Opinión

El Abanico - Banderas: No quiero ni un euro de dinero público

18.08.17 | 08:42. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 17 Ago. (OTR/PRESS)

Antonio Banderas, quien en unas semanas comenzará el rodaje en Italia de una nueva película, volvió a Marbella como cada verano para celebrar su cumpleaños y para participar en la gala de Starlite, de la que es el anfitrión estrella junto con Sandra García San Juan. Como ya es tradición, antes de la gala tiene un encuentro con la prensa en el que suele hablar a calzón quitado. En esta ocasión, sobre dos aspectos importantes y de plena actualidad.
El primero, sobre la posibilidad de que Starlite se vaya de Marbella por disparidad de criterios sobre su uso con algunos miembros del actual equipo de gobierno del Ayuntamiento, lo que en opinión de Antonio seria una pérdida muy importante para una ciudad que ha recuperado su prestigio de cara al exterior: "Una ciudad que vive del turismo no puede perder un festival por el que pasan los mejores cantantes. De ahí la necesidad de que encuentren una buena solución para todos".
El segundo, sobre lo decepcionado que está de la política o mejor dicho, de los políticos al uso. Que esto lo diga un actor que lleva años comprometido con Andalucía, promocionando el nombre de España, de Málaga y de Marbella por el mundo, debería hacer reflexionar a quienes solo buscan el titular inmediato en las redes o en la prensa diaria.
Si hay alguien merecedor del premio Marca España este es el malagueño. No solo porque durante el tiempo que vivió en Los Angeles su casa siempre estuvo abierta a los actores y actrices españoles que llegaban en busca de una oportunidad, también porque por allí desfilaron grandes personajes como el matrimonio Obama o el matrimonio Clinton, a quienes agasajaba cocinando él mismo una paella o una buena tortilla de patatas como platos típicamente españoles.
Antonio sabe que hay gente que le da patadas en su culo porque no se las pueden a dar a otros con más poder político, de ahí que no le duelen prendas cuando dice que: "No quiero un euro público porque siempre viene envenenado". Y tiene razón. De ahí que creara su propia Fundación "Lágrimas y favores", entre cuyos objetivos está ayudar a la cultura y la educación, así como becar a aquellos alumnos de la Universidad de Málaga para que puedan estudiar durante un cuatrimestre en distintas universidades de Canadá y Estados Unidos.
Una obra que le reconforta, sobre todo cuando, paseando por Londres, se le acercó uno de esos jóvenes para agradecerle lo que ha hecho por ellos. Una labor filantrópica a la que se han sumado otros destacados personajes como Miguel Poveda, Dani García, Simeone o Sara Baras, cada uno con un objetivo distinto, pero todos con una causa común: ayudar a que los jóvenes que no disponen de medios económicos puedan salir adelante y encontrar su camino.


Luis del Val - Malala en Oxford

18.08.17 | 08:42. Archivado en Luis Del Val


MADRID, 17 Ago. (OTR/PRESS)

En medio del espeso charco de vulgaridad y egoísmos, frivolidad y vanidades, que suelen componer las purulentas aguas de la noticia, viene un destello brillante y esperanzador, cuando nos enteramos de que Malala va a estudiar a Oxford. Malala fue aquella criatura de once años que se enfrentó a los talibanes para defender el derecho a estudiar de las niñas. La que, a los quince, en el interior de un autobús fue requerida por su nombre y apellido Malala Yousafzai, y una vez identificada, le dispararon varios tiros que, por fortuna, no le costaron la vida, a pesar de que dos de ellos le dieron en la cara. Después de fallar, los talibanes la siguen condenando a muerte, y la asesinarán en cuanto puedan. A los diecisiete años Malala Yousafzai recibió el Premio Nobel de la Paz, que la convirtió en el Premio Nobel más joven de la historia, pero siguió dedicando su vida a defender el derecho de las niñas, en Pakistán y en todo el mundo, a estudiar, a adquirir conocimientos, a formarse.
Es cierto que su padre es un educador, y que dirige varias escuelas, pero el coraje de esta niña que a los 11 años decide enfrentarse a un sistema hostil y agresivo, representa uno de esos cuentos de hadas que, alguna vez se hacen realidad gracias, por cierto, al New York Times, la BBC, y muchos otros medios que se hicieron eco de la desigual lucha de Malala.
Malala habla pastún e inglés, pero el ingreso en la Universidad no ha sido sencillo, porque ha tenido que someterse a rigurosas entrevistas, como cualquier otra aspirante. Y comenzará a estudiar donde lo hicieron grandes personalidades del mundo de las humanidades y la Política. Aquella chica de 11 años que se atrevió a alzar la voz contra la discriminación, y a los quince estuvo a punto de morir asesinada, va comenzar a estudiar en la Universidad de Oxford. Hay días en que noticias como esta te impelen a creer que la vida no es tan injusta.


Charo Zarzalejos - Juana no está en mi casa

18.08.17 | 08:42. Archivado en Charo Zarzalejos


MADRID, 17 Ago. (OTR/PRESS)

Soy madre y nada me resulta más difícil que imaginar lo que se puede sentir cuando ves que te puedes quedar sin tus hijos. El dolor ante semejante circunstancia debe ser tan inmenso que quizás no haya palabras suficientes para describirlo. Por ello, entiendo las lágrimas de Juana Rivas, máxime si por medio ha habido malos tratos hacia ella por parte del padre.
Si Juana Rivas me hubiera pedido auxilio, reconozco que no hubiera tenido valor para negárselo. Le hubiera dejado estar en mi casa. ¿Cómo decir que no a una madre angustiada con dos hijos menores?. No le hubiera dicho que no pero una vez en mi casa, de ninguna de las maneras le hubiera aconsejado que siguiera escondida, huida de la justicia porque, entre otras cosas, tarde o temprano, la Justicia te alcanza y, además, nunca olvida.
El caso de Juana Rivas, como tantos otros, hay que conocerlo a fondo, muy a fondo para tener una opinión bien fijada y, sobre todo, hay que tener conocimiento preciso de los vericuetos judiciales, plazos e instancias porque en la Justicia, los plazos y las formas son tan importantes como el fondo.
Pero llegados a este punto en el que el Constitucional no le ha otorgado el amparo que solicitaba, después de que varios jueces tampoco hayan satisfecho sus pretensiones, nada más sensato que abandonar la aventura que ha emprendido en compañía, nada menos, que de dos menores, sus hijos. Debería saber o deberían decirle que el camino que ha emprendido no da más de si, que apelar a Estrasburgo supone, de entrada meses y meses de "desaparición" que a medida que pase el tiempo le comenzará a pesar como una losa.
Se que desde fuera se habla fácil, pero obviar la realidad, hacer caso omiso a los tribunales es meterse en un laberinto de difícil y siempre dolorosa salida. Debería entregarse hoy mejor que mañana, someterse a la Justicia y una vez que la Justicia se pronuncie de manera definitiva buscar el mejor acuerdo posible. La situación no es fácil, pero no está escrito en ningún sitio que la vida sea fácil, sobre todo si previamente se ha sido víctima de un trato indigno y cruel pero alguien debería decirle a Juana Rivas que lo que está haciendo no soluciona el pasado ni facilita el futuro que ella desea y al que no debe renunciar pero no a base de emprender batallas que le pueden hacer perder la guerra.
Juana Rivas no está en mi casa pero, insisto, la hubiera acogido pero no le hubiera alentado a que se pertrechara en una situación que ni es buena para ella y menos para sus hijos. La misma determinación que ha tenido para sortear las decisiones de los tribunales debería tenerla ahora para acabar con esta situación que si a alguien perjudica de manera especial es a ella misma.
Ignoro que estarán pensando sus abogados y sus asesoras pero ellos, más que la propia Juana Rivas, tienen una especial obligación de realismo. Alentarle para que no abandone su postura de resistencia es una forma de condenarle a una vida que no es vida. No siempre lo políticamente correcto es garantía de acierto y en este caso se acumulan días y días de una situación insostenible. Se pueden perder batallas si lo que se pretende es ganar la guerra.


El rincón del soneto - NO SOY DE IZQUIERDAS

17.08.17 | 12:00. Archivado en Salvador Freixedo


NO SOY DE IZQUIERDAS

No soy de izquierdas porque no soy necio.
El ser de izquierdas requiere ignorancia,
un elevado grado de jactancia
y una inteligencia de paramecio.

No le tienen a nuestra historia aprecio,
la izquierda es solo hueca petulancia,
un odio y rebeldía sin sustancia
y mirar a las creencias con desprecio.

Ser de izquierdas es no tener memoria
y desconocer del todo la historia.
Mas tampoco entonaré unas endechas

a los santurrones de las derechas
que ni siquiera son antiabortistas
porque son cobardones y egoístas.

___________________
Por Salvador Freixedo
Último libro del autor:
«IGLESIA, ¡DESPIERTA!»
freixedo.autor@laregladeoroediciones.com
Suscripción gratuita


El rincón del soneto - SER PATRIOTA EN EL PSOE ES PECADO

17.08.17 | 10:00. Archivado en Salvador Freixedo


SER PATRIOTA EN EL PSOE ES PECADO

Ser patriota en el PSOE es un pecado.
La patria para ellos es cosa extraña.
La desprecian o la tratan con saña
como si fuese cosa del pasado.

A la patria el PSOE ya la ha olvidado
y ahora tienen con Podemos campaña
por ver si pueden dividir a España
y hacer de ella un país fraccionado.

En otro tiempo, al PSOE yo voté
pues lo veía muy prometedor,
mas de sus siglas se cayó la E

y se hizo muy odioso y traidor.
Parecido mal es el del PP
que ya no tiene valores ni honor.

___________________
Por Salvador Freixedo
Último libro del autor:
«IGLESIA, ¡DESPIERTA!»
freixedo.autor@laregladeoroediciones.com
Suscripción gratuita


Rafael Torres - Machado, embestido

17.08.17 | 08:42. Archivado en Rafael Torres


MADRID, (OTR/PRESS)

"De diez cabezas, nueve embisten y una piensa. Nunca extrañeis que un bruto se descuerne luchando por la idea". Lo escribió don Antonio Machado en sus Proverbios y Cantares, y he aquí que el Ayuntamiento de Sabadell ha ido a encargar un informe sobre la nomenclatura de las calles del municipio al brutal poseedor de una de esas nueve cabezas de ciega embestida que, al descornarse por la idea, se llevan por delante la razón, matándola o dejándola gravemente herida.
Según ese conspicuo representante del club de las nueve cabezas, el "historiador" independentista al que el consistorio de Sabadell encargó la relación de calles cuyos nombres debieran ser objeto de purga por su aroma franquista, don Antonio Machado, el poeta, el maestro, el republicano, el hombre que desobedeció la orden de evacuar de Madrid a los intelectuales cuando la ciudad amenazaba caer en noviembre del 36 y se le encontró al cabo, tan mayor, en una cola donde se repartían viejos fusiles para defenderla de la horda invasora, don Antonio Machado, digo, amigo del pueblo, hijo y hermano de poetas, símbolo máximo de la tragedia del exilio, amante del pensamiento y novio de la libertad, fue, según el que se descornó en su informe erradicador, algo peor que un franquista: "Españolista y hostil a la lengua catalana".
El alcalde de Sabadell se ha desmarcado de ese "pogromo" contra lo más preclaro de España y de la Humanidad, Machado, Lorca, Garcilaso, Calderón, Quevedo, Larra..., cuyos nombres deberían borrarse, si dependiera del historiador-inquisidor que se descuerna por la "idea", de las humildes calles y plazas de la ciudad que a ellos están dedicadas, pero fue él, el alcalde o alguno de los suyos, el que eligió para redactar el informe a una cabeza de las que embisten, y no a una de las que piensan, que escasean, pero que alguna hay.
La pobre Ley de la Memoria Histórica, bajo cuyo manto parece querer ampararse semejante desafuero, debería incluir en su articulado severísimas sanciones contra los munícipes o sus amiguetes que confunden arteramente, o con ignorancia supina, la velocidad con el tocino, el culo con las témporas y el arte, la música o la literatura de calidad, esto es, útil al disfrute y a la elevación de la sociedad, con el carnet político o el ADN nacional de sus creadores.
De diez cabezas, nueve embisten y una piensa. En Sabadell, como ya ocurrió en algunos otros sitios a la hora de discernir la gloria o la toxicidad de los nombres de las calles, no encontraron, no buscaron más bien, la que piensa.


Francisco Muro de Iscar - Universidades sin prestigio

17.08.17 | 08:42. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, (OTR/PRESS)

No debe haber motivos de preocupación por el hecho de que no haya ninguna Universidad Española entre las 238 primeras del mundo, sólo 3 entre las primeras trescientas, ocho más antes del puesto 500 y otras 15 -26 en total- ¡antes del puesto 800! Los datos son del ranking que elabora anualmente la Universidad de Jiao Tong de Shanghai y que sirve para medir la excelencia universitaria con criterios de investigación, especialización, calidad del profesorado, etc. Tampoco debe ser motivo de preocupación que los puestos que ocupan las Universidades españolas que están a la cabeza del ranking -la primera, la catalana Pompeu Fabra ¡en el puesto 239!- sean, en general, peores que el año anterior. Ni tampoco que prácticamente el 66 por ciento de las Universidades españolas ni aparezcan entre esas "primeras" 800 Universidades. Las privadas, por cierto, incluso peor que las públicas.
No debe ser preocupante porque ninguno de los rectores de las más de 70 Universidades españolas ha salido al paso de los datos ni ha hecho la más mínima autocrítica. Y cuando hablen, si lo hacen, ya verán ustedes cómo se quejarán de la falta de medios económicos, del carácter generalista de las Universidades españolas, de la imposibilidad de compararse con otras -aunque tengan menor presupuesto- de la falta de autonomía corporativa, etc. Pero ninguno dirá ni se fijará en cuál es la razón de que tengamos escuelas de negocios líderes mundiales y cómo han sido capaces de llegar a la cima trabajando mucho y bien.
Los rectores no les dirán a los ciudadanos - que sufragan el 85 por ciento del coste de los estudios universitarios- por qué sigue existiendo una total endogamia en la Universidad de manera que o formas parte del "equipo" o no tienes ningún futuro, porqué hay grados -centenares- que no tienen más de 10 o 15 alumnos en total o porqué hay Facultades repetidas y "tripitidas" en una misma ciudad o en varias Universidades distantes entre sí 50 o 100 kilómetros. No escucharán a ningún rector ni a ningún representante político decir que nos sobran Universidades, bastantes, que las que hay están mal gestionadas -con excepciones, claro- y que el nivel de exigencia es cada año más bajo o que el tiempo medio para aprobar una carrera está cerca del doble de lo marcado. O que, incluso, el presupuesto de que se dota a los Departamentos en alguna Universidad, está en función del número de aprobados: a más aprobados, más dinero o, lo que es lo mismo que el aprobado general lleva al cielo presupuestario

La Universidad no se pronunciará porque lleva décadas viviendo de espaldas a la sociedad. Ha perdido su prestigio, no forma profesionales de calidad, elude mirar al mundo laboral, que es lo que se van a encontrar los graduados en breve, multiplica el número de máster -muchos de ellos repetitivos de lo que enseñaron en el grado- para alargar la estancia de los alumnos y multiplicar los ingresos, sigue viviendo encerrada en sí misma, sin atender a los problemas sociales, sin especializarse, sin buscar líneas de investigación con las empresas de su entorno y manteniendo el falso mensaje de que una carrera universitaria garantiza un futuro mejor. Que se lo pregunten a tantos licenciados de baja calidad que ni siquiera encuentran un empleo de ínfima calidad. Ya verán ustedes como hasta el ministro de Educación respalda a nuestras Universidades y no se atreve a ponerlas en el observatorio de la crítica. Olviden los rankings. Olviden a nuestras Universidades.


Victoria Lafora - Burricie nacionalista

16.08.17 | 08:42. Archivado en Victoria Lafora


MADRID, (OTR/PRESS)

Alguien que considere a Antonio Machado, quien murió en Colliure huyendo de la barbarie franquista, un "españolista" es un analfabeto intelectual. Pero si ese alguien es el ayuntamiento de Sabadell, que con semejante argumento quiere quitarle su nombre a una plaza de la localidad; si además el informe sobre la aplicación de la Ley de Memoria Histórica se ha encomendado a un erudito local, próximo a entidades soberanistas, al que se ha pagado seiscientos euros de dinero público, el tema pasa a mayores.
No por la cantidad sino porque el memorable informe, que se ha trasladado a las asociaciones vecinales para su beneplácito, dictamina que también deben ser retirados los nombres de Garcilaso de la Vega, Calderón de la Barca, Gongora o Francisco de Goya, productos, a su juicio, de un modelo cultural franquista que debe ser corregido.
Precisamente Sabadell es una de las localidades catalanas donde el mestizaje, producto de la masiva emigración de la posguerra, fue más notable. La industria textil necesitaba mano de obra y allí acudieron andaluces, extremeños, gallegos e incluso los ahora detestados castellanos. Entre todos hicieron desaparecer las cuevas, primeras viviendas de los recién llegados y levantaron una ciudad que hoy es la tercera de Cataluña en población y tamaño. Los hijos de esa emigración hablan catalán, se sienten de la tierra de acogida y algunos, incluso, apoyarán el "proces". Lo que ya no vale para los nuevos inquisidores es el legado cultural común que nos conformó como sociedad y desprecian, por ignorancia, a los que iluminaron, en tiempos de obscuridad histórica como el franquismo o el despotismo de Fernando VII, una tierra que también es suya.
Se puede reescribir la historia pero será siempre mentira. Los nacionalismos desbocados son el origen del fascismo y como tales empiezan por los símbolos y acaban llevándose a la gente por delante. Se empieza quitando la placa a Antonio Machado y se puede acabar fomentando la denuncia del vecino que no es afecto a la causa del la independencia. La historia del siglo XX es un buen ejemplo de lo dicho.
Ahora que la CUP se ha hecho con el mando en la comunicación y la propaganda del "proces", y muestran orgullosos unos carteles en los que barren de los "países catalanes" ( con la anexión, por supuesto, de Valencia y Baleares) a españoles varios y algunos propios, vamos a vivir el paroxismo teatral de una ruptura de traca.
Si los catalanes fueran capaces de cortar las alas a quienes han confundido la administración pública con la reivindicación folklórica de su ideología; si exigieran que, como partícipes del Govern que son, se dedicaran sus energías a recuperar los derechos sociales que se llevó por delante la crisis, se acabaría tanta soflama. Solo unas nuevas elecciones puede devolver la cordura a una sociedad que no se merece esto.


Pedro Calvo Hernando - Lo que diga el Parlamento

16.08.17 | 08:42. Archivado en Pedro Calvo Hernando


MADRID, (OTR/PRESS)

Junto al problema independentista de Cataluña, la otra cuestion principal de fondo es la perspectiva o posibilidad de un Gobierno de coalición para España entre PSOE y Podemos, especialmente desde el pacto en Castilla-La Mancha. Está claro que una vez dado ese paso, los obstáculos para avanzar por ese camino han pasado claramente a segundo término. Ya solo es cierto que habría que contar con la voluntad de los militantes de ambas fuerzas en los territorios concretos, y por supuesto en el elconjunto de España cuando se tratase de formar un Gobierno para todo el Estado. Si en la autonomía presidida por García-Page la cosa ha ido adelante, quiere decirse que no existe obstáculo insalvable para repetirlo en cualquier otro territorio. De manera que más vale que se dejen en ambos partidos de debates estériles y que decidan proseguir la senda marcada, Y que dejen meridianamente claro ante el conjunto del electorado que aceptan que no hay otro camino que conduzca al poder en manos de la izquierda y a la retirada del PP, que ambas cosas son equivalentes.
Tendrían que convencer a Ciudadanos o bien de que votasen junto a los dos de la izquierda o bien que se abstuvieran, recordándoles que lo contrario supone perpetuar al PP en el poder, algo incompatible con las frecuentes afirmaciones de los de Rivera contrarias a aspectos básicos de la política del Gobierno popular. Y en cuanto al obstáculo exhibido del voto de los nacionalistas para que prospere la operación, pienso yo que si no se les pide el voto y ellos lo conceden por las buenas, sería absurdo e imposible rechazarlo, por lo que no habría motivo ni posibilidad de obligarles a que no voten a quien les dé la real gana. El Parlamento es la sede del poder del pueblo y este decide como tiene por conveniente en cada ocasión lo que vota a favor, en contra o con abstención. Me gustaría saber con qué argumentos iba el PP a poner el grito en el cielo si el resultado les perjudicaba, además de que muy recientemente ellos mismos han aceptado el voto nacionalista si les favorecía.
Y no voy a descalificar a la derecha, como a veces se hace, con absurdas afirmaciones sobre sus condiciones mentales o culturales, que respeto y sitúo en la normalidad. Vamos a ser todos muy respetuosos con todos y vamos a dejarnos de inventos absurdos que a nada conducen si no es a la esquizofrenia, muy mala enemiga de la claridad de juicio y de la búsqueda de los caminos para llegar al esclareciento de culquier cuestión. Estamos.


Luis Del Val - Supremacistas con diploma

15.08.17 | 08:42. Archivado en Luis Del Val


MADRID, (OTR/PRESS)

Debe ser bastante tranquilizador y relajante, levantarte por las mañanas, y nada más tener consciencia de que existes, saber que perteneces a una raza superior: la raza blanca. Y que todos los inconvenientes y fracasos que haya en tu biografía es por culpa de esos jodidos chinos, amerindio, negros y judíos, porque los supremacistas están convencidos de que los judíos no son lo suficientemente blancos.
Entre los supremacistas están los públicos, los delincuentes y los vergonzantes. Los públicos son ciudadanos a los que no les cuesta reconocer que se consideran superiores a las otras razas, e incluso se manifiestan a cara descubierta. Luego, están los delincuentes que van encapuchados, porque alguna vez se les va la mano y asan a algún negro o le pegan un tiro. Y, por fin, están los vergonzantes, como Donald Trump, que asumen su superioridad con orgullo, pero por razones del cargo o con el fin de no turbar el raciocinio de los demás no lo dicen a las claras.
Aunque los supremacistas tienen fracasos, igual que todo el mundo, no se duelen por ello, ni se turban en exceso, porque sus errores son una consecuencia de la presencia de chinos, negros, judíos y amerindios y demás razas inferiores. En cuanto los despachen, todos serán brillantes hombres de negocios, aunque los que barran las aceras, que tendrán que ser blancos, no sé a quién le echarán la culpa.
Los supremacistas abundan en el mundo anglosajón, que fue el último en derogar la esclavitud, aunque haya españoles que se empeñen en la leyenda negra por ignorancia y estupidez. Aquí tenemos una versión cateta del supremacismo, que se llama secesionismo, y donde también las frustraciones se achacan a los inferiores, que son tan inferiores que les roban y les tienen dominados, y les torturan con la falta de libertad. ¡Qué raro! Pero no les afecta, porque tienen su diploma de superioridad.


Rafael Torres - Fronteras S.A. y Franco S.L.

15.08.17 | 08:42. Archivado en Rafael Torres


MADRID, (OTR/PRESS)

En el disparate no cabe el más ni el menos, de modo que resulta imposible establecer qué es más disparatado, si dejar una parte del control de las fronteras nacionales aeorportuarias en manos de una empresa privada, o la conversión del Pazo de Meirás, antaño guarida del sátrapa, en un monumento, como el Valle de los Caídos, de exaltación fascista.
Lo primero, la cesión del control de las fronteras a una empresa que, encima, paga salarios de hambre a los trabajadores que, sin serlo, hacen las veces de agentes aduaneros, de guardias civiles o de carabineros, no sólo es brutal, sino sólo propio de un país al que sus gobernantes han puesto en almoneda. La compañía beneficiaria de semejante atentado privatizador podría llamarse tranquilamente Fronteras S.A.
Lo segundo, y pues se pretende que sea la Fundación Francisco Franco la que gestione las visitas al alucinante pazo que el "comandantín" pilló de aquella manera, resulta, pues todo queda en casa, como más Sociedad Limitada. Siendo también brutal como el primer disparate objeto de ésta columna, ese de encargar la seguridad de las fronteras a particulares, éste segundo, el de las apologéticas visitas guidas al pazo, imagino que brazo en alto e impasible el ademán, supone además un escarnio intolerable para las víctimas de aquél psicópata y para España, su mayor víctima, en general.
Los acontecimientos del aeropuerto barcelonés de El Prat han recordado, además de lo mucho que trabajan y lo poco que ganan los seguratas de la concesionaria, el sindiós que supuso, que supone, la privatización de ese servicio estratégico que no puede bajo ningún concepto enajenarse de la gestión pública, y cuyo retorno a ésta, en consecuencia, es un asunto urgente y de esos a los que se alude como de interés general.
De otra parte, la resolución activa y firme del consistorio de Sada, en cuyo término se halla el pazo de Meirás, señala racionalmente la actitud institucional que debería oponerse a la pretensión de crear o reforzar en dicho pazo un emporio de exaltación del personaje que marcó el período más tenebroso y criminal de nuestra historia reciente.
Fronteras S.A., Franco S.L. No, gracias.


Francisco Muro de Iscar - El norte se mueve (para bien)

14.08.17 | 08:42. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, (OTR/PRESS)

Más que verano, climatológicamente hablando, en el Cantábrico estamos teniendo un invierno suave. Pero culturalmente, de Santander a Bilbao la nota es sobresaliente. En Santander, el recién abierto Centro Botín va a suponer una transformación radical de la ciudad y, como ha dicho el pintor Eduardo Gruber "hará que el invierno no sea tan invierno". Hay muchas ciudades de España que se llenan de vida en verano y que, luego, sufren un letargo. Es verdad que ya no hay que ir a Madrid o a Barcelona para ver buen teatro, excelentes museos o, incluso, ópera de calidad. En Santander, como en Bilbao, lo han superado o están camino de ello.
La capital cántabra tiene un verano cultural de escándalo. La Universidad Internacional Menéndez y Pelayo, pilotada extraordinariamente por su rector César Nombela, trae a la ciudad a los mejores pensadores y expertos en disciplinas que van de la ciencia a lo jurídico, de la literatura a la filosofía. Abre y ofrece a la sociedad el debate que la Universidad clásica ha arrinconado. La verdad es que es la Universidad la que se ha arrinconado ignorando a la sociedad de la que vive y a la que debería liderar. Durante el mes de julio y parte de agosto, la UIMP pone a Santander en vanguardia. Luego viene el Festival Internacional, el FIS, y por allí pasan las mejores orquestas, los mejores ballets y los mejores cantantes. Hay buen teatro y muchos conciertos en las principales ciudades cántabras. Hay lugares, como Laredo, donde hay tres corales de alto nivel, entre ellas la Coral Salvé, y una orquesta sinfónica. Ahora el espectacular Centro Botín, obra de Renzo Piano, pero, sobre todo, de la Fundación Botín, va a poner a Santander en el espejo nacional e internacional que mira el mundo de la cultura durante todo el año. Es un punto de encuentro y un espacio para la creatividad.
En Bilbao tienen el Guggenheim y eso es una tarjeta de visita para millones de turistas, una marca que ha puesto a la ciudad en el mapa mundial del arte. Pero hay otro excelente museo que había quedado oculto por el brillo del Guggenheim, el de Bellas Artes. El regreso de Miguel Zugaza, tras dejar el Museo del Prado al mejor nivel de su historia, se ha iniciado con una exposición descomunal, la colección de Alicia Koplovitz, ochenta y nueve obras que van de Goya a Picasso, Modigliani, Rothko, Zurbarán, Madrazo, Van Gogh, Gauguin, Antonio López, Juan Muñoz, Tapies, Gris, Calder... La lista es interminable y fantástica. A partir de ahora, este Museo va a rivalizar en interés con el Guggenheim y va a obligar a todos los que vayan por Bilbao a visitarlo.
Es bueno que las ciudades españolas -Madrid es un icono mundial, Barcelona o Málaga son un lujo cultural- destaquen por la cultura que une y que es universal. Si el Estado apoyara más estas iniciativas y las autonomías primaran el arte y nuestros grandes monumentos, seguramente estaríamos cambiando el modelo turístico español y, además de sol y playa, y de una cada vez más excelente cocina, nos visitarían más y mejores turistas todo el año. Más política cultural y menos política barriobajera y estúpida. Aunque siempre cabe la posibilidad de que venga alguno de ellos y expropie a Botines y Koplovitz. La cultura, como la libertad, siempre es peligrosa.


Viernes, 18 de agosto

BUSCAR

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031