Opinión

Más que palabras - Cuestión de piel

27.05.17 | 08:16. Archivado en Esther Esteban


MADRID, 26 (OTR/PRESS)

Francisco, el Papa, es un hijo de inmigrantes italianos que se crió en el barrio porteño de Flores y se ordenó como sacerdote a la mística edad de 33 años. Del arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, decían sus amigos, que nunca pretendió ser Papa pero lo ha sido y su pontificado esta imprimiendo carácter, y no solo porque está rompiendo moldes protocolarios, sino porque se erige en defensor de los pobres, en un mundo donde la pobreza y la miseria se esta cebando con muchos.
Es un jesuita austero muy disciplinado y un hombre cercano y sencillo, de solvencia académica, hincha del San Lorenzo y amante del tango, de la música clásica y de los clásicos de la literatura (Dostoievsky, Dante, Jorge Luis Borges...). A los 17 años descubrió su fe durante una confesión. Se lo advirtió a Amalia, su novia de juventud, en una carta que ella rememoraba estos días: "Si no nos casamos, me hago cura", le escribió y, en efecto, a los 21 años entró en el seminario de los jesuitas. Por las mismas fechas tuvo una grave pulmonía que lo debatió entre la vida y la muerte y se ordenó como sacerdote, tardíamente a los de 33 años. Desde entonces ejerció como docente en varios colegios y sólo comenzó a destacarse entre la Curia a los 55 años, cuando fue nombrado obispo auxiliar de Buenos Aires. Eso sí, después su carrera fue fulminante: en 1998, arzobispo de Buenos Aires; en 2001, cardenal. Encabezó la Compañía de Jesús argentina y presidió el Episcopado en dos ocasiones. Hasta que llegó a un papado no exento de críticas pero cuya figura está acercando a la Iglesia a muchos ciudadanos que jamás acercarían a ella. A mí este Papa, como he dicho en otras ocasiones me gusta mucho. No porque esté rompiendo esquemas, que lo está haciendo, o porque sea un auténtico revolucionario, que lo es en la verdadera acepción de la palabra, o porque esté cambiando los viejos tópicos de la Iglesia, cosa que está ocurriendo. Me gusta porque es un hombre valiente que, casi siempre nos sorprende en los momentos clave.
Uno de esos momentos se produjo el otro día con la visita de Donald Trump al Vaticano donde el histriónico personaje lucio una amplia sonrisa, mientras Francisco en las sesiones fotográficas aparecía serio y contrariado. Era un cara a cara entre el representante del país más poderoso de la tierra y la máxima autoridad moral del planeta y, delante de las cámaras, Francisco no quiso hacer concesiones a la galería. Hay temas como el aborto, la eutanasia y el matrimonio entre homosexuales donde ambos pueden tener alguna coincidencia pero Trump es un "bon vivant", con una ambición empresarial sin freno, "lanzando su apellido como una marca que presta y vende al mejor postor" (Ary Waldir Ramos) y Bergoglio es un Papa austero que en su apartamento de Buenos Aires se hacía la comida y, cuando fue elegido, prefirió vivir en una modesta residencia y no en las habitaciones papales, prescindiendo de coches más o menos lujosos y ocupando primero un modesto Ford Focus y, ahora, un sencillo coche eléctrico Nissan Leaf, que acentúa su deseo de ejemplaridad en materia de protección del medio ambiente.
El otro día así lo recordaba en un artículo muy interesante Rafael Navarro Valls titulado "La tregua de Dios" donde se pretendía buscar coincidencias o mejor dicho treguas temporales y hablaba de "desencuentros sustanciales entre Francisco y Trump en otras áreas, como el cambio climático, la inmigración y la justicia de las acciones bélicas". "El Papa Francisco, es alguien preocupado por el medio ambiente, hasta el punto de haber dedicado una encíclica (Laudato si) sobre la cuestión. Trump es un escéptico del calentamiento global y de las medidas excesivas en la protección del medio ambiente. Para Francisco, cerrar las fronteras o levantar muros para detener a los inmigrantes es un crimen de lesa majestad. Para Trump, un medio de defensa frente elementos potencialmente hostiles. En fin, utilizar "la madre de todas las bombas" lanzándola sobre escondrijos de la yihad ha enfurecido al Papa, no solamente por la utilización de un arma terrible, sino también por la propia definición de "madre", que contrasta con la finalidad destructiva de las bombas", decía el catedrático y yo lo comparto.
Claro que siempre puede de haber algún punto de confluencia entre Francisco y Donald Trump si buscas bien, como por ejemplo que ambos son descendientes cercanos de emigrantes. "Francisco de italianos asentados en Argentina y Trump de madre escocesa y padre alemán, arraigados en EE.UU. o que son cercanos al pueblo y lejanos del establishment curial vaticano (Francisco) y del aparato del Grand Old Party (Trump). O también que "los dos se encuentran más cómodos en el contacto directo con los ciudadanos y los fieles, que en las reuniones con los líderes políticos", insiste Navarro Valls, pero más allá de estas pequeñas cosas a ellos les separa un abismo. Su concepción de la vida, la ética y la moral es diametralmente opuesta y como para gustos los colores a mi el Papa me encanta y el poderoso americano me pone de los nervios. ¡Es una cuestión de piel!.


