Diario nihilista de un antropólogo

Conchiña y Pepe, de Aguis

Vamos llenando nuestro capacho de pequeñas cosas, tal vez, nos producen tanto placer como una gran catedral, las obras maestras de un museo, porque hacen removerse nuestro interior. Lo que leemos, lo que vemos en un museo, acumula conocimientos, son pasado, lo que vivimos se convierte en experiencia. Sólo lo que queda y permanece nos hace más

>> Sigue...


Epifanías de Dios

El nacimiento del sol o el atardecer entre tonos dorados en la montaña clavan al viajero para que calle y mire con temblor; son momentos que hacen crecer el alma, dan fuerzas para ser tu ser, invitan a hacer plegarias y hurtan de la vida cotidiana. El caminante siente como si un rumor se elevara desde el valle arañando la falda del monte hasta el cielo y, si en el valle hay valle, se siente náufrago en un mundo de insondable hondura. El viajero encuentra esa porción de sí mismo que está escondida y los árboles, los peñascos, las nubes dejan de ser nombres vacíos para ser expresiones de la belleza del universo, dones graciosos de la vida, epifanías de lo Otro, de Dios.


Como todos los años

He pasado la última tarde de este año escuchando el audible crecimiento de los árboles en la montaña, desde la cima se veía un follaje de columnas de humo buscando el cielo. Bajando admiré el techo de rocas sobre el valle, el baile de espùma del Río Eiroá y la bulla de los pájaros buscando refugio. Y pensé: el tiempo, “huidiza sombra de la aguja”, es un avaro de acontecimientos nuevos que nos hurta el placer de usar como nuevo lo ya usado y quiere privarnos del arte de llenar palabras viejas de contenidos nuevos. No te prometas ni prometas a otros más de lo que puedes dar. Los planes no cumplidos gorjean como pájaros tardíos y abrasan como las criminales heladas de mayo. Como todos los años, te deseo un prospeo y feliz año nuevo


Una mujer sabia

El trajín de estos días se mete en todos los rincones gateando como un gazapo, deshilacha y estruja el tiempo, insonoriza eternos bronces y despierta el sonido de otros recientes, convierte perdidas en ganancias y ganancias en pérdidas. La simpleza de la simple verdad es que no existe guarida contra el paso del tiempo ni más vida que la vida donde la vida mora y que lo que es no es más que la fuerza de una flor. La vida, campos luminosos y calmos o tenebrosa y profunda densidad, se hace oír, con confusas voces y difusos ecos, unas veces, y, otras, con voces henchidas de ternura. Y aquella mujer sabia, su madre, “guardaba todas estas cosas en su corazón”.


Esta noche

La hermosa hermosura de esta noche es la poquedad de los seres humildes caminando por lodosos caminos de mendigos, tal vez cumpliendo eternos designios sin reloj. Ni la espada ni el fuego de la guerra, tiempos feroces, ni las brillantes ideas han derribado aquellos seres de nada que han llegado hasta esta noche nuestra como la lengua de las flores y de las cosas mudas. Esta noche acabó y empezó el tiempo porque el tiempo entró en las entrañas de Dios.


Gozo profundo

Desde Loureses, comparto con los creyentes y a los agnósticos y ateos les ruego quieren participar de mi gozo profundo por la celebración del Nacimiento de Jesús. Feliz Navidad y próspero año nuevo


Catolicos: el resto

Entre los catalanes y los españoles, entre los catalanes independentistas y los otros hay católicos, los que quedan después de dividir las divisiones: el resto. El cristianismo es lo que lleva a sus componentes a actuar más allá de toda ideología e identidad, o cada uno lucha por amar al otro, desde su circunstancia, desde su perspectiva. Los escritos de Torra, con los que estoy en total desacuerdo, son fruto de una estrategia política. En el caso español, común a los pensadores del nacionalismo de las tres autonomías históricas, acentuado en las que luchan por la independencia, la

>> Sigue...


La jauría humana (A. Penn)

La sociedad tiene obligación de curar a los enfermos y derecho a defenderse de los peligros por eso aísla a los contagiosos y encarcela a los delincuentes. Pero nadie tiene derecho a linchar, ni física ni moralmente, a ninguno de ellos. El pueblo llano suele linchar a los poderosos por venganza contra el poder, por el ansia de desquite; los poderosos con otro poderoso por aquello de “quítate tu para ponerme yo” y por venganza, si es el caso. “Del árbol caído todo el mundo hace leña” olvidando aquello

>> Sigue...


Los muertos hablan a los vivos

23.02.18 | 22:16. Archivado en Antropología de la religión, Antropología social

Una de las visitas obligadas cuando visito una ciudad es el cementerio para ver, leer y escuchar qué dicen los muertos de los vivos que los han cuidado cuando enfermos, los han visto morir, los han enterrado y ahora les llevan flores y rezan por su eterno descanso. Nadie puede explicar cómo ha vivido su muerte porque sólo vivimos la muerte de otros, ni nadie ha vuelto del otro mundo a decir a los vivos cómo lo está pasando en el más allá. El cementerio habla

>> Sigue...


¡Qué alegría!

Queridos amigos, con los creyentes comparto la enorme alegría de celebrar un año más la Navidad; a los no creyentes les pido, algo que será para mi un honor, que compartan mi alegría. En estas fechas yo también recuerdo a los seres queridos que nos han dejado, ello es motivo de nostalgia, de

>> Sigue...


Volver

Volver a la casa de los abuelos, después de andar tantos caminos, es alimentar el manantial de la infancia, una caricia a la memoria y al libro del tiempo, como arrojar los ojos a las llamas y rescatar recuerdos cerrados a cal y canto en el antro del olvido. Estos días son la

>> Sigue...


La Inmaculada

La dudosa luz del alba perfilaba como un arrecife en el horizonte, y el sol, como un loco mendigo, como una nave sin timón, navegaba a trompicones sobre los riscos a la descubierta del mundo. Durante el día pensé en la Inmaculada concepción y sentí desde dentro la belleza del mundo que llenó

>> Sigue...


Miércoles, 23 de enero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Enero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031