No más mentiras

Informativos deformativos carroñeros

12.01.18 | 09:22. Archivado en Sobre el autor

Informativos desinformativos carroñeros

Prolifera y cada vez más, lo que sintetizan mis titulares de hoy; y ya da asco aguantar la basura que nos echan “en nuestra propia casa y muchas veces mientras comemos o cenamos”; pareciera como si todo el planeta no produjera nada más que esa bazofia de noticias, que nada positivo aportan a la población, a la que parece ser que nos quieren mantener más que informados, atrofiados con noticias destructivas por demás, o insulsas y tan banales que más merecen ser ignoradas que dignas de tenerse en cuenta, puesto que… ¿Qué nos aportan?
Apenas si aparecen noticias que de verdad nos ilustren, eduquen y nos formen en un mundo mejor y no el que nos muestran, que pareciera que “se cae a pedazos” y sin remisión alguna.

Además machacan las noticias hasta agotarlas en unas repeticiones tan abundantes que ya resultan bochornosas, cuando no de risa, al ver la inutilidad de las mismas y que puestos a pensar, quizá lo que hagan es “remover” subconscientes, de individuos ya tan tarados, que en ese estado de perversión o enfermedad, los muevan a imitar o repetir los hechos que nos representan las pantallas; como por ejemplo los incendios, asesinatos, raptos, robos de todo tipo, violaciones, y demás. Hoy la publicidad la presentan como un nuevo “dios” y por salir en la pantalla o en las primeras planas de los periódicos, parece ser que hay individuos capaces de “hacer lo que sea”.
Y no, no se ven movimientos “regeneratorios” para tratar todas estas “enfermedades”, que como virus cada vez más potentes e incrustados en la sociedad, están proliferando de forma ya preocupante.
Y no puede ser verdad el que todo ya está perdido y que la humanidad no produce nada más que desastres; yo aún creo en que hay mucho muchísimo más bueno que malo; lo que ocurre es que lo malo o lo perverso, es como ocurre en “los buenos y malos olores”, que los malos huelen (algunos llegan hasta el hedor) y por tanto tapan los aromas mucho más sanos o mejores, por cuanto estos son más débiles y sucumben a lo que ya está podrido y de ahí los hedores que desprenden.
También ocurre que como todo lo malo tiene una salida inmediata y debido a los sistemas policiales o de difusión, que al ser potencialmente infinitamente más fuertes y organizados, difunden todas esas basuras con una facilidad triste y preocupantemente cada vez más fuerte, en detrimento de todo lo demás.
Por otra parte, “los profesionales” de la noticia, van ciegos a captar todas esas basuras y apenas nos informan, de lo mucho bueno que contiene, la humanidad, puesto que llegar a ello les costaría un trabajo que no están dispuestos a realizar; y se justifican con esa barbaridad de que… “eso no es noticia”; como ya dijera aquel avieso “profesional”, cuando aseveró que la noticia no es que un perro muerda a una persona, sino muy al contrario… “que la noticia más interesante y a difundir por todo el mundo, sería la de que una persona ha mordido a un perro”.
La realidad es que padecemos una gran enfermedad, cual es, el que se nos presenta a todas horas, un infernal estado de una humanidad que solo produce basuras y las que por lo que sea y a quien o quienes sean, les interesa difundir cuanto más mejor… ¿por qué? Eso es para mí un misterio.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes


Martes, 11 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Enero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031