Diario nihilista de un antropólogo

¿Cambios o revolución?

01.02.14 | 22:18. Archivado en Diario de Francisco

A través de la portada de Rolling Stone llegaré a gente que difícilmente llegaría a través de ninguna otra publicación. Algunos lo han visto como un regalo envenenado porque en ese mismo número de la revista critican la labor de alguno de mis predecesores. Creo que los creyentes deben utilizar todos los medios para hacer legar el Evangelio a los recovecos más lejanos y más recónditos del planeta. Es hora de que los creyentes utilicen un lenguaje y los medios apropiados para hacerse entender. Puede que Santo Tomás seas el más grande teólogo de la historia pero los que hoy se dicen sus segadores y siguen utilizando su mismo lenguaje no hacen gala de la misma inteligencia que su maestro. Santo Tomás adaptó a su tiempo el lenguaje de Aristóteles.

Acabamos de cerrar la semana dedicada al ecumenismo. Nada se podrá hacer por la comunión entre los cristianos si las diferentes confesiones no viven en la humildad para entender constantemente las razones ajenas. En El Vaticano ha tomado la decisión de abrir los archivos de mi predecesor Pió XII para garantizar la transparencia histórica antes de su beatificación para evitar que alguien pueda pensar que se están guardando secretos que la pudiera poner en cuestión. Allí en donde la libertad humana está en juego es mucho más difícil de llevar a cabo programas y hacer realidad buenos propósitos.

Me cuentan que allá en España los catalanes siguen disgustados con el trato que reciben en algunos programas de los medios de comunicación de la Iglesia. Lo único que justifica medios de comunicación en las manos de la Iglesia es la predicación del Evangelio. La preocupación por la audiencia es una realidad; si no hay audiencia los medios no se pueden mantener. Reconozco, sin embargo, que a veces es muy difícil de guardar el equilibrio porque la línea que separa los dos campos es fina y delicada. Admitiendo que la luz del Evangelio puede y debe iluminar los pasos de la humanidad en política, se está admitiendo una fuente de conflictos permanente. La realidad es tozuda e inevitable. La ambigüedad es un integrante inevitable de la realidad.

Me preocupa más la pederastia de sacerdotes que el matrimonio gay, el entusiasmo evangélico de los sacerdotes que el celibato, el poder oculto de algunas congregaciones y las mafias, que la teología de la liberación; me preocupa más la pobreza de la Iglesia que lo que ha dicho uno de los nuevos cardenales sobre los homosexuales. En realidad nunca me planteé hacer una revolución ni otra cosa sino hacer lo que hizo Él: acercar la Buena Nueva al pueblo sencillo y atraer la gente a las fuentes de la vida eterna.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 20 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930