Non Solum Sed Etiam, el Blog de Txenti

El Problema Palestinense y la solución de los mosqueteros

17.05.18 | 23:43. Archivado en Autor

Palestina vuelve a estar en las portadas por ser, por enésima vez, escenario de un conflicto eterno.
El reconocimiento de Jerusalem como justa capital del Estado de Israel llevado a cabo por el Congreso de los estados Unidos en 1995 y el compromiso de fijar la embajada americana el 31 de mayo de 1999, decisión que ha sido demorada por los predecesores de Trump es uno de los factores del último estallido de violencia.

La actuación militar de Israel ha sido condenada por muchos como desproporcionada a la luz de las cifras de víctimas del lado palestino, 58 gazatíes muertos y 3000 heridos según fuentes de Hamás.
Otras voces, en aras de una justificación de la respuesta armada de Israel, señalan que “esta tragedia en Gaza no es por la embajada ni por Trump. Que Gaza está dominada por una facción terrorista, a su vez gobernada por Irán. Matan de hambre a su pueblo, explotaron los conductos de gas desde Israel a Gaza, no permitieron entrar los camiones cargados de alimentos y medicinas, ponen a niños, mujeres y adolecentes al frente, para victimizarse, cuantos más muertos mejor. Lo que buscan y quieren es penetrar y matar, hacer daño y apoderarse de las propiedades de Israel. Los soldados israelíes no pueden acercarse porque sembraron explosivos. Esto comenzó hace un mes y medio.”

Otras voces se remontan a junio de 2007 cuando se intensificó la guerra civil entre Hamás y Fatah (Brazo militar de la OLP).

Cada vez aumentan más las efemérides sangrientas que jalonan el calendario de la historia de esta tierra llamada por muchos Tierra Santa.

El Papa Francisco ha manifestado su preocupación por la situación diciendo “la guerra llama a la guerra y la violencia llama a la violencia”.

En la última conversación mantenida con el presidente turco Erdogán ha mostrado su opinión considerando que la solución de los dos estados en conflicto pasa por un estatuto especial para la ciudad de Jerusalem.

Hace 70 años la Iglesia también defendía esta postura y Palestina era objeto de preocupación para el sucesor de Pedro.

Non solum sed etiam.

Entre el 1 de mayo de 1948 y el 8 de noviembre de 1949 el Papa Pío XII publicó tres encíclicas y una exhortación sobre “el problema Palestinense”.
La primera encíclica “Auspicia quaedam” se volcaba sobre todo en la invitación a que los obispos promoviesen una “cruzada de oraciones a la Virgen María” con el objeto de pedir la paz y la concordia en Palestina. La segunda, “In multiplicibus” se hacía un repaso de la situación en ese momento y los miles de muertos, prófugos y desterrados, así como lo edificios sagrados y de beneficencia que se habían visto dañados o destruidos. En una segunda parte hacía constar las Gestiones que el mismo Pio XII estaba realizando por la paz en Palestina, incluida la declaración que realizó a un grupo de dirigentes árabes, y la ayuda material prestada desde la santa Sede a las víctimas de la guerra.

La tercera, “Redemtoris Nostri” pretende ser un nuevo llamamiento a la caridad y a la justicia. Se aborda también el tema de la “Internacionalización de Jerusalem y de sus cercanías como fundamento apto para lograr la ansiada verdadera paz”.
Y sobre este tema insistió en el último documento, la Exhortación Apostólica “Sollemnibus documentis”: “Una ordenación jurídica ha de darse a Jerusalem y Palestina entera que, basada en las verdaderas normas de la justicia, impida la posibilidad de luchas y ruinas, tutele incólumes los Santos Lugares para la veneración de los fieles, y ponga en seguro todos los derechos del Catolicismo”

En esta exhortación se hace un repaso sobre la historia y dice: “el año 637 se adueñaron de Palestina los árabes musulmanes. La ocupación mahometana de Tierra Santa y su progresivo creciente asentamiento en ella sobre la mayoritaria población cristiana de un principio es un factor parcial más inmediato del problema palestinense”

Y continúa diciendo: “Vino a complicar aún mnás el asunto la oleada ascendente del Sionismo que tras la incomprensible declaración Blafour, de 1917, fue apoderándose a marchas forzadas de los resortes vitales de Palestina. La línea política expuesta en aquel documento, ofensiva de los derechos del pueblo árabe, de cuya tierra se disponía sin contar con él, ofrecía todo el apoyo del Gobierno de Su Majestad Británica para el establecimiento de un hogar o centro nacional judío en Palestina.”
En todos los documentos Pio XII no dejó de apelar a la oración y a la intercesión de la Virgen María.

Y, aunque hoy resulte chocante, anacrónico y disparatado, dejo para el final una propuesta que sin lugar a duda sería definitiva para alcanzar la ansiada paz: “Esa paz plena, tan solo vendrá con la conversión de judíos e islamitas, al reconocer en Jesucristo al Mesías, Hombre y Dios, y la unión de todas las comunidades cismáticas y heterodoxas bajo la autoridad del Vicario de Cristo, el Papa de Roma”.

Si bien hoy, ni el Papa de Roma pretende arrogarse esa presidencia, habría que conceder en favor de Pio XII que esa propuesta tiene coherencia histórica en esa política proselitista que tenía por entonces la Iglesia, y por otro lado, que en el fondo subyace una verdad más profunda y utópica, que de darse sería la gran solución final, lo que un tal Jesús de Nazaret resumió diciendo “Padre, que todos sean Uno”. El problema es que no nos dejó muy claro cómo ha de articularse esa Unidad en la Diversidad. También es cierto que algo tendríamos que poner nosotros. Podríamos intentar aquello de D’Artagnan y el “ONU para todos y todos para ONU”.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 19 de septiembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Categorías

    Hemeroteca

    Septiembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930