Editado por

Nicolás de la CarreraNicolás de la Carrera

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Abril 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Vicente Aleixandre 2. EN LA PLAZA

Permalink 19.01.17 @ 07:00:00. Archivado en Espiritualidad, Psicología, Poesía

bblanco
vicente_aleixandre139
La sección segunda de “Historia del corazón”, “La mirada extendida”, viene desarrollada en once notables poemas; el primero de ellos es “Ten esperanza”, que conocimos en la pasada entrega (pulsar aquí). Añadiremos hoy el probablemente más popular de toda su lírica, “En la plaza”, y nos despediremos con El viejo y el sol”, ungido de ternura y místico vuelo.
bblanco
EL POETA SE RECONOCE EN LOS DEMÁS

callepoetaleix1Escribió Carlos Bousoño un entrañable Prólogo a las Obras Completas de Vicente Aleixandre, que se publicaron en 1978 para la Biblioteca de Premios Nobel (pulsar aquí). Aludiendo a poemarios de la etapa anterior, sugiere el poeta y crítico asturiano cierto paralelismo entre la casi mística fusión de los seres naturales con el cosmos y el deseo, la necesidad de integración del corazón solidario con la totalidad de la Humanidad. Pero será mejor conocer ya alguna de las notables intuiciones del conocido pensador:

“Del mismo modo que en La Destrucción o el Amor todas las cosas tienen un ansia de fundirse con la materia (de la que no son, en verdad, distintas), ahora cada hombre (y el poeta como uno más) experimentará un deseo de comunión espiritual con sus hermanos; un deseo de unirse, mezclarse, confundirse multitudinariamente con ellos.”

Comentando, más adelante, versos de “El poeta canta por todos” y “En la plaza”, nos aclarará el lírico:

El poeta se reconoce en los demás. Más aún: todo hombre adquiere su auténtica realidad, su “reconocible" realidad, al ingresar en el ámbito colectivo. Esa es, a mi entender, la explicación de un vocablo (reconocimiento) que salpica caracterizadamente muchas páginas de Historia del Corazón. Solo se es en cuanto se es solidario de los otros, y, por tanto, solo se reconoce uno cuando se siente unido a la gente, cuando se va, como uno más, entre la muchedumbre humana: allí cada uno puede mirarse, y puede alegrarse, y puede reconocerse.”
bblanco
bblancoreloj-ayuntamiento6
bblanco
bblancoERA UNA GRAN PLAZA ABIERTA, Y HABÍA OLOR DE EXISTENCIA
bblanco
bblancoplaza-con-gente18
bblanco
El poeta puro de “Ámbito”, visionario y superrealista en “La destrucción o el amor” y “Sombras del paraíso”, se humaniza en Historia del corazón, solidario con los que trabajan, sufren, sueñan, aman… En los versos de “En la plaza”, el lírico sevillano, en tono narrativo, nos refiere cómo había observado a un vecino descender a la plaza y adentrarse valiente entre la multitud “encontrándose en el movimiento con que el gran corazón de los hombres palpita extendido…” No se perdió entre la gran masa, porque “era reconocible el diminuto corazón afluido”:
bblanco

EN LA PLAZA

Hermoso es, hermosamente humilde y confiante,
bblancovivificador y profundo,
sentirse bajo el sol, entre los demás, impelido,
llevado, conducido, mezclado, rumorosamente
bblancoarrastrado.

No es bueno
quedarse en la orilla
como el malecón o como el molusco que quiere
bblancocalcáreamente imitar a la roca.
Sino que es puro y sereno arrasarse en la dicha
de fluir y perderse,
encontrándose en el movimiento con que el gran
bblancocorazón de los hombres palpita extendido.

Como ése que vive ahí, ignoro en qué piso,
y le he visto bajar por unas escaleras
y adentrarse valientemente entre la multitud y
bblancoperderse.
La gran masa pasaba. Pero era reconocible el diminuto
bblancocorazón afluido.
Allí, ¿quién lo reconocería? Allí con esperanza, con
bblancoresolución o con fe, con temeroso denuedo,
con silenciosa humildad, allí él también
transcurría.

bblanco
El visionario escritor integra, con “olor de existencia”, una naturaleza hermana, sol y viento, que acaricia “las frentes unidas”, reconfortándolas. Cada uno se reconoce en la multitud, no en el falaz espejo de casa… “Baja, baja despacio, y búscate entre los otros…” Desnúdate, sé verdadero “y reconócete”:
bblanco

Era una gran plaza abierta, y había olor de existencia.
Un olor a gran sol descubierto, a viento rizándolo,
un gran viento que sobre las cabezas pasaba su mano,
su gran mano que rozaba las frentes unidas y las
bblancoreconfortaba.

Y era el serpear, que se movía
como un único ser, no sé si desvalido, no sé si
bblancopoderoso
pero existente y perceptible, pero cubridor de la tierra.

Allí cada uno puede mirarse y puede alegrarse y puede
bblancoreconocerse.
Cuando, en la tarde caldeada, solo en tu gabinete,
con los ojos extraños y la interrogación en la boca,
quisieras algo preguntar a tu imagen,

no te busques en el espejo,
en un extinto diálogo en que no te oyes
Baja, baja despacio y búscate entre los otros.
Allí están todos, y tú entre ellos.
Oh, desnúdate y fúndete, y reconócete.

bblanco
En los versos finales encontramos dos momentos muy expresivos. Primero, con la técnica que conocimos en “Mano entregada” (pulsar), el poeta anima al lector a bañarse en el torrente de la multitud, pero el bañista se introduce dubitativo (temeroso…, con recelo…, y casi ya se decide…). La descripción visionaria de la entrada al baño es lenta, muy lenta. Pero al fin el aspirante se entrega por completo al agua, con verbos de movimiento y rapidez. “Y allí fuerte se reconoce, y crece, y se lanza, y avanza, y levanta espumas… y canta, y es joven…” “Sé tú mismo” en el hervor de la plaza… Cierra Aleixandre su poema con los siguientes extraordinarios versos: “¡Oh pequeño corazón diminuto, corazón que quiere latir para ser él también el unánime corazón que le alcanza!”:
bblanco

Entra despacio, como el bañista que, temeroso, con
bblancomucho amor y recelo al agua,
introduce primero sus pies en la espuma,
y siente el agua subirle, y ya se atreve, y casi ya se
bblancodecide.
Y ahora con el agua en la cintura todavía no se confía.
Pero él extiende sus brazos, abre al fin sus dos brazos
bblancoy se entrega completo.
Y allí fuerte se reconoce, y crece y se lanza,
y avanza y levanta espumas, y salta y confía,
y hiende, y late en las aguas vivas, y canta, y es joven.

Así, entra con pies desnudos. Entra en el hervor, en la
bblancoplaza.
Entra en el torrente que te reclama y allí sé tú mismo.
¡Oh pequeño corazón diminuto, corazón que quiere
bblancolatir
para ser él también el unánime corazón que le alcanza!

bblanco
bblancosolquegira1
bblanco
fortuny-viejoalsol8PARA ASÍ POQUITO A POCO DISOLVERLE
EN SU LUZ

Como textos arrancados de páginas de diario, el poeta es testigo de la transformación de un anciano apoyado en un tronco de árbol y acariciado persistente y habilidosamente por el sol, de cómo se va transformando en pura luz. Lo que, en un principio, podíamos contemplar como romántica, hermosa, original escena, acabará siendo ratificada definitiva realidad. Así lo refiere Aleixandre en la estrofa final, testigo fiel del proceso de vida y muerte en la naturaleza y en el ser humano, en prolongados versos, tan tiernos como dramáticos: “Yo pasaba y lo veía. Pero a veces no veía sino un sutilísimo resto. Apenas un levísimo encaje del ser. / Lo que quedaba después que el viejo amoroso, el viejo dulce, había pasado ya a ser la luz / y despaciosísimamente era arrastrado en los rayos postreros del sol, / como tantas otras invisibles cosas del mundo.”

Me permito reproducir a continuación la síntesis final de P. Debicki al comentar este poema: “Lo que parecía al principio del poema una escena anecdótica, ha resultado algo mágico y completamente irreal, o en el mejor de los casos una imagen visionaria que representa el tema de la fusión con el esquema natural. Esto no solo destaca el tema, sino que también nos hace sentir la presencia del misterio en nuestras vidas. Si este viejo, al parecer tan ordinario, puede desvanecerse en la luz, y si esta escena tan común puede convertirse en un enigma, todo lo que damos por sentado en nuestras vidas cotidianas puede tal vez transformarse y apuntar a significados misteriosos. Este poema es un buen ejemplo de cómo Historia del corazón logra tratar asuntos cotidianos y escenas ordinarias, y al mismo tiempo tocar temas y sugerir valores mucho más amplios.”
bblanco

EL VIEJO Y EL SOL

Había vivido mucho.
Se apoyaba allí, viejo, en un tronco, en un gruesísimo
bblancotronco, muchas tardes cuando el sol caía.
Yo pasaba por allí a aquellas horas y me detenía a
bblancoobservarle.
Era viejo y tenía la faz arrugada, apagados, más que
bblancotristes, los ojos.
Se apoyaba en el tronco, y el sol se le acercaba
bblancoprimero, le mordía suavemente los pies
y allí se quedaba unos momentos como acurrucado.
Después ascendía e iba sumergiéndole, anegándole,
tirando suavemente de él, unificándole en su dulce luz.
¡Oh el viejo vivir, el viejo quedar, cómo se desleía!
Toda la quemazón, la historia de la tristeza, el resto de
bblancolas arrugas, la miseria de la piel roída,
¡cómo iba lentamente limándose, deshaciéndose!
Como una roca que en el torrente devastador se va
bblancodulcemente desmoronando,
rindiéndose a un amor sonorísimo,
así, en aquel silencio, el viejo se iba lentamente
bblancoanulando, lentamente entregando.
Y yo veía el poderoso sol lentamente morderle con
bblancomucho amor y adormirle
para así poco a poco tomarle, para así poquito a poco
bblancodisolverle en su luz,
como una madre que a su niño suavísimamente en su
bblancoseno lo reinstalase.

Yo pasaba y lo veía. Pero a veces no veía sino un
bblancosutilísimo resto. Apenas un levísimo encaje del ser.
Lo que quedaba después que el viejo amoroso, el viejo
bblancodulce, había pasado ya a ser la luz
y despaciosísimamente era arrastrado en los rayos
bblancopostreros del sol,
como tantas otras invisibles cosas del mundo.

bblanco
bblancoSOLrayos1
bblanco

bblancoVICENTE ALEIXANDRE
bblancoNobel de Literatura 1977
bblanco3
enlaces8

1. ¿Qué poemas conoces del Nobel español?

MANO ENTREGADA
TEN ESPERANZA

2. En la plaza

EN LA PLAZA
EL VIEJO Y EL SOL

3. Anhelan enlazar sus almas

EL ALMA
TENDIDOS, DE NOCHE
AL COLEGIO

4. Un corazón que late en toda edad

ASCENSIÓN DEL VIVIR
NO QUEREMOS MORIR

5. Sombra del paraíso

NO BASTA

6. El niño de Vallecas

NIÑO DE VALLECAS
PIE PARA EL NIÑO DE VALLE. DE VELAZQUEZ, de L. Felipe

7. El pueblo está en la ladera

EL ÁLAMO
LA MADRE JOVEN

bblancoSOLrayos1
bblanco


Bookmark and Share

Comentarios:
Excelente, amigo Nicolás. Pensaba yo ahora si siguen en el bachillerato los famosos "comentarios" de textos. Tendrían aquí, bajo tu techo, una ayuda impagable. Muchas gracias, una vez más.
Enlace permanente Comentario por José 19.01.17 @ 10:07

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

Apple Store de la Puerta del Sol.

Chris Gonzalez -Mora

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Xabier Pikaza: San Juan de la Cruz, "Ejercicio de amor" (A. Aradillas)

Xabier Pikaza Ibarrondo

La hora de la verdad

La hora de la verdad

Lo que diferencia al Real Madrid y al Atlético de Madrid

Miguel Ángel Malavia

Religión Digital

Religión Digital

¿Qué hacen viendo hacia arriba?

Religión Digital

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Nuevo obispo auxiliar para la Arquidiócesis de Yucatán

Guillermo Gazanini Espinoza

Punto de vista

Punto de vista

El Consell se queja de un juez

Vicente Torres

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Obispos sed santos como:

Josemari Lorenzo Amelibia

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Que semos nasions multicurturás, fanegas

Manuel Molares do Val

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

La tienda Tío Pepe premiada por innovar la experiencia de compra

Juan Luis Recio

Desde el Atlántico

Desde el Atlántico

En la muerte de Roger Moore: un balance de su aportación a la saga de "James Bond"

Carlos Ruiz Miguel

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Cada día hay que aprender

Ángel Sáez García

Asomado a la ventana

Asomado a la ventana

Requiem por nuestros hermanos coptos

José Luis Ferrando

Corrupción global

Corrupción global

1928 Capitalismo de Estado CE en China:un extraño batiburrillo entre el comunismo político y el capitalismo de libre mercado. Su talón de Aquiles.

Luis Llopis Herbas

Diario de un cura de pueblo

Diario de un cura de pueblo

Una kamachina a tiempo es una victoria

César Luis Caro

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

La Ascensión del Señor a los cielos

Angel Moreno

No más mentiras

No más mentiras

PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 157

Antonio García Fuentes

Punto de encuentro

Punto de encuentro

Malas y buenas noticias

Gabriel María Otalora

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

PRESENCIA ALENTADORA

Francisco Baena Calvo

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Unos tanto y otros tan poco.

Vicente A. C. M.

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

El anuncio del Evangelio

Francisco Margallo

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital