Israel, más allá de las noticias...

El regreso del 'un estado' (Judios y Arabes juntos) .El escenario Palestino para superar su crisis interna.

25.03.19 | 16:00. Archivado en identidad

La semana pasada "hablamos' sobre la 'separacion' entre 2 "Palestinas".
Pero existe otro "escenario' y este es el regreso de la idea de 'un estado para 2 Pueblos' que se convierte en un escenario que los Palestinos vuelven a elevar, para tratar de "salir" de su crisis interna entre ellos mismos.
Sobre el tema en el articulo escrito por Michael Milstein y Avi Issacharoff y publicado por la INSS.

El concepto de 'un estado unico para 2 Pueblos" existe en el pensamiento Palestino junto con la visión de "dos estados' desde el inicio del conflicto con el movimiento sionista.

>> Sigue...


El Estado Palestino 'separado'- Gaza por aqui...Ramallah por alla..

18.03.19 | 16:00. Archivado en identidad

El Estado Palestino 'separado' es un articulo escrito por Khaled Abu Toameh el 26 de Noviembre de 2018. Postergue su publicacion en espera de que la Administracion Trump presentara su "Plan del Siglo" en relacion al conflicto Palestino-Israeli. Pero dado que en menos de un mes hay elecciones en Israel y el 'Plan' esperara hasta que sea constituida una coalicion gubernamental, decidi no esperar mas...

Se trata de uno de los temas mas "espinosos" de las relaciones entre los Palestinos...
Seguramente...a la luz de los comentarios de los lectores...habra posibilidad de agregar a el.

"En los últimos 11 años, varios países Arabes han tratado de poner fin a la lucha de poder entre Hamás y la facción Fatah del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás. En vano. Los acuerdos de 'reconciliación' nunca se han materializado.

A principios de noviembre, Hamás empezó a pagar salarios a miles de sus empleados, después de que Qatar enviara a Gaza un subsidio de 15 millones de dólares en efectivo. El dinero lo introdujo el emisario Catarí Mohamed el Amadi a través del paso fronterizo de Erez (con Israel).

El subsidio Catarí se enmarca en los esfuerzos de Egipto, Qatar y Naciones Unidas por lograr una tregua de larga duración entre Israel y Hamás. Se trató del primer desembolso de un total de 90 millones de dólares que el emirato se ha comprometido a enviar a Gaza en los próximos seis meses, según fuentes Palestinas.

Sin embargo, la Autoridad Palestina (AP) y su presidente, Mahmud Abás, siguen oponiéndose a un acuerdo; las informaciones dicen que una de las razones por las que rechazan una tregua entre Israel y Hamás es que creen que allanaría el camino al establecimiento de un Estado Palestino separado en Gaza.

El pasado día 11, Abás volvió a acusar a Hamás de ser parte de una "conspiración" Estadounidense e Israelí para separar Gaza de la Margen Occidental. Además, amenazó con adoptar medidas punitivas contra la Franja, gobernada por Hamás, con el pretexto de que la "conspiración" va dirigida a establecer un Estado Palestino separado en dicho territorio.

La realidad, al fin y al cabo, es que ya hay un Estado Palestino separado en Gaza, y lo hay desde 2007, cuando Hamás se apoderó violentamente del territorio, tras derrocar a la Autoridad Palestina de Abás.

Abás y la AP, que son lo mismo, han vivido desde entonces en la negación. Incluso han ideado una realidad paralela, en la que sigue siendo posible establecer un Estado soberano e independiente en toda la Margen Occidental, Gaza y el este de Jerusalén.

Durante los últimos once años, una serie de países Arabes, incluidos Egipto, el Yemen, Arabia Saudí y Qatar, han intentando poner fin a la pugna entre Hamás y la facción de Abás, Fatah. En vano. Los acuerdos de reconciliación nunca se han materializado.

Hamás y Fatah no han sido capaces de ponerse de acuerdo en la interpretación de los acuerdos de reconciliación. Fatah sostiene que se supone que permiten a su régimen de Ramala asumir el pleno control de Gaza. Hamás, por su parte, rechaza con vehemencia renunciar al control de la seguridad en la Franja. Lo más que Hamás está dispuesta a ofrecer al régimen de Abás es un control limitado sobre la esfera civil, para que se haga cargo de pagar los salarios y de financiar las escuelas, los hospitales y el resto de entidades públicas.

En las últimas semanas, Abás y varios de sus altos mandos de Ramala han advertido de que una tregua entre Israel y Hamás "consolidará" la división entre la Margen y la Franja, lo que allanaría el camino al establecimiento de un Estado independiente y separado en Gaza, gobernado por Hamás. Ahora que parece haberse llegado a un entendimiento entre Israel, Qatar, Egipto y Hamás para mejorar las condiciones de vida de los Gazatíes, Abás y sus funcionarios de la AP están rabiosos, echando humo.

En ese marco, Qatar envió millones de dólares en efectivo a la Franja. El dinero se utilizará para pagar a miles de empleados de Hamás y a las necesitadas familias Gazatíes.

En respuesta, la agencia oficial de noticias de Abás, Wafa, difundió un contundente comunicado en el que se acusaba a Hamás de ser parte de la "conspiración sionista-americana" para separar la Margen de la Franja. Según el comunicado, Hamás está cooperando con EEUU e Israel para establecer un Estado Palestino separado Gaza. "No habrá ningún Estado Palestino sin la Franja de Gaza, y no habrá ningún Estado [palestino separado] en la Franja de Gaza", aseguró Abás, según el comunicado.

Esa afirmación describe de manera totalmente errónea la realidad. Si ya hay un Estado Palestino separado en Gaza, la responsabilidad es de Fatah y de Hamás, no de Israel y EEUU. En realidad, la pugna entre Hamás y Fatah no tiene ninguna relación con Israel, EEUU o cualquier agente externo. Se trata de una lucha por el dinero y el poder.

Ni Israel ni EEUU contribuyeron ni provocaron la toma violenta del poder en Gaza por parte de Hamás. Hamás logró derrocar a la AP principalmente porque las fuerzas de seguridad de ésta, financiadas por Occidente, se rindieron sin presentar batalla.

Desde entonces, Hamás y sus aliados de la Yihad Islámica Palestina (YIP) han convertido la Franja en un Estado Palestino separado e independiente. Hamás y la YIP no reconocen a Abás como presidente legítimo de los Palestinos. Tienen en Gaza su propio Gobierno de facto, su propio Parlamento, sus propias milicias y fuerzas de seguridad e incluso sus propias leyes.

Abás puede seguir presentándose ante el mundo como el "presidente del Estado de Palestina". Pero vive en una ilusión: es obvio que no representa a los dos millones de Palestinos que viven en Gaza, enclave separado y controlado por Hamás. Abás no ha podido poner un pie en la Franja en los últimos once años, y sus posibilidades de volver alguna vez parecen nulas.

Hamás dice que si Abás se atreve a entrar en Gaza, será llevado a juicio por "alta traición", delito castigable con la muerte según las leyes y tradiciones Palestinas. A ojos de Hamás, Abás es un traidor porque se coordina en materia de seguridad con Israel e impone sanciones económicas a la Franja.

Sin duda, Abás sabe que mientras Hamás y la YIP sigan ahí, jamás podrá volver a Gaza. También sabe que está más seguro en Ramala que en la Franja. En Ramala está a salvo porque las Fuerzas de Defensa de Israel están a sólo unos cientos de metros de su oficina y su residencia. Si no fuese por la presencia de Israel en la Margen Occidental, hace mucho tiempo que Hamás habría derrocado a Abás. Es la constante mano dura de Israel sobre Hamás en la Margen lo que mantiene a Abás en el poder.

Es muy probable que Abás no quiera reconocer esta realidad. Y que no acepte ninguna responsabilidad por las divisiones en su pueblo, en particular entre la Margen Occidental y Gaza. En su lugar, intenta culpar a todo el mundo menos a sí mismo de que ya exista un Estado Palestino separado en Gaza. Es surrealista que ande acusando a Israel y EEUU de trabajar en pos del establecimiento de un Estado Palestino en Gaza, cuando éste es una realidad desde hace once años.

El Estado Palestino separado se creó el día en que Hamás se hizo con el control de Gaza. El día en que las fuerzas de seguridad de la AP en la Franja se rindieron a Hamás. El día en que Abás y sus enemigos de Hamás se negaron a honrar los varios acuerdos de reconciliación que han firmado en la última década.

Lo que es aún más surrealista es que Abás acuse a Hamás de colaborar con Israel y EEUU para el establecimiento de un Estado Palestino separado en Gaza. Es una acusación absurda, dado que Hamás sigue persiguiendo la destrucción de Israel y considera a EEUU un enemigo de los Arabes y los Musulmanes.

Al parecer, Abás no quiere que la realidad le confunda. Prefiere mantenerse en su perenne estrategia de culpar a cualquiera menos a sí mismo de las miserias de los Palestinos. El incipiente acuerdo de tregua entre Israel y Hamás sólo confirma la realidad que Abás trata de ignorar desde hace once años: que ya existe un Estado Palestino separado y que está dirigido por Hamás, la YIP y otras organizaciones armadas.

En la imagen, Abás (derecha) y el líder de Hamás Jaled Mashal se encuentran en El Cairo, Egipto, el 24 de noviembre de 2011 (presten atencion a la fecha del encuentro!!) en uno de los intentos de 'reconciliación'(que..por supuesto...no condujo a nada...).


New York Times: la "agenda politica" a favor del terrorismo

11.03.19 | 16:00. Archivado en identidad

El 'New York Times' da alas a la violencia de Hamás es el titulo de un articulo escrito por Alan M. Dershowitz conocido abogado Judio Estadounidense y publicado el 16 de Enero de 2019.
La publicacion fue hecha por Gatestone Institute.

"En el New York Times del 30 de diciembre, domingo –el número más leído de la semana–, la historia principal hablaba de un joven soldado Israelí cuya bala rebotó contra el suelo y mató a una joven doctora Palestina que había admitido ser un escudo (a favor de Hamas) humano y que fue grabada lanzando una bomba de humo. Al día siguiente –en el mucho menos leído número del lunes–, el NYT informaba de los asesinatos y torturas perpetrados por tropas afganas reclutadas y entrenadas por la CIA.

En el articulo se decía que esos soldados afganos habían disparado y quemado a una familia entera, incluso a una niña de tres años. El número de muertes relacionadas con esas unidades (que a veces han sido confundidas erróneamente con el ISIS) no se ha podido verificar, pero hay estimaciones que hablan de centenares en un mes. Al parecer, los responsables del NYT creen que la historia Israelí, que implica a un soldado que disparó a una Palestina en circunstancias controvertidas, merece más cobertura que las matanzas deliberadas perpetradas por tropas Afganas entrenadas por la CIA.

La tendenciosidad queda clara desde el principio del texto. Este tipo de reporteros constantemente caracteriza como "manifestantes" a muchedumbres palestinas en las que hay violentos combatientes de Hamás que portan armas y llevan mapas con objetivos civiles. Los reporteros del NYT dicen que los "protestatarios (...) arriesgan sus vidas para llamar la atención [sobre sus demandas]" o que "atraviesan la valla [que separa Gaza de Israel] y regresan a sus hogares ancestrales en lo que actualmente es Israel".

>> Sigue...


La era de los polos. Como analizarla...

04.03.19 | 16:00. Archivado en identidad

"La era de los polos" es un articulo escrito por URI DEKEL Jefe de la INSS (El Instituto de Estudios de Seguridad de la Universidad de Tel Aviv) y publicado el 9.2.2019

"En una amplia gama de arenas y dimensiones, existe una realidad en la que elementos contradictorios, que producen dualidad y complejidad estructural, coexisten. La dualidad contribuye en gran medida al discurso que existe principalmente en las redes sociales, caracterizado por mensajes cortos que enfatizan las posiciones polares. A medida que las brechas entre las posiciones opuestas se agudizan, a Israel (que no esta interesada en 'mostrar sus cartas") le resulta mas difícil marcar sus objetivos estratégicos y ponerlos en práctica. Las siguientes son las barreras estratégicas:

La campaña de entreguerras: El éxito militar de Israel al dirigir la "campaña de entreguerras" (lo que "sucede' entre 2 guerras declaradas) en la arena del norte del Pais crea dudas si logró el objetivo estratégico de eliminar a Irán de Siria y detener la transferencia de armas avanzadas a Hezbolá, y tal vez incluso eliminarla. El proceso político interno Israeli también motiva un movimiento político complementario sobre la base de esta campaña.

Preservando la disuasión: Israel y sus enemigos, Irán, Hezbolá e incluso Hamas, no quieren la guerra. Se mantiene una disuasión mutua. A pesar de las declaraciones amenazadoras hechas por los portavoces de Irán, Hezbollah y Hamas, junto con la renuncia Israelí a su política de ambigüedad con respecto a sus ataques en la arena del norte, todas las partes están interesadas en permanecer por debajo del umbral de la guerra. Sin embargo, la carrera de armamentos y la acumulación militar de Irán, sus representantes y Hezbolá en la arena del norte están aumentando y causando incidentes que ponen al sistema en mayor riesgo de escalada y conflagración. Lo mismo se aplica a la difícil situación humanitaria en la Franja de Gaza y al intento de Hamas de desviar la presión sobre Israel.

Estados Unidos está saliendo del Medio Oriente: el contraste es particularmente evidente en la política del presidente Trump. Por un lado, Trump está luchando por el estatus de Estados Unidos como una potencia mundial líder, y por otro lado, está rompiendo los principios del orden mundial, dañando las alianzas que fueron una de las bases historicas en la politica internacional de los Estados Unidos y abandonando el Medio Oriente al dominio ruso. Para lograr el principal objetivo de Israel, impedir que Irán se establezca en Siria e incluso rechazarlo, se necesita la intervención de Estados Unidos, como bloquear el puente terrestre iraní entre Irak y Siria, al mismo tiempo que liderar los procesos internacionales que llevarán a la retirada de las fuerzas extranjeras de Siria, ante todo Irán y sus representantes. Sin embargo, una retirada estadounidense unilateral de la región es dejar la arena en manos de Irán y Rusia hará que sea muy difícil lograr el objetivo.

Israel y los Estados Unidos: las cálidas relaciones entre Israel y los Estados Unidos en la era de la administración Trump reflejan el endurecimiento de la alianza entre los dos países, pero se debe tener en cuenta que el Presidente Trump puede cambiar de opinión con respecto a Israel si toma medidas que podrían involucrar a los Estados Unidos en otra guerra en el Medio Oriente. Segun fuentes Americanas La administración Trump está trabajando en un plan de paz para la solución del conflicto israelí-palestino, aparentemente en un movimiento en favor de Israel, y en realidad está tomando medidas para desviar a Estados Unidos del papel de mediador aceptable para ambas partes, pero no toma en cuenta las consecuencias de otro fracaso en el proceso político entre Israel y los palestinos. También en este contexto, la relación entre Israel y el gobierno de Trump puede verse socavada si el gobierno israelí rechaza el plan de Trump cuando sea publicado. Otro factor que podría afectar adversamente estas relaciones es el desarrollo de los lazos de Israel con China, que son un anatema para los Estados Unidos. Las estrechas relaciones con la administración Trump también tienen un impacto negativo en la conexión entre el Estado de Israel y gran parte de la comunidad judía estadounidense, que se opone a la política del presidente Trump. Esto se ve agravado por desacuerdos sobre diferentes puntos de vista de los valores democráticos y los liberales, y el pluralismo en el judaísmo.

El conflicto israelí-palestino: la importancia del conflicto israelí-palestino en el contexto regional e internacional está disminuyendo en relación con otras cuestiones. Sin embargo, los vínculos de Israel con los estados del Golfo y el mundo árabe y musulmán en general no se han institucionalizado a pesar de los vínculos informales sin precedentes y la cooperación sin precedentes sobre la base de intereses superpuestos, principalmente contra la influencia regional de Irán. El principal obstáculo para mejorar las relaciones es la falta de progreso político con los palestinos.

El gobierno israelí perdió su iniciativa con respecto a los palestinos, apoyando aparentemente un proceso político, pero en la práctica se centró en mantener la situación existente. Al mismo tiempo, Israel afirma que carece de un socio para las conversaciones hacia un acuerdo, a pesar del hecho de que la Autoridad Palestina apoya los acuerdos políticos en principio, debido a las dudas sobre la capacidad de la Autoridad Palestina para implementar acuerdos si se formulan. Al mismo tiempo, y en contra de las declaraciones, el gobierno israelí está forjando acuerdos con Hamas, una organización que opera el terror y niega el derecho de Israel a existir. Es razonable suponer que los entendimientos con Hamas no durarán mucho, a menos que se haga un esfuerzo internacional, incluido el interárabe, para rehabilitar la Franja de Gaza, de conformidad con el principio de "rehabilitación a cambio de una acumulación no militar". Desde una perspectiva a largo plazo, Israel debe esforzarse por construir las condiciones que permitan a la Autoridad Palestina renovar su control sobre la Franja de Gaza, incluido el desmantelamiento del ala militar de Hamas de sus capacidades que amenazan a Israel. Esto es para implementar el principio de desmilitarización de la entidad palestina en la Franja de Gaza, como en Cisjordania.

El Índice de Seguridad Nacional de Israel, analizado y actualizado por el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS), ha demostrado que ha habido una disminución dramática en el valor de la paz en las últimas tres décadas en la opinión pública judía israelí y en la confianza que tiene en la implementación de la solución de dos estados. Esto a pesar del hecho de que la solución de dos estados sigue siendo la opción preferida para la mayoría del público (58 por ciento). Al mismo tiempo, el deseo de la mayoría del público (alrededor del 70 por ciento) de separarse de los palestinos sobre la base del esquema político básico de la división de la tierra aumenta gradualmente.

Democracia israelí: El público árabe en Israel se encuentra en una realidad particularmente polar. Por un lado, se integra gradualmente en la esfera civil israelí y se beneficia de los frutos de la política gubernamental, que en realidad promueve el plan quinquenal de inversión en las comunidades árabes. Por otro lado, la identidad palestina de gran parte del público árabe es mal vista entre el público judío en Israel, que la ve como una quinta columna, incita al discurso violento y en contra de ella, y socava su estatus de igual a igual. La "ley nacional" ha fortalecido la brecha entre los sectores judíos y no judíos. A pesar de las declaraciones nacionalistas y la turbia atmósfera pública, la ley en sí misma no cambia la realidad civil existente en Israel, pero socava la dignidad y el sentido de pertenencia de la población árabe. Algunas partes del público ven ciertos pasos tomados por el gobierno israelí como una amenaza para Israel.

Los principales desafíos estratégicos son: Irán, la arena del norte y la arena palestina.

En la actualidad, más que en los últimos años y siguiendo los procesos regionales y globales que han tenido lugar en los últimos años, parece que Israel se ha mantenido sola al enfrentar los dos principales desafíos estratégicos de su desarrollo: el conflicto israelí-palestino y la consolidación de Irán en la arena del norte.

Israel no tiene una visión clara, secreta o abierta con respecto a la cuestión sustantiva de la futura separación: política, territorial y demográfica: de los palestinos, sobre la base de un acuerdo para la partición de la tierra, la anexión de Judea y Samaria y la responsabilidad de unos 2,5 millones de palestinos. El "acuerdo del siglo" del presidente Trump no parece ser un mensaje en el sentido de que será atractivo para Israel, los palestinos o ambos lados, y si no hay sorpresas, no avanzará una solución. Por lo tanto, es correcto adoptar una estrategia que permita flexibilidad y adaptaciones basadas en desarrollos y limitaciones, en una variedad de escenarios posibles. El esquema estratégico para la arena israelí-palestina, presentado por el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional, se centra en cómo proceder para romper el camino de la separación de los palestinos, para prevenir (intencional o no) la realidad de un estado, Para ayudar a fortalecer a Israel como un estado judío, democrático, seguro y moral.

Incluso en la arena del norte, el papel de la acción política es esencial. Irán no abandonará sus dos objetivos estratégicos principales, la capacidad nuclear y la influencia regional, pero se espera que adapte estos planes y la forma de implementarlos a la cambiante realidad regional e internacional, y en consecuencia puede posponer su implementación. Por lo tanto, Irán no retirará voluntariamente sus fuerzas y representantes de Siria. Invirtió demasiados recursos en Siria para renunciar a sus logros en el territorio de este país, lo que es fundamental para su influencia regional, especialmente la fortificación del brazo chiíta occidental. Para este fin, Irán está desplegando una red de medios en Siria, incluidas las fuerzas locales y extranjeras, que ahora están ayudando a Bashar Assad a restablecer su gobierno y que pueden usarse contra Israel, mientras que un movimiento en esta dirección servirá a los intereses de Irán. Irán se esfuerza por fortalecer su influencia en áreas en Siria donde tiene intereses estratégicos, como la frontera entre Siria y el Líbano, e incluso opera un aparato educativo y cultural para inculcar sus percepciones entre varios sectores de Siria. En estos pasos, Irán está consolidando su influencia a lo largo del tiempo, actuando de manera lenta y decisiva, mientras trabaja para apaciguar al régimen de Assad y no para desafiarlo demasiado.

No hay manera de evitar que Irán se establezca en Siria solo en operaciones militares, sino más bien en movimientos políticos. Rusia es la dirección principal para esto. Rusia, a su vez, se ve a sí misma como fuerza de equilibrio para adaptarse a sus propios intereses. Sobre la base de esta evaluación, Israel debería promover movimientos complementarios basados principalmente en Rusia, pero también en el régimen de Assad, para convencerlos de que la construcción continua de los puestos de avanzada iraníes en Siria perjudicaría al régimen de Assad y la capacidad de estabilizar la situación en Siria y comenzar el proceso de reconstrucción. Israel también puede formar una coalición con los pragmáticos estados árabes sunitas, que estarán dispuestos a invertir recursos en la rehabilitación de Siria bajo las condiciones de eliminar a Irán y su influencia allí. Se debe enfatizar que la campaña de entreguerras emprendida por Israel contra la consolidación iraní en Siria podría crear situaciones (daño a las fuerzas rusas o daño grave al régimen de Assad) que conduciría a un cambio en el enfoque de Moscú sobre Israel y sus actividades en Siria.

La manera de mejorar la posición estratégica de Israel es avanzar en su posición regional, a la luz de la superposición de intereses con los principales países árabes sunitas, principalmente para frenar la creciente influencia iraní en la región. La clave para esto es un avance en el proceso político con los palestinos. Un desarrollo positivo en esta dirección será relevante no solo para esta arena en sí, sino que también ayudará a Israel a enfrentar los principales desafíos estratégicos que enfrenta. La tendencia general de que Estados Unidos se distancie del Medio Oriente se basa en la evaluación de que Israel podrá fortalecer su posición regional si asume, en coordinación con la administración de los Estados Unidos, roles regionales estabilizadores, como los que tiene Estados Unidos.

P.D. Tengo varias "objeciones" al contenido del articulo semanal...en respuesta a comentarios tratare de explicarlas...
Atte. Shimshon


Sábado, 20 de abril

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Marzo 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031