No más mentiras

V I A J E A M A R R U E C O S (ABRIL 1993) (XIII)

27.08.18 | 09:11. Archivado en Sobre el autor

V I A J E A M A R R U E C O S
(ABRIL 1993)
(XIII)

Así y en el centro de este campamento, han preparado un espacio al aire libre y debidamente alfombrado; dicho espacio es de forma cuadrada y a su alrededor han instalado las sillas ya descritas y en las cuales nos sentamos a charlar o fumar plácidamente y al propio tiempo, "mirar la luna y las estrellas, de este limpio cielo que se nos presenta en el desierto". Hace una temperatura muy agradable (de noche de verano). Nuestros guías (Carlos y Nordín) tratan de amenizarnos la velada, a la que se unen algunos de los nativos que "prestan sus servicios en estas instalaciones". Se invierte el tiempo en hacer juegos de cartas, cantar, contar chistes y chascarrillos, e incluso se baila, al son de unos timbales que tocan los ya referidos empleados, los que acompañan esta percusión con cantos "que solo ellos entenderán", nosotros también entonamos algunos en nuestro idioma, los que supongo tampoco entenderán ellos.
Para dar "más ambiente" a esta acampada, se nos ha encendido una hoguera, que se consume muy pronto y quedamos sin ese "amor" que produce el fuego de una hoguera en descampado y de noche. Con todo esto, "matamos el tiempo" y se van venciendo los clásicos recelos, ya que algunos, en realidad, no saben si irse a dormir o pasar la noche en vela, puesto que tienen ciertos reparos en dormir en el suelo y en las referidas condiciones, cosa comprensible por demás... se comenta que estas instalaciones debieran tener un mínimo de comodidades (que no tienen) y que es necesario contar con (al menos) duchas y por causas fáciles de comprender, ya que es imaginable el estado en que nos encontramos después de casi quinientos kilómetros de viaje, en un día de calor y sobre todo, las mujeres se encuentran en situación bastante crítica.
En esta larga velada, recapacito y recuerdo que en el programa turístico, se nos había ofrecido (y así consta en el escrito entregado a nosotros) el que esta noche la pasaríamos en Erfoud, con... "cena bufé, junto a la piscina del hotel ya referido ("categoría cuatro estrellas"), en el que tendríamos alojamiento y en el que deberíamos desayunar al regreso de esa visita para ver amanecer en el desierto"...? Sorprendentemente nadie ha protestado aún de ello y yo tampoco "tengo gana de hacerlo"... "el último día de viaje, surgirá la protesta y petición de compensación económica por este "fiasco o abuso de confianza"... protesta que iniciarán otros miembros de la expedición y a la que me uno, pero... ¿si no compensan... merecerá la pena un pleito?... "ya veremos que es lo que pasa y en que queda luego todo", yo por mi parte escribiré directamente a la agencia "mayorista" y que considero es la principal responsable (lo hice a mi regreso y sin resultado... "se pasaron la pelota de uno a otro" y no me abonaron nada... lo di por perdido, pues no quise denunciar (oficialmente y que resulta gratuito) el hecho y crear problemas a quien... dice ser mi amigo (Carlos)...?
Seguimos "aguantando" esta absurda velada y va pasando el tiempo y llega la hora en que "oficialmente empieza el nuevo día" y es por tanto pasada la media noche cuando...?.
Pese a todo... "algunos nos encaminamos a nuestras colchonetas" (yo soy de los primeros) ya que el cansancio nos domina y nos obliga a tendernos "donde sea". Es claro que nos acostamos vestidos y sólo... "nos aflojamos el cinto y nos quitamos los zapatos"... cubriéndonos con la burda manta que nos han colocado en cada una de las citadas colchonetas; yo me "he gestionado" una almohada y en forma de uno de los cojines que había en algunos divanes del comedor, puesto que en las colchonetas no hay almohadas. Pasamos un buen rato de "puro cachondeo español"... y con ese buen humor (de circunstancias) nos vamos quedando dormidos, pues que remedio nos queda y... ¡Qué caramba, hemos venido (o nos han traído) a tener una nueva experiencia!... ¡Y desde luego, ésta... será inolvidable!
Antes de quedarme dormido, siento frío; debe ser el clásico frío del desierto, el que siento por cuanto mi colchoneta es la primera y está en la vertical de la intemperie en parte de la misma y no hay protección vertical; me arrebujo y tapo con esta gruesa manta y me duermo... "mirando un claro cielo estrellado", mientras recuerdo de mi ya lejana época "de niño" y de aquellos veranos, en que íbamos la chiquillería a las eras, donde era llevada la mies para su posterior trilla y en la que nos acostábamos "panza arriba" (en las trilladas parvas también) y mirábamos éstas mismas estrellas que esta noche veo claramente y que... "mañana describiré"... ¡Qué pequeño es el hombre y el mundo en que ésta habita!... es mi último pensamiento antes de quedarme dormido... alrededor de la media noche.
Cuando despierto es aún de noche, miro al cielo y sigo viendo "encima de mi" la constelación del "Carro", nombre familiar y que dábamos los niños a estas "siete estrellas brillantes" y cuyo nombre científico es el de, "Osa Mayor". Es claro que ahora veo "al Carro" en posición más "avanzada", calculo y creo que en dirección noroeste. Enciendo mi encendedor y miro el reloj, pues están apagadas las luces que antes había... son las cinco y diez minutos... al poco rato, siento el canto de un pájaro, luego el de un madrugador gallo y que supongo canta en la próxima aldea, oigo "roncar o gruñir" a unos dromedarios y ello muy cerca de nosotros... "roncan (también) algunos de los componentes de nuestro grupo de turistas"... me levanto y me dirijo hacia una de las letrinas, quiero ser el primero, pues no quiero ni pensar, lo que pueda ser aquella placa turca... "cuando la hayan visitado tres docenas de personas", pues aunque algunos aguanten, pero en total somos más de cincuenta los que hemos dormido aquí. Cuando vuelvo, ya otros se han levantado (ya se ven las primeras "claras del día") y se va formando el murmullo clásico de personas que hablan en voz baja, aunque en el desierto... "se oye todo". El guía nos dice que vamos a ver "nacer" el Sol; mientras para ello se van preparando (yo ya lo estoy) analizo y estimo positiva esta extraña aventura, de una noche y un amanecer en el desierto, puesto que -repito- aquí empieza de verdad... "el desierto que vemos en las películas", ya que nada más salir de este campamento empieza la finísima arena y las características dunas.
Junto a las jaimas y en la parte de atrás, han dormido un grupo compuesto por unos veinte dromedarios y de ahí "esos ronquidos oídos por mi", también han dormido junto a ellos, algunos cuidadores de los mismos ("camelleros") y algunos jóvenes o chavales, que vienen a llevar debidamente sujetos a cada uno de estos animales, cuando en ellos subamos los que vamos a emplearlos como cabalgadura para adentrarnos en el desierto. Estos chavales también "vienen" a vendernos piedras y fósiles de las montañas y las que portan, bien colocadas en unas cajitas metálicas que les sirven de expositor. Esto ya no me extraña en absoluto, pues existe un verdadero "ejército" de vendedores de piedras y que se disemina, desde Marrakech hasta casi llegar a Meknes (Mekinez) y que cubre toda esta larguísima ruta "turística", de más de mil kilómetros de longitud, o sea que el que desee comprar piedras y fósiles, va a tener miles de ocasiones para poder hacerlo. Prosigo.
Está amaneciendo, cuando subo a uno de los dromedarios ("mi esposa, ni quiere oír hablar de ello y además, dice que se queda en el campamento") y con el joven "camellero" que lleva de la brida al animal, empezamos a caminar en dirección a "Levante" ("E").- Debo decir o aclarar, que el subir a un dromedario no es cosa fácil y pese a las advertencias del cuidador, puesto que incluso a nuestro guía (Carlos) que ha subido en ellos bastantes veces le ha ocurrido un accidente y ha sido lanzado por "la cabeza del animal", lo que le ha ocasionado un fuerte "costalazo" y ha quedado dolorido para una buena temporada y ello con suerte, pues igual pudo haberse "quedado allí", si la caída afecta a una parte vital del cráneo, columna vertebral u otra cualquier parte vital del organismo... ya que este animal al arrodillarse para que de el bajes, te puede tirar y de igual forma ocurre al levantarse una vez has subido a su cabalgadura y ello, debido a las bruscas sacudidas que realiza en ambas "fases", por lo que tienes que estar bien agarrado y ya te advierten bien de ello, si bien en estas rústicas "albardas o sillas", con las que estos ejemplares van aparejados, son rústicas por demás y tienen unas asideras que, "solo entienden los camelleros".
Felizmente, no vuelve a ocurrir nada más y... "la caravana se pone en marcha y en dirección a Argelia" (que dicen se encuentra a unos 50 km.)... Pero nosotros no vamos a recorrer "tan largo camino", ya que nos dirigimos a unas cercanas y enormes dunas, las que apreciamos recortadas en el horizonte de este amanecer y que distan no más de dos km. del campamento y las que en realidad son del tamaño de pequeños cerros o colinas, pero de finísima arena y las que se agigantan con el efecto de las luces y sombras del amanecer.
Recorremos este trecho y bajamos de los dromedarios, mientras, van llegando algunos componentes del grupo, que han preferido venir andando y todos nos repartimos y orientados por nuestros acompañantes nativos, vamos subiendo a diferentes dunas de las ya descritas, lo que para "los inexpertos", nos resulta incómodo y algo difícil, puesto que andar sobre estas arenas es algo peculiar y si bien tiene un cierto atractivo a esta hora tan temprana, pero con un poco de imaginación cualquiera puede imaginar lo que debe ser "este ejercicio" durante muchas horas y más aún si por circunstancias especiales... "te ves perdido en este mar de arenas"... es claro que se me llenan los zapatos de esta fina arena, si bien no me resulta molesto en esta corta experiencia, puesto que previsoramente he elegido la primera "gran duna" que encontramos en nuestro camino (otros se han trasladado un kilómetro más lejos) y donde otros (que opinarán igual que yo) se han detenido, ya que... "el Sol es tan grande, que, qué más da verlo nacer, desde un kilómetro más o menos distante de la lejanísima línea del horizonte, que se divisa desde donde me encuentro".
Efectivamente, han calculado bien el tiempo y no llevaremos allí más de quince minutos, cuando empieza a desarrollarse ese milagro diario, cual es "la salida del Sol" (sabido es que nunca sale el Sol, si no que es La Tierra... "la que se va dando la vuelta y es ella la que se presenta a su astro Rey para que la fertilice con su energía y calor... en esa eterna rotación de los astros a través del Universo y donde todo se mueve en una danza que no comprendemos")... Y efectivamente se va viendo en su clásica lentitud, la aparición del "disco solar" y sobre esa lejana línea del horizonte y la que es formada por lo que me parecen lejanísimas montañas... Y se produce ese bellísimo y espectacular hecho cotidiano, de la aparición del "Astro Rey" sobre lo que engañosamente parece una línea plana y horizontal; espectáculo -por otra parte- que es aquí igual o similar, al que se pueda producir en otra cualquier parte de La Tierra y ello tanto en el momento de "nacer", como en el de "morir" cuando ya se va el cotidiano día...Yo lo he visto en tantos lugares diferentes y tanto sobre la tierra como sobre las aguas del mar... que puedo atestiguar que en todas resulta un maravilloso y sereno espectáculo natural y que reconforta el alma y curiosamente -repito- es igual en la hora del "orto", que en la de la puesta o "muerte"... "En ambas, siento una paz enorme y un algo que parece susurrar que... nada muere... todo nace de nuevo".
Volvemos al campamento ("yo montado en mi dromedario") inmediatamente me dirijo al carro cuba y me lavo... "casi como los gatos"... antes me he descalzado y quitado los calcetines, sacudiendo la mucha arena que traigo del desierto; afortunadamente esta finísima arena se desprende totalmente y no deja rastro una vez sacudidas las prendas de calzar; un poco después nos es servido el frugal desayuno, el que se compone de pan (el que hay que decir es muy bueno en todo Marruecos) con mantequilla y mermelada ("a granel") café o té (a elegir) y de inmediato a ello... "vuelta a los vehículos todo terreno", mientras aguantamos las insistencias de estos vendedores y pedigüeños, ya que incluso nos piden "algo" por habernos acompañado "al desierto"... ¿Es que no les pagan nada y pese a haber dormido -quizá incluso guardando- y junto a los dromedarios?... no lo entiendo, puesto que es claro que les deben haber pagado por su trabajo y en tal caso esa insistencia en pedir es una "sinvergonzonería"; en fin, son cosas de este mísero mundo.
Ya estamos en "la infernal ruta" sufrida anoche (yo me tengo que embozar, colocándome un pañuelo como velo y que me cubra la nariz, ya que el polvo que desprende el vehículo al rodar, me molesta bastante) y a la luz del día boy observando el terreno por donde viajamos y el que curiosamente es diametralmente opuesto al que hemos dejado atrás hace solo unos minutos. Por el que rodamos es de color negruzco, llano o en suaves declives y cubierto con piedras de unos tamaños no muy grandes y por donde ruedan estos vehículos "de maravilla", si bien, con las sacudidas propias que producen los badenes, curvas y sorteo de algunos obstáculos naturales que existen y que son abundantes en estas, especie de "pistas", realizadas simplemente como "sendas" y al rodar continuamente sobre las mismas estos vehículos,
En este trayecto venimos hablando los siete ocupantes, sobre "la aventura" y lo que consideramos positivo ("pese al engaño -posible- en la misma") de todo ello.
Viene con nosotras el viejo funcionario al que ya me he referido (Sr. Prieto) y nos viene contando "cosas" del desierto, ya que estuvo allí y mucho más al sur y durante muchos años (recordemos que fue suboficial de las denominadas tropas nómadas, al servicio de España y que éstas estaban compuestas por nativos y dromedarios, salvo los jefes que eran oficiales del ejército regular de España). Este hombre nos cuenta y dice que... "los camelleros"(difícil resultaría decir "los dromedadieros" y que sería -pienso- lo correcto) cuando marchan en ruta o caravana de largo recorrido, llevan entre sus bagajes necesarios... dos odres de piel de cabra y en los que caben de diez a quince litros... uno lo llenan de agua y el otro de leche de camella; con ello, dátiles y poco más, pueden perfectamente aguantar en el desierto días o semanas. Nos dice que lo peor del desierto es el "Siroco o Simún" (viento) y que los dromedarios... "lo huelen" cuando en principio sopla suave y que llegado el momento, que sólo estos animales saben, se echan en las arenas y en lugares determinados por su instinto se colocan... de forma que la grupa quede en la dirección por donde sopla este terrible viento que viene "cargado de arena" y cuya tormenta puede durar varios días. Los camelleros "los dejan hacer" y tan pronto estos animales se han echado al suelo, se refugian junto a ellos y se colocan materialmente "pegados a los cuerpos de estos rumiantes", puesto que saben que junto a estos animales, encontrarán siempre el lugar más seguro (recordemos que estas tormentas cambian de lugar las arenas y de esta violenta forma trasladan las dunas, por lo que en su furor... "entierran y desentierran" constantemente... de ahí el proceder ya descrito de "bestias y hombres", pues son éstas las que mejor intuyen su seguridad).
También nos cuenta el señor Prieto, que..."las sillas o monturas de estos animales (que pueden ser de gran lujo) tienen "cuatro puntos de anclaje"; y es allí donde cuelgan los odres, otras vituallas, e incluso el fusil o "espingarda"; así logran quienes emplean este medio de viaje y transporte, una carga muy equilibrada y con ello obtienen mayor rendimiento de estos durísimos animales de carga y de los que aquí en esta parte de marruecos, se emplean bastante... "tan es así, que ya no quedan en estado salvaje y todos están controlados y domesticados"

Antonio García Fuentes
www.jaen-ciudad.es (aquí muchos más temas)

Jaén: 27 de Agosto del 2018


V I A J E A M A R R U E C O S (ABRIL 1993) (XII)

25.08.18 | 09:42. Archivado en Sobre el autor

V I A J E A M A R R U E C O S
(ABRIL 1993)
(XII)

Seguimos "la ruta", el Sol se hace notar y reverbera en el desierto, transmitiendo al paisaje, nuevos encantos.
Como el camino es largo y tedioso, surgen la preguntas de nuevo y un viajero pregunta al guía marroquí (Nordín) sobre "el problema del Sáhara español, el denominado Frente Polisario y la ocupación por Marruecos, de tan extenso territorio en aquella que se llamó, La Marcha Verde", la que tuviera lugar a primeros de noviembre de 1975 y en la que el actual y "astuto Rey Hassan", se escudó para apropiarse, recuperar, "o lo que sea" (y sin pegar un solo tiro) tan extenso y rico territorio, mientras el ya anciano "dictador español" (General Franco) agonizaba en una clínica de Madrid y moría "de muerte natural" (hecho muy bien aprovechado por este monarca ya citado) sólo unos días después de aquella marcha, que fue histórica para Marruecos y por ello está en su calendario de "fiestas nacionales" (esta se celebra, cada seis de noviembre)
.- Nordín responde muy seguro y dice... "Ese territorio del Sur, perteneció a Marruecos y lógico que vuelva a esta nación, la que desde que recuperó esta parte de su territorio, ha invertido en él, muchísimos recursos nacionales, en forma de obras públicas de todo tipo" y lo que unido a "los gastos militares", ha provocado que Marruecos, tenga hoy "menor nivel de renta", que antes de aquella ocupación"...
En cuanto al denominado "Frente Polisario" dice... y ello llama a reflexión: "Antes, cuando ese territorio lo ocupaba España, no hubo rebeliones de los saharauis... ¿Ahora y con el Rey Hassan... por qué?... ¿No eran también extranjeros, los españoles?... Intereses internacionales...?.
Se va extendiendo la charla sobre el tema y hay réplicas, pero podría ser cierto, ya que esos... "intereses internacionales", son tan misteriosos y quien sabe los hilos de los mismos, donde están, o... "quien los mueve y por que".
Curiosamente viene con nosotros un viejo funcionario español (el Sr. Prieto) y el que estuvo destacado, como brigada del ejército en el entonces "Sáhara Español" ("Río de Oro") y en las denominadas "tropas nómadas" y nos dice que aquellos nativos... "no aceptaban la soberanía del Sultán de Marruecos"... Si acaso le reconocían, "la autoridad religiosa" ("el, nos habla, de cuarenta años atrás")... yo me limito a recoger lo que he oído y no entro en el tema, pero me parece que en El Islam... "autoridad religiosa y política, son una misma cosa"... pero de "esto"... que hablen... "los ulemas"...?.
Cambia el tema de la conversación y se entra en el del denominado "integrismo islámico", y que como sabemos es un movimiento ("o varios") musulmán, que afecta a gran parte del Norte de África y antes ha afectado a otros lugares del Islam.
Nordín no elude el tema y dice... "Las noticias que facilitan las agencias internacionales", son siempre tendenciosas y defienden siempre los intereses "internacionales"... (Continúa)... "que donde apenas existe nada, se agigantan los casos"... (se refiera a lo que está ocurriendo en la "vecina" Argelia)... "que los argelinos, lo que ocurre en su país es... "que ya no tienen ni para comer" ("parecido a lo que ha ocurrido en la extinta "URSS") y que lo que quieren es un cambio "a mejor", simple y llanamente eso"... (Continúa)... "pero que él no cree que todo cuanto se ha montado en torno al denominado integrismo musulmán o islámico, sea cierto".
Yo desconozco el tema y solo se "lo que dice la prensa", la que indudablemente está dirigida por las agencias internacionales y estas obran movidas por "intereses soterrados" (de esto no me cabe la menor duda) pero en cuanto a "economía" (que es la base de estabilidad del individuo, la familia, o cualquier país, por rico y extenso que sea)... digo que en relación a economía, conozco el caso concreto de un fabricante de maquinaria agrícola, que antes "ha vendido mucho a Argelia" y ahora "no les vende ni una peseta"... ¿Será cierto que estas relaciones se han interrumpido por falta de recursos?... Puede ser, ya que este fabricante que cito, desea "y necesita" vender y curiosamente "los argelinos, necesitan comprar"... Sigue la charla y "no se agota el tema", el que sería largo y tedioso de relatar en una crónica de viaje, por ello nada más digo.
Hemos llegado a "Tinerhir" y desde donde tomamos una carretera, que nos aleja de la "general" que traemos y la que nos va a llevar a las cercanas... "Gargantas del río Toldrá"; desfiladero de unos veintisiete kilómetros de largo, en el que nace y por el que discurre el río de este nombre (podremos ver el lugar exacto de su nacimiento y como brota del suelo de estas majestuosas paredes rocosas) el que transcurre "encajado" por estas enormes paredes de roca, las que "cortadas a pico", llegan a medir hasta trescientos metros de "altura vertical". En estas paredes, encontramos "algunos escaladores", los que se están jugando "el pellejo", en este denominado "deporte", que la verdad, yo no entiendo... "ni se para que utilidad servirá", salvo para eso -para mí- tan absurdo de... "yo subí por aquí... o fui el primero"... en hacerlo...?.
Nos adentramos por ellas y llegamos hasta donde nace el río, para lo cual, hay que vadearlo aguas abajo y lo que hacemos por un vado, o paso que permite el que por el mismo pase el autocar y con todos sus pasajeros sobre el vehículo (algunos han preferido hacer los últimos cientos de metros, a pie).
Llegados al lugar y tras apreciar esas bellezas naturales, muy dignas de ser visitadas, recorrer un tramo de esa garganta angosta (en la que encontramos algunos nativos, sorprendiéndonos ver un grupo de tres mujeres, que vienen "de vete a saber donde" y con unas enormes cargas de algo que parece esparto y que traen sobre las espaldas y las que marchan en dirección al aún lejano pueblo de Tinerhir); nos hacernos las fotos de rigor y que "certifiquen, el que quien aparece en la foto, estuvo en cierto lugar"... llega la hora de comer y lo hacemos en uno de los dos modestos restaurantes que allí existen instalados, donde nos sirven el ya (para nosotros) "clásico tajín", similar al que comimos ayer y el que ha sido precedido por una ensalada de verduras y ultimado con un postre de fruta natural; y si bien este "menú" no nos agrada mucho, precisamente por "tanta repetición", pero "es lo que hay en este apartadísimo lugar y es lo que se come"... "esto son lentejas... como dice el dicho español ".
Reposamos un buen espacio de tiempo esta comida del medio día, lo que nos reconforta bastante, puesto que en estas gargantas, existe "un verdadero aire acondicionado" y su frescor y humedad, guardan un equilibrio magnífico, lo que se agradece por cuanto de calor e incomodidad tenemos en todo este viaje y en relación con todo ello, este lugar es una especie de paraíso donde estamos "divinamente" las dos horas que aquí hemos permanecido, ya que el tiempo que nos queda del viaje de hoy, nos impide el disfrutar más de este encantador lugar, en el que... "obviamente, me fumo un puro... y perdonen la insistencia" ("por lo de los cigarros puros") pero... "los hombres -las mujeres también- somos muchas veces, como niños... y ello... muy afortunadamente... pues si no... ¿Qué sería de nosotros... los pobres mortales?...?... "por ello que cada cual se fume "su puro" cuando le toque o pueda y que nadie se meta "en el puro" de nadie"... "allá cada cual con su puro, sea éste de lo que sea".
Volvemos a desandar el camino que nos ha llevado a estas grandiosas gargantas de sorprendente formación geológica y regresamos a la carretera general; hace un calor de "puro verano" a estas primeras horas de la tarde (son aproximadamente las 15,30) y nos disponemos ha realizar el último tramo (eso creemos) de la larga etapa de hoy.
Soñolientos y cansados y aproximadamente a las cinco de la tarde, llegamos a "Erfoud", pequeña ciudad y que supongo es algo así como... "la capital de esta zona de las puertas del desierto sahariano". Nos detenemos en la entrada del "Hotel Tafilalet" y donde en principio, teníamos el alojamiento y el que luego se nos ha "trocado" por el otro que más adelante describiré... en el citado hotel se nos ofrece un vasito de te con menta "en señal de bienvenida" y el que tomamos en pie y junto a la recepción de este establecimiento, allí empleamos una hora de "descanso y aseos" y mientras -se nos dice- nos preparan los vehículos todo terreno, que nos van a llevar al desierto.
Este traslado debiera haberse realizado y según lo previsto, a las cuatro de la madrugada de "mañana" y el mismo sólo sería para las personas que "hemos pagado" (3.000 ptas.)... "por ver amanecer en el desierto", pues en la expedición vienen otros turistas, que no les atrae "tan romántica experiencia", pero sorpresivamente, "nos suben a todos" en siete vehículos "Land Rover" y a las seis de la tarde y por "un infernal camino", que incluso lo es para simples peatones o incluso acémilas... nos trasladan (desviándose de la ruta) a la cercana localidad de, "Rissani", la que curiosamente es... "la cuna de la dinastía Alauita", que es la actual y reinante... y no, no se nos lleva allí, por cuanto sea un obsequio y ver (si es que existen) los vestigios de "aquel solar real"... se nos lleva -por contra- a "visitar una fábrica de alfombras", la que prometen es interesante... es claro que lo que pretenden es que compremos, ya que "habrá comisión" (lamentable ello)... Nos han "trocado" de nuevo "otra cosa" y nos han fastidiado otra hora de reposo (como mínimo)... Allí y ya un poco enfadado, me niego a bajar del automóvil y más aún a visitar esa fábrica (que no me interesa en absoluto) mi esposa tampoco baja... o mejor dicho, si que hemos bajado, pero debido a "la nube" de chiquillería que "se nos cae encima y pidiéndonos cualquier cosa" (cigarrillos, dinero, bolígrafos y "yo que se") y lo que llega a exasperarme, por la impotencia en que me llego a encontrar... volvemos (yo irritadísimo) a encerrarnos en el "todo terreno" y al que incluso hemos de cerrar los cristales de las ventanillas (pues incluso por estas, nos siguen molestando) y teniendo que aguantar allí el insoportable calor que hace, ya que a través de ellas, nos siguen acosando, estos insistentes "pedigüeños" y que repito, son principalmente chiquillos y jóvenes, los que no dudo el que obran de buena fe y por que ello forma parte de su "idiosincrasia", pero que llegan a ser insoportables para cualquier europeo, máxime el que como yo, desconocemos totalmente este idioma o dialecto y de ahí... "mi impotencia".
En mi auxilio viene Nordín, el que trata de "facilitarme la transición", se lo agradezco y comprendo su situación, le indico "que no pasa nada" y que espero, "ya que la mayoría si que ha optado por ir a las alfombras y a nosotros no nos queda otra solución, que someternos a esa elección mayoritaria"... A través de un empleado o mozo (supongo que de la citada fábrica) Nordín, nos envía dos vasitos de té con menta, el que aceptamos por cuanto comprendemos con la buena fe y voluntad con que se nos ha enviado y seguimos esperando, a que vengan "los compradores"... que al final son casi ninguno, puesto que apenas alguien ha comprado algo, por tanto... "fallida venta y fallidas comisiones"...?.
Y por fin, salimos de Rissani; cuando lo hacemos ya es de noche y estos vehículos, que son conducidos por conductores avezados... "o medio locos", nos llevan por unos caminos "infernales" y que la obscuridad de la noche acentúa, los que transcurren por el aún pre desierto, en lo que resulta "una carrera emocionante" (no se si prevista en el atractivo turístico o es casual, por alguna apuesta entre estos, "siete locos o avezados conductores", que nos llevan en otros tantos vehículos) y que se desarrolla a lo largo de unos cuarenta y cinco kilómetros, que son la distancia que se nos dice, dista "Merzouga" y que es hacia donde nos dirigimos y a la que llegamos felizmente, en un tiempo récord, con gran satisfacción de nuestro conductor, el que se muestra "satisfechísimo" por su "hazaña" (lo que demuestra que "hubo carrera") y al que -una vez llegados- perdonamos "los sustos que nos ha hecho sufrir en este recorrido", en el que sin embargo, se nos asegura, no existe peligro notable, pese a que hemos venido por diferentes "sendas" y muchas veces a campo a través y "dando saltos", pues curiosamente... "cada vehículo hizo un camino diferente y si bien algunos se entrecruzaban, no llegaron a obstaculizarse, ni molestarse en la enorme polvareda que levantan y la que es molestísima como más adelante diré".
Bueno, pues... por fin... hemos llegado a nuestro destino final de hoy y que repito es un lugar o aldea, cuyo nombre es el de "Merzouga", en la que -al parecer- existen algunas instalaciones militares o puesto de vigilancia (el que dejamos atrás) y la que está situada al borde mismo de las dunas de arena de este desierto.-
Donde hemos llegado es un lugar que se encuentra en las afueras de esta pequeña población. En el mismo encontramos una modesta edificación, que se parece a una casa "rural" (construidas de adobe) ó del árido desierto y de las que hemos venido viendo a lo largo del camino y "sin nada de vegetación"... tiene varias dependencias, que son modestísimas y carecen (casi) de mobiliario; se encuentra muy pobremente iluminada, por una mortecina luz eléctrica, la que (luego sabremos) procede de un generador pequeño y que funciona con gasolina, el que trepida muy cercano a lo que será "nuestro alojamiento" (que no es en este humilde edificio, el que como único "sanitario", solo tiene... "una placa turca" y la que debe servir para mujeres y hombres y "sin nada de agua corriente... horrible, en los tiempos que corren y "con tanta agua como hemos visto embalsada"... La cocina... podemos imaginarnos como será... y hemos de cenar aquí, irremisiblemente).
Hemos pasado por las citadas dependencias y desembocamos en un lugar abierto y en la "mismísima línea de las dunas del desierto" y en donde se encuentra nuestro albergue para esta noche... se trata de un recinto que forma un pequeño y suave declive, que se inicia por donde hemos entrado y el que está circuncindado (forma un cuadrado o rectángulo) por una "media docena" de "jaimas", de las que deben usar los modestos nómadas o habitantes de estos desiertos, pues desde luego... "en nada se parecen a las que disfrutamos en la cena, ya descrita y que tuvo lugar en Marrakech". Están alfombradas (eso si) muy modestamente, con apenas unas bombillas "desnudas" y que poca luz aportan a "lo que serán nuestros dormitorios", los que son "comunes", pues han extendido colchonetas bajo "las obscuras" lonas (o telas) de éstas jaimas y las mismas, se encuentran "unas pegadas a las otras", e incluso ni aún siquiera tienen almohada o cabezal alguno y allí, se nos dice que... "elijamos", o sea, que habremos de dormir "revueltos"... hombres y mujeres...?.
Es lógico que quedemos sorprendidos o estupefactos al ver "donde nos han metido"... Pues aún cuando "el ladino Carlos", nos ha hecho muy bien "la propaganda que le conviene" (a él como vendedor de los servicios o a "la mayorista" de que depende, vete tu a saber) y venimos preparados para encontrarnos con "ciertas sorpresas" y encontrarnos "cualquier cosa", pero... "esta cosa", es bastante menos de lo que esperábamos, ya que ni existe -repito- agua corriente, ni aseos... ("hay otra letrina -"portátil"- en el exterior y "un carro cuba" con agua y un enorme grifo, que será "nuestro aseo") ni tampoco existen unas mínimas comodidades y aún que estas sean "de campaña", dignas de denominarse así, pues lo que existe, es todo... "viejo y en desuso".
Me inclino a creer que estas son... "unas instalaciones furtivas y que nada tienen que ver con el turismo marroquí, oficial"; puesto que a la entrada y aunque es de noche ("y pensando, puede ser que hayan buscado esta hora, para que nada veamos, o veamos menos") he visto "unas instalaciones" cercanas, en las que se apreciaban una (o varias) "carpas" y más iluminación y cierta apariencia de lujo o confort... "quizá sean esas, las verdaderas instalaciones, para el turismo, que viene aquí a dormir y ver nacer el Sol" y a nosotros, nos han instalado... "en un verdadero campamento tuareg y sobre la marcha de una necesidad que desconocemos"..."o que está destinado a otro tipo de actividades, pseudoturísticas o vete tu a saber"...?.
Entre las jaimas ya descritas, existe una, que está preparada como comedor y la que se encuentra "un poco mejor iluminada" con varias de las descritas bombillas, si bien en las mesas (redondas) preparadas para la cena, han colocado alguna "vela de sebo", no sabemos si para que haya más luz, o para transmitir cierto "encanto" de la realidad del desierto. Las sillas donde nos sentaremos son del tipo plegable ("de playa") y por tanto muy débiles e incómodas. El mobiliario (mesas y sillas) son bastante "viejos".
Resignados o ya “atontados”. Nos sentamos a la mesa y cenamos... "una sopa y otro tajín acompañado". Tomamos todo esto con buen humor ("resignado") y después se nos sirve el clásico "te moruno"; y efectuado ello y "como la noche la esperamos larga y en bastante vela"... se nos ha preparado un improvisado entretenimiento.

Antonio García Fuentes
www.jaen-ciudad.es (aquí muchos más temas)

Jaén: 25 de Agosto del 2018


V I A J E A M A R R U E C O S (ABRIL 1993) (XI)

24.08.18 | 09:15. Archivado en Sobre el autor

V I A J E A M A R R U E C O S
(ABRIL 1993)
(XI)

Día siete de abril ("miércoles santo, en La Cristiandad")... son las ocho de la mañana y ya estamos acomodados en nuestros asientos del autocar y rodamos en dirección a Erfoud y Merzouga... "nos esperan unos 400 km. de recorrido, puesto que la segunda de nuestras "metas", se encuentra ya en pleno desierto y casi en la frontera con Argelia. La ruta que seguiremos, es por tanto hacia el Este y bordeando las estribaciones del "Alto Atlas", o sea por lo que se denomina "pre desierto y hacia el total... o mar de dunas de arena", en cuyo borde dormiremos esta noche y nada menos que en "jaimas auténticas".
A unos diez kilómetros (aproximados) de Ouarzazate (ciudad desde donde hemos partido) divisamos desde la carretera, un enorme embalse de agua (pantano) y cuyo nombre es el de... "Ahmed Dahbi el Mansur" ("El Dorado", en nuestro idioma) y el que fuera rey de "estos reinos" hace ya unos cuantos siglos y cuya memoria se reafirma con esta construcción gigantesca que lleva su nombre.

Este embalse surte de agua potable, la ciudad de donde venimos, por tanto "he bebido de sus aguas" y confieso que las he encontrado muy buenas. También surte (este embalse) muchas otras localidades menores, amén de las extensas zonas que ha puesto y está poniendo, en riego, debido a su gran capacidad y como iremos observando a simple vista en nuestro viaje. Muy cerca nos vamos a encontrar con "alguno de los milagros" que produce este embalse, se trata ("nada más y nada menos, que") de un campo de golf, lo que indudablemente es sorprendente verlo en este desierto y lo que demuestra... "lo que puede realizar el hombre cuando trabaja con inteligencia y constancia". Es claro que junto a este campo, existen abundantes instalaciones hoteleras y turísticas, pues para el turismo internacional se ha previsto esta zona. Seguiremos viendo a través de nuestro largo trayecto, grandes extensiones de regadíos y en los que se nota una buena canalización para el máximo aprovechamiento de "este oro del desierto", cual es el agua potable. Observo al borde de la carretera, hasta un "vivero" de plantas para repoblaciones, de "no se que tipo de plantas o arbustos". Vivero que se encuentra instalado entre árboles mayores, los que plantados con esa idea, producen (supongo) ese "micro clima", que hace posible el que en este desierto y sin instalaciones costosísimas, se produzcan cantidad de esas plantas referidas, todo lo cual denota una planificación y un estudio concienzudo y paciente... "puesto que los árboles adultos y que sustentan el vivero, no han crecido aquí de la noche a la mañana", por tanto imagino que ello ha costado unos cuantos años de preparación, para que hoy exista aquí, nada menos que un vivero "industrial", el que para mi significa "otro milagro en el desierto". Más adelante observo alguna instalación de "paneles solares", los que producen energía y que captan del enorme potencial que aquí genera el Sol. Se aprecian tendidos eléctricos, "que se pierden en las lejanías de estas tierras estériles" y los que deben surtir de energía amplias y lejanas áreas de todo este territorio, la que indudablemente procede del pantano antes mentado y de algunos otros que yo desconozco.
Sigo notando, ya que se aprecia "casi palpablemente", la cantidad de obras públicas, que aquí se han hecho o se están realizando y en relación o encaminadas, hacia el máximo aprovechamiento del ya mentado "tesoro del agua". Se nota "el progreso", si bien "éste"... también está llenando el desierto de bolsas de plástico, envases y otros desechos de la "sociedad de consumo", los que por cuanto se observa, no saben eliminar "estas gentes" de las zonas por las que pasamos y ello es lamentable... "muy lamentable", ya que esa limpieza debiera ser más cuidada y "no ensuciar con basuras", estas bellezas naturales, las que al ser azotadas por grandes vendavales, que producen "las tormentas del desierto", esparcen esos detritus, los que resultan "asquerosos" y que repelen a la vista de cualquiera medianamente observador y mínimamente sensible, ante estas "bellas desolaciones" invadidas por estas "cosas" que también produce el hombre.
Alcazabas o kasbash, se suceden con gran profusión, ya que existen en cualquier pueblo o aldea, lo que nos dice bien a las claras, las continuas guerras de "unos contra otros"; fueren éstas entre jeques o reyezuelos más o menos poderosos, o simplemente entre "tribus vecinas" y que -quizá- "pudieran estarse odiando a muerte, desde vete tu a saber que siglo o que generación de gloriosos antepasados"... y lo que les obligaba a construirse "estos castillos", para mejor defensa... "del señor feudal", pues "la plebe... como en todo el mundo... simplemente cambiaría de dueño".
Por lo dicho, es fácilmente imaginable, que estas construcciones las hay de todos los tamaños y categorías que imaginemos... más pequeñas, más grandes, más fuertes, más débiles, mejor cuidadas, en ruinas, e incluso devastadas y reducidas casi al solar... "pues como alguien de la expedición apuntó con bastante inteligencia... son construcciones ecológicas y de la tierra nacen y a ella vuelven" (dijo) y ello es cierto, ya que en general fueron construidas de adobe y el adobe es... "tierra, paja, agua y sol".
No tenemos necesidad de detenernos o bajar del autocar, para apreciar ello, puesto que esta carretera (que sigue siendo asfaltada) discurre por lo que en tiempos debió ser, la ruta natural de... "uña de caballo o pata de camello" y es claro que a lo largo de la misma, se fueron construyendo toda esta enorme cantidad de fortalezas, las que también servirían para... "saquear al caminante, bien de grado, o a la fuerza"... "pues aquí como en tantos lugares del mundo, existiría de todo... como en la viña del Señor" (Alá, Jehová, Brahma, Manitú, etc. etc.... Dios, "en una genérica palabra").
Como ya he dicho, la carretera sigue siendo de asfalto, si bien en largos tramos es muy estrecha, lo que obliga al conductor a ir muy pendiente de la circulación y por lo que más adelante diré.
A "media mañana" llegamos a "Keláa des Mgouna", ciudad que aquí en Marruecos está considerada como... "la capital del Valle de las Rosas"... y donde nos detenemos para tomar un refrigerio. Este valle (u oasis de gran extensión) es fertilizado por un gran río (al menos me lo parece, por las aguas que trae) que como todos los de esta parte de Marruecos, procede del "Alto Atlas" y de sus deshielos y las que fertilizan todo este extenso territorio, situado entre montañas y colinas desérticas. En él existe la mayor producción del mundo de "agua de rosas" (así nos lo afirma Nordín) la que también desde aquí, es exportada a muchas partes de ese mundo; pero hay que hacer una aclaración curiosa e interesante por demás y que confirma, lo que antes he dicho de que "aquí se aprovecha todo" y que el agricultor musulmán, ha estudiado "todo", por pura necesidad de supervivencia.
El "rosal" no se cultiva aquí, ese agua de rosas, no se extrae del tipo de "rosal" que nosotros conocemos y que podemos ver en muchos de nuestros jardines (incluso públicos) no... ese agua, es extraída o destilada de un tipo de "rosal silvestre", el que aquí "cultivan" (si así se puede denominar este tipo de cultivo) de forma en que con el obtienen, "unas defensas necesarias"... Este tipo de rosal, me da la sensación, que es igual o muy parecido, al que en España conocemos (al menos en mi tierra se denomina así) como "escaramujo" y el que también en nuestra tierra andaluza, "se da en estado silvestre" y sirve incluso como soporte (mediante el oportuno injerto) para fortalecer al "rosal de jardín". Pues bien, este tipo de "escaramujo", lo emplean estos inteligentes agricultores, como un seto para delimitar y proteger sus cultivos, los que así protegidos (supongo) se defienden mucho mejor de los vientos abrasadores de estos desiertos, ya que este "escaramujo" crece muy denso y debe ser "durísimo" y precisamente por ello, existen enorme cantidad de estos setos de rosales silvestres y de cuyas flores, es extraída ese agua antes mencionada, la que por su valor, aporta un gran "monto" a la economía de toda esta zona y mientras al propio tiempo, con estos setos compuestos de rosales silvestres... protegen las tierras fértiles (como antes indiqué) y de las que obtienen el sustento, que -seguro- es... "anterior y mucho más preciso que, todo el agua de rosas, del mundo".
Destaco igualmente, que en todo el viaje he "encontrado" (y seguiré encontrando) gran cantidad de olivos, los que proliferan bien entre las palmeras de estos oasis ("curiosamente he visto y comprobado, que donde existen palmeras, pueden existir (y quizá protegidos por ellas) los olivos"). Son olivos grandes, muchas veces mal cuidados (así me lo parecen) y "destartalados" por una carencia de la poda necesaria y que en muchas de las tierras del Sur de España, se les aplica cada año; esto último lo afirman y confirman personas entendidas que vienen en el autocar y que son propietarios de grandes plantaciones de olivos en tierras de Jaén ("miles de árboles") y destaco lo referente al olivo, ya que procedo y soy nativo de una tierra que está considerada como "la de mayor producción de aceite de oliva del mundo" (la provincia de Jaén, cuenta entre 45/50 millones de olivos adultos y en plena producción aceitera, siendo la principal y "vital" riqueza de esta provincia, que cuenta con casi 14.000 km2 y casi 700.000 h.) y "destaco lo de los olivos", por cuanto estas "estampas de ellos en el desierto africano", me confirman la gran dureza del "árbol de Minerva", pues aquí... "aguantan y producen junto al ardiente desierto y en mi tierra lo hacen, incluso rozando las nieves de las montañas"...?. Y además "viven cientos de años".
Llegados a un punto del camino... "suena el himno a Jaén", el que sorprendidos oímos a través de los altavoces del autocar y lo que nos causa cierta emoción por lo inesperado del hecho, máxime al encontrarnos en estos lugares.-Se trata de "un detalle" de Carlos, el que con ello nos recuerda a la capital de nuestra provincia y a algunos... "el lugar donde vimos la luz por primera vez", es claro que nos agrada ello y así se lo decimos y confirmamos. El nos dice sonriendo que... "lo ha hecho sonar en el punto más lejano de este "Sur" donde hemos llegado... puesto que desde aquí, ya será camino de regreso hacia nuestros hogares".
Cruzamos por uno de tantos lugares habitados, por los que estamos pasando y donde al borde de la misma carretera y en lugares "totalmente estériles"... existen los pequeños cementerios de estas poblaciones beréberes y los que me parecen "sobrecogedores", precisamente por su simpleza y sencillez, lo que denota, al menos para mí... "una enorme grandeza humana" y la que trataré de explicar o describir.
Se trata de recintos (generalmente cuadrados o rectangulares) protegidos por unas tapias de baja altura (1,50 m. aproximados) y construidos de "tapial" (son de tierra apisonada). En estos lugares entierran a sus muertos estas gentes y de la siguiente forma... "es lavado el cadáver, para que regrese limpio a la tierra, puesto que así vino cuando nació"; desnudo y envuelto en un lienzo o sábana blanca, es depositado en esta tierra y cubierto con esta aridísima tierra desértica, en posición en que su cabeza quede señalando la dirección de La Meca... le rezan las oraciones que prescribe su religión y que son de muy corta duración y después, simplemente colocan en un determinado lugar de esta humilde sepultura... "solo una piedra"... una piedra de pequeño tamaño y "un poco más grande" de las que allí proliferan y nada más... "no escriben nada, ni tampoco gravan nada en dicha piedra"...?. Ello me ha sorprendido y emocionado al saberlo, pues -repito- allí no existirá ninguna otra señal o marca, pues "has de fijarte mucho, para ver esas piedras encima de esas pequeñas protuberancias térreas, que cubren a los cadáveres"... por tanto deduzcamos que... "aquellos cuerpos volverán a la madre tierra y de la que en su día partieron... tan anónimos como cuando se produjo aquel hecho". "Veo en este proceder, algo hermoso, ya que es una lección a los que practican cualquier tipo de ostentosos entierros y dejan para la posteridad las ostentosas e inútiles tumbas o túmulos suntuarios, que sorprenden por su mayor o menor magnificencia". En el Norte de Marruecos, las tumbas suelen ser de yeso en el perímetro de las mismas (son parecidas a esas tumbas "humildes", que en tierra, se ven en "ciertos" cementerios de poblaciones pequeñas, en nuestra España) son también de ladrillo, pero sencillas y simplemente pintadas con cal; también suelen tener un "azulejo", el que sujeto a esta modesta obra, lleva inscrito el nombre del difunto, la fecha de su muerte y quizá "algo más"; pero -repito- todo ello escrito en un azulejo de unos 20/25 centímetro cuadrados; en resumen, sencillez muy destacable, que se aprecia, simplemente al pasar por estos "campos santos", como por ejemplo en la ciudad de Fez, donde casi, "forzosamente has de ver uno de ellos, puesto que está a caballo en el itinerario turístico" y como es de gran extensión... "has de verlo".
Pero volvamos al Sur y al desierto donde nos encontramos.
Estas gentes, también suelen edificar sus casas y dependencias para ganados, graneros, etc., en terrenos también estériles y al borde de las tierras cultivables de sus oasis; estimo que ello es precisamente para aprovechar esas tierras al máximo y obtener a las mismas el mayor rendimiento en alimentos... y al escribir esto, recuerdo de "algo" que dice el denominado... "Libro de la Sabiduría" y el que fuera escrito hace miles de años, por aquellos enigmáticos egipcios y el que orientando al que no sepa, dice..."no construyas tu casa en tierra cultivable y que mañana puedas necesitar"... más o menos así reza en dicho libro ("que no poseo en mi biblioteca") y desde luego pienso que es muy acertada esa recomendación, a la que también parece ser aplicaban a las tumbas, pues sabido es que aquellos egipcios enterraban a sus muertos en el desierto... "claro que en lo de los entierros, si que fueron bastante ostentosos, pues rindieron un excesivo culto a la muerte"... lo que demuestra unas contradicciones notables y que no son entendibles, si analizamos los dos extremos... "aunque quizá, también se explique, si ellos daban mucha mayor importancia y valor a la tierra que producía el alimento, que a los tesoros "estériles" que sepultaban junto a sus muertos"...? (quien sabe).

Antonio García Fuentes
www.jaen-ciudad.es (aquí muchos más temas)

Jaén: 24 de Agosto del 2018


V I A J E A M A R R U E C O S (ABRIL 1993) (X)

23.08.18 | 07:43. Archivado en Sobre el autor

V I A J E A M A R R U E C O S
(ABRIL 1993)
(X)

Continúa diciéndonos Nordín... "Marruecos es muy rico en agricultura y ganadería y aquí, nadie se muere de hambre o pasa necesidades de alimentos...¬ "; así terminan "estas valoraciones" de cosas y causas que por lo intangibles de las mismas, son difíciles de calibrar en una justa medida... "sencillamente por que el hombre es siempre desgraciado y casi siempre desea lo que no tiene"... "para -muchas veces- cuando ha obtenido aquel deseo, hastiarse del mismo y desear otro nuevo...?"
Seguimos subiendo por esta -muchas veces- empinada carretera y vamos ascendiendo a cotas de nivel, donde ya las vertientes son "peladas extensiones de tierras y pedregales estériles",
los que llegan hasta las cumbres que desde el autocar divisamos.- Nos cruzamos con algunos camiones y que son de gran tonelaje, lo que nos sorprende, pues imponen bastante estos vehículos pesados, cuando "aparecen" por una de estas muy cerradas curvas, siendo sorteados hábilmente por Paco, nuestro conductor, al que en todo el viaje "no le boy a notar ni un solo fallo", lo que confirma que se trata de un muy buen profesional "del volante". La carretera se va convirtiendo en, "una larga serpiente de asfalto, la que sinuosa se va elevando en sus casi cerrados anillos, hacia las alturas del puerto ya mentado". Imponen (a algunos da miedo) estas alturas, cuyos precipicios "son bellísimos", precisamente por "su dureza"; apenas algunas matas vegetales viven aquí, tampoco se aprecia fauna alguna "ni de pelo ni de pluma"... "supongo que de escamas, si que habrá algún representante de ese variado reino de los reptiles"... curiosamente ni he visto siquiera buitres, ni otro tipo de carroñeros (cuervos, urracas) que suelen ser habitantes de las montañas. Después veré (al otro lado de la cordillera) y cercana a la carretera, a... "una bestia muerta" (asno, mulo, caballo) el que se apreciaba "entero", pero seco, apergaminado, "casi momificado"... Aquel cadáver debió ser consumido por el calor del Sol y la acción del propio aire o viento, "elementos" que han debido suplir a "los enterradores de la Naturaleza" (los carroñeros antes mentados) los que -al parecer- por aquí no existen.
A lo largo del trayecto recorrido hoy, vamos a notar que en cualquier lugar, por apartado o pequeño que sea (o nos parezca a nosotros) aparecen las escuelas estatales, generalmente son dos módulos, en los que se atienden a niños y niñas y en ambos (la escuela es aquí "mixta") en la enseñanza obligatoria, que impone "y mantiene", el gobierno del estado. Veremos -incluso- a los escolares en pequeños grupos que se irán "diluyendo", al andar por los campos, en dirección a las escuelas o de regreso a sus hogares y la verdad... "se aprecian chavales sanos y ágiles" y se supone que "están controlados, para que cumplan esa obligación". Se supone que igualmente "estarán controlados", sanitariamente y por aquello que dijeran los griegos de... "cuerpo sano en mente sana..." y no: "no me he equivocado al decirlo adrede y al revés"... Pues... "si somos creyentes (yo lo soy) y creemos en el alma (que es lo imperecedero) lógico que sea esta... "la que contenga al cuerpo"... porque este sí que evidentemente perecerá y desaparecerá... "tragado por la tierra Madre". Así es que lo que se ha dicho de... "mente sana en cuerpo sano", creo es un error... "aquellos sabios -griegos o no- debieron decirlo "correctamente" (supongo)...?.
Hemos pasado a la otra vertiente de esta cordillera y en estas cimas y tras "el desierto dejado atrás", encontramos rebaños de ovejas que pastan en unos pastos que allí existen y los que prácticamente se encuentran "pegados a aquellas cortezas rocosas" y deduzco ello por su pequeñez; sin embargo son compactos y deben contener un buen alimento, ya que a simple vista se observa que aquel ganado "prospera bien en estas altitudes" y ello lo denotan las largas y espesas "guedejas" de lana, que cuelgan de los costados de estos animales, a cuyo cuido se ven pastores, auxiliados por perros. Observo un poco después, unos "extraños árboles"... son coníferas de alta montaña (Pedro: un compañero de viaje, cirujano de profesión, me asegura que son "sabinas"...?)(luego lo consulto en mis archivos y parece ser cierto, existen incluso en las sierras de mi provincia y otras partes de España... "alguna variedad diferente, estimo por lo que al parecer existe una variada gama en esta familia de "las sabinas", que efectivamente y como deduje, son coníferas de alta montaña)... Pero en el momento que escribo el relato, a mi no me importa el nombre o denominación de aquellos árboles... lo que me seduce y atrae, es su forma "atormentada" (rugosos y muy gruesos troncos y raíces, algunas fuera de las rocas en cuyo suelo están "agarrados", tienen muy poco ramaje y muy espeso) asemejan y me parecen... "grandes monstruos, que han luchado en mil batallas, sin moverse de estas soledades"... se encuentran "salpicados" por las pedregosas y muy empinadas laderas y con parte de sus raíces al aire, enormes (digo)... ¿Cómo nacieron, como se reproducen y mueren, cuantos años (o siglos) aquí en su terrible lucha por la vida?... algunos ya están muertos (secos) y para mí son (o representan) todo un mensaje para quien... "se atreve a pensar en la vida" en estas cumbres, donde sus "compañeros" son... todas las inclemencias de estas altas cimas... castigadas por el viento, la ventisca, la nieve, el hielo, el Sol y como soporte, pedregales impresionantes... "maravillosa estampa para un poeta, o... para un pintor (pienso)".
Seguimos viajando y un poco después, hacemos una nueva parada en un poblado y donde existe establecimiento de comidas y bebidas a pie de carretera, para el que lo desee, tomar allí "un refrigerio" (antes hemos efectuado algunas paradas, en lugares inhabitados, para tomar algunas fotografías o comprar algunas "piedras", ya que los vendedores de éstas -ya lo dije- se encuentran instalados -muchas veces apostados- en cualquier lugar de "la ruta turística").
Seguimos viaje y boy observando que en este lado de la cordillera, los poblados parecen más prósperos... "sus mezquitas, son mas grandes y destacan en el entorno, por su más sólida construcción"... ¡Oh la religión y "sus" templos al Dios todopoderoso!
Seguimos "bajando" hasta llegar al desierto (o pre desierto) y donde "veo morir un río"... el que se pierde en una de aquellas minúsculas zonas cultivadas, similares a las ya descritas y que existen en la otra vertiente... aquí es al contrario ("allí aprovechan el agua desde donde esta encuentra la primera tierra y aquí hasta que puede regar la última") pero intrínsecamente es lo mismo... "el río muere bebido por la tierra de este terreno, que está situado al final del recorrido de este río ("o arroyo") sin nombre y donde recogen hasta "la última gota de agua", que baja de vete tu a saber que alturas del imponente Atlas... "que es el verdadero padre de la vida en gran parte de este extenso país"
Ya estamos en el desierto (hace mucho calor) y el paisaje que nos rodea así lo confirma; nos encontramos en un poblado anexo a la Alcazaba de "Ben Haddou"... nos hemos detenido en un altozano próximo para admirar esta bella edificación (declarada patrimonio "mundial" (de la humanidad) y por ello en reconstrucción).
Nordín nos informa y dice que... "fue famosa y estratégicamente situada, para el comercio de las caravanas del desierto, controlado en gran parte por los judíos de entonces, que aquí vivían"... hoy son venerables y bellas ruinas.
Comemos aquí y en un modesto restaurante que lleva precisamente el nombre del lugar ("Ben Haddou") nos sirven un "tagín" como plato fuerte, antes nos han servido una ensalada de verduras, de bebida solo hay agua, café y te (el chófer del autocar nos facilita unas latas de cerveza)... yo como bien ("suelo adaptarme a lo que hay") a algunos no agrada "el cordero del desierto" (que es parecido al de anoche) visitamos las mencionadas ruinas de esta fortaleza (hemos tenido que atravesar a pie un riachuelo "que da vida a este oasis") al paso encontramos modestas tiendas de artículos propios de aquí y las "consabidas piedras del Atlas"; uno de estos comerciantes, pretende "cambiarle a mi esposa una bonita blusa floreada que lleva y los zapatos que calza, por cosas de su tienda"... sorprendida por ello no acepta y sonreímos por este hecho, chocante para nosotros, pero al parecer aquí, la compra, la venta, o el trueque... "suelen ser normales".
Sufrimos incomodidades y más calor en este recorrido, regresamos al autocar, se da tiempo "para compras", yo declino "la oferta" y me refugio en la sombra que proporciona el vehículo... "acuden a mí algunos niños pequeños y me piden "un caramelo" (¿como habrán aprendido el nombre?... quedo sorprendido, pero como llevo algunos, se los reparto... acuden más... se pelean y disputan la golosina... no puedo darles más y si se lo que va a ocurrir, no les doy ninguno, pues, "los caramelos han costado lágrimas a alguno, más débil".
Llega Paco el chófer y abre el autocar... de inmediato aparece un nativo adulto y le dice que le venda "una cerveza", Paco le dice que no, el otro le insiste y por fin, se la vende... "marchándose, tan contento este musulmán del desierto, al que sin embargo, debe gustarle la fresca bebida, pese a lo que dijera el Profeta".
El calor arrecia y quizá yo lo sienta más por "el tagín", pero de cualquier forma, pienso... ¿qué calor hará aquí en los meses de julio, agosto y septiembre, si hace este de hoy y nos encontramos a primeros de abril?
Reanudamos viaje y marchamos por la ruta prevista, sigue el desierto, en algún lugar "estratégico", encontramos a unos "rapazuelos" que nos hacen señales y que nos quieren vender algo... "nos muestran un lagarto vivo y de un tamaño no pequeño"... sonrío... ¿quién comprará lagartos vivos y para qué?... "pues de lo que no me cabe la menor duda, es de que si estos niños, ofrecen el lagarto, es por que alguien compra lagartos...?".
Y por fin y a la "caída de la tarde", llegamos a nuestro destino de hoy, la ciudad de "Ouarzazate" y dentro de ella, al "Hotel Bélère". Esta ciudad está en gran expansión, tiene y mantiene un gran auge de prosperidad (se nos dice) debido al turismo y a la industria cinematográfica de la que es poseedora; igualmente tiene aeropuerto, por lo que está bien comunicada y pese "a lo apartada que está". El hotel donde arribamos es de nueva construcción, está muy bien dotado, incluso con piscina y oficina de cambio de divisas ("que funciona") la ciudad tiene otros varios hoteles de igual (o parecida) categoría, se observa desde la terraza de mi habitación, el que existe gran profusión de arbolado y zonas verdes (mi hotel está instalado en una colina) y se ve que esta ciudad "está creciendo" ("Marruecos, parece que también camina por el desierto, haciéndolo mucho más habitable y productivo" y esto lo vamos a ir comprobando a partir de aquí y a lo largo de toda la ruta"). Reposamos del cansancio un par de horas, después de haber disfrutado de un confortable baño, con agua abundante y "apetecible" y de la que incluso bebo sin reparos... posteriormente bajamos a los agradables jardines centrales del hotel, donde tomamos una fresca cerveza ("que nos cobran a precio de buen brandy español") esperamos la hora de la cena, cenamos "regular", ya que se nos presenta un bufé "bastante pobre" y donde incluso se abusa de los aliños marroquíes en las verduras hervidas, cosa esta que muchos no toleran en sus aparatos digestivos; por ello, convendría "separar cocina europea y cocina marroquí" y que el turista elija, dentro de lo que se le pueda ofrecer, en cada uno de estos ("ya genéricos") bufés (en esto no podemos felicitar a "quien corresponda").
Después de la cena, pasamos a seguir descansando en uno de los muy confortables salones del establecimiento, pues si bien, algunos viajeros salen a visitar la ciudad y verla de noche, nosotros estamos bastante cansados y no nos seduce la idea, máxime que mañana nos espera "un buen trecho de camino" (larga etapa) y hay que descansar... "yo, por otra parte, tengo que tomar, ampliar y repasar notas, para este relato", aparte de que yo... "ya me he dado una vuelta por los alrededores de mi hotel y ello unido a lo que he visto desde mi terraza, en la tarde, la noche y la mañana... me es suficiente", por tanto dedico el poco tiempo que me va a quedar libre, a lo que "ya se puede imaginar el lector"... "el lector que le guste fumar, tranquilamente un cigarro puro... (claro está)".

Antonio García Fuentes
www.jaen-ciudad.es (aquí muchos más temas)

Jaén: 23 de Agosto del 2018


V I A J E A M A R R U E C O S (ABRIL 1993) (IX)

22.08.18 | 07:46. Archivado en Sobre el autor

V I A J E A M A R R U E C O S
(ABRIL 1993)
(IX)

A la entrada del recinto (que se encuentra concurridísimo con varios cientos de turistas) se nos recibe, con el folklore ya descrito y según vamos entrando, existen otros grupos de hombres y mujeres "del desierto", que igualmente nos van obsequiando (al pasar) con sus repertorios de cantos y músicas ancestrales y de un "sabor, extraño para nosotros", por su estridencia y griterío; deben ser cantos y músicas que apenas habrán evolucionado en "miles de años" y de ahí también... "su encanto". Como nos dan un tiempo de espera (entendemos que han de llegar más turistas y ello se confirma luego) lo dedicamos a recorrer todas aquellas instalaciones y desde luego, quedamos sorprendidos de la amplitud de las mismas, la variedad "y el lujo del desierto", lo que me hace intuir que... "en cualquier lugar, el que puede, se sitúa lo más cómodo y mejor servido que pueda costear, con su dinero, fuerza política o guerrera" ("el hombre es intrínsecamente lo mismo en cualquier lugar de esta Tierra").
Se nos asegura que "las amplísimas jaimas" que estamos viendo, guardan una semejanza con las que de este tipo existen en el desierto, están totalmente alfombradas y si bien tienen los clásicos cojines (el musulmán no suele emplear la silla) en diferentes lugares, pero en las mesas (que son redondas y bastante bajas y quizá más propias para comer sentados en cojines) han sido sustituidos por sillas y asientos de tipo "europeo".- Efectuado el recorrido, que me satisface plenamente, volvemos a la jaima que nos ha sido asignada y se inicia la cena.
Mientras vamos comiendo, se van sucediendo grupos folklóricos que van entrando a tocar, danzar y cantar, dentro de las jaimas, las ya para nosotros "clásicas" danzas beréberes, las que como ya he dicho, se caracterizan por el enorme ruido que producen, al sumarse los grandes y pequeños tambores o timbales, los otros rústicos instrumentos musicales y los estridentes gritos. Algunos de estos intérpretes (mujeres) que vienen ligeramente ataviadas, incluso intentan (y sacan a bailar) que los comensales "masculinos" participen de sus danzas... "alguna de ellas bastante cachonda" y que produce el clásico jolgorio y sana alegría, pues es claro que "nadie se pasa". La cena, muy bien, pues nos han puesto (estaban ya en la mesa) una botella de vino de 3/4 de litro para cada cuatro personas, vinos que han sido de dos clases o tipos (tinto y rosado) y los que han resultado de una calidad bastante aceptable; son vinos de "la tierra" (marroquíes). El primer plato ha sido de "sopa hárira", la que se compone de verduras muy picadas, con mezcla de harina y especias que desconozco, pero lo que no insta para que me haya parecido muy buena. De segundo plato nos han puesto el típico guiso de esta zona, denominado "Tagín" y que es genérico si bien en cada lugar "lleva su sello particular"; el que aquí comemos está compuesto de, cordero ("adulto") con ciruelas pasas y almendras y con una apetitosa salsa (resulta bueno)... y de tercer plato (como se puede apreciar la cena es bastante fuerte, por no decir "explosiva") el famoso "Cuscús", el que se compone de sémola, verduras, carne de pollo o cordero, y una (también apetitosa) salsa para "regarlo" ("también bueno y apetitoso") y de postre, nos sirven... "Jauhará", que es un hojaldre muy ligero, con crema de leche y almendras y "otros frutos secos" y que resulta "buenísimo de tomar"; después nos sirven el famoso "te con menta" (habitual en estas tierras) acompañado de pastas o dulces de muy pequeño tamaño. Como he dicho... "una cena explosiva, pero la que yo he degustado en toda su longitud", ya que todo ha sido servido "en su punto" de cocción o temperatura, habiéndose empleado en el servicio, vajilla de tipo rústico y agradable, donde la arcilla y la mano de desconocidos artesanos, "han sabido darle mayor calor y sabor a estos, para nosotros, extraños manjares" (El "Tagín" -por ejemplo- es servido "humeante" y en una especie de recipiente tamaño sopera y similar al "lebrillo español" (ya desaparecido del uso casero) con tapa en forma de campana y fabricado indudablemente con material "refractario", para que aguante esas bastante altas temperaturas),
Curiosamente tan abundante cena (no suelo cenar así) me ha dejado "muy bien dispuesto" y debo añadir que me siento "divinamente", pues mi organismo no acusa pesadez alguna, quizá sea por que en estos guisos, "las grasas, son más bien escasas" y por tanto deben asimilarse muy bien por un organismo "regularmente sano", así pues... "Enciendo mi segundo (y largo) cigarro puro", el que empiezo a fumar en la jaima y lo terminaré en la explanada, sentado en un escalón del anfiteatro, sintiendo sobre mi, un agradable "fresquito que debe venir del desierto" y "bajo los rayos polarizados de la Luna"... viendo el espectáculo que se nos ofrece posterior a tan "memorable cena" y que es como a continuación relataré,
Un dromedario que avanza en la noche (todo está obscuro, salvo el haz de un potente reflector (que viene desde unas edificaciones a nuestras espaldas y que es regulable y recorta o ensancha las escenas y según requieren las mismas, el que lanza su haz de luz y con el que envuelve "al camello") el que avanza "solo en la noche"; viene atelajado y sobre su atelaje, arnés, silla... trae una especie de litera, palanquín, "o lo que sea y como quiera que se denomine eso, que también puede asemejar a unas andas, de las que en nuestro país se emplean para pasear procesionalmente a santos y vírgenes"... dicho "artilugio" de más de un metro de altura y terminado en cúpula, es cuadrado y viene cubierto por cortinas, todo lo cual se balancea al clásico movimiento de este tipo de rumiantes... curiosamente el dromedario avanza a su ritmo y ni se notan las casi seguras "riendas" que lo conducen, tampoco le afecta la potentísima luz del reflector (debe estar bastante acostumbrado)... llega a una especie de tablado que hay en el ya descrito campo de tierra y relativamente próximo a nosotros... se abren las cortinas de aquellas andas y... baja una bella mujer, la que al ritmo de una potente música que suena, procedente de grandes altavoces... "va ejecutando una vistosa y voluptuosa danza del vientre" y la que destaca en la obscuridad de la noche, pues el reflector se ha reducido a un círculo de luz de gran potencia y que ilumina a la perfección... "el estricto campo de baile" de esta oriental danzarina (arriba la luna ya descrita, embellece el acto de forma singular, pues los espectadores guardamos silencio absoluto). Terminada la danza, aplaudimos... "vuelve el dromedario" y de igual forma que apareció... "desaparece animal y bella mujer"... ¿Tendrá algún significado de cuento o leyenda? (no lo sé). A continuación se desarrolla otra sucesión de escenas y que representan la fantasía, de una "alfombra voladora" (o mágica), la que "pasa volando" desde una de las fortalezas ya descritas, hasta llegar a la otra. En dicha alfombra "van viajando" una pareja de enamorados (hombre y mujer) se supone, efecto que se logra con un juego de luces y cables, que permiten esa sensación "del vuelo en la noche". Después, cuatro ágiles y jóvenes jinetes "vestidos a la europea", ejecutan diferentes carreras y malabarismos, sobre "ágiles caballos del desierto", lo que resulta una muy buena actuación, ya que se necesita (supongo) un gran entrenamiento, una preparación física enorme y unos reflejos muy rápidos, para realizar (y de noche) todo cuanto hicieron aquellos jóvenes (no creo que ninguno sobrepasara los veinte años) sobre aquellos caballos... fueron muy aplaudidos. Después, entran en escena, grupos de beréberes a caballo y con las propias indumentarias y atelajes, que empleaban no hace mucho y de forma usual en "sus correrías" y los que incluso vienen armados con sus "clásicas espingardas", llegando al galope hasta casi donde nos encontramos nosotros y frenando sus monturas con soltura y rapidez... "sueltan esos disparos de esas largas armas, que en la noche suenan como estampidos de pequeños cañones", cosa que van a realizar varias veces en estos simulacros de ataque "al enemigo". Terminan estas "fantasías", con unos fuegos artificiales y dos grandes hogueras, que se encienden en el campo ya descrito y de cuyo fondo, parte un contingente que agrupa a todos cuantos han participado en estos espectáculos (salvo la danzarina) los que al paso y alumbrados por esas hogueras, más los "hachones encendidos" (o teas) que con gran profusión, portan muchos componentes de esta extraña comitiva... van viniendo a paso normal y hacia la cabecera del campo o anfiteatro, allí se produce "la gran despedida", con una salutación de todos los actores y un gran aplauso de los espectadores y en ese momento, se da por concluido el espectáculo, el que ha sido en todo momento acompañado, por las músicas apropiadas a lo que se ha interpretado en cada escena.
Después y cuando ya emprendemos el camino de salida..."¡Oh sorpresa!"... "suenan en los grandes altavoces (fuertes) unas sevillanas rocieras" y las que son de obsequio y saludo para nosotros los españoles, que somos inmensa mayoría entre los espectadores de esta noche, que en una numerosa concurrencia, hemos acudido aquí (calculo que entre mil, mil quinientas personas y todos extranjeros)... "Se agradece este detalle de la empresa u organización, pero Sevilla (y soy andaluz) no representa a España... mejor hubiese sido un clásico pasodoble español y de los que tan gran repertorio existe". De cualquier forma es de agradecer este detalle simpático, puesto que se debe entender ello con la buena voluntad que se produce y ofrece.
Y a dormir...pues mañana hemos de atravesar, nada menos que la cordillera del "Gran Atlas o Alto Atlas" y nos espera un largo viaje, por lo accidentado de la carretera, que es "de las más altas del mundo" y de cuyas bellezas se nos habla antes de llegar, espero se confirme todo ello.
********
Y ya nos encontramos en el día seis de abril; son las nueve de la mañana (hora aproximada) cuando emprendemos viaje hacia la ciudad de "Ouarzazate", ya en lo que se denomina el "pre desierto" y de la que nos separan alrededor de doscientos kilómetros, pero en los que vamos a invertir cinco o seis horas de autocar y debido al tipo de carretera que tenemos que recorrer y lo accidentado del camino. Hace calor y lo notamos ya a esta temprana hora y luego a través de los vidrios del autocar, cuando en ellos da el sol. Rueda el vehículo en dirección Este, la carretera tiene buen firme y es asfaltada en su totalidad; no hace mucho hemos pasado por los aledaños de Marrakech (la que hemos bordeado) nos detienen "una pareja de gendarmes" (motoristas) los que "trapichean" con el chófer y los guías y luego nos dejan ir ("estos trapicheos se repiten a lo largo del recorrido, parece ser la costumbre"). Vamos escalando cotas de nivel y hasta llegar a la máxima que cubre esta carretera, la que llega a los 2.260 metros de altitud (el pico o altura máxima de esta cordillera es el denominado "Yebel Tubkal", con 4.165 m.).
Hemos dejado atrás los palmerales y olivares de Marrakech (hay muchos olivos por aquí y los seguiremos viendo hasta casi donde llega el resto de arbolado, ya en las faldas casi estériles de las alturas, que alcanzan casi los dos mil metros de altitud.
Más adelante iremos encontrando la flora que a nosotros los andaluces nos es bastante familiar, pues encontraremos... "higueras, nogales, eucaliptos, encinas o alcornoques, frutales en gran variedad, lentiscos, retama, adelfas, lirios, pinos o coníferas en notable variedad, etc. etc.". En algunos de estos altos valles, recordamos (por el parecido o semejanza) a otros de nuestras sierras de Segura, Cazorla y otras. Aquí en estos, el agua es muy abundante y ello gracias a "las nieves del Atlas". Los campesinos aprovechan cada palmo de terreno, pues se aprecian parcelas cultivadas y que son minúsculas; aquí "la vida debe ser muy dura"; y me parece que aquí "no se desaprovecha nada".
En un momento del viaje, surgen las equiparaciones o valoraciones "de lo que vemos y de lo que tenemos en nuestras tierras" y como no, aparece lo de la pobreza o la riqueza y en relación a estas gentes, sobre todo al pasar cerca de los que nos parecen modestísimos poblados de casas de adobe y techos de tierra y paja, los que ni blanqueados están y por tanto se confunden -muchas veces- con el paisaje que los sustenta. Interviene Nordín y dice enigmáticamente (nadie le ha preguntado esta vez)... "son sencillos y viven felices en esa sencillez". Dicho esto nos recita unos versos de Antonio Machado y que son estos:

"Si hay vino, beben vino,
Si no hay vino agua fresca.
Son buena gente que danza y juega
Y en un día como tantos...
Descansarán bajo la tierra”.

Quedamos sorprendidos (al menos yo) y por causas fáciles de comprender, pues recitar de memoria es muy difícil, más aún acordarse en el momento justo, "del poema justo"; y máxime que quien recita es un musulmán, que acopla "a sus gentes" los versos de "un poeta cristiano y andaluz"... "es claro que la inteligencia ni tiene fronteras, ni tampoco religión".
.
Antonio García Fuentes
www.jaen-ciudad.es (aquí muchos más temas)

Jaén: 22 de Agosto del 2018


V I A J E A M A R R U E C O S (ABRIL 1993) (VIII)

21.08.18 | 08:27. Archivado en Sobre el autor

V I A J E A M A R R U E C O S
(ABRIL 1993)
(VIII)

La plaza y a esta hora donde el Sol ya está próximo a su cenit y por tanto ya hace un calor bastante notable..."huele que apesta" ("aquí parece ser que no han limpiado el pavimento desde la última vez que lloviera torrencialmente, si es que ese hecho se da aquí")... no describo nada, pues nada hay que decir, salvo lo ya descrito de nuestra visita de anoche, por tanto no merece la pena gastar espacio en reiterar "esa media hora" ocupada allí para... "ver y oler de nuevo esa especie de submundo humano, mezclado con algún tipo de animales de carga y otros de triste diversión para visitantes turistas", tiempo que tengo que soportar, ya que el ir en grupo es ir como "una serpiente y sus anillos cuando sobre estos camina".
Por fin salimos de ella y entramos en el "laberinto del zoco" y donde me parece a mi, algo así..."como si hubiésemos retrocedido a la época en que fuera construida La Kutubía", por tanto difícil de describir o narrar lo que yo veo, hay que ir y estar allí y que cada cual vea y entienda por si mismo y por aquello que dije antes... "del sujeto y lo subjetivo"... Pero para ir o venir aquí, pienso que lo mejor es llegar vestido de beréber, con barba de un par de semanas y vestido con el atuendo propio de estas gentes (chilaba, gorro y babuchas) y acompañado por "un guía de confianza", para que te dejen ver en paz lo mucho que aquí se puede "ver" de la humanidad, sus miserias y sus grandezas en el tiempo y en el espacio... ya que si no es así... "la legión de pedigüeños y vendedores ambulantes", no te dejarán ni un instante en paz; por contra los vendedores de los establecimientos por los que pasas (comerciantes establecidos en el zoco) simplemente muestran lo que tienen u ofrecen y esperan el posible comprador, cosa esta muy de agradecer "en este caso" y por el atosigamiento ya descrito y que llega a ser insoportable, máxime desconociendo su idioma, por lo que no les puedes detener con frases categóricas.
Llegamos a la herboristería... "farmacia de medicina natural, tienda de hiervas, minerales, ungüentos y yo que se...".
Allí... "nos esperan" (los guías tienen concertado ello -seguro que les darán comisión) y allí, tenemos preparados unos banquillos y una vez debidamente sentados, nos diserta el principal personaje que nos ha recibido en "este santuario de la medicina natural" y el que parece ser el dueño del "negocio"; y que resulta ser "un lince" (un habilísimo vendedor).
Dicho individuo se sitúa en una especie de estrado, vestido con limpísima bata blanca y tras saludarnos y pronunciar algunas palabras jocosas para entrar en "situación", empieza a hablarnos en nuestro propio idioma y con gran rapidez. Nos da una disertación muy argumentada de las bondades del aceite de "Yoyoba"((jojoba)... al del "ámbar de la ballena" y desde las del "te moruno", hasta los del almizcle, procedente de "no se que tipo de cabras de China, a punto de extinguirse"; y desde "no se que tipo de raíces, que hervidas y tomada el agua resultante... harán que se recupere la memoria y que el miembro viril... funcione"; hasta las excelencias de unos aliños (especias) las que formadas con una mezcla de más de treinta componentes, son una delicia para la degustación de carnes y pescados, en especial la de "los pinchos morunos".
Mientras habla, va mostrando cada producto, en una serie de no se cuantas docenas de ellos y que nos deja "literalmente, con la boca abierta", ya que incluso en momentos, sale de "su tribuna" y nos da a oler los productos, incluso muestra "y prueba" en la piel de las manos de las señoras, un lápiz de una substancia parecida a la del lápiz de labios, pero de un color verdoso claro y la que al contacto con la piel, se torna en un color "más o menos rojo"... "de cuya intensidad (dice) depende el calor o fogosidad que posee la hembra receptora" (afirma que en su país, es de uso obligado, "cuando el novio va a aceptar la que será su esposa…?").
Terminado el discurso, ordena con energía a varios de sus "ayudantes" (jovenzuelos en mayoría) a los que se ve tiene y mantiene "electrizados"; que nos entreguen una bolsa de plástico a cada uno de los visitantes y... "empieza la oferta y a gran velocidad"... Desde principio a fin, nos va mostrando los productos y recordando sus bondades, e indicándonos el precio, el que la verdad, no resulta caro, si a través de ello, se obtienen o se llega a... "tanta felicidad y maravilla".
Compramos... "al final compramos todos" ... ¡Vaya si compramos!... unos más, otros menos, pero por poco que compre cada cual, calculo que un promedio de "dos mil pesetas por cabeza", se han quedado en aquella "botica", la que regida por aquel hombre bastante "súper dotado", debe ser uno de los mejores negocios de aquel zoco... Indudablemente aquel hombre es un genio de la venta... seguro que si lo descubre una multinacional... intenta sacarlo de su peculiar botica y lo capta para mayores operaciones mercantiles y adaptadas al moderno marketing de la sociedad de consumo... Por mi parte y solo por verlo actuar, han merecido la pena, las 3.400 pesetas que he invertido en comprar "esas cosas" que ya veremos... "Ya que puede hasta ser cierta... la cuarta parte de lo que nos ha dicho con seguridad plena este hombre"... ¡¡Que tío!!.
Mientras regresamos en dirección al autocar, vengo acordándome de "todo cuanto se ha desarrollado en menos de una hora", en aquella tienda de "remedios para todo"; y también me acuerdo de mi época de "una veintena de años", empleados en la venta al comercio de diferentes artículos y sonrío de nuevo, pues imagino al tal individuo como viajante de comercio... "sería terrible y vendería cualquier cosa, en cualquier tipo de mercado que existiese para la misma", puesto que igual adaptaría su genio y empuje para vender ferretería, que piezas para maquinaria naval, ya que es, lo que los "americanos" denominan como..."vendedor estrella".
Por fin llegamos al hotel (hace calor) y llego "aún mareado de casa de este lince del zoco" (¿habrá ejercido algún tipo de hipnotismo?). Con verdaderos deseos entro en mi habitación a asearme y refrescarme en la benéfica ducha fría, efectuado ello regresamos a las instalaciones centrales del complejo y donde se encuentra el comedor, vamos a comer.- Comemos bien del bufé que hay presentado para que nos sirvamos del mismo; unos comemos en el interior y otros lo hacen en la terraza contigua y cerca de las piscinas (hay otros varios grupos de turistas) pues como el día "es de verano", han preparado mesas en el exterior, cosa que muchos agradecen (yo prefiero el interior, es mucho más confortable).- Una vez ultimada esa buena y sana comida (hay que decirlo, pues hubo variedad, calidad y cantidad, más que suficientes) digo a mi esposa y otros compañeros que... "yo no vuelvo esta tarde a la ciudad" (quieren volver de compras a Marrakech) Yo lo que tenía que comprar aquí ya lo compré... "Esta mañana y en el "estanque" compré a uno de los "ambulantes", un "ajunjar" (puñal curvo o "gumía") marroquí, el que "toscamente" terminado, pero... me pareció un buen recuerdo de este lugar, pese a que la hoja no tiene filo y más que un arma real, es "un simple simulacro"; también (y por quitármelo de encima) le compré a otro ambulante, en los alrededores de "la plaza de los muertos"... menos que seis correas o cinturones de piel, para hombre, cuyas compras fueron a precios ridículos e incomprensibles por lo económicos... "mil pesetas cada una de estas dos compras...?", por ello y por otros motivos, me quedaré en el hotel toda la tarde... sólo y "feliz"; tengo que escribir mucho, pues "desde que amaneció ayer", no he escrito ni una sola línea "en condiciones"... y yo necesito escribirlas "en caliente" y antes de que se me borren o "enfríen"... "las imágenes que yo he visto" y he visto muchas; por tanto imposible recoger un resumen de todas, algo -o mucho- se me perderá y bien sabe Dios que lo siento y... "sentiré". En el autocar tomo alguna que otra "fugaz" nota, pero ello es como simples "flas fotográficos" y con las incomodidades propias de tomarlas en un vehículo en marcha, por ello esos "flash" y mi memoria, tienen que efectuar una ampliación cuanto antes y ello... "en la seguridad de que cada cuartilla que yo rellene aquí, luego en mi refugio casero, pueden resultar varios folios de apretada escritura"... lo digo por cuanto siempre me ha ocurrido, cuando de verdad... "me interesa desarrollar un tema, sea el que sea"...?. (y que yo entienda, claro está)
Antes de partir "los compradores", les dan tiempo de descanso y visto ello, paso junto a otros varios al bonito y bien acondicionado bar que existe en la planta principal, me siento junto a mi esposa (es claro) y la que me dice que ella si que va a ir de compras ("que Dios la ampare y proteja" - luego comprobaré ya en casa, que al pagar con tarjeta "visa", le ha costado un diez por ciento más que si hubiese pagado en moneda, pero.. ¡Oh las mujeres! - aparte que... ¿a mí que me importa lo que ella haga con su dinero?)...Tomamos café, nos invita Carlos, el que ocupa el asiento de un piano de cola que allí existe y nos obsequia con unas interpretaciones en fragmentos de diferentes composiciones musicales, se lo agradecemos (mientras, yo me fumo sosegadamente "un canario") más aún cuando "nos toca" unos compases de "La marcha del Abuelo" (marcha fúnebre del Maestro Cebrián) y que para nosotros los nativos de la ciudad de Jaén, resulta una composición entrañable y muy sentida, la que se prodiga en todos los días de la Semana Santa, por ello en la lejanía geográfica y al estar en Semana Santa (esta que estamos, lo es en España)..."nos emociona y nos llena de rememoranzas entrañables de nuestra tierra, usos y costumbres, de los que -querámoslo o no- estamos empapados".
Por fin se van todos los del grupo ("sólo yo no voy")... Gracias a Dios me han dejado solo... Y me pongo a escribir... termino cuando ya, "El Sol se ha marchado por la ruta de su destino"; empecé a escribir en el bar y ahora me encuentro fuera en la terraza (cambié de sitio) que existe junto al bar y con vistas a todo el conjunto de jardines, piscinas, etc. ya descritos... "ya me cuesta trabajo ver lo que escribo" y aunque "algún alma caritativa" ha encendido las luces, pero estoy muy cansado, aparte que se ha movido un "vientecillo", que si bien es agradable, me mueve "los papeles" y por ello termino... pero tengo ganas de seguir, ya lo haré... cuando pueda (aún no han vuelto "los que se fueron de compras hace cuatro horas, "ya"... "de lo que me he librado").
Al poco rato llegan todos "con prisas" y mi mujer... "viene regañándome", por cuanto yo (preocupado por la tardanza y la hora que es) he salido a la entrada principal a esperarlos y por lo visto... "nos hemos cruzado en el camino", lo que no es difícil en este gran complejo, en fin..."que le vamos a hacer".
La mayoría de los componentes del grupo se han "caracterizado" y visten al estilo marroquí, han comprado esta tarde los atuendos ("yo es claro que no") y así aparecen a la hora de salir de nuevo hacia el exterior, ya que tenemos concertado otro atractivo turístico "extra"; se trata de lo que aquí denominan... "Fantasía Chez Alí", se trata de una cena "beréber", en la que se incluye un espectáculo que se nos promete "interesantísimo". A las nueve de la noche, llegamos al lugar donde se celebrarán estos actos y el que se trata, de un amplísimo espacio en las afueras de la ciudad y el que ha sido acondicionado para el "turismo de masas" ("en el cielo luce la luna en un espléndido plenilunio y la que va a enriquecer mucho este espectáculo que será de luces y sombras").
En el centro de este terreno, hay un extenso campo de tierra movida, es de forma rectangular y de gran extensión y el que va a permitir el galope de caballos, incluso en numeroso grupo de ellos. Alrededor del mismo un anfiteatro de varias gradas de altura (muy bajo) y el que tiene forma de "U" y "abraza" el campo en su parte alta, ya que el mismo forma una suave pendiente, declive o "rampa" y en cuyo fondo, existen dos construcciones que asemejan otras tantas "fortalezas, o castillos musulmanes típicos de estas tierras beréberes" (supongo). En ambos laterales del campo y en su "cabecera", hay abundantes instalaciones que quieren asemejar o semejan e imitan, a las "lujosas jaimas de los jeques del desierto", las que alfombradas incluso, están preparadas para que en ellas sea servida la citada cena... y las que han sido preparadas con útiles y bebidas occidentales (cubiertos, vasos, vino, etc.).

Antonio García Fuentes
www.jaen-ciudad.es (aquí muchos más temas)

Jaén: 21 de Agosto del 2018


V I A J E A M A R R U E C O S (ABRIL 1993) (VII)

20.08.18 | 08:57. Archivado en Sobre el autor

V I A J E A M A R R U E C O S
(ABRIL 1993)
(VII)

Y dije que la jornada no ha terminado, ya que nos espera "de postre y esta misma noche", lo que la agencia nos ha vendido como una, "noche sorpresa en Marrakech"...?. Nos encaminamos de nuevo a la entrada principal de este complejo y donde nos aguarda el autocar que nos ha traído, él nos lleva al cercano complejo denominado "El Oasis de Marrakech" y el que se encuentra aquí mismo en lo que se denomina "El Palmeral".
Se trata de un lugar "amurallado", extenso y amplio, donde se ha simulado un oasis del desierto (laguna incluida). Antes de llegar al "verdadero oasis" ya descrito, existen diferentes construcciones, las que simulan poblados o lugares existentes en el Sur de Marruecos (quienes hayan visitado el denominado "pueblo español" de Barcelona, puede imaginarse una analogía con ello).
Entramos por la puerta de esta "especie de fortaleza" y se nos recibe con cantos y danzas de "algunas de las zonas de este extenso Sur", vamos pasando por los parajes ya descritos y que aquí han simulado muy bien; y otros grupos de músicos y danzantes nos van recibiendo en ellos y de igual forma, incluso invitándonos a participar con ellos en sus danzas, un grupo de jovencitas beréberes, las que interpretan unas danzas de gran colorido y las que acompañan con sus peculiares gritos; danzas que tienen un encanto y una belleza dignas de ser destacadas, e igualmente contienen un gran colorido, por su limpieza y sencillez.
Seguimos recorriendo "este espejo de este sur" y llegamos al artificial oasis, donde no faltan ni los "camellos" (dromedarios) ni las "jaimas", ni -incluso- algún que otro "tuareg" a caballo y con su indumentaria "azul".
Tomamos asiento en "las jaimas" que para tal efecto están instaladas, frente a lo que será el escenario, el que se encuentra a cierta distancia y del que nos separa un espacio de tierra y el agua de la laguna. Antes se nos ha ofrecido "una copa" a elegir y aquí si que se puede elegir alcohol de todas las graduaciones existentes en "Occidente", por tanto cada cual elige lo que le apetece (yo no soy consumidor de este tipo de bebidas, por tanto tomo un agua tónica con un poquito de ron -muy poco- la que me servirá como refresco, en esta bastante cálida noche africana) y pasamos a las mesas que han colocado y donde existen platos conteniendo "frutos secos", todo lo cual entra o comprende el precio de "esta noche sorpresa" la que por cierto nos han cobrado bastante alta de precio (cinco mil pesetas por persona).
Empieza lo que será el espectáculo.
Sobre una construcción (especie de cabaña) que existe en el escenario se proyecta un reflector que ilumina la misma y las palmeras colindantes; entonces se oye la voz de "un narrador", el que primero en francés, luego en español y posteriormente en inglés (aquí nos encontramos varios grupos de turistas)... "nos cuenta un breve cuento del desierto"... nos dice que... "un joven pastor de dromedarios, en su pastoreo cotidiano, ve y se enamora de una jovencísima mujer de otro poblado diferente al suyo (o tribu)". La boda no parece sea posible en principio, enemistad, enfrentamiento entre familias o parientes, dificultades en concertar la boda, etc. Luego "todo se va solucionando" y al final aparecerá la novia, muy engalanada al uso y costumbres de estas gentes, será paseada por el oasis y por fin, la boda se celebra, con la alegría y jolgorios propios de estas bodas beréberes y todo termina bien y por tanto feliz, si bien y ello hay que decirlo y resaltarlo... se han ido sucediendo diferentes actos (o cuadros) donde se ha ido escenificando todo "el cuento", pero en todos ellos ha faltado "la voz del narrador", la que debiera explicar lo que acaece en cada acto, ya que solo ha explicado (resumiendo) el corto cuento y al principio como ya dije y luego "nos han dejado en total silencio, para que cada cual entienda o interprete, libremente, lo que estime oportuno y con arreglo al movimiento de los actores" y los que se han movido por un amplísimo escenario y diferentes iluminaciones artificiales, a las que ha acompañado una bellísima luna en su casi máxima plenitud (pasado mañana, será el "plenilunio") lo que indudablemente ha prestado ese especial encanto a ese cuento de "un amor que se presentaba imposible". Estimo que este silencio es un error garrafal, ya que el espectador se encuentra a una distancia del escenario que posiblemente rebase los cien metros y por ello es muy difícil "conectar o entrar en la obra", por tanto ello es perjudicial para dicha representación, en la que incluso y en la ceremonia de la boda, aparece una bailarina (magníficamente vestida con telas y atuendos bellísimos)... "bailando la danza del vientre" y lo que tampoco llegamos a saber que sentido tiene en aquella boda "de pastores".
Pese a todo puedo decir que resultó bonito y que no me pesó "el pago ya citado, el que fue convenido aún antes de salir de mi ciudad, junto con otros extras", pero -insisto- ese espectáculo podría ser muy mejorable si se le intercala la voz del narrador el que y aún esquemáticamente, narre lo que quienes ven el espectáculo van a presenciar (pues hay pausas que lo permiten) y así se lo comuniqué, con toda la buena voluntad posible, a Nordín (nuestro guía nativo) ya que estoy casi seguro, que en mayoría de espectadores, no supieron nada más que... "hubo flechazo de amor y luego boda"... pero nada más de toda la trama de la obra, que debe ser muy interesante de desarrollar, sencillamente por que en el desarrollo han de aparecer los usos y costumbres de estas tribus o pobladores del desierto marroquí y Norte del "Gran Sáhara", todo lo cual debe ser (por lógica) muy interesante y enriquecedor cultural, para el conocimiento de estas gentes, en hechos tan importantes como el de "las bodas".
Salimos bastante temprano del "oasis", pues son menos de las once de la noche y por tanto, vamos a realizar una visita nocturna por la ciudad de Marrakech y ver "el encanto" de esta "misteriosa y vieja ciudad imperial, del desierto"; la que llena de historia y "guardadora de ancestrales costumbres", ha llegado a reunir en su seno, desde "lo más antiguo a lo más moderno y desde lo más miserable a lo más ostentoso"... he ahí el atractivo de esta ciudad, para muchos y quizá sea ello por su exotismo; yo difiero en "algunas -o muchas- cosas" y algunas de las cuales iré diciendo en mi relato.
Entramos en la ciudad por una de las modernas avenidas y casi directamente vamos a ir "al meollo" de esta extraña gran urbe africana, y el que no es otro, que "su famosa plaza", la que vamos a apreciar... a esta hora nocturna y en la que se nos promete un "excitante" espectáculo nocturno de esa -repito- "famosa plaza" ("y no llego a explicarme, el por qué de ello y lo que sería muy largo de exponer, bajo mi punto de vista "subjetivo" -soy sujeto y por tanto no puedo ser "objetivo" -ni yo ni nadie... obviamente respeto la opinión de otros "sujetos").
Llegamos -pues- a las inmediaciones de..."La Plaza de Jamââ el Fana" (cuya traducción a nuestro idioma es..."Asamblea de Muertos"). Esta aclaración me la hace Nordín y por cuanto le he efectuado la pregunta concreta del significado del nombre.
Esta plaza y como en tantas otras de las ciudades donde la religión musulmana regía sus destinos, servía como centro ciudadano para múltiples actividades y entre ellas, también para juzgar y ajusticiar (ejecutar) a los reos que infligían las leyes impuestas a todos los "creyentes".
Hemos bajado del autocar y "en compacto grupo" bajo la dirección y vigilancia de los dos guías nos adentramos en esta irregular plaza de "bastante miserable aspecto", allí encontramos los clásicos puestos (los que se alumbran con una variada gama de "luces portátiles" y no sujetas a "red alguna") de naranjas y zumo de las mismas, otros de venta de comidas y de las demás "cosas" que allí se ponen a la venta, en una "rotación" constante de vendedores de mercancías y "servicios curiosos", que allí se instalan desde el amanecer hasta altas horas de la madrugada ("pienso que algunos -o muchos- dormirán allí mismo y a pie de estos incomprensibles negocios- así me parecen muchos de ellos").
Hay cientos de puestos, todos ellos de minúsculo o insignificante tamaño y formas "mil". El guía nos dice que estos de la noche, difieren de los de la mañana y tarde, horas en que están aquí, "los encantadores de serpientes, los que exhiben algunos monos, venden raíces y "cien cosas más", ya que hay "lectores y escribidores de cartas", aguadores que proveen de agua al sediento viandante, pedigüeños, mendigos (lisiados o no) centenares de niños o vendedores ambulantes que te persiguen con esa insistencia, que... "marca la necesidad de supervivencia en un mundo hostil". Caminamos por este abigarrado conjunto y "vemos y olemos todo cuanto allí hay en este momento" y que indudablemente tiene "su encanto" para algunos (no para mi) y efectuado este recorrido, de no más de media hora, nos montamos en el autobús y marchamos a dormir, con la promesa de los guías de volver mañana por la mañana a esta dichosa plaza, que parece ser "lo más bello e interesante que tiene Marrakech" para los occidentales..."Yo ya estuve aquí y en una calurosísima tarde de agosto de hace dos o tres años. Procedía de más al Sur, ya que veníamos un grupo de turistas desde el puerto de Agadir y cuyo recorrido hice de día: y de noche al regreso y el que confieso es interesante "por sus soledades inhóspitas" y lo que del mismo se puede escribir y que difiere de todo el recorrido que vamos a hacer y pese a que sea mucho más largo. Por tanto ya conocía algo de la famosa ciudad de Marrakech y su plaza", puesto que la visita era obligada y entraba en los "extras" que se nos ofrecieron en un crucero por el Atlántico... Pero de este viaje (igualmente realizado con mi esposa) no diré nada más, creo recordar que escribí algo (no mucho) y "debe estar en mi peculiar archivo, junto a tantas otras cosas, que quizá esperan su hora del fuego o del basurero".
Y por fin volvemos a nuestros "palacio-hotel", son la "una de la madrugada" y pienso que...ya está bien por hoy.
Caemos en la cama (al menos yo) cansado y agotado, pero feliz, ya que para mí ha sido uno de los mejores días... "de verdadero turismo"... que he... "disfrutado-padecido", a lo largo de mi mucho viajar... "con intensidad"... "puesto que no solo se viaja y hace turismo con el cuerpo...?".
Amanece el día cinco de abril: me despierta el canto de los gorriones ("curioso, fuerte y valiente pájaro, que vive junto al hombre en casi todas las latitudes y a sus expensas") también oigo a otra "avecilla" poseedora de un canto más melódico que el estridente de los gorriones y el que igualmente procede de los jardines que hay tras "el palacete" en que nos encontramos.
Me levanto, aún falta más de media hora para que nos efectúen la cotidiana llamada, que será a las ocho. Me ducho y hago mi aseo personal, quiero ver "a la luz de la mañana" (hace un día magnífico) lo que ayer vi "a la luz del atardecer"; lo hago... "me confirma y yo confirmo todo lo antes dicho, sobre las instalaciones y lugar donde se encuentra este complejo hotelero". Desayunamos muy bien y podemos elegir un variado surtido y donde no faltan típicos dulces y tortas o "tortillas" marroquíes, de exquisito gusto. Salimos a la amplísima entrada principal y allí montamos en el autocar y nos disponemos a efectuar la ya citada visita "mañanera" a la ciudad de Marrakech.
A las nueve y treinta estamos ya en marcha y en dirección a la misma; recorremos algunas calles y avenidas (donde la anárquica circulación, puesto que aquí no hacen mucho caso del código aceptado internacionalmente) es peculiar y aceptada aquí como lo más natural del mundo y según nos dice el guía, el que nos advierte de ello, en especial a Paco, nuestro chófer. A nuestro paso vemos desde el autocar, lujosas mansiones y hoteles, también vemos desde una cercana distancia (está en obras de restauración) a la famosa "Kutubía" (una de las tres torres gemelas ya descritas) visitamos el "Palacio del Visir" (visita "obligada" y el que es poco notable bajo mi punto de vista (yo lo había visto en mi viaje anterior) y por ello de él nada escribo, hemos visitado el "estanque y famoso olivar contiguo" (Jardín del Agdal- S. XII) y el que fuera construido como "reserva de agua" para mejor defensa de asedios o cercos de la ciudad; obra que se debe a la dinastía de "Los Almohades"; y en cuyo lugar, "nos dejan bajar del autocar y dar un breve paseo por los bordes de tan gran alberca". Ya no nos dejarán "en el suelo" hasta llegar a la tan "cacareada" plaza de la "Asamblea de Muertos" y donde "tengo que entrar" ya que vamos en grupo y no es cosa de quedarse "encerrado" en el autocar, acompañando al conductor del mismo y por otra parte, quiero ir a ver el contiguo "zoco" y sus mil tiendas, en especial una herboristería, la que es anunciada por nuestros guías como "algo sorprendente" (lo será).

Antonio García Fuentes
www.jaen-ciudad.es (aquí muchos más temas)

Jaén: 20 de Agosto del 2018


V I A J E A M A R R U E C O S (ABRIL 1993) (VI)

18.08.18 | 09:36. Archivado en Sobre el autor

V I A J E A M A R R U E C O S
(ABRIL 1993)
(VI)

Y llegamos a Casablanca a buena hora para poder comer temprano.- Esta es la "gran metrópoli" de Marruecos, 3/4 millones de habitantes, es la ciudad industrial y más "europea" de todo el país, quizá todo ese auge se deba al largo tiempo en que aquí gobernó, "la administración francesa en su largo período colonial" y la que dejó su impronta y su influencia en calles y demás componentes ciudadanos los que con fuerza notable, "se ven y se notan aquí" (incluido el puerto, que es el de mayor importancia del país).- Hacemos un rápido recorrido para "ver la ciudad, sin bajar del autocar"... salvo para ver y admirar "la gran obra del monarca actual" y la que admiramos desde "un kilómetro de distancia (más o menos)"... se trata de "la gran mezquita", la que construida y casi terminada, se encuentra en terrenos arrebatados al mar... es enorme, nos dice Nordín que es de "las mayores del mundo", su alminar (torre) nos dice que tiene ciento ochenta metros de altura y será "una maravilla", en la que podrán orar "no se cuantas decenas de miles de fieles creyentes" y desde lo más alto del alminar (sigue diciendo)... "será lanzado un gigantesco rayo láser que alcanzará una distancia de unos veinte kilómetros y en dirección a La Meca" ... sonrío y sin quererlo a mi mente viene el recuerdo del tristemente "famoso", "Valle de los Caídos" ("la faraónica obra de Franco, en épocas miserables y de miseria, en España") y también recuerdo que en la capital de España (Madrid) está a punto de ser terminada una nueva catedral cristiana... "sonrío y pienso y... sigo sonriendo".
Y tras de esta admiración a la grandiosa obra debida al trabajo del hombre (que indudablemente lo es) vamos directamente al lugar donde se nos ha prometido vamos a poder realizar una excelente comida "por nuestra cuenta y a la carta". Se trata de un afamado restaurante instalado en el puerto, el que es acogedor y está bastante bien instalado y servido por personal eficiente; tiene un muy buen surtido de pescados y mariscos de este litoral; comemos muy bien y a precios razonables, incluso degustamos aquí y por primera vez... "el vino cosechado en un país musulmán", se trata de un tinto con doce grados "alcohólicos" y que es bastante bueno y con un buqué ("bouquet para los del norte de los Pirineos") excelente y que nos satisface plenamente (lo vamos a seguir degustando en otras ocasiones y a lo largo del viaje, ya que en los hoteles lo hay -también blanco y rosado)... lamentablemente no podemos hacer "sobremesa" y si bien tomamos café, pero hemos de levantarnos pronto, ya que como domingo que es, hay gran afluencia de público a este establecimiento (que es bastante grande) y existe una larga cola de espera y aunque nada se nos dice, pero comprendemos que estas personas están deseando "hacer lo que nosotros" y humanamente hay que cederles el paso... por otra parte, nos han aceptado dinero español, pues ni anoche sábado funcionaba la oficina de cambio de moneda en el hotel de Rabat, ni esta mañana tampoco... "bueno ya me fumaré el puro donde pueda y como pueda" (lo hago y felizmente a mi y a "otros" nos dejan fumar en la última fila de asientos del autocar y donde el sistema de refrigeración aspira ese humo nocivo el que tanto persiguen ahora... "sobre todo los conversos"... ¡qué manía persecutoria tienen algunos!).
Son aproximadamente las 15,30 horas, rodamos hacia el Sur, 223 km. "nos esperan" hasta llegar a Marrakech, que es nuestro destino de hoy y mañana ya que allí pernoctaremos dos días... el sol "aprieta" en la parte de la derecha del vehículo, que es donde vamos mi esposa y yo; somnolencia propia después de una buena comida y el ambiente caluroso y pese al aire acondicionado del vehículo... decaen las preguntas, callamos los viajeros, al que lo desea, se le ofrece tomar un refresco de cola o zumo "sintético" en latas de aluminio, de las que va bien provisto el chófer y que va reponiendo en la nevera, para venderlas a los ocupantes del autocar y a los que nos ha provisto en algún lugar apartado y donde el Islam no deja ni "que pase la cerveza", el que disfrutemos de una lata de este dorado y refrescante líquido fermentado, cosas estas que se agradecen y reconocen como complemento a un buen servicio, pues y dicho sea de paso... "no abusa en los precios que nos cobra"...Yo me abstengo, pues "ni es hora de cerveza", ni se me ocurre tomar esas bebidas de cola o sintéticas o "industriales", las que para mi son aborrecibles... y como no hay zumos de naranja (o limón) "naturales", pues espero alguna oportunidad que pueda presentarse en el camino y si no me es igual ("en prevención llevamos una botella de agua mineral")... mi esposa tampoco toma nada... en esto, "al menos coincidimos, pues somos bastante opuestos en nuestros gustos".
Aproximadamente a unos setenta km. atravesamos por una ciudad nueva y donde se nota gran actividad expansiva; se trata de Settat y donde se nos conceden unos veinte minutos de descanso, para tomar algo o efectuar alguna llamada telefónica (hay cabinas al borde de la carretera) aquí si que tomamos un excelente zumo de naranja natural, el que para mayor garantía lleva hasta "algunas de las simientes o pepitas del fruto" (en Marruecos es abundantísima la cosecha de cítricos y proliferan por muchas ciudades los puestos de zumos, aparte que estos los sirven en cualquier café)... dicho zumo me ha sabido a "gloria". Sorpresivamente se nos acerca un vendedor de periódicos, el que nos ofrece un diario... ¡En español! y el que compra alguno de los turistas, ya que es gratísimo (al menos para mí) este encuentro con nuestro idioma impreso. El diario se denomina..."La Mañana...del Sáhara y del Maghreb", se edita (al parecer) en días alternos, pues el que tengo en la mano, indica...nº 860-Domingo 4 y lunes 5 de abril de 1993 - 12 y 13 de Chaual de 1413 (fijan las dos fechas de las eras "cristiana" y del nacimiento del "Islam" (era musulmana)... las cosas bien hechas, hay que reconocerlo)... El diario es bastante extenso, pues contiene nada menos que diez páginas "enormes" y del tipo del formato antiguo en España, pues cada página de "La Mañana", casi equivale a cuatro folios; se trata de un diario de información general y equiparable a muchos de "provincias" españolas, es claro que en gran parte del mismo se destaca y nota "la influencia de La Corona y S. M."... lo editan en Casablanca y el "Director Político (así figura en cabecera) y el Administrador-Director General, supongo deben ser dos marroquíes puesto que los nombres que figuran así me lo indican (Ahmed y Drissi)... La verdad -reitero- ha sido una muy grata sorpresa y por cuanto ello significa para cualquier observador "medianamente inteligente", puesto que existan aquí periódicos en francés es explicable, pero en español, la verdad, yo no tenía noticias... ¿En España habrá "algo parecido" y en justa correspondencia?... lo desconozco y es lo que dije al principio de este relato... "estamos condenados a entendernos, alguna vez, en el tiempo y el espacio"...?. "Quizá por ello, yo traté de enviar mis libros editados a algunas de las principales bibliotecas de este país y donde "existiese departamento de literatura española" (como hice a otros muchos) y para ello escribí a su embajada en Madrid..."ni me contestaron", cosa -pienso que- lamentable pues los envíos fueron gratuitos y tengo la gran satisfacción que me contestaron hasta de... "Beijing" (Pekín, para nosotros, "los occidentales")...?.
Continuamos viaje y a medida que vamos haciendo kilómetros hacia el Sur, las tierras van siendo más desérticas y agostadas (algunos cereales aparecen "perdidos" el arbolado va desapareciendo, van apareciendo chumberas incluso en forma de evidentes repoblaciones de eriales) curiosamente en el diario ya mencionado y en su primera plana existe un texto que no me resisto a copiar, dice así.
"Hemos decidido dedicar a esta operación el montante correspondiente a las pérdidas sufridas por los agricultores (se refiere a la sequía) que se dedican especialmente al cultivo de los cereales, seis mil millones de dirhams (equivalentes a unos setenta y dos mil millones de pesetas) que equivalen a sesenta millones de días de trabajo y que ocupará, a partir del primero de abril, a más de 300.000 personas. Si consideramos que cada trabajador tiene una familia compuesta por cinco miembros, esto significa que el efecto de este montante alcanzará, si Dios quiere, a 1.500.000 habitantes de nuestro Reino feliz". "Los proyectos que os han sido explicados son duraderos, no se trata de una acción que se extiende en uno o dos años, sino de una inversión que cubre decenas de años". "Este programa procurará durante nueve meses a la mano de obra beneficiaria, una remuneración regular a partir del mes de abril y hasta el fin del año, y si es posible, con la ayuda de Dios, hasta mucho más allá".
Lo transcrito es parte de un discurso pronunciado por el actual rey de Marruecos Hassan II, el 27 del pasado marzo (hace solo una semana) y al que sólo le he añadido dos paréntesis y por cuanto creo son necesarios para aclarar conceptos abstractos. Pero no se crean que "el rey va regalar nada", ese enorme capital se va a dedicar a... "trabajos de desempedramiento, reforestación y acondicionamiento de lagos y colinas"... cito textualmente lo recogido en la noticia que da el citado diario de Casablanca y desde luego, es razonable que el que cobre, trabaje por cobrar y no lo que está ocurriendo ahora mismo en España, con el denominado..."subsidio del desempleo ó paro obrero y agrícola", que mientras estos "privilegiados" cobran sin trabajar, tienen que ir miles y miles de "estos mismos marroquíes", a realizarnos trabajos que "esos privilegiados" no quieren realizar... ¡absurdos de la vida y causas que alguna vez "se tendrán que pagar"!... pues curiosamente lo indica este mismo diario "que tengo en las manos"...y el que en titulares de gran tamaño afirma..."EMIGRACION HACIA ESPAÑA"...UNA CUOTA DE MAS DE 20.000 TRABAJADORES EXTRANJEROS CON PRIORIDAD A LOS MARROQUIES... "sin más comentarios, paso a otro tema"...¿pero donde estaba "yo"?.
Y por fin, llegamos a nuestro destino al atardecer de este día, se trata de un paraje denominado "El Oasis de Marrakech" y el que se encuentra a unos 2/3 km. antes de llegar a la ciudad y entrando por la carretera por la que llegamos. En este lugar son abundantes un tipo de palmeras (no datileras) y las que crecen "arracimadas", en lo que podría denominar como "una palmera madre" a cuyo pie y pegadas a su tronco puede crecer varias "hijas", que muchas veces pueden llegar a "una docena"; también se ven olivos con cierta profusión, pero ello no insta para que "ya estemos en un pre desierto" y el que se aprecia cercano a este lugar. Antes de llegar se nos ha informado que "hemos cambiado de hotel y sobre la marcha", ya que nuestro destino era en principio el "Hotel Atlas Asni"... "pero que no nos preocupemos, que el cambio a sido para mejorar". Efectivamente y aún desconociendo el ya mentado, al que llegamos, es "algo inesperado" por lo grato y agradable que se nos muestra. Se trata del "Hotel Sangho" y en el que a su puerta nos recibe un grupo folclórico de músicos autóctonos (beréberes) los que al son de sus peculiares instrumentos (panderos, timbales, "extrañas -especie de- castañuelas" y alguno de viento) nos amenizan la llegada y entran con nosotros en el lujoso hall, donde se nos espera y se nos ofrece una copa de bienvenida ("sin alcohol") en uno de los salones contiguos a la recepción, en el que cómodamente sentados la tomamos, mientas diligenciamos las ya mentadas hojitas de "control policial", entregándosenos seguidamente las llaves y siendo acompañados por el personal de servicio ("que debe ser mucho") hasta nuestras habitaciones, las que nos van a sorprender muy gratamente por cuanto diré.
Este es un hotel "en horizontal", no se puede comparar con lo que es conocido como "motel" (ni muchos menos) pues se trata de un enorme espacio hotelero, el que más que ello... "se parece (o guarda semejanza) con un palacio marroquí de alto nivel"; las habitaciones son soberbias y sus instalaciones confortables y agradables en extremo y no me extiendo mucho más, ya que tendría que escribir "mucho y bueno", puesto que este complejo "hotelero" es enorme y formando un círculo o elipse, en cuyo contorno y salvo las instalaciones de la entrada principal, se suceden unos "palacetes" de dos plantas, y donde están instaladas las amplísimas habitaciones, a las que se entra por "un patio árabe" (cubierto) en el que incluso hay fuentes de igual estilo y por las que corre el agua y las que incluso están adornadas con una capa de pétalos de flores diversas, las que supongo proceden de los amplísimos jardines que hay por doquier. Dicho patio tiene unos muy bellos artesonados y lámparas, así como diferentes ornamentos del tipo "arabesco" y solerías de mármol. Los tejados son de preciosas tejas color verde ("similares a las que he visto en los palacios reales del país") las que "a cuatro vertientes" ("cuatro aguas"), ornamentan ese tipo de construcción que conocemos en "la herencia árabe que aún queda en España" (Alhambra de Granada, Reales Alcázares de Sevilla, Córdoba, etc. etc.) y que tan agradable es a la vista, por "lo estético de la misma". Repito, pues necesariamente tengo que reiterarme... Se asemeja todo a un gran palacio marroquí y es una zona "idílica", con unos espacios enormes, dos piscinas también muy grandes, una climatizada e instalada en una especie de acantilado de rocas artificiales y la exterior, la que es de forma irregular y con una "isleta" en su centro, debe tener más de mil metros cuadrados de extensión.- Sus aguas cuidadísimas, así como todo el entorno... y terminando ... "de una puntuación de diez...yo lo calificaría con diez y medio"...?; "pues lo mismo que se critica, hay que felicitar igualmente y con toda sinceridad a quienes han hecho posible esta maravilla en el desierto", la que supongo es obra del Gobierno de S.M. al igual que el resto de obras "públicas", ojalá que sepan cuidar esta como la misma merece, ya que reitero... "es una delicia y aquí, seguro que se curan las enfermedades de la sociedad opulenta, de la que procedemos nosotros, pese a que nos quejemos"...?.
Pasamos al baño y disfrutamos de agua abundante y limpia y recuperados y bastante descansados, nos preparamos para la cena ("pues el día no ha terminado").- Cenamos bien de un bufé bastante bien surtido, siendo igualmente muy bien atendidos por los servicios del comedor, que son suficientes en el amplísimo local donde cenamos; algo que se reconoce y agradece infinito..."alguien coincide conmigo y afirma que..."cualquier estresado ("atacado por el estrés moderno") puede curarse aquí en un par de semanas, ya que esto es una especie de balneario confortabilísimo, fuera del mundanal ruido y a las puertas del desierto africano"...?.

Antonio García Fuentes
www.jaen-ciudad.es (aquí muchos más temas)

Jaén: 18 de Agosto del 2018

Cuatro meses después de mi visita a Marruecos, es inaugurada la gran mezquita, en la que entran ese día 25.000 personas, permaneciendo "fuera de la gran ceremonia" y en su explanada, otras 80.000 más. Hassan II ha levantado la segunda mezquita más grande del Islam después de La Meca. Seis años de trabajos y el equivalente a setenta mil millones de pesetas "de las de entonces", ha sido el coste del gran monumento... "para mayor gloria de Alá" y donde todos los derroches técnicos y artísticos se pueden apreciar, pero desde la fecha de la inauguración, en que asistieron algunos "selectos invitados", la entrada está vedada a "los infieles" y al igual que lo están en el resto de mezquitas "del país vecino"; donde si te cogen "vendiendo biblias" (dicen) puedes terminar en una "de las poco cómodas cárceles marroquíes", "pues no hay más Dios que Alá, ni más libro sagrado que El Corán... ni más profeta que Mahoma"... "amén de los amenses y que Dios nos coja confesados si volviese otra vez a imponerse el terrible... cree o muere" ( A.G.F.).


V I A J E A M A R R U E C O S (ABRIL 1993) (V)

17.08.18 | 09:39. Archivado en Sobre el autor

V I A J E A M A R R U E C O S
(ABRIL 1993)
(V)

Domingo cuatro de abril: Pese al cansancio de ayer, me he despertado temprano (yo necesito pocas horas de sueño) son las seis de la mañana y aquí es aún de noche, me asomo al exterior a través de los cristales del ventanal de mi habitación (mi esposa duerme) "las ciudades duermen", hay un silencio casi absoluto, no circula ningún vehículo por donde anoche existía el estruendo ya descrito... "la encrucijada de caminos está muerta"; espero un tiempo corto y veo y observo detenidamente el enorme contraste que aprecio; leo, repaso notas, escribo ampliando éstas para luego "extenderlas en el ordenador y cuando tenga ese tiempo de paz y tranquilidad, que yo necesito para escribir algo en toda la extensión de que yo sea capaz"... me acuesto de nuevo, reposo un poco y a las 7,30 me levanto definitivamente, ya que tenemos llamada a las ocho y no quiero ir con prisas... "quiero reposar en el baño y aseo personal, en lo que no me agradan las prisas".
¡No hay agua... el grifo del lavabo no da agua!... Inexplicable pero cierto (ni fría ni caliente) intento ponerme en comunicación con conserjería a través del teléfono, no me lo cogen, ¿que ocurrirá? Recuerdo que nos encontramos en un hotel que se anuncia "como de lujo". Me lo tomo con calma y me lavo los dientes "con agua mineral", me siento y sigo leyendo el libro que me he traído (leer siempre me reconforta) y espero la llamada de la telefonista a las ocho, entonces intentaré comunicarme con ella... no lo logro, pues una vez que descuelgo me cortan la llamada ("ha de llamar a otros treinta") y de cualquier forma creo que "no nos hubiésemos entendido", ya que aquí "es raro que te hablen en español" y yo no se expresarme en otro idioma.
Me encamino de nuevo al baño, son las ocho y algún minuto más, afortunadamente ya sale agua por los grifos "con normalidad" (fue una avería, según se nos dijo después...?). Bueno "lo de normalidad es en relación al caudal que mana, no así de calidad del agua", pues sale de un color "rojo-terroso". Más que recibir agua procedente de un sistema de abastecimiento controlado sanitariamente y por tanto debidamente filtrada, parece ser como si este "líquido elemento" lo recibiésemos directamente bombeado desde el lecho de un río que arrastra riada en la que vienen barros de tierras rojas de "vete a saber donde"; pese a ello hay que ducharse y lavarse (renuncio al baño) lo que hago seguidamente pues "ya empiezan las prisas cotidianas"... cuando salgo de la ducha y miro "el chocolate" que queda en la bañera, no me explico como he quedado limpio y descansado y "sólo con este agua y jabón"... milagro, puede ser que "estos lodos resulten hasta medicinales para la piel".
Tras cerrar maletas y dejarlas en el pasillo para que nos las trasladen al autocar, subimos a tomar el desayuno, lo que hacemos en el comedor ya descrito y donde desayunamos bien, después y en un corto intervalo de tiempo, vuelvo a las terrazas y observo la panorámica vista anoche, la que ahora y con la radiante luz del sol (hace un día espléndido) cambia totalmente de colorido, destacando la gigantesca (aunque inacabada) torre "Hassán" y el mausoleo anexo, los que se encuentran muy cercanos al hotel; subimos al autocar "asediados por los madrugadores vendedores de artesanías", alguno de los cuales discute con nuestros guías y los acusa de "entorpecer sus ventas, por cuanto ellos (nuestros guías) tratan de que visitemos solo las tiendas a donde ellos nos han de llevar y en las que recibirán la oportuna comisión por la compras que efectuemos"... sonrío y pienso que "esto es lo normal" y que "el negocio es el negocio y ello se lleva paralelo al turismo"... lo lamentable son los abusos que algunos guías poco éticos y escrupulosos realizan, al socaire de un turismo que prostituyen... afortunadamente no es el caso nuestro y "todo se lleva con discreción y la sutileza que debe imperar como mínimos reflejos de esa ética antes mentada", por lo demás es lógico que cada cual busque ciertos extras y complementos a su trabajo habitual, esto es humano y comprensible, siempre que ello no deteriore el turismo y lo que este representa como ocio, enriquecimiento cultural e intercambio humano entre pueblos y culturas diferentes, amén del movimiento de capitales y el beneficio que todo ello representa a niveles tan extensos que difícilmente son apreciados por "las masas".
Y por fin iniciamos la rápida visita turística a Rabat (a Salé y pese a su "rico" pasado histórico, solo la vamos a ver desde lejos) que va a consistir en la visita al ya citado mausoleo y tumba de Mohamed V (anterior monarca) y la que mandó construir su hijo (el actual rey Hassan II) y en la que se tardaron nada menos que once años ("que contraste con los cementerios beréberes del Sur y que ya describiré, pues curiosamente esta dinastía real... también es beréber"... "el culto a la muerte no conoce fronteras... ni religiones... bah").
También vamos a visitar la ya mentada Torre de Hassán y mezquita, dedicadas a aquel rey del siglo XII y las que no fueron nunca terminadas, pues si bien esa torre puede denominarse así por lo avanzado de su obra, la mezquita quedó "solo en el pavimento y las columnas", ya que no se llegaron a colocar ni las arcadas de los clásicos arcos árabes, por tanto la realidad cruda sería denominar ello como "proyecto de mezquita"- Curiosamente esta gran torre fue la primera en ser iniciada su obra, de las "tres gemelas" ya mentadas y todas ellas de la misma época (la Kutubía en Marrakech y la Giralda en Sevilla -esta última la mejor conservada de todas ellas, dicho sea ello de paso). Las tres torres son debidas al mismo rey, "Yacub El Mansur" (Almanzor para nosotros y nuestra historia y... de ahí lo que dije al principio y en el preámbulo de este relato, en relación a "historias entrelazadas")... Pues este poderoso monarca, que por cierto... "se hace proclamar Sultán en Sevilla" y que fue el segundo de la dinastía de "los almohades" ("los unificadores" -traducido a nuestro idioma) extendió sus reinos nada menos que... "desde el río Ebro en España por el Norte, hasta lo que hoy es Senegal, por el Sur; y desde lo que hoy es Libia (por el Este) hasta el Atlántico ("considerado el mayor imperio musulmán de Occidente")... de todo esto nos habla y diserta nuestro guía marroquí (Nordín) el que por lógica se siente satisfecho, es feliz y "disfruta" hablándonos de sus antepasados (lógico).
Llegamos a la explanada donde se encuentran los citados monumentos, el primero que encontramos (la tumba-mausoleo) no la podemos visitar por cuanto y aún cuando es domingo (Nordín nos dijo que los domingos "no se trabaja")... "están limpiando y fregando los suelos" y no nos dejan entrar, tenemos que conformarnos que verla desde fuera y lo mismo la "moderna" mezquita edificada junto al mausoleo, la que "si está terminada" y cuyas puertas son una maravilla del trabajo de alta artesanía marroquí en bronce y madera (lamento no poder describir los interiores, ni tampoco el mausoleo, el que debe ser "lujosísimo", por lo que he podido apreciar en una cinta de vídeo, que nos pasaron en el autocar... "pero yo lo que no veo no me atrevo a describirlo, no tendría fuerza ni sentido"). La torre, tampoco es visitable y está francamente deteriorada (sufrió, incluso los daños que produjo el denominado terremoto de Lisboa, hace "siglos") y "el solar de lo que yo he calificado como proyecto de mezquita", poco nos puede ofrecer y poco interés tiene para nosotros, así es que... "nos hacemos la foto de rigor y ante la guardia permanente y a caballo, que allí existe, en memoria del ilustre muerto allí enterrado" (son dos parejas de jinetes trajeados a la antigua usanza árabe (me parece) y que permanentemente están subidos en sus caballos, sosteniendo sus lanzas en posición de parada militar y los que supongo relevarán a espacios prudenciales y soportables de tiempo... pues si no... "menudo castigo para sus posaderas". Después marchamos hacia el centro de la ciudad, donde nos deja el autocar y desde donde nos dirigimos al palacio real y sede permanente del actual monarca y el que, "también tenemos que ver desde lejos y bastante retirados de su entrada principal, a la que nadie se puede acercar" y existen normas concretas y gran vigilancia en ella y en un amplísimo entorno de "aquellos grandes espacios"... así pues... "Hemos estado aquí en esta ciudad (o ciudades) pero casi nada hemos llegado a ver en realidad".
Hemos subido de nuevo al vehículo que nos trae y que ha ido a recogernos a las inmediaciones del palacio y proseguimos viaje en dirección hacia Casablanca, y el que vamos a realizar a través de la única autopista que existe en este país y que une estas dos importantes ciudades. En el intervalo y mientras vamos recorriendo lo que nos resta de Rabat, algunos viajeros preguntan a Nordín sobre el sistema de gobierno, normas, libertades, funcionamiento, etc. Nos informa del sistema político del reino, su parlamento, partidos políticos (de los que afirma, existen un amplio abanico) de la libertad de crítica que existe hacia el gobierno y los políticos ("no al rey que es inviolable" (palabras textuales que cito) y demás pormenores del actual estado de este país, regido por un rey que se estima "bastante absoluto en el exterior"... país que es extenso, rico y muy bien situado en la estrategia internacional y que interiormente intuyo, debe ser bastante "complicado" ("etnias, tribus, razas, religiones, clases altas y bajas (medias debe haber aún pocas) etc. etc.") por todo ello... me inclino a pensar y tras oír la bastante larga y fluida disertación que nos ha hecho Nordín, que... "quizá para el Marruecos actual, lo mejor (o menos malo) es que este astuto y bastante inteligente rey, les viva muchos años aún" y ello sencillamente por cuanto ha hecho por Marruecos, se ve está haciendo en la actualidad ("lo iré contando") y lo que "piense hacer en el futuro", ya que se ve ello y se nota en todo el recorrido que llevamos efectuado... "hay gran movimiento, grandes extensiones de regadíos, nuevas líneas eléctricas en tendidos de "alta", mucha y nueva construcción de obras, destacando las de viviendas en grandes cantidades de bloques o diseminadas en las zonas rurales, obras públicas u oficiales de variado signo y destino y en definitiva..."algo nota el observador, que le hace intuir... el que aquí está ocurriendo algo que no es normal ni rutinario"... ¿Qué será?... pienso sinceramente que a principios del nuevo siglo "se va a ver".
Es cierto y así lo reconoce y dice el propio guía, que en el país existen opiniones diversas de "a favor o en contra del rey"... (¿y donde no, digo yo?... pero (pienso para mi interior) ¿Qué ocurrió en Irán cuando lo tomaron los musulmanes chiítas?... ¿Qué en Libia?... ¿Qué va a ocurrir en Argelia, Túnez, Egipto y otras partes del denominado "mundo islámico"?... Por ello, puede ser (yo no lo se) el que lo mejor para Marruecos y otras partes del mundo "cercano", sea un Hassan II, fuerte, respetado o incluso "temido"... no lo se -repito- "pero los hechos acaecidos y que están desarrollándose... inclinan al pensador a deducir muchos pros y contras dignos de ser tenidos muy en cuenta y más aún el la actualidad presente, cuyos preludios no son tranquilizadores, ni mucho menos...?".
Pasamos a otro tema y se habla de la mujer, la familia, la bigamia o poligamia, la religión. Para todo tiene repuesta este hombre ("convencido") que razona todo... "La mujer (nos dice) ocupa su lugar" y en gran mayoría prefiere (ella misma y sin más presiones que su íntegra decisión) el hogar, el que ella es la que lo rige y gobierna en toda su extensión (nos asegura que muchas universitarias con las carreras ya terminadas, prefieren el hogar a ejercer las mismas) la mujer tiene iguales oportunidades que el hombre (sigue diciendo) e incluso son mucho más numerosas en las universidades, que estos... trabajan muchas, incluso más que los hombres, ya que "aceptan salarios menores por igual trabajo" y ello se puede constatar en cualquier centro de trabajo donde las labores puedan realizarlas ambos sexos.
¿La bigamia o poligamia? Sobre este asunto nos dice... "se ha ido reduciendo por si misma y hoy existe a niveles mínimos"... ¿si ya cuesta de mantener a una mujer, cómo mantener hasta las "cuatro que autoriza el Islam...? (razona y continúa) explicando el qué y el porqué de la bigamia o poligamia en tiempos anteriores (ya muy lejanos -afirma) y que predicara y practicara el mismo Mahoma... El profeta dijo que había que proteger a las viudas y otras mujeres, que por falta de hombres quedaban en situación de miseria debido a las guerras... que como la "Jihad" islámica y otras de otras religiones... serían... "Más o menos santas"... Hoy la mujer puede trabajar y vivir de su trabajo con cierto desahogo...? Pasa a explicarnos algo de su religión y dice... "Que su libro sagrado (El Corán) les ordena que ellos tienen que aceptar por obligación, todos los libros sagrados de la religión judeo-cristiana ("Torá judío y Evangelios cristianos") hasta la "llegada de Cristo" el que es reconocido como "otro profeta"; por ello mismo reconocen a Adán y Eva y por tanto al "Padre Abrahán", pero que "aquellos libros" fueron manipulados y de ahí el Corán, que para ellos es el último libro sagrado. Nos sigue explicando la forma de orar y el contenido de las oraciones cotidianas, también a lo que obliga el Islam, que incluso ordena repartir "el dos cincuenta por ciento de lo que cada cual gane a lo largo de un año", lo que tendrá que realizar al final de dicho período, entre los necesitados y como socorro obligado y por éste orden... Los miembros de la propia familia, los vecinos más cercanos, los del barrio y como final los mendigos o más necesitados del pueblo o ciudad donde habite... (sigue) Que el Islam no tiene sacerdotes y que "el imán" (hombre religioso) siempre será el más docto en teología coránica, del grupo o núcleo habitado (que hasta los notarios han de saberla ampliamente, para intervenir en las transacciones de bienes o herencias) de ahí que en un determinado momento (trabajo, ocio, marcha, etc.) el imán pueda serlo "el más capacitado del grupo" en ese preciso momento en el que ha de dirigir la oración que proceda. Que por otra parte las oraciones no han de hacerse (forzosamente) a horas fijas, si ello no es posible, ya que se pueden posponer hasta que se ultime el trabajo que lo impide o cualquier otra obligación o impedimento ineludibles. Que el mes de "Ramadán" (que es mes lunar y rota sobre el año solar y por tanto no coincide cada año en iguales fechas - cosa parecida a "nuestra Cuaresma") está establecido para "controlar el espíritu y sus pasiones o debilidades"; que es algo así como... "un detenerse y examinarse a si mismo y ver si se ha sido un buen musulmán"... si no se practica así y por ejemplo en el transcurso de ese mes, se insulta a otro, es preferible que el que así ha obrado, coma y rompa el ayuno, ya que es "como un perro" al que desatan para que sacie su hambre (más o menos fueron sus palabras)... Que a los niños se les enseña religión solamente, desde el cuarto al séptimo año, después se les enseña árabe y francés, luego le obligan a conocer un tercer idioma (inglés, español, etc.)... Que en la primera etapa, están en una especie de "guarderías" (que son mixtas y por tanto asisten niños y niñas) las que son confiadas a "hombres buenos", los que han de enseñar lo mejor a los niños en esa edad... "en que lo que se aprende no se olvida", de ahí que lo primero sean las enseñanzas del libro sagrado... (“De ahí la profundidad o incluso fanatismo que algunos musulmanes tienen grabado en “el caletre” –digo yo-) posteriormente pasarán a las escuelas oficiales de todos los grados y según edad hasta llegar a las universitarias si es que están capacitados para ello...?.
Los salarios no son muy altos "pero suficientes" (nos sigue diciendo nuestro cicerone) al cambio de moneda española y actualmente equivalen a, 21.000 ptas. (mensualmente) el denominado "salario mínimo interprofesional", un maestro de escuela de primeras enseñanzas, 30.000, un profesor de instituto 35.000 (cantidades aproximadas) y el jornal en trabajos agrícolas del campo, alrededor de 800 ptas. "jornada realizada y de ocho horas": la jornada es igual en todos los trabajos y semanas de cuarenta y ocho horas, ("salvo los privilegiados", supongo yo) y que...(continua diciéndonos) "S.M. el rey también ayuda a todos cuantos trabajan, mediante cooperativas de viviendas (por ejemplo) las que mediante los denominados "créditos blandos" (bajos intereses) y largos plazos de amortización, lo que se va realizando a tenor con lo que cada cual gana y que le es deducido de su salario...?.
Reflexiono y veo todo lo positivo de ello, pero no obstante hay que señalar, que aquí existe ("al parecer") un movimiento de "mordida" (sobornos) del tipo de la tan conocida mexicana y que se me dice (lo confirma nuestro guía español) está bastante extendida y a todos los niveles de "lo oficial" o burocracia gubernativa; y todo el que puede "se unta", para de esta forma suplementar unos salarios que al parecer "no son lo suficientes que se dice"... en fin... "lo de siempre y que ocurre en cualquier lugar del mundo... unos se conforman con unas monedas y otros les sitúan capitales enormes en cualquier paraíso fiscal de este perro mundo".... "sobornos de pan y agua y sobornos de champán y caviar", ya que así se me ocurre calificarlos en este preciso momento en que a mi mente viene aquello tan terrible que afirma que... "todo hombre/mujer tienen un precio"...?.
La conversación decae y se disipa; el autocar sigue su ruta y yo mientras reflexiono, pienso... "Estoy notando aquí que el rey está presente siempre (lo esté o no) pues se ve en fotografías en cualquier lugar abierto al público, en luminosos u otro tipo de carteles, en las carreteras y al paso por las poblaciones que estas atraviesan. En los hoteles y en lugares preferentes hay grandes retratos y en algunos, los dos hijos del monarca en otros colocados a su lado o "muy cercanos" (supongo son el primero y segundo herederos de la corona). Es algo que se ve "muy bien estudiado" ("buen equipo" tiene S.M.) ya que todo esto es algo así como "un halo invisible", ó como "el alma de algo que pudiera intentar representar a la nación y su pueblo en un grado súper humano y rozando lo divino" ("por la Gracia de Dios, se decía en las monarquías europeas hasta casi ayer mismo")...Todo ello me parece que quiere enviar algún mensaje que comunique más o menos... "Cuidado yo vigilo y trabajo pensando en vosotros... dejadme hacer, ello será bueno para vosotros y los vuestros, en el presente y en el futuro"... ¿-?

Antonio García Fuentes
www.jaen-ciudad.es (aquí muchos más temas)

Jaén: 17 de Agosto del 2018


V I A J E A M A R R U E C O S (ABRIL 1993) (IV)

16.08.18 | 09:36. Archivado en Sobre el autor

V I A J E A M A R R U E C O S
(ABRIL 1993)
(IV)

Rueda de nuevo nuestro autocar en dirección a Kenitra, Salé y Rabat, que es nuestro destino y donde pernoctaremos, por tanto aún nos quedan alrededor de doscientos km. de recorrido. Desde que salimos de Tánger, hemos recorrido ya un buen espacio de este territorio y salvo algunos terrenos de malas tierras y donde se da en abundancia el "palmito", se va confirmando lo que nos apuntó Nordín al hacerse cargo de la expedición, o sea que este es un país agrícola y ganadero de gran importancia y en franco auge de su agricultura. Son abundantes los rebaños (grandes, medianos, pequeños, minúsculos) de ovejas, cabras, vacas, asnos, caballos, algunos dromedarios ("el cerdo lo prohíbe la religión islámica"). La feracidad de estas tierras aumenta así como nos adentramos hacia el Sur. Se aprecian incluso grandes instalaciones de riegos por aspersión, amén de los del tipo de canales o "acequias" de diferentes tamaños y construcción, sorprendiéndonos los grandes caudales de agua debidamente canalizados por grandes extensiones de tierras muy fértiles, o que discurren por los ríos que atravesamos. Veo abundantes cultivos de cereal, alfalfa, remolacha, patata, caña de azúcar, naranjos y otros frutales. Se observan gran profusión de bosques de alcornoques, encinas y eucaliptos, éstos últimos y junto a las chumberas, denotan repoblaciones de terrenos antes estériles o poco aprovechados. Se ven desde la carretera huertos y pequeñas parcelas... "todo se labra y cultiva, todo se aprovecha". Junto a las grandes instalaciones de riegos antes mentadas y explotaciones donde abunda la moderna maquinaria agrícola, también he visto "el arado romano de hace miles de años" (madera y punzón o reja metálicos) tirado por escuálidas bestias de carga o labor (vacas, mulas, asnos, de pequeña alzada pero (al parecer) "bastante fuertes") incluso he visto más de una vez, a una pequeña vaca o buey, "ayuntado" a una también pequeña mula/mulo ó asno/"borrica", los que pacientemente aran el terreno, formando estas extrañísimas "yuntas", las que llevadas (muchas veces) por "algún viejo campesino" que trabaja en el campo... ya que esto parece ser lo normal, aquí trabaja todo el mundo "que puede" y el campo se ve "lleno" de hombres, mujeres y niños de casi todas las edades y "los más débiles", incluso cuidando el minúsculo rebaño (pienso que familiar) posiblemente como "una de las principales riquezas que poseen estas gentes". Circulan gran profusión de carruajes ("carros") de dos (algunos con cuatro) ruedas neumáticas (desechadas de camiones o automóviles) y los que transportan "de todo", incluso hombres en grupo que van o vienen a los campos y es sorprendente, las cargas que llevan en esos "modernos carros", esas "pequeñas bestias" ya mentadas (burros, mulos, caballos) pues generalmente es una sola la que "tira del carro y su carga"... ¡Nunca mejor dicho eso de "tirar del carro"!, de ahí el que diga que deben ser animales de gran resistencia y fuerza, por que dan la sensación de tirar con facilidad de lo que muchas veces parece una carga excesiva para un solo animal.
Observo en la carretera, mejor dicho en las cunetas y en ciertos trechos de las mismas... a unos curiosos vendedores... son hombres, algunos ancianos, también niños o "zagales", los que tienen "montados" sus pequeños o modestos negocios, e incluso expuestos en curiosos "escaparates"; son unas especies de tenderetes, trípodes o "artilugios", fabricados con delgadas pértigas de madera cogida "in situ" y de las que cuelgan unas bolsas de plástico transparente y cuyo contenido debe ser de un peso aproximado a un kilo de... "cacahuetes" ("maní") con su cáscara y las que pacientemente ofrecen al viajero... y digo pacientemente, por que generalmente, están echados en el suelo y esperan... "con esa paciencia", a que se detenga el posible cliente a comprar y de los que yo he visto alguno efectuar la compra (diez dirham la bolsa -dice nuestro guía- unas 120 ptas., por tanto). Como he podido contar varios grupos y en un espacio corto, me pregunto... ¿estas docenas de personas viven "de esto"?... ¿Qué obtendrán por ello, los cultivan ellos, los compran y revenden?... ¿es una forma de vivir transitoriamente y de forma muy precaria?... Misterio... de "uno de tantos (al parecer) míseros negocios de supervivencia y que en este país proliferan" y que dan la sensación al europeo... (Pienso) que "son la frontera de la dignidad del hombre"... antes de pedir limosna... hermosa lucha por la vida (así me lo parece) pues muchas de esas gentes a que me refiero en "un amplísimo abanico de hombres y formas", pululan a tu alrededor intentando venderte "algo" siempre... "otros simplemente ponen su puesto en cualquier lugar "rústico o urbano y esperan, de pie, sentados, echados incluso"... "aquí el tiempo es otra cosa muy diferente a como nosotros lo entendemos".
Más adelante observo también, e igualmente al borde de la carretera, puestos de venta de artesanía variada y rústica y que ofrecen en cantidades y surtidos notables por la extensión que ocupan estas instalaciones, donde puedes comprar útiles de caña, cestería variada, vasijas de cerámica, todo -repito- de variadísimas formas y decoraciones y todo sometido a la intemperie (incluso los vendedores o dueños) al pleno sol, aire, lluvia, etc... "Si...esto es otro mundo y ello a pesar de que nos encontramos en la que se denomina, zona más europeizada"... ¿Qué encontraremos más al interior?... me pregunto con la más ingenua de las espontaneidades, mientras miro, oigo y observo todo lo que se muestra "a mi mente".
Hemos atravesado ríos caudalosos (el Lukus o Loukus, Sebú, algún otro cuyo nombre desconozco) y que me sorprenden, pero que denotan por su caudal que sus fuentes son abundantes y que aquí el agua no es un problema -ni mucho menos- al menos en esta parte del norte de Marruecos... Pienso que esta agricultura competirá con ventaja con la de otros países y... "traerá problemas a esos otros países"... "ya los está trayendo" (Y hoy muy aumentados por las imposiciones “del moro”), puesto que este clima, esta mano de obra tan económica y tan abundantísima...?" y todo tan cerca de la tan… "rica y envidiada Europa"... la que sin embargo decae ostensiblemente... "durmiéndose en unos laureles se le están quedando viejos- muy viejos- y por tanto caducos"... (Por ello mismo aquí se está metiendo toda África y media Asia)… en fin; "es la vida, unos avanzan y otros retroceden, nada nunca está totalmente detenido, todo se mueve hacia alguna parte...?".
Y por fin llegamos a nuestro destino de hoy, o sea "a las dos ciudades" de Salé y Rabat, pues en realidad fueron y son dos, si bien sólo "suena hoy" la que es capital del estado (Rabat) y donde reside el rey, pero curiosamente son dos que fueron "rivales" y que luego "unieron españoles huidos"... Dichas ciudades las separa un río no muy caudaloso ("el Buregrag" ó "Bu-Regreg") en el que curiosamente aún existen lo que aquí denominan hoy como "barcas-taxi" y las que por dos dirhams te trasladan "de una ciudad a otra", por un estratégico paso, ya "en lo que es ría cercana al mar abierto (y que no han anulado "los modernos vehículos del siglo XX") y con cuyo trabajo, "se buscan la vida" unas docenas de marroquíes de estas dos riberas, linde natural de esas antiguas ciudades de las que el guía marroquí, nos ha venido diciendo lo que trataré de contar resumiendo ya que es curioso e incluso afecta a nuestra historia.
Aunque desde mucho antes Salé era un puerto pirata y dedicado a ello con gran intensidad, pero desde principios del siglo XVII y reinando en España Felipe III, se produce la nefasta expulsión de más de medio millón de "moriscos" españoles ("calamidad equiparable a la anterior de los judíos españoles, o sefarditas" y que igualmente, tanta ruina dejó tras de si") los que en 1609 ó 1610 emprenden esa vergonzosa odisea y muchos de ellos (y entre los mismos, muchos ricos) se establecieron en Salé y con sus riquezas "dieron un gran impulso a la piratería"; en parte como negocio y en gran parte como venganza hacia un nefasto rey español al que por lógica odiarían a muerte. Así, aquellos moriscos, que debieron ser bastante inteligentes y poderosos (económicamente) logran fundar una república, que se denominó..."la República de las Dos Orillas", ya que lograron unir políticamente a Rabat y Salé y formar dicha república, que fue independiente hasta el siglo siguiente en que la sometiera uno de los reyes de la actual dinastía reinante (la Alauita) o sea, que fueron independientes durante un siglo o algo más.
Dicha república se dedicó principalmente al asalto de los barcos españoles (de otros países también) que de regreso de "las Américas" y vía Canarias, pasaban por las cercanías de este puerto y aquí los asaltaban y desvalijaban; y los que de este paso se libraban... "más al Norte y en el puerto de Larache", otros piratas terminaban las operaciones de saqueo, las que continuaron después de desaparecer esta curiosa república de piratas, pues según libros consultados, se mantuvo hasta nada menos que 1818.
Hemos pasado por Salé, sus bien conservadas murallas y medina; y donde se nota ese "halo" de siglos pasados y el que resalta a la hora que la vemos, pues es la caída de la tarde y en la hora de la puesta del Sol, lo que embellece el conjunto con los dorados, las sombras y el misterio de la ya próxima anochecida... y de inmediato entramos en Rabat y llegamos al hotel "Safir Rabat", en el que tras los trámites "policiales de las ya mentadas hojitas", recibimos las llaves y ocupamos las habitaciones, las que pese al "lujo exterior del establecimiento"... tienen bastantes deficiencias y alguna suciedad que se detecta a simple vista.
Después del aseo y una reconfortante ducha, en un agua de "un sospechoso color terroso" y de la que nos advierte (nuestro guía) que no debemos beber (en realidad nos ha dicho que "mejor beber agua embotellada en todo el recorrido")... Salimos a reposar un poco y ver el "movimiento" en el hall del hotel, el que es muy acogedor y está muy bien decorado con motivos, obra y mobiliario que recuerdan perfectamente que estamos en Marruecos. Después subimos al comedor del hotel, el que situado en la última planta del no muy alto edificio, es contiguo a unas terrazas y piscina, desde las cuales se disfruta de unas magníficas vistas de las dos ciudades y algunos de sus monumentos más destacados (la denominada "Torre de Hassán", "gemela de la Giralda de Sevilla y la Kutubía de Marrakech, el mausoleo y tumba de Mohamed V, algunas otras torres de diferentes mezquitas, otros monumentos, las murallas y medina de la vecina ciudad ya descritas)... En verdad, la situación de este hotel ha sido estudiada al detalle y han conseguido todo cuanto se propusieron en ello... "lástima que no lo cuiden más".
Como la cena es de las de tipo "bufé" y hay "la clásica cola de comensales ante el mismo" y ello me desagrada enormemente, ya que "lo malo se extiende con gran rapidez" (reitero lo ya dicho sobre este tipo de servicio de comidas, en mi reciente relato, sobre mi viaje a México y en el que hablo sobre este engendro de la moderna gastronomía)... Salgo de nuevo a la terraza a disfrutar con más detenimiento de lo que desde ella se aprecia y mientras va "aclarándose la cola de comensales"... Me asomo al exterior y aprecio el gran ruido existente, producido por la gran circulación de vehículos a motor que pasan por este lugar, que debe ser muy céntrico o "nudo de comunicaciones", entre este estruendo oigo lejanas, las voces de los almuédanos, las que procedentes de los altavoces instalados en los alminares de las mezquitas... "llaman a los fieles a la oración" (quizá la última del día)... siento una extraña sensación al oír estas llamadas del almuédano a su "feligresía", mientras muchos de estos circulan en los cientos o miles de vehículos que por aquí están cruzando y armando infernal ruido... (pienso)... "El Profeta no lo comprendería... Alá, creo que tampoco"... Sonrío, miro a la lejanía, a las murallas, al mar cercano y que intuyo... vuelvo al comedor, me sirvo de las viandas que hay, ceno bien, ya que la comida que se nos ofrece es variada y suficiente, de comida sana y donde hay de la de tipo europeo y de la cocina marroquí, también hay fruta y una dulcería variada y del tipo que me recuerda la de muchas partes de Andalucía, tomo después un té marroquí "con menta" ("yerbabuena" ó "hierbabuena" para nosotros) y en cierta manera, "me siento feliz por todas las experiencias vividas hoy", estoy cansado, muy cansado, pero "boy a agotar este día inolvidable" y pese a ese cansancio, bajo al hall del hotel y allí sentado en un comodísimo butacón, me fumo "un largo puro de las cercanas Islas Canarias", mientras algunos de mis compañeros de viaje, salen "a dar una vuelta por la ciudad y ver ciertos lugares de noche"... Yo viajo con la mente, la imaginación, los recuerdos de las lecturas de libros leídos y lo que hoy he visto... "aunque estoy en otro mundo, yo aquí no me siento extraño", parece como si "yo hubiese vivido en lugares parecidos a éste"... ¿Será verdad "lo de la reencarnación y las reminiscencias de vidas pasadas"...?... Mientras el tabaco se va quemando y consumiendo en esa lentitud beatífica en que se debe fumar un puro y el que "así alimenta", al menos "eso creo yo" y aunque esté equivocado...¡¿Que más da?!

Antonio García Fuentes
www.jaen-ciudad.es (aquí muchos más temas)
Jaén: 16 de Agosto del 2018


V I A J E A M A R R U E C O S (ABRIL 1993) (III)

15.08.18 | 09:41. Archivado en Sobre el autor

V I A J E A M A R R U E C O S
(ABRIL 1993)
(III)

Hace un día muy agradable y luce el clásico "sol del Mediterráneo", navegamos por aguas tranquilas (cosa rara en este estrecho) y se divisan perfectamente las dos orillas de los dos continentes (Europa y África... "dos mundos diferentes, separados por menos de quince kilómetros"). Tardaremos dos horas en la travesía, la que se realiza felizmente, si bien al navegar ya por aguas del Atlántico, el barco "empieza a cabecear" y por tanto ello produce mareos y cierto malestar a algunos pasajeros, si bien a la mayoría no nos afecta (Ana se ve afectada por ello). En la travesía realizamos el control de pasaportes; para ello se ha instalado un miembro de la policía marroquí en el salón principal del barco y donde afortunadamente nos encontramos, ya que se forma una larguísima cola para la cumplimentación del trámite y entrega de unas "hojas policiales", que para tal efecto nos han entregado y donde deben constar todos los datos del pasaporte, "amén de a donde nos dirigimos y de donde venimos y que profesión tenemos" (estas hojas son de obligado cumplimiento y nos las van hacer rellenar en cada uno de los hoteles marroquíes) es claro que, "en este reino debe existir un control minucioso, para tratar de saber quien es quien" (recordemos que el actual monarca, ha sufrido varios atentados).
Como solo hay este funcionario de policía, es fácil comprender que "el control" dura toda la travesía y "algo más", se desprende ello por lógica y es el motivo de que la policía se encuentre "permanentemente en el barco", ya que es de bandera marroquí. Por lo ya expuesto, cuando llegamos al puerto de Tánger y el barco ha atracado en uno de sus muelles... "este funcionario sigue visando pasaportes". El barco lleva tiempo ya inmóvil y seguimos esperando a que nos dejen desembarcar, lo que por fin logramos realizar, no sin antes, mostrar de nuevo los pasaportes visados a dos funcionarios, que apostados a la salida del barco y antes de pisar la estrecha pasarela, se encuentran a tal fin y los que rechazan y vuelven hacia atrás, a aquellos que por lo que sea, no han visado sus pasaportes, cosa que ocurre a varios, como luego comprobamos en los de nuestro mismo grupo.
Cuando pisamos "suelo africano", son las doce horas "en la orilla de enfrente", pero aquí, los marroquíes se rigen por la denominada "hora solar", así en Tánger vuelven a ser las diez de la mañana, o sea, que "nuestro tiempo no ha contado, ya que volvemos a tener la misma hora que tuvimos en Algeciras, dos horas antes". También vamos a tener contratiempos, pues "se han perdido dos de nuestros compañeros de viaje". Pasado un tiempo -largo para nosotros- sabemos que son de los que no visaron los pasaportes y han tenido que sufrir las molestias y retrasos propios del caso. Posteriormente el autocar es sometido a un registro minucioso en la aduana... en resumidas cuentas, que perdemos casi otras dos horas en las instalaciones portuarias y nos encontramos ya, entre nerviosos y sumamente molestos por "este recibimiento", a quienes solo venimos a gastar nuestro dinero en este país.
Se nos va despertando el hambre "de la comida del medio día", la que mitigamos una vez que "han dejado libre el autocar" (el que por lo que han tardado en revisarlo, suponemos que le han mirado hasta en "el agua del radiador") y esa mitigación del hambre, la realizamos tomando un trago de vino y unas tapas, que "alguien previsor y caritativo" (Carlos) ha traído para "estos momentos" que seguro él ya esperaba... Un trago de vino "en bota" (fresquito, pues viene en la nevera del autocar) y unas aceitunas rellenas y unas tapitas de salchichón y jamón ("casi todo prohibido en el Islam")... nos ponen de mucho mejor humor, y nos "entonan" un poco, cosa que necesitábamos casi vitalmente, pues ha sido deprimente la arribada a este país, que por cierto..."se está promocionando en el turismo internacional"...?
Terminados todos los "ajetreos" ya mentados, sube al autocar el que (según pienso) "será el guía oficial" ("aquí todo se controla") y el que nos va a acompañar los ocho días de estancia en este país... "haciéndose cargo de la expedición turística".
Se trata de un hombre joven de unos 25 años (luego me enteraré de que cuenta 28, es casado y acaba de ser padre de su primer hijo) de buena talla (es alto) bien vestido a la "europea" (aquí ya visten así la mayoría de habitantes y se aprecian los atuendos occidentales, con gran profusión y salvo en los lugares más al interior, "brillan por su ausencia", los trajes típicos musulmanes) y de gran amabilidad, educación y simpatía; domina muy bien nuestro idioma y (luego lo demostrará) resulta un magnífico guía, cosa esta -desgraciadamente- bastante escasa en el turismo actual, el que en esto (como en tantas cosas) "está bastante prostituido".
Tras saludarnos cordialmente, se presenta y dice llamarse "Nordín" y nos aclara que la traducción de este nombre a nuestro idioma, significa..."Luz de la Religión"...?.
Este joven y mientras vamos "haciendo camino en el autocar"..."nos va cantando la excelencias de Marruecos"... se ve un hombre convencido de lo que es su patria, de la que se muestra enamorado, creo observar que es "un convencido del sistema actual y que gobierna Marruecos"... Nos pide que... "dejemos nuestra mente en blanco" y que veamos por nosotros mismos, sin ser influidos por ideas ya "pre-concebidas o manidas", que podamos traer como "cliché" de lo que luego no será. Si esto último me sorprende en principio, luego boy a comprobar por mi mismo que es cierto, "mucho de lo que con ello nos quiso decir"...Marruecos "es otra cosa" a lo que pensamos muchos de nosotros y yo entre ellos.
Nordín, nos sigue diciendo en un amplísimo preámbulo o introducción, que yo -al menos- le agradezco, pues sus explicaciones y aclaraciones me van a servir de mucho, para lo que yo pienso escribir y en base a "lo que yo vea, oiga, me ocurra o me cuenten"...
Digo, lo que nos sigue diciendo, nuestro joven guía, que..."Marruecos es en la actualidad, un país joven y pujante"... Que los veinticinco millones de habitantes con que cuenta hoy (creo que se queda corto, por lo que diré) el 60 % cuenta con menos de 25 años de edad y dentro de ese "sesenta por ciento", el 45 % tiene menos de quince años.
He dicho que quizá se queda corto en lo relativo a población, pues en otro corto viaje que realicé hace un par de años, a Casablanca, Agadir y Marrakech (en un crucero) la guía que nos acompañó, reconocía que "no saben los habitantes que hay", ya que no están censados todos y esa labor les llevará tiempo, pues las zonas apartadas de este extenso país y debido a sus costumbres ancestrales son difíciles de controlar, menos aún "la chiquillería", por la gran proliferación de la misma y la que quieren que se reduzca, mediante "campañas de control de natalidad" y que proliferen mucho menos los nacimientos, pues el gran problema de este país es que no hay trabajo ni para la mitad de la población y de ahí las emigraciones masivas, e incluso las trágicas muertes de esos desesperados que atraviesan el estrecho en frágiles barcas y donde se dejan la vida, muchos de ellos...lo que por si mismo ya es todo un canto u "odisea", de la realidad humana de muchas de estas gentes, que nacen y crecen mucho más deprisa que lo hace el país, el que "se está moviendo bien" y ello hay que destacarlo..."al menos yo lo he visto así y luego lo iré relatando"...como antes he dicho, o sea, en base a lo "oído, visto y escuchado...amén de intuido".- Pero prosigamos.
"Marruecos es un país eminentemente agrícola" (sigue diciéndonos Nordín) y que está en el camino del progreso... incluso nos recita -de memoria- un poema dedicado a este país por un escritor español ("Busto Gonzalves"...?) que estuvo aquí bastantes años y trabajó y escribió.- La verdad es que el poema canta todas las bellezas y bondades que "viera" el poeta, en este -indudablemente- país "misterioso y de contrastes enormes" y el que hay que ver aquí, para "aproximarse a ello".
Por fin ya viajamos en dirección a Larache, ciudad donde efectuaremos la comida "del medio día"... "no se cuantas horas después de la del día anterior en nuestra casa y con nuestras costumbres" (son gajes del viajar por tierras extrañas)... Carlos dice que "allí comeremos mejor que aquí" (se refiere a Tánger)..."amén"...¿-?...(pienso...¿será verdad ó existen "otros intereses ocultos, fáciles de imaginar?) y por tanto como se dice en el ejército..."carretera y manta".- Así y ya con el cuerpo bastante "estragado", recorremos los 87 km. que hay de distancia entre las dos ciudades y... cuando nos sentamos en la mesa del restaurante (bastante modesto, para nuestras instalaciones en España) son ya las quince horas en Marruecos y las "diecisiete en España" y como yo "me he levantado a las dos"... es fácil comprender que nuestros cuerpos se encuentran ya, bastante "dislocados" y nuestros estómagos (al menos el mío) parece que alberga en su interior... "varios gatos o gatas, hambrientos".
El restaurante es bastante acogedor y limpio (menos mal) se encuentra en el centro de la ciudad y está situado muy cerca de una iglesia de religión católica, lo que a mi me sorprende bastante (luego me aclarará Nordín, que existen en las principales poblaciones -o ciudades- marroquíes, iglesias como esta y sinagogas judías, junto a las mucho más numerosas mezquitas musulmanas, pero que paralelamente existe un respeto mutuo y una convivencia digna de ser resaltada... "esta explicación me lleva al recuerdo del período mas esplendoroso de nuestra Andalucía, donde los historiadores dicen que también existiera esa convivencia y tolerancias, mientras políticamente rigieron los reyes musulmanes...".- Luego vinieron o mejor dicho "entraron"... Dª Isabel y Dº Fernando ("los católicos"), y ya sabemos que se acabaron las tolerancias y al final... "los moros a África" y "los cristianos a quedarse con todo lo que perteneciera a los vencidos"... Pues ni los pactos escritos fueron cumplidos y de ello queda el recuerdo histórico de Granada, reino que no fue conquistado totalmente, si no "pactada una retirada honrosa y cuyos pactos (repito, escritos) fueron incumplidos totalmente"....¿Bueno, por donde iba yo?...¡Ah sí...íbamos a comer!...¡¡Por fin!!
Comemos relativamente bien y a base de pescado, el que en esta ciudad (importante puerto pesquero) es abundante; han tardado bastante en servir las mesas, los camareros que hay son insuficientes y no están preparados para atender "un grupo numeroso y extra" a sus habituales servicios, incluso el café que pedimos al final casi tuvimos que ir por el "a la cocina"; bebidas solo nos pudieron ofrecer agua y cerveza "sin alcohol", pues para servir "bebidas alcohólicas" no tienen licencia, según nos aclara el camarero que nos atiende; al parecer aquí "la venta de bebidas alcohólicas normales", necesita licencia especial y esta se grava con unos considerables impuestos... ("Salvo que tenga que ver algo en esto... la religión de Mahoma, que como sabemos, prohíbe el consumo de alcohol")... "mal se inicia nuestra primera parada y fonda en un país, que dice estar promocionando su turismo" y que incluso es productor -ya- de vinos de calidad aceptable, e igualmente fabrican cerveza, por lo que es absurdo lo que nos ha ocurrido en uno "de los mejores restaurantes de una capital marroquí", donde ni hemos podido tomar cerveza, ni vino, bebidas habituales "en medio mundo" para acompañar una comida... afortunadamente esto no nos va a ocurrir en la mayoría de establecimientos donde efectuaremos similares servicios, si bien lo que aquí nos ha ocurrido "se volverá a repetir en otros lugares, que por lo apartado de los mismos, es ello hasta comprensible".
En definitiva, que ni hemos comido bien ni mal, pero como hemos llegado con tanta hambre y al parecer no había otros lugares donde elegir, pues..."bueno...sea". ¿Los precios?... sinceramente pienso que bastante altos, para "el nivel de vida" y los precios de "las materias primas" en el mercado de aquí, pues hemos pagado alrededor de dos mil pesetas por persona y de "extras" solo hemos tomado agua o una cerveza "sin alcohol" (que en realidad tiene el uno por ciento...?) y un café de no muy buena calidad... "eso si, nos han aceptado y cobrado, en dinero español", ya que por lo ajetreado del viaje, ni nos ha dado tiempo a cambiar en la moneda oficial marroquí ("Dirham" - 12/13 ptas. al cambio y según donde, pues nuestra peseta, en estos momentos se balancea, a la baja y pese a las dos devaluaciones que llevamos ya, este año, pero "esto son otros cantares").
Y... por fin vino el café y hasta puedo fumarme un cigarro-puro con cierta tranquilidad, ya que "se nos ha concedido un tiempo de reposo, para la comida, lo que indudablemente agradecemos"... puesto que debido a todo lo acaecido, necesitamos esa "hora de tranquilidad", ya que tenemos que proseguir viaje.

Antonio García Fuentes
www.jaen-ciudad.es (aquí muchos más temas)
Jaén: 15 de Agosto del 2018


VIAJE A MARRUECOS II

14.08.18 | 07:50. Archivado en Sobre el autor

V I A J E A M A R R U E C O S
(ABRIL 1993)
II

Son "vísperas" de Semana Santa, cuando iniciamos el viaje, en el que me acompaña Ana (mi esposa) y a la que "no atrae mucho este viaje a tierra de moros"... Es el día tres de abril de 1993 y son las tres y veintidós minutos (“de la madrugada”), cuando el autocar que nos llevará todo el viaje, emprende la marcha, desde mi ciudad natal (Jaén) y desde la denominada "Plaza de las Batallas" (curiosamente una de las decisivas entre el Islam y el Cristianismo, se dirimió en estas tierras y está representada en unas esculturas en la mentada plaza, se refiere a la denominada, "Batalla de Las Navas de Tolosa, año 1.212 de nuestra era y donde se derrota a los "Almohades", en una de las ya mentadas "santas guerras", que tanto daño nos hicieron)... Yo he dormido poco, mi esposa nada (ha preferido estar viendo la T.V. hasta la hora de partida, dice que ello lo soporta mejor) hace una noche apacible y tranquila, buena temperatura y luce una luminosa luna en sus fases crecientes ("el día seis estará llena") lo que permite ver en las clásicas penumbras, el paisaje de olivos, sierras y montañas, tan peculiar en nuestra provincia y en esta parte oriental de Andalucía.
Hemos iniciado el viaje con "22" minutos de retraso y ello debido a uno de los viajeros que por lo visto, "no se enteró de la hora de salida" y por ello hubo de ser localizado por teléfono y menos mal que vive cerca de la mentada plaza; por otra parte es ya "normal" que siempre surja algo que retrasa la salida de uno de estos viajes "irregulares".- Componemos el grupo casi cincuenta personas, en las que afortunadamente no vienen niños, todos somos personas mayores, salvo algunos jóvenes y algunos jubilados.- Hemos comprado un viaje que se denomina, "Ruta de las Kasbash" y cuyo itinerario es un circuito de unos dos mil trescientos kilómetros de recorrido, por "todo lo más interesante de Marruecos".- Se nos ha informado de que en el recorrido... "estaremos en lugares de otro mundo" y donde "el tiempo se detuvo hace siglos" (palabras de Carlos Avilés, que es nuestro jefe de expedición y guía, y al que ya me he referido en el relato de mi viaje a Francia y Bélgica -sep. 1992).
Ya en carretera, el vehículo que es bastante nuevo y muy confortable (llevamos un buen conductor, cuyo nombre es "Paco" (Francisco) circula muy rápido y seguro, tan es así que noventa minutos después quedo sorprendido (me había quedado adormilado) ya que nos encontramos en el área de servicios de la autovía que va de Granada a Málaga y en un lugar cercano a la ciudad granadina de Loja, por lo que en ese tiempo hemos recorrido algo más de 160 km., de los cuales 100 lo han sido en carretera normal y no apropiada para grandes velocidades ("un tramo ha sido bautizado como la carretera de la muerte, por causas bien justificadas y que han sido aireadas en la prensa, e incluso están en los juzgados en demanda a la Administración Pública, ya que hubo más de doscientos muertos por lo que se considera mala señalización")... De ahí, esa sorpresa mía, pero... "es de noche, no hay circulación y se puede correr" (se me dice).
Hemos efectuado "un alto" en el referido lugar y donde existen muy buenas instalaciones de hostelería en servicio permanente, las veinticuatro horas de cada día, por ello bajamos todos y tomamos "algo" y "visitamos los servicios" ya que necesidades perentorias obligan a ello, a muchos de nosotros.
Continuamos viaje y al paso recogemos a dos nuevos viajeros en la localidad malagueña de Torremolinos... son ya las seis de la mañana; sobre las ocho ya estamos cercanos a la ciudad de Algeciras y a cuyo puerto nos dirigimos.- Llegados al muelle de embarque, bajamos del autocar (este embarcará con los equipajes dentro) con "lo de mano", pasamos a la cafetería de la "estación marítima" y tomamos un ligero desayuno; realizamos los trámites de embarque y por fin embarcamos sobre las nueve quince minutos, en un transbordador cuyo nombre es el de "Kelibia" y está matriculado en el puerto de "Valletta" (Supongo que será "La Valletta", puerto de la Isla de Malta -lo es-) y que realiza el servicio, varias veces al día, entre Algeciras y Tánger, ciudad y puerto que son nuestro primer destino en el reino de Marruecos.- Este transbordador es bastante confortable y realizaremos la travesía con bastante comodidad.
A las nueve y cincuenta minutos, el barco inicia la maniobra de "desatraque" y nos vamos separando del muelle donde se encontraba atracado; a las diez en punto enfila la bocana del puerto y entramos en las aguas del estrecho de Gibraltar... frente a nosotros "el Peñón"... ese trozo de tierra hispana y el que se apropiara Inglaterra como base muy valiosa para su ya "fenecido Imperio", pero el que -por lo visto- no quiere devolver y menos ahora, que se ha convertido en un "nuevo paraíso fiscal" y dentro de la vieja Europa; lo que igualmente puede ser interesante para "la vieja Inglaterra" y como base de múltiples negocios en la actualidad, donde "el dinero multinacional es el verdadero y actual imperio del siglo veinte"... miro con ironía ese enclave inglés, el que incluso ha sido "ensanchado" robándole terrenos al mar para ampliar el puerto y construir un aeropuerto, incluso en terrenos (o aguas) de soberanía española...?.
La estrategia de estas aguas se aprecia a simple vista, ya que al entrar en aguas de la "bahía de Algeciras", se observan muy cercanos, grandes barcos (petroleros y de carga) anclados en las aguas del estrecho y fuera de los puertos de Algeciras o Gibraltar (para ahorrar gastos de estancia en los mismos -supongo)... "están esperando flete, carga o vender la que portan en sus grandes panzas"... se emplean internacionalmente estas aguas como un inmenso "parking" de buques de carga, los que aquí aguardan "en lastre" o cargados de petróleo, las órdenes oportunas de las navieras propietarias, para dirigirse al rumbo o destino mejor, "que marque el momento", es claro que el destino será el que proporcione el mejor postor y por tanto la mayor ganancia.

Antonio García Fuentes
www.jaen-ciudad.es (aquí muchos más temas)
Jaén: 14 de Agosto del 2018


Miércoles, 26 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930