Medio Ambiente

La sequedad forestal, el calor y los vientos convierten los montes españoles en una tea

02.08.09 | 12:27. Archivado en Espacios Naturales

Azuzadas por vientos africanos, las llamas que el 21 de julio abrasaron a cinco bomberos de Tarragona y enlutaron España fueron tan devoradoras que poco pudo hacerse por los servidores públicos atrapados en el incendio de Horta San Joan. "¡Sacadnos de aquí!", apremiaron por una frecuencia de radio reservada.

Sus compañeros de dotación, las brigadas de voluntarios y los pilotos del helicóptero que iban al rescate se jugaron la vida entre el humo y las incandescencias, pero debieron retroceder al ser rodeados por lenguas de fuego gigantescas, invencibles, carburadas por rachas de viento que alcanzaron los 80 kilómetros por hora.

Lo que está sucediendo es que a mitad de verano se ha quemado un 80% más de superficie que en 2008, y las once personas muertas hasta el jueves representan el mayor número de fallecidos en incendios forestales desde los 19 de 2005. Una veintena de grandes incendios y miles de focos han destruido más de 75. 000 hectáreas, la mayoría en los últimos quince días, en Castilla y León, Extremadura, Cataluña, Valencia, Aragón, La Rioja, Andalucía y Canarias.

El Colegio Oficial de Técnicos Forestales lo había advertido poco después de las lúdicas fogatas de San Juan, el 21 de junio: la escasa pluviosidad de primavera, las altas temperaturas, la baja humedad del aire, la gran cantidad de vegetación de los montes, y la sequedad, podían convertir a España en una hoguera.

El fuego abrasa la isla de La Palma

Es una de las mayores catástrofes naturales que desde 2005 se recuerdan en la isla canaria de La Palma. Mientras los esfuerzos de más de 300 efectivos continúan centrándose en que las llamas no salten al Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, los cálculos manejados hasta el momento hablan de 1.500 hectáreas quemadas.

Tres focos permanecen aún activos; el más virulento, cerca de El Paso. Los otros dos se sitúan en la comarca oeste y comarca este, en Mazo.

Durante la noche, los esfuerzos de los efectivos en la isla, a los que se ha sumado más personal desde Tenerife y Fuerteventura, se han centrado en formar un enorme cinturón de seguridad en la zona sur para que las llamas no puedan avanzar hacia el norte, fijando tres puntos de contención en Monte Luna y Tigalate, en la pista del Cabrito y en la Ermita de Santa Cecilia, donde existe una corriente de lava volcánica que podría ayudar a frenar las llamas.

VÍA EL PAÍS


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 16 de diciembre

    BUSCAR

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031