Diario nihilista de un antropólogo

Misericordia y autocrítica

En muchos momentos, de la historia el Vaticano ha sido un hervidero de intrigas, rencillas, envidias. “No sois príncipes sino servidores”, “la Iglesia de Romano no es una corte”, les dije a los nuevos cardenales. Valor, comprensión, misericordia y autocrítica. Di un profundo y sentido abrazo a Benedicto XVI que vive encerrado en el monasterio dedicado a la oración y al estudio. Algunos siguen insistiendo en que lo mío o es una revolución sino una vuelta a as fuentes. Mis antecesores también bebían de las fuentes. Ahora bien, las fuentes estarían adulteradas sino fueran origen de auténtica revolución. La Iglesia necesita hablar otro lenguaje, mirar de otra manera una serie de realidades que son inevitables. En la formación de los sacerdotes se ha insistido mucho sobre el examen de conciencia pero, tal vez, poco en la autocrítica y misericordia. Algunos obispos españoles ya vinieron y los demás vendrán en breve a la visita ad limina, institucionalizada por Sixto V aquel que hizo decir a Enrique de Navarra: “Paris bien vale una misa. La ad limina es una fuente de información extraordinaria para el Vaticano


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 23 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930