Non Solum Sed Etiam, el Blog de Txenti

“el rol más importante de la mujer es cuidar de la casa y la familia”.

20.11.17 | 22:53. Archivado en Autor

El progresismo de mañana
El 44% de los europeos opina que: “el rol más importante de la mujer es cuidar de la casa y la familia”.

El último eurobarómetro que aporta datos de opinión sobre el tema de la igualdad de género aporta datos esperados y otros que mediáticamente son calificados como “aparentemente opuestos”.
En el informe publicado este lunes se muestra que “los ciudadanos de los Veintiocho, pese a la persistencia de muchos estereotipos, mantienen una rara unanimidad en torno a la condena de la brecha salarial entre hombres y mujeres. La Comisión Europea cifra la diferencia en el salario por hora medio bruto que ganan los hombres y el que ganan las mujeres en el desempeño de un mismo trabajo en el 16,3% —del 14,9% en España—. Un abismo que nueve de cada diez europeos califica de "inaceptable" y del que son conscientes en una gran mayoría de los casos. Además, cuatro de cada cinco consultados afirman que la igualdad de género "les importa personalmente".” (Texto extraído del Diario El País)

Este mismo diario califica de datos “aparentemente opuestos” el que el 44% de los europeos piense que “el rol más importante de la mujer es cuidar de la casa y la familia”. Esta opinión se reparte más concretamente en el 44% mujeres y el 43% hombres. Esas cifras se repiten entre quienes opinan que el papel más importante del hombre es ganar dinero.

La Comisión Europea de Igualdad de Género, presidida por Vera Jauroba, “ha mostrado este lunes su intención de actuar para acortar la brecha salarial. Su plan de acción contempla tres medidas todavía por concretar: fortalecer el principio de igualdad salarial reformando la directiva de Igualdad de Género, instar a la Eurocámara y a los Estados miembros a que adopten lo antes posible la propuesta de conciliación de vida laboral y personal, y financiar proyectos que promuevan la presencia de mujeres en altos puestos de dirección.”

Non solum sed etiam

Empecemos por las intenciones de la Comisión Europea: hablar de acortar la brecha salarial a estas alturas es una broma de mal gusto cuando las leyes europeas prohíben desde 1950 la discriminación salarial por razón de género. Esto ya tenía que ser una realidad.

Respecto al tema de la conciliación laboral y familiar podríamos decir que es un tema viciado de inicio, mantener la inserción laboral – ojo tal y como se entiende y promueve entenderse – y a la par subir los índices de natalidad de esta Europa envejecida, resulta difícilmente conciliable.
Y tercero, financiar proyectos que promuevan la presencia de mujeres en altos puestos de dirección podría sonar a un empoderamiento femenino por narices, y no por capacidad. Promuévanse proyectos para la presencia de personas altamente cualificadas, y con dos dedos de frente, en altos puestos de dirección, tanto en el mundo empresarial, político o social. ¡Esto si sería una medida de igualdad!
Pero vayamos a lo paradójico (¿?) de que casi la mitad de los europeos de ambos géneros opinen que “el rol más importante de la mujer es cuidar de la casa y la familia”.

Creo que no hay nada de datos opuestos creer que el salario ha de ser igual para las personas según su calificación y labor profesional, y para nada condicionado a una cuestión de género, y el opinar que una familia funciona mejor con mamá en casa. No es una cuestión de opinión sino de evidencias. Y de dignificación de la maternidad como contribución social.

Si hasta los presos cotizan a la seguridad social, porque es un derecho reconocido, ¿por qué no existe una cotización de las amas de casa a la seguridad social?

Una propuesta para quien quiera coger el guante, me da igual las siglas:

Prímense a las empresas que coticen a la seguridad social por su trabajador y su pareja, si esta se encarga de atender la casa y los hijos. Por supuesto el salario se ingresaría a nombre de ambos.
Y que cada familia valore si la casa funciona mejor con un miembro u otro de la pareja. A buen seguro un alto porcentaje volvería a ser la mujer la que atendería el hogar y los hijos, y no por motivos machistas ni feministas, sino por operatividad, resultados y consecuencias favorables para la familia heterosexual, o tradicional si se quiere. En otros modelos familiares cada cual tendría que elegir.

Centrándome solo en el modelo de familia tradicional, es muy probable que el regreso de la madre al hogar, con unas condiciones y reconocimientos justos dentro y fuera de la casa, incidiría en muchos problemas que padecen hoy muchos niños: bajarían los índices de malnutrición escolar; descendería el número de niños que son derivados a servicios de psiquiatría por desajustes varios del comportamiento; aumentaría el número de niños que van al colegio a estudiar y no a ser educados – la educación la llevarían de casa, como el almuerzo; los recursos familiares dedicados a la contratación de niñeras, trabajadoras del hogar, comedores escolares, extraescolares de recurso, o guarderías quedarían para gastos familiares; muchos abuelos recuperarían su vida privada y dedicar el tiempo que quisieran a disfrutar con los nietos, no a cuidar de ellos; y seguramente más cosas cambiarían.

Que nadie se alarme. Los comedores escolares tendría su razón de ser para atender a quienes no tuviesen otra alternativa (pienso en familias monoparentales, en tiempos de enfermedad o ausencia temporal de uno de los miembros de la pareja,…); tampoco las personas que se ganan la vida como trabajadores del hogar quedarían sin campo laboral: ancianos, enfermos, impedidos, …; y los abuelos, siempre tendrían la satisfacción de estar ahí, para una necesidad, pero no para una obligación.

La conciliación laboral/familiar no debe poner el acento en el acceso de la mujer a un puesto laboral para poder sacar su familia adelante, sino en que la mujer, el hombre, que lo desee, pueda sacar su familia adelante sin necesidad de sacrificar la atención a sus hijos y a su hogar. Pero esto es demasiado progresista como para pensar que los políticos de hoy piensen en ponerlo en práctica.


Estas navidades el coro de ángeles celestial estrenará director, Rafael Mendialdua Errarte

15.11.17 | 16:23. Archivado en Autor

Rafael Mandialdua nació en Aramaio (Álava) en 1938. Fue ordenado sacerdote el 4 de agosto de 1963. En 1976 es nombrado Maestro de Capilla de la Catedral de Santa María cargo en el que realizó intensas investigaciones sobre dicha institución cuya estructura ha permitido y promovido una extensa historia de la existencia de la música en la Catedral. En aquella década paso a formar parte del equipo de formadores del Seminario como director espiritual de seminaristas. Durante aquellos años promovió la formación musical de los seminaristas, recuperó el coro del seminario y logró que de aquellas ornadas salieran muchos aficionados a la música y algún que otro maestro también. En 1985 comenzó a dirigir el coro gregoriano “Manuel Iradier”. Ha sido presidente de la Federación Alavesa de coros y, como lo definió el periodista Txerra Díez Unzueta en Radio Vitoria el año 2012 en una memorable entrevista , Rafa era y será para siempre: “un hombre fundamental en la historia de la Música de Álava”.

El pasado mes de septiembre, junto con José Antonio Goitia, recibían el homenaje de los parroquianos de San Miguel tras sus muchos años de servicio en esta parroquia y santuario de la patrona de Vitoria-Gasteiz. En esta iglesia de San Miguel se llevarán este jueves a cabo los funerales por el alma de Rafa, tal y como era su deseo. Así mismo será enterrado en el panteón de los canónigos de Santa Isabel.

Non solum sed etiam

De Rafa Mendialdua se ha dicho que ha sido un gran sacerdote y un gran musicólogo, pero lo que más destaca de su vida es el haber sido un hombre de Dios y de fe.
Quienes hemos tenido la suerte de coincidir con Rafa en algún momento de nuestra vida mantendremos para siempre el recuerdo de su mirada afable y su bondad. Yo siempre recordaré aquellas sobremesas de ensayos corales en el Seminario, cantando a voces el Bautista Basterretxe, el Boga a Boga o el Pange Lingua; o el Gaudeamus Igitur para el nombramiento de Doctor Honoris Causa de los ilustres Lekuona y Barandiaran; y recordaré su paso por los programas de Campanas Alavesas o El Espejo cada vez que solicitaba su voz autorizada para el tema de la música.
No puedo imaginarme a Rafa de otra manera que dirigiendo un coro de ángeles. Y cercanas ya las fechas de la Navidad seguro que ya ha empezado hoy los ensayos.


El “I have a dream” de la Iglesia.

11.11.17 | 23:57. Archivado en Autor

La Diócesis de Vitoria, como el resto de diócesis en España celebra este domingo la Jornada en favor de la Iglesia Diocesana. Con ese motivo el obispo, Juan Carlos Elizalde, ha publicado una carta con el título "La Iglesia que sueña el Señor" y que se puede encontrar en la web de la diócesis: https://diocesisvitoria.org/

Non solum sed etiam

La carta pastoral del obispo de Vitoria para la celebración del Día de la Iglesia Diocesana, ha traído a mi mente el comienzo del memorable discurso de Martin Luther King, del que todos recordamos su comienzo, “tengo un sueño”. Desde su llegada como pastor, Elizalde, alberga un sueño, caminar al frente de la Iglesia peregrina de Vitoria, y marcar el ritmo apostando, a grandes rasgos, por tres aspectos: primar el sentimiento diocesano en sintonía con la Iglesia universal; apostar a tumba abierta por las familias y los jóvenes; y poner a los pobres como eje transversal en toda la pastoral.

Para ello ha ido poniendo en marcha la maquinaria diocesana con modificaciones que espera sean más aceptadas en la medida que vayan dando resultados. En sus prédicas e intervenciones varias no ha ahorrado descripciones para analizar la realidad presente ni tampoco está escatimando en apuestas arriesgadas; en su carta pastoral invita a una “evangelización audaz”: “Antes, en la práctica habitual de la comunidad cristiana ya se transmitía la fe. Hoy se ha quebrado esa transmisión”. El pasado domingo reconocía en la homilía cómo en su propia familia la práctica religiosa ha descendido entre las jóvenes generaciones de su casa. Sigue diciendo en la carta: “Si solo seguimos haciendo y viviendo “lo mismo” no conseguiremos “lo mismo” sino que desapareceremos.” (…) “tenemos que ir oteando una renovación pastoral que a la vez suponga una vuelta al primer amor y a las raíces de la primera comunidad cristina”. Una comunidad primitiva que no estaba exenta de problemas. La historia de la Iglesia es un largo camino de más de 2000 años de conflictos. Pero lo que distinguía a las primeras comunidades es que tenían en común a la persona de Jesús, al Espíritu Santo, a La Palabra de Dios y al Sacramento de la Eucaristía. Y enlazando con esto último dedica un capítulo de la carta a la Misa Dominical: “Lo seguiré repitiendo incansablemente: es tarea de todos conseguir un entorno eclesial favorable a la Eucaristía”.

El sueño de Elizalde no es que los jóvenes vayan a misa, es que los jóvenes quieran ir a misa.

En la carta también se anuncia explícitamente la Primera Jornada Mundial de los Pobres instituida por el Papa Francisco para el domingo 19 de noviembre en la que se hará una llamada para que “No amemos de palabra sino con Obras”.

El Evangelio es un proyecto de Dios que bien podría haber comenzado con las palabras “I have a dream”, y como en el sueño de M.L. King, hacerlo realidad está en nuestras manos, “y el momento es ahora”.


Jueves, 21 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930