El blog de Miguel Barrachina

De la ruina a la rutina

04.07.12 | 07:58. Archivado en ACTUALIDAD POLÍITICA, ECONOMIA

En el último pleno de la Diputación de Castellón el portavoz socialista hablaba de que el equipo de gobierno se conformaba con “administrar la rutina”, es mucho mejor administrar rutina que la actual ruina.

Y justamente lo que reclaman los españoles, sus empresas, sus familias, sus empleados privados y públicos es eso, normalidad, seriedad, lo que Francesc Colomer llama “rutina”, que no es otra cosa que lo que efectivamente hace esta Diputación como eficaz instrumento de ayuda supervivencia municipal, y por tanto vecinal.

La benéfica “rutina” de la Diputación que dirige Javier Moliner, es record nacional en el pago a los 5.800 proveedores que cobran sus facturas en 35 días y las obras en 28. Rutina es pagar cero de intereses de morosidad, tener superávit de 20 millones, devolver a los bancos 16 millones netos en un año y que cuando les pides dinero, en favor de 75 ayuntamientos necesitados, te ofrezcan mucho más.

Esa es la fantástica rutina, la de la natural buena gestión que siempre debe acompañar a la vocación de servicio público, la que permite ofrecer mayores y mejores servicios –redacción gratuita de proyectos, mantenimiento de extintores, central de compras…- con una plantilla con veinte empleados menos.

Y lo deseable es que la rutina, la normalidad, alcance también al resto de España, y que cuando alguien quiere trabajar encuentre empleo, que las administraciones no gasten el doble de lo que ingresan, que el Banco de España sirva para controlar a cajas y bancos y no tengamos que contratar a dos expertos extranjeros para que nos evalúen.

Cuando los sobresaltos de la ruina socialista pasen, llegará una rutina en la que las pensiones se revaloricen, los salarios públicos no bajen, las empresas no cierren, y se genere empleo. ¿Recuerdan la España rutinaria, incluso sosa, en la que abrieron 500.000 nuevas empresas y se crearon cinco millones de empleos, la de Aznar y Rajoy?

Eso es lo que los españoles desean, previsibilidad, rigor presupuestario –como la nueva ley de déficit cero-, que los proveedores cobren –como ha sucedido este mes con 35.000 millones del Estado- y que el derroche público esté penado con prisión.

Esa es la fantástica rutina, pero antes de alcanzarla habrá que hacer sacrificios. Tenemos una deuda pública de 700.000 millones, hay que hacer muchos esfuerzos, el de esta semana, el de pagar el 10% de las medicinas, nos permitirá ahorrar 7.000 millones, es decir cerrar el 1% del agujero heredado del socialismo, ese que prefiere el sobresalto a la rutina.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por viejecita 11.07.12 | 21:09

    ¡¡¡Bravo por el comentario!!!

Jueves, 21 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930