No más mentiras

Reflexiones de "un nada" I

16.04.19 | 08:49. Archivado en Sobre el autor

Reflexiones de… “Un nada” I

Como, “estamos (dicen) en semana religiosa, trascendente, profunda y no sé cuántas cosas más y visto la feria y fiesta que es todo este tinglado, en gran parte de España; me he decidido a opinar en estos días y decirles lo que pienso como un nada que me considero, pero que ocupa un lugar en el tiempo y el espacio”.
Quienes tenemos la desgracia de pensar y deducir (“que no es un privilegio como dicen los que no deben pensar y menos deducir”); constantemente nuestra “loca o independiente mente y ese cerebro que parece ser le da cabida”, nos martirizan con pensamientos extremos que nos atenazan y nos sepultan en profundidades inimaginables; hoy me atrevo a exteriorizar los que siguen y que indudablemente, no son sino una parte del, “surtido que bulle en mí y desde hace muchos años”: Veamos.

¿Para qué?... Ese exceso de avaricia humana. Para qué construir, dominar, atesorar, grandes propiedades, si todo desaparece, todo se pierde en el olvido, es el propio Universo el que se autodestruye en su eterna transformación; si tú no eres nada, si hasta los considerados más grandes, yacen o yacerán en el olvido en un determinado transcurrir del tiempo; si ni sabemos el por qué existimos y menos para qué existimos; si lo que conocemos de nuestra propia historia es más para sentir vergüenza de la especie, que admiración por la misma; si hasta el resto de “animales” nos dan ejemplo de su existir y comportarse, en relación a nosotros, que la única justificación que podemos sentir, es que no somos causa sino efecto; por tanto, si ni nosotros mismos pudimos habernos creado, no podemos asumir culpabilidad alguna de lo que podamos haber hecho o haremos en el futuro; al final y como dijera el promotor de “la reforma cristiana” … “sólo somos marionetas cuyos hilos mueve Dios”; contundente afirmación a la que llega el que fuera monje y que vivió aquí bajo el nombre de Martín Lutero; y que surgiera, del rito católico de las enseñanzas del controvertido Cristo.
Entonces, ¿por qué si no somos nada de lo que creemos y podemos confirmar, por qué nos complicamos tanto la vida? ¿Por qué no llevar una vida más atemperada y sencilla; y si se me entiende, más asimilada a la animalidad que prevalece en nuestro ser la mayoría de veces u ocasiones? Y por tanto mucho más llevadera y agradable al fin y al cabo; y esperar así; sin miedos el desenlace final y al que llegaremos sin duda alguna; y después y sin preocupación digna de mención, que “sea lo que sea y ha de ser, por cuanto nada podemos hacer para evitarlo y lo diga quién lo diga y lo haga con las argumentaciones que quiera”.
Quizá y siguiendo las mejores enseñanzas que yo aquí encontré, el camino mejor sea el que aconseja y dice… “No hagas a nadie ni a nada vivo, sea hombre, animal, planta o incluso la tierra que te da la vida… nada que tú no quieras que a ti te sea hecho”; practicando todo ello y a medida en que tus otras fuerzas te lo permitan, encontrarás no la felicidad, que es una quimera puesto que aquí no existe; pero sí un conformismo y un estado de tranquilidad digno de ser sentido. Rebelarse contra todos “los otros insondables problemas”, pienso que más que absurdo, es de ser bastante más brutos de lo que en realidad somos, y lo somos porque así nos crearon las fuerzas que indudablemente ignoramos. Amén.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes


Domingo, 26 de mayo

BUSCAR

Editado por

Categorías

Hemeroteca

Abril 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930