No más mentiras

Viaje al centro de Europa (Chequia, Eslovaquia, Hungría y Austria

21.08.17 | 10:54. Archivado en Sobre el autor

Viaje al centro de Europa
(Chequia, Eslovaquia, Hungría y Austria: 1997)

Julio y como propietario de la agencia, contrató aquel viaje que sería realizado en un numeroso grupo; y con su imaginación pensó... vamos a emprender un viaje y el que nos va a llevar a visitar cuatro capitales centroeuropeas, e incluso realizar un pequeño crucero por ese gran río europeo cuál es el Danubio y por el que navegaremos desde Budapest hasta Viena. Y al decir Budapest, tengo que rectificar y "aumentar una ciudad más", puesto que Buda y Pest son (o fueron) dos ciudades que luego se conformaron en una sola pero que pese a ello y al tiempo transcurrido, conservan perfectamente definidas sus diferentes entidades, puesto que la división natural del río Danubio impedirá "mientras el río sea río", el que se unan o absorban una a la otra; en su momento daré las impresiones que me produzcan cuando las vea. Ana mi esposa y como de costumbre viene conmigo.
Concretando: el recorrido que haremos, será el siguiente:
Jaén-Madrid, en autocar; Madrid-Praga en vuelo directo; Praga-Bratislava-Budapest, en autocar; Budapest-Viena en barco y en un crucero que se nos anuncia "idílico" y el que pasaremos la mayor parte del día 22 de Julio.- Permaneceremos en Viena hasta el día 24 en que viajaremos desde ésta ciudad hasta Praga, donde pasaremos gran parte de éste día y al siguiente tomaremos el avión de "líneas regulares" en el que regresaremos a Madrid y "horas después" ya estaremos de nuevo en casa.- Significo lo de "líneas aéreas regulares", por cuanto parece ilógico el que una vez estando en Viena, no regresemos a través de éste aeropuerto, pero como el viaje -que es en grupo turístico- ha sido concertado en las mentadas líneas y comprende "el ida y vuelta", ello debe compensar con creces al agente de viajes el tener que alquilar un autocar desde la Capital de Austria hasta la capital de la hoy denominada "República Checa" ; con lo que tendremos que realizar "algunos cientos de molestos kilómetros" (alrededor de trescientos) lo que de paso nos servirá para conocer nuevas tierras por las que cruzaremos y lo que siempre es un aliciente, "puesto que desde el avión poco se puede ver".
La meteorología está revuelta y en algunos lugares a donde iremos, concretamente Austria y República Checa, han habido fuertes lluvias que han ocasionado desbordamiento de ríos e inundaciones, todo ello muy recientemente; y para la semana próxima, los servicios meteorológicos anuncian el avance desde el Atlántico, de una gran bolsa de aire frío que va a alterar de nuevo el clima europeo a su paso por el continente, así pues ya veremos lo que nos encontramos a lo largo de nuestro viaje, puesto que el mismo ya está contratado, pagado y además... "no vamos a renunciar al mismo por miedo a los elementos".
Por otra parte componemos el viaje un inusual grupo, puesto que subimos a un autocar de dos pisos y en el que al final iremos 64 personas, grupo excesivamente numeroso y "heterogéneo" que luego ocasionará no pocos contratiempos (generalmente hay que eludir los grupos que rebasen las 30/40 personas) puesto que los "grandes" (o numerosos) grupos, son muy difíciles de controlar y producen inconvenientes múltiples, en los que destacan los numerosos retrasos que se van acumulando, máxime si como en éste caso va una importante cantidad de viejos y ancianos; "en fin ya estamos en la aventura" y la que se inicia en éste preciso momento. Viajamos hacia el Norte y por tanto en dirección Madrid circulando por muy buena autovía.
Hace un día fresco impropio de esta estación y que aquí en Andalucía suele ser calurosa en estas fechas; el día igualmente se muestra bastante nublado y el Sol, "va sorteando las nubes y nos aparece entre ellas cuando buenamente puede"; así realizamos nuestra primera etapa que culminará en el aeropuerto de Madrid-Barajas.
Nuestro guía es lo que podríamos denominar como... "un guía muy peculiar y completo", puesto que se trata de un sacerdote, mejor dicho un sacerdote canónigo en ejercicio en la catedral de Jaén y el que empezara hace ya "más de veinte años" (nos dice) como guía espiritual y turístico, guiando grupos a lugares religiosos de España y el extranjero y que hoy tiene agencia propia puesto que el ariete de la misma es el referido canónigo cuyo nombre es, D. Fernando Gallardo Carpio"... en fin, "lo de tener una canonjía", ya lo afirma el dicho popular desde luengo tiempo atrás y por lo visto ese oficio debe ser "muy llevadero y bastante cómodo y libre de obligaciones diarias" , puesto que si nó, es inexplicable la gran actividad de éste sacerdote en los negocios turísticos.
Transcurre el viaje de forma normal y por lugares ya descritos por mí en otros relatos; en el trayecto nos vamos familiarizando los circunstanciales "compañeros de viaje" y curiosamente en el grupo, encuentro a varios amigos y conocidos de la infancia, lo que nos permite rememorar aquellos ya lejanos tiempos de vivencias en nuestro barrio, en aquella minúscula capital provinciana que apenas rebasaría (entonces) los cuarenta mil habitantes y lo que nos hace sentir ciertas nostalgias que nos "acortan" los kilómetros (y horas) que vamos recorriendo esta mañana.
A las 13,15 h. aún nos encontramos en la provincia de Toledo (llevamos 4 horas de autocar, y aún estamos entre Ocaña y La Guardia); se decide una parada para comer el que así lo desee y que éste lo haga como mejor le plazca puesto que la comida no entra en el precio pagado por el viaje y cada cual ha de pagarla por su cuenta; nos detenemos en un lugar de la autovía cuya denominación es "El Madero"; se trata de un restaurante de tipo medio y de los que tanto abundan en las carreteras españolas; en él, algunos comeremos muy bien ya que lo hacemos sentados (la mayoría del grupo toma algo en la barra)... yo pido (y mi esposa y los demás me siguen) "el buen cordero de La Mancha, asado a la parrilla o "a las ascuas", el que resulta delicioso (antes hemos tomados alguna sopa o gazpacho) y el que junto a un postre típico "de la casa", va a resultar la sin lugar a dudas... "mejor comida realizada en todo el viaje"; y es que como suelo decir y reiterar; comer, comer, comer con la gran variedad de sabores que nos presentan en España (toda) dudo mucho que exista otro país en todo el mundo, donde igualmente la variedad de vinos, son innumerables y todos buenos, "amén de la cerveza" que dicho sea de paso, también hemos tomado con la comida... "lástima que con las prisas no pueda degustar un cigarro puro, con la tranquilidad en que se debe de fumar este tipo de tabaco".
Tras una hora de "apretado descanso y comida" (en principio sólo nos concedieron 45 minutos) continuamos viaje y alrededor de las 15 h. estamos llegando a Madrid; pronto llegaremos al aeropuerto y donde tras los ajetreos propios de la descarga y recogida de los equipajes, recibimos de nuestro guía los oportunos pasajes y con ellos en la mano, nos encaminamos a los mostradores de la compañía nacional española ("Iberia") que es la que nos va a realizar la aceptación de equipajes y demás trámites para el posterior "embarque"; todo ello va a resultar laborioso y entretenido por demás, puesto que en el mostrador en que nos encontramos se averían "los aparatos", no hay personal para reparar lo que es simplemente un atranque mecánico, por tanto hemos de pasar a otros mostradores y bajo una cierta y destacable apatía de las dos empleadas que allí hay (existen otros muchos mostradores vacíos) y las que se prestan de forma muy fría y rutinaria a cumplir con sus obligaciones; por todo ello y tras una interminable hora de espera, logramos estar libres de equipajes y llegar a la zona internacional del aeropuerto y por fin a las 17,30 h. (con 25 minutos de retraso, del que no se nos da explicación alguna)... el avión de "la CZECH AIRLINES" (líneas aéreas checas) emprende el vuelo rumbo a Praga, donde y tras un vuelo sin incidencia alguna llegaremos a las veinte horas (tienen igual horario que nosotros en los cuatro países que vamos a visitar). Hemos "volado muy apretados" en un reactor totalmente lleno o cubierto con pasajeros de billete especial o económico.
Realizados los trámites de "paso de frontera internacional" y recogida de equipajes, lo que nos lleva otra larga hora de tiempo; a las nueve (y de nuevo)... "nos encontramos subidos" en otro autocar de dos pisos similar al que hemos dejando en España y en el que nos espera una guía "checa" la que en un aceptable español nos empieza a hablar.
En primer lugar y tras saludarnos y darnos la bienvenida, nos dice cuanto sigue... "Debo advertirles que si bien la República Checa es un país pacífico y sin delincuencia violenta, pero abundan los ladrones y que son en especial los gitanos, "nuestros gitanos checos" que llevan siglos aquí y otros muchos gitanos (se reitera) que al disolverse la "URSS", nos están llegando constantemente y procedentes (principalmente) de Rumanía; entre todos y en general, abundan los que son hábiles ladrones-carteristas y aprovechan cualquier descuido para desvalijar al incauto que se deja; las gitanas (en especial las rumanas) suelen actuar en grupos incluso auxiliadas por niños, atosigando a las que consideran víctimas, con insistentes peticiones de dinero en forma de limosna, pero lo que en realidad van buscando es el descuido para robar el bolso, la cartera, algún objeto de valor o incluso el pasaporte; aparte de los gitanos (que son numerosísimos) suelen actuar otros (extranjeros principalmente) pero éstos son del tipo que ustedes definen como... "de guante blanco" y éstos son más sutiles y selectivos, si bien y por ello mismo, peligrosos igualmente para sus carteras, bolsos y determinados objetos de valor".
Dicho todo cuanto antecede y mientras el autocar sigue rodando, la citada guía nos va hablando de Praga y nos va dando un boceto de la ciudad y su historia, con lo que se nos va acortando el trayecto hasta que llegamos al hotel treinta minutos después de haber tomado el autocar. En el recorrido hemos podido apreciar bastantes zonas residenciales y ajardinadas en las que abundan los edificios señoriales y de cierta belleza; muchos de ellos son propiedad de "la nueva clase rica" o están ocupados por embajadas o legaciones extranjeras, según nos indica nuestra cicerone; no obstante Praga (está anocheciendo) "se me presenta" bastante triste, quizá sea ello por éstas brumas que hay y que acentúa un muy escaso alumbrado público, sorprendente en una capital de un estado soberano y de tan larga historia y cultura.
Hemos llegado al "Hotel Quality", se trata de "un tres estrellas", moderno, funcional y bastante confortable, o sea un hotel de los que debe haber "miles" en el mundo y que sin personalidad alguna... "almacenan viajeros o turistas sin otro fin que el de producir más al menor costo posible, para así rentabilizarlos al máximo"... las atenciones y el servicio son "meros nombres sin significado alguno", baste decir que en los aseos de la habitación (que no baños) sólo existe inodoro, lavabo y "una estrecha jaula de placas de plástico traslúcido, donde te tienes que duchar de forma incómoda por demás", pero que está estudiada así para evitar al máximo que el agua se derrame fuera del tal y moderno "artilugio"... eso sí, todas las habitaciones cuentan con televisión con múltiples canales, incluso existen los de "pago" y que puedes conectar "si quieres disfrutar de ciertas películas excitantes"...?
La recogida de llaves es "todo un espectáculo digno de verse como mero espectador", puesto que hay que imaginarse que, aparte de los sesenta y cuatro turistas de nuestro grupo, allí en un no muy amplio mostrador de conserjería, se encuentra otro grupo de no muy silenciosos italianos ("en lo ruidosos: los españoles nos aproximamos mucho a ellos y en general"); pero como no es el caso de permanecer pasivo hasta que finalice todo "éste guirigay" y como tengo ya la suficiente experiencia por mis muchos viajes, procuro situarme de forma lo más ventajosa posible y más pronto de lo que incluso yo he previsto, tengo la llave en la mano y soy de los primeros en coger uno de los dos ascensores con que cuenta este establecimiento que es bastante grande (diez plantas); por tanto llegamos pronto a nuestra habitación y puedo quitarme de encima... "todo el sudor y gran parte del cansancio que he acumulado a lo largo de todo este ajetreado día" y en lo que mi esposa me sigue de inmediato... luego nos enteraremos que debido a "la aglomeración y ciertos achuchones", uno de los ascensores queda averiado, lo que ocasiona los retrasos fáciles de imaginar.
Bajaremos (el grupo estamos en la séptima planta) de nuevo a ésta "cuartelera" recepción, lo que nos ocupará tiempo por cuanto he relatado de incidentes; bajaremos a los sótanos (por tanto ya son "once plantas") que es donde se encuentran los comedores, cenaremos bastante cómodos una aceptable y bien servida cena (menos mal) y después y tras un corto reposo, nos iremos a dormir... "caeremos en la cama enormemente cansados y como suele ocurrir en el primer día de llegada a un lugar extraño y que además se encuentra en el extranjero... un poco desorientados y bastante desilusionados de éste primer día de un moderno turismo, al fin el sueño nos rinde y quedaremos dormidos “como troncos”.

(1997)
Publicado el 21 de Agosto del 2017

Antonio García Fuentes
(Escritor)
www.jaen-ciudad.es


De Florencia a Niza camino de casa

19.08.17 | 09:51. Archivado en Sobre el autor

De Florencia hasta Niza

Nos ha "amanecido julio" (hoy es día primero del mes) radiante y anunciando que la calor seguirá cihoy (en estos días se produce una "ola de calor" en este país y la que incluso va a producir varios muertos, según informará la prensa, radio y televisión)... hemos desayunado a las ocho y a las nueve estamos llegando de nuevo a Florencia, trasladándonos de inmediato al denominado "Mirador de Miguel Angel" y cuyo nombre oficial es el de Plaza de Michelangelo, a la que se llega por la "viale dei colli" (avenida de las colinas) y la que situada en la máxima altura de estas, permite una preciosa vista panorámica de la ciudad, del río que la parte en dos, de algunos de sus principales monumentos que destacan por su altura o situación y de la lejanía que muestra la campiña, lomas y montañas, todo lo cual es imprescindible apreciar en "una mínima visita a esta grandiosa ciudad" y la que nosotros vamos a disfrutar plenamente a esta temprana hora de un luminoso día y cuya calor aún no se deja sentir, por lo que el disfrute será mucho mayor ya que el horizonte a esta hora es mucho más limpio y permite ver mucho mejor y tomar fotografías mucho más nítidas.
Esta plaza o mirador y como su nombre indica, está dedicada a aquel gran escultor, pintor y arquitecto que fuera "Buonarroti" y está presidida por una gran estatua que reproduce al famoso "David de Miguel Angel" y a cuyo pie igualmente están situadas reproducciones de las estatuas que adornan "los sepulcros mediceos", componiendo todo ello un armonioso conjunto de cinco reproducciones en bronce y de tamaño bastante grande, que realza aún más el amplio pedestal y escalinata de piedra blanca que lo sostienen y que reflejan a los originales en mármol que se encuentran en la ciudad y con lo que se recuerda y honra (una vez más) a este genio del Renacimiento Italiano, el que tanto trabajó por y para la gloria de Florencia y de aquellos grandes señores y mecenas que la gobernaron en tan crucial momento de la cultura humana y los que lograron fama imperecedera precisamente por ello mismo... "fomentar el arte y artistas verdaderos de su época".
Aquí hemos estado unos treinta minutos, tiempo suficiente para verlo y disfrutarlo y tomar las consabidas fotografías o tomas de vídeo; seguidamente volvemos al autocar y a las 10,15 ya nos encontramos en el conocido "Mercado de la Paja"... visita prevista en el itinerario y al que las señoras estaban deseando llegar, puesto que en mayoría lo que desean es "comprar algo no visto y original para llevar a casa para admiración de propios y extraños", por lo que van dedicar el resto de la mañana a estos menesteres y lo que les va a privar de ver (por ejemplo) las galerías de Los Uffizi, La Academia (lugar donde se encuentra el auténtico David de Miguel Angel junto con otras obras del insigne escultor) las capillas o sepulcros de los Médicis, la iglesia de la Santa Cruz y algún otro monumento o emporio de arte, todo lo cual se ha podido ver esta mañana, pero... "la cultura y el saber que esperen...?" (Es una muestra “palpable” de la idiotez de las masas).
Lamentando todo ello, si bien cuanto antes refiero sobre las visitas a lugares que cito, yo lo tengo visto (aunque me gustaría volver) en otro anterior viaje (1.980) me dirijo de bastante mala gana (hace ya mucho calor y además el ir de compras me cansa e irrita) y junto a mi esposa, al ya referido mercado, pues qué duda cabe que ella también quiere "comprar" y yo tengo que ir con ella para ayudarle "en los cambios de moneda".
Al final y cansado de andar (las mujeres no se cansan de ver, mirar, dudar y al final (muchas veces) no compran) "yo también" he comprado un cinturón que me hacía "cierta falta" (he tardado cinco minutos) y mi esposa un bolso para nuestra hija menor, ambos artículos fabricados en piel, puesto que sabido es que en Florencia se trabaja muy bien la piel.
Va pasando el tiempo y el calor se acentúa y aumenta enormemente en este abigarrado mercadillo, compuesto de multitud de "tenderetes" llenos a rebosar de multitud de artículos, que mi esposa va viendo con esa "paciencia femenina digna de ser resaltada en estos casos" y sin comprar nada más, simplemente porque, "el ver debe ser un placer en estos casos"... cosa que yo al menos no comprendo en absoluto.
Al fin mi esposa "cede" y salimos de este infernal mercado hoy convertido en "sauna escandinava" y nos dirigimos a la muy cercana Plaza del Mercado Central, donde he observado una modesta terraza de un pequeño bar, la que está cubierta con simples "parasoles de playa" y en la que nos sentamos creyendo que aquí estaremos un poco más frescos y ello no es así, puesto que pese a "estas débiles defensas" el Sol cae como plomo derretido (recuerdo lo que he dicho sobre la ola de calor) pero no tenemos otra opción cercana y por otra parte "aquí es el lugar previsto para la reunión del grupo dentro de unos 45 minutos".
Pedimos un par de cervezas y mi esposa tomada la suya se levanta y se va, dice que prefiere "seguir viendo escaparates", yo prefiero quedarme en este "medio infierno" y seguir tomando la cerveza y aprovechando este tiempo para tomar notas y apuntes "en caliente" (nunca mejor dicho) pues llevo más de una hora sin dejar de sudar. Afortunadamente me abstraigo en mi escritura y ello me permite aislarme del entorno y por ello va pasando el tiempo de forma mucho más llevadera para mí; incluso llegado un momento y terminado este imprevisto "trabajo", me levanto y recorro esta plaza e incluso entro en el denominado Mercado Central y observo el movimiento del mismo. A la salida compro una bolsa de unas grandes aceitunas "adobadas" que ofrecen muy buena presencia y que venden a granel en uno de los puestos, dedicado a estas y otros "encurtidos" y las que ofreceré a mi esposa y amigos como un "aperitivo de la tierra" para tomar con el vino en la comida del medio día, la que ya celebraremos en breve puesto que son casi la una de la tarde y a esa hora precisamente nos deben servir la mentada comida.
Efectivamente todo se desarrolla tal cual está previsto y alrededor de la hora fijada estamos entrando en el restaurante, que resulta ser el mismo de anoche y donde comemos, haciéndolo esta vez en uno de los "sótanos" en el que afortunadamente estaremos confortables y frescos, puesto que aquí hay instalada refrigeración. A la salida y al paso podremos tomar café en un pequeño establecimiento y helado en otro similar, mientras aguardamos al autocar el que nos recoge en igual lugar que anoche, con lo que nos evita una larga caminata bajo este calor ya descrito.- De inmediato emprendemos viaje hacia nuestro destino de esta tarde que será "la perla del Adriático", o sea la ciudad de Venecia. Trayecto ya descrito anteriormente en los dedicados a esta ciudad. Ya ultimada esta etapa y al siguiente día.
Seguimos el viaje pasando por las cercanías de Mestre, Padova(Padua) Verona y nos desviaremos hacia el lugar donde tenemos prevista la comida del medio día y "una nueva visita turística".
Llegamos a nuestro destino a las 13,30 h. y con el tiempo justo de comer y proseguir viaje, por lo que tampoco veremos nada de este hermoso lugar y el que apenas podemos "entrever" al paso del autocar.- Se trata (nada menos) que del denominado "Lago di Garda", lago alpino de 370 km2 de superficie y centro turístico del Norte de Italia situado entre las provincias de Verona y Brescia; efectuaremos una muy buena comida en los exteriores ajardinados de un bonito restaurante, cuyo nombre es "Al Fiore" y que está situado muy cerca de la orilla Sur de este lago, concretamente en "Peschiera" y por tanto cerca de la autopista que hemos dejado al venir aquí... mientras todo esto ocurre, reflexiono y pienso en el enorme tiempo perdido en el día de ayer y el que hemos perdido hoy, todo lo cual nos ha impedido ver este hermoso lugar, el que según "se nos dice", es algo fuera de serie... "nos contentaremos con el buen vino tomado en la comida y cuya denominación es Bianco di Custoza"... "dicen que con pan y vino se hace más corto el camino"... y con esta pobre filosofía tomo café y después enciendo un largo cigarro puro, el que como era de esperar, lo termino de fumar sobre el autocar y al final del mismo en el "salón de fumadores", donde sigo reflexionando y viendo el paisaje que "cruza veloz al paso del autocar".
A las 16,50 y tras largo, cálido y tedioso viaje, bajo este implacable calor que azota Italia... llegamos a Milano (Milán).
El autocar se adentra en la ciudad y nos deja en la Plaza del "Duomo"; se nos concede una hora de tiempo para descanso y una rápida visita turística en estos alrededores.- Empleamos el tiempo en visitar la catedral, las galerías Víctor Manuel II, la cercana plaza donde está el famoso teatro de La Escala y poco más salvo tomar un helado mientras andamos bajo las ya citadas galerías y... "De nuevo al autocar y viajando en dirección a Niza donde esperamos cenar y donde tenemos reservado hotel.
Esta última parte del viaje se va a caracterizar porque en la misma se va a acentuar el cansancio y la monotonía, pues no olvidemos que estaremos viajando todo el día, ya que desde que nos levantamos en las afueras de Padua, hasta que nos acostemos en Niza, son muchas horas y mucho "el camino a recorrer"... solo hay que "echar una mirada" y ver el enorme recorrido que efectuaremos atravesando Italia por su parte más ancha y terminando etapa en Francia y a lo que hay que sumar los ya referidos incidentes y uno más que nos pudo costar muy caro ya que la "monotonía" va a ser interrumpida por un hecho extraordinario y que pudo ser trágico para todos; ocurrió así.
Empezaba a caer la tarde, eran alrededor de las 20 h. y habíamos rebasado ya la ciudad de Génova y por tanto, gran parte de "esos varios cientos de túneles y viaductos", ya descritos por mi anteriormente en mi relato dedicado a mí "viaje a países alpinos"... El autocar circulaba a velocidad normal y al entrar en uno de estos túneles situado mucho antes de llegar a "Ventimiglia" (luego pude averiguar que el hecho ocurrió entre 137/138 km. de distancia a Niza)... nos encontramos dentro de este túnel a un pequeño automóvil y el que inexplicablemente se encuentra detenido en medio del asfalto de la vía que llevamos (el túnel tiene dos vías o carriles y es de forma curvada) y además no tiene las luces encendidas... reitero que el autocar va a velocidad normal o moderada (90/100 km. h.) a tenor de a como se puede circular por estas autopistas.
Yo -que siempre voy pendiente del exterior- reparo en el vehículo detenido y considero que el chófer lo ha visto igualmente, pero ("por lo que sea") hay un instante en el que instintivamente grito al conductor y lo hago desde mi asiento situado en la tercera fila del vehículo...¡¡ Paco frena... que le das!!... "por mucho que hizo nuestro chófer"... Paco no pudo dominar totalmente el autocar (no había espacio ni tiempo) y tras varios frenazos inteligentemente realizados, terminó dando al ya mentado coche... "un pequeño golpe en la trasera del mismo".
Pensemos que todo esto ocurre en este túnel que es curvado y que recibe vehículos por sus dos carriles de igual sentido; vehículos que circulan (todos) muy por encima de los 100 km. h. y lo que hubiese ocurrido si Paco frena bruscamente y atraviesa el autocar en el túnel o se precipita sobre el vehículo detenido, se produce incendio, colisiones múltiples, etc. etc... "mejor no pensarlo, pues el túnel pudo convertirse en un horno crematorio".
Afortunadamente no ha ocurrido nada, salvo unas pequeñas abolladuras en el automóvil, nuestro autocar queda indemne.- Esto no insta a que tengamos un gran susto, pero pese a ello la reacción es muy buena; Paco sale de inmediato a auxiliar a quien pueda ocupar el pequeño automóvil y de paso entrega una linterna a un compañero de viaje, al que indica que corra a la trasera y haga señales luminosas a "los que entran en el túnel" (reitero que circulan muchos vehículos en dirección a Francia, estamos ya próximos a la frontera)..."milagrosamente no ocurrió nada más y pasados unos momentos interminables salimos todos del túnel y aparcamos en el arcén al margen de la carretera".
El ya citado automóvil era conducido por una mujer bastante joven, la que junto con otra y un gran perro, ocupan el vehículo. Al detener fuera del túnel el automóvil, el perro que salta del coche al asfalto y milagrosamente no es aplastado por cualquiera de los vehículos que pasan... este hecho se repite varias veces, por el terror que al parecer tiene el animal, el que al ir en la trasera del coche, ha recibido y posiblemente visto como "el autocar se le echaba encima, "desencuadernando" esta parte del vehículo y echándole encima la puerta-ventana que cierra el porta-maletas"... se logra controlar al animal, por otros compañeros de estas mujeres que viajan en otro automóvil y que "no sabemos" como aparecen en este lugar, por cuanto al ser dirección única no pueden volver por el mismo camino... "quizá se han detenido unos cientos de metros delante y al no ver aparecer el segundo automóvil, se han decidido a volver a pie para ver... que ocurre". Paco baja a hablar con la mujer y en la conversación interviene un hombre también y luego vuelve al autocar y nos ponemos en marcha... y nos dice y aclara que.
"La mujer le ha dicho que no sabe explicarse el cómo y el por qué detuvo su automóvil en lugar tan peligroso, puesto que el coche no tenía ningún avería, e incluso después del golpe, fue puesto en marcha por ella misma y lo condujo normalmente hasta la salida del túnel, dejándolo aparcado en el margen o "arcén" que existen en la autopista, precisamente para casos de emergencias múltiples...?".
Todo esto nos deja sorprendidos y perplejos puesto que todo ello es inexplicable y no guarda lógica alguna.
El autocar sigue circulando y lo hace hasta el lugar que han convenido "ambas partes" para formalizar el parte y condiciones del accidente, a efectos de la consiguiente actuación de las compañías aseguradoras de ambos vehículos. El lugar fijado es la primera "gasolinera" que se encuentre en ruta, la que afortunadamente "aparece" muy pronto al borde de la carretera.
Aquí se realizan los partes "europeos" (afortunadamente están homologados para toda la U.E. y ello nos va a ahorrar mucho tiempo y molestias) del siniestro y los firman ambos conductores, declarándose totalmente culpable la conductora, la que igualmente pide disculpas a Paco, por "todo lo ocurrido".
Solucionado todo esto y en lo que hemos consumido unos treinta minutos, proseguimos viaje pensando y rememorando todo lo ocurrido en "unos instantes" y en lo que "pudo ocurrir y la carnicería que se pudo provocar por mor de no sabemos que"... puesto que una persona detenga su automóvil en un túnel y no ponga en marcha las luces de emergencia no es concebible y tampoco es "normal" lo que nos ha ocurrido a nosotros por culpa de esta mujer que detiene el suyo y... "no sabe explicarse el por qué de ello"; por ello, pienso... ¿Qué le debió ocurrir a aquella mujer en aquellos momentos?... ¿Pensó suicidarse... o qué ocurrió en todo su ser en esos instantes?... nunca lo sabremos; la realidad es que "tuvimos una gran suerte"... o que... "los hados buenos estuvieron con nosotros y fuimos protegidos por fuerzas superiores...?".
Todo cuanto ha ocurrido nos va a retrasar aún más nuestra llegada a la ciudad de Niza, a la que llegaremos sobre las once de la noche y teniendo forzosamente que dirigirnos al restaurante donde "nos dan la cena", por cuanto nuestra guía llamó por teléfono desde la gasolinera donde hicimos la forzosa parada que provocó el accidente, si no es posible que ni nos hubiesen atendido.

(1994)
Publicado el 19 de Agosto del 2017

Antonio García Fuentes
(Escritor)
www.jaen-ciudad.es


Visitando Asís y Florencia

18.08.17 | 09:42. Archivado en Sobre el autor

Visitando Asís y Florencia

Amanece un radiante y caluroso treinta de julio, a las ocho horas ya estamos sobre el autocar y rodando por las calles de Roma a la que le decimos..."adiós".- Nos dirigimos a nuestro primer destino turístico de hoy y que será "Assisi" (Asís, para nosotros los de habla española) ya en la autopista, la señora Isabel "coge el micrófono y nos reza un rosario"... diciéndonos de preámbulo, que ayer no lo hicimos y que... "hay que tener contenta a la Virgen"... sea... "lo rezamos".
Aproximadamente a las 10,30 h. estamos entrando en Asís, distante unos 192 km. de Roma. La ciudad está dividida en dos partes, la más antigua sobre un cerro o promontorio y la más moderna "abajo" en la campiña: pertenece a la provincia de Perugia (cuya capital está muy cercana y por cuyos alrededores pasaremos esta tarde) Asís en la actualidad cuenta con 24.000 habitantes y si bien está rodeada de excelentes campos, deduzco que sus principales ingresos proceden de "la actual Orden del Santo Francisco y de todo el tinglado religioso y turístico que hay montado aquí y que se nota por cualquier lado que se mire".
Iniciamos la visita por la parte baja y se nos conceden treinta minutos de tiempo, para que cada cual los emplee como mejor le venga en gana, puesto que "habrá gustos para todo" y unos querrán ver algún monumento cercano, otros ir a un bar o aseos públicos, o bien comprar alguna cosa en un muy surtido y cercano "mercadillo" el que al final visitaremos todos.
Visitaremos la también enormemente grande y monumental Iglesia de "Santa María de los Ángeles", la que se encuentra muy cercana a nosotros y lo primero que aprecio al entrar en la misma y por cuanto se encuentra instalada en la parte derecha de su pórtico es... una gran placa de bronce con relieves y de un tamaño que estimo en dos metros de alto por tres de largo, en la que se conmemora la reunión internacional que aquí mismo promoviera el actual Papa Juan Pablo II y a la que acudieron... "veintitrés jefes religiosos de todo el mundo", todos los cuales están reflejados en la referida placa fundida en bronce.- Este hermoso hecho tuvo lugar el veintisiete de octubre de mil novecientos ochenta y seis, día en que todos estos "responsables religiosos"... oraron conjunta y públicamente... por la paz del mundo; y de todo lo cual se hizo eco la prensa, radio y televisiones mundiales... pero tristemente de poco valió ese simbólico hecho, efectuado nada más y nada menos que en el lugar donde nació y está enterrado, aquel sencillo hombre, que renunciando a la riqueza de sus progenitores... vistió... "burdos ropajes y anduvo descalzo por el mundo... llamando hermanos...desde al Sol y la Luna, al agua, al lobo y otra cualquier criatura... y cómo no... también al ser humano...amén" (1).
Ya dentro de esta iglesia y donde predomina "cierto lujo que seguro no aprobaría el santo", observo en el centro de la misma una "pequeñísima y muy rústica iglesia o ermita" y la que luego se me dice fue... "la celda de Francisco de Asís y en la que murió este santo, siendo por ello mismo conservada tal cual fuera en su tiempo". Me acerco para ver el tal lugar y donde está oficiando una misa uno de los frailes de la orden, encontrándose este pequeño lugar lleno a rebosar de fieles creyentes. Debo señalar que el dicho minúsculo templo, hoy tiene "añadidos" de cierto lujo que no guardan relación alguna (no hablemos de todo cuanto hay en el exterior) con... "aquel descalzo fraile, que luego la Iglesia Católica hizo santo y lo incluyó en su amplísimo santoral...?".
De nuevo en el exterior subimos al autocar, el que nos dejará al pie de esta ciudad-fortaleza medieval y a la que tendremos que llegar andando y subiendo por las empinadas cuestas que dan acceso a la enorme sede o convento de "las órdenes franciscanas", la que por su gran tamaño destaca en el horizonte y desde muy lejos se la divisa perfectamente.- Cuando llegamos al lugar compruebo que en realidad son, dos basílicas superpuestas la una encima de la otra; mi esposa y yo visitamos la primera y en la que está situada la tumba del santo, la que se encuentra en una cripta subterránea, rodeada de otras cuatro tumbas en las que yacen los restos mortales de "otros tantos compañeros de Francisco de Asís" (que supongo es como el querría ser llamado, pues lo de santo...no lo entendería).
La tumba es de gran modestia y recogimiento y la misma se encuentra en un ambiente de gran penumbra u obscuridad, con lo que se crea un cierto halo de misterio que propicia la meditación, si bien el continuo fluir de turistas lo impide totalmente, al menos hoy en que hay muchedumbre de ellos.
He notado al entrar en esta basílica, que en su parte derecha hay un pequeño mostrador, donde permanece sentado un fraile, el que vende estampas y quizá otras cosas alegóricas al santo; luego al recorrer el interior y subir al nivel donde está la segunda basílica, desemboco en una amplia terraza desde la que se ve un pequeño claustro..."en la terraza hay otra tienda donde se venden objeto alegóricos o religiosos relativos a San Francisco", aunque y como ya dije... "en general todo este pueblo o ciudad (es sede episcopal) está plagado de tiendas donde se venden recuerdos ("souvenirs") de una múltiple variedad y factura, lo que como ya he referido anteriormente, confirma que... "el santo es un enorme negocio para Assisi y los frailes que le sucedieron aquí en su ciudad natal".
Bajo de nuevo al nivel de la primera basílica y la recorro observando que en la misma, igualmente predominan "ciertos lujosos ornamentos" que en nada guardan relación con la denominada "tela franciscana y que usaran los seguidores de Francisco de Asís"; noto igualmente que entre la multitud de visitantes (hay cientos aquí dentro ahora mismo) destacan muchos de ellos que vienen de países orientales de raza amarilla, e incluso hindúes y que imagino, vienen de las misiones que en esta parte del mundo mantiene la Orden, la que igualmente se encuentra muy extendida por el resto del planeta y desde hace siglos.
Efectuadas las ya citadas visitas en las que hemos ocupado dos horas de esta mañana, a las 12,30 nos encaminamos de nuevo al autocar, el que nos lleva "al pie de esta ciudad-fortaleza" y donde existe un explanada (o "terminal") en la que aparcan los autocares.- De este lugar parte una escalera electromecánica, que nos facilita la empinadísima subida del primer tramo de este cerro; desde este nivel y realizando un largo paseo por una más suave cuesta, llegaremos a las murallas y a través de ellas "entramos en la ciudad de Asís" y digo entramos, porque pasamos a través de un gran pórtico de entrada, el que conserva y en perfectas condiciones, tanto las jambas como las enormes puertas de madera que... "cierran la ciudad", la que dicho sea de paso, es una joya arquitectónica y que conservan y cuidan muy bien, lo que se observa a simple vista por rápida que esta sea, todo lo cual es digno de felicitación "a quien proceda", que supongo son las autoridades de este municipio, que han sabido cuidar y conservar su estilo y carácter medieval evitando cualquier "parche moderno o contemporáneo".
Desafortunadamente no veremos nada más que los exteriores y a través de las calles que recorreremos hasta llegar al restaurante donde comeremos, puesto que ese es el fin que nos lleva a este encanto ciudadano, donde el silencio impera y donde se debe vivir bastante bien y alejados del "mundanal ruido".
Comeremos bastante bien en un pequeño restaurante "familiar" atendido por tres mujeres, que al parecer son madre e hijas, las que a petición nuestra nos sirven y por ello degustamos, un excelente "vino de la tierra" cuya denominación es. "Bianco di Torgiano" y el que nos es servido frío a la temperatura apropiada. Terminaremos tomando (aquí mismo) un excelente café italiano "expresso", pero "cortado a la española" (se le añade un chorreoncito de leche caliente) y de aquí saldremos contentos y felices llevándonos un muy grato recuerdo de esta amurallada ciudad, en la que antes de salir... "degustaremos un cucurucho de riquísimo helado italiano, elaborado artesanalmente en una pequeñísima heladería que encontraremos al paso".
Aunque cansados (hemos andado mucho y hace un calor africano) vamos satisfechos recorriendo el largo trecho que nos separa del autocar, camino que ahora es más llevadero por cuanto es cuesta abajo.- Cuando reemprendemos viaje son las 14,30 horas.
Continuaremos hasta "Firenze" (Florencia para nosotros "los hispanos") que es nuestro destino final de hoy y así completaremos un recorrido de 410 km. en autocar y "seis u ocho más a pie".
Llegaremos a Florencia alrededor de las 16,30 h. y donde encontraremos una muy densa circulación rodada... y como no dejan entrar a los autocares (en mi visita anterior si llegamos hasta la catedral) bajamos a considerable distancia de nuestro destino... hace un calor enormemente desagradable; no obstante ello, media hora después ya estamos bajo la torre del campanario de la catedral y a la que hemos llegado "a marchas forzadas" y bajo el calor ya descrito, lo que hace protestar a más de un componente del grupo, los que sencillamente... "no pueden mantener el ritmo que marca nuestra guía", la que nos apremia por cuanto tiene citado en este lugar, al guía que nos debe acompañar en la visita turística de esta tarde, si bien "nuestras prisas no van a servir para nada"... sencillamente porque cuando llegamos... el guía "nativo" no está en la puerta cercana a este "campanile" de "Santa María del Fiore" (Santa María de la Flor) que es el lugar de la cita... ¿qué puede haber ocurrido?.
Este "contratado" aparece nada menos que "cuarenta minutos después" y se nos dice "olímpicamente" que... "ha habido malinterpretación de hora y lugar"...?.
Son las 17,40 h. (he mirado el reloj) cuando iniciamos el recorrido, entrando de prisa y corriendo (cierran a las 18 h.) en esta sorprendente catedral, cuya historia nos relata nuestro guía con la premura que el caso requiere (habla un buen español) destacando el hecho sorprendente de la gran cúpula de "Filippo Brunelleschi", obra realizada entre 1.420 y 1.434-36 y que aún hoy constituye la admiración del mundo, todo lo cual nos da una idea de lo que significó ello hace casi seis siglos, cuando este enigmático genio hizo la obra y luego... "se llevó el secreto a la tumba" (no dejó escritos, planos ni explicación alguna de su obra... la que aún hoy analizan los técnicos, tratando de llegar a la técnica que este hombre dominaba y que los trae "locos" desde entonces... "hoy tratan de hacer una costosísima maqueta y ver si a través de ella llegan al secreto"... Por ello Brunelleschi, junto a Leonardo da Vinci y Miguel Angel, son considerados como "los padres" del Renacimiento Italiano).
Se nos sigue dando una explicación del conjunto catedralicio (cuyos exteriores reparan por cuanto sufren un gran deterioro por la gran polución que aporta "esta era contemporánea") y al salir del templo yo reparo en "un grandioso reloj de pared" que embutido, o incrustado en el muro que hay sobre la parte interior de la puerta principal de este templo, me llama la atención por cuanto diré y para ello pregunto al guía (Gabriele es su nombre) y el que me dice... "fue construido hacia el año 1.400 y contiene mecanismos de madera, mide las "24 horas solares" y de la forma en que entonces era entendido el horario, o sea que la primera hora empieza cuando "el Sol sale" y la última la que antecede a esta y de ahí la frase..."de Sol a Sol".
Agradezco cuanto me dice, pero no es eso lo que me llama la atención, mi sorpresa es que en la esfera de este gigantesco reloj, los números están marcados con signos romanos y allí hay algo que no concuerda con la forma "normal" de numerar y que enseñaban en la escuela cuando yo era niño, en la que nos decían que los signos no podían ir más de tres unidos en un orden numérico (III equivale a 3 - IV a 4 y XXXIII a 33) pero en este "curioso reloj" los signos están colocados de otra forma y a mi pregunta, Gabriele (Gabriel) no sabe contestarme el por qué de ello.
Están así..."las cuatro se señalan con cuatro palotes (IIII) las nueve horas están marcadas de esta forma: VIIII, las catorce de la siguiente: XIIII, las diecinueve así: XVIIII y las veinticuatro, de la siguiente: XXIIII; cuando siguiendo el orden que yo entiendo como correcto, deberían estar señaladas así..."IV, IX, XIV, XIX y XXIV"... es claro que me quedo con la gana de saber si esto era así entonces... o fue un capricho del "relojero" que fabricó este gran reloj, que sigue funcionando casi seis siglos después de que fuera fabricado y colocado aquí.... "más adelante encontraré otros relojes similares y de ellos hablaré en su momento" y ello sencillamente por guardar una cronología real de este relato.
Salimos de la catedral (o "duomo") por la puerta principal y nos encontramos frente al bautisterio (templo que hasta 1.128 fue catedral de Florencia) y en el que solo vamos a admirar (no hay tiempo para más) la famosa puerta denominada "del paraíso", grandiosa obra debida a Lorenzo Ghiberti, el que la realizó en bronce dorado y en la que tardó veintisiete años (de 1.425 a 1.452) y la que está considerada como su obra cumbre y la que no describo por cuanto y en sí misma es... "una historia sagrada llena de detalles"; si diré que lo que veremos no son los originales si no unas réplicas exactas y que han colocado aquí, pues los originales ya muy dañados por la polución (como todo este bellísimo entorno) o lluvia ácida, los están restaurando y esos originales (que son verdaderas joyas de orfebrería) una vez restaurados, serán cuidadosamente protegidos "al vacío" y guardados en un museo para que sean admirados "a puerta cerrada" y honrar así a aquel gran artista y escultor florentino, nacido y muerto aquí.
Efectuada esta rapidísima visita, iremos a la cercana iglesia (pequeña y recóndita) donde (se nos dice) iba a orar "El Dante" (Dante Alighieri) y en la que conoció (se nos dice) a "su Beatriz" (Beatriz Portinari) y a la que profesó un amor ideal.- Visitada esta modesta "iglesita" salimos al exterior y en la misma calle, se nos muestra igualmente (desde fuera) la que se dice fue la casa de este famoso y gran poeta mundial... "padre de la moderna lengua italiana", el que igualmente nació en este crisol de hombres y mujeres que fue la renacentista Florencia.
Después visitaremos la famosa "Plaza de la Señoría" y permaneceremos aquí un corto tiempo admirando su entorno, en el que se incluyen los exteriores del Palacio Viejo y de las Galerías de "los Uffizi", después iremos a ver el cercano río Arno y la panorámica que desde este lugar se aprecia y terminaremos la visita viendo "el famoso jabalí" (fuente "del Porcellino", de Pietro Tacca) el que situado en el "Mercado Nuevo", se ha convertido en un atractivo turístico para las mujeres, puesto que (se dice) "la fertilidad aumenta en la mujer si ésta... acaricia el hocico a este cerdo de bronce", el que dicho sea de paso, es otra obra de arte de gran categoría y que lleva aquí en este lugar... "más de trescientos años", lo que nos dice bien a las claras el gusto y el dinero que aquellos florentinos gastaban en adornar cualquier rincón ciudadano (recordemos que esta obra está en un vulgar mercado de "abastos" donde los restos de frutas y verduras llegan hasta el cerdo).
Aquí se despide Gabriel nuestro accidental guía florentino, el que nos ha sometido a una maratoniana carrera en la que "ha hablado hasta por los codos" (hay que reconocerlo).
Consciente de ello nuestra guía española nos da "tiempo libre" y nuestros amigos Paco y Loli y nosotros (mi esposa y yo) que nos encontramos cansadísimos... nos dirigimos de nuevo a la Plaza de la Señoría, donde ya cae la tarde y "ha aflojado el calor del Sol"; aquí elegimos una terraza situada en un ángulo de esta grandiosa plaza (hay mucho arte e historia en este recinto) y en la misma tomamos unas grandes copas de fría cerveza, que desde luego "nos hacen sudar bastante", pero damos por bien empleado ello pues pese a todo nos caen como "una bendición", salvo a Paco, que "ha preferido otro tipo de bebida y esta le produce una reacción no prevista, pero de la cual se recupera rápidamente... menos mal".
Mientras degusto esta cerveza me recreo mirando la alta torre que corona el Palacio Viejo de "La Señoría" y a la que ilumina el luminoso sol de la caída de la tarde, dándole a sus viejas piedras una tonalidad dorada que las hace aún más venerables; después bajo la mirada al nivel del suelo y admiro la fuente de Neptuno, la réplica del David de Miguel Ángel y resto de estatuas que se aprecian en "la Lonja" y pienso "lo poco que hemos visto de esta gran ciudad", donde se dice que existe... "por metro cuadrado... la mayor concentración de arte... de todas las del mundo", pero es claro que para ver y disfrutar de todo cuanto tiene y contiene Florencia, habría que estar aquí un par de meses..."por lo menos"... y ello no es posible.
Ya ha desaparecido el Sol y ha caído la tarde, "empieza el día a ir tendiendo sus tenues velos preludio de la cercana noche"... nos levantamos ya bastante descansados y nos dirigimos hacia el lugar fijado para la reunión del grupo que se ha dispersado y a las 20,30 h. ya reunidos y siguiendo a nuestra guía (María-Jesús) nos dirigimos al restaurante donde tenemos prevista la cena de hoy y al que llegaremos tras un no corto recorrido por las viejas y estrechas calles de esta ciudad.
Llegamos ya de noche al restaurante, se trata del denominado "Veccio Firenze" (Viejo Florencia) modesto establecimiento dedicado "al turismo de masas", instalado en un viejo palacio de grandes dimensiones y en el que existen comedores interiores y exteriores, estos últimos en un amplio patio central.- Lamentablemente nos tienen preparada la mesa en uno de los interiores y donde ya hay algún otro grupo de turistas y donde hace una calor horrible, por lo que vamos a estar incomodísimos pese a los ventiladores que mueven el aire del ambiente.- Nos servirán de primer plato la consabida "pasta italiana" (es lo normal en Italia) de segundo unos trozos de pavo y de postre fruta variada, la que en mi caso logro (no sin esfuerzo) el que me sea cambiada por una "tajada de sandía", fruta que he visto en un mostrador cercano y que me vendrá muy bien para mitigar la sed que tengo, o mejor dicho "tenemos", puesto que nos hemos bebido entre los cuatro dos litros de agua mineral, "más la que nos han servido de la casa"; vino ni lo hemos probado precisamente por esa sed y ese calor que padecemos, amén del cansancio que nos hace sentirnos "rotos" y bastante deshidratados, pero "nuestras penas no han terminado en el día de hoy" puesto que debido a la prohibición ya citada y que impide llegar el autocar cerca de nosotros... nos tememos otra larga caminata y por último, nuestro hotel está situado fuera de la ciudad y tendremos un recorrido adicional y "algún que otro imprevisto", antes de llegar al lecho.
Afortunadamente y contraviniendo las leyes y normas municipales, Paco (el conductor) logra acercar el autocar a una placita cercana a donde hemos cenado y si bien en esta tenemos que aguardar largo espacio de tiempo, pero ha sido preferible la espera... por fin, cuando llegamos al hotel son más de las diez de la noche y mientras nos entregan las llaves de nuestras habitaciones (hay contratiempos y mala organización hotelera) transcurre otra hora más, por lo que cuando entramos en los aposentos hoteleros ya son las once de la noche.
El hotel es pequeño (38 habitaciones) y más que hotel es un "albergo" de carretera, situado al borde de una autopista muy cercana al aeropuerto de Florencia y cuyo nombre es el de "Albatros".- Es bastante confortable y sus habitaciones tienen ducha (menos mal) en la que "me meto y me inundo de fresca y abundante agua" enjabonándome toda mi epidermis y recuperando con ello un estado de bienestar que hoy me es de vital necesidad, lo que incluso me va a permitir leer un rato y relajarme totalmente hasta que el reparador sueño acude y me quedo en la cama "como un tronco", lo que afortunadamente va a impedir el que oiga el ruido que producen los muchos camiones que circulan por la muy cercana autopista y los que según mi esposa, le han molestado toda la noche y "apenas la han dejado dormir" (otros viajeros comentarán esto mismo a la mañana siguiente mientras desayunamos).
*******
NOTA: San Francisco:(1) Su nombre de pila fue el de Juan y nació en el año 1.182 de padres "ricos y nobles" y murió en 1.226, vivió por tanto "sólo 42 años" dejando tras de si tal secuela de hechos, que ha sido catalogado como..."el más típico y genuino representante de la historia del siglo XIII" y "fiel imitador de Jesucristo".- El nombre de Francisco, parece ser que le vino en base a un apelativo ("Francesco") por ser muy amante de la lectura francesa (su madre era de ilustre abolengo francés)...?

(1994)
Publicado el 18 de Agosto del 2017

Antonio García Fuentes
(Escritor)
www.jaen-ciudad.es


Día grande en Roma… Día de San Pedro

17.08.17 | 09:32. Archivado en Sobre el autor

Día grande en Roma… Día de San Pedro

Amanece el denominado en la Cristiandad como el "día de San Pedro y San Pablo" (29 de Junio) y por tanto "el día más grande del año para la ciudad de Roma... o mejor dicho para El Vaticano".
Hoy no madrugaremos y por tanto el descanso ha sido bastante completo, aun así a las 7,30 yo estaba ya bajo la ducha y efectuándome un completo aseo corporal, tras ello y como ya he reiterado en otros relatos... me pongo a escribir para ampliar notas y que "las imágenes vistas, sean plasmadas lo mejor de lo que yo sepa desarrollar con mi escritura", la que en principio y en viaje yo inicio tomando minúsculas notas, en una libretita cuyas medidas son de 12,50 X 6,50 cm., bastándome una sola página (algunas veces un poco más) para recoger "las pinceladas", que luego amplío en el hotel a "un par de cuartillas y las que luego crecerán en casa, ya tratadas con tranquilidad y reposo a varios folios"...?
Mientras escribo oigo sonar las campanas de Roma con cierta profusión (En Roma dicen que hay más de ochocientas iglesias) miro el reloj y este marca las 8,45 h.; a esta hora han empezado a repicar las campanas de muchas iglesias romanas y las que oigo perfectamente desde "mi atalaya" del octavo piso del hotel, recojo "mi escribanía" puesto que mi esposa me insta para que bajemos a desayunar y aunque la hora prevista será a las nueve, ella quiere que seamos de los primeros... "sea".

A las 9,30 h. sale del hotel nuestro autocar y cuyo destino es la Plaza de San Pedro puesto que la mayoría de nuestro grupo, no quiere perderse nada de los actos a celebrar esta mañana, en la primera de las Iglesias Católicas del mundo. Nosotros (Paco, Loli, Ana y yo) hemos pensado otra cosa y hablado con nuestra guía y el chófer del autocar, en el trayecto nos deja en "Vía Flaminia y cerca de la Plaza del Pópolo", ya que pretendemos realizar una visita al parque de "Villa Borghese" y al que entramos por la entrada que da a la citada plaza.
Hemos entrado por un lugar donde existe una fuerte pendiente, la que vamos a sentir todos y en especial las señoras, pero pese a ello y "oyendo cantar a los ruiseñores", llegamos hasta el centro de este gran parque y donde se encuentra el pequeño lago ("laghetto") en el que incluso hay canoas a remo y que ya ocupan otros visitantes disfrutando de este verdadero oasis de paz y sosiego, existiendo igualmente (en este lago) aves acuáticas y destacando en el mismo, el pequeño templo denominado "de Esculapio"... admiramos todo el entorno, que resulta admirable y bello, puesto que abunda la espesa fronda, los gigantescos árboles centenarios, e igualmente los lugares dedicados a que el ciudadano disfrute de... "un día en el bosque sin salir de Roma"... pero un bosque bastante bien cuidado y donde no se aprecian los detritus que suelen dejar en estos lugares, los desaprensivos visitantes de "otros lugares del mundo"... bosque en el que abundan las estatuas o conjunto de ellas y donde con el canto de los pájaros y el frescor que toda esta abundante vegetación produce, es delicioso pasear o poder venir "a merendar" en este verdadero jardín cuyo diseño, debieran copiar en muchas ciudades del mundo, donde tanto se ha especulado con "el suelo que debiera haber sido dedicado al ciudadano".
Este gran legado se debe (quizá) al "egoísmo o capricho" de un príncipe romano (Cardenal Scipione Borghese) que lo mandó construir a sus expensas... a su familia que supo cuidarlo y conservarlo durante siglos, al Estado Italiano que lo supo comprar y entregar a la ciudad de Roma y por último a los romanos que con sus impuestos y buen comportamiento... "lo mantienen"... También comprendo mejor ahora... la sinfonía antes referida ("Los Pinos de Roma") una de cuyas partes está inspirada en estos soberbios jardines "naturales", en los que se inspiró para escribirla... "Ottorino Respighi" y el que en ella incluye hasta... "los ruiseñores que yo hoy he oído in situ"...?
Tras tomar algunas fotografías como recuerdo, emprendemos el camino de regreso por igual lugar en que lo hemos efectuado a la venida y el que ahora se nos muestra cómodo puesto que es "cuesta abajo"; a la salida tomamos un taxi y le indicamos que nos lleve a la "Plaza Venezia", la que como centro de la ciudad, queremos tomar como punto de partida para recorrer a pie y ver a la luz del día el entorno de la misma, pero hace mucho calor hoy en Roma y yo desisto de ello al llegar a la citada plaza y por ello y tras comunicarlo a mis acompañantes, tomo asiento en la terraza de un modesto bar que da frentada a la denominada popularmente como..."la tarta de bodas" y la que como ya he referido... es el enorme, blanquísimo (todo de mármol blanco) y fastuoso monumento al "cincuenta aniversario del reino de Italia" (Monumento a Víctor Manuel II) y en el que igualmente se encuentra "la tumba al soldado desconocido" y en la que se mantiene una guardia perenne de dos soldados uniformados...?
Nuestros amigos Paco y Loli, junto a mi esposa, dicen que van a dar "una vuelta" por los alrededores, pretendiendo visitar un "museo de cera", que se anuncia muy cercano a donde estamos, el que luego a su regreso me contarán, "no les ha resultado grato" el visitarlo... se marchan y me dejan solo "bajo la sombrilla" que resguarda del implacable Sol que cae sobre este lugar y la que en parte me protege del calor que se deja sentir ya en demasía.
Ya sentado en aquel bar y pedido al camarero un "agua tónica" con la que mitigaré la sed y el calor, miro al frente y observo como resplandece a pleno sol "la tarta de bodas"... preparo mi bloc de notas y empiezo a escribir con sosiego en este "tiempo" no esperado por mí... afortunadamente traigo conmigo el "bloc de cuartillas" y ello me va a resultar muy agradable, puesto que "estoy en vena" y escribiré bastante en esta... "calurosa soledad en la que me voy a encontrar, durante sesenta minutos y en el centro de la ciudad eterna... al pie de la Colina Capitolina... centro y gloria del Antiguo Imperio Romano y hoy de la moderna, inestable y complicada Italia del siglo XX"... puesto que esta colina fue arrebatada por los romanos a las gentes sabinas y fue escenario de los hechos históricos más importantes que... "hicieron la gloria de la Roma antigua".
Transcurren casi "sin sentirlos" por mí estos sesenta minutos; vuelven Ana, Loli y Paco y se sientan a mi lado y piden algo de beber puesto que debido a la calor... vienen sedientos; termino de escribir y pago las cuatro consumiciones, que nos cobran a precios que considero abusivos (en Roma cuesta "carísimo" sentarse en un bar y ya fuimos advertidos de ello por la guía) de ahí el que se observe a los turistas, consumir "latas" de bebidas que adquieren mucho más económicas, en los expendedores automáticos que existen en la vía pública... "el progreso y la técnica contra el empleo del hombre... ¡bah! (pienso y sonrío... "últimamente sonrío mucho para mis adentros"...?).
Nos marchamos de la terraza de este "calurosísimo bar" y salimos a la cercana "Vía del Corso", donde pretendemos tomar un taxi que nos lleve a las inmediaciones del Vaticano, ello nos cuesta trabajo y paciencia puesto que estamos a pleno sol y los muchos que pasan van ocupados... por fin encontramos uno libre que nos lleva a las inmediaciones de la Plaza de San Pedro, donde buscamos y encontramos un restaurante similar al de ayer y en el que son mucho más abundantes... "los curas de Roma"... por tanto -y qué duda cabe- comemos bastante bien, tomando primero muy fresca cerveza y con la comida un "frascati" de un bastante agradable, aunque muy flojito... "vino blanco", el que nos es servido muy frío, después tomaremos café y fumaremos tranquilamente, pues aquí y afortunadamente (antes pregunté) me dejan fumar mi habitual cigarro puro y... "felices y contentos" salimos de este típico establecimiento... "romano-vaticano".
Nos dirigimos al lugar de encuentro, que es el mismo y a la misma hora de ayer... afortunadamente ya está allí el autocar, en cuya refrigeración encontramos consuelo a "las muchas calorías ingeridas en este calurosísimo día".
Unidos ya al resto del grupo y como aún faltan unos minutos para emprender el recorrido previsto, algunos componentes del mismo (que se muestran satisfechísimos) nos dicen y cuentan... "la gran misa" que han presenciado en la primera basílica de La Cristiandad; han sido (nos dicen) "dos horas de misa" y oficiada por el propio Papa Juan Pablo II, el que así ha demostrado que su salud se encuentra en estado óptimo "pese a los rumores", si bien esta misa la ha tenido que oficiar el Pontífice..."auxiliado"... y por tanto ha concelebrado la misma con varios cardenales y obispos, por lo que ello habrá sido mucho más soportable (pienso) ya que esta anual "gran misa", requiere un boato especial, unos ropajes que pesarán y molestarán bastante y todo ello en un templo abarrotado de gentes y en un día calurosísimo... desde luego que no debe ser cómodo decir una "larga" misa y menos para un hombre ya anciano y que digan lo que digan está enfermo, por cuanto ha ocurrido y que "ha trascendido a la calle" y en relación a accidentes "domésticos" cuyo origen cualquiera sabe la verdad de ello...? En fin... "yo me he perdido esta gran misa, pero aunque me hubiese agradado verla, he preferido dedicar ese tiempo a ver ese otro gran templo cuál es ese parque ya descrito y en el que se aprecia mucho más y mejor, la obra del Creador"... "Al Papa ya lo vi hace un poco más de trece años y precisamente en una recepción "privada" que nos dedicó al congreso en que asistimos y en el que me acompañaban mi esposa e hijos... en uno de los grandes salones del Vaticano, donde este hombre incluso nos dedicó una alocución que agradecimos"... Esto fue el 23 de Abril de 1.981, en el que empresarios de hostelería de casi toda España y acompañados de familiares de los mismos, "fletamos un gran barco" (el "Enrico C") y celebramos un congreso nacional... "navegando por el Mediterráneo".
Son las cuatro de la tarde cuando nuestro autocar emprende la marcha para que efectuemos, un recorrido turístico visitando los principales lugares y monumentos que hoy existen y que son los testigos que hoy nos quedan de aquel fabuloso "Imperio Romano"... Se pretende que ese recorrido sea efectuado en sólo dos horas y treinta minutos, por tanto "nos podemos imaginar a la velocidad que deberemos efectuarlo"... nos acompaña de nuevo "Inma", la guía española que lo hizo anoche.
Nos dirigimos en primer lugar a la "Plaza del Capitolio", dejándonos el autocar muy cerca de la gran "rampa" (diseñada por Miguel Angel) que da acceso y la que subimos soportando el máximo calor de está hora de "canícula" en que el "Astro Rey se derrite sobre Roma".
Estamos (se nos dice) en el que "hoy como ayer... es el centro moral de Roma"... nos encontramos en el centro de la plaza y junto al pedestal (la estatua ha sido retirada y se encuentra en el museo que existe en esta misma plaza) de la gran estatua del emperador "Marco Aurelio, cabalgando un caballo y con las manos extendidas y sin armas en las mismas"... y que es la única que se ha conservado de la "estatuaria ecuestre romana de la época imperial" y la que en 1.535 (pienso que para honrar el arte, la historia y la cultura) fue colocada en este lugar por indicación del propio Miguel Ángel, el que la sacó de la privacidad del palacio "Del Letrán"... lo que nos da una idea del significado simbólico de este hecho, puesto que se coloca en el "más sagrado lugar de aquel Imperio ("Colina Capitolina") la estatua del posiblemente mejor de sus emperadores (más sabio) y ello gracias al posiblemente más grande artista del Renacimiento...?
A nuestro alrededor tres palacios denominados así... "el de los Senadores (centro) el de los Conservadores (derecha) y el de los Museos (izquierda)"... cercana a este último la iglesia de "Santa María de Aracoeli", edificada en el siglo VI y por ello de gran significación cristiana, puesto que está "sentada" sobre la "Roca Capitolina" y en el lugar más "preeminente" de la misma, lo que no significa otra cosa que... "Colocar al Dios de la nueva religión, sobre todos los demás dioses del Imperio"... amén.
Por descontado que no podemos ver ninguno de estos monumentos y rápidamente tenemos que pasar a la parte de atrás del palacio de los "conservadores" (hoy sede principal del municipio romano) y donde existe una atalaya desde la cual podremos apreciar panorámicamente, todas cuantas ruinas de gran importancia quedan en pie de aquel legendario Imperio.
Mientras "Inma" da su disertación sobre todo este conglomerado, yo "miro y veo por mi cuenta, pensando en que todo pasa en este mundo"... y pese a ello admiro todas estas venerables piedras, entre las cuales se fraguó la estructura política y social que aún hoy... mantiene al mundo "medianamente equilibrado" (es un decir) pues aquí se fortaleció la familia, la propiedad, las leyes y normas, las áreas de los territorios (urbanos o geográficos) a gobernar... "controlándolos bajo un poder bien organizado e incluso bastante tolerante", lo que permitió -pese a corrupciones o degradaciones- el que... el Imperio Romano (mejor civilización) durase los siglos que duró ("antes, durante y mucho después del nacimiento y muerte de Cristo") y del que aún hoy... "bebemos".
Mil pensamientos vienen a mi mente, mientras veo al pleno sol de hoy, lo que queda de lo que fueran "foros" (lugares públicos) y que entre otros representaban los edificios y construcciones siguientes... "Templos de Saturno, de Vespasiano, de Antonino y Faustina, Rotondo de Romolo, de Julio César, de Venus de Roma, de Vesta, de Cástor y Pollux, de Augusto... Basílica Julia, Emilia, de Majencio... La Curia... Casa de las Vestales… la Vía Sacra y otras construcciones que completaban la grandeza del conjunto, tales como El Coliseo, los diferentes arcos y columnas y otros que sería muy largo el enumerar y que cualquier "interesado" puede encontrar en libros monográficos sobre este tema concreto. Realizada esta rapidísima "vista" (esto no es una visita turística) marchamos de nuevo al autocar dirigiéndonos de inmediato al "Coliseo".
Llegados a las cercanías de este "monstruo de la antigüedad", mi esposa y yo decidimos quedarnos "a la sombra de los pinos de Roma" (aquí también los hay y gigantescos) pues ya vimos y visitamos esta obra en nuestro anterior viaje y preferimos disfrutar de un poco de sombra que nos libere del excesivo calor que hace, ya que "la sombra que queda de este absurdo monstruo cuya mole es imponente", no nos merece una segunda visita, puesto que como esta obra ha sido tan devastada a lo largo de los siglos (fue empleada como "cantera" de materiales para nuevas construcciones) hoy no queda nada más que "el enorme solar y enormes ruinas" de lo que fuera una portentosa obra arquitectónica, perfectamente pensada para que sus cincuenta mil espectadores (nuestra guía dice que llegaban a 300.000...?) entrasen y saliesen en pocos minutos y con gran comodidad, después de haber presenciado aquellos (muchas veces) sangrientos espectáculos donde la sangre derramada con profusión, "era el aliciente para muchos (puede ser que en mayoría fuesen la plebe y la chusma a la que con esto se les entretenía con lo que se denominó "pan y circo") de aquellos civilizados romanos, que en esto no lo estaban tanto"... El Coliseo hoy es un monumento de recuerdo para tantas víctimas allí inmoladas y ello por decisión "del papado", el que lo erigió en un enorme y simbólico altar dedicado a "la Cruz de Cristo"... pero curiosamente el nombre de esta mole que originariamente fue el de "Anfiteatro Flavio", se lo asignó el pueblo al identificar el lugar con el del "Coloseo" y ello se debe a una colosal estatua en bronce y de treinta metros de altura que dedicada al emperador "Nerón", se encontraba junto a este "monstruo", el que conserva aún lo suficiente para asombrar a cualquiera medianamente analizador de "las obras de los hombres"... La estatua de Nerón desapareció y no se sabe dónde acabaría, aunque lógicamente hay que pensar que... "acabó siendo destruida y sus restos fundidos de nuevo para realizar otras obras para otros hombres...?".
Vuelven y vuelven pronto, nuestros compañeros de grupo, a los que les "han mostrado el montón de escombros y ruinas que hoy es el interior de este viejísimo doble anfiteatro" (es de forma elíptica) y seguidamente subimos al vehículo para seguir "viendo Roma".
Pasaremos con gran rapidez por las cercanías del Arco de Constantino, Teatro Marcelo, Templo de Vesta, Termas de Caracalla, "solar que ocupara el enorme Circo Massimo", etc. y todo ello va siendo explicado con gran celeridad por nuestra guía, mientras nosotros vamos "viendo casi a vista de pájaro todo ello"... a las 18,30 volvemos al hotel... "se han cumplido las dos horas treinta minutos con una exactitud digna de mención"... la guía ya se ha quedado en el camino y en un lugar elegido por ella, pues "su trabajo ha terminado por hoy".
Descansaremos y "haremos maletas" invirtiendo las dos horas y media que nos dejan de tiempo libre hasta las nueve en que nos será servida la cena, después de ello reposaremos y fumaremos tranquilamente mientras charlamos de los "eventos disfrutados en este día grande de la ciudad de Roma"... y nos iremos a dormir, puesto que el día ha sido "muy movido" y francamente... estamos muy cansados y mañana habrá que madrugar.

Antonio García Fuentes
(Escritor)
www.jaen-ciudad.es

(1994)
Publicado el 17 de Agosto del 2017


Algunas de sus famosas fuentes y el río de Roma

16.08.17 | 09:06. Archivado en Sobre el autor

Algunas de sus famosas fuentes y el río de Roma

Posteriormente y a pie, iremos a visitar la famosísima "Fontana de Trevi", la que como era de esperar, está abarrotada de gentes de todo tipo y edad, las que aquí al propio tiempo que se deleitan con la belleza nocturna de la misma, disfrutan del frescor que despiden los abundantes caños, surtidores y "riachuelos" que manan de esta fuente, de "forma natural" y desde hace ya más de doscientos años, lo que al pensarlo produce aún más admiración por el arquitecto que la ideó (Salvi, 1.697-1.751) y que como "tantos ideadores o idealistas"... no llegaron en vida a ver "funcionando" la obra por ellos creada.
Tras pasar aquí unos treinta minutos, tomar alguna fotografía y "echar la ya clásica moneda situados de espaldas a la fontana" (costumbre absurda aunque pintoresca y que asegura que con ello se vuelve otra vez a Roma... curiosamente yo estuve en esta fuente hace 14 años y no eché la moneda... pese a ello estoy aquí esta noche, en la que tampoco echaré la moneda)... marchamos de nuevo al autocar, para dirigirnos a nuestra tercera y última visita, que será la denominada "Plaza Navona" y a la que llegaremos en breve espacio de tiempo.
Entramos en dicha plaza, la que se encuentra abigarrada de gentes en una mezcolanza que abarca desde al propio ciudadano romano, pasando por multitud de turistas y terminando en grupos de pintores que pintan, exponen y venden "al aire libre" de la plaza, o músicos y saltimbanquis u otros tipos de bohemios que sería prolijo el enumerar, pues en esta noche del verano romano... "esta plaza está plena de gentes" las que bullen entre todo este conglomerado, donde abundan las terrazas de establecimientos de bebidas y helados.
Hemos entrado por el extremo de la plaza en que se encuentra la denominada "fuente del Moro" y al fijarme en el conjunto de la misma sonrío y digo a mis compañeros... ¡Mirad, si parece una estatua dedicada a Felipe González... mirad y apreciad el perfil de su rostro! Y efectivamente todos se sorprenden y ríen de buena gana, ya que la cara "del moro", vista de perfil y esta noche, se muestra de un parecido asombroso, con el achatado rostro de nuestro actual y bastante desprestigiado... "Presidente" (1)... y por las circunstancias actuales en España, nos produce esa "risa española, manifestación débil pero hiriente, que el pueblo dedica a sus malos gobernantes a los que desprecia por sus actuaciones nefastas o demagógicas". La historia lo juzgará como merece, a este sinvergüenza así como a tantos otros, que arruinaron a la España de su tiempo. Sometiéndola a una “feroz dictadura de partidos”, que en muchos aspectos ha sido mucho peor que la tan criticada del general Franco.
Pero “volvamos al turismo” y yo trataré de describir esta plaza o “solar histórico”, ya que la misma forma parte de la historia, no solo de la Roma moderna o renacentista, sino de la del Imperio.
Efectivamente, la plaza sorprende al visitante por su forma y grandes proporciones, ya que tiene forma de estadio… y es que fue un estadio en la época Imperial, ya que el solar de la hoy plaza Navona, eran “las arenas del Estadio de Domiciano”, forma que conservó hasta nuestros días gracias al cuido que de ello tomaron los diferentes Papas como “dueños de Roma”, los que igualmente se preocuparon de que fuesen edificados grandes y bellos edificios, que luego asimiló e imitó “la nobleza”; terminándose la ornamentación con las tres grandes y monumentales fuentes que la adornan y que son la siguientes.
*****
FUENTE DEL MORO: Situada en el extremo por el que hemos entrado y que debida al diseño de Bernini, tiene dos niveles "de aguas" y en el superior de ellos, un conjunto de diferentes estatuas, presididas por "el moro", formando todo ello un agradable y armónico conjunto de formas reales y alegóricas.
FUENTE DE NEPTUNO: Dedicada a este "Dios de las aguas" y en donde abundan igualmente las formas alegóricas y las aguas que dicho dios preside; la fuente es debida al proyecto de "Della Porta", pero al igual que la anterior, el proyecto fue de un artista y la realización posterior fue debida a otros.- Está situada en el lado opuesto al otro extremo de la plaza.
FUENTE DE LOS RIOS: Es la más ostentosa (y bella) de todas ellas y está situada en el centro de la plaza.- Dicha fuente está rematada por un obelisco que se yergue en el centro (el que es de considerable altura y similar al que ya he descrito y que está situado en la Plaza de San Pedro) en cuya base se inicia el grandioso conjunto arquitectónico, del que manan esos "ríos" en forma de abundantes corrientes de aguas limpísimas y cuya descripción llevaría varias páginas y no ha lugar aquí, pero si para significar la idea que "en su momento amparó y costeó el papado", pese a oposiciones y gracias al tesón y alguna triquiñuela del autor del proyecto (Bernini) el que mandó hacer una miniatura de la obra a un joyero, el que la realizó en plata, siendo regalada por Bernini a "una dama que a su vez la mostró al Papa Inocencio X"... parece ser que con esta obra el autor quiso significar en ella, los cuatro ríos más importantes del Mundo y sus cuatro continentes... "sometidos entonces a la autoridad papal". Europa (Danubio) América (Río de la Plata) por lo visto aún no conocían el Amazonas) África (Nilo) y Asia (Ganges)...¿-?
Son las 23,30 h. y por tanto nos quedan apenas 30 m. para ultimar esta "rápida visita nocturna". Inma, nuestra contratada guía romana, "nos da tiempo libre y nos recomienda una determinada heladería, donde podremos tomar el mejor helado" (seguro que allí recibirá comisión) y "como borregos", terminamos yendo la mayoría de los componentes del grupo, los que tomamos el ya citado y famoso "tartufo", el que a mí me parece de menor calidad del tomado este mismo día en los aledaños de la Basílica de San Pedro, pues éste de esta noche está sobrecargado de chocolate y a alguno "no le va a sentar muy bien"... de cualquier forma yo lo tomo íntegro y "no me alterará el sueño ni el aparato digestivo".
He visto muchas cosas esta noche y de bastantes ya ni me acuerdo, pero si de una y por cuanto me llamó la atención cuanto nos relató la guía, sobre esta obra edificada por el Emperador Trajano y es por ello mismo, por lo que hoy se conoce como "Mercado de Trajano", el que con tres plantas de altura, de dimensiones considerables y belleza aún notable (pese a las ruinas actuales) fue concebido por este buen emperador (uno de los más destacados de todo el Imperio y que curiosamente nació en lo que hoy es Andalucía) como un gran mercado para regular precios y evitar las especulaciones de los comerciantes desaprensivos o sin escrúpulos. Aquí existían unas ciento cincuenta tiendas o comercios, amén de salas para los negocios y es claro que al estar edificado en el propio Foro de Roma, llegaría a ser un gran centro regulador de precios y mercancías de todo tipo y que llegaban al centro del Imperio.
Así es que los denominados hoy... "modernos centros comerciales", ya los tenían los romanos (este que cito se edificó en el segundo siglo después de Cristo) y posiblemente mucho mejor organizados, puesto que no eran precisamente para especular (como lo son los de hoy) sino para todo lo contrario, o sea... "regularizar y evitar monopolios y estraperlos, perjudiciales para el pueblo de menor poder adquisitivo"... "Puesto y que duda cabe que Roma estaba llena también de pobres o menos acomodados; y ello pese a ser igualmente ciudadanos de Roma" (la denominada plebe era con mucho la más abundante).
Tras despedirnos de Inma a las orillas del Tíber, lo que hacemos sobre uno de los puentes que cruzan este famoso río "latino", que por cierto hoy lleva bastante agua y al observar ello... noto que bajo este gran puente y en las márgenes del río (convertidas en amplios y bien iluminados paseos) hay instalados multitud de puestos de venta de todo tipo de cosas "populares", los que bullen en pleno movimiento pese a ser ya pasada la media noche y los que no podremos ver por cuanto ya es hora de ir a dormir, por lo que marchamos seguidamente hacia nuestro hotel..."y ya pasada la una de la madrugada llegamos a nuestras habitaciones y ocupamos nuestros aposentos durmiéndonos de inmediato puesto que hoy, el ajetreo ha sido muy abundante".

(1) NOTA:
Felipe González Márquez (1994), es el actual Presidente del Gobierno de España y el que desprestigiado en demasía, se mantiene en el poder en base a "pactos repudiados por la mayoría de españoles que piensan" y que desean se marche pronto y con él la gran corrupción que nos ha invadido en los trece años que lleva en el poder, a cuyo principio... "predicó un cambio, que a la vista está ha sido desastroso y que la Historia juzgará muy nefastamente".

(1994)
Publicado el 16 de Agosto del 2017

Antonio García Fuentes
(Escritor)
www.jaen-ciudad.es


Roma a la luz del día y por la noche

15.08.17 | 09:47. Archivado en Sobre el autor

Roma a la luz del día y por la noche

Ultimada la visita "Alda" se despide de nosotros, en el punto señalado en la plaza y desde donde se ven coincidir todas las hileras de la "columnata" y desde donde se aprecia la simetría de las tres hileras de enormes columnas convertidas en una sola; así y a partir de este momento estaremos libres hasta las tres y media de la tarde.
Mi esposa, Paco y la suya de inmediato se dirigen y entran en "las galerías comerciales", que El Vaticano tiene instaladas a la salida de la plaza y donde se vende desde, "un rosario de palo de rosa, hasta la tarjeta magnética para llamadas telefónicas automáticas"...todo ello (claro está)... ¡¡bendecido por el Papa!!... ¡Ah!... "también te facilitan el cambio de moneda extranjera y ello a un buen cambio"... beneficioso para el Papado... claro está.

Yo espero en la entrada... "curioseando los grande escaparates, donde estas y otras muchas cosas se ofrecen al turista". Transcurrido un corto tiempo salen Ana, Loly y Paco y ya juntos los cuatro... decidimos buscar un restaurante donde comer, puesto que esta comida (y la de mañana) la tenemos libre.
Tras recorrer los alrededores, donde existen gran cantidad de restaurantes, nos decidimos por uno cuyo nombre es "Arlú" y el que "notamos", es frecuentado por "ciudadanos del Vaticano y que visten con sotana", lo que es toda una indicación de que en aquel establecimiento se debe comer bien y a un precio razonable; y efectivamente... comemos bastante bien, acompañados por una muy fresca cerveza y una botella de "Chianti Classico dal 1090 DIEVOLE" y terminando con el "clásico" postre del famoso helado romano, cual nos dice el camarero es el denominado... "tartufo", todo lo cual nos deja satisfechos por demás, por lo que decidimos tomar café y luego fumar tranquilamente Paco y yo.
Pero "ni hay café expresso" ni me dejan "prender fuego al hermoso puro que porto para esta ocasión" (he pedido permiso y solo permiten cigarrillos)... salimos contentos y sin preocuparnos mucho por ello y nos trasladamos a la muy cercana terraza del denominado "restaurante San Pietro", la que ha sido elegida como lugar de reencuentro del grupo para continuar la visita turística de la tarde... "allí tomamos café y puedo fumar mi puro canario con cierta comodidad"... pese a que estamos en el exterior y se deja sentir el calor... a pesar de la sombrilla que nos protege del fuerte Sol que cae en estas primeras horas de la tarde romana... son las catorce treinta horas aproximadamente.
Puntualmente a las 15,30 h. viene a recogernos el autocar, de inmediato subimos al mismo y nos reconfortamos del calor soportado ya que al vehículo viene muy bien refrigerado.
Efectuado ello nos dirigimos a visitar las Basílicas Mayores (también iremos a visitar la Iglesia de San Pedro in Víncoli), o sea las de "Santa María la Mayor" y de "San Juan de Letrán"; esta última es en la que "el Papa ejerce de párroco, y obispo", puesto que el Papa, inicialmente "es un sacerdote más" y ejerce su ministerio en esta iglesia de la que es el "titular" y ello se debe, a que inicialmente aquí fue edificada "la primera verdadera y grandiosa iglesia cristiana", nada menos que en la época de "Constantino el Grande", quien como sabemos "comulgó con la nueva religión" e hizo donaciones cuantiosas, entre las que se encontraba "este solar" donde sucesivamente se han ido edificando nuevas iglesias hasta llegar a la actual, que en sí mismo es una catedral y fue muchos siglos, residencia de los Papas ya que anexo al templo existió lo que se denominaba... "Palacios del Letrán" y que fue la primera y grandiosa donación del citado emperador romano.
Llegamos y visitamos dicha basílica y comprobamos que efectivamente, a pesar de los siglos y las varias reedificaciones que ha experimentado aquel inicial templo... "hoy sigue siendo una grandiosa iglesia católica y apostólica romana", puesto que tanto el exterior como el interior, está completamente llena de grandiosas obras de arte, ostentosas decoraciones y revestimientos, todo lo cual necesita un gran libro para describir "tanta maravilla realizada por el hombre de este mundo" (aquí... instalada en una de las puertas principales, se encuentra la gigantesca puerta de bronce, que en su tiempo fuera la del "Foro o Senado Romano", según se nos indica en esta rapidísima visita). Indudablemente los amantes del arte, pueden (podemos) disfrutar enormemente viendo todo ello y con el detenimiento que hoy no nos es posible por cuanto ya reiteradamente vengo diciendo, o sea... "la maldita rapidez y prisas para llegar y luego marchar sin apenas ver nada o casi nada".
Después marcharemos a la basílica dedicada a "Santa María la Mayor", iglesia que mandara edificar el Papa Liberio (fue Papa del 352 al 366) y por cuanto... "quiso celebrar con ello, el lugar donde en pleno agosto halló nieve después de una visión de La Virgen"... ¿-? (la verdad soportando el calor de este finales de Junio, a uno le sorprende "eso de la nieve", por cuanto es un fenómeno atmosférico imposible en esta latitud y fecha, pero..." eso es lo que dice el libro por mi consultado").
Esta basílica (como la anterior) ha sido remodelada en diferentes ocasiones. Las tres naves originales y columnatas que las dividen son las originales, si bien todo el conjunto y como la anterior, está dotado y revestido con los ornamentos, decoraciones y profusión de obras escultóricas, propias de uno de los principales templos católicos de Roma, por lo que describir ello sería interminable y para ello habría que haberla visto con detenimiento y acompañado de un documentado guía o catálogo explicativo, que "nos dijera algo de tanta ostentación como existe en la mayoría de estos templos", donde y aun reconociendo "la menor escala"... "aquí brilla todo lo ya visto esta misma mañana en la madre de las Basílicas, o sea la de San Pedro Apóstol de Cristo".
Por último y con igual premura, nos dirigimos a la tercera basílica o cuarta iglesia "santa" (Junto con la de S. Pedro Apóstol, estas tres iglesias "son las más veneradas del mundo católico") y a la que llegamos en corto espacio de tiempo.
Es la de más modesta entrada, si bien en su interior vuelven a reproducirse "los fastuosos decorados y ornamentaciones" ya descritos, incluso aquí se mandó construir su fastuosa sepultura el ya referido "Gran Papa... Julio II", quien encargara a Miguel Ángel tan ostentoso mausoleo, el que luego (después de muerto el Papa) sus sucesores relajaron a un olvido casi total y hoy aquel imponente proyecto de mausoleo "papal", no es "ni la sombra" de lo que Julio II quería para su "santo cadáver", a pesar de ello, allí está el magnífico y conocido mundialmente... "Moisés de Miguel Ángel", obra escultórica que según el propio autor..."solo le faltaba hablar" y por si se decidía a hacerlo... Buonarroti (emocionado por su propia obra) le dio un pequeño golpe con una de sus herramientas de escultor insigne diciéndole... ¡Habla!".
Sin embargo la mayor importancia religiosa de este templo, es que aquí (dicen) se conservan "las cadenas que mantuvieron atado y preso al propio San Pedro Apóstol, de ahí el adjetivo que se aplica al nombre de esta iglesia..."in Víncoli" (víncula ("cadenas"). Es por tanto una iglesia de origen remoto y restaurada o reedificada varias veces y por todo ello tiene ese "misterio" religioso que vincula a la misma al que fuera... "el primer Papa de Roma, primer mártir y Santo de la nueva religión que iba a salvar al mundo... amén".
En menos de dos horas "hemos ido, visitado y visto estas basílicas", por ello quien lea esto que escribo puede comprender perfectamente cuanto digo, si consulta algún libro que hable sobre estas obras.
Así pues, a las 17,30 h. estamos entrando en el hotel donde hace bastante calor y al llegar a nuestra habitación este se acentúa y es horrible, puesto que la hora es de las más calurosas de este día veraniego y además el Sol da de lleno en las cristaleras de los ventanales que permanecen cerrados (el servicio del hotel ni ha dejado estos abiertos ni puesto en marcha la refrigeración) por lo que nuestra habitación es "un horno"... conecto la refrigeración y Ana y yo pasamos de inmediato por una abundantísima ducha, la que nos reconforta del "sofocón" recibido al entrar; transcurrida una media hora ya se puede estar confortablemente aquí y dedicamos el resto del tiempo libre a descansar (yo escribiré algo) hasta la hora de la cena, ya que después "tendremos visita nocturna a Roma".
Descansados y reconfortados y por tanto "nuevos", bajamos a las veinte horas al comedor ya que es la hora indicada para la cena, cenamos mejor atendidos e incluso "nos venden bebidas" y transcurrida la cena un poco después de las veintiuna horas ya estamos de nuevo subidos en nuestro autocar, donde nos recibe y saluda una joven guía de habla española, la que dice llamarse "Inma" (diminutivo de Inmaculada) y la que para sorpresa nuestra, es española, andaluza y nacida en Granada.
Nos confirma la vista, que será la siguiente: "Recorrido panorámico, Plaza de la República, Palacio del Quirinale, Coliseo, Plaza Venecia, Palatino, Plaza del Pópolo, Plaza de España y alrededores, Fontana de Trevi y Plaza Navona... todo ello se pretende realizar en "unas dos horas" y para lo que ya hemos pagado tres mil pesetas por persona...?.
Tras este preámbulo marchamos hacia la Plaza Venecia que es el considerado "centro" de la actual Roma y desde donde iniciaremos el recorrido que en mayoría solo será "panorámico"... y aquí empezamos viendo, lo que el pueblo de Roma (al que no gustó el enorme monumento) "bautizó" con el expresivo nombre de... "la tarta de bodas"... y que no es otro que el enorme monumento dedicado a Víctor Manuel II (1820-1878) el que fuera uno de los artífices del moderno estado italiano y primer Rey de Italia. También Inma nos va explicando el motivo de éste y otros muchos monumentos o lugares por los que pasamos "rodando", puesto que bajaremos sólo en las cercanías de la Plaza de España y en un lugar donde puede aparcar el autocar, desde donde nos trasladamos a la famosa Plaza de España, llegando al pie de la "escalinata de la Trinidad de los Montes" (iglesia de la que parte o da acceso) y donde hay una abundante cantidad de jóvenes que beben o se mojan en la famosa "Fontana de la Barcaza" (preciosa y monumental fuente debida a los cinceles de Pedro Bernini (padre del gran Bernini) donde manan abundantes caños de agua potable y de sabor agradable y fresco, en la que me decido a beber y... "bebo abundantemente". Aquí tomaremos unas fotografías y continuaremos el recorrido oyendo con atención cuantas explicaciones nos va dando nuestra nueva guía, la que afortunadamente "no para de hablar y decirnos cosas de la Roma que vamos recorriendo esta noche".

(1994)
Publicado el 15 de Agosto del 2017

Antonio García Fuentes
(Escritor)
www.jaen-ciudad.es


Seguimos visitando el Vaticano

14.08.17 | 09:46. Archivado en Sobre el autor

Seguimos visitando el Vaticano

El tiempo va transcurriendo velozmente y por fin y mediante unos pasadizos y escalera bastante estrechos (por los que una instalación de megafonía, se nos van dando instrucciones de silencio y buen comportamiento, cosa que a una gran cantidad de gentes "les entra por un oído y les sale por el otro")... llegamos a la famosísima "Capilla Sixtina" y a la que hemos llegado de forma parecida..."a como las reses entran en los corrales de embarque de los muelles ganaderos". Estamos ya dentro de esta gran nave rectangular y la que se encuentra totalmente llena ("atestada") de una multitud que habla, señala o incluso gesticula sin ningún respeto a aquel santuario del arte y donde lo primero que observo es a un vigilante uniformado que... "está reprendiendo a dos jóvenes que están bebiéndose allí mismo... dos latas de refresco de "moderna cola"... pienso y grito "hacia mi interior"... ¡Qué poco sentido del respeto existe hoy en día para muchas cosas dignas de este y verdadera veneración como por ejemplo es la contemplación de obras de arte!... en fin y como antes dije... ¡Son los tiempos de las masas!
La denominada "Capilla Sixtina" vista aquí no resulta tan luminosa como la vemos o hemos visto... "en las recientes fotografías, catálogos o películas, que se han realizado tras la reciente restauración; aquí y pese a ser un día de luminoso verano, existe poca luz para ver con detalle lo que indudablemente es una maravilla, por ello yo opino que lo mejor es y después de visitarla y verla "in situ"... "comprar un buen libro y una buena cinta de vídeo" y verlo todo en casa con mucha y mejor tranquilidad; aquí y con tantísima gente, este lugar se convierte en un muy desagradable guirigay que te hace encontrar muy incómodo y en esto, seguro que..."Miguel Ángel no pensó en absoluto y menos aún el enérgico Papa" (Julio II) que obligó a tan insigne escultor a hacer de "pintor decorador" y terminar este bellísimo museo del arte pictórico, en el que intervinieron otros renombrados artistas antes de la culminación de "Buonarroti" (Pinturicchio, el Perusino, Botticelli y otros).
Terminadas estas "rapidísimas" visitas y ya próximo el "medio día" pasamos a la Basílica de San Pedro y la recorremos hasta donde podemos o nos es permitido, puesto que mañana día 29 es el "día de San Pedro y San Pablo y por tanto es el día más grande del año para el Papado y para Roma" y por todo ello..."están preparando -llevan ya bastantes días- "las instalaciones" (tribunas, sitiales, compartimientos vallados, etc. -incluso es cubierta con un manto especial una estatua alegórica al primer vicario de Cristo y que se encuentra al alcance del gran público asistente) para tan fausto acontecimiento, donde la misa es oficiada por el propio Papa "reinante", si bien este año y como Juan Pablo II se encuentra enfermo, la misa (dicen) la oficiará el denominado "Cardenal Vicario" y posiblemente el Pontífice asista simplemente como "oyente" y ello en el mejor de los casos, no obstante todo ello, existe gran expectación por este hecho anual y se confía en que Dios haga "el milagro" para que Juan Pablo II, oficie personalmente esta "grandiosa misa anual y la que abarrota el mayor templo de la cristiandad, de fieles creyentes (o meros espectadores) los que han de permanecer muy apretujados en mayoría... las varias horas que dura esta magna ceremonia religiosa" y la que la mayoría de nuestro grupo no quiere perderse por nada del mundo.
No es la primera vez que estoy dentro del denominado "primer templo cristiano" y como me ocurriera la primera vez (hace catorce años) aquí... yo... "no encuentro a Cristo por ninguna parte de tan enorme y ostentosa construcción religiosa"... al menos, al Cristo del "Sermón de la Montaña"... aquí... "de gloria no se la que hay... pero del poder y la riqueza, sí que existe una enorme representación"... y la que no quiero describir por cuanto es notoria y está a la vista de cualquiera... medianamente inteligente para comprender el significado de todo ello... "los tontos... simplemente se suelen quedar con la boca abierta".
Abrumados por tanta "grandiosidad", salimos a la gran plaza (de San Pedro) en la que nos recibe un Sol que "cae de macetilla" y el que nos hace comprender... "donde está la fuerza y el poder".
Lo primero que admiro en ella es el centro de la misma y donde se levanta el grandioso obelisco egipcio "sacado del circo de Nerón" y cuya cúspide está rematada por una gran cruz.
Esta enorme obra escultórica está situada en el centro de la plaza y está montada sobre un soporte de cuatro esculturas de bronce (creo que representan a leones) y que a su vez "descansan" sobre un pedestal de piedra, todo lo cual recuerda algo así como "el engarce de una piedra de joyería" y lo que en su momento fue toda una obra de ingeniería "cuya historia es curiosa", por cuanto con los elementos con que se contaban para elevar tan grandioso obelisco, no eran los que hoy dispone la ingeniería moderna cinco siglos después... "aquel obelisco se montó en silencio y bajo pena de muerte para quién pronunciase una sola palabra (se pretendía un silencio total solo interrumpido por las órdenes escuetas del director de la obra)... pero... la que sin embargo se pronunció y el obelisco pudo ser montado con éxito"... aquellas palabras las gritó un marinero (espectador entre la multitud que presenció aquel grandioso hecho) y el que simplemente dijo... ¡¡ Echadles agua!!... "las cuerdas o maromas al tensarse en extremo crujían y amenazaban romperse y aquel marinero recordó que en las naves, cuando esto ocurría, simplemente les echaban agua y con ello multiplicaban su resistencia"... "qué duda cabe que a aquel marinero, el Papa no mandó cortarle la cabeza... creo recordar que incluso fue premiado por tal atrevimiento, al incumplir la orden tajante del Papa"... que creo recordar era el "archifamoso Julio II"... amén.
Esta enorme plaza circular o elíptica adornada con el monumento ya descrito y las dos fuentes situadas a ambos lados del mismo, obras de Maderno y Bernini y cerrada en sus laterales por la enorme "columnata", enmarcan la fastuosa fachada de la Basílica del "pescador" y es la principal entrada de ese "mini-gran estado político-económico-religioso", cual es El Vaticano.
Tras de esa gran plaza, existen unos bellísimos y cuidadísimos jardines, así como diferentes palacios o estancias (papales y para el personal de la alta curia o administración estatal) amén de lo ya descrito"; parte de los cuales se pueden ver perfectamente desde los ventanales de "la Galería de los Mapas" (Museos Vaticanos) y que yo he visto esta misma mañana y desde varias de las mismas, las que tenían abiertas de par en par para ventilación y evitar "los malos olores" (considero) que podría producir la enorme aglomeración de gentes en un día tan caluroso como el de hoy.
Todo ello está perfectamente cerrado por una gran muralla de ladrillo "acostado" y la que circunda este pequeño estado o... "reino de este mundo"... el que así puede permanecer aislado si preciso fuera, pues para ello incluso cuenta con su guardia propia, que controla entradas y salidas como cualquier estado de mayor extensión geográfica; aunque no hay que olvidar nunca que..."El Vaticano está extendido por los cinco continentes y muchas de sus islas", por lo que sin temor a equivocarse conviene saber que en muchos países es algo así como... "un estado dentro de otro estado y donde ejercerá toda su influencia o poder... que indudablemente tiene". (1)

(1) NOTA: El Estado del Vaticano, tal y como lo conocemos actualmente, se constituyó el 11 de febrero de 1.929 con la firma del Tratado de Letrán entre Italia y la Santa Sede, aunque ya era la residencia permanente del Papa desde 1.377. Es el estado más pequeño del mundo y tiene de superficie solo 0.44 km2 y los que conforman una silueta en forma de "trapecio" y está totalmente tapiado o "amurallado" excepto en el espacio abierto que hay frente a la Plaza de San Pedro. Su población "oficial" se compone hoy de sólo 416 ciudadanos y alrededor de cuatro mil empleados. La población oficial se compone hoy de 46 miembros de la Curia Cardenalicia, 80 residentes, 201 poseedores de pasaporte diplomático y 89 guardias suizos. Tiene representación diplomática en 123 países, acuña su propia moneda y emite sus propios sellos de correos. El Papa tiene la plenitud de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial; no hay impuestos ni elecciones generales y no existe la propiedad privada de bienes raíces. Un tercio de la superficie del Vaticano, son jardines que son cuidados por unas treinta personas y entre estos jardines existe un pequeño huerto "que nutre la mesa del Papa".

(1994)
Publicado el 14 de Agosto del 2017

Antonio García Fuentes
(Escritor)
www.jaen-ciudad.es


Amanece en Roma 1994

12.08.17 | 09:34. Archivado en Sobre el autor

Amanece en Roma

Veintiocho de Junio: Amanece en Roma un día espléndido de sol, a las siete y treinta me levanto con cierta pereza o desgana, "me encuentro hecho pedazos", no recuerdo haber estado nunca tan cansado como ahora mismo me encuentro al levantarme de una cama donde se supone..."he descansado ocho horas...¿-?".- Lo primero que hago es meterme bajo la ducha y al recibir la caricia del agua fría me empiezo a recuperar, después termino el aseo y afeitado y tras todo ello, me encuentro con ánimos y me siento a tomar y ampliar mis notas de viaje.
A las nueve iniciamos la visita de esta mañana a Roma, al hotel ha venido a recogernos una "ya vieja guía", la que nos acompañará en nuestro autocar y cuyo nombre es el de "Alda", la que no obstante su edad (seguro que está ya más cerca de los ochenta que de los setenta) se muestra enérgica, fuerte y activa en un grado muy notable y además es poseedora de potente y ronca voz; con ella marchamos seguidamente a visitar los Museos Vaticanos y la Plaza y Basílica de San Pedro, o sea lo que se puede visitar de ese minúsculo (pero potente) Estado Soberano cual es "El Vaticano, sede del máximo responsable y representante sumo de aquel que dijo clara y taxativamente que su reino no era de este mundo"...?
Mientras efectuamos el recorrido urbano Alda nos va diciendo cosas de Roma, algunas de las cuales contaré (reflejar todo no sería posible) por cuanto creo son de cierto interés; entre ellas que el río "Tévere" (Tíber, para nosotros) cuenta con veinticuatro puentes dentro de la ciudad romana, algunos de ellos bellísimos y adornados con profusión de obras escultóricas como luego veremos y de los que cuatro y que aún se encuentran en perfectas condiciones de uso, son de la época del Imperio Romano, por lo que cuentan con la venerable edad de "dos milenios", dato muy a tener en cuenta hoy cuando "tantas construcciones se les caen a los modernos arquitectos".
Como pasamos bordeando los famosos jardines de "Villa Borghese", Alda nos dice que este es un gran parque cuya extensión es de nueve kilómetros cuadrados y en el que abundan los árboles formando bosque y donde existen ejemplares centenarios; existen jardines, un hermoso lago y diferentes edificaciones y todo ello es de disfrute público, debiendo significar que toda esta extensión se encuentra dentro de la ciudad de Roma y su origen es el siguiente.
Estos jardines fueron mandados construir por un cardenal miembro de la familia "Borghese" (Scipione Borghese) el que hizo transformar estos terrenos (antes plantados de viñedos) en lo que hoy es la más grande zona ajardinada de toda Roma y en la que igualmente se hizo construir un palacio que sirviera como asiento a un museo que también existe hoy (junto con otros) y que contiene una colección de obras excepcionales de artistas cuya enumeración sería larguísima.- Todas estas propiedades y tras varios siglos de ser propiedad de esta famosa familia de "príncipes romanos", fueron adquiridas por el Estado y cedidas a la ciudad de Roma en 1.902, por ello hoy no solo las disfrutan los romanos, si no que igualmente las podemos disfrutar los viajeros que llegamos a esta vieja metrópoli cuna de civilizaciones y que aún hoy..."nos alumbran".- Debo significar que Roma se encuentra muy ajardinada y que es una constante ese ajardinamiento y arbolado de calles, lo que dice bien a las claras el sentimiento y amor a la jardinería, de regidores y habitantes de esta urbe, la que ha conservado mucho del legado de épocas pasadas, cosa que otras ciudades han mancillado y han edificado moles de cemento en lo que antes fueran lugares públicos y dedicados al esparcimiento de la ciudadanía, la que indefensa -como siempre- ha visto y sufrido el expolio irrecuperable a que ha sido sometida por los "buitres de siempre".
En el recorrido igualmente observo la gran profusión que en esta ciudad existe de, pinos...grandes e incluso gigantescos pinos, muchos de ellos piñoneros y que esparcen abundantes y grandes piñones por las aceras y calles romanas, cosa esta que se aprecia a poco que uno se fije en ello... es -repito- una constante la presencia de esta conífera en casi todos los lugares de Roma a la que "dan sombra" y una estampa peculiar... y al escribir este párrafo ya en el recogimiento de mi despacho en casa, recuerdo una famosa composición de música clásica o selecta y cuyo título es precisamente..."Los Pinos de Roma", la que busco entre mis muchos discos de música y pongo en el "tocadiscos" y de nuevo oigo con deleite mientras escribo ..."recordando con la imaginación y la mente, esos pinos de Roma y que el compositor recoge (en su sinfonía) de los lugares siguientes..."Pinos de la Villa Borghese, pinos junto a una catacumba, pinos del Janículo y pinos de la Vía Appia"(1).
Y por fin llegamos a la entrada de los "Museos Vaticanos" y donde nos encontramos un verdadero "río de gentes procedentes de todas las latitudes del mundo" (incluso hay muchos africanos, asiáticos y algunos de Oceanía) y los que van formando largas y compactas colas conducidos por sus correspondientes "guías", los que los van conduciendo hacia la entrada de esta maravilla de tesoros de valor incalculable, ya que estos museos son múltiples y de diferentes estilos o culturas, los que aquí están representados muy ampliamente y gracias al celo de "Papas y Cardenales", demostrado a lo largo de muchos siglos en que éstos, fueron los verdaderos señores dueños de Roma y gran parte del territorio que hoy conocemos como Italia.
Los "Museos Vaticanos" se deben principalmente a la iniciativa de aquel "Papa-general-conquistador, mecenas y constructor famoso", al que se conoce como Julio II", quien reunió gran cantidad de esculturas clásicas y que fueron el inicio de todo este emporio que hoy comprende "docenas" de museos diferentes y todos ellos bajo la custodia de "las murallas vaticanas".
Ya en la entrada e instalados en el amplio y hermoso Hall, donde lo primero que me sorprende es la gran escalera o rampa "helicoidal", que lleva a los distintos pisos y que hoy no se emplea casi, puesto que los grupos entramos en amplísimos ascensores que nos elevan hasta la verdadera entrada de los museos... pero qué duda cabe que este hall, su decoración y la "doble escalera en espiral" que se encuentra en frente de la entrada, ya son un preludio de cuanto allí vamos a tratar de ver en un escasísimo espacio de tiempo de esta mañana y lo que trataré de resumir de la mejor forma que para mí sea posible.
Como dato informativo diré que la entrada cuesta unas mil pesetas, al cambio actual de la moneda, por tanto hay que reconocer que la entrada para ver todos estos tesoros, es sumamente económica, por lo que hay que reconocer igualmente que la Iglesia Católica y Apostólica Romana, se muestra muy generosa en mostrar todo este inmenso tesoro, cuya custodia y cuidos debe costarle cantidades muy importantes y que desconozco.
Entramos y ya dentro y "a cierta velocidad", Alda nos va explicando lo que vamos pudiendo ver, pues la profusión de trabajos artísticos y grandes obras es enormemente abundante, tan es así que llega un momento en que te encuentras..."embriagado de arte y penetra en ti una especie de borrachera nunca antes experimentada por mí", puesto que a la velocidad que te obliga la guía y las circunstancias, para ver todo aquel conglomerado de arte, produce esa especie de vértigo o ansia de "verlo todo", puesto que hay que insistir en ello, aquel es un arte hermosísimo y de todas las épocas conocidas de la historia del hombre en esta Tierra y el que se encuentra perfectamente instalado en "docenas" (si son docenas) de museos, todo lo cual forma un grandioso conjunto de obras, las que para verlas con un mínimo de detalle o deleite, habría que instalarse en Roma durante varios meses e ir todos los días a los denominados "Museos Vaticanos", e ir debidamente documentado con catálogos y guía experto para con todo ello disfrutar de cuanto allí existe hoy..."Imposible describir todo esto de otra forma y por ello omito decir nada más"...me limitaré a decir que dentro de estos museos vamos o andamos entre "un río de gentes" y en una especie de "babel" donde desde los silenciosos japoneses, pasando por los más ruidosos latinos y llegando al gutural, fuerte y molesto grito continuo que va dando "a su rebaño" un guía "teutón", allí no puedes gozar de un mínimo sosiego y por ello pienso sinceramente que lo mejor es ir allí solo y acompañado de un buen catálogo y mediante un auto-control lograr esa concentración individual y muy necesaria para el esfuerzo o trabajo de admirar y entonces, solo entonces... entrar aquí e..."ir viendo, admirando e interpretando por sí mismo, todo cuanto de bello y difícil ha realizado el hombre en todo el arte que aquí se muestra y que va desde obras que fueron realizadas en el viejo Imperio Egipcio, hasta los tiempos modernos...aquí hay de todo o casi de todo lo que el hombre ha pintado, fundido, esculpido, tallado, tejido o realizado con sus manos de artista inimitables individualmente, pues ello es lo curioso, o sea..."que el hombre/mujer dejan su marca individual en todo cuanto realizan y realizarán en el futuro, pese a quien pese y pase lo que pase, puesto que el ser humano es sobre todo...uno...uno solo siempre" y de ahí todos los grandes y continuos fracasos por masificar al que ante todo y sobre todo es..."un individuo".

(1) LOS PINOS DE ROMA: Poema sinfónico, escrito hacia 1.924 por el compositor "Ottorino Respighi"(Bolonia 9-7-1879 Roma 18-4-1936), el que llegó a ser discípulo de Rimsky-Korsakoff en San Petersburgo, director del Conservatorio de Santa Cecilia en Roma y "Accademico d'Italia".

(1994)
Publicado el 12 de Agosto del 2017

Antonio García Fuentes
(Escritor)
www.jaen-ciudad.es


De Niza a Roma un fatigoso viaje (y II)

11.08.17 | 09:56. Archivado en Sobre el autor

De Niza a Roma un fatigoso viaje
(y II)

Esta mujer es la primera vez que sale al extranjero y dice que..."las comidas extranjeras no le entran".- Mi amigo Paco y yo comentamos ello con el mayor respeto, pues "allá cada cual con su vida", pero es una curiosidad digna de ser relatada y que a mí no llega a sorprenderme grandemente, puesto que ya una vez y en otro viaje organizado para "industriales y comerciantes", uno de ellos sacó de "su zurrón" (y ya cuando veníamos de regreso cuatro días después de la salida de España)... y comió..."huevos duros y algunas otras cosillas"... nada menos que en el aeropuerto de Bruselas y ello hace sólo unos cuatro años, en que un grupo fuimos a... "ver y aprender cosas de la hoy denominada Unión Europea (antes C.E.E.)".- Y aquel hombre (ante nuestra sorpresa) no tuvo complejos de ninguna clase y dijo que..."siempre llevaba cosas así para momentos de apuro".... ¿-?
Ya en carretera..."nos rezamos el tercer rosario"... o sea, me explicaré más claro, pues dicho así no se entendería.
Ocurre que la mayoría del grupo que componen la expedición (y que son los promotores de este viaje) pertenecen a una asociación u organización de católicos laicos, por ello y como dicen ser "muy practicantes", llegado el momento "la jefa" (presidenta) que nos acompaña, "llegada la hora del rosario... saca el mismo y agarra el micrófono y todos a rezar esta salmodia"... salmodia que resulta bastante cansina y monótona y a la que esta señora ("que ya no cumplirá los sesenta") añade incluso "unas entradas y salidas" con otras oraciones... ni que decir tiene que todas las mañanas al salir "hay oraciones pidiendo buen viaje a diferentes divinidades, incluido Dios"... y como fue el propio Cristo el que dijera aquello de que..."donde fueres haz lo que vieres"... pues eso... a rezar y todos contentos o bien callamos respetuosamente y seguimos la oración conjuntamente con nuestro viaje, puesto que yo -al menos- me acuerdo de esa otra frase del Cristo, en la que aconseja..."no ser piedra de escándalo"... y la verdad a mí me agrada bastante el leer y meditar..."su Sermón de la Montaña", del que poco se habla entre "laicos o sacerdotes"... pese al enorme contenido de este grandioso mensaje verdaderamente cristiano... amén.
Sigue nublado y amenaza lluvia.- Nos cae una abundante "nube de verano" o fuerte tormenta que viene acompañada de mucha agua y gran aparato eléctrico; luego y por fin... "nos sale el Sol de la tarde" y lo vemos por primera vez desde que..."nos anocheció en España".
Debido a lo que sea (yo ahora no lo sé) y a la mala planificación del presente día, no podemos ir a visitar la ciudad de Siena, donde se nos tiene ofrecida visita a la denominada "Plaza del Campo" y una panorámica o visita rápida de esta famosa ciudad rica en construcciones medievales.- La guía nos dice (justificándose) que vamos muy mal de tiempo y no llegaríamos con tiempo para que nos den la cena en el hotel de Roma.- Esto me desagrada enormemente por cuanto tenía ilusión por ver esta ciudad y debido a este incidente, quizá no tenga ocasión de verla nunca más; por otra parte hay que tener en cuenta que tenemos pagada esta visita y a lo largo del día no ha ocurrido ningún incidente o accidente que justifique esta omisión de forma satisfactoria..."el resto del grupo no dice ni pío...por lo visto lo que les atrae principalmente es el Papa y Roma"... amén.
Al salir el sol se nota bastante el calor que irradia el denominado "Astro Rey", no podemos olvidar el que estamos muy cercanos al mar Mediterráneo y que nos encontramos ya en el "sexto día del verano de 1.994" y precisamente viajando hacia el Sur de la península que en su totalidad ocupa gran parte de lo que hoy es Italia y la que al igual que ocurre en España... "es bastante calurosa".
Transcurrido un tiempo nos detenemos en una de las ya citadas áreas de servicios con que cuentan las autopistas y donde permaneceremos veinticinco minutos para descanso, o tomar lo que a cada cual apetezca en los servicios de bar-cafetería que en todas ellas existen, "amén de diferentes tiendas, etc. etc.", puesto que en realidad son complejos comerciales debidamente estudiados para que el viajero..."aligere allí su cartera y gaste cuanto más mejor".- Yo me abstengo y decido pasear este tiempo por el interior primero y luego por el exterior de las citadas instalaciones, ya que es una forma de hacer un poco de ejercicio puesto que hoy poco hemos hecho y efectivamente, miro y compruebo mi "aparato cuenta pasos" (artilugio mecánico de fabricación japonesa que llevo en el bolsillo) y me asombro al ver "que pese al recorrido de hoy"...¡sólo he andado novecientos pasos!.- Visto ello me dedico a pasear a buen ritmo todo el tiempo disponible por este amplio recinto y con ello realizo un poco de ejercicio, el que necesito hacer cada día en "esta sedentaria vida de la máquina y el todo hecho... o casi hecho".- Transcurrida esta pausa en nuestro viaje subimos de nuevo al autocar, pregunto al chófer y este me dice que aún nos quedan más de dos horas para llegar a las proximidades de Roma y a las que habrá que sumar (me sigue diciendo) el tiempo de entrada y recorrido por esta ciudad hasta que lleguemos al hotel, todo lo cual dependerá de la densidad de la circulación rodada en "la ciudad eterna", puesto que la capital de Italia, tiene un tráfico endiabladamente denso y complicado; a mí no me extraña ello, puesto que ya lo comprobé en mi visita a esta ciudad en abril de 1.981 ("trece años hace ya")(1) y desde entonces..."ha llovido mucho y se han fabricado muchos automóviles"... por lo que me imagino lo que debe ser hoy el circular sobre un vehículo automóvil sobre las vías romanas, sean estas "antiguas o modernas".
Por todo ello cuando llegamos a Roma, son ya las 21,30 horas, llegamos cansados en demasía y defraudados por este larguísimo y monótono... "día de turismo en el extranjero".
Y por fin arribamos a nuestro destino romano y que es el "Regent Hotel", un hotel relativamente confortable puesto que su edificación debe datar de bastantes décadas atrás, si bien han efectuado reformas y tiene ciertas comodidades como por ejemplo la refrigeración en sus habitaciones; está situado en "Vía F. Civinini, 46", o sea bastante céntrico y muy cercano a los famosos jardines de "Villa Borghese".
Entramos en este establecimiento hotelero cargados con nuestros equipajes y... "deprisa y corriendo empujados por los apremios de nuestra guía".- No nos dejan ni tomar posesión de nuestras habitaciones (tenemos que dejar amontonados los equipajes en un rincón cercano a recepción) ya que nos tienen preparada la cena y tienen que "darnos de cenar", puesto que el personal agota su turno y tiene que marcharse, además se nos dice que llegamos con casi "dos horas de retraso".- Ocurre también que hay un campeonato de fútbol internacional, celebrándose en EE.UU. y el equipo italiano juega hoy y lo transmite la televisión, así pues "hoy nos ha coincidido todo, todo...todo lo nefasto", pues cualquiera "sujeta al pueblo italiano en estos momentos, en cosa alguna que no sea el ver y disfrutar del sagrado fútbol"... ¡Ah si los antiguos emperadores romanos hubiesen dispuesto del fútbol para seguir manteniendo su imperio!...(pienso y sonrío).
Cenaremos mal y mal servidos, puesto que "ni nos han querido vender bebidas extras" y por ello cenaremos sólo con agua, la que (menos mal) nos es servida en grandes jarras de cristal en las que hay bastantes cubitos de hielo.- Lamentablemente al turista en grupo se le mira y atiende en muchos lugares como a "un rebaño" y ello es triste, muy triste.
Debido a todo lo ya expuesto y las aglomeraciones que luego habrá en el ascensor, cuando llegamos a nuestras habitaciones son ya pasadas las veintitrés horas y tras recibir una "bendita ducha" (baño no hay en nuestra habitación)..."caemos" (al menos yo) en la cama bastante "rotos o quebrantados", puesto que yo llevo diecisiete horas y media levantado y en "movimiento continuo", ya que hoy no hemos tenido ni un ápice de ese reposo necesario en cualquier viaje y más en estos tan largos. Ello está reflejado en mi libro, "Monólogos en la Radio", en el capítulo titulado, "Boceto a Roma... vista a la luz del día".

(1994)
Publicado el 11 de Agosto del 2017

Antonio García Fuentes
(Escritor)
www.jaen-ciudad.es


De Niza a Roma un fatigoso viaje (I termina en el II)

10.08.17 | 10:03. Archivado en Sobre el autor

De Niza a Roma un fatigoso viaje
(I termina en el II)

Amanece un nuevo día en Francia.
Hoy veintisiete de Junio tenemos previsto el recorrido siguiente: Niza, Pisa, Siena y Roma, por tanto también nos aguardan hoy una buena "ristra" de kilómetros a recorrer y cuya longitud será similar a la de ayer.
Aun cuando la llamada la tenemos a las siete estoy levantado a las 6,30 y escribiendo la ampliación a las notas que tomo en viaje:
después bajaremos equipajes y pasaremos a desayunar, subiendo de inmediato al autocar el que parte a las 8,10 h..- Ha llovido en Niza y el cielo está nublado, lo notamos en las calles en las que incluso sigue cayendo una tenue llovizna; hay cierta densidad en la circulación rodada y ello pese a que junto a esta tenue lluvia existe un poco de niebla, la que "nos baja de los cercanos Alpes" sumiendo a la ayer "luminosa costa", en unas brumas que entristecen enormemente las vistas de este bello litoral de la Francia meridional.
A las 8,45 h. estamos cruzando la frontera italiana y por tanto ya estamos inmersos en este dédalo de túneles horadados entre ambas fronteras y los que ya describí en mi relato anterior.- Nos detenemos un corto espacio de tiempo en las instalaciones de dicha frontera, donde existen oficinas de cambio de moneda, puesto que algunos viajeros necesitan efectuar cambio de "pesetas por liras"...sigue nublado y llueve abundantemente en esta parte de Italia (nos encontramos ya en "La Riviera Italiana", cuya extensión va desde Niza a La Spezia, cubriendo toda esta parte de costa del Golfo de Génova).
Debido a esta lluvia que persiste, iremos viendo todo este hermoso paisaje cubierto con un triste manto plomizo y que nos ocultará todo el esplendor que mostraría si el "sol del verano"... luciera como corresponde a este final del mes de Junio en que nos encontramos.- Por lo ya relatado, no hemos podido ver en su plenitud estas dos famosas costas ("Azul y Riviera" que lo son a nivel mundial) las que están cubiertas de todo tipo de instalaciones y residencias para disfrutar del descanso cosmopolita o el más moderno... "veraneo vacacional de ciertas masas menos pudientes pero acomodadas, puesto que los precios aquí distan mucho de ser populares y del tipo que se aplican en las costas del Sur de España".
Pasaremos por "el cinturón" de Génova, por cuanto éste es un gran entramado de autopistas a diferentes niveles, que liberan de un enorme tráfico rodado a esta famosa capital portuaria, la que por ello no divisaremos de la misma nada más que una mínima parte de su puerto y ello desde una considerable distancia (Génova fue edificada entre las vertientes montañosas y alpinas, precisamente para mejor defensa de esta ciudad que llegó a ser famosa y poderosa república y hoy al irse expandiendo, por los minúsculos valles con los que limitaba, ha ido absorbiendo diferentes poblaciones o municipios a los que "ha borrado del mapa", e igualmente ha necesitado una ingente obra de ingeniería de carreteras, para su comunicación y cierto aislamiento necesario para que esta gran urbe industrial y que posee el más importante puerto de Italia... no sufriese un "colapso circulatorio").
Pese a que circulamos a buena velocidad, pero la circulación no puede acelerarse mucho por cuanto las normas de la misma en las autopistas italianas, limita a cien km. h. a los autocares, de ahí que lleguemos con retraso a nuestro primer destino, que será la ciudad de Pisa, en la que igualmente entramos "lloviendo" lo que nos va a impedir realizar cómodamente la visita turística.
Hemos llegado a las 13 h. y como la comida estaba prevista para una media hora después y "nuestra guía no ha podido comunicarse con el restaurante"...este, que al igual que los dos anteriores ya descritos, "vive de dar comidas a grupos", ha adelantado la prioridad a otro grupo que tendría que haber comido después que nosotros, ya que hoy el restaurante tiene gran afluencia de grupos y ha de obrar así..."este solo detalle nos va a perjudicar enormemente pues nos va a impedir luego el realizar la visita prevista a la ciudad medieval de Siena"...?.
Así pues, se nos despide amablemente de la "Trattoría del Turista" (nombre del restaurante) y que está ubicado muy cerca de la torre inclinada, diciéndonos que alrededor de las 14,15 h. será "nuestro turno de comida".
Nos sigue lloviendo y nosotros no hemos traído paraguas, ya que...¿quién esperaba lluvias en verano y en esta parte de Italia? A pesar de ello vamos a visitar la torre y todo el conjunto arquitectónico de su alrededor; antes tratamos de refugiarnos en el templo cercano (la catedral) y se nos impide la entrada, puesto que "hay que pagar" ("el negocio es el negocio") por lo que no entramos "en tan acogedor y santo lugar" (mi esposa y yo, junto a nuestros hijos ya estuvimos aquí hace 14 años) y nos resguardamos de la lluvia bajo "los aleros y cornisas" de este edificio, las que nos protegen del aguacero, el que afortunadamente cede y pasa a convertirse en tenue lluvia.
Nos acercamos al famoso "campanile" (verdadera denominación de la que en el mundo se conoce como torre inclinada de Pisa) el que se encuentra protegido mediante cerca de fuerte malla metálica, la que impide totalmente una visita "más cercana"; igualmente noto que junto a la torre han colocado grandes "contrapesos" en forma de bloques de cemento bastante grandes y que permanecen apegados al redondo muro de la misma, con lo que se pretende (pienso) contrarrestar la lenta "caída" de esta torre, aun cuando a mí me parece que "aquí hay algo -o mucho- de camelo" y puede que con este original atractivo turístico se esté empleando, alguna de las más "subliminales" técnicas del márketing o propaganda, para mantener "este río de dinero que supone el venir a ver esta peculiar torre o campanile"...que lleva inclinada "algunos siglos y aún no se ha caído", por lo que por lógica deductiva, pese a la "visual inclinación", las leyes de la gravedad y "sus contrarias"... debe tener un magnífico equilibrio, si no que duda cabe que la torre habría caído ya hace muchísimos años (la citada torre fue construida de 1.174 a 1.350 y por tanto sus campanas sonaron durante muchos siglos, si bien dejaron de sonar en la primera parte de este 1.900, para que sus vibraciones no perjudiquen a la estructura (tiene entre otras..."dos campanas que pesan cuarenta quintales cada una").
No podemos entrar y por tanto tampoco ver (no está previsto en nuestro viaje) el famoso cementerio o "campo santo" de esta ciudad y el que está aquí mismo, junto a este conjunto que estamos viendo "de prisa y corriendo bajo la lluvia"...lamentable ello, puesto que este lugar de "los muertos" tiene verdaderas maravillas dignas de ser vistas y apreciadas.
Realizamos un rápido paseo por todo este entorno, tomamos algunas fotografías y como vuelve a arreciar la lluvia, volvemos de nuevo al restaurante donde tampoco nos dejan entrar puesto que está lleno y nuestro sitio "está ocupado", por ello volvemos sobre nuestros pasos y mientras las mujeres observan los objetos que venden en unos cercanos puestos ambulantes (mi esposa se empeña y compra..."dos pesados juegos de ajedrez" realizados en alabastro y que quiere llevar de obsequio a dos de nuestros hijos) yo decido sentarme en uno de estos "ambulantes" que es una especie de bar y que tiene asientos protegidos por grandes paraguas...Paco me sigue y ambos tomamos allí una fresca "birra" (cerveza) italiana y unas patatas fritas automáticamente en una moderna máquina electrónica... y así "matamos este tiempo que nos queda hasta que nos corresponda sentarnos a comer", ya que el horario se incumple y logramos entrar al comedor a las 14,30.
Y por fin podemos comer (estamos hambrientos, pues han transcurrido siete horas desde que desayunamos) afortunadamente comemos muy bien y lo hacemos acompañado de muy buen vino "tinto" ("Chianti Classico") que nos suministra (previo pago) el camarero, luego podremos tomar café (buen café italiano) y aunque todo ello hay que realizarlo de prisa, pero al final nos reconforta ya que pensamos que..."para que quejarse si lo pasado, pasado está".
A las 15,30 h. ya estamos de nuevo "subidos en el autocar y marchando en dirección a nuestro siguiente destino" y qué duda cabe que yo -y otros- nos acomodamos "en el salón del fumador" y allí degusto mi primer cigarro puro de "este memorable día".
Aquí y como venimos "bastante contentos" por cuanto tomamos cerveza "hambrientos" y luego la botella del chianti nos la hemos bebido entre Paco y yo (las mujeres apenas han bebido) comentamos un hecho visto reiteradamente en el proceder de una de nuestras compañera de viaje... y es que esta señora (luego sabremos (Paco lo averigua) que es viuda, de unos cincuenta años y que trabaja en un restaurante...?) y el proceder extraño de la misma y por todo lo ya lo dicho, es que esta mujer..."trae talega"(1) por cuanto -dice- no le gustan estos "guisos" extranjeros y apenas come de ellos...?.
Así, cuando llega la hora de comer o cenar (los desayunos si los toma en el hotel) ella saca discretamente una bolsa de plástico y de ella extrae lo que va a comer o con lo que va a complementar la comida de turno (algunas cosas si las come de las que ponen en la mesa incluido el pan y el postre)


(1) Llevar talega o "echar talega", es sinónimo de llevar consigo bastantes provisiones, que puedan conservarse con cierta facilidad y sin sufrir deterioro notable, para un largo camino o estancia en lugares donde son precisos estos víveres (jamón, queso, tocino, salazones, diferentes embutidos y conservas, etc.) y si bien esta frase o calificación hoy está en desuso, pero a nosotros los "cincuentones" nos recuerda otras épocas y otros vocablos que entonces se empleaban de forma bastante normal en esta parte del Sur ado España, supongo que en otras también, puesto que nuestro idioma español es riquísimo. (Sigue y termina en la II)
(1994)
Publicado el 10 de Agosto del 2017

Antonio García Fuentes
(Escritor)
www.jaen-ciudad.es


Por la Costa Azul hacia Niza y Mónaco

09.08.17 | 09:34. Archivado en Sobre el autor

Por la Costa azul hacia Niza y Mónaco

Amanece el domingo veintiséis de Junio, a las siete ya me encuentro levantado puesto que no me agradan "las prisas" y aun cuando la llamada la tenemos a las 7,30 prefiero tomar tiempo suficiente para prepararme concienzudamente para la etapa que hoy nos espera y que será bastante larga e incómoda.
A las ocho estamos desayunando y a las 8,30 nos encontramos ya en la autopista que nos llevará hasta la frontera y continuará hasta nuestro destino de hoy que será la ciudad de Niza, capital de la "Costa Azul".- El día se presenta nublado e incluso nos llueve antes y después de cruzar la cordillera pirenaica y la frontera francesa.

Entramos en el Rosellón, condado que fue español y perteneciente a la Corona de Aragón y el que mediante el tratado denominado de "Los Pirineos", fue cedido a Francia en 1.659.- Aquí aún existen costumbres "catalano-españolas", e incluso observo al paso, algunas banderas donde figuran las famosas barras del escudo del antiguo reino español.- También aquí existen costumbres españolas de mucho más al Sur de la Península Ibérica, como por ejemplo son las corridas de toros.
Y por otra parte, debemos recordar -o saber- que nada menos que "Jaime I El Conquistador" (Rey de Aragón) nació en Montpellier en 1.208 en el castillo de "Salses" o Salces, el que fuera mandado construir por Pedro I, Rey también de Aragón y de Navarra, todo lo cual nos indica que estas tierras fueron pertenecientes a reinos españoles durante muchos siglos.
La mañana va transcurriendo mientras nuestro autocar rueda por estas muy buenas autopistas y tras largo y cansado viaje, atravesando los campos de Francia (ya descritos en otro de mis anteriores relatos) llegamos (por fin) al restaurante donde tenemos prevista y concertada la comida del medio día y donde podemos llegar tras "un despiste" de nuestros guías, lo que nos ocasiona unos treinta minutos de retraso.- Son las 13,30 h. cuando entramos en lo que será "nuestro comedor".
Donde nos encontramos es un "estudiado y comercial establecimiento dedicado exclusivamente a dar comidas en serie a grupos de viajeros", es amplio e incluso tiene un pequeño jardín interior en el centro del mismo, el que convertido en invernadero, sirve igualmente para iluminar todo el recinto con luz del día, o sea "todo estudiado" para con un mínimo gasto de todo, dar un servicio a tenor "con los tiempos"...Deduzca sino el lector, puesto que dos camareras nos sirven la comida a los 37 miembros del grupo auxiliados por carritos y todo ello "en un abrir y cerrar de ojos" y de forma "automática" ya que ni te miran siquiera, parecen "muñecos autómatas", todo viene ya preparado de las cocinas que indudablemente son de tipo "cuartelero u hospitalario"...el vino, hay que ir a comprarlo a un mostrador atendido por una persona, que lo sirve "al grifo" como la cerveza, o sea que hay instalados tres grifos de vino (blanco, tinto y "rosado" de muy baja calidad) los que te venden en botellas de diferentes tamaños y que te cobran al precio de "un buen vino embotellado de los que disfrutamos en España".- También te venden cerveza, agua mineral e incluso café servido en recipiente de plástico y con cucharilla (material del denominado de "usar y tirar") todo lo cual has de pagarlo de inmediato y llevarlo tú a tú propia mesa..."o sea una delicia de disfrute del placer de la mesa"...¡Progreso...¿qué progreso?...!.
Este establecimiento está situado cerca de Montpellier, al borde de una carretera cercana a la ciudad y fuera de la red de autopistas, tiene una capacidad para 500/600 plazas, a las que les sirven igual tipo de comida, o sea que todo el que comió junto a nosotros comió exactamente lo mismo (una tartaleta o pastelito de "no sé qué", un trozo de pavo frito emborrizado en pan rallado o harina con guarnición de patatas fritas y un postre de helado industrial "con diminuta palita (no cucharilla) de plástico", el agua (ponen agua "corriente y gratis") nos la sirvieron (mejor dicho estaba ya servida en la mesa) en botellas usadas y que en algún momento sirvieron para vino "de marca"...el nombre del establecimiento es el de "Restobull" e indico el nombre, para que si pasan por allí, pasen de largo pues aquello no merece la pena ni ser visitado, es algo así como el "summum del turismo llevado al rebaño de borregos"...mejor comer un "bocadillo" y una cerveza sentados al borde de una carretera cualquiera y reservarse para mejor ocasión en que se pueda disfrutar de algo que se denomina..."r-e-s-t-a-u-r-a-n-t-e", y que tristemente está desapareciendo, lo que nos dice bien a las claras la decadencia en este sentido en lo que a "masas" se refiere...indudablemente, "lo bueno no puede llegar a todos y al mismo tiempo, quizá por aquello de que todo tiene su tiempo".
Salimos de este "comedor militarizado", hace calor puesto que el Sol ha salido con fuerza a media mañana y estamos muy cercanos al Mediterráneo.- Por curiosidad miro el "cuenta pasos" que llevo en mi bolsillo, para saber lo que ando cada día y observo que sólo he andado hoy..."mil doscientos pasos", los que han sido recorridos en las diferentes "subidas y bajadas" al autocar...sonrío al comprobar que aún no he andado ni un solo km., pues los mil doscientos pasos equivalen a algo así como a "tres cuartos de kilómetro", o sea que en gran manera, el turismo moderno es "ir embalado hasta casi el destino" en la mayoría de jornadas de este tipo de turismo "de masas".
He encendido un puro y paso a fumarlo en lo que jocosamente llamo "la terraza" y que como habrán adivinado es la parte trasera del autocar, donde me acompañan otros fumadores.
Proseguimos viaje el que ya resulta monótono y cansado y va pasando la calurosa tarde de verano, cuyos efectos notamos incluso dentro del autocar y pese a la refrigeración que tiene y que no funciona de forma óptima.- A las 19 h. estamos entrando en Niza.- María-Jesús, nuestra guía nos dirige al denominado "Paseo de los Ingleses" (fueron los ingleses los que descubrieron esta costa para disfrutar apacibles vacaciones en el pasado siglo) o Paseo Marítimo de la ciudad y que es la vía más atractiva de la misma, por cuanto a ella dan fachada los principales edificios que dieron nombre y fama a esta urbe, está profusamente ajardinada y todo ello lo acrecienta la suave bahía que aquí forma la costa, la que bordea una playa de no mucha anchura pero la que cuidan al máximo.
Lamentablemente en este bello paseo ha ocurrido hoy "un acontecimiento moderno que nos va a obstaculizar su recorrido".- Resulta que ha tenido lugar una carrera de motocicletas y todo él está lleno de señalizadores plásticos de carreteras, balas de paja que forman "defensas" y todo ello lo están recogiendo muy pausadamente unos obreros auxiliados por camiones y diferentes gendarmes que dirigen el tráfico que resulta lentísimo, además se observan en estos bellos jardines, todos los deshechos que han dejado "la masa" de espectadores al tal acontecimiento (enormes cantidades de vasos y otros envases de bebidas refrescantes consumidos en el lugar, acrecentado por otros envases plásticos que de momento afean todo)... por todo ello vamos a perder un tiempo precioso en esta lentísima circulación la que en un determinado momento "nos expulsa del paseo" y todo ello nos hará llegar tarde al modesto restaurante ("solo para grupos") donde nos darán la cena (que no merece ni mencionarla puesto que es comida similar a la del medio día) y luego al "hotel Saphir" y por descontado nos impedirá dar "una vuelta por la ciudad, como estaba previsto".
Afortunadamente el hotel es moderno, bien instalado, de proporciones "humanas" y por tanto muy confortable, pero en el que -y debido a lo ya comentado- apenas podremos descansar y hacer otra cosa que tomar una refrescante ducha o baño, cambiarnos de ropa y de nuevo salir a tomar "un nuevo autocar" puesto que... (Finaliza en el II)
Tenemos prevista "visita nocturna al cercano Principado de Mónaco", al que nos llevará otro transporte por causas de "competencias o imposiciones gremiales que no permiten intrusismos foráneos"...?.- Pese a lo antes dicho, no ha sido posible encontrar guía local, por lo que nos acompañará "la nuestra pero como guía de piedra" (le está prohibido ejercer al no ser nativa de aquí).
A las 22.30 h. nos recoge en el hotel "un pequeño autocar conducido por un malhumorado conductor", al que por cuanto gruñe, le han estropeado sus planes de descanso la llegada no prevista de este grupo de españoles (la visita la contrató nuestra guía sobre la marcha y no para todo el grupo..."o sea todo deprisa e improvisando...a lo español".
Se inicia el recorrido, el que realizaremos a la ida, por la que se nos dice se denomina..."la carretera alta", la que serpentea por los altos y abruptos acantilados que prácticamente unen las dos ciudades.- En este nocturno trayecto, el que quizá estamos realizando a más velocidad de la que la prudencia aconseja y quizá todo ello, por "la mala uva que porta el referido conductor francés o monegasco".- Al paso vamos viendo la panorámica nocturna de este litoral que es muy atractiva, mientras María-Jesús nos relata un boceto del pequeño "y peculiar reino" que vamos a visitar... al menos ella con muy buena voluntad lo hace, puesto que llegado al principado..."ha de permanecer muda"; le agradecemos todo ello.
Llegamos al principado en "unos treinta minutos" y "deprisa y corriendo", se detiene el autocar en los subterráneos que hay para este tipo de aparcamientos y que están excavados en la roca viva (aquí se ha aprovechado todo al milímetro..."tierra y roca") y de donde parten unas escaleras mecánicas y ascensores, que con gran rapidez nos trasladan a la cima de esta gran roca,(1) donde lo primero que visitamos es "la fachada" del gran museo y laboratorio oceanográfico, "gloria de este pequeño estado" y el que debido a expediciones e investigaciones que aún prosiguen, ha aportado grandes avances sobre los conocimientos de los océanos y mares de nuestro planeta, teniendo en su interior unas grandes muestras de especies vivas de estos mares, todo lo cual no podremos ver, sencillamente porque..."son más de las once de la noche y está cerrado".- Nos dirigimos de inmediato a la explanada que existe ante el "palacio del hoy Príncipe Rainiero III" (es un pequeño castillo) el que vemos con rapidez y luego nos son mostradas dos casas "señoriales", que se nos asegura son de las dos hijas "del príncipe", una de las cuales "vive con su actual guardaespaldas, con el que ya tiene un hijo" (esta familia siempre está "en los periódicos" por una u otra causa, quizá ello forme parte de la gran propaganda o promoción que necesita este "país de cuento o fantasía", cuya continuidad peligra en la actualidad ya que no existe descendencia directa y que según las leyes que lo rigen... pueda asumir "la corona" a la muerte del ya viejo Rainiero y en cuyo caso, el territorio se lo anexionaría la República Francesa o mejor dicho... Francia).
Con toda rapidez emprendemos de nuevo "la marcha" ya que hemos de visitar el famoso casino de Montecarlo.- Al paso observamos la gran limpieza, silencio y orden que denota este pequeño estado, el que cuida todo ello como "vital para su continuidad y supervivencia y ello por causas obvias"... este es un lugar de placer, descanso, reposo y quiere ser... "un oasis para huir del mundanal ruido... todo aquel que pueda costear los altos precios que aquí rigen para todo".
Llegamos al casino... "bueno a la plaza del casino", puesto que no podremos entrar ya que el tiempo no lo permite, puesto que hemos de regresar a una muy limitada hora ya prevista y que "el descontento y ya citado chófer galo, quiere acortar aún más".
Cansado y "bastante cabreado" me separo del grupo y decido sentarme en aquella plaza en una bonita terraza que he visto, mi esposa y amigos Paco y Loly coinciden con mi decisión y me siguen.- Por fin vamos a reposar un poco, solo un poco... nos encontramos sentados en la terraza del..."Le Café de París", el que como el ya citado y famoso casino, se encuentran situados en la denominada, "Plaza de Camembert".- El conjunto que forma y compone esta plaza es maravilloso, puesto que todos los edificios que la circundan son armónicos y ello unido a los muy bonitos jardines y fuentes que en ellos existen, transmiten un encanto que esta noche se acrecienta con la iluminación que existe y el clima veraniego y de calor atenuado que hace esta noche.- Curiosamente observo en estos jardines cuatro olivos y los que con sus "plateadas hojas" destacan en esta noche monegasca.- Es claro que me recuerdan a los innumerables campos de olivos de mi tierra natal (Jaén y su “mar de olivos”).
Con verdadero placer vamos a disfrutar (al menos yo) del poco tiempo que nos queda de estancia aquí, ya que solo disponemos de "cincuenta minutos", que pienso disfrutarlos "segundo a segundo" viendo lo que pueda ver..."desde mi asiento y mientras me fumo cómodamente un cigarro puro... hasta donde llegue el fatídico tiempo concedido", a nosotros que por una excursión de tres horas (y sin guía oficial) nos han cobrado a razón de "tres mil quinientas pesetas por persona" (unos treinta dólares al cambio actual) y además hemos tenido que aguantar "las malas caras del citado chófer y sus excesivas prisas en acabar cuanto antes y dejarnos en nuestro hotel lo antes posible"...pobre hombre y pobre...TURISMO.
Efectivamente, estos cincuenta minutos "me supieron a gloria y no me importaron los precios pagados ni la invitación a nuestra mesa, que hicimos a nuestra apurada guía y la que encantada aceptó"... ya que muy confortablemente sentados y atendidos por un viejo y muy amable camarero español (mallorquín) tomamos un exquisito helado o exóticas bebidas frescas (yo tomé "piña colada"), fumé gran parte de mi puro y me recreé contemplando grandes perspectivas nocturnas de gran parte de este lugar tan placentero, abigarrado y poblado por mansiones y donde también existen "grandes colmenas para servicios y servidores", amén de un gran puerto para barcos de placer que en gran cantidad aquí están anclados esta noche y donde la variedad es enorme en tamaños y "lujos".
Pero llegan las O,10 horas (12,10 de "la media noche") hora fatídica en la que hay que subir a toda prisa en el autocar donde nos aguarda "el muy cabreado chófer", que es sin duda uno más de los innumerables "miembros de las masas ya ricas o con un buen poder adquisitivo ganado con cierta facilidad" y los que imbuidos en "sus derechos, no llegan ni a intuir el que también tienen... obligaciones, que rebasan los posibles compromisos de contratos más o menos tutelados por sindicatos de clase y que está acabando con la responsabilidad de lo que antes se denominaba el... TRABAJO BIEN HECHO"... "en fin, son los tiempos... pienso, sonrío y me acuerdo de la parte de puro que he tirado antes de subir a este incómodo autocar al servicio del turismo".
Bueno pues una vez más he de decir que "pasé por aquí", puesto que para ver medianamente bien este peculiar estado soberano, se necesitaría al menos un día y bien completo (24 horas) ya que aparte de lo ya descrito, existe un gran y cuidado "jardín exótico", que la guía dice es una maravilla y el que es digno de ser visitado, el puerto donde no hemos estado, el museo oceanográfico que es -repito- grandioso e igualmente, recorrer algunas de estas peculiares calles "a la luz del Sol" y algunas otras cosas que indudablemente habrá dignas de ser vistas u observadas, todo ello sería hacer verdadero turismo, pero hoy ello parece ser impensable por cosas y causas que ya he comentado en otros de mis relatos y que por tanto no repito... "Sí que diré lo que yo considero la síntesis de esta absurda vida moderna, que es... ir casi siempre deprisa y hacia ninguna parte".
Regresamos a nuestro hotel por "la carretera baja", la que discurre por igual orografía que "la alta" pero bordeando el litoral y paralela en muchos tramos a la vía férrea que une esta parte de Francia con la ya cercana Italia.- El regreso lo hacemos a aún mayor "prisa" y tenemos que sufrir los vaivenes del vehículo y los frecuentes "frenazos" de este pobre diablo de conductor, el que afortunadamente no tiene ningún percance ("alabados sean todos los dioses") y nos deja "sanos y salvos" en nuestro alojamiento, donde seguidamente nos acostamos muy cansados ya que el recorrido de hoy ha podido aproximarse a los setecientos kilómetros según los cálculos que he hecho y que creo muy aproximados, si bien los mapas que llevo no tienen muy claros estos datos y me resulta difícil precisar.

(1) Mónaco está asentado en las últimas estribaciones de Los Alpes y es un promontorio rocoso, en el que existe una urbe que en realidad son tres (Mónaco, Montecarlo y la Condamine) teniendo "el reino" una población ("oficial") de unos 28.000 habitantes

(1994)
Publicado el 09 de Agosto del 2017

Antonio García Fuentes
(Escritor)
www.jaen-ciudad.es


VIAJANDO POR ESPAÑA, FRANCIA e ITALIA (Diez Días del Verano de 1.994)

08.08.17 | 10:41. Archivado en Sobre el autor

VIAJANDO POR ESPAÑA, FRANCIA e ITALIA
(Diez Días del Verano de 1.994)

Ya en esta moderna autovía nos dirigimos en dirección Bailén y Manzanares, que encontraremos en la ruta que nos llevará a nuestro primer destino...son ya las 0,30 horas del día 25 de Junio y luce una luna "casi llena" pero en sus primeras fases de "menguante" y con este "lunar acompañamiento", vamos a realizar nuestra primera, nocturna y agotadora... etapa de este nuevo viaje a tierras de Italia y Francia en este "cuarto viaje" a estos países, donde aún me queda muchísimo por recorrer, si bien a algunos de los lugares donde vamos, yo ya he estado.
Como quiera que la ruta que llevamos es casi idéntica a la que realizamos el pasado mes de noviembre en nuestro viaje a "países alpinos", del que realicé un pormenorizado relato, omitiré el repetir o reiterarme en detalles ya descritos en aquel; por tanto... diré simplemente, que tras una noche de pesado viaje y tras las preceptivas paradas ("técnicas") en ruta, llegamos a nuestro primer destino, el que situado en las cercanías de la ciudad catalana de Gerona y junto a la autopista que nos llevará a la frontera francesa, igualmente está situado en las inmediaciones del aeropuerto "Gerona-Costa Brava".
Se trata de un establecimiento hotelero cuya denominación es la de, "Hotel Girona" y pertenece a la cadena "Novotel" y en el que tomamos habitaciones, notando con satisfacción que es bastante confortable y bien dotado, pues incluso tiene piscina y ocupa un amplio espacio con jardines y bastante arbolado, si bien la entrada al mismo es dificultosa por mor de la citada autopista.
Hemos llegado a las 13,15 h. y por tanto ya llevamos "sobre nuestras costillas" casi catorce horas de viaje, por lo que hemos llegado bastante cansados.- Seguidamente efectuamos nuestra primera comida en este hotel y posteriormente pasamos a descansar unas horas en nuestras habitaciones, puesto que esta tarde tenemos programada una visita a la ciudad de Gerona.
A las 18,30 h. estamos saliendo de nuevo en el autocar y marchamos seguidamente a la ciudad, es sábado, la tarde se muestra desapacible, está muy nublado y "el cielo" amenaza tormenta.- Como la ciudad se encuentra a ocho o diez km. de nuestro hotel llegamos a ella muy pronto.
Gerona es la más pequeña de las cuatro capitales catalanas, cuenta en la actualidad con alrededor de noventa mil habitantes y al llegar a ella la encontramos "muy solitaria", quizá ello obedezca (pienso) a que es sábado y la gente no trabaja y ha "huido a sus refugios de fin de semana".- Aparcamos el autocar bastante cercano al casco antiguo y a uno de los dos ríos que confluyen en la ciudad (Oñar y Ter) y pasamos por uno de los puentes a esta parte de la vieja ciudad, vieja y medieval es esta parte que visitamos y la que aún encontramos mucho más solitaria que la parte moderna, todo ello acrecentado por "lo plomizo del cielo", las estrechas callejuelas y el color de estas viejísimas piedras, algunas de las cuales "guardan polvo de hace mil años", todo lo cual me resulta bastante tétrico, máxime que hemos entrado en la iglesia de San Félix donde se va a iniciar misa (que algunos de los componentes del grupo quieren oír) y nos ha parecido más una especie de "gran cueva" que el templo de una religión "de luz", puesto que aquí apenas existe alguna bombilla encendida y existe una obscuridad enormemente desagradable, donde las mínimas "bujías" de cera que arden en el altar, acrecientan lo tétrico de este "santo lugar"...lástima que no haya cierta iluminación que permita ver el interior de este templo, que "hasta puede ser hermoso", pero la verdad esta tarde se nos ha mostrado horriblemente feo y desagradable..."en que estará pensando el párroco"...? (en esta iglesia hay enterrados dos santos "mártires" (San Félix y San Narciso y es posiblemente el templo más antiguo de la ciudad, puesto que data de "antes de la invasión de los árabes" (que ocuparon Gerona en su gran expansión ibérica).
Como la misa "la inicia el cura en idioma catalán"...la mayoría del grupo, da marcha atrás y sale.- Nuestros amigos Paco y Loli, mi esposa y yo, marchamos a la Catedral, quedando "detenidos" a mitad de la enorme escalinata, puesto que del catedralicio templo bajan algunos del grupo y nos dicen que no subamos que "no dejan entrar", por lo visto es ya hora de cierre y "el portero" está en la puerta esperando que salgan los últimos visitantes y no deja entrar a nadie más, así pues nos ahorramos la subida de esta enorme y empinada escalinata y nos limitamos a tomar unas fotografías para "dar fe de que aquí estuvimos en esta obscura tarde de tormenta de Junio de 1994"...son algo más de las 19 horas y la verdad..."visto lo visto", mejor haberse quedado en la piscina del hotel, en vez de haber venido aquí.
Como el regreso no será hasta las 21 h., terminamos de aburrirnos y decepcionarnos en esta solitaria "ciudad-fortaleza", donde incluso nos empieza a llover y tenemos que buscar refugio en uno de los pocos establecimientos de hostelería que permanecen abiertos y donde nos cobran la consumición ya a..."precios franceses".- A nuestro regreso y en el camino nos descargará una gran tormenta con abundancia de agua y aparato eléctrico, llegando al hotel en pleno "diluvio", del que nos hemos librado gracias a que Paco (es el chofer) ha podido arrimar el autocar hasta la visera de la entrada al hotel.
Como es la hora de la cena, seguidamente entramos en el comedor donde afortunadamente cenamos bien, luego reposaremos la cena charlando amigablemente de todo lo acaecido en este larguísimo día, fumo en el transcurso del diálogo mi segundo cigarro puro y luego pasado un tiempo de agradable reposo, nos retiramos a dormir puesto que hay que descansar ahora que podemos hacerlo con relativa comodidad..."pues más adelante...?".
(Junio 1994)
Publicado el 08 de Agosto del 2017

Antonio García Fuentes
(Escritor)
www.jaen-ciudad.es


Martes, 22 de agosto

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Agosto 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031