No más mentiras

Aceite, aceitunas, turismo, alcaparras y alcaparrones y mucho más

14.02.19 | 09:13. Archivado en Sobre el autor

Aceite, Turismo, Aceitunas y…

Dios… o la Creación (“ambas es lo mismo”) dejó al hombre en tierras, todas ricas… simplemente invitándole o retándole, a que con su inteligencia y trabajo, las explotara (cuidándolas); y viviera de ellas, con suficiente desahogo material, para después; “cultivar su yo inteligente o espiritual”; y así, ir progresando en un verdadero progreso; por tanto no hay tierras o mares pobres; “los pobres son los hombres que las habitan y que no saben cultivarlas o explotarlas con la verdadera inteligencia que esos lugares necesitan”; de ahí le vienen todas las miserias que padece.
Mi provincia (Jaén) es más que rica en tierras y serranías enormemente ricas en productos y materias muy variadas; y que se dan en sus casi catorce mil kilómetros cuadrados. En ellas se produce la mayor cantidad del insustituible aceite de aceituna (mal denominado de oliva, puesto que la oliva u olivo, es el árbol y el fruto la aceituna, por tanto y al igual que se nombran otros zumos, al aceite (que es otro zumo natural) se le debe denominar de aceituna) que por otra parte, es el único aceite del mundo, puesto que el nombre le viene desde mucho antes de que se inventara no sólo el papel, sino incluso el pergamino o papiro; puesto que viene desde los ancestros de la civilización mesopotámica; y hay testimonios escritos en aquellas tablillas de arcilla, que son la base de la civilización occidental. De ahí que todo lo demás que se denomina “aceites”, no deben considerarse así, sino como lo que son en realidad, o sea “grasas, sean de ballena, cacahuete, girasol u de lo que sean”; y es por lo que todos los países productores de ese “único aceite”, ya debieran emprender el lograr lo que los inteligentes y luchadores franceses, lograron con “su champaña o coñac” (otros países en otros productos); o sea que sólo puede emplearse el nombre de los mismos, en sus lugares de origen o producción genuina, que le diera el nombre y según los casos.

Otra de las verdades que hay que saber de “ese único aceite es sus bondades y con arreglo al precio de su obtención”, puesto que muchos ignorantes condicionan el precio en relación a otras grasas. Y es que el aceite es de los pocos productos naturales, que como materia prima interesantísima, no es sólo alimento (es el padre de la tan famosa cocina mediterránea) sino que igualmente, es medicina, cosmética y base para infinidad de preparados sanos para la alimentación humana; y por tanto el precio de un litro (que es la décima parte menos de un kilo) no representa gran cosa en el costo de la cesta de la compra; lo que puede comprobar el consumidor inteligente, si anota lo que compra para su casa y su salud, en relación al resto de las compras del mes o de la semana y donde entran, infinidad de “chuminadas” prescindibles por demás. Sepamos igualmente que ese “aceite” fue denominado en un congreso internacional, como “el amigo del corazón”, que en investigaciones posteriores, se afirma es un protector para prevenir el tan temido cáncer; y muchas cosas más. Del mismo se puede fabricar la mejor margarina del mundo, puesto que sus propiedades lo permiten y ya en otros países se ha logrado hacerlo.
Si hablamos de la aceituna, como aperitivo e incluso como aditamento para enriquecer guisos ancestrales (los musulmanes norteafricanos la emplean con profusión) en el mercado internacional apenas se conocen otras que las aceitunas rellenas y conservadas en salmuera; pero el fruto de la aceituna, admite cientos o miles de tipos de conservas, que con yerbas aromáticas son un majar como aperitivo o acompañamiento de comidas; y secadas ya digo que se emplean para guisos múltiples. Por tanto el campo de difusión es inmenso.
Aparte de este cultivo y entre los olivos y me lo afirmó un viejo agricultor hace muchos años, cabe un cultivo de la hasta no hace mucho, “alcaparrera o alcaparronera salvaje” (Capparis spinosa) que en nada perjudica ni entorpece la recolección y cultivo del olivar, puesto que se complementan magníficamente; y cuyos frutos (alcaparra y alcaparrón) son otros dos magníficos productos mediterráneos, que simplemente como aperitivo (alcaparrón) y aditamento para la gastronomía en múltiples platos (alcaparra) son amplísimos; y además, son medicinales, lo que pueden comprobar tanto para el aceite, como la aceituna, si en internet pulsan el nombre del fruto y le añaden, “bondades del mismo”, seguro que se van a sorprender.
TURISMO: También y hoy que tanto escasea “lo natural”; en esta vieja Europa; mi provincia, cuenta con varios parques naturales (entre ellos el mayor de Europa y por lo que “nuestra atmósfera”, es aún de las casi no contaminadas de todo el mundo) docenas de parajes naturales, senderismo, turismo rural, turismo cultural, la mayor concentración del denominado “Renacimiento monumental del sur Europeo”; una asombrosa cantidad de yacimiento arqueológicos, datados miles de años antes de Cristo; una infinita cantidad de gastronomía, fruto de su larguísima historia, e invasiones soportadas, etc. etc.
Pues bien, a pesar de todo ello y de lo que esos benditos productos producirían de puestos de trabajo y de riqueza exportadora; mi provincia es de las más deprimidas de toda Europa y donde la emigración es ya un cáncer muy antiguo, que ya alcanza hasta a la misma capital; que si se sostiene, es por cuanto la administración pública la nutre con sus múltiples oficinas llenas de empleados, que cobran cada mes pagas seguras y con ello, se nutre el comercio que dicho sea de paso, también decae.
Todo ello demuestra dos cosas, la primera y principal, la inutilidad de las clases políticas de todas las tendencias; y la peor de todas, la falta de iniciativa y el conformismo enfermizo de los naturales de aquí, que emplean siempre, “el maldito “ea” y el que emplean profusamente, los que no son otra cosa que inútiles o impotentes”.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 20 de abril

    BUSCAR

    Editado por

    Los más recientes

    Categorías

    Hemeroteca

    Abril 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930