Editado por

Nicolás de la CarreraNicolás de la Carrera

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


JJ ALEIXANDRE 8. DESDE AQUÍ ABAJO

Permalink 18.06.17 @ 17:30:00. Archivado en Origen de la vida, Espiritualidad, Poesía

bblanco
bblancoConchaZardoyaJoséJavier14
bblanco
Cerraremos hoy la aproximación a la poesía de José Javier Aleixandre que venimos realizando en ocho entregas. En imagen, contemplamos al poeta en compañía de Concha Zardoya, una de las voces más destacadas de la lírica española en la segunda mitad del siglo XX.

En nuestra despedida del autor vasco, escogeremos tres intensos títulos, Los ángeles”, “Mi muerte” y “Necesaria esperanza, seleccionados del poemario “Desde aquí abajo” (Editorial Monte Carmelo, 2009). Al darlos a conocer contaba el autor 85 años. Estrenaba la elegante edición una nueva colección de poesía religiosa, bautizada La fonte”.

Su director, Teodoro Rubio, poeta, crítico y amigo, así describe la poesía de Aleixandre:
bblanco

aleixabajo24"DESDE AQUÍ ABAJO"

Desde aquí abajo” es un libro de la memoria, donde a veces se intuye la tristeza, “esa playa de invierno sin huellas de pisadas”, y busca en esa orilla que ahora es su recuerdo, la luz que alumbre “las cosas bellas que le rodean”, el verso puro que se “filtre dentro del alma como un aire nuevo”. Es una poesía por momentos religiosa, por momentos mística.

manosyoracion Religiosa, porque José Javier Aleixandre plantea esa búsqueda de Dios desde sí mismo, desde la tierra, a través de constantes preguntas (“Yo tengo el alma hecha de preguntas”) esperando la respuesta, “la voz tan esperada / que quisiera escuchar desde aquí abajo”. Mística, porque la búsqueda incesante se transforma en encuentro:

bblanco “Quiero seguir guardando mi esperanza
bblancode poder ver a Dios y de poder oírle
bblancocuando arriba le encuentre”.

bblanco
bblancocenefasesp
bblanco

angeldelaguarda14PROTEGIDO POR LA CUSTODIA VIGILANTE
DE MI INVISIBLE COMPAÑERO

He de reconocer que la lectura reposada de “Los ángeles” me ha conmovido como pocos relatos de experiencias religiosas en la infancia. El poeta irunés insiste y advierte: “Pero que nadie intente borrarme mi ángel propio. / Aquel del que mi madre cada noche / me hacía recordar “la dulce compañía.” Y confiesa, con ternura y resolución: “Quiero que siga dentro / de mi piel este ángel siempre alerta…” Y confía que le conducirá “–salvándome de dudas, angustias y tropiezos– / hasta el bendito sueño de que debo encontrar / a Dios en el final de mi camino.”
bblanco

LOS ÁNGELES

¿Por qué ahora se habla de demonios
mucho más que de ángeles?
¿Por qué ya no los nombra nunca nadie?
¿Son solo ilustraciones de aquel libro
de la Historia Sagrada
que leí cuando niño en el colegio,
casi como si fuera
la más emocionante novela de aventuras?

(San Gabriel, adornado con palabras
de un glorioso saludo saliendo de sus labios.
San Rafael, guiando a los viajeros
por atajos difíciles que al tiempo derrotaban.
Y San Miguel con una espada luminosa en la mano
porque con ella en alto a Dios defiende.)

Ahora nadie habla de los ángeles
más que para dudar de cuál sea su sexo.
¿Dónde los nombres que ordenaban
sus diferencias y categorías:
ángeles, querubines, serafines,
dominaciones, tronos, potestades y arcángeles?

¿Será mejor, acaso, que pensemos
que la paz en el reino de Dios no necesita
ningún nutrido ejército que deba custodiarla?

Pero que nadie intente borrarme mi ángel propio.
Aquel del que mi madre cada noche
me hacía recordar “la dulce compañía”,
antes de que en mi cuarto se apagara la luz
y yo quedara dominado
por las terribles leyes de lo oscuro.
Únicamente protegido por la custodia vigilante
de mi invisible compañero.
Preparado a soñar sin que nada turbara mi reposo
con mis sueños de entonces:
las aventuras marineras y los caballos blancos.

Quiero que siga dentro
de mi piel este ángel siempre alerta,
porque le fue, sin duda, encomendado
que me librara de cualquier peligro.
Y así podrá llevarme de la mano
–salvándome de dudas, angustias y tropiezos–
hasta el bendito sueño de que debo encontrar
a Dios en el final de mi camino.

bblancomanoentregarosas7
bblanco¿O ESTARÍAN A MI LADO LOS QUE A MÍ MÁS ME QUIEREN?
bblanco
bblancomoriracompañado19
bblanco
El tema de la muerte ha sido, a lo largo de la aventura existencial de Aleixandre, reiterado motivo de inquietud y de alarma. En “Sólo” (2003), refería la brutal noticia del fallecimiento de su esposa: “Eran las nueve de la noche / –cuando también morían las luces de la tarde–, / y de repente todos los relojes / de nuestra casa / dejaron de latir al mismo tiempo (en “La muerte llega”).

Tres años después, por los versos de “La sombra de la muerte”, evoca, de nuevo, José Javier el terremoto que sacudió su felicidad amorosa: “En mi casa la muerte sin disculpas entró / como una furia, / derribándome toda mi despreocupación…” Y, después de afirmar que “la muerte ha de llegar también / para mí mismo cualquier día…”, nos descubre su preocupación al oír que la muerte, dicen, viene a ofrecerle su último descanso. Se rebela y escribe: “Pero, ¿si yo no quiero descansar? / Es decir: ¿si no quiero soportar el misterio / que oculta la promesa del descanso?”

Ilustra los versos presentes la hermosa fotografía de una persona encamada y acaso muy enferma, pero arropada por familiares y amigos. Recordemos las cavilaciones del texto de hoy: “¿Estaré solo en una noche sin ningún despertar, / o estarán a mi lado los que a mí más me quieren, / cuando llegue la cita tan temida?”
bblanco

MI MUERTE

Cuando llegue a la cita
¿es cierto que vendrá sin avisar,
como ladrón, mi muerte?

¿Me llegará mi muerte ruando descuidado,
con pasos indolentes procurando encontrar
una calle cualquiera,
o parado delante de algún escaparate
donde se exhiban libros,
sin que pueda leer hasta el final
el título de alguno
que buscaba el favor de mi mirada?

¿Tendré en una cuartilla entre mis manos
–leyéndolo en voz alta con las pausas precisas
en algún acto literario–
el que ya sí será mi poema postrero
que acabe en una pausa total inesperada?

¿Vendrá como una ráfaga presurosa de viento,
o llegará despacio y advirtiéndome
con tiempo suficiente
para que me prepare a recibirla
como el último aliento de un hombre se merece?

¿Se acostará conmigo la muerte cuando llegue?
¿Será en mi cama propia
que logró consolarme con sosegado sueño de dormido,
y cobijó al amor hacedor de la vida?
¿O será entre las sábanas de una cama alquilada
de dolientes sudores ajenos heredera?
¿Estaré solo en una noche sin ningún despertar,
o estarán a mi lado los que a mí más me quieren
cuando llegue la cita tan temida?

Porque es verdad que tengo miedo
del filo inevitable de ese tenaz cuchillo
que para siempre cortará los hilos
de resignado títere
con que la vida sigue manejándome.

Pero me gustaría verla venir y recibirla
con total entereza.
Con la elegancia con que siempre
quise en mi vida distinguirme.

bblancomanoentregarosas7
bblancoAL FINAL EXISTA UN PUERTO ALTÍSIMO
bblanco
bblancopuertoalisimo24
bblanco
Me gustaría incorporar a “Necesaria esperanza” un original soneto octosilábico del poeta de los sonetos, donde, con soltura y desenfado, expresa a sus lectores su definitivo anhelo para todos. Dice así: “EL ÚLTIMO DESEO: / Cuando me vaya no quiero / llantos para mi camino, / porque será mi destino / la vida mejor que espero. / Que sientan mi marcha, pero / que elijan el mejor vino / para brindar por mi sino / de esperanzado viajero. / Tantos me están esperando / por las alturas, que cuando / llegue será mi alegría / tanta, que a mi nuevo ser / no le dolerá perder / la vida que antes tenía.”
bblanco

NECESARIA ESPERANZA

La necesito. Necesito
la esperanza –sin dudas– de que no se termine
mi vida al acabárseme la vida.
Cuando yo sólo sea pasado y sólo quede
mi recuerdo levísimo
dentro de la memoria de unos pocos.

Yo necesito la esperanza
de que al final exista un puerto altísimo
donde sea esperado.
Necesito creer que lograron ser fértiles
algunas de las pocas rosas que cultivé
para Dios con mis manos tan lejanas.
Necesito esperar que tras mi espera
la esperanza se abra
como secreta flor que adorne
la escasa brillantez de mi cosecha.

Y cuando para siempre deje atrás
cuanto es ahora mío, necesito
que la esperanza brille como un faro
que por un decisivo mar me guíe.

Que me pueda apoyar en la esperanza
de que después hay algo
que no podíamos ver antes.
Y aunque dicen que tiene color verde
quiero que mi esperanza sea blanca:
una bandera blanca con la que yo me rinda
sin condiciones a mi hallazgo
de Dios.

bblancocenefasesp
bblanco

bblancoescribe800
bblanco

bblancoJOSÉ JAVIER ALEIXANDRE
bblanco"Poeta de tersos, hondos, personalísimos versos"
bblancoJUAN VAN-HALEN

bblanco3
enlaces8

0. Nuestro homenaje al poeta guipuzcoano

MIS VERSOS

1. Sonetos en el tiempo

BODAS DE ORO
NO VUELVAS LA CABEZA
MADRIGAL DE LA FLOR ABIERTA

2. Solo

COMO UNA NOVIA GUAPA TE HAS DORMIDO
PORQUE ES SEGURA NUESTRA CITA FELIZ EN LA LUZ
bblancoNUEVA
DONDE YA SERÁ ETERNO NUESTRO AMOR

3. Un ramo de rosas para ti

EN INVIERNO
DE NOCHE
¿HAS VENIDO?
EPITAFIO

4. Últimos pasos

POSTRER DESTINO
LA GRAN DUDA
ORACIÓN PARA DECIR QUE QUIERO QUERER A DIOS

5. Tarde de circo

NIÑO EN EL CIRCO
VIEJO LEÓN
DÚO DE SAXOFÓN Y VIOLONCHELO

6. Las cinco vocales

VILLANCICO DE LAS CINCO VOCALES
A SU HIJO RECIÉN NACIDO

7. Figuras de barro para un belén

FIGURAS DE BARRO PARA UN BELÉN NAIF

8. Desde aquí abajo

LOS ÁNGELES
MI MUERTE
NECESARIA ESPERANZA

bblanco
bblancoescribe800


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
El blog de Antonio Cabrera

El blog de Antonio Cabrera

La partida de ajedrez (Rajoy vs Puigdemont)

Antonio Cabrera

Miradas cristianas

Miradas cristianas

Todos somos...

José Ignacio González Faus

Diario de un cura de pueblo

Diario de un cura de pueblo

Alegría y esperanza ante el anuncio del Sínodo Amazónico

César Luis Caro

Religión Digital

Religión Digital

Un lema para todos: "Sé valiente, la misión te espera"

Religión Digital

Punto de vista

Punto de vista

Dos pelmas y un destino

Vicente Torres

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

El valor gastronómico de las plantas silvestres centrará el Simposio que organiza Basque Culinary Center

Juan Luis Recio

Creyentes y responsables

Creyentes y responsables

Luces y sombras en torno al hambre en el mundo

Alejandro Córdoba

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Valientes cobardes y viceversa

Manuel Molares do Val

Entre dos luces

Entre dos luces

Feminismo en mujeres de carne y hueso.

Santiago Panizo

Opinión

Opinión

Conspiraciones contra la humanidad. La agenda de los amos del mundo.

Opinión

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Como el padre Ángel y otros

Josemari Lorenzo Amelibia

La Biblia Compartida

La Biblia Compartida

A Dios lo que es de Dios

Javier Velasco y Quique Fernández

El blog de Antonio Piñero

El blog de Antonio Piñero

Creer en Dios o creer en Jesús. Aldo Conti y las memorias secretas del cardenal Martinetti (II) (924)

Antonio Piñero

Totalitarismo y terrorismo islámico

Totalitarismo y terrorismo islámico

¿Adónde vas Europa? [2] por Eduard Yitzhak

Doctor Shelanu

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Cristianismo y Secularidad

Francisco Margallo

No más mentiras

No más mentiras

Lola Flores, los Botín y “otros botines” (Recordando tiempos pasados)

Antonio García Fuentes

Plano picado y contrapicado

Plano picado y contrapicado

Marketing poco serio

Pedro Rizo

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

¿Por qué arde Galicia? Un largo, largo incendio

Xabier Pikaza Ibarrondo

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

Tía Leo y su "chup-chup" Gallina Blanca, criando generaciones de españolitos con buen sabor

Chris Gonzalez -Mora

Un país a la deriva

Un país a la deriva

El hundimiento de España (16)

Vicente A. C. M.

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital