No más mentiras

Ignorancia y sabiduría

05.09.17 | 10:09. Archivado en Sobre el autor

Ignorancia y sabiduría

La ignorancia del sabio ya la dejó grabada para todos los tiempos, con la lapidaria frase del considerado como “el más sabio de su tiempo” (Sócrates) el que dijo cuándo le dijeron que era él… “Yo solo sé que no sé nada”.
La sabiduría del “ignorante” es también digna de meditarse, puesto que todo el que sabe, “algo útil para la sociedad en que vive es sabio en ese campo” y puede ocurrir lo que ocurriera a aquel “cura sabiondo que habiendo confesado a un pastor” y
luego preguntándole “cuántos dioses había”; recibió la respuesta que aquel no la sabía; y a lo que el cura lleno de furia le gritó llenándole de grandes improperios y terminado aquel aluvión de insultos, el pastor muy sereno le increpó diciéndole. “Señor cura… ¿Cuántos dientes tiene un choto? Y a lo que el furibundo cura le espetó de forma despectiva… ¡Y yo que sé pobre diablo!
El pastor mirándole de forma peculiar le respondió llanamente… “Pues ya sabe usted que usted sabrá de dioses y yo sé de ovejas, borregos y chotos”. Terminose así aquel encuentro “intelectual” y el cura quedó en su iglesia y el pastor volvió con su rebaño; quedando claro con ello para “el más listo o tonto de los mortales, que en esos campos las distancias son inmensas y nadie puede presumir de nada en cuanto al grado de sabiduría o ignorancia y por causas obvias que no creo que nadie pueda explicar poniendo distancias o límites”.
De forma similar valoro “los oficios útiles” para la sociedad en que vivimos, puesto que si útil es el cirujano tratando de salvar vidas o curar enfermos en su mesa de operaciones, igualmente es útil, el campesino u hortelano, trabajando en sus campos o huertos y sacando los alimentos con que nos alimentaremos todos los demás.
En cuanto a los parásitos, como tales, lo mejor es eliminarlos como sea y cuanto antes, puesto que son solo eso… “parásitos”; y aquí entran multitudes de seres que no aportan más que problemas; que cada cual los clasifique como sepa o pueda y trate de colaborar para su extinción.
Reflexiono hoy así, puesto que acabo de leer lo que sigue… “La sabiduría es una cualidad que aparece a partir de los 75 años. Con esa edad comienza la etapa más fructífera de la vida. Todo lo anterior no es más que una preparación o aprendizaje para llegar a ese momento” (Profesor de Yoga, Paco Calatrava, en XLSEMANAL 09-07-2017)
De cualquier forma o manera, me quedo con el viejo dicho de que… “Se nace aprendiendo y se muere aprendiendo”… Entiendo que la sabiduría no tiene ni tiempo ni edad y por si les interesa un magnífico libro, compren el siguiente, es de lectura inagotable: “LOS ESTOICOS” (Séneca, Epicteto y Marco Aurelio) tiene tal cantidad de máximas, que ya digo es inagotable, aunque estos sabios creo recordar que ninguno llegó a cumplir los 75 años.
Por mi parte les puedo asegurar, que lo tengo cerca de mi almohada, desde hace ya muchos años. Lo pueden comprar aquí http://www.editorial-na.com o en una buena librería, que si lo es, no puede faltarle un par de ejemplares por lo menos: buen provecho.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes


Viernes, 22 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Septiembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930