Editado por

Nicolás de la CarreraNicolás de la Carrera

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Vicente Aleixandre 7. EL PUEBLO ESTÁ EN LA LADERA

Permalink 24.02.17 @ 07:00:00. Archivado en Origen de la vida, Naturaleza, Poesía

bblanco
bblancomiraflores_de_la_sierra_rubendeluis2
bblanco
Nombramos la entrega de hoy “El pueblo está en la ladera”, que corresponde a un título del grupo de poemas de “En un vasto dominio”, inspirados en la madrileña población de montaña Miraflores de la Sierra, donde, ya desde 1925, sobre todo en los veranos, pasó el poeta largas temporadas en contacto con la naturaleza, su gente, los libros y, sobre todo, la escritura de soñados, y a veces, sufridos versos.

En imagen, el encantador paisaje urbano de Miraflores, en original diseño de Rubén de Luis, notable pintor avecindado en su oleaje de piedra. Así describe Aleixandre la geografía de este pueblo en la ladera: “Arriba está ese monte, monte o montaña hirviente que en su entraña / solo piedras agita, / y en su ladera el pueblo, si no caído, / hecho allí por los hombres. / Allí arrastrado y allí al fin detenido / casi sobre el abismo o su figura; / al fondo sólo el llano…

bblanco
bblancoarbolfrondoso19
bblanco
bblanco
bblancoEN EL CENTRO DEL PUEBLO QUEDABA EL ÁRBOL GRANDE
bblanco
bblancoÁlamo-Miraflores-1960b
bblanco
Hace casi un siglo, en el corazón de Miraflores latía poderoso el álamo (popularmente “negrillo” o “álamo negro”), que un día cantaría Vicente. En el centro de su sombra bordeaba el tronco un banco circular de piedra berroqueña. Tantas veces el poeta habría de sentarse por su orilla al fresco del mediodía…

En vísperas de su muerte, pidió Aleixandre la compañía de unas semillas, de alguna rama de su querido centenario árbol, deseo que le cumplieron. Fallecido el sevillano en 1984, solo dos años después refieren las estadísticas que el 82% de las olmedas españolas morían afectadas de grafiosis. Por aquellas fechas quedó también herido de muerte el álamo de Miraflores, que se secó, sin primavera, cuatro años después del fallecimiento del poeta. Hay quien murmura que acaso se marchitó de pena por la ausencia de su buen amigo el poeta Vicente…
bblanco

bblancoY ALLÍ COBIJAN SU POSTRER ALIENTO
bblanco
bblancoEl-álamo-en-2006-como-monumento-a-La-Vejez2
bblanco
Con buena voluntad, quisieron conservar los amantes del álamo todo lo posible su tronco y ramas muertas; y lo barnizaron y revistieron con mortero y cemento, se plantaron en su interior arbustos y enredaderas, se instaló un sistema de riego que, por desgracia, aceleró el proceso de pudrición. Al final, se colocaría, lo vemos en la imagen, la escultura de una anciana como abrazando el árbol, voluntariosa alegoría de la vejez…

Fracasado el intento de conservación del álamo, en este momento hay un proyecto en marcha, y aprobación de vaciado a la cera perdida del relieve del tronco, en molde, y su posterior fundición en bronce. Podría situarse en el exacto lugar del álamo tradicional y convertirse en un monumento de extraordinaria belleza plástica y afectiva
bblanco
bblancodosflores91

bblancoEL POETA EN MIRAFLORES LEE Y ESCRIBE VERSOS
bblanco
bblancoEl-poeta-leyendo-en-Miraflores-hacia-1960.2
bblanco
Resonando teología de “Sombra del paraíso”, en “El álamo” celebra el poeta de la Naturaleza la mágica protección del centenario ejemplar de Miraflores de la Sierra (se sospecha que fue uno de los numerosos árboles que ordenara plantar Carlos III en la plaza Mayor de los pueblos de España). La tierra, fecundada por cuerpos de sucesivas generaciones, se hizo árbol, surgido como lava en erupción benéfica. Las casas bajas del entorno, y su gente, elevan con nobleza la mirada hacia “aquel cielo de verdor / que hacía música o sueño.”

Más que árbol viejísimo y vigilante, ha sido el álamo el “Abuelo siempre vivo del pueblo, / augusto por edad y presencia.” Fueron los vivos regresando a su sombra: bajo el árbol se acaban… “Despeñado, colgante, quedó el pueblo agrupado bajo el árbol…” Y sus hombres se fueron asomando hasta perderse a lo lejos, hacia el confín sin límites… El verso final resulta tan romántico como desilusionante: “Y no hay ya más que álamo, que es el único cielo de estos hombres.”
bblanco

EL ÁLAMO

En el centro del pueblo
quedaba el árbol grande.
Era una plaza mínima,
pero el árbol viejísimo
la desbordaba entera.
Las casas bajas como animales tristes
a su sombra dormían. Creeríase
que a veces levantaban una cabeza, alzasen
una noble mirada y viesen aquel cielo de verdor
que hacía música o sueño.
Todo dormía, y vigilante alzaba
su grandeza el gran álamo.
Diez hombres no rodearían su tronco.
¡Con cuánto amor lo abrazarían midiéndolo!
Pero el árbol, si fue en su origen (¿quién lo sabría ya?)
una enorme ola de tierra que desde un fondo reventó,
bblancoy quedóse,
hoy es un árbol vivo, Abuelo siempre vivo del pueblo,
bblancoaugusto
por edad y presencia.
A su sombra yacen las casas, viven,
se despiertan, se abren: salen los hombres, luchan,
trabajan, vuelven, póstranse. Descansan.
A veces vuelven y allí cobijan su postrer aliento.
Bajo el árbol se acaban.

El pueblo está en la escarpa de una sierra.
Arriba la Najarra,
Abajo la llanura, como una sed enorme de perderse.
Despeñado, colgante, quedó el pueblo agrupado bajo
bblancoel árbol.
Quizá contenido por él sobre el abismo.
Y sus hombres se asoman
en su materia pobre desde siglos
y echan sus verdes ojos, sus miradas azules,
sus dorados reflejos, sus limpios ojos claros u
bblancooscurísimos,
ladera abajo, hasta rodar en la llanura insomne
y perderse a lo lejos, hasta el confín sin límites que
bblancobrilla
y finge un mar, un puro mar sin bordes.

El árbol:
un álamo negro, un negrillo, como allí se nombra.
El álamo: “Vamos al álamo.” “Estamos en el álamo.”
Todo es álamo.
Y no hay ya más que álamo, que es el único cielo
bblancode estos hombres.

bblanco
bblancoavenram51
bblancoY DESDE ELLA SURTE, COMO NACIENDO AÚN
bblanco
bblancomaternidad299
bblanco
La madre joven” es otro hermoso poema de la sección “El pueblo está en la ladera”. Una joven madre disfruta, apoyada en un árbol –“momento sagrado”– la actividad del hijo que sostiene en sus brazos. Las pataditas del invisible pequeño que celebraba por su vientre, ahora son gozoso espectáculo de quien “pernea y golpea, y afirma, y bate el aire…” Pero no: todo es madre. “Ese niño aún no existe…” ¿O sí? Es su espejo, su doble; su rostro es luminoso. Y se lo presenta a la tierra, al aire, al Cosmos. “Y ella alza / al hijo. –Hija tú, más que él–. / Y lo ofrenda, aún más madre…”

Dos poemas que podrían enriquecer la lectura de “La madre joven”: “Presentación a los pájaros”, de Luis Felipe Vivanco (pulsar). Y "El amor”, de María Victoria Atencia (pulsar).
bblanco

LA MADRE JOVEN

La madre empieza
en el pie diminuto de su hijo.
Allí se tienta a ella; aquí está ella.
Lo tiene en brazos,
y esa rosa fuerza que impera,
que pernea y golpea y afirma, y bate el aire, hermosa
irrumpe desde el seno. Pero es
aún la madre, y desde ella
surte como naciendo aún. Aún un bloque
indistinto, aquí erguido.

La piernecilla sube toda grosor y espuma rumbo
bblancoa un cielo:
el diminuto vientre o flor oferta.
Pero esa redondez se resuelve en hervores,
en borbotón o pecho sucedido:
masa en flor, o su aroma.
Los diminutos hombros, el cuello mínimo, esa
bblancoconcentración
de luz que es el rostro indeciso del niño,
un instante una forma propia ofrece: sonríe.
El mundo allí ha cuajado una expresión. Se espera,
algo se espera si se mira, y arde
un instante esa luz.

Pero no: todo es madre. Ese niño aún no existe.
La madre... Aquí está ella, veraz, sí, limitada.
Es muy joven. Es hija de este pueblo. Ha salido.
¿Va hacía la fuente? Marcha casi solemne. Apoya
su espalda en ese árbol, un momento sagrado,
y respira, y contempla. No lo sabe y se mira
a sí, pues mira al niño. —Oh, espejo en luz fundida—.
Ella es joven, serena. Su tez no está aún golpeada,
tundida como un cuero por el sol espantoso.
Tenuidad y colores efunde en suaves mezclas
inestables. Sus ojos, del matiz de las uvas
agraces, penden, brindan—oh, esa luna refleja—
y allí pone los labios. ¡Oh, nunca, allí, distinta!

El pelo candeal toma sol, aún no ha ardido
del todo. Aún brilla con la llama perenne
que no dura. Y ella alza
al hijo. —Hija tú más que él—.
Y lo ofrenda, aún más madre.

La madre no es el hijo, del todo. Desde un borde
cesa de serlo y hace
cada noche el ensayo cuando yace en la cuna.
Poco a poco, distintos. El niño allí tendido,
en realidad se yergue, contempla, extiende un paso.

bblanco
bblancoSOLrayos1
bblanco

bblancoVICENTE ALEIXANDRE
bblancoNobel de Literatura 1977
bblanco3
enlaces8

1. ¿Qué poemas conoces del Nobel español?

MANO ENTREGADA
TEN ESPERANZA

2. En la plaza

EN LA PLAZA
EL VIEJO Y EL SOL

3. Anhelan enlazar sus almas

EL ALMA
TENDIDOS, DE NOCHE
AL COLEGIO

4. Un corazón que late en toda edad

ASCENSIÓN DEL VIVIR
NO QUEREMOS MORIR

5. Sombra del paraíso

NO BASTA

6. El niño de Vallecas

NIÑO DE VALLECAS
PIE PARA EL NIÑO DE VALLE. DE VELAZQUEZ, de L. Felipe

7. El pueblo está en la ladera

EL ÁLAMO
LA MADRE JOVEN

bblancoSOLrayos1
bblanco


Bookmark and Share

Comentarios:
Nicolás, como te anuncié hace algunos meses ya puedes ver el libro colgado en Internet, mediante la plataforma de Apple en iTunes.

Enlace:
https://itunes.apple.com/us/book/id1134445315

En el capítulo 9, en la referencia a la Laudato si, hay muchas referencias a tu página y trabajo .

Un abrazo
José Manuel
Enlace permanente Comentario por José Manuel 11.03.17 @ 12:32

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Pedro Miguel Lamet

Pedro Miguel Lamet

Pedro Miguel Lamet

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

SÓLO EL AMOR PUEDE CAMBIAR ESTE MUNDO

Francisco Baena Calvo

Punto de vista

Punto de vista

Puigdemont critica a Juncker

Vicente Torres

Israel, más allá de las noticias...

Israel, más allá de las noticias...

Las cinco opciones políticas de Israel respecto a Judea y Samaria

Shimshon Zamir

Buenas noticias

Buenas noticias

Lo decisivo

José Antonio Pagola

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Embalses secos

Manuel Molares do Val

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Los aguardientes más laureados de Galicia estrenan un diseño Premium, artesanal y fiel a su esencia

Juan Luis Recio

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

Atracando en Madrid.

Chris Gonzalez -Mora

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿Por qué la suma era resta?

Ángel Sáez García

Atrévete a orar

Atrévete a orar

Domingo 34º: Jesucristo, rey del universo A 2ª Lect. (26.11.2017): ¡Venga a nosotros tu reino!

Rufo González Pérez

Protestantes

Protestantes

Inauguran en Washington el mayor Museo de la Biblia del mundo

Pedro Tarquis

El blog de Antonio Piñero

El blog de Antonio Piñero

“La resurrección. De hombre a Dios” (938)

Antonio Piñero

Entrelíneas

Entrelíneas

La triste balada de Drake

José de Segovia Barrón

Un país a la deriva

Un país a la deriva

El difícil retorno a la legalidad (24)

Vicente A. C. M.

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Dios hoy

Francisco Margallo

No más mentiras

No más mentiras

LA JUVENTUD Y SUS JUEGOS CON LA MUERTE

Antonio García Fuentes

Opinión

Opinión

Francisco Muro de Iscar - Una gran nación

Opinión

Mi vocación

Mi vocación

No hay paz sin justicia, ni justicia sin perdón

Sor Gemma Morató

Blog de Jairo del Agua

Blog de Jairo del Agua

¡No adoréis a nadie, a nadie más que a Él! - (Solo para laicos no clericales)

Jairo del Agua

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Los lunes, revista de prensa y red

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital