Miradas cristianas

Del sexo al gender

04.02.17 | 10:27. Archivado en Autor

Algunas feministas se han sentido extrañadas o molestas porque les parece que el actual obispo de Roma, en su escrito sobre la alegría del amor condena la actual reivindicación del llamado “gender”. Las palabras de Francisco son: “Una ideología genéricamente llamada ‘gender’, que niega la diferencia y la reciprocidad natural entre el hombre y la mujer… lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer” (55). Ya había dicho algo de eso en la encíclica sobre la ecología (ns. 115 y 155). Y dicen que en esta dirección va a orientarse la hipotética nueva constitución para Cataluña.

No sé si las palabras de Francisco son suficientemente claras, ni qué entienden todas las gentes de corazón progresista, por eso del gender. Es significativo que se haya impuesto en todo el mundo la palabra inglesa, porque indica que no vale en este momento la traducción ordinaria de “género”. La definición más pedagógica creo que la da la respuesta de una mujer embarazada cuando le preguntaron si el feto era niño o niña: “¡Ah! Eso ya lo decidirá el bebé cuando sea mayor”.

Si esa respuesta sorprende a algunos, puede ser bueno examinar un poco cómo se ha llegado históricamente hasta ese modo de ver. Distinguiría tres etapas.

1.- En la antigüedad el sexo corporal era determinante inevitable de roles sociales. Cuando los humanos eran cazadores, no se cazaba con escopeta, y las guerras se hacían cuerpo a cuerpo, resultaba lógico que las mujeres no fueran cazadoras ni guerreras. El sexo determinaba casi fatalmente las tareas sociales. Y cuando ese determinismo se rompía, era sólo en casos excepcionales, como en la historia de la Judit bíblica.

2.- Cuando cesa el nomadismo, aparecen las ciudades y, con ellas, la vida política, va abriéndose camino la diferencia entre sexo y género. No obstante tropezará con esa convicción tan grecolatina, de que la política (y la economía) son para los hombres y la casa para las mujeres. Muchos todavía mamamos eso de niños.

El genio de Aristóteles cree que la mujer es inferior al varón, aunque tenga la excusa de que entonces no se conocía el óvulo y se pensaba que todo el poder generador estaba en el macho (la hembra era sólo una tierra donde se siembra). Y es llamativo que un talento como el de Platón reconozca, por un lado, que la mujer puede estar tan dotada como el varón para esas otras tareas: pues la realidad mostraba que llevar una de aquellas casas antiguas, con su colección de esclavos y familias de éstos, requería un talento empresarial muy distinto de aquel “sus labores” que figuró antaño en muchos documentos de identidad femeninos, para designar las tareas domésticas.

Pero, por otro lado y a pesar de eso, Platón se mantiene en que el lugar de las mujeres es la casa y el de los hombres “la polis”. Es el clásico “pagar tributo a la herencia recibida”, cuando ya han cambiado las circunstancias que generaron esa herencia. Dado que la casa (el oikós) era en Grecia la matriz de la polis, esto podría no haber implicado ningún patriarcalismo. Pero no fue así: la autoridad última de la casa era el varón, el llamado “paterfamilias” (derivado del oikodespotês, el hombre que daba nombre a la tribu, y que ha llegado hasta nosotros en la norma, hoy por fin cuestionada, de que el primer apellido sea el paterno). Pablo parece ser el único que supo distinguir entre el evangelio de Cristo y la herencia cultural recibida en este punto, creando escándalo en la primitiva iglesia y en el mundo pagano, y viéndose rebajado después.

En cualquier caso, la sociedad irá comprendiendo que las diferencias corporales no tienen por qué marcar diferencias sociales, aunque pueda quedar pendiente la cuestión de si eso vale para todos los casos, o si hay algunas tareas sociales más propias de un sexo y si algunas exclusiones, aunque no vengan directamente determinadas por los órganos sexuales, resultan aconsejadas por consecuencias derivadas de la corporalidad. Por ejemplo: la igualdad absoluta demandaría aquí, no sólo que las mujeres practiquen el fútbol o el boxeo, aparte de los varones, sino que los equipos de nuestra liga estén compuestos por hombres y mujeres, y que valga lo mismo para el boxeo...

En total, con excepciones o no, ya parece comúnmente aceptado que la sexualidad corporal no debe determinar el género de tareas sociales que cada sexo ejerce. Y aquí me parece importante otra observación: la Iglesia debe preguntarse si no le estará pasando lo mismo que a Platón y estará dando un mal ejemplo en este punto, al rechazar el ministerio de la mujer. Dice estar obedeciendo a Jesús, pero quizás está pagando tributo a una tradición cultural recibida, ganándose así el conocido reproche de Jesús: “quebrantáis la voluntad de Dios por aferraros a las tradiciones de vuestros mayores”. Indicio de ese error puede ser la increíble declaración de aquel obispo: “las mujeres no pueden ser curas como yo no puedo parir”. Es lógico que uno de los factores decisivos para la génesis del feminismo fuera la reacción contra esa lógica pseudodeterminista: porque esa presunta determinación no era algo natural sino cultural.

3.- El gender da un paso más:
la identidad no la determina la constitución corporal, ni tampoco la sociedad y la cultura, sino que es decisión exclusiva de cada individuo y su libertad, una libertad que puede no ya ignorar, sino contrariar la naturaleza. Tener pene o vagina, ovarios o testículos, no tiene nada que ver con el ser hombre o mujer. Aquí se sitúa la anécdota contada al principio de esta reflexión y que es rigurosamente histórica. Ya no es que los órganos sexuales no condicionen papeles sociales o que deban servir para algo más que la reproducción: es que son un puro juguete para jugar a lo que se quiera: al mus, al tute o a la podrida; y sirven sólo para disfrutar de ellos como se quiera, pero no para la reproducción, tal como había profetizado la todavía actual novela de A. Huxley, Un mundo feliz. Como ejemplo: hace años escuché la queja de una muchacha que acababa de tener su primer hijo y a quien el marido le prohibió darle el pecho “para que no se te estropeen los pechos”: porque “tus tetas son mías” (citas literales).

4.- Esta evolución permite percibir las diferencias entre la ideología del gender y la perspectiva de género. Si esas diferencias son exactas, como creo, llega el momento de comentarlas.

4.1.- En el gender se toma la pie de la letra la primera concepción sartriana de la libertad, según la cual la existencia (y con ella la libertad) precede a la esencia. Concepción que Sartre corrigió al final de su vida en una célebre entrevista a Le Nouvel Observateur3. Muchos partidarios del gender han apelado a la célebre frase que abre El segundo sexo de Simone de Beauvoir: “no se nace mujer, se llega a ser mujer”. Pero, en la autora francesa, esa frase tenía el sentido dinámico de Píndaro que después retomó Nietzsche en su Ecce homo: “hazte aquello que eres”; y valía sólo para las mujeres. Ahora en cambio, su punto de partida ya no es una constitución dinámica, sino la nada misma: cualquiera puede llegar a ser mujer. El descubrimiento tan moderno (y exagerado) de que no “tengo un cuerpo” sino “soy mi cuerpo” desaparece para volver a lo anterior (también exageradamente): sólo “tengo” un cuerpo. Como tengo unos cabellos que me puedo cortar, dejar crecer, teñir y peinar como quiera. Ello me parece una ofensa al feminismo.

4.2.- La antropología latente al gender es la del individualismo norteamericano extremado que hoy se nos impone: ni la naturaleza, ni la cultura (o sociedad) pueden imponerle al individuo su identidad sexual. Ese individualismo desconoce todo también el personalismo de Mounier y que, constitutivamente, el ser humano es tan relacional como individual. El cuidado, tan necesario en toda vida humana –tanto el darlo como el recibirlo-, y tan gráfico en el amamantar, desaparece de la constitución corporal y de la base material del ser humano: será una cosa que depende sólo del gusto de cada individuo.

¿No resulta eso profundamente antiecológico? ¿Acabaremos tratando a nuestros cuerpos como hemos tratado a la tierra? Quizá por eso Francisco aludía a este tema en la encíclica sobre el drama ecológico y el cuidado de la tierra.

4.3.- Se busca así desligar la relación sexual de todo ese universo relacional de la persona, donde cada cual es hombre o mujer frente al otro. Ya no se busca en esa relación aquello de “serán una sola carne” sino que “serán muchos y variados polvos”. Y los corridos mexicanos ya no podrán cantar aquello de “recuerda un poquito quien te hizo mujer” (o varón).

Cito esa última frase deliberadamente; pues me parece más exacta que el tópico de “la media naranja”: en la relación hombre-mujer no se trata de dos mitades incompletas sino de dos seres completos y bien diversos que llegan a una unidad mayor en su relación: lo de “ya no son dos” no se dice de dos mitades sino dos seres; por ahí va la bíblica “semejanza” con Dios y, por tanto, esa relación se expresa mucho mejor en términos de reciprocidad que de complementariedad (así lo hace Francisco en el texto citado al principio). Aquello de “no separe el hombre lo que Dios unió”, vale aquí mucho más que en el problema de admitir a la comunión a divorciados, donde tantas veces no está claro si Dios había unido algo.

4.4.- Sospecho que, muerto Dios, ya no tiene sentido mirar la diversidad sexual como un dinamismo hacia “la imagen y semejanza de Dios” antes citada. Negada la trascendencia no hay nada que trascender en la relación sexual. Pero como, a pesar de todo, la relación sexual afecta a las fibras más hondas de la persona (tiene siempre un “plus” psíquico), ese plus saldrá por otro lado, en forma de dominio, egolatría, libertinaje, posesividad, celos, violencia sexista…

4.5.- Todo eso no tiene nada que ver con el feminismo. Consecuencia de los dos puntos anteriores es que la desigualdad no tiene nada que ver con la diversidad: ésta debe ser mantenida y aquella desterrada, so pena de ir a dar en una falsa concepción que ha sido muy típica de la Iglesia, y que confundía la unidad con la uniformidad.

Creo ser, y quisiera ser, feminista de corazón. Pero creo también que todas las grandes causas pueden desvirtuarse y eso les hace mucho daño. Y que nuestra hora se caracteriza por una tendencia generalizada a, más que “servir a una causa noble”, servirse de ella en provecho propio. Sería trágico que el gender acabe siendo respecto del feminismo, lo que fue el comunismo real frente al verdadero socialismo.

Sorprende en este contexto, lo poco que las feministas se han implicado en las dos causas más esclavizadoras de la mujer: la trata de mujeres y la situación de la mujer en lugares como Afganistán. Ambas merecerían una cruzada universal. En vez de eso tales cruzadas se hacen para el lenguaje inclusivo y causas así, de las que valdrían otras palabras de Jesús: “conviene hacer esto pero sin descuidar ni omitir lo otro”.

4.6.- Más que el feminismo, creo que han contribuido mucho a la ideología del gender los grupos GLTB (gays, lesbianas, bisexuales y transexuales), un conjunto muy dispar, donde hay algunas gentes con unos sufrimientos y una dignidad dignas del mayor respeto, y otras gentes de frivolidad muy poco humana, resumible en lo que me dijo hace unos años, un buen muchacho que andaba luchando por salir de esa frivolidad: “para mí el sexo ha sido como tomarte un gintonic, pero mucho más sabroso y, si eres hábil, un poco más largo. Nada más”. Pero quizá ambos grupos se sienten unidos por una comprensible necesidad de reconocimiento exterior que supla la falta de plena aceptación interior de sí mismos.

No quiero entrar ahora en discusiones de carácter más científico sobre esos colectivos, pues no me siento preparado para ellas. Pero sí creo posible establecer dos normas de conducta: por un lado la necesidad de dar a estos grupos minoritarios un cauce lo más digno posible. Por otro lado, dar cauce a lo minoritario no puede significar erigirlo en plenamente igual o equivalente a lo mayoritario, o incluso en ley para el todo (“proyectos educativos y directrices legislativas” decía Francisco). Esto segundo sería contrario a la pretensión de una sociedad plural en un estado laico.

4.7.- Me temo que, en toda esta cuestión donde tanto se arguye esgrimiendo derechos, quedan unos derechos muy pisoteados que son los de los niños, precisamente porque no pueden defenderse. Atravesamos una época cultural en que los derechos son vistos mucho más (y casi exclusivamente) como un arma en favor propio, que como una llamada que me llega del otro. A una manifestación contra los CIES acudirán a lo más cincuenta o cien personas, pero a una manifestación para reivindicar algo “para mí” acuden miles.

Eso muestra que hemos olvidado la recomendación insistente de aquel paradigma de la izquierda que fue Simone Weil: para que los derechos humanos funcionen bien, es imprescindible una “Declaración de los deberes humanos”. En vez de eso, por ejemplo, se presupone que las consecuencias de todos los devaneos eróticos de los padres no afectan para nada a los niños. Nunca se habla del dolor impotente, la inmensa soledad y el desconcierto de muchos niños y muchachos (ellos y ellas) ante la conducta de sus padres en este campo. Simplemente se da gratuitamente por supuesto que eso a ellos no les afecta nada, cuando no se los incita contra el otro progenitor, o se convierte la “custodia compartida” en un “abandono compartido”.

Lo dicho anteriormente sobre la ausencia del cuidado se activa aquí. Hay veces en que a los niños se los quiere como juguete o descarga de la propia afectividad, no como sujetos frente a nosotros y más débiles que nosotros. El niño-objeto sustituye a la antigua mujer-objeto cuando, precisamente frente a ellos (por su debilidad y porque son el futuro), habría que elegir lo mejor. Irónica y divertidamente comentaba una vez una buena mujer sobre los hijos: “cuando son pequeños te los comerías a besos; cuando crecen te arrepientes de no habértelos comido…”. Habría que procurar que eso no deje de ser una humorada irónica para convertirse en una realidad y que, cuando ya no están para comérselos o para presumir de ellos, estén para prescindir de ellos. Sobre todo cuando comienzan a crear mil problemas con sus crisis, sus rebeldías y sus oscuras batallas para cuajar como seres humanos.

Por supuesto, de ningún modo pretendo decir que estos problemas y peligros no se den en los dos primeros capítulos del proceso descrito. La pasta humana es la misma en todas las personas. Sólo clamo para que no los olvidemos aquí, como excusa para una falsa libertad nuestra.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Sergio Podadera Moya 13.02.17 | 12:27

    Es bueno que hayamos descubierto que todo hombre tiene una parte femenina y toda mujer una parte masculina, pero no hasta el punto de aceptar las absurdas teorías de género que prácticamente niegan al varón y a la mujer, que rechazan el sexo natural y cómo éste determina profundamente nuestro ser tanto biológica como interiormente. Eso no es mente abierta, eso es locura. Cuando alguien es hombre y muestra cuidado, ternura, empatía eso está bien, hay muchas maneras de ser hombre y no por serlo uno tiene que ser competitivo y agresivo (de hecho el machismo es típico de hombres incómodos con su masculinidad, acomplejados). Pero cuando alguien es hombre y dice ser mujer entonces ahí tenemos un problema que no necesita apertura de mente, lo que necesita es un buen psiquiatra.

    Por supuesto que el hombre debe hallar una cierta "feminidad" en sí y la mujer lo mismo a la inversa. Pero ¿cómo logramos esto si no es aceptando precisamente que somos diferentes y, por tanto, complementa...

  • Comentario por Sergio Podadera Moya 13.02.17 | 12:16

    Por fin leo algo interesante sobre la sexualidad humana que va más allá de "varón y mujer los creó" (absolutamente cierto, pero requiere matices) pero también de "soy hombre o mujer si me da la gana y porque me da la gana" (no es cierto: nuestra sexualidad no condiciona totalmente nuestro ser pero es TAMBIÉN nuestro ser, nuestro destino).

    Está claro que no podemos volver a los estereotipos pasados de hombres y mujeres, la "princesa" y el "guerrero" (la mujer recluída en casa cuidando de su mantenimiento y de los niños, el padre trabajador incansable y cabeza de familia a la cual sostiene enteramente), ni podemos impedir que exista una absoluta igualdad de oportunidades, opciones laborales, etc. para cualquiera independientemente de su sexo. Pero es absurdo pretender que no somos diferentes, incluso opuestos (y complementarios) en gran medida, y eso no tiene nada de malo como tampoco lo tienen necesariamente muchas realidades sociales y estadísticas derivadas de tal diferen...

  • Comentario por luis alberto 12.02.17 | 18:16

    Leo: “Nada tiene que ver con Jesús de Nazaret”.
    Yo diría, que MUCHO tiene que ver Jesús de Nazaret cuando habla de “hombre y mujer”. Por ejemplo leemos en el evangelio: “Dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer”. Otro ejemplo de este gran profeta: “Su nacimiento viene con la presencia de un hombre (José) y una mujer (María). En otras palabras: una familia y a la vez modelo perfecto que hoy nosotros queremos imponer otro “modelo” de familia.
    En suma: “No podemos llamar “derecho” lo que va contra la naturaleza”. Por ejemplo: es natural que el hombre tenga un pene, pero yo, como persona, invocando a la ciencia y con el permiso de la sociedad QUIERO tener otro pene. En el mundo el 99% de varones tienen uno solo pene, sólo el 000000.1% no.
    Saludos y sin ánimo de polemizar.
    Me olvidaba, si no te molesta lo que dice el Papa Francisco, lo siento, porque la fe no es cuestión de gustos, sino, de Revelación.

  • Comentario por Nunca máis 05.02.17 | 19:34

    Como cristiana feminista, me molesta que el papa proponga en su escrito unos modelos de hombre y mujer ya caducos. Las mujeres del siglo XXI no queremos ser "ángeles del hogar" y muchos padres que conozco (de los de familia, no padres de la iglesia) no se sienten nada cómodos educando a sus hijos e hijas dentro de esos roles de género que el papa remarca y que nada tienen que ver con Jesús de Nazaret.. Lamento que no se hable de la discriminación de género que tanta desgracia y muerte provoca (si muerte. Cada año unas 70 sólo en el estado español. NO es un problema del pasado, es un problema de ahora, real), que no se hable en serio de coeducación, de educación en igualad, que no se reconozca la lucha histórica de las mujeres por esa igualdad y por sus derechos (las dos veces que se habla de feminismo es en términos de negación y precaución), que se bromee (si, raya la broma) con la violencia de género y que se distraiga la cuestión hablando de gender sin explicar que se quiere decir.

Jueves, 27 de abril

BUSCAR

Editado por

  • José Ignacio González Faus José Ignacio González Faus

Síguenos

Hemeroteca

Abril 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930