Observatorio para un espectador en ruta

En recuerdo a la España que dejamos atrás

17.07.17 | 22:27. Archivado en actualidad

La España nacida del espíritu del 18 de Julio estuvo llena de españoles de buena voluntad que trabajaron honradamente y algunos hasta entregaron su vida generosamente. Nadie te obliga a identificarte con ellos; pero no les odies, no hace falta que te sumes a esas generaciones de hombres y mujeres que te legaron una España próspera; pero no las denigres, ni las difames porque son parte de la historia de una gloriosa Nación que es también la tuya a la que debes respeto y veneración, mucho más en estos momentos en que atraviesa las horas más bajas de su historia y anda necesitada de una buena dosis de patriotismo del que nuestros mayores dieron ejemplo. A medida que se acerca la hora de la verdad se oyen voces que tratan de ahuyentar nuestros miedos con palabras grandilocuentes que suenan a hueco o cuando menos son poco tranquilizadoras. Los separatistas no se saldrán con la suya. Nadie va a romper España. El "referendum" no se celebrará. Les vamos a parar en seco; pero nadie dice cómo. El órdago de los secesionistas catalanes parece firme y no estaría mal que nos tomaros en serio sus amenazas y comenzáramos a reaccionar antes de que acaben saltando la tapia. La verdad es que todo lo que está pasando sería menos inquietante si tuviéramos las ideas claras sobre lo que es y representa España como Nación, todo sería relativamente sencillo si estuviéramos imbuidos del espíritu patriótico del 18 de Julio en que a nuestra Nación se la veía como portadora de esos valores eternos heredados de una larga tradición occidental cristiana, que hacía que nos sintiéramos orgullosos de ser españoles, estando dispuestos a los mayores sacrificios por defender nuestra españolidad; pero las cosas han cambiado mucho desde la funesta transición, que representó el punto de partida hacia una nación sin rumbo y sin ideales. ¿Es que acaso, en el momento presente, los españoles sabemos lo que somos y lo que queremos?
Dejémonos de monsergas y reconozcamos que atravesamos un momento complicado en que lo hemos perdido casi todo, la familia, la escuela, los valores, la ética, la religión. Se ha esfumado esa sociedad asentada en una consistente clase media, con una deuda pública prácticamente inexistente, con unos salarios que permitían llegar desahogadamente a final de mes e incluso daban para ir incrementando los ahorrillos y sobre todo nos hemos quedado huérfanos del sentimiento patriótico, que era el supremo referente de una Nación unida y reconciliada. Todo esto y muchas cosas más se han venido abajo. A tanto hemos llegado que si alguien se atreve a decir que la Nación es lo primero, es tratado como un loco o cosas peores. ¡Qué pena!... ¿Qué catástrofe natural ha sobrevenido sobre nuestra gloriosa Nación llamada España?....
Catástrofe natural ninguna, todo ha sido producto de una equivocada, por no decir perversa, voluntad de una pandilla de politicastros que se erigieron en padres de la patria, cuando en realidad no eran más que padrastros indolentes, siempre apoyados por los medios de comunicación y una caterva de periodistas que vergonzosamente se pusieron a su servicio.
Todo lo anterior era malo, por lo que era preciso destruirlo, había que hacer desaparecer toda huella, todo vestigio que pudiera recordarnos la etapa anterior: edificios, cruces, estatuas, calles, hasta el monumento del Valle de los Caídos, símbolo de la reconciliación nacional, había que dinamitarlo. Una verdadera obsesión por borrar nuestras tradiciones y raíces para partir de cero, sin ideales, sin Patria y sin Dios, sin base en unos principios universales prestablecidos, haciendo tabla rasa para así poder consolidar el Estado democrático que, según parece, era lo que único que realmente importaba. Con ello a las respectivas fuerzas políticas les quedaban las manos libres para hacer y deshacer a su antojo, rivalizando unos y otros en arrimar el ascua a su sardina, en detrimento del bien nacional general; es así como salió adelante la Constitución del Consenso de 1978, de la que tan mal parado salió el Estado Español. ¿Quién pensó entonces en la España con destino universal que trasciende los tiempos?
Los frutos perniciosos de estas semillas plantadas en estos tiempos de la transición a la vista están, pero ni siquiera esto ha sido motivo suficiente para hacernos reflexionar y pensar en una rectificación, que cada vez se ve como más necesaria. Seguimos sacralizando el Estado democrático en detrimento del Estado Español y ésta es la razón que permite a los secesionistas catalanes seguir avanzando en sus propósitos, porque… ¿cómo vamos a obligar a nadie a cumplir la ley? , es mucho mejor bajarse los pantalones y poner en práctica el chalaneo, hasta llegar a un acuerdo que lleve la marca democrática. ¿Cómo vamos a impedir por las bravas que se disgregue el redil con el riesgo que ello supone de que sufra la democracia y los votantes nos lo tengan en cuenta? Es preferible ir tirando como se pueda, puesto que el Estado acaba soportándolo todo. Todos unidos en la defensa de la democracia por encima de todas las ideología ; pero cuando se trata de defender la unidad de la Patria esto no es así llegando así al absurdo de anteponer lo que no es nada más que un medio al mimísimo fin.
