Medio Ambiente

Ruta Vía de la Plata

29.01.08 | 17:30. Archivado en Rutas y Senderos

La ruta Vía de la Plata... En bicicleta

Recorrer la Vía de la Plata en bicicleta es una opción que, en los últimos años, se ha puesto de moda. A diferencia del Camino Francés, este recorrido permite disfrutar de muchos espacios abiertos y prácticamente vírgenes, propios de la modalidad del ciclismo de montaña. Las cañadas y calzadas romanas se presentan como caminos adecuados para viajar en bici, con escasas pendientes y valles complicados.

Es importante, para no deshidratarse, llevar bastante agua porque las fuentes son escasas y las distancias entre población y población bastante largas. Para no desviarse del camino hay que seguir la flecha amarilla que marca la dirección sur-norte, hacia Astorga. La dirección norte-sur la marcan las flechas blancas, menos abundantes.

La fórmula más sencilla para portar el equipaje es proveerse de unas alforjas o una especie de mochila que se adapta al manillar. No es recomendable usar mochila. Los parches, aceite, llaves, bomba de hinchar o cinta aislante son muy recomendables. Importante es llevar linterna y equipar la bicicleta con luces adecuadas.

No viene nada mal una guía y documentación de la ruta, un impermeable, camisetas de algodón, ropa ligera y un casco. Tan indispensable como este último es el botiquín, saco de dormir, calzado de recambio, ropa interior, jabón para lavar, una navaja, toalla, agujas e hilo. Los guantes, un sombrero y gafas de sol son recomendables.

La ruta Vía de la Plata... En coche

La opción menos costosa, al menos en cuanto a esfuerzo se refiere, es realizar la Vía de la Plata en coche. También es la más cómoda para aquellos que deseen conocer este trazado histórico, sus paisajes, los tramos de calzada romana y los miliarios a modo de visita turística. Lo cierto es que, circulando por la N-630 que va prácticamente paralela a la ruta original, se puede llegar a los puntos neurálgicos de la vía, acercarse a los pueblos que la custodian y entender en qué consiste el llamado Camino de Santiago del Sur.

Aunque el recorrido en coche no permite obtener la Compostela, sí es la fórmula más rápida de conocer este trazado de Interés Turístico Europeo. De hecho, la falta de tiempo lleva a muchas personas interesadas en descubrir la ruta de los miliarios a completarla en coche. Si se elige esta opción habrá que prestar, en determinados puntos, mucho cuidado para evitar molestias a los peregrinos que realizan el trayecto a pie o en bicicleta. Por lo tanto, es recomendable reducir la velocidad para evitar accidentes y polvaredas molestas.

Hay que subrayar que utilizar el automóvil provocará que el turista pierda el encanto de tramos de sierra y dehesas en los que el peregrino de a pie entra en contacto con la naturaleza.

Los albergues

Los albergues son los puntos de parada y descanso por excelencia de los peregrinos. Aunque en la Ruta Vía de la Plata no hay tantos como en el Camino Francés, estos albergues ofrecen al viajero, además de los elementos esenciales para alojarse, una gran acogida y hospitalidad.

Por norma general se encuentran instalados en las antiguas escuelas de los pueblos, en dependencias municipales, en las casas de los maestros y en algunas iglesias. Son lugares humildes, con lo justo para ofrecer techo y agua al caminante.

La mayoría son puntos sin ánimo de lucro en los que no hay que pagar o la cantidad es insignificante, si bien una propina permitirá que próximos peregrinos puedan alojarse en el albergue.

Cómo obtener la credencial

La credencial es el carné que todo peregrino debe llevar consigo. Se trata de un documento que le permitirá pernoctar o alojarse en los albergues de la Ruta Vía de la Plata y recibir atención hospitalaria. Además, acredita que el peregrino ha realizado la ruta jacobea, pues, en cada etapa ya sea en el albergue, ayuntamiento, hospital de peregrinos o iglesia, los hospitaleros imprimirán un sello y la firma en las casillas correspondientes.

La credencial se puede solicitar en la mayoría de los albergues y en algunas parroquias de la ruta. Aunque es más efectivo pedirla con anterioridad y por carta a la Asociación de Amigos del Camino de Santiago, o a las cerca de 30 entidades sin ánimo de lucro que la entregan.

Este documento sólo se otorga a aquellos peregrinos que recorran el camino a pie, en bicicleta o a caballo. Nunca se proporciona a los que lo realicen en coche o en vehículos de motor. Del mismo modo, se puede retirar a los que no cumplan las normas de convivencia en los albergues y hospitales que se mantienen, en su mayoría, gracias al trabajo desinteresado y a las limosnas.

La Compostela

En el momento en que el peregrino haya recorrido todas las etapas o, en su defecto, haya transitado 150 kilómetros en dirección a Santiago, obtendrá La Compostela, el documento que acredita la peregrinación bajo "pietatis causa". Se dispensa en la Casa del Deán, en la calle Rúa del Vilar de Santiago de Compostela, siguiendo una tradición que se remonta al siglo XIV.

Pág. 1 2 3 4


Domingo, 22 de octubre

BUSCAR

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031