Movimiento rural cristiano

Las santas mujeres de pueblo

24.03.15 | 16:46. Archivado en Pequeñas Experiencias

Cada domingo, ocupando el lugar preferente, en el banco de delante, están presentes un grupo de “santas mujeres” de pueblo. Es la eucaristía en el templo de Guadalupe de Miajadas (Cáceres), encuentro con años de historia que ha ido fraguando buena vecindad, amistad creciente, participación y plegaria vitalista, canciones y sencillez evangélica; dando un tinte humano de cercanía, con el colofón a la salida de tomar juntos un café o algún dulce de cumpleaños. Y en este marco comunitario, Juana, Isabel, Modesta, Eduvigis, Inés, Catalina y más…le dan el color y calor humano a la familia creyente; y así es, como una familia que se junta en la mesa de la misa.

Al proclamar esta mañana el evangelio “pero si el grano de trigo muere, da mucho fruto”, allí estaba el mensaje, hecho realidad, en el banco de delante. Estas “santas mujeres de pueblo” son la historia viva. Sus nombres y su destino ha sido granos de trigo rompiéndose en el surco del esfuerzo; levantándose al sol cada mañana, trabajar sin descanso todo el día, desde la luz que anunciaba la jornada hasta el primer silencio de la noche, juntarse con la tierra y fecundarla de sudor, de caminatas, de ilusión laboriosa por los hijos; agrietarse las manos contra el viento de fregar y lavar, curtidas bajo el sol cada segada, endurecida la piel bajo la lluvia y por dentro ser blandas como el agua.

En este marco de trabajo y honradez, de carencias y pobreza fueron creciendo. Fueron hijas de la escasez, que apenas podían aprender la tabla de multiplicar y a escape a desertar de ser niña. Era hermoso, así lo cuentan, ver a una niña creando otra niña a partir de unos trapos viejos y el huevo de madera de zurcir. La inventiva natural y la fantasía fueron inicios de libertad y estas “santas mujeres” de pueblo añadieron el resto: la tenacidad, el sacrificio por los hijos, el respeto, la constancia en ganar el pan para salir adelante.

Se me ocurrió que tenían que hablar en la eucaristía, como iconos vivos de la siembra sin medida en tanta y tan rica historia, ensanchada en gestos sencillos de servicio... en silencio, sin ruido, como de puntillas, “por no molestar”, para aprender de ellas que el paraíso está dentro de cada uno, son los sentimientos que nos confieren andar conforme a nosotros mismos y a bien con los demás.

Cuando exigímos nómina por un suspiro y la generosidad nos parece un mito trasnochado, vienen las santas mujeres de pueblo a ponerlo todo al revés: han dado tanto sin esperar reconocimiento, incluso algunas ni pensión después de tanto trabajar; sus manos se alargan antes de ser requeridas, sus palabras se cumplen antes de ser pronunciadas.

Sus arrugas las delatan: no se visten en boutiques ni les importan las marcas de postín; de sencillez se re-visten, por eso su contenido es más que el “envoltorio”.

Esta mañana, tomado el café correspondiente con ellas, la mesa después de la misa, me fijé más detenidamente en las arrugas de sus caras y fui poniendo en ellas las palabras del poema: “no habéis pintado un cuadro, no habéis hecho una escultura, no habéis inventado una música, ni habéis escrito un poema, pero habéis hecho una obra de arte con vuestra vida. Todavía hay milagros que los hacen, los hacéis y los harán “las santas mujeres de mi pueblo”.

Son tantas en el libro de nuestros pueblos que sembraron sin medida que os dejo espacio para que sigáis apuntando nombres.

Enrique Gómez


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Jose Ignacio 19.04.15 | 17:54

    Precioso comentario. La vista se va a lo que brilla y este mundo aprecia el relumbrón, pero lo que vale, lo que de verdad es de Dios es la vida de estas mujeres que son entrega, responsabilidad, honestidad, y fe, fe sencilla en un Dios bueno. Confianza. ¡Benditas mujeres!.

  • Comentario por Fran 26.03.15 | 19:34

    ¡Cuanto que agradecer a tantas mujeres de pueblo!. Me encanta lo que dice. Son heroinas "sin título", pero con una experiencia trasmitida en tantos pueblos de nuestra tierra. ¡Gracias, por vuestra vida!. Fran. La Vera.

  • Comentario por Aniceta Broncano Bote 26.03.15 | 00:42

    h Mi admiración y mis respetos a toda esa generación que tanto les toco sufrir y trabajar , que renunciaron a tantas cosas por sacar adelante a su familia, que en muchas ocasiones era numerosa. Que por lo menos ahora en el ocaso de nuestra vida , de alguna manera se les reconozca su labor

Viernes, 20 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031