Non Solum Sed Etiam, el Blog de Txenti

El Cardenal Versaldi preside los actos en la Facultad de Teología de Vitoria

17.02.17 | 23:47. Archivado en Autor

La primera Universidad de Vitoria cumple 50 años.

Este pasado viernes, y antes de ofrecer una conferencia en el Aula Magna de la Facultad de Teología, el Cardenal Giuseppe Versaldi descubrió la placa conmemorativa del 50 Aniversario de esta institución.

Hasta el Seminario Diocesano de Vitoria se desplazaron autoridades eclesiásticas y civiles, se pudo ver al Arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, y al de Pamplona Francisco Pérez, el obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, contó con la presencia del de San Sebastián, Ignacio Munilla. Entre las autoridades civiles Peio López de Munaín acudió representando al Ayuntamiento y acudieron representantes de otras instituciones culturales como el Círculo Vitoriano, representado por su actual presidente José Vidal Sucunza. Rectores del Seminario y Decanos de la Facultad de otros años acudieron a la cita, así como antiguos estudiantes, sacerdotes y religiosas y alumnos de la escuela de Teología para Laicos puesta en marcha hace años.

A las seis de la tarde comenzaban los actos con un aurresku de honor y posteriormente el cardenal descubría la placa. Con el Aula Magna al completo ofreció su conferencia con el título: “El papel de una Facultad de Teología en la Iglesia Local y Universal”. Versaldi ocupa el cargo de Prefecto de la Sagrada Congregación para la Educación. Como “ministro vaticano” es uno de los colaboradores más cercanos del Papa Francisco y está considerado como una de las 8 personas con mayor influencia de la Iglesia Católica. Y para finalizar la jornada una Eucaristía Solemne de Acción de Gracias en la Capilla pública del Seminario.

Señalar que monseñor Versaldi fue investido este jueves Doctor Honoris Causa por la Universidad Pontificia de Salamanca. Desde la capital salmantina se trasladó a Vitoria-Gasteiz donde tras almorzar en el Seminario Diocesano fue invitado a conocer la obra de la Catedral Vieja de Santa María acompañado por el arzobispo de Burgos Fidel Herráez, el obispo de Vitoria Juan Carlos Elizalde, el decano de la Facultad, José Antonio Badiola y el gerente de la Fundación Santa María Jon Lasa. La guía en un perfecto italiano explicó al cardenal los trabajos que se han venido haciendo para recuperar una de las mayores joyas arquitectónicas de la ciudad.

La Facultad de Teología de Vitoria-Gasteiz es un centro universitario que ha destacado en estos 50 años por su especialización en las disciplinas de Sagrada Escritura, Teología histórico-patrística y los estudios acerca del oriente bíblico. Todo ello sin descuidar el estudio e investigación de todo tipo de disciplinas relacionadas con el País Vasco. Por sus aulas han pasado grandes pensadores e investigadores como D. Jose Miguel de Barandiarán, D. José Zunzunegui, D. Andrés Ibañez Arana, D. Saturnino Gamarra, D. José Ignacio Tellechea.

La Facultad de Teología ha servido para formar no solo a miles de sacerdotes, son muchos también los religiosos, religiosas y laicos los que han pasado, y siguen pasando por sus aulas para hablar de los divino y de lo humano. El actual Decano, José Antonio Badiola comentaba que para quienes trabajan hoy en la facultad es una oportunidad para recordar “la trayectoria de todos los que han hecho posible que lleguemos hasta aquí.” Y mirando a futuro ese legado “nos compromete a seguir ofreciendo una propuesta de pensamiento y reflexión sobre el ser humano, sobre el hecho de Dios y sobre la interacción de ambos, ese punto de encuentro entre lo humano y lo divino.”

Algunos quizá sitúen en el mes de febrero de 1980 el inicio de la vida universitaria en Vitoria, ya que fue entonces cuando comenzó la andadura de la UPV/EHU, pero no es así. Un 6 de febrero, sí, pero de 1967, bajo el pontificado de Pablo VI, fue promulgado el decreto “Memorandum virorum”. Por virtud del mismo quedó erigida la Facultad del Norte de España en su sede de Vitoria-Gasteiz, convirtiéndose en el primer centro universitario de esta ciudad y que ahora cumple 50 años desde su creación. No obstante la formación del clero vasco ya se venía dando previamente a la constitución canónica de la Facultad de Teología del Norte de España con sede en Burgos y Vitoria. No en vano Vitoria se ganó en su día el sobrenombre de la Atenas del Norte.
La Facultad de Teología se ubica en el edificio del Seminario Diocesano de Vitoria. Esta obra arquitectónica monumental que hoy da servicio también a la UNED y al Tribunal Vasco de cuentas en sus dependencias laterales, conserva para la diócesis todo el edificio central, en donde se encuentran las aulas de la facultad, el Archivo Diocesano, y en pisos superiores la Biblioteca, considerada como una de las mejores en el País Vasco, y otras dependencias y proyectos que garantizan un uso sostenible para la Diócesis.
Esta efeméride es una ocasión para que el consistorio gasteiztarra “regale” a la ciudadanía unos indicadores callejeros que desde la entrada de la ciudad guíen al visitante hasta la primera universidad de la ciudad, motivo de orgullo para promocionar.

Non solum sed etiam

Ciertamente que 50 años no es mucho tiempo para una institución eclesiástica, pero 50 años sí han dado para mucho. Y no solo por el número de sacerdotes que han pasado por sus aulas, sino por la calidad humana y académica de muchos de los que se han subido a sus estrados, grandes figuras de la Teología en España han dado sus clases magistrales aquí, y otros siguen dándolas. Aulas y pasillos han sido testigos de debates dialécticos de gran altura y de verdades relativas. 50 años no nada para lo que, si Dios quiere, esta Facultad pueda seguir dando.


50 Años de La Facultad de Teología en el corazón de la Atenas del Norte

15.02.17 | 07:59. Archivado en Autor

La primera Universidad de Vitoria cumple 50 años.

Algunos quizá sitúen en el mes de febrero de 1980 el inicio de la vida universitaria en Vitoria, ya que fue entonces cuando comenzó la andadura de la UPV/EHU, pero no es así. Un 6 de febrero, sí, pero de 1967, bajo el pontificado de Pablo VI, fue promulgado el decreto “Memorandum virorum”. Por virtud del mismo quedó erigida la Facultad del Norte de España en su sede de Vitoria-Gasteiz, convirtiéndose en el primer centro universitario de esta ciudad y que ahora cumple 50 años desde su creación. No obstante la formación del clero vasco ya se venía dando previamente a la constitución canónica de la Facultad de Teología del Norte de España con sede en Burgos y Vitoria. No en vano Vitoria se ganó en su día el sobrenombre de la Atenas del Norte.

Esta efemérides se recordará con varios actos a lo largo del curso, teniendo el primero de todos este viernes: A las seis de la tarde se dará comienzo con un acto protocolario de descubrimiento de la Placa Conmemorativa, precedido de un Aurresku de honor. A continuación Conferencia a cargo del Cardenal Giuseppe Versaldi con el título: “El papel de una Facultad de Teología en la Iglesia Local y Universal”. Versaldi ocupa el cargo de Prefecto de la Sagrada Congregación para la Educación. Como “ministro vaticano” es uno de los colaboradores más cercanos del Papa Francisco y está considerado como una de las 8 personas con mayor influencia de la Iglesia Católica. Y para finalizar la jornada una Eucaristía Solemne de Acción de Gracias en la Capilla pública del Seminario.
De víspera se conoce el día y ayer el Coro Araba ofreció un concierto, homenaje también con ello a la larga tradición musical cultivada entre esos muros.

La Facultad de Teología de Vitoria-Gasteiz es un centro universitario que ha destacado en estos 50 años por su especialización en las disciplinas de Sagrada Escritura, Teología histórico-patristica y los estudios acerca del oriente bíblico. Todo ello sin descuidar el estudio e investigación de todo tipo de disciplinas relacionadas con el Pais Vasco. Por sus aulas han pasado grandes pensadores e investigadores como D. Jose Miguel de Barandiarán, D. José Zunzunegui, D. Andrés Ibañez Arana, D. Saturnino Gamarra, D. José Ignacio Tellechea.
La Facultad de Teología ha servido para formar no solo a miles de sacerdotes, son muchos también los religiosos, religiosas y laicos los que han pasado, y siguen pasando por sus aulas para hablar de los divino y de lo humano.

La Facultad de Teología se ubica en el edificio del Seminario Diocesano de Vitoria. Esta obra arquitectónica monumental que hoy da servicio también a la UNED y al Tribunal Vasco de cuentas en sus dependencias laterales, conserva para la diócesis todo el edificio central, en donde se encuentran las aulas de la facultad, el Archivo Diocesano, y en pisos superiores la Biblioteca, considerada como una de las mejores en el País Vasco.
Esta efeméride es una ocasión para que el consistorio gasteiztarra “regale” a la ciudadanía unos indicadores callejeros que desde la entrada de la ciudad guíen al visitante hasta la primera universidad de la ciudad, motivo de orgullo para promocionar.

Non solum sed etiam

Haber pasado por esas aulas es ya motivo de orgullo personal, pero motivos de orgullo hay de sobra cuando uno repasa la historia de este centro del saber, la reflexión, la oración, el debate y la discusión sobre lo divino y lo humano, sobre las cosas del Dios y el Dios de las cosas, sobre el hecho religioso y lo religioso de los hechos.
Orgullo se siente al ver cómo estas materias que parecían reservadas “a sabios y entendidos” han ido llegando al pueblo llano que muchas veces, y en las cosas de Dios, ha sido sabio y entendido.
Orgullo al celebrar 50 años y encontrar una institución viva y con futuro, porque tratar sobre Dios siempre estará de moda.


Elizalde envía a sus vicarios a ocuparse de «Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional».

28.01.17 | 22:20. Archivado en Autor

“Se acabaron las fiestas, hay que ponerse a trabajar” Así se despedía el nuevo Vicario General de unos amigos antes de regresar a la sacristía de la Catedral Nueva para quitarse los ornamentos litúrgicos. Y bien pude calificarse de “fiesta” la celebración que tuvo lugar en la Catedral de María Inmaculada, concebida como acto de envío de los nuevos vicarios, y último agradecimiento a quienes han protagonizado las etapas anteriores de la Iglesia en Vitoria.


Cerca de 2000 fieles llenaron la nave central y parte de las laterales del templo neogótico. Todo el mundo esperaba con ganas el momento de la homilía de clausura. Monseñor Juan Carlos Elizalde, quien comenzó recordando su ordenación y toma de posesión hace casi un año, y el sentido que tiene para la Iglesia su condición episcopal, dijo: “Ordenado obispo aquí hace casi un año, mi pobre persona como sucesor de los apóstoles unido a Pedro y en comunión con todos los obispos del mundo, garantiza que esta comunidad nuestra lo es de la Iglesia Una, Santa, Católica y Apostólica”
Aquel acontecimiento le dio pie para volver a definirse: “Hace un año os pedía que me enseñarais a ser obispo. Hoy confieso que me queda casi todo por aprender. Pero confirmo que me gustaría seguir siéndolo al estilo del Papa Francisco: pastor y no príncipe, con olor a oveja, cercano, liderando una Iglesia en salida, con los más pobres, pegado a las llagas de los que más sufren, caminando siempre con el pueblo unas veces delante, otras en medio, otras detrás y evangelizando desde la alegría, animando, consolando y dando esperanza. Ganas no me van a faltar y afecto tampoco, mucho mayor que el de hace casi un año. Mi vida os pertenece por completo. Y me gustaría seguir entregándome sin reservarme nada.”

Un momento importante era la mirada al pasado: “Es un momento de enorme agradecimiento a quien han prestado este servicio anteriormente y con tanta entrega y generosidad. En D. Miguel Asurmendi hacemos memoria de todos los pastores que hasta hoy han conducido esta diócesis y en D. Fernando Gonzalo Bilbao agradecemos a todos los vicarios y consejos episcopales anteriores.”
Pero la ceremonia era una mirada al futuro: “Los nuevos vicarios episcopales quieren ser una fraternidad sacerdotal que comunique con fluidez todas las realidades diocesanas con mi ministerio episcopal. Representan y prolongan mi persona para que la diócesis sea más fácilmente una familia con un sólo corazón. Por eso necesitamos vernos, reconocernos, saludarnos, abrazarnos y querernos. Arropadles con vuestro afecto, oración, cercanía y trabajo pastoral.”

Y el primer foco de interés diocesano, y para el que ha comprometido a los vicarios, son los jóvenes. En sintonía con el sínodo de obispos previsto para el 2018 y convocado por el Papa Francisco, el tema «Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional», es misión prioritaria.


Otros momentos destacables fueron la intervención de monseñor David Martínez de Aguirre, un vitoriano que desde 2014 es obispo en Perú, quien, conocedor de la historia de su diócesis natal animó a pasar página y “librarnos del pasado, con sus pecados y miserias” y también de las glorias” de tiempo pasados que pudieron ser mejores que los actuales. Invitó a redescubrir que Dios siempre está ahí, que es la Esperanza de su pueblo, “casi a traición”, aprovechó para lanzar el anzuelo a laicos y sacerdotes para comprometer un tiempo de sus vidas en su diócesis, necesitada de “mano de obra” para el Reino.
Al final de la celebración el obispo cedió la palabra a monseñor Gonzalo Bilbao, recientemente nombrado capellán de S.S.
Quien, hasta el pasado lunes fue el Vicario General recordó la confianza depositada en él por los obispos anteriores, así como por cuantos trabajaron a su lado. Pidió perdón si en algo o alguien pudo ofender y se reafirmó en el eterno sentimiento de servicio a la Iglesia que ha presidido su vida desde siempre.
Y por último Carlos García Llata no ahorró realidad haciendo un repaso de las lacras de esta sociedad pero apeló al sentimiento de familia, a la concepción de la Iglesia como una Familia de familias, y desde ahí pidió “incluirnos en vuestro corazón de discípulos de Jesús, rezad por nuestro obispo Juan Carlos y sentid hoy la llamada que Dios os hace para colaborar con él.”
El frio de la catedral también fue protagonista de la jornada que acabó con calurosos abrazos de ilusión y esperanza.
Non solum sed etiam
Una celebración como la de hoy podía dar para diversos titulares, la Diócesis en su web ha optado por ¡Ven Espíritu Santo!, porque ese deseo ha quedado expreso por parte del obispo al comienzo de la celebración. Se podría haber titulado desde la intervención del anterior Vicario o las palabras de quien le sucede; incluso la intervención del hijo de esta tierra que anda de Pastor en la Selva peruana. O por una expresión que ha sido repetida en varias ocasiones: “La Iglesia Familia de familias”. Pero yo he optado por titular por la especial encomienda que el obispo ha hecho a sus vicarios, y de rebote a todos, de cuidar y mucho la pastoral con jóvenes y la pastoral vocacional, en el sentido más amplio de la palabra, aunque citando tres vocaciones muy específicas: la vocación sacerdotal, la vocación a la vida consagrada, y la vocación a la vida consagrada en el matrimonio. Empezar a poner otros dígitos junto al flamante 5 que marca el lustro de tu vida puede darte nuevas perspectivas de lo que ves y oyes. Y si además tienes hijos que van en una acelerada adolescencia camino de la juventud, es más que lógico que el titular que marque la diferencia sea el que habla de la juventud. Hay una generación, o dos, de adolescentes y jóvenes que están esperando que los que hoy somos sus adultos les demos algo más que “pasta” y “libertad”. No lo dirán, ni tienen que decirlo, de nosotros ha de salir que lo que necesitan son modelos de vida a seguir, y luego sí, pasta, y libertad de la buena, y oportunidades para ser quienes quieren ser.
Pero necesitan una urgente clarificación vocacional. Ojalá monseñor Elizalde haya dado en el clavo de la piedra que en esta nueva etapa hay que empezar a colocar para seguir construyendo el Reino aquí en la Tierra, concretamente en esta tierra de Vitoria, de Álava.


Carlos G.Llata: "se necesita mucho en estos momentos un animador"

26.01.17 | 23:15. Archivado en Autor

Vicario General de la Diócesis de Vitoria.


El salesiano Carlos García Llata fue nombrado Vicario General de la Diócesis de Vitoria el pasado 16 de enero. Con él juraron sus respectivas vicarías otros seis sacerdotes diocesanos. Este sábado 28 de enero, en la Catedral Nueva de María Inmaculada, a las 12 del mediodía tendrá lugar una novedosa celebración en la que se hará una ceremonia de envío de los nuevos vicarios. Este acto está siendo preparado con especial mimo por parte del obispo que ya ha expresado su deseo de trabajar por el sentimiento de familia Diocesana. Sus vicarios sintonizan con este mismo planteamiento diocesano y entre sus misiones estarán las de trasladar este sentir a toda la iglesia en Vitoria, Álava, Treviño y Orduña.

¿Parece que Dios insiste en querer darnos un salesiano en el gobierno de la Diócesis?
La verdad es que yo también lo pensé. Me acordaba de D. Miguel y en cierto modo le sucedo pero en el papel de colaborador de su sucesor. El superior de los salesianos nos dijo a un grupo de sacerdotes el pasado año en Madrid que el Papa y las diócesis saben que pueden contar con nosotros porque somos gente sencilla, disponible y con sentido de Iglesia. Por ello además de ese orgullo personal reconozco un orgullo corporativo con la orden salesiana.

¿Qué fue lo primero que le vino a la cabeza cuando monseñor Elizalde le propuso ser su Vicario General?
El obispo me fue preparando. Un día me dijo que si tenía un rato y fuimos a tomar un café. Allí me fue contando sus proyectos para la diócesis y yo empecé a sospechar, pero se me ocurría algo así como una vicaría para las comunidades religiosas. Pero tampoco quería centrarme en esos pensamientos sino seguir escuchándole. Al final, y antes de despedirse me dijo: “tú serías un buen vicario general” Y ahí me dejó, sin saber si era un simple comentario, una oferta, imaginaciones mías, o qué. Días más tarde ya el planteamiento fue formal. Ahí ya si empezaron a aflorar los sentimientos: agradecimiento por un lado pero turbación por otro. Me preocupaba cómo podía verse mi nombramiento por parte del resto de la diócesis. Ahora ya, más tranquilo, estoy encontrando el respaldo de muchos que me da la paz y la serenidad necesaria para afrontar esta nueva etapa.

Repasemos algunos datos de Carlos García Llata y díganos que aportarán a la figura del Vicario General: salesiano, director de dos grandes colegios de la orden, en Santander y en Urbieta.
Mi vinculación a Vitoria alcanza ya los 25 años, pero me he ausentado de esta ciudad siempre por motivos de encomiendas concretas de la orden, como la dirección del colegio en Santander y otros seis años que estuve en el colegio de Urbieta en Guipúzcoa. Por ello conozco los cargos de responsabilidad y de gestión. Los cargos que he tenido han estado muy centrados en el tema de la animación, del trabajo en equipo, de la integración; y un detalle que ha estado siempre muy presente en mi vida ha sido el tener la conciencia muy clara de que, ante todo, yo soy un sacerdote, y toda mi labor se entiende desde ahí. Por eso como director o como cualquier otro cargo mi labor estaba centrada en la pastoral y de manera particular en la pastoral con jóvenes.

Profesor de mariología en la Facultad de Teología de Vitoria, de la que fue su decano durante 6 años y tres más como presidente de la Junta de Facultad.
Lo de dar clase de mariología fue una circunstancia casual, se necesitaba un teólogo que diese esas clases, me las ofrecieron y acepté. Siempre agradeceré la apuesta que hicieron mis superiores para animarme tras acabar mis estudios para ser profesor de Teología. En los momentos difíciles yo he gozado con la teología. Y quizá, si no he profundizado más en la formación en teología ha sido, como he dicho antes, por sentirme ante todo pastor, con una fuerte necesidad de dedicarme a la pastoral. Por eso siempre he intentado compaginar mi labor intelectual con una presencia en parroquias o grupos de animación pastoral.

- Sin duda su formación teológica será un valor que se tendrá en cuenta a la hora de elaborar textos y documentos en la diócesis.
Si, el mismo D. Juan Carlos me reconoció que mi formación teológica era un dato que había tenido en consideración.

Y mariano, con una devoción particular por María Auxiliadora, como es lógico. Pudimos conocer algo de estas dos facetas con motivo del I Congreso Internacional de Hermandades y Cofradías de Vírgenes Patronas que se celebró en Bilbao y Vitoria y cuya dirección espiritual y teológica corrió a su cargo.

Agradezco nuevamente la confianza que la Hermandad de Begoña y la Cofradía de Ntra. Sra. La Virgen Blanca depositaron para este proyecto. A veces he pensado que hoy lo hubiese planteado de otra manera, no obstante. En cualquier caso, uno de los motivos que me llevó a aceptar esta oferta fue que creo mucho en las devociones populares. Ahora bien, la devoción popular precisa de un acompañamiento, de un discernimiento que la actualice con el apoyo de la teología y del acompañamiento espiritual del sacerdote que esté más cerca. A la devoción popular no puede dejársela que camine a sus anchas por la sencilla razón de que utiliza lenguajes simbólicos que deben ser explicados y controlados.

- ¿Álava y Vitoria cuentan con un gran número de cofradías, que tendrán un valedor en la figura del Vicario General?
Se les acompañará para que esa riqueza espiritual no vaya por derroteros equivocados, que han llegado, a veces, a provocar una deformación de la fe. Desde Pablo VI podemos encontrar magisterio de la Iglesia referido a las devociones populares en este sentido de acompañamiento del que hablo.

Decía antes que tiene muy presente su condición de sacerdote y su misión como pastor. Párroco en San Francisco Javier. La vida parroquial nada tiene que ver con la dirección de un colegio, el decanato de una facultad ni otras actividades más académicas que pastorales. Pero también parece que se mueve como pez en el agua entre sus parroquianos.

Me encantaría seguir vinculado a la parroquia, voy a echarlo de menos. Seguiré hasta final de curso para hacer los relevos en su momento pero es que percibo ya que la nueva tarea me va a exigir un tiempo y una dedicación difícilmente compatible con la misión en la parroquia. De verdad que lo voy a sentir. La parroquia me ha aportado mucho, de verdad. Hay personas con una fe muy superior a la mía, de la que aprendo cada día. Sentirme un creyente peregrino entre creyentes peregrinos a mí me aporta mucho.

¿Qué tipo de Vicario General le gustaría ser?
He aceptado este cargo con un gran sentido de Iglesia. Creo que se necesita mucho en estos momentos un animador, también un intelectual, pero valoro más en estos momentos mi aportación como animador. Quisiera ser un Vicario que anime, que esté cerca de los sacerdotes; que suscite esperanza. Y me gustaría que al final se me recordase como una buena persona.

Este sábado 28 el obispo nos convoca a toda la diócesis a una cita novedosa. Un gesto que pretende reforzar la imagen de la Diócesis como una familia. ¿Cómo van a hacer llegar ese sentimiento a la feligresía?
En el consejo episcopal hemos hablado precisamente de eso. Y comentábamos que, en sintonía con lo que va a ser el tema que centrará la Cuaresma en la diócesis este año, la Iglesia es Familia de Familias. Por lo tanto pretendemos suscitar ese sentimiento de familia y la corresponsabilidad con las familias. Somos conscientes de que la situación social, eclesial,… es complicada y no tenemos recetas mágicas. Pero tenemos corazón, y por ello nos parece importante vivir, expresar y celebrar que somos Pueblo de Dios.

Non solum sed etiam.

Una hoja en blanco, un camino por andar, un futuro por escribir. Todo ello suscita vértigos, miedos, pero también ilusiones y esperanzas. El camino no estará exento de tropezones, ¡es la vida! Pero caminada en compañía es otra vida.
Que nadie nos robe vivirla en primera persona y en primera línea. Capítulo 1: 28 de enero de 2017, 12:00 del mediodía, catedral Nueva de María Inmaculada. No hay papeles secundarios, ni extras, todos somos llamados a ser protagonistas.


Gonzalo - Bilbao, El Vicario General

22.01.17 | 00:09. Archivado en Autor

Fernando José Gonzalo Bilbao. Piedra angular de la Diócesis de Vitoria durante casi 38 años

El pasado 16 de enero en la capilla del obispado de Vitoria juraron sus cargos los nuevos miembros del Consejo Episcopal, los nuevos vicarios, entre ellos Carlos García Llata, salesiano, que toma el relevo a Fernando José Gonzalo – Bilbao, toda una institución en esta Diócesis, pues deja el cargo de Vicario General pocos meses antes de cumplir 38 años de servicio a la Iglesia en este puesto.
Fernando José Gonzalo Bilbao fue nombrado Vicario General de la Diócesis de Vitoria en 1979, pocos meses después de que monseñor José María Larrauri tomara posesión como obispo de la Diócesis el 12 de febrero de ese mismo año.

Fernando nace en Vitoria el 10 de febrero de 1943. Es ordenado sacerdote el 13 de septiembre de 1969. Dedica una parte de su vida a la enseñanza de las ciencias, la química concretamente.
Este sacerdote, con poca experiencia pastoral en sus comienzos, pero con grandes dotes organizativas, fue elegido Vicario General de la Diócesis de Vitoria por votación y por refrendo del nuevo obispo, monseñor José María Larrauri, que sucedía a monseñor Francisco Peralta en 1979. Desde entonces Gonzalo-Bilbao ha sido la mano derecha de los últimos obispos y el coordinador de toda la vida diocesana. Pocas cosas han sucedido en la Diócesis a lo largo de estos casi 38 años que no hayan pasado por su visto bueno o el simple conocimiento del Vicario General.

Gonzalo-Bilbao ha sido tildado, incluso por los mismos compañeros que votaban su reelección, como una persona muy controladora de la vida diocesana. Nadie le ha podido negar nunca su gran capacidad de trabajo y su valía a la hora de organizar y coordinar.

La historia de la Diócesis de estas casi cuatro décadas lleva, en muchas de sus páginas, el sello indeleble de este hombre con voz de Paco Umbral, del Vicario General Fernando Gonzalo-Bilbao.
Este sacerdote, que el próximo 10 de febrero cumplirá 74 años, rumor o leyenda, siempre ha estado en las ternas de episcopables. Valga como muestra lo que publicaba el ABC en noviembre de 2004: “La Santa Sede prepara una «profunda remodelación» en la cúpula jerárquica de la Iglesia vasca. Según apuntaron a este diario fuentes cercanas a la Nunciatura, el Vaticano podría designar en breve al actual obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, arzobispo de Zaragoza en sustitución de Elías Yanes, quien cumplió la edad canónica de jubilación en febrero del año pasado. Las mismas fuentes aseguraron que será el actual obispo de Vitoria, Miguel Asurmendi, quien pase a la diócesis vizcaína, elevando a prelado de dicho Obispado a su vicario general, Fernando González Bilbao, una de las personalidades más respetadas entre la curia vasca.”

Fernando ha vivido en primera persona los años de la “Iglesia Vasca” de Setien y de Uriarte; ha vivido la lacra del terrorismo de ETA y el principio de su fin; ha vivido el descenso de vocaciones y su repercusión en la atención pastoral de las parroquias; ha vivido las negociaciones con las instituciones públicas para la puesta en marcha de grandes proyectos como la recuperación de la Catedral de Santa María. Gonzalo-Bilbao ha gozado de poder de decisión en muchas cuestiones de la vida diocesana. Ha dado alas a aquellos proyectos que consideraba buenos para la diócesis y ha cortado las alas a otros que no eran de su agrado. Podría adjudicársele aquello de “el poder en la sombra”.
La imagen de Fernando Gonzalo-Bilbao está más unida a su papel como gran gestor que a su condición sacerdotal. Su palabra ha quedado más, escondida en Cartas Pastorales firmadas por los obispos, o en páginas del boletín diocesano, que en púlpitos. De hecho preparando este artículo en diversos ámbitos se repetía el mismo comentario “nosotros no hemos tratado mucho con D. Fernando lo hemos hecho siempre con el obispo.” O “escasamente he coincidido con él en dos o tres ocasiones”. Es como si siendo omnipresente solo algunos se lo hubiesen cruzado en su vida.

El director de Religión Digital, José Manuel Vidal, lo definía así en un artículo publicado el 1 de septiembre de 2015: “El peso pesado del clero alavés es el vicario general de la diócesis, Fernando Gonzalo Bilbao, al que en Euskadi consideran como el «fiel de la balanza», un hombre con criterios muy asentados y firmes, que no se casa con nadie, que habla claramente y que, además, no tiene apetencias de poder. Rara avis, un hombre sumamente respetado por su fortísima personalidad, con el que incluso Uriarte tiene que contar antes de lanzar un documento para todo el País Vasco.”

Los medios de comunicación han recogido, en contadas ocasiones, palabras del Vicario General, pero no recuerdo ninguna entrevista personal.

Hermético respecto a su vida privada y a lo que piensa. Cauto a la hora de hablar con nadie. Valorado, seguramente, más por lo que sabe y no dice. Fernando Gonzalo Bilbao es el “eterno vicario” que deja una impronta con la que tendrán que contar los futuros responsables de la diócesis de Vitoria. De hecho el nuevo obispo, Juan Carlos Elizalde, ha comenzado su andadura contando con él sabiendo que, aun cuando la transición tenía que darse y la figura del vicario será una más de las que marquen la nueva etapa, ello no quita para hacerlo bien, a su hora y sin desperdiciar la herencia de quienes hasta aquí nos han guiado. Lo decía esta pasada semana en una carta con estas palabras: “Podemos afrontar con enorme esperanza esta nueva etapa porque partimos de un profundo agradecimiento al Consejo Episcopal de estos últimos años. Todos los nuevos vicarios y yo mismo contamos con ellos y especialmente con su, durante tantos años, Vicario General, como consejero personal.”
Monseñor Elizalde sabe que en Gonzalo Bilbao tiene a una “biblioteca viva” de la historia de los últimos 40 años de la Diócesis. Y conocer el pasado para no repetir errores en el futuro es de sabios.

>> Sigue...


Un relevo histórico para Vitoria

16.01.17 | 18:29. Archivado en Autor

Los equipos saliente y entrante de las vicarías compartieron una comida fraterna


La Iglesia Diocesana de Vitoria vivió esta mañana un momento histórico, el relevo de la Curia episcopal. Los nuevos vicarios, recientemente nombrados por el obispo, juraron en la capilla del obispado sus cargos, ante la presencia de Juan Carlos Elizalde y los vicarios salientes.
Esta era la imagen más esperada, el obispo apelaba hace unos días a no perder de vista el pasado y agradecer la labor de quienes han ocupado sus cargos hasta ahora. Pero también recordaba, y lo hacía en la homilía del domingo en San Miguel, que nuestra esperanza se sostiene en la premisa de que Dios no elige a los capacitados sino que capacita a los que elige, o en palabras suyas que dedicaba al nuevo Vicario General en lo que era una presentación oficiosa:.” Carlos si hay misión hay don” le decía.

Carlos García Llata asume una de las vicarías que más relevancia tiene y por varios motivos: el “anecdótico”, un religioso, salesiano, sucede a un diocesano, lo contrario que ha sucedido en la sede episcopal, que un diocesano ha sucedido a un salesiano. Pero la trascendencia va más allá, dado que el Vicario General era una persona que ocupaba su cargo desde hace casi 38 años. Cambian las circunstancias históricas, cambian los actores protagonistas para el cambio, y cambia, seguramente también, la predisposición de una comunidad dispuesta a vivir una primavera en sintonía con el Papa Francisco.

Otro cambio evidente en el nuevo organigrama del gobierno diocesano ha sido el incremento de Vicarías, lo que ha provocado también el cuestionamiento por parte de algunos diocesanos de ¿por qué no vicarías en otras áreas como familia y juventud? Elizalde nos respondía a esta duda señalando que: “las vicarías son nombramientos más relacionados con el aspecto organizativo, de coordinación y gobierno que de aspectos puramente pastorales. Para lo pastoral están las delegaciones, así en familia y juventud que me citas ya hay delegados de mi confianza absoluta que se encargan de esas áreas. También he de reconocer que justo esos dos temas, y algún otro también, son las niñas de mis ojos, a los que estoy dedicando tiempo, oración y atención personal. A nadie se le escapa que jóvenes, familia y marginados están muy presentes en mi vida como sacerdote y pastor. Los vicarios son mis colaboradores más cercanos para atender más personalizada mente situaciones, realidades y sobre todo personas. Confiaré plenamente en ellos y ellos saben que tienen que ser parte de la sucesión apostólica.”

El tiempo transcurrido hasta la jura de su cargo ha permitido a los elegidos pasar las fases de sorpresa, angustia y abandono en las manos de Dios. Un ejercicio similar es el que tendrán que hacer cuantos pensaban que los elegidos, por estar más capacitados, iban a ser otros.
La historia de la Iglesia se ha escrito siempre así.

Algunos de los vicarios elegidos saben que son la segunda opción, dado que los propuestos por votación declinaron la oferta del obispo de acompañarle en esta aventura de ser parte activa de lo que la Diócesis de Vitoria desea ser, al menos en los próximos años.
Tras la jura y atender a la prensa, el equipo saliente y el equipo entrante tuvieron una comida de hermandad, en la que muy probablemente habrán salido como temas de conversación algunos que directamente afectan a la Diócesis de Vitoria y otros que están sufriendo diócesis hermanas como la de San Sebastián.

Monseñor Elizalde insistió en su invitación a toda la comunidad diocesana - presbíteros y diáconos, religiosas y religiosos, laicos y familias, jóvenes y mayores, parroquias y unidades pastorales - a participar en la Eucaristía de Envío de los nuevos Vicarios Episcopales (miembros del Consejo) que tendrá lugar el sábado 28 de enero, a las 12 del mediodía en la Catedral de María Inmaculada.


Non solum sed etiam

Voy a intentar explicar para los lectores que se acerquen a esta página, cuál es la trascendencia real del acto que se ha llevado a cabo este lunes en el obispado de Vitoria. Hay dos elementos que a mi juicio son importantes:

>> Sigue...


El salesiano Carlos García Llata nuevo Vicario General de Vitoria

11.01.17 | 23:44. Archivado en Autor

Los nuevos vicarios de la Diócesis jurarán su cargo el lunes 16

Estaba previsto hacerse público el próximo lunes, pero el Obispado de Vitoria dio a conocer ayer la lista de los nuevos miembros del Consejo Episcopal, el equipo más próximo al obispo para el gobierno y pastoreo espiritual de la Diócesis de Vitoria.
El pasado día 8 de enero se cumplía un año del anuncio público del nombramiento de Juan Carlos Elizalde como sucesor de monseñor Asurmendi. Para esta efeméride monseñor Elizalde ya tenía sobre su mesa la lista definitiva de quienes le acompañarán de manera más cercana en su labor como obispo de Vitoria.

Éstos son sus nombres: el salesiano Carlos García Llata, como Vicario General; Luis Antonio Preciado Sáez de Ocáriz, que lleva la dirección del Secretariado Social Diocesano, como Vicario Episcopal de la zona urbana Sur y Este de Vitoria-Gasteiz; Unai Ibáñez Berriozabal, incardinado en la parroquia de María Inmaculada y quien ha estado muy cerca de Elizalde desde su llegada a Vitoria, como Vicario Episcopal de la zona urbana Centro, Oeste y Norte de Vitoria-Gasteiz; Nunilo Ceballos Chasco, vinculado a la pastoral rural de los pueblos de su Moreda natal, como Vicario Episcopal de la zona rural Sur; Álvaro Gastón García de Iturrospe, este sacerdote diocesano natural de Agurain-Salvatierra lleva toda su vida sacerdotal vinculado a la pastoral rural, como Vicario Episcopal de la zona rural Norte; José María Izaga Ortueta, misionero vasco en tierras de Angola, como Vicario Episcopal Pro Senior; y Alfredo Arnáiz Rodríguez, delegado Diocesano de Liturgia, Vicario Episcopal para la Vida Consagrada, Sacerdotal y Vocacional.
En una carta de monseñor Elizalde se señala la fecha de toma de posesión de sus cargos, y agradece el trabajo desempeñado por el equipo saliente “El lunes 16 de Enero jurarán sus cargos a las 12:30 en la Capilla del Obispado. Compartiremos una comida de fraternidad los miembros del Consejo saliente y del entrante. Los dos pies con los que caminamos en la Iglesia son la memoria agradecida del pasado y el reto del futuro.” Especial mención hace al Vicario General D. Fernando Gonzalo-Bilbao que ha permanecido en este cargo desde 1979, cuando fuera elegido por monseñor Larrauri. Elizalde se expresa en estos términos: “Podemos afrontar con enorme esperanza esta nueva etapa porque partimos de un profundo agradecimiento al Consejo Episcopal de estos últimos años. Todos los nuevos vicarios y yo mismo contamos con ellos y especialmente con su, durante tantos años, Vicario General, como consejero personal. El Papa Francisco le acaba de honrar con el reconocimiento de “Capellán de Su Santidad” por su incesante entrega a la Iglesia. ¡Enhorabuena Monseñor D. Fernando Gonzalo Bilbao! D. Miguel, complacido, nos bendecirá a todos desde el cielo.”

Si bien durante el mes de diciembre se llevó a cabo una consulta a sacerdotes, comunidades religiosas y parroquias, monseñor Elizalde contempla el hecho de que los elegidos no hayan respondido a los deseos de algunos, y a ellos se dirige: “Quien se sienta decepcionado por esta elección que la asuma también desde la oración en la seguridad de quien sabe que Dios guía misteriosamente a su pueblo.”

Non solum sed etiam

Los nombramientos para el Consejo Episcopal son una evidencia de que ya hemos entrado en una nueva etapa para la Diócesis de Vitoria. Nueva y diferente, que nadie entienda ni mejor ni peor, nueva y diferente.
Un detalle que puede pasar desapercibido, pero que es importante, es que además del nombramiento de Vicario General, Elizalde se ha querido rodear de 7 vicarías, más el vicario judicial que se mantiene en su puesto y que continúa en la persona de Félix Ruiz de Larrínaga. En la Curia diocesana solo había la figura del Vicario General, el vicario de Curia, los Vicarios territoriales de ciudad y zona rural y el vicario judicial.
¿Dónde podríamos encontrar la justificación de la ampliación de este grupo?
Un vicario es alguien con facultades y potestades para representar al obispo allí donde este se lo encomiende, es un brazo del obispo para llegar más lejos, a más gente de manera que su voz siga siendo la voz del obispo, sus gestos los del obispo, y si el obispo es la voz de la Iglesia, la voz del Evangelio, y sus gestos los gestos del mismo Cristo, la transmisión será la correcta.
Por otro lado el mismo Elizalde ha ido dando pistas de lo que deseaba fuese este su equipo episcopal: “Una fraternidad sacerdotal” comentó en una ocasión. Este término trajo a mi memoria la figura de D. Rufino Aldabalde y su movimiento sacerdotal que impregnó de un estilo nuevo a gran parte de una generación de sacerdotes en toda España. La vida de D. Rufino Aldabalde ha quedado glosada en gran parte en el libro que José María Javierre publicó en 1997.
En una pasada entrevista, Elizalde comentaba lo de “Me gustaría que todos entendiéramos el concepto bíblico de elección incluyente, es decir, que el elegido elige a todos los demás”. Espera de sus elegidos que sepan representar el sentir de toda la Diócesis, de los que les votaron y de los que no les votaron, de quienes ven con buenos ojos su elección y de quienes han decidido esperar “a ver”; de los entusiasmados y de los decepcionados, de los que tienen voz y de los que no tienen voz.
Esa es una de las tareas más delicadas que los nuevos vicarios tendrán en sus manos, más delicado que todas las burocracias que a veces conllevan estos cargos, será lograr ser levadura en la masa, ser el punto y modelo de enganche principal que permita ir tejiendo la nueva red diocesana.
El 16 jurarán su cargo y el 28 el obispo nos convoca a una iniciativa novedosa también, la Eucaristía de Envío que tendrá lugar en la Iglesia Con catedral de María Inmaculada a las 12 del mediodía.
Aires nuevos, odres nuevos, y la profecía de mi amigo que se va cumpliendo: “el que venga tendrá que contar hasta con los que hasta ahora no se ha contado”.


Mons Sleiman desde Bagadag

26.12.16 | 23:48. Archivado en Autor

Estas Navidades he recibido entre las muchas felicitaciones la de monseñor Sleiman, arzobispo de Bagdag, a quien tuve la oportunidad de conocer y entrevistar en Vitoria. A la felicitación la acompañaba un texto suyo, palabras pronunciadas el pasado 7 de diciembre. Por el valor de su testimonio, y con el permiso de monseñor Sleiman, las comparto para que puedan escuchar la voz de quienes están, y viven en primera línea la situación de muchas comunidades cristianas.

Traducción del original en italiano.

>> Sigue...


La respuesta cristiana a los refugiados recibe el René Cassin del Gobierno Vasco

16.12.16 | 23:13. Archivado en Autor

Entrevista a los representantes de Sant’Egidio que recogieron el premio.
El lunes 12 de diciembre a las 12 del mediodía tenía lugar el acto de entrega del premio René Cassin a las organizaciones elegidas este año para este reconocimiento que el Gobierno Vasco vine dando desde el 2003 a proyectos humanitarios. En esta ocasión las tres organizaciones tenían en común su trabajo en favor de los refugiados: La Comunidad de San Egidio, Zaporeak y Salvamento Marítimo Humanitario.

Representando a la comunidad de San Egidio se desplazaron a Vitoria-Gasteiz el Secretario General Cesare Zucconi y el presidente de San Egidio en Barcelona Jaume Castro. Por la tarde se reunieron con el obispo de la Diócesis Monseñor Juan Carlos Elizalde y mantuvieron encuentros también con representantes de la Pastoral Universitaria y con miembros de la Asociación Garenok, con quienes les une una amistad desde hace años.

Aprovechando su paso por la Diócesis de Vitoria pudimos mantener la siguiente entrevista:

¿Qué supone este premio para la Comunidad de San Egidio?

Es un premio ligado a una figura importante del pueblo vasco que contribuyó a la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y eso es importante. Por otro lado el galardón René Cassin hace honor este año especialmente a la labor en favor de los refugiados. Las tres entidades que hemos recibido esta distinción compartimos ese mismo objetivo de salvar la vida de los refugiados de este mundo.

500 personas se han beneficiado del proyecto de los corredores humanitarios y han llegado a Italia. ¿De qué o de quien depende que este número sea mayor?

La Federación de Iglesias Evangélicas y Sant’Egidio hemos firmado un acuerdo con el ministerio del interior del gobierno italiano en el que se prevé la acogida de 1000 refugiados en dos años. Hemos comenzado este año, en la pasada primavera, y hemos logrado el traslado de 500 personas. Todas ellas son personas vulnerables, estamos hablando de niños enfermos, ancianos, personas impedidas por causas de la guerra. Depender depende de la voluntad de muchas partes, pero estamos en el buen camino. Estamos en conversaciones a través de las diversas comunidades de San Egidio en Europa para que puedan abrirse nuevos Corredores Humanitarios hacia Francia, Polonia y también a España.

¿Dónde está el secreto para que una organización privada lo haga y los gobiernos se enreden en legalismos?
Creo que el proyecto de Corredores humanitarios lo podemos definir como un proyecto de sinergias entre la sociedad civil y las autoridades. Sí es cierto que es significativo que sean los cristianos los que hayan tomado la iniciativa, el proyecto parte de un trabajo común de la Comunidad de Sant’Egidio y de la las iglesias protestantes, eso es así. Este proyecto es un paso importante para hacer frente a la indiferencia y a la creencia de la sociedad y los gobiernos de que esta labor de salvar vidas no es posible. Estamos dando pasos importantes.

>> Sigue...


Un triple pregón de Navidad

03.12.16 | 12:11. Archivado en Autor


El Templo de San Francisco de Asís fue el escenario para dar el pistoletazo de salida a la preparación de la Navidad y al mundo del belenismo en Álava con las exposiciones de la Iglesia de El Carmen y de San Francisco, además del recorrido belenístico por la ciudad en parroquias, museos, comercios y otras instituciones.
Además Álava se prepara ya para acoger el próximo año la Asamblea Nacional de Asociaciones Belenistas en España, cuyo presidente es el vitoriano Iñigo Bastida.
Tras unas palabas de la familia de Sánchez Iñigo, donante de la colección de belenes que se exponen desde el pasado año en el templo de Zaramaga, tomó la palabra el pregonero, que este año es monseñor Juan Carlos Elizalde, quien vivirá este año sus primeras Navidades como Obispo en Vitoria. Estas son algunas de las frases de su pregón:
“Ninguna religión postula este acontecimiento que celebramos en estos días: Que Dios se ha hecho Hombre.”

“La imagen que nos ofrece Von Baltasar del reloj de arena es muy gráfica: Dice, toda la ampolla de la divinidad se ha vaciado en la de la humanidad. Todo lo que es Dios está en ese Niño. Dios se hizo hombre para hacer al hombre Dios.”
Monseñor Elizalde invitó a los asistentes, y a todos por extensión, a escoger una figura del Belén con la que identificarnos. Una figura que pueda responder a la situación personal de cada uno; ángeles, pastores, reyes y las figuras de José, María y el Niño Jesús. Fue desgranando las características de cada uno de los personajes del Belén y buscando su paralelismo con los hombres y mujeres de hoy y sus circunstancias.
Invitó a hacer ese recorrido de encuentro con Jesús que cambia y obliga a regresar por otro camino como les pasó a los Magos de Oriente.

>> Sigue...


Las Hermanitas de los Pobres vuelven a tender la mano por sus ancianos.

29.11.16 | 22:24. Archivado en Autor

Se precisan 20 mil € para las duchas de los ancianos.

Las Hermanitas de los Pobres no renuncian a su vocación ni a su carisma, y ante una necesidad urgente abren su mano para pedir, porque así lo establece el criterio de su fundadora y así se han mantenido hasta hoy.

Las hermanitas de los pobres Cuentan con 29 casas en España y atienden a unos 2.500 ancianos. En Vitoria-Gasteiz están presentes desde 1878. “Vivimos y trabajamos dependiendo de la caridad, por lo que no optamos a subvenciones, ni rentas fijas, dice la Madre superiora, Sor Pilar.

La residencia de las Hermanitas de los Pobres de Vitoria-Gasteiz, en la calle que lleva el nombre de su fundadora, Juana Jugan nº 1, se enfrenta a la necesidad de cubrir el gasto de unas nuevas duchas acondicionadas para sus ancianos, que en la actualidad ascienden a 80.

Los ancianos acogidos reciben el cariño y la atención de la comunidad religiosa, 14 hermanas, de las cuales 4 son muy ancianas que ahora necesitan ser atendidas. La casa, como les gusta llamar, cuenta también con 38 trabajadoras que por turnos cuidan y velan por el bienestar de los ancianos.

Para afrontar los gastos de la casa, y el salario de las trabajadoras, las hermanas cuentan con el 85% de la pensión de los ancianos, que en su mayoría son pensiones mínimas, por la prioridad que tienen en el acceso a la residencia las personas más necesitadas.

Sor Pilar, reconocía en una conversación que las pensiones no alcanzan para pagar los salarios de las trabajadoras. ¿Y cómo hacen frente a otros gastos como la calefacción, el gas, la electricidad,…?

Estos son los mayores gastos que tenemos al año, en salarios unos 43.000 € más o menos, mensual, calefacción unos 80.000 al año, y de luz unos 40.000. Los benefactores con sus limosnas nos permiten ir cubriendo estos gastos, para esto todos los días dos hermanitas salen a pedir para poder llegar a todos los gastos de la casa y sobre todo para cubrir el mantenimiento del edificio.

Esta Obra benéfica de la Iglesia no recibe ayudas institucionales, subvenciones, solo la caridad pública. El banco de alimentos colabora con esta residencia, numerosas bodegas de la Rioja también tienen su campaña específica de colaboración, y sobre todo el goteo de los donativos particulares es uno de sus importantes recursos para mantener su gran labor asistencial a los ancianos.

Muchos hogares recibirán este año una carta de felicitación de Navidad de las Hermanitas de los Pobres y en ella una mano tendida pidiendo limosna.

Hoy, desde este artículo, iniciamos una campaña de apoyo a las Hermanitas de los Pobres en su residencia de Vitoria. Tenemos un reto, lograr los 20.000 € que es el presupuesto para arreglar las duchas comunes, quitar los platos de ducha y dejarlas planas. En total 13 duchas que darán servicio a 32 ancianos.

Los donativos se pueden ingresar en la siguiente cuenta:
KUTXABANK: ES04 2095 3125 31 1091211192 Concepto : Duchas

Haremos periódicamente un seguimiento de lo que se recaude como si de un termómetro que de 0 a 20 mil € se tratase.
Ojalá no tardemos en publicar un artículo que anuncie que se ha alcanzado el objetivo de recaudar esos 20.000 € para las duchas de los ancianos.

Non solum sed etiam

Con este artículo inicio un proyecto de colaboración con causas benéficas. Es decir, al final de los artículos que vaya publicando haré mención con una imagen a una campaña de apoyo a una causa de la Iglesia pobre y peregrina. En este aso es un proyecto de las Hermanitas de los Pobres para su residencia de ancianos en Vitoria-Gasteiz.
Al final del articulo aparecerá una imagen como la que hoy pongo donde se dará cuenta actualizada de la recaudación a esa fecha. Sois muchos los que os soléis acercar a este blog y algunos copian la url y la comparten con sus amistades. Ahora os doy un motivo más altruista para seguir haciéndolo.
Gracias a todos por leer, por hacer comentarios a veces y por compartir en casos como este.
Feliz Adviento


Misioneros de la Misericordia, punto y seguido.

23.11.16 | 16:24. Archivado en Autor

Hace unos días publicaba en el blog la entrevista, y balance personal del Año Santo de la Misericordia, del sacerdote y amigo Víctor Hernández, Misionero de la Misericordia.


http://blogs.periodistadigital.com/non-solum.php/2016/11/19/victor-hernandez-misionero-de-la-miseric
Este pasado fin de semana se encontraba en Roma para asistir a la clausura de este año jubilar y, también, para acompañar a su obispo, D. Carlos Osoro, en el día de su nombramiento como cardenal.
Desde allí me llamó Víctor, y pude hablar con él y con D. Carlos.

En un momento de la conversación me recordó cómo se encontraba en Roma con esa sensación de la escoba que tras hacer su servicio vuelve a ser posada en su rincón. Pero me confesó que alguien le había sugerido que no se desprendiese de sus atributos de Misionero de la Misericordia tan pronto. La respuesta estaba ya firmada y rubricada por el Papa Francisco en el texto de “Misericordia et Misera”, concretamente en este párrafo del nº 9: “Doy las gracias a cada Misionero de la Misericordia por este inestimable servicio de hacer fructificar la gracia del perdón. Este ministerio extraordinario, sin embargo, no cesará con la clausura de la Puerta Santa. Deseo que se prolongue todavía, hasta nueva disposición, como signo concreto de que la gracia del Jubileo siga siendo viva y eficaz, a lo largo y ancho del mundo. Será tarea del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización acompañar durante este periodo a los Misioneros de la Misericordia, como expresión directa de mi solicitud y cercanía, y encontrar las formas más coherentes para el ejercicio de este precioso ministerio.”

Víctor ha tenido todo el viaje de regreso desde Roma a Madrid para saborear esa prórroga indefinida que el Papa Francisco ha otorgado a los Misioneros de la Misericordia como él. Y vuelve a ofrecerme una pincelada de sus sentimientos tras conocer que sigue siendo Misionero de la Misericordia:
“El papa Francisco ha publicado la Carta Apostólica "Misericordia et misera", con la cual se clausura el Año de la Misericordia. Aparte de ideas y frases preciosas, ¡contiene buenas noticias para los mil Misioneros de la Misericordia extendidos a lo largo y ancho del mundo! El Papa ha dispuesto que nuestro servicio no acabe con esta clausura, sino que se prolongue. Un don y un placer servir al Señor y a la Iglesia haciendo "fructificar la gracia del perdón"

Non solum sed etiam.

Cuando lo extraordinario demuestra ser extraordinario bien merece la pena hacerlo cotidiano.


Lunes, 27 de febrero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Febrero 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728