Non Solum Sed Etiam, el Blog de Txenti

Monseñor Garaygordobil muere a los 102 años

25.04.18 | 00:22. Archivado en Autor

Ha fallecido monseñor Víctor Garaygordobil a los 102 años.
Las delegaciones de Misiones Diocesanas Vascas de las tres diócesis vascas comunicaban a última hora de ayer martes 24 de abril el fallecimiento de On Bittor, como era conocido en los círculos más cercanos. El texto publicado en la web de Misiones Diocesanas Vascas (MMDDVV) dice así:
“Nuestro querido Bittor Garaigordobil, ha fallecido esta tarde, en Bilbao, a la edad de 102 años. Su funeral presidido por el obispo de Bilbao, Mons. Mario Iceta tendrá lugar este jueves, 26 de abril, en Urkiola, a la 1 del mediodía. Previamente se instalará su capilla ardiente en la Abade-Etxea donde él ha residido durante muchos años hasta su traslado a finales del pasado año a la residencia sacerdotal de Begoña, en la que ha pasado sus últimos meses. Tras el funeral recibirá sepultura en el cementerio del santuario.”
Por su valor histórico rescato la entrevista que pude realizarle en 1998 con motivo del 50 Aniversario de las MMDDVV

Mons. Victor: "el camino no es solo evangelizar, es establecer la Iglesia nativa"

El obispo emérito de Los Ríos participó en Medellín, cuna de la Teología de la Liberación.
Mons. Victor Garaygordobil es uno de los ocho primeros misioneros que partieron en el año 1948 desde el Seminario de Vitoria hacia la misión de Los Ríos. Su último cargo antes de abandonar Euskadi había sido el de director de la Casa de Ejercicios de su tierra natal en San Sebastián. Nombrado Administrador Apostólico en el 57, obispo en el 64, presidió las labores misioneras del Grupo Vasco hasta que en 1982 presentaría su renuncia para regresar al País Vasco. Desde entonces reside junto a otros compañeros misioneros en el Santuario de Urkiola. Con su intervención titulada: "Así nació la Misión de Los Ríos. Las Misiones en el Concilio y repercusiones postconciliares", abría el ciclo de charlas del 50 aniversario de las Misiones Diocesanas.

¿Qué fue lo más destacado de los orígenes de las Misiones Diocesanas Vascas?
- El haber conseguido algo que se había estado persiguiendo desde hace años. Vimos la posibilidad de encauzar las vocaciones misioneras de la diócesis por un camino que no existía hasta entonces. Hasta entonces todos los misioneros vascos habían marchado a través de órdenes religiosas o institutos misioneros; ahora se podía ser misionero sin dejar de ser diocesano, eso era realmente lo novedoso.

En el año 48, solo el viaje en barco, era ya toda una aventura ¿Marcharon con la intención o la sensación de no volver?
- Nosotros íbamos en nombre de la diócesis porque nuestra vocación no era individual sino colectiva. Incluso la obligación que entonces se decía de "ir de por vida" lo aplicábamos más bien a la diócesis que a cada individuo, aunque es cierto que íbamos por un tiempo indefinido e incluso dispuestos a morir allí.

¿Cuál fue la primera impresión al llegar a Los Ríos?
- La poca información sobre Ecuador de que dispusimos antes de marchar resultó además ser inexacta. Ni resultó ser un pueblo abandonado religiosamente ni el clima y las condiciones eran tan extremas como las habían descrito. Por eso la primera impresión fue de sorpresa.

¿Qué fue lo que encontraron entonces?
- Había, sí escasez de clero, pero la zona a la que fuimos estaba muy bien atendida por los misioneros norteamericanos de Maryknoll cuya integración social se había manifestado hasta en el deporte ya que uno de ellos era el entrenador nacional del equipo de basket. Uno de los motivos de que ocupásemos su misión fue el talante liberal que tenían, esto no era del agrado del arzobispo de Quito. El pueblo los apreciaba y nosotros nos vimos desbordados por esa situación al principio.

¿Les frustró la idea de no encontrarse un pueblo pagano al que cristianizar?
- Bueno no era tierra de infieles, pero el cristianismo tampoco estaba arraigado en las costumbres y la cultura del pueblo. Recuerdo que la asistencia a los actos religiosos en la primera Navidad nos desbordó, algunos pidiendo bautismo, confesión e incluso matrimonio, algo que resultaba raro en aquellas tierras.

Usted que pasó tantos años ¿Cómo se vivía la llegada de nuevos misioneros?
- La llegada de los primeros misioneros seglares fue muy especial, fue al año de estar allí, un año en el que habíamos pasado muchas dificultades. Estos misioneros seglares se hicieron cargo del servicio doméstico y de otras tareas, creo que todavía no se les ha hecho justicia al no valorar un servicio que después hemos echado de menos. El tener en casa una persona de la tierra, de confianza, que preparaba comidas parecidas a las nuestras, que además ayudaban en los servicios litúrgicos y en la pastoral ... con ellos cambió mucho la vida de los misioneros y los proyectos de permanencia.

- ¿Su nombramiento como obispo de la Prelatura de Los Ríos fue un respaldo de Roma a los misioneros vascos?
- En nuestro tiempo creíamos que sí, hoy no sé si creería lo mismo. No obstante mi nombramiento de obispo vino dado por el respaldo de los obispos Ecuatorianos ya que desde la muerte de Mons. Astudillo en 1957 yo había sido nombrado Administrador Apostólico pasando a ejercer las funciones de obispo pero sin serlo. Por ello, y ante la inminencia del Concilio les pareció injusto que en esa situación no pudiese acudir a Roma como lo podían hacer los obispos. Además cuando me propusieron ser obispo en el Grupo Vasco pensábamos que todavía no era oportuno que fuese un nacional.

- ¿Eso no es paternalismo?
- Sí, quizá por eso hoy no hubiese opinado lo mismo. De hecho cuando se hizo la consulta para elegir al nuevo obispo parecía que la idea que existía entre nosotros era que fuese un nativo, porque ese es el camino, no es solo evangelizar, es establecer la Iglesia nativa, y esta no se establece sin clero nativo ni obispo nativo.

- ¿Qué le dice: Medellín del 68?
- En Medellín tuvo lugar la reunión de obispos latinoamericanos que marcó profundamente la pastoral en Latinoamérica. Fue un encuentro muy polémico hasta el punto de que Roma quiso controlar los temas y los ponentes. Al final los temas fueron respetados, y con respecto a los ponentes desde Roma se designó otro ponente sobre el mismo tema que pudiese equilibrar la balanza ideológica. En las conclusiones surgieron propuestas como la de ordenar sacerdotes a hombres casados.

- ¿Se puede afirmar que la Teología de la Liberación nace en Medellín?
- Yo creo que sí. Nosotros no aceptábamos el marxismo, aceptábamos una herramienta de trabajo, que sea "made in Roma" o made in Rusia" si nos sirve. No la aceptamos con su contenido ideológico sino más bien con su contenido experimental. Lo que Medellín aportó fundamentalmente fue esa opción preferencial por los pobres.

¿Cuál sería la principal denuncia que se hace desde la Teología de la Liberación?
- Los mártires producidos no por los comunistas ni por los paganos sino por los llamados católicos que detentan el poder político y económico.


Non solum sed etiam

Con la muerte de On Bittor se cierra un capítulo de la Historia no solo de las Misiones Diocesanas Vascas sino de la Iglesia Universal, porque Víctor Garaygordobil era el último de aquel primer grupo de ocho misioneros que partieron para Ecuador marcando un hito en el mundo de las misiones. La Diócesis de Vitoria, cuando en ella se reunían los tres Territorios Históricos, abrió el camino para que las Diócesis particulares pudieran hacerse cargo de una tarea que hasta entonces solo asumían congregaciones y la Santa Sede a través de Propaganda Fidei.
El espíritu misionero que ha caracterizado durante décadas a estas tierras del Norte, y especialmente a los Territorios de Álava, Vizcaya, Guipúzcoa y Navarra, queda representado en esa hazaña eclesiástica, en el testimonio de aquellos pioneros y, hoy también en los frutos que de toda esa gran labor se empiezan a sentir, en tierras de Latinoamérica y de África.
On Bittor se va a la Casa del Padre, pero la semilla que muere da fruto, y nuevos brotes están surgiendo gracias a los cursos de formación Aldatus y Norte Sur.
Si bien es cierto que estas tierras vascas son desde hace tiempo tierras de misión, también siguen siendo tierra de misioneros y misioneras, como On Bittor.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 10 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Categorías

    Hemeroteca

    Diciembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31