisis actual, y uno de sus máximos beneficiarios. ¿Recuerdan la quiebra del Lehman Brothers, las hipotecas subprime, agrupadas en bonos que luego vendían? Pues eso. En el 2007 tuvieron un beneficio de 4.000 millones de dólares. Es paradójico que los que crearon la crisis se nos presenten como salvadores. No deja de ser preocupante que nuestro Rajoy tenga que andar en estas compañías que tanto saben de trampas.

A los sindicatos y a los de Cayo Lara hay que pedirles un poco de sosiego. Si esto no está para cenas, tampoco es tiempo para movilizaciones permanentes. Hay que defender las conquistas sociales, sí, pero ahora toca arrimar el hombro ante un gobierno que inicia un proyecto para el cual necesita contar con estadistas en lugar de agitadores callejeros.

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora
Directora de Ourense siglo XXI
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
www.magdalenadelamo.com
periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
(4/12/2011)
.


Francisco Muro de Iscar - Los recortes y el despilfarro.

05.12.11 | 12:20. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, 04 (OTR/PRESS)

Harán bien los agentes sociales en llegar a un acuerdo sobre la reforma laboral antes de que lleguen los Reyes Magos, porque es su última oportunidad, y tal vez la nuestra, para afrontar la crisis. Harán bien el PSOE e Izquierda Unida en sumarse a quienes aportan soluciones a la crisis y no andar enredando con amenazas de posibles movilizaciones si el nuevo Gobierno de Rajoy, que todavía no ha llegado, empieza a aplicar recortes. Harán bien el Gobierno en funciones y los responsables del PP en hacer un traspaso modélico, como parece que está siendo, porque no hay tiempo que perder en mirar debajo de las alfombras para encontrar algo más que polvo. Ya basta con los ejemplos que hemos tenido. Cuando Rajoy tome posesión, tiene que empezar a actuar sin dilaciones. Y no parece conveniente que quienes han sido autores o cómplices del despilfarro y de la crisis, quienes han sido incapaces de encontrar soluciones y de aplicarlas en la medida en que eran necesarias sigan poniendo trampas en las ruedas.

Antes de que llegue ese momento, Rajoy se juega esta semana el apoyo de Europa, de una Europa que no sabe tampoco cuál es la mejor solución. Tenemos que convencer a Europa de que vamos a ser un socio fiable, de que vamos a cumplir nuestros compromisos, de que vamos a hacer las reformas imprescindibles, de que no vamos a ser una rémora con el mayor desempleo de la Unión, de que vamos a compartir los sacrificios... Hay que recuperar nuestro lugar en Europa, perdido en los últimos ocho años y ser parte de la solución en lugar de unos de los principales problemas.

Hay que contar con el apoyo de Europa y hay que actuar dentro. No es de recibo que las Administraciones públicas deban 38.000 millones a las empresas y que las asfixien mientras algunos critican "las privatizaciones" y demonizan a los empresarios, como si éstos fueran los únicos responsable de la crisis. Vamos a pasar de una Seguridad Social sobrada a otra con déficit. De un déficit razonable a otro insostenible. La única realidad es que hemos gastado lo que no teníamos y, si podemos hacerlo, vamos a pagar lo que debemos a precios de usura. Vamos a tener que trabajar muchas horas y, posiblemente, más de una generación sólo para pagar los intereses de la deuda. Cuando la situación es desesperada, es mejor un mal acuerdo que un largo pleito en la calle. Que tengan ojo los que piensan en "calentar" la calle porque pueden contribuir a acabar de verdad con el Estado del Bienestar, el de todos los ciudadanos y el suyo propio. El que hemos pagado todos hasta ahora.


José Luis Gómez - A vueltas con España - En tiempo de descuento.

05.12.11 | 12:20. Archivado en José Luis Gómez


MADRID, 04 (OTR/PRESS)

El profesor Julián Casanova ha planteado un interesante debate en "El País": reflexionar sobre los problemas de España más allá de la economía. Lástima que, como él mismo reconoce, más allá de la economía no haya vida. Aun así, supongamos que fuese posible un debate público -con consecuencias- sobre la participación ciudadana y la responsabilidad de la clase política y, en definitiva, sobre la representatividad y transparencia de las instituciones.

Casanova, que es catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Zaragoza y compañero de debate en "24 Horas" de Radio Nacional de España, echa mano del pasado -comprensible siendo historiador- y nos recuerda que la crisis profunda de España cuando murió Franco también estaba sembrada de problemas. Y tiene razón: las cosas estaban igualmente mal entonces y el país encontró una salida, profundizando en la democracia. ¿Por qué ahora es distinto? El profesor Casanova quizá pierde de vista el verdadero contexto: el europeo, que viene dado por el anclaje de España a la UE, hasta tal punto que convierte este país en una especie de autonomía de un Estado federal en construcción.

España salió de otras crisis por su cuenta y también con la ayuda de Europa, por cierto no siempre desinteresada. A veces lo hizo modernizándose y otras devaluando su moneda, para ganar capacidad exportadora. Si ahora no lo hace es porque su soberanía es mucho menor. El debate que plantea Julián Casanova, siendo sugerente, debería tener dimensión europea, y no solo española, ya que por muchos deberes que se hagan en España no serán suficientes, si no hay una salida europea. Por eso es tan importante lo que pase este viernes, día 9, en la cumbre europea, donde cabe una solución compartida, que alivie la crisis de liquidez, o también un cataclismo, si se rompe el euro. Es, como dice el economista Guillermo de la Dehesa, la última oportunidad. Para España, pero también para Alemania, cuando ya estamos en tiempo de descuento.


Fernando Jáuregui - La semana política que empieza - Tremenda despedida de 2011.

05.12.11 | 12:20. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 04 (OTR/PRESS)

Cuando Merkel asegura que nos esperan "años de dificultades" y Mariano Rajoy dice que "esto no está para cenas", habrá que empezar a pensar en tomárselo en serio. Nos adentramos en un mes de diciembre bronco, en el que "muchas cosas han de ocurrir y en el que todo puede comenzar a enderezarse... o torcerse aún más", como comentaba ayer, con una sonrisa entre burlona y resignada, un interlocutor a quien se considera llamado a ejercer altas responsabilidades.

En esta semana que comienza, los titulares van a estar acaparados por Europa. La "cumbre del euro", ya inequívoca y no sé si muy democráticamente pilotada por Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, suscita no pocas aprensiones. Y tensiones. Los gobiernos europeos sondean, con enviados especiales a Berlín y París, el clima antes de que, este fin de semana, empiece un cónclave que todos consideran decisivo. Y aseguran que el pacto francogermano también está averiguando discretamente hasta qué punto los otros miembros del club están dispuestos a ceder soberanía fiscal -que es como ceder casi toda la soberanía- en beneficio de la Unión.

Dos días antes, muchos de los miembros de ese club se verán las caras en Marsella, en la "cumbre" del Partido Popular Europeo, donde Mariano Rajoy va a ser la figura más novedosa, al menos en su actual condición de presidente "in pectore". El activo secretario general del PPE, Antonio López Istúriz, militante del PP desde los primeros tiempos de Aznar, se ha asegurado de que esta vez Rajoy -cuya afición por la vida diplomática es perfectamente descriptible- no sea personaje de segunda fila. No se lo puede permitir, ni puede dar la apariencia de ser un testigo mudo de lo que decida el conglomerado "Merkozy". Entre otras cosas, porque sabe que hay estudios que demuestran que el euroescepticismo, por decir lo menos, está incrementándose de manera alarmante en España, entre otras naciones del Viejo Continente. Y ese es un dato a tener muy en cuenta.

Luego, tras esa "cumbre" europea de cuyos resultados poco puede ahora anticiparse, vendrá, en España, todo lo demás: la constitución del Parlamento, la investidura de Rajoy, el nuevo equipo de Gobierno, el primer Consejo de Ministros, las primeras medidas de ajuste... Va a ser un ritmo informativo verdaderamente frenético el que nos espera ya a la salida de este "puente" festivo de un país que, ya se ve, no está para cenas, sino para tragar sapos.


El puerperio de Lucía Méndez.

05.12.11 | 12:01. Archivado en Salvador Freixedo

Revisando las dos legislaturas socialistas

Se lució Lucía Méndez cuando escribió en El Mundo sobre el puerperio de Soraya (El Mundo, 3/12/2011, pág. 2). Es de no creerse hasta qué punto una persona inteligente puede dejarse influenciar por cuatro solemnes disparates dichos por “expertos”. Las irracionales y antihumanas aberraciones defendidas por alucinados como Simone de Beauvoir, Margaret Sanger o Alfred Kinsey —véanse sus biografías—, encuentran en la Méndez un eco glorioso. ¡Cuánto disparate sublimado! Las tremendas falsedades de la ideología de género son para la columnista “hits” en la eterna lucha de las mujeres por la conquista de sus derechos. Pero Lucía Méndez, a la hora de señalar esos derechos, se equivoca y coge el rábano por las hojas.

A Lucía le acompleja ser mujer. Le gustaría ser un machito metrosexual. “Queremos ser iguales que ellos. Si los hombres no tienen estallidos hormonales, nosotras tampoco. Si ellos no experimentan cambios físicos ni psicológicos durante el embarazo y el parto, (!) nosotras tampoco. Si pueden ir a trabajar después de tener un bebé, nosotras también…”

La dignidad y el orgullo de ser mujer, en doña Lucía es secundario: “…somos profesionales con una amplia responsabilidad hacia el Estado […] no nos importa salir del hospital con la placenta aún caliente para ir al despacho. Como si no pasara nada”. ¡Muy bien dicho, Lucía. Eso es ser un hembro como Dios manda!

A veces tenemos la impresión de que la columnista está de broma: “No podemos defender la igualdad de hombres y mujeres si a las primeras de cambio nos cansamos del dar el pecho al niño cada tres horas, por no dormir, porque la cicatriz de la episiotomía escuece o porque duelen los pechos...”

Que no, Lucía, que no. Que no somos iguales por mucho que Kate Millet, Bella Abdug, Shulamit Firestone, Amelia Valcárcel y todas las locas del género lo postulen. Vergonzosamente, renuncias a la cualidad en que las mujeres superan de una manera excelsa a los varones, y es en su capacidad para la maternidad. Tienes un feo complejo antimaterno que deberías hacértelo ver.

.
___________________
Por Salvador Freixedo
freixedo@terra.es
Suscripción gratuita
(4/12/2011)


Carlos Carnicero - Europa y el final de la utopía.

04.12.11 | 12:20. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 03 (OTR/PRESS)

La canciller Angela Merkel actúa como si fuera la dictadora de Europa. No guarda las formas de una consulta previa con los socios y anuncia sus intenciones como si no pudieran discutirse. El sueño de una Europa de entendimiento y solidaridad está siendo sepultado por los mercados financieros y por la sumisión de las instituciones políticas a la especulación de la economía financiera. Merkel pasará a la historia como la política europea que no fue capaz de impedir el declive de la Unión. Y además perderá las próximas elecciones alemanas.

Angela Merkel utiliza como monaguillo a Nicolas Sarkozy. El todavía presidente francés está tan condicionado por sus necesidades electorales que está dispuesto a cualquier cosa por tener una silla a los pies de la canciller alemana. ¡Patético!

Hay algo muy falso en el discurso alemán: piden más disciplina europea y más cesión de soberanía mientras recuperan las señas de identidad de su nacionalismo interior que tanta sangre ha traído a Europa en el pasado.

Los demás países están ausentes de lo que ocurre. Los que aspiran a estar en primera división casi prefieren pasar desapercibidos. Los vecinos del sur estamos envueltos en la neblina de la acusación de vagos; eso ya no se sostiene. La crisis de la deuda se extiende como la peste por toda Europa, porque los mercados, sabedores hasta ahora de que el Euro iba a ser defendido, van atacando los sucesivos países mientras hacen su agosto con primas de riesgo que eran impensables. No está claro que el Euro se salve; y está cada vez más claro que el sueño europeo puede convertirse en una pesadilla.

Las cosas están cambiando tan rápido que es imposible abstraerse de la idea de que estamos en un cambio histórico. Estados Unidos pierde su hegemonía. El eje atlántico se desplaza hacia el pacífico. Europa está perdiendo la posibilidad de convertirse en una potencia mediadora de un nuevo equilibrio. El Reino Unido y Gran Bretaña vuelven a tener intereses antagónicos. Y China y las potencias emergentes toman posiciones para el nuevo orden mundial.

Europa ha perdido la oportunidad histórica de tener una entidad definitoria de los equilibrios mundiales. Nunca será ya nada igual, sobre todo por la mediocridad de nuestras clases dirigentes y su falta de voluntad de domeñar la economía.


Charo Zarzalejos - Los lamentos de Amaiur y de otros.

04.12.11 | 12:20. Archivado en Charo Zarzalejos


MADRID, 03 (OTR/PRESS)

Ultimamente, en el País Vasco se están produciendo algunos lamentos bien llamativos. Lamentar el paro, la injusticia, y avergonzarnos de que cada día del año 300 millones de niños logren coger el sueño con la compañía del hambre, entra dentro de lo razonable. Pero los lamentos que llaman la atención son otros. El primero de ellos el que llega desde los firmantes del Acuerdo de Gernika; es decir la izquierda abertzale, o sea Amaiur. Se lamentan de que el viernes fuera detenida Oihana Aguirre, condenada a ocho años de cárcel y que ha sido detenida para que cumpla la condena. Sus compañeros de filas recuerdan que "ha trabajado -la detenida- en la construcción de un escenario de paz y de solución junto con los demás agentes"... y lamentan que se produzcan "estos ataques a los derechos" en el actual "contexto de paz".

¿Se lamentan?. Pues habrá que decir que se lamenten porque en ningún sitio está escrito que porque ETA deje de matar haya que decretar la impunidad para todos aquellos que durante años y años han hecho cualquier cosa menos respetar los derechos ajenos y que tras pasar por la justicia, asistidos de todas las garantías jurídicas, se ha concluido que han cometido delito. Si se estableciera impunidad por el hecho de haber firmado el Acuerdo de Gernika, esta misma impunidad habría que reclamarla -yo lo haría- para todos aquellos que, por ejemplo, por pagar a destiempo a Hacienda deben hacerlo -sí o sí- con recargo. Impunidad, desde luego, para todos aquellos que se han llenado sus bolsillos con dinero que no era suyo. La paz, desde luego, es más que ausencia de violencia. La paz es libertad, y perdón y piedad, pero sobre todo y antes que nada, la paz verdadera es justicia. ¿Es justo que la justicia se haga la loca ante una persona condenada, nada menos, que a ocho años?.

No será ni la primera vez que Amaiur se lamente y, conociendo el percal, no produce sorpresa alguna. Más llamativo aún es el lamento del que fuera alcalde se San Sebastián, el socialista Odón Elorza. Después de 25 años, la capital donostiarra se ha visto despojada de ser la sede del festival publicitario "El Sol" que organizado por la Asociación Española de Agencias de Comunicación Publicitaria congrega cada año a más de 1.800 personas, con lo que eso supone de ocupación hotelera, consumo y dinamismo económico y social. La sede será, este año, la capital vizcaína cuyos órganos de gobierno -Diputación y Ayuntamiento- están en manos del PNV. Ambas instituciones, como es lógico, se han felicitado. Quien se ha lamentado es, como ya se ha indicado, Odón Elorza que ha culpado del traslado a Bilbao de este importante evento a Bildu que gobierna en el Ayuntamiento donostiarra. "Gracias, Bildu. Lo vuestro no tiene precio, ni perdón cívico". Y añade: "Lo que viene sucediendo constituye un suplicio difícil de soportar en silencio". Tiene razón Elorza, pero sorprende que Elorza se sorprenda porque pocos como él conoce los modos y maneras de quienes hoy gobiernan Guipúzcoa y pocos como él pujaron por su legalización, dieron la bienvenida a la democracia a quienes durante años y años la han despreciado y llegaron a considerar que quienes opinaban lo contrario o se alegraban menos que él y otros muchos era porque o bien no deseaban la paz o tenían intereses bastardos. Lo que sí hay que agradecerle a Elorza es que rompa el silencio que en el País Vasco todavía continúa siendo espeso. "No quiero callarme más. Sería -dice Elorza- irresponsable por mi parte. Seguid "bildus" con vuestro patriotismo". Como yo tampoco quiero callar, lo cuento.


Carmen Tomás - Desde el parqué - Confianza y esperanza.

04.12.11 | 12:20. Archivado en Carmen Tomás


MADRID, 03 (OTR/PRESS)

Los mercados por fin han respirado. El IBEX ha cerrado su mejor semana en tres años con una subida superior al 10 por ciento. Ha vuelto la confianza y también la esperanza. Por un lado, se ha valorado muy positivamente la acción concertada de los más importantes bancos centrales que han ofrecido liquidez al sistema financiero hasta febrero de 2013. Las bolsas lo festejaron, pero lo que es más importante se relajaron las primas de riesgo. El diferencial de la deuda española con la alemana se redujo en la semana 90 puntos hasta situarse en los 354 puntos básicos.

Pero han pasado más cosas sobre todo en España. Ciertamente el dato de paro registrado conocido el viernes ha sido otro jarro de agua fría. Sin embargo, es más importante que el futuro presidente del Gobierno a pesar de que no puede tomar posesión hasta el 21-22 de diciembre está ya ejerciendo. Las numerosas reuniones que ha mantenido con todos los afectados por las grandes reformas están dando sus frutos. Rajoy ha dejado claro qué va a hacer. Quiere consensuar los grandes asuntos y si no gobernará. En este sentido, se enmarcan las reuniones con los banqueros, agentes sociales y presidentes de Comunidades Autónomas. La austeridad y la seriedad se imponen y los mercados lo están valorando. Incluso no funcionan las malas intenciones. La agencia de calificación Fitch ha desmentido que esté pensando rebajar la calificación de España.

En definitiva, se ha cerrado una semana de preparación y de iniciación de lo que va a ser el gobierno de Rajoy para los próximos meses a lo que habrá que sumar todo lo que ocurra en Europa en los próximos días y que es mucho. Habrá reunión del BCE y veremos si se rebajan de nuevo los tipos de interés. Y lo que es más importante se acerca la cumbre del 8-9 de diciembre y ya se vislumbra que habrá acuerdos importantes sobre las reformas en el Tratado para que haya armonización fiscal. Una Unión más unión. Una semana decisiva para la credibilidad de Europa y de cada uno de los países del euro. España se juega mucho fuera, pero la esperanza sobre la capacidad y decisión del nuevo gobierno ha aumentado sustancialmente y se nota.


José Luis Gómez - A vueltas con España - La Europa que viene.

04.12.11 | 12:20. Archivado en José Luis Gómez


MADRID, 03 (OTR/PRESS)

Cada día que pasa se hace más evidente que España tiende a ser una especie de comunidad autónoma de un Estado federal que aún no existe, pero que va a existir. La canciller alemana, Angela Merkel, y su ayudante, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, lo acaban de anunciar con solemnidad: hay que refundar Europa, léase la Unión Europea.

¿Cuál es el problema entonces? ¿Por qué se está dudando tanto? Hay observadores que sitúan la clave en el plano político e institucional, discutiendo si lo que procede hacer es una reforma de los tratados de Lisboa, avanzar hacia una cooperación reforzada, elaborar nuevos protocolos o impulsar tratados bilaterales. Pero la clave, por desgracia para el futuro Gobierno de Rajoy, no es de forma, sino de fondo y tiene que ver con la maltrecha economía y el problema de la deuda: los alemanes quieren que países como España hagan cuantos más ajustes sea posible antes de contribuir ellos a una solución europea -léase eurobonos-, de tal modo que la nueva UE nazca con los deberes hechos y no tengan que pagar otra reunificación, tras absorber la Alemania del Este.

Las medidas previstas probablemente van a requerir dos años muy duros en España, los necesarios para acometer las reformas previstas en las finanzas, el mercado laboral y el control del gasto. Cuando eso suceda será más fácil hablar de la gobernanza económica europea, es decir, de una política presupuestaria y fiscal compartida, que si se aplicase hoy tendría un coste para Alemania que Merkel no quiere asumir. Los países rescatados o intervenidos de facto se sentirían aliviados si el Banco Central Europeo le diese a la máquina de los billetes, pero el coste que eso tendría -vía inflación- es lo que Alemania no quiere pagar; máxime cuando encima se financia como le da la gana. La duda está en si el mercado interno europeo va a aguantar, ya que sin ese mercado las multinacionales alemanas se vendrían abajo. El día que Alemania vea que pierde más en exportaciones que pagando los eurobonos, habrá eurobonos y nueva gobernanza en Europa. Entre tanto, toca hacer deberes en España.


Victoria Lafora - Voces sin fundamento.

04.12.11 | 12:20. Archivado en Victoria Lafora


MADRID, 03 (OTR/PRESS)

En este desconcierto general que se ha apoderado de las filas socialistas están hablando los que más deberían callar y guardan silencio aquellos cuyas voces se esperan. Veamos; si Tomás Blanco fracasó estrepitosamente frente a Esperanza Aguirre en las elecciones autonómicas de Madrid, volvió a repetir la faena en la generales aumentando la derrota, si solo quedan dos pueblos que votan PSOE cerca de la capital, ¿con qué respaldo electoral exige vehementemente unas primarias y se convierte en uno de los actores de la solución?

Por seguir con los ejemplos; si José Bono, se retiró de la vida política y no quiso volver a ser diputado, si no ha participado en la campaña electoral, si se va a dedicar a la vida familiar ¿a qué viene esa exigencia de gritos de "viva España", que en tiempos de calamidad introduce otro factor de enfrentamiento?

Destacados dirigentes del partido, que aún se lamen las heridas y no dan crédito contemplando su exiguo grupo parlamentario, comentan como estos dos compañeros, y alguno más, estarían más guapos callados, a no ser que ambos aspiren a jugar un papel de mayor calado en el Congreso y estén buscando apoyos con su presencia en los medios.

Los que deberían hablar, aquellos cuyas voces se esperan, son Rubalcaba y Chacón. Teniendo en cuenta que el mes de diciembre, entre el puente de la semana próxima y las Navidades, no cuenta, queda pues un mes escaso para el congreso que se celebrará en Sevilla los primeros días de febrero. Ya se sabe que ambos están midiendo apoyos y calculando fuerzas pero, con una militancia en fase aguda de desmoralización, un secretario general desaparecido en combate y sin una "nueva vía" que pueda ser alternativa a la actual dirección, nunca se había vivido en el PSOE semejante falta de liderazgo.

La "gran esperanza blanca" el joven vizcaíno Eduardo Madina ha dicho tajantemente que no, que todavía no ha llegado su momento. Otro vasco con prestigio, experiencia de gestión y capacidad de diálogo como es Ramón Jáuregui -a quien Zapatero desterró a Bruselas y al final, por exigencia de Rubalcaba, volvió a Madrid como ministro de la Presidencia- no parece estar por la labor y se mantiene fiel a su mentor.

Como a perro flaco todo se le vuelven pulgas, el valenciano Jorge Alarte, modelo de nefasta oposición y a quien se le debe en gran parte el éxito del imputado Camps en las autonómicas y de Compromis en las Generales, ha sido de los primeros en anunciar que opta a la reelección a la secretaria de PSPV.

En definitiva: hablan los que no deben y callan los que deberían hablar.


Fernando Jáuregui - Siete días trepidantes - El hombre que callaba demasiado.

04.12.11 | 12:20. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 03 (OTR/PRESS)

Esteban González Pons, el activo y brillante político que actúa, junto a María Dolores de Cospedal, como portavoz del Partido Popular, y/o del nonato Gobierno, en esta coyuntura precisa, me decía esta semana que es en el Parlamento donde Mariano Rajoy tiene que explicar sus proyectos de actuación. No ante la prensa o en cualquier foro. Le dije que me había convencido. Pero la verdad es que sigo echando de menos algún tipo de comparecencia pública de un Rajoy que calla demasiado.

Silencio y actividad frenética han sido las constantes de la actuación del hombre que ganó las elecciones hace casi dos semanas y que gobernará España dentro de casi tres. Mariano Rajoy se ha visto con banqueros, con la patronal, con los sindicatos, con las gentes de su propio partido, con el vicepresidente de la Comisión Europea y con Zapatero, entre otros. Todos han salido, aseguran, bastante satisfechos -en distintos grados, claro está; parece que los sindicalistas, los que menos- con lo que les ha contado el presidente del Ejecutivo "in pectore". Ninguno ha concretado lo que su interlocutor les dijo, probablemente porque el interlocutor no quiso entrar en detalles: habrá que esperar a la investidura en el Parlamento, supongo.

Sí parece que algún rayo de débil optimismo se ha colado por las rendijas de la oscura economía española en los días que han transcurrido desde la victoria de los "populares" en las urnas. Pero no nos hagamos demasiadas ilusiones: Angela Merkel, la mujer que indiscutiblemente manda -bien o mal, hay opiniones para todos los gustos- en Europa ya nos ha dicho que tenemos por delante "años" de dificultades. Y eso, en España, se llama desempleo -terribles cifras las correspondientes a noviembre- y Seguridad Social al borde del déficit, recortes en el estado de bienestar y empobrecimiento general de la población. Así es y dudo mucho de que Mariano Rajoy pueda presentarlo de otro modo.

En algún momento ese hombre en quien están puestas todas las miradas tendrá que empezar a hablar. Y darnos las malas noticias. Pero no estoy seguro de que deba aguardar hasta la sesión de investidura para hacerlo. Pese a que comprendo el razonamiento de González Pons, sigo pensando que Rajoy lleva demasiado rato callado.


Pedro Calvo - Fabra y la lección del Supremo.

03.12.11 | 12:20. Archivado en Agustín Jiménez


MADRID, 2 (OTR/PRESS)

Hace ya ocho años que comenzó la historia de presunta corrupción masiva en torno al castellonense Carlos Fabra. En este larguísimo tiempo hemos podido ver de todo. La desfachatez inmensa del inculpado al negarlo todo, insultar a todo el mundo y permanecer en sus cargos sin vacilación. La estólida quietud de su partido y del presidente del mismo para no llamarse a andana, tolerar todo lo intolerable hasta el límite de la complicidad y centrarse en temas de infinita menor importancia de personas de otros partidos para minusvalorar su tema, en un bravo ejercicio de disimulo y de complacida tolerancia, al margen de cualquier ética, estética, semántica y estadística. La Prensa ha sido también insultada reiteradamente por aquél, sí, el mismo al que le tocó la lotería cuatro veces en cinco años o cinco veces en seis años, que no me acuerdo muy bien, en la más espectacular patada propinada nunca al cálculo de probabilidades y a las más elementales matemáticas. El mismo que insultó a todos cuando la Audiencia Provincial hizo lo que hizo y que ahora deshace el Supremo.

A la vista de todo ello, ya no sabe uno qué es más grave, si lo de Fabra, o lo de la multifronte Gürtel (con aditamentos en el alicantino Brugal o Brutal o algo parecido), o lo de Matas y sus Palmas Arenas, o si todo el conjunto de corrupción masiva y oceánica de la que se viene hablando en los últimos años, nada de lo cual ha servido para impedir una victoria electoral de ese partido, y vaya victoria. Pero no sé si vale de mucho darle vueltas a todo esto, porque lo cierto es que este es el país que tenemos y esa es la voluntad política de una mayoría de ciudadanos en estos momentos. Lo que no impide que en un futuro próximo o inmediato esas mayorías se arrepientan, se les rasguen los velos de los ojos y empiecen a ver con nitidez lo que pasa y lo que no pasa. De momento, en el día de hoy, semana y media después del 20-N, el Tribunal Supremo de la nación nos da una lección de independencia y de decencia y retorna el caso Fabra al lugar del que nunca debió salir. También de esto Rajoy tendrá que decir algo.


Antonio Casado - A un paso de la Moncloa.

03.12.11 | 12:20. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 2 (OTR/PRESS)

Primero fueron los banqueros, luego los líderes de las organizaciones económico-sociales (patronal y sindicatos) y, finalmente, los presidentes de las Comunidades Autónomas donde gobierna el PP. Todos han ido pasando por el despacho del presidente del Gobierno "in pectore", Mariano Rajoy, a dos semanas de la investidura y toma de posesión. Los banqueros le dieron malas noticias a él y malas noticias recibieron de él Rosell, Méndez y Toxo, así como sus barones territoriales.

Por los banqueros supo que la enfermedad está bastante extendida pero que donde duele es en la falta de liquidez. No hay dinero, tan sencillo como eso, aunque la reciente inyección de dólares concertada por los más importantes bancos centrales del mundo ha aliviado la situación. Nadie se atreve a pronosticar cuánto van a durar los efectos del "manguerazo", que tan bien le han sentado a nuestra prima de riesgo.

Doble mensaje recibido por Rajoy de tan poderosos señores. Por un lado, que se esfuerce en poner a España en los centros de decisión europeos. Y por otro, que lo importante es crecer y lo urgente desbloquear el crédito. Eso va a seguir siendo difícil mientras los bancos sigan sin fiarse unos de otros en la dinámica del llamado mercados interbancarios. Uno de los visitantes del flamante ganador de las recientes elecciones generales le dijo que en estos momentos se está dando la paradoja de que los clientes, el hombre de la calle, los depositantes, se fían más de los bancos que los bancos entre sí.

En cuanto a los respectivos encuentros con Rosell (CEOE), Toxo (CC OO) y Méndez (UGT), el pretexto fue la reforma laboral. Si no se ponen de acuerdo patronal y sindicatos, Rajoy echará mano del BOE. A riesgo de que los sindicatos tomen la calle. No lo creo, aunque tampoco creo en una apacible convivencia de éstos con el Gobierno del PP. Si le dedicaron una huelga general a un Gobierno ideológicamente más próximo, no parece previsible un pacto social con quienes están más alejados.

Fue apacible la reunión con sus barones, aunque también bajo el síndrome de la caja vacía, como en el caso de los banqueros. Aquí el leit motiv era la deuda de las Comunidades Autónomas con el Estado, respecto a la que Rajoy, cuando aún era el jefe de la oposición, había reclamado al Gobierno Zapatero un aplazamiento en su devolución. No habrá tal, me temo, a juzgar por el frenazo de Javier Arenas al coordinador de Política Autonómica del PP, José Manuel Moreno, que dio por hecho esa ampliación de los plazos de devolución, de cinco a diez años.

Patinó Moreno y Arenas centró el tema: ni hablar del asunto "hasta que no sepamos el estado real de las cuentas". Pero ahí queda el episodio como una muestra del angustioso tránsito de las musas al teatro que estamos observando en el próximo inquilino de la Moncloa.


Mabel Redondo - Entre Bambalinas - Sara Baras: "Me miro al espejo y no me reconozco...".

03.12.11 | 12:20. Archivado en Mabel Redondo


MADRID, 2 (OTR/PRESS)

"No concibo mi vida sin bailar", con esta frase se despedía Sara Baras hace casi dos años cuando colgó su zapatos de zapateado, el motivo merecía la pena: "quiero se madre porque lo deseo desde hace mucho tiempo y el baile que yo hago no me permite cumplir este sueño". Pues bien, su sueño se hizo realidad hace siete meses cuando nació José, un precioso niño fruto de su matrimonio con el también bailaor José Serrano.

Esta semana ya hemos presenciado el regreso de Sara Baras y lo ha hecho en el spot de Freixenet. La gaditana demuestra que no ha perdido un ápice del talento con el que se fue y comparte protagonismo con José Carlos Martínez, director de la Compañía Nacional de Danza. Los dos tienen la virtud de hipnotizar con sus movimientos, en definitiva con su baile y se exhiben en un espectáculo en el que se mezclan el flamenco y la danza. Son dos minutos de spot que saben a poco, sobre todo si eres un amante del arte, y ellos lo llevan en la sangre.

Sara Baras estaba exultante en su reaparición, la maternidad le ha dejado como herencia un pecho mucho más exuberante: "Desde que he dado a luz no me reconozco porque me miro en el espejo y me veo con muchas curvas, me siento un poco rara, pero estoy muy bien, José tiene siete meses y aún le doy el pecho, será por eso que lo tengo más grande", cuenta la bailarina entre risas.

Arropada por su marido José Serrano, por su madre y por su hermano Bibi, la gaditana disfrutó de una velada en la que no faltaron las emociones, las felicitaciones y los recuerdos. Esta semana Sara Baras comienza una nueva etapa en su carrera, su regreso a los escenarios lo hará por todo lo alto a primeros del 2012 cuando vea la luz el proyecto en el que lleva trabajando unos meses, ¡la expectación está servida!, pero seguro que no defrauda.

Esta semana la sorpresa nos la ha dado Pilar Bardem, ella siempre ha sido reacia a dar explicaciones sobre su hijo Javier y el resto de la familia, pero esta vez la actriz estaba de muy buen humor y respondió con simpatía a las preguntas de los reporteros. Pilar es la Presidenta de la AISGE, (Asociación de Artístas, Interpretes Sociedad de Gestión de España) , y acudió a la V entrega de " Premios Paco Rabal de Periodismo" y nos contó que : "Penélope es la madre más maravillosa del mundo que sigue criando a su hijo con el pecho", cierto es que desde que nació Leo hace diez meses, ni Penélope ni Javier se han separado del pequeño, la pareja hace lo posible por llevarse al bebe a los rodajes, aunque para ello tengan que organizar un dispositivo de cuidadoras. De hecho, en los descansos del rodaje de "Benvenuti al mondo", la última película de Penélope, hemos visto numerosas instantáneas de la actriz con su niño.

Pilar también sacó la cara por su hijo para responder a la lluvia de críticas que le han caído a Bardem por no acudir con esmoquin a recoger el Premio que le dio la Reina Sofía en Nueva York: "el aspecto físico de mi hijo será el que quiera tener. No tengo nada que decir".


Andrés Aberasturi - ¿Están Mayor Oreja y Eguiguren en un secreto incómodo?.

03.12.11 | 12:20. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 2 (OTR/PRESS)

El problema es que el Gobierno o al menos su portavoz ya no pueden dimitir porque están en funciones y les quedan horas, pero el PSOE, que tendría que ser un partido serio -quiero decir que debería de volver a ser aquel partido que ZP ha dinamitado- sí puede, y sin duda debe, abrir un expediente y destituir al presidente del PSE, al señor Eguiguren, un tipo raro -para ser benévolos- al que se le han consentido tantas cosas que ya ha interiorizado lo del "verso suelto" y se ha creído con poder para decir lo que le venga en gana.

¿Y que le ha venido en gana esta vez? Pues, sencillamente, dar la razón a la tesis de Mayor Oreja afirmando que él cree que el Gobierno y ETA "están hablando desde hace tiempo" y que lo de la Conferencia de Paz estaba todo acordado. Para redondear la cosa, hasta reconoce de una forma absolutamente irresponsable -¿o no?- que el PSOE y el Gobierno de Zapatero en realidad mintieron de forma descarada a todos los españoles sobre la famosa declaración de la conferencia de Aiete: "Estaba pactada entre el Gobierno y la izquierda abertzale.. Aunque nosotros nos mostramos como que estábamos en contra, creo que esos textos estaban pactados, no por Rufi Etxeberria y Rubalcaba sentados en una mesa, pero es algo fácil poniendo a otro en la mitad... Detrás de ese papel había algo. Creo que había muchas cosas hechas antes de llegar a esos papeles". Así que el cabreo y el desinterés era todo teatro, puro teatro.

Naturalmente a José Blanco le ha faltado tiempo para desmentir lo dicho por el presidente de los socialistas vascos y aseguraba tras el Consejo de Ministros que "En este tema el presidente Eguiguren no sabe de lo que habla... Yo estoy hablando en nombre del Gobierno de España* Lo que ha manifestado el señor Eguiguren no es cierto". Y ha añadido: "ni ha asistido (Eguiguren) en nombre del Gobierno (a la negociación de Aiete) ni ha habido negociación" (del Gobierno con ETA).

Pero claro, uno entiende que se tiren a la yugular de Mayor Oreja cuando decía, y sigue diciendo, las mismas cosas que ha dicho Eguiguren, pero con una sutil diferencia: que Mayor es del PP y Eguiguren es nada menos que el presidente del PSE. O le expedientan en serio o se creen que con un desmentido de José Blanco es suficiente para tapar la gravedad de las palabras del presidente del PSE. Claro que existe una segunda posibilidad: que pese a estar deseándolo, no se atrevan ni a abrir siquiera una investigación no vaya a ser que el verso suelto se suelte del todo y diga cosas que nadie quiere oír, esas cosas que va diciendo Mayor y a las que incluso ni en buena parte del PP sientan del todo bien.

Reconozco que fui -y aun sigo siendo- muy crítico con las teorías del ex ministro de Interior, pero lo de Eguiguren ya hace tiempo que pasó de castaño a oscuro y si sigue ahí habrá que convenir que igual los dos, el ex ministro pepero y el presidente socialista vasco, están en el secreto del que no quieren saber nada oficialmente ni en el PSOE ni en el PP.


Fermín Bocos - Una casta política insolidaria.

03.12.11 | 12:20. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 2 (OTR/PRESS)

¡Claro que hay motivos para estar indignados¡ Incluso para más que eso. Resulta que cuando en todas partes prima el discurso del recorte de las prestaciones sociales, de los salarios a la baja, de las pensiones en el congelador, de los despidos o no renovaciones de contratos de interinos, y, en Cataluña, además, de quirófanos que cierran los fines de semana y de ambulatorios que desaparecen, ningún miembro de la clase política -lo exacto sería hablar de casta política-, nadie, como digo, dice ni pío acerca de los privilegios de algunos de los suyos. Es el caso de los antiguos presidentes de la "Generalitat", Jordi Pujol y José Montilla. Los datos son como siguen: como "ex" presidentes cobran el 80% del sueldo que recibían cuando ocupaban el sillón principal del Palau de Sant Jordi por un período equivalente a la mitad de los años de mandato.

Pujol estuvo 23 años en el cargo. En el caso de Montilla, cobrará un mínimo de cuatro años, a razón de 115.224 euros anuales sin cotizar a la Seguridad Social, más el 60% del sueldo al alcanzar la edad de jubilación (86.418 euros);más una oficina con presupuesto ,más tres asistentes ,más guardaespaldas y más chofer y coche oficial. El coste de todos estos servicios, sin contar el sueldo ya mencionado, ronda el medio millón de euros anuales.¡Una barbaridad¡ Pero no queda aquí la cosa porque resulta que ahora, al señor Montilla, el Parlament de Catalunya tiene previsto designarle senador a petición del Partido Socialista y no hay nada en la ley que le impida cobrar, también, la retribución prevista para quienes ocupan un escaño en el Senado. Sí por decoro y congruencia política (el caballero dice ser socialista), no renuncia a cobrar éste segundo sueldo o el primero de "ex", como senador, se embolsará 2.813 euros al mes, más otros 1.822 euros en concepto de dietas, tendría viajes pagados por España y tarjeta de taxi para desplazarse por Madrid (3.000 euros anuales). Sí, además, fuera portavoz de alguna comisión, podría redondear la cosa con otros 697 euros.

Montilla y Pujol no son los únicos que tienen derecho a estas bicocas vitalicias, otras comunidades autónomas también han creado chollos parecidos para sus antiguos mandatarios con la anuencia de todos los partidos: hoy por ti, mañana por mí. Un escándalo. Está claro que hay que revisar este tipo de jubilaciones tan millonarias como insolidarias. De no hacerse y pronto, la indignación de los ciudadanos abrirá camino para algo más que ocupar una plaza o salir a la calle con una pancarta.Al tiempo.


Rafael Torres - Al Margen - Urdangarín, desmejorado.

03.12.11 | 12:20. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 2 (OTR/PRESS)

Dice el ex presidente de Baleares, Jaume Matas, imputado por doce delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos, falsedad documental, cohecho, tráfico de influencias, apropiación indebida, blanqueo de capitales, contra la Hacienda y contra la ley Electoral, cometidos mientras ostentó el cargo, que claro que cuando llegaba el Duque de Palma y le proponían algo, lo que fuera y lo que costara a los ciudadanos de Baleares, aceptaba encantado, allanándole toda molestia o dificultad: "No le iba a decir: acude a concurso público y ponte en la cola". Por supuesto que no: ¿Cómo le iba a ir con esas tonterías al Duque? Y como él, al parecer y todo lo presuntamente que se quiera, una tropa de políticos con mando en plaza (y con la combinación de la caja fuerte donde se guardaba el dinero público), y aun personajes con mando en caja directamente, la de la SGAE que debía administrar honestamente los réditos de los autores, como Teddy Bautista, a quien Urdangarin proporcionaba a cambio de una pila de millones unos sesudos y sofisticados informes, bien que medio fusilados de Internet y plagados de erratas (¿o esos eran los que fabricaba para el Villarreal C. de F. o para el Ayuntamiento de Alcalá de Henares?), para mejorar su imagen.

Qué importante era para toda para ésta gente la imagen. Lamentablemente, la vida, lo que uno hace en la vida, acaba imponiéndose a todos los cosméticos -a los del dinero mal ganado, también-, y se imprime en el rostro sin que ningún "photoshop" -el del dinero, tampoco- pueda arreglarlo. Así, la revista "Semana" muestra en portada a un Urdangarin "muy desmejorado". No es, exactamente, la desmejoría que se advierte en la cara de los parados, de los que pagan con sufrimiento y miseria el expolio del dinero público del que, tal vez, el propio ex deportista sabe algo. Su desmejoría remite más bien, y pese a que asombrosamente aún no esté imputado, a la revelación de sus actos.


Fermín Bocos - La tumba de Franco.

02.12.11 | 12:20. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 29 (OTR/PRESS)

Triste España. Como bien sabía Machado, la sombra errante de Caín no nos abandona. Nunca acabamos de enterrar a los muertos. Cuando el joven periodista Karl Marx escribió en su "18 Brumario" que la Historia se repetía siempre: unas veces como tragedia y otras como farsa, más que en Francia, sin duda, estaba pensando en España. La España que tan bien retrató en algunos de sus escritos sobre el carlismo y las guerras fratricidas de aquél entonces. Otras naciones (Alemania, Reino Unido,Austria, Rusia etc) emprendieron guerras para arrebatar territorios y riquezas; en España fueron todas guerras civiles; crímenes en familia, sangre derramada entre hermanos. Las discrepancias políticas fueron el pretexto ,pero el impulso que lleva la mano a la navaja o el dedo al gatillo, es la mala leche nacional. Nunca dejamos pasar la oportunidad de jodernos los unos a los otros. Parecía que la Transición -de la Dictadura de Franco a la democracia en el reinado de Don Juan Carlos -,había sido la excepción. El punto final a tantos siglos de rencor ,de luchas atávicas, de odios africanos. Transición rima con reconciliación y sobre ésa base, la aventura se transformó en edificio.

Cuatro años de gobiernos centristas (Suárez y Calvo Sotelo ), trece socialistas (Felipe González) y ocho de la derecha popular (Aznar ), había mantenido y alimentado aquél espíritu sobre el que germinó el más largo período de paz de la Historia de España. Después llegó Rodríguez Zapatero y decidió dar marcha atrás al tren de la Historia cuando resulta que de la Segunda República, de la Guerra Civil del 36 y de la dictadura de Franco, ya sólo se acordaban los historiadores. El último capítulo de la serie sobre "memoria histórica" se rueda en el Valle de los Caídos , alrededor del futuro de la tumba de Franco. Zapatero ,indulta banqueros y congela ayudas a los pensionistas, pero sigue pensando que ser de izquierdas es dar pellizcos de monja a las momias que están en el desván de la Historia. ¡Qué país¡


Luis del Val - Más pobres, pero no más delitos.

02.12.11 | 12:20. Archivado en Luis Del Val


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

Ignacio Blanco es un sacerdote que está cerca de los presos. "Los presos no dan votos", como se encarga de recordar él mismo, y anda estos días de vísperas de Navidad en la tarea de buscar familias que acojan a presidiarios con permiso, en el rastreo de fondos para pagarles el viaje que les acerque a sus parientes, incluso en sondear fórmulas para que puedan acceder a la comunicación telefónica.

Y hay un dato que recuerda Ignacio Blanco, y que contrasta con algunos augures y profetas, que pronosticaron que la crisis económica reventaría las cárceles. Pues no. Hay más pobres, hay bolsas de pobreza que lindan con la miseria, hay necesidades económicas primarias, como es la comida, pero la gente se aguanta, se traga su humillación y no se pone a robar.

Por eso mismo, contemplar el desfile de golfos y aprovechados que por ser hijos de un padre que ocupa un cargo importante, o por ocuparlo ellos, o porque su suegro ostenta un puesto preeminente se dedican a la coerción de toda la vida, produce una irritación ominosa, un cabreo inconmensurable, un enfado airado e intenso. No llevan matones a reventar los cristales, cuando el futuro asociado se niega a pagar el impuesto de protección, no. Estos son mucho más finos. Estos chamarileros de la influencia y el cohecho, que explotan su privilegiada situación de una manera que lleva implícito el egoísmo más despreciable usan las armas del muestrario de influencias. Los de los apuros no roban, pero deben contemplar esta procesión de estafadores cuyos delitos son amnistiados, o prescritos, o jamás llegan a sustanciarse, con tremenda desolación. Y, a pesar de ello, no roban, no se desesperan, no se tiran al monte. Se someten a la circunstancia, y ayudan a que el sistema se mantenga y no quiebre, ese sistema en el que medran un grupo numeroso de sinvergüenzas.


Isaías Lafuente - Aún queda por hacer.

02.12.11 | 12:20. Archivado en Isaías Lafuente


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

El día 1 de diciembre de 1931, las Cortes Constituyentes de la II República aprobaron definitivamente el voto de las mujeres. Aquel día España fue por primera vez en su historia una democracia. Clara Campoamor tuvo que rebatir en aquella cámara argumentos groseros que pretendían cerrar el paso de las mujeres por su naturaleza histérica y por su voluntad inmadura siempre condicionada por la autoridad del marido o del sacerdote. Algún diputado propuso un sufragio de dos velocidades: para ellas a los 45 años, la "edad crítica", la de la menopausia, momento en que la mujer - dijo el diputado Ayuso - alcanzaba la suficiente madurez como para ejercer un derecho tan sagrado. Clara Campoamor consiguió el sufragio con la oposición de su partido y de las grandes formaciones republicanas. Aquel 1 de diciembre se tumbaron las últimas intenciones aplazatorias con una diferencia de sólo cuatro votos.

Aquel logro, hibernado después durante cuatro décadas de dictadura, nos situó a la cabeza del mundo en materia de igualdad entre hombres y mujeres. En la nueva etapa democrática, y especialmente durante las dos últimas legislaturas que algún día se reconocerán convenientemente , no sólo hemos recuperado el tiempo perdido sino que hemos conseguido colocar a nuestro país, de nuevo, a la cabeza del mundo en igualdad legal entre ambos sexos. Otra cosa es la igualdad real en donde aún nos queda un largo tramo que recorrer.

Cualquier noticia o estadística que revisemos lo constata. Estas son algunas recientes. El nuevo Congreso de los Diputados se ha elegido con listas paritarias que exigían al menos un 40% de candidatas (o de candidatos); sin embargo, el porcentaje de diputadas sólo será de 36%, lo que demuestra que quien hace la ley se busca la trampa. Hace unos días, Encarnación Roca i Trías fue elegida académica de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, la primera mujer en 300 años. Hoy mismo ha sido elegida Carmen del Riego presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid, una institución con casi 120 años de historia. Si quieren más ejemplos, lean con un poquito de atención los periódicos. No les costará encontrarlos.


Francisco Muro de Iscar - Contabilidades creativas.

02.12.11 | 12:20. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

Un 84 por ciento de los españoles, según el CIS, cree que no pagan más los que más tienen, que hay mucho o bastante fraude fiscal y que éste se concentra fundamentalmente en las empresas (19,6), en los partidos políticos (19,2%) y entre los ricos y poderosos (16,7). Pero un 75 por ciento cree que la gente no engaña más por miedo y otro 44 por ciento estima que casi todo el mundo engaña algo al pagar sus impuestos y que la Administración ya cuenta con ello. Es decir, que la forma de comportamiento ético está más relacionada con el pecado ajeno que con el propio. Si aquí se acabara el fraude, el grande y el pequeño, la economía sumergida, los parados que no lo están, el despilfarro de las Administraciones públicas, los golfos que se lo llevan calentito por donde pasan, sea la Administración o las empresas, seguramente este país sería mucho más rico y también más justo. Pero como todos cuentan con que el otro engaña o da menos de lo que debe, nuestra moral es mucho más laxa para perdonar nuestras propias culpas.

No es el único informe sobre el fraude que llama la atención. Otro, éste de de la consultora PwC, indica que se ha disparado en España la "contabilidad creativa" -un término que me seduce tanto como el de "crecimiento negativo"- que es una manipulación contable y un delito como la copa de un pino. Mientras en 2009 estos casos apenas representaban un 11 por ciento de los fraudes que sufrían las compañías, en 2011 han crecido hasta un 29 por ciento.

Cinco de cada diez empresas consultadas en España declaran haber sufrido algún delito económico durante el último año -la media mundial es de tres- y el 65 por ciento de los fraudes se deben a apropiación indebida de activos y manipulación contable, aunque han bajado los sobornos, tal vez porque hay mucho menos que repartir y menos negocio que conseguir. Pero esos delitos, que cometen en su mayoría los altos directivos, les cuestan a las empresas entre 70.000 y 3,5 millones de euros, según los casos. Y aunque el nuevo Código Penal hace responsables a las empresas de los delitos de sus empleados, incluso hasta provocar la desaparición de aquellas, casi el 70 por ciento de las compañías no ha implantado ninguna medida para cubrirse las espaldas. Eso delata que es muy fácil alterar las cuentas de una empresa o llevárselo sin que nadie se de cuenta y que no pasa nada. Lo hemos visto en algunas Cajas y Bancos, pero parece que no sólo está ahí el problema.

Así que la confianza en nuestros políticos, banqueros y empresarios está casi al mismo nivel de la de los ciudadanos en sí mismos. Hay que cambiar el modelo económico, pero también el modelo ético de los comportamientos privados o públicos. No es lo mismo robar cinco que cincuenta mil. Pero no parece sensato pensar que la diferencia radica sólo en que cada uno defrauda lo que puede.


Charo Zarzalejos - La epifanía de Rajoy.

02.12.11 | 12:20. Archivado en Charo Zarzalejos


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

En nuestra cultura cristiana, el concepto "Epifanía" no tiene más significación que la relativa a los Reyes Magos, pero basta ir un segundo al diccionario y allí nos encontramos con que el término en cuestión en su significado laico y civil es el de "manifestación, aparición" y sólo cuando se refiere a los Reyes Magos se escribe con mayúscula. Aún sabiendo que Rajoy y con él millones de españoles celebramos la fiesta de Reyes, cuando se trata de hablar del Presidente "in pectore" se ajusta más a la realidad la acepción laica del término: "manifestación, aparición".

Difícil será que el próximo gobierno se libre de manifestaciones, pese a que Toxo, líder de CC.OO ya haya dicho que "en invierno hace mucho frío en la calle". Cuando en 2012 España debe pagar casi 300.000 millones de euros en vencimientos de deuda, los sacrificios y apreturas están garantizados . No tenemos dinero, no hay dinero y aunque González Pons afirme que "habrá que hacer magia con el dinero", ya hemos visto que lo de la magia no vale cuando de euros se trata. Los tenemos o no los tenemos y como no los tenemos, de algún sitio habrá que sacarlos. Ayer Rajoy dijo a sus barones que revisen sus gastos de arriba abajo, de manera que a partir de ahora, todos al menú del día, mejor un desayuno que un almuerzo o cena y que como la austeridad-- ¿por qué no hablamos de pobreza?- no debe estar reñida con la dignidad, donde antes se ponía jamón de Jabugo, ahora tortilla de patatas y todos casa.

Cuando temple el clima, la "manifestación" será una realidad como lo es en muchos países de Europa y ya lo está siendo en Cataluña, que, por supuesto, también es Europa y, desde luego, España mientras no se de muestre lo contrario.

Pero lo que asusta a cualquiera es la "aparición". Es , un fenómeno siniestro aún cuando lo que se aparezca sea el tiempo feliz. En cualquier caso, Rajoy va a tener más de una "aparición" en forma de paro que promete dispararse, de llamadas a independencias que en el fondo no quieren ni quienes las proclaman... La "aparición" puede adquirir forma de seria crisis institucional si el asunto Urdangarín no se cierra pronto y bien y puestos a pensar en "apariciones" no hay que descartar al mismísimo Franco. Como no ha habido tiempo en treinta años para plantearse lo que ahora plantea el Gobierno en funciones, también esto le va a tocar al primer gallego que democráticamente llega al Poder. La epifanía -con minúscula- que le espera a Rajoy no es pequeña. Las "apariciones" prometen ser muchas. Para no caer en mayor barullo, solo desear que nuestro próximo Presidente no entre en alucinación. Confieso que viendo el panorama lo comprendería.


Carlos Carnicero - El PSOE y sus banqueros.

02.12.11 | 12:20. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 26 (OTR/PRESS)

Las cosas ocurren tan deprisa que se pierde memoria de su sustancia. Se acuerdan de aquellas reuniones en Moncloa con los cuarenta empresarios más poderosos de España, Emilio Botín en público, jaleando al presidente del Gobierno. Todavía no se producían los desahucios en cadena ni el candidato Rubalcaba había propuesto en una campaña electoral que no podría metafísicamente ganar, la dación en pago para cancelar hipotecas. No se le había ocurrido recuperar el impuesto sobre el patrimonio ni tampoco aumentar los impuestos a los poderosos.

Es difícil pensar en un gobierno más permisivo con la Banca. Y, además, presuntamente socialista. Para entender el alcance de estas palabras solo hace falta comparar en detalle el programa de Rubalcaba con la acción del gobierno socialista en los últimos ocho años: España tiene ahora mismo mayores desigualdades que en cualquier otro momento de su historia reciente.

Los sueldos y las jubilaciones de los altos funcionarios de las cajas de Ahorros se hacen públicos al mismo tiempo que las quiebras de muchas de estas entidades que son rescatadas con dinero público. Y a la vicepresidenta económica no se le mueve una pestaña. Ni al gobernador del Banco de España, el socialista MAFO.

Y a querido el destino y la voluntad de Zapatero que el Consejo de Ministros del viernes, víspera de la reunión del Comité Federal del PSOE, indulte al consejero delegado del Banco Santander, Alfredo Sáenz, mano derecha de Emilio Botín.

Estaba inhabilitado para seguir ejerciendo por un delito grave de acusación falta por el que unos empresarios catalanes fueron a prisión. Y ahora, ha sido indultado y podrá seguir su carrera profesional.

Para facilitar un dato -solo es información- Alfredo Sáenz figura como el quinto banquero mejor pagado del mundo. 10,2 millones de euros al año. 1.700 millones el año de las antiguas pesetas. No está mal. Mientras tanto siguen los desahucios de gente que pierde su casa y ni siquiera salda sus deudas. Enhorabuena a la regeneración del socialismo y a sus decisiones póstumas de favorecer a los suyos.


Carlos Carnicero - Franco, un cadáver indigesto.

01.12.11 | 12:20. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 30 (OTR/PRESS)

Los muertos mal enterrados siempre terminan por molestar. Menos mal que el dictador no fue embalsamado para la eternidad. Solo hay que recordar los quebraderos de cabeza que han dado los cadáveres de Evita Perón -robado y profanado- el de Vladimir Illich Lenin -momificado- y el del propio general Perón, al que le amputaron y robaron las manos. Los personajes nefastos, incómodos y polémicos debieran ser incinerados de oficio porque no hay nada más cómodo que el traslado de unas cenizas indeseadas.

Ahora, hablando de cadáveres, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, como acto póstumo, recibe el dictamen de la comisión de expertos que ha estudiado la situación del Valle de los Caídos. Recomiendan -eso si, con permiso de la Iglesia Católica- exhumar el cadáver de Franco, desalojarlo de su actual emplazamiento y entregárselo a la familia del dictador para que proceda como mejor quiera con los restos de su ancestro.

Es un sarcasmo que el gobierno más castigado en las urnas de la historia de España -después del último de la UCD- se despida dejando "un muerto" -nunca mejor dicho- encima de la mesa del gobierno entrante.

La Ley de Memoria histórica fue, sobre todo, un acto de propaganda dentro de la estrategia de Zapatero de generar tensión con el partido conservador en su intento permanente de situarlo en los límites de la democracia. Hay que reconocer que por su propia naturaleza el PP no tuvo inconveniente de entrar a ese trapo.

En los temas que de verdad el PSOE hubiera hecho un servicio a la sociedad, como La Ley de Libertad Religiosa o las relaciones con el Vaticano, el gobierno socialista siempre se apendejó. Porque amagar y no dar ha sido siempre su norma de conducta.

La Ley de Memoria Histórica debiera haber tenido tres artículos y un reglamento preciso. La legitimidad de la República, la ilegitimidad e ilegalidad del franquismo y los derechos de todos los que fueron asesinados sin juicio legal -de todos los bandos- debiera haber sido el único contenido con un plan preciso y dotado para desenterrar a las víctimas de las cunetas y entregárselos a sus familias. En vez de eso, setenta años después, Zapatero ha consagrada que la transición estuvo mal hecha.

Ahora nos entrega el muerto con un presupuesto de 13 millones de Euros para rehabilitar el Valle de los Caídos. Para mi, un sitio construido con sangre de presos políticos es un lugar maldito. No iré nunca allí.


Julia Navarro - Escaño cero - Una pésima idea.

01.12.11 | 12:20. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 30 (OTR/PRESS)

Pónganse en lo peor. Sí, pónganse en lo peor porque la idea del consejero de sanidad de Cataluña de dejar reducida la sanidad pública para quienes no se pueden pagar un seguro privado, es como para echarse a temblar. El señor Boi Ruíz primero lanzó la piedra y luego escondió la mano diciendo que era eso, solo una idea, como si las ideas no fueran el paso previo a la acción.

La sanidad pública española está, permítanme ser chauvinista, entre las mejores, si es que no es la mejor del mundo. Cualquiera que viaje con asiduidad lo sabe.

Pero insisto, pónganse en lo peor porque últimamente muchos políticos nos insisten en que el Estado del bienestar tal y como lo hemos conocido ya no es posible, y proponen con gran desparpajo ya sea el "copago" o estas formulas a lo Boi Ruíz. Y es que la crisis financiera le va a servir a las grandes multinacionales de la salud para intentar desmantelar el sistema sanitario público con que contamos en Europa. La visión socialdmeocráta de la sociedad pasa porque la sanidad, la educación y las pensiones son derechos, mientras que para quienes tienen una concepción neoliberal, donde unos ven derechos ellos ven negocio. En Estados Unidos las multinacionales de la salud tumbaron a Clinton porque éste quería hacer una reforma sanitaria, y aprovecharon el caso Levinsky para acabar con él. El presidente Obama tampoco ha tenido más suerte. Prometió una reforma sanitaria que no ha podido sacar adelante, lo más que le han permitido es una reforma aguada.

Aquí en nuestro país hay quien aboga por el sistema sanitario norteamericano, y permítanme sospechar de quienes lo defienden, porque detrás de ese sistema lo único que hay es un gran negocio para unos cuantos pero eso si a costa de la salud de los ciudadanos.

Si un norteamericano pongamos por caso está enfermo de cáncer y acude a un hospital lo primero que harán será comprobar que tipo de póliza de seguro sanitario tiene para ver si le cubre los costes de los médicos y del tratamiento. Si no se lo cubre no le dejaran entrar y le desviaran hacia uno de los pocos hospitales públicos que acogen a quienes no tienen dinero para recibir asistencia médica y tratamientos adecuados para afrontar la enfermedad. He puesto el ejemplo del cáncer, pero lo mismo da una tromosis, una operación de apendicitis, o un accidente de tráfico. Allí el cuidado de la salud se paga y según la capacidad económica de cada cual así recibe asistencia sanitaria. Eso supone que en la sanidad pública usted no encontrará ni los mejores médicos ni los mejores aparatos, ni la mejor asistencia. Usted es pobre y recibirá una asistencia de pobre.

Naturalmente las compañías aseguradoras sanitarias tienen beneficios multimillonarios. Y es que a los estadounidenses les obsesiona poder pagar un seguro médico.

De manera que no se dejen engañar por la demagogia de quienes afirman que el que se la pueda pagar que se pague una asistencia médica privada porque eso supondrá acabar con el excelente sistema sanitario del que disfrutamos todos por igual. En nuestro país, al contrario de lo que sucede en Estados Unidos, es en los hospitales públicos donde encontramos los mejores médicos, los mejores especialistas y los aparatos de última generación.

Si algo hay que defender con uñas y dientes es la sanidad pública, la educación pública, y el nivel adquisitivo d elos pensionistas, en todo lo demás que ahorren cuanto quieran.


Carlos Carnicero - Los pilotos vuelven a la huelga por Navidad.

01.12.11 | 12:10. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

Si la mayor parte de las huelgas de los pilotos de Iberia son difíciles de entender, la que promueven para las próximas navidades entra en el anacronismo sindical.

Veamos. Los pilotos de Iberia, cuya media de ingresos ronda los doscientos mil euros al año ( más de treinta y tres millones de las antiguas pesetas) tienen garantizadas sus condiciones laborales hasta la jubilación.

¿Qué quieren? Sencillamente pretenden dirigir la compañía Iberia como si fuera suya. Iberia está culminando un proceso de fusión con British Airways. En medio de una crisis del sector que ha llevado a la declaración de quiebra al monstruo del aire, American Airlines, la compañía Iberia ha realizado una estrategia de supervivencia. Acosada por los precios del petróleo y por la competencia de las Low Cost, la compañía española prepara el lanzamiento de una filial de bajo costo. Iberia Express pretende hacer frente a la competencia -muchas veces desleal por las subvenciones públicas para utilizar aeropuertos inactivos- lanzando su propia compañía barata. Naturalmente los costes de operaciones y salariales tendrán que ajustarse a ese concepto. La supervivencia de la compañía aérea tradicional, con sus empleados, pasa por diversificar sus servicios con otra de costes competitivos en el mercado más barato. Puede que no sea lo ideal, pero parece razonable.

El compromiso de Iberia parece lleno de ventajas para sus actuales trabajadores. En primer lugar, blinda las condiciones laborales de todos los actuales empleados, incluso de sus pilotos, con todas su ventajas de horas de vuelo negociadas y sueldos. También del personal de cabina. ¿Qué problema tienen los pilotos si se les garantizan sus derechos adquiridos hasta su jubilación?

En segundo lugar se compromete a que la nueva compañía, Iberia Express, cree quinientos puestos de trabajo netos, tomando una personalidad jurídica que le otorga autonomía respeto a la central. Una división radical de condiciones laborales y de prestaciones y servicios. Dos compañías, dos categorías, dos mercados y dos condiciones.

Bueno, pues ese es el meollo de la cuestión. Los pilotos que no se han enterado de la crisis de la sociedad española y de la existencia de cinco millones de parados, se preparan para amargar a los ciudadanos con una nueva huelga en Navidad.

Está claro que los pilotos no tienen preocupación alguna por su prestigio. No tienen temor a la incomprensión y al rechazo de los usuarios. Están decididos a dar esta nueva batalla aunque les ha fallado el apoyo de cuatro de los cinco sindicatos de empleados de cabina. Tiene el apoyo del sindicato corporativo mayoritario y el rechazo de los otros cuatro.

La reacción de los usuarios es la gran incógnita de esta convocatoria. No parece que haya mecanismos de respuesta ante este plante de los pilotos, excepto el decreto de servicios mínimos. Ellos, una vez más, vuelven a la huelga por Navidad. Y así seguirán hasta que el poder que le da nuestro miedo a volar les limite sus pretensiones de trabajadores de élite. Y los usuarios, ha fastidiarse, como siempre.


Viernes, 31 de octubre

BUSCAR

Los mejores videos

Síguenos

Hemeroteca

Sindicación