El poder de Dios en acción

Permalink 02.09.07 @ 15:03:45. Archivado en Estudios bíblicos

"¿Quién crees tú -que es más digno de admiración: los creadores de fantasmas sin sentido ni movimiento o los creadores de seres vivos, inteligentes, activos, (energos) y humanos?"
Sócrates


G1753
ENERGEIA,1753 ENERGEIN,1754 ENERGEMA,1755 ENERGES1756
EL DIVINO PODER EN ACCIÓN
En el NT nunca se emplean estas cuatro palabras para describir la acción de algún poder humano o de este mundo, sino, siempre, la de algún otro que está muy por encima de ésos.

En algunas ocasiones, infrecuentes, se refiere a la actividad de un poder maligno, demoníaco, hostil a Dios; pero lo que más frecuentemente describen es la acción del Omnipotente.

Son, por tanto, palabras muy importantes, que nos enseñan algo de cómo el poder de Dios opera en Cristo, en el mundo y en las vidas de los hombres.

Estas palabras pasaron al cristianismo con un interesante historial, que debemos conocer para ayudarnos a comprender el matiz y uso cristianos de los cuatro vocablos.

Así, pues, estudiemos primeramente el significado que tenían en el griego clásico.

Comenzaremos por la palabra energos, la cual, aunque no aparece en el NT, lleva en sí los gérmenes del significado de cada una de las otras. Energos es un adjetivo.

En la Memorabilia (1.4.4) de Jenofonte, hay un pasaje en que aparece Sócrates discutiendo las acciones de un hombre que estaba dispuesto a reverenciar a los grandes escritores y artistas, pero no a Dios.

"¿Quiénes crees tú -pregunta Sócrates- que son más dignos de admiración: los creadores de fantasmas sin sentido ni movimiento o los creadores de seres vivos, inteligentes, activos, (energos) y humanos?"

Energos describe lo que está radiante y evidentemente vivo.

Herodoto (8.26) habla de ciertos desertores arcadios que fueron a los persas porque necesitaban alimento y deseaban ser empleados (energos).

Energos describe acción en oposición a inacción.

Energos se usa respecto de alguien que está en acto de servicio.

Platón, en Las Leyes (674b), determina: "Los magistrados, durante su año de oficio, los pilotos y los jueces, mientras están de servicio, no deben en absoluto probar el vino". Energos describe al hombre que está cumpliendo su deber dentro de su profesión o vocación.

Energos tiene frecuentemente un contexto militar. Tucídides, refiriéndose a una ocasión en que la flota ateniense disponía del mayor número de naves, dice que los atenienses estaban siempre en acto de servicio (energos) (Tucídides, 3.17).
Jenofonte explica cómo Ciro, poniendo un ejemplo sobre cierto tipo de hombres, decía que los tales hombres debían ser escardados si querían mantener el ejército energos, diligente, eficiente, apto para el servicio activo (Jenofonte, Ciropedia 2.2.23).
Polibio usa energos para describir un ataque vigoroso (4.63.8); un arma efectiva (1.40.12); una marcha a paso rápido (5.8.34).
Energos es frecuentemente usado respecto de la tierra que es cultivada y, por tanto, productiva. Plutarco habla de un campo produciendo lo suficiente para alimentar a decenas de millares (César 58). Habla también de la ley de Pisístrato contra la haraganería, con el resultado de que "el campo se hizo más productivo (energos) y la ciudad estaba más tranquila" (Solón 31). Jenofonte utiliza energos para describir la tierra cultivada en oposición a la inculta.
Energos se refiere también a una mina en plena producción y a un capital que no está congelado, sino que se invierte para hacerle producir intereses. En los papiros se utiliza energos para describir un molino en completo rendimiento. La Septuaginta usa energos respecto de un día laborable como opuesto al Sabbat, cuando el trabajo estaba prohibido.
Aquí, pues, nos dan una serie de ideas, todas las cuales contribuyen al uso que el NT hace de estas cuatro palabras, que tienen en sí el sentido de vitalidad, actividad, eficiencia y efectividad, que nos iluminará la concepción del hacer de Dios.

Pero antes de estudiar la forma en que el NT usa estas palabras, debemos verlas en el griego clásico.
Consideremos ahora el uso clásico de energeia. Energeia es un nombre que significa actividad u operación. Como luego comprobaremos, ambos significados tienen un matiz especial.
Aristóteles (Retórica 1141b 28) utiliza energeia para describir el vigor del estilo. En la gramática griega, energeia tiene significado técnico; por ejemplo, significa la voz activa del verbo, opuesta a la pasiva. Energeia es también utilizada respecto de la fuerza maciza de un ingenio de asedio, por ejemplo un ariete (Diodoro-Sículo, 20.95), y del eficaz desempeño de los deberes que convienen a un hombre (Filodemo, 1.91).
Galeno, el médico escritor, emplea la palabra de dos formas muy interesantes y significativas. Primera, para describir "la acción que produce un resultado" (Sobre las Facultades Naturales 1.2, 4.5); segunda, para describir la acción o efecto de una droga o medicina en el sentido en que nos referimos a una droga actuando u obrando.
Ya empezamos a ver claro que la tónica de energeia es acción eficaz no simple acción, sino siempre una acción que resulta en el fin deseado y propuesto.
Aristóteles tiene un modo característico, y muy significativo, de usar energeia en sus escritos de ética, a saber: significando lo que es actual en oposición a lo que solamente es potencial, Un hombre puede aparentar todos los dones y talentos, pero pueden ser únicamente potenciales; pueden estar en él, pero nunca manifestarse en una acción concreta y eficaz; solamente cuando estos dones y talentos se actualizan, se manifiestan en la acción, existe energeia. En su Etica a Nicómaco (1098b 33), Aristóteles escribe: "Hay, sin duda, una gran diferencia entre concebir que el Bien Supremo consiste en poseer la virtud o en desplegarla -en disposición o en la manifestación de una disposición mediante la acción (energeia)." "¿Hay, pues, alguna razón que nos impida llamar feliz al hombre que consuma la virtud en la acción (energeia) (1101a 15)?" "Lo peculiar del hombre es el ejercicio de las facultades de su alma conforme a la virtud y a la excelencia".
Aquí hay algo muy sugestivo: energeia no es lo que el hombre puede hacer; es lo que hace. Energeia es la demostración del carácter por medio de los hechos. Es bondad más eficacia, que, ciertamente, constituye la fuerza más efectiva en el mundo. No es mera energía; no es energía mal dirigida; no es energía ineficaz; es acción dirigida, con propósito, con significado, eficaz y enérgica.
En el griego clásico, el verbo energein tiene todas las características del nombre energeia, con el que está emparentado. significa estar activo u operar, pero siempre con la idea de eficacia tras de sí. Como hemos visto, Aristóteles usa esta palabra respecto de la acción eficaz de la virtud en contraposición con la virtud en potencia, es decir, no actualizada. Polibio (1.13.5) la utiliza para describir la forma enérgica y eficaz de llevar a cabo una campaña.
Tiene dos usos técnico-médicos. Se usa denotando la acción eficaz de una medicina, y es la palabra griega técnica que, referida a la cirugía, significa operar. Energein contiene la idea de la acción que produce el efecto deseado, es decir, de la acción eficaz.
El sustantivo energema significa acción, actividad u operación. Se refiere a lo hecho en sí, como evidencia de una actividad desarrollada, y se opone a lo meramente sufrido, soportado o experimentado. Quizás, su uso más sugestivo se encuentre en los trabajos de Hércules, una serie de labores iniciadas y concluidas satisfactoriamente.
Energes aparece en el NT como la forma del adjetivo clásico energos. En el griego clásico no es común, pero, cuando aparece, significa eficaz, y, en este sentido, se utiliza tanto respecto de los fármacos como de un ingenio de guerra capaz de abrir una brecha en los muros de la ciudad sitiada.
Cuanto más estudiamos este grupo de palabras, más se repite la idea de acción fuerte, poderosa y, sobre todo, eficaz; la idea de propósito llevado a cabo. Y esto se hace más sugestivo cuando vemos que, en el NT, son las palabras características para describir la acción de Dios.

Energeia aparece en el NT nueve veces
, y siempre en los escritos de Pablo. En Efesios 1:19, habla de la operación del supereminente poder de Dios, que obró en Cristo, cuando le resucitó de los muertos. En Ef. 3:7 dice que su ministerio le fue dado por la gracia de Dios según la eficiente operación de su poder.
En Ef. 4:16 describe el cuerpo que es la iglesia, armoniosamente concertado, según la actividad eficiente propia de cada miembro. En Fil. 3:21, el Apóstol habla de su certeza de que Jesucristo transformará el cuerpo de nuestra humillación en el cuerpo de su gloria, según poder por medio del cual puede subyugar todas las cosas a sí mismo.
En Col. 1:29, Pablo se refiere a su propia predicación, en la cual se esfuerza según la potencia de Dios que actúa (energein) poderosamente en él. En Col. 2:12, dice que el cristiano es sepultado con Cristo en el bautismo, en el cual es también resucitado con él, mediante la fe en la operación de Dios que levantó a Cristo de los muertos.
En 2 Tesalonicenses encontramos dos de las referencias al poder del mal demoníaco y ateísta. En 2:9 leemos de la obra de Satán, desplegada en señales y prodigios que sólo el anticristo puede ejecutar; y en 2:11 leemos acerca de una energeia engañosa, enviada por Dios a los incrédulos.

La palabra energein aparece unas diecinueve veces en el NT
. Se usa tres veces respecto del poder maligno y demoníaco. Se emplea en Ro. 7:5 con referencia a las pasiones del pecado obrando en nuestros miembros para producir la muerte. En Ef. 2:2 se utiliza respecto del espíritu que obra en los hijos de desobediencia, y, en 2 Ts. 2:7, de la acción del misterio de la iniquidad.
Mucho más a menudo se utiliza con referencia al obrar del poder de Dios. Se usa respecto del portentoso poder que actuó en los milagros de Jesús (Mt. 14:2; Mr. 6:14), y que todavía actúa en los milagros de la iglesia (Gá. 3:5) y en los dones y gracias que constituyen el ornamento de la vida cristiana.
Energein se usa también respecto del poder que actúa en la vida cristiana. La salvación se opera, se hace eficaz, en el sufrir (2 Co. 1:6). $e utiliza con relación a la presencia del poder de Dios en el ministerio de sus predicadores. El Dios que actuó en Pablo para hacer de él un apóstol a los gentiles, hizo lo mismo con Pedro para convertirlo en apóstol a los judíos (Gá. 2:8).
Se usa respecto del enérgico poder del amor (Gá. 5:6), del poder de la oración (Stg. 5:16) y del obrar eficaz de la palabra de Dios en los creyentes (1 Ts. 2:13). Se emplea con referencia al control mediante el cual Dios opera según su voluntad (Ef. 1:11).
Se utiliza respecto de la muerte que actúa en Pablo para que los corintios tengan vida (2 Co. 4:12), y expresa el poder de Dios que operó en Cristo para resucitarle.

La palabra energema se encuentra en 1 Co. 12:6, 10,
refiriéndose a los variados dones de aquellos que integran la iglesia, dones que Dios da y hace eficaces por medio de su poder.
Energes se emplea tres veces en el NT. En 1 Co. 16:9, respecto de la eficaz puerta de evangelización que se le abrió a Pablo. En Filemón 6 se usa respecto de una fe plenamente eficaz. En He. 4:12, donde es traducida poderosa, se utiliza con referencia a la eficacia de la palabra de Dios.
Ahora, reunamos los significados de los distintos usos que estas palabras tienen en el NT.
El NT ni esquiva ni evade el hecho de que en este mundo el poder del mal está en acción (2 Ts. 2:7, 9, 11; Ef. 2:2; Ro. 7:5). El NT no es un libro especulativo que se detenga a teorizar sobre el origen y la fuente de ese poder del mal; el poder está ahí; existe; y el NT ofrece un poder más grande para vencerlo.
Recordemos que este grupo de palabras no solamente describen el poder, sino el poder eficaz, el que logra el propósito y ejecuta aquello que le fue asignado. Ahora bien, es a Dios a quien principalmente se aplican estas palabras; por tanto, llevan consigo el mensaje de la eficacia del poder de Dios. Veamos en qué sentido es eficaz el poder de Dios.

(I) El poder de Dios es eficaz en la resurrección. Fue el poder que operó en Cristo para resucitarle de entre los muertos (Ef. 1:19, 20; Col. 2:12). Por consecuencia, es cierto que el poder de Dios es eficaz en la derrota de la muerte. Ni siquiera el postrer enemigo del hombre puede prevalecer contra el poder de Dios.

(II) El poder de Dios es eficaz en el ministerio. Dios habla por medio de aquellos que hablan para él, y actúa por medio de los que actúan en su nombre (Ef. 3:7; Col. 1:29; Gá. 2:8). Cuando un hombre entra en el ministerio, no solamente piensa, también escucha a Dios; no emprende la tarea solamente con su poder, también es revestido del poder de Dios.

(lll) El poder de Dios es eficaz en la iglesia. La iglesia es edificada y su unión mantenida por el poder de Dios (Ef. 4:16). Dones especiales, como el del ministerio y el de sanidad, proceden del poder de Dios (Gá. 3:5); y toda la diversidad de dones que son necesarios para la administración y mayordomía de la iglesia son suministrados por la operación dei poder de Dios (1 Co. 12:6, 10, 11).

( IV) El poder de Dios es eficaz en la derrota del pecado. A través de Cristo y en Cristo viene ese poder por el cual el ser de la humillación del hombre puede ser cambiado por el ser de la gloria de Cristo (Fil. 3:21). Las humillaciones, las frustraciones y las derrotas causadas por el pecado serán absorbidas por el poder de Dios.

(V) El poder de Dios es eficaz en el mundo. No es el nuestro un mundo sin control, sino un mundo donde Dios está efectuándolo todo (Ef. 1:11). Tras la cambiante trama de las cosas hay un diseño; el calidoscopio de la experiencia tiene un modelo, y el diseñador de ese modelo es Dios.
(VI) El poder de Dios es eficaz en lo interior. No es un poder que constriña desde fuera; es el poder que inunda el ser de un hombre desde dentro (Ef. 3:20; Fil. 2:13). Es el poder que hace a un hombre sumamente poderoso; así, como suena.

(VII) Hay ciertas formas y determinados medios a través de los cuales el poder de Dios se hace eficaz:
(a) El poder de Dios se hace eficaz a través de su Palabra. (1 Ts. 2:13; He. 4:12). La Palabra es la fuente de poder. A través de la palabra de Dios a los hombres, viene el poder para los hombres. La Biblia no es meramente un libro de historia; es también un generador de poder.
(b) El poder de Dios se hace eficaz a través del amor (Gá. 5:6). El amor es el enérgico poder que transforma el conocimiento en devoción y la fe en servicio sacrificial. El poder que viene al hombre es, a la vez, entrante y saliente.
(c) El poder de Dios se hace eficaz a través de la oración (Stg. 5:16). La oración es entrar en contacto con Dios para obtener poder; un canal por el que llegamos hasta Dios y Dios hasta nosotros.
(d) El poder de Dios se hace eficaz a través de la evangelización (1 Co. 16:9). La evangelización de los hombres es un cauce por el que discurre el poder de Dios y alcanza al hombre.
(e) El poder de Dios se hace eficaz a través dei soportarla adversidad (2 Co. 1:6). El poder de Dios no viene al hombre que empieza y después renuncia; sino al que soporta hasta el fin.
La gloria de la vida cristiana es la que resulta de revestir la vida de energeia, la energía, el poder eficaz de Dios mismo.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Virtudes públicas en J. Ortega y Gasset

Francisco Margallo

Faustino Vilabrille

Faustino Vilabrille

Jesús solo pactó con Dios y con el pueblo

Faustino Vilabrille Linares

Atrévete a orar

Atrévete a orar

Preces de los Fieles (D. XXVII TO 05.10.2014)

Rufo González Pérez

La Marea de Pérez Henares

La Marea de Pérez Henares

Una izquierda abducida por el nacionalismo

Antonio Pérez Henares

Espacio para el espíritu

Espacio para el espíritu

"La misión" tarea de todos

Juan Jáuregui Castelo

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Arquitectura religiosa olvidada. 26. En Pedrosa del Rey

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Nido de poesía

Nido de poesía

Nosotros los mayores, y la Poesía 20. CENIZAS QUE NO SE APAGAN

Nicolás de la Carrera

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

La vida privada de Dios.

Chris Gonzalez -Mora

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

La esperanza. Puntos de oración 2-10-14

Josemari Lorenzo Amelibia

Hermano Cortés

Hermano Cortés

Universículo 275

Jose Luis Cortés

Hermosillo

Hermosillo

Cae "El H", el número uno de la organización criminal de los Beltrán Leyva

Efrén Mayorga

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

¿Se justifica la mariguana?

Guillermo Gazanini Espinoza

Levadura para pensar

Levadura para pensar

Los católicos, ¿a quién podemos votar?

Martín Gelabert Ballester

Poemas

Poemas

Callado participio

José Pómez

ENIGMA, el blog de Celso Alcaina

ENIGMA, el blog de Celso Alcaina

Satanás

Celso Alcaina

Totalitarismo y terrorismo islámico

Totalitarismo y terrorismo islámico

S.O.S Cristianos. Por Pilar Rahola. La Vanguardia

Doctor Shelanu

Columna de humo

Columna de humo

El interesante caso del falso mesías catalanista (R)

Pedro de Hoyos

Diario nihilista de un antropólogo

Diario nihilista de un antropólogo

¿Por qué, abuelo?

Manuel Mandianes

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Carta ecológica para mi hermana (Isabel) y para quien quiera leerla

Ángel Sáez García

Teología sin censura

Teología sin censura

¡Hambre!

José Mª Castillo

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital