No más mentiras

Pensamientos y reflexiones 197

13.07.18 | 09:53. Archivado en Sobre el autor

Pensamientos y reflexiones 197

Inmigración: ¿Responsabilidad europea?: Estoy escribiendo el trece de junio, cuando un barco cargado de inmigrantes y náufragos, vienen desde Italia y Malta donde se han negado a dejarlos desembarcar. Ese barco viene al puerto español de Valencia, donde el “magnánimo” (con dinero ajeno puesto que a él no le costará nada) y flamante primer ministro español, ha ordenado se le de acogida. Igualmente diferentes alcaldes han ofrecido, asilos más o menos “generosos” para esos pobres diablos huidos de las miserias de sus propios lares y donde nacieron. Políticos que igual que el anterior, no arriesgan nada de su patrimonio, y colocan a los que vienen, simplemente a cargo de los contribuyentes que exprimen, destacando entre ellos la ya anciana alcaldesa de Madrid, que ofrece una cantidad grande de “viviendas vacías y útiles”, para estos expulsados náufragos del mundo; por lo visto ninguno de estos gobernantes tienen problemas de desahuciados o carentes de techo, como los que quieren remediar; siendo público y notorio que en gran parte de España, ya hay estados tan miserables como el que traen y representan estos náufragos a que me refiero; y todo ello me llama a la reflexión recordando aquella máxima que aconseja… “arreglar la casa propia y dejar de preocuparse de la del vecino”. Pero vivimos en tiempos de grandes mentiras y demagogias, que nos quieren hacer ver que “lo blanco es negro”.
¿Pero qué responsabilidad tenemos los que se nos dice que vivimos en un mundo rico (cosa bastante incierta al día de hoy) en relación a esa ya enorme masa de desplazados, que por múltiples causas vienen aquí no a otra cosa que a incrustarse en esos bienes y aprovecharlos más que si fuesen propios?
La invasión que se ha venido produciendo y que sigue, no nos traerá otra cosa que problemas y más problemas que se sumarán a los muchos que ya padecemos.

La basura va destruyendo el mundo y los políticos no hacen nada: Parece mentira que algo tan vital como ya es realizar a fondo acciones de limpieza y regeneración del planeta, se mantengan los silencios cómplices y la inactividad total, sobre un tema que ya se sabe terminará con “todo y con todos” los seres vivos que aquí habitamos; y que esto va a ocurrir antes de lo que imaginan los inútiles que dicen gobernar, que no se quieren enterar el que ellos también están condenados a esa muerte anunciada ya hace mucho tiempo. Sugiero ver en mi Web, el trabajo que hace mucho tiempo titulé, “EL PRIMER ECOLOGISTA”, lo que para mí fue el primer aviso serio de la deriva destructiva que inició el mundo de 1855.
No es la “guerra atómica” el peor enemigo del planeta “Tierra”; tampoco los orgullosos poseedores del armamento atómico, los que nos pueden aterrorizar como pretenden con sus necias amenazas. Son los detritus (LAS MIERDAS) que producimos toda la mal denomina civilización actual, las que como un inmenso cáncer (“que me temo es el que indirectamente ya viene propagando el que en realidad está ya matando a media humanidad, a través de lo que nos inocula esa civilización tan limpia y sanitariamente tan bien dotada para los ricos”) va desarrollando la inmensa metástasis que va contaminando todo el planeta, sin que los que dicen gobernarnos (pobrecitos ilusos) se quieran dar cuenta de la situación real de las basuras en este planeta. (De mi artículo de igual titular)
Un futuro sin futuro y allí nos quieren llevar: El entendimiento inteligente que poseo, simplemente ya me dice, que nos tienen metidos en un caos del que no saben o no pueden salirse los inútiles que entraron a gobernar el planeta en general; sólo nos queda esperar una destrucción que antes o después llegará y arrasará todo lo que quede en pie, puesto que ya no hay cimientos en ninguna de las partes que hipotéticamente pueden sostener una sociedad, ya tan perversa y delincuencial, que se ahoga por sus propias carencias; y sin embargo, en ella y sobre ella, “nadan” infinidad de individuos perversos que la siguen saqueando tan impunemente como real: veamos lo que un técnico de prestigio afirma para el futuro de España, que más que “hecha pedazos ya se encuentra convertida en un puré infecto de complicaciones y ruinas sin solución o esperanza digna de mención”. Veamos.
“A la capacidad destructiva de Mariano Rajoy sobre la unidad de España y sobre la democracia, se une ahora el insensato y brusco abandono de cualquier atisbo de control del gasto, que acabará destruyendo la viabilidad de las pensiones futuras y la credibilidad de los inversores internacionales. Y esto sucede justo cuando el BCE sopesa finalizar su política monetaria expansiva y elevar los tipos de interés justo a continuación, algo que cuando suceda hará imposible conseguir los más de 200.000 millones de euros anuales que necesitamos para refinanciar la deuda y cubrir los nuevos déficits, así como para dar continuidad a un crecimiento atípico que necesita el doble de deuda que la riqueza que crea. (De mi artículo de igual titular)

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (Aquí más)


"Hormigueros, Botellones"... Borracheras y otras cosas

12.07.18 | 08:02. Archivado en Sobre el autor

“Hormigueros, Botellones”… Borracheras y

Como indiqué en un artículo reciente, estoy disfrutando en la costa de Torre del Mar (Málaga) de, diez magníficos días de paz y sosiego; disfrutando igualmente de un clima fresco y agradable, que incluso me permitía dormir y sestear, bien cubierto con la ropa de cama y desde cuya ventana puedo ver, un buen “trozo” de este mar Mediterráneo. El tórrido verano no lo es este año en la mayor parte de España, que disfruta de “aires muy agradables”; cosa insólita aquí en el Sur.
Pero como en años anteriores, en esta pedanía, organizan lo que ellos dicen es “un festival de verano”, que dura tres o cuatro noches y que ha terminado hoy cuando escribo, que es ocho de julio. Aquí acuden cientos, miles y muchos más, en “manadas” o grupos más pequeños, de generalmente jovenzuelos de quince años y que aun siendo menores de edad, alternan junto a los que desde los dieciocho a más de cuarenta años, conforman un hormiguero enorme y donde son controlados, mediante brazaletes (tipo policial) que les venden los organizadores y que por lo visto, les da derecho a “beber como cosacos”; aparte de ello, seguro que muchos de ellos, se drogan aparte con hachís y vete a saber que otro tipo de drogas, que tanto abundan en cualquier lugar de este país o nación, que han convertido en un almacén de drogas del que se surte Europa y puede que otros países fuera de ella, también; resultado es el que les cuento he observado y en parte vivido esta mañana, cuando salgo a pasear antes de las ocho de la misma y acompañado de mi fiel Aníbal.
Son las 7,45 cuando abro la puerta de mi piso y salgo para llamar al ascensor; estoy en una quinta planta de un edificio que cuenta con doce y tiene cuarenta y cuatro viviendas. Pulso el botón de llamada y se enciende con normalidad, pero el ascensor no viene y pasado un tiempo se apaga este botón; lo intento de nuevo y nada; intuyo avería o gamberrada y me decido a bajar las cinco plantas, llevando conmigo a mi perro sujeto con su reglamentaria cadena y auxiliado con un bastón; llevo también una bolsa de envases y plásticos, para el depósito del reciclaje.
Como soy enfermo crónico de coronarias y padezco de arritmia y tensión alta; voy bajando lentamente y con las precauciones propias, mirando en cada planta por si detecto algo en alguna de las puertas del ascensor; nada, hasta que llegado a la “0” o baja, veo que allí está lo que parece, más una gamberrada que otra cosa, puesto que la puerta del ascensor y en todas sus plantas se cierra automáticamente, pero en ésta “alguien o algo”, la ha dejado abierta con un rendija de varios centímetros; le empujo un poquito y cierra herméticamente y el ascensos vuelve a funcionar; por descontado que no sabré nunca lo que ocurriera, pero y como en otras veces ha ocurrido, el incidente se debe más a “la mala leche humana”, que a una casualidad fortuita; piensen y deduzcan: un edificio que en sí mismo, tiene ahora más habitantes que muchos pueblecitos de España, que aquí abundan, los viejos e incluso inválidos, etc., etc., y deduzcan por sí mismos.
Salgo a la calle y empiezo a ver “la película” del hormiguero arriba mentado; vienen en grupos, en parejas, en pequeñas “manadas”, muchos tambaleando el cuerpo, ojos brillantes, portando vasos y botellas, algunos con agua, otros no sé qué tipo de líquidos; algunos los veo “tirados o buscando intimidad” en parejas y en los jardines; veo también una abundancia enorme de restos de “la fiesta” en forma de botellas y todos los anexos que imaginemos; suciedad que muy abundante permanece en todo el paseo marítimo, jardines y bancos anexos, y demás lugares próximos; van algunos callados, otros hablando de “sus cosas” y así voy recorriendo los más de dos kilómetros de mi paseo matutino, para llegar a donde desayuno, y allí me encuentro que algunos de los del hormiguero, “piden copas de cerveza”, que a estas horas de la mañana, la verdad a mí me repele incluso en pensar tomarla. Cada cual habrá vivido “su noche”, que cada cual luego contará según le convenga, pero por cuanto oigo; en mayoría dispuestos a desplazarse al próximo lugar “donde se establezca el hormiguero”, que en base a ruidos ensordecedores (que no música y canto) dicen que se divierten, se sienten libres y así caminan en la vida en busca del porvenir; yo pienso, que si en mayoría todos estos incivilizados e irresponsables hormigas, crean y procrean… ¿qué etapa crearán en el mundo donde terminen por vivir? Puesto que irremisiblemente son ellos los que lo van a dirigir y donde van a mandar, poniendo, “sus normas”… ¿pero cuáles y cómo serán?
Al regresar a mi piso y confiando en que el ascensor funcione, puesto que he entrado en una frutería y he comprado un par de kilos de fruta; paso por la fachada de un supermercado, y veo pegadas en dos de sus fachadas, octavillas a todo color y en las que se ofrece: “BOTELLÓN: Botella, más refresco, más vasos, más hielo, 15 euros (la botella es de güisqui, ron o diferentes licores (de los que aparecen en fotografía) y de tamaño y marcas de las más “famosas” y que se escancian, en establecimientos, donde una sola copa, puede costar lo que aquí ofrecen en un lote y con el que se pueden emborrachar varios “del hormiguero”; los que igualmente pueden comprar en el mismo establecimiento, latas de cerveza fría a sólo treinta céntimos de euro; o sea “borracheras a precio de saldo”.
¡Y viva España! Donde indiscutiblemente somos diferentes.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes


Ya todo fue dicho: Falta PRACTICARLO

11.07.18 | 09:36. Archivado en Sobre el autor

Ya todo fue dicho: falta practicarlo

Aunque se escribiera ya hace mucho tiempo que, “los griegos lo dijeron todo”, pero los griegos eran “jóvenes”, en relación a las civilizaciones orientales más antiguas, incluida la africana de los egipcios; así toda la sabiduría que fue llevada a la escritura, es tan vieja en la historia que nadie sabe sus orígenes; pero el ser humano que llega a cierto grado de clarividencia, repite y sigue copiando “las esencias” de lo que seguimos creyendo sería, sino el perfecto estado “del hombre”, sí uno en que la mayoría de preocupaciones que nos atormentaron y siguen atormentando, desaparecerían en un estado de paz nunca logrado. “Oigamos lo que nos dice un sabio moderno, puesto que fue de nuestra era, sobre cosas en las que pensamos y obviamos en general”. Y he dicho “oigamos”, puesto que aun siendo palabras escritas, con un poco de imaginación, podemos transformarlas en sonidos que parten del alma de su autor.
“Nos habla Marco Aurelio y nos transmite sus pensamientos”.
“Cuando un hombre está inculcado de los verdaderos principios, la palabra más corta y hasta más corriente es suficiente para desterrar de su corazón la tristeza y el temor.
Ejemplo: “Como las generaciones de las hojas así son las de los hombres…” (Cita de La Iliada). Sí; tus amados hijos no son sino pobres hojas, hojas son también esos hombres que te aclaman con sinceridad aparente y te alaban o bien, al contrario, te maldicen y te molestan en secreto con sus reproches y sátiras; hojas igualmente aquellos que después de tu muerte evocarán tu recuerdo. Todas estas hojas que nacen con la primavera, el viento después las echa a tierra: enseguida el monte las reemplaza por otras. Pero el destino común es el de no durar más que un momento; y tú en todo temes y deseas como si todo fuese eterno. Todavía un poco más de tiempo, tú cerrarás los ojos, y aquel que te haya conducido a la tumba será llorado por otro a su vez”.
Terrible para la masa o mayoría, oír esto, pero es una verdadera sentencia de lo que en realidad somos el ser humano; y como verdad indiscutible, hay que aceptarla, sencillamente por cuanto otra opción no la hay; y poner resistencia a la misma es vivir aún en muchísimas más amarguras que nosotros mismos nos proporcionamos, cosa que evitaremos si aceptamos lo que de grado o a la fuerza tendremos que aceptar.
El sabio nos sigue diciendo cosas interesantes; y en otro de sus pensamientos nos dice:
“No hay ningún hombre que al morir puede alardear de no tener alguien cerca de él que se alegre de este funesto acontecimiento. Que este sea un hombre virtuoso y sabio, ¿no encontrará alguien que, al verle en su última hora, dirá: “por fin vamos a respirar, desembarazados de este moralista”? “Es verdad que no era riguroso para ninguno de nosotros, pero veíamos bien que en su fuero interno nos condenaba”. Esto tratándose de un hombre justo. Respecto a nosotros, ¡cuántos más motivos hacen desear a muchas personas verse libres de nosotros! Tú deberás pensar en esto a la hora de tu muerte; será mejor la pena al irte de aquí, porque podrás decir: “dejo una vida en la de aquellos con quien la repartía, por los que desean mi muerte, luego puede ser que esperen alguna ventaja”. ¿Por qué, pues, ese empeño de querer seguir aquí más tiempo? Sin embargo no por eso te vayas enfadado con ellos; sino como siempre, continúas dándoles pruebas de afección, de benevolencia, de indulgencia, no les abandones tampoco como si te arrancaran de esta vida. Ve, si no, cuando una muerte es dulce, cómo el alma se desprende tranquilamente de las ligaduras del cuerpo; tu separación de la sociedad de estos hombres debes hacerla con la misma tranquilidad. La naturaleza te había conservado unido a ellos; pero hoy te separa. Yo me separo de ella, en realidad, como de una familia, no obstante, sin dolor de corazón y resistencia, porque esta separación es un acto conforme a la naturaleza”.
Maravillosos consejos para conocer la realidad que nos ordena y de la que no podemos quitar nada en absoluto, por lo que la aceptación, es lo único que nos queda para vivir y morir en paz; el rebelarse sólo conduce a padecimientos mucho más duros y dolorosos; por ello es en nosotros mismos donde “debemos buscar siempre”.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes


Jaén: Una ciudad abandonada Por la plaga de sus alcaldes y concejales

10.07.18 | 09:12. Archivado en Sobre el autor

Jaén: Una ciudad abandonada
Por la plaga de sus alcaldes y concejales

Llevo mucho tiempo “sin entrar en temas de mí mismo lugar de nacimiento” y lo justifico con la titulación de mi artículo de hoy. Me ocurre algo parecido, “al hijo que pertenece a una familia donde el padre o la madre son degenerados irrecuperables” y “los pobres hijos”, nada pueden hacer, puesto que “sus vergüenzas”, son ya de tan dominio público, que propios y extraños las saben de sobras; sólo tengo que recordar las últimas semanas y remitirme a lo que tiene publicado el diario local “VivaJAÉN”; y lo que rebasa todos los límites de un comportamiento que protagonizaron y protagonizan, individuos despreciables, pero que se mantienen en lugares, donde no los echa “ni el Zotal concentrado”, que es un muy viejo desinfectante, “inventado y fabricado en Andalucía”, en el pueblo de Camas (Sevilla) y con el que se limpiaba a los animales y sus moradas, incluidas las cochiqueras de los “marranos”, o cerdos; dicho en idioma “más fino”… “desinfectante que sigue gozando de gran prestigio por los buenos resultados que se obtienen del mismo”.
Tal es “la limpieza que necesita el aparato político que ha dejado en quiebra al municipio”, en el que lo que hay que hacer es, una inspección retrospectiva hasta la fecha en que empezara el desastre, publicar con nombres y apellidos de los responsables de ello y de paso, descubrir todas las malversaciones y sobornos, que por lógica, deben de haberse producido y que siguen ocultas; habiendo tenido que pagarlas nosotros, los inocentes, “esclavos contribuyentes” al municipio de Jaén, que hoy goza el título, “de más endeudado de los de toda España”.

Así es que los “nuevos” que ya se mueven ansiando el poder “de tal ruina”; que se dejen de “capullos de Alejandría” y que declaren claro y preciso lo que tienen que hacer antes de tomar el mando; puesto que si no es así; entenderemos que van como los actuales y anteriores, a cobrar de lo que se recaude y al resto, que le den por “la retafumba” y que usted que me lee, entenderá “la parte a que me refiero”.
No obstante todo ello, me refiero hoy a algo de mi propio interés y que uno al público de todos los vecinos de este entorno; o sea, a la Plaza de Belén y sus alrededores. Uno de los pocos lugares de esta ciudad, donde “reina una paz y tranquilidad envidiable”; pero donde también se notan los abandonos de un ayuntamiento que sólo se preocupa por recaudar impuestos y multas. Aquí “el explotador de las basuras” (FCC) nos prometió hace un montón de años; que nos iba a poner contenedores para envases, cartón y papel, y de vidrio; para lo que se fijó un lugar ya apropiado (chaflán donde hoy hay una obra en construcción) y que sigue disponible, y seguimos esperando pese a todas las promesas y la imperiosa necesidad del reciclaje. La limpieza del barrio sigue siendo regular o mala, puesto que observamos que los barrenderos “van a cubrir el expediente” y el esmero brilla por su ausencia; los jardines o pseudo tales, son yerbazales, donde las únicas flores que existen, son las que aportan los muchos “dompedros” que los propios vecinos plantaron en los alcorques, de unos ridículos y bastantes secos árboles que allí nos pusieron, posiblemente procedentes de desechos arbóreos de vete a saber dónde. Aquí y por cuanto ocurre ya muchos años, no viene un jardinero que sepa de jardinería, aquí aparecen solo “regadores” que como peones no calificados, hacen lo que pueden ya que vienen siempre solos y en general se limitan a tirar agua, de la que tan necesitados estuvimos y estaremos. Escribimos por dos veces al alcalde (“que ni contestó”), pidiéndole que de los bancos que retirasen en otros lugares, nos colocasen en la plaza media docena, pues los vecinos seguimos practicando, la sana costumbre de las tertulias y hay falta de bancos. La Guardia Municipal, no viene nunca para vigilar “el campo de fútbol”, en que convierten algunos jovenzuelos, el poco espacio que la plaza tiene para pasear; una vez los llamamos por teléfono, dijeron que enviarían una pareja con motocicleta y “curiosamente aún no ha llegado”; y ya pasan meses.
En fin, que por estos y otros motivos, “el barrio está muy contento con estos inútiles regidores municipales”, que no supieron ni saben administrar bienes públicos, es más, yo creo que fracasarían aún “manejando un puesto de pipas y caramelos”; veamos los que nos pretenden el año que viene, qué es lo que ofrecen y lo más importante; qué es lo que cumplen.
Finalmente y en general… ¿Para qué nos sirven las asociaciones de vecinos que hay en el municipio… sólo para figurar?
Sirva este artículo igualmente para los lugares donde se publican los que envío y que puedan sufrir los abandonos y abusos que nosotros sufrimos, indefensos totalmente; de la plaga de políticos “modernos”, que nos explotan.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes


La caridad no es la justicia Ni mucho menos, la caridad muchas veces es el refugio de los inútiles, de los malvados, de los que carentes de estímulos, de ella o en ella viven y la convierten en un cáncer que perjudica más que beneficia a ese ser humano, que muchas veces en la vida, necesitamos “banderillas de fuego” (“como ponen a los toros en las corridas”) para reaccionar por nosotros mismos y ver que la vida no es la pasividad y el conformismo, sino todo lo contrario; o sea, la lucha humana por el propio progreso y el de los demás; por tanto que no nos ciegue “lo de la caridad”, que es otra mentira más de las que envenenan a este mundo lleno a rebosar de mentiras y por ello marchamos siempre mal. La caridad hay que entenderla como “un parche transitorio”; es la justicia la que ha de arreglar las cosas y si no es así, “esas cosas se engangrenan y llevan a la destrucción, nunca a la solución” . Así es que los verdaderos responsables de los males del mundo, y que son minorías bien conocidas por todo el que piensa y define, y los que se apoltronan en “sus palacios creyéndose dioses”, que tomen nota y empiecen a solucionar problemas y dejen de creárnoslos a nosotros, que es lo que siempre hacen. Ya estamos hartos de “sin escrúpulos y sinvergüenzas”, y sólo les exigimos que empiecen a gobernar bien y eliminen las causas que de verdad hay que eliminar; “seguir matando mosquitos a cañonazos nunca acabará con las plagas que padecemos y ello es fácil de entender”. Y si no lo hacen, que dimitan y se vayan, no los queremos de ninguna de las maneras, por “súper parásitos”, que además se creen imprescindibles. ¿Por qué todos los sistemas políticos han fracasado, incluidos los religiosos de todos los credos? Simplemente por dos “cosas” que yo definí hace mucho tiempo como “panza y bolsillo”; puesto que en la inmensa mayoría de seres humanos, son las dos enfermedades que les dominan; incluso ya “a las puertas de la muerte”. Y es que en lo que simbolizo como “panza”, están todos los apetitos y placeres materiales que predominan en la mayoría de seres humanos; y en lo que igualmente simbolizo como “bolsillo”; están contenidas todas las ansias de poder y riqueza, puesto que en este mundo, el principal motor de ello, es el dinero; y en ese bolsillo, el ambicioso, solo piensa en poner “ceros a la derecha de sus cuentas”, entendiendo el pobre diablo, que siempre podrá mantenerlas; pero la realidad es que en este mundo, venimos desnudos y de él nos llevan igualmente desnudos y llenos de dolores al final y en la ineludible muerte. O sea y más claro, que aquí hay que dejarlo todo, cosa que la mayoría no piensa a lo largo de toda su vida y de ahí todas las tragedias que ha de sufrir el individuo incluso ya en los últimos momentos de su triste vida. Así es que ojo y mucho cuidado con “la caridad” que podamos dar o recibir; el individuo es una unidad “solitaria” y en ella ha de vivir, afanándose por su propio porvenir y prosperidad; y ha de hacerlo sin perjudicar a nadie de su alrededor. Milagros no existen en este mundo, por ello “el que vale, vale y el que no vale, tiene que aprender para valer, pero para sí mismo y como ejemplo a los demás”. Creo que ese es el camino, o el mejor camino para llegar hasta donde… “ni sabemos, ni se nos dice con credibilidad suficiente, como para poder aceptar lo que en realidad sea nuestro destino”. Triste o no, pero para mí, es la cruda realidad en que nos hace vivir “la fuerza que nos diera la vida y el pensamiento o discernir del individuo, que como afirmé hace ya mucho tiempo, siempre será superior a la masa”. Antonio García Fuentes (Escritor y filósofo)

09.07.18 | 10:29. Archivado en Sobre el autor

La caridad no es la justicia

Ni mucho menos, la caridad muchas veces es el refugio de los inútiles, de los malvados, de los que carentes de estímulos, de ella o en ella viven y la convierten en un cáncer que perjudica más que beneficia a ese ser humano, que muchas veces en la vida, necesitamos “banderillas de fuego” (“como ponen a los toros en las corridas”) para reaccionar por nosotros mismos y ver que la vida no es la pasividad y el conformismo, sino todo lo contrario; o sea, la lucha humana por el propio progreso y el de los demás; por tanto que no nos ciegue “lo de la caridad”, que es otra mentira más de las que envenenan a este mundo lleno a rebosar de mentiras y por ello marchamos siempre mal.
La caridad hay que entenderla como “un parche transitorio”; es la justicia la que ha de arreglar las cosas y si no es así, “esas cosas se engangrenan y llevan a la destrucción, nunca a la solución”
. Así es que los verdaderos responsables de los males del mundo, y que son minorías bien conocidas por todo el que piensa y define, y los que se apoltronan en “sus palacios creyéndose dioses”, que tomen nota y empiecen a solucionar problemas y dejen de creárnoslos a nosotros, que es lo que siempre hacen. Ya estamos hartos de “sin escrúpulos y sinvergüenzas”, y sólo les exigimos que empiecen a gobernar bien y eliminen las causas que de verdad hay que eliminar; “seguir matando mosquitos a cañonazos nunca acabará con las plagas que padecemos y ello es fácil de entender”.
Y si no lo hacen, que dimitan y se vayan, no los queremos de ninguna de las maneras, por “súper parásitos”, que además se creen imprescindibles.
¿Por qué todos los sistemas políticos han fracasado, incluidos los religiosos de todos los credos? Simplemente por dos “cosas” que yo definí hace mucho tiempo como “panza y bolsillo”; puesto que en la inmensa mayoría de seres humanos, son las dos enfermedades que les dominan; incluso ya “a las puertas de la muerte”.
Y es que en lo que simbolizo como “panza”, están todos los apetitos y placeres materiales que predominan en la mayoría de seres humanos; y en lo que igualmente simbolizo como “bolsillo”; están contenidas todas las ansias de poder y riqueza, puesto que en este mundo, el principal motor de ello, es el dinero; y en ese bolsillo, el ambicioso, solo piensa en poner “ceros a la derecha de sus cuentas”, entendiendo el pobre diablo, que siempre podrá mantenerlas; pero la realidad es que en este mundo, venimos desnudos y de él nos llevan igualmente desnudos y llenos de dolores al final y en la ineludible muerte. O sea y más claro, que aquí hay que dejarlo todo, cosa que la mayoría no piensa a lo largo de toda su vida y de ahí todas las tragedias que ha de sufrir el individuo incluso ya en los últimos momentos de su triste vida.
Así es que ojo y mucho cuidado con “la caridad” que podamos dar o recibir; el individuo es una unidad “solitaria” y en ella ha de vivir, afanándose por su propio porvenir y prosperidad; y ha de hacerlo sin perjudicar a nadie de su alrededor. Milagros no existen en este mundo, por ello “el que vale, vale y el que no vale, tiene que aprender para valer, pero para sí mismo y como ejemplo a los demás”. Creo que ese es el camino, o el mejor camino para llegar hasta donde… “ni sabemos, ni se nos dice con credibilidad suficiente, como para poder aceptar lo que en realidad sea nuestro destino”.
Triste o no, pero para mí, es la cruda realidad en que nos hace vivir “la fuerza que nos diera la vida y el pensamiento o discernir del individuo, que como afirmé hace ya mucho tiempo, siempre será superior a la masa”.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)


Lunes, 16 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031