Fermín Bocos - Mal ejemplo

27.05.17 | 08:16. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 26 (OTR/PRESS)

Confirmando una sentencia de la Audiencia de Barcelona, el Tribunal Supremo condena a 21 meses de prisión a Lionel Messi. El Supremo considera que el jugador del FC Barcelona es autor de tres delitos fiscales. En origen por defraudar 4,1 millones de euros al Fisco al no haber tributado en España los ingresos de algo más de 10 millones percibidos en concepto de derechos de imagen. El astro argentino no está solo en tan infamante conducta.
Le acompaña Cristiano Ronaldo, el as del Real Madrid a quien la Agencia Tributaria acusa de haber defraudado -según un primer informe-, ocho millones. Cantidad que un segundo peritaje eleva a 15. Los técnicos de Hacienda estiman que la pena de prisión podría ser superior a los quince meses. En el caso del jugador portugués todo se mueve aún en el terreno de la denuncia. Habrá pues que esperar a conocer el resultado de las actuaciones iniciadas por la Agencia Tributaria.
Messi y Ronaldo son dos ciudadanos que por su relevancia social están doblemente sometidos al escrutinio público. Siendo como son ídolos para una legión de aficionados al fútbol, su comportamiento debería ser ejemplar. No pagar los impuestos debidos, amén de un delito, es una conducta insolidaria. Quien no cumple con sus obligaciones fiscales, está robando a la comunidad. De lo que recauda Hacienda salen los recursos para que funcionen todos los servicios del Estado. Quienes más ganan, más obligados están a pagar los correspondientes impuestos. En el caso que nos ocupa, la actuación de la directiva del CF Barcelona, arropando sin el menor reproche al señor Lionel Messi, un defraudador condenado ya en sentencia firme, por escandaloso, roza lo indecente.
En este registro, la dirección del Real Madrid ha sido más discreta. No se ha pronunciado por entender que la situación que afecta a Cristiano Ronaldo es un asunto privado. Asuntos privados son en ambos casos pero que dada la relevancia social de los mencionados futbolistas trascienden del ámbito deportivo. Nadie discute sus virtudes como futbolistas, no puede decirse lo mismo al respecto de su comportamiento como ciudadanos. Mal ejemplo.


Fernando Jáuregui - Sí hay corrupción en España (pero no política)

27.05.17 | 08:16. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 26 (OTR/PRESS)

Debo reconocer que me equivoqué cuando, recientemente, afirmé en un programa de televisión que en España ha habido mucha corrupción, que es algo que a la vista está. Pero que, hoy por hoy, entre los casos que han servido como ejemplo y escarmiento en cabeza ajena y el incremento de la vigilancia, podíamos afirmar que España es uno de los países menos corruptos de Europa; lo que ahora estamos averiguando y juzgando corresponde al pasado, data de varios años atrás. Ahora, insistía yo, todos esos "affaires" tan escandalosos, que van desde la Banca catalana de Pujol al elefante de Bostwana, pasando por Bárcenas, Lezo y los ERE, ya no serían posibles.
Recibí multitud de mensajes, y hasta insultos, a través de las redes sociales: estaba equivocado, me decían los más benévolos. Otros agregaban cosas peores. Y sí, ahora lo reconozco: estaba equivocado al pensar que la corrupción estaba erradicada en España. En parte, claro, porque hacerlo del todo no es posible: iría en contra de la naturaleza humana, en la que algo de corrupción, me temo, siempre anida.
No me doy golpes de pecho porque hayan enviado a la cárcel a un ex presidente de la Comunidad de Madrid, a un empresario o dos relacionados con tramas políticas o porque investiguen a ciertos comisarios jubilados; todo eso ya estaba descontado, son cuestiones bien conocidas del pasado que afloran ahora, quizá porque los responsables de impedir esas irregularidades y abusos se empeñaron en mirar hacia otro lado. Lo que ahora me parece que tiene escandalizada a la opinión pública, porque es algo que demuestra la insensibilidad social ante la corrupción, es algo diferente: por ejemplo, que haya centenares de personas que se manifiestan a favor de un futbolista que, como Messi -entre otros--, ha sido abiertamente acusado de defraudar a Hacienda y condenado por ello. El hecho de que el excelente jugador argentino milite en las filas del Barça ha facilitado que los fans le perdonen el latrocinio -con perdón; es lo que es--, quizá atribuyendo la persecución fiscal contra el argentino a nuevas maniobras "de Madrid". Que ya se sabe que el Barça es más que un club. Y tanto: que se lo digan, si no, al ex presidente Rosell.
Que alguien con autoridad diga que puede que la mitad de los partidos de fútbol de las categorías inferiores podría estar amañada, para lucrarse con las casas de apuestas, me parece desazonador. Sobre todo, porque nadie ha salido a desmentirlo indignadamente. Y más: que proliferen algunas prácticas corruptas en cuanto a competencia entre ciertas marcas tampoco contribuye, le digo a usted la verdad, a afianzar mi fe en el género humano. ¿Y si resulta que ahora la política es el ejercicio más sano de una actividad en favor de la ciudadanía? Ya, ya lo sé; no se puede ir tan lejos. Quedan vicios, tics, de aquello que ha dado en llamarse Vieja Política (que no está, ay, tan desactualizada), que yo considero paralelos a la corrupción económica, o aún peor que eso: la falta de transparencia, el desprecio hacia los medios y hacia los propios afiliados y votantes, mantener las inercias de siempre aun sabiendo que son perjudiciales para el país, las vendettas con los propios y las trampas hacia los ajenos... En fin, que sí, que tenían sin duda razón mis detractores: andaba yo errado pensando que todo el mundo es bueno. Me había metido a mí mismo un gol, y perdón por señalar.


Luis del Val - Monarquías electivas

26.05.17 | 08:16. Archivado en Luis Del Val


MADRID, 25 (OTR/PRESS)

Por muchas primarias, por mucho debate interno, por mucha y muy abundante transparencia que haya en el seno de los partidos políticos, una vez elegido el rey, es decir, el secretario general o el presidente, el partido funciona como una monarquía electiva , y en las monarquías, sean electivas o hereditarias, ya sabemos que el peso de los nobles es relativo, y depende de su división o de si su poder territorial es contundente.
El anuncio por parte del nuevo monarca del PSOE de que no habrá barones territoriales en la nueva ejecutiva, es una coherencia de manual sobre el funcionamiento de las monarquías. A partir de ahora, la nobleza, o sea, los barones, pueden intentar formar un frente común, contra el monarca, que raramente ha tenido éxito, o bien aceptar el sometimiento, guardando las formas para evitar el ridículo.
Por si fuera poco, el monarca siempre tiene a su disposición numerosos resortes con los que desactivar al noble poderoso. Recordemos, cómo la habilidad de Zapatero, logró desactivar a su antiguo contrincante, José Bono, nombrándole ministro de Defensa. Al poco de abandonar el territorio y el poder de Bono se fue diluyendo poco a poco.
Pedro Sánchez no ha ganado la Secretaría General para perder el Congreso del PSOE. Al contrario, el margen de victoria sobre quien se le enfrente será mucho mayor, porque el instinto de conservación del político le indica hacia donde deben ir su voto y sus halagos. De cualquier manera, a la Ejecutiva se le llamará consensuada, pactada, de la unidad, de la concordia, y todos los términos que se les ocurran a los diferentes portavoces para no confesar que, pasadas las primarias, como sucede en todos los partidos, hay luchas internas, y resistencias, y sectores más o menos afines, pero la organización funciona como han funcionado siempre las monarquías. Electivas, pero monarquías.


Charo Zarzalejos - Esperando a Pedro

26.05.17 | 08:16. Archivado en Charo Zarzalejos


MADRID, 25 (OTR/PRESS)

Tras su contundente triunfo en las primarias socialistas, todos están a la espera de Pedro Sánchez. Lo está la izquierda multicolor, sabedora toda ella que sin el PSOE ningún paso destinado a expulsar a Rajoy de La Moncloa tendría el más mínimo éxito. Aún así, está por ver que si el PSOE se lanzara a ella el saldo sería exitoso.
Prueba de la espera es la petición de Compromís para que Pablo Iglesias reflexione y retire la moción de censura que, en teoría, se debe debatir el martes, día 13. Cree Baldoví que es necesario esperar al PSOE y testar cual va a ser su estrategia de Oposición. A tenor del discurso que le ha permitido ganar las primarias Pedro Sánchez está impelido a la máxima dureza contra el Gobierno de Rajoy "pero los tiempos los decidimos nosotros". Y es que, de momento, el nuevo PSOE no ha descartado presentar su propia moción de censura pero sí rechazar la de Pablo Iglesias.
Esperan a Pedro Sánchez, los suyos propios. Saben que el PSOE que han conocido ya no va a volver. Será otra cosa, otra forma de entender el propio partido y, desde luego, su estrategia. Y puestos a esperar, espera el grupo parlamentario en donde están contenidas, pero vivas, las discrepancias, los agravios, las memorias más recientes. En principio, estará al frente del mismo, el valenciano Abalos que ha barrido a Ximo Puig que ha asumido esta responsabilidad de manera provisional. Ya se sabe que en España, en general, lo provisional se suele convertir en definitivo.
Rajoy se ha vestido de Rajoy y dice que nada ha cambiado, que si con el PSOE se puede llegar a acuerdos, se llegará y si no... pues nada. Pero tanto Rajoy, como el PP, como todos los grupos de izquierda creen que si Pedro Sánchez es coherente con su discurso -protagonismo a las bases y dimisión de Rajoy- la legislatura, necesariamente, va a tomar un rumbo bien distinto al conocido. Desde el equipo de Sánchez se asegura que no pretenden "romper la legislatura", pero sin dar batalla, desgastar hasta la extenuación al Ejecutivo y, por supuesto, realizar los esfuerzos necesarios para que se visualice con claridad que es el PSOE el partido que lidera la izquierda. Una cosa es que el discurso de Sánchez se acerque más a las posiciones de Pablo Iglesias que el de Susana Díaz y otra bien distinta es que se vaya a permitir a Pablo Iglesias aparecer como el personaje capaz de "torearnos".
La moción de censura de Pablo Iglesias se decidió en un pequeño círculo de "notables" y aunque se le hinche el pecho hablando de moción "ciudadana", esa moción no existe en el reglamento parlamentario. Cuando se escriben estas líneas, Iglesias no ha respondido a la petición más que razonable de Compromís, pero casi , casi da igual. En términos políticos, si la retira supondría para el líder de Podemos un gesto de humildad que cuesta imaginar, una derrota por adelantado. Si mantiene su iniciativa y se apela a la ciudadanía que es lo que les gusta, se da por seguro que la inmensa mayoría de españoles si algo no quieren es ver a Iglesias en La Moncloa. Desde su propio grupo parlamentario hay más de una voz que cree que Iglesias se ha lanzado demasiado pronto. La moción de censura -dicen- debería haber sido el colofón de una estrategia clara de oposición, de desgaste y como traca final, la moción. Iglesias ha querido empezar la casa por el tejado y esa noche y la anterior Rajoy dormirá a pierna suelta.
PD: El Presidente del Gobierno ha sido rápido en su respuesta a la carta de Puigdemont: de referéndum, nada de nada. Sin sorpresa para nadie y sobre todo para Puigdemont que conocía la respuesta de antemano.


El Abanico - Manchester: superar el miedo al miedo

26.05.17 | 08:16. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 25 (OTR/PRESS)

Las preguntas que hoy nos hacemos muchos ciudadanos de a pie son: ¿Cómo superar el miedo a los atentados? ¿Debemos seguir haciendo nuestra vida normal pese a lo ocurrido en Manchester o por el contrario debemos de huir de las aglomeraciones?. La respuesta no es fácil, es más tiene que ver con la sensación de inseguridad que vivimos los europeos desde hace años, desde la famosa foto de las Azores, cuyas consecuencias se dejaron sentir en Madrid un 14M en la Estación de Atocha, en el atentado terrorista más salvaje que se recuerda en nuestro país. Luego se repitió en el metro de Londres, en la sala de fiestas Bataclan de París, en Niza, o hace apenas unas horas en Manchester, donde habían acudido cientos de jóvenes de todas las edades y condición social a escuchar a su cantante favorita, Ariana Grande, y a los que la muerte sorprendió sin previo aviso. ¿Quién puede pensar en su sano juicio que algo así puede ocurrir en una ciudad que lo tiene todo para que sus conciudadanos puedan convivir en paz y armonía?. Nadie, pero es que los autores de estos atentados son imprevisibles, tienen el corazón lleno de odio, de resentimiento, razón por la cuál son capaces de matar sin remordimiento alguno, convencidos como están de que hacen lo que deben o lo que les obligan a hacer quienes han decidido sembrar el terror en el mundo, cueste lo que cueste.
Me siento incapaz de buscar explicación a tanto desatino, a tanta crueldad, porque pienso que solo los autores de los atentados podrían decir cómo se puede llegar a ese grado de locura, de sinrazón. Lo que está ocurriendo en Europa en los últimos años no tiene lógica, o si la tiene no entra en nuestra cabeza, o al menos en la mía, dicho lo cual el problema es cómo combatirles, cómo aniquilarles, ya que por más policías que saquemos a las calles a proteger a nuestros jóvenes o mayores, es imposible predecir en qué momento un loco es capaz de sacar su coche del garaje para a toda velocidad arremeter contra los cientos de viandantes que pasean tranquilamente por cualquiera de nuestras ciudades o simplemente ser el protagonista de un atentado suicida.
Volviendo a la pregunta inicial ¿debemos o no seguir haciendo nuestra vida habitual, acudiendo a los conciertos de nuestros cantantes favoritos?. Sinceramente creo que sí. Una respuesta que he meditado mucho porque sé que si hay algo difícil es combatir el miedo, la impotencia, la inseguridad. No sé cómo pero estamos obligados a hacerlo, tomando precauciones, estando atentos a cualquier movimiento o individuo sospechoso.
La explicación más lógica me la dio esta mañana una amiga: nada hay peor que el miedo al miedo. Si cancelamos nuestra cita con nuestros ídolos, a algunos de los cuales quizá no volvamos a escuchar en mucho tiempo, habrán ganado los terroristas. Quizá por eso Ariana Grande, la cantante a la que tantos adolescentes fueron a escuchar en Manchester sin saber que allí les estaba aguardando la tragedia, se está pensando en reanudar los conciertos que tenía programados para las próximas semanas. Pese al trauma vivido haría bien en volver a reencontrarse con su público, ahora más que nunca. No solo ella también todos aquellos cantantes o grupos que tanto representan en nuestras vidas. Abandonar es un poco morir, y eso es algo que no podemos permitirnos, ni por esta ni por cualquier otra razón que intente inocularnos el virus del miedo en nuestras vidas.


Fernando Jáuregui - Moción sin emoción

26.05.17 | 08:16. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 25 (OTR/PRESS)

A falta de cosa mejor, el entretenimiento político, una vez que los Presupuestos parecen asegurados gracias al disputado voto del diputado Quevedo, se centra ahora en la próxima -martes y trece- moción de censura de Podemos contra Mariano Rajoy. Con Pablo Iglesias de candidato a la Presidencia del Gobierno del Reino de España, que es algo que parece que ni el molt honorable president de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, ve posible ni conveniente; así que el grupo catalán en el Congreso votará en contra de las pretensiones de Iglesias o se abstendrá, y lo mismo harán el PNV y los socialistas, si es que estos últimos consiguen poner de acuerdo a los integrantes de su grupo, que hoy por hoy es un gallinero.
Así que la moción, a la que parece que ni siquiera será Rajoy quien responda en nombre del PP, va a quedar en una frustración algo penosa, con el secretario general de Podemos y candidato a pisar la moqueta de Moncloa auxiliado apenas -quizá- con los votos no tan disputados de los señores Rufián, Tardá y los integrantes de Bildu. Para ese viaje no hacían falta alforjas ni manifestaciones en la Puerta del Sol, la verdad. Otro descalabro político para el "ocurrente" líder morado.
Me preocupa poco, obviamente, que el señor Iglesias no logre salir investido presidente del Gobierno de nuestro país, desplazando al Ejecutivo que encabeza Rajoy. Lo que sí me preocupa son las voces que escucho en círculos podemitas afirmando que la moción, que no se ganará en el Parlamento, sí se ha ganado ya "en la calle". Como si las seis mil -bien, pongamos diez mil, si usted quiere, aunque la policía municipal no concedía tanta aglomeración- personas que acompañaron a Iglesias en su mitin del pasado sábado fuesen las llamadas a decidir el futuro de la nación, más que sus legítimos representantes. Temo que el señor Iglesias tiene poco actualizadas sus lecturas gramscianas, y piensa que el poder Legislativo se puede trasladar a la calle, y que los parlamentarios pueden ser reemplazados por manifestantes. Entonces, utiliza el Parlamento como una prolongación del mitin, y de ahí una moción de censura que será circense y en la que no parece haber calculado que va a salir vapuleado y dialécticamente vencido, por muchos casos de corrupción que atenacen -que atenazan- al PP.
Y ese vapuleo se va a reflejar, me parece, en su pugna con el PSOE por hacerse con la hegemonía de la oposición de izquierda. Hacer el ridículo en una pugna contra quien sustituya a Rajoy en el atril -quizá el portavoz Rafael Hernando, que no es persona de sutilezas ni meandros dialécticos- le aleja del pretendido "sorpasso", por muy cuarteado que haya salido el PSOE de sus elecciones internas. De veras lo lamento, porque siempre pensé que una formación emergente, aunque personalmente muchos no comulgásemos con sus postulados, era necesaria para limpiar los nubarrones políticos y los establos hediondos de este país nuestro. Pero no creo que, a estas alturas, el Podemos surgido de Vistalegre 2 sea capaz de ocupar ese hueco. Ni de ofrecer soluciones a los muchos problemas que tiene planteados España, comenzando por el independentismo de una parte de los catalanes. Y ya se ve que ni Puigdemont, ni menos aún el flamante secretario y ex secretario general del PSOE confían en la "alternativa Iglesias". Quo vadis, Paulo?


Escaño Cero - De libros

26.05.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 25 (OTR/PRESS)

Junto a San Jordi en Cataluña, sobre todo en Barcelona, la Feria del Libro de Madrid es una de las citas con los libros más importantes de nuestro país.
Precisamente este fin de semana comienza la Feria del Libro de Madrid y contará con la presencia de los Reyes.
Hay que reconocer que don Felipe está haciendo de su interés y promoción de la cultura una de las señas de identidad de su incipiente reinado.
Son numerosas las ocasiones en que don Felipe aparece como impulsor de actividades culturales como en esta ocasión será su presencia en la Feria del Libro de Madrid. Por cierto su madre doña Sofía, era habitual en la Feria a la que asistía no solo para inagurarla sino para comprar libros. Doña Sofía ha mostrado siempre su especial sensibilidad hacia la cultura.
Llevo unos cuantos años asistiendo a la Feria para firmar libros y les aseguro que la presencia de políticos es escasa. A ningún presidente de Gobierno se le ha ocurrido ir a la Feria solo o con su familia a comprar libros. Tampoco los lideres de la oposición han prodigado su presencia. Creo que fue hace un año o dos que Marta Rivera de la Cruz (la única diputada junto a Toni Canto que de verdad es la voz de la cultura en el Parlamento) se lo sugirió a Albert Rivera y éste fue a la Feria, e inmediatamente Pedro Sánchez para no ser menos también fue, eso sí, avisando previamente a los medios de comunicación. En realidad no fueron a comprar libros sino a hacerse la foto.
Pero ya digo que hasta ahora no ha sido habitual ver a políticos sin cámaras detrás paseando tranquilamente, mezclándose con la gente y comprando libros.
En realidad a la mayoría de los políticos la cultura se la trae al fresco. Tan difícil es verles comprando libros como asistiendo al cine o al teatro o al concierto. Solo lo hacen cuando hay un "estreno" y tienen asegurado el minuto de "telediario", pero así como a los Reyes es habitual encontrárselos en el cine, en el teatro o en conciertos con nuestra clase política eso es misión imposible.
Y la prueba de su desinterés por la cultura es que han sido incapaces de legislar para acabar con la piratería. Angeles González Sinde hizo una ley contra la piratería que le costó un enorme desgaste sacar adelante amen de que entre su proyecto inicial y lo que finalmente aprobó el Parlamento hubo diferencias sustanciales, por aquello de que Rodríguez Zapatero que iba de modernísimo no quería molestar a los "piratas".
Nuestros políticos no encuentran tiempo y mucho menos tienen interés en legislar para proteger la propiedad intelectual. Y ya puestos persiguen con saña a los escritores a los que intentan que a la edad de jubilación no vuelvan a publicar si es que quieren cobrar la pensión.
En fin, no voy a seguir para no agriarme el humor. Disfrutemos de la primavera que no solo trae flores sino libros ya que por estas fechas hay ferias del libro por toda España y la de Madrid es sin duda una Feria extraordinaria.


Victoria Lafora - No valen trampas

25.05.17 | 08:16. Archivado en Victoria Lafora


MADRID, 24 (OTR/PRESS)

Comencemos por decir que lo verdaderamente grave, el mayor expolio de las arcas públicas, son los casos Gürtel, Lezo, Púnica y todos los relacionados con el Partido Popular. Pero, contratar un asistente y no pagarle la Seguridad Social, como ha hecho el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique es un fraude de ley se mire como se mire.
Ha recurrido la sanción, muy elevada por cierto. Dice tener dinero para pagarla pero alega que así protege de una injusticia a los "millones de familias que participan de la economía sumergida". Y ahí es donde está lo peor de esta historia; en el relato exculpatorio que se ha construido, diciendo de entrada que creía que el hombre que le ayudaba a levantarse, vestirse o ducharse era autónomo y lo compara con un fisioterapeuta. ¿De verdad cree Echenique que el nivel salarial es el mismo y que un asistente a domicilio gana lo suficiente como para pagarse las cuotas? ¿No sabe que a las asistentas que ayudan a las personas mayores en sus casas hay que pagarles la Seguridad Social? ¿Durante los dos años que trabajó en su casa no le preguntó, en plan colega, si estaba al día con las cuotas? Es verdad que Mariano Rajoy todavía no ha comparecido, ni siquiera en rueda de prensa, a explicar los casos de corrupción que enfangan a su partido. Que pretende declarar como testigo en el caso Gürtel por videoconferencia desde Moncloa. Que a la izquierda se les mira con lupa y el nivel de tolerancia es menor.
Todo lo anterior es cierto, pero Podemos vino para regenerar la vida pública, para acabar con la casta, para defender a los desfavorecidos de la crisis. Y, posiblemente, el asistente de Echenique era uno de ellos. Por eso es grave que las declaraciones de principios y las frases grandilocuentes no se compadezcan con la realidad. Que, cuando se tiene cerca a uno de los perdedores, se haga trampas para no pagar la Seguridad Social que es su pensión del día de mañana.
A Echenique, como a cualquier político pillado en una infracción, le es exigible que se disculpe, que diga sencillamente que se equivocó, que obró mal, y no castigue a la opinión pública con un relato de más de un folio amparándose en esa "masa sin posibles que, por falta de alternativas, vive en la economía sumergida". No es su caso.
También es verdad que la Ley de Dependencia, sin partida presupuestaria, es una estafa para las familias que tienen derecho a una prestación. Seguramente es cierto que con este asistente intentaba paliar el esfuerzo familiar por atenderle. Pero en su situación están la inmensa mayoría de los dependientes de este país y con muchos menos ingresos. Si todos hicieran lo mismo se crearía un subempleo sin derechos, sin prestaciones, el punto más bajo de la escala laboral.
Resulta incoherente cantar la Internacional, al grito de "arriba parias de la tierra", y no pagar la Seguridad Social a alguien que está peor que tu.


Francisco Muro de Iscar - "Ahora va a cambiar". Ni lo sueñen

25.05.17 | 08:16. Archivado en Francisco Muro de Iscar


MADRID, 24 (OTR/PRESS)

Más de un votante o dirigente del PP, algunos socialistas y otros de fuera piensan que, ahora, Pedro Sánchez va a cambiar. Imaginan que la experiencia vivida en estos meses, la victoria en las primarias, la fuerte división interna en el Partido Socialista y la necesidad de ganar tiempo y fortalecerse antes de acudir a unas elecciones generales "a por todo", le harán más moderado, menos radical. Por ejemplo en el "No es NO" a Rajoy o al Partido Popular y a posibles acuerdos parlamentarios. Y también en su estrategia con Podemos. Quienes le conocen y han trabajado con él, responden sin dudar: "ni lo sueñen. Sánchez sale fortalecido internamente y los barones del partido más débiles. No hay pacto posible ni transición. Se cobrará las deudas. Se va a ver en el próximo Congreso, en las decisiones sobre el grupo parlamentario y en sus primeras acciones".
La victoria de Sánchez en las primarias, que no garantiza que el PSOE mejore sus resultados si hay elecciones -está muy reciente el ejemplo francés- abre posibilidades al PP y, sobre todo, a Ciudadanos de ganar espacio por el centro pero anuncia una fuerte inestabilidad parlamentaria, entre otras cosas porque Sánchez no estará en el Congreso y en el grupo parlamentario socialista, con mayoría de Susana Díaz, habrá una "paz vigilada". Ni Sánchez va a enterrar el hacha de guerra contra ella ni Susana rendirá pleitesía al ganador. Una cosa son los gestos y otra los hechos. Sánchez ha introducido una estrategia peligrosa, no sólo por su no absoluto a Rajoy sino por el enfrentamiento entre "militantes" y "representantes" y entre "izquierda" y "derecha" dentro de su propio partido. Nadie sabe lo que va a pasar en el PSOE, pero apuesten porque Sánchez no cambiará. Otra consecuencia inmediata es que la actual legislatura no servirá para nada, salvo para tratar de desestabilizar día a día al Partido Popular. Ni pactos por la educación o la justicia ni reforma de las pensiones, fiscal o laboral... No va a prosperar nada porque no es posible el acuerdo entre Sánchez y Rajoy y los pactos con Ciudadanos y PNV, cuando se produzcan, no son suficientes para sacar adelante ninguna de las reformas urgentes que necesita España. Y eso sin contar con que Ciudadanos, de vez en cuando, votará también contra el PP para que no le identifiquen permanentemente con la derecha. Ni siquiera es posible una moción de censura -otra vez le ha ganado la batalla Iglesias a Sánchez ofreciéndole retirar "su" moción si los socialistas presentan la suya- ni un gobierno de izquierdas porque sería el fin del PSOE tal como lo conocemos.
Entramos en un callejón sin salida. El PP espera aprobar los presupuestos de 2017 y, si no hay posibilidad de acuerdos, prorrogarlos en 2018. Tirar para adelante esperando que se consolide la recuperación económica y se acabe el tsunami de la corrupción. Eso, o nuevas elecciones. El PSOE intentará ser visto como la izquierda "real" aunque la realidad demuestra que la socialdemocracia europea no tiene recetas. Podemos intentará poner piedras en el camino de todos y sostener el virus del populismo. Y Ciudadanos seguirá buscando su sitio. Legislatura perdida y la casa sin barrer.


Antonio Casado - Iglesias for president

25.05.17 | 08:16. Archivado en Antonio Casado


MADRID, 24 (OTR/PRESS)

Nada es inocente en política, cuya regla de oro es el principio de oportunidad. En eso pensó Pablo Manuel Iglesias al ofrecerse al Parlamento como presidente del Gobierno para salvar la democracia. Y puede que en eso se haya inspirado la presidenta del Congreso, Ana Pastor, militante del PP y fiel seguidora de Mariano Rajoy, al poner fecha a la consabida moción de censura presentada por Podemos.
Si Podemos banaliza el uso de una herramienta política tan importante como la moción de censura, a nadie puede sorprender que el PP haga lo mismo, orientando el evento hacia un martes y trece. De momento, un motivo de chanza que el presidente del Gobierno aprovechó en el Senado, cuando aludió al sentido del humor de la presidenta de la Cámara durante un vivo cruce verbal con el dirigente de Podemos, Ramón Espinar (hijo).
Aún así, no son banales los motivos del retraso. Al menos los motivos técnicos o reglamentarios. Olvidemos en este punto los de carácter político, siempre debidos a razones de oportunidad por una y otra parte, como queda dicho. De entrada, se ha consultado la decisión con los jefes de fila de las fuerzas representadas en el Congreso. Y han entendido mayoritariamente que la moción no es prioritaria si compite en la agenda con los Presupuestos Generales del año en curso. Eso sí es prioritario, pues se trata de una de las tres funciones centrales asignadas al Parlamento: aprobar las cuentas del Estado.
Además de hacer leyes, la otra función es controlar al Ejecutivo. Función ordinaria que cursa mediante mociones, proposiciones no de ley, preguntas por escrito, sesiones de control oral de los miércoles, etc. Pero la moción de censura, como reprobación al Gobierno, es una forma de control especial o no ordinaria, cuya regulación no impone a la Presidencia de la Cámara un plazo tasado de celebración.
En su aireado ataque de contrariedad por la demora, Podemos apela a razones de urgencia. De prisa por desalojar del poder a "un partido corrupto que está parasitando las instituciones", dicen. Pero es un diagnóstico de parte. Solo para Podemos era exigible celebrar cuanto antes la sesión. Los demás, excepto Bildu (2 diputados), parece que ERC (9 diputados) y quizás el PdeCat (8 diputados), prefieren seguir el paso de los PGE por el Senado, y que espere la moción hasta el13 de junio.
Al fin y al cabo, hasta las piedras saben que el ofrecimiento de Iglesias a enderezar desde Moncloa lo que Rajoy ha torcido es un brindis al sol que solo pretende poner en apuros al PSOE, con la extravagante pretensión de colocar a los socialistas junto a los corruptos si no apoyan al jefe de Podemos. O de darle el abrazo del oso si apoyan a Pablo Manuel como presidente del Gobierno llamado a salvar la democracia. Qué cosas.


Fernando Jáuregui - "Hasta rato a los franceses nos iban a hacer lo que a vosotros"

25.05.17 | 08:16. Archivado en Fernando Jáuregui


MADRID, 24 (OTR/PRESS)

"Hasta rato a los franceses nos iban a hacer cosas como las que os hacen a vosotros, que lo aguantáis todo". Es una frase que a veces me repite una familiar, casada con un francés y que, no sé muy bien por qué, ha dado ya en considerarse más ciudadana del país vecino que española. Hace un día me llamó para preguntarme, o más bien increparme: "pero ¿cómo toleráis que un señor que ha ganado en unas primarias tan importantes como las del PSOE lleve cuarenta y ocho horas sin dar una rueda de prensa para explicar qué es lo que va a hacer, si se va a acercar a Podemos, si va a seguir con el "no y no" o qué?". Sonaba indignada; más hispana que gala, me pareció. Más o menos como cuando me telefonea para inquirir "cómo es posible que Rajoy vaya a declarar por plasma por lo de la Gürtel y no dé la cara, y allí todos calladitos". Y no digamos ya nada de sus telefonazos -que a veces son como bombazos- cuando acierta a escuchar, o ver, vía Internet, alguna tertulia con mis colegas: "¿qué clase de periodistas sois vosotros? Tendrías que ver cómo son los debates aquí, en Francia".
Le he explicado muchas veces que sí, que sigo también los debates periodísticos y las entrevistas políticas en las televisiones francesas, y que soy consciente de que no es lo mismo Macron que Rajoy (ni que Rivera, aunque se parezcan algo más), aunque añado que la situación entre los socialistas franceses tiene no pocas concomitancias con la del PSOE. "Y, además", añado para desconcertar a mi querida interlocutora, "allí tenéis a Le Pen por un lado y a Melenchon por el otro; nosotros no tenemos más ultras que las dos docenas que se manifiestan con banderas de Falange en Cibeles cuando va a dar una conferencia Puigdemont y, desde luego, no irás a compararme al triste de Melenchon con Pablo Iglesias, que es un tipo que nos causa mucha diversión y jolgorio". Y ahí ya no puede replicarme.
Lo que sí nos tomamos muy en serio mi interlocutora parisina y yo es lo de las diferencias mediáticas. Le reconozco que aquí es posible que unas señores que quieren independizarse de España preparen en secreto una "ley de desconexión", que lleva implícita una censura pura y dura a los periodistas "disidentes", y no pase nada. Nadie protesta, chitón. Como cuando hacen ruedas de prensa sin preguntas, suprema contradicción. Y admito que el ganador de las mentadas primarias tiene tal enfrentamiento con los medios que hasta se resiste a empezar su nueva/vieja carrera reuniéndose con ellos, mientras ella, entonces, me dice que "ese señor parece, por lo tanto, Trump con el New York Times; pues que sepa que será el Times el que logre el impeachment de Trump".
Hace un par de días, con voz muy seria, me soltó una parrafada: "lo que tenéis que imponer es que os tomen en serio, que no os toreen como hacen los de Podemos con quienes se dejan, o los del PP con todos, o Pedro Sánchez con casi todos; y, de paso, tenéis que tomaros en serio a vosotros mismos, que hay que ver la de espectáculos que estáis dando".
Una vez más, le di la razón silenciosamente. Y seguí, en secreto, envidiando un poco -un poco-- a Francia. Y nuestro Macron, ¿cuándo llegará?

Libre de virus. www.avg.com


Domingo, 28 de mayo

BUSCAR

Síguenos

Hemeroteca

Mayo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031