Parecemos bobos, acabaremos comiendo pavo el Día de Accion de Gracias

images

Ni en las principales ciudades de Galicia hay gallegos, ni en las del País Vasco vascos, ni en las de Andalucía andaluces o en las de Extremadura extremeños.

Poco a poco se ha ido perdiendo nuestra cultura, nuestra esencia, nuestra forma de ser, nuestra identidad; las multinacionales nos han «internacionalizado» en la mediocridad y para ellas ya solo somos una «masa» a la que llaman «clientes» o «compradores» de la que ahora obtienen los resultados tras años lavándonos el cerebro para vender toda clase de cosas, la mayoría innecesarias.

Estas megaempresas manejadas por magnates, que utilizan el más feroz neuromarketing y juegan con nosotros como peones en un tablero de ajedrez, nos están agilipollando: uniformándonos en el vestir como si fuéramos un ejército; en el hablar con términos como community manager, safety car o Business Development Manage y, lo que es más grave y preocupante, en un pensamiento único: el consumismo.

Ese conjunto de características que se heredan y se transmiten de padres a hijos, ese carácter que define el temperamento de un pueblo está desapareciendo por esta invasión a la que aún encima aplaudimos creyéndonos así que somos más modernos, más guais.

Ahora nos están convirtiendo en parias de un sistema consumista y ya solo en las aldeas y en pequeñas localidades es donde podemos encontrar, como si se trataran de tribus extrañas, la idiosincrasia de un pueblo, de sus gentes, que es lo mismo que decir: Nosotros.

Estas megaempresas han creado un mercado de mentecatos y paletos que en vez de valorar lo que les es propio, lo auténtico, las tradiciones adaptándolas a los nuevos tiempos, se apuntan a todo con el cerebro plano, sin pensar, sin analizar, sin cuestionarse nada.

Y les da lo mismo estar cinco, ocho o diez horas esperando a la intemperie a que abra una tienda, que pagar lo que no tienen porque solo viven del postureo, de la medianía.

Primero fue Papá Noel, luego el Halloween y ahora nos han metido en vena el Black fryday, a ver si así nos arruinamos más pronto y llenamos más rápidamente los bolsillos de quien en un despacho en Tokio o Nueva York se ríe viéndonos como imbéciles.

Sigamos haciéndoles el juego, sigámosles por la senda del consumismo absurdo y desenfrenado, histérico e irracional, por el de la imbecilidad más absoluta, y no te extrañe que el próximo año, el 23 de noviembre, celebremos con un pavo el Thanksgiving o Día de Acción de Gracias. Todo llegará.

………….

educación , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*