Antes de seguir adelante, permítaseme un breve apunte destinado a los demócratas recalcitrantes, a quienes les produce un cierto “repelus” la palabra imposición. Debieran entender que, en mayor o menor grado, esto de imponer es un hecho inevitable en todos los regímenes políticos, incluido el democrático. La determinación tomada por la mitad más uno del conjunto de los ciudadanos es también imposición para el resto, que tienen que someterse al veredicto de la mayoría, sin estar de acuerdo. La aritmética parlamentaria casi nunca satisface a todos, lo que quiere decir que siempre habrá quienes, voluntariamente o no, tengan que aguantarse. Si al final te ves obligado a acatar lo que no te gusta, que más da que sea por voluntad de uno o de una mayoría, en todo caso lo que debiera importar es que las imposiciones sean justas, éticas y redunden en el bien general de la Nación, porque si no es así no dejarían de ser una villanía, por más democráticas que se las supongan. Esto sin contar con que las prebendas, las mentiras o manipulaciones, a veces son moneda de cambio con las que se consiguen voluntades, como todos sabemos.
Volviendo a la cuestión que nos ocupa y nos preocupa, yo pienso que necesitamos poner las cosas en su sitio y no confundir lo sustancial con lo accidental, ni el fin con los medios, porque si no es así estaremos perdidos y no llegaremos nunca a ver luz. Para no andar con rodeos comenzaré diciendo lo que a mí me parece una obviedad y es que las constituciones, los regímenes políticos, las instituciones y demás parafernalias, son algo relativo que están subordinados a la Nación que, se mire por donde se mire, es el único Absoluto políticamente hablando.
Las constituciones pasan, los ordenamientos políticos se transforman, los diversos regímenes políticos se suceden y lo único que resiste el paso de los siglos son las naciones como tales. Dentro de unos años , seguramente menos de los que algunos suponen, nuestro régimen político tan idolatrado habrá dado paso a otro distinto, quedando la Nación como ese sustrato permanente que está por encima de los parlamentos, como testigo insobornable que sabrá juzgar la actuación de políticos y parlamentarios de la época que nos ha tocado vivir. Esto debiera hacernos pensar que la Nación Española no es de nuestra propiedad y que no podemos disponer de ella caprichosamente. No, no es propiedad, es sólo una herencia usufructuaria recibida de muchas generaciones atrás, que con mucho esfuerzo y sacrificio fueron forjándola a través de los siglos y que se nos ha entregado para que la administremos, la defendamos, la preservemos de los peligros y se la trasmitamos en su integridad a las generaciones venideras y de ello nos pedirá cuentas la historia.
El problema de los hombres y mujeres de la generación actual es que nos hemos llegado a creer que somos pequeños dioses, con autoridad para decidir sobre el bien y el mal, con dominio sobre la verdad y el error y con el derecho a convertir una Nación centenaria y respetable en un corral de cabras. El grave problema de nuestra sociedad es que hemos acabado absolutizando lo relativo y relativizando lo absoluto. A los hechos me remito. Hoy día se supervalora al estado democrático y se infravalora al Estado Español; se siente orgullo de ser demócrata y vergüenza de ser patriota. Por doquier se hace patente el celo democrático que para sí, no consiente la menor falta de respeto, mientras se toleran ofensas y agravios a la bandera, en aras a la libre expresión democrática. No quiero imaginarme de lo que nuestra sociedad sería capaz si un día el estado democrático corriera peligro de supervivencia; en cambio cuando la integridad del Estado Español está en peligro no pasa nada. ¿No es esto poner la carreta delante de los bueyes?...
La Nación Española que nos precede y nos acoge está a un nivel superior. Su existencia no depende de la legalidad que pueda conferirla la Constitución del 78; ni tampoco ésta puede restarle su legitimidad aunque lo intentara. El consenso no es más que el consenso. La realidad de las cosas en cambio es algo diferente y la realidad de España está fundada en razones mucho más profundas, que trascienden a los tiempos de crisis como los que estamos viviendo. En este sentido podemos estar tranquilos. ¿Que pueden suceder cosas en los próximos años? esto nadie lo pone en duda; pero lo cierto es que si algo grave pasara no dejaría de ser un episodio efímero, que durará lo que dure la resaca de una noche loca y de desenfreno, no más. España es lo que es y lo seguirá siendo por mucho que lo nieguen los charlatanes de feria y llegado el momento sabrá recuperarse de cualquier golpe duro, como sobradamente lo ha venido demostrando. Que sepan los separatistas que de poco van a servir sus afanes, pues aunque algo cambiara en estos momentos de turbulencia, la propia dinámica de la historia se encargaría de volver a colocar las cosas en su sitio. Los políticos en general, aunque se les supone poco ilustrados, deberían saber que el sentido trascendente de la historia acaba siempre burlándose de las necias veleidades que atentan contra la quinta esencia y razón de ser de los pueblos.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Ángel Gutiérrez Sanz [Blogger] 19.07.17 | 10:34

    Alejandro y Antonio por vuestras palabras deduzco que sois plenamente consciente de la situación por la que estamos atravesando. Os agradezco vuestros ánimos. Al final lo bueno siempre prevalecerá sobre lo malo. Disfrutad del verano.

  • Comentario por Alejandro Garro Blázquez 19.07.17 | 09:25

    Querido Ángel: Estoy completamente de acuerdo con tu escrito. La sociedad ha perdido todos los valores,creencias, respeto... y para mí lo peor nuestro defecto nacional: LA ENVIDIA.
    Sigue escribiendo para poner tu granito de arena en el ánimo de los lectores.
    Feliz verano.
    Un abrazo.
    Alejandro Garro

  • Comentario por Antonio López Sernández 19.07.17 | 08:53

    QuQuerido Ángel, estoy de acuerdo. Es un artículo valiente y realista. Ya sabes lo que dirían los que hablan de democracia sin saber cuál es su esencia. Recuerdas el pasado. Todo lo que tenemos es fruto de una tradición evolutiva. Los defectos, presentes en todo lo humano, sirven para corregir, evolucionar, buscando siempre el progreso de la dignidad personal y de la sociedad. Un buen demócrata es el que pone por delante el Bien Común sobre el particular. La verdadera democracia es de suyo más exigente que cualquier otra tendencia. Nos obliga a ser responsables, pensando en los demás. Si analizamos la actitud de los independentistas, secesionistas..., vemos que les domina el egoísmo, el acaparamiento, el olvido de los más necesitados y un largo etc. El impulso democrático auténtico sólo puede ser alimentado y dirigido por una conciencia sana, por personas que anteponen el bien de la sociedad sobre el personal. Eso genera una sociedad fuerte, coherente, plenamente democrática, ordenada....

Jueves, 21 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930