No más mentiras

La decadencia sigue la humanidad retrocede

01.12.17 | 09:30. Archivado en Sobre el autor

La decadencia sigue la humanidad retrocede

Recientemente publiqué tres artículos que en realidad es uno solo pero por lo extenso lo dividí en tres partes y relativo a “Las grandes ciudades de este pobre planeta y sus infiernos”. El tema lo vengo arrastrando desde hace más de cuarenta años y antes aún, cuando vi la realidad de una humanidad que se iba convirtiendo en “mortíferos termiteros humanos”, dominados siempre por unos tipos de delincuencia mucho mejor organizada que los gobiernos, los que corrompidos en demasía, en realidad pasaban al servicio de “los fuera de la ley”, que al final son las fuerzas que dominan toda la política, imponiendo al resto, las “leyes del embudo” que solo benefician a los indeseables; todo lo cual ha llevado a los desastres actuales y a los que no prestan ninguna atención los que debieran ser los responsables de unos buenos gobiernos de los que cada vez estamos más lejanos y además, sin visos de que el cambio que necesita imprescindiblemente la humanidad, llegue en el futuro; por tanto lo que nos espera es cada vez unas situaciones peores y que ni imaginar quiero.
El ser humano lo entendemos como “un ser social” y por tanto para su pleno desarrollo necesitamos vivir en sociedad; sencillamente nos necesitamos los unos a los otros; pero en una armonía que nunca se ha llegado a realizar; y ahora en el tan pomposo “tercer milenio de la era de Cristo”, mucho menos, puesto que todo se deshace a ojos vista y nadie lo quiere ver y menos afrontar. Menos aún la política o los políticos, convertida simplemente en enormes bandas de bandidos y ladrones, que entran en ella, como… “zorra en gallinero indefenso”; es por lo que el mundo decae cada vez a mayor velocidad y sin remisión de frenos verdaderamente eficaces.

Como experiencias vividas por mí mismo y en la tierra donde nací y vivo y aquí espero ser incinerado y que mis cenizas vuelvan a la tierra junto a árboles que mandé plantar o que planté yo mismo, les cuento algo para que comprendan mejor mis escritos y mis propios sentires.
Mi ciudad y provincia (Jaén) la dataron los propios romanos en la historia de su imperio y tras la destrucción de otras civilizaciones que aquí hubo, tres siglos antes de Cristo. Se trata de una provincia demasiado rica en riquezas naturales, como hoy lo demuestra “su mar de olivos” y los yacimientos arqueológicos de muchas ciudades que fueron importantes y que luego desaparecieron; su importancia igualmente desapareció, tras el califato musulmán, donde terminó como reino independiente (uno de los cuatro en que se dividió Andalucía) y tras ello, aquí quedó “solo la plebe”, puesto que los conquistadores cristianos, se apoderaron de todo lo demás y todo el territorio quedó, como un inmenso “cortijo”, cuyos dueños generalmente permanecieron junto a los reyes, o los centros de gobierno peninsular, estuviesen donde fuere; así terminó “la región más rica de todos los reinos de España” y así sigue, salvo “islas” que tras muchos siglos han ido “apareciendo”; pero Jaén, sigue en el hipotético fondo que he querido explicar en pocas palabras y así sigue, demostrándolo las siguientes noticias.
“La provincia pierde 29.000 habitantes en cinco años – Sólo aumentaban sus censos en el último lustro diez de sus municipios, de los casi cien con que cuenta la provincia”. (Diario VivaJaén del 30-11-2017).
No se necesita más información para reconocer que esta sigue siendo una provincia muerta, y cuyos habitantes no han sabido revalorizar y menos reactualizar, sus bienes naturales a tenor con los tiempos; por lo tanto son sus habitantes los primeros culpables de todo.
Bien es cierto que aquí no hubo ni hay políticos dignos de denominarse así, han sido siempre, “meros lacayos” del que manda en Madrid y ahora también en Sevilla; y aunque de esto ya he hablado y escrito mucho, haré otro recordatorio en próximo artículo, hoy ya estoy muy cansado, de “sufrir los hervores de mi masa gris”; pero recuerdo que hoy mismo, el ministro de Hacienda y “su mano derecha”, son nativos de aquí pero como todos los demás, sus actuaciones lacayunas, no merecen ni el recordarlos con nombres y apellidos; son unos más, de los nefastos de siempre, y que son los culpables principales de la ruina que domina siempre a estas pobres y ricas tierras, nativos incluidos, que como siempre tienen que seguir huyendo de su tierra madre, convertida por todo ello, en denigrante “granja de hombres y mujeres para la emigración”.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes


Sábado, 16 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031