Non Solum Sed Etiam, el Blog de Txenti

Elizalde: "La Diocesis es el Pueblo de Dios"

28.03.18 | 15:56. Archivado en Autor

Monseñor Elizalde: “La Iglesia de Vitoria no es una ong, ni una empresa, ni la idea de nadie. Es el pueblo de Dios”.

La Catedral Nueva, dedicada a la advocación de María Inmaculada acogió una de las tradicionales celebraciones de la Semana Santa, la misa Crismal. Noventa sacerdotes concelebraron con el obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde. Durante la procesión de entrada se pudo apreciar un clero cada día más variopinto el que atiende pastoralmente a la comunidad cristiana en la Diócesis de Vitoria. Sacerdotes llegados de los cuatro puntos cardinales se hacen cada día más habituales en nuestras parroquias y comunidades.

Una de las particularidades de esta celebración es la bendición por el obispo de los Santos oleos, que luego cada sacerdote se llevara para usarlos durante el año en los sacramentos (Bautismo, Confirmación, Unción de enfermos, los más frecuentes).

En esta misa también los sacerdotes renuevan su compromiso sacerdotal. Así lo recordaba Elizalde en su homilía, recogiendo palabras del Papa Francisco se refirió al sacerdocio como “audacia de Dios”. La diversidad sacerdotal en Vitoria no solo se refiere a una cuestión de razas, también en el modo de entender y ejercer el sacerdocio, lo dejaba ver Elizalde: “Nuestra diócesis no tiene un único modelo sacerdotal, existen acentos diferentes”. Diferencias que a veces generan discrepancias, pero para las que el obispo tiene respuesta: “Queriéndonos de corazón se liman las diferencias”. Y añadía: “La Iglesia de Vitoria no es una ong ni una empresa ni la idea de nadie, es el pueblo de Dios”.


Monseñor Elizalde tuvo un recuerdo para el teniente coronel Arnaud Beltrame, que el pasado viernes se entregó como rehén en lugar de una mujer retenida por un yihadista en un supermercado en Trébes al sur de Francia. Recordó algunos datos de su biografía. “Arnaud nació en una familia poco practicante, pero vivió una auténtica conversión en torno a 2008, a los 33 años. Recibió la primera comunión y la confirmación tras dos años de catecumenado, en 2010. Tras una peregrinación a un santuario había pedido a la Virgen encontrar a la mujer de su vida, y empezó a salir con Marielle, con una fe profunda y discreta. Se habían casado civilmente en agosto de 2016, y durante una visita a la abadía de Grasse conocieron al P. Jean Baptiste, al que pidieron que les preparase para su matrimonio religioso, que ya tenía fecha: el próximo 9 de junio.”
Concluyó su homilía haciendo referencia al Plan Diocesano de Evangelización (PDE) en el que está trabajando la Diócesis, y confirmó el ingreso de diez nuevos seminaristas, cinco al Diocesano y cinco al Redentoris Mater.

Durante la celebración se tuvo un recuerdo al anterior obispo D. Miguel Asurmendi.
La catedral registro un medio lleno de la nave central con una feligresía que intentaba aguantar el frio natural del templo con las estufas que a modo de pebeteros intentaban caldear el ambiente.

Non solum sed etiam

He de reconocer que vivo con agrado el hecho de que nuestra Iglesia en Vitoria sea cada día más católica, es decir Universal. Y que esa universalidad se refleje en la feligresía y en el clero. Reconozco que siempre he sido reacio al término “Iglesia Vasca”, ni por cuestiones de maquetación lo he querido usar, en gran parte por las connotaciones políticas, más que pastorales, que se le han dado. Pero también por inapropiado e inexistente. La Iglesia se encarna allí donde está, pero no se reencarna ni se reinventa.
Si de algo puede y debe presumir la Iglesia es de la riqueza en su diversidad. Y desde ahí hacerse pobre con los pobres, reír con el que ríe y llorar con el que llora, hacerse sensible a las identidades locales y acogedora con las identidades de los que vienen de fuera, hablar en todos los idiomas pero siempre desde el lenguaje evangélico y del corazón.
Deseo que el futuro PDE beba de esta riqueza en la diversidad que hoy se descubre en la Diócesis de Vitoria.


Jesucristo Super Star y mucho más

22.03.18 | 17:11. Archivado en Autor


Jesucristo SuperStar vuelve a recrearse en una Semana Santa cargada de propuestas

El Domingo de Ramos tendrán lugar en Vitoria las dos únicas representaciones de una recreación del Jesus Christ Superstar, la mítica obra de Tim Rice y Andrew Lloyd Weber que se estrenó por primera vez en Londres en 1971. Este montaje musical es un proyecto de la Unidad Pastoral de las parroquias de San Juan, Santa Lucía y Espíritu Santo. Regresa de la mano de la directora Leire Betolaza y un amplio elenco de músicos, actores no profesionales y voluntarios todos para cualquier labor técnica.
“Éste año participa más gente que el año pasado, entre 85 y 90 personas ya que el año pasado fue un éxito. Los ensayos empezaron en Enero, y la planificación a finales de Noviembre dado que la Unidad pastoral y el barrio tenía muy buen recuerdo del año pasado y parecía que todo el mundo tenía muchas ganas de repetir” señala Betolaza.

Quienes asistieron el pasado año pueden repetir porque hay alguna novedad: “Éste año se han incluido la canción de SIMÓN ZELOTES, TODO HA SIDO UN SUEÑO, LA CANCIÓN DE HERODES Y LA OBERTURA del musical. La banda ha incluido viento y metales al grupo”.
La obra durará algo más de una hora y se representará en la iglesia del Espíritu Santo a las 12 del mediodía y en la parroquia de San Juan en Judizmendi a las 19:00 horas.
Leire reconoce que es mucho esfuerzo para tan solo dos representaciones, pero es hasta donde se puede hoy llegar: “Somos conscientes de que es mucho trabajo para 2 actuaciones pero es que nos lleva mucho más trabajo volver a movilizar tanta gente para otra fecha, tomamos por objetivo desde el principio el 25 de Marzo y es difícil que con tanta implicación podamos mover todo para más fechas. Deberíamos prepararlo con más antelación con las fechas marcadas para que cada participante se implique. No sabemos si se convertirá en un clásico de Semana Santa, lo que sí sabemos es que la gente de la comunidad está encantada y disfruta mucho con éste proyecto, cada uno aporta su granito de arena. En la Unidad pastoral de San Juan, Sta Lucía y Espíritu Santo, siempre hemos tenido mucha implicación e inquietud musical, de hecho en muchas liturgias hemos participado con canciones de musicales como Goodspell, La Cristificación del Universo o Jesucristo Superstar, ello nos llevó al musical, de momento no hemos pensado en hacer otros pero... Dios dirá.”
En las dos actuaciones se invitará a los espectadores a hacer un donativo, que, como el pasado año, tendrá también fines solidarios: “Los proyectos con los que colaboramos éste año son:-Construcción de huertos llevados por mujeres en Ruanda; Canalizaciones de agua potable en Perú; y Ayuda para el campamento de verano para niños saharauis en Zuazo Cuartango.
Los compases de esta Ópera Rock de los 70 se podrán escuchar también el mismo domingo en Llodio. La Agrupación Musical San Roque ofrecerá en su tradicional concierto de Semana Santa “Jesus Christ Superstar” a las 19 horas, en la parroquia de San Pedro de Lamuza.

Pascua Juvenil

Algo que también vivió su edad dorada en la década de los 70 son las Pascuas Juveniles y, aun cuando la oferta se ha ido manteniendo hasta hoy, la Delegación de Pastoral con jóvenes oferta con renovada ilusión la Pascua Juvenil de este año. Así lo transmite la delegada diocesana Yasel: “Los jóvenes de Vitoria se preparan para celebrar en el corazón de la semana santa la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo. Y lo hacen en el seminario diocesano, acompañados del pastor de la iglesia en Vitoria nuestro obispo Don Juan Carlos Elizalde y de la mano de una comunidad brasilera llamada Alianza de Misericordia”.
El guión para los días del Triduo Pascual pretende ayudar a los jóvenes a conocer los hechos históricos y la tradición cristiana que los ha hecho llegar hasta nuestros días: “La Pastoral con jóvenes implementará una dinámica dirigida a situar a los jóvenes en la historia, y tradición de la celebración de la Pascua, de una manera progresiva que vaya tomando cuerpo a medida que nos acerquemos al domingo de resurrección para que puedan aprehender cada momento”.
Es una convocatoria para jóvenes a partir de 17 años y cuesta 20€ que incluyen el alojamiento, la comida y las actividades programadas. Aún quedan plazas, los interesados pueden llamar al 674747278.
El campamento base será el Seminario Diocesano, pero los jóvenes que participen se integrarán en una pascua diocesana acompañando al obispo en las celebraciones, Así lo explica Yasel: “Cada día los jóvenes estarán en las celebraciones que tendrá el Obispo en las distintas parroquias de la diócesis. El jueves nos reciben los Viatores para la celebración del lavatorio de los pies y la Hora Santa que nos trasladará a la última cena y a esa noche de oración en el Monte de los Olivos. El viernes estaremos en la Catedral María Inmaculada celebrando la muerte del Señor, y nos remontaremos a ese instante en que la historia de la humanidad cambió, ese momento en que se rasgó el velo del templo por el sacrificio del Cordero. El sábado tenemos la gran Vigilia pascual en la Catedral Santa María con el encendido del Cirio Pascual y el inicio de un nuevo tiempo litúrgico, para el domingo terminar con una celebración y la oración de agradecimiento. El sábado será nuestro obispo el encargado de impartir la catequesis a los jóvenes, y será una vez más un ocasión para llamar a los jóvenes a la conversión y a que se cuestionen sobre el sentido de sus vidas, a ser conscientes de en quien y en qué están invirtiendo su tiempo. Durante 4 días los asistentes tendrán la oportunidad de ver de una manera distinta estas tradiciones, mostradas por colaboradores de San Viator y jóvenes misioneros venidos desde Portugal donde están llevando a cabo una misión de evangelización en 5 ciudades”.
La edición de este año contará con unos invitados que aportarán su testimonio y experiencia evangelizadora: “La comunidad Alianza de Misericordia es una comunidad que se originó en Brasil por dos sacerdotes italianos, pero que actualmente se encuentran en varias ciudades de Brasil, Italia, Portugal, Mozambique, Venezuela, República Dominicana, Bélgica y Polonia. Su carisma y espiritualidad es el kowalskiano de Santa María Faustina Kowalska, que a su vez encuentra su fuente en la misericordia de Jesús, de Dios y empuja a todas las personas al encuentro del corazón de cada pobre, materialmente o espiritualmente porque a Jesús lo encontramos siempre en el otro. Ese otro que debe ser evangelizado para luego salir al encuentro del prójimo y evangelizar”.

Via Crucis del Mundo

Y un año más Berakah agrupa a las parroquias del Casco Viejo que juntamente con asociaciones y colectivos diocesanos, y de otros países, recorrerán en la noche del sábado 24 desde las 20:00 las calles de la Almendra medieval gasteiztarra como Vía Dolorosa.
Este fue el primer acto diocesano en el que tomó parte hace dos años, tras ser ordenado obispo y tomar posesión de su sede, monseñor Juan Carlos Elizalde. Este año volverá a estar presente en el Via Crucis del Mundo y también participarán entre otros: el Coro de San Viator y el Coro Betong de Guinea Ecuatorial, representantes de Ecuador, Colombia, Paraguay, Camerún, República Dominicana, la Asociación Machupichu presentará la imagen de su Señor de los Milagros que hace poco han traído desde Perú , las cofradías de la Virgen Blanca, de la Vera Cruz, la delegación de Pastoral con jóvenes y los Seminaristas de la Diócesis, Urkide, la Hospitalidad de Lourdes, Corazonistas, Talleres de Oración y Vida, Adoración Nocturna y la Fraternidad marianista.

Non solum sed etiam

Que nadie es profeta en su tierra ya lo dijo Uno que sabía algo de eso. La nueva dirección de Pastoral con Jóvenes busca dialogar con la juventud, encontrarse con ella y ofrecer la Iglesia como espacio de desarrollo personal y social, porque es así, porque en la Iglesia estamos llamados a cambiar el mundo.
Por eso en la vieja fórmula de la Pascua Juvenil, además de darle ese punto de enlace con lo diocesano, acompañando al obispo en sus celebraciones, ha decidido invitar a los miembros de una comunidad que vendrán desde Portugal para compartir con los jóvenes que lo deseen esos días de la Semana Santa.
Sin duda el testimonio de quienes vienen de fuera puede ser un aliciente para los de aquí. Como lo están siendo las voces, del sur y del norte, del este o el oeste, que hablan a los jóvenes de una apuesta en serio por el ser humano. Una apuesta que conecta con el testimonio y la Buena Nueva de Jesús de Nazaret. Pero la Semana Santa tiene desde hace años para la juventud otro componente, el de un tiempo para salir ellos fuera también. Una joven religiosa, y buena amiga, me hacía llegar la propuesta que ellas, las Siervas de Jesús, tienen para la juventud este año: Una Pascua rural, cinco días en un pueblito de Cáceres viviendo y compartiendo con la comunidad del pueblo, animando sus celebraciones y disfrutando de tiempos en grupo para vivir y celebrar la fe en toda su dimensión.
Quizá para el próximo año, non solum sed etiam, la convocatoria de la Pascua Juvenil hay que abrirla a los jóvenes de otras diócesis y quizá llegar a intercambios para que jóvenes de nuestra diócesis viajen a otras experiencias de fe. Porque somos más de lo que parece, porque la oferta es mucho más amplia que la diocesana. De momento este año está la apuesta en el Seminario de Vitoria, el año próximo, Dios dirá.


Semana santa Vitoria 2018

21.03.18 | 12:43. Archivado en Autor

Iñaki Ruiz de Azua, presidente de la Vera Cruz: “Buscamos “valientes” que quieran dar testimonio del amor de Jesús y mantener la tradición de las procesiones”

El próximo jueves con el Pregón dará inicio oficialmente la Semana Santa en Vitoria. Unas fiestas que recuerdan la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret, un hombre que cambió la Historia de la Humanidad, para unos un loco, para otros un profeta y para una tercera parte de la población mundial El Hijo de Dios.

En el mundo católico la Semana Santa está cargada de simbolismos, España es un referente por la trascendencia de la imaginería religiosa que cobra protagonismo en sus procesiones; y Vitoria-Gasteiz remonta a 1538 su tradición procesional, en esa línea de austeridad más propia de las culturas del Norte, pero con una imaginería digna de mención.
El mayor enemigo de las procesiones es la climatología adversa, pero, desde siempre, otro asunto ha preocupado a los organizadores de las procesiones, “que venga más gente a participar en la procesión”.

Iñaki Ruiz de Azua es el presidente de una de las Cofradías más veteranas, la de Nuestra Señora en la Soledad de la Vera Cruz.

–Este año la cofradía de la Vera-cruz ha sido más activa en Facebook y redes sociales, invitando a mantener la tradición de la Semana Santa vitoriana. ¿Por qué?

–Es cierto. Es una forma de comunicación que iniciamos el año pasado. Lo bueno de Facebook y Twitter es que son canales muy ágiles. Visto el “éxito” de nuestra primera experiencia, decidimos repetir e incluso aumentar la intensidad de nuestra llamada en las redes sociales. El resultado está siendo muy positivo. Hasta la fecha, 25 personas nos han escrito para ofrecer su colaboración. Para nosotros, esto es increíble. Me gustaría extender esta solicitud de colaboración a vuestros lectores. Buscamos “valientes” que quieran dar testimonio del amor de Jesús y mantener la tradición de las procesiones de Semana Santa en Vitoria-Gasteiz. Y les digo: ¿Te animas? Visita www.cofradiadelaveracruz.com

–Lo de la crisis de la Semana Santa en Vitoria-Gasteiz es algo que siempre se ha hablado.

–Seguro… y para muestra, un botón. En 1943, en una de sus habituales columnas en El Pensamiento Alavés, don Venancio del Val se preguntaba por qué no había en Vitoria una procesión en Jueves Santo como antiguamente sucedía. Don Venancio reconocía que eran otros tiempos y aprovechaba este artículo para recordar la historia de las procesiones en Vitoria y motivar así el resurgir del ambiente cofrade en nuestra ciudad. Han pasado 75 años y la sensación de crisis en las cofradías penitenciales continúa. Algo estaremos haciendo mal.

–¿Cómo son las tradiciones de la Semana Santa en Vitoria?

–Solemos definirlas como sobrias, austeras, con el carácter propio de los alaveses. Pero también tienen un gran componente de autenticidad. El hecho de que aquí tengamos más dificultades para contar con colaboradores también identifica en carácter genuino de los cofrades que se involucran y y una perseverancia a prueba de bombas. Y no sólo las procesiones, en Semana Santa muchos vitorianos profundizan en los misterios de la fe y sienten la necesidad de acompañar a Jesucristo en su Pasión. Y por supuesto, con la esperanza y la fuerza de un relato que, como sabemos, concluye con la esperanza, la alegría y la victoria de Cristo resucitado.

–¿Cuál puede ser el atractivo de formar parte de estas procesiones austeras?

–Personalmente, encuentro muchas satisfacciones. Semana Santa actualmente es sinónimo de vacaciones… a muchas personas les cuesta dar el paso y comprometerse con algo en estas fechas de Jueves Santo y Viernes Santo pero si vives la fe y sientes las tradiciones, seguro que merece la pena. Uno de nuestros proyectos a corto plazo es editar un libro sobre las Cofradías Penitenciales de Vitoria, que ponga en valor nuestra historia y la riqueza de las tallas procesionales. Dar testimonio de fe siempre es una necesidad. Saber que la vida siempre tiene sentido, la esperanza de la Buena Noticia, la dignidad de saber que Jesús dio su vida por todos y cada uno de nosotros, sentirnos amados… todo esto hay que compartirlo. Hay que manifestarlo en la vida pero también en las calles, como cuando democráticamente salimos a defender nuestros derechos o a celebrar la alegría de un triunfo deportivo.

–¿Cuántos cofrades integran hoy la cofradía de Nuestra Señora de la Soledad en la Vera-Cruz?

–No llegábamos a 200 por poco pero ahora ya superamos esa cifra ampliamente. Este año llevamos ya 25 nuevas incorporaciones. Es algo que tiene que animarnos para seguir con más voluntad y plantear cada año mejor las cosas. Cuantos más seamos, más ambiciosos pueden ser nuestros proyectos para realzar esta tradición vitoriana.

–Dicen que las procesiones son un culto a la muerte pero hay quienes defienden que son un culto a la vida. ¿Qué idea tienes al respecto? ¿Cómo explicar esto a los profanos?

–En la parafernalia de las procesiones de Semana Santa conviven muchos elementos que se relacionan directamente con la muerte: el Santo Sepulcro, el Santo Entierro, la Cruz, la Flagelación, las marchas fúnebres, los tambores con sabor a tinieblas, las caras tapadas al estilo de los verdugos o de los cortejos fúnebres, etc. Esto es así, obviamente. Algunos de estos elementos son imprescindibles para el mostrar el relato evangélico y otros son fruto de la tradición, de unos siglos más oscuros, de una forma de afrontar la vida diferente. Sin embargo, este culto a la muerte y estas sensaciones anacrónicas de la trama no pueden ocultar el desenlace de la historia que queremos comunicar. No te olvides que representamos la victoria de la vida sobre la muerte. La Unesco, cuando se refiere a estas manifestaciones, habla de patrimonio inmaterial de los pueblos. Son expresiones culturales que se reproducen año tras año, de generación en generación, y así durante siglos. Esto es la vida, lo que hacemos de manera recurrente, lo que sucede mientras hacemos otros planes. ¿Un culto a la vida? Claramente, para los cristianos no puede ser de otra forma. En las procesiones participamos en algo que sucedía antes de mi nacimiento y que a buen seguro permanecerá cuando ya no esté. Una procesión es un viaje, como la vida misma. Todos juntos, en comunidad, aunando esfuerzos, salvando dificultades y empujando hombro con hombro para avanzar. Como la vida misma. Con fe.

PROGRAMA DE SEMANA SANTA

Non solum sed etiam

Estamos viviendo momentos en los que la manifestación es el modelo por excelencia de la expresión de la opinión del pueblo: manifestaciones feministas, manifestaciones de jubilados, manifestaciones de profesores, manifestaciones de todo un barrio, … y llega la Semana Santa y con ella otras manifestaciones. Manifestaciones que según algunos debieran gozar de menos derechos que el resto y circunscribirse al ámbito privado. Sí es cierto que la escenografía se diferencia un poco del resto pero tampoco tanto. Podríamos jugar a ver paralelismos. Pero quizá el error de estas manifestaciones se encuentre en la claridad del mensaje. Mientras en las otras resulta diáfano el objetivo de reclamar una igualdad de derechos efectiva entre hombres y mujeres, o una subida digna de las pensiones, o unas mejoras laborales, o el rechazo a que una familia conflictiva sea alojada por decreto y gratuitamente en un barrio concreto, … en las manifestaciones/ procesiones de Semana Santa ¿qué se pide? ¿qué se reivindica? Nos hace falta una pancarta de cabecera, y no será por falta frases: para el Corpus propongo una pancarta que encabece la procesión y que diga “Este es mi Hijo muy Amado”.
Así pareceríamos más una manifa al uso de los tiempos de hoy, los detractores perderían argumentos para no reconocer el mismo derecho universal de manifa, y lo más importante, empezaríamos a dejar más claro el mensaje, que eso es lo que nos ha faltado muchas veces, tenemos que procesionar como discípulos del Maestro, no como borregos, que sucede en muchas manifestaciones.


María Menéndez-Ponte: “mis cuatro hijos han sido una gran fuente de inspiración”

20.03.18 | 11:22. Archivado en Autor


La prolija escritora coruñesa María Menéndez-Ponte ha visitado varios centros escolares de la capital alavesa para compartir un rato con sus jóvenes lectores, exponerse a sus preguntas y firmar los ejemplares que le presentaban de alguna de sus novelas.
Desde el simpático extraterrestre Pupi que ha introducido en la lectura a muchos niños, al formar parte del material escolar de la editorial SM, y que ha seguido en una colección independiente sus aventuras y desventuras, hasta Andrés, “el chaval normal y corriente, aunque todo el mundo a su alrededor se empeña en decir lo contrario”, un adolescente con madera de héroe (título que, de no haber sido porque Delibes ya lo había usado, se lo habría apropiado). (“Nunca seré tu héroe”, “Héroe a mi pesar”, “Héroe en deportivas”) La trilogía que narra la vida en la adolescencia de sus personajes y su entorno, tan real como la vida misma, ha sido la excusa que ha traído a María hasta el colegio de Mercedarias, donde los chicos y chicas de 2º de la ESO le esperaban para saber más de Andrés, de sus amigas y de cómo la autora llega a conectar tan bien con la gente de su edad.
¿Cómo llega María a convertirse en una escritora para niños y adolescentes?
“Creo que siempre he tenido algo de ese “complejo de Peter Pan” que dicen, y ello me ha permitido empatizar con facilidad con el mundo infantil y juvenil. Una infancia llena de sueños e imaginación, subida a los árboles, soñando despierta, y lectora empedernida fueron forjando la persona que luego, con la experiencia de la maternidad, y la vida misma, me ha permitido escribir para niños y adolescentes con acierto. Los niños inspiran mucho y mis cuatro hijos han sido una gran fuente de inspiración para mí.”

Si bien ella ya se había dejado caer por la editorial SM con sus escritos fue una “casualidad” la que le dio el salto y casi de la noche a la mañana nacieron Rolf y Susi, dos ositos que formaron parte de la educación infantil para muchos niños. Poco después nacería Pupi, el extraterrestre inquieto y curioso por conocer las mil y una facetas de la vida de los terrícolas. Cuatro hijos y muchas noches de cuentacuentos fueron un campo de entrenamiento para abordar esta literatura infantil. Pero otra historia es escribir para adolescentes, y además triunfar.
¿Cómo ha conseguido María entrar en ese mundo tan hermético que es la adolescencia?

“Estoy muy próxima a ellos. Fui viviendo la adolescencia de mis hijos, que hoy algunos ya son padres, y esa fue la puerta de entrada. Por otro lado la lectura para mí siempre ha sido como una terapia, desde siempre, y he leído muchísimo. Y una de las fuentes de información más valiosas han sido la cantidad de horas que he compartido con adolecentes, mi casa ha estado siempre llena con los amigos de mis hijos y he podido observarles, oírles, aprender de ellos. He podido tomar prestado su habla, su jerga, y al final ellos se han podido ver reflejados en los personajes.”


¿Deberíamos los padres acercarnos a la literatura que leen nuestros hijos?

>> Sigue...


Un año más las Voces del Sur dejan su testimonio en Euskadi

19.03.18 | 13:12. Archivado en Autor

Zerbait berria ernetzen ari da/Algo nuevo está brotando
“Con un euro se salva una vida, con 100 € damos de comer en la guardería a 120 niños durante un mes” Así de clara se expresaba sor Matilde Rivera, misionera en Kenia.

Este lunes se despiden las Voces del Sur que han participado en ese proyecto de concienciación ciudadana que organizan las Misiones Diocesanas Vascas cada año, desde hace dos décadas, en torno a su fiesta del 19 de marzo. Han pasado 70 años desde que en 1948 se iniciara la aventura misionera de las diócesis vascas, un proyecto pionero en la Iglesia que ha ido viendo sus frutos, y prueba de ello son las dos religiosas ecuatorianas que han venido a Euskadi a compartir su misión en el corazón de África, en Kenia, pero no la Kenia de los safaris, sino la Kenia olvidada hasta por el gobierno keniata.

Matilde Rivera y Consuelo Pillajo son dos religiosas que pertenecen a la orden de las marianitas, son nacidas en Ecuador, y ahora trabajan desde hace 5 años en la misión Kaikor, en la zona de Turkana, a tres días de viaje de Nairobi.

Matilde Ribera concretamente es natural de Riobamba, y se alimentó de esa iglesia profética alentada por el obispo Leónidas Proaño, una iglesia que se nutre del trabajo, la oración y la reflexión de las Comunidades Cristianas de Base. Una iglesia que vive agradecida por la labor de los misioneros vascos en su tierra: “somos el fruto de la evangelización de los misioneros vascos. Y como dijo nuestra madre general es hora de dar.”

Matilde siempre soñó con ir a África, y cuando se le presentó la ocasión cruzó el charco, inicialmente para pasarse 14 años en Etiopía, y hace 5 decidió presentarse para mantener la misión en una de las zonas más secas del planeta, donde llueve tan solo dos días al año, y en escasas dos horas la tierra ha absorbido toda la humedad para dejar de nuevo su imagen de tierra cuarteada y reseca. Pero esa desgracia se ve acompañada por una falta de apoyos de las instituciones del país. “La Kenia de los safaris, la Kenia desarrollada está más al sur, hasta donde nosotras estamos no llega el agua, pero tampoco el desarrollo educativo, sanitario, económico, no hay nada.”
El “no hay nada” se ha visto alterado un poco con la llegada de estas mujeres. “Poco a poco hemos ido organizando guarderías, grupos de formación para mujeres, también desarrollamos un proyecto pastoral en torno a la Iglesia. Estas personas no habían oído nunca hablar de Jesús, y hemos tenido que entrar primero atendiendo sus necesidades materiales y luego hablarles del amor de Dios.”
Las hermanas valoran mucho el trabajo de las ONGs, pero marcan dónde radica lo genuino de su labor:” ellos vienen, hacen su proyecto, y se van. Nosotras vamos y nos quedamos.”

No es difícil preguntarnos cómo se sobrevive en un lugar tan inhóspito, seco, donde la temperatura oscila entre los 40ºC y 45ºC regularmente: “lo que nos mueve es el amor de Dios, es un motor importante de nuestra vida. Y segundo

>> Sigue...


