Miradas cristianas

Rajoy: Lo que va de ayer a hoy

05.03.18 | 12:15. Archivado en Política

En el corto espacio de que dispongo, caben al menos tres puntos para reflexión.

1.- Mujeres y hombres.

Ayer: “quiero que la niña que nace en España… reciba una educación como la mejor, que se pueda pasear por todo el mundo…, que sienta un inmenso orgullo por ser española, por pertenecer a esa nación que le habrá ofrecido las mejores oportunidades” (campaña electoral del 2011).

Hoy: si el salario de la mujer es un 20% inferior al del varón, “no nos metamos en eso; los gobernantes debemos ser muy cautos a la hora de saber cuáles son nuestras competencias y cuáles no; y desde luego no hay ninguna que sea igualar salarios” (Onda cero, enero del 2018)…

Dos consecuencias: Alemania, Islandia, Reino Unido tienen unos gobernantes incautos que han tomado medias igualatorias sobre la retribución de hombres y mujeres.

Y además: aquella niña de Rajoy dejó de ir al colegio a los 14 años: no se renovó el contrato al padre y, en su lugar, contrataron a la madre por un sueldo claramente inferior, en una empresa turística boyante. La madre decidió llevar consigo a la niña que podía hacer a escondidas algunas labores de limpieza y compensar así la diferencia de sueldos. La niña, más que orgullo de ser española, sentía dudas por algo que una vez oyó al cura en la parroquia: “mejor es ser honrado con poco, que ser malvado en la opulencia” (salmo 37,16). Y es que el empresario la enredaba con que, si posaba desnuda, ganaría mucho más. Así fue: en dos horas de fotos ganó más que en un mes de limpiezas. Pensaba cómo darlo a su madre poco a poco, cuando el empresario la violó, amenazando con enseñar las fotos a sus padres. Aquel día la niña se echó al tren a la salida del trabajo. Lo que va de ayer a hoy.

2.- Justicia social.

Ayer: “dedicarme a los problemas que ocupan a la gente”. Hoy: “no politicemos el tema de las pensiones”; un buen gobernante no tiene competencias “en eso de igualar salarios” (entrevista citada).

Pero ¿ni siquiera puede establecer un mínimo justo, por debajo del cual nadie puede quedar? ¿Tiene en cambio competencia para vaciar el 90% de la hucha de las pensiones y decidir luego que suban sólo un 0’25% cuando el coste de vida sube el 2%, alegando que no hay dinero para más? ¿Y abordar luego el problema catalán apelando a que “no puede tolerar desigualdades entre los españoles”? Quizá quiso decir (con el Trump que todos llevamos dentro pero con una educación que Trump no tiene) que por qué había de preocuparse él por unos “españoles de mierda”. Pero un español bien educado nunca dirá eso por más que lo piense.

3.- Sobre estas preguntas hay múltiples respuestas. Pero, si un gobierno apela al “humanismo cristiano” como fundamento de su política, habrá que recurrir a ver qué dice ese humanismo. Veamos pues algunos ejemplos:

“Tengan presente los ricos y los patronos que oprimir para su lucro a los necesitados y desvalidos, buscando su ganancia en la pobreza ajena, no lo permiten las leyes humanas ni las divinas. Defraudar a alguien en el salario debido es un gran crimen” (RN 20: la más conservadora de todas las encíclicas sociales de la Iglesia)…

“El trabajo ha de ser remunerado de tal modo que se den al hombre posibilidades de que él y los suyos vivan dignamente su vida material, social, cultural y espiritual” (Vaticano II, GS 67). Pero ¿es que no se puede vivir muy dignamente en la precariedad?...

“La sociedad y el estado deben asegurar unos niveles salariales adecuados al mantenimiento del trabajador y su familia incluso con una cierta capacidad de ahorro” (CA 15). “El salario justo permite el acceso a los demás bienes que están destinados al uso común” (EG 192).

Es sólo una muestra pequeña. Se objetará que esas palabras son profundamente antieconómicas, y quien intentara ponerlas en práctica no podría prosperar, ni siquiera sostenerse. Concedido. Pero entonces hay que ser coherentes y sacar la conclusión que de ahí brota: si un sistema sólo puede funcionar y mantenerse a base de injusticia, de crueldad y de inhumanidad, eso es señal clara de que tal sistema es injusto, cruel e inhumano. Es la conclusión que saca Francisco: “el sistema social y económico es injusto en su raíz” (EG 59): porque, según constatación de Juan Pablo II cada vez más patente, produce “ricos cada vez más ricos, a costa de pobres cada vez más pobres”.

Podremos mirar a otro lado: hemos ganado un campeonato de Europa, Messi es el mejor de todos los tiempos; o ¿cuál será la próxima sorpresa en esa mala partida de ajedrez entre Puigdemont y Rajoy?… Son cosas halagüeñas o entretenidas. Pero el problema es que no enjugan ni una lágrima de aquella niña, ni de sus padres, ni de tantos jóvenes sin poder independizarse y sin futuro.

Hoy, en 2018, estas palabras son sólo para cristianos: las izquierdas han preferido abandonar esa causa porque ya no se ganan elecciones con ella. No se puede servir a Dios y a la riqueza y nosotros hemos elegido lo segundo. Por eso este artículo vale sólo para creyentes. Quizá también para “querientes”. Pero de estos hablaremos en un próximo artículo.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Mariví 15.03.18 | 22:31





    Comento aquí porque el cretino de la "Teología sin censuras" se dedica a censurarme, a borrar mis comentarios críticos y a banear mi usuario:

    José María Plastillo es un pesao, y un pelota papólatra. Pero ya no engaña a nadie: no es católico, es un engañabobos.
    Hicieron bien en darle la patada en el culo.




  • Comentario por anuncia 10.03.18 | 20:50

    En lo que va de ayer a hoy, Rajoy ha demostrado que no entiende mucho de moral o de ética, pero...¿y los que le votan?

  • Comentario por la mofeta de Franz 06.03.18 | 22:33



    José María Pastillo es un pelmazo. Solo escribe para que veamos lo erudito que es. Es bueno leerlo cuando tienes insomnio, no falla.



Domingo, 23 de septiembre

BUSCAR

Editado por

  • José Ignacio González Faus José Ignacio González Faus

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930