NOTICIAS

IZTAC CALIENTA el invierno con sus JUEVES de POZOLE

IZTAC  se ha convertido en pocos meses desde su apertura, por méritos propios, en el restaurante más puntero en Madrid de la auténtica cocina tradicional mexicana, tan alejada del cliché “tex-mex”.

Recién comenzado el invierno, la cocina mexicana también elabora sus platillos de cuchara y cocidos para combatir el frío, y el tradicional pozole, -que bien podría asemejarse a nuestro cocido-, es la receta perfecta para los rigores propios de esta estación del año.

Se trata de un platillo elaborado con la variedad de maíz cacahuazintle al que, según la zona del país azteca en la que se prepare, se añaden unos u otros ingredientes. Es una receta de oportunidad y de aprovechamiento en la que se utiliza aquello que más a mano se tenga. Puede hacerse con cerdo, con pollo o con res, dependiendo de la región. Si es de res se suele utilizar la tripa, el espinazo o el chamberete (codillo). También se elaboran pozoles blancos, rojos (elaborados con tomate) y verdes (aderezados con tomatillo verde y chiles). En las zonas costeras incluso se prepara con diferentes pescados.

 

Habitualmente el maíz, la carne y el caldo se presentan en un plato hondo y en un plato aparte se ofrece  repollo en juliana, chile piquín en polvo, orégano, cebolla y rábanos para adaptarlo a los gustos personales de cada uno. Se acompaña de una tortilla bien frita o asada en el horno para que quede muy crujiente. El resultado es un plato sabroso y contundente ideal para los meses más fríos.

IZTAC, en su afán por popularizar la auténtica cocina tradicional mexicana, ofrecerá durante el invierno este popular plato cada jueves y lo hará proponiendo diferentes tipos de pozole para que el comensal pueda apreciar la riqueza y diversidad del mismo.

 

IZTAC abrió sus puertas el pasado mes de julio en el mismo espacio en el que en 1959 se inauguró México Lindo con el fin de continuar con el linaje, cultura y tradición del que fue primer restaurante mexicano de Madrid.

El interiorismo, firmado por el estudio de arquitectura Free Hand, es una extensión más de la tradición que profesa su carta. Un lugar lleno de luz en el que sentirte como en casa donde se une la elegancia minimalista con materiales como la madera que aporta sensación de calidez.

Los lienzos realizados por el artista Gabriel Moreno se integran perfectamente al diseño del restaurante y narran la maravillosa leyenda de Popo e Iztac, los dos grandes volcanes que se admiran desde la Ciudad de México y que -cuenta la leyenda- fueron protagonistas de una historia de amor tan apasionante como lo es la cocina de este restaurante.

 Acceder a la web de Iztac

 

“Una de las mejores cosas de la vida es que debemos interrumpir regularmente cualquier labor y concentrarnos en la comida” - Luciano Pavarotti -

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*