Miradas cristianas

UNa vieja parábola sociopolítica

19.10.18 | 16:28. Archivado en Política

Luis Coloma fue un literato jesuita del s. XIX. Miembro de la Real Academia, y padre de algunos mitos que hicieron fortuna entonces, como “el ratoncito Pérez” y “la camisa del hombre feliz” (que no tenía camisa). Es conocido sobre todo por la novela Pequeñeces, dura sátira sociopolítica, muy criticada por grandes figuras de la época como Juan Valera aunque, paradójicamente, defendida por plumas menos “católicas” como la Pardo Bazán y el mismo Galdós. Los “carrozas” de hoy todavía pudimos verla en película, allá por los años 50, con Aurora Bautista encarnando a Curra Albornoz.

Pues bien: Coloma cuenta en una carta (dirigida “A un gran señor titulado”) otra parábola política, que él afirma no ser suya, aunque algún crítico lo discute. La reproduzco abreviándola un poco, porque su valor parece tan eterno que permite una parodia actual.

En aquellos tiempos de Esopo y Fedro, en que los animales hablaban, hubo una gran epidemia… Morían a centenares individuos de todas las especies… y todo parecía anunciar uno de esos horrendos azotes con que los cielos castigan a veces algún crimen oculto. Tal era el dictamen de un zorro muy perito, aunque algo jansenista, gran privado del anciano león, rey y monarca absoluto de toda aquella comarca.
Angustióse el real viejo…. Y mandó echar un público pregón para que todos se confesasen por turno con el confesor que su Majestad nombrase, que no fue otro que el mismo zorro sabihondo y jansenista.
Llegó primero el león, abrió la boca y comenzó a vomitar cuantos horrores y crueldades pueden imaginarse:…. Muertes, destrozos, robos..., de todo había hecho. Solo en el ramo de zorros había destrozado él, con sus propias garras, dos mil trecientos cuarenta y siete.
Atajóle la palabra el confesor sudando como un pato:
- Pero, sacra, real majestad, no se angustie de ese modo… vuestra majestad es rey, y la razón de estado requiere a veces muestras de energía…, exige actos de justicia.
- Pero ¿y los que me he zampado?
- Eso resulta per accidens, sacra majestad… Conque ea, váyase tranquilo y hasta la vista.

Llegó detrás un tigre muy bravío… Y lo que más le remordía era que muchas veces, sin hambre ni necesidad alguna, había destrozado víctimas inocentes por el solo placer de refocilar el hocico con el tibio correr de la sangre fresca.
Y cuando esto decía, como impulsado por el remordimiento metía el hocico por la oreja del zorro como si quisiera darle un beso en los mismos sesos.
- Necesidad del temperamento, serenísimo señor, repitió el zorro dando diente con diente. A veces puede demasiado el instinto natural y, si no, se siguen consecuencias.
- Pero ¿y los huérfanos que dejé?
- Per accidens, serenísimo señor. Vuestra alteza ¿se proponía dejar huérfanos o refocilar el hocico? Pues si era refocilar el hocico, lo demás resulta per accidens. Conque váyase tranquilo y hasta más ver.

Acercóse entonces una hiena muy devota y colmilluda. Y confesó mil horrores que no le remordían tanto como el haber profanado un cementerio, escarbando una sepultura para sacar un cadáver y comérselo a pedazos.
- Histerismo puro… Vuestra merced se come los muertos como otras histéricas comen tierra o búcaros viejos. Eso se lo dice al médico y no al confesor.
- Pero es que, anoche mismo me comí a un sepulturero que se me puso por delante…
- No me venga con escrúpulos, eso resulta per accidens… ¿lo entiende? Conque vaya tranquila y consulte con el doctor ese vicio del estómago.

Y así fueron pasando los más fieros animales, sin que acertase el zorro a distinguir ni el más mínimo delito, ni a señalar al culpado más responsable.
Llegó por último un jumento viejo, lleno de mataduras, lacias las orejas y escurrido el rabo. Acercóse con mucha humildad y sosiego… Levantó primero una oreja y luego la otra, como burro que medita o titubea…
- Yo señor zorro –dijo con toda la pausa y gravedad de su especie- no tengo cosa que mayormente me remuerda, ni mi vida aperreada me permite vicios. Me zurran más que merezco, y trabajo más que como. Solo en esto de comer tengo un escrupulillo que vuestra merced sabrá apreciar mejor que yo, pobre jumento… Fue esto un martes que volvía yo harto de caminar con pesada carga, sin haber probado en todo el día ni una hierba seca ni una brizna de paja. Pasamos al anochecer por un mesón y había en la puerta un saco de grano entreabierto y… sucedió lo que en estos casos sucede: al pasar, pegué una dentellada y me comí un puñado de trigo.

Saltó el zorro sobre la barandilla… y de pie sobre el confesonario, agarrando las orejas del jumento, seguía gritando:
- ¡Ya apareció!... ¡Ya está aquí el culpable! Este es el sacrílego que atrae la cólera de los dioses
- Pues ¿qué ha hecho?, gritaron de todas partes
- ¡Se ha comido la materia remota del Santísimo Sacramento!
No hubo más que decir. Levantóse una horrible algarabía de rugidos, relinchos… y millares de garras, dientes y picos cayeron sobre el infeliz jumento y le despedazaron, quedando así desagraviados los númenes y tranquilas las conciencias1.

Y, aunque Francisco de Asís decía aquello de “el evangelio sin glosa”, como esto no es evangelio, permítase ahora una glosa que actualice el cuento.

En este planeta, o en otro de esos otros planetas posiblemente habitados, hubo un país cuyos políticos habían llegado a tal grado de descrédito, que el pueblo comenzó a pensar que estaban dando la razón a un antiguo y largo dictador que decía siempre con voz atiplada: “nuestro país no está preparado para la democracia; tenemos unos demonios familiares que nos lo impiden”. Tanto se propagó ese recuerdo, que empezó a correr el rumor de que los militares preparaban un nuevo golpe de estado para instaurar una dictadura como la anterior: con más de “veinticinco años de paz”, y matando al que no estuviera de acuerdo.

Asustados, todos los políticos, recapacitaron y decidieron ir a confesarse (políticamente, se entiende) con la más absoluta sinceridad, para que los confesores, al oírlos, dictaminaran quiénes eran los verdaderos causantes de esa terrible amenaza. Se nombró para ello un SM (Sumo Tribunal), presidido también por un zorro que a base de reverencias había logrado inspirar la más plena confianza.

Se acercó al tribunal el león, rey de aquella jungla política, y confesó compungido:
- “Mantuvimos una trama corrupta hasta llegar a tener una caja B con la cual ganamos elecciones injustamente, porque teníamos más dinero para invertir en ellas. Hicimos de la mentira nuestro programa político: diciendo por ejemplo que subíamos las pensiones mientras las bajábamos y nos comíamos casi toda la caja de reserva, aunque sabíamos que esa hucha iba a ser muy necesaria por el aumento de ancianos en el futuro”...
- Bueno, replicó el presidente del tribunal, pero la intención no era esa sino evitar que unos partidos ateos llegaran al poder e hicieran daño a la Iglesia y evitar que España pasara una vergüenza como la de Grecia. Eran situaciones muy límite. Y en situaciones límite hay que echar mano de recursos-límite. La razón de estado es la razón de estado. Y además ¿cómo sabe usted que los otros partidos no tenían otra caja B?

Vino entonces un auténtico tigre económico y confesó:
- “Hicimos una reforma laboral muy injusta: unos pocos se han vuelto más ricos y muchos jóvenes profesionales tuvieron que salir a buscar trabajo fuera de España, con lo cual ahora faltan enfermeras y médicos en nuestra sanidad”.
- Claro pero ¡esa no era su intención! Lo que ustedes pretendían era librar al país del desastre de un gobierno derrochador que lo expuso a tener que ser rescatado por bancos de fuera. ¡Menuda vergüenza!
- Sí pero ¿y el hambre y el dolor que causamos?
- Son daños colaterales, culpa del gobierno anterior. Daños colaterales.
- “Lo que pasa es que luego, para evitar las protestas, dimos otra ley muy dura que incluso la han llamado ley mordaza”.
- ¡Qué hermoso ejemplo de conciencia fina!, exclamó el zorro. Cuando hay normas difíciles de cumplir, la primera obligación de un buen gobernante es proteger a los encargados de que se cumplan. Por otro lado todo el mundo sabe ya que la presunta libertad de expresión está siendo una libertad para el insulto y para la blasfemia. Y es preciso poner coto a semejante desmán. De modo que váyase tranquilo.

Llegó entonces un camaleón, pequeño pero muy visible y, por primera vez en su vida, reconoció:
- “En la comunidad de donde vengo hay más de dos millones que quieren independizarse. Debo aceptar que hemos sido muy intransigentes con ellos, sin querer ni siquiera entablar un diálogo y haciendo nuestra política como si ellos no existieran. Les hemos negado el pan y la sal, como suelen decir. Incluso calificamos de cómplices del independentismo a quienes (sin serlo) no pensaban como nosotros. Debemos reconocer que lo que nos ha interesado no ha sido tanto dar una solución a la fractura de nuestro país, sino aprovecharla para sacar votos nosotros”.
- Pero vosotros no teníais nada contra ellos en particular. Sólo queríais defender la unidad de la patria que es un mandato constitucional. Lo demás son solo daños colaterales. Y en cuanto a lo segundo, ¿qué partido no se mueve únicamente por el afán de ganar votos?

Apareció después una serpiente, sinceramente compungida:
- “La verdad es que nosotros hicimos un chantaje mal hecho. Cuando el gobierno quería hacer una reforma muy necesaria, le hicimos el chantaje de que si no intervenía ilegalmente en el poder judicial a favor nuestro, no le dábamos el voto. Además, controlamos toda la televisión en favor de nuestra causa. Y aprovechamos que unos políticos delincuentes habían sido injustamente tratados por un juez exagerado y poco imparcial, para presentarlos ante el pueblo no como “políticos delincuentes maltratados” sino como “presos políticos”. Y eso que ellos sabían que eran delincuentes porque nada más cometer el delito se escaparon al extranjero escondidos. Y ahora se llaman exiliados en vez de fugitivos. Convertimos la injusticia del juez en inocencia del delincuente. Temo que hemos manipulado al pueblo”.
- Sí ya vemos, ya, respondió el presidente del tribunal rascándose la frente. Pero… parece que todo eso no eran más que mecanismos de defensa contra un estado injusto, para llegar a construir una república donde no se daría ninguna de esas injusticias.
- “Pero como nos habían dicho que el fin no justificaba los medios”…
- Naturalmente. Pero esos medios no los usaban ustedes para conseguir la independencia sino para defenderse de un juez que no actuaba justamente.
- “Pero es que cuando estuvimos en la cárcel visitando a nuestros compañeros, comprobamos que hay otros delincuentes en la misma cruel situación de una libertad provisional que no se acaba nunca. Y solo nos hemos preocupado por esa injusticia cuando ha afectado a nuestros compañeros”…
- ¡Qué precioso ejemplo de finura de conciencia!, exclamó el zorro. Como si no supiéramos que las cosas hay que comenzarlas por algún sitio y que es mejor hacerlo comenzando por los más poderosos porque así tienen m´s publicidad… Váyase tranquila su humildad.

Así fueron pasando otros políticos que hablaban de unas ERES convertidas por ellos en ERRES, o de una vivienda oximorónica: porque pretendía ser a la vez lujosa e izquierdosa… Pero el Sumo Tribunal consideró que, en el primer caso, bien podría tratarse de una errata. Y que los adjetivos de la vivienda tenían en común lo de la “osa” y, por tanto, no parecía tan total la contradicción…

Finalmente apareció también un jumento con cara de apaleado y dijo al tribunal:
- Miren Uds., señores jueces: yo no soy un intelectual. Lo reconozco. Logré hacer una tesis doctoral que yo sé que es floja; pero la hice con toda honestidad como demostraron luego las máquinas. Solo que, después, me vi metido en un libro que había que publicar y copié varios párrafos de otro escrito de un diplomático, sin poner comillas ni dar la referencia. Total, pensé, si esto no lo va a leer nadie….

Al oír eso el presidente del tribunal se levantó rasgándose las vestiduras y gritando: “este es el culpable. ¿Qué más necesidad tenemos de testigos? Él mismo lo ha reconocido”.
Y mientras los otros políticos se acercaban para oír la sentencia, el presidente exclamó con voz bien alta:
“Ha desacreditado totalmente la palabra escrita; y esa es precisamente la forma como Dios se reveló en la sagrada Biblia: ¡ha quitado credibilidad a la materia remota de la palabra divina!”…

N.B. El final de esta parodia aún no ha sido desclasificado.


Autocrítica y fundamentalismo

20.09.18 | 11:02. Archivado en Etica, Política, Cataluña

Frutos de la era postverdad, son la desaparición de toda autocrítica y la reaparición de los fundamentalismos.

>> Sigue...


Carta abierta a Daniel Ortega

12.07.18 | 08:40. Archivado en Política

Señor Presidente: No sé si estas letras llegarán alguna vez a sus manos. Quisiera que al menos lleguen a aquellos a los que usted anda pisoteando sin escrúpulos. Supe de usted allá por el 1980, cuando acababa de triunfar la revolución sandinista (hoy traicionada por usted), y en plena campaña de alfabetización.

>> Sigue...


Migraciones

25.06.18 | 16:48. Archivado en Etica, Política

¿No es muy raro que hoy pongamos tanta resistencia a la llegada de africanos? Hace unos tres siglos los deseábamos tanto que ¡hasta íbamos nosotros a buscarlos! ¿Cuál es la diferencia? Pues que entonces los buscábamos para luego venderlos como esclavos. Los grandes pontífices de nuestra modernidad (desde Voltaire a Montesquieu) alabaron esa forma de “emigrar” que contribuyó claramente al desarrollo de Europa y además servía para mantener bajo el precio del cacao que venía de América. Tampoco la Iglesia europea puso muchos obstáculos a esa forma de emigrar. Y si algún insensato como Pedro Claver (¡catalán tenía que ser!) se dedicaba a cuidarlos y quererlos, hasta sus mismos compañeros de congregación lo denunciaron a Roma, no por mala conducta, sino por poco inteligente…

>> Sigue...


Los sofismas del PP

11.06.18 | 11:33. Archivado en Política

Cuentan que en la antigua Atenas pululaban los sofistas, dándoselas de filósofos. Tal como cuenta Platón, parece que el pensamiento de Sócrates se forjó desnudando y rehaciendo los falsos argumentos de aquellos presuntos sabios. Hoy los sofistas se han mudado de la filosofía a la política, entre otras razones porque ésta es más lucrativa. Muchos han ido a anidar en el PP. Aquí van algunos ejemplos.

>> Sigue...


Carta a Irene y Pablo Iglesias

21.05.18 | 19:21. Archivado en Política

No quisiera con estas líneas ser agresivo sino ayudar a reflexionar. De hecho, tengo publicado por ahí un gran elogio del discurso de Irene cuando la pasada e inútil moción de censura; y he confesado también que voté por Podemos en las primeras elecciones en las que concurría. Ojalá estos pobres datos me autoricen a deciros que la historia de vuestro famoso chalé me ha producido un profundo dolor y me ha confirmado una vez más en la infinita capacidad que tenemos los humanos para engañarnos a nosotros mismos, encontrando justificaciones para egoísmos inconscientes. De esos engaños quisiera hablaros en esta carta.

>> Sigue...


Igualdad: Que no decaiga

07.05.18 | 16:44. Archivado en Etica, Política

A dos meses del clamor mundial del 8M, conviene volver sobre él. Hay que recordarlo y regarlo para que siga creciendo. Sean cuales sean sus frutos futuros parece innegable que, aquel día, la igualdad volvió a cobrar importancia en las mentalidades humanas. Esa igualdad que la revolución francesa proclamó y esterilizó a la vez, por una falsa concepción de la libertad, que dejaba de ser sujeción a un poder exterior, pero para pasar a ser sujeción al propio ego. Desde ahí sólo podía brotar una libertad contra la igualdad y contra la fraternidad. ¡Qué pena!

>> Sigue...


¿Patria o matria?

16.04.18 | 17:49. Archivado en Política, Teología

Las teologías feministas han puesto de relieve una trágica patriarcalización del lenguaje sobre Dios que origina una imagen deformada de Dios, con consecuencias nefastas para la fe. Es inevitable que el lenguaje llegue a nosotros configurado por una historia y por las limitaciones de esa historia que muchas veces ya no podemos cambiar pero, al menos, deberíamos comprender, aclarar y esquivar. En el tema de Dios nuestro cristianismo ha deformado el segundo precepto del decálogo, diluyendo la prohibición radical de “hacer imágenes de Dios” en un “no tomar el nombre de Dios en vano”.

>> Sigue...


Carta a Cristina Cifuentes

06.04.18 | 18:28. Archivado en Etica, Política

Querida señora Presidenta: He pensado siempre que Usted era la cara más presentable del PP y he deseado que pudiera sustituir a D. Mariano. Por eso me encuentro ahora perplejo ante su situación y su modo de proceder. Pregunta Ud.: ¿por qué tengo que dimitir? Creo que esa pregunta tiene una respuesta de ética política y otra de ética personal.

>> Sigue...


Rajoy: Lo que va de ayer a hoy

05.03.18 | 12:15. Archivado en Política

En el corto espacio de que dispongo, caben al menos tres puntos para reflexión.

1.- Mujeres y hombres.

Ayer: “quiero que la niña que nace en España… reciba una educación como la mejor, que se pueda pasear por todo el mundo…, que sienta un inmenso orgullo por ser española, por pertenecer a esa nación que le habrá ofrecido las mejores oportunidades” (campaña electoral del 2011).

>> Sigue...


Carta al juez Llarena

07.02.18 | 18:26. Archivado en Política

¿Puede un simple ciudadano expresar respetuosamente su perplejidad ante algunas actuaciones de la justicia que considera injustas? Me estoy refiriendo al problema catalán y por eso debo comenzar diciéndole que, antes de esta carta, me he sentido llamado a criticar los pasos del independentismo: no porque crea que no se puede ser independentista, sino porque estimo que se ha llevado a cabo el proceso a base de ilegalidades, mentiras y falta de democracia auténtica. Para no hablar del lamentable ridículo de un señor Puigdemont, cobarde primero y egótico después.

>> Sigue...


Análisis en forma de estrambote

23.12.17 | 18:31. Archivado en Política

Me había despedido de este tema. Pero allá en el cole nos enseñaban que los sonetos tienen a veces un estrambote. Como aquel de Cervantes (”pidió el capelo, requirió la espada, miro al soslayo, fuese y no hubo nada”). A ver pues si me analizo las elecciones de ayer, y luego ya no hay nada.

Con frecuencia los resultados desmienten las encuestas. Pero no del todo. Porque lo que sí se ha cumplido es que las elecciones iban a llevarnos a una situación muy difícil de casi ingobernabilidad. Dicho esto quisiera analizar los puntos que me parecen más destacables.

1. ¿”Catalunya es bona si la bolsa sona”?

De momento parece que el IBEX ha comenzado a bajar. Quizás eso no sea significativo porque el IBEX es más caprichoso que un muelle. Pero si el resultado de ayer provocara otro retroceso económico en esta tierra, lo sentiría mucho: porque eso afectaría sobre todo a los que están peor. Los políticos y gobernantes catalanes, con sus sueldazos, ni se enterarían.

2. Votar “contra”

Mi primera impresión es que han sido unas elecciones sentimentales. En el caso de Arrimadas puede haber habido algunas papeletas con sentido práctico que veían en C’s el voto más útil. Pero tanto Arrimadas como Puigdemont deberían ser conscientes de lo que intenté decirle a Rajoy cuando obtuvo su mayoría absoluta el 2011: “no han votado a favor de Ud sino contra el otro”. En este caso: contra la unilateralidad por una parte y contra el PP por la otra. No puedo cerrar los ojos al dato de que Ciudadanos parece tener aún menos sentido social que el PP. Que ya es decir.

3. Falsas justificaciones

Un amigo de Navarra muy interesado por Cataluña me pidió un pronóstico días antes y le respondí: “no puedo darlo porque depende de quien haga la última barbaridad: ése dará la victoria a sus rivales”. Y la última barbaridad la hizo la vicepresidenta del gobierno con sus declaraciones en Cataluña, pocos días antes de las elecciones. Podrá quejarse luego de que les llamen franquistas, fascistas etc. y en esto tiene toda la razón. Pero me parece claro que los disparates de uno no justifican los disparates de otro, como se viene pretendiendo desde hace años en Cataluña. Más bien los del PP deberían pensar hasta qué punto no tienen ni remota idea de lo que es Catalunya.

4. ¿Quién ha jugado en campo contrario?

Oímos ahora de parte independentista ponerse méritos porque han concurrido a las elecciones “en situación de desventaja”: con candidatos en prisión etc. etc. Por el otro lado oímos que los independentistas han jugado con ventaja porque les habían dado elementos más que suficientes para presentarse como víctimas, y el victimismo viene siendo factor decisivo en todo este proceso. Cada cual se quedará con el argumento que más le convenga y ello seguirá fomentando la incomunicación>. Quizá valdría la pena reconocer honestamente que ambos razonamientos tienen verosimilitud.5. La gran sorpresa

Nadie esperaba que la antigua Convergència adelantara a Esquerra: sin nada de programa, sin otro objetivo que reivindicarse frente al enemigo. Aquí es donde más se nota el voto meramente sentimental. Quizá se ha cumplido lo que sugerí aquel 27 de Octubre famoso: que las elecciones convocadas por Rajoy les han dado más fuerzas que unas elecciones convocadas por el mismo Puigdemont: porque lo que aquí importaba es halagar los sentimientos de los suyos y conseguir el máximo victimismo posible. Votar contra Rajoy era mucho más seguro que votar sobre Puigdemont. Y es que la antigua Ciu no pretende tanto independizarse de España cuanto “huir de España”: porque, sean galgos o podencos, les vienen pisando los pies todas las cuestiones pendientes del 3% y de su balón de oro de la corrupción catalana, en disputa precisamente con el otro balón de oro corrupto del PP.

6. Un dato significativo

El independentismo no ha ganado en ninguna de las grandes urbes de Cataluña y crece o se mantiene en el campo y en poblaciones menores. Eso parece abonar la tesis de que los nacionalismos suelen ser más grandes en los lugares más pequeños o más intensos en los lugares más aislados, como vemos también en Estados Unidos. La América profunda y la Cataluña profunda parecen coincidir aquí. Esta última además, favorecida por la ley d’Hont

7. ERC

La victoria de Puigdemont la siento sobre todo por Oriol Junqueras: porque, comparta o no comparta sus posiciones, me ha parecido siempre más ético, más coherente y más sincero que el otro “capitán” capaz de abandonar antes que nadie el barco que se hunde, mientras parte de su tripulación va la cárcel. Y luego, en vez de reconocerse huido se llama “exiliado”. Cuentan de Junqueras que entró en prisión repitiendo aquello de Jesús: “perdónales porque no saben lo que se hacen”, y algo de razón tenía. Si ahora tiene una biblia en la cárcel le recomendaría ahora leer el comienzo del capítulo 12 de Jeremías: “Señor ¿por qué prosperan los más deshonestos y viven en paz los traidores?”.

No obstante, creo que Esquerra debería reconocer un error que ha cometido últimamente: las prisas. No ha sabido mantenerse pacientemente en su crecimiento lento pero seguro, y acelerándose. Por precipitarse en conseguir la cima antes de hora, se ha precipitado en el abismo, porque los números son tozudos

8. ¿Números cantan?

El porcentaje votos, según la prensa de hoy, está en 47’5 de independentistas y 50’9 de no independentistas. Según la SER, 2,051646 de independentistas y 2,150000 de no independentistas. Con estos datos no se puede ser impaciente. Pero mi problema es que oyes a los primeros y te dicen que han ganado no sólo en escaños sino en votos. Me limito a preguntar: ¿es que no podemos ponernos de acuerdo ni en las cifras? Y otra vez: ¿es que una ventaja mínima, si se diera, basta para decisiones de este calibre?

9. Lo que más temo

Para el PP es un problema serio su debacle en Cataluña; pero temo que ese desastre resulte compensado por su fortalecimiento en España y que, si hoy hubiera elecciones generales, el PP subiría. Se cumpliría así el absurdo que me viene subyugando desde que empezó esta historia: el PP busca destruir a los independentistas y, en vez de eso, se destruye así mismo en Cataluña. Los independentistas buscan la victoria y, en vez de eso, dan victorias al PP en España.

Por eso sospecho que un factor decisivo para la situación actual fue la vergonzosa incapacidad de nuestros partidos, a lo largo del 2016, para impedir que el PP siguiera gobernando en España. Y aquí tuvieron su parte las prisas y la ceguera de Esquerra, cuando no quiso sumarse al No a Rajoy si no recibía algo a cambio, y se mantuvo al margen. Pero ¡no era momento de pedir nada sino de preparar los caminos! ¿Dónde queda aquello que parecía tan válido de pensar globalmente y actuar localmente”? El resultado fue que eso tan simple de que “no es no”, acabó significando que “no es sí”. Y ahí me parece que está “la madre de todos los problemas” de hoy.

10. “O tempora o mores”

Parecería justificado gritar aquello de “o tempora o mores” si no fuese tan viejo que ya lo gritó Cicerón hace más de dos mil años… Señal de que la cosa no es tan grave y de que la historia, formalmente, es siempre la misma, porque nuestra pasta humana es la misma ayer que hoy. Por eso sería mejor rezar la clásica y doble petición al Espíritu Santo: “llena nuestros corazones” y “visita nuestra mentalidades”. Porque si logramos tener el corazón lo más lleno posible de buen espíritu, será más fácil entendernos. Y si nuestro modo de abrirnos y de mirar está limpio de subjetividades, quizá nos acercaremos más a esa realidad inalcanzable del todo.

Y para los que no rezan, parodiar aquellos versos del maestro Machado: “Catalán que vienes al mundo – te guarde Dios. - Una de las dos Cataluñas – ha de helarte el corazón”.
(22.XII.2017)


Domingo, 21 de octubre

BUSCAR

Editado por

  • José Ignacio González Faus José Ignacio González Faus

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031