No más mentiras

He conocido a una mujer... ¿O no la conocí?

02.11.18 | 09:48. Archivado en Sobre el autor

He conocido a una mujer… ¿O no la conocí?

El mejor título que se le puede dar al ser humano es ese, sencillo pero plenamente contundente; de hombre al hombre y mujer a la mujer; es claro que cuando ambos hayan demostrado serlo en su mayor plenitud. Lo definí así hace muchos años y por ello en mi libro “Pensando en Andalucía” (1986) hay un largo poema que titulé así: “Hombre y mujer” (escrito el 12 de Julio del 1977) y el que termina con los contundentes versos siguientes: “Por eso vuelve a casa, vuelve al hogar… o nos quedamos totalmente, sin humanidad”.
No, no, “no es el celo cagalón”, que se dice en mi tierra para ciertos ancianos; no se trata (pues) de ninguna joven de “belleza animal y deslumbrante”; es solo unos pocos años menor que yo, pero es “un conjunto energético” sorprendente y forjado o acumulado por el tiempo y la dura vida; y es por lo que a ambos nos identifica; y es que de ese ser “brotan unas energías” que animan y ayudan a vivir; y en mi caso, a “vivir de nuevo”; puesto que me han sacado de mi muy reciente postración, la que ya conté ampliamente en mi artículo: “Reflexiones en el hospital” (11 de Junio 2018 “día grande en Jaén para el creyente católico”). Artículo que fue la guía o camino, para que esta mujer viniera a mí; lo que considero “un regalo de los Dioses”; puesto que es el mismo Cristo el que en una de sus enigmáticas palabras dice… “Ni uno sólo de tus cabellos caerá sin permiso de El”; y es claro que se refiere al propio Dios, por tanto todo cuanto nos pasa o acaece a lo largo de nuestra vida, está escrito o predestinado en “algún lugar del Universo y el que nadie sabe dónde se encuentra”.
Mis deseos son que “esto me dure de por vida y que esta sea lo más larga posible dentro de mi ya avanzada edad”; pero ello como todo cuanto recibimos en el transcurso de la vida, “se nos da y se nos quita sin pedirnos ni darnos explicación”; por tanto y atendiendo a los sabios estoicos… “No te preocupes nunca por lo que de ti no depende”; y recordando otra máxima (esta de la cultura italiana) “Lo que tenga que ser será”… y por ello ocurre.
Pese a todo ello… Gracias querida “X” y a esos dioses desconocidos; es mujer nacida como yo en Jaén; y en los terribles años de la pos guerra civil y la que tantas amarguras trajo para infinidad de españoles… “aunque ella no las sufriera según dice”.
Este escrito también lo dedico a esos muchos lectores que deben pensar en que yo, “siempre veo lo negro del mundo”; y quiero con el mismo decirles, que también veo “luces y esperanzas” y también ilusiones, que como escribiera el clásico, “los sueños. Sueños son”. Espero pues, les sirva este contenido, como alimento de esas esperanzas que no debemos perder nunca, mientras la vida nos sostenga aquí. Que así sea.
*******
Pero fue una ilusión y como tal así quedó dos meses después; “aquella mujer se fue cual se va la luz de la bengala”… pero yo sigo pues, con “Crispín y Aníbal”; mi canario y perro; que son los verdaderos seres que me acompañan y acompañarán, mientras vivamos “los tres animales”, bajo el mismo techo… “y ambientes que como tales disfrutamos”.
Por lo demás ya lo escribí hace mucho tiempo… No hay mujer por atractiva que sea, ni manjar por exquisito que sea, ni propiedad "por grande que sea"... que al final, no te cansen... "el final para todo lo que cree poseer el hombre, es la indiferencia y dejarlo todo... puesto que ese todo se quedará aquí... el tiempo se lo traga con la indiferencia e impunidad que marca el destino de, “cualquier bicho humano…?".
“Cosa que sólo entendió el bíblico Job con su paciencia y credibilidad… pero y que se sepa, sólo hubo un Job bíblico”: Amén

Antonio García Fuentes (Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más)


Viernes, 16 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930