No más mentiras

Bochorno, insensibles, estancamientos, ruina

19.12.17 | 09:07. Archivado en Sobre el autor

Bochorno, insensibles, estancamientos

En el bochornoso estado en que se encuentra España en la actualidad, es imposible saber en el próximo estado como puede llegar a encontrarse. Hoy todos mienten y apenas quedan sin estar pringados, en la cantidad de asuntos que llenan de bochorno esta ya incalificable “españistán”, donde si es que llega la hora de juzgar todo lo que hay “en los múltiples banquillos de los acusados” y en espera de que la interminable lista vaya aumentando hasta ni sabemos ya cuando y donde acabará esta plaga catastrófica que se ha adueñado de un país, que para mayor vergüenza presume de ser el tercero que como tales, se formó en la historia de este planeta y tras los orientales China y Japón; que son los más longevos en este atormentado planeta denominado “Tierra”. Ya no merece la pena escribir para denunciar nada, puesto que ya todo fue denunciado y todo o casi todo está ya en los tribunales, que por su lentitud, no sé si al final, serán otros jueces herederos de los hoy vivos, los que terminarán por sentenciar las causas que otros empezaron y que tal y como suele resultar en la legislación española, la mayoría termina en la metáfora del “parto de los montes” y donde tras la conmoción sufrida, al final, “los montes parieron un ratón”.
En la actualidad “están en candelero”, los encausados en la rebelión de Cataluña, donde los encausados, huidos, o encarcelados y todas su huestes; mienten más que hablan y lo hacen, públicamente y además soportados por el dinero público que siguen manejando, puesto que para mantener el gigantesco “tinglado” que hay montado se necesita muchísimo dinero y ni se sabe de dónde sale el efectivo que soporta ello.
Por otra parte y en el sur, en la capital autonómica hay sentados nada menos que veintidós altos cargos del gobierno autonómico de su época o momento; de cuando un presidente huye a Madrid y deja nombrado a dedo al que le sustituye, que hoy le acompaña en el banquillo; ministros autonómicos y otros altos cargos, encausados todos por lo que se estima en casi 850 millones de euros, que “volaron” de forma fraudulenta a destinos múltiples y de los que solo se han recuperado “algunas migajas” y ahora nadie sabe de nada, todos se consideran ignorantes e inocentes del “gran milagro estafador del dinero del contribuyente”; y el proceso no ha hecho nada más que empezar, tras siete larguísimos años de “papeleo”.
Por otra parte el partido en el gobierno, está también con un proceso judicial, por cuanto les acusan de haber borrado, los discos duros de los ordenadores, que contenían datos y cifras de dinero turbio y que también desapareció misteriosamente yendo a otros bolsillos cantidades también muy considerables.
Incluyamos en todo esto todo el lío de muchos millones, del que podemos decir fue el conglomerado que por sintetizar en pocas palabras, se le atribuye al “honorable” Pujol y familia, unidos al conglomerado de “socios” en múltiples negocios sucios de la época en que en realidad “fueron los dueños de Cataluña.
Unamos a ello el otro entramado del yerno del anterior rey y cuñado del actual y todos los que entraron en el “consorcio”, donde se desvalijaron cantidades importantes igualmente de dinero público.
Y así se podría continuar con una lista “interminable” de grandes y menos grandes latrocinios, pendientes de solución y que esta sea justa.
Todo ello crea una sensación de pudrición y negrura máxima no solo para el presente, sino lo que es mucho peor, para un incierto futuro que se presenta lleno a rebosar de miserias de todo tipo.
Y como ese es el mal de la política y ahora está mucho más agravado; reproduzco lo que afirmaron unos guías centro europeos, cuando yo viajé por allí hace ya veinticinco años; pues las noticias de muchos otros lugares han seguido proliferando de lo que hoy es la política… “ladrones en general y sálvese el que pueda”.
Como me lo dijeron lo repito: “Nuestra guía (Edy) continúa explicándonos cosas, mientras el autobús sigue rodando por Budapest y dice que: "los húngaros estaban ya hartos de comunismo y que en Hungría "los cambios ya empezaron al principio de los años ochenta", pero que en "su transición política", los que la hicieron, no pudieron reorganizar bien al país, debido a la enorme deuda pública acumulada en la época comunista y por tanto, al tener necesariamente que tomar medidas drásticas y que afectaron grandemente a la población... "el pan y la leche que es lo que importa al pueblo" (fueron sus palabras) subieron mucho de precio y por ello, al llegar las siguientes elecciones generales, han vuelto a votar a los comunistas (hoy disfrazados con "otro nombre") los que como es lógico y era de esperar... "no han podido bajar el precio del pan y la leche", por lo que ahora los húngaros no saben ya a quién votar, puesto que (continua diciendo) los políticos producen escándalos, robos y demás líos y malversaciones con toda impunidad, sin que a ninguno procesen o metan en la cárcel y por ello el gobierno actual sigue practicando el robo como "su principal cometido"; los húngaros estamos hartos de pagar impuestos, ya que sólo nos queda, "el pagar impuestos por el humo que sale de nuestras chimeneas"...? Deja de hablar y en el aire queda la interrogante para quienes la hemos escuchado con gran atención”.
Yo sonrío y me acuerdo de lo que está ocurriendo ahora en España y pareciera que la guía me habla de cosas de mi propio país; la España del “cambio”. (De mi viaje a Hungría 1997)

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes


Martes, 23 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031