No más mentiras

Reflexiones de "un nada"... y III

18.04.19 | 09:09. Archivado en Sobre el autor

Reflexiones de… “Un nada” (y III)

Así y organizados ya, por “los listos de la tribu” (brujos, chamanes o ya organizados sacerdotes, que eran los que se comían las víctimas animales) y en unión fraternal con el jefe de la tribu; establecieron la jerarquía oportuna, para servirse totalmente de la devoción del resto de la tribu, que así los mantenía libres de los duros trabajos de simplemente, obtener el alimento… “Así debió empezar lo de ganar el pan… pero con el sudor del de enfrente”; y aparte del pan, los mejores frutos, las mejores mujeres, las mejores chozas, luego palacios, etc. etc… Y lo que indudablemente lograron, por cuanto se atribuyeron, “la entrevista divina y por la que les otorgaron el ser los representantes y administradores, de todos los bienes de la tierra en que gobernaran”; y así, a vivir, puesto que de siempre, el “mono humano”, ha tratado de engañar, esclavizar y vivir opíparamente, a costa del resto “de la manada, agrupación, tribu, pueblo, nación, imperio… y todo lo más que se pueda imaginar; puesto que algunos, hasta se consideraron dioses, se hicieron estatuas y templos; y obligaron a sus esclavos a que les dedicaran ritos y demás”. Y con las variantes que quieran, hoy, millones de años después, “la cosa sigue de similar forma”; imperando siempre, la fuerza o el engaño. “Y además las masas y muy convencidas, por las artimañas y mentiras “de los de siempre”; siguen adorando ídolos y santos, en número incalculable, por lo extendido de los miles de cultos que practica “el mono”, que no piensa ni deduce en lo absurdo de ello; pues se llega a un costumbrismo que en muchos casos, justifica las apetencias “humanas” del mono y con ello, se conforma, e incluso puede que se sienta feliz; y así sigue la vida desde la noche de los tiempos y por cuanto se ve esto va a durar muchísimos siglos más.
Bien, pues si sigue así y todos “los monos”, aceptan sus dioses y no se pelean entre ellos, por el máximo absurdo, cual es, el de, “mi dios es mucho mejor que el tuyo”; y por esa idiotez, se degollaron, quemaron, asesinaron o torturaron incontables millones de “monos”, ya que las peores guerras de que nos habla la horrible historia del mono terrícola, son precisamente, “las guerras de religión” (que en realidad fueron de robo o pillaje); “el mono” seguirá aletargado y vegetando como hasta aquí hizo, según se desprende por su triste historia y “su congelación neuronal”.
¿Pero si no es así que otra solución le queda? Yo que me considero “un nada”; no me creo capaz de aconsejar a nadie, pero sí decir que como antes digo y a mí me va muy bien y duermo tranquilo, puede hacer lo que yo hago… “considerarme efecto y no causa de nada y esperar que ese Algo que me creara, me ayude a vivir en paz con el resto de la tribu o tribus “de monos” a que pertenezco”; y es por lo que reitero que practico aquello mejor que aprendí en este mundo: “No harás a nadie sea hombre, animal o vegetal, nada que tú no quieras que te hagan a ti mismo; y que hoy y visto la pudrición del propio planeta, añado que tampoco podemos hacer nada que atente con la integridad, ni a la tierra que pisamos, el agua que bebemos o que nos sirve para los mil usos en que la empleamos, ni al mar o al río o “charca” donde nos bañamos y mucho menos aún al aire u oxígeno que respiramos.
Si esa filosofía se cumpliese, seguro que viviríamos mucho mejor y en mucha mejor paz en que hoy vivimos o sobrevivimos; y al final… “lo que tenga que ser será; y nosotros obrando así, no tenemos por qué preocuparnos de todo ello”, por cuanto he dicho de que “no somos causa sino efecto”.
Por otra parte en realidad somos “aquello que también nos dijeron algunos pensadores o cabezas de religiones varias”, o sea que fuimos creados “a imagen y semejanza de Dios”… Por ello nuestra propia constitución individual, es otro grandioso misterio, ya que nuestro ser individual es como una miniatura o copia del grandioso Universo, puesto que lo conforman infinitas células y partículas que se pierden en lo infinitamente pequeño o inapreciable y que, “viven” en distancias “siderales” unos de otros; y toda esa maravilla, se forma cuando un diminuto espermatozoide nacido nadie sabe cómo ni por qué, en un cuerpo, sale lanzado del mismo por impulsos incontrolables y va en competición con otros millones y logra penetrar en el “huevo” (óvulo) de otro ser; y es entonces, cuando se inicia la creación o conformación “de otro universo humano”, el que en continua transformación, vive “lo que vive” y al final, muere y todo, lo que es materia, desaparece y “vuelve a la tierra que es la materia prima”.
De lo que dicen que hay de espiritual o espíritu individual, nada se sabe.
Por ello; por todo ello, es absurdo sufrir más… “piensa, trabaja y camina”; vive la vida lo mejor que puedas y con la máxima tranquilidad que puedas atesorar; y no te preocupes más… “Puede ser verdad que el final no es el final”… Amén

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo… o sea “un nada”)
www.jaen-ciudad.es (aquí más)


Domingo, 26 de mayo

BUSCAR

Editado por

Categorías

Hemeroteca

Abril 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930