Hacer negocios con un gallego… la repera mariló

Artículo del libro ¿Cómo somos los gallegos?, depende

Lo de hacer negocios con un gallego tiene su aquel, porque si es tan inteligente como desconfiado cuando le hablas, no te digo nada si lo que quieres es comprarle algo de su propiedad: una casa, una tierra, una vaca… dos vacas…

Tú quieres comprarle una casa en la aldea a un gallego, y la primera pregunta que te hace es ¿e logo?»; y tras el «¿e logo?», la segunda, «¿e por que eiquí?». La primera es fácil de contestar, porque solo tienes que decir que eres un ser humano y prefieres vivir en el campo que en la ciudad; pero la segunda ya es más compleja, ya que si le dices que te ha traído una persona a la que le sonaba que vendían una casa y que no sabes ni dónde estás…

Y es que el gallego piensa de todo menos en lo que tiene que pensar: que la deseas para eso, para vivir, que por eso se llama casa y cualquier diccionario del mundo, si lees la definición, lo pone meridianamente claro. Por ejemplo, la Real Academia Española, «Casa: Edificio para habitar»; la Académie Française, «Maison: Bâtiment construit pour servir d`habitation aux personnes»; la Royal Academy of English, «House: A building in wich people live»; y en árabe, me imagino que algo así tipo pestañitas: «´`´`; ;_ ,,,“ `_,; ». O sea; ca-sa, vi-vir.

Pues para el gallego no, para el diccionario mental del gallego, el asunto de la compra de una casa empieza con el «¿e logo?» y luego surgen otras variantes concomitantes que no las dice, pero que no se le van de la cabeza: «¿E se pon un club de chicas?, ¿e se despois vén xente eiquí?».

A ver, que un matrimonio quiera comprar una casa para hacer un club de alterne teniendo dos hijos de cinco y siete años y otro que viene en camino… pues complicado, salvo que el antro esté integrado por exenfermeras del Materno Infantil que se hayan puesto el mundo por montera, lo cual como que no, y que los clientes sean pediatras, que lo dudo.

Como también dudo que alguien pudiera encontrar el club en este lugar que parece como el triángulo de las Bermudas porque no hay forma de sintonizar ni la radio, pero bueno, todo es posible. Y que venga gente… pues vendrá, porque salvo que los López Castro, que son los que quieren la casa, estén fugados de la Justicia, se supone que tendrán amigos y que los visitarán algún día. Tampoco es que vengan excursiones; pero un coche o dos de vez en cuando…

Y entre que el gallego  no es muy dado a vender y que los López Castro han decidido irse a vivir al campo y les ha gustado la casilla, pues no creas que el asunto termina en entregar un dinero, ir al notario y cambiar la propiedad, ¡ya quisieras tú!

Comprar una casa en una aldea es más difícil que hacerte socio del Jimmy`z de Montecarlo o entrar por la cara en el Palacio de La Zarzuela. El gallego, antes de vendértela te dará largas con una sola finalidad:

Saber quién y cómo eres, y no te hará un análisis de sangre para conocer tu grupo sanguíneo y el ADN porque la aldea es como es, que si pudiera… entubado estarías allí unos días antes de firmar la escritura con la boca. Y lo curioso del gallego es cuando después de vendértela te pregunta: «Entón a quere pra vivir eiquí, ¿non?», y piensas: «No, casi la voy a vaciar y voy a jugar al tenis».

…….
El libro ¿Cómo somos los gallegos?, depende», Premio Fernando Arenas Quintela 2o17 se puede adquirir en, por ahora:

Arenas, Couceiro, Avir, Lume, Cascanueces, Inoa y Sisarga (A Coruña); Biblos (Betanzos) Follas Novas, Ler y Gallaecia (Santiago);  Trama  y La Voz de la Verdad (Lugo); Central librera (Ferrol); Librouro (Vigo), Porta da Vila (Viveiro). Próximamente en Pontevedra, Ourense, Sanxenxo, Cangas, y Foz y hasta el día 10 de agosto en la Feria del Libro de A Coruña caseta 21 (Arenas).

escribir , , , , ,

7 comentarios


  1. Fernando

    Es evidente que intentas ridiculizar a los gallegos, yo creo que el ridículo lo haces tu.
    Ni se de donde eres, ni me interesa, afortunadamente Galicia y los gallegos ya superamos con hechos y razones esos clichés que gente como tu usan para ganar euros

    • Manuel Guisande

      Hola Fernando: Estás muy equivocado en eso de ridiculizar a los gallegos porque es el tipo más listo que he conocido en las más de quince localidades en las que he vivido en España. Soy gallego y viví cinco años en Mortoares (desde hace tres en Betanzos), una aldea perteneciente al municipio de Oza dos Ríos en el que estábamos nueve personas y, obviamente, en esos cinco años, conocí más de treinta aldeas de alrededor porque como sabrás, la mayoría de la gente de una zona está emparentada o se conoce. ¿Cliché? ¿Tópicos? No sé si es tu caso, pero quien suele decir clichés o tópicos vive en una ciudad, va de paso por una aldea y nada más; pero si vives cinco años con sus días, su noches, el acontecer diario de estar con los vecinos en verano al sol tirado en el campo o lo de invierno frente a la bilbaína, si vas con ellos a cortar eucaliptosy cuando cae el tremendo árbol de casi treinta metros coges el palo de casi dos metros para que la motosierra la corte y te tomas en el descanso un bocadillo y vino… seguro que entonces tendrás otra idea distinta. A veces pienso que los que es un cliché o un tópico es decir que eso es un cliché o un tópico. De todos modos, gracias por tu comentario.

  2. María

    yo soy gallega, y me fastidia mucho que alguien se burle de un determinado grupo de personas por su forma de vivir. He vivido en un país de sudamérica en el cual se hacían mofas de los gallegos y negaban (muchisimos) ser descendientes de este pueblo, luego, con el correr del tiempo las cosas se volvieran mal economicamente de pronto se acordaron que tenían uno o dos gallegos entre sus ancestros y revolvieron Roma con Santiago para poder acreditar su filiación europea y así optar al pasaporte español que le abría su paso por el mundo. Ya no eran los brutos e ignorantes que ellos sostenían que eran los gallegos, eran sus antepasados a los que nunca perdonaron que llegando a américa con una mano atras y otra adelante crearon verdaderos imperios gracias a sus trabajos. Así que la broma fácil hagala Ud. con su propia vida.

    • Manuel Guisande

      Hola Soy gallego, hace tres años que vivo en Betanzos y antes, cinco años, en una aldea que se llama Mortoares (Oza dos Ríos) (conmigo nueve habitantes) y de burlarme… nada, en absoluto. Este es un artículo del libro de humor “¿Cómo somos los gallegos? depende”, que en abril ganó el Premio Fernando Arenas de Literatura y Ensayo. Quizás un articulo, puede que parezca que es un “insulto”, que no es mi intención, y mucho depende de quien lo lea; pero puedo asegurarte que el gallego es de lo tipos más listos del mundo. Saludos

  3. Erasmo

    Mis felicitaciones por el artículo. Muy en la línea de Camba o Wenceslao que a buen seguro lo hubieran suscrito. Yo también soy gallego, por eso lo comprendo mejor. Lo que sucede es que el mundo se ha globalizado tanto que los urbanitas gallegos no saben cómo se las gastan todavía algunos rurales gallegos que, afortunadamente, aún quedan, los que podríamos denominar “enxebres” para entendernos. No debe molestar a nadie la ironía con la que escribe usted al cauto gallego de aldea. Y me atrevería a decir que incluso se ha quedado corto. ¿Que hay algo de tópico? Pues sí, pero no es molesto y, en cierto modo, es real y creíble lo que expresa. Decía el gran historiador Claudio Sánchez Albornoz, en su exilio argentino, que de todos los pueblos hispánicos el gallego, para él, era el más listo.¡Ojo!, el más listo; no confundir, por tanto, con el más inteligente que es otra cosa. Sánchez Albornoz conocía bien a los emigrantes gallegos de Argentina, casi todos rurales, no urbanitas. Los de la retranca, vaya. Yo creo que el humor gallego es más “british” que español por eso es difícil a veces de comprender. Le puedo poner muchos ejemplos de humor galaico pero le expongo este: se cuenta que el Papa Pablo VI tuvo la intención de viajar a Galicia para visitar la tumba del apóstol Santiago. Ante esa posibilidad había que hacer reformas estructurales, entre otras asfaltar y acondicionar mejor el trayecto entre el aeropuerto de Lavacolla y Santigo de Compostela. Con ese motivo, el cardenal Casares Quiroga se puso manos a la obra y consiguió un encuentro con Franco. La conversación entre ambos fue de este tenor: Casares Quiroga: “Si viene su Santidad el Papa hay que arreglar la carretera”. Franco: “¿Y si no viene”. Casares Quiroga: ¿Y si viene?”

    • Manuel Guisande

      Hola Erasmo: Gran honor haces al compararme, aunque solo sea un poco, con Julio Camba, especialmente, con el que me siento (además del DNI) totalmente identificado. Y suscribo todo lo que dices sobre que el gallego es un tipo muy listo; pero tanto que es difícil imaginar hasta que vives como yo cinco años en una aldea es…sencillamente ALUCINANTE. Yo he vivido cosas que , al menos para mí, es imposible de escribir, son de esas cosas que las palabras no expresan lo que que has visto. Pues de cinco años, y perdona que haga publicidad ;), viene el libro “¿Cómo somos los gallegos?, depende”, que está aún distribuyéndose en:

      FOLLAS NOVAS-SANTIAGO
      GALLAECIA-SANTIAGO
      LUME-A CORUÑA
      ARENAS (A Coruña)
      TRAMA-LUGO
      CENTRAL LIBRERA C/REAL- FERROL
      LA VOZ DE LA VERDAD-LUGO
      LER-SANTIAGO
      VAGALUME-LALIN
      LIBROURO-VIGO

    • Manuel Guisande

      Hola Erasmos: Me pones demasiado bien 😉 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*