Opinión

Francisco Muro de Iscar - ¿España va bien?

20.07.17 | 08:42. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

Los expertos aseguran que 2017 es el mejor año, económicamente hablando, de la década y los organismos nacionales e internacionales suben los pronósticos sobre el crecimiento de España. Las exportaciones marchan y el consumo interior también. Basta darse una vuelta un fin de semana por cualquier zona de España para ver los bares y los restaurantes llenos y las carreteras "petadas" de coches. No hemos superado la crisis, dicen otros, pero o las cosas están muy mal repartidas -y yo creo que es así, que la desigualdad crece en lugar de disminuir-, o muchos españoles empiezan de nuevo a no ahorrar y a vivir por encima de sus posibilidades. En todo caso, mejora el empleo, aunque sea precario, retorna la construcción, crece el número de hipotecas y se venden más automóviles, indicadores todos que pronostican un futuro inmediato positivo. Hemos mejorado bastante y quien lo niegue no dice la verdad. Pero seguimos sin hacer las reformas necesarias en educación o en justicia, sin aumentar el tejido empresarial, sin atraer las necesarias inversiones extranjeras y, sobre todo, sin hincar el diente a las pensiones o a la fiscalidad, que exigen soluciones imaginativas que no pasen por endeudarse o por recortar algo que no es precisamente elevado ni garantiza mantener el nivel de vida que se tuvo mientras se trabajaba.
No es oro todo lo que reluce. El Parlamento está muerto por la debilidad del PP y por la labor poco inteligente de la oposición. El PSOE y, sobre todo, Podemos tienen un solo objetivo que repiten incansablemente y que no es mejorar la situación de los españoles sino echar al PP de las instituciones. Esa les parece la solución a todos nuestros males. Si pudieran lo echaban también de España. Al partido y a los que les votaron. Es una obsesión que no les aporta votos -yo, al menos preferiría que me dijeran qué políticas harían o cómo mejorar todo lo que está mal- y que, sin embargo, les impide forzar al PP a gobernar "vigiladamente", a hacer cambios consensuados -también con Ciudadanos- y a fijar políticas que puedan durar por encima de una legislatura. PSOE y Podemos quieren echar al PP, aunque no pueden, y ahí pierden muchas fuerzas. Unos siguen pensando quiénes son y, sobre todo, qué quieren ser "de mayores" y otros todavía no han salido del marxismo-leninismo universitario de salón.
Y, además, hay datos preocupantes. La mitad de los parados sobrepasa los 40 años por primera vez, lo que significa que, seguramente, una gran parte de ellos ni trabajará de forma estable antes de jubilarse ni, por tanto, cotizará para alcanzar una pensión de jubilación, aunque sea menguante. Van a pasar, como ha escrito alguien, de jóvenes precarios a pensionistas pobres en una sociedad envejecida.
Hay que llegar a acuerdos serios y de fondo porque la mejora económica, el "España va bien" que diría Aznar -ahora dudo que lo dijera- se puede romper fácilmente si quiebra la estabilidad política o económica. Y hay motivos cercanos para pensar que eso puede pasar. El trabajo del futuro -con la amenaza añadida de la robotización, que puede ser una oportunidad- no se improvisa. Y las soluciones, que no pueden ser de partido sino de Estado, tampoco.


Escaño Cero - ¡Cuidado!

20.07.17 | 08:42. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

No sé si ustedes, amables lectores, se habrán llevado el mismo susto que yo al enterarse de que la Comisaria de Empleo de la Unión acaba de sentenciar que España necesita otra reforma laboral. Marianne Thyssen crítica la desigualdad social que se padece en nuestro país además del alto índice de desempleo (18,7 por ciento), el crecimiento del trabajo a tiempo parcial, etc. Y sin duda tiene razón en sus críticas pero... siempre hay un pero... la señora Thyssen debería de saber que si en España las cifras resultan tan escandalosas en lo que a desempleo y desigualdad se refiere tiene mucho que ver con la reforma laboral del Gobierno Rajoy inspirada desde Bruxelas.
Sí señora Comisaria, en nuestro país ha crecido el empleo a tiempo parcial lo que supone que los trabajadores cobren sueldos de miseria. Y debería de saber que en estos años de crisis miles de trabajadores que rondaban los cincuenta años fueron despedidos y que la esperanza de que vuelvan a encontrar trabajo se asemeja a la de encontrar una aguja en un pajar.
También debería de saber señora Comisaría de Empleo de la Unión Europea, que muchas empresas prescinden de trabajadores veteranos y con experiencia porque les sale más barato contratar a jóvenes con salarios exiguos.
En fin, que la reforma laboral del Gobierno Rajoy inspirada desde la Unión Europea ha supuesto un auténtico desastre para muchos trabajadores.
Por eso escucharla a usted recomendar "otra" reforma laboral a muchos nos pone los pelos de punta.
Esperemos que el Gobierno de Mariano Rajoy no se tome al pie de la letra su recomendación originando un nuevo desastre.


Fermín Bocos - Corrupción y populismo

20.07.17 | 08:42. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

La corrupción pudre la fe en la democracia y en ese marco social fermentan las tensiones que alumbran los movimientos políticos de corte populista. Partidos que convierten el descontento de los ciudadanos en palanca para su ascenso en un tiempo en el que los fiscales y jueces que investigan y persiguen la corrupción son grandes protagonistas de la vida política.
Los casos de Italia, Grecia y España son paradigmáticos. Con recorrido dispar en los tres países han aparecido movimientos situados en el límite del sistema o que pretenden acabar con él. En Grecia, Xiriza, que es un suerte de refundación de diversos grupos comunistas han llegado al Gobierno aprovechando el descrédito del partido de la derecha (Nea Demokratia) y del socialista PASOK, quemados ambos por la corrupción.
En Italia la desaparición de la Democracia Cristiana y del Partido Socialista, abrasados por los casos de corrupción, dieron paso al populismo de Silvio Berlusconi y la caída de éste, salpicado también de corrupción, abrió las puertas al movimiento "Cinco Estrellas", piqueta del sistema democrático. Nada de lo ocurrido en Italia sería explicable sin la actuación estelar de jueces y fiscales convertidos en látigos de la corrupción política.
En el caso de España, a la hora de explicar el auge de Podemos habría que concluir que responde también a un patrón similar de hastío y repudio ciudadano ante la corrupción al que cabe añadir el efecto devastador de la crisis económica que a tanta gente ha dejado descolgada. Paro, frustración y exclusión. El caldo de cultivo idóneo para la rebelión.
¿Si las condiciones cambian? Si no se descubren más casos de corrupción y si la situación económica mejora y la salida de la crisis, poco a poco, va permeando para beneficiar a más capas sociales, ¿se estancará o disminuirá el apoyo con el que cuenta Podemos? Mi impresión es que sí, que mermaría. Lo que ya no sabría decir es cuando dejaremos de conocer nuevos casos de corrupción y cuando la salida de la crisis será una realidad para cuantos todavía sufren la exclusión.


Fernando Jáuregui - El tipo ese del bigotillo que nos mira desde el cartel...

20.07.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

Cierto alcalde de una ciudad importante de España, cuyos nombres -ni el de él, ni el de la ciudad-- no citaré para no contribuir al desprestigio de tan bella capital de provincia junto al mar, decretó que las banderas del Ayuntamiento se izasen a media asta como muestra de tristeza por el hecho de que este 18 de julio se conmemoraba el 81 aniversario del alzamiento de Franco contra la legalidad republicana. Coincide tan excelsa prueba de talento político del edil con la colocación por las CUP catalanas de miles de carteles por las calles de pueblos y ciudades de Cataluña mostrando la efigie de Franco uniformado, invitando a no votar en el referéndum. Como si quien no quiere esta consulta, o quisiera en ella votar "no" a la independencia, fuese un franquista redomado.
Oiga, uno, que se sepa, de franquista tiene poco, más bien nada. Y como ha recordado una conocida directora de cine (catalana) y bastante "progre", no ser independentista no significa ser franquista. Ni siquiera ser de derechas. Lo que ocurre es que en esta Cataluña pasada de vueltas todo es ya blanco o, sobre todo, negro. Y ya se sabe que cuando se saca a pasear la efigie del dictador en el debate político de hoy es porque faltan argumentos o sobra testiculina. Por cullons va usted a votar "si" a la independencia que la CUP ha decidido que es lo más beneficioso para la población, le guste o no le guste a la población. Y si no le gusta, es usted un franquista de lo peor. O del PP, quién sabe.
No sé si el alcalde de la bella ciudad isleña que dejó la bandera a media asta o estos, ejem, políticos de las Candidaturas de Unidad Progresista habrán caído en que más de la mitad de la ciudadanía ya ni siquiera recuerda quién es el tipo ese del bigotillo, con una medalla extraña al pecho, que les mira desde los carteles instándoles, claro, a no votar. ¿Franco? ¿Qué Franco? ¿CUP? ¿Qué CUP? Están locos.


Antonio Casado - Soldados de Puigdemont

20.07.17 | 08:42. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

A sabiendas de que todo lo que ocurre en torno al llamado "procès" tiene un punto surrealista, el tiempo del estupor ha dejado paso al tiempo de las apuestas. Nada es descartable en esta deriva absurda del "itinerario" marcado de aquella manera por un independentismo catalán colonizado por la CUP y los "soldados" de Puigdemont.
Lo último es escuchar al tal Pere Soler decir que los españoles le damos pena. Tal cual. Sobrado que va por la vida este necio con rango de director general de los Mossos de Esquadra, la policía autonómica de Cataluña. Lo cual va más allá de la identificación con la causa del soberanismo. Es lo más parecido a un ataque de contrariedad que, por tratarse de un adulto, no acaba de cursar como una pura rabieta infantil.
Pero, en fin, cada uno hace el ridículo como mejor le peta. Por ejemplo, los extravagante dirigentes de la CUP, que trabajan por un independentismo bajo chantaje, han decidido hacerlo por la tosca vinculación con el franquismo de todos aquellos catalanes que se desmarcan del "procès" por higiene mental.
Siempre nos quedará el artículo que este martes publicaba en un periódico de tirada nacional Isabel Coixet, remitiéndose a la obviedad de que sentir pena de los españoles, como le ocurre a Pere Soler, no te da las credenciales para ser un buen catalán.
Y siempre nos quedarán también las sensatas declaraciones de Valentín Anadon, presidente del sindicato policial mayoritario los Mossos de Esquadra. Cuando nos llama a todos la atención sobre el hecho de que se este poniendo el foco político y mediático sobre ellos, cuándo son los gobernantes y las fuerzas políticas las que tienen que hablar. Y, sobre todo, cuando recuerda a la opinión pública que todos los agentes policiales, nacionales, autonómicos o municipales, están mentalmente preparados para cumplir y hacer cumplir la ley.
Y lo malo es que haya tenido necesidad de recordarlo, después de que el consejero de interior de la Generalitat y el director general de los Mossos (Jordi Jané y Albert Batlle, respectivamente) hayan sido destituidos para dar paso a dos personas de confesada adhesión a la causa del independentismo.
Una causa incierta porque da la causalidad de que el Estado ha decidido ejercer su derecho a la legítima defensa frente a quienes quieren reventarlo. Y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya ha dicho en todos los idiomas, por tierra, mar y aire, que no habrá referéndum porque el Gobierno de la Nación está dispuesto a impedirlo con todas las herramientas legales que el vigente ordenamiento jurídico pone a su disposición.


Rafael Torres - Halló su escopeta a mano

20.07.17 | 08:42. Archivado en Rafael Torres


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

La ruina de Caja Madrid se ha cobrado, al parecer, una nueva víctima, si bien ésta vez en una de las personas que contribuyó a la quiebra de la entidad. Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid por designio de Aznar y con el visto bueno de Izquierda Unida y Comisiones Obreras, sólo necesitó 15 años para arruinar una Caja de Ahorros, la más importante de España, con tres siglos de existencia, pero, sobre todo, a sus clientes tradicionales, los ahorradores estafados con la emisión y venta masiva de Participaciones Preferentes, un producto de riesgo, enrevesado y tóxico que, comercializado fraudulentamente como de ahorro, se usó para sustraer los depósitos de los particulares en beneficio de una cúpula directiva que los saqueó a fondo y sin piedad.
En paralelo al respeto y al pesar por su deceso violento, seguramente un suicidio a tenor de los indicios y de la pericia de Miguel Blesa en el manejo de las armas, que alejaría la conjetura de un disparo accidental de la escopeta que le ha causado la muerte, cabe expresar también el recuerdo de la consternación que produjeron algunos de sus actos en vida, tan lesivos no sólo para sus compatriotas, centenares de miles de los cuales fueron perjudicados gravemente en sus vidas y en sus haciendas por su nefasta gestión bancaria, sino también para las inocentes y hermosas criaturas de otras especies, amenazadas de extinción, que fueron víctimas de su compulsión cinegética.
Quince armas largas, todas de precisión y dotadas de una alta capacidad mortífera, atesoraba Miguel Blesa, una de los cuales, según parece, fue la que usó para quitarse la vida una mañana, antes de salir a cazar. Si la persona, que era básicamente como cualquiera de nosotros, sujeta a las mismas necesidades, contradicciones, carencias y emociones que cualquiera de nosotros, merece el máximo respeto, y pesar su muerte violenta, el personaje que se labró esa persona no habrá de recordarse por su capacidad para relacionarse bondadosamente, ni siquiera correctamente, con sus semejantes.
Condenado a seis años de cárcel y apagada su estrella, tal vez ello contribuyó a su decisión de quitarse la vida. Y halló a mano su escopeta.


El rincón del soneto - PALABRAS PROHIBIDAS

19.07.17 | 12:00. Archivado en Salvador Freixedo


PALABRAS PROHIBIDAS

Hay palabras que sufren prohibición ,
por ejemplo, la palabra marica,
pero ante todo se descalifica
al horrendo vocablo maricón.

Puedes llamarle a un político ladrón,
o decir que un general es quejica,
pero la legislación damnifica
si a algún gay se le llame bujarrón.

Ahora los homos son gente muy culta
y organizan desfiles con orgullo,
pero te expones a tremenda multa

si a un homosexual le llamas capullo.
Y ante ellos no te jactes de tu hombría
porque llamarán a la policía.

___________________
Por Salvador Freixedo
Último libro del autor:
«IGLESIA, ¡DESPIERTA!»
freixedo.autor@laregladeoroediciones.com
Suscripción gratuita


No te va a gustar - Las narices de Rajoy

19.07.17 | 08:42. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 18 (OTR/PRESS)

Que dice Nicolás Maduro, en su estilo florido y algo gorilesco, que Rajoy se abstenga de meter las narices en Venezuela. Bueno, de hecho más o menos lo mismo le ha dicho el ineducado jefe del Estado venezolano a la señora Federica Mogherini, que es la "ministra de Exteriores" de la Unión Europea, y a todo el que se cruza en su camino tratando de aportar algo de racionalidad a su loca carrera hacia el abismo. Pero no es de Maduro, tipo pienso que deleznable, y en el fondo insignificante, de quien quiero hablar, sino de las narices de Rajoy, que me parece que es cuestión que acabará dando mucho juego.
Porque son muchos los que no quieren que el inquilino de La Moncloa meta sus narices en donde ellos creen que no le corresponde. Y ahí tenemos a Puigdemont, que prácticamente ha cortado las relaciones "con Madrit", insistiendo en que el máximo representante del Gobierno central aleje sus napias, y toda su persona, de los "affaires" catalanes. Será porque intuye quizá que Rajoy tiene mucho olfato y adivina que todo esto del "procés", con mossos d"esquadra y urnas de cartoné incluidos, se va a ir al garete con grave perjuicio para todos, pero especialmente para los impulsores de la cegada vía secesionista.
Yo no sé, la verdad, si el presidente del Gobierno central tiene tanto, tanto, olfato como el que le atribuyen amigos, enemigos e indiferentes; la verdad es que hasta ahora ha sabido manejar los tiempos, desesperándonos a todos con su inactividad, y ahí está: sigue en La Moncloa, se pasea por Europa -y hasta por Letonia que también es Europa, pero muy periférica- como Perico por su casa y ha visto pasar ante su puerta los cadáveres de muchos enemigos, aunque alguno, como Pedro Sánchez, le haya resucitado y otros, como Artur Mas, estaban muertos, pero movían un poco la pierna, para meter la pata hasta el fondo.
Lo único que sé es que personalmente no me disgustaría que el señor presidente del Gobierno del Reino de España metiese algo más sus narices en asuntos que le huelen mal, como la corrupción que tanto ha obviado. O las urgentes reformas legislativas, incluyendo la constitucional, cuya sola mención le hace volver la cabeza hacia otro lado. Pero, les guste a no les guste a sus egregias napias, son cambios que habrá necesariamente que hacer. Por narices.
Y por cierto no me parece nada mal que Rajoy meta las narices en los asuntos esos que tanto enfadan al irascible Maduro, que son cuestiones que no solo competen a los venezolanos, sino a todos los que amamos la democracia. Dos narices, sí señor.


Fermín Bocos - La rana y el escorpión

19.07.17 | 08:42. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 18 (OTR/PRESS)

Al ver a Pedro Sánchez levantarse de la mesa para darle la mano a Pablo Iglesias en el transcurso de la reunión que las cúpulas del PSOE y Podemos organizaron para escenificar -como punto principal del programa- que quieren acabar con Mariano Rajoy me acordé de Esopo y de una de sus fábulas inmortales: la de la rana y el escorpión.
Aunque el Sánchez resucitado en las primarias tenga confinado en el olvido lo que ocurrió en la aquella fallida sesión de investidura en la que Iglesias votó en contra de su candidatura a la Presidencia del Gobierno, a juzgar por la línea política seguida por el líder morado no parece que haya renunciado a su objetivo de convertirse en el líder de la izquierda española.
Qué ambos, Pedro y Pablo, hayan echado cuentas concluyendo que el PSOE y Podemos se necesitan si quieren conformar una mayoría parlamentaria alternativa convierte la reunión en un ejercicio de márquetin político del que, a mi modo de ver, obtendrá mayor provecho Iglesias que Sánchez.
Entre otras razones porque siendo esta alianza instrumental, en el caso de Podemos no pierden nada porque es un movimiento piramidal en el que sus seguidores están a lo que diga Iglesias mientras que en el PSOE, la autoridad de Pedro Sánchez, pese a la victoria en las primarias, no está ni mucho menos consolidada.
A la vista están los resultados de las recientes votaciones para elegir secretarios regionales en las que candidatos "sanchistas" han sido derrotados por líderes como Ximo Puig (Valencia) o Fernández Vara (Extremadura) que en su día apoyaron a Susana Díaz. Otro ejemplo de lo mismo lo hemos visto en Castilla-La Mancha donde su presidente Emiliano García-Page, que también apoyó a la presidenta andaluza, incumpliendo las normas de Ferraz se ha negado a someter a la consulta de las bases acuerdo para que Podemos entre en el gobierno regional. Y no ha pasado nada.
En resumen, a Iglesias que es un recién llegado y no tiene prisa, le viene bien que se hable de acuerdos de Podemos con el PSOE pero que nadie tenga la menor duda de que llegado el momento, en este juego de tronos que se traen Pedro y Pablo, se cumplirá la profecía contenida en la fábula de Esopo.


Carmen Tomás - Las prima baja 100 puntos

19.07.17 | 08:42. Archivado en Carmen Tomás


MADRID, 18 (OTR/PRESS)

La prima de riesgo llegó a convertirse en parte de nuestras vidas. Eran los años duros de la crisis económica. Llenaba portadas, artículos, tertulias y los españoles no duchos en materia económica hablaban de ella como si fuera un miembro más de la familia. Hacía ya muchos meses que no prestábamos atención a nuestra prima, pero ha vuelto a las noticias porque ha conseguido volver a bajar de los 100 puntos. Por supuesto que su evolución tiene mucho que ver con las decisiones del BCE, las que ha tomado y las que pueda tomar en el futuro. Pero, no es menos cierto que también influye y mucho la confianza que los inversores tengan en una economía. España en los últimos dos años ha generado confianza y expectativas. Hoy, la economía está creciendo muy por encima del 3 por ciento, crea empleo, acumula superávit en las cuentas exteriores, va reduciendo el déficit público y las familias y empresas se desendeudan.
La verdad es que el panorama es bien distinto. Hay problemas, pero no de la categoría que hubo. Hay que mejorar, pero sobre resultados ya logrados. Ha bajado el paro y lo hará más, pero aún los salarios no han subido mucho. Se ha reducido el déficit, pero tiene que hacerlo más y compaginándolo con el mantenimiento de los servicios públicos y el pago de las pensiones. En fin, que hay que perseverar en el acierto y no caer en los errores que nos llevaron a que la crisis, que la vivieron todos los países, fuera mucho más cruenta en España, sobre todo en materia de empleo y lo que eso lleva consigo de pérdida de calidad de vida, de proyecto de vida.
Cierto que la izquierda radical va a intentar con la ayuda del socialismo de Sánchez tirar por tierra mucho de los logros de estos años. No hay que olvidar que su discurso echa raíces cuando las cosas van mal y las personas están muy enfadadas y desanimadas. Lo que ocurre es que ya ese discurso se ha quedado viejo y es falso, no está avalado por las cifras que una tras otra se van publicando y enterrando el pesimismo. Parece que la legislatura está más o menos asegurada y que va a ser difícil dar un giro a las políticas del gobierno. Gracias prima.


Escaño cero - Una Constitución para todos

19.07.17 | 08:42. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 18 (OTR/PRESS)

Estados difícil saber adonde va el PSOE y que piensa realmente Pedro Sánchez. Si hace unos días se reunía con su amigo Miquel Iceta y la ejecutiva del PSC anunciando que iban a poner en marcha iniciativas encaminadas a reformar cuanto antes la Constitución, ahora después de una reunión celebrada a bombo y platillo con Podemos, los socialistas rebajan las expectativas generadas apenas dos días atrás remarcando, que no van a avalar de ninguna de las maneras la celebración de un referéndum en Cataluña. Esa posición aparentemente firme es si duda loable si no fuera porque al mismo tiempo Pedro Sánchez viene diciendo que hay que mover ficha ya y las fichas que propone mover no las puede mover solo como es la reforma exprés de la Constitución.
En fin, los políticos deberían resolver problemas en vez de crearlos. Un político serio no puede pretender reformar la Constitución si no es con un amplio consenso de manera que plantearse esa reforma sin el PP y Ciudadanos sería un error imperdonable. Una Constitución solo puede ser fruto del acuerdo y por tanto tiene que ser un texto con el que se sientan cómodos la inmensa mayoría de los ciudadanos.
Pretender iniciar la reforma de aquí al 1 de octubre es lisa y llanamente una insensatez. Y sobre todo un brindis al sol. Vaya por delante que creo que nuestra Carta Magna necesita una puesta a punto pero para eso es necesario sosiego y sobre todo consenso.
No diré que me sorprende, pero sí que me preocupa ver como Sánchez en su carrera por convertir en Presidente esta siendo capaz de alimentar el victimismo de los independentistas.
Prometer un Consejo General del Poder Judicial exclusivo para Cataluña me parece que es una aberración. Como es inquietante su desprecio a las resoluciones del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña. Para Sánchez enmendar la plana al Constitucional no parece ser un inconveniente.
Verán yo creo que hacer política es saber negociar y que hay que buscar el modo de romper la dinámica enloquecida de los independentistas.
También creo que hay que reformar el sistema de financiación de las Comunidades Autónomas, pero de todas, no solo de Cataluña. Pero lo que Sánchez no debería de hacer es poner una vela a Dios y otra al Diablo. No puede decir que no apoya el referéndum y a continuación ofrecer soluciones que no están en su mano sacar adelante y que además suponen alimentar el discurso del victimismo independentista.
En cualquier caso Pedro Sánchez no debería insistir en una reforma de la Constitución sin contar con el resto de los partidos políticos. La Constitución debe de ser de todos y para todos no de una a mitad contra otra mitad. Eso ya se había superado en el 78.
Cada día que pasa es más evidente que el PSOE de Sánchez es eso el PSOE de SANCHEZ.


Escaño cero - Sin complejos

18.07.17 | 08:42. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

Me ha parecido muy interesante la afirmación de Iñigo Errejón en una entrevista en El País donde reivindica un patriotismo sin complejos. Y no solo eso sino que además pone en valor mucho de lo bueno de nuestro país como es la sanidad o la educación pública. Errejón parece esquivar los mantras que no cejan de repetirse desde su partido cuestionando la Transición. El no pronuncia la palabra Transición ni tampoco la reivindica abiertamente pero al menos reconoce que en nuestro país hay cosas que merecen la pena aunque la crisis haya provocado un retroceso precisamente en el sector público.
La verdad es que a veces parece que la idea de la izquierda de Iñigo Errejón no es exactamente la misma que defiende Pablo Iglesias lo que no quita que no puedan representar dos caras distintas de la misma moneda.
En cualquier caso, Errejón parece tener un a idea más templada sobre el papel de la izquierda y lo que dice recuerda en alguna medida a melodías de antaño del PSOE.
Supongo que la principal diferencia entre Iglesias y Errejón no es otra que la del primero pasa por "asaltar los cielos", mientras que el segundo parece tener los pies más firmemente asentados en la realidad. Pero volviendo al principio, a la reivindicaciones de Errejón de un patriotismo sin complejos, la verdad es que la izquierda durante estas últimas décadas ha huido de ese concepto como de la peste frente a los partidos nacionalistas que han inventado un relato sobre su propia historia para luego envolverse en la bandera del patriotismo.
A la izquierda le ha faltado y le sigue faltando ser capaz de defender sin complejos una idea de España por miedo a que les tachen de fachas.
Desafortunadamente la izquierda sigue sin saber encontrar un discurso con el que sentirse a gusto y desde el que defender la unidad de España frente a quienes, desde su propio patriotismo como es el caso de los independentistas catalanes, intentan poner en marcha un proceso hacia la independencia sin contar con la opinión del resto de los españoles.
Sí, a la izquierda, o mejor dicho al que ha sido en las últimas décadas el partido hegemónico de la izquierda, o sea el PSOE, le falta ese discurso y le sobran complejos. Por eso resulta tan interesante la reflexión de Errejón.


Jueves, 20 de julio

BUSCAR

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31