No más mentiras

Suicidios en la policía, guardia civil y "otros"

16.05.17 | 09:20. Archivado en Sobre el autor

Suicidios en la policía, guardia civil y “otros”

Parece ser que “la enfermedad más letal en la actualidad es el suicidio”; ni el tráfico automovilista o de carreteras, ni el consumo de alcohol, ni el de las drogas “blandas” y otras drogas duras, ni el tabaco, ni ninguna enfermedad, ni incluso la mortandad de las guerras actuales, donde los que más mueren no son militares; ocasionan tanta mortandad; lo que demuestra el tipo de sociedades que se han desarrollado en este pobre planeta, el que por el contrario nos aseguran quienes lo gobiernan, que estamos en “un estado avanzadísimo”, lo que no concuerda con lo que arriba digo, puesto que el suicidio es a mi entender una acumulación de estados de hastío, desesperación y en definitiva, “miedo a la vida por vivir”; en definitiva, cobardía; y el desgraciado que lo siente, termina por acortarla por la vía rápida de terminar cuanto antes con ella.
Ya he escrito bastantes artículos sobre este tema; hoy me empuja a ello la siguiente noticia, de la que les dejo dirección, por si quieren leerla en su totalidad: http://www.republica.es (13 mayo 2017); en este diario, publican los suicidios que en pocos años han tenido lugar en la Guardia Civil y en la Policía Nacional. (Desde el año 2000 La Policía contabiliza 140 muertes de agYentes por suicidio y la Guardia Civil 186).
Después he entrado en la red y he puesto en el buscador, lo siguiente: “suicidios en el ejército norteamericano, o USA” y los datos que aparecen son tremendos; lo que me dice, que mientras más poderoso sea el ejército, más aumento y mucho más desproporcionado es el suicidio.
¿Qué les impulsará a ello? Posiblemente el que “al tener unos y otros uniformados, la pistola siempre a mano, ese “rapto de posible locura o enajenación mental que debe sufrir el predispuesto al suicidio”, agarra la pistola y en un instante, se la ha arrimado a la sien u otra parte del cráneo, ha apretado el gatillo y… “te llamabas”.
Y no es que “los mandos” tengan descuidada o no vigilada esta plaga; es que resulta incontrolable, por cuanto las reacciones individuales no son controladas por nada y los hechos como en los asesinatos “entre parejas” en general deben ser reacciones, de un momento de “fuera de control” y que provoca los asesinatos entre hombres y mujeres, donde y generalmente es el hombre el asesino, que igualmente se suicida, tras el hecho consumado; por tanto y pese “a lo que cacarean los políticos, las gentes soliviantadas o excitadas por las campañas que se montan y promesas políticas”; esa es otra plaga que va en aumento y pese a cuanto se pueda decir, es otro hecho que no se ven visos de eliminar o de que bajen los ya horribles crímenes que se cometen, puesto que incluyen a los hijos de las víctimas y como víctimas a su vez, sacrificadas a unos inexistentes dioses de unas creencias, que se practicaron en la antigüedad, donde el ejemplo máximo, está en La Biblia, con el figurado sacrificio del hijo de Abrahán, el que si no llegó a ejecución, no fue por cuanto el padre de Isaac no estuviese “convencido de que su deber ante su dios, era degollarle al hijo y al final, lo pagó un cordero, lo que no deja de ser otra barbaridad”.
La deducción que se me ocurre, es que “no son los cuerpos los que están enfermos, sino las almas”; puesto que es mentira aquello que nos enseñaron de que “tenemos un cuerpo y este contiene un alma”; la realidad más lógica es al contrario, “tenemos un alma y es esta la que contiene y controla al cuerpo”; por tanto necesario ya en extremo, es que, necesitamos Maestros e infinidad de escuelas, que nos enseñen a cuidar y educar a las almas, para que estas tengan ilusión (“lógica y no fantástica”) para saber y encajar la vida “como venga”; quizá emulando la paciencia de Job; puesto que otra forma de vivir en este perro mundo, no es posible y es claro, que ni mucho menos todos estamos dispuestos a seguir lo que dicen que hizo… “aquel santo varón”; pero al menos debemos intentarlo para lo que necesitamos, “muchos cuencos de filosofía y muchos otros de los sabios estoicos”; por mi parte, sugiero las lecturas de tres de ellos: Epicteto, Marco Aurelio y Séneca; se aprende mucho con ellos.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes


Lunes, 20 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Mayo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031