Empapados de agua y de la Gracia, Javieradas 2018

11.03.18 | 23:18. Archivado en Autor

Con muchas javieradas a sus espaldas monseñor Juan Carlos Elizalde participó este sábado en su primera Javierada como obispo. Lo hizo acompañando a los 50 peregrinos que viajaban en el autobús de la Unión que les dejó en La Venta de Judas, unos kilómetros antes de la localidad de Sangüesa, para iniciar la marcha bajo una incesante lluvia que acompañó a los peregrinos durante todo el trayecto y que cesó justo minutos antes de iniciarse la Eucaristía en la explanada frente al Castillo de Javier.

Monseñor Elizalde aprovechó el viaje de ida para impartir la bendición del peregrino que data del siglo XI y que propiamente es la que se imparte a los que hacen el Camino de Santiago. También se ilustró a los viajeros en la Historia de la Javieradas, que se remonta a 1886 como acción de gracias por no haber sufrido la epidemia de cólera de aquellos años. Pero sería años más tarde, tras la Guerra Civil Española, cuando se retoma la peregrinación a Javier, pero esta vez con otra motivación, unir a los jóvenes navarros que se habían visto separados por ideologías enfrentadas. Aquella primera marcha a Javier tuvo lugar el 10 de marzo de 1940. Desde entonces se han venido celebrando de forma ininterrumpida. Inicialmente se hacían dos convocatorias que de denominaban “masculina y femenina” respectivamente. Paulatinamente ambas fueron haciéndose mixtas de forma natural y hoy se denominan “primera y segunda”; además se han ido incorporando otras javieradas dedicadas a los enfermos, a los escolares o a otros colectivos diocesanos.

Este fin de semana se celebró la segunda Javierada a la que han acudido, según los organizadores, en torno a 15.800 peregrinos. Al parecer esta cifra es una de las más bajas en las últimas siete ediciones.

Don Francisco Pérez, arzobispo de Pamplona-Tudela tildó esta Javierada de “heroica” tras la chaparrada que fue la protagonista del camino.


El arzobispo de Pamplona dedicó gran parte de su homilía a las familias, haciendo llamamientos como: “que nadie os robe la formación cristiana en vuestros hijos. Nadie puede usurpar el derecho de los padres. Las demás instituciones serán una ayuda pero nunca una sustitución de los padres. Todo lo que se siembre en los niños hoy será una luz que nadie podrá apagar.”
Continuó con una defensa de la asignatura de religión en las aulas: “A veces nos preguntan:- “¿de qué sirve enseñar religión a los niños si ni siquiera tiene evaluación en la escuela? Es mejor que aprendan otras materias más útiles” - ¿Pero, - yo respondo- puede haber otra materia más útil que la que me ayude a saber que mi vida tiene sentido?”
Su defensa de la familia le llevó a valorar la educación que le dieron sus padres por encima de doctorados y licenciaturas.
Después se dirigió a los jóvenes, entre los que destacaba un grupo de militares llegados desde un acuartelamiento de Zaragoza. Ellos y ellas dieron un ejemplo de organización y disciplina tanto en la marcha como durante la celebración. A toda la juventud preguntaba el Arzobispo si quería cambiar esta sociedad desde la entrega a Cristo, y añadía: “que cada uno vuelva a casa y se pregunte ¿qué es lo que quiere Dios de mí? La sociedad necesita de jóvenes que estén enamorados de Jesucristo.”


Monseñor Francisco Pérez, en declaraciones realizadas al finalizar la misa se refirió a todos los peregrinos procedentes de fuera de Navarra: “La gente que viene de fuera viene con el deseo de encontrar la fe que les transmiten los santos, en este caso concreto San Francisco Javier. Que la gente tiene sed de Dios es un hecho evidente que vemos a diario. Y nosotros los obispos, los pastores, la Iglesia, lo que queremos es anunciar a Dios, la fuerza de Dios, máxime en estos momentos delicados en los que vivimos. Para mí ha sido un orgullo ver tantísima gente que ha venido a pesar de la lluvia. Y venían felices y contentos y ahora marchan felices y contentos. ¿Y por qué? Me lo decía el Papa Francisco hace poco, “porque no hay nada que dé más felicidad que el Evangelio, que nos habla de cómo hemos de vivir y cómo hemos de comportarnos: al estilo de Jesús.”
Desde las diócesis vascas tradicionalmente grupos, parroquias y movimientos han participado en esta peregrinación por tierras de Navarra. Para ellas el Arzobispo de Pamplona-Tudela tenía unas palabras: “estamos muy unidos, el pasado fin de semana estuvo el obispo de San Sebastián, hoy el de Vitoria, y el de Bilbao, que se encuentra en México en estos momentos, me hizo llegar también un recuerdo para las Javieradas a las que se unirá en su oración. Compartimos el deseo de que el Evangelio sea el gozo de nuestros fieles y de todas las personas de la Comunidad Autónoma Vasca y de Navarra.”

Por su parte el obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, analizaba en el viaje de regreso algunos aspectos de esta tradicional peregrinación en Navarra que congrega a gentes de toda edad y condición, de Navarra y de fuera de esta diócesis. “Lo que me impresiona de las Javieradas es la fuerza que tiene de intercesión. A Javier se va a rezar, a pedir por gente, a presentar necesidades. Por otro lado la oferta amplia que se hace del sacramento de la reconciliación – ten en cuenta que hay sacerdotes que van confesando por el camino y cuando llegas hay una zona expresamente reservada para confesores al aire libre, yo he participado en muchas javieradas como confesor – es una gracia de conversión la que se da en Javier.”

>> Sigue...


Cuando la Historia se acerca, te mira y te toca la mano.

08.03.18 | 21:56. Archivado en Autor

Jornadas de Pastoral Universitaria de Vitoria sobre el Holocausto

Los días seis y siete de marzo han tenido lugar las tradicionales Jornadas de la Pastoral Universitaria de la Diócesis de Vitoria. A su término recojo en dos artículos unas pequeñas entrevistas con las personas que han intervenido en las mismas
La historia del Holocausto a la mayoría nos ha llegado a través del cine, de las clases de Historia, de alguna novela, los más privilegiados han podido visitar Auschwitz o el Museo del Holocausto en Israel. Nada de esto es comparable con el privilegio de compartir unos minutos en un “cara a cara”, viendo sus ojos, pudiendo estrechar sus manos, con personas que o bien se han convertido en portavoces de quienes vivieron el horror en sus carnes, o más aún con quien lo vivió en primera persona. Este es el resultado de una entrevista encadenada con las personas que en el primer día de las Jornadas de la Pastoral Universitaria de Vitoria hablaron del Holocausto con susurros de esperanza rodeados por el horror y el silencio.


La primera en hablar fue Maria Luisa Gueselalaga, quien desde hace algunos años se hace eco del testimonio de “su tía la de Francia”, Juana Gueselaga, natural de Zarautz, casada con José Miguel Berigistain, un, como dice su sobrina “zapatero remendón”, afiliado a la UGT y que estuvo en las milicias vascas en Madrid durante la Guerra Civil.
Acabada la guerra tuvieron que exiliarse a Burdeos, aunque pasaba clandestinamente a España. Cuando estalla la Segunda Guerra Mundial y los nazis ocupan Francia, el matrimonio sirve de apoyo a la resistencia. En una de las entradas clandestinas a España Juana es detenida y llevada a Compiége, un campo de concentración de estancia transitoria para mujeres. De allí fue trasladada al campo de exterminio de Ravensbruck (Alemania). Juana, la presa 19424, pasó durísimas experiencias en este campo de concentración. También allí conoció a Rita Pérez con quien trabó una amistad que le llevaría más tarde a emparentar, al casarse con el hijo de esta. El 16 de mayo de 1945 fueron liberadas. Juana buscó sin éxito el rastro de su marido, del que hasta la fecha se desconoce cuál fue su destino.
Maria Luisa descubrió la verdadera historia de “su tía la de Francia” muy tarde, porque “nadie hablaba de ello. Recuerdo que una vez que fuimos a visitarla a Burdeos revisando una caja con fotos se encontró con una que la retiró violentamente para que nadie la viese.” Pero su “tía Juana” tenía algo especial, y María lo intuía. Cuando Juana contaba con 80 años empezó a compartir con sus sobrinos algunos recuerdos. Ahí María Luisa empezó a descubrir la verdadera historia de Juana Gueselaga. “Nos contaba lo mal que lo pasaron. El miedo que tenían al domingo, porque era el día en el que los guardianas regresaban borrachos, y aunque nunca dio detalles dejó ver en cierto modo cuáles eran las consecuencias.” Cuando fueron liberadas las llevaron a Suecia y allí una de las consignas fue “no comáis, no comáis mucho. Muchas mujeres murieron por no seguir estas indicaciones. Juana resistió y llegó a vivir hasta los 93 años sola en Burdeos, tras enviudar de su segundo marido, gozando de una total autonomía.
La figura de Juana, para su sobrina, se podría definir con estas características: “fue una mujer muy valiente, muy franca, decía las cosas a la cara, y muy generosa”. En puertas del 8 de marzo este podría ser el modelo, la contribución para la paz, y el mensaje para las nuevas generaciones de Juana: el futuro se construye con valentía, con franqueza y con generosidad.


Teresa del Hoyo, una catalana emprendedora que regentaba una gestoría para entidades sin ánimo de lucro, vio como en su vida se cruzaba una mujer arrolladora, Neus Catalá, que marcaría su vida para siempre.
Neus Catalá es la última superviviente española del campo de concentración de Ravensbruck que hoy, a sus 103 años, sigue manteniendo la dignidad y rebeldía que marcó su historia.
Neus había nacido en Guiamets, en el Priorat tarraconense, el 6 de octubre de 1915. Su padre, un campesino con escasos recursos, le inculcó los valores que le ayudaron a tomar conciencia de su ideología feminista y comunista que mantiene hasta el día de hoy.

>> Sigue...


Atentado a la Virgen Blanca 36 años después

08.03.18 | 00:08. Archivado en Autor

El 8 de marzo de 1982 una mujer también era protagonista de los informativos de ese día y de las portadas del día siguiente. Después de 36 años muchos vitorianos y devotos de la Patrona de la ciudad siguen preguntándose ¿Por qué? ¿Qué buscaban conseguir con aquel acto vandálico? ¿Cómo se las arreglaron y entre cuántos consiguieron precipitar la imagen desde la hornacina hasta el suelo de la balconada? Rescatamos de la memoria de algunos alaveses los sentimientos y las consecuencias que el atentado contra la Virgen Blanca de Vitoria tuvo lugar en la madrugada del 8 de marzo de 1982.


Joaquín Jiménez, además de conocido etnólogo alavés, en aquella década fue abad de la Cofradía de la Virgen Blanca: “siempre he estado vinculado con nuestra Madre, desde que nací la tenía en frente (vivía en la calle Mateo Moraza) y me bautizaron en las primeras vísperas de su día un 4 de agosto. ¿Que cómo recuerdo el día en que rompieron la imagen de nuestra Virgen Blanca? Como un día de mucha tristeza, de mucha pena, nos habían dado en lo más profundo del vitorianismo, eso sin hablar desde la perspectiva cristiana. Recuerdo sobre todo, la respuesta de los vitorianos ese día y, sobre todo, con la respuesta en el especial Rosario de la Aurora unos días más tarde. Es un acto religioso que hasta entonces pasaba sin pena ni gloria, y, aunque la multitud de vitorianos que acudimos era grande, había mucha tristeza en las caras y la Eucaristía que se hizo al terminar el rezo del Rosario fue muy especial. No nos imaginábamos que iba a ser una respuesta multitudinaria que a día de hoy sigue en pie.”
Y si los autores de aquellos hechos pudieran escucharle ¿qué les diría? “Que parece mentira que con la Madre de Dios, tan buena Madre, hicieran eso. Que si pretendían atentar contra un símbolo de la ciudad, algo tan nuestro, consiguieron una respuesta que a día de hoy está a la vista, con la presencia de tantos vitorianos en el Rosario de la Aurora, de hecho las fiestas de la ciudad son en su nombre. Que la única pena en todo esto es que se tuvo que proteger a la Virgen con cristal blindado.”

El párroco de San Miguel en aquellos años era Félix Uriarte, que en aquellos días se preguntó en más de una ocasión cómo no llegó a oír nada viviendo en la casa parroquial. Félix Nuñez, otro sacerdote que años más tarde ocuparía el mismo cargo, recuerda que se enteró por la radio, pero en su memoria no se borrará la respuesta de la gente. Para cuando la policía acordonó la zona, y antes de recoger los pedazos de la imagen esparcidos por la balconada, la cabeza decapitada había sido rodeada de ramos de flores, y más, recuerda Félix: “a partir de aquella idiotez el Rosario de la Aurora se puso a tope”. Pocos días más tarde, el 14 de marzo, se organizó un Rosario de la Aurora fuera de su tradicional fecha, el 5 de agosto, y la afluencia de personas marcó un antes y un después en esta tradición vitoriana. El 5 de agosto de 1982, el recuerdo de la imagen en el suelo, volvió a repetir un lleno absoluto de la plaza al finalizar el recorrido del Rosario de la Aurora.

En el año 1997 se convirtió en la primera abadesa en la historia de la Cofradía de la Virgen Blanca, pero en el 82 Cristina Fructuoso estaba delante de los micrófonos de Radio Vitoria, y así recuerda aquel acontecimiento que conmocionó a la ciudad: “aunque tuvo una repercusión mediática creo que fue mayor la repercusión emocional de las personas por todo lo que representaba para la gente sencilla. Si sucediesen hoy esos hechos se destacarían más como un atentado contra el patrimonio artístico.

>> Sigue...


El Holocausto llega a Vitoria contado en primera persona

04.03.18 | 23:14. Archivado en Autor

La Delegación Diocesana de Pastoral Universitaria de Álava celebrará entre los días 6 y 7 de marzo unas jornadas en torno al Holocausto que tuvo lugar en Europa durante la II Guerra Mundial. Tendrán lugar en la Facultad de Letras de la UPV/EHU.
La organización, que pone en marcha anualmente actividades que pretenden crear lazos de debate y encuentro entre la fe y el ámbito académico e investigador propio de la universidad, ha decido estructurar las jornadas en dos partes, una en clave testimonial-vivencial y una segunda más académica.

El día 6 se realizará una mesa coloquio en la que familiares, amigos y algún investigador de víctimas del holocausto darán a conocer casos concretos y las causas de su persecución. En la mesa estará presente la persecución de carácter ideológico, político, religioso y racista.

En la mesa-coloquio intervendrá María Luis Gueselaga, sobrina de Juana Gueselaga, una mujer que es considerada desde Bakeola (Euskal memoriala) como ejemplo de resilencia. Exiliada a Francia tras la guerra civil española sirvió de apoyo a la resistencia tras la ocupación de Francia por los nazis. Fue detenida y encarcelada en el Campo de exterminio de Ravensbruck (Alemania), lugar en el que permaneció hasta el 16 de mayo de 1945.

Otra de las voces será la de Teresa del Hoyo, perteneciente a la Asociación Amical-Internacionales Ravensbruck Komitee. Teresa hablará del caso de Neus Catalá, la última superviviente española del Campo de Concentración de Ravensbruck. Neus, una enfermera republicana, cruzó la frontera francesa con 180 niños huyendo del avance de las tropas franquistas. Posteriormente se enroló en la resistencia antifascista durante la ocupación nazi. Tras ser delatada, fue encarcelada y trasladada a Ravensbruck, campo del que fue liberada en 1945. Aún vive en Barcelona y a sus 103 años conserva su dignidad y rebeldía.

El pueblo judío es el tradicionalmente ligado al holocausto nazi, pero también otros pueblos y colectivos fueron objeto de persecución e intento de exterminio. Así el genocidio gitano, conocido como Porrajmos, Porraimos o Samudaripen, tendrá su hueco en la persona de Javier Sáez, de la Fundación Secretariado Gitano. Javier es uno de los grandes expertos sobre el Porraimos, que en romaní significa “destrucción”. Solo en una noche, el 1 de agosto de 1944, y en un solo campo, el de Auschwitz, más de 4.000 gitanos murieron en las cámaras de gas. El trágico suceso se recuerda como la noche de los gitanos (Zigeunernacht).

Por último la Shoá u holocausto judío, tomará la palabra gracias a Rhoda Henelde. Esta judía nació en Varsovia poco antes de la ocupación alemana. Su familia logró huir de la represión nazi, pero el éxodo tampoco fue fácil ya que fueron deportados a Siberia.

La segunda jornada, la del día 7 de marzo

>> Sigue...


Lunes, 22 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Marzo 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031