Buscar
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Acorazado "Graf Spee"

Enlace Permanente 12.02.07 @ 09:52:44. Archivado en Historia

Antecedentes

Hitler atacó a Polonia el 1 de Septiembre de 1939 y tres días después Alemania estaba en guerra con medio mundo ante el disgusto del dictador y sus más próximos colaboradores.

Hubo mutuas acusaciones de imprevisión política e intercambio de frases fuertes.

Pero las primeras y rápidas victorias sobre los polacos disiparon los nubarrones, el camino era mucho más fácil de lo previsto.

El Fuhrer se convenció de que una vez sometida Polonia británicos y franceses se avendrían a un acuerdo de paz. Le pareció conveniente mantener inactivos a sus acorazados.

Los submarinos del almirante Doenitz ya estaban asestando duros golpes desde el primer día de la guerra y esperaba a poner en juego a sus barcos solo si el enemigo no negociaba y como parte de una política de creciente escalada militar.

Pero no hubo acuerdo y el domingo 24 de Septiembre Hans Langsdorff comandante del Graf Spee recibe la orden del S.K.L (Seekriegsleitung, es decir el Estado Mayor Naval) para iniciar la guerra de corso contra el enemigo.

El Acorazado

La orden de construcción de este navío fue firmada el 23 de Agosto de 1932. Asignada al Puerto Naval de Wilhelmshaven, su construcción estuvo bajo la dirección de Lottmann.

El casco fue botado el 30 de Junio de 1934, el discurso de bautizo de la nave fue hecho por el Almirante Raeder y el bautismo por Grafin Huberta von Spee, hija del Vicealmirante Maximilian Graf von Spee muerto junto con dos de sus hijos en la primera batalla de las Islas Malvinas, el 8 de diciembre de 1914.

Sus comandantes:

Konrad Patzig 01/06/1936 a 1937
Walter Warzecha 1937 a 1938
Hans Langsdorff 01/11/1938 al 17/12/1939

Existían grandes diferencias en la composición y distribución del blindaje de este navío sobre sus predecesores; la más importante de ellas era el aumento del blindaje de la cintura, en 100 mm y en toda su profundidad. Los cierres a popa y proa también eran de 100 mm.
Contaba también con mamparos de 40 mm contra impacto de torpedos.
La cubierta principal tenía un espesor de 40 mm sobre los mamparos y 20 mm en la parte central.
Las torres principales contaban con un blindaje de 120 mm.

Su diseño era un nuevo concepto de buque de guerra.
Los alemanes consiguieron meter la artillería correspondiente a un crucero de 35.000 toneladas en un barco que teóricamente solo desplazaba 10.000, aunque en realidad en orden de combate, con agua y combustible, su desplazamiento real era de 16.200 toneladas.

Los “acorazados de bolsillo” fueron los primeros buques pesados en ser equipados con motores diesel.

Características Técnicas

Desplazamiento Máximo: 16.200 toneladas
Desplazamiento Standard: 12.100 toneladas
Velocidad: 28 nudos
Dotación: 30 oficiales / 950 suboficiales y marineros
Eslora: 186 m
Manga: 21,7 m
Calado: 7,4 m
Propulsión: Ocho motores diesel MAN 44.200 bhp
Autonomía: 18.650 millas a 15 nudos / 7.149 millas a 26 nudos
Seis cañones de 280 mm SK C/28 en dos torres triples
Ocho cañones de 150 mm SK C/28 en torres simples
Seis cañones de 88 mm SK C/30 en tres torres dobles
Diez cañones de 20 mm en torres simples
Ocho tubos de torpedos de 533 mm en cuatro tubos dobles
Dos aviones en catapulta

Historia

El Tratado de Versalles prohibía a Alemania construir buques con más de 10.000 toneladas de Registro Bruto. Además la flota alemana había quedado reducida a una escuadra sin mayor capacidad, que la de vigilar el tráfico marítimo en sus costas. Estas 10.000 toneladas resultaban irrisorias dado que cualquier acorazado, incluso los más pequeños, tenían un tonelaje entre 50% y 70% mayor. Una fuerza naval que se preciara de serlo no podía prescindir de acorazados.
Era una forma sutil de decirle a Alemania que nunca más podría desafiar a Inglaterra, la tradicional fuerza naval del mundo, en su propio territorio.

En 1929 Alemania botaba el primer acorazado de bolsillo, el "Deutschland", con un armamento más que potente (6 cañones de 280 mm) y una buena velocidad (28 nudos). Luego llegaron dos más, el "Von Scheer" y el "Graf Spee" que fue el más moderno de esta clase tan exclusiva.

El concepto de acorazado de bolsillo era sumamente original para la época. Cualquier buque de guerra que tuviera un desplazamiento de 10.000 toneladas no podía pretender ser llamado acorazado, por la simple razón de que estos buques portaban cañones de importante calibre (como mínimo de 200 mm) en un número considerable. Y si un barco de ese tonelaje portaba esas armas podía considerarse hundido si las usaba contra alguien, pues la estructura no soportaría la tensión.

Los ingenieros alemanes resolvieron el problema utilizando aleaciones muy ligeras y eliminando los remaches que fueron sustituidos por soldadura de penetración. En un barco de ese tamaño, eliminar todos los remaches significaba tres cosas: menor peso, mayor velocidad y una estructura más fuerte y homogénea.

Así nacieron los acorazados de bolsillo, barcos con la versatilidad de un crucero pero con la potencia de fuego de un acorazado.

Los acorazados Graf Spee con un modelo experimental “FuMO 22” y el Deutschland con un “Seetakt” fueron los primeros buques de guerra alemanes equipados con radar operacional.

La munición llegaba de forma automática desde la santabárbara a las dos torres blindadas principales, que tenían 3 cañones cada una.

Además de todo esto, el Graf Spee tenía una primitiva computadora de a bordo para dirigir los disparos, un radar también rudimentario que solamente miraba hacia adelante y un hidroavión para mirar más allá del horizonte.

El 6 de Enero de 1936 fue comisionado el buque bajo el mando del capitán Conrad Patzig. El 9 de abril de 1936 se unió a la flota y fue designado como nave insignia en la Revista Naval de Kiel el 29 de mayo del mismo año. Después de las pruebas realizadas en sus antecesores, se decidió dotarlo con motores tipo diesel lo que supuso un peso extra para el buque de 167 toneladas sobre el Admiral Scheer y 497 sobre el Deutschland. Entre el 6 y 26 de Junio de 1936 se llevaron a cabo pruebas de armamento y ajuste de compás en las Islas Canarias.

El navío realizo tres viajes de patrulla a aguas españolas bajo acuerdos internacionales entre el 20 de agosto y el 9 de octubre de 1936.

Revista Naval de Spithead entre el 15 y 22 de mayo de 1937 con motivo de la coronación del rey Jorge VI de Gran Bretaña.

Una cuarta patrulla por aguas españolas fue realizada entre Junio 23 y Agosto 7 (Kiel-Kiel).

El Admiral Graf Spee tomo parte en el otoño de 1937 en los ejercicios navales como buque insignia, llegando a Wisby, Suecia, y Kristiansand, Noruega bajo el mando del capitán Walter Warzecha, quien había asumido el mando el 2 de octubre.

La quinta y ultima patrulla a aguas españolas fue realizada entre el 7 y 18 de Febrero de 1938 (Kiel-Kiel).

Los fiordos noruegos recibieron la visita del buque entre el 29 de Junio y 9 de Julio de 1938.

Entre el 6 y 23 de Octubre y el 10 a 24 de Noviembre de 1938, se realizaron varios cruceros en el Atlántico, tocando los puertos de Tánger, Vigo y Portugal.

El 1 de noviembre de 1938 el capitán Hans Langsdorff toma el mando del Graf Spee.

En enero de 1939, el Admiral Graf Spee tenía como base Wilhelmshaven.
Entre el 22 y 24 de marzo de 1939 fue nave insignia de la fuerza naval en Memel cuando este territorio fue reincorporado al Reich.

En Abril de 1939 el Comandante en Jefe de la Flota, Almirante Boehm, izó su estandarte a bordo del Admiral Graf Spee durante los ejercicios navales realizados en el Atlántico, en los cuales tomo parte el Gneienau y los tres acorazados de bolsillo, entre otras unidades.

Entre el 29 y 31 de Mayo, el buque estaba presente en Hamburgo con el fin de dar la bienvenida a la Legión Cóndor, proveniente de España.

Equipado para la guerra naval contra naves comerciales, el 21 de agosto de 1939, el Graf Spee parte de Wilhelmshaven para ocupar una posición de espera a 900 millas al este de Bahía en Brasil.

Allí permanecerá inactivo hasta el 24 de septiembre, cuando el capitán Langsdorff recibe órdenes de iniciar su misión.

El navío de abastecimiento Altmark, que había partido del mismo puerto el 9 de agosto, se reúne con él.

Se inicia el viaje sin retorno del Admiral Graf Spee.

Viaje sin retorno

El capitán Langdorff tenía como plan de operaciones el navegar hacia el Atlántico sur, mantenerse en una ruta de espera frente a las costas de África y esperar la orden de iniciar operaciones contra los mercantes que recorrían esas aguas. Lo abastecería el carguero Altmark, que estaba autorizado a cambiar de nombre, colores y bandera y tenía documentación para atracar en cualquier puerto neutral.

El estallido de la guerra ocurrió el 01 de Septiembre cuando el Graf Spee permanecía en su zona de espera en la línea Dakar-Puerto Rico. A partir de ese momento estaba en libertad de hundir cuanto mercante aliado o barco contrabandista de armas se pusiera en su camino, evitando enfrentarse con otros buques de guerra aliados, a menos que fuera absolutamente necesario.

Durante los meses posteriores al comienzo del conflicto, el buque torpedeó y hundió cuantos buques mercantes enemigos encontró a su paso. Su capitán y toda su tripulación mantuvieron en jaque a la flota inglesa del Atlántico.

Este buque fantasma recorrió el Atlántico de norte a sur, donde estableció su centro de correrías, actuando preferentemente sobre las rutas marítimas que desde Asia, África y América se dirigen hacia Gran Bretaña. En cien días de actuación en estos escenarios, con una incursión en el Índico para despistar a siete grupos navales anglo franceses que le perseguían, hundió nueve mercantes con un desplazamiento bruto aproximado de 50.000 toneladas. En esa dilatada singladura corsaria, Langsdorff dio muestras de gran astucia y capacidad, burlando una y otra vez a sus perseguidores, y se granjeó el respeto de sus enemigos pues ni un sólo marinero murió en los buques mercantes atacados por él.

Los alemanes habían descifrado los códigos de comunicación ingleses, y por lo tanto podían saber las rutas de los barcos mercantes que debían hundir. Sin embargo, los ingleses descubrieron esto e hicieron radiar un mensaje "envenenado": un supuesto carguero llamado "Highland Monarch" saldría del Río de la Plata con rumbo a Inglaterra, cargado con carne enfriada. El barco existía, pero en su lugar lo estaría esperando una fuerza inglesa. Lamentablemente para el acorazado, la última y tal vez única forma de descubrir la trampa, el hidroavión, se había averiado unos días antes de forma definitiva.

El día 6 de Diciembre, tras encontrarse de nuevo con el Altmark en las coordenadas 25.5º Sur y 24.5º Oeste, el capitán Langsdorff decide poner rumbo hacia el río de la Plata.

El día 13 de Diciembre de 1939, El Graf Spee entraba en las aguas donde operaba la Fuerza G, al mando del Comodoro Henry Harwood, cuya misión era asegurar la ruta Montevideo-Rio de Janeiro, con base en las Islas Malvinas. La flotilla de Hardwood estaba compuesta por los cruceros pesados "Cumberland" y "Exter", acompañados de los Cruceros ligeros "Ajax" y "Achilles". De acuerdo a los informes de inteligencia, Harwood sabía que tarde o temprano, el acorazado de bolsillo entraría en aguas del Atlántico Sur. La inteligencia había detectado también que, en Montevideo y Río de Janeiro, se realizaban grandes movimientos de víveres, bajo el control del agregado naval alemán y que no podían ser para otro, que para el Graf Spee. Viendo el mapa, Harwood sabía que el buque alemán tenía tres posibilidades, llegar el día 12 cerca a Río de Janeiro, aproximarse a Montevideo el día 13, o moverse por los alrededores de las Malvinas el día 14. Hardwood se decidió por concentrar sus fuerzas frente al Río de la Plata desde el día 10.

El 13 de diciembre, acechaba Langsdorff la ruta de los mercantes británicos, cuando hacia las seis de la mañana sus vigías dieron la voz de alarma; tres buques a poco más de 20 millas de distancia. El Graf Spee se hallaba frente al gran estuario del Plata, a unas 280 millas de Punta del Este. El capitán alemán ordenó zafarrancho de combate a las 6,20 de la mañana y abrió fuego con sus cañones de 280 mm sobre los tres buques enemigos, que realmente eran los cruceros ligeros Ajax y Achilles y el crucero pesado Exeter mandados por el comodoro Hartwood. El Graf Spee alcanzó pronto al Exeter, que en una hora encajó siete impactos de 280 mm. y padeció un constante ametrallamiento. A las 7 de la mañana debía abandonar el combate con todas sus torres inutilizadas y a muy escasa velocidad, pues tenía muchas vías de agua. Pero mientras los dos buques grandes se cañoneaban, el comodoro Hartwood, logró acortar distancias con sus dos cruceros ligeros, cuya artillería de 152 mm, acertó numerosas veces al acorazado de bolsillo, causándole numerosos daños superficiales. Pero dos impactos consecutivos del Graf Spee desmontaron la mitad de la artillería al Ajax. A las 7,30, a sólo 4 millas de distancia, el buque alemán podía disparar más del doble que sus dos oponentes juntos, con la particularidad que sus granadas taladraban a cruceros británicos como si fueran de lata, mientras que estos no dañaban la obra viva, ni las torres blindadas del acorazado. El Ajax perdía sus mástiles y antenas y su obra muerta era una criba. El comodoro Hartwood ordenó retirada, tratando de salvarse in extremis.
¡Cuál no sería su asombro cuando vio que el corsario alemán se alejaba, sin perseguirles ni dispararles!

Lo que queda de la historia es un completo misterio. Langsdorff, que estaba levemente herido en la cabeza y un brazo, comete la mayor de sus equivocaciones. Con las máquinas en perfecto estado, la capacidad combativa del barco intacta y la mitad de sus municiones en los polvorines, decide poner rumbo al puerto de Montevideo. El día 15 de Diciembre, el capitán y 320 de sus tripulantes, bajan a tierra para enterrar a los 37 muertos.

Ese día, Langsdorff pudo echar a pique a los tres cruceros británicos y, en vez de perseguirles cuando eran fáciles presas, se internó en Montevideo, tratando de reparar sus daños, tarea estimada en dos semanas.
Los convenios internacionales concedían al Graf Spee el derecho a permanecer en puerto neutral durante 72 horas, pero el acorazado necesitaba más tiempo para reparar los daños sufridos en el combate. Las reparaciones del Admiral Graf Spee fueron saboteadas, con el fin de retener en puerto a la nave de guerra alemana el mayor tiempo posible hasta la llegada de las naves británicas que ya estaban en camino.
Tras fracasar en sus negociaciones con el gobierno uruguayo para ampliar el plazo de permanencia, su capitán Hans Langsdorff pide permiso a Berlín para hundir su nave y evitar su captura; el permiso es concedido.

Excelencia: Después de haber luchado largo tiempo, he tomado la grave decisión de hundir el acorazado Admiral Graf Spee, a fin de que no caiga en manos del enemigo. Estoy convencido de que, en estas circunstancias, no me quedaba otra resolución que tomar después de haber conducido mi buque a la “trampa” de Montevideo.
(...) Desde un principio he aceptado sufrir las consecuencias que implicaba mi resolución. Para un comandante que tiene sentido del honor, se sobreentiende que su suerte personal no puede separarse de la de su navío... Ya no podré participar activamente en la lucha que libra actualmente mi país.
Sólo puedo probar con mi muerte que los marinos del Tercer Reich están dispuestos a sacrificar su vida por el honor de su bandera. A mí sólo corresponde la responsabilidad del hundimiento del acorazado Admiral Graf Spee. Soy feliz al pagar con mi vida cualquier reproche que pudiera formularse contra el honor de nuestra Marina. Me enfrento con mi destino conservando mi fe intacta en la causa y el porvenir de mi Patria y de mi Führer.

El Alto Mando Naval alemán, a cargo del gran almirante Erich Raeder, evaluaba la situación de Montevideo a la luz de los informes de Langsdorff y de inteligencia.
Procure que la destrucción sea total si se ve usted obligado a hundir su barco”, le respondió Raeder a un telegrama de Langsdorff en el que describía la situación.

El día 17 de Diciembre, incapaz de poder dirigirse a Buenos Aires, la tripulación es transferida al barco alemán Tacoma y a otros barcos argentinos. El Graf Spee, se hace a la mar con una tripulación reducida y una vez fuera del puerto abandonan el barco. Langdorff y la tripulación, regresan a tierra.
Unas explosiones inician el fin del Graf Spee.

La nave ardió durante tres días ante la mirada de miles de personas que se trasladaron a los muelles para presenciar el dramático episodio. El Graf Spee estalló en el aire y se dividió en dos partes que se hundieron en el lecho del río.

El día 19, en su habitación en el Arsenal Naval de Buenos Aires, se suicida de un disparo en la cabeza.

El día 20 encuentran el cuerpo del marino, envuelto en la bandera del buque y vestido de uniforme.

Sus restos fueron sepultados en el Cementerio del Norte, de Buenos Aires.

Epílogo

Una de las razones que dejó escritas era “...y para que nadie pueda poner en duda el valor de los marinos alemanes quiero poner fin a mi vida..."

Pero también sospecharía que su discutible actuación en combate casi con seguridad iba a llevarle ante un Consejo de Guerra por la pérdida de su buque.

La marina de guerra alemana consideró la muerte de Langsdorff como una “iniciativa personal” y no como un acto de servicio.

Según versiones de la época, la decisión de hundir el acorazado se debió a la necesidad de evitar que el telémetro, instrumento óptico que estaba adosado a un radar y mejoraba la puntería, cayera en manos de las fuerzas aliadas.

Una vez hundido el acorazado, los británicos enviaron especialistas para revisar las antenas y equipos de radar, además de que con seguridad, mediante buzos sacaron cuanto pudieron del buque.

Rescate y reflotamiento

Marzo de 1997

Uno de los cañones secundarios del Admiral Graf Spee, de 150 milímetros, es rescatado del fondo del río.

9 de febrero de 2004

Dan comienzo las labores de rescate del acorazado. Los buzos reflotarán el telémetro del barco, elemento que medía la distancia entre el buque y sus blancos y en el que se colocó la primera antena de radar de una nave de guerra. Este equipo óptico, que usaba el acorazado para apuntar sus cañones, mide 10,5 metros de largo, 6 de alto y pesa 27 toneladas. Debería tener adosado el primer radar que se instaló en un buque de guerra y que hasta el desarrollo naval británico, años después, fue el mayor avance tecnológico naval del mundo.

El acorazado se encuentra hundido a siete kilómetros de la zona conocida como Punta Yeguas, en los alrededores del Cerro de Montevideo.

Según las previsiones más optimistas, el rescate completo del buque podría durar unos tres años.

El Graf Spee está hundido en las barrosas aguas del Río de la Plata, a ocho metros de profundidad y partido en dos. De la proa a la torre de artillería de popa está en una sola pieza, enterrada en el lodo casi hasta la mitad. A siete metros de distancia, la popa está apoyada en el fondo de forma natural.

El casco está en buen estado y es posible lograr su reflotamiento, siempre que se saquen antes las ocho mil toneladas de barro que hay en su interior.

La mejor previsión de los expertos es que si el barco se puede sacar completo, el trabajo durará entre tres y cuatro años.

La restauración, en cambio, es un enigma. Depende de en qué estado se encuentren sus piezas y a qué nivel de originalidad se lo quiera llevar. En este punto, empresas alemanas que intervinieron en la construcción del acorazado han ofrecido su colaboración.

La intención es reflotar el Graf Spee y exhibirlo en Montevideo.

16 de febrero de 2004

Un empeoramiento del tiempo hace posponer los trabajos de reflotamiento del telémetro.

26 de febrero de 2004

Tras varios intentos, una grua del puerto de Montevideo consigue extraer el telémetro.

10 de febrero de 2006

Sacan a flote el águila de bronce que llevaba adosada el "Graf Spee" en el espejo. El símbolo nazi tiene 2,0 m de altura, una envergadura de 2,80 m. y pesa unos 350 Kg.
Es única en el mundo ya que en 1940, después del hundimiento del "Graf Spee", se dio la orden que esas piezas se desmontaran de los buques de guerra nazis para que no fueran capturadas como trofeo por las fuerzas aliadas.
(En la foto se ve como han tapado la esvástica).

18 de mayo de 2006

El gobierno de Angela Merkel decide prestarle a Uruguay en forma permanente el águila de bronce, con la condición de que no la venda ni permita que la pieza salga del país.

La ley uruguaya 14.343 indica que los buques hundidos en aguas jurisdiccionales uruguayas que no fueran reclamados en un período de seis meses, a partir de 1972 o 1973, pasan automáticamente a favor del Estado uruguayo.

Nunca nadie reclamó el "Graf Spee".

Alemania vendió en 1940 a Gran Bretaña, y por tanto en plena II Guerra Mundial, el acorazado de bolsillo "Graf Spee", según documentos del Public Record Office de Londres. El precio fue de 20.000 libras.

11 de febrero de 2007

"En conformidad con el Derecho Internacional, los barcos de guerra hundidos permanecen siendo propiedad de aquel Estado al cual pertenecieron en el momento del hundimiento, independientemente del lugar en el cual se encuentran"
La voluntad de Alemania es que el águila permanezca en Uruguay bajo control de la Armada Nacional, en forma de préstamo.
En opinión del gobierno de Uruguay, la venta de los restos del Acorazado en 1940, la permanencia de los mismos sumergidos en el agua por más de 60 años y la falta de interés manifestada durante todo este tiempo por Alemania, son factores determinantes para considerar que la escultura pertenece a Uruguay y por lo tanto puede hacer con ella lo que crea conveniente.
La subasta del águila, cuyo precio podría superar los 52 millones de dólares, está descartada.

9 de marzo de 2009

Se está estudiando una nueva inmersión prevista para el 15 de marzo.
El objetivo consiste en recuperar uno de los cañones principales, tres medianos y un cuarto cañón doble antiaéreo.
También se trabajará para sacar a la superficie los escudos de armas de los Spee, blasones de más de dos metros de altura adosados en las amuras.

27 de marzo de 2009

Se inician los trabajos de inmersión.
En Uruguay durante 30 años existió una ley de barcos hundidos que los consideraba bienes de desechos que podrían ser desmantelados por quienes se interesaran en ello.
Un decreto firmado por el presidente Tabaré Vázquez en 2006 suspendió indefinidamente la recepción de solicitudes de búsquedas subacuáticas promovidas por particulares, incluyendo las que ya estaban en lista de espera. Como el rescate de objetos del Graf Spee ya había comenzado, la empresa adjudicataria podrá continuar las inmersiones hasta el 30 de junio de 2009.

Enlace permanente

Blogs
-->
Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

López Obrador dirige convocatoria formal a Papa Francisco a foros de pacificación

Guillermo Gazanini Espinoza

Tierra liberada

Tierra liberada

Derrochar amabilidad

Koldo Aldai

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Guaracema Tupinambá: “el Sínodo es la manera de que la Iglesia oiga a los pueblos de la Amazonia”

Luis Miguel Modino

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Pedro Sánchez:¿osadía inconsciente o traición?

Vicente A. C. M.

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

EL MARAVILLOSO REGALO DE LA AMISTAD

Francisco Baena Calvo

Punto de vista

Punto de vista

Ábalos, el tonto (no cabe ni uno más)

Vicente Torres

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Platos fríos de cuchara y tenedor que ofrecen los restaurantes como entradas/1

Juan Luis Recio

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Breve etopeya de un tonto

Ángel Sáez García

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Espías chantajistas

Manuel Molares do Val

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Vivencias de un sacerdote secularizado

Josemari Lorenzo Amelibia

La Biblia Compartida

La Biblia Compartida

No a las prisas y a los agobios

Javier Velasco y Quique Fernández

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Al acecho del Reino

Francisco Margallo

No más mentiras

No más mentiras

España, Europa y sus cachondeos judiciales

Antonio García Fuentes

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

17.7.18. Montesclaros: Dios o Mammón

Xabier Pikaza Ibarrondo

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

La gota Cataluña

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Música geométrica

Jose Gallardo Alberni

Terra Boa

Terra Boa

Fantasmas, espíritos e demônios...

José Ramón F. de la Cigoña

Hermosillo

Hermosillo

Atrae Corte preponderancia de Televisa

Efrén Mayorga

Juicio a la noticia

Juicio a la noticia

#Venezuela La Planta Fantasma Que Nunca Apareció por @Angelmonagas

Angel Monagas

Protestantes

Protestantes

“En Nicaragua hay persecución a todo lo que es cristianismo”

Pedro Tarquis

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital