Medio Ambiente

Ruta Vía de la Plata

29.01.08 | 17:30. Archivado en Rutas y Senderos

(PD).- Se denomina Ruta Vía de la Plata a un espacio interregional que enlaza el Golfo de Cádiz con la costa Cantábrica uniendo las comunidades de Andalucía, Extremadura, Castilla y León y Asturias.

Este espacio geográfico ha ligado los iniciales caminos protohistóricos con hombres y tierras en las distintas épocas de la historia. Desde los primeros pobladores hasta la Edad Contemporánea, todos han utilizado esta vía de comunicación.

De ahí que, en las ciudades y villas que deja a su paso, coincidan rasgos arquitectónicos y culturales.

En Castilla y León, la Ruta Vía de la Plata penetra por las Sierras de Béjar, se adentra en la dehesa salmantina, atraviesa las capitales de Salamanca y Zamora, entrando en la Maragatería.

Desde este punto discurre hacia León ciudad, para dirigirse hacia el Puerto de Pajares. Es aquí donde toma rumbo hacia la costa Cantábrica, para abandonar en Arbas del Puerto (León) esta Comunidad.

El itinerario XXII de Antonino Caracalla

Esta ruta tiene su origen en la calzada romana de la Vía de la Plata que, según el itinerario XXII de Antonino Caracalla, unía Emerita Augusta, la actual Mérida, con Asturica Augusta, Astorga.

La calzada romana es una construcción militar, construida entre los siglos II y I antes de Cristo. Se prolonga a lo largo de 313 millas -unos 463 kilómetros-.

La impronta romana se sucede a lo largo de la calzada donde se conservan tramos empedrados del pavimento original y multitud de piedras miliares. Los miliarios son columnas de cantería labrada de dos metros de altura, aproximadamente, donde figuran inscripciones que aluden al emperador y a las millas que separan la distancia del recorrido.

Restos de fortines, puentes y ciudades de origen romano jalonan la vieja calzada de la plata. A su paso por Salamanca, entre Puerto de Béjar y Pedrosillo de los Aires, se concentra el mayor número de miliarios ubicados en su lugar de origen. Piedras que han subsistido hasta nuestros días, sobresaliendo por su cantidad entre toda la red viaria del Imperio Romano.

El trazado turístico de esta ruta coincide en ocasiones con otras de gran atractivo, que permitirán al viajero no sólo conocer un camino bimilenario, sino otros posos históricos de esta Comunidad. Un itinerario que no defraudará a quien se decida a seguirlo, pues los recursos artísticos y monumentales, se unen a los culturales, históricos y gastronómicos, para hacer de la Ruta Vía de la Plata un camino de alto interés para todo tipo de turistas.

La Vía de la Plata fue, además de una de las vías de comunicación más importantes de la Península, camino de peregrinación hacia la tumba del Apóstol. Es a partir del siglo X cuando la Vía la Plata comienza a acoger el goteo de peregrinos del sur que se dirigían a Santiago de Compostela. El tramo que va de Mérida hasta Astorga, donde enlaza con el Camino Francés, es el de mayor recorrido y cruza de sur a norte el oeste peninsular de España.

No sólo se utilizó a lo largo de la Edad Media, hoy continúa siendo el camino de peregrinación del sur. Durante la Baja Edad Media el camino fue cristianizado por los mozárabes que se sirvieron de él para peregrinar a Compostela. También bajo la dominación islámica sirvió de enlace hacia el norte, de aquí que en ocasiones reciba el nombre de camino mozárabe.

El peregrinar se hizo habitual por la vía hasta tal punto que se conformó el Camino de Santiago del Sudeste. Un punto en el que también confluyen los caminos portugueses de Bragança y Chaves. La influencia santiaguista en la Vía de la Plata es clara. A lo largo del recorrido se suceden iglesias bajo la advocación de Santiago y signos jacobeos.

Pág. 1 2 3 4


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 11 de diciembre

    BUSCAR

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031