No más mentiras

V I A J E A M A R R U E C O S (ABRIL 1993) (IV)

16.08.18 | 09:36. Archivado en Sobre el autor

V I A J E A M A R R U E C O S
(ABRIL 1993)
(IV)

Rueda de nuevo nuestro autocar en dirección a Kenitra, Salé y Rabat, que es nuestro destino y donde pernoctaremos, por tanto aún nos quedan alrededor de doscientos km. de recorrido. Desde que salimos de Tánger, hemos recorrido ya un buen espacio de este territorio y salvo algunos terrenos de malas tierras y donde se da en abundancia el "palmito", se va confirmando lo que nos apuntó Nordín al hacerse cargo de la expedición, o sea que este es un país agrícola y ganadero de gran importancia y en franco auge de su agricultura. Son abundantes los rebaños (grandes, medianos, pequeños, minúsculos) de ovejas, cabras, vacas, asnos, caballos, algunos dromedarios ("el cerdo lo prohíbe la religión islámica"). La feracidad de estas tierras aumenta así como nos adentramos hacia el Sur. Se aprecian incluso grandes instalaciones de riegos por aspersión, amén de los del tipo de canales o "acequias" de diferentes tamaños y construcción, sorprendiéndonos los grandes caudales de agua debidamente canalizados por grandes extensiones de tierras muy fértiles, o que discurren por los ríos que atravesamos. Veo abundantes cultivos de cereal, alfalfa, remolacha, patata, caña de azúcar, naranjos y otros frutales. Se observan gran profusión de bosques de alcornoques, encinas y eucaliptos, éstos últimos y junto a las chumberas, denotan repoblaciones de terrenos antes estériles o poco aprovechados. Se ven desde la carretera huertos y pequeñas parcelas... "todo se labra y cultiva, todo se aprovecha". Junto a las grandes instalaciones de riegos antes mentadas y explotaciones donde abunda la moderna maquinaria agrícola, también he visto "el arado romano de hace miles de años" (madera y punzón o reja metálicos) tirado por escuálidas bestias de carga o labor (vacas, mulas, asnos, de pequeña alzada pero (al parecer) "bastante fuertes") incluso he visto más de una vez, a una pequeña vaca o buey, "ayuntado" a una también pequeña mula/mulo ó asno/"borrica", los que pacientemente aran el terreno, formando estas extrañísimas "yuntas", las que llevadas (muchas veces) por "algún viejo campesino" que trabaja en el campo... ya que esto parece ser lo normal, aquí trabaja todo el mundo "que puede" y el campo se ve "lleno" de hombres, mujeres y niños de casi todas las edades y "los más débiles", incluso cuidando el minúsculo rebaño (pienso que familiar) posiblemente como "una de las principales riquezas que poseen estas gentes". Circulan gran profusión de carruajes ("carros") de dos (algunos con cuatro) ruedas neumáticas (desechadas de camiones o automóviles) y los que transportan "de todo", incluso hombres en grupo que van o vienen a los campos y es sorprendente, las cargas que llevan en esos "modernos carros", esas "pequeñas bestias" ya mentadas (burros, mulos, caballos) pues generalmente es una sola la que "tira del carro y su carga"... ¡Nunca mejor dicho eso de "tirar del carro"!, de ahí el que diga que deben ser animales de gran resistencia y fuerza, por que dan la sensación de tirar con facilidad de lo que muchas veces parece una carga excesiva para un solo animal.
Observo en la carretera, mejor dicho en las cunetas y en ciertos trechos de las mismas... a unos curiosos vendedores... son hombres, algunos ancianos, también niños o "zagales", los que tienen "montados" sus pequeños o modestos negocios, e incluso expuestos en curiosos "escaparates"; son unas especies de tenderetes, trípodes o "artilugios", fabricados con delgadas pértigas de madera cogida "in situ" y de las que cuelgan unas bolsas de plástico transparente y cuyo contenido debe ser de un peso aproximado a un kilo de... "cacahuetes" ("maní") con su cáscara y las que pacientemente ofrecen al viajero... y digo pacientemente, por que generalmente, están echados en el suelo y esperan... "con esa paciencia", a que se detenga el posible cliente a comprar y de los que yo he visto alguno efectuar la compra (diez dirham la bolsa -dice nuestro guía- unas 120 ptas., por tanto). Como he podido contar varios grupos y en un espacio corto, me pregunto... ¿estas docenas de personas viven "de esto"?... ¿Qué obtendrán por ello, los cultivan ellos, los compran y revenden?... ¿es una forma de vivir transitoriamente y de forma muy precaria?... Misterio... de "uno de tantos (al parecer) míseros negocios de supervivencia y que en este país proliferan" y que dan la sensación al europeo... (Pienso) que "son la frontera de la dignidad del hombre"... antes de pedir limosna... hermosa lucha por la vida (así me lo parece) pues muchas de esas gentes a que me refiero en "un amplísimo abanico de hombres y formas", pululan a tu alrededor intentando venderte "algo" siempre... "otros simplemente ponen su puesto en cualquier lugar "rústico o urbano y esperan, de pie, sentados, echados incluso"... "aquí el tiempo es otra cosa muy diferente a como nosotros lo entendemos".
Más adelante observo también, e igualmente al borde de la carretera, puestos de venta de artesanía variada y rústica y que ofrecen en cantidades y surtidos notables por la extensión que ocupan estas instalaciones, donde puedes comprar útiles de caña, cestería variada, vasijas de cerámica, todo -repito- de variadísimas formas y decoraciones y todo sometido a la intemperie (incluso los vendedores o dueños) al pleno sol, aire, lluvia, etc... "Si...esto es otro mundo y ello a pesar de que nos encontramos en la que se denomina, zona más europeizada"... ¿Qué encontraremos más al interior?... me pregunto con la más ingenua de las espontaneidades, mientras miro, oigo y observo todo lo que se muestra "a mi mente".
Hemos atravesado ríos caudalosos (el Lukus o Loukus, Sebú, algún otro cuyo nombre desconozco) y que me sorprenden, pero que denotan por su caudal que sus fuentes son abundantes y que aquí el agua no es un problema -ni mucho menos- al menos en esta parte del norte de Marruecos... Pienso que esta agricultura competirá con ventaja con la de otros países y... "traerá problemas a esos otros países"... "ya los está trayendo" (Y hoy muy aumentados por las imposiciones “del moro”), puesto que este clima, esta mano de obra tan económica y tan abundantísima...?" y todo tan cerca de la tan… "rica y envidiada Europa"... la que sin embargo decae ostensiblemente... "durmiéndose en unos laureles se le están quedando viejos- muy viejos- y por tanto caducos"... (Por ello mismo aquí se está metiendo toda África y media Asia)… en fin; "es la vida, unos avanzan y otros retroceden, nada nunca está totalmente detenido, todo se mueve hacia alguna parte...?".
Y por fin llegamos a nuestro destino de hoy, o sea "a las dos ciudades" de Salé y Rabat, pues en realidad fueron y son dos, si bien sólo "suena hoy" la que es capital del estado (Rabat) y donde reside el rey, pero curiosamente son dos que fueron "rivales" y que luego "unieron españoles huidos"... Dichas ciudades las separa un río no muy caudaloso ("el Buregrag" ó "Bu-Regreg") en el que curiosamente aún existen lo que aquí denominan hoy como "barcas-taxi" y las que por dos dirhams te trasladan "de una ciudad a otra", por un estratégico paso, ya "en lo que es ría cercana al mar abierto (y que no han anulado "los modernos vehículos del siglo XX") y con cuyo trabajo, "se buscan la vida" unas docenas de marroquíes de estas dos riberas, linde natural de esas antiguas ciudades de las que el guía marroquí, nos ha venido diciendo lo que trataré de contar resumiendo ya que es curioso e incluso afecta a nuestra historia.
Aunque desde mucho antes Salé era un puerto pirata y dedicado a ello con gran intensidad, pero desde principios del siglo XVII y reinando en España Felipe III, se produce la nefasta expulsión de más de medio millón de "moriscos" españoles ("calamidad equiparable a la anterior de los judíos españoles, o sefarditas" y que igualmente, tanta ruina dejó tras de si") los que en 1609 ó 1610 emprenden esa vergonzosa odisea y muchos de ellos (y entre los mismos, muchos ricos) se establecieron en Salé y con sus riquezas "dieron un gran impulso a la piratería"; en parte como negocio y en gran parte como venganza hacia un nefasto rey español al que por lógica odiarían a muerte. Así, aquellos moriscos, que debieron ser bastante inteligentes y poderosos (económicamente) logran fundar una república, que se denominó..."la República de las Dos Orillas", ya que lograron unir políticamente a Rabat y Salé y formar dicha república, que fue independiente hasta el siglo siguiente en que la sometiera uno de los reyes de la actual dinastía reinante (la Alauita) o sea, que fueron independientes durante un siglo o algo más.
Dicha república se dedicó principalmente al asalto de los barcos españoles (de otros países también) que de regreso de "las Américas" y vía Canarias, pasaban por las cercanías de este puerto y aquí los asaltaban y desvalijaban; y los que de este paso se libraban... "más al Norte y en el puerto de Larache", otros piratas terminaban las operaciones de saqueo, las que continuaron después de desaparecer esta curiosa república de piratas, pues según libros consultados, se mantuvo hasta nada menos que 1818.
Hemos pasado por Salé, sus bien conservadas murallas y medina; y donde se nota ese "halo" de siglos pasados y el que resalta a la hora que la vemos, pues es la caída de la tarde y en la hora de la puesta del Sol, lo que embellece el conjunto con los dorados, las sombras y el misterio de la ya próxima anochecida... y de inmediato entramos en Rabat y llegamos al hotel "Safir Rabat", en el que tras los trámites "policiales de las ya mentadas hojitas", recibimos las llaves y ocupamos las habitaciones, las que pese al "lujo exterior del establecimiento"... tienen bastantes deficiencias y alguna suciedad que se detecta a simple vista.
Después del aseo y una reconfortante ducha, en un agua de "un sospechoso color terroso" y de la que nos advierte (nuestro guía) que no debemos beber (en realidad nos ha dicho que "mejor beber agua embotellada en todo el recorrido")... Salimos a reposar un poco y ver el "movimiento" en el hall del hotel, el que es muy acogedor y está muy bien decorado con motivos, obra y mobiliario que recuerdan perfectamente que estamos en Marruecos. Después subimos al comedor del hotel, el que situado en la última planta del no muy alto edificio, es contiguo a unas terrazas y piscina, desde las cuales se disfruta de unas magníficas vistas de las dos ciudades y algunos de sus monumentos más destacados (la denominada "Torre de Hassán", "gemela de la Giralda de Sevilla y la Kutubía de Marrakech, el mausoleo y tumba de Mohamed V, algunas otras torres de diferentes mezquitas, otros monumentos, las murallas y medina de la vecina ciudad ya descritas)... En verdad, la situación de este hotel ha sido estudiada al detalle y han conseguido todo cuanto se propusieron en ello... "lástima que no lo cuiden más".
Como la cena es de las de tipo "bufé" y hay "la clásica cola de comensales ante el mismo" y ello me desagrada enormemente, ya que "lo malo se extiende con gran rapidez" (reitero lo ya dicho sobre este tipo de servicio de comidas, en mi reciente relato, sobre mi viaje a México y en el que hablo sobre este engendro de la moderna gastronomía)... Salgo de nuevo a la terraza a disfrutar con más detenimiento de lo que desde ella se aprecia y mientras va "aclarándose la cola de comensales"... Me asomo al exterior y aprecio el gran ruido existente, producido por la gran circulación de vehículos a motor que pasan por este lugar, que debe ser muy céntrico o "nudo de comunicaciones", entre este estruendo oigo lejanas, las voces de los almuédanos, las que procedentes de los altavoces instalados en los alminares de las mezquitas... "llaman a los fieles a la oración" (quizá la última del día)... siento una extraña sensación al oír estas llamadas del almuédano a su "feligresía", mientras muchos de estos circulan en los cientos o miles de vehículos que por aquí están cruzando y armando infernal ruido... (pienso)... "El Profeta no lo comprendería... Alá, creo que tampoco"... Sonrío, miro a la lejanía, a las murallas, al mar cercano y que intuyo... vuelvo al comedor, me sirvo de las viandas que hay, ceno bien, ya que la comida que se nos ofrece es variada y suficiente, de comida sana y donde hay de la de tipo europeo y de la cocina marroquí, también hay fruta y una dulcería variada y del tipo que me recuerda la de muchas partes de Andalucía, tomo después un té marroquí "con menta" ("yerbabuena" ó "hierbabuena" para nosotros) y en cierta manera, "me siento feliz por todas las experiencias vividas hoy", estoy cansado, muy cansado, pero "boy a agotar este día inolvidable" y pese a ese cansancio, bajo al hall del hotel y allí sentado en un comodísimo butacón, me fumo "un largo puro de las cercanas Islas Canarias", mientras algunos de mis compañeros de viaje, salen "a dar una vuelta por la ciudad y ver ciertos lugares de noche"... Yo viajo con la mente, la imaginación, los recuerdos de las lecturas de libros leídos y lo que hoy he visto... "aunque estoy en otro mundo, yo aquí no me siento extraño", parece como si "yo hubiese vivido en lugares parecidos a éste"... ¿Será verdad "lo de la reencarnación y las reminiscencias de vidas pasadas"...?... Mientras el tabaco se va quemando y consumiendo en esa lentitud beatífica en que se debe fumar un puro y el que "así alimenta", al menos "eso creo yo" y aunque esté equivocado...¡¿Que más da?!

Antonio García Fuentes
www.jaen-ciudad.es (aquí muchos más temas)
Jaén: 16 de Agosto del 2018


V I A J E A M A R R U E C O S (ABRIL 1993) (III)

15.08.18 | 09:41. Archivado en Sobre el autor

V I A J E A M A R R U E C O S
(ABRIL 1993)
(III)

Hace un día muy agradable y luce el clásico "sol del Mediterráneo", navegamos por aguas tranquilas (cosa rara en este estrecho) y se divisan perfectamente las dos orillas de los dos continentes (Europa y África... "dos mundos diferentes, separados por menos de quince kilómetros"). Tardaremos dos horas en la travesía, la que se realiza felizmente, si bien al navegar ya por aguas del Atlántico, el barco "empieza a cabecear" y por tanto ello produce mareos y cierto malestar a algunos pasajeros, si bien a la mayoría no nos afecta (Ana se ve afectada por ello). En la travesía realizamos el control de pasaportes; para ello se ha instalado un miembro de la policía marroquí en el salón principal del barco y donde afortunadamente nos encontramos, ya que se forma una larguísima cola para la cumplimentación del trámite y entrega de unas "hojas policiales", que para tal efecto nos han entregado y donde deben constar todos los datos del pasaporte, "amén de a donde nos dirigimos y de donde venimos y que profesión tenemos" (estas hojas son de obligado cumplimiento y nos las van hacer rellenar en cada uno de los hoteles marroquíes) es claro que, "en este reino debe existir un control minucioso, para tratar de saber quien es quien" (recordemos que el actual monarca, ha sufrido varios atentados).
Como solo hay este funcionario de policía, es fácil comprender que "el control" dura toda la travesía y "algo más", se desprende ello por lógica y es el motivo de que la policía se encuentre "permanentemente en el barco", ya que es de bandera marroquí. Por lo ya expuesto, cuando llegamos al puerto de Tánger y el barco ha atracado en uno de sus muelles... "este funcionario sigue visando pasaportes". El barco lleva tiempo ya inmóvil y seguimos esperando a que nos dejen desembarcar, lo que por fin logramos realizar, no sin antes, mostrar de nuevo los pasaportes visados a dos funcionarios, que apostados a la salida del barco y antes de pisar la estrecha pasarela, se encuentran a tal fin y los que rechazan y vuelven hacia atrás, a aquellos que por lo que sea, no han visado sus pasaportes, cosa que ocurre a varios, como luego comprobamos en los de nuestro mismo grupo.
Cuando pisamos "suelo africano", son las doce horas "en la orilla de enfrente", pero aquí, los marroquíes se rigen por la denominada "hora solar", así en Tánger vuelven a ser las diez de la mañana, o sea, que "nuestro tiempo no ha contado, ya que volvemos a tener la misma hora que tuvimos en Algeciras, dos horas antes". También vamos a tener contratiempos, pues "se han perdido dos de nuestros compañeros de viaje". Pasado un tiempo -largo para nosotros- sabemos que son de los que no visaron los pasaportes y han tenido que sufrir las molestias y retrasos propios del caso. Posteriormente el autocar es sometido a un registro minucioso en la aduana... en resumidas cuentas, que perdemos casi otras dos horas en las instalaciones portuarias y nos encontramos ya, entre nerviosos y sumamente molestos por "este recibimiento", a quienes solo venimos a gastar nuestro dinero en este país.
Se nos va despertando el hambre "de la comida del medio día", la que mitigamos una vez que "han dejado libre el autocar" (el que por lo que han tardado en revisarlo, suponemos que le han mirado hasta en "el agua del radiador") y esa mitigación del hambre, la realizamos tomando un trago de vino y unas tapas, que "alguien previsor y caritativo" (Carlos) ha traído para "estos momentos" que seguro él ya esperaba... Un trago de vino "en bota" (fresquito, pues viene en la nevera del autocar) y unas aceitunas rellenas y unas tapitas de salchichón y jamón ("casi todo prohibido en el Islam")... nos ponen de mucho mejor humor, y nos "entonan" un poco, cosa que necesitábamos casi vitalmente, pues ha sido deprimente la arribada a este país, que por cierto..."se está promocionando en el turismo internacional"...?
Terminados todos los "ajetreos" ya mentados, sube al autocar el que (según pienso) "será el guía oficial" ("aquí todo se controla") y el que nos va a acompañar los ocho días de estancia en este país... "haciéndose cargo de la expedición turística".
Se trata de un hombre joven de unos 25 años (luego me enteraré de que cuenta 28, es casado y acaba de ser padre de su primer hijo) de buena talla (es alto) bien vestido a la "europea" (aquí ya visten así la mayoría de habitantes y se aprecian los atuendos occidentales, con gran profusión y salvo en los lugares más al interior, "brillan por su ausencia", los trajes típicos musulmanes) y de gran amabilidad, educación y simpatía; domina muy bien nuestro idioma y (luego lo demostrará) resulta un magnífico guía, cosa esta -desgraciadamente- bastante escasa en el turismo actual, el que en esto (como en tantas cosas) "está bastante prostituido".
Tras saludarnos cordialmente, se presenta y dice llamarse "Nordín" y nos aclara que la traducción de este nombre a nuestro idioma, significa..."Luz de la Religión"...?.
Este joven y mientras vamos "haciendo camino en el autocar"..."nos va cantando la excelencias de Marruecos"... se ve un hombre convencido de lo que es su patria, de la que se muestra enamorado, creo observar que es "un convencido del sistema actual y que gobierna Marruecos"... Nos pide que... "dejemos nuestra mente en blanco" y que veamos por nosotros mismos, sin ser influidos por ideas ya "pre-concebidas o manidas", que podamos traer como "cliché" de lo que luego no será. Si esto último me sorprende en principio, luego boy a comprobar por mi mismo que es cierto, "mucho de lo que con ello nos quiso decir"...Marruecos "es otra cosa" a lo que pensamos muchos de nosotros y yo entre ellos.
Nordín, nos sigue diciendo en un amplísimo preámbulo o introducción, que yo -al menos- le agradezco, pues sus explicaciones y aclaraciones me van a servir de mucho, para lo que yo pienso escribir y en base a "lo que yo vea, oiga, me ocurra o me cuenten"...
Digo, lo que nos sigue diciendo, nuestro joven guía, que..."Marruecos es en la actualidad, un país joven y pujante"... Que los veinticinco millones de habitantes con que cuenta hoy (creo que se queda corto, por lo que diré) el 60 % cuenta con menos de 25 años de edad y dentro de ese "sesenta por ciento", el 45 % tiene menos de quince años.
He dicho que quizá se queda corto en lo relativo a población, pues en otro corto viaje que realicé hace un par de años, a Casablanca, Agadir y Marrakech (en un crucero) la guía que nos acompañó, reconocía que "no saben los habitantes que hay", ya que no están censados todos y esa labor les llevará tiempo, pues las zonas apartadas de este extenso país y debido a sus costumbres ancestrales son difíciles de controlar, menos aún "la chiquillería", por la gran proliferación de la misma y la que quieren que se reduzca, mediante "campañas de control de natalidad" y que proliferen mucho menos los nacimientos, pues el gran problema de este país es que no hay trabajo ni para la mitad de la población y de ahí las emigraciones masivas, e incluso las trágicas muertes de esos desesperados que atraviesan el estrecho en frágiles barcas y donde se dejan la vida, muchos de ellos...lo que por si mismo ya es todo un canto u "odisea", de la realidad humana de muchas de estas gentes, que nacen y crecen mucho más deprisa que lo hace el país, el que "se está moviendo bien" y ello hay que destacarlo..."al menos yo lo he visto así y luego lo iré relatando"...como antes he dicho, o sea, en base a lo "oído, visto y escuchado...amén de intuido".- Pero prosigamos.
"Marruecos es un país eminentemente agrícola" (sigue diciéndonos Nordín) y que está en el camino del progreso... incluso nos recita -de memoria- un poema dedicado a este país por un escritor español ("Busto Gonzalves"...?) que estuvo aquí bastantes años y trabajó y escribió.- La verdad es que el poema canta todas las bellezas y bondades que "viera" el poeta, en este -indudablemente- país "misterioso y de contrastes enormes" y el que hay que ver aquí, para "aproximarse a ello".
Por fin ya viajamos en dirección a Larache, ciudad donde efectuaremos la comida "del medio día"... "no se cuantas horas después de la del día anterior en nuestra casa y con nuestras costumbres" (son gajes del viajar por tierras extrañas)... Carlos dice que "allí comeremos mejor que aquí" (se refiere a Tánger)..."amén"...¿-?...(pienso...¿será verdad ó existen "otros intereses ocultos, fáciles de imaginar?) y por tanto como se dice en el ejército..."carretera y manta".- Así y ya con el cuerpo bastante "estragado", recorremos los 87 km. que hay de distancia entre las dos ciudades y... cuando nos sentamos en la mesa del restaurante (bastante modesto, para nuestras instalaciones en España) son ya las quince horas en Marruecos y las "diecisiete en España" y como yo "me he levantado a las dos"... es fácil comprender que nuestros cuerpos se encuentran ya, bastante "dislocados" y nuestros estómagos (al menos el mío) parece que alberga en su interior... "varios gatos o gatas, hambrientos".
El restaurante es bastante acogedor y limpio (menos mal) se encuentra en el centro de la ciudad y está situado muy cerca de una iglesia de religión católica, lo que a mi me sorprende bastante (luego me aclarará Nordín, que existen en las principales poblaciones -o ciudades- marroquíes, iglesias como esta y sinagogas judías, junto a las mucho más numerosas mezquitas musulmanas, pero que paralelamente existe un respeto mutuo y una convivencia digna de ser resaltada... "esta explicación me lleva al recuerdo del período mas esplendoroso de nuestra Andalucía, donde los historiadores dicen que también existiera esa convivencia y tolerancias, mientras políticamente rigieron los reyes musulmanes...".- Luego vinieron o mejor dicho "entraron"... Dª Isabel y Dº Fernando ("los católicos"), y ya sabemos que se acabaron las tolerancias y al final... "los moros a África" y "los cristianos a quedarse con todo lo que perteneciera a los vencidos"... Pues ni los pactos escritos fueron cumplidos y de ello queda el recuerdo histórico de Granada, reino que no fue conquistado totalmente, si no "pactada una retirada honrosa y cuyos pactos (repito, escritos) fueron incumplidos totalmente"....¿Bueno, por donde iba yo?...¡Ah sí...íbamos a comer!...¡¡Por fin!!
Comemos relativamente bien y a base de pescado, el que en esta ciudad (importante puerto pesquero) es abundante; han tardado bastante en servir las mesas, los camareros que hay son insuficientes y no están preparados para atender "un grupo numeroso y extra" a sus habituales servicios, incluso el café que pedimos al final casi tuvimos que ir por el "a la cocina"; bebidas solo nos pudieron ofrecer agua y cerveza "sin alcohol", pues para servir "bebidas alcohólicas" no tienen licencia, según nos aclara el camarero que nos atiende; al parecer aquí "la venta de bebidas alcohólicas normales", necesita licencia especial y esta se grava con unos considerables impuestos... ("Salvo que tenga que ver algo en esto... la religión de Mahoma, que como sabemos, prohíbe el consumo de alcohol")... "mal se inicia nuestra primera parada y fonda en un país, que dice estar promocionando su turismo" y que incluso es productor -ya- de vinos de calidad aceptable, e igualmente fabrican cerveza, por lo que es absurdo lo que nos ha ocurrido en uno "de los mejores restaurantes de una capital marroquí", donde ni hemos podido tomar cerveza, ni vino, bebidas habituales "en medio mundo" para acompañar una comida... afortunadamente esto no nos va a ocurrir en la mayoría de establecimientos donde efectuaremos similares servicios, si bien lo que aquí nos ha ocurrido "se volverá a repetir en otros lugares, que por lo apartado de los mismos, es ello hasta comprensible".
En definitiva, que ni hemos comido bien ni mal, pero como hemos llegado con tanta hambre y al parecer no había otros lugares donde elegir, pues..."bueno...sea". ¿Los precios?... sinceramente pienso que bastante altos, para "el nivel de vida" y los precios de "las materias primas" en el mercado de aquí, pues hemos pagado alrededor de dos mil pesetas por persona y de "extras" solo hemos tomado agua o una cerveza "sin alcohol" (que en realidad tiene el uno por ciento...?) y un café de no muy buena calidad... "eso si, nos han aceptado y cobrado, en dinero español", ya que por lo ajetreado del viaje, ni nos ha dado tiempo a cambiar en la moneda oficial marroquí ("Dirham" - 12/13 ptas. al cambio y según donde, pues nuestra peseta, en estos momentos se balancea, a la baja y pese a las dos devaluaciones que llevamos ya, este año, pero "esto son otros cantares").
Y... por fin vino el café y hasta puedo fumarme un cigarro-puro con cierta tranquilidad, ya que "se nos ha concedido un tiempo de reposo, para la comida, lo que indudablemente agradecemos"... puesto que debido a todo lo acaecido, necesitamos esa "hora de tranquilidad", ya que tenemos que proseguir viaje.

Antonio García Fuentes
www.jaen-ciudad.es (aquí muchos más temas)
Jaén: 15 de Agosto del 2018


VIAJE A MARRUECOS II

14.08.18 | 07:50. Archivado en Sobre el autor

V I A J E A M A R R U E C O S
(ABRIL 1993)
II

Son "vísperas" de Semana Santa, cuando iniciamos el viaje, en el que me acompaña Ana (mi esposa) y a la que "no atrae mucho este viaje a tierra de moros"... Es el día tres de abril de 1993 y son las tres y veintidós minutos (“de la madrugada”), cuando el autocar que nos llevará todo el viaje, emprende la marcha, desde mi ciudad natal (Jaén) y desde la denominada "Plaza de las Batallas" (curiosamente una de las decisivas entre el Islam y el Cristianismo, se dirimió en estas tierras y está representada en unas esculturas en la mentada plaza, se refiere a la denominada, "Batalla de Las Navas de Tolosa, año 1.212 de nuestra era y donde se derrota a los "Almohades", en una de las ya mentadas "santas guerras", que tanto daño nos hicieron)... Yo he dormido poco, mi esposa nada (ha preferido estar viendo la T.V. hasta la hora de partida, dice que ello lo soporta mejor) hace una noche apacible y tranquila, buena temperatura y luce una luminosa luna en sus fases crecientes ("el día seis estará llena") lo que permite ver en las clásicas penumbras, el paisaje de olivos, sierras y montañas, tan peculiar en nuestra provincia y en esta parte oriental de Andalucía.
Hemos iniciado el viaje con "22" minutos de retraso y ello debido a uno de los viajeros que por lo visto, "no se enteró de la hora de salida" y por ello hubo de ser localizado por teléfono y menos mal que vive cerca de la mentada plaza; por otra parte es ya "normal" que siempre surja algo que retrasa la salida de uno de estos viajes "irregulares".- Componemos el grupo casi cincuenta personas, en las que afortunadamente no vienen niños, todos somos personas mayores, salvo algunos jóvenes y algunos jubilados.- Hemos comprado un viaje que se denomina, "Ruta de las Kasbash" y cuyo itinerario es un circuito de unos dos mil trescientos kilómetros de recorrido, por "todo lo más interesante de Marruecos".- Se nos ha informado de que en el recorrido... "estaremos en lugares de otro mundo" y donde "el tiempo se detuvo hace siglos" (palabras de Carlos Avilés, que es nuestro jefe de expedición y guía, y al que ya me he referido en el relato de mi viaje a Francia y Bélgica -sep. 1992).
Ya en carretera, el vehículo que es bastante nuevo y muy confortable (llevamos un buen conductor, cuyo nombre es "Paco" (Francisco) circula muy rápido y seguro, tan es así que noventa minutos después quedo sorprendido (me había quedado adormilado) ya que nos encontramos en el área de servicios de la autovía que va de Granada a Málaga y en un lugar cercano a la ciudad granadina de Loja, por lo que en ese tiempo hemos recorrido algo más de 160 km., de los cuales 100 lo han sido en carretera normal y no apropiada para grandes velocidades ("un tramo ha sido bautizado como la carretera de la muerte, por causas bien justificadas y que han sido aireadas en la prensa, e incluso están en los juzgados en demanda a la Administración Pública, ya que hubo más de doscientos muertos por lo que se considera mala señalización")... De ahí, esa sorpresa mía, pero... "es de noche, no hay circulación y se puede correr" (se me dice).
Hemos efectuado "un alto" en el referido lugar y donde existen muy buenas instalaciones de hostelería en servicio permanente, las veinticuatro horas de cada día, por ello bajamos todos y tomamos "algo" y "visitamos los servicios" ya que necesidades perentorias obligan a ello, a muchos de nosotros.
Continuamos viaje y al paso recogemos a dos nuevos viajeros en la localidad malagueña de Torremolinos... son ya las seis de la mañana; sobre las ocho ya estamos cercanos a la ciudad de Algeciras y a cuyo puerto nos dirigimos.- Llegados al muelle de embarque, bajamos del autocar (este embarcará con los equipajes dentro) con "lo de mano", pasamos a la cafetería de la "estación marítima" y tomamos un ligero desayuno; realizamos los trámites de embarque y por fin embarcamos sobre las nueve quince minutos, en un transbordador cuyo nombre es el de "Kelibia" y está matriculado en el puerto de "Valletta" (Supongo que será "La Valletta", puerto de la Isla de Malta -lo es-) y que realiza el servicio, varias veces al día, entre Algeciras y Tánger, ciudad y puerto que son nuestro primer destino en el reino de Marruecos.- Este transbordador es bastante confortable y realizaremos la travesía con bastante comodidad.
A las nueve y cincuenta minutos, el barco inicia la maniobra de "desatraque" y nos vamos separando del muelle donde se encontraba atracado; a las diez en punto enfila la bocana del puerto y entramos en las aguas del estrecho de Gibraltar... frente a nosotros "el Peñón"... ese trozo de tierra hispana y el que se apropiara Inglaterra como base muy valiosa para su ya "fenecido Imperio", pero el que -por lo visto- no quiere devolver y menos ahora, que se ha convertido en un "nuevo paraíso fiscal" y dentro de la vieja Europa; lo que igualmente puede ser interesante para "la vieja Inglaterra" y como base de múltiples negocios en la actualidad, donde "el dinero multinacional es el verdadero y actual imperio del siglo veinte"... miro con ironía ese enclave inglés, el que incluso ha sido "ensanchado" robándole terrenos al mar para ampliar el puerto y construir un aeropuerto, incluso en terrenos (o aguas) de soberanía española...?.
La estrategia de estas aguas se aprecia a simple vista, ya que al entrar en aguas de la "bahía de Algeciras", se observan muy cercanos, grandes barcos (petroleros y de carga) anclados en las aguas del estrecho y fuera de los puertos de Algeciras o Gibraltar (para ahorrar gastos de estancia en los mismos -supongo)... "están esperando flete, carga o vender la que portan en sus grandes panzas"... se emplean internacionalmente estas aguas como un inmenso "parking" de buques de carga, los que aquí aguardan "en lastre" o cargados de petróleo, las órdenes oportunas de las navieras propietarias, para dirigirse al rumbo o destino mejor, "que marque el momento", es claro que el destino será el que proporcione el mejor postor y por tanto la mayor ganancia.

Antonio García Fuentes
www.jaen-ciudad.es (aquí muchos más temas)
Jaén: 14 de Agosto del 2018


V I A J E A M A R R U E C O S (ABRIL 1993) (I)

13.08.18 | 08:31. Archivado en Sobre el autor

V I A J E A M A R R U E C O S
(ABRIL 1993)
(I)

PRÓLOGO

Entre los viajes que tenía previsto realizar, se encontraba el del "reino de Marruecos" y ello debido a diferentes motivos, aparte de la curiosidad propia de quien tiene "ansias de saber", ya que este país, está ligado a nosotros los españoles (más aún a nosotros los andaluces) por hechos históricos y a lo largo de muchos siglos, ya que "hombres de aquí fueron a hacer ese país y hombres de allí vinieron también a hacer lo que hoy es España" y sin embargo... Cada uno de los países se fue conformando de tal forma, que han llegado a ser algo así como..."diametralmente opuestos" y la separación geográfica, tan insignificante como lo son los "quince kilómetros" que separan ambas orillas continentales, en realidad se ha convertido en "una barrera" enormemente distante en lo que podríamos denominar..."el tiempo y el espacio", por causas de derivaciones en la civilización y más aún en la religión que ambas naciones siguieron por los avatares de la Historia.
Sin embargo y debido a la proximidad... "España y Marruecos, están condenados a entenderse", ya que en ese entendimiento mutuo, ambos países -y pueblos- pueden -y deben- beneficiarse en todos los sentidos nobles y positivos que representa el verdadero progreso humano y ello, debido a la situación estratégica tan privilegiada que ambos disfrutan, pues ambos tienen "la llave" del estrecho de Gibraltar y entre ambos -algún día- será tendido "el puente de comunicación" entre dos continentes que se necesitan (Europa y África)... con lo que ello puede representar para un futuro positivo y para "ambas orillas".
Al nombrar España y Marruecos, no me he olvidado de Ceuta, Melilla, ni tampoco de "alguna isla o peñón", donde España ejerce su soberanía... Melilla, por conquista española desde hace siglos y Ceuta, por "la herencia" que recibiera Felipe II, de la época en que fue rey también de Portugal... Pero es lógico, que esas tierras vuelvan alguna vez "al tronco geográfico" al que pertenecen, al igual que en "este lado"... Gibraltar tendrá que volver alguna vez "al tronco desde donde fuera arrebatado"; esta es una lógica que antes o después tendrá que ser asumida, siquiera sea, por "los costos enormes que representan estos enclaves para los países que los mantienen" y que si en su tiempo pudieran ser interesantes por motivos militares... "esperemos que alguna vez, ello sea superado y por innecesarios, tengan que ser devueltos, reestructurados, o... abandonados".
Curiosamente yo tuve que realizar el obligado servicio militar en la plaza de Melilla (1960-1961) y allí, incluso a los soldados, nos pagaban un "ciento treinta por ciento" más que a los de la península, lo que aplicado al resto de funcionarios, sean estos del ejército o de la vida civil, representaba (sigue representando) una sangría enorme... "para y por no sabemos qué".
Pero volvamos a las "distancias enormes que nos separan".
Estas se inician cuando cae o desaparece el Imperio Romano, ya que hasta entonces, tanto la península Ibérica, como gran parte de Marruecos y todo el Norte de África, eran provincias romanas, regidas por iguales leyes y comunicadas por igual idioma, incluso unidas por "similares dioses o religiones"... Pero al surgir Mahoma y su libro sagrado (El Corán) surge con él, lo que va a transformar gran parte del mundo, ya que se expande a gran velocidad, "la nueva religión denominada Islam", la que aparte de serlo (una idea religiosa) es también una forma de vida, puesto que esta religión todo lo marca, controla y dirige... y con ello, van a surgir las fronteras infranqueables, debidas a las terribles luchas o guerras religiosas "más o menos santas", por imponer simplemente (es terrible decirlo)... "un Dios inmensamente bueno, justo y misericordioso"... "por otro que en esencia es exactamente lo mismo"... "Puesto que no olvidemos que todas las buenas religiones, están basadas en sólo dos frases... amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo"... de ahí, que en el Islam, se reconozca incluso la religión judeo-cristiana, hasta precisamente Jesús de Nazaret, cuya doctrina está basada precisamente en esos "dos pilares antes mentados".
Y es debido a todo ello, como se llega a esa separación, que se inicia cuando va decayendo "el culto latín romano" (basado en el más culto griego) el que va siendo sustituido por "la babel" de lenguas que lo van suplantando, entre las que afortunadamente van a destacar las dos lenguas principales de España y Marruecos... él español (que no castellano) y el árabe, ya que conviene decir, que el Islam se extiende paralelamente al idioma de Mahoma y; todo "buen musulmán" debe saber su lengua y la del Profeta Mahoma... "he ahí el quid de la cuestión y lo que afirma y confirma, religión y forma de vida, costumbres etc. en quienes practican la religión islámica".
Para que reflejar "más cosas", de lo que cualquiera medianamente "leído en Historia", sabe más que suficiente sobre los tan cacareados y nefastos (por sus consecuencias)... "moros y cristianos", por ello con este preámbulo o introducción al tema, pienso que es más que suficiente; no obstante añado algo más por cuanto "ha ocurrido en los años posteriores a mi viaje" (1993-2018) y que debemos saber "y meditar".
Hoy, cuando este relato entra en imprenta (1.999), los datos últimos que poseo sobre éste país son los siguientes: "Marruecos tenía apenas diez millones de habitantes al recuperar su independencia, en 1.956, tendrá cuarenta millones en el 2,010.- La renta per cápita es hoy once veces inferior a la española, el paro y la emigración crecen y España está a quince kilómetros". (Darío Valcárcel, en "ABC" del 15-12-1998).- Visto y analizado todo ello, la proliferación de africanos en nuestro entorno y una gran invasión futura "si no se controlan las migraciones", es lo que se puede esperar "ya mismo", pues aquí los nacimientos de nuevos españoles cada vez escasean más y en Marruecos y resto de África, es todo lo contrario... "nacen en proporciones enormes"... ¿qué pueden hacer todas esas masas si los dejan?... "pues emigrar y si pueden, luego traerse a toda la familia" (“que es lo que ocurrió y sigue ocurriendo y es por lo que en España el mayor número de invasores ha sido el procedente de Marruecos”); por todo ello al Gobierno de Marruecos y el Rey Hassan II (hoy reina uno de sus hijos), le viene ello "de perlas", puesto que se quita problemas enormes de encima y además y como ocurriera en "los años sesenta con Franco" aquí en España... "las masas de pobres emigrantes envían a su país de origen, ingentes cantidades de dinero internacional, que son como un inmenso maná para las arcas nacionales marroquíes", las que pese a ello (llevan ya muchos años) no saben estructurar a ese inmenso país (doble de extenso que España) y en el que debieran poderse ya... "buscar la vida sus propios y nativos habitantes sin tener que seguir emigrando en masa".
Empecemos pues el relato, “volviendo un poco la vista atrás”.

Antonio García Fuentes
www.jaen-ciudad.es (aquí muchos más temas)
Jaén: 13 de Agosto del 2018


VIAJE A ALEMANIA: JULIO 1977 (y 8)

11.08.18 | 10:45. Archivado en Sobre el autor

VIAJE A ALEMANIA: JULIO 1977 (y 8)

Hemos llegado a nuestro hotel ya bien entrada la tarde y antes de bajar del autocar, se nos indica una hora para reunirnos todos en el hall del mismo, vestidos con traje cómodo (se nos dice) pues marcharemos a un lugar, dónde se celebra una fiesta típicamente alemana y en la que se nos promete, lo pasaremos muy bien, ya que para nosotros, será una despedida cordial y en ella seremos agasajados y así será, pues.
Llegada la hora se nos recoge y somos llevados a un lugar, que se nos dice es típico en Frankfurt. Se trata de una gran cervecería, dotada con unos enormes salones y dónde hay grandes y abundantes mesas realizadas en fuerte madera, en la que existen bancos de igual material y en ellos, el público se sienta para beber en grandes jarras típicas alemanas, que son de una cerámica blanca y que sirven llenas de cerveza. El salón debe datar del pasado siglo y sin embargo, tiene un “algo” que atrae, pues tiene un calor humano que se nota y el ambiente que allí existe, invita a participar, pues todo el mundo (hay gran afluencia) está alegre y contento y ya algunas parejas bailan, en la pista existente en lugar central. Baile que es amenizado por una orquesta compuesta por media docena de músicos, uno de los cuales interpreta con un acordeón y logran un ambiente musical muy agradable y muy lejano de lo que se denomina “música moderna” que para mí resulta muchas veces, insufrible por su estruendo o estridencia. Aquí vamos a pasar unas horas muy agradables, celebrando una abundante cena fiambre, dónde abundan los “productos del cerdo” en diferentes formas y preparaciones, todo ello y es claro, regado con la cerveza que cada cual puede beber, pues no hay cortapisa. Aquí la cerveza está al alcance de todo el mundo... el vino no, en absoluto.
Bebiendo, comiendo, cantando incluso y bailando todo el que quiere... pues se come y se bebe más, ya que el continuo ejercicio invita a ello y la verdad, terminamos la fiesta y nada sentimos de embriaguez, ninguno de los que vamos en el grupo, los que eso sí... cansados, llegamos al hotel y dormiremos como “unos benditos”. Estos alemanes saben divertirse sanamente y bien, al menos es la sensación que me da la experiencia vivida aquí, puesto que ya alegre la concurrencia, unos confraternizan con otros y cantan y bailan en grupo y todo ello en muy buena armonía... que verdad aquella de nuestro acervo cultural... “en barriga llena no hay pena”. Y al ser éstas zonas frías y brumosas y de abundantes lluvias, pues es claro que estos ágapes y confraternizaciones, tienen que ser necesarios y abundantes la mayor parte del año.
En el hotel encontraremos un lote de productos de cosmética, el que es un obsequio de la marca y que llevaremos a casa como tal, mi esposa agradecerá ello, pues es una marca acreditada y de cierto precio.
Al día siguiente es el regreso a España y de nuevo volaremos desde Frankfurt a Barcelona y desde allí, suponíamos que a Granada; pero al llegar a la ciudad condal, e intentar cerrar el vuelo (que imprevisoramente no cerramos al partir, por si nos apetecía quedarnos en Barcelona) no hay billete, por tanto y cómo ni mi padrastro ni yo, queremos demorar más el viaje, subimos en un vuelo de los denominados, “puente aéreo” y que unen Barcelona y Madrid y llegamos a la capital de España, con la intención de coger un tren y regresar a Granada, puesto que en aquel aeropuerto dejamos mi automóvil... tendremos que vivir una pequeña odisea, pues no hay trenes hasta el correo de la noche y en él subimos... pasando una noche... “inolvidable por lo incómoda” y en la que incluso, hay una avería en el trayecto que va desde Linares-Baeza a Granada, por lo que quedamos parados en medio de la vía, un par de horas; y menos mal que se soluciona ello, pero aun así, cuándo y por fin llegamos a Granada, es ya muy avanzado el día, subimos a un taxi y marchamos al aeropuerto, dónde afortunadamente en la explanada del mismo, dónde hay un aparcamiento y sin vigilancia alguna, ha permanecido el automóvil y nadie lo ha tocado en éstos seis o siete días en que hemos estado ausentes.
Felizmente realizamos el viaje de regreso, desde aquel punto (aeropuerto) que se encuentra en el municipio de Santafé (a unos 10 Km. de Granada) hasta nuestra ciudad; Jaén y a la que añorábamos llegar cuanto antes... pues es verdad aquello de que... “cómo en la casa de uno... en ningún lugar”. Fue mi primer viaje al extranjero y un viaje muy interesante, por cuanto en el mismo aprendí, que es a mi entender, el principal aliciente que debemos buscar en cualquier viaje a lugares desconocidos... o incluso conocidos de antemano, puesto que siempre se aprende algo nuevo e interesante, si se va, predispuesto a ello.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (Aquí más temas)
Jaén: 11 de Agosto del 2018

En la alimentación o cocina alemana, entra con profusión la carne de cerdo, la patata, la col y otras verduras, así como la mantequilla, leche de una excelente calidad y variedad de quesos; así como el embutido con dicha carne y que lo realizan de múltiples maneras, destacando sus famosas salchichas, que igualmente son muy bien fabricadas y con múltiples preparaciones y sabores. Igualmente el pan es excelente y lo fabrican de infinidad de variedades y colorido que va desde el blanco al negro, todo lo indicado y saboreado por mí, es bastante agradable y bueno de comer y paladear, si bien, entiendo, que... degustarlo años y años, debe ser monótono. Una vez más hay que destacar nuestra cocina de España (toda España) que es lo mejor que yo he degustado en mi vida y cuando esto escribo, ya he viajado por bastantes lugares del mundo, en estos 26 años transcurridos desde este viaje.
La marca, creo recordar que es o era entonces la denominada: “Ellen Betrik” (más o menos, pues cito de memoria”) y la que por su precio, no era vendida en todos los comercios de perfumería.
Sí... hoy, más de 26 años después (escribo en enero del 2003) no se concibe ello, pero fue verdad. Aquel automóvil, que ciertamente era singular, pues se trataba de un “Dodge Dart 3700”, nuevo, puesto que fue “estrenado” en enero del año anterior (1976); estaba incólume, cosa que hoy no comprendería quién no hubiese vivido esa experiencia. Lo que tristemente nos dice, el deterioro del denominado “orden público”, pues el año 2002 y sólo en la ciudad de Linares (Jaén) han sido quemados en la vía pública... “con nocturnidad y alevosía”, varias decenas de automóviles y más cantidad aún, de contenedores de basuras... por simple capricho de gentuza incalificable y que campa por sus respetos, en esos actos vandálicos y delictivos, pero que no controlan las denominadas “autoridades”, lo que ya preocupa enormemente al español de... “toda España”: A.G.F.


VIAJE A ALEMANIA: JULIO 1977 (7)

10.08.18 | 09:07. Archivado en Sobre el autor

VIAJE A ALEMANIA: JULIO 1977 (7)

El turismo igualmente es abundante en toda esta cuenca, puesto que he podido ver, incluso numerosos camping, muy cercanos a las orillas y los que se detectan con facilidad por la abundancia de automóviles, muchos con su caravana / remolque enganchado, o junto a los mismos en acampada.
Cómo es fácil deducir, existen puertos de diferentes tamaños y variadas instalaciones, en todas y cada una de las poblaciones que vamos bordeando o que se ven en la orilla opuesta; existiendo en estos puertos o muelles, grúas para carga y descarga, algunas de ellas (se nos dice) que funcionan desde hace nada menos que doscientos años, lo que nos dice bien a las claras que lo práctico no se elimina en Alemania y lo que es válido, se cuida y conserva, puesto que y es claro, ese tipo de grúa debe funcionar manualmente o a lo sumo, con fuerza animal, pues deduzco que el vapor aún no sería aplicable (me quedo con la gana de saber cómo funcionarán y el peso que pueden mover, así como la altura a que lo pueden levantar).
Sigue el viaje fluvial y sigue repitiéndose el paisaje, aunque y como es lógico su colorido va cambiando, pero en síntesis es lo mismo... castillos, pueblos e iglesias; generalmente al lado de cada castillo hay una iglesia o templo, más o menos ostentoso y a tenor con la fortaleza, pero generalmente... “bien cercanos unos a los otros”. O sea, más claro y lo de siempre, “el poder de la fuerza del gobernante y el de la iglesia o religión unidos”... para conjuntamente gobernar al pueblo; pueblo que está siempre pegado o cercano a ambas fortalezas, puesto que eso es lo que fueron durante muchos siglos... “el castillo y la iglesia o templo anexo al mismo”... y según cómo conviniese, se excomulgaba o se enviaba a los infiernos religiosos o bien, el señor feudal, se encargaba de llevarlos al verdugo; en definitiva el clásico gobierno, por la fuerza y el mantenimiento de la ignorancia... “hijos míos, haced lo que yo os diga, no os fijéis en lo que yo haga... obedeced al señor pues lo es por designio divino”... amén. Sonrío para mis adentros, imaginando los dramas y abusos, que se habrán cometido en éstos (como en tantos otros) lugares y los verdaderos infiernos que el hombre ha tenido que soportar, para hoy poder disfrutar de una cierta libertad... esperemos que dure.
Corre un cierto viento... viento que me da en la cara y me acaricia, es fresco y quizá venga desde el mar del Norte, y canalizado por las pronunciadas pendientes de este gran río que harán como de gigantesca cañería o canal... “es un viento que me dice tantas cosas” y que una vez más, me lleva... al... ¿de dónde, por qué, para qué?... “sigo mirando a los castillos y a los templos” y sigo sonriendo viendo cómo el agua del Rhin discurre bajo mi mirada. Miro a la quilla de este barco y lo hago hacia la proa del mismo. Éste barco que no sé ni cual es su nombre, ni me preocupo de averiguarlo y anotarlo... va cortando las sucias aguas de éste río y navega con cierta velocidad que noto, quizá sea el efecto óptico al cruzarse con otras naves y el movimiento de los trenes en las citadas líneas o tendidos ferroviarios. Me dejo acariciar por el viento y me “sumerjo en meditaciones” y así va pasando el tiempo, del que llega un momento en que he perdido la noción... parece como si fuese sólo por este río y ni noto a nadie de mi grupo, ni incluso mi padrastro, que va hablando con otros comerciantes del gremio, con los que ha congeniado y van “hablando de sus cosas”; ello es mejor para mí, pues necesito encontrarme una vez más a mí mismo... “la reciente muerte de mi madre es un peso enorme aún” y no sé cuando podré liberarme de tantos y tantos recuerdos que a ella me ligan.
No sé el tiempo que ha transcurrido, ni puedo recordar nada digno de mención de las docenas de kilómetros navegados en este río y ya de forma automática, sé que llegamos a una de las poblaciones y que en ella desembarcamos, encontrándose en dicho lugar nuestro autocar que nos esperaba... que subimos al mismo y fuimos llevados a un restaurante de aquella población para celebrar en el mismo la comida, lo que hicimos en buena armonía y tras de un reposo de la misma, tomar café y fumar aquel a quién le apeteció ello, después y ya con más calma, subimos al autocar y emprendimos el regreso hacia Frankfurt.
De inmediato a iniciarse el recorrido que sería de una hora de duración, la guía nos va a contar “cosas e historias del Rhin”. Y así empieza sus relatos, los que nos dice, que en el barco no era posible hacerlo, por el fragor de la maquinaria y motores y el que los viajeros nos dispersamos por el mismo y cada cual se acomodó dónde mejor le plujo.
La guía nos habla de leyendas del Rhin, nos habla de la que define con el nombre de “Loreley y su roca”, lugar situado en una de las orillas y desde dónde y según que circunstancias, surge una melodía que se oye en un tramo del río y que encandila o embriaga a quienes la escuchan. Nos refiere otra leyenda que gira sobre un obispo, que fue un tirano y que fue comido por los ratones –los hombres no pudieron con él- y así algunas más que no recuerdo, pero en definitiva, “cuentos del niño-hombre o del hombre-niño”, que siempre inventa y fantasea, huyendo como siempre de su miserable realidad. Ello me hace “encerrarme en mi mismo y meditar” y pienso en lo siguiente.
Extrañamente y en estos momentos, no me siento extranjero aquí y como en muchas otras ocasiones, me encuentro en una especie de “mundo interior”, dónde estamos solos... “yo y yo”, los que “aquí o allí”, somos la misma cosa... un individuo que ve, oye, piensa y sabe su realidad, lo demás no importa ahora mismo... mi país, que antes de ayer estrenó el primer Gobierno electo tras la muerte de Franco... está allí, en el Sur, a una distancia que pueden ser de un par de miles de kilómetros y ahora lo noto muy lejano; quizá sea ello por las incertidumbres que se ciernen sobre nosotros los españoles en estos momentos, dónde todo está convulso, inseguro, no se ven horizontes o al menos yo no los veo; por ello siento cómo en tantas ocasiones, la tristeza característica en mí y que muchas veces se manifiesta... y ello es curioso hoy, dónde en la plenitud de mi vida, cumpliré 39 años el mes que viene, tengo esposa y tres hijos, todos estamos sanos y vivimos bien y con abundancias... los negocios me van bien y por tanto no es la economía y por tanto lo material lo que me preocupa... ¿entonces, qué y por qué siento tantas sensaciones extrañas?... creo sentir cómo se conforma una sonrisa en mis labios y sigo pensando. Me encuentro en un país por circunstancias fortuitas y dónde ni me entiendo con sus habitantes o nativos, ni ellos conmigo; somos en conjunto, algo así como “un mundo de sordos” y que nos aísla unos de otros en una no-comprensión, por las enormes diferencias de un idioma latino y otro eslavo... y una vez más, me viene la ya vieja reflexión... “La humanidad o mejor dicho, sus gobernantes”, no quieren que nos entendamos en un idioma mundial y común a todos y el que de obligada enseñanza, empezando en las escuelas primarias, al llegar al Instituto o Bachiller, sería de dominio total y al igual que el materno o vernáculo... logrado ello, ya y desde niños, al viajar fuera del país natal, no habría dificultades en un entendimiento entre los hombres del mismo planeta... la Tierra (no lo olvidemos) es un punto insignificante en la Galaxia a que pertenece, incluso en el sistema solar... no hablemos comparado con las inmensidades, desconocidas, del Universo... por ello, el pensador no se explica el cómo no se ha adoptado ese acuerdo e internacionalmente, para dotar a todos los terrícolas de un idioma común, necesario o mejor dicho, imprescindible para un mejor entendimiento y el que debe llevarnos a una mejor armonía buscando una paz y concordia, que alguna vez... será.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (Aquí más temas)
Jaén: 10 de Agosto del 2018

Es claro que todo este trasiego de barcos a motor y los vertidos industriales y urbanos que soporta, aún a pesar de ser caudaloso, el río está muy cargado de contaminación, o al menos ello es notable a simple vista.


VIAJE A ALEMANIA: JULIO 1977 (6)

09.08.18 | 11:36. Archivado en Sobre el autor

VIAJE A ALEMANIA: JULIO 1977 (6)

Amanece nuestro nuevo día en Frankfurt y tras el desayuno, emprendemos viaje en el autocar y acompañados de nuestra guía, con la que ya confraternizamos mucho y todos nos mostramos muy contentos por “habernos conocido”. Se nos informa de que en principio vamos a visitar la ciudad de Colonia, la que dista más de cien kilómetros, pero que debido a la muy buena red de “autoban” (autopistas) el viaje será cómo un paseo y así es, aunque vamos de prisa... siempre deprisa... “es el signo de los tiempos” , puesto que y cómo ya he dicho; tenemos previsto, hacer un mini-crucero por el río Rhin y tenemos que tomar el “barco-correo-autobús-regular” (o cómo se denomine) a una hora determinada y tenemos que estar allí puntualmente. Pero antes de ello, tenemos que hacer otras visitas en la citada, bella, antigua e histórica ciudad de Colonia .
Llegados frente a la misma, tenemos que cruzar por un viaducto o puente, tendido sobre este grande y caudaloso río, cual es el Rhin... el que sobrecoge verlo desde éstas alturas y viendo pasar por debajo de nosotros, la gran cantidad de todo tipo de embarcaciones que lo navegan en ambas direcciones. Visitamos la ciudad en una panorámica desde el autocar (o sea que ni pisamos el suelo) y así se nos va explicando lo más notable de todo el gran contenido de esta vieja e histórica ciudad/capital, dónde y como es de suponer, destaca la mole de su gran catedral de estilo gótico y la que fuera comenzada en 1248 y terminada en 1880 ( “seis siglos y medio después”) nada hemos visto de su interior y sólo nos queda el recuerdo de sus altísimas torres gemelas, cuya altura es de 157 m.; lo que es admirable, visto y analizado la época de su inicio y diseño, pues aquellas torres debieron ser pensadas en el s. XIII fecha de su inicio. Ello me hace pensar en la igualmente majestuosa catedral (en estilo renacentista) de mi ciudad natal, cuyas torres gemelas, apenas sobrepasan los 60 m. de altura... y desde luego y vistas desde la plaza dónde da la fachada principal, causan admiración por su belleza; pero esta catedral de Colonia, es “monstruosa” por sus dimensiones y alturas, ya que en realidad es una catedral-basílica y contiene cinco naves, con crucero de otras tres... lo que ya nos da una idea, pues generalmente estos templos suelen tener un máximo de tres naves.
Tristemente nada hemos podido admirar de cerca, no sólo en la catedral, que contiene “grandes tesoros artísticos”, sino igualmente en tan gran ciudad que es abundante en ellos... la prisa, el tiempo, él y como dije antes... “ir deprisa hacia ninguna parte”.
Llegamos por fin al embarcadero, con el tiempo justo y rápidamente nos embarcamos y empieza el viaje sobre las aguas del río. Navegaremos contra corriente y ello reducirá la velocidad de nuestra embarcación, que no es muy grande, dicho sea de paso. Ello me va a permitir recrearme en el paisaje, pues el día como todos los que hemos estado aquí, es de un luminoso y de un cielo azul, que me recuerda los cielos de España y más aún los de Andalucía, por ello voy tomando notas muy apretadas, las que ahora “deslío” y plasmo cuanto sigue.
Destacan en primer lugar una gran cantidad de castillos, construidos en los promontorios más abruptos y por tanto defendibles, dónde los diferentes señores feudales (seguro) mantenían su centro de poder y control del territorio que les perteneciera o pudieran defender, puesto que se intuyen continuas guerras o reyertas por la ambición del poder y el control, de los diferentes tramos de esta importante vía de comunicación y transporte. Estos castillos, fortalezas y palacios, se observan de infinidad de estilos y apariencias; más austeras o lujosas, más o menos fortificados y dependiendo de la época de los mismos, pero en general impone ello, pues es como una continua y gigantesca trinchera de fortificaciones escalonadas y con las que se controla cada espacio del río por mínimo y recóndito que esté, puesto que es claro que este río tiene sus curvas y recodos, a pesar de su gran tamaño; también vamos pasando por ciudades, pueblos y villas (incluso hemos bordeado por la hoy capital federal: Bonn , que dista 45 km. por vía fluvial desde Colonia) y que son innumerables, puesto que todo el trayecto que recorreremos es en sí mismo, un conjunto de vida y actividad enormes y ello se nota a simple vista y en ambas orillas y dentro de la corriente, por cuanto diré.
Ambas márgenes del río están cubiertas por líneas ferroviarias (algunas de doble vía) y por las que van y vienen, gran cantidad de trenes de todo tipo, tanto de pasaje como de carga y todo ello es algo que asombra, pues por lo que veo de día, intuyo que igualmente ocurre de noche. Unamos a todo ello las muy bien cuidadas vías o carreteras asfaltadas, amén de las ya mentadas autopistas. Sumemos todo el tráfico fluvial que navega constantemente por este río, donde una gran cantidad de embarcaciones de todo tipo y tonelaje, mueven incalculables cantidades de toneladas, amén del personal que viaja o se traslada por el gran río, o bien lo cruza en los innumerables trasbordadores que existen aquí. En el transporte destacan unos extraños convoyes, compuestos de cuatro grandes gabarras metálicas, de estilizado casco y poco calado, las que unidas, en forma que dos van detrás de las otras dos; llevan unido a ellas y de forma que las va impulsando, un extraño y gran complejo impulsor, especie de barco parecido a una plataforma de gran tamaño (por denominar algo nunca visto por mi) que con potente máquina a motor diesel, impulsa estos grandes transportes que en conjunto deben transportar una carga enorme y son numerosos en estas aguas , que como antes apuntamos, son navegables desde el lago suizo donde nace tan gran caudal y por tanto, en todo su recorrido que reitero es de 1320 km. y lo que aparte de ello, hay que sumar toda la red antes referida, de canales y ríos europeos. Hoy (reitero) se organizan por esta red, incluso cruceros de cierto lujo... en verdaderos “hoteles flotantes”.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (Aquí más temas)
Jaén: 09 de Agosto del 2018

Las primeras autopistas europeas y a las que los alemanes denominan “autoban” (fonéticamente suena así) fueron construidas en la época de Hitler, en los años 30 y aún están en funcionamiento, puesto que yo he visto algunos puentes o viaductos de la mismas, donde el hiero de que están construidos, está sujeto por remaches, ya que la soldadura autógena, “otro invento alemán para la guerra”, fue realizado en el transcurso de la II Guerra Mundial y para acelerar la fabricación de material de guerra, en especial barcos y submarinos.
Sonrío al acordarme de gran parte de mi propia vida... SIEMPRE DEPRISA... en la que ya hace bastantes años acuñé la siguiente frase... “Nos están llevando muy de prisa hacia ninguna parte”... era alusiva a la marcha de los acontecimientos y avances internacionales. Hoy al parecer “ya hemos llegado”, es principios del año 2003 y sobre el horizonte humano, sólo se ven “nubarrones”; hasta el Papa actual Juan Pablo II, con su ya débil voz (está muy viejo y achacoso) ha clamado hoy en Roma y por enésima vez y en diferentes idiomas, en la ceremonia de primero de año, que es retransmitida internacionalmente... por la paz en el mundo y el entendimiento para evitar la guerra que se avecina... “lo oyen como el que oye llover”: hoy es uno de enero de 2003: EE.UU. no cede y se ve a su presidente actual, muy lanzado hacia una guerra más, esta vez el pretexto es Irak... en el fondo es el petróleo de Irak y de todo el mundo. A.G.F.
COLONIA: Ciudad milenaria desde 1975. Si bien los antecedentes, hablan de una fundación romana denominada Colonia Agrippinensis. En la Edad Media, es considerada como la ciudad más importante de Alemania, más tarde Ciudad Hanseática y en la actualidad es la capital del Estado o “Land” de Renania. Es igualmente uno de los más importantes puertos fluviales de todo el curso del Rhin.
BONN: Capital (hoy) de la R.F.A. (República Federal Alemana) situada a orillas del Rin; cuenta con unos 350.000 h., es igualmente industrial, “como casi toda Alemania” (abunda la industria mecánica). Es (o fue) el antiguo castillo de los electores de Colonia (1697-1725), que alberga su famosa Universidad. Es igualmente la Patria de Beethoven


VIAJE A ALEMANIA: JULIO 1977 (5)

08.08.18 | 08:54. Archivado en Sobre el autor

VIAJE A ALEMANIA: JULIO 1977 (5)

Hay que señalar que el gran casino de Wiesbaden, está rodeado de unos inmensos y bien cuidados jardines que lo rodean y que ello en sí mismo, es algo maravilloso de ver y disfrutar; nosotros lo hemos visto, cuasi “a vista de pájaro” puesto que el tiempo apremia.
Salimos de Wiesbaden y seguimos el curso de esta orilla del río, lo hacemos por carreteras secundarias, pues nos encaminamos a un lugar, “cuasi sagrado” para los alemanes, puesto que vamos a visitar la colina dónde fuera instalado el grandioso monumento dedicado a “Germania”, el que dista unos 25 o 30 Km. y está situado en una colina que domina el curso del río, estando muy cercano al castillo o ruinas del mismo, denominado “Burg Ehrenfels” ; igualmente este lugar está densamente y muy bien cultivado y estas pendientes laderas, que el sol acaricia de forma conveniente... están llenas de vid, de las que se obtienen vinos de los que luego hablaré, pues tendremos ocasión de degustarlo en una de sus bodegas.
Llegamos por fin a la citada colina e instalaciones complementarias, que son grandes y bien dotadas, puesto que reitero... estamos en un muy destacado lugar de “la gran Alemania”. Se trata de un gigantesco monumento de 35,5 m. de altura, el que se divide en dos partes principales, una el zócalo u obra realizada en piedra que tiene 25 m. de altura y que conforma la base (bien revestida y adornada con múltiples estatuas alegóricas y relieves con enormes placas de bronce con inscripciones y alegorías) y sobre todo ello, se yergue una estatua en bronce, de mujer o diosa, que quiere representar a “Germania” la que mide 10.50 m. de altura y se eleva, a 226 m. sobre el nivel del río Rhin, estando situado en una colinas denominadas “Niederwald” y es (entiendo yo) cómo una antorcha enorme para que no se pierda la memoria, de los orígenes y destino de todos los pueblos germánicos, o alemanes. Fue inaugurado (según dice la guía) en 1877 y por el Káiser Guillermo I; en algún folleto turístico figura la fecha de inauguración, en 1883 y se erigió en recuerdo de la guerra de 1870/71, en la que se consolida la moderna unificación de Alemania, con la derrota de Francia, erigiéndose el Káiser citado como emperador invicto de todo ello, pues ha dedicado su vida entera a tal meta.
Deambulamos por estas instalaciones un tiempo concedido para un descanso y la toma de una fresca cerveza, que a media mañana cae bien, pues reitero, hace calor en Alemania y en estas fechas. ¡Por fin veo niños y en cantidad notable! Y ello tiene su explicación puesto que son grupos de escolares, que traídos por sus maestros y en viajes organizados, vienen a visitar el monumento. Seguro que para insuflarles el espíritu patrio, cosa encomiable por demás y de paso, darles lecciones de historia contemporánea de su Alemania. Su comportamiento es disciplinado y “da gloria verlos” en perfecta organización y armonía, maestros discípulos... cosa a destacar y que difiere del comportamiento del escolar español. Por otra parte, hago notar que estamos en la primera quincena de Julio y que los escolares, están aquí con sus maestros y en trabajos o faenas escolares, lo que nos dice bien a las claras que aquí el curso escolar debe cubrir gran parte o todo el mes de julio, por lo que estos niños no tienen tantas vacaciones cómo los de España... “o las tienen distribuidas de forma diferente”.
Ya de vuelta en el autocar, la guía nos habla de las viñas o vides que estamos viendo y con gran énfasis, nos va diciendo que. “Los viñedos plantados en las laderas del Rhin, fueron mandados traer y plantar por Carlomagno y que aún hoy, mantienen su pureza y esmerado cuido, como productores de los famosos vinos que toman el nombre de este río y los que se elaboran con gran meticulosidad y pureza, sin aditivos de ninguna clase” ; nos llega a decir que observemos que las vides están plantadas en unas determinadas laderas y dónde el sol es generoso en sus radiaciones y de ahí la bondad de la uva obtenida.
Continuamos nuestro recorrido y en breve nos detienen a las puertas de una bodega, situada en una de tantas localidades de las que por aquí proliferan. La bodega es muy pequeñita si la comparamos con las que en España se denominan “bodega”, pero eso sí, ésta es primorosa por la instalación y cuido metódico en todo y somos atendidos con toda cortesía, puesto que nos dan a probar los vinos, lo que si bien es gratuito, pero luego nos pasan por “la tienda” de venta de los mismos, dónde nos ofrecen cajas de cartón con tres unidades y muy bien preparadas, para que lleguen (se nos asegura para animarnos a comprar) bien, al destino que sea, por lejano que esté. Es claro que todo está organizado para esta venta en la que entramos la mayoría de visitantes y el bodeguero vende unas docenas de botellas de sus vinos, los que degustaremos luego en nuestras casas y sin reparar mucho en el precio pagado o la calidad de los mismos... “es un recuerdo más y es por otra parte muy gratificante”.
Ya y sin otras visitas a destacar, iremos haciendo el recorrido de regreso a nuestro hotel, dónde llegaremos con hora de celebrar la comida del medio día, “a horario español y en atención a que somos turistas” y luego se nos dará la tarde libre, pues a la noche y en la cena en el mismo hotel, habrá un conjunto orquestal mínimo, pero suficiente, para que a los acordes de sus interpretaciones, la cena nos sea mucho más grata e incluso podamos bailar el que quiera... esto suele ser normal en cierto tipo de cenas alemanas, pues son muy aficionados al baile y por descontado a la música. Nuestro descanso de tarde y gozo de la noche, será cordial y muy reconfortante, lo que nos preparará para el siguiente día, en que haremos un viaje más largo y éste por tierra y agua, puesto que vamos a realizar un pequeño crucero fluvial.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (Aquí más temas)
Jaén: 08 de Agosto del 2018

Castillo que domina el curso del río Rhin y que sirviera para guardar el tesoro de la Catedral de Maguncia, en épocas de guerras del siglo XIV y dónde igualmente los arzobispos de Maguncia (príncipes o señores de todos estos contornos: Maguncia está frente a Wiesbaden, en la orilla opuesta) recaudaban los derechos aduaneros y de paso por el río. O sea lo de siempre... “el negocio es el negocio y la religión un complemento del mismo”.
Germania era el nombre latino de una indeterminada región de la Europa central que, habitada por los germanos, se extendía del Vístula al Rhin y del Danubio a los mares del Norte y Báltico. También existió posteriormente un reino con esta denominación, al desmembrarse el Imperio Carolingio en el año 843, el que fue absorbido e integrado en el Sacro Imperio Romano Germánico, dejándose entonces de emplear dicho término, pero los alemanes en general, son abundantes en el deseo (que no fue sólo de Hitler y los Káiseres anteriores) de que alguna vez, vuelva, se construya o reconstruya, ese imperio alemán que nunca ha existido en la proporción que muchos desearían, pues en realidad muchos de estos visionarios, lo que desearon siempre, fue emular al gran Imperio Romano... pero éste, cómo ocurre con las grandes cosas del mundo, son irrepetibles.
En Austria existen cerca de Viena otros “pagos” de un afamado vino local y el que bastante dulce, es muy agradable de tomar, pero allí, se nos dijo que se les añade azúcar, para elevar el grado alcohólico; deduzco que aquí deben hacer algo parecido, pues estas zonas tan al norte, son frías y las uvas aquí no deben tener las propiedades de las de mucho más al sur, pues es el sol el que dora la uva y le da sus propiedades en azúcares y por tanto en alcoholes.
Tan es así, en lo del cuido y ahorro, que cuando nos van dando a catar, los vinos (dos o tres catas), se nos dice que el sobrante de la copa, lo echemos en un recipiente central que en la mesa existe... “supongo que será para luego hacer vinagre con él... o vete tú a saber si luego vuelve a otras cubas”.


VIAJE A ALEMANIA: JULIO 1977 (4)

07.08.18 | 09:16. Archivado en Sobre el autor

VIAJE A ALEMANIA: JULIO 1977 (4)

Hemos llegado a la fábrica de cosméticos que ha pagado este viaje, a una selección de sus mejores clientes de España, como ya dije; nos reciben con toda cordialidad. Tras esa cordial bienvenida, se nos ofrece una visita a la factoría, siendo acompañados por una persona cualificada y que nos va explicando cosas, la guía que nos acompaña, traduce y resume. Así nos van diciendo todo cuanto es esta empresa que cuenta con filiales y fábricas en otros países del mundo, aparte de la de España y concretamente al llegar al laboratorio, se nos dice que se están preparando para introducir una nueva gama de fabricados en Brasil, pero que antes de lanzarlos en aquel inmenso país, tienen que someterlos a las pruebas necesarias, creando artificialmente los climas tropicales a dónde van a ser enviados, puesto que hasta que no logran que los cosméticos aguanten un período suficiente sin alteraciones que puedan estropearlos o incluso quitarles presencia o vistosidad a los mismos, no introducen nada en un nuevo mercado. Todo ello nos dice, al menos a quienes observamos con detalle, que las industrias internacionales, atan todos cuantos cabos son necesarios, para pisar firme en un mercado y lo que nos están diciendo es la prueba de que todo se hace, sin prisas pero sin pausas y sobre seguro en el grado máximo que permiten los mercados... ¿dónde pues, reitero, lo del mal llamado “milagro Alemán”? Es aleccionador todo ello.
Cómo es aleccionador, el que en ésta fábrica, dónde trabajan cientos de personas y una gran cantidad de máquinas de todo tipo, todo está estudiado para un máximo rendimiento con un mínimo coste... hasta las conducciones eléctricas, van embutidas en canalizaciones todas registrables, para que cualquier avería, pueda ser solucionada de inmediato cambiando lo que sea necesario y así, cualquier otra instalación. No se permite beber alcohol dentro de la fábrica y menos en horas de trabajo, hay unas máquinas expendedoras pero que sólo expenden agua mineral y refrescos por si alguien los necesita en los descansos establecidos de cada jornada. Incluso la comida se da dentro o en un anexo de la factoría y la que les es facilitada a los trabajadores (a todos por igual y allí comen desde el ingeniero-jefe al último de los empleados) a un precio reducido y con un menú de cierta variación pero al que hay que atenerse. A media mañana (y cómo se madruga) se les da en el comedor un caldo caliente para reconfortar el cuerpo, pues en Alemania hace bastante frío. El transporte de estos cosméticos y dentro de Alemania, se realiza a través del servicio postal de Correos (otra sorpresa para quienes sabemos algo de estos menesteres sobre el transporte). Pues es esta empresa estatal y la que al igual que las cartas ordinarias, se encarga de distribuir por toda la RFA la paquetería de todo tipo, con peso no superior a quince kilos. Para ello distribuye una especie de redes de cierto tamaño (similares a las de los pescadores) y que se acoplan y cierran, al recibir un determinado peso de paquetería, la que así es convertida en fardos de fácil transporte y es claro que esos fardos, no se llenan “a lo loco”, pues cada fardo tiene que ir perfectamente documentado y destinado a unas ya establecidas áreas geográficas, para su reparto... o sea, ni más ni menos que como funcionan, las denominadas “sacas de la correspondencia ordinaria”; ello unido al muy buen servicio ferroviario alemán, facilita rapidez, economía y seguridad en el transporte... o sea “otra versión del milagro Alemán”, aquí nada se improvisa y todo se estudia al máximo. Todo lo cual nos maravilla a quienes sabemos valorar tanta minuciosidad en todo.
Salimos de la fábrica comentando entre el grupo todo ello y más cosas que se me olvidan y el autocar se dirige fuera del área de Frankfurt, pues marchamos hacia Wiesbaden la que está situada en la margen derecha del famoso río Rhin, el que en este punto señala el kilómetro 505 de su navegabilidad y que parte desde Suiza, dónde nace . Estamos alojados muy cerca de esta segunda ciudad, de la que Frankfurt dista unos cuarenta kilómetros, los que y debido a las autopistas alemanas (que cubren todo el país) se recorren en un espacio muy corto de tiempo (20/25 minutos). Pero debo decir cuánto sigue y observado en este trayecto.
A la salida de Frankfurt y ya en “campo libre” (por denominarlo así, pues aquí no hay ni un centímetro cuadrado sin aprovechar) observo un gran complejo químico de la también internacional firma “Hoescht” y del que destaca una enorme chimenea, que lanza sus humos (una gran humareda) a una considerable altura... pero hasta las tapias o muros de esta gran industria, llegan los cultivos de todo tipo de productos agrícolas que por aquí se dan... a saber, trigo y otros cereales, pasto o forraje para ganado, verduras y otro tipo de hortalizas (hay invernaderos también, a la vista) algunos tipos de frutales y todo ello en parcelas de mayor o menor extensión pero dónde no se pierde un metro de terreno, salvo el destinado a comunicar todas las propiedades, las que se aprecian bien comunicadas, incluso por buenas vías asfaltadas; en definitiva, un dato más de que aquí todo es aprovechado al máximo y la agricultura va paralela a la industria de otros tipos de fabricados, puesto que es lógico... “no se puede comer sólo con tornillos y otras manufacturas”. Igualmente debo señalar que en los alrededores de la ciudad existen bosques inmensos, los que rodean prácticamente a Frankfurt.
Visitamos rápidamente Wiesbaden y apenas bajamos un par de veces del autocar, mientras se nos van señalando los diferentes balnearios, casinos y principales cosas a ver, en esta famosa capital, dónde y cuándo existían, venían hasta los zares de Rusia, acompañados de gran cantidad de aquellos grandes duques y príncipes eslavos, los que “dueños de propiedades enormes e incluso de las vidas de sus siervos”, aquí se codeaban con el resto de las “testas coronadas” de Europa y la más destacada minoría de ricos industriales o “piratas” de medio mundo y que amasaron fortunas inmensas, medrando en los diferentes reinos o imperios europeos. Hoy es diferente, aun cuando ciertos lugares de aquí, no están al alcance de la inmensa mayoría de mortales, si bien las denominadas clases acomodadas pueden costearlo.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (Aquí más temas)
Jaén: 07 de Agosto del 2018

NOTAS:
WIESBADEN: Capital del Land (Estado) de Hesse. Una de las más hermosas ciudades alemanas, con balnearios, que son de los más afamados internacionalmente y dónde (se nos dice) existen 27 manantiales termales; por lo que era y sigue siendo meta de innumerables viajeros adinerados y que puedan costear estancias en tan principal y aristocrática capital, visitada incluso por reyes, para los que hay atracciones a tenor de ello, no faltando los casinos para el juego. Las aguas termales, a 65º, se pueden tomar incluso en ciertos y variados hoteles, a dónde son llevadas mediante canalizaciones, para que en los mismos, puedan ser disfrutadas por los visitantes. La guía dice que son muy apropiadas para padecimientos de los riñones y vías urinarias.
Río RHIN(o RIN): Nace en St. Gotthard (Suiza) y desemboca con un gran delta en el Mar del Norte (Holanda); tiene 1320 km. de largo y es una de las vías fluviales más importantes de Europa. Aumentemos a todo ello, el que mediante, canales y esclusas, está unido a todo el sistema fluvial europeo y que actualmente une el mar Mediterráneo con el citado del Norte, a través del Ródano y creo recordar que unido al Danubio, hoy se pueden transportar mercancías y viajeros (existen hasta cruceros organizados) hasta el Mar Negro; uniendo las comunicaciones con gran cantidad de países que aprovechan todas sus corrientes fluviales para ello.


VIAJE A ALEMANIA: JULIO 1977 (3)

06.08.18 | 09:23. Archivado en Sobre el autor

VIAJE A ALEMANIA: JULIO 1977 (3)

El horario comercial aquí, es de nueve de la mañana a seis treinta de la tarde (9 a 18,30) y es horario ininterrumpido, en el que todo el comercio está abierto al público.
Amanece un nuevo día y tras el aseo, el desayuno que en el comedor se nos ofrece en forma de buffet, que hay que decir es copioso en demasía para nosotros los del Sur, pues aquí puedes desayunar desde salchichas calientes y otros embutidos, amén de variedad de quesos y frutas enlatadas (fresca debe ser muy alta de precio y no te ponen) zumos, dulcería y pan de diferentes tipos, y es claro que el café, leche (riquísima) o infusiones varias; o sea... una delicia para el glotón, pues dispone libremente, de un bufé abundante y bien surtido.

Ya en el autocar y tras los consabidos saludos y plácemes de cuantos componemos el grupo, sigue la visita y pasaremos cerca de otra construcción notable, de esta ciudad. Se trata de la ciudad que pensara el arquitecto Curvoisier, y de la que en Frankfurt hay una versión en tamaño reducido, pues nadie en el mundo y al parecer, quiso acometer ello para una ciudad completa y dónde “cada cosa” estaría en su sitio y los vehículos no entorpecerían al ciudadano, disfrutando éste, de espacios amplios y suficientes... y en definitiva, una ciudad muy avanzada para lo que hoy impera en el mundo y que no es otra cosa que la denominada especulación del suelo urbano o urbanizable y “caiga quién caiga”. Gracias a los dirigentes de esta ciudad alemana, existe ésta muestra, la que sólo veremos al pasar por la avenida dónde está instalada y por tanto, nada podemos apreciar de sus bondades... hay prisa... “y se nos quiere mostrar mucho, pero es claro que desde lejos, casi todo”.
Llegamos a la denominada “Torre Henninger”, la que edificada por la empresa cervecera que lleva esta marca, es algo sorprendente, por cuanto en si misma (entiendo yo) concentra la ostentación y propaganda de una marca, sin perder lo práctico de una instalación fabril, puesto que está instalada dentro de las instalaciones (enormes) de esta cervecera, pero por sus dimensiones y singularidad, es algo parecido a los “pirulines” enormes, que luego se han ido instalando por las grandes ciudades del mundo, para tener en ellos las antenas y centros de TV de los diferentes Estados o Gobiernos. Esta torre mide 120 m. de altura y fue inaugurada el 18 de mayo de 1961. Y he dicho antes, parecida a los “pirulines televisivos”, pero no es así, puesto que gran parte de esta torre es un enorme cuerpo cuadrangular y que no es otra cosa, que un gran silo, capaz de almacenar dieciséis mil toneladas de cebada, suficiente “grano cervecero”, cómo para fabricar doscientos millones de vasos de cerveza (el folleto no indica la capacidad del vaso) y es el silo de cerveza más grande del mundo. Ocupa una superficie o diámetro de 441 m2 y su peso total es de 28.000 toneladas. Fue construido en sólo 21 meses, tiene dos ascensores con capacidad de 15 personas cada uno; el ascensor funciona a la velocidad de cuatro metros por segundo. Esta torre cuenta con una escalera compuesta de 731 escalones y es la única torre de Alemania que tiene dos restaurantes giratorios e igualmente tienen cuatro niveles de altura, diferentes: el propietario es “Henninger – Brian KGAA”. O sea todo detallado con la meticulosidad alemana, la que apostilla en el folleto lo siguiente... “Lo que usted debe saber de la Torre Henninger”. Pues dicho queda.
Dicho de otra forma y manera, que la vería cualquiera y no recurriera al folleto, diría más o menos lo siguiente.
Sobre este enorme silo, se yergue la verdadera torre, la que de grandes proporciones, contiene tres grandes salones , bar, cafetería, restaurante, cocinas, etc., en las cuatro alturas o plantas de que consta y dónde y desde la cerveza de la marca, hasta gran variedad de platos de la cocina alemana o internacional, pueden ser degustados, mientras el comensal se recrea degustado los placeres culinarios, igualmente su alma se recrea viendo el panorama a tan gran altura (110 m. aprox.) sobre esta planicie, pues lo importante no es la torre... ¡Es que la torre está girando!. O sea que a un ritmo lento y agradable, te vas trasladando a todos los puntos de la circunferencia y por tanto gozas de unas vistas o panorámicas de gran belleza y por tanto, agradabilísimas de contemplar. Es por lo que esta torre, es un atractivo turístico de primer orden en esta ciudad, y como dije antes, es una gran propaganda para una marca comercial, la que por otra parte no regala nada al visitante; todo es cobrado y a buen precio, pues incluso en los ascensores, que son bastante grandes, te cobran de uno a uno cincuenta marcos, por subida... y ello va desde al visitante aislado (1,50) niños (0,75) grupos escolares (0,50) y grupos turísticos (1.00), por lo que y visto la afluencia de público, simplemente las visitas deben ser un negocio aceptable para esta empresa. Puesto que las visitas son rápidas en general y aunque te tomes, arriba, una cerveza (cómo nosotros hemos hecho) ello es rápido y los grupos y los grandes ascensores, suben y bajan con gran rapidez y continuidad.
Cómo no se suelen ver niños en las ciudades alemanas (luego me ocurrirá en Berlín igual pregunta) pregunto ello a la guía, la que me responde con “cara extraña”... “Frankfurt es una ciudad sin apenas niños, aparte que estos están en las escuelas”. No me dice nada más, pero ayer en la charla general, nos dio datos y estos dan que pensar y ellos mismos son la consecuencia de la falta de natalidad, puesto que en esta ciudad, el ochenta por ciento de las mujeres trabajan y aunque las fábricas, en general, les ofrecen guarderías para sus hijos, pero la realidad es que no se quieren quedar embarazadas y ese es, el problema alemán número uno o principal, pues cada vez habrá menos alemanes y por el contrario, cada vez más inmigrantes, africanos, asiáticos y de la América del Sur.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes
Jaén: 06 de Agosto del 2018

Estos salones se pueden compartimentar, para dar comidas o banquetes, individualizados y con capacidad desde para veinte comensales, hasta doscientos cincuenta, sin que ello interrumpa la atención al meramente visitante y que sube a la torre y entra en el bar a tomar una cerveza, refresco o lo que le apetezca, ello nos da idea de las grandes proporciones de éste “enorme cilindro rotatorio”.
Dos años después, visitamos Berlín y las cercanías, ya en la Alemania Comunista (pues sabido es que Berlín fue durante muchos años una ciudad cercada) y en la antigua capital alemana, me surgió la misma pregunta... o sea, ¿dónde están los niños alemanes? Apenas si se ve alguno. Aquí, se me dijo: “Hay más perros que niños, los berlineses compran un perro, que en muchos casos sustituye a ese niño que no se atreven o no quieren tener... se me dijo que y debido al cerco comunista y las secuelas de la guerra... tienen incluso miedo a nuevas guerras y por ello decreció enormemente la natalidad, sustituida por la inmigración, principalmente de turcos”...?
Por todo ello, hoy (año 2002) en Alemania, el diez por ciento de su población o mucho más, son extranjeros, de los que la mayor proporción se dice, son turcos y lo que ya ha creado los consabidos problemas raciales y de culturas, diametralmente opuestas...”Que es lo que está empezando a ocurrir aquí en España y por los mismos motivos que hace décadas ya empezara a ocurrir no sólo en Alemania, pues igual ocurrió en Bélgica, Holanda, Francia, Inglaterra, Italia, etc. Europa camina a un mestizaje o nueva repoblación de gentes de todo el mundo y todo ello traerá problemas, muchos y graves problemas, que ya veremos cómo se solucionan, pues hoy cuando escribo (uno de enero de 2003) en España ya se acepta el que hay, cuasi DOS MILLONES DE EXTRANJEROS, gran cantidad de ellos, incontrolados y viviendo, deambulando o vagabundeando por calles y campos y algunos incluso organizados en bandas de delincuentes, que incluso ya han practicado el secuestro, así es que el porvenir no es muy claro que digamos.


VIAJE A ALEMANIA: JULIO 1977 (2)

02.08.18 | 09:16. Archivado en Sobre el autor

VIAJE A ALEMANIA: JULIO 1977 (2)

… y la ayuda norteamericana , “visto el panorama internacional del momento”, fue suficiente para que de nuevo renaciese pujante la industriosa Alemania y su maltrecho pueblo, los que recobraron y a muy buena velocidad, el prestigio alemán, que de “milagro” no tuvo nada, puesto que todo fue debido al esfuerzo y la austeridad, unido a la inteligencia y la constancia. Lo del denominado “milagro alemán”, es una de tantas falacias que se acuñaron para justificar algo que por sí mismo, estaba justificado y con toda rotundidad.
Todo cuanto antecede, se confirma en la visita a la fábrica de cosméticos ya mentada, al principio del relato, dónde lo primero que aprecio es una cantidad enorme de bicicletas, que se me dice son propiedad de los empleados que en ella trabajan (automóviles hay pocos) y que se encuentran aparcadas en muy amplios aparcamientos especiales para estas (hay otros para automóviles), pues los alemanes son conscientes de la “crisis del petróleo” que aún soportamos y deciden ahorrar todo el combustible que pueden, y “le dan a los pedales” de sus bicicletas (bien es cierto que este es terreno llano y facilita ello) con lo que ahorran dinero para sus bolsillos y para los del erario público alemán, el que así tiene que importar menos petróleo . Este sentimiento solidario y que emplean gran parte de los actuales alemanes, es “el milagro” inexistente en otros países, entre ellos España, dónde puede faltar “para pan”, pero nunca para echar gasolina en el depósito del coche y lucirlo como “una valiosa joya, que hay que lucir para envidias del prójimo”. Por otra parte diré, que aún no eran horas de levantarse y ya (antes de las seis de la mañana) me ha despertado un murmullo fuerte y extraño que siento en mi habitación del hotel, me levanto alarmado y me asomo a la ventana... “veo algo similar a un ejército compuesto de todo tipo de vehículos, la gran mayoría de transporte público o colectivo, que simplemente van a estas horas y cada mañana, a sus infinitos destinos, dónde cada alemán trabaja con probidad y honradez”... laborando en pro de una riqueza común por ellos considerada y de la que es claro, todos se benefician... ¡¡MILAGROS NO EXISTEN aunque nos los aseguren los predicadores religiosos!!... y nunca han existido.
La gira turística sigue y pasamos junto a una estatua dedicada a Gutemberg , en la que aparece el inventor de la imprenta y los dos ciudadanos que fueron los mecenas y patrocinadores del invento. La guía nos dice que estos dos mecenas, fueron nativos de esta ciudad y ella honró al trío por cuanto fueron los artífices de aquella primera imprenta de tipos movibles, ó caracteres móviles y que fue la precursora de cuantos avances hoy disfrutamos. Si bien hay que señalar que se atribuye a los chinos, la primacía en los tipos móviles para imprimir escritura.
En la visita de hoy, visitaremos a la tarde y después de la comida, una plaza típica y muy bien conservada, cuyo nombre no tomé, pero reflejo ello por cuanto había una heladería italiana y en la puerta un mostrador frigorífico con helados, llamándome la atención uno en particular y por su nombre, pues su denominación era la palabra “Málaga” y es claro que me acerqué a degustarlo, era buenísimo cómo todos los helados italianos, ya que éstos, son “los reyes del helado”; el mentado se distinguía por cuanto contenía uvas pasas sin hueso y de tamaño pequeño, las que si bien no son las características malagueñas de la zona de la “Axarquía”, que son las mejores o de las mejores del mundo, pero aquel helado fue bautizado por quien fuere, con el acreditado nombre de la capital andaluza y de la denominada “Costa del Sol”, seguro que por las uvas pasas de esa parte de Andalucía.
Sigue la guía ponderando y ensalzando su ciudad y nos dice: “Frankfurt”, es internacionalmente famosa por sus ferias comerciales, de las que se celebran aquí doce cada año, o sea una cada mes y con exactitud y puntualidad alemana, pues doce ferias internacionales al año y en una sóla ciudad... “son muchas ferias para organizarlas bien”. Pero esta gran ciudad comercial, no es muy grande en habitantes, ya que no pasa de seiscientos mil, en la actualidad (sigue diciendo esta mujer)... tiene un movimiento de trenes en su estación ferroviaria, en la que entran y salen, mil doscientos, diariamente; cuenta con el mayor aeropuerto de toda Alemania, es la tercera Bolsa de valores europea y no sé cuántas cosas más, nos sigue diciendo esta dinámica mujer. La verdad es que a simple vista, aún con todo ello, esta ciudad es agradable y bastante bien ajardinada y arbolada dentro de la misma y en sus alrededores, bien es cierto que todas estas tierras deben ser muy feraces y por tanto de una fertilidad enorme, puesto que aquí el agua sobra. Alemania está “cosida” por canales navegables, lo que conforma una red de transporte económica y bien organizada.
Pero y cómo no podía ser de otra forma, ya que la concentración de poder tiene que concentrar igualmente bloques enormes de cemento. Entre los rascacielos que existen aquí, se nos dice que cinco de ellos han sido propiedad de Muhammad Rezha Pahlevi , el último Sha de Persia (o Irán) pero que, sabido ello por éstos alemanes, le boicotearon el alquiler de los mismos (pisos, apartamentos, oficinas y locales comerciales) por repulsión hacia éste moderno sátrapa oriental, el que ha tenido que venderlos en bloque a una empresa norteamericana, que es quién hoy los explota. Esto lo cuento cómo algo que cuesta creer, pues qué duda cabe que el personaje no aparecerá nunca como propietario, ya que estos magnates (en este caso “mangante a gran escala”), siempre tienen testaferros, empresas interpuestas y todos los anclajes habidos y por haber, pues una vez logradas sus inmensas riquezas y perdido el poder político que ostentaron como los antiguos sátrapas orientales, no les gusta que se sepan éstas, ello (deduzco) por simple cobardía, pues ya su integridad no está lo segura que cuando ostentaban el poder y la fuerza, que les costeaba grandes y numerosas guardias personales, unidas al propio ejército y como tiranos o reyes absolutos, que incluso se irrogaban serlo, por... “la gracia de Dios”.
Llegamos a nuestro hotel y nos preparamos para la cena y el descanso de tan ajetreado día. Los alemanes, se nos dice, suelen cenar a las siete de la tarde, hora alemana (en España serían las ocho)... pero a las seis de la mañana, todo el mundo está camino de su trabajo y es claro que aquí, a las diez de la noche, apenas si ves alguien en la calle. Una de las noches, y paseando por los alrededores del hotel, quisimos tomar unas salchichas típicas alemanas y cerveza; y hubimos de andar lo indecible, hasta encontrar un establecimiento abierto, pues son escasos en demasía y no era hora anormal, puesto que no serían más de las nueve o diez de aquella veraniega noche, algo que como españoles nos sorprende enormemente, por lo opuesto de formas y costumbres en ambos países; por ello los alemanes y “otros”, en España... “se hinchan y a precios irrisorios, comparados con los de su país”. Es “el secreto de ese turismo masivo que nos visita”... y al que estamos condenados a soportar o recibir, pues es vital para España, la que hace ya más de veinte años que vive y prospera gracia al Turismo .

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí más temas)
Jaén: 02 de Agosto del 2018

Ver datos sobre el denominado “Plan Marshall”; instituido por los EE.UU. para la reconstrucción de Europa, tras la denominada II Guerra Mundial, cosa “no gratuita” desde luego, puesto que visto el avance del comunismo en toda ella, en el “nuevo imperio, mundial, emergente”, se dieron cuenta de que había que restaurar la economía de Europa, puesto que si bien el peligro nazi, había sido eliminado, pero no así el peligro comunista, encabezado por la ya muy poderosa, URSS, la que se adueñó de medio mundo, instituyéndose lo que entonces se denominó como: “Telón de acero” (en Europa) y “Telón de bambú” (En Asia) y que fueron líneas más o menos fortificadas, pero cerradas totalmente, puesto que separaban dos mundos opuestos y enemigos abiertamente y lo que dio lugar a la terrible proliferación y almacenamiento de armas; y mantenimiento de monstruosos ejércitos, que ambas potencias fomentaron una contra la otra, hasta que en ello, fue derrotada la URSS, la que sucumbe por agotamiento de recursos para mantener una potencia que no pudo, pues todo fue un engaño, el más terrible (para mí) de los engaños políticos, o sea la caída estrepitosa de, “lo comunista” que en realidad fue una perniciosa tiranía, que dejó en mantillas al otro no precisamente encomiable, “capitalismo”, pero con el que al menos... las masas comieron y prosperaron hasta una cierta medida, si bien... “hoy y tras las grandes crisis económicas ya veremos dónde nos llevan los nuevos dueños del mundo”: A.G.F. 30 de Diciembre de 2002, que es cuando esto escribo y se está anunciando hasta la saciedad, el ataque de EE.UU. a Irak, so pretexto de eliminar a un tirano (que pudieron eliminar y no lo hicieron en la anterior guerra denominada “del Golfo”) pero que lo que pretende es adueñarse de los inmensos yacimientos petrolíferos que allí existen.
Recordemos que en los primeros años de la década de 1970/80 se declara una crisis del petróleo, por motivos bélicos que ahora no recuerdo, pero que llega a encarecer enormemente el denominado “crudo”, el que se vende a precios prohibitivos y crea enormes problemas en todo Occidente y otras partes del mundo industrializado, los que dependemos vitalmente del denominado “oro negro”. Ello en principio fue alarmante, luego pudo ser dominado y ello dio lugar a que se perfeccionaran motores (sobre todo los del automóvil) para que consumiesen mucho menos, pero el... “arma del petróleo”, sigue siendo cómo la famosa “espada de Damocles y siempre la tenemos o nos la hacen tener, encima de nuestras cabezas”... ahora mismo y como digo en nota anterior, “hay proyectada” una guerra que EE. UU. viene declarando, ya abiertamente, contra el tirano de Bagdad y la gran cantidad de petróleo que controla... ¿el pueblo iraquí?... ese no importa a nadie, al menos esa es la sensación que nos da a los observadores... ¿?. Si la guerra se declara, va a ocurrir lo de la reciente en Afganistán, la que igualmente es provocada por el control, de los campos petrolíferos y de gas, del Asia Central, “el pueblo es carne de cañón”.
Gutemberg (Juan Gensfleish, llamado) Impresor alemán nacido en Maguncia sobre 1400 y muerto en 1468.
Fue famoso mientras vivió, y vivió en la ostentación constante; y así fue su coronación cómo emperador persa. Casando primero por la denominada Princesa Soraya, belleza que destacó mundialmente, pero que cómo mujer estéril, fue repudiada y condenada a vivir sola, aunque bien dotada económicamente, pues el sátrapa, no le permitió unión con otro hombre; después casó con otra y de la que tuvo hijos, todos hoy... “perdidos en esos ocultos lugares dónde viven los ricos del mundo, que algo tienen que temer”. Este personaje sustituye a su propio padre, al que destrona (o sucede por abdicación) por imposición británica; gozando de la “amistad”, primero del Imperio Británico y luego de los Estados Unidos de Norteamérica, a “los que sirve fielmente” y que por ello, son los padrinos (y “administradores del mar de petróleo” que tiene Irán) que lo han mantenido en el poder hasta el final de su reinado; huyendo en su momento con todo cuanto pudo llevarse (aparte de las inmensas cantidades ya evadidas, sobre la base de las enormes riquezas petrolíferas que controlaba) y que incluyó, hasta cuadras de caballos de pura sangre, que se llevó “en aviones especiales”, muriendo en el exilio, despreciado totalmente por cualquier persona inteligente y dejando a su inmenso país, dominado por un tipo de fanáticos clérigos musulmanes, de los que aún hoy no ha podido salir... o sea, se fue una tiranía y quedó otra, pues los denominados Ayatollahs islámicos, son hoy los dueños y señores de tan enorme y rico país, pero el que mantienen “amordazado”.
Nos encontramos en un no moderno hotel (PARK HOTEL) equiparable a un tres estrellas español, confortable y con cierto viejo señorío. Situado en una céntrica vía de la ciudad, sus habitaciones son amplias pero descuidadas y sólo tiene de lujo, la televisión. La habitación doble cuesta 116 marcos y el desayuno 14 (el marco se cotiza en España, sobre 85 pesetas en éstas fechas) por tanto son precios, altísimos a tenor con los españoles. Un vaso de vino de unos 80/90 c.c. 6 marcos, una cerveza de 1/3 cobran 3,90 y así es todo, lo relativo a hostelería y bar.
Conviene no olvidar nunca, que si España prosperó, tampoco fue debido al denominado “milagro de Franco”, fue principalmente por el dinero que entró desde la década de los “cincuenta”, tras el pacto con los EE.UU. que permite el que éstos instalen sus bases militares aquí y que es lo que marca un hito de progreso, por la denominada “ayuda americana”, que no fue en dinero, sino en armamento sobrante e igualmente materias primas y sobre todo alimentos sobrantes que enviaron a España. EL DINERO CONTANTE Y SONANTE, vino posteriormente con la masiva afluencia de turistas europeos y las no menos importantes y grandiosas cantidades, que aportaron los millones de emigrantes, que fueron al extranjero a trabajar, enviando a España, todo cuanto pudieron, para que sus familias pudieran vivir con cierta dignidad, pues aquí las carencias y penurias fueron enormes hasta bien entrados los años “sesenta” (habían transcurrido 25 años después de acabada la Guerra Civil) que es cuando se empieza a vivir bien en España, antes la mayoría simplemente... “sobrevivimos” y poco más. Aún hoy, EL TURISMO (adrede con mayúsculas) es la más importante industria y por tanto, base de la economía española, conviene no olvidarlo por lo que representa en conjunto y para todos los españoles.


VIAJE A ALEMANIA: JULIO 1977 (1)

01.08.18 | 08:25. Archivado en Sobre el autor

VIAJE A ALEMANIA: JULIO 1977 (1)

A primeros de Julio de 1977, me surge la oportunidad de realizar un viaje al extranjero.
Esto y como tantas cosas, se presenta de forma imprevista y la realizas o no, dependiendo de la situación en que te llegan; la mía fue la siguiente, pues no tenía entonces deseos de salir al extranjero y menos ir a Alemania (Entonces aún República Federal Alemana) por cuanto al no saber idiomas y habiendo trabajado con alemanes, en mi época de viajante de comercio, sabía que es absurdo intentar entenderse con ellos idiomáticamente, ya que el español y el alemán, son enormemente diferentes como es sabido.
Pero aquel año, fue un muy duro año para mí, pues mi aún joven madre, muere a los 57 años de edad, tras dos larguísimos años, de sufrimientos y en los que poco a poco, “la va matando un cáncer” (mejor no decir nada más, pues yo mismo llegué a desear su muerte, para que acabaran sus sufrimientos) por ello, aproveché aquella ocasión la que en cierto modo, me permitiría cambiar “de aires” por el tiempo de una semana y pese a que aquel viaje, tuve que pagármelo yo, pues si bien se me propuso “en la familia”, pero.

Así las cosas, fuimos en mi coche hasta el aeropuerto de Granada, dónde cogimos un vuelo hacia Barcelona, luego en ésta ciudad otro hacia Frankfurt, dónde llegamos en el mismo día y sin novedad alguna, siendo bien atendidos y agasajados en aquellos días, que sin embargo y por cuanto diré a continuación, quedaron en “una nebulosa”, por las circunstancias ya descritas en nota escrita a pie de página y por cuanto, las notas tomadas en aquel viaje, “fueron traspapeladas” y olvidadas; incluso un rollo de fotografías en color, tomadas por mí, al regreso y en la tienda donde me revelaban las fotos, me dijeron que las habían revelado como del tipo “blanco y negro” y se perdió aquel testimonio, ¿pues qué podía yo hacer o reclamar a aquel imbécil de dependiente que me dijo aquello?; por otra parte no tenía mucha gana de polémica en las circunstancias ya citadas. Así pues, pasaron los años y hace poco tiempo (año 2002) me aparecen aquellas notas, dentro de un folleto turístico que me entregaran al realizar un pequeño crucero que realizamos por el río Rhin.
Es claro que la nitidez inicial y después de 25 años, se ha perdido, pero qué duda cabe que de ellas (creo recordar que hice algunos comentarios para mi espacio en Radio Jaén) me quedan vivencias suficientes y trataré de reflejar lo que me recuerde la memoria, lamentando por mí mismo, el no haber hecho ese trabajo, como luego sí que he hecho, o sea, relatar el viaje tan pronto he vuelto del mismo, ampliando las cuartillas que realizo en su trayecto y sobre el terreno que visito. Pero esas notas tomadas en apretada escritura, “dicen mucho de aquel viaje”. Procuraré uniendo todo ello, reflejar aquel viaje “especial”.
FRANKFURT (“del Main”: existe otro del Oder): 04 de Julio de 1977:
Lo primero que me sorprende aquí, es que en Alemania hace calor en verano, pues veo en los termómetros exteriores que marcan 30º y algunos más aún, luego en los recorridos, pasaremos cerca de lugares dónde hay piscinas públicas y notaremos gran afluencia de bañistas, así como de una calor similar a la que disfrutamos en Andalucía estos días, o sea que la cerveza alemana, nos resultará igualmente grata y fresca a cómo nos resulta en España.
Lo segundo que detecto en esta ciudad y a simple vista, es la enorme profusión de sedes bancarias y dónde y en grandes y lujosos edificios, están situados los bancos de casi todo el mundo, o al menos los principales de ellos tienen sucursales aquí. Ocupan digo, los más altos edificios o “rascacielos” (por los que pugnan en un afán de ostentación de su poderío) de esta ciudad (Capital del Estado federado, de Hesse). Se me dice que existen alrededor de 300 firmas bancarias, entre ellas 270 centrales de bancos, de ámbito, de la Alemania Federal (RFA) o incluso europeos, por lo que Frankfurt, es considerada como “la capital financiera de toda la Europa no comunista” y todo ello se nota en gran medida, por la ostentación ya citada.
Todas estas informaciones, nos las va facilitando la guía que nos acompañará estos días en el autocar que nos lleva y trae, en todos los recorridos; la que domina muy bien nuestro español y a la que yo, incito con mis continuas preguntas, que la estimulan, puesto que le he dicho que “yo soy muy preguntón” y me gusta saber cuánto más mejor, de los lugares que visito. Ella agradece todo ello, puesto que ello la estimula profesionalmente y ayuda a perfeccionar el idioma español y así lo manifiesta.
Entre las cosas de que nos habla e informa, nos dice que, nació aquí él por ella considerado, “poeta más grande de Alemania”, se refiere a Goethe . Nos dice y sobre temas opuestos, el siguiente comentario. Frankfurt es también, “la capital financiera e incluso el centro contable estatal”, puesto que aquí radica dicho control del gasto del Canciller o Presidente de la República Federal de Alemania (RFA). Prosigue nuestra guía y nos dice que aquí, eran coronados los Emperadores del Sacro Imperio Romano, matizando que lo fueron, nada menos que cincuenta y dos de ellos, salvo Carlomagno, que fuera coronado en la propia Roma, en la Navidad del año 800, por el Papa León III .
Pasamos por una plaza, que se nos dice está dedicada a “La Justicia” y en ella preside una estatua, muy original, puesto que La cabeza de la misma, tiene los ojos vendados. Igualmente cruzaremos por otra, donde existe la iglesia denominada de “La Unificación” y que fuera edificada, para la asamblea constituyente de dicha unificación alemana. Dicha iglesia está dedicada a San Pablo, pero se nos dice que en ella no se celebró ni una misa. Igualmente se nos dice que fuera del templo, fue instalada una estatua o conjunto escultórico, dedicado en una alegoría a, aquella unificación, pero aquel conjunto escultórico hoy no está, pues fue destruido.
Pasamos por la catedral, reconstruida, puesto que debido a un bombardeo en la II Guerra Mundial (1939-1945), se nos dice que sólo permaneció en pie y “milagrosamente”, la torre de la misma. Veremos igualmente la estación ferroviaria y el viejo ayuntamiento de la ciudad, ambos establecimientos situados a la espalda de la catedral. La guía hace un paréntesis y nos habla de hechos concretos y trágicos, del final de la citada guerra, diciéndonos.
“Hubo un momento en el año 1945, perdida la guerra y asolada Alemania, en que fue anulado el valor del dinero alemán, circulante en aquellos días. Entonces, el gobierno provisional instituido con el beneplácito de los países aliados y que derrotaron a Hitler, dictó la siguiente norma o ley... entregar a cada uno de los habitantes del destrozado estado alemán (la parte no comunista), la cantidad de sesenta de los nuevos marcos que se pusieron en circulación y que garantizaban, aproximadamente, dos meses de vida o subsistencia a aquellas personas... luego con el trabajo para sí y para las instituciones públicas y la ayuda

da o desintegración de la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) y desde que Alemania perdiera la denominada II Guerra Mundial, parte de la misma, fue retenida por la URSS y convertida en uno más... “de los muchos países, denominados satélites y que mantuvo más de cuarenta años bajo su dominio”; y así fue hasta entonces, esa parte del país, que fue denominado, “República Democrática de Alemania”; la que curiosamente luego visitaría yo, en noviembre de 1979, en mi viaje a Berlín.
En aquel año y tras aquella muerte, escribí en su totalidad o en gran parte de su contenido (juro que ni lo recuerdo) mi más terrible libro: “AULLIDOS EN ANDALUCÍA” (Los lobos de Sierra Mágina) pero la verdad es que tras la muerte de mi madre, sufrí tanta agitación interior o mental, que aquel libro fue terminado en no más de cuarenta / cincuenta días y brotando de mi interior a un ritmo, que muchas veces me dejaba exhausto e incluso con los ojos bastante dañados, por algún tipo de lágrimas, que uno “no sabe ni por qué, ni de dónde brotan, tan ácidas”. Hay que significar que Franco es “enterrado” apenas año y medio antes y que las “cosas en España”, estaban bañadas de todo tipo de violencias e inseguridades y no sabíamos los españoles... “hacia dónde nos llevaban los nuevos tiempos y la nueva e insegura política, surgida tras el dictador.
Mi madre casó en segundas nupcias, contando yo alrededor de 13 años; mi padrastro también llevó dos hijos, amén de otros dos que nacieron del nuevo matrimonio. Nuestras relaciones fueron bien y ambas familias se consolidaron y prosperaron, al iniciar mi padrastro un negocio de droguería / perfumería, en el que y en principio, los tres (mi padrastro, mi madre y yo) “nos matamos a trabajar”; debido a ello, aquel negocio fue prosperando de tal forma y manera... que aquel año y por la cuantía de las ventas, ofrecieron como obsequio a la empresa familiar, un viaje a Frankfurt, en el que se visitaría la fábrica de unos afamados cosméticos (y unos días de turismo pagado), cuya filial en España, pagaba el viaje a unas treinta personas, propietarios o gerentes de diferentes perfumerías situadas en la geografía española y cuyos buenos pedidos, eran acreedores de aquellos premios. Cómo sólo era un viaje, es por lo que yo me tenía que pagar el mío, “se me dijo que a precio especial”... pero en aquel momento, creí oportuno ir, pues en gran manera, también me obligaba a ello, el acompañar a mi padrastro, con el que indudablemente prosperé... ambos necesitábamos aquel viaje y por ello, reitero fui... en absoluto me pesó ello.
Recordemos que aún no está extendida la luego denominada Unión Europea o Comunidad Económica Europea (UE ó CEE) y la que hoy, 25 años después, gira en casi su totalidad con la moneda única, denominada “euro” (antes fue pensada su denominación como “ECU”) y camina hacia nuevas ampliaciones, tratando de que incluso políticamente todo gire, bajo un gobierno europeo y todo ello, para contrarrestar el poderío de EE.UU. y Japón, en lo económico, se entiende. Curiosamente en aquel viaje, y debido a que tuve que adquirir marcos alemanes, para mis necesidades adquisitivas en aquel viaje, a mi regreso, los sobrantes y debido a una devaluación de la peseta, me resultaron muy “rentables”, ya que la moneda alemana y por aquellos días, se revalorizó, posiblemente un 40 %, sobre la española (quiero recordar) lo que ya nos dice bien a las claras... “cómo iba España en Julio de 1977”.
GOETHE (Johann Wolfgang von) Escritor y poeta alemán, nacido en Frankfurt en 1749 y muerto en Weimar en 1832, autor prolífico e insertado en la literatura mundial, quizá su obra más conocida sea “Fausto”, aunque reitero, su obra en extensa y variada, puesto que escribió obras incluso científicas.
Ver en Diccionarios: Carlomagno o Carlos I “el Grande”. Rey de los francos y emperador de Occidente.
UNIFICACIÓN ALEMANA: Ver en Diccionarios: Bismarck (Otto-Leopold, príncipe de) 1815-1898, artífice de esta unión de los múltiples estados independientes alemanes, que dieron lugar a la moderna Alemania, no completada según algunos, puesto que existen fuera de Alemania otros territorios de habla alemana y que ya Hitler en su denominado “Tercer Reich” (tercer imperio alemán) se anexionara por la fuerza. Hechos que no fueron aceptados y esos territorios volvieron a las soberanías propietarias de ellos, al ser derrotado Hitler.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí más temas)
Jaén: 01 de Agosto del 2018


Viernes, 17 de agosto

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Agosto 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031