Opinión

Francisco Muro de Iscar - Ordenadores en las aulas.

18.02.11 | 12:20. Archivado en Francisco Muro de Iscar
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

En 2009, con la crisis mordiendo el bolsillo de los ciudadanos y maltrechas ya las arcas del Estado, el presidente Zapatero prometió ordenadores portátiles para todos los escolares españoles dentro del Plan Escuela 2.0. Bueno, con algún matiz, el Estado pagaría el 50 por ciento y las comunidades autónomas el resto. Al presidente se le olvidó contárselo previamente a quien mandaba en las autonomías, pero uno no puede estar en todo y eso son pequeños detalles. También pensó que no era necesario poner en marcha un plan piloto reducido para medir los resultados. Todo y ya, que para eso jugábamos "en la Champions League" de la economía" (ZP dixit).

Algunas comunidades como Madrid, Valencia y Murcia, todas gobernadas por el PP casualmente, se descolgaron. La comunidad de Madrid ha financiado con cargo a sus presupuestos, rechazando el apoyo estatal, pizarras digitales para casi 1.000 centros escolares y unos 380.000 alumnos. Otras, como Andalucía, tuvieron que cambiar sus planes y se sumaron entusiastas al proyecto y hoy cuentan con 300.000 ordenadores portátiles para escolares, 30.000 para docentes y 9.500 pizarras electrónicas. Si había dinero para EREs fraudulentos, para ordenadores, también. El problema es que, en la mayoría de los casos, los alumnos saben mucho más que sus profesores, porque para muchos de ellos ha sido su primer contacto con las nuevas tecnologías. Y pasar del libro de texto a la pizarra táctil y el portátil es mucho más que un cambio de herramienta.

En Cataluña, Montilla no tenía dinero para los portátiles -a pesar del déficit que ha dejado- y decidió que fueran los padres los que pagaran el 50 por ciento que le tocaba a la Generalitat: 100.000 ordenadores por 150 euros, 15 millones de euros, casi nada. La Administración catalana sí se responsabilizó de la instalación de internet, del cableado, de las pizarras digitales, del cañón de imagen y de la formación del profesorado. Los ordenadores parece que llegaron, la formación del profesorado, es manifiestamente mejorable porque han seguido pegados al papel, y los fallos de conexión parece que son el pan nuestro de cada día. Un lío. De todas formas, lo importante es tener ordenador, aunque no funcione, los profesores no sepan cómo trabajar el modelo digital y los alumnos vivan su vida.

Ahora, la nueva consejera, Irene Rigau, ha dicho que no hay un euro para nuevos ordenadores -40.000 estaban previstos para septiembre- y en los centros convivirán alumnos de 2º y 3º de ESO, que estudiarán con ordenador -lo que no es igual a estudiar con el sistema tradicional-, con alumnos de 1º que volverán al sistema tradicional con los profesores que el año pasado habían cambiado el modelo. Imaginen ustedes el caos y el problema, casi psiquiátrico, del centro, de los profesores, de los padres y de los alumnos. El mundo cambia, pero la educación en España sigue viviendo de la improvisación.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 30 de julio

    BUSCAR

    Los mejores videos

    Síguenos

    Hemeroteca

    Sindicación