Editado por

Josep Esteve Rico SogorbJosep Esteve Rico Sogorb

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


'El Atentado Maldito' de Gabriel Carrión en el Casino de Elche

Permalink 06.07.13 @ 11:40:05. Archivado en Sobre el autor

Con la participación del presidente de la Asociación Víctimas del Terrorismo, Chema Morales

El pasado jueves 27 de junio tuvo lugar en el Casino de Elche, la presentación del último libro del escritor, investigador, periodista y tertuliano televisivo Gabriel Carrión, titulado 'El Atentado Maldito' editado por Walking Away Library (www.ladamadeelche.com). El evento fue organizado y convocado por la entidad local Grup Cultural Ilicità 'Tonico Sansano' en colaboración con la entidad anfitriona, el Casino de Elche. Presentó y moderó Josep Esteve Rico Sogorb.

Ante un nutrido público que llenó el salón de actos, el presentador realizó una introducción sobre el autor y su obra destacando la biografía de aquel acerca de su larga trayectoria dedicada a la publicación de libros de investigación y efectuando una crítica literaria de la obra a presentar 'El Atentado Maldito'.

Sobre este último libro de Carrión, el moderador recalcó su importancia desveladora o reveladora de un hecho que sacudió los cimientos de la sociedad de los años 70, como trabajo de investigación, hasta la fecha inédito y oculto, escrito con un lenguaje sencillo pero claro y directo además de tajante y rotundo, reflejando en sus páginas numerosos datos textuales de nombres, fechas, hechos, etc...relacionados con aquel salvaje atentado contra civiles en la madrileña cafetería Rolando que ETA no se atrevió a reivindicar oficialmente y que segó la vida inocente de 16 víctimas y mutiló la existencia para siempre de más de 80 personas.

El presentador enfatizó diciendo que se estaba ante un libro valiente, esclarecedor, revelador y desvelador de datos y de hechos; pero sobre todo, que se estaba ante una obra de auténtica 'memoria histórica', de recuerdo a las únicas víctimas de todos los atentados de ETA en su historia, que no han sido oficialmente reconocidas y que no han tenido indemnización de ninguna clase.

El libro es sin duda, un justo, reivindicativo y solidario sentido homenaje a los 16 muertos y 80 heridos de aquel atentado que ETA cometió por primera vez contra objetivos civiles (de forma equivocada, porque le salió mal, pues ETA buscaba matar a mandos policiales asiduos clientes de la citada cafetería pero ese día no acudieron, solo hubo civiles) en la última etapa de la dictadura franquista y tras atentar contra el jefe del Gobierno Almirante Carrero Blanco.

El autor, Gabriel Carrión reiteró estas palabras del presentador, recalcando aún más que el 'leit motiv' de escribir este libro era y es, homenajear a quienes sufrieron este brutal atentado. Explicó que el título 'El Atentado Maldito' le fue sugerido por un familiar de estas víctimas que calificó de 'maldición' eterna la actual situación de los supervivientes y de sus familiares de total desamparo personal y olvido gubernamental junto a las secuelas derivadas o consecuencia de aquel atentado de 1974.

Asimismo, Carrión reconoció la veracidad y autenticidad de los informes internos de la Policía de la época acerca de este atentado, de quienes lo cometieron y de aquellos que colaboraron o dieron cobertura a los terroristas Igualmente alabó el trabajo investigador de la Policía franquista alegando que su acción antiterrorista era de gran profesionalidad, redactando de forma minuciosa, detallada y muy completa unos extensos informes.

Informes a los que afortunadamente, el autor pudo tener acceso y que se hallaron debidamente ocultos y custodiados. Unos documentos en los que, aseguró Carrión, la Policía de Franco, atribuyó este atentado a ETA y registró los nombres de los colaboradores ideológicos externos. Unos cooperantes, afirmó Carrión, que no pertenecían a la banda armada sino al entonces clandestino Partido Comunista y que resultaron ser destacados militantes de esta formación política además de personalidades conocidas de la época. El autor matizó que estos colaboradores ayudaron a los etarras porque creyeron que el objetivo iba a ser militar o politico para desestabilizar y provocar la caída de la dictadura, a modo del atentado contra Carrero, y que se desvincularon tras comprobar que el atentado de la cafetería Rolando no afectó al sistema franquista al cebarse con víctimas civiles ajenas e inocentes.

Carrión aporta los nombres de estos colaboradores comunistas clandestinos pero también revela diálogos de mandos etarras (incluyendo sus nombres y apodos) en algunas de las reuniones de sus asambleas previas y posteriores al atentado de 1974, un atentado que produjo división interna en la banda armada asi como la ruptura y la escisión de la 8ª Asamblea de Eta Político-Militar debido a que algunos dirigentes etarras calificaron de 'chapuza' este atentado y culparon de ello a otros compañeros apartándose de la línea dura paramilitar armada y abrazando posiciones ideológicas.

A continuación, el invitado de honor, Chema Morales, que escribió el prólogo del libro, presidente de la Asociación Internacional de Ayuda a Víctimas del Terrorismo y Pro Derechos Humanos, intervino como broche final al acto. Morales, ex sargento de la Guardia Civil, ya retirado debido a su incapacidad laboral por secuelas físicas como víctima de un atentado en acto de servicio, es el agente más laureado o condecorado. Como experto en la lucha antiterrorista, afirmó todas y cada una de las palabras que antes dijo el autor añadiendo que él mismo escribió algunos de los informes que aparecen en el libro. Manifestó entender a las víctimas de un atentado ya que él mismo aseguró haber sufrido los efectos de la explosión de un coche-bomba cuando estuvo destinado en la Casa-Cuartel de Intxaurrondo. Su familia, esposa e hijos, padecieron secuelas por heridas
debido a la onda expansiva y la metralla.

Morales destapó aspectos inéditos de la acción terrorista y de la lucha policial contra ETA entre 1974 y 2013, y fue duramente crítico con los respectivos gobiernos centrales desde el franquismo hasta la actualidad, acusándolos de ningunear y olvidar a las víctimas de 'El Atentado Maldito' de la cafetería Rolando. En este sentido anunció a los presentes que en ese instante de la presentación del libro él tenía que estar en el Congreso de los Diputados invitado como presidente de la Asociación Internacional de Ayuda a Víctimas del Terrorismo y Pro Derechos Humanos al 'Día de las Víctimas del Terrorismo' pero que se negó a acudir como protesta mientras el Gobierno no reconozca a las víctimas de aquel atentado de 1974 que él representa. Prefirió por tanto, venir a Elche y presentar el libro junto a Gabriel Carrión en vez de "hacerme la foto con esos políticos que nos tienen olvidados y engañados y que encima nos manipulan haciéndonos creer que Eta ya no es un problema, que está acabada, cuando esto es falso". (Cita textual)

Por último, Morales relató anécdotas destacadas de su trayectoria profesional como las últimas palabras del concejal popular Miguel Ángel Blanco referentes a su madre, o como detuvo tanto al comisario Amedo implicado en el 'Caso GAL' como a la rubia y explosiva etarra conocida como 'La Trigresa', o como detuvo a los yihadistas que pusieron las mochilas-bomba aquel fatídico '11-M'; concluyendo con su promesa de regresar a Elche en septiembre u octubre para inaugurar en el Casino una exposición de pintura surrealista suya y pronunciar una conferencia sobre ETA y la lucha antiterrorista según su propia experiencia. Interesante y sugerente. Le esperaremos entonces.

Por Josep Esteve Rico Sogorb

Concluyó con éxito el tercer ciclo de recitales poéticos en La Tartana

Permalink 30.06.13 @ 12:44:04. Archivado en Sobre el autor

El tercer ciclo anual de recitales literarios de poesía y narrativa 'Los Jueves de La Tartana (Entre versos e infusiones)' ha sido un rotundo éxito. Desde marzo y hasta el último jueves de junio se ha desarrollado con normalidad superando en cuanto a participación, asistencia de público y calidad - variedad literarias, las expectativas que los organizadores se habían marcado respecto a la anterior segunda edición anual de 2012.

Han actuado en este tercer ciclo artistas o autores-creadores de Elche entre poetas, músicos, rapsodas, narradores, cuentacuentos, novelistas, cantantes...de diversos estilos y diferentes temáticas oscilando entre la narrativa, el periodismo, la poesía o la prosa poética destacadamente.

Cada jueves de estos tres meses de recitales era distinto al anterior y seria diferente al posterior. Ninguno de los recitales, ninguno de esos jueves desde marzo a junio, se ha parecido al resto. Todos se han diferenciado entre si.

Hubo algunos recitales masivos en cuanto a público se refiere, tanto, que hasta incluso los pasillos, el patio y la entrada o salida a la calle, estaban abarrotadas. Otros recitales registraron una asistencia más que digna, sin masificación pero tambien sin vacío alguno que empobreciera el recital; un aforo adecuado formado principalmente por un selecto público de personas amantes de la literatura pertenecientes a asociaciones locales además de críticos, fotógrafos de prensa, profesores, escritores, poetas, pintores, actores y otros artistas.

El elenco de participantes que actuaron fue variado y plural. Todos los que recitaron, hombres y mujeres, jovenes y mayores, poetas y narradores, músicos, actores y cantantes, etcétera...en mayor o menor medida cumplieron pasando la 'prueba' con aceptación. Unos gustaron muchísimo, otros gustaron regular, algunos no agradaron tanto o menos; pero nadie defraudó ni desencantó, nadie dejó indiferente al público. Y ya se sabe que en cuestión de gustos no hay nada escrito. Para gustos, de todos los colores. Y esto fue lo que sucedió en cada recital.

En este tercer ciclo de recitales 'Los Jueves de La Tartana' organizado por la Agrupación y Tertulia Literaria 'El Picudo Blanco' en colaboración con 'Poetas del Mundo' y el Grup Cultural Ilicità 'Tonico Sansano'; han actuado de forma equilibrada, al cincuenta por cien, tanto autores ilicitanos (naturales y de adopción) veteranos ya conocidos o consagrados incluso fuera de nuestra ciudad como autores desconocidos, principiantes y noveles que se inician ahora en este mundillo literario.

En ambos 'bandos' hubo quienes gustaron a rabiar. En el sector de los noveles se dieron sorpresas gratas de poetas y narradores 'revelación' como un descubrimiento estando ante gente que promete.

Por orden cronológico recitaron: Ana Esmeralda Recuenco, Raimon Gonzàlvez, Teresa Vives, Leonor Carmona, Antonio Aniorte, José Oliver, María Biloba, Tania Torres, Jesús Zomeño, Miguel Salinas, Ángela Díaz, Conchita Rivera, José Manuel SanRodi, Eva Palenzuela, Andrés Flores, José Miguel Fernández, David Matuska, Casimiro Fuentes, Milagros Román (junto al pianista Miguel Campello), Josep E. Rico Sogorb, Vanessa Díez, Eduardo Boix, Teresa Sepulcre, Jimmy Otero, Sonia Collado, Maribel Sánchez, Remedios Lozano, Antonio Alarcón, Diego Rufias, Cristina Murías y Antonio Zapata.

Cabe destacar de estos participantes que hubo de todo. Actuaron músicos como Antonio Aniorte y David Matuska (con sus guitarras, clásica y eléctrica, respectivamente), cantantes como Milagros Román, raperos callejeros urbanos como Jimmy Otero, actores de teatro y profesores como Andrés Flores o Casimiro Fuentes, entre otros; y por último, la nota más destacada, poetas invidentes miembros de la Once que recitaron en braille.

Enhorabuena y felicitaciones a todos quienes recitaron. Gracias al público incondicional por su asistencia. Gracias al establecimiento, la tetería 'La Tartana' por ser tan excelente anfitriona. Y nos vemos el año que viene en el cuarto ciclo anual de recitales literarios de poesía y narrativa 'Los Jueves de La Tartana (Entre versos e infusiones)'. Hasta entonces.

Por Josep Esteve Rico Sogorb

Poesía de Ángela Díaz, Conchita Rivera, JM Sanrodri y Eva Palenzuela en La Tartana

Permalink 30.04.13 @ 08:49:59. Archivado en Sobre el autor

Los poetas ilicitanos Ángela Díaz, Conchita Rivera, José Manuel Sanrodri y Eva Palenzuela recitaron una selección de sus mejores poemas en la tetería 'La Tartana' de Elche los pasados jueves 18 y 25 abril respectivamente, en el sexto y el séptimo de los recitales poéticos "Entre Versos e Infusiones" del ciclo "Los Jueves de La Tartana" que lleva a cabo la Agrupación

Ángela y Conchita son hija y madre. Ambas comparten la pasión por la poesía y la literatura en general. La primera ya tiene publicados dos poemarios y un libro en prosa poética y la segunda está preparando la edición de su segundo poemario tras agotarse el primer libro de poesía que publicó hace pocos años.

Inició el recital Conchita Rivera, la más veterana, recitando algunos poemas en rima, de los nuevos que saldrán en su próximo segundo libro. Aunque más que recitar, escenificó e interpretó con un destacado vozarrón, haciendo gala de sus dotes como actriz ya que pertenece a un grupo teatral. Tocó principalmente las temáticas del amor, de la familia, de la amistad, aunque también el paisajismo localista cantando a las excelencias de nuestra ciudad, Elche. Terminó su recital con un poema en el que dio consejos a la juventud de cómo ir por la vida.

A continuación, Ángela Díaz, su hija, recitó principalmente varios poemas de su primer poemario titulado "Disparatemas" y después recitó textos de su último libro "3 cartas a Michel y 12 para mi misma", resultando ser cartas intimistas y de amor impregnadas de mucha dulzura pero estéticamente de aspecto multicolor con imágenes de la pintora ilicitana Laura Guillén. Por último, concluyó su intervención recitando un poema suyo de los más antiguos, sacado como del baúl de los recuerdos, haciendo un canto a la vida, al amor y la felicidad poniendo énfasis en la necesidad de ser libre.

Al siguiente jueves, día 25 de abril, les tocó el turno a los poetas ilicitanos José Manuel Sanrodri y Eva Palenzuela. Comenzó el primero recitando poemas inéditos de su ‘cosecha’ más reciente con voz emocionada y trémula. Sorprendió su cambio en el estado de ánimo personal y en la intensidad de los poemas, pues se mostró al público más calmado si cabe, aunque más profundo y reflexivo que hace unos años, cuando se dio a conocer con sus primeros libros de poesías enérgicas, con fuerza y pasión. La mayor parte de las poesías que recitó fueron dedicadas a sus seres queridos que fallecieron, destacando aquella que leyó en homenaje a su abuelo el empresario ilicitano Joaquín Pérez Gómez, muy querido por los ilicitanos y apodado “El Limpia” por su inicial trabajo de niño como limpiabotas. Emocionado y sensible, Sanrodri terminó su recital con el poema que, quizá, le haya hecho más conocido en el mundillo literario local: la poesía dedicada a su hermano tristemente fallecido. Un poema que habla de la huella que éste le ha dejado al poeta, de su recuerdo y de su ausencia. Poema que fue muy aplaudido por el público.

Eva Palenzuela, por su parte, recitó intercalando o alternando sus poemas de amor, de juventud y algunos sociales, con su compañero Sanrodri. Ambos se intercambiaron recitando a turnos. Incluso improvisaron un juego con el público en un intento de hacerle partícipe y de complicidad, cosa que lograron: implicaron a los presentes a escribir frases sueltas individualmente en un folio de forma espontánea para después hilvanar o encadenar esas frases hasta componer un poema completo que luego fue leído. Un poema que provocó risas y gestos de admiración debido a la proliferación de frases graciosas pero también de frases literarias de suma belleza poética.

Y eso fue todo. El rato resultó agradable. Hasta la próxima.

Jesús Zomeño y Miguel Salinas recitaron relatos antibélicos y poemas eróticos en 'La Tartana'

Permalink 13.04.13 @ 14:27:00. Archivado en Sobre el autor

El sobrio antibelicismo narrativo de Jesús Zomeño y el sutil erotismo poético de Miguel Salinas ‘impregnaron’ el ambiente de la tetería ‘La Tartana’ en el 5º recital del ciclo ‘Entre Versos e Infusiones'.

Los autores recitaron relatos y poemas inéditos el pasado jueves 11 de abril ante una nutrida concurrencia formada mayoritariamente por escritores y poetas locales que les aplaudió efusivamente. Al finalizar el evento, todos posaron en una nutrida foto de familia como recuerdo para la posteridad.

o anual de recitales de poesía y narrativa ‘Versos e Infusiones’, organizado por la Agrupación y Tertulia Literaria ‘El Picudo Blanco’ con la participación de la tetería ‘La Tartana’ como escenario y con la colaboración del Consulado Comarcal de Poetas del Mundo y del Grup Cultural Ilicità ‘Tonico Sansano’, avanza exitosamente y ya se acerca a su ecuador. Estos recitales cada jueves se llevarán a cabo a lo largo de tres meses, hasta mediados de junio. Cada sesión, con dos autores diferentes en estilo y temática, recitando desde las ocho y media de la tarde durante 40 minutos una selección de sus poemas, inédita, publicada o mezcla de ambas. Tras los anteriores recitales de los pasados jueves 14, 21 y 28 de marzo y 4 de abril a cargo de los poetas Ana Esmeralda, Raimon Gonzálvez, Teresa Vives, Leonor Carmona, Antonio Aniorte, José Oliver, Maria Biloba y Tania Torres; les tocó el turno este reciente jueves 11 de abril a los poetas ilicitanos Jesús Zomeño y Miguel Salinas.

Inició el recital el editor, abogado, poeta y escritor Jesús Zomeño. Un autor local, que a sus cuarenta y tantos años ha llegado a la madurez personal y literaria, pues lleva escribiendo y publicando desde su adolescencia en el instituto. Es ya todo un experto y está curtido en lides literarias. Poseedor de una larga y extensa obra tanto en narrativa como en poesía, conocido fuera de Elche, incluso a nivel estatal. Y como editor, es célebre su colección ‘Diarios de Helena’. Como anécdota, cabe destacar su afición a coleccionar cascos militares de la Primera Guerra Mundial, hecho histórico del que es un especialista y sobre el que gira una importante parte de su obra literaria. Su último libro versa sobre el personaje de un soldado belga de aquella ‘Gran Guerra’ de trincheras.

Zomeño desempolvó del olvido, de su particular baúl de los recuerdos, unos relatos inéditos que él mismo escribió hace unos 20 años y que recientemente descubrió de forma casual. Relatos que ni siquiera recordaba haber escrito. Con voz calmada, bien modulada, templada y cálida; fue leyendo una selección de páginas de su libro así como algunos de tales relatos inéditos de la adolescencia. Zomeño presentó el tema de la guerra como una excusa o un motivo para ofrecer con prosa descriptiva y detallista y con un estilo cuidado o pulido de suma sencillez, una honda o profunda reflexión de las pasiones y debilidades humanas, de las dificultades y de los sentimientos críticos hacia el sistema en aquella época de 1914. Zomeño mostró la guerra de fondo, en segundo plano. Recitó con sobriedad pero a la vez con crudeza lánguida, los avatares de ese soldado belga, sin belicismos, sin militarismos; porque en el fondo lo que recitó no fue un alegato a favor de la guerra (ni siquiera de aquella Primera Guerra Mundial de 1914) sino todo lo contrario: una crítica en contra, sin llegar al esperpento, pero denuncia al fin y al cabo. La descripción detallista de la casa de aquel soldado belga bombardeada por unos y otros contendientes, las palabras de este personaje criticando a tales adversarios (especialmente a los americanos, de quienes comentaba que siempre sonreían y ofrecían tabaco), la pormenorizada explicación del cadáver de su amada con especial hincapié en sus puntiagudos pezones; entre otros aspectos, resultaron originales y algo fuera de lo habitual dentro del ciclo de recitales de ‘La Tartana’. Zomeño, que se ajustó a esos 45 minutos de tiempo, agradó sumamente y fue muy aplaudido.

A continuación, el joven poeta ilicitano Miguel Salinas, revelación y promesa de la actual poesía local y miembro de la Tertulia ‘El Picudo Blanco’ , recitó una selección de sus últimos poemas inéditos que llevaba escritos a máquina en varios folios. Su recital ofreció una muestra poética de su obra basada en una relación amorosa de pareja, pasando por los distintos estadios o etapas de la relación: la inicial o de conquista, la intermedia o de consolidación, la pasional marcada por el sexo, otra posterior de simple cariño y la última, la de ruptura o alejamiento tras el tedio y hasta llegar al recuerdo. Con voz cálida, suave y casi a susurro, fue desgranando cada una de estas situaciones a lo largo de tal relación, con un estilo poético claro y conciso impregnado de sutileza. Versos cortos, no muy largos. Poemas de la pasión y atracción corporal con una bella descripción de la anatomía femenina. Poesías del desenfreno junto a versos del despecho. Poemas de erotismo sutil y de sexo con lujuria regado de borracheras. Amor y odio intrínsecos y entrelazados, cogidos de la mano, concluyendo con unos versos lánguidos, tibios y templados de despedida al amor que no está ya recalcando el aspecto del recuerdo lejano, de la añoranza o de la nostálgica melancolía de aquella relación. Salinas gustó bastante, fue aplaudido y algunos de sus poemas agradaron más que otros. Incluso hubo poemas suyos que gustaron más que los de Zomeño, sin embargo éste agradó en su totalidad. Quienes conocemos bien a Miguel Salinas y conocemos toda su obra (pasada y actual) nos sorprendimos al acabar su recital. Este joven poeta ha experimentado un evidente cambio evolutivo literario y personal dando un paso hacia la madurez poética y hacia la sensatez. Ha suavizado de su poesía, la contundencia desgarradora y la crudeza de sus inicios revelando un estado de ánimo interior mucho más calmado. Estábamos acostumbrados a aquel Miguel Salinas fuerte, enérgico, duro, sin pelos en la lengua o en la pluma que no dejaba títere (o mujer) sin cabeza. Opiniones las hay de todos los gustos. A unos les gustará su anterior poesía y a otros, la actual. A menudo los poetas experimentan etapas de cambio y evolucionan. Juzguen ustedes.

Al concluir el recital, Jesús Zomeño y Miguel Salinas se fotografiaron ante la fachada de la tetería ‘La Tartana’ junto a un destacado grupo de escritores, periodistas y poetas ilicitanos como Antonio Zapata, Francisco Gómez, Pere Vicente, Jesús Lozano, José Manuel SanRodri, entre otros; en una instantánea imagen de recuerdo para la posteridad.

El ciclo de recitales continúa. Les esperamos este próximo jueves 18 de abril a las ocho y media en ‘La Tartana’. Recitarán las poetisas locales Ángela Daniela Díaz y Conchita Rivera, madre e hija respectivamente. Nos vemos allí. Y gracias.

Por Josep Esteve Rico Sogorb

Permalink 13.04.13 @ 14:21:54. Archivado en Sobre el autor

Antonio Aniorte, José Oliver, Tania Rodríguez y María Biloba recitaron en ‘La Tartana’

Permalink 07.04.13 @ 13:19:50. Archivado en Sobre el autor

Antonio Aniorte, José Oliver, María Biloba y Tania Rodriguez recitaron en 'La Tartana' una selección de sus poemas inéditos los pasados jueves 28 de marzo y 4 de abril, respectivamente.

Las temáticas y estilos variados abarcaron desde el amor y la sensualidad hasta la rebeldía personal y la crítica antisistema.Los poetas masculinos destacaron por un joven romanticismo en poemas intimistas y por la madurez irónica de un monólogo en prosa de denuncia social. Las poetisas, de estilos diferentes, mostraron su sensibilidad femenina con poemas amorosos, sensuales, eróticos e incluso de compromiso social. El próximo recital será el jueves 11 de abril a cargo de los poetas ilicitanos Jesús Zomeño y Miguel Salinas

El tercer ciclo anual de recitales de poesía y narrativa ‘Versos e Infusiones’, organizado por la Agrupación y Tertulia Literaria ‘El Picudo Blanco’ con la participación de la tetería ‘La Tartana’ como escenario y con la colaboración del Consulado Comarcal de Poetas del Mundo y del Grup Cultural Ilicità ‘Tonico Sansano’, avanza exitosamente y ya se acerca a su ecuador. Estos recitales cada jueves se llevarán a cabo a lo largo de tres meses, hasta mediados de junio. Cada sesión, con dos autores diferentes en estilo y temática, recitando desde las ocho y media de la tarde durante 40 minutos una selección de sus poemas, inédita, publicada o mezcla de ambas.

Tras estos primeros tres recitales que tuvieron lugar los pasados jueves 14 y 21 de marzo, a cargo de los poetas Ana Esmeralda P. Recuenco, Raimón Gonzálvez, Teresa Vives y Leonor Carmona; seguidamente recitaron los días 28 de marzo y 4 de abril los autores Antonio Aniorte y José Oliver así como las poetisas María Biloba y Tania Rodríguez, respectivamente.

El poeta Antonio Aniorte, músico guitarrista, fue el ‘descubrimiento’ de la velada como ‘joven revelación’ ya que leyó de una libreta, una colección de poemas escritos a mano de su puño y letra, poemas totalmente inéditos y dedicados a su ‘musa’, una mujer presente entre el público y que hasta el último momento no se supo su identidad. Aniorte, aunque empezó algo tímido y ruborizado, se liberó a mitad de recital y con soltura se reveló como un intimista romántico, algo utópico y soñador, con toques místicos y mitológicos por sus referencias a personajes griegos.

Por contra, José Oliver, fue en esta velada poética, la nota sensata, madura, práctica, realista y pragmática por su madurez no solo en edad y experiencias vividas sino por la gran moraleja que nos reveló tras leer un crudo monólogo en prosa de denuncia social contra los políticos y sobre la crisis (utilizando el personaje del presidente del Gobierno, aunque atribuible a cualquiera de los pasados y actual jefe del Ejecutivo) pero con tono irónico y que en ocasiones fue interrumpido por las risas del público. Si Aniorte gustó por su rebosante y exquisito o refinado romanticismo, inusual en la mayoría de la juventud actual; Oliver hizo las delicias de los asistentes, que disfrutaron con sus jocosas críticas y con unos sonetillos o rimas al estilo de Sabina que sacó del baúl de los recuerdos.

María Biloba y Tania Torres, poetisas afincadas en Elche, recitaron el pasado jueves 4 de abril una selección de sus mejores poemas prácticamente inéditos y desconocidos para el gran público ilicitano. Con diferentes estilos, ellas tocaron temáticas diversas como el amor, la familia, la amistad, la añoranza a la tierra de origen, la sensualidad, el intimismo, la rebeldía personal, la crítica y el compromiso social o la denuncia antisistema, entre otras cosas. Ambas se intercalaron o alternaron el recital mediante intervalos o turnos, leyendo grupos de poemas durante 15 minutos cada una.

Días antes del recital, María Biloba confesó que escribía para si misma, “por necesidad” interior, que sus textos eran y son muy íntimos, que no había publicado libro aún y que a lo sumo leía sus poesías ante sus amistades o en algún evento como los últimos maratones literarios en La Calahorra.

María Biloba recitó con voz fuerte, enérgica, bien modulada, clara y tajante (aunque algo rápida, por querer leer mucho en tan poco tiempo). El público se sorprendió ante el estilo nítido, directo, sencillo, limpio y natural de una poesía perfectamente comprensible que sonaba fresca y joven pero a la vez sensual, íntima e incluso erótica en algunas frases. Fue muy aplaudida.

Tania Libertad Torres Rodríguez, de origen nicaragüense pero residente en Elche y cuyo nombre literario es ‘Tania Rodríguez’, leyó también de una libreta varios de sus mejores poemas inéditos escritos a mano de su puño y letra. Con voz calmada, mansa, apacible y cálida, casi a susurro y destacando su dulce acento centroamericano hablando muy despacio; mostró sobre todo en los poemas de corte sentimental hacia sus seres queridos y su tierra de origen (Nicaragua) un delicado y sutil estilo aunque con algunos cultismos y por tanto más retórico y cultivado que el estilo de María Biloba. Tania se inició un tanto tímida y con voz algo apagada que casi no se oía al final de la sala pero a los pocos minutos de empezar, se animó. Cogió fuerzas, velocidad y volumen, lo cual todos los presentes agradecieron, y por tanto fue de menos a más. Acabó muy segura y con pleno dominio o autocontrol. Quizá se notó menos su evidente compromiso social y cívico con las causas de los oprimidos dada su condición de persona revolucionaria de izquierdas y muy activista. En este recital mostró su lado más sentimental. Tania, al contrario que María, es bien conocida en Elche por su activismo ideológico y por sus crudos poemas de ataque contra las injusticias. De hecho ha participado en muchos recitales de poesía leyendo sus poemas más “cañeros”. Aquí en ‘La Tartana’ demostró que no es tan dura ni enérgica. Demostró que también es una mujer hipersensible, dulce, romántica, y apasionada; que ama y que siente hasta el infinito.

Ambas poetisas fueron muy aplaudidas y agradaron al público. Cada una en su estilo y en su forma de hacer poesía. Se complementaron. No se trató de un duelo poético, ni compitieron, solo fue una muestra de lo que cada cual escribe. Quizá los aplausos a María Biloba parecieron más largos y efusivos pero Tania se llevó igualmente el reconocimiento de los presentes. Demostraron que las mujeres saben y pueden hacer POESÍA (así, en mayúsculas) tan bien y tanto como los hombres. Por aquel tópico de que curiosamente hay más poetas que poetisas. Son muchas las excepciones que no confirman la regla. Como Tania y María.

Hay que destacar que fuera de la programación y de forma espontánea, la octogenaria poetisa ilicitana Ángeles Mollá fue la nota simpática de la velada al recitar unos poemas en rima dedicados a Elche.

Les esperamos el próximo jueves 11 de abril a las ocho y media de la tarde en ‘La Tartana’. Recitarán los poetas ilicitanos Jesús Zomeño y Miguel Salinas. Hasta entonces.

Por Josep Esteve Rico Sogorb

Buen y exitoso inicio del tercer ciclo de recitales de poesía “Versos e Infusiones’ organizado por la Tertulia Literaria El Picudo Blanco

Permalink 30.03.13 @ 08:34:53. Archivado en Sobre el autor

Ana Esmeralda P. Recuenco, Raimon Gonzálvez, Leonor Carmona y Teresa Vives inauguraron con sus lecturas poéticas ‘Los Jueves de La Tartana’ ante un numeroso y entregado público selecto.

El tercer ciclo anual de recitales de poesía y narrativa ‘Versos e Infusiones’, organizado por la Agrupación y Tertulia Literaria ‘El Picudo Blanco’ con la participación de la tetería ‘La Tartana’ como escenario y con la colaboración del Consulado Comarcal de Poetas del Mundo y del Grup Cultural Ilicità ‘Tonico Sansano, ha tenido un buen y exitoso inicio. Los recitales se han titulado ‘Los Jueves de La Tartana’ en alusión al día de la semana y al lugar para tales eventos. El ciclo durará tres meses, hasta mediados de junio, con recitales todos los jueves. Cada sesión con dos autores diferentes en estilo y temática recitando desde las ocho y media de la tarde durante 40 minutos una selección publicada o inédita de sus obras.

Los dos primeros recitales tuvieron lugar los pasados jueves 14 y 21 de marzo, siendo los autores encargados de abrir el ciclo, los poetas ilicitanos Ana Esmeralda P. Recuenco, Raimón Gonzálvez y Teresa Vives más la poetisa de Almoradí Leonor Carmona, a su vez coordinadora de estos recitales y miembro de la Tertulia Literaria El Picudo Blanco.

Ante un numeroso público selecto y amante de la poesía, estos autores leyeron una selección de sus poemas y cuentos. La primera de las poetisas en recitar, Ana Esmeralda, leyó parte de su último poemario publicado ‘En la infinitud de mis pasos’ con simpatía y dulzura. Su intervención mostró profundidad de sentimientos, exquisita sensibilidad, expresiva sencillez y un estilo limpio, siendo muy aplaudida por los asistentes.

Raimón Gonzálvez, fotógrafo y miembro de la Tertulia El Picudo Blanco, revelación novel de la noche, tuvo su estreno poético. Recitó una selección de sus poemas inéditos, escritos algunos de ellos a mano en viejos papeles, haciendo un repaso desde su adolescencia hasta la actualidad. Protagonizó la anécdota desenfadada de la noche al hacer alusión irónicamente a los puntos y las comas como normas gramaticales en sus textos. Empezó algo nervioso e inseguro pero a mitad de recital se superó, culminando su intervención muy dignamente.

Leonor Carmona tuvo su estreno o ‘puesta en largo’ literaria. Autora novel, pendiente de publicar su primer libro, resultó ser la revelación de la noche Sorprendió a todos por su honda sensibilidad, sus intimistas formas de amar pero sobre todo por su calidad. Con buena y armoniosa voz, dulce y melosa bien modulada y de pronunciación acertada; Leonor Carmona dedicó la mayor parte de su recital a los amores que ha tenido a lo largo de su vida. Destacó especialmente uno de sus poemas en el que utiliza el simbolismo mitológico del minotauro. Gustó mucho a los presentes.

Por último, Teresa Vives, grácil y entrañable poetisa ilicitana octogenaria que publicó un libro de poemas vendido en Elche exitosamente y agotado, recitó de memoria sin mirar papel alguno, la mejor selección de sus poesías, la mayoría de ellas en perfecta rima tradicional con alguna excepción de verso libre. Demostró una gran sensibilidad pero sobre todo una sorprendente agilidad mental y una enorme capacidad de memorización. Sus poemas rebosaron dulzura, humanidad y candor; homenajeando al amor, a la paz, a la familia. Su último poema dedicado a todas las clases y tipos de amor fue muy aplaudido por el público.

Cabe recordar que el tercer ciclo de recitales de poesía y cuentos ‘Versos e Infusiones’ titulado ‘Los Jueves de La Tartana’ es consecuencia y continuación de los anteriores segundo y primer ciclo de los años 2012 y 2011 respectivamente y que fueron ideados principalmente por los poetas ilicitanos Pedro Serrano y Javier Cebrián, siendo la entidad ‘Grupo Poético Abril 2005’ la organizadora y convocante, contando con la colaboración de los colectivos literarios ‘Frutos del Tiempo’ y ‘Tres Estaciones’. Ante la imposibilidad de proseguir con la idea, recogió el testigo la Agrupación y Tertulia Literaria ‘El Picudo Blanco’ que ha continuado el proyecto llevando a cabo el tercer ciclo. Un tercer ciclo de poesía y relatos que ya tuvo su siguiente cita con el tercero de los recitales el pasado jueves 28 de marzo con la intervención de los poetas Antonio Aniorte y José Oliver y cuyas crónica y crítica ofreceré en este mi blog en breve.

Por Josep Esteve Rico Sogorb

'Glamouroso' éxito de la presentación del libro 'La Fórmula Femenina' de Carla Royo-Villanova

Permalink 25.03.13 @ 11:13:53. Archivado en Sobre el autor

Ante un selecto público mayormente femenino, la Princesa Carla de Bulgaria y su hermana Guillermina, autora y colaboradora, presentaron su obra con una parodia de irónicos y satíricos diálogos con los personajes Clorata de Potasa y Madame Bobarín.

El pasado jueves 8 de marzo, Día de la Mujer Trabajadora, a las ocho y media de la tarde, tuvo lugar en la librería ilicitana ‘Ali i Truc’ el acto público de presentación del libro de auto-ayuda personal ‘La Fórmula Femenina’, organizado y convocado por la asociación ‘Mujeres por Elche’ con la colaboración del Grup Cultural Ilicità ‘Tonico Sansano’ y del Consulado Comarcal de Poetas del Mundo.

El evento resultó todo un éxito tanto en la masiva afluencia como en el selecto nivel del público. Un éxito que fue ‘glamouroso’ debido a vistosidad y brillantez de muchas de las asistentes y a la propia personalidad de la autora, Carla Royo-Villanova, especialista en belleza y estética.

Isabel Seoane, presidenta de ‘Mujeres por Elche’, asociación organizadora y convocante, inició el acto dando unas palabras de bienvenida dirigidas al público. Un público en el que destacaron los pocos hombres que acompañaban a sus parejas, entre los que se hallaban el concejal del Partido de Elche Manuel Ruiz Pareja y el escritor local Eduardo Boix.

A continuación, Isabel Seaone, leyó el curriculum y la biografía de la autora, Carla Royo-Villanova, haciendo mención especial a sus facetas como escritora, abogada, Princesa consorte de Bulgaria, empresaria especialista en belleza y estética o recordando que trabajó para los mejores modistos de fama mundial como Pedro Del Hierro.

Seguidamente intervino Josep Esteve Rico Sogorb, cónsul comarcal de Poetas del Mundo, crítico literario y presidente de la entidad colaboradora Grup Cultural Ilicità ‘Tonico Sansano’, quien realizó la crítica literaria del libro mencionando aspectos biográficos tanto de la autora Carla de Bulgaria como de la co-autora Guillermina Royo-Villanova, destacando además, características o rasgos de Clorata de Potasa y Madame Bobarín, personajes ficticios que en la obra aparecen.

De forma amena, clara y directa pero con un tratamiento coloquial, populista y para nada pedante; J.E. Rico Sogorb reconoció la calidad del libro destacando del mismo el lenguaje sencillo y natural del estilo y el trato sincero y respetuoso con que la autora trata los temas femeninos –salud, estética, belleza- y se dirige a los lectores, mayormente lectoras.

Sin embargo, para este crítico literario, lo mejor del libro es la parte irónica, cómica y satírica de sus páginas protagonizada por los personajes antagónicos y opuestos de la Doctora Clorata de Potasa –mujer rebelde y glotona, algo basta y amante de los placeres– y la aristócrata Madame Bobarín –mujer exquisita, refinada, pero algo mema, cursi y ñoña– quienes contestan incluso contrariamente a lo que la autora Carla Royo-Villanova sugiere y aconseja de manera positiva en cuanto a cuidados personales en nutrición, ejercicio físico, estética, cosmética, belleza, moda, etcétera.

Concluyó su crítica aconsejando sin duda la lectura de la obra y confesando que se había reído con los comentarios de los personajes, que había disfrutado leyendo el libro, admitiendo que al principio creyó que no le gustaría al parecerle ‘cosas de mujeres de reunión de tupperware’.

Por último, la autora y co-autora del libro ‘La Fórmula Femenina’, las hermanas Carla y Guillermina Royo-Villanova cerraron el acto de presentación de su obra con buenos tragos de cerveza, escenificando de forma coloquial, alegre y desenfadada una parodia –que recordó al cómico gag de Tip y Coll de la jarra de agua– mediante irónicos y satíricos dialógos de graciosas rimas entre ellas mismas y contra sus personajes Clorata de Potasa y Madame Bobarín, destacando la inteligente rima de la expresión ‘eres la leche’ con ‘estoy en Elche’ con la que ambas obsequiaron al público y homenajearon a nuestra ciudad en esta su primera visita.

Carla y Guillermina Royo-Villanova firmaron medio centenar de ejemplares y se fotografiaron con muchas personas del público. Tras la presentación, las autoras, el crítico literario y la junta directiva de la asociación organizadora ‘Mujeres por Elche’ terminaron la velada con una cena en el restaurante Praga donde por gentileza de la gerencia del establecimiento y de la presidencia de la entidad convocante, fueron obsequiadas con sendos ramos de palma blanca como recuerdo de su estancia en Elche.

(Por Josep E. Rico Sogorb)

¿LA INJUSTICIA DE LA JUSTICIA?

Permalink 14.01.13 @ 11:30:52. Archivado en Sobre el autor

“Lo maravilloso de cada despertar es el poder de elección que poseemos”

Con esta frase empieza el libro como introducción a un prólogo que no es tal, que no es un prólogo a la tradicional usanza literaria sino toda una declaración de intenciones que la autora llama “PROVEEDORES DE FELICIDAD” y que dedica a sus seres queridos recalcando que con ellos no hace falta dar las gracias ni pedir perdón porque ambas cosas van implícitas en sus actos.

Tania Miralles, autora, dedica este libro, de entre sus seres queridos, a las personas más influyentes en su joven e intensa vida: principalmente, a su madre, a su hermana y a su amiga de la infancia y en segundo lugar, a una serie de personas que Tania ha conocido allá donde ha estado por todo el mundo, sobre todo a gentes del campamento de Nepal y a unos ciudadanos judíos que tanto le marcaron durante su estancia en Israel. Sin embargo cabe destacar entre las dedicatorias de la autora, las dirigidas a las verdaderas y reales personas que inspiraron esta novela representadas en los personajes de Noah y Marcos, aunque estos nombres sean ficticios o seudónimos, de quienes Tania espera que se hayan visto identificados en la novela.

La obra contiene un anexo al final donde se detallan y se explican diferentes leyes como la Constitución española, el Código Penal y la Ley de Enjuiciamiento Criminal, relacionadas con el contenido del libro, con el propósito de que el lector pueda valorar por sí mismo la progresión de la historia, entender algún término o tecnicismo jurídico legal o si el concepto ‘justicia’ acorde a las leyes es llevado a cabo o no durante la sucesión de los hechos narrados en la novela, entre otros elementos. El anexo está incluido con el fin de agregar información, con lo cual no es imprescindible pero sí resulta interesante poder acudir a las leyes que rigen nuestro sistema y comparar la novelesca ficción con la realidad cotidiana.

La novela ha sido escrita en un total de cinco meses con muchos descansos, viajes y exploraciones personales durante el proyecto.

“Basado en hechos reales. Cualquier parecido con algún personaje vivo o muerto es mera coincidencia…” Obviamente es importante remarcar que este libro está basado no sólo en hechos reales sino que a pesar de que la imaginación de la autora ha jugado un papel importante, esta no queda lejos de la cruda y maravillosa realidad, según las circunstancias.

Tania como autora, busca en el libro, que el lector sintonice con alguno de los personajes, que traspase las barreras del espacio-tiempo y que de algún modo tatúe el libro en su mente de forma duradera. Si eso ocurre con usted, amigo lector, es que el trabajo de Tania algo bueno tiene, pero si alguien se siente ofendido tras leer el libro, por favor, que ponga los pies en la tierra: la novela ¡no está hablando de él, no está hablando del lector! La obra no busca ser políticamente correcta ni coquetear o adular al sistema, aunque yéndonos al otro extremo tampoco es un libro anti-sistema pues carece de odio o rencor; sino que es sencillamente realista, pero tampoco pasa nada, que nadie se escandalice porque la acción de la novela sucede por desgracia a menudo aunque sea excepcionalmente dentro de la regla.

Con un lenguaje sencillo pero claro y directo, de actualidad, de fácil entendimiento, con palabras coloquiales (excepto en las transcripciones de textos legales y jurídicos, lógicamente) pero sin ser enfarragoso ni pedante; Tania Miralles ha escrito este libro.

La acción se inicia en pleno centro de Alicante. El principal personaje masculino, Noah, inicia la historia hablando en primera persona y narrando su quehacer diario cotidiano y justo cuando temprano se dirige a coger su coche acompañado de un compañero de trabajo para ir a la oficina es detenido junto a su socio por un policía bajo la acusación de supuesto tráfico de armas y drogas.

Marcos, socio de Noah, es el siguiente personaje que la autora pone también en primera persona y que asimismo va narrando su detención. Ambos piensan el uno del otro y de si mismos, que cada cual está limpio, que cada cual es un pedazo de pan, que las acusaciones son falsas, que nunca han estado involucrados en ningún problema, que es imposible que esto vaya con ellos, que deben estar soñando; pero por desgracia todo es real. Tras un registro de domicilio acaban en comisaría detenidos o retenidos, según se mire…

Curiosamente, en otro capitulo, la propia autora, Tania Miralles, aparece como un personaje más, interpretándose a si misma (detalle autobiográfico) como una joven escritora inmersa en un proyecto literario (que es precisamente lo que ha hecho)y que a través de un amigo común conoce la situación de Marcos y Noah. Ellos le piden que les ayude publicando un libro con la historia, pues quieren hacer llegar a la gente la injusta situación que les tocó vivir. Tania, tras no pocas dudas, desconfianzas e inseguridades hacia ellos e incluso acerca de sus presuntas inocencias; accede a escribir la historia del sufrimiento por la detención. Se entrevista en el restaurante-barra El Pernil de Elche (lo que convierte a este emblemático y céntrico lugar ilicitano en escenario real y verídico de algunas escenas y páginas del libro) con los jóvenes afectados. Se da cuenta de que Noah es un chico dulce que jamás ha probado las drogas, que incluso no fuma tabaco y de que Marcos tiene un punto atractivo singular, de atleta, con su larga melena y obsesionado solo por su trabajo: la venta de coches. Así pues, a la escritora le cuesta imaginar a estas dos buenas y sanas personas entre rejas.

Marcos y Noah van relatando a Tania con exactitud y detalle la historia y las vicisitudes de su detención, matizando que durante la permanencia en la comisaría junto a delincuentes comunes, putas y yonquis; el trato policial dejaba de desear destacando las expresiones irónicas por parte de los policías. Lo peor fue que directamente les encarcelaron tras exigirles que se deshicieran de sus pertenencias y de los cordones de los zapatos.

A continuación se describe el cuadro psicológico-anímico: desesperación, angustia, ansiedad, desamparo, inquietud, nerviosismo, inseguridad y miedo de Noah y Marcos ante los interrogatorios policiales y sus encarcelamientos, ante el desconocimiento e incertidumbre de cuándo saldrán libres. Destaca la escena del cacheo e inspección anal que dentro de su descripción trágica se permite una ironía de las que suceden en situaciones extremas tensas.

Cuando Noah entra empujado violentamente por un guardia en su calabozo junto a las celdas de delincuentes de otras nacionalidades, entra en estado de shock. Describe angustiosa y claustrofóbicamente como es su celda. En ella conoce a su compañero, Carlos, ex alcohólico, suicida frustrado y pirómano, que además de contarle por qué está entre rejas, le explica como funcionan las cosas allí debido a su experiencia reincidente y le da ánimos diciéndole que pronto saldrá libre.

Marcos y Noah mantienen conversaciones a voces ya que sus celdas están próximas entre si. En sus diálogos Marcos, el más fuerte, consuela a su socio, que está apenado y hundido, llorando a rabiar, y al tiempo conoce la historia de su compañero de celda, un ladronzuelo colombiano llamado Fernando.

A partir de ese instante los protagonistas van describiendo todo lo que les ocurre: cómo les dejan la bandeja de comida, cómo tienen que hacer sus necesidades ante la mirada del guardia obligados a tener la puerta abierta, cómo duermen con una pésima colchoneta, cómo conviven hasta seis personas en la misma celda. ¡Qué les pase a ellos que son unos ejecutivos de clase media alta!

Comprueban que allí dentro, todo cambia de color, nada es lo que parece, hasta el yonqui más capullo puede ser la compañía más agradable. Si en la calle te apartas de esta gente y vale poco juzgar por las apariencias, a pesar de que no dejamos de hacerlo, en la cárcel pierde su sentido.

Una agente le aconseja a Noah que no vaya con ciertos tipos de personas en caso de que esté limpio y le informa que se está cociendo algo y saben perfectamente quién es traficante, quién está en cada nivel; por lo que le exige que no intente engañarse a si mismo ni engañar al sistema judicial mientras le desea suerte. Noah llora y no puede dormir aunque lo desea y queda afligido anhelando a sus seres queridos, deseando que todo sea una pesadilla de la que despertar. Pero no lo es, es real.

Se produce un salto en el argumento. El cuarto capitulo es el segundo encuentro o la segunda entrevista entre Tania, la escritora -testigo y cronista- y los jóvenes protagonistas Noah y Marcos una vez ya libres, reinsertados en la sociedad, tiempo después de toda la historia de la detención y cárcel. En esta segunda entrevista, los afectados explican las cosas que han aprendido, la moraleja o lección, acusados injustamente, detenidos, encarcelados; causándoles un evidente daño moral y psicológico.

Noah y Marcos admiten que en las celdas compartieron un sentimiento: “Represión, no podemos salir de aquí”, lo que evidenció que tenían con los demás presos algo en común, que los objetivos o sentimientos comunes siempre unen. Ambos se sintieron coartados al no poseer el más valioso de los derechos: la Libertad. Marcos habla con seguridad y pasión de sus ideas, ideas que denotan la crítica imperdonable con la que acusa al sistema judicial, a quién y de qué manera benefician las leyes.

Hay mucho de la autora ilicitana, de la verdadera y auténtica Tania Miralles en este capitulo y en todo el libro. Una novela cuyos capítulos son alternadamente interpretados por los tres personajes principales: Marcos, Noah y la propia escritora.

En cada capítulo su personaje narra en primera persona todas sus vicisitudes y refleja sus pensamientos. Los capítulos novelados, que siendo ficción están basados en hechos reales, son los de los afectados pero los capítulos de Tania son periodísticos (lo que muestra la vena de reportera y el espíritu aventurero que posee en la vida real dados sus estudios de Periodismo y sus viajes por el mundo) cuales reportajes y entrevistas que ella hace a Marcos y Noah, juntos o por separado.

Así pues, el libro es variopinto y se compone de distintas partes: novela o ficción, lenguaje jurídico legal, periodismo (reportaje, investigación, entrevistas) y realidad histórica.

Tania se autodescribe tal y como es, con su toque bohemio, citando los lugares que ha conocido. En este capítulo el personaje Tania escritora presenta a Noah y Marcos el borrador del libro que narra su historia y ellos le relatan cronológicamente con detalle lo que pasó: 1.- Mañana de su segundo día en el calabozo. 2.- Ingreso en la prisión alicantina de Fontcalent. 3.- Larga estancia en este penitenciario con el día a día de las relaciones humanas y la comunicación con los demás presos.

Se suceden las entrevistas de Tania intercaladas entre los capítulos personales de los personajes hasta llegar al final de la historia. Una historia cuyo fin no voy a desvelar, pues no tendría gracia, y porque la ha de descubrir el lector comprando y leyendo el libro.

Estamos ante un libro que a pesar de ser una crítica a una acción de la Justicia nos demuestra una gran lección de la vida, una moraleja totalmente positiva sin odios y sin rencores conminándonos a que, por si acaso, vivamos la vida intentando ser felices, eligiendo el camino de la bondad, eludiendo el Mal, evitando los riesgos al vislumbrar problemas, como si la vida estuviera en su último instante: mañana cualquiera de nosotros, honrados ciudadanos, podríamos ser Noah o Marcos.

“Lo maravilloso de cada despertar es el poder de elección que poseemos”.

Elige el libro de Tania Miralles “¿LA INJUSTICIA DE LA JUSTICIA?”. Y sé feliz.

Por Josep Esteve Rico Sogorb

El Anticuario de Toledo

Permalink 02.01.13 @ 08:50:19. Archivado en Sobre el autor

Los autores del libro 'El Anticuario de Toledo', los ilicitanos Rafa Amorós y José Manuel López, dedican esta novela primera y principalmente a 'esos entrañables seres, que son la más imaginativa de nuestras creaciones: nuestros hijos'. No en vano este libro fue antes que todo, una idea surgida durante un acto de servicio patrullando (son policías municipales) dedicada a sus hijos: un cómic o historieta infantil de corte gracioso con un personaje tipo Tadeo Jones que sin embargo derivó y se metamorfoseó evolucionando hasta llegar a ser lo que ahora es, una novela seria y rigurosa, una novela interesante y de expectación con misterios a resolver sobre una base histórica y de leyenda y mitologías.

Ese cambio fue posible al percatarse de que la historieta daba para mucho y para algo más complejo y serio. Y pusieron la idea en manos de expertos que contribuyeron con sus consejos y asesoramiento a mejorarla tanto, tanto, que me atrevería a decir que hoy es tan buena como cualquiera de las novelas de Matilde Asensi, Pérez Reverte, Dan Brown o Ken Follet, prestigiosos y famosos autores que son ejemplos referentes a seguir en cuanto a similares temáticas dentro del género.

Los autores también dedican el libro y con agradecimiento, a sus familias y a sus amigos que les han asesorado, ayudado y aguantado esta 'enajenación mental transitoria' (como ellos autodenominan a su libro) y que es dedicarse a escribir: a Miguel Ángel Millán y Joaquín Juan Penalva por sus correcciones y consejos; a Mayte Vilaseca de Onda Cero y Cristina Martínez del diario Información, por ser los primeros periodistas que han dado a conocer esta obra incluso estando en estado embrionario; a esa simpática señora mayor del registro de la propiedad intelectual de Alicante, de la que desconocemos el nombre, por su simpatía y sus sinceros ánimos; al escritor Juan Eslava Galán por ser un ejemplo e inspiración, en el cual incluso se han basado creando un personaje en esta obra; al joven escritor José Ángel Antonio por sus brillantes apuntes; a Eva María Cores y José 'Morgan' por su aporte en la ejecución de la portada; a José Antonio Espinosa, José Antonio Zabala y otros muchos más por su valiosa ayuda brindada de modo desinteresado...; así que, por fin esta aventura ha sido posible, gracias a la ayuda y colaboración de estas personas.

Este libro, que es único y distinto a los demás, tiene semejanzas y coincidencias con otras obras. Digamos que parece una mezcla de ‘El Código Da Vinci’ con obras de Juan Eslava Galán y con el guión de la película ‘En busca del arca perdida’ de Indiana Jones (Steven Spielberg).

El libro comienza en un crítico momento histórico: en la ciudad de Toledo durante el inicio de la guerra civil en julio de 1936, tras el alzamiento del 18 y la legendaria escena del Alcázar y Moscardó.

De fondo planea el conocimiento acerca de la existencia de una reliquia. 'Toledo, esa enigmática ciudad de leyendas y de cuentos sobre fuerzas extrañas que pelean en su seno, sobre tesoros y reliquias, sobre espíritus, buscadores de conocimiento y misterios; es un lugar plagado de luminoso encanto en superficie y de oscuridad subterránea bajo su suelo. Puesto que bajo Toledo se esconde el otro Toledo, misterioso y oculto, plagado de cuevas, grutas y galerías que conducen y contienen la esencia de esos misterios, mitad leyenda, mitad realidad.'

La existencia de una cámara oculta subterránea bajo el suelo de Toledo guardando esa reliquia escondida durante 13 siglos y su hallazgo por un civil superviviente de un tiroteo con guardias civiles durante el episodio 'moscardiano', el traslado de la reliquia por la fuerzas nacionales al Alcázar, la orden gubernamental que Moscardó recibió instándole a devolver cierta pieza del patrimonio histórico nacional que obraba en su poder so pena de que de no hacerlo, el ejército del gobierno entraría a la fortaleza a recuperarlo; resultan aspectos claves para el posterior desarrollo de la novela.

Junto al coronel Moscardó, velando para que a dicha reliquia no le pase nada, está el personaje del sacerdote, el padre Rodríguez, que ha de acompañar a los porteadores de la reliquia para salvarla de caer en manos enemigas traslándola de sitio.

La histórica escena de la llamada telefónica a Moscardó incitándole a rendir el Alcázar y las palabras con su hijo que seria fusilado al no entregar la fortaleza resulta muy bien reflejada aunque hay un pequeño error pues el grado de moscardó en ese momento era de coronel, (fue posteriormente cuando Franco le ascendió a general), un mínimo lapsus perdonable que no influye para nada en la calidad de la obra y en el desarrollo de la trama y lógicamente explicable ya que las actuales enciclopedias de Internet (Wikipedia por ejemplo) se quedan con el último grado concedido a Moscardó cronológicamente: el de general, a la hora de presentar su biografía.

Digamos que toda esta escena es como un preámbulo, como una introducción para situar al lector, un inicio o embrión de la posterior trama. Si bien hay que decir que no es libro que trate, ni bien ni mal, ni de la guerra civil, ni del propio hecho del Alcázar, ni de la propia dictadura franquista de 40 años de vigencia. No es libro de Historia del Franquismo ni de la Memoria Histórica. Simplemente que la trama se inicia en un momento histórico concreto y ese fue el hecho militar en Toledo y ese fue el régimen que imperaba en aquel entonces. Si otro distinto hubiera sido el régimen de la época, igualmente se habría escrito la novela.

La trama empieza realmente en la actualidad, en 2010, en la misma Toledo pero setenta y tantos años después en una de las tantas tiendas de antigüedades que existen en Toledo, sobre todo en el casco viejo o centro histórico, tan cerca de los barrios judío y de los plateros.

La tienda de Julio Ballesteros, un anticuario toledano. La descripción del lugar, muy acertada, con una fisonomía exterior delantera de la tienda de aspecto mudéjar compartida con la parte posterior de estilo modernista donde el anticuario tenía su vivienda. La misma casa era su tienda y su vivienda.

El hallazgo de un autómata medieval...el ‘Hombre de Palo’, lleva a desvelar quien fue su autor: el italiano discípulo de Leonardo Da Vinci afincado en el Toledo imperial del siglo XVI llamado Giovanni Turriani, castellanizado como Juanelo Turriano; relojero, inventor, ingeniero de la corte del emperador Carlos V. Esto deriva en el descubrimiento de una reliquia de origen bíblico a la que se le atribuyó a la largo de la historia poderes sobrenaturales capaces de cambiar el mundo, de ver pasado, presente y futuro: La mesa de Salomón.

La trama o acción de la novela alcanza su punto intenso cuando tanto el Vaticano como el propio Estado y una organización neonazi se disputan hacerse con la reliquia para sus intereses.

El personaje de Juanelo Turriano está intrínsecamente vinculado con el autómata de madera y con la reliquia. Una reliquia que llegó a Toledo y que fue escondida en esta ciudad permaneciendo oculta varios siglos y descubierta durante el suceso inicial de la novela: el hecho heroico del Alcázar. Una reliquia que el régimen instaurado por los sublevados del Alcázar o sea, la dictadura franquista, puso a salvo volviendo a esconderla con el control tan solo de unos custodios de su secreto y de sus poderes (cuyos personajes aparecen en la novela) hasta que en la actualidad y tras mas de 70 años escondida, el principal personaje de la obra, el anticuario Julio Ballesteros, la descubre viéndose inmerso en una vorágine de acción, misterios, intrigas, violencia, suspense, asesinatos, conspiraciones junto a su socio en la tienda de antigüedades y a otros colaboradores; siendo todos ellos, personajes claves en la trama y su desenlace final. Un final que no voy desvelar porque han de descubrirlo ustedes.

Reconozco que la novela, sin ser autobiográfica, evidentemente, en ella los autores tienen un porcentaje de sus perfiles en los personajes y estos a su vez tienen parte de los mismos autores, o al menos de las aficiones y de las pasiones de Rafa y José Manuel por la historia antigua, por los secretos de la humanidad y por los misterios de temas inquietantes como Templarios, Cabala, Alquimia, Esoterismo, Gnosticismo o conocimiento de lo oculto.

El resultado final es una buena obra. Un libro de calidad con un estilo cuidado pero sencillo, natural, coloquial y actual sin caer en lo chabacano (incluso se permite algún taco propio del argot o trato entre colegas) para el narrador y los diálogos de los principales personajes de la actualidad.

Sin embargo, la parte histórica-documental sobre transcripciones literales y traducciones de textos antiguos en latín u otras lenguas es muy acertada, fidedigna y las explicaciones aunque parezcan de relleno en la novela, no lo son. Parecerán un rollo pesado. Pero no lo son. Es imprescindible y necesaria esa parte histórica-documental para el desarrollo de toda la trama porque describe el origen y la naturaleza de los misterios que encierra la novela y que los personajes tendrán que descifrar cuales códigos en clave para llegar al final de la cuestión: hallar la reliquia poderosa por la que pelean y hasta matan todas las partes implicadas: Estado, Vaticano, Neonazismo. Se nota pues, que sin ser historiadores profesionales ni especialistas, los autores han bebido mucho de múltiples diversas fuentes históricas y que se han documentado concienzudamente. La parte histórica – documental es muy acertada.

El libro está genial. Bien hecho. Bien iniciado, bien desarrollado y con un final en... (permítanme los puntos suspensivos aquí) que no voy a decir si es bueno o malo o si termina bien o mal pero que nos deja con ganas de más.

Y esta sensación de querer más que yo he sentido, que seguramente sentirán quienes lean la novela, es lo que hace que la obra sea buenísima.

Es cierto que, si bien la mayor parte del mérito es de los autores, también hay una mínima parte de éxito consecuencia de los asesores, consejeros, colaboradores y ayudantes que han tenido durante la creación y escritura de la novela. La idea como base, que los autores plasmaron inicialmente en su primer manuscrito original, es básicamente lo que luego se ha editado, aunque ellos tuvieron que reescribirla de nuevo experimentando así una posterior mejora que acabó puliendo la obra hasta llegar a culminar en lo que hoy ven ustedes, este libro. La correción ortográfica por especialistas ha rayado en la quasi perfección. Y todo ello, ya lo han agradecido con creces los autores.

Los autores no pregonan ni alardean de escritores, es más, saben que son noveles e iniciados en la literatura y que les queda mucho por perfeccionar, mejorar y aprender y en ello están porque escribir 'El Anticuario de Toledo les ha causado un síndrome, una enfermedad, un gusanillo, el ‘mono’, que solo se mata escribiendo...y a ser posible, publicando. Es el virus de la literatura que a todo el que empieza le contagia. De hecho ya están escribiendo su segunda novela por separado aunque también proyectan una segunda obra conjuntamente del estilo de 'El Anticuario de Toledo' pero con otro misterio, otro lugar, otra reliquia.
Esperamos ansiosos vuestras próximas obras y os deseamos suerte dándoos ánimo. Bienvenidos a la Literatura, pues.

Compren el libro y disfruten. El libro te va introduciendo, te engancha, te hace sufrir, te hace pedir más..yo quiero más y ustedes querrán más...pero...y...no, no, mejor descúbranlo ustedes. Pasen y vean. Muchas gracias y enhorabuena.

Atentamente

JOSEP ESTEVE RICO SOGORB, Elche
(Mantenedor del acto de presentación del libro
y crítico literario de la obra)

(La presentación tuvo lugar el viernes 14 de diciembre de 2012 en la Librería Ali i Truc c/ Passeig Eres de Santa LLúcia, 5-7 de Elche ante un numeroso público que superó las 100 personas, pues abarrotó la librería resultando un éxito)

In memoriam de Josep Marin i Morell

Permalink 27.10.12 @ 10:10:14. Archivado en Sobre el autor

Josep Marín i Morell nació en el centro histórico de la capital autonómica, de la ciudad de Valencia, en 1932. Hijo de republicano valencianista, fue autodidacta haciéndose a si mismo desde su juventud en la dura postguerra. Representante de Farmacia, recaló en Elche donde casó con Marita Ferrer.

Cuando los signos de identidad autonómicos peligraban al inicio de la transición, Marín crea Elche en 1976 el “Grup Cultural Ilicità Regne de Valéncia” (GCI) junto a su hijo mayor José Manuel (quién tuvo la idea) y junto a un amigo de éste llamado Leoncio Esclapez, con el objeto de defender y promocionar todo lo autóctono.

Por aquel entonces, Marín es elegido miembro de la preautonómica “Taula del Pre-Consell” y de la “Coordinadora d’Entitats Culturals Valencianistes” de la que llegó a ser presidente.

Instaura en Elche los primeros cursos de valenciano del GCI por “Lo Rat Penat” para maestros y funcionarios desde 1978 a 1982 en la sede social de la entidad en la céntrica calle Daoíz.

Ingresa en “Unió Regionalista Valenciana” (URV), se asocia al “Grup d’Acció Valencianista” (GAV) y al “Patronato Histórico Artístico Cultural d’Elig” (PHACE) y funda “Unio Valenciana” (UV) en Elche siendo su cartel y candidato electoral y casi sale concejal en los comicios municipales de 1982 dentro de la candidatura de la entonces "Coalición Popular".

Defiende la Real Senyera arduamente en la epoca tristemente conocida como “Batalla de Valencia” participando en manifestaciones en pro de la identidad autóctona, corriendo peligro su integridad física, recibiendo amenazas y anónimos de muerte, aunque nunca se arredró: siempre se mostró valiente, osado y “echao pa alante”.

Firma la adhesión a las “Normes d’El Puig” para el valenciano y defiende una ponencia en el “I Congrés de la Llengua Valenciana” (que organizó el PHACE) en 1985 apelando a la unión y hermandad (germanor) o fraternidad entre todas las corrientes del Valencianismo y donde presenta el diccionario de la RACV junto al académico y decano de la misma, el poeta Xavier Casp en la Mutua Ilicitana (hoy Maz) en Elche.

Logra que la cuatribarrada catalana se reemplazara del balcón del Ayuntamiento por la Real Senyera Valenciana durante el mandato de Ramón Pastor como alcalde al inicio de la transición.

Es elegido directivo y cargo representativo de la Escuadra Romanos donde representa a César en el desfile de Pobladores de Elche.

Escribe opinión en la prensa ilicitana (“Canfali”, “Baix Vinalopó”, “Elche”, ‘Perfil de la Dama”…) sobre valencianismo e ilicitanismo con el seudónimo “Duende de las Casetas”.

Corresponsal deportivo del diario “Levante”, llega a entrenar asimismo a varios equipos infantiles ilicitanos de fútbol-sala que jugaban los sábados y domingos en el Parque Deportivo de Elche.

Crea en 1980 los prestigiosos galardones al Valencianismo e Ilicitanismo “Palmes Daurades” (que él llamó los “Nobel de la Valencianía”) convirtiendo Elche en la capital de la valencianidad al traer aquí a las más importantes personalidades valencianas y que hoy siguen siendo los decanos y más ilustres del ámbito valencianista.

Descubre al autoctonista y localista poeta ilicitano Tonico Sansano, a quién concede la “Palma Daurada”, propiciando después la modernización del GCI y de los galardones junto a la nueva joven directiva que hoy presido, apostando por el cambio actualizador de la entidad al apoyar que ésta se rebautizara con el nombre de Tonico Sansano.

Tras la debacle de UV se afilia a “Coalición Valenciana” que acaba abandonando decepcionado.

Recibe la “Palma d’ Or” y la “Presidencia Honorífica” del GCI por su trayectoria y méritos al frente de la entidad.

Aficionado del Elche CF y forofo del Valencia CF, funda la “Penya Valencianista Ilicitana ¡Ché, qué a gust!” bajo auspicio del GCI, última actividad antes de enfermar y de retirarse.

Josep Marin i Morell, "Pepe" para los amigos y como a él le gustaba que se le llamara, aunque fue capitalino al nacer en la capital autonómica, nunca fue centralista sino todo lo contrario. Para él, Valencia, no era solo la ciudad del Turia sino todo el territorio que incluye las tres provincias: Alicante, Castellón y Valencia. Por ello, sumó en sí mismo ambas identidades: Elche y Valencia y/o viceversa (lo local y lo regional) y sendos sentimientos: lo valenciano y lo ilicitano a la vez en armonía y equilibrio.

Jovial y alegre, aunque sanguíneo y pasional, siempre se sintió joven. Apostó por la juventud y se rodeó de jóvenes como yo en quienes confió. Eternamente le agradeceré que confiara en mí como su sucesor en el GCI. En el recuerdo quedarán sus vigorosos discursos, sus dedos en “V” de victoria por doquier, sus manos flameando “senyeres al vent”, sus brincos celebrando los goles de sus amados Valencia CF y Elche CF; y aquel “colpet” que daba con su mano sobre la mesa en tertulias, comidas, cenas, y reuniones.

Marín Morell fue un enamorado de la festividad del "9 d´Octubre" y acérrimo partidario de su celebración, asiduo asistente y participante en la procesión cívíca con su bajada de la Real Senyera incluida. En los últimos años y con su salud afectada dejó de asistir y con mucho pesar echaba de menos con añoranza no estar ante "su bandera, la bandera de tots els valencians". Marín vino a morirse unos días de esta festividad, nos dejó a vísperas de su querido "9 d´Octubre". Aunque nos supuso un jarro de agua fría su pérdida o tal vez una "putada", lo cierto es que la mejor fecha que un valencianista puede "elegir" para fallecer es precisamente el "9 d´Octubre", y Marín se acercó bastante a ese "privilegio" falleciendo, sino el mismo día de esta festividad, al menos en su antesala, unos pocos días antes. Su ataúd fue cubierto por su propia real senyera valenciana y se le incineró con ella fundiéndose sus cenizas con las del máximo símbolo de identidad de los valencianos como es la bandera o senyera.

Pero Marín vivió toda su vida en el fondo de su corazón anhelando regresar a su ciudad natal después de muerto. Por eso, sus cenizas serán esparcidas por sus hijos en un acto privado en un bello lugar de la capital valenciana, a orillas del Turia y cerca de la Malvarrosa donde tanto paseó su admirado Blasco Ibáñez, otro valenciano, universal, que como Marín, también fue cubierto con su senyera en su entierro.

Marín, que tanto homenajeó a otros, se merece ahora que se le homenajee. Pronto lo haremos. Queda pues, Josep Marín i Morell en nuestros corazones y en la memoria histórica reciente de Elche y de la Comunidad Valenciana. Por siempre. In memoriam.

Por Josep Esteve Rico i Sogorb (Elche)
Presidente del Grup Cultural Ilicità Tonico Sansano

JULIO MARIA LOPEZ OROZCO, SEGUN MIGUEL ORS MONTENEGRO

Permalink 18.06.12 @ 10:29:58. Archivado en Sobre el autor

Los procesos contra el médico Julio María López Orozco (1939-1946)(Por el profesor Miguel Ors Montenegro)

El caso del médico ilicitano Julio María López Orozco (1885-1970) (1), republicano, masón, diputado en las Cortes Constituyentes de 1931 y uno de los hombres más apreciados en su ciudad como médico de los pobres (hoy se le recuerda por no cobrar a quien no podía pagarle y por dejar el dinero de las medicinas en la almohada del enfermo sin recursos económicos), es significativo porque vivió en primera persona el conjunto de la represión franquista: juzgado y condenado en septiembre de 1939 por el Tribunal de Responsabilidades Políticas a una pena de 50.000 pesetas y ocho años de destierro (en marzo de 1941 se le perdonó el destierro pero no la multa, que se fijó en 35.000 pesetas, pagaderas en cinco plazos anuales de 7.000 pesetas); juzgado y absuelto por un tribunal militar en 1940, gracias a un buen número de hombres y mujeres que testificaron a su favor, después de haber estado encarcelado en Elche y Alicante entre el 28 de octubre de 1939 y el 13 de noviembre de 1940; condenado en 1942 por el Tribunal de Represión de la Masonería y el Comunismo a 25 años de reclusión mayor (pena reducida a 12 años y un día por resolución del Consejo de Ministros), recluido en Alicante, Madrid y Burgos entre el 24 de octubre de 1941 y el 7 de enero de 1945. Finalmente, pasó también por un proceso de depuración por el que el 28 de septiembre de 1945 se le autorizaba a ejercer como médico sin poder salir de su domicilio y, por fin, el 13 de junio de 1946, pudo trabajar, pero exclusivamente dentro del término municipal de su ciudad natal. Su entierro en 1970 fue el único homenaje que muchos ilicitanos pudieron brindarle.
En la actualidad, un colegio público, un monumento y unos jardines conservan su memoria.

Julio María López Orozco nació en Elche el 30 de enero de 1885, hijo del abogado liberal y masón, el ilicitano Julio María López Martínez (2) y de la maestra, natural de Jerez de los Caballeros (Badajoz), Herminia Orozco Chacón. En junio de 1908 terminó sus estudios de Medicina en la Universidad de Valencia y ejerció en el pueblo valenciano de Orcheta (Marina Alta, provincia de ALicante). En 1909 se casó allí con la valenciana Esperanza Álvarez Llimós con la que tuvo dos hijas, Herminia (1910) y Pilar (1913), ambas nacidas en Orcheta y un varón llamado Julio. En 1913 volvió a su ciudad natal, mantiendo una estrecha relación política y de amistad con el ilicitano Doctor Alfredo Llopis, republicano liberal y el 12 de octubre de ese mismo año, el semanario socialista Trabajo publicó el siguiente anuncio:

“Clínica Médico Quirúrgica de D. Julio María López Orozco.
Canalejas (Corredera) num. 1.
Consulta de Medicina y Cirujia (sic) general.
Horas de 10 a 12 de la mañana.
Gratis para los pobres los miércoles.
Visita a domicilio. Se admiten igualas”.

En enero de 1914 se dio de alta en el colegio de médicos de Alicante y en julio fue nombrado médico municipal y titular de uno de los cuatro distritos en los que se dividía la ciudad. En los meses siguientes su mujer murió como consecuencia del tercer parto, un hijo varón; por lo que quedó viudo a los 30 años.

Aunque escribió algunos artículos en la prensa ilicitana (3), su primera actividad política conocida fue formar parte del comité de la Liga Antigermanófila, creada en Elche en abril de 1917.

Tres años más tarde, en mayo de 1920, ingresó en la masonería, en la logia Constante Alona nº 8 de Alicante y cuatro años después, fue el venerable maestro de la logia Illice Constante nº 7 de Elche. Su prestigio personal probablemente facilitaría la reimplantación de la masonería en su ciudad, de la que su padre también había formado parte en las últimas décadas del ochocientos. Según el primer “cuadro lógico” conservado en el Archivo Histórico de la Guerra Civil de Salamanca, del 30 de diciembre de 1926, la logia Illice Constante contó con 12 miembros, republicanos y socialistas en su inmensa mayoría y un anarquista. Al año siguiente eran 18 y 22 el año 1928. Oficialmente, la logia “abatió columnas” por falta de medios económicos el 22 de enero de 1935. Su dedicación a la masonería en los años de la Dictadura de Primo de Rivera fue intensa como prueba su presencia como delegado de la Logia Regional de Levante en las asambleas nacionales, sexta y séptima, celebradas en Madrid y Gijón (mayo de 1927 y junio de 1928). Con el nombre simbólico de Dieulafoy, alcanzó en la masonería el grado 30, caballero Cadoch.
En marzo de 1928 fue nombrado presidente de la Alianza Republicana de Elche y se convertía así en el líder indiscutible del republicanismo ilicitano. En diciembre de 1930 fue encarcelado con motivo de las repercusiones en toda España de la sublevación militar de Jaca, junto a otros once republicanos y socialistas ilicitanos. El 26 de marzo de 1931 fueron liberados y recibidos en Elche como auténticos héroes (4). En las elecciones municipales del 12 de abril de 1931 y dentro de la coalición republicana-socialista, era el candidato natural para ocupar la alcaldía en el marco del nuevo régimen político, hasta el punto de que los socialistas ilicitanos llegaron a ofrecerle la alcaldía. Incomprensiblemente no fue así, lo que permitió que fuera candidato al Congreso en las elecciones constituyentes de 1931 por las que fue elegido diputado por la provincia de Alicante en junio de 1931. Un mes antes, el 12 de mayo de 1931, según la declaración de la abadesa del convento ilicitano de las religiosas Clarisas “(…) las turbas asaltaron nuestra casa y en aquel momento de peligro se presentó D. Julio Mª López Orozco, que consiguió contenerlas e impedir el incendio; y bajo su dirección y en varios autos fuimos trasladadas todas las Religiosas y llevadas a casa de D. Antonio Hernández (q.e.p.d.) y de allí, siempre bajo su dirección nos distribuyeron y llevaron a sitios de seguridad” (5).

Además de su trabajo como diputado en las Cortes constituyentes de 1931, en 1932 fue nombrado vocal de la Confederación Hidrográfica del Segura y en febrero de 1933 fue elegido presidente de la Junta Municipal del Partido Republicano Radical Socialista. No conocemos su trayectoria como parlamentario, finalizada el 9 de octubre de 1933, pero sí merece la pena recordar que los años 1931-1933 fueron, en el caso de la ciudad de Elche, años enormemente fecundos desde un punto de vista educativo –colegios e Instituto de Enseñanza Media inaugurado en 1932 y clausurado en 1939-, cultural –la declaración del Misterio de Elche como Monumento Nacional en 1931 y la primera ley de Protección del Palmeral de 1933 o sanitario –la creación de la Casa de Socorro-.

En todos estos aspectos, la intensa labor del único diputado ilicitano en las Cortes constituyentes nos parece indudable.

En 1933 se estableció como médico en Madrid y solicitó su baja en el Colegio Oficial de Médicos de Alicante. En mayo de ese mismo año solventó también un contencioso que las monjas Carmelitas tenían planteado con el Ministerio de Justicia, tal y como la superiora del colegio haría constar en su declaración favorable, firmada el 6 de octubre de 1939 (6). En los años previos a la Guerra Civil sabemos que pasó de militar en el Partido Republicano Radical Socialista a hacerlo en Unión Republicana, pero sin el liderazgo que había tenido durante el primer bienio republicano. En 1936 volvió a fijar su residencia en su ciudad natal.

El 20 de febrero de 1936 fueron incendiadas en Elche las cuatro iglesias más importantes – Santa María, San Juan, El Salvador y el convento de las Clarisas- así como asaltadas las sedes de los partidos derechistas. En ese mismo mes, en el propio domicilio de don Julio, puesto que tanto sus hermanas como sus dos hijas eran fervientes católicas, se reunió de forma secreta una comisión con la intención de poder restablecer el culto católico. Incluso un sacerdote depositó en su casa diversos objetos de culto. Iniciada la contienda, don Julio permaneció en Elche y su actividad más destacada fue presentarse como testigo de descargo en el juicio ante el Tribunal Popular de Alicante del también médico Joaquín Santo, lo que le fue reprochado en el semanario comunista Elche Rojo (7).

Asimismo, el domicilio particular del ex diputado fue lugar de refugio para el sacerdote José Ruiz Tarí, quien en la posguerra declararía que allí se celebraron misas, tal y como corroboraría también Asunción Manchón Navarro, igualmente escondida en el domicilio de don Julio, declarando que “acudían gran número de personas que oían la Santa Misa y recibían los Sacramentos de Confesión y Comunión” (8). Otro incidente ocurrido durante la guerra fue la detención de su yerno, el también médico Joaquín Lucerga, el 6 de abril de 1938 y durante siete meses, por haber entregado 1.000 pesetas a un supuesto agente de Socorro Blanco, que acabó denunciando a todos los que le habían dado dinero, por lo que fue internado durante siete meses en el barco prisión Rita Sister de Valencia.

Y no hubo más durante la guerra. La posguerra significaría para don Julio pasar hasta por cuatro procesos represivos.

Primer proceso: la Ley de Responsabilidades Políticas (1939)

Don Julio siguió en su casa una vez terminada la guerra y la primera citación la recibió el 28 de septiembre de 1939 (9), cuando se le comunicó que debía presentarse ante el Juzgado Provincial de Responsabilidades Políticas (10). El juez provincial, Manuel Mingot Tallo informó de la “enorme responsabilidad moral y política del inculpado• y del “daño terrible causado a la Patria”, por ese sector “Masónico-burgués-Liberaloide y comunistoide al mismo tiempo”, con lo que, siguiendo el espíritu de los cruzados combinaba, sin ningún rubor, dos realidades tan incompatibles como la masonería y el comunismo. Resaltó también que la protección a los católicos fue por la influencia de sus familiares directos y no por su propia iniciativa. A pesar de contar con un buen abogado, el letrado valenciano Joaquín Rosell Burguete, el médico ilicitano fue condenado a la pena de ocho años de destierro y multa de 50.000 pesetas. El 8 de octubre de 1939 presentó una declaración jurada de bienes por un valor total de 93.250 pesetas (cinco viviendas urbanas, una propiedad rural y mobiliario). El 18 de diciembre de ese año le fueron embargados todos sus bienes inmuebles y el 24 de octubre de 1941, admitido su recurso de alzada por el que la multa quedó fijada en 35.000 pesetas y anulado el destierro, firmó ante notario la hipoteca de su domicilio habitual en la plaza del Generalísimo, como garantía del pago de la multa, costas y gastos por valor de 40.000 pesetas.

Segundo proceso: juzgado y absuelto por un tribunal militar (1940)

El 26 de octubre de 1939, tres falangistas ilicitanos –dos de ellos de 24 años de edad-, lo denunciaron en los siguientes términos:

“(F.C.S., I.C.M y M.D.V…en aras de la Justicia, exponen que: JULIO MARÍA LÓPEZ OROZCO de 56 años de edad, viudo, profesión medicina (sic), domiciliado en la calle Canalejas, este individuo es completamente desafecto al Glorioso Movimiento Nacional-Sindicalista. Fue fundador y Presidente de la llamada Alianza Republicana en las elecciones de Abril del año 1931. Presidente del Partido Radical-Socialista, Alcalde de Elche en el año 1931 hasta que le vino el acta a Diputado a Cortes, en representación del Partido Radical-Socialista. Fue Vice-presidente del Consejo Nacional de Unión Republicana. Formaba parte de la Comisión Hidrográfica del Segura. Días antes del advenimiento de la nefasta República, encabezó la manifestación juntamente con Manuel Rodríguez Martínez, dicha manifestación fue disuelta por la Fuerza Pública por no tener la necesaria autorización del Poder Constituido. A raíz de este incidente fue encarcelado. En el año 1931 encabezó la candidatura extremista, siendo elejido (sic) concejal por Elche. Este citado JULIO MARÍA LÓPEZ OROZCO tomó parte como orador en diferentes mítines en locales y en plena calle. Este individuo con su propaganda izquierdista es el que ha inducido al Pueblo poco a poco a que cometiese los desmanes de toda índole que se han efectuado en Elche, en ocasión de venir por esta provincia el ministro de la República “Albornoz” (sic) el citado Julio María López Orozco dio alberge (sic) oficial al citado ministro rojo. Según documento que acompañamos el ya citado JULIO MARÍA LÓPEZ OROZCO pertenece a la Logia masónica Illice Constante n. 7, en la que ocupa el cargo de VENERABLE MAESTRE (sic). Durante el Glorioso Alzamiento Nacional fue Director de los Hospitales de Sangre que tenia montado el Socorro Rojo Internacional en Elche y él fue quien organizó su funcionamiento, fue vocal del Comité de Defensa Pasiva contra Aeronaves, siendo muy activo y encargándose de la comisión sanitaria de dicho comité. Y para que conste firmamos y rubricamos en la Ciudad de Elche a veintiséis de octubre de mil novecientos treinta y nueve. Año de la Victoria”.

A partir de esta denuncia, con falsedades como la alcaldía que le adjudicaron y de los informes del Servicio de Información e Investigación de F.E.T. y de las J.O.N.S de Elche (conceptuación religiosa: “masón”; conceptuación de su vida pública: “buena”; conceptuación de su vida privada: “mala”) y de la policía gubernativa (“escasez de oratoria” (?) y que “defendió a sus compañeros de profesión durante la guerra”), un buen número de personas declararon a su favor (11) y consiguieron entre todos la absolución del procesado.

El tribunal militar que le juzgó en Alicante el 13 de noviembre de 1940 recogió los testimonios favorables hasta el punto que juzgó la actuación del médico ilicitano como “una conducta inmejorable” y no consideró delito alguno, por lo que resolvió “absolver libremente al procesado”, pero remitiendo su caso a los tribunales de Responsabilidades Políticas y de Represión de la Masonería y el Comunista. La magnanimidad en este caso, porque no fue desde luego habitual que un diputado republicano pudiera ser absuelto, se explica porque el tribunal militar sabía perfectamente que la Ley de Represión de la Masonería y el Comunismo le condenaría sin ningún género de dudas. No era necesario, pues, duplicar una condena de cárcel.

Tercer proceso: juzgado y condenado por el Tribunal de Represión de la Masonería y el Comunismo (1942)

El 28 de mayo de 1940, don Julio presentó una declaración de retractación como masón ante el Gobierno Civil de Alicante. Como era preceptivo por la ley, denunció nada menos que a 21 masones ilicitanos, una nota tan infamante como gratuita puesto que se trataba de ofrecer los nombres de masones que ya estaban todos y cada uno de ellos a disposición de las autoridades franquistas, en la medida en que habían requisado la documentación interna de las logias. Además de la denuncia inevitable de antiguos compañeros, el médico ilicitano añadió en esa misma fecha la siguiente reflexión: “Mi opinión sobre las actividades de la Masonería –respetando la de quienes en la actualidad le dan tanta importancia- es, que se trata de una ñoñez, o que caso contrario hemos estado en Babia la inmensa mayoría de los masones”. Su defensa se basaba en que a partir de 1933, lo que no pudo demostrar documentalmente, se convirtió en un masón “durmiente”. Como en tantos otros casos y de ahí su apelación a la “noñez”, utilizó la masonería como instrumento político para luchar por la República y reemplazar la monarquía de Alfonso XIII, incapaz de avanzar por la democratización y modernización de España.

Una vez implantada la República, la masonería dejó de suscitar interés para quienes, como en el caso de nuestro biografiado, le movía el cambio político y no otra cosa. El Tribunal que le juzgó en Madrid, el 6 de julio de 1942, presidido por el general Andrés Saliquet Zumeta (12) le condenó a 25 años de reclusión mayor y accesorias de “interdicción civil y de inhabilitación absoluta perpetua para el ejercicio de cualquier cargo del Estado, Corporaciones Públicas y Oficiales, Entidades subvencionadas, Empresas concesionarias, Gerencias y Consejos de Administración de Empresas privadas, así como cargos de confianza, mando y dirección de los mismos, quedando separado definitivamente de los aludidos cargos”. El tribunal justificó la sentencia por el grado 30 alcanzado en la masonería y por haber participado en asambleas nacionales. También se le adjudicó, falsamente, su pertenencia al Partido Socialista Obrero Español, cuando había militado exclusivamente en el Partido Republicano Radical Socialista y, posteriormente, en Unión Republicana.

Así pues, don Julio ingresó por segunda vez en la prisión de Alicante el 24 de octubre de 1941. El 15 de diciembre del mismo año pasó a la cárcel de Porlier en Madrid y el 11 de enero de 1943 fue conducido a la prisión de Burgos, de la que saldría en libertad el 7 de enero de 1945. En estos años, la defensa del médico ilicitano quedó en manos de su segunda mujer, Asunción Manchón Navarro, quien asumió los pagos anuales de 7.000 pesetas, el pago del abogado y cuantas gestiones fueron necesarias para poner en libertad a su marido. El 31 de diciembre de 1942 presentó en el registro general de la Presidencia del Gobierno ocho avales de otros tantos ilicitanos bien considerados por la Dictadura y consiguió que el Consejo de Ministros redujera la condena a 12 años y un día. Intentó también que el embargo de los bienes inmuebles de su esposo quedara limitado a la casa hipotecada pero no al resto. Y siguió intentándolo todo. En la documentación conservada por la familia leemos una carta escrita por el capellán de la Casa Militar de S. E. el Jefe del Estado y Generalísimo de los Ejércitos el 21 de diciembre de 1944, en la que agradece a Asunción Manchón “la caja de cigarros”, le desea unas felices pascuas a pesar del “poco éxito de nuestras gestiones”.

No sabemos si los puros sirvieron o no, pero pocos días después don Julio salió en libertad condicional. También el presidente del Tribunal Nacional de Responsabilidades Políticas, Wenceslao González de Oliveros, contestó a don Julio agradeciéndole un “cestito de granadas” 13

Cuarto proceso: su depuración como médico (1945-1946)

Recobrada la libertad y sujeto a prisión domiciliaria, el matrimonio se sometió a una última prueba: volver a ejercer la medicina. El 12 de septiembre de 1945, su mujer y no él, ella había estado en la cárcel durante la guerra, solicitó que pudiera ejercer su profesión por “su estado de salud y dado que su situación económica se agrava notablemente por los cuantiosos gastos que esta situación le ha acarreado”. El 28 de septiembre de 1945 recibió la comunicación de la policía gubernativa por la que se le autorizaba a ejercer la medicina pero sin salir de su domicilio. En diciembre de 1945 solicitó su reingreso en el Colegio de Médicos de Alicante y el 19 de enero de 1946 recibía la contestación: “Inabilitación (sic) para ocupar cargos directivos o de confianza en la organización y en corporaciones de índole médica o Sanitaria”, con 15 días para recurrir el fallo. El 21 de enero solicitó que la prisión atenuada en su domicilio se convirtiera en libertad condicional para poder ejercer como médico en la ciudad y en el campo de Elche. El 27 de marzo de 1946 de nuevo Asunción Manchón solicitó a Franco el indulto de su marido, con 61 años y una úlcera de duodeno.

Y, por fin, el 13 de junio de 1946 el capitán de la Guardia Civil en Elche le comunicó que podía ejercer la medicina, eso sí, sin salir del término municipal.

Hubo, además, algún castigo añadido como el ser rechazado como socio del Casino (14) y, sobre todo, un exilio interior que le convirtió poco menos que en un excelente profesional pero absolutamente invisible en la ciudad. Como contó uno de sus colegas, el médico ilicitano Jaime Latour Brotons (15), en una ocasión, el también médico Manuel Pascual Urbán, presidente de la Cofradía del Nazareno, ligada tradicionalmente a profesionales de la sanidad, le mandó a don Julio un recibo para que se convirtiera en penitente. Don Julio contestó con los siguientes versos:

“Este Urbán es un guasón
me llama penitente y sabe
porque lo dice la gente
que yo soy un masón”.

Su muerte, a los 85 años, el 7 de abril de 1970, se convirtió en un acto multitudinario, como homenaje a uno de los ilicitanos más apreciados de su tiempo pero también en un acto de indudable carga política, con la ausencia clamorosa de la Corporación municipal franquista. El periódico Información de Alicante (16), de la cadena del Movimiento, se hizo eco de la “imponente manifestación de duelo” pero no aludió para nada a la biografía políticamente incorrecta de Julio María López Orozco. La implantación de los ayuntamientos democráticos significó también la recuperación de su memoria con un jardín, un colegio público y un monumento en su ciudad natal.

Cuarenta y dos años después de su muerte, hora es de situarle en el lugar que le corresponde: sin duda, uno de los ilicitanos más relevantes del siglo XX.

Profesor D. Miguel Ors Montenegro
Director de la Cátedra Pedro Ibarra
Universidad Miguel Hernández de Elche.

NOTAS Y DATOS 1 Hemos reconstruido su biografía con el expediente conservado en el Archivo Histórico de la Defensa de Madrid, su expediente masónico en la sección de masonería del Archivo Histórico Nacional de Salamanca y, especialmente, la documentación personal conservada por su familia, sin la que esta investigación no hubiera podido realizarse. Muy especialmente, la carpeta de documentos personales de Julio María López Orozco, conservada por D. Valentín Aliaga Cantó, al que agradecemos que nos haya permitido su consulta. Los datos procedentes del Colegio de Médicos de Alicante los debemos a la amabilidad del doctor D. Jesús Rueda Cuenca.

2 Julio María López Martínez (1853-1891) casó con Antonia Orozco Chacón que murió en 1881 a los 23 años y en segundas nupcias, siguiendo una costumbre muy corriente, con la hermana de Antonia, Herminia. Con esta segunda esposa, el matrimonio tuvo tres hijos: Julio (1885), Josefa (1886) y Herminia (1889). Las dos hermanas de don Julio fueron monjas carmelitas.

3 Colaboró en algunos semanarios ilicitanos como Ande el Movimiento, “periódico serio sin licencia eclesiástica” (1908-1911), el semanario literario Nueva Illice (1913-1927), el semanario republicano primero y republicano radical socialista después, Elche (1927-1933), el órgano de la sociedad artística Popular Coro Clavé, El Popular (1930-1931) y en el semanario de Unión Republicana, Adelante (1936-1938).

4 Se conserva un documental cinematográfico del recibimiento de los presos en Elche, realizado por Antonio Segarra Rodríguez.

5 Declaración de sor Dolores Carbonell Falcó el 5 de octubre de 1939.

6 Sor Josefa de Jesús y Sor Silveria de los Ángeles, hermanas Carmelitas del colegio de Nuestra Señora del Carmen de Elche declararon (6-X-1939) que Julio María López Orozco, en mayo de 1933 “alcanzó, del Ministerio de Justicia, un documento que era muy preciso a las Hermanas, pues de el dependía la recuperación de intereses que una persona piadosa había confiado a la Comunidad”.

7 Elche Rojo, nº 3, 1 de mayo de 1937. El semanario se refirió a “personalidades republicanas” que declaran a favor de derechistas, en clara alusión a Julio María López Orozco. Igualmente, en el juicio contra la que sería la segunda mujer de don Julio, Asunción Manchón, que pasaría un año de guerra encarcelada, salió a relucir la figura del médico por parte del dirigente comunista ilicitano José Ruiz Quirant: “del republicanismo de D. Julio M. López Orozco hay mucho que hablar ya que viene como testigo a defender a los fascistas”, según la declaración de Asunción Manchón de 5 de octubre de 1939.

8 Ambas declaraciones fechadas el 5 de octubre de 1939.

9 Previamente, el 3 de agosto de 1939 le fue incautado todo el material de su clínica particular, por orden de la Delegación Local de Sanidad.

10 Expediente 1618 de 1939.

11 Archivo Histórico de la Defensa de Madrid, Tribunal Militar de Alicante, sumarísimo 5.893. Testificaron a su favor, Carlos Serrano Aguilar, Manuel Leguey Bravo, Carlos Lozano Águeda, Joaquín Santo García –médico y ex alcalde de Elche en 1935-, Mariano Carlos Alix, Balbino Barceló Galiana –jefe de Telégrafos en Elche-, Sebastián Rivera –notario-, José Luis Bas Mingot, Asunción Manchón Navarro, Asunción Montenegro Santos, Jerónimo Valero, Ramón García Marco, José Ruiz Tarí –sacerdote- Andrés Botella Bru -médico-, Santiago Canales Mira-Perceval –alcalde de Elche en el momento en que se redactó el informe-, Diego Ferrández Ripoll –ex alcalde de Elche en la Dictadura de Primo de Rivera en dos ocasiones, 1924 y 1929-, José Rodríguez Irles –sacerdote-, Manuel Pascual Urbán –médico-, Antonio García Marco, Rafael Espuche Martínez –médico- y Jerónimo Valero Lafuente.

12 Como vocales actuaron los letrados Wenceslao González Oliveros y José Pradera Ortega, el general Francisco de Borbón y de la Torre y el consejero nacional de FETJONS Marcelino Nolibarri Aguilar.

13 Carta fecha el 23 de enero de 1946.

14 Testimonio de su yerno, el médico Joaquín Lucerga Sánchez al autor, Elche, 30 de octubre de 1984.

15 Testimonio de Jaime Latour Brotons al autor, Elche, 31 de enero y 7 de febrero de 1992.

16 Información, Alicante, 10 de abril de 1970, pág. 23.

<< anteriores :: siguientes >>

Blogs
Amistad Europea Universitaria

Amistad Europea Universitaria

María-José Peña: Inaudito diagnóstico de delitos en Cataluña como «Hechos puntuales»

Salvador García Bardón

Tras mi vidriera

Tras mi vidriera

Uso de la pederastia para denigrar

Luis Espina

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Presidenta de la Vida Religiosa en Brasil: “esperamos un Sínodo que apoye una Iglesia comprometida con los más vulnerables”

Luis Miguel Modino

Sesión Golfa

Sesión Golfa

Adiós, papá

Juan Carrasco de las Heras

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Francisco Margallo

Columna de humo

Columna de humo

La minusvalía de Echenique

Pedro de Hoyos

Punto de vista

Punto de vista

De Macron a Rufián

Vicente Torres

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Guardia Nacional, ¿Remilitarizar el país?

Guillermo Gazanini Espinoza

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

El “Supervino” del año en España es de la Denominación de Origen Utiel-Requena

Juan Luis Recio

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Otras manadas de violadores

Manuel Molares do Val

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Teorema de Lanier

Ángel Sáez García

Jesús Arameo

Jesús Arameo

De una traducción a otra se pierde la berëḵâ'

Vicente Haya

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

La religión en dialéctica bifronte.

Asoc. Humanismo sin Credos

Cine espiritual para todos

Cine espiritual para todos

Alerta de tsunami: Jornada Mundial de los Pobres

Peio Sánchez Rodríguez

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

¿Curas casados? VIII

Josemari Lorenzo Amelibia

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

NECESITAMOS CORREGIRNOS

Francisco Baena Calvo

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Andalucía: cortijo de la PSOE.

Vicente A. C. M.

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Esto es ya el colmo

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Bach, preludio coral BWV 682

Jose Gallardo Alberni

Esperanza radical

Esperanza radical

Audaz relectura del cristianismo (27). El dinero sucio

Ramón Hernández Martín

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital