Israel, más allá de las noticias...

Arabia Saudita avanza en investigación nuclear

17.12.18 | 16:00. Archivado en identidad

El hecho de que Arabia Saudita avanza en investigación nuclear es un tema complicado para el Estado de Israel.
Por un lado...es un hecho que ese Pais ha estado en conflicto (y tambien "guerra' en 1948) con Israel.
Por otro lado...en la actual coyuntura Internacional, A. Saudita es el Pais Musulman mas posibilitado de tener alianzas con Israel en contra de Iran...que es enemigo de ambos Paises...

El articulo fue escrito por Efraín Asculai, Yoel Guzansky y publicado por la INSS el 28 de noviembre de 2018.

"En noviembre, se colocó la piedra angular de un proyecto para establecer el primer reactor de investigación nuclear en Arabia Saudita. El interés del reino en el camino nuclear no es nuevo, al igual que las preocupaciones de que, bajo ciertas circunstancias y condiciones, puede optar por recurrir a la dirección nuclear-militar. Arabia Saudita plantea importantes argumentos sobre su necesidad de que la energía nuclear civil satisfaga sus crecientes demandas de energía, reduzca su dependencia del petróleo y libere más de ella para la exportación, pero está claro que el principal motivo en este momento para el desarrollo nuclear es la seguridad: La agresión de Teherán que no detuvo sus ambiciones nucleares a largo plazo. Riyadh no podrá completar un proyecto nuclear sostenible sin una ayuda externa masiva, y está negociando con Estados Unidos.

Israel está observando desde un costado y enfrentando un dilema. Por un lado, cuestionar, aunque sea en voz baja, el enriquecimiento en Arabia Saudita en el curso de sus negociaciones con los Estados Unidos puede conducir a que A. Saudita siga sola ese enriquecimiento, y eso lleve a la proliferación regional, mientras que Israel tiene un gran interés en que ese enriquecimientro sea controlado por los Estados Unidos, que está más comprometido con la no proliferación que China o Rusia.

En noviembre, el príncipe heredero de la corona saudita Muhammad bin Salman colocó la piedra angular de un proyecto para construir el primer reactor de investigación nuclear del reino. Esto es parte de siete proyectos científicos / tecnológicos que, según él, liderarán el reino. Ese interés en el camino nuclear no es nuevo, al igual que las preocupaciones de que, bajo ciertas circunstancias y condiciones, puede optar por recurrir a la dirección nuclear-militar de ese proyecto. En respuesta a una pregunta sobre el tema, Ben Salman dijo, por primera vez pública y explícitamente, que si Irán adquiere una capacidad nuclear militar, el reino adquirirá una capacidad similar, sin demora.

Si bien el establecimiento de un reactor de investigación nuclear no es una condición previa para el establecimiento de un proyecto de una planta de energía a gran escala, como lo demuestran los EAU, en cierto modo es un acierto por parte de un país pobre en infraestructura humana y tecnológica. Sin embargo, tal movimiento podría ser motivo de preocupación si resulta que su objetivo no es solo capacitar al personal para el proyecto de construcción de reactores de potencia en el país, sino también preparar una infraestructura para la posible producción de plutonio a partir de combustible nuclear. Esto está ciertamente dentro del marco de la posibilidad si recordamos que el reactor iraquí también fue presentado como un reactor de investigación nuclear y otros reactores que, bajo ciertas condiciones, podrían usarse para este propósito.

Es probable que los Estados Unidos demanden que el reactor se alimente con un 20% de combustible enriquecido. Esto evitará el uso de combustible para separar el plutonio y dificultará (pero no evitará) la detección de uranio natural para la producción de plutonio. Es poco probable que los países P-5 suministren a Riad un reactor alimentado por uranio natural, desde el cual es más fácil producir plutonio con fines militares. Según una fuente, el reactor será muy bajo: alrededor de 100 kilovatios, a un nivel que permitirá el estudio y la investigación, pero no la producción de plutonio en cantidades significativas.

Al mismo tiempo, las negociaciones para la cooperación nuclear entre los Estados Unidos y Arabia Saudita se han reanudado en el último año. Las conversaciones llegaron a un callejón sin salida durante la administración de Obama debido a la negativa del reino a renunciar a su "derecho" a enriquecer uranio que podría servir como combustible nuclear para el proyecto de reactores de energía. Pero la administración de Donald Trump está considerando cambiar la vision y permitir el enriquecimiento en Arabia Saudita bajo restricciones. El secretario de energía de Estados Unidos, Rick Perry, es en gran medida la fuerza impulsora detrás de la acción, pero enfrenta cierta resistencia de los legisladores republicanos y demócratas, quienes expresan su preocupación por las intenciones del reino en el campo nuclear.

Además, algunos de ellos ahora tratan de suspender las negociaciones secretas con los saudíes tras el asesinato de Khashoggi y la participación saudí en Yemen. Ahora se espera que la presión del Congreso sobre la administración prevalezca a medida que muchos legisladores tratan de "reevaluar" la totalidad de las relaciones con Riad, lo que dificulta las negociaciones nucleares. Debe tenerse en cuenta que el enriquecimiento de uranio puede ciertamente servir como el objetivo legítimo de suministrar combustible nuclear a las centrales eléctricas, pero también como fuente de armas nucleares, similar a los proyectos militares desarrollados por Pakistán e Irán, entre otros.

Arabia Saudita no quiere quedarse atrás con respecto a Irán, y hace unos años anunció un programa nuclear ambicioso para construir no menos de 16 reactores nucleares cuya fecha de finalización se ha pospuesto indefinidamente y ahora está en 2040. Para construir los dos primeros reactores, Los Estados Unidos, China, Rusia, Francia y Corea del Sur anunciaron que pronto se seleccionará a las empresas para comenzar a construir y que se espera que estén activos hacia el final de la próxima década y que estén ubicadas en la costa del Golfo, cerca de la frontera con los EAU. La Corporación Eléctrica de Corea del Sur, KEPCO, es muy apreciada en Riad por su éxito en la construcción en los Emiratos Árabes Unidos y parece tener altas posibilidades de ser seleccionada para la construcción de reactores saudíes.

Arabia Saudita plantea argumentos de peso sobre su necesidad de energía nuclear civil para satisfacer sus crecientes demandas energéticas, reducir su dependencia del petróleo y liberar más de ella para la exportación, pero está claro que el principal motivo en este momento para el desarrollo nuclear es la seguridad. A los ojos de Arabia Saudita, el acuerdo nuclear firmado con Irán incrementó la agresión de Teherán y no detuvo sus ambiciones nucleares a largo plazo. Otro motivo es el prestigio. Al igual que los saudíes no quieren quedarse atrás con respecto a Irán, no están satisfechos con el progreso relativamente rápido alcanzado por los EAU en este campo. La competencia por el prestigio siempre ha sido una característica central en las relaciones entre los estados del Golfo Árabe, e impulsa una gran actividad de infraestructura en estos países, pero también en el campo de la contratación militar. Es posible que la amenaza implícita de iniciar el proyecto esté destinada a presionar a los Estados Unidos ya la comunidad internacional para que aumenten la presión sobre Irán para evitar que adquiera armas nucleares. Sin embargo, el anuncio del tema del reactor, en la actualidad, también tiene una dimensión interna relacionada con el estado de Ben Salman y su deseo de fortificarlo, especialmente en el contexto del asunto Khashoggi.

Los Emiratos Árabes Unidos, que completaron la construcción de su primer reactor nuclear civil en abril de 2018, se comprometieron en un acuerdo con los Estados Unidos en 2009 para no enriquecer uranio a cambio de la asistencia nuclear internacional necesaria. Este umbral se ha denominado el "estándar de oro" del régimen de no proliferación nuclear, pero los saudíes no están preparados para aceptarlo, ya que, en su opinión, si se permite a Irán, también se les debe permitir a ellos. Como regla general, Arabia Saudita quiere posicionarse para que tenga la mayoría de las opciones, incluidas las armas nucleares, abiertas. Tiene, más que cualquier otro factor en la región, un motivo estratégico y una capacidad económica para hacerlo.

Un programa nuclear viable lo ayudará a alinearse no solo con Irán, sino también con los Emiratos Árabes Unidos, Turquía y Egipto, que se encuentran al comienzo del proceso, pero están progresando en el campo. Riad es signatario del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) y ha firmado un acuerdo de monitoreo con el OIEA desde 2009, pero este es un acuerdo minimalista en lugar de un "acuerdo integral" y no es un signatario del Protocolo Adicional que habla de las facultades de los inspectores del OIEA. El acuerdo actual requiere muy poco, y tendrá que cambiar en cualquier caso, con el inicio del reactor de investigación.

El desarrollo de un programa nuclear civil saudita es un objetivo a largo plazo debido a la falta de una infraestructura adecuada de conocimientos e instalaciones en el Reino. El acuerdo con Irán, si permanece, le da a Arabia Saudita una década para desarrollar un esfuerzo nuclear "civil" sin abandonar el Tratado de No Proliferación Nuclear. En el corto plazo, en el escenario por el cual Irán irrumpe en armas nucleares durante este período, es posible que Arabia Saudita ya tenga una cierta respuesta en la forma de lo que almacena Pakistán. Esto, a pesar de las diferencias de opinión con respecto a él en los últimos años, todavía sirve como respaldo estratégico para Arabia Saudita y puede brindarle asistencia en el campo de las armas nucleares.

Israel se enfrenta a un dilema. Por un lado, el enriquecimiento en Arabia Saudita como parte de sus negociaciones con los Estados Unidos podría llevar a un colapso de la distribución regional, si los países de Jordania, Egipto y Turquía también buscan este "derecho". Los EAU también pueden verse a sí mismos como no vinculados por un acuerdo con él, como ya ha indicado. En cualquier caso, si Arabia Saudita decide en el futuro que tiene que adquirir una capacidad nuclear militar, el proyecto nuclear civil planeado hoy puede permitirle un camino más corto.

Por lo tanto, es probable que Estados Unidos presurice la licencia a Corea, que construirá centrales eléctricas de Westinghouse. Washington podrá ser consciente de lo que está sucediendo en el campo allí y ganará influencia sobre Riyadh. De esta manera, la capacidad y la motivación de Arabia Saudita para desarrollar en secreto capacidades nucleares también pueden reducirse. Esto plantea la cuestión del fabricante del reactor de investigación que se construirá en Riad. Hay muchas fuentes posibles para esta charla, desde los Estados Unidos y a través de muchos países como Francia, Rusia, China, Argentina y posiblemente Pakistán. El proveedor del reactor determinará su misión en gran medida, ya que está bastante claro que este proveedor tendrá una influencia significativa tanto en su propósito futuro como en el suministro de reactores de potencia.

Riyadh no podrá completar un proyecto nuclear viable sin una ayuda externa masiva. Los Estados Unidos y Arabia Saudita tendrán que encontrar un compromiso. Una opción es proporcionar una asociación financiera (no técnica) en una instalación estadounidense que enriquezca uranio de la materia prima saudita (el Iranian Shah era un socio en una planta de enriquecimiento francesa). Es menos probable que los Estados Unidos establezcan y operen una planta de enriquecimiento en Arabia Saudita. El presidente Trump busca mantener sus relaciones con Riad y ve en su mente los intereses de la industria nuclear estadounidense en dificultades. Israel, aunque comparte importantes intereses con Riad y, según se informa, goza de cooperación con él, actuará en Washington para evitar el enriquecimiento ilimitado de Arabia Saudita y tratará de garantizar que el acuerdo nuclear entre ellos, si se implementa, sea lo más parecido posible al "estándar de oro" .


Sábado, 25 de mayo